“En el teléfono de Estefani está todo, dicen que es crimen pasional”: habla la madre

Nellys Zavala dijo que no le conocía a su hija amigos, ni novios. “Yo la regañaba mucho. Esa noche presentí que estaba en peligro”." Yo la amaba mucho, pero ella no quería escucharme".

Por:  Redacción Sucesos

Como un “crimen pasional” maneja el Cicpc, el caso de Estefani Ortega Zavala, la mujer que fue asesinada la madrugada de este domingo 26 de enero cuando salía con un par de amigos de  un local nocturno de Maracaibo.

Esa fue la hipótesis que recibió su madre, Nellys Zavala, quien acudió este lunes a la sede de la policía científica a realizar los trámites para retirar el cuerpo de su cuarta hija. Estaba acompañada de unos vecinos.

Aún con los ojos  enrojecidos y voz quebrada por el llanto habló con los periodistas  en la morgue. Dijo que estuvo hasta las 8:00 de la noche del domingo rindiendo declaraciones y que espera den con los asesinos de la esbelta mujer de 28 años.

Hasta ahora solo se conoce, por un vigilante del lugar, que fueron dos hombres que se trasladaban en una moto de alta cilindrada marca Kawasaki, los que la ‘cazaron’, pero fue uno el que se bajó y le disparó en la cabeza.

“Esto es fuerte, el muchacho que me atendió (un cicpc) se dio cuenta que yo no sabía nada. Dicen que es crimen pasional. Lo que entiendo es que ella como tenía cuerpo bonito, vivió con alguien que no le gustó en lo que andaba. En su teléfono está todo”, dijo la mujer de 60 años, quien también contó la tormentosa relación que mantuvo con su hija.

“Yo la regañaba mucho. A veces la dejaba de ver un año, seis meses. Ella solo llegaba a mi casa, me saludaba y se iba. Desde que me vine de Caracas me dediqué a cuidar a uno de sus hermanos que es especial, tiene 26 años nació después de Estefani, porque toda la familia se regresó a Colombia”.

Dijo que la noche del sábado  “estuvo orando en una célula cristiana,  presentía que mi hija estaba en peligro. Es como si Dios me dijera: 'Pide mucho por ella”, dijo entre lágrimas.

“Yo la amaba mucho, pero ella no quería escucharme. Un día la llamé, fue a la casa me abrazó y me besó y le dije: ¡Perdóname las cosas que te he hecho, pero quiero lo mejor para ti, entiéndeme!. Ella no me dijo nada”, recordó la mujer.

Agregó que recibió la trágica noticia. “Alguien me llamó para decirme lo que le había pasado. Solté el teléfono”, dijo.

La muerte de Estefani es el primer feminicidio que registra Maracaibo en el 2020.

Dijo que después de que la asesinaron no apareció ni la cartera que cargaba con sus pertenencias.

“Un día, como yo sabía que Estefani se me perdía, le robé la cédula,  le saqué una copia a color. La puse en el arbolito (de Navidad) y con esa es que se ha podido hacer los trámites”, recordó.

Las gastos para el velorio y  para sepultar a Estefani los está cubriendo una de sus hermanas que reside en Panamá, trabajando en una casa de familia.

Estefani nació en Barranquilla, Colombia y era la cuarta de 11 hermanos.

Más Noticias