Publicidad

Actualizado hace 238 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
03:44 PM / 21/04/2019
“Amenaza de invasión unifica a la Fanb”: Arias Cárdenas
M. Delgado / H. Morales
Panorama

“No hay una posibilidad distinta al diálogo y al acuerdo”, plantea Francisco Arias Cárdenas. “Cuando el Presidente dice que vamos a tratar todos los temas sobre la mesa, bueno son todos los temas, pero es una necesidad urgente ponernos de acuerdo”, plantea.

“Es un reto ir a México, lo asumo con plena conciencia del momento, de las dificultades que vivimos (…) Es un país muy importante con un Presidente progresista, de izquierda, es uno de los grandes países de América del Sur, para nosotros es muy importante esta relación con México”.

Esas expectativas tiene Francisco Arias Cárdenas, exgobernador del Zulia, nuevo embajador de Venezuela ante la nación azteca. “El tema en el que Uruguay y México tienen grandes coincidencias es en el diálogo, el acuerdo, la negociación, sin cortapisa, sin propuesta anteriores, sino sentarnos a debatir todos los temas, esa es la contraposición a la guerra (…) No queremos que nos impongan por la vía de la violencia, sino vamos a debatir y busquemos el acuerdo necesario”, plantea el también excomandante del 4 F, en visita a esta Casa Editorial.
—México es parte del Grupo de Lima y del mecanismo de Montevideo,  su misión, en este contexto,  cuándo puede empezar a abrir cauces para una salida a la crisis del país?
—El presidente López Obrador ha sido muy respetuoso en coincidir con el acuerdo necesario para reconocer al presidente Nicolás Maduro como el que fue elegido para gobernar al país. El tema en el que Uruguay y México tienen grandes coincidencias es en el diálogo, el acuerdo, la negociación, sin cortapisa, sin propuesta anteriores, sino sentarnos a debatir todos los temas, esa es la contraposición a la guerra (…) No queremos que nos impongan por la vía de la violencia, sino debatir y buscar el acuerdo necesario para convivir con nuestras diferencias.
—¿Cuánto ha escalado la polarización local al plano de instancias internacionales en el caso de Venezuela?, ¿qué se puede hacer porque hay países que reconocen y otros que no reconocen a Maduro que trancan una posibilidad de diálogo?
—El problema interviniente disociador es el interés de EE UU de tener el control, de tener a tres o cuatro funcionarios dedicados a opinar diariamente sobre Venezuela, eso distorsiona, no es la posición de una gran cantidad de países, sino que es una presión (…) Hay un chantaje de la potencia, de Estados Unidos,  eso incide, si lográramos una relación de respeto, de entendimiento, si cambiáramos lo que inició Obama y hay factores dentro de EE UU que está viendo, analizando en profundidad lo que ocurre en Venezuela, no hay una posibilidad distinta al diálogo y al acuerdo (…) Nos boicotean, no nos dejan comprar medicamentos, capturan el dinero que es de Venezuela y después dicen: Miren cómo está pasando necesidad Venezuela, ahí hay una situación que se está haciendo evidente, muchas veces los problemas agravados por ellos, producidos por ellos, tienen fallas nuestras y las asumimos (…) Pero siento que hay muchos países que están comenzando a ver otra salida, no queremos para nada el destino de Siria, de Libia, de Irak, queremos entendernos y sí podemos conversar (…) Nosotros vamos al diálogo, no que los otros no sirvieron, de pronto no se logró el efecto que buscábamos, si el diálogo es que te vayas de una vez y me dejes el coroto, eso no es diálogo, vamos a analizar temas, problemas, soluciones, todo sobre la mesa.
—¿Es decir, según usted, una solución electoral está vetada de plano? 
—El diálogo es el que permitirá los acuerdos. Nosotros decimos: venimos de una elección reciente, donde más de  seis millones validaron al presidente Maduro; bueno cuáles son los puntos de la conversación, cuando el Presidente dice que vamos a tratar todos los temas sobre la mesa, bueno son todos los temas, pero es una necesidad urgente ponernos de acuerdo, son dos condiciones: creer y trillar el camino del diálogo para el acuerdo y solicitarle, los dialogantes en conjunto: saque las manos de aquí presidente Trump, Departamento de Estado, es nuestro problema, déjennos ponernos de acuerdo y esa es la visión que ha tenido el movimiento de Montevideo.
—¿Cuánto más puede durar el efecto Guaidó?
—El presidente de la Asamblea Nacional tiene una gran responsabilidad en esto, él no puede seguir leyendo papeles que le preparan sin entender los efectos que tienen, ellos y sus jefes políticos, que tiene ya una condena, debería tener más madurez que este porque ha ejercido cargos públicos, hay algunas personas que son extremistas ahí que de ninguna manera quieren la discusión y el diálogo, son solo guerreristas, no ven todo lo que hay en el camino. El efecto de esta tentativa que se está dando de salir del Presidente Maduro por la vía de la violencia y la intervención está actualmente agotando su posibilidad y generando desilusión, estamos en el mes de abril y la gente va entendiendo (…) El efecto del plan para la violencia va perdiendo fuerzas, eso no soluciona.
—¿Cuánto tiene que cambiar la fórmula del diálogo a la luz de los resultados hasta ahora, y con la geopolítica, a través de EE UU, China y Rusia, jugando como actores?
—Es una situación densa y delicada. Lo primero es buscar un acuerdo porque la situación es delicada, para después planteársela a los grandes intereses geopolíticos, vamos a resolver primero nosotros, los venezolanos, como en una mesa de dominó, los mirones son de palo, pero tiene que haber la voluntad nuestra (…)
—¿Usted cree que haya un sector de la oposición dispuesta a abandonar el proyecto Guaidó?
—Dentro de la propia Voluntad Popular tiene que haber gente racional, habría que ver quiénes entienden que es indispensable dialogar, negociar (…) lo otro es alargar esto y siento que es fundamental sumar (…) Hay una gran cantidad de venezolanos que rechaza una intervención militar y desea que nos pongamos de acuerdo ya.
—¿Hay malestar al interior de la Fuerza Armada, usted es un conocedor de ella?
—Estamos sufriendo todos una situación muy dura, la inflación, los servicios públicos, que genera incomodidad, pero hay una conciencia de que hay guerra económica, saboteo, una constante agresión contra el país, que si hay una incomodidad, sí la hay, pero hay muchos compañeros que la entienden, si la única  alternativa es una invasión me van a conseguir con las botas puestas, considerándome parte de la reserva activa de la Fanb, digo que la amenaza de la imposición y de la fuerza nos unifica, no nos debilita (…) Para la mayoría de la Fuerza Armada el elemento de la amenaza de invasión es un elemento unificador, como Bolívar somos latinoamericanista, no aceptamos subordinación a potencia alguna.
—¿Ese desconocimiento entonces fue una torpeza de EE UU?
—Bastante nos unificó (…) No se puede analizar con el mismo patrón a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que la uruguaya, la peruana, es totalmente distinto. Se pensó que se van a derretir todos a quienes apenas se les ofrezca, hay quien necesita poner a resguardo su dinero, o necesita proteger lo que ha robado del erario público, pero hay en el conglomerado gente pasando muchísimo trabajo: sargentos, tenientes, capitanes que quieren que la cosa mejore, pero dicen: No nos vamos a entregar (…) La relación del Ejército, igual la Guardia, la Armada es demasiado amarrada y te lo vuelvo a decir, están pasando necesidad, la misma necesidad que está pasando todo el pueblo de Venezuela (…).

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS