Blockchain y la tecnología detrás de las criptomonedas

Se trata de empresas que utilizan precisamente la tecnología para ofrecer servicios financieros, ya sea en forma de aplicación móvil o programas usados por las entidades bancarias. En este artículo nos centraremos en el mercado latinoamericano.

Por  Alba Márquez

De algún modo u otro, las criptomonedas han pasado a formar parte de nuestra vida. Son cada vez más los que ven en el uso del Bitcoin, el Litecoin o el Ethereum más ventajas que inconvenientes, y los medios de comunicación no pierden la oportunidad de informar sobre un sector del que sabemos realmente poco. El concepto de criptodivisa va ligado al de cadena de bloques, el sistema utilizado para almacenar toda la información relativa a la moneda digital y sus usuarios.

El blockchain, en inglés, es una de las tecnologías –seguramente la más conocida– que se utiliza con las criptomonedas. Otro claro ejemplo de cómo los avances tecnológicos han ayudado al universo cripto, y viceversa, son las fintech. Se trata de empresas que utilizan precisamente la tecnología para ofrecer servicios financieros, ya sea en forma de aplicación móvil o programas usados por las entidades bancarias. En este artículo nos centraremos en el mercado latinoamericano.

Siguiendo con el sector creciente de las fintech, no podemos dejar de mencionar la gran oportunidad que supone tanto para grandes inversores como para el ciudadano de a pie. Si hay algo que demuestra el gran momento que están viviendo estos servicios de tecnología financiera es el hecho de que todo el mundo puede invertir en sus start-ups y ver un beneficio casi al instante. Una plataforma como eToro te permite estar informado y tomar la decisión más acertada en tu inversión monetaria. Con la posibilidad de abrir una cuenta con tan solo 200 euros y comenzar a invertir, muestra que la inversión no está algo inalcanzable.

Y es que, si invertir en blockchain y otros sectores fintech da rendimiento, es por su gran relevancia en la actualidad. La tecnología financiera ha llegado para quedarse y, en un mundo digital como en el que vivimos, se hace casi imposible imaginarse un futuro donde esta deje de tener un papel tan significativo como ahora. Sin embargo, todavía no se han explorado todas las posibilidades de estos servicios, lo que indica que al sector le esperan unos años de aún más expansión y desarrollo.

Uno de los usos más destacados del blockchain o cadena de bloques es en el mundo de las criptomonedas. Esta divisa digital alternativa ha ido ganando popularidad en la última década, aunque hay países en los que se ha integrado mejor que en otros. Mientras que los Estados Unidos se sitúa como el líder de los países con más usuarios, Turquía va en cabeza en cuanto a porcentaje, con 1 usuario de cada 5 entrevistados.

Los estudios de la popularidad de las fintech parecen ser más unánimes. China, India, Rusia y Sudáfrica son los países con más consumidores de este tipo de tecnología del mundo, ligeramente por delante del Reino Unido, el país líder en número de start-ups de tecnología financiera. A los británicos les siguen muy de cerca Singapur. Nueva Zelanda, los Países Bajos y Hong Kong también se encuentran entre los mercados con una mayor adopción de las fintech.

¿Y cómo se configura el mercado latinoamericano? Colombia, Perú y México disfrutan de un consumo de fintech superior al 70 %, seis puntos por arriba de la media. Según datos del pasado mes de septiembre, el número total de compañías de este sector en América Latina llegaba a las 1.166 empresas nuevas. Brasil se sitúa en cabeza, seguido por México, Colombia, Argentina y Chile. Se trata prácticamente de los mismos países con mayor interés por las criptomonedas.

Existen varios tipos de fintech, pero no cabe duda de que la mayoría de ellas se benefician de la tecnología de cadena de bloques. Entre ellas encontramos la empresa argentina Koibanx, dedicada a la creación de carteras digitales para guardar criptomonedas. En Chile tenemos Omnibnk, cuyos servicios de financiamiento están destinados a las empresas, mientras que en México destaca Kubo.financiero (crowdlending), para quienes necesiten un préstamo para invertir.

El futuro de las fintech pasa por la integración total de las criptomonedas. Aunque ya hay algún ejemplo de start-ups de tecnología financiera que han incorporado la divisa digital en su servicio, no será hasta que la adopción sea completa cuando viviremos una autentica transformación del mercado. Las fintech pueden ayudar a que los bancos vean los beneficios de incorporar las criptodivisas en su negocio y eso ayudará a que estas sean todavía más seguras y estables.

De hecho, el uso del blockchain puede ir mucho más allá del universo cripto y las fintech que tenemos a nuestro alcance, ya sea para hacer pagos o ahorrar un poco de dinero. La cadena de bloques puede llegar a ser beneficiosa para transacciones financieras a nivel internacional, que pasarían a ser más eficientes y económicas. Además, esta tecnología podría ayudar a reducir la economía sumergida e identificar actividades ilegales, así como promover la inclusión financiera en países emergentes.

Los últimos años han sido muy positivos para el sector de las criptomonedas y las empresas fintech, pero su crecimiento no termina aquí. Países con economías y culturas tan diversas como el Reino Unido, Estados Unidos, Suiza, Turquía, Brasil, México, Colombia y Argentina están experimentando una revolución en sus sistemas financieros con la increíble popularidad que la tecnología financiera está experimentando. Y no cabe duda de que así seguirá siendo en la próxima década.

En 2020, viviremos una mayor digitalización del entorno de las actividades financieras, ya se trate de bonos, acciones, pólizas de seguro u otros activos. La cadena de bloques o blockchain protagonizará la revolución de las tecnologías descentralizadoras y eso supondrá una gran oportunidad de inversión.

Por otro lado, hay quien predice que este será el año del Ethereum, mientras que Bitcoin podría perder su liderazgo. Libra, la criptomoneda de Facebook, seguirá buscando su sitio en el universo cripto, aunque hay dudas de que pueda entrar en circulación en 2020 y lo más probable sea que haya que esperar para su implementación. Cuando lo haga, es indudable que tiene todos los números para dominar el mercado, aunque solo sea por el gran número de usuarios con los que cuenta la red social.

Más Noticias