Publicidad

Actualizado hace 5 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
11:46 AM / 24/12/2016
Cicpc: Ladrones mataron a toda la familia al ser identificados por una de las víctimas
Jesús Rivero
Panorama
Archivo


Tirotearlos hasta matarlos no fue suficiente para los homicidas de  cuatro hombres en una finca de Santa Rita.
 Una vez que vaciaron sus armas, cerraron el cuarto de la casa, lo rociaron con gasolina  y le prendieron fuego hasta dejar los cuerpos calcinados.

La masacre de los cuatro miembros de la familia González sembró la impotencia entre los habitantes del sector rural El Guanábano, en el kilómetro 15 de la carretera La Willians, en el municipio Santa Rita, de la Costa Oriental del Lago.

Cerca de las 4:30 de la madrugada de este viernes 23 de diciembre, varios delincuentes ingresaron a la finca San Ramón donde se encontraban los miembros de la familia González, encabezadas por Ramón Antonio González, de 73 años, Leoncio González Caldera, de 44; Ramón Antonio González Caldera, de 48, y Roeny González, un adolescente de 17 años.

Fuentes policiales indicaron que el cuarteto familiar fue sorprendido por el grupo de ladrones con intenciones de robar pertenencias, dinero y objetos de valor de la finca, a lo cual se opusieron los González, lo que presumen desató la ira de los ladrones, quienes los introdujeron en una pieza unifamiliar y les dispararon en varias ocasiones.

 Se presume que hubo un intercambio de disparos entre los ladrones y los habitantes de la finca, la familia intentó defenderse de los hampones, porque según vecinos ya habían sido robados dos veces. 

“Al parecer los delincuentes habrían sido identificados por los dueños de la finca, por lo que se aseguraron que estuviesen  muertos al incendiar toda la pieza”, dijo un vocero de la policía científica que estuvo toda la mañana en el sitio del suceso.

Extraoficialmente se pudo conocer que los hampones y homicidas lograron cargar con tres millones de bolívares en efectivo, así como un vehículo de la finca, el  cual fue abandonado a pocos kilómetros del lugar con varios impactos de balas, que se presumen fueron hechos por vecinos y vigilantes de las fincas del predio rural.

La finca era atendida por el septuagenario y sus hijos para la producción de leche y queso con los que mantenían a todo el clan familiar.

 “Dos veces habían sido asaltados y ayer se prepararon para recibir a los delincuentes, pero los sorprendieron y sometieron para luego matarlos. Manejamos varios datos para dar con los desalmados que acabaron con los labriegos”, aseguró un jefe policial de la zona.

Los cuerpos fueron trasladados a la morgue del hospital de Cabimas para realizar la necropsia correspondiente para determinar el tipo de arma utilizada en la masacre y orientar las investigaciones con el testimonio de familiares y allegados de las víctimas.

Funcionarios del Cicpc que tuvieron conocimiento del suceso en la madrugada, acudieron a la finca San Ramón para recoger las impresiones de habitantes de la zona y colectar evidencias de interés criminalístico. 

Hasta el momento, el móvil que cobra mayor fuerza es el robo, dado que ya las víctimas habían sido sometidas. Investigan a delincuentes de la zona cuyo modus operandi es acechar a agropecuarios de la zona. 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DESucesos
Ver más