Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
08:15 AM / 17/05/2019
ANÁLISIS: “Tanteos” de negociación en la gélida Oslo
Heilet Morales

Noruega atesora un acervo histórico de desatar nudos gordianos políticos. Su papel ha sido reconocido por la historia  la mediación y resolución de conflictos, caracterizado por el hermetismo. En los últimos años acogió algunas de las reuniones entre el Gobierno de España y la banda terrorista ETA, antes de su disolución y fue, junto a Cuba, país garante del proceso de paz de Colombia, que culminó con un acuerdo entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc.


Con mucha menos sangre de por medio, muchísimas menos víctimas en su historial que los casos antecedentes, la crisis venezolana llega a la mesa nórdica como un nuevo desafío. Una tarea en la que mucho tienen que ver el Grupo de Contacto de la Unión Europea, la misma Cuba, como actores principales, animados por una crisis política-económica que aguanta más y dos actores políticos que han demostrado, suficientemente, que no tienen el poder necesario para doblegar a la otra. 

Oslo, la capital Noruega de 1,5 millones de habitantes, capaz de pasar de -7º grados en el inviernos y por estos días una primavera de no más de 14º es escneario de encuentro para  representantes de Nicolás Maduro, entre ellos el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez y el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, así como delegados de Guaidó, el exdiputado Gerardo Blyde y Fernando Martínez Mottola, exministro de Carlos Andrés Pérez, a los que se ha unido el diputado y vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González. Al menos tres fuentes  al tanto de las conversaciones, cita el diario El País, de Madrid, aseguran que “las reuniones han sido exploratorias, para avanzar en una agenda de temas y una metodología de trabajo. Las mismas fuentes aseguran que las conversaciones han sido por separado con representantes de la Cancillería noruega y niegan que se haya instaurado una mesa de diálogo”.

Ésta es la segunda vez que se llevan a cabo negociaciones de este tipo en la capital noruega entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Juan Guaidó, declarado presidente interino en enero y reconocido como tal por más de medio centenar de países, afirma NRK, que señala que también las hubo en Cuba. No precisa cuándo. 


Una fuente que tuvo acceso a uno de los actores de la reunión confesó a esta Casa Editorial: “Aproximación exitosa, casi abortada por filtración”. Sin lanzar campanas al viento, las partes hacen su mejor esfuerzo para mantener en secreto las conversaciones. De hecho, el acercamiento no salió del primer anillo de la oposición. Tiene el visto bueno del tándem Guaidó-López (Leopoldo), pero cayó de sorpresa en los aliados. Julio Borges, uno de ellos. El expresidente de la Asamblea Nacional, exiliado en Bogotá, aseguró a través de Twitter que tanto él como su partido, Primero Justicia, se habían enterado de la iniciativa cuando se hizo pública a través de varios medios venezolanos.

En medio de los tanteos, un proyecto de acercamiento está en manos  de Uruguay, país cercano al Grupo de Contacto que, tras bastidores, se mueve mucho en busca de una solución política al conflicto. El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, aseguró el pasado miércoles adelantó que en los próximos días podría haber “novedades” sobre este asunto. De acuerdo con ello, explicó que el viceministro uruguayo, Ariel Bergamino, se encuentra viajando hacia ese país junto a otros cuatro funcionarios de ese rango con “una propuesta hecha por Uruguay”. La propuesta fue presentada a las partes en Caracas el pasado fin de semana.

El diario El País, de Madrid, da cuenta de que no es el único intento de acercamiento entre las partes. “Representantes de Maduro se han reunido después de la ofensiva del 30 de abril directamente con el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, y se espera que este jueves y viernes representantes de ambas partes reciban a los delegados del Grupo de Contacto de la Unión Europea para escuchar sus propuestas para lograr una salida a la crisis del país”, aseguró El País de Madrid. De hecho, PANORAMA pudo confirmar que Juan Guaidó, titular del Parlamento; reconocido presidente encargado por más de 50 países,  se reunió ayer con representantes del Grupo de Contacto de la Unión Europea. 


Los esfuerzos recientes que por vía diplomática se han conocido, como la iniciativa del GCI de la UE que junto a Uruguay y Costa Rica envían comisión de alto nivel Ministerial a Caracas, la convocatoria del Gobierno Noruego a las dos partes para escucharles y acercar posiciones en Oslo(martes) y el envío de una propuesta del Gobierno izquierdista del Frente Amplio, del Uruguay, colocan de nuevo la opción democrática, pacífica y negociada sobre la mesa. Una nueva oportunidad de la democracia venezolana de evitar ser pasto fácil de la violencia irracional, la guerra civil o la intervención extranjera.

Mientras los “tanteos” de Oslo intentan gatear, el teatro de operaciones políticas en el país no se mueve un ápice. La corrida judicial post 30 de abril (día de la intentona militar) sigue su curos con 15 diputados bajo la mira, pero solo uno de ellos preso. Y Guaidó ya le puso fecha a su contacto con el Comando Sur, será el 20 de mayo.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS