Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
09:00 AM / 11/06/2019
Mató y desmembró a su tía de 70 años para no pagarle un dinero
Agencias
Vía El Heraldo


La terrible muerte que a sus 70 años tuvo la abuela Aracelis del Socorro Amador de García la causó su propio sobrino. El cadáver de la septuagenaria fue hallado en un edificio de Barranquilla y el asesino ya confesó: la asesinó y desmembró para no pagarle una plata.
El caso tiene impactados a los pobladores de esa ciudad colombiana. 

El sobrino pidió perdón a los primos, al aceptar los cargos.


Jorge Eliécer Vélez Amador aceptó ante un juez que el asesinato y posterior desmembramiento de su tía fue premeditado. Por el crimen fue enviado a la Penitenciaría El Bosque.


Aracelis, quien había nacido en San Juan Nepomuceno, Bolívar, fue hallada desmembrada la noche del viernes 7 de junio en el apartamento 304 del edificio Lisboa, en el barrio Riomar, al norte de Barranquilla.

En este edificio vivía la septuagenaria. Allí mismo la mataron


El coronel Engelbert Grijalba, subcomandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, en declaraciones a los medios de comunicación, entre ellos El Heraldo, señaló que este hombre fue capturado en el mismo edificio la noche del viernes, luego de que retornara al lugar, situado en la calle 94 No. 56-18, en una camioneta Toyota Prado, blanca, aparentemente de su propiedad.


Testigos que estaban en el edificio manifestaron a las autoridades que  Vélez Amador había salido momentos antes con dos bolsas de supermercado reutilizables, verdes.


"Con el paso de las horas se supo   que en esas bolsas iban las extremidades de la mujer. Además, investigadores detectaron en un vehículo rastros de sangre y elementos que lo ligaban evidentemente al crimen de su tía", reseñó el medio barranquillero.


 Los vecinos fueron clave en este homicidio. “La comunidad alertó sobre unas conductas anormales en este hombre, por lo que lo vinculó de inmediato a la investigación y se puso a disposición de la Fiscalía”, expresó Grijalba.


La mujer, supuestamente, habría sido asesinada el viernes entre las 10:00 de la madrugada y las 4:00 de la tarde, y luego de eso Vélez Amador se dedicó a desprender las extremidades del cadáver con un elemento cortante que, de acuerdo con la investigación de la Fiscalía, se trataría de tres seguetas y un martillo o mazo de hule. 


Vecinos del edificio manifestaron a este medio que el asesino habría aprovechado “la hora del aguacero” para asesinar a golpes a Aracelis, mientras esta almorzaba en el comedor de su residencia, dijeron a la policía.

“Las extremidades de mujer desmembrada estaban en un refrigerador de una tienda”: Policía


En una alfombra, el sobrino puso luego el cuerpo de la mujer y con la segueta con marco y el martillo de caucho empezó la impactante tarea de desprender las extremidades.
Por la tarde, según testigos, a Vélez Amador se le vio ansioso subir y bajar del edificio y en un aparente error dejó la puerta del apartamento ajustada con un taco de papel. En ese instante este se habría marchado para trasladar las piernas y brazos de su tía a otro lugar en su vehículo Toyota Prado Sumo.


El momento fue aprovechado por los vecinos y el vigilante del lugar, quienes se toparon en el 304 con la macabra escena en la que se encontraba sin vida Aracelis, quien era  prestamista de dinero y comerciante de ganado.


Vélez Amador fue capturado a eso de las 11:30 de la noche mientras permanecía en el edificio desde las 7:30 pm, al parecer cuando iba por el resto del cuerpo.
 
Tres de los más cercanos vecinos de   Aracelis afirmaban que ella comercializaba ganado a través de su sobrino.


“Él venía los martes y los viernes, nos contaron los porteros. Era la adoración de la señora Aracelis, ella no merecía que él le hiciera eso”, declararon  para El Heraldo.


Al parecer, el propio   Vélez Amador, previo a su detención, según información de las autoridades, fue quien por presión de la situación se derrumbó emocionalmente y dijo que había dejado las extremidades en una tienda ubicada en la calle 56 con carrera 42, en el barrio El Recreo.

En este barrio hallaron las extremidades de la víctima de 70 años


De esa manera, miembros de la Sijín llegaron hasta el negocio y encontraron en un enfriador las mismas bolsas que Vélez había sacado del apartamento de su tía. Según las autoridades, el sobrino le habría pedido el favor a la dueña de la tienda que le guardara “las bolsas con carne que había comprado”.
 
La Policía Metropolitana de Barranquilla informó que este homicida ya había sido procesado hace unos años por dos hechos criminales.


Todo apunta a que el dinero fue el motivo por el cual el hombre acabó con la vida de su tía. De acuerdo con información de las autoridades, este debía rendirle cuentas a la mujer el viernes anterior, pero al no tener todo en orden decidió matar a Aracelis.


“Estaríamos hablando de una suma fuerte de dinero, pero no sabemos hasta el momento el monto”, dijo un investigador del caso.
 
Ante el juez 19 Penal Municipal con funciones de control de garantías, Crisanto Rhenals Correa, fue presentado, el fin de semana,  Vélez Amador.
 
Durante la audiencia, el juez avaló el procedimiento de captura y, posterior a ello, el fiscal entró en detalle sobre el asesinato.


“Entre las 10:00 de la mañana y 4:00 de la tarde probablemente el señor Amador mató a su tía tras propinarle lesiones que al parecer se cometieron con armas cortantes. El cadáver lo descubre un vigilante y el administrador, cubierto en una alfombra con signos de desmembramiento...Usted llevó dichas extremidades hasta una tienda en el barrio El Recreo... Y en un registro que se llevó en su vivienda Policía halló la vestimenta que usted usó en ese momento: camiseta oscura y jeans que, al parecer, tienen manchas de sangre humana. En el lugar se halló un mazo de hule y en su vehículo se halló una cuerda que fue usada para el hecho... Usted atentó contra su tía para no pagarle un dinero que debía...Usted obró con premeditación, usted sabía que estaba matando a su tía”, narró y señsló el fiscal segundo especializado durante la imputación de cargos por el delito de homicidio agravado.


Posterior a la acusación del delegado del ente acusador,  Vélez Amador rompió su silencio y se dirigió a la audiencia, en especial a sus primos que se encontraban en la sala de audiencias. “Pido perdón a mis primos, pido perdón a Dios, a mi familia, a la justicia, a todo el mundo... No sé qué me pasó, me dejé llevar por problemas económicos que tenía; estoy muy arrepentido y me allano a los cargos”, dijo el hombre que, de acuerdo con el Código de Procedimiento Penal, por aceptar cargos podría obtener una rebaja de hasta el 50% de la pena, una vez sea condenado por un juez del circuito con función de conocimiento.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS