Dolor de cabeza por la gasolina se agudiza de nuevo en el país

Venta dual de combustible, subsidiado y dolarizado, no ha frenado el bachaquerismo, como advertían los especialistas.  

Por:  AFP

Entre largas filas, trasnochos y angustia, la escasez de gasolina regresa con fuerza en Venezuela, semanas después de la llegada de combustible desde Irán y el estreno de nuevas tarifas dolarizadas en un país donde el combustible era prácticamente regalado.

"La gasolina iraní fue una ilusión que duró un mes", dice a la AFP Néstor Hernández en Maracaibo, capital del  Zulia, lamentando tener que hacer horas de cola en estaciones de servicio en esta región que tuvo una próspera industria petrolera, hoy sofocada por falta de combustible y cotidianos apagones.

La situación se replica a lo largo del país, especialmente en áreas fronterizas, que enfrentan hace años un desabastecimiento crónico.

"La gasolina nunca llegó", declara a la AFP Pedro Perales, habitante de Puerto Ordaz, estado Bolívar, limítrofe con Brasil. Debió pernoctar en su auto, relata, mientras hacía una fila de dos días para llenar solo la mitad del tanque de su vehículo, pues en esa zona hay racionamiento.

El pasado 1 de junio, tras la llegada de cinco buques de Irán con 1,5 millones de barriles de gasolina e insumos para tratar de reactivar las paralizadas refinerías de Venezuela, entró en vigencia un aumento en las tarifas del combustible. 

Los bachaqueros no han parado en su actividad ilegal.
 

El litro de gasolina de alto octanaje subió a 50 centavos de dólar, aunque se mantiene un alto subsidio con una tarifa equivalente a 2,5 centavos de dólar, pero solo válida con límites de consumo y registro previo. Ello vino acompañado de la promesa del gobierno de Nicolás Maduro de abastecer las 1.568 gasolineras del país.

La situación, en principio, mejoró en las gasolineras con precios dolarizados en varias regiones; pero no pasó mucho tiempo para volver a ver filas kilométricas.

Caracas es una excepción. Allí aún se mantiene el espejismo del cual habla Néstor y las estaciones de servicio funcionan con normalidad después de haber quedado secas durante las primeras semanas de la cuarentena declarada en marzo pasado por la COVID-19.

"Muerte anunciada" 

La producción petrolera de Venezuela, que llegó a ser de 3,2 millones de barriles diarios hace 12 años, colapsa. 

Las ventas improvisadas de combustible se producen
en plena cuarentena por el covid-19.

 

Analistas estiman que el nuevo informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), que será presentado este martes, reflejará otro retroceso en la oferta del país con las mayores reservas de crudo tras ubicarse por debajo de los 600.000 barriles diarios en el anterior.

Su sistema de refinación encaja el golpe. Con capacidad instalada para procesar 1,3 millones de barriles diarios de crudo y combustibles, apenas funcionó a 12% de su potencial en el primer trimestre de 2020, según fuentes de la industria.

Para Ezio Angelini, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, lo que ocurre en las gasolineras "es la crónica de una muerte anunciada".

"Volvimos a las colas", incluso en bombas dolarizadas, comentó a AFP Angelini. "Se sabía que esto iba a pasar, porque Venezuela no está produciendo gasolina o está produciendo muy poco".

Estados Unidos, que mantiene sanciones contra Venezuela y su petróleo para tratar de desplazar del poder a Maduro, cuestiona los envíos de Irán, pero Teherán y Caracas han dicho que continuarán.

Con un recurso judicial, Washington trata de confiscar la carga de cuatro buques que navegan hacia Venezuela con otros 1,1 millones de barriles de combustible iraní.

Corrupción 

Sostener las importaciones de gasolina será complicado, dice el economista José Manuel Puente, profesor del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (Iesa). "No hay flujo de caja" por la caída de las vitales exportaciones petroleras y, al mismo tiempo, la presión por las sanciones aumentará, comenta a la AFP.

Las estaciones de servicio que están abiertas permanecen atestadas de usuarios.
 

Mientras, a las extenuantes esperas en las bombas de gasolina, se suman denuncias de corrupción de quienes las custodian, con el desvío de combustible subsidiado para la reventa. 

"Están adueñados de las bombas (...). Si queréis pasar antes, tenéis que pagar 10 dólares de entrada", se queja, frustrado, Hernández.

La Fiscalía informó el 10 de junio sobre un centenar de detenciones por "corrupción" en estaciones de servicio, 39 involucraba a militares.

Más Noticias