Video/ Marisol Morales, primera wayuu con el rango de comisaria general del Cicpc

"El Cicpc es mi amor, mi vida", afirma la zuliana. "Me siento preparada y dispuesta para seguir dando lo mejor de mí al país, a la institución y a mi familia. Somos la mejor policía del mundo (...) nadie nos iguala".

Por:  ÍLL / Priselen Martínez

La zuliana Marisol Morales es la primera mujer wayuu en alcanzar la jerarquía de comisaria general (C/G) del Cicpc.

En noviembre pasado logró el rango  y este mes en la revista de la institución policial han reconocido su trayectoria. Morales, con la emoción a flor de piel, asevera que el Cicpc es su amor, su vida.

Nació en Maracaibo y dice que a su madre le debe las palabras y motivación que le dio en su infancia para que estudiara. "Quería que yo me preparara y así lo hice".

La  comisaria general -- quien ha sido supervisora de las subdelegaciones del Cicpc en Paraguaipoa, Machiques y San Francisco-- cuenta que ingresó al Instituto universitario de la Policia Cientifica (Iupol) el 1 de enero de 1992. En su sede de Bello Monte, Caracas, realizó un curso que duró un año.

Recuerda que al curso del '92 entraron unas 200 personas. Del numeroso grupo solo egresaron seis mujeres. "Eso ha venido cambiando, detrás de mí, por ejemplo, en la familia han salido varias sobrinas (así llama a sus primas) detectives".

Foto de enero de 2019. La comisaria Morales encabezando el lunes cívico en la subdelegación San Francisco

"Quedé trabajando en Caracas un tiempo y luego fui transferida a mi tierra natal, al Zulia. Mi carrera la hice en la Subdelegación Maracaibo, donde obtuve todos mis rangos. Fui jefa y adjunta de varias oficinas... robo,  vehículos, violencia de género, delincuencia organizada... allí logré toda mi experiencia profesional", señala.

"En 1995 perdí a mi madre y a los tres meses, a mi primer hijo. Cinco años después, debido a esta tragedia personal, me diagnosticaron lupus sistemático. El año 2000 no fue fácil, viví mi duelo y sentía que la vida se me venía abajo (...) estar en el Cicpc me ayudó a mantener firme".

"El Cicpc es mi amor, mi vida.. Aquí estoy, firme;  me siento preparada y dispuesta para seguir dando lo mejor de mí al país, a mi familia, y a la institución, cumplir con lo que la superioridad indique. Somos la mejor policía del mundo (...) nadie nos iguala".

La comisaria general piensa que deben buscarse iniciativas para que mujeres de otras etnias entren a esta institución policial. Sin embargo, reflexiona: "Vivimos  en una sociedad que, a veces, es cruel... es racista. Lo vivimos, nos etiquetan por ser guajiros y yo me siento muy orgullosa de ser wayuu". 

Marisol es hermana de Régulo López, quien trabajó en PANORAMA como periodista de Sucesos. Dijo que en una ocasión le hizo una observación: “Régulo escribía 'Hombre celoso mató de 10 puñaladas o de 10 tiros a su mujer', pero si el homicida era indígena escribía 'Guajiro mató su mujer a machetazos a a balazos'.

Nos vimos y le dije: 'Régulo, qué pasa… acaso el guajiro es qué, acaso el guajiro no es hombre. Eso no está bien".

Morales mira lo que ha alcanzado y sostiene: "No me rindo jamás". "Yo aspiro a sembrar la semilla por el estudio en los niños y jóvenes de mi familia, que germine y el árbol crezca para dar buenos frutos".  

"Agradezco a Dios y a mi madre. Soy lo que soy por mi madre, quien me enseñó valores, el respeto y el amor. Me decía: 'Hija, estudie, para que sea una mujer preparada', y aquí estoy queriendo dar todavía más al Cicpc, a mi país y a mi familia".

Más Noticias