Armada: “El buque Resolute no tenía autorización para estar en 'La Tortuga”

El comandante Guiseppe Cimavilla aclaró que el  guardacostas Naiguatá "disparó con fusil"  a la nave extranjera  con 32 pasajeros  “delante la proa”.

Por:  Priselen Martínez H.

El comandante de la Armada Nacional Bolivariana,  almirante Giuseppe Alessandrello Cimadevilla, ofreció --este sábado 4-A--  en un video que difundió en la cuenta Twitter  del componente  de la Fanb y retramistido por VTV, su versión sobre lo ocurrido con el buque Resolute, de bandera portuguesa,  el pasado lunes 30 de marzo cerca de la Isla La Tortuga. 

Afirmó que la nave permaneció  dos días atracada a casi 8 millas de Isla La Tortuga “sin ninguna autorización” para estar en esa zona territorial acuática de Venezuela.

Dijo, según lo que reportó el sistema de radares del Inac, que  el buque Resolute  entró por el  norte de la isla de Margarita con rumbo oeste, el viernes 27-M a las 4:16 pm y que dos días después --el 29-M-- a las 3:00 pm arribó a  Isla Tortuga.

Cimadevilla presentó la grabación de la conversación que sostuvo, la medianoche del pasado lunes 30-M,  la tripulación del guardacostas Naiguatá con la del Resolute  que venía del puerto de Buenos Aires, Argentina, y tenía como destino final la isla de Curazao con 32 personas a bordo a la vez reconocieron que estaban sin ninguna autorización.

En un segundo audio, el capitán de la embarcación Resolute informó al Naiguatá  que se retiraba del área para continuar con su destino, pero la autoridad de  nave de la Armada respondió que debía hacer una parada en el muelle de Pampatar en Margarita por haber estado en aguas territoriales no permisadas.

Ante esto, el capitán del barco extranjero pidió “disculpas porque no sabían que estaban en aguas no autorizadas y que se retiraba” hasta que se inició la persecución.

No obstante, el capitán del Naiguatá respondió que “el paso inocente es sin interrupción y para detenerse debe contar con autorización del país”.

“Nos disculpamos por cualquier infortunio. Estamos en pánico (…). No queremos ningún problema (…)”, fue la respuesta, no obstante la tripulación venezolana advirtió que si no seguían las instrucciones “harían uso de sus armas”.

En tres oportunidades, el Naiguatá pidió detener las máquinas al Resolute, pero hicieron caso omiso.

Pero, la respuesta fue “golpear” al guardacostas en varias oportunidades “generando una avería al casco por lo cual nave zozobró”.

Pese a lo ocurrido el buque extranjero siguió su rumbo a 15 nudos de velocidad sin rescatar a quienes estaban en las balsas a las 2:00 de la mañana, sino que quedaron a la deriva a 32 millas al oeste del siniestro hasta que fueron salvados por otra nave de la Armada.

Más Noticias