Publicidad

Actualizado hace 30 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
09:05 AM / 10/01/2019
Era Maduro: seis años a bordo de la crisis
Thiany Rodríguez - Caracas
Agencias

Llegó a la silla de Miraflores en sucesión del fallecido Hugo Chávez y tras unas reñidas elecciones en 2013, Nicolás Maduro, que hoy toma posesión para el segundo mandato 2019-2025, ha tenido que convivir con una aguda crisis, quizás sin precedentes, en todos los frentes, especialmente en el político y el económico.

Los pronósticos no eran alentadores para la economía y las alarmas ya estaban encendidas ante el inicio de la crisis que ya vive Venezuela. Así fue en 2013 la victoria comicial de Maduro, la promesa de mantener el legado de Chávez, con los mismos controles, los dólares preferenciales, el subsidio y la lucha de siempre, la corrupción.

Maduro ha pasado por varias etapas, desde la inercia de 2013 y 2014, cuando no se tomaron los correctivos y las medidas necesaria para frenar a tiempo la demoledora crisis económica y la inflación.

Asumió 2015  con la mira en los curules de la Asamblea Nacional (AN) que el chavismo perdió por el descontento de una población ante la escasez de alimentos y medicinas; mientras que el país aún seguía sin plan económico a la vista.

Esa derrota en las parlamentarias  marcó un quiebre. “Ni con votos ni con balas volverán a Miraflores (palacio presidencial); no nos ganarán más nunca una elección”, advierte desde entonces.
Con influencia en todos los poderes del Estado, logró que la justicia anulara al Parlamento al declararlo en desacato, bloqueara un referendo revocatorio y encarcelara o inhabilitara a adversarios.

Ya en 2016, el año en que redobló el desabastecimiento, el tiempo de las colas en los supermercados, el bachaquerismo, la desaparición de los productos de la cesta básica, de los precios regulados, aun así el Gobierno resistió y en 2017 enfrentó el escenario del reclamo en la calle y la violencia con las protestas y las guarimbas en contra, sin resultados de cambio 

Desde agosto de ese año gobierna con una Asamblea Constituyente de poder absoluto que sustituyó en la práctica al Legislativo, adelantó las presidenciales para el 20 de mayo pasado y cambió las reglas electorales.

Aduciendo que era un proceso fraudulento, los principales partidos opositores se marginaron, dejando el camino libre para que Maduro triunfara con 68% de los votos y la mayor abstención en seis décadas.
"Hace cinco años yo era un novato. Hoy soy un Maduro de pie, experimentado con la batalla (...). Aquí estoy: más fuerte que nunca", se ha descrito.

Seis años de recesión y contracción económica, el más duro, el del año pasado, con la hiperinflación y la economía dolarizada, con sueldos que no alcanzan y con la producción petrolera en mínimos niveles.

Los expertos consideran que Maduro en los últimos años demostró ser capaz de jugar políticamente, de aplastar a sus adversarios, de dividir a la oposición venezolana, pero no ha tenido éxito hasta ahora en la gestión pública y ese aspecto crucial seguirá siendo su desafío.
 
Luis Vicente León, presidente de Datanálisis afirma que aunque en los últimos dos años ha logrado el respaldo del sector militar “y cada vez depende más de este” aún no consolida la estabilidad de la nación.

Por su parte, los politólogos Nicmer Evans y Jesús Castillo Molleda coinciden que Maduro ha sabido preservar el poder, “es más político que gobernante (…) y jugó hasta traspasar el borde democrático, llegó al poder luego de las elecciones de 2012 de Chávez cuando hubo la mayor disminución de la brecha con la oposición, eso anticipaba que Chávez venía en un declive y en eso aparece Maduro”, dicen. 

"Ha sabido aprovechar los errores de unos y otros, anulando a adversarios dentro y fuera del chavismo", dijo a AFP Andrés Cañizalez, investigador en comunicación política.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS