Desde el 24 de octubre no entra un barco con diésel al país

El influyente economista Luis Vicente León enciende las alertas sobre una inminente crisis del ese combustible en Venezuela por las sanciones. Afectará la menguada capacidad de termoelectricidad en el Zulia.    

Por:  Redacción Web

"Desde el 24/10 no entra un barco con diésel y, aunque el país vive el espejismo de: “por ahora todo tranquilo” pues está usando sus reservas e inventarios, sin posibilidad de intercambio e importación, el abastecimiento amenaza crisis en el primer trimestre 2021".

Así lo aseguró el influyente economista y analista Luis Vicente León, a través de su cuenta de Twitter. "El diésel es el combustible fundamental que soporta la distribución de alimentos (camiones), sustenta una parte fundamental de la generación termoeléctrica de occidente y Zulia (ya bastante deteriorada), el bombeo de agua y las reservas energéticas de hospitales y clínicas", agrega el también presidente de Datanálisis.

El 1 de noviembre, agregó León,  "se paralizó el programa humanitario de intercambio de petróleo por diésel, que, pese a la estrategia de sanciones que intenta presionar los cambios en Venezuela, se usaba para evitar que las mismas tuvieran un impacto negativo directo en la vida de la población inocente".

Estas operaciones de canje de diésel por petróleo formaban parte de exenciones a las sanciones estadounidenses contra Venezuela que también ha sido dejada sin efecto. 

Las importaciones de diésel y gasoil dan cierto respiro a diversas operaciones industriales, importantes para los sectores productivos del país.

Se estima que uno de los sectores más afectados es el del transporte, tanto de carga como de pasajeros, que depende de este tipo de combustible para operar.

Agrega Luis Vicente León que "las razones que justifican el programa humanitario de intercambio de petróleo por diésel siguen vigentes. Su uso está vinculado a la vida de la población, mientras que en el Gobierno es marginal, no le genera dinero y más bien le obliga a usar parte del petróleo para pagar diésel al pueblo".

Asegura el economista León que "la cancelación del intercambio de petróleo por diésel ocurre cuando 68% de la población rechaza esa sanción, que percibe claramente como una agudización de la crisis que ya vive, sin esperanza alguna de que provoque, en un tiempo prudencial, el objetivo de cambio político que persigue".

La decisión de EE UU es adversada además por amplios sectores de la sociedad venezolana que incluso se han movilizado para cuestionarla. Un grupo de ONG venezolanas le solicitaron a Washington no tomar una medida que impactará en la ya crítica economía venezolana.

Organizaciones como Acción Solidaria, AlertaVenezuela, Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-UCAB), Laboratorio de Paz, Monitor Social A. C., Movimiento Ciudadano Dale Letra, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (Wola), Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) y Reunificados ORG, Convive, Catia Posible, Revista SIC, Civilis Derechos Humanos y Centro Gumilla enviaron una carta a la Administración Trump pidiendo no dar el paso de sancionar también los intercambios por diesel.

Más Noticias