Publicidad

Actualizado hace 87 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
08:51 AM / 10/12/2018
“No pierdo la fe de que detengan a la asesina de Dylan”: madre del menor
Luis Dagand
Archivo

El fatídico nueve de abril de este año, los sueños del pequeño Dylan Enmanuel Pereda Tudares, de tres años, llegaron  a su fin luego de que fuera arrollado por una camioneta Toyota 4Runner, en la puerta del colegio  Los Querubines, ubicado en la avenida Delicias con calle 59.  El caso se enfrío, hasta el momento no existe algún detenido o mención de avances en el caso. 

"Yo reuní todo lo que me pedían en Fiscalía, iba todos los días, pero lo único que hacían  era decirme ‘vente mañana’, era todo lo que me decían. Al cabo de un tiempo deje de ir, para poder atender mi trabajo, y poder descansar de lo ocurrido. Dejé que los organismos hicieran su trabajo, pero no me han dado respuesta. No pierdo las esperanzas, de que la culpable será llevada a la justicia”, sentenció la destrozada madre, Karelis Tudares.

Fuentes policiales ligadas a lo sucedido, señalaron como responsables a tres mujeres que iban a bordo de la camioneta, información corroborada por testigos del acontecimiento. 

“Ya han pasado ocho meses, y aún lo que paso sigue impune, pido justicia”, era lo que repetía Tudares.

En primera estancia se dio a conocer que el pequeño estaba por salir de su lugar de estudios, y cuando vio a su abuela salió corriendo hacia ella, siendo arrollado en la acera; sin embargo, la madre del fallecido menor relató a PANORAMA, una versión muy diferente.

“Él nunca llegó a la acera, él estaba esperando a su abuela, y momentos antes, una profesora lo intentó enviar con una vecina, pero ella se negó, unos minutos después mi mamá se acercó, y Dylan se asomó en el portón, no dio ni tres pasos, cuando la camioneta pasó casi rozando la cerca, atropellando a mi hijo”, manifestó Tudares.

Contó que la abuela de Dylan se montó en la camioneta de la prófuga asesina, quien llevó al pequeño junto a su familiar al hospital más cercano, para luego darse a la fuga.  

Una semana después de lo ocurrido, allegados y representantes del colegio asistieron a la manifestación para apoyar a la familia Pereda Tudares. Con pancartas y gritos de consignas, pedían justicia por el hecho.

Familiares contaron que el día de lo sucedido, recibió una llamada de la supuesta conductora que le decía “Están en el hospital”. Sacando conclusiones, la progenitora del menor llegó al Hospital Clínico, donde recibió la devastadora noticia.

El infante es recordado por su gran entusiasmo por los deportes, y su gran afición al personaje de ficción Capitán América.   

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS