WSJ: López contactó a seis contratistas para derrocar a Maduro

Humberto Calderón Berti, citado por el Wall Street Journal, asegura: “Uno de los errores más grandes que ha cometido la oposición es respaldar a Leopoldo López”.

Por:  Redacción Web

“Leopoldo López y sus aliados en el partido Voluntad Popular consideraron al menos seis propuestas de contratistas de seguridad privada para llevar a cabo incursiones militares para provocar una rebelión en las Fuerzas Armadas de Venezuela y derrocar al presidente autoritario”, dijeron fuentes anónimas al Wall Street Journal.

De acuerdo con una publicación de este viernes 26 de junio del diario estadounidense, “Maduro salió triunfante y sus adversarios políticos se han quedado fracturados, desmoralizados y sin una estrategia clara”.

Uno de los contratistas finalmente estuvo involucrado en un intento de incursión en mayo, denominada Operación Gedeón, que terminó casi antes de que comenzara, dejando ocho de los mercenarios asesinados y casi 50 detenidos, incluidos dos exsoldados estadounidenses, todos los cuales todavía están detenidos en una prisión de Caracas.

“Guaidó ha dañado sus credenciales democráticas”, dijo un diplomático europeo de alto rango que trabajó en la política de Venezuela, citado por el diario estadounidense. “Da la impresión de que está tratando de montar dos caballos, uno por la vía de la negociación y otro más por la vía del golpe de Estado”.

La influencia de López, según WSJ

Dice el reportaje que dentro de la coalición de partidos de oposición, gran parte de la culpa se dirige ahora a López, un político de 49 años, de una de las familias más prominentes de Venezuela, educado en Harvard y exprisionero político.

"Durante años, ha abogado por la acción directa para eliminar a Maduro, desde una serie de protestas en 2014 que se tornaron violentas a un intento de provocar un levantamiento en las filas militares el año pasado, chocando a menudo con otros enemigos prominentes del régimen sobre la estrategia", agrega el informe del rotativo.

En 2018, después de que Maduro fue reelegido en una votación ampliamente considerada fraudulenta, López expresó la opinión de que las negociaciones y una ruta electoral tomarían demasiado tiempo, señaló una persona que habló con él sobre la estrategia.

“Él estaba muy preocupado de que, a menos que se hiciera algo pronto, el pueblo venezolano terminaría como el pueblo cubano, absolutamente pasivo y quebrado, incapaz de defenderse”, dijo la persona citada por WSJ que está familiarizada con la dinámica de la oposición en el país y con la política estadounidense.

López no pudo hacer comentarios para este artículo porque no puede hablar públicamente como parte de un acuerdo con España. Ahora vive en la residencia del embajador español en Caracas, donde está protegido contra el arresto, pero sigue siendo una poderosa fuerza política con influencia sobre Guaidó, proporcionando liderazgo en asuntos que van desde el cambio de régimen hasta la reforma de la industria petrolera, dijeron activistas opositores.

“Uno de los errores más grandes que ha cometido la oposición es respaldar a Leopoldo López”, sostuvo Humberto Calderón Berti, quien fue enviado de Guaidó a Colombia hasta una disputa pública con López el año pasado. “Al final, solo está dañando a Guaidó. Tiene que haber una rectificación de la estrategia, del liderazgo”.

Calderón Berti dijo en el artículo que aconsejó a los partidos de la oposición el año pasado que eviten involucrar a los desertores militares venezolanos para tratar de expulsar a Maduro, por temor a que la violencia aleje las alianzas internacionales de la oposición. Calderón Berti no es miembro de Voluntad Popular, el partido fundado por López y que fue el camino de Guaidó hacia el liderazgo.

Este mes, varios miembros prominentes de Voluntad Popular han renunciado al partido, diciendo en privado que ya no podían lidiar con la mano dura de López y las políticas del partido, que vieron como perjudiciales para la oposición.

Más Noticias