Solo el 0,1% de las transacciones se dan con bolívares en efectivo

Informe de Torino Economics:  "Ha tenido lugar un proceso de dolarización espontánea, que ha tomado fuerza en la búsqueda de un signo monetario que permita preservar el valor en el tiempo".

Por  Redacción Web

El bolívar en efectivo para transacciones se convirtió en una especie en extinción que, en el marco del confinamiento por el Covid-19, se ha acelerado. De acuerdo con el último informe de Torino Economics, la unidad de investigación de la consultora financiera Torino Capital, apenas el 0,1% de las transacciones del país se realizan en la moneda nacional en curso en efectivo.

"Dada la paralización general de las actividades económicas, que ha tenido lugar por la cuarentena establecida como medida de prevención frente a la pandemia del Covid-19, las transacciones económicas se han visto afectadas. En una economía donde el monto en circulación del efectivo de la moneda nacional es menor al 0,1%, la banca digital es la principal vía transaccional", aseguró Torino en su informe.

Agrega en su análisis el informe que "como parte del alcance de la denominada cuarentena social, las agencias bancarias han cerrado sus puertas, limitándose a la prestación de sus servicios digitales. Por lo que, actualmente,  casi la totalidad de las transacciones se hacen por esa vía, es decir por medio de las transferencias o del pago móviles".

Pero más allá del hecho puntual de la inactividad bancaria y del auge de los pagos electrónicos,  la verdadera espada de damocles del bolìvar en físico  y como signo monetario, es la dolarización de facto que ha vivido Venezuela.

Al respecto, Torino dice: "Ha tenido lugar un proceso de dolarización espontánea, que ha tomado fuerza en la búsqueda de un signo monetario que permita preservar el valor en el tiempo y facilite las transacciones, impulsando acciones gubernamentales como: el levantamiento de la prohibición sobre las transacciones en divisas; el surgimiento de un encaje legal especial del 31% sobre las captaciones en divisas; y la flexibilización en la apertura de cuentas en moneda extranjera, lo cual podría abrir paso a la posibilidad de operaciones interbancarias en divisas".

Se estima que el 64% de todas las ventas en Venezuela involucran moneda extranjera, de las cuales el 55,7% se realizan en dólares, según una encuesta de casi 16.000 transacciones realizadas del 9 al 14 de febrero en 10 ciudades por Ecoanalítica, una firma de investigación con sede en Caracas.

Además se observa un mayor uso de divisas en ciudades ubicadas en estados fronterizos como San Cristóbal y Maracaibo donde 93% y 91% de las operaciones comerciales son con monedas distintas al bolívar.

Luego de San Cristóbal y Maracaibo, le siguen Nueva Esparta, Lecherías, Puerto Ordaz y Caracas con un margen de transacciones en divisas de 82%, 72% y 59%.

La encuesta también revela que el dólar es la moneda extranjera con mayor uso en Venezuela. La encuesta reflejó que 55% de las transacciones en divisas son en dólares, 6.1% en pesos colombianos y 1,6% en euros.

El estudio también arrojó que 81% de las compras se hicieron en efectivo y apenas 19% se hizo a través de medios electrónicos como Zelle, Xoom o transferencias bancarias.

Al margen del azotado bolívar y del omnipresente dólar, las criptomonedas también ganan espacio. Así lo reseña el informde Torino Economics: "Pese a los problemas de conectividad, Venezuela resultó poseer para el 2019, el mayor volumen transaccional de Bitcoin (BTC) en la plataforma LocalBitcoin 2, transando aproximadamente $311 millones, teniendo además la mayor cantidad de usuarios".

De acuerdo con Torino, “no sólo el BTC posee un alto de nivel de accesibilidad. El Dash ha tomado un gran auge en el país, de acuerdo con datos de Discover Dash, 800 comercios en el país aceptan criptomonedas como forma de pago, reconocidos establecimientos como Burger King y Traki (una importante cadena de ropa y productos para el hogar en el país), aceptan hasta 6 criptomonedas como formas de pago, entre ellas el Dash. Para el 2018, Venezuela se consideraba la cuarta criptociudad de Latinoamérica, presentando hasta 33 opciones de pago”.

En este contexto, el Gobierno trata de intervenir a través del petro, un experimento que ha naufragado, de acuerdo con la unidad de investigación de la consultora financiera Torino Capital porque  tiene  "muchas dificultades para su implementación masiva, comenzando por la carencia de confianza, que merma la aceptación como medio de pago, desembocando en problemas de transabilidad".

Además, "su emisión inorgánica, lo aleja del concepto de Criptomonedas diseñadas para minimizar la volatilidad de precio, mediante la vinculación con algún activo o canasta de activos 'estables'. En el caso venezolano, la relación se estable con comodities. criptomoneda, teniendo como referencia el BTC, el cual posee un límite de emisión, por lo que termina funcionando de la misma forma que la moneda fiduciaria, siendo susceptible a la emisión inorgánica, y por la tanto al fenómeno de inflación", dice el informe.

Más Noticias