Fiscalía pide 18 meses de prisión para dueño de 'disco' clandestina en Perú

Si bien los policías pensaban encontrarse con una reunión de unas 20 o 30 personas, hallaron a unas 120 en un reducido espacio, según  el comandante general de la Policía, Orlando Velasco.

Por:  EFE

El Ministerio Público de Perú solicitó este jueves 27 de agosto 18 meses de prisión preventiva contra el dueño de la discoteca clandestina Thomas Restobar, ubicada en el distrito limeño de Los Olivos, donde el pasado sábado 13 personas murieron al intentar escapar de una redada policial.



La Corte Superior de Justicia de Lima Norte informó que recibió el requerimiento por el presunto delito de homicidio simple y violación de medidas sanitarias en contra de Job Luque Ayala, de 37 años, arrendatario de dicha discoteca que funcionaba en el segundo piso de una empresa de textil y calzado.



La Fiscalía ya había solicitado y conseguido una detención preliminar por tres días contra Luque Ayala, por lo que permanece desde el lunes en la sede de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), en el Cercado de Lima, donde rindió su manifestación sobre la muerte de doce mujeres y un hombre.
 



Niega responsabilidad



La defensa de Luque aseguró ante las autoridades que este no conocía de la realización de estos eventos, ilegales durante el estado de emergencia que ha ordenado el Gobierno como medida para frenar el avance de la covid-19, que hasta la fecha se ha cobrado más de 28.000 vidas en el país, por lo que el miércoles se ubicó como el país con la mayor tasa de mortalidad a causa esta enfermedad.



Según Marcelo Videla, abogado de Luque, su defendido le prestó el local que arrienda a la empresa textil Molitex a un cantante, quien le aseguró que iba a mantener una reunión con unos promotores.




Trágico final



La noche del sábado pasado, vecinos del populoso distrito de Los Olivos llamaron a la Policía para quejarse de la celebración de una reunión social, pese a la medida de toque de queda nocturno que rige en todo el país.



Si bien los policías pensaban encontrarse con una reunión de unas 20 o 30 personas, hallaron a unas 120 en un reducido espacio, según precisó a la emisora RPP Noticias el comandante general de la Policía, Orlando Velasco.



Para evitar ser detenidos, los asistentes trataron de escapar por la única escalera que llevaba a la salida situada en el piso inferior y provocaron una avalancha donde la gente quedó atrapada unos encima de otros.



"Al finalizar las escaleras había una puerta metálica que abría para adentro. En esas circunstancias las personas se ponen nerviosas y algunos empezaban por salir pero se les cerró la puerta. Todos por desesperación por salir se quedaron atrapados, también nuestro capitán con dos policías más", narró Velasco.



Posible ley seca



Debido a este trágico suceso, que puso en evidencia el desacato de muchos jóvenes a las medidas sanitarias para frenar el avance de la covid-19, se especuló que el Gobierno implementaría una ley seca, aunque el jefe del Consejo de Ministros, Walter Martos, señaló este jueves que no es una decisión tomada.



"Hasta el momento no hemos tomado ninguna decisión referente a la ley seca, pero sí nos hemos reunido con todos los elementos fiscalizadores y estamos coordinando con los alcaldes para hacer una campaña masiva de control en discotecas, bares, mercados y todos los lugares donde hay aglomeración de gente, con apoyo de la Policía y las Fuerzas Armadas", manifestó. 

Más Noticias