Colombia retira a 14 militares por lanchas perdidas en frontera con Venezuela

Retiraron  al teniente coronel que comanda el Batallón de Infantería de Marina 51, así como a un capitán por "omisiones y fallas" relacionadas con sus responsabilidades como mandos.

La Armada colombiana ordenó este martes 12 de mayo el retiro del servicio activo de 14 miembros de la Infantería de Marina, entre ellos un teniente coronel y un capitán, por su responsabilidad en la pérdida de tres lanchas artilladas que fueron arrastradas por la corriente del río Meta hasta Venezuela.



El comandante de la Armada, almirante Evelio Ramírez, señaló que decidieron retirar del servicio activo al teniente coronel que comanda el Batallón de Infantería de Marina 51, así como al capitán que es jefe de la Sección de Operaciones y Comandante de las Unidades Fluviales de ese Batallón por "omisiones y fallas" relacionadas con sus responsabilidades como mandos.



De igual forma, la Armada retiró a los tres suboficiales y a los nueve infantes de Marina que eran "responsables directos de la integridad de las unidades (lanchas) en el momento de los hechos", pero no divulgó los nombres de ninguno de los destituidos.



El incidente, que ha provocado un escándalo en Colombia, ocurrió la madrugada del sábado pasado en Puerto Carreño, capital del departamento del Vichada, donde el río Meta desemboca en el Orinoco y ambos cauces marcan la frontera con Venezuela.



Según las autoridades colombianas, las tres lanchas artilladas y sin tripulación que estaban perdidas en el río Meta fueron arrastradas por la corriente y llegaron a Venezuela, país con el que se gestiona su devolución.
 



Halladas en Venezuela


Venezuela, por su parte, señaló el sábado 9 de mayo que incautó tres lanchas de combate con emblemas de la Armada colombiana, que se hallaban "en estado de abandono" y sin tripulación en una ribera del río Orinoco, en el sureño estado de Bolívar.



Según la Armada, dos de los botes de patrulla fluvial extraviados son del fabricante estadounidense Boston Whaler y el otro fue construido por el colombiano Eduardoño, todos con su correspondiente armamento y munición.



Es por ello que el almirante Ramírez señaló este martes que "estas decisiones administrativas de retiro se adoptan ante la grave afectación del servicio como consecuencia de los hechos ocurridos".



"Adicionalmente, y con el propósito de determinar la responsabilidad disciplinaria en esta u otras instancias, y si los hechos ocurridos se dieron por dolo o culpa, se continuará con el desarrollo de la investigación", agregó.



Colombia insiste en la devolución 


El comandante de la Armada colombiana aseguró que la institución sigue "haciendo los contactos y manteniendo comunicación con quienes inicialmente fueron informados en Puerto Páez (Venezuela), que está al frente de Puerto Carreño (Colombia), y con quienes intercambiamos información precisa con el fin de procurar que devolvieran" las embarcaciones.



"Insistiremos hasta la saciedad para que nos devuelvan los botes. Ellos (los uniformados venezolanos) fueron advertidos oportunamente y mostraron toda la disposición para retornarlos", añadió el oficial.



El río Meta es uno de los grandes afluentes del Orinoco, el río más importante de Venezuela, y el cuarto más largo de Suramérica.


 


Fallas en los protocolos  



El almirante Ramírez confesó además que hubo fallas en los protocolos al "no haber considerado medidas de seguridad, como en la ribera del río estar ubicando adecuadamente los puntos fijos en tierra donde se aseguran esos botes".



"El terreno donde pusieron unas estacas y amarraron los botes no tenían la consistencia suficiente (...) Esos botes no pueden estar juntos por el tema de seguridad. Si están juntos, como evidentemente estaban, están mucho más expuestos al enemigo o a la naturaleza", explicó.



Añadió que "los botes nunca se desamarraron ni se soltaron, los botes se desprendieron con el punto de sujeción porque el terreno donde estaban amarrados se desprendió".



Al ser preguntado si las embarcaciones pudieron haber quedado sueltas por un sabotaje, el almirante Ramírez manifestó que las investigaciones no han arrojado ni "un solo indicio de que alguno de los tripulantes que hacen parte de este grupo de combate fluvial esté incurso en una acción de esas".



Colombia y Venezuela no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero de 2019 cuando el presidente Nicolás Maduro las rompió tras el fallido intento del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, de encabezar una caravana de ayuda humanitaria que partió desde la ciudad colombiana de Cúcuta con la intención de cruzar la frontera.

Más Noticias