Publicidad
En Miranda, Aragua, Sucre y Vargas honran a la Cruz de Mayo

06:35 AM 01/12/2018

Un velorio lleno de color, flores, velas, música y frutas. El madero  congrega a hombres y mujeres que se entregan a la festividad cuando el tambor retumba. Llega mayo y el día 3 es festivo en honor  a la Cruz de Mayo, celebración    unida a las primeras lluvias que caen el país.
“Vengo a cantarle a la Cruz de Mayo /desde los campos del otro lao/ donde mi negro, me da cerezas / y donde crece lindo el cacao”. La fulía se abre su espacio y los cantantes aclaran la garganta. 

Este ritmo típico de la costa suele acompañar las celebraciones de los velorios de la Cruz de Mayo, en los que se le rinde tributo al madero en el que fue crucificado Jesús. Frente al vistoso altar donde colocan la cruz es cantada por solistas que se suceden y reciben respuesta del coro.
Yolanda Delgado, cantante y profesora zuliana, consultada por PANORAMA en su edición Venezuela es una nota, explicó: “Esta maravillosa expresión afrovenezolana es desarrollada en origen en la costa central. Sutil y vigorosa, vinculada a los velorios de Cruz de Mayo, el 3 de mayo, en tributo a la naturaleza. Es un ritmo avasallante y pegajoso”. 

En el oriente y la costa central del país se canta este género musical muy vinculado a lo religioso. El Velorio de la Cruz de Mayo se celebra en Guatire (Miranda), Carúpano (Sucre) y en Choroní (Aragua).  En esta última localidad,  los visitantes participan en una gran fiesta a orillas del malecón y amanecen al ritmo de los tambores.

 

332 años  de fervor
suma la Santa Cruz
de Pacairigua


En Vargas, por ejemplo, los celebrantes del velorio se colocan frente a la Cruz para rezar  el rosario. Posteriormente, se recitan décimas, alternándose con cantos de fulía.
 Algunos cronistas, desde el centro del país, dicen que es una tradición extendida y que los únicos estados donde no se celebra son Zulia, Mérida y Táchira. “Hay quienes llegan a llamarla ‘bailorio’, en lugar de velorio”, agregan.
La Cruz es ubicada siempre en un lugar alto y visible, y adornada con papeles de colores y flores .  
La fiesta de la Cruz de Mayo  en Europa, según cuentan cultores populares, proviene de la época romana, cuando se celebraban festejos adornando con flores las calles y plazas en honor a la primavera, acto que la Iglesia ‘cristianizó’ para festejar el culto a la Cruz de Cristo.
 
“Cuando la siembra era la principal fuente de economía, los agricultores, con las primeras flores, adornaban el madero para pedir abundantes lluvias y buena cosecha”, explicó Juan Ramón Colina, guatireño, devoto e investigador, a la agencia AVN.

 
Colina, guatireño y devoto, ahondaba   para la citada agencia:  Para esta fecha se unen dos cultos, el de la Cruz de Mayo y el de la Santa Cruz de Pacairigua, Patrona de Guatire desde 1686, según lo determinó    el obispo don Diego de Baños y Sotomayor.

 

Miranda 
En Pacairigua  

 La   Cruz de Pacairigua  es blanca con destellos dorados porque rememora a la cruz que, según cuenta la historia, vio reflejada en el cielo, Constantino El Grande durante la batalla del Puente Milvio, con un escrito que decía: “Bajo este símbolo vencerás”. “Cada tarde del 3 de mayo, en Guatire,  sacan la Cruz blanca, donada por el padre Juan Rivas, a finales del siglo XIX. También tienen  una astilla de la Cruz donde crucificaron a Jesús, entregada al pueblo por el padre Mariano, en 1955”.