Publicidad
¡Muévete y disfruta los beneficios del deporte!
08:00 AM / 05/01/2019 - Mariana Tello
Agencias

La tecnología ha hecho que los niños se queden inmóviles frente a las pantallas cosa que no es saludable, pues el sedentarismo trae consigo obesidad y algunas otras patologías infantiles. La mejor manera de vencer esta rutina es a través de la actividad física, razón por la que papá y mamá deben buscar alternativas para que los niños se pongan en movimiento.

 “Para lograr que el niño realice alguna actividad complementaria relacionada con el ejercicio lo ideal es que no sea obligado. Si no existe la posibilidad de inscribirlos en alguna academia es excelente oportunidad salir y llevarlos a lugares que les permita correr, montar bicicleta, jugar en los columpios”, destacó Tibisay Ríos, psicopedagoga.

La psicopedagoga destacó a Pitoquito que el sedentarismo se logra disminuir al limitar el tiempo en la habitación, el juego con los aparatos electrónicos. Recordándoles que los ejercicios es sinónimo de diversión y que son buenos para crecer sanos y fuertes”.

“El ejercicio favorece el crecimiento sano y estar en equilibrio física y emocionalmente. Alternativas hay para todos los gustos, lo importante es que los padres logren captar las necesidades del niño y lo motiven a mantenerse en movimiento y disminuir el sedentarismo”, dijo a Pitoquito Gabriel Aguilar profesor de deporte del colegio Los Maristas.

 

Una nueva opción

Una buena idea es motivar a los niños  a practicar algún deporte que nunca hayan practicado. Si les gusta el agua podría ser natación. Si aman los animales, montar a caballo puede ser una opción muy atractiva.

 

 Alternativas

Hacer ejercicio es una forma de llevar una vida sana, quizá los más pequeños no lo comprendan. Lo ideal sería ayudarlo entre varias opciones para que seleccionen el deporte que más le gusta.

 Por eso, ofrécele a tus hijos hacer alguna actividad física en la que además de ejercitar su cuerpo, se divierten y se lo pasan bien.

“No inicié jugando béisbol porque era una tradición familiar y no me gustó, buscaba excusas para no ir. Decidí hablar con mis padres y les dije que quería jugar karate. Desde que inicié soy feliz y me emociona que llegue la hora de la clase”, precisó Juan Pirela, de 11 años.

 

¿ Te gustó la nota ?
0Comentarios

Tema

de la semana
Pitoquito y sus amigos te invitan a imprimir el calendario 2019