Publicidad
Entierro de hamacas y sardinas en Carabobo y Vargas

08:02 AM 22/11/2018

En el sector San Millán, de Puerto Cabello, por más de un siglo han llorado y enterrado a las hamacas. Es una fiesta  del Carnaval, que en febrero pasado fue reconocida por el Estado como  Bien de Interés Cultural de la Nación.
Por el Instituto de Patrimonio Cultural, Benito Irady explicó que La  Danza de la Hamaca recrea una suerte de “chanza” que hacían esclavos, que simulaban llevar a enterrar una persona en la hamaca, bajo la mirada de respeto de las autoridades españolas, cuando en realidad se trataba de la fuga del esclavo que se trasladaba en la hamaca.
El investigador sostiene que esta fiesta recorre el casco histórico de Puerto Cabello, está impregnada de la herencia africana, los recuerdos de la esclavitud, la memoria y el significado de los tambores que acompañan la tradición.

Otra celebración al término de las fiestas carnestolendas se desarrolla en las costas de Vargas y algunas zonas de Carabobo: El Entierro de la Sardina. “Al principio, la festividad estaba asociada con el hábito de sepultar un costillar de cochino al que se le denominaba sardina, para representar la restricción de comer carne en la Cuaresma. También existía la creencia de que esta fiesta era   para pedir abundancia en la  pesca”. El “cortejo fúnebre” incluye “sacerdote  y plañideras”. La música, como la que hizo famosa a la agrupación Sardinas de Naiguatá, repleta de tambores, no falta.