Publicidad
Azúcar y los efectos gastrointestinales
09:00 AM / 08/02/2019 - M. Tello / Agencias
Agencias

Mucho se habla de la importancia de darles a los niños las frutas como son,  sin azúcar añadida pues no es nada saludable. Sobre el tema, la gastroenteróloga Mafer Ríos precisa que “queremos que la comida de los niños contenga azúcares o carbohidratos naturales como los que están presentes en frutas, verduras, cereales, leguminosas y leche humana, ya que son una fuente Saludable de energía. Porque si los azúcares son extraídos de su forma original y son añadidos a la comida, se convierten en una fuente de energía no saludable”.

 

La experta señala:

Por ejemplo; fuentes de azúcar saludable; manzana y elote. Fuentes de azúcar no saludable; jugo de manzana o jarabe de maíz.

 

Asegura que:

Los azúcares añadidos están prohibidos en niños menores de 2 años, (ellos realmente no los necesitan) esto no significa que es sano para un niño mayor (ellos tampoco lo necesitan)

Existe evidencia científica suficiente que demuestra sus efectos negativos en la salud; a continuación la especialista comparte los principales efectos sobre el sistema digestivo:

-Afecta su sentido del gusto; no le va a permitir percibir otros sabores de menor intensidad.

-Dolor abdominal tipo cólico.

-Distención / inflamación abdominal.

-Evacuaciones disminuidas en consistencia.

-Favorece el sobrecrecimiento de la microbiota intestinal inflamatoria en relación a la protectora.

-Incrementa el riesgo de permeabilidad intestinal de metabolitos de la microbiota inflamatoria que pueden causar daño a distancia a otros órganos y sistemas; como hígado graso, afectar habilidades cognitivas, afecta el ciclo del sueño, etc

-Consumir azúcares añadidos en etapas tempranas de la vida se asocia a obesidad durante la infancia.

-Provocan una “señal falsa” de saciedad, pero esta energía ingerida no le es suficiente al cuerpo para mantener las demandas durante el crecimiento y desarrollo.

 

¿ Te gustó la nota ?
0Comentarios

Tema

de la semana
Azúcar y los efectos gastrointestinales