Publicidad

Actualizado hace 61 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
09:47 AM / 11/02/2019
Estatuto de la AN fija plazo de 30 días para formar Gobierno
Angely G. Infante - Caracas
Agencias

“La única forma de que la ley tenga viabilidad es que se lleve un proceso de negociación y acuerdo político”, consideran expertos.



En las disposiciones generales del estatuto que rige a la transición aprobado por la Asamblea Nacional (AN), pero objetado por “inconstitucional” por el TSJ,  un gobierno provisional que se formaría en 30 días; y elecciones libres se darían en un máximo de 12 meses.
 
La movida política de la oposición ha estado retando al presidente NicolásMaduro. Juan Guaidó, presidente del Poder Legislativo, ha pisado firme en su agenda con una ley que desafía a los poderes públicos, sin embargo estos siguen bajo el mandato del que la AN declaró como “usurpador del cargo presidencial”, por lo que a los efectos viables de la ley se requiere una negociación o un acuerdo para que Maduro ceda el espacio de poder.
 
Así lo afirmó el analista político, Jesús Castillo Molleda, quien aseguró que en este momento en que los dos polos confrontados no se reconocen, “una ley de transición no tendría ningún efecto en Venezuela si no sale Nicolás Maduro del poder, porque sigue  teniendo dominio interno a pesar de que Guaidó tiene dominio externo”, aseguró.
 
Para los efectos de la agenda de la oposición, por el contrario estima que es muy importante ya que coloca las reglas claras entre ellos, “la única forma de que la ley tenga viabilidad es que se lleve un proceso de negociación y acuerdo político para que Maduro ceda en el espacio de poder elecciones presidenciales en el lapso correspondiente”, afirmó. 
 
La ley, que cuenta con seis capítulos y 40 artículos, busca la democratización y reinstitucionalización, con basamento en el artículo 333 de la Constitución, según reza el capítulo de las disposiciones generales, “es un acto normativo en ejecución directa e inmediata del artículo 333 de la CRBV (…)” aunque para el Mandatario nacional “es impresionante cómo pretenden derogar la Constitución de la República con una Ley de Transición”, según dijo el viernes. 
 
No obstante, el Parlamento se habría adelantado anunciando que fijarían un comité de postulados para un nuevo Consejo Nacional Electoral, pero no se concretó. Esto basado en el artículo 20 del Capitulo IV, que declara el lineamiento para designar los titulares en virtud de los mecanismos de cooperación entre los poderes públicos con el orden de prelación, “órganos del poder ciudadano, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, y rectores de CNE”. 
 
En este proceso el tiempo es un factor importante para que se engranen todos los detalles que establece la transición, así lo han dejado ver algunos parlamentarios. 
El segundo vicepresidente de la AN, Stalin González, ratificó que se quiere adelantar todo lo posible sin cruzar la línea de lo que corresponde a un nuevo CNE, por  lo que busca acortar los plazos y aguardar “el espíritu de dicha ley, para poder llevar a los venezolanos a unas elecciones libres”, ratificó. 
 
Viene de la mano el Capítulo V, titulado “De la conformación de un Gobierno Provisional de Unidad Nacional”, que refleja que “una vez cesada la usurpación” de Maduro, que según la AN concluirá cuando deje el cargo, la AN velará por la continuación del 233, y el presidente de la AN  ejercerá por 30 días el cargo hasta conformar un gobierno provisional para culminar el período que inició este año. 
 
Se establece que en un período de 12 meses máximo se debe realizar elecciones presidenciales dadas las condiciones técnicas, un lapso que ha generado incertidumbre en la población, lo que para el politólogo Castillo, es un tiempo responsable, “porque el deterioro de la administración pública es muy alta (…) hay que ser muy estratégico, es el mejor momento de la oposición para avanzar”, aseveró.
 
En la mesa política se juega la estabilidad del país, de modo que hay dos variables determinantes para que este proyecto de la oposición se encamine, según indicó el analista Luis Vicente León: “La maximización del costo de mantener el status quo (un gobierno sin cambios ni elecciones y reprimiendo) y la minimización del costo de salida para provocar la implosión y desmarque de sus aliados”.
 
Refirió León sobre el primer punto que el costo de la revolución para mantener el poder se ha elevado exponencialmente, y del otro precisa que todavía representa una incertidumbre. “Reducir el costo de salida significa ofrecer una pista de aterrizaje suave para quienes abandonan la revolución. Eso exige una negociación individual, garantía internacional y credibilidad”, apuntó el director de Datanálisis en Twitter.
 
Entre tanto, los esfuerzos de la AN, que este año inició un paso adelante de lo que venía haciendo, está también bajo la presión del Gobierno. El pasado  viernes la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, sentenció como “subconstitucional” la Ley de Transición que “no cumple con los requisitos” y es “abiertamente nulo”. 
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS