Publicidad
Por Caicara baila un mono

08:45 AM 29/11/2018

Tres días. Infinitas cadenas humanas que bailan por las calles. Caicara de Maturín (estado Monagas) se desborda en una fiesta en honor a los Santos Inocentes. En esos días hay, en el pueblo, más visitantes que la población misma de la pequeña ciudad, capital del municipio Cedeño. 
Pese al origen religioso de la festividad, El Mono es una celebración eminentemente cultural. El 27, arranca la fiesta con un desfile de parrandas que desemboca en la plaza del Mono, donde el alcalde lanza el grito de la fiesta. Allí queda formalmente establecida. 

 Es una celebración que tiene más de un siglo, una fundación que la organiza y que busca que se preserve el sentido tradicional de la festividad. Elaine Parra cuenta que “es como un carnaval adelantado. Hay muchos disfraces, muchísimos trajes de mono y mucha música”, explica. 
 Las parrandas moneras recorren el pueblo. Son agrupaciones, al estilo de las comparsas, que van sumando bailadores a sus largas cadenas. Porque ese es el sentido de la fiesta. Herencia indígena, se toman por la cintura, bailan, y bailan. Hacia adelante, por todo el pueblo. 

 

Población agrícola
Por las buenas cosechas
Caicara de Maturín está ubicada en el norte del estado Monagas. Es la capital del municipio Cedeño, tiene cerca de 20 mil habitantes y su principal actividad económica es la agrícola. El baile del Mono es de origen indígena chaima. Los asistentes se pintan la cara con betún para, al toque de la guarura en la plaza del pueblo, se de inicio a la celebración. Sin excesos: la mayordoma, trajeada y con sombrero, vigila que la celebración se realice como está establecido.

El Monero Mayor va a la cabeza de la parranda. Con un fuete, da leves azotes a los que se niegan a integrarse a la parranda que baila al son del maremare, matachi y marisela. Las guaruras, los tambores y la mandolina van marcando el compás.

 En 1972, la orquesta Billo’s Caracas Boys grabó el merengue El mono, en el que narra paso a paso la fiesta de Caicara.  “Allá viene el mono / por el callejón/ y trae en la mano un gran matador”, cantaba Cheo García. Y exhortaba: “Ahora todo el mundo con la mano en la cintura, como el mono”. Se celebra hace más de 100 años.  

 

El ‘monódromo’
Plaza y aforo  En sus inicios, el baile del Mono solo congregaba a los habitantes de Caicara de Maturín. Con el paso de los años, la fama de la fiesta se extendió y comenzaron a llegar los visitantes por lo que se construyó el ‘Monódromo’, una amplia plaza con tarima en la que las agrupaciones típicas de Caicara suben a interpretar sus temas relacionados con la fiesta. Al pueblo llegan muchos turistas durante la fiesta previa al fin de año.