Dos vigilantes mataron a los 5 jóvenes de Cali "por ir a plantación a comer caña"

Detenidos los implicados, dijeron el presidente Iván Duque y el fiscal general Francisco Barbosa. 

Por:  EFE

Las autoridades colombianas capturaron este viernes 28-A a dos guardias de seguridad como presuntos autores de la matanza de cinco jóvenes de entre 14 y 15 años   perpetrada el pasado 11 de agosto en una plantación de caña de azúcar en las afueras de la ciudad de Cali (suroeste).



Los capturados esta madrugada "como presuntos autores de la muerte de estos menores de edad" son Jefferson Marcial Angulo Quiñonez y Juan Carlos Loaiza Ocampo, quienes hacían parte de un grupo de vigilantes de la zona, dijo el fiscal general, Francisco Barbosa, quien se trasladó a Cali con el presidente colombiano, Iván Duque, para hacer el anuncio.



Según el fiscal, las víctimas acudían con frecuencia a comer caña en la plantación, situada en el barrio Llano Verde, "y el día de los hechos los tres adultos que trabajaban como vigilantes de los alrededores del cañaduzal observaron a los cinco menores acercarse y sin mediar palabra, en un acto de total barbarie, los asesinaron".
 



La masacre de los cinco jóvenes estremeció al país no solo por la corta edad de las víctimas sino también porque fueron acribillados y encontrados con signos de tortura.


Para investigar esa matanza, la primera de ocho perpetradas este mes en el país, fueron designados tres fiscales especializados en homicidios, 25 funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y otros cinco expertos, anunció entonces la Fiscalía.



"Estamos cumpliendo un compromiso con la justicia, un compromiso con las familias que sufrieron el asesinato vil de sus hijos", dijo por su parte Duque, quien recordó los nombres de las cinco víctimas: Juan Manuel Montaño, Jean Paul Perlaza, Leyder Cárdenas, Álvaro José Caicedo y Jair Andrés Cortés, todos jóvenes afrodescendientes.



Según el Presidente, en una visita que hizo a Cali el pasado sábado, donde se reunió con los padres de los menores asesinados, pudo "ver los rostros de tristeza de los familiares" y pudo "entender esa solicitud airada de ellos de que se hiciera justicia, de que se esclarecieran los hechos".



"La investigación continúa y se está buscando a otro de los responsables. Vamos a seguir esclareciendo estos crímenes, y vamos a seguir encontrando a los culpables", aseguró el mandatario.



Además de la masacre de Cali, capital del Valle del Cauca, en las últimas semanas han sido perpetradas otras en los departamentos de Nariño, Cauca, Antioquia, Arauca y Norte de Santander, que dejaron 40 muertos.

Más Noticias