Publicidad
Ahí viene la burriquita

08:10 AM 22/11/2018

 Hombres, mujeres y niños pasean sus burras y burriquitas en Carnaval. También se les  ve en diciembre. Por lo general, cada 30 de septiembre tienen  su encuentro anual.

“María Candelaria, mi abuela, fue una mujer alegre. Su vida fue una fiesta y sus cumpleaños casi siempre eran temáticos. Uno de ellos, en febrero de 1983, a todos los invitó a festejar con la parranda de las Burras y Burriquitas. Fue muy especial,   los asistentes vistieron piezas floreadas y recuerdo cómo se colocaban los armazones para bailar con su burra. La música inolvidable... la de Un Solo Pueblo. Allí, Francisco Pacheco sonó todo el día con el tema Préstame tu burra. Mi abuela no paró de contar cómo recordó  esa fiesta tradicional en la costa del país y que disfrutó  en su natal Puerto Cabello para que fuera el motivo de su cumpleaños”.

Así recuerda Carmen  Camacho, nieta de Candelaria, la celebración de Burras y burriquitas, una fiesta tradicional de la Navidad, de Carnaval y que cada 30 de septiembre tiene su encuentro anual.
La nieta recuerda los armazones, clave para la vestimenta. En el blog Tradicionando explican que en la representación, una persona se disfraza con un armazón de madera, imitando a una burrita. Lo bailan hombres y mujeres. Si los primeros entran a la fiesta se visten de mujer: para ello una buena y ancha falda, de colores vivos, una blusa blanca, clinejas y un sombrero de cogollo no deben faltar.

 

Quien danza va sobre una burra —por ello el armazón— elaborada tradicionalmente en fieltro.
“Cuando el baile comienza, el personaje hace de jinete y baila al compás de la música, hace diversas piruetas  e imita los sonidos propios del animal. Luego, se dedica a pasear por las calles  de los pueblos recorriendo las casas de los lugareños  y propiciando momentos de jolgorio a cambio de una copa de licor”.
En Guárico, donde son famosas las Burras y Burriquitas,  “las maracas, el violín, el cuatro y los tambores anuncian su llegada a las calles guariqueñas”.

Arraigo

A preservar la manifestación

La tradición se mantendrá si se mantiene el entusiasmo de los seguidores y el tesón en preservarla.
El 21 de octubre de 2016 se celebró a lo grande la declaratoria oficial de las Burras y Burriquitas Tradicionales de Venezuela como Patrimonio Cultural de la Nación.
En el Foro Libertador, frente al Panteón Nacional, se reunieron unas 600 personas con sus burras y burriquitas para llenar a Caracas de color y música. En Los Teques (Miranda) anualmente, en noviembre, se realiza un encuentro donde hombres, mujeres y niños se visten con coloridos trajes de burriquita. Funcionarios de cultura dicen; “Hemos avanzado en la sensibilización, en los desfiles se involucran docentes, cultores, animadores culturales, estudiantes y a la familia”.

 

PASCUA
Se baila hasta en diciembre
Desde el Instituto del Patrimonio Cultural  —cuando se dio la declaratoria de patrimonio cultural nacional— recordaron que se puede observar las coloridas y festivas burras y burriquitas  durante el Carnaval, pero también en la Pascua de Navidad en algunos lugares del oriente y el occidente del país.

Cultores populares han señalado a revistas de corte cultural que “en el baile de la burriquita se conjugan tres géneros: la música, la danza y el teatro, porque se trata de una pantomima. Además de eso, tiene una vistosidad, un colorido sin igual, y cada bailador le imprime su gracia. Hay algunos que andan en comparsa”.
La   festividad,    centro del  cumpleaños de María Candelaria hace 35 años,   fue declarada patrimonio cultural de la nación en 2016. A la memoria de Carmen, la nieta, vuelve la voz de Francisco Pacheco al cantar: “Préstame tu burra, pa’ ir pa’ Choroní (Bis) si tu burra es buena, yo vuelvo a vení. Burra! (Bis) ”.

 

TESTIMONIO

“Nos inundamos de sonrisas y alegría”
En Sanare, estado Lara, donde las burritas son tradición, hace un par de años homenajearon a una gran seguidora: María Guillermina Goyo de Sequera,  a quien llaman  “La Chinga”. La homenajeada resumió al diario  El Impulso la esencia las burritas antes de la declaratoria como patrimonio cultural de la nación de 2016: “Ese día  me sentiré muy feliz y espero que toda Venezuela también lo haga (…) porque las burras y burriquitas son un baile que da felicidad a todos; a nosotras como bailadoras y al que lo observa y lo disfruta, todos, ante las burriquitas, nos olvidamos de quienes somos, nos llenamos de color y nos inundamos de sonrisas y alegría”.