Capturaron en Colombia al "Escobar de la heroína"

Comprando boletos para ir a fútbol cayó Carlos Salazar, informó la Policía del vecino país. También lo llamaban "El Señor de la Bata".

Por:  Agencias

Medios informativos del vecino país divulgaron este 18 de febrero la captura del “mayor traficante colombiano de heroína”, Carlos Alberto Salazar.

Salazar, también conocido como 'El Escobar de la heroína', fue detenido por la Policía Antinarcóticos, a finales de enero, mientras compraba entradas para un partido de la primera fase del preolímpico de fútbol, donde se enfrentarían Colombia y Argentina, en el municipio de Pereira, perteneciente al departamento de Risaralda, situado en el Eje Cafetero, se lee en el sitio web de RT.

"El hombre es señalado de enviar más de 100 kilos de heroína anualmente a EE UU, que posteriormente era distribuida en varias ciudades de ese país. Por ello, la Policía Antinarcóticos lo cataloga como "el traficante de heroína más grande del mundo" debido a la cantidad, la calidad del alcaloide y los nexos con grupos criminales internacionales", recogió la versión digital de El Espectador.

'El Señor de la Bata', como también es llamado, mantenía supuestos vínculos con el Cartel de Sinaloa, que presuntamente le permitía el paso por México para llegar a EE UU. A cambio, el narcotraficante le buscó a un grupo de ingenieros químicos colombianos para que mejoraran la calidad del alcaloide que producían en territorio mexicano, según la prensa del vecino país.

En RT señalan que las autoridades seguían los movimientos de Salazar desde hace unos meses. Previamente, un informante se había referido al reclutamiento de ingenieros químicos en las universidades colombianas para viajar a México.

Sin embargo, lo que puso en alerta a las autoridades fue la frecuencia de entradas y salidas a su país y los numerosos viajes a Panamá, Guatemala y México. A partir de allí, intercambiaron información con los agentes estadounidenses de la Agencia Antidrogas de EE UU (DEA, por sus siglas en inglés) y el nombre de Salazar comenzó a perfilarse entre los testimonios de quienes lo señalaban como un 'capo de la droga'.

Entre los hechos que centraron la atención de los investigadores se encontraban las estadías, de lapsos no mayores a dos semanas en su país, que transcurrían en casas o apartamentos diferentes. Nunca se quedaba en el mismo después de una noche y se movilizaba en vehículos de alta gama, según publicó El Tiempo, citado por RT.

De igual modo, los uniformados estadounidenses obtuvieron datos relacionados con su paso por Centroamérica, donde se hospedaba en hoteles lujosos, contrataba prostitutas y se daba una vida llena de lujos.

Las pesquisas arrojaron que Salazar, que se había hecho pasar por un empresario del Eje Cafetero, compraba la heroína en los departamentos del Cauca y de Nariño y la enviaba a EE UU, a través de 'correos humanos', maletas de doble fondo, vehículos, barcos y lanchas.

Actualmente sobre este colombiano de 53 años pesa una circular roja de Interpol y tiene un expediente abierto en una Corte de Nueva York.

Más Noticias