Publicidad

Actualizado hace 18 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
09:24 AM / 10/01/2019
Gobierno ante urgencia del “crash” económico
D. Rodríguez [email protected]
archivo

En medio de la “tormenta” económica más fuerte registrada en los últimos 20 años, el presidente de la República, Nicolás Maduro, se prepara este jueves a cumplir su segundo mandato y que culminará en 2025. La tarea del Jefe de Estado luce bastante compleja de aquí en adelante, pues se enfrenta a un país que sumará su segundo año en hiperinflación, precios del crudo por debajo de los $ 50, nuevas sanciones financieras por parte de EE UU y la UE, además, la sombra de un “default” eventual por incumplimiento de pagos a acreedores internacionales.


Y es que la crisis económica en Venezuela se ha agudizado en menos de cinco años. La hiperinflación seguirá siendo el principal tema a resolver. Si no se toman las correcciones podría cerrar 2019 por encima de 10 millones por ciento. A esto se le suma que la nación se encamina al sexto año de retroceso del Producto Interno Bruto Venezolano (PIB), el retroceso de los sectores productivos clave por la sequía  de divisas y el cierre de empresas por falta de condiciones para funcionar.
Otro tema clave en la “tormenta” financiera está también relacionado con la producción petrolera, pilar fundamental de la economía nacional. Solo en 2018, se proyectó una  de casi 600.000 barriles diarios y se prever un mayor deterioro del sector en 2019.


Analistas y expertos en el área apuntan que en el primer semestre del 2019 ya Pdvsa estará bombeando por debajo del millón de barriles diarios, una cifra que no se veía desde 1950.


A la cola de los desafíos se suma los compromisos de deuda de 2019 y lo que se dejó de cancelar en 2018. Venezuela y Pdvsa tienen este año compromisos por 9.336 millones de dólares correspondientes a vencimientos del capital y pago de intereses de 23 títulos de deuda externa; la cifra se suma a los $ 7.869,3 millones que se dejaron de cancelar el período pasado a los tenedores de bono.


Esto sin duda, podría poner en aprietos al Gobierno que viene enfrentando más de una veintena de demandas ante el Banco Mundial y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), por citar algunos tribunales internacionales. 


Uno de los casos más sonados es el  grupo de tenedores de un bono de Venezuela por 1.500 millones de dólares que vence en el 2034 y que se preparan para entablar acciones judiciales en Estados Unidos para reclamar el incumplimiento de pagos del gobierno de Nicolás Maduro. En la mira de los acreedores está el principal activo de Pdvsa en Norteamérica: la refinadora Citgo.


Para el economista Leonardo Buniak la capacidad financiera del Gobierno se pondrá a prueba este año si se concretan nuevas sanciones financieras de EE UU y si continúan cayendo los precios del petróleo en el mercado internacional.


“Más sanciones económicas y financieras limitarán la capacidad del país de levantar inversiones, capitales y acudir a los mercados internacionales de deuda. Estas medidas aislarían al Gobierno del mercado financiero internacional y regional, cerrando aún más sus posibilidades para conseguir fondos del mercado financiero que ayuden a impulsar proyectos de desarrollos, estar al día con la balanza de pagos o el hueco fiscal, honrar sus compromisos”, argumentó el especialista.


A su vez, el integrante de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), diputado José Guerra, prevé que el 2019 está enmarcado en “un contexto altamente complicado caracterizado por hiperinflación, depresión económica con cinco años en caída y una fuerte recesión externa por la caída de las reservas internacionales derivada la caída de la producción y exportaciones petroleras en momentos en que el financiamiento externo está limitado porque el Gobierno no ha presentado la ley de presupuesto y endeudamiento”.


Guerra señaló que “no hay solución a la crisis económica sin una salida política y esto es fundamental para entender el momento que vivimos hoy”.


El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, aboga que en el país se tiene que corregir con urgencia decisiones acertadas para atajar los desequilibrios macroeconómicos.


Insiste en que se tiene que estabilizar con prioridad el mercado cambiario. “La estabilización del mercado no puede ser una medida aislada, tiene que ser parte de un programa amplio e integral que busque corregir los profundos desequilibrios de la economía venezolana. El tema no es la unificación, sino estabilizar el mercado”, apunta en su 
análisis.


El economista Asdrúbal Oliveros, aseguró que Venezuela no ha visto lo peor del ciclo inflacionario, ya que aún se mantiene en un estadio intermedio y todavía falta, “ya llevamos un año y creo que nos va a consumir todo el 2019, pero es un ciclo que se va a acelerar”.


A pesar del panorama sombrío que se proyecta, el presidente Nicolás Maduro prometió, en una entrevista a finales del año pasado, que Venezuela sí saldrá de la crisis en 2019.


“En el primer semestre vamos a lograr consolidar la tendencia de detener la inflación criminal inducida”, dijo el Mandatario sin dar mayores detalles, pero insistió en que el sistema de precios acordados se mantendrá.


“Con el programa de recuperación tenemos las riendas de la economía del país”, dijo y llamó a “todos los sectores empresariales al compromiso” de trabajar “por la paz y la estabilidad” de Venezuela.


Aseguró que en el segundo semestre “vamos a combinar de manera virtuosa el crecimiento económico, el control de la inflación y el abastecimiento y sistema de precios, tengo esa fe, producto de los pasos de avance contra la guerra económica que hemos dado”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS