Estrangularon a una septuagenaria y a sus dos hijos en La Guaira

El móvil del triple homicidio sería el robo, pues la familia había vendido una propiedad en dólares. Al parecer, pensaban irse a vivir a España.   

Por:  Agencias

Una tragedia se desató, la madrugada de este lunes 31 de agosto en el interior de un apartamento de La Guaira, donde mataron a una madre septuagenaria y a sus dos hijos. 

El triple crimen ocurrió en la calle  Teresita de Corapal, parroquia  Caraballeda, dijeron medios locales. Las víctimas fueron identificadas como Miriam Josefina Sánchez Izaguirre, una enfermera jubilada de 72 años, y a sus hijos Mario Nicolás Díaz Sánchez (45) y Luisa Natalia Martínez Sánchez (50).

Los cuerpos, según trascendió, presentaron signos de estrangulamiento. Vecinos informaron haber escuchado gritos en el apartamento hacia las 2:30 de la madrugada y no fue sino hasta el amanecer que se percataron de lo sucedido, reportó en sus redes el fotoperiodista Eleazar Urbáez.

Los cadáveres fueron hallados a las 7:00 pm de este lunes por funcionarios policiales, alertados por la comunidad.

Los allegados a las víctimas contaron que en días recientes estos habían vendido un inmueble en la urbanización La Llanada, en Caraballeda, y que parte de ese dinero lo recibieron en dólares en efectivo. Sus planes eran migrar a España, apuntó el sitio web de Impacto Venezuela.

Todos fueron asfixiados presuntamente con cables de electricidad. Las dos mujeres yacían bocarriba en el piso en el cuarto de la derecha; y el hombre sobre su cama en la habitación de la izquierda, acotaron.

Un vecino no prestó atención a los ruidos, pues dijo que Luisa, con frecuencia, sufría ataques de epilepsia y se escuchaban ruidos en el inmueble.

Según el citado portal, la puerta del apartamento quedó entreabierta y con el paso de las horas no vieron entrar ni salir a nadie. Por eso llamaron a la policía.

Mario Díaz fue oficial de la Policía Municipal de Vargas y   ejercía como profesor de educación física en la UE Fe y Alegría de Caraballeda, su hermana era abogada y su madre laboró en el Hospital Periférico de Pariata como enfermera.

Más Noticias