Publicidad
El asno y el hielo
08:00 AM / 31/12/2018 - Agencias
Agencias

Era invierno, hacía mucho frío y todos los caminos se hallaban helados.

 

El asnito, que estaba cansado, no se encontraba con ánimos para caminar hasta el establo.

 

-¡Ea, aquí me quedo! -se dijo, dejándose caer al suelo. Un aterido y hambriento gorrioncillo fue a posarse cerca de su oreja y le dijo:

-Asno, buen amigo, tenga cuidado; no estás en el camino, sino en un lago helado.

-Déjame, tengo sueño! Y, con un largo bostezo, se quedó dormido.

 

Poco a poco, el calor de su cuerpo comenzó a fundir el hielo hasta que, de pronto, se rompió con un gran chasquido.

 

El asno despertó al caer al agua y empezó a pedir socorro, pero nadie pudo ayudarle, aunque el gorrión bien lo hubiera querido.

 

La historia del asnito ahogado debería hacer reflexionar a muchos holgazanes. Porque la pereza suele traer estas consecuencias.

¿ Te gustó la nota ?
1Comentarios

1

domador antiopositores 31/12/2018 09:04 AM

Excelente! Pitoquito como siempre. Se entiende y se precisa la filología de un idioma tan traicionero como la lingüística de quien la pronuncia. Ejemplo: el gorrioncillo posee un nivel de pensamiento “Maduro”. Y este le pregunta al asnito: como te sentís?. Y el asnito como me siento? Pues con el trasero.


Tema

de la semana
Pitoquito y sus amigos te invitan a imprimir el calendario 2019