Publicidad
Actividades y juegos para hacer con los niños en casa
04:48 PM / 08/07/2019 - Agencias/ Ernestina García
agencias

Los fines de semana, los puentes, las vacaciones de verano, Navidad, Semana Santa... A veces la familia no tiene un viaje programado, o el tiempo no acompaña y no apetece salir de casa.

Cuando disponen de las 24 horas del día libres, es necesario que los adultos gestionen el ocio, no solo para evitar que se aburran, sino para buscar alternativas a la televisión, a los videojuegos y para distribuir el tiempo de forma que toda la familia disfrute.

Los padres se sienten culpables si no sacan a los niños de casa, pero en casa también se pueden disfrutar muy buenos momentos y aprovechar el tiempo libre para estar en familia, sin las prisas y agobios de los días laborables.

Eso les dará la oportunidad de conocer mejor los gustos y necesidades de los niños y disfrutar de una conversación tranquila que, incluso con los más pequeños, depara agradables sorpresas. Los niños son mucho más maduros de lo que pensamos y tienen una visión de la vida que merece la pena conocer.

A continuación te damos unas cuantas ideas para que pasar el día en casa se convierta en una fiesta para los más pequeños.

1. Postales personalizadas

Si está de vacaciones o si se acerca un cumpleaños o una fecha especial, será divertido confeccionar unas postales para enviar a amigos y familiares. Necesita solo una cartulina del tamaño de una postal, pinturas, un lápiz o bolígrafo, un sobre y sello.

2. Juegos de mesa es divertido porque mantiene a los niños alerta y con su interés al 10% ya que es un reto para ellos resultar el ganador.

3. Deja que el niño dibuje lo que quiera, a sí mismo, a toda la familia, un paisaje... Por el reverso, animémosle a contar brevemente cómo lo está pasando, qué hace durante el día.

4. Guerra de almohadas

Es una estupenda forma de iniciar el día o de acabar la siesta. Lo ideal es que uno de los padres se alíe en secreto con los niños para sorprender al otro. Es una batalla inofensiva que requiere pocos medios (bastan unos cuantos cojines y almohadas) y grandes dosis de buen humor. Al final deben hacer las pases.

5. Inventar un cuento

Es más divertido si los padres jugamos con ellos. Alguien empieza la historia y los demás, por turnos, van añadiendo un par de frases hasta completar el cuento. Lo mejor es que un adulto vaya escribiéndolo. El resultado suele ser un cuento muy divertida.

6. Juegos al escondite

Se esconde un objeto que el niño tiene que encontrar. Lógicamente tiene que estar en algún lugar que le resulte accesible, no en el fondo del maletero del armario de dos metros y medio de altura. Se le dan pistas, diciendo caliente cuando se acerque al lugar donde está escondido el “tesoro”, que te quemas si ya casi lo tiene, o frío y helado cuando se aleja demasiado.

7.¿Suave o rugoso?

En una bolsa opaca se ponen objetos variados: una esponja, algodón, un guante de fregar, un calcetín, etc. Los niños, por turnos, deben meter la mano en la bolsa, tocar un objeto y adivinar qué es. Cuando lo logren, sacarán el objeto y cogerán otro.

8. ¿En qué animal estoy pensando?

Un niño elige un animal y, sin decírselo a nadie, lo imita a la vista de todos. El que lo adivine ocupará su lugar. Y así sucesivamente. No vale hablar, solo gesticular y hacer sonidos.

9. Pisar papeles

Un montón de folios esparcidos por el suelo de una habitación pueden servirnos para que ejerciten su sentido del equilibrio. Los niños han de atravesar el cuarto saltando

¿ Te gustó la nota ?

Lo más visto

¿Si el niño no quiere a la maestra?