Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Sun, 20 Jan 2019 06:00:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Un fantasma recorre la sala del hemiciclo, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-fantasma-recorre-la-sala-del-hemiciclo-por-Rafael-Ramirez-20190119-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-fantasma-recorre-la-sala-del-hemiciclo-por-Rafael-Ramirez-20190119-0031.html Un fantasma recorre la sala del hemiciclo... 

...llenando de frío y miedo a las fuerzas que han hecho una extraña alianza para traicionarlo y acosarlo: el fantasma de Chávez.

El discurso de Maduro en la instalación de su autoproclamado nuevo período presidencial, el pasado 10 de enero, estuvo lleno de incoherencia y mentiras, omisiones, promesas y frases altisonantes en busca de una autoridad que no tiene, pero además, dejó entrever una profunda contradicción: no puede justificar su traición al legado del Presidente Chávez; y, más grave aún, la violación abierta y descarada a nuestra Constitución y las leyes.

Esta contradicción, se deja entrever en la ausencia del equilibrio y la calma que debería caracterizar a un jefe de Estado o, al menos, de alguien que este obrado de buena manera, actúa con el desespero de Iscariote. De cualquier manera, no deja de sorprender y preocupar la absurda obsesión y odio contra lo que él llama “rojo rojito”, contra mi persona como representantes del Chavismo Chavista.

No desperdició ni un momento de su letanía en cadena nacional, con eructo incluído, para verter todo tipo de ofensas y amenazas en mi contra, en lo que ya ha sido su actitud reiterada en cualquier intervención pública que lo enfrente a la realidad de su fracaso: así lo hizo en su último mensaje al país, hace exactamente un año; en el anuncio de su paquetazo del 17 de agosto pasado; en el estéril Congreso del PSUV, en el entierro de Alí Rodríguez y ahora, en esta oportunidad.

Es una conducta peligrosa, tomando en cuenta que proviene de una persona que ha demostrado no tener ningún tipo de escrúpulos a la hora de abusar del poder que le confiere su condición de presidente, y creador de una estructura propia que maneja a su antojo el Poder Judicial y Policial del Estado.

Por ello, es que no puedo volver al país: soy un perseguido político de Maduro, el cual me invita a que “me entregue” (lo cual evidencia que ellos ya me condenaron), para que él pueda descargar sobre mí todo su odio y frustración, como ha hecho con Nelson Martinez, Eulogio Delpino, Rodríguez Torres, Baduel y tantos cientos de detenidos y secuestrados de su gobierno.

Yo seguiré denunciando y alertando al país, reorganizando a la opción del Chavismo Chavista, dirigiéndome al pueblo y a las Fuerzas Armadas Bolivarianas, que todavía están a tiempo de ponerse del lado de la Constitución y del País.

De su “mensaje al país” lo único que queda claro para todos, es que con Maduro no hay futuro. Su gobierno es inviable. Sus promesas carecen de credibilidad, son las mismas de siempre, reiteradas una y otra vez. Pero ahora las hace en tono desesperado, con el agua al cuello, ante un país destrozado.

¿Cómo va a prometer que subirá la producción de petróleo a 5 millones de barriles día al 2025, si por el contrario, durante su nefasta gestión en PDVSA, en sólo 4 años, la producción de petróleo ha caído dos millones de barriles día, a tan sólo 1,1 millones de barriles día?

A pesar de sus excusas y mentiras: que si la “corrupción”, que si la “conspiración”, que si la PDVSA “roja rojita”, etc, todo el país y los trabajadores, sabemos que han sido sus nefastas decisiones, la incapacidad de sus equipos, la persecución interna, lo que ha colapsado a la empresa.

Ahora, entrega el petróleo y el gas de manera ilegal. Maduro sabe que está violando la Constitución en sus artículos 303 y 302, además de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Tanto lo sabe que el TSJ emitió la sentencia 156, el 28 de marzo de 2017, para que los contratos petroleros pasen directamente de manos de PDVSA al TSJ para aprobarlos, violando todos los mecanismos establecidos en la Ley Orgánica de Hidrocarburos para dar el visto bueno a esos contratos que son de interés público.

Tan consciente está Maduro de la violación de la Constitución y la Ley, que el 12 de abril de 2018 emitió el decreto 3.368, donde autoriza a Quevedo a que tome “todas las medidas que considere necesarias” y apruebe los contratos de acuerdo con la “práctica” de las empresas, de la forma que sea, para “aumentar la producción petrolera”.

Así, se ha concretado la entrega de los mejores campos, otrora operados por PDVSA, a las 14 “empresas” constituidas por su entorno, para este fin. Han entregado el gas a las empresas europeas y rusas, mientras instruye a sus funcionarios que le exijan al pueblo que cocinen a leña. Ha entregado las mejores áreas de PDVSA en la Faja Petrolífera del Orinoco a las empresas rusas y chinas. En cada viaje que hace Maduro, va entregando más áreas a la compañías internacionales.

Y ahora, entrega los Campos Rosa Mediano y Tía Juana a “EREPLA”, empresa constituida en un paraíso fiscal, Delaware, EEUU, el pasado mes de noviembre, junto a capital nigeriano, para, en violación flagrante a lo establecido en nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos y nuestra Constitución, se suscriban contratos “autorizados” por organismos extranjeros, en vez de venezolanos.

El acuerdo coloca en manos de la recién creada empresa, no sólo la operación de nuestros campos y la comercialización del petróleo, actividades reservadas por la ley a PDVSA, sino, a manejar el ingreso petrolero en “bancos autorizados por agencias internacionales”, actividades estas que, nuevamente de acuerdo con nuestra ley, son de exclusiva competencia de PDVSA y el BCV.

Deben saber estos privados que todos esos contratos son nulos de origen, por lo que no tienen ningún efecto legal, ni hacia atrás ni hacia adelante. Es decir, cuando se restablezca la Constitución y el Estado de Derecho, todos esas áreas, operaciones y recursos, serán recuperadas por el Estado venezolano, por supuesto, siempre que tengamos un gobierno patriota.

Ahora, Maduro dice con aspaviento, que “!se pondrá al frente de la conducción de PDVSA!”, como si desde 2014 no hubiese tenido el control de las decisiones, dirección y operación de la empresa hasta conducirla al colapso, además lo advierte, como si su presencia fuese garantía de que algo se podría enmendar. ¡Por favor!

Los únicos que no quieren ver este desastre son los que, pudiendo hacer algo en defensa de nuestros recursos, aplauden y convalidan este daño a la soberanía del país y al patrimonio de todos los venezolanos.

El madurismo actúa como lo hizo Juan Vicente Gómez: favorece con los contratos y la entrega del petróleo, a trasnacionales, amigos y relacionados; mientras por otro lado, mantiene agarrado por el cuello al pueblo y a los trabajadores, sumergiéndolos en el atraso, haciendo lo que le da la gana en su “hacienda”.

Maduro anuncia de nuevo otro “sacudón”, igual al de agosto de 2014, diseñado para asaltar y tomar control de PDVSA. Si en aquel momento Maduro “sacudió” al chavismo del sector petrolero, desmantelando lo que fue nuestra nave insignia de la economía y soberanía, PDVSA; ahora “sacude” la presencia del Estado en el resto de la economía no petrolera, pero además ha dicho, que lo “hará de la mano del sector privado”, pero claro, se refiere a las empresas de sus relacionados y a esas empresas transnacionales.

Es decir, Maduro anuncia sin ningún rubor, que va a privatizar las empresas del Estado, patrimonio de todo el país, que, según él, son “antros de corrupción e ineficiencia”; y por ello, lo entregará a capitales privados extranjeros que, por deducción simple, son entonces limpios, transparentes y eficientes.

...se siente el paso de una poderosa presencia, que observa y hiela el corazón de los presentes y convierte la risotada en una mueca, del que sabe que hunden la puñalada a la patria y mira hacia otro lado…

Lo increíble, es que Maduro obvia decir que él y su grupo de poder controlan a todas las empresas del Estado, donde ha colocado a sus incondicionales, no importa lo incapaz que sean, al frente de todas las empresas e instituciones del mismo, desde familiares en todos los grados de afinidad y consanguinidad, hasta sus amigos, testaferros, operadores políticos, socios, oportunistas y toda la gama de lo que el pueblo reconoce como maduristas.

En su “anuncio”, impensable hace apenas unos pocos años, levanta la voz para decir que “Estoy obstinado de las mafias que roban, se visten de rojo rojito (y dale con la obsesión) para robar, estoy obstinado de su indolencia”. Lo dice un personaje, que resume en sí mismo, la indolencia de su gobierno, que ha convertido al Estado venezolano, sus instituciones y empresas en su “pateadero”, su propio negocio, donde los suyos hacen y deshacen todo tipo de negocios, triquiñuelas, corruptelas y las cosas más inmorales de nuestra historia Republicana.

Pero hablemos un poco de los demonios del capitalismo más rapaz, depredador y atrasado desatados por el gobierno:

Maduro vuelve a “aumentar” el salario mínimo, lo ha hecho 26 veces en su gobierno, pero hoy día, el salario mínimo del país es de tan sólo 6 dólares mensuales (al paralelo) y 19 dólares mensuales (al paralelo Dicom). Como quiera que se vea, estamos por debajo de 1,9 dólares diarios que establecen las Naciones Unidas, como el umbral de la pobreza extrema en el mundo.

El sueldo mínimo del país, es el más bajo continente, incluso más bajo que en Cuba (país bloqueado) y Haití, país azotado por terribles calamidades.

La devaluación de nuestra moneda, incluso quitándole los cinco ceros y partiendo de la farsa del “petro”, ha sido del 300% desde el anuncio de su paquetazo.

Ahora no existen bolívares en el mercado, todo se transa en dólares y el gobierno lo permite, por la sencilla razón que, con esta devaluación inducida y permitida por el propio gobierno, han evaporado virtualmente los ahorros, prestaciones sociales, deudas, pensiones, fideicomisos, seguros, salarios y beneficios que el Estado tiene con los trabajadores del sector público, pero además, le ha hecho el favor al sector privado, de desaparecer el valor real de sus compromisos con los trabajadores.

El gran perdedor de todo este paquetazo ha sido el asalariado, el trabajador, el pueblo humilde al que Maduro dice proteger.

La inflación “inducida”, si, por el propio gobierno, ha alcanzado una cifra tan absurda que no tiene antecedentes en la historia de la economía mundial: 1.700.000 % y una proyección de 27.000.000 % para el próximo año, lo que significa que estamos en la ley de la selva. Aquí no hay gobierno que proteja al ciudadano, ni a la economía.

Maduro sigue imprimiendo dinero inorgánico, sin respaldo, en su afán inútil de dar más “bonos” de monopolio, en el “guanteo de sombras” que hace contra eI mismo. Todos sabíamos que su promesa de acabar con esta práctica nefasta era mentira.

La burda manipulación del coeficiente de Gini, atreviéndose a decir que somos el país “más igualitario del mundo”, es una falta de respeto a nuestra inteligencia y al sentido común.

Lo que muestran las cifras y trabajos, como la encuesta ENCOVI, que se vienen desarrollando en nuestras universidades nacionales al respecto, indica que el coeficiente de Gini en 2017 fue de 0.68 , lo que indica no sólo que durante este período de gobierno, nuestro país se ha convertido en el más injusto y desigual del continente, sino que la realidad es que Maduro ha arrastrado a la inmensa mayoría a la pobreza, con un 92% de la población con un ingreso por debajo de la línea de pobreza extrema. Hoy nuestra sociedad es mucho más desigual e injusta que nunca antes en nuestra historia.

Al parecer, Maduro no se ha percatado de que lleva seis años al frente del gobierno y que es el responsable de este desastre, el peor presidente de nuestra historia. Pero, al gobernar en nombre de Chávez y del socialismo, también lo convierte en responsable de haber provocado un profundo daño político a la Revolución Bolivariana.

El madurismo en su euforia y desconexión con el pueblo, con la realidad, no se ha percatado en su indolencia, que, como escribía ese gigante de las letras, Jorge Luis Borges: su “jefe” hace tiempo que es “un muerto que camina”. Al madurismo se le acabó el tiempo y el pueblo venezolano está harto de ellos y su desastre de gobierno.

Tal es el rechazo y frustración que genera Maduro en el país, que ahora corremos el riesgo de que suceda cualquier cosa, lo que sea, con tal que Maduro salga del poder. Todo puede pasar, cualquier aventura de la derecha, golpe de estado, una explosión social, un evento cruento, invasión extranjera, fascismo, violencia, guerra.

Es ahora, en esta situación dura, difícil, donde los patriotas, chavistas y todo el pueblo, tenemos que unir nuestra voz al clamor generalizado para que Maduro salga del poder, que se haga a un lado, que se restablezca la Constitución Bolivariana.

No somos ingenuos, no lo va a hacer de manera voluntaria, por eso, hay que llamar a una gran movilización popular, para que esto suceda.

Pero tampoco seamos ingenuos en el otro sentido, no le vamos a hacer el juego a la aventura de la extrema derecha, a los que claman y están preparando las condiciones para una agresión o intervención extranjera o un restablecimiento de la IV República.

Existe un peligro real de dar un salto al vacío. La gente está harta, pero ninguno de los grupos que se abroga derechos para conducir nuestros destinos, tienen la legitimidad para hacerlo, el juego está trancado, el escenario de aniquilación del contrario, está activado.

El único que tiene legitimidad para asumir el poder es el pueblo, la soberanía reside en el pueblo, entendida esta como el asiento de la conducción política del país, de la institucionalidad del Estado.

Hay un inmenso gigante dormido, está allí, expectante, calándose esta tragedia todos los días. Es un gigante de una fuerza descomunal, es el huracán, es el único legítimo, es el pueblo. Nuestro pueblo, patriota, humilde, bueno, aguerrido.

El chavismo chavista, como bloque histórico, político social, no puede seguir conteniendo al gigante, sujetando las fuerzas transformadoras del pueblo: o entra en juego a dirigir y disputar el poder o desaparecerá del mapa político del país, engullido por el madurismo o barrido por la violencia de la derecha.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene la gran responsabilidad de restablecer el hilo constitucional, tal como lo hizo junto al pueblo aquel 13 de abril de 2002, en la más clara y genuina expresión de la fuerza de la unión cívico militar.

Pero más allá del chavismo chavista y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, también le hablo a la oposición, y a esa gran mayoría de venezolanos, dentro y fuera de la patria, que no encuentra salidas a esta situación en el marco de la política.

Es momento de dejar a un lado los intereses mezquinos, grupales, la ambición pequeña, el sentimiento de odio y revancha, para avanzar en restablecer nuestro marco Constitucional, institucional, conquistas sociales, soberanía económica y la conducción de nuestra patria.

Ya es hora de que los patriotas y bolivarianos expongamos al país y al mundo, nuestras ideas, propuestas y determinación irrenunciable y firme de conducir el destino de la patria, para reconstruirla en beneficio y a favor del pueblo de Venezuela. Nosotros tenemos la fuerza para hacerlo, juntos somos invencibles!

]]>
<![CDATA[¡Que el pueblo decida en sufragio!, por Rodrigo Cabezas Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-el-pueblo-decida-en-sufragio-por-Rodrigo-Cabezas-Morales-20190117-0059.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-el-pueblo-decida-en-sufragio-por-Rodrigo-Cabezas-Morales-20190117-0059.html Diálogo para buscar puntos de encuentros,  no diferencias; diálogo para arribar a acuerdos,  no a nuevas descalificaciones; diálogo para alejar la violencia y la muerte.

1. Si los actores políticos y sociales, con poder decisivo en Venezuela, asumieran una postura radicalmente comprometida y auténtica con la civilidad, la paz y la democracia, la salida a la crisis política estaría en la plena vigencia del artículo 5to de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que coloca en el pueblo el ejercicio pleno de la soberanía. Nada ni nadie por encima del pueblo.  

2. Para concretarlo se requiere un diálogo urgente, abierto, franco, tolerante, trasparente y de reconocimiento sin condicionantes entre las partes para poner al pueblo a decidir la salida a la crisis política de legitimidad. En ese sentido, Gobierno y oposición se encuentran con agenda y tiempo preciso, la Asamblea Nacional nombrará su comisión y el Ejecutivo su contraparte. Ello requeriría del Gobierno conciencia patriótica de la precaria estabilidad política que tienen y del sufrimiento humano por la devastación económica y social a la que arribamos; de la oposición se reclama su unidad interna frente a la división por intereses subalternos y el abandono a cualquier opción violenta o de naturaleza injerencista.   

Diálogo para buscar puntos de encuentros, no diferencias; diálogo para arribar a acuerdos, no a nuevas descalificaciones; diálogo para alejar la violencia y la muerte, no para ganar tiempo; diálogo para volvernos a respetar en la diversidad del pensamiento y no en el estigma de nuestra ideología; diálogo para volver a saber que somos de una misma nación y podemos vivir en paz en la diversidad; diálogo para que cada ser humano venezolano alegre su esperanza de que volveremos a renacer porque se permitirá que más allá de élites e intereses legítimos o no, será el pueblo que retoma en sus manos el destino de la nación este mismo 2019.

3. ¿Cuál puede ser la ruta para que el pueblo sea el único que resuelva la grave controversia política? Si es civilizada, pacífica y democrática esta no tiene si no una alternativa: QUE EL PUEBLO DECIDA EN SUFRAGIO. 

Y para que sea así, en el actual contexto institucional y de correlación de fuerzas del país, invoquemos el espíritu constituyente del artículo quinto para cumplir esta agenda decisoria, que sugiero pensando solo en el interés de mi patria: Primero. Que la ANC apruebe su proyecto de constitución y lo someta a referéndum  en el mes de marzo de 2019. El pueblo decidirá si le aprueba o niega. Segundo. Que se acuerde incorporar una segunda pregunta al pueblo, en ese referéndum, para que responda si está de acuerdo o no con una relegitimación de los poderes públicos constituidos en 90 días, mes de agosto de 2019. Tercero. Constituir un nuevo y creíble CNE con la fórmula: dos rectores de las fuerzas opositoras, dos del psuv y uno escogido en común acuerdo, que lo presidiría. Cuarto. Refrendado este camino, solicitar a la comunidad internacional el acompañamiento debido y la suspensión de las medidas económicas y financieras que estuvieran limitando las importaciones de alimentos, medicinas y de bienes para producirlos en la economía nacional y el acceso al crédito internacional para atender la crisis de salud y alimentaria de los sectores más pobres.

¿El diálogo y la negociación por una salida democrática a la crisis puede tener otras opciones, alternativas o caminos? Claro que sí. Mi sugerencia es solo una de ellas.

Creo que los actores políticos pueden valorarla sin prejuicios.

Doy fe que estas líneas solo la soportan una postura humanista que teme el infierno de una guerra civil entre hermanos y de ejércitos invadiéndonos, la profundización del odio y el sentimiento de revancha, un mayor sufrimiento de las grandes mayorías venezolanas por la crisis económica que padecen, y la ausencia de esperanza de amaneceres de progreso, justicia y libertad en nuestros jóvenes, mis hijos, mis nietos y los de miles que han marchado a tierras extrañas.

Es sencillo, que el pueblo venezolano decida en sufragio universal. Nadie ni nada por encima del pueblo. Democracia protagónica plena. La única ruta para tener paz, libertad plena y progreso en la patria amada.

]]>
<![CDATA[Gobernar para todos, por Ramón Guillermo Aveledo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-para-todos-por-Ramon-Guillermo-Aveledo-20190117-0058.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-para-todos-por-Ramon-Guillermo-Aveledo-20190117-0058.html Escribo a mi regreso de Barquisimeto donde asistí a la procesión de la Divina Pastora, tradición que ya cuenta con ciento sesenta y tres años de existencia, que se dice pronto. Gigantesca manifestación de fe popular que nos recuerda que somos un solo pueblo.

La televisión local transmite todo el recorrido de la imagen seguida por cientos de miles hasta la catedral y los canales nacionales muestran a toda Venezuela vistas y comentarios sobre uno de los más importantes eventos del calendario nacional, no solo por razones de la devoción que lo mueve sino por una significación que alcanza a todos en cuanto demostración de los valores y la cultura de nuestro pueblo. Como tal, merece respeto. 

Lamentablemente, la transmisión fue interrumpida por la cadena nacional para el mensaje del jefe del Gobierno a la ANC, que viene a ser un símbolo de todo lo contrario de división, de encono, de discriminación.

El episodio deja ver una noción del poder incapaz de comprender la dimensión de su responsabilidad. Gobernar para todos es respetar a todos, empezando por verse a sí mismo el gobernante como servidor de todos. Las medidas anunciadas no son otra cosa que la repetición de aquellas que nos han metido en esta crisis para la cual cualquier adjetivo es sobrante, pero el acto en sí refleja la creencia o la pretensión de hacernos creer, que al pequeño grupo en el poder lo tiene sin cuidado la percepción en la mayoría de la población venezolana, así como en los actores más relevantes de la comunidad internacional de que ese mandato que se estrena carece de legitimidad.

Menosprecio a la mayoría del pueblo venezolano. Menosprecio a los centros de decisión internacional que pueden ayudarnos. Menosprecio a la Constitución. Es, francamente, demasiada arrogancia.

Y no se puede gobernar así. La soberbia es pésima consejera. El deber es gobernar para todos. Atender sus carencias y padecimientos, abrirle paso a sus oportunidades de progreso. Respetar la Constitución y tener siempre presente que los órganos del Estado están al servicio de todos y no al exclusivo provecho del interés de una cúpula privilegiada. Es un empeño destinado al fracaso y mientras más se tarde el reconocimiento de la dura realidad, más alto será el costo para todos.

La fallida “detención” del Presidente de la Asamblea Nacional Guaidó y las contradicciones oficiales, asoman los tortuosos caminos de la arbitrariedad. De ahí ¿Cómo saldrán?
 

]]>
<![CDATA[¡2019! ¿El gran año para la transformación?, por Gervis Medina]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-El-gran-ano-para-la-transformacion-por-Gervis-Medina-20190117-0056.html http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-El-gran-ano-para-la-transformacion-por-Gervis-Medina-20190117-0056.html Venezuela junto a sus habitantes, vive una transformación. Unos dentro del país y otros fuera de él. Debemos digerir bien las situaciones, que nos llevaron a este dilema filosófico, teológico y político. A tal punto, que somos objeto de estudio de varias ciencias sociales y biológicas en el mundo entero, aplicando métodos científicos para responder las interrogantes planteadas como: ¿Qué nos pasó? ¿Qué dejamos de hacer? ¿Qué hicimos mal? ¿Por qué el venezolano, es el lobo del venezolano?

Sus integrantes vienen de una cultura, que nos enseñó a eliminar los problemas en vez de enseñarnos a resolverlos. No buscamos el ¿por qué de las cosas? Proyectando desde el sistema límbico, que la culpa es de otro. Claro, no hablo de resignarse. La resignación no es igual a la aceptación. Acepta el problema de lleno, cuando te toca, te toca. Tú no tienes control de lo que te toca, pero sí de cómo lo vas a manejar. Eso sirve para sacar lo mejor o lo peor en torno a la muerte o a la vida, pero esa decisión es tuya.

Todo ser humano puede con lo que le sucede. El problema no es ¿por qué ocurre? Si no lo que hagas con lo que te ocurre. Tenemos que vivir sabiendo que esto va a pasar, no sabemos cuándo. Todo en la vida viene a transformarte. 

¡Debemos encontrar la manera correcta de conducir la razón, para descubrir las verdades ignoradas y evitar los “sofismas”, que tanto hacen daño en nuestro imaginario colectivo!

Para transformarnos debemos estar llenos de conocimiento y sabiduría; “el objeto debe ser, el de dirigir el espíritu de manera tal, que enuncie juicios sólidos y verdaderos, sobre todo lo que se le presenta”. Con esto, procura fundamentalmente hacer posible el ejercicio de la razón, en dirección al conocimiento verdadero. Por lo que, sólo se deben aceptar los conocimientos ciertos y que no dejen lugar para la más mínima duda. 

Entonces, ¡No debemos recibir como verdadero, lo que no se conozca con evidencia como tal! Esto es, evitando cuidadosamente la precipitación y el prejuicio; y no aceptando en mis juicios, lo que no se presente a mi espíritu con claridad y distinción, y que no pueda nunca ponerse en duda. Además, dividir cada una de las dificultades que posea, en tantas partes como se pueda y sea necesario para obtener mejores resultados. Ordenar mis pensamientos, comenzando por los objetos más simples y los más fáciles de conocer, elevándome gradualmente al conocimiento de los más compuestos; y suponiendo un orden en aquéllos que no lo tienen por naturaleza. Y por último, hacer enumeraciones tan completas, y revisiones tan generales, que me den la certeza de no omitir nada.

¡Se debe resaltar, la intención de evitar opiniones inciertas acerca de la verdad! 
¡Yo pienso, luego existo! Esta regla general se basa “en que Dios existe, en que es un ser perfecto y en que todo lo que hay en nosotros proviene de Él”. Dios se convierte, entonces, en la garantía del conocimiento indubitable. Una vez que se establece la existencia de Dios, se examina el origen de Dios. 

Además, esta idea que indica todas las preferencias divinas y la absoluta ausencia de defectos, proviene de “Dios”. Siendo así, es imposible que “Dios” mienta o engañe. Pero, entonces, ¿cuál es la causa de nuestros errores? El error, como privación de algún conocimiento, es producto del concurso de dos causas: la fuerza de conocer (entendimiento) y la facultad de elegir (libre arbitrio o voluntad). Ambas facultades provienen de la creación divina y ninguna de ellas, nos fue otorgada para inducirnos a error.

En las tres últimas décadas, Venezuela ha conocido más crisis,  más cambios, que en todos los tiempos anteriores. Desde mi perspectiva como investigador, puedo afirmar y recomendar que la fe cristiana, sea una de las soluciones a los problemas identificados. Transmitiendo esa energía necesaria, esa seguridad, esa conciencia colectiva de su misión. Permitiendo construir nuevos preceptos y constructos, desarrollar nuestras técnicas, para dominar el mal existente en cada uno de nosotros. Obedeciendo y desarrollando el plan de “Yavé” que, desde el comienzo de la religión cristiana, contempló la reunificación de  todos los pueblos.

La iglesia cristiana debe participar con sus misioneros, sacerdotes y religiosas, en la evangelización y transformación del pueblo venezolano, quien perdió la fe, el camino  y la salvación.

La Iglesia, se ve enfrentada a una cultura moderna, que da la espalda a “Dios”, con la excusa del pragmatismo, inmediatez, sincretismo y sintetización de la religión.

]]>
<![CDATA[Servicios públicos y petróleo, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Servicios-publicos-y-petroleo-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190117-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Servicios-publicos-y-petroleo-por-Hugo-Hernandez-Raffalli-20190117-0053.html Venezuela inicia el año 2019 bajo la esperanza de atender y abordar el tema económico para estabilizar la economía  y mejorar la calidad de vida.

En el Zulia terminamos e iniciamos el nuevo año 2019, sin luz eléctrica y sin agua. La ineficiencia hecha realidad no se termina de resolver el tema eléctrico que a su vez nos lleva al tema del agua. Todos los días de este Año Nuevo, cuando no se va la electricidad por horas se producen bajones de 220 y 110. Nadie da explicaciones. El agua, en el mejor de los casos, pudiera llegar  una vez a la semana. No hay manera cómo pagar los servicios públicos, ya que con la reconversión monetaria. no existe moneda.

Qué pasa? El gobernador Omar Prieto, ha impulsado la recuperación del sistema eléctrico y de agua, pero ese esfuerzo se ha desvanecido, afectando a toda la población y su gestión de gobierno regional.

Será posible que alguien pueda darle una explicación al pueblo zuliano lo que está ocurriendo. Sin alimentos, sin medicinas, sin agua y sin electricidad. Galopando la hiperinflación y la especulación, el bachaqueo y el contrabando de extracción, la vida se le ha hecho al pueblo zuliano 
muy difícil.

Tan solo necesitamos saber de qué tamaño son los problemas y sus soluciones.
El tema petrolero pasa por serias dificultades. En el año 2018, se dejaron de producir más de 600.000 barriles diarios. Cuál es realmente el plan de recuperación de la producción. Cuánto será la recuperación en el año 2019? A través de quienes se hará la recuperación. Hay propuestas discutidas, sin definición por parte de Pdvsa. Porque no se toman las decisiones pertinentes para firmar los contratos de “esfuerzo compartido”. Solamente esa alternativa con las 14 empresas privadas venezolanas en alianzas con inversionistas internacionales, podrían recuperarse más de 300.000 barriles diarios, en el corto, mediano y largo plazo. 

Si ahora el Presidente Maduro lidera a Pdvsa y su rol en la economía se deberían tomar las decisiones inmediatamente, para poner en movimiento la recuperación de la producción de petróleo. No hay tiempo que perder.

La mayor parte de la recuperación de la producción petrolera, en el Oriente del país, es de crudo liviano y mediano, que serviría como diluente para los crudos pesados y extra pesados procesados en los mejiradores  de crudo. Se evitaría las importaciones de crudos livianos. La Nafta como elemento vital para lograr tales objetivos.

La revisión profunda de las empresas mixtas. donde hay socios extranjeros que no han cumplido con los compromisos asumidos.

En fin.  Hay tantas oportunidades para recuperar la producción, pero hay que tomar las decisiones. Es preferible no errar, pero la omisión causa efectos desbastadores en la industria petrolera nacional.

Tenemos que salir del letargo y la falta de decisiones oportunas y convenientes  para los intereses de Venezuela.

]]>
<![CDATA[2019: Situación económica, luchas internas y el huracán Trump, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-Situacion-economica-luchas-internas-y-el-huracan-Trump-por-Leopoldo-Puchi-20190116-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/2019-Situacion-economica-luchas-internas-y-el-huracan-Trump-por-Leopoldo-Puchi-20190116-0036.html El año que se inicia estará marcado por las siguientes circunstancias: los graves problemas económicos por los que se atraviesa y el demoledor impacto social de la hiperinflación; las dificultades para canalizar por la vía de un entendimiento la lucha por el poder entre el sector gubernamental y la oposición; la guerra comercial de Donald Trump con China y el pulso con Rusia, que ha reavivado la doctrina Monroe.
De todos estos asuntos, el más acuciante es el de la situación económica, que de no resolverse con prontitud traerá como consecuencia un achicamiento crónico de nuestro aparato productivo. No solo ha habido un descenso en los precios del petróleo, sino que la ineficiencia y la corrupción han afectado severamente la capacidad productiva de nuestra industria de hidrocarburos, lo que es letal. 

Por otra parte, los graves errores de la políticas macroeconómicas han perjudicado la producción manufacturera y agrícola. Y el abandono del mantenimiento y desarrollo del sistema eléctrico se convierte en otro obstáculo para el incremento de la actividad industrial. A todo esto se le suman las sanciones de bloqueo financiero desde el exterior, que tienen efectos muy nocivos sobre la actividad empresarial nacional.

En lo que se refiere a las pugnas entre Gobierno y oposición, habría que señalar que estas continuarán lesionando las posibilidades de progreso del país en la medida en que no se entablen conversaciones guiadas por una visión de convivencia de mediano y largo plazo. 

Lo del 10 de enero es sólo otro momento más de esa pugna, que a veces asume la forma de debate jurídico, otras de contienda electoral, y en ocasiones ha pasado al terreno del conflicto violento. Son manifestaciones diversas del equilibrio de fuerzas y de la ausencia de de una hegemonía clara. De modo que si no se encuentra una fórmula de entendimiento, continuaremos viviendo sucesivos “instantes cruciales”.

Todo este acontecer nacional estará articulado en 2019 a la política exterior de Donald Trump, que intenta reordenar el escenario internacional en la dinámica de “una nueva era de lucha de poder” con Rusia y China, incluso en términos militares y no solo comerciales, según lo señalado por el nuevo secretario de defensa estadounidense Patrick Shanahan. 

En el continente americano esa “nueva era” se expresaría, de acuerdo al planteamiento realizado por Trump en Naciones Unidas, por medio de la aplicación de la doctrina Monroe, que permitiría utilizar diferentes medios, desde los diplomáticos a los militares, para mantener al conjunto de Latinoamérica como un espacio comercial y económico exclusivo del aparato industrial y financiero estadounidense y parte de su dispositivo geoestratégico.

Como puede verse, los desafíos de 2019 son grandes para Venezuela, ya que se intentará desde el exterior determinar el acontecer nacional. Las circunstancias obligan a elaborar un verdadero programa de recuperación económica y a la búsqueda de acuerdos entre Gobierno y oposición. 

]]>
<![CDATA[Tiempo de construcción, por Francisco Arias Cárdenas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-construccion-por-Francisco-Arias-Cardenas-20190116-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempo-de-construccion-por-Francisco-Arias-Cardenas-20190116-0034.html Atomizarnos y dividirnos más, solamente contribuye a la diáspora, a la segregación y a la destrucción. Un mínimo de reflexión obliga el momento para que logremos, alejando las pasiones que destruyen.

El inicio del año trae consigo propósitos para todos, que se traducen en planes y metas en lo personal, en lo familiar y como ciudadanos. Necesariamente las metas y los métodos para alcanzarlas, los caminos para esos logros, se relacionan con nuestra visión del momento y nuestra capacidad para trillar la ruta y domesticar los obstáculos hacia el objetivo que nos planteamos. 

Los propósitos del año nuevo necesitamos integrarlos en la vía correcta de la construcción. Construir requiere ser capaces de pasar sobre el odio que trae destrucción y pesares. Implica trabajo y dedicación, tiempo para pensar, planificar y ejecutar con constancia, con respeto entre todos, con una visión clara de lo que nos corresponde hacer en cada espacio y en cada momento. 

Reconocer que hay metas que solamente podemos lograr con un mínimo de acuerdos, porque se trata de la sobrevivencia, de poder existir como personas, familias, sociedad y país; es fundamental que militemos en este sentido para superar este duro momento de la historia nacional. 

Solamente los venezolanos podemos sobrepasar nuestras diferencias y sin intervención de otros consolidar la paz. Esto merecen y esperan nuestros hijos y nietos, los que se fueron y los que están aún con nosotros. 

Atomizarnos y dividirnos más, solamente contribuye a la diáspora, a la segregación y a la destrucción. Un mínimo de reflexión obliga el momento para que logremos, alejando las pasiones que destruyen, articular las respuestas urgentes que debemos dar este año como unidad de los venezolanos. Pretender desaparecer al otro es solamente desaparecernos un poco nosotros mismos. 

La construcción que requerimos en este preciso momento, sólo puede darse si se cimenta en el respeto, en la comprensión del derecho del otro a existir junto a nosotros con sus diferencias, que al final enriquecen en la discusión para emprender juntos el camino del diálogo necesario; con el espíritu que lleva a los más altos logros el gentilicio de nuestra patria. 

]]>
<![CDATA[Promesas recicladas, por Edward Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Promesas-recicladas-por-Edward-Rodriguez-20190116-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Promesas-recicladas-por-Edward-Rodriguez-20190116-0033.html El país se cae a pedazos. Inocentes venezolanos mueren en los hospitales por falta de medicinas, de insumos médicos, y también por un apagón al no funcionar las plantas eléctricas, pues al parecer era más importante llevarle unas Garotas al subdirector para su oficina, que repararlas. 

Cinco mil venezolanos huyen a diario de la peor crisis humanitaria de la que se tenga memoria, ciudades enteras pasan doce horas y hasta más sin electricidad; también padecen por semanas la falta de agua y de gas. 

El salario mínimo no alcanza ni para comprar un pollo, por más que lo aumenten todos los meses, no alcanza, se vuelve sal y agua; no hay efectivo, las estaciones de servicio colapsan porque no hay gasolina; en fin.

No caeré en los detalles de los malos chistes de Nicolás, de sus comentarios fuera de lugar, ni mucho menos en su imposibilidad de contener un eructo en plena cadena nacional de radio y televisión; mejor, revisemos el reciclaje de promesas que hizo, no para un año, sino para seis, imagínense ustedes. 

Veamos, prometió acabar con la miseria y con los pobres, esto lo está cumpliendo poco a poco, porque los está acabando y matando de hambre, literalmente. Prometió disminuir los índices de desempleo y reactivar la industria, que se va a poner al frente de la fulana guerra económica, que asumirá la conducción de Pdvsa, que Dios nos agarre confesados; etc, etc, etc. 

El detalle, no es prometer, el detalle, está en cumplir. Y hasta la fecha Maduro no ha cumplido nada; hasta se inventó una criptomoneda para, según él, salvar la economía, y a la fecha todo se ha quedado en pura ficción.

Destruyó el salario e hizo de Venezuela el único país del mundo en el que un aumento salarial causa angustia. Cinco aumentos salariales en 2018 y uno en lo que va de 2019 han representado seis momentos de terrible zozobra y depresión en la clase obrera de la que tanto habla y dice defender.

La lista de promesas, incoherencias y mentiras fue muy larga y repleta de clichés e ideas huecas, vacías.

Venezuela reclama por la conducción de alguien capaz y verdaderamente comprometido con la democracia y el progreso. El país cambió, los venezolanos cambiaron, y no se calan más el cuento de la caja de comida y los perniles que nunca llegan, el miedo se perdió, la revolución se perdió. 

Se está a tiempo de deponer el orgullo y ambición.

“El hombre es amo de lo que calla, y esclavo de lo que dice”. 
 

]]>
<![CDATA[10 de enero]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-enero-20190116-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-enero-20190116-0032.html El 10 de enero de 2019 culminó el último periodo para el cual fue electo como Presidente Hugo Chávez Frías, el 7 de octubre del 2012. Periodo que le tocó culminar al Presidente Nicolás Maduro Moros, electo el 14 de abril de 2013, tras la partida física del Comandante Chávez.

Los y las chavistas honramos nuestro juramento a pesar de la guerra total desatada, de las traiciones, de las desviaciones y logramos mantener la Independencia nacional, el mandato del pueblo, la paz de Venezuela y algunos de los más significativos logros de la Revolución. No obstante, las heridas de la dura confrontación que hemos librado siguen latentes. Una economía caotizada, debido principalmente a la agresión financiera internacional, lacera diariamente los derechos sociales de nuestro pueblo y su vida cotidiana. Superar esta situación es el gran desafío de toda la dirigencia del país.

El 10 de enero de 2019, se inició un nuevo periodo presidencial. De acuerdo a lo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela asumió el candidato que, en las últimas elecciones, directas, secretas y universales, había obtenido la mayoría de los votos, Nicolás Maduro Moros. El Presidente Maduro se juramentó ante el Tribunal Supremo de Justicia, excepción prevista en la Constitución, como consecuencia de la situación de desacato judicial en la cual se encuentra la Asamblea Nacional y del desconocimiento por parte de la mayoría opositora en ese Parlamento, de la pasada elección presidencial.

Se ha consumado un hecho político y jurídico, en el marco de nuestra Constitución Nacional. Es por ello que el desconocimiento de un bloque de gobiernos al actual gobierno de Venezuela no tiene ningún asidero en el derecho internacional.

Los argumentos que esgrimen los actuales gobernantes de esos países, no dan pie para el desconocimiento arbitrario que están realizando de la soberanía política que como pueblo nos hemos ganado a lo largo de la historia. Veamos y desmontemos los supuestos que esgrimen los gobiernos injerencistas:

Proceso fraudulento. Más allá de declaraciones políticas de la oposición, no hay ninguna impugnación legal al proceso electoral del 20 de mayo del 2018, donde resultó electo Nicolás Maduro, como Presidente. En Honduras, uno de los países que integran el Grupo de Lima, la oposición y los observadores internacionales denunciaron y demostraron legalmente un gigantesco fraude, en las elecciones presidenciales pasadas. No obstante, el Presidente de ese país, tiene un año ejerciendo y ningún gobierno del mundo lo ha desconocido.

Las elecciones se realizaron sin la participación de todos los actores políticos. Para las elecciones de 2018, participaron al menos 2 candidaturas opositoras importantes, con propuestas antagónicas a las del Presidente Maduro. Es decir, los electores y electoras que participaron tuvieron la oportunidad de elegir entre opciones programáticas.

Otro hecho político a destacar es que hubo un sector de la dirigencia opositora que decidió, decidió, no participar con la finalidad de boicotear el proceso y deslegitimar los resultados. Ciertamente, tres principales dirigentes opositores están inhabilitados para el ejercicio electoral, debido a sanciones penales o administrativas dictadas por los organismos correspondientes.

En este último aspecto, expongamos el caso de otro de los países del llamado Grupo de Lima. Luis Ignacio, Lula, Da Silva era el candidato con el mayor favoritismo para ganar la Presidencia, sin embargo, fue sentenciado e inhabilitado de participar por el sistema de Justicia de esa Nación. Las elecciones se dieron sin él y hubo un ganador, que asumió la Presidencia el pasado 1 de enero de este año. Nadie en el mundo desconoce al actual gobierno del Brasil, aun cuando es obvio que Lula está preso injustamente como parte de una maniobra política para evitar que participara y ganara en el referido proceso.

Veamos pues que las acciones del gobierno de los Estados Unidos y sus “socios” de Europa y de América Latina son politiqueras, injerencistas, ilegales y sin ningún efecto jurídico. No hay tal usurpación, ni tal dictadura. Es el mundo de la doble moral, del doble rasero. Donde se premia la subordinación y se castiga el ejercicio de la soberanía.

En este punto, quiero rechazar de manera categórica, como venezolano, el punto 9 de la Declaración del Grupo de Lima, donde se pretende desconocer nuestra soberanía territorial en el océano atlántico. Saludamos la rectificación que ya han hecho algunos gobiernos del referido grupo.

En cuanto a otro de los falaces argumentos esgrimidos por la directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN), respecto a la falta absoluta que traería como consecuencia que el Presidente de dicha institución se deba encargar del Ejecutivo Nacional. Simplemente hay que constatar que Nicolás Maduro fue juramentado, por un órgano constitucionalmente competente para ello, y está en ejercicio de sus funciones. No hay tal falta absoluta.

Como siempre lo afirmamos, el 10 de enero de 2019 no sería una fecha terminal. Es una fecha que marca el inicio de una etapa más compleja en la vida política, social y económica de Venezuela. Esta etapa requiere de mucha madurez política, de auténtica voluntad y capacidad de rectificación de errores y de un alto nivel de conciencia Patria en la toma de decisiones, por parte de todos los actores políticos.

Lamentablemente las acciones aventureras de la directiva del Poder Legislativo, en desacato judicial, alejan la posibilidad de un acuerdo para el funcionamiento armónico de todos los Poderes Públicos, esencial, para poder abordar, de manera soberana, temas urgentes como la deuda externa, financiamiento y contratos de inversión internacionales, vitales para la necesaria recuperación económica que devuelva la tranquilidad a la familia venezolana. Ojalá un sector de la oposición rectifique a tiempo y se deslinden de una nueva locura, que agrave la situación nacional.

Los revolucionarios y revolucionarias no debemos dejarnos arrastrar por el extremismo opositor.  Un show mal montado, no debe provocar un desenfreno autoritario que contribuya al incremento de la agresión extranjera.

Nuestras tareas principales son defender la Independencia y la paz en democracia, crear las condiciones para levantar la producción nacional y detener el latrocinio que están cometiendo los grupos mafiosos contra el patrimonio nacional.

Comenzó temprano el año 2019. Seguimos en la batalla de ideas, en la calle, junto al pueblo por el camino de Chávez.
 

]]>
<![CDATA[Golpe de Estado fallido e intento de guerra civil tras el 10-E, por Luis Bilbao]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-Estado-fallido-e-intento-de-guerra-civil-tras-el-10-E-por-Luis-Bilbao-20190114-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-Estado-fallido-e-intento-de-guerra-civil-tras-el-10-E-por-Luis-Bilbao-20190114-0087.html Una situación de extrema gravedad detona en Venezuela, con potencia suficiente para repercutir violentamente en toda América Latina. Golpe de Estado fallido e intento de guerra civil tras el 10-E

Una situación de extrema gravedad detona en Venezuela, con potencia suficiente para repercutir violentamente en toda América Latina.Era previsible –y fue prevista- la escalada golpista preparada con mucha antelación para desencadenarse con la asunción del presidente Nicolás Maduro el 10 de enero.

 

Ante todo, como es sabido, la insólita declaración del Grupo de Lima, que pasa por sobre todo y cualquier principio de legalidad internacional y llama a desconocer al mandatario venezolano, además de llegar al extremo de reconocer como "zona económica exclusiva" de Guyana un área en disputa desde hace décadas. Tan grosera fue esta intromisión que diez de los 12 países firmantes de ese documento debieron rectificarse de inmediato respecto del punto 9. Escrito por algún enviado del Departamento de Estado, es obvio que los cancilleres siquiera leyeron el texto con el que comprometieron a sus países. Entre quienes retrocedieron sin rubor estuvo el gobierno argentino, cuya cancillería pareció olvidar que tiene un territorio en reclamación y que Venezuela defiende desde siempre la pertenencia de las Malvinas a la nación argentina. Todavía no se ha decretado la dimisión del canciller Jorge Faurie, cuya grisura y notoria incapacidad aventajan a su absoluta carencia de principios. Parecen creer que todo les está permitido.

 

Más grave aún: mientras Maduro juraba su cargo ante el Tribunal Supremo de Justicia, comenzó el accionar terrorista. Un atentado incendió los galpones del Instituto Venezolano de Seguros Sociales y destruyó medicamentos y aparatos médicos en cantidades abrumadoras para un país atacado, precisamente, en su sistema sanitario. La simultaneidad no es un detalle. Y como símbolo, horas después un grupo de vándalos destruyó una estatua del artista plástico Armando Reverón, emplazada en el centro de Caracas.

 

Al día siguiente el plan continuó con una jugada decisiva: la oposición declaró como "presidente de Venezuela" al recientemente nombrado titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaido, ignoto diputado, puesto en ese lugar por Leopoldo López, notorio fascista encarcelado por 43 muertes provocadas deliberadamente durante la intentona por derrocar a Maduro años atrás.

 

Sin pausa, en todo este proceso se buscó agravar la situación económica, ya desesperante para el ciudadano común: el dólar paralelo prácticamente cuadruplicó su precio en Bolívares, los precios se dispararon más allá de cualquier lógica y la escasez volvió a golpear al consumo de bienes básicos. Mientras tanto el Consejo de Indias mal llamado OEA, cerraba el nudo diplomático sobre el cuello de la Revolución Bolivariana. Sólo que la diplomacia burguesa es hoy en el hemisferio un tablado de títeres tan bien pagos como ridículos e impotentes.

 

El sábado 12 la oposición dio a conocer una "Ley del estatuto que rige la transicio´n a la Democracia y el restablecimiento de la vigencia de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela". Si se excluye que esta vez no le cambiaron el nombre al país por decreto, es una copia apenas retocada del decreto que puso a Carmona Estanga en la presidencia de Venezuela por 47 hs en 2002. Por lo demás, se trata de la misma fórmula empleada 17 años atrás. Además del hecho esencial de que no está Hugo Chávez en Miraflores, las diferencias son considerables: los mandos de la Fuerza Armada no están con los golpistas, sino con el gobierno constitucional; hay un partido de masa capaz de articular a millones; hay una milicia popular con un millón 600 mil hombres y mujeres en armas; hay un equipamiento militar temible en primer lugar para Colombia, punto de apoyo de la intentona golpista, pero incluso para Estados Unidos si es que la confrontación llegara y se fuera de control.

 

Otra diferencia, crucial, es la situación económica de Venezuela y el cuadro de relaciones de fuerza en América Latina. Es probable que quien lea estas líneas lo haga después de que Nicolás Maduro haya expuesto su plan económico ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el lunes 14 de enero. La efectivización de esas medidas será decisiva para el futuro de Venezuela y, a no dudarlo, de toda América Latina. Igual lo sería su eventual no realización. Pero no vale adelantar presunciones sobre las medidas que adoptará el gobierno de la Revolución Bolivariana. Resta estudiarlas a partir de su presentación a la ANC y, desde la región, seguir con minuciosidad su aplicación.

 

Está claro que la transición pacífica al socialismo ha sido desafiada por el guerrerismo capitalista. Está claro que el mundo actual plantea un mapa geopolítico y relaciones de fuerzas imposibles de sortear tácticamente por un solo país, tanto más si éste es industrialmente subdesarrollado y monoproductor. Maduro y el Partido Socialista Unido de Venezuela podrían resolver esta dramática coyuntura con otros instrumentos si tuvieran un movimiento revolucionario mundial, una internacional anticapitalista, de dimensiones reales y efectivas.

 

No es el caso. Sin embargo, la injerencia descarada de Washington y el servilismo oprobioso del grupo de Lima, exigen instrumentos de ese alcance toda vez que plantea un tormentoso horizonte latinoamericano. Con la declaración del Grupo de Lima que presenta como condición la dimisión de Nicolás Maduro a la presidencia de Venezuela, la democracia ha quedado reducida a una palabra vacía.

 

Bien es verdad que en ese bloque hay hondas diferencias y cada uno de sus componentes tiene una ciénaga como punto de apoyo. No obstante, la capacidad de acción inmediata debe ser considerada como fuerza a neutralizar. El miércoles 16 de enero se reunirán en Brasilia Mauricio Macri y Jair Bolsonaro. Macri hizo el muy significativo desplante de no asistir a la toma de posesión del Mussolini carioca (aún no ha llegado a Hitler, pero es cuestión de tiempo, si se le ofrece). En la heterogeneidad inmanejable del gobierno argentino se resume el aquelarre de la burguesía latinoamericana, unida no obstante contra la amenaza latente de la Revolución. Es posible golpear sobre ese punto sensible del bloque burgués continental.

 

Como lo hice en una nota fechada el 19 de diciembre pasado, Macri contra Venezuela, insto a todas las organizaciones e individualidades que en América Latina y el mundo comprendan la gravedad de la coyuntura en el país de Hugo Chávez, a formar brigadas internacionalistas para contrarrestar a escala mundial la feroz campaña de desinformación y calumnias vehiculizada por la "prensa seria", la que miente sin límites ni remordimientos.

 

A partir de este momento los acontecimientos se desarrollarán con mayor velocidad y ofrecerán mayores dificultades para ser interpretados. Es necesario estar alertas y con los pies bien plantados para afrontar el desafío.

]]>
<![CDATA[La soberanía reside en el pueblo, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-soberania-reside-en-el-pueblo-por-Rafael-Ramirez-20190113-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-soberania-reside-en-el-pueblo-por-Rafael-Ramirez-20190113-0024.html A partir del 10 de enero pasado, con la autoproclamación de Maduro, así como, la posterior actuación de la Asamblea Nacional, la situación política de nuestro atribulado país, llega a una encrucijada y a un punto de inflexión definitivo para nuestro futuro.

Maduro asume un nuevo período presidencial sin legitimidad para ello, se juramenta ante un Tribunal Supremo de Justicia, igualmente ilegítimo y ante la presencia de poderes, también cuestionados.

Este no sólo tiene un problema de legitimidad de origen al ser “re-electo” en un proceso electoral donde no se garantizó el derecho al voto directo y secreto, con un sistema electoral vulnerado y sin garantías políticas para que los ciudadanos pudiesen ejercer el voto libremente, sino que además se inhabilitaron partidos, se encarceló e inició una persecución contra precandidatos o potenciales candidatos a la presidencia, entre ellos, este servidor.

El gobierno de Maduro, también ha perdido su legitimidad al incumplir las obligaciones inherentes al cargo para el que fue nombrado: se ha desviado de sus fines y funciones, del objeto de su investidura y ha violentado de manera reiterada la Constitución vigente, en particular, los derechos fundamentales, humanos y políticos de todos los venezolanos y venezolanas consagrados en ella.

Ha incumplido con su obligación de “procurar la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos y venezolanas, así como, la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República” (art. 232 de la Constitución). Por el contrario, ha violentado de manera sistemática los derechos de los ciudadanos y sus libertades, a la vez que ha permitido que nuestra soberanía sea violentada, haciendo caso omiso, a la presencia y actividad, desde hace aproximadamente cuatro años, de transnacionales petroleras y mineras en aguas y tierras del territorio Esequibo en reclamación con Guyana.

Así mismo, ha incumplido con “la defensa y desarrollo de la persona, el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta constitución.” (art. 3 de la Constitución), con lo que ha llevado a nuestro país a un abismo, donde el pueblo vive en un estado de calamidad y atraso permanente.

Ha fallado en su obligación de “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes”, en particular, en el ámbito económico: la soberanía sobre el petróleo, el carácter inalienable, inembargable e imprescriptible de nuestras reservas petroleras y mineras, el funcionamiento del BCV, y en general, de la totalidad de la institucionalidad del Estado: El Poder Judicial, El Poder Moral y el Poder Electoral, han sido convertidos en apéndices del gobierno y han convalidado la reiterada violación de nuestra Constitución y nuestras leyes.

No existe la esencia del Estado de Derecho, que se basa en la independencia de Poderes y funciones, establecidas por la Constitución de 1999, justamente para defender al ciudadano y al país del abuso y desviación del poder.

Se han nombrado magistrados del TSJ de manera fraudulenta, sin cumplir los requisitos ni mecanismos establecidos en la Constitución. Estos se han nombrado a dedo, la mayoría de las veces sin la mínima calificación requerida, más allá de su incondicionalidad al madurismo, para ocupar altísimas responsabilidades, desde donde han vulnerado el Estado de Derecho y dictado sentencias violatorias de nuestra Constitución y Leyes, en especial, todo el régimen legal relativo al ejercicio de nuestra soberanía sobre el petróleo y nuestra soberanía jurisdiccional.

El Ministerio Público ha sido convertido en un agente del madurismo, un aparato de convalidación de crímenes y violaciones permanentes del Estado de Derecho, del debido proceso, de la presunción de inocencia y demás derechos consagrados en la Constitución, incluyendo los Derechos Humanos.

El Poder Electoral ha perdido su capacidad de actuación independiente, al ceder a la manipulación y presiones políticas del gobierno, además de haberse desmantelado los complejos mecanismos informáticos y procedimientos que garantizaban la protección del voto y el artículo 293 de la Constitución.

La Asamblea Nacional Constituyente ha sido deslegitimada, al ser utilizada para un fin distinto del que establece la Constitución: un órgano supraconstitucional, temporal, con el objetivo de redactar un proyecto de Constitución. Pero la realidad, es que la Constituyente es un apéndice del gobierno, que se ha utilizado para convalidar la entrega, promulgar leyes contrarias a las vigentes y a la misma Constitución, así como, para convalidar cualquier acción del gobierno, por más ilegal que ésta resulte. Se ha convertido en un órgano legislativo, permanente en el tiempo en vez de temporal, como exige la Constitución, y no ha presentado a la discusión de los ciudadanos ningún proyecto de Constitución.

Por su parte, la Asamblea Nacional actúa ilegalmente, al auto proclamar un “Presidente de la República”, sobre una declaración de “falta absoluta” del presidente con base en una sentencia emitida por el “Tribunal Supremo de Justicia con sede en el Exterior” que, evidentemente, no cumple con lo establecido en nuestra Constitución, por lo cual, sus actuaciones carecen de legitimidad.

La Asamblea Nacional, aunque con legitimidad de origen, se ha deslegitimado al desviarse de sus funciones y atribuciones claramente establecidas en el artículo 187 de la Constitución y, en vez de “legislar y controlar”, se ha dedicado, desde su inicio, a intentar sustituir al gobierno. Su primer presidente proclamó, apenas instalándose, su manifiesta intención de derrocar a Maduro en un período de seis meses, intención que ratificó su segundo presidente y ha sido la tónica permanente de este órgano legislativo, abrogándose incluso funciones jurisdiccionales para juzgar y condenar la gestión del gobierno del presidente Chávez, violando “la cosa juzgada” por las anteriores Asambleas Nacionales.

De manera que, ambas fuerzas en conflicto, aunque no se diferencian en nada sustantivo en lo ideológico, son capaces de llevarse al país por el medio con el objetivo de aferrarse en el poder, o hacerse con él.

El escenario de “aniquilación del contrario” planteado por ellos en este momento, no podrá sacar al país de la terrible crisis en la que se encuentra; y, por el contrario, hará la situación mucho peor, alejando cualquier posibilidad de detener la caída, salir del abismo e iniciar la recuperación de la Patria.

Lo más peligroso es que, cualquiera de los grupos en conflicto por hacerse o mantenerse en el poder, están dispuestos, no sólo a seguir hundiendo al país en el caos y destruyendo las posibilidades de superar los tremendos desafíos de gobernabilidad y sostenibilidad que tenemos, sino que ahora asoman, de manera irresponsable, la posibilidad de un conflicto armado o militar de proporciones impredecibles.

Unos han agitado la posibilidad de un conflicto militar con Colombia, mientras los otros, piden a gritos una intervención militar extranjera que, por primera vez en nuestra historia Republicana, permita que nuestra soberanía sea vulnerada por tropas y ejércitos extranjeros.

Cualquiera de estos escenarios, lo único que traerá es derramamiento de sangre, más destrucción y, seguramente, el colapso del Estado y la vulneración de nuestra integridad territorial.

Entendemos que, más allá de un problema legal o de materia Constitucional, ésto es fundamentalmente un problema político, por lo que hay que hacer algunas consideraciones.

El madurismo ha cumplido su tarea de desmantelar al chavismo como movimiento político, y ha cumplido su objetivo de debilitar al Estado venezolano y a todas sus instancias políticas, para instalar un nuevo modelo. Ha debilitado tan profundamente al país que, por primera vez, probablemente desde la época de los sucesivos períodos de inestabilidad y fragmentación que caracterizaron al país durante mediados y finales del siglo XIX, Venezuela está en un riesgo cierto de sufrir una agresión externa, de perder parte de su territorio o de convertirnos en un Estado fallido que sería tutorado por fuerzas extranjeras.

Estamos en la antesala de un saqueo generalizado de nuestros inmensos recursos naturales, que al final es el objetivo de cualquiera de las economías industrializadas e intereses transnacionales que nos acechan, o que ya han tomado una buena tajada de nuestros recursos de mano del madurismo.

Estamos ante un altísimo riesgo de colapsar de manera definitiva. El madurismo ha sido absolutamente rapaz e incapaz de gobernar el país, ha provocado sufrimiento, pobreza del pueblo, destrucción y el mayor éxodo de habitantes de nuestra historia. La entrega de nuestros recursos estratégicos ha sido criminal y lesiva a los intereses de la Patria.

Por otra parte, la derecha y extrema derecha, agazapadas detrás de la acción de la Asamblea Nacional, además de intolerantes, sólo prometen revancha y odio, al estar llenos de un resentimiento proto fascista que llevará a nuestro país a un nivel insospechado de ingobernabilidad, violencia y mayor entrega de nuestra soberanía: volveremos al Estado neocolonial que nos caracterizó durante buena parte del siglo XX.

En esta disputa política, donde se confrontan dos caras de la misma moneda, el gran ausente es el pueblo, justamente su principal víctima.

Ahora bien, así como las bases sociales de la oposición no se sienten representados por los partidos que hacen vida en la Asamblea Nacional, las del chavismo no nos sentimos representados por el gobierno, ni por el madurismo.

La gran mayoría del pueblo venezolano está ausente de la discusión o participación política en la situación planteada, o bien porque están fuera del país, o porque están decepcionados, apartados, desmovilizados u ocupados en la lucha diaria por subsistir. Al país se le arrebataron los espacios para el ejercicio de la Democracia Participativa y Protagónica consagradas en la Constitución.

De manera que hemos retrogradado a los tiempos donde las élites, ávidas de poder, deciden, mediante pactos o confrontación, el destino de todo el país. Eso no lo podemos tolerar, no podemos sucumbir ante chantaje de ningún tipo, ni el secuestro y vulneración del derecho que tenemos, a decidir nuestro futuro por élites que no representan al pueblo y que han resultado ser profundamente perjudiciales al país.

De todas las interpretaciones que se hacen a nuestra vapuleada y vulnerada Constitución, donde cada grupo de poder la ajusta a sus propios intereses, existe un solo principio que no puede interpretarse a conveniencia, un principio claro y fundamental: “La Soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución…” (art. 5 de la Constitución)

Es decir, más allá de cualquier disputa entre poderes y élites que han secuestrado el poder originario del pueblo, la soberanía del país, la autoridad donde reside el poder político, su existencia como entidad territorial y política, única e independiente, reside en el pueblo. El pueblo es el único que tiene legitimidad para decidir los destinos de la patria.

Este artículo está lleno de consideraciones Constitucionales y políticas de manera expresa, porque ambas comportan los elementos fundamentales de la legitimidad de un sistema de gobierno, y son las bases fundacionales de la V República que se tambalea ante la acción depredadora de las élites político económicas en disputa. Si nuestro atribulado país y su sistema político pierde legitimidad y es vulnerado en su soberanía, entonces estamos expuestos al colapso del Estado en su capacidad de defensa del pueblo, sus riquezas, sus derechos y ser objeto de cualquier situación de agresión externa o incluso una intervención internacional.

Una institución que resulta fundamental en estos momentos difíciles que atraviesa nuestro país, son la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, sobre todo por tener el monopolio de la violencia, por las facultades y mandatos que le confiere la Constitución en su artículo 328 y por la propia Doctrina Militar Bolivariana, que resume parte fundamental de su esencia en aquella última proclama del Libertador desde su lecho de muerte, cuando las instaba a actuar “empleando su espada en defender las garantías sociales”.

Ésto es más importante especialmente al estar la soberanía del país y su integridad territorial amenazadas por los factores en pugna. Por un lado, el madurismo entrega las riquezas y recursos estratégicos de la patria, reservados por la Constitución bajo control del Estado por “razones de conveniencia nacional… y de carácter estratégico…”, tal como el petróleo y los minerales. Por el otro, actúa negligentemente en la defensa de nuestras fronteras al permitir y consentir la actuación, durante más de cuatro años, de transnacionales que operan para producir petróleo en aguas del territorio Esequibo en reclamación con Guyana, como he advertido innumerables veces. Por otro lado, la extrema derecha clama por una intervención militar extranjera, lo cual vulnera de manera abierta nuestra soberanía e integridad territorial.

Una parte integral y fundamental de la Doctrina Militar Bolivariana asumida como propia y natural por nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, encontrará que el Libertador Simón Bolívar, aún sumergido en la más cruenta guerra contra el imperio Español siempre, en cualquier circunstancia, estuvo subordinado a la ley, entendiendo a la misma como el asiento, la legitimidad de todo su accionar político y militar, las bases fundacionales de las nuevas repúblicas. Mal podría él mismo subvertirlas.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, es el gran árbitro, por lo que debe preservar su institucionalidad Bolivariana, no caer en la tentación de comprometerse con ninguno de los actos ilegales o inconstitucionales de ninguno de los grupos en pugna, preservarse íntegras en su moral, mandato y doctrina, no permitir que el gobierno lo corrompa y lo vincule a los actos que atentan contra nuestra soberanía como lamentablemente sucede hoy tanto en el manejo del petróleo, en PDVSA, como en el de nuestros recursos minerales, en el Arco Minero.

Tarde o temprano, llegará el momento en que tengan que rendir cuentas, civiles o militares, los que hayan violado las Leyes y la Constitución vigente.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, al tener el monopolio de la violencia, es la única capaz de evitarla, además de ser la única institución con la capacidad para impedir que se instale la violencia en nuestro territorio, tanto por conflictos de orden interno, como por una agresión extranjera.

La norma para algunos políticos es decir que la “ley no importa”, que estamos ante un problema de poder. Es lo que han hecho de manera permanente tanto el madurismo como la oposición aventurera y violenta.

Pero resulta que, contrariamente a lo que ellos pregonan, cuando la ley se convierte en el “Libro de todos”, como lo ha sido nuestra Constitución de 1999, entonces, actuar apegado a la misma reviste un tema de legitimidad, más aún cuando la misma fue el resultado de un proceso constituyente y de la voluntad mayoritaria del pueblo.

No es casual que el Presidente Chávez fuera escrupulosamente respetuoso de la Constitución y de las leyes, incapaz de violarlas de ninguna manera, porque subordinarse a la Constitución es subordinarse a la voluntad del pueblo, mantenerla viva, vigente, es honrar el poder originario delegado por el pueblo a sus gobernantes.

La Constitución ha sido y sigue siendo violentada y transgredida por los actores políticos que hoy se confrontan: el madurismo con el control del gobierno y la oposición atrincherada en la Asamblea Nacional, bregando por tomar el poder.

Ninguno tiene la legitimidad, como lo hemos discutido arriba, para hacer lo que hacen, ni lo que pretenden. Ninguno tiene legitimidad para conducir al país.

Quien sí la tiene es el Pueblo, según lo establece el artículo 5 de la Constitución, aunque es evidente que se le ha negado la posibilidad de ejercerlo. Tanto por la trampa como por la violencia, se ha usurpado el poder originario del pueblo. Por ello se requiere de una acción política, de activa movilización popular, que restablezca el principio Constitucional de que la soberanía reside en el pueblo. Que le ponga punto final a este desastre y que sea capaz de evitar el asalto del fascismo.

Son muchas las tareas hacia el futuro. Estamos listos para asumirlas. Lo más importante es resolver esta encrucijada que mantiene paralizado al país y que ha usurpado el poder del pueblo y la soberanía de la patria. El futuro nos pertenece. Será un esfuerzo colectivo, con los mejores, los más conscientes y capaces, más allá de las parcialidades, pequeñeces, egoísmos, intereses grupales, sectarismos e intolerancia.

Se trata de reconquistar el futuro del país posible, el sueño de tantos hombres y mujeres de esta tierra de gracia, un sueño que ha sido truncado pero que está vivo en los corazones de todos los patriotas. Es el momento de las definiciones y de la grandeza ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Augusto, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Augusto-por-Carola-Chavez-20190108-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Augusto-por-Carola-Chavez-20190108-0017.html El 5 de enero Augusto se fue al mar, dejándome todo este amor, todo este agradecimiento y esta columna donde cada semana intento llenar sus enormes zapatos.


Escribo esta columna por culpa de Augusto Hernández, que me dejó este espacio en herencia. ¡Y si fuera solo eso lo que me dejó Augusto! 

Al principio, Augusto Hernández era ese señor del vozarrón que explotaba en la radio cada mediodía para acompañarme mientras yo hacía el almuerzo. También acompañaba a Oscar que a esa hora buscaba a Dani al cole. Ya desde el principio, Augusto era parte de nuestra familia, aunque entonces, ni él ni yo sabíamos que nos querríamos tanto. ¡Y cuánto nos quisimos!

Resulta que un día, en 2006, a mi me dio por escribir y a Augusto le dio por leer mis “vainas”. Yo me enteré que me leía un día mientras cocinaba con mi radio encendida. Allí estaba Augusto leyendo mi último artículo, con aquel vozarrón pronunciando mis palabras que parecían suyas. Al final de la lectura, una declaración de admiración que era mutua.

Nos conocimos y supimos que inevitablemente íbamos a trabajar juntos, aunque siempre nos preguntamos si esa gozadera que armábamos cada mediodía se podía llamar trabajo. Así fue como se coló mi voz de pollo en “Juego de Palabras”, el programa del tremendísimo señor de la voz de trueno. 

Hicimos radio durante cinco años, sin descanso -Augusto descansaba trabajando. En todo ese tiempo, Augusto solo faltó unos pocos días, en una de esas ocaciones en que la muerte quizo llevárselo y no pudo. Esa vez Augusto nos devolvió el alma al cuerpo saliendo de un coma que se anunciaba como el punto y final, cantando rancheras a todo gañote, augustamente.

Tantos días juntos, tantas conversas, tanta gozadera, nos convirtió en “compinchos” del alma. Y nos quisimos tanto. Lo quiero tanto… Yo vi la ternura que su voz de trueno escondía, yo fui privilegiada con aquella sonrisa dulce de amor de papá querendón, con aquella mirada complacida y orgullosa que decía “vas bien, muchachita”, con los silencios que decían que a veces no necesitábamos palabras porque, de tan “compinchos” que éramos, logramos dominar el don de la telepatía.

Nuestro último programa fue un día de los inocentes. Jodiendo, ese día, Augusto anunció mi partida. Caí por inocente: el que partía era él. El 5 de enero Augusto se fue al mar, dejándome todo este amor, todo este agradecimiento, todos estos besos que no le pude dar y esta columna donde cada semana intento llenar sus enormes zapatos.

]]>
<![CDATA[Transición política vs. realidad , por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Transicion-politica-vs.-realidad--por-Jesus-Castillo-Molleda-20190108-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Transicion-politica-vs.-realidad--por-Jesus-Castillo-Molleda-20190108-0016.html Los soñadores y radicales están convencidos que a partir del 10 de enero de 2019 se debe concretar la salida del Presidente Maduro y de inmediato nombrar un gobierno de transición encabezado por el presidente de la Asamblea Nacional (AN) hasta que se realice la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales. Ahora bien, ¿cómo se lograría concretar ese hecho?, habría que preguntarse si los sectores políticos opositores del país cuentan actualmente con suficiente apoyo popular para incentivar a la gente a retomar las calles; o la existencia de grupos organizados por calles, manzanas, sectores, parroquias, municipios, estados, para emprender una confrontación cuerpo a cuerpo con el gobierno; o determinar si existe algún líder político, empresarial, estudiantil que tenga la capacidad de representar a la mayoría de la oposición política; también habría que reflexionar si es suficiente el apoyo internacional para ejercer presiones sobre el gobierno nacional. Si estas interrogantes no están definidas no es muy estratégico entrar al escenario de la confrontación política con el gobierno, lo que obliga a los sectores de oposición a estudiar otras formas de enfrentar la crisis para poder avanzar.

Es evidente que el gobierno del presidente Maduro se encuentra en una etapa terminal, pero no terminará mientras se le mantenga con una bombona de oxígeno permanente tras su agonía. Para lograr avanzar se debería aglutinar de nuevo a los factores políticos opositores que representen fuerza y organización, estos factores deberían ser representados por municipios y estados, entendiendo que existe una grave crisis económica; y aunque parezca descabellado, se debe retomar el diálogo entre los representantes del gobierno y la oposición para poder llegar a acuerdos que permitan destrancar el juego; de no hacerlo, se corre el peligro que en algún momento se pierda el control de una parte de la población (que se encuentre obstinada y fatigada por lo que está ocurriendo) que pierda el miedo y actué en colectivo obligando al gobierno a actuar; cuya acción  podría encender las calles de nuevo. Este escenario se encuentra muy presente al escuchar las quejas continuas de los ciudadanos sobre el alto costo de todo, que el dinero no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas, que las ayudas que reciben por remesas internacionales ya se les hace insuficiente, que los precios de los productos cambian en horas, que los aportes recibidos por bonos, carnet de la patria, CLAP ya son insuficientes ante la escalada inflacionaria.

La mesa se encuentra servida para lograr cambios, solo que quienes pueden promoverlos se encuentra muy débil por tanta desunión y falta de criterios coherentes para lograr aglutinar fuerzas reales que puedan quebrar las estructuras formadas por el gobierno. Son momentos de mucha sensatez, de pensar muy bien los pasos a dar en el tablero político que se deben mover, ser mucho más racional que emocional y comprender que el gobierno seguirá concentrado en mantenerse en el poder sin importarle el costo político que pueda generar el no resolver nada. 

Si la oposición promueve un discurso radical, confronta al gobierno sin criterios de unidad y establece una ruta trazada por la acción radical, sin ninguna duda volverán a fracasar en el intento de quebrar al gobierno. Como lo dijo Antonia Labrador “Cuando los gobiernos se encuentran débiles siempre buscaran la confrontación como mecanismo de supervivencia”.
 

]]>
<![CDATA[De ausente a usurpador y el bucle Guaidó, por Ylich Carvajal]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-ausente-a-usurpador-y-el-bucle-Guaido-por-Ylich-Carvajal--20190108-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-ausente-a-usurpador-y-el-bucle-Guaido-por-Ylich-Carvajal--20190108-0015.html La oposición entró en un bucle temporal fastidiosísimo o, para decirlo en términos cinéfilos, ya que nos acercamos a la entrega de premios, está viviendo su propio Día de la Marmota. Hace siempre lo mismo esperando obtener resultados distintos.

Lo del sábado pasado en la Asamblea Nacional es la misma película que protagonizó Julio Borges al inicio de 2017 cuando al jurar como presidente del parlamento venezolano decretó la Ausencia absoluta del presidente Nicolás Maduro, llamó a las Fuerzas Armadas a dar un golpe de Estado “institucional” y pidió el apoyo de la difusa “comunidad internacional” para presionar un cambio político en el país.

¡Bueno! la película que se montaron ahora, con Juan Guaidó en el papel estelar, sigue el mismo guion. Es un refrito intragable, un guiso insano del drama julioborgiano de hace dos años atrás y la dirigencia de la oposición, sobre todo la más colérica y alienada, jura que ahora sí, esta vez, sin demoras ni pérdidas, por este puñado de cruces, si tendrá el final feliz que se vienen prometiendo desde 2013.

Esa Asamblea Nacional está en desacato pero no sólo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sino del sentido común. Para que no haya dudas de que se les ha curvado el espacio tiempo los diputados no recuerdan lo que viene diciendo desde enero 2017, porque Omar Barbosa pasó el año en blanco y nadie se acordó de Julio Borges, ni siquiera hubo un gesto de solidaridad con el ahora prófugo ¡nada!
Como consecuencia de ese bucle temporal con amnesia incluida, Guaidó dice que a partir del 10 de enero –dando por hecho de que Nicolás Maduro jurará como Presidente de Venezuela a pesar de Mike Pompeo y su Grupo de Lima- el Poder Ejecutivo estará siendo “usurpado”, pero se supone que ahorita no hay presidente, que Maduro está “absolutamente ausente” o quiere decir entonces que sí era el Presidente Constitucional de la República y sólo el 10 de enero se convertirá en un “usurpador”.

Si Nicolás Maduro será un “usurpador” sólo a partir del 10 de enero próximo ¿por qué la Asamblea Nacional ha perdido los últimos tres años tratando de derrocarlo? ¿Por qué lo desconoció como Jefe del Estado al día siguiente de instalarse en 2016 con Henry Ramos Allup como presidente? ¿Por qué han insistido en que Venezuela sea sancionada económicamente a escala internacional, han permitido como Poder Público que otros gobiernos intervengan políticamente en los asuntos exclusivos de los venezolanos y promueven una intervención militar?

El presidente Guaidó nos dice a los venezolanos y venezolanas y al presidente reelecto en unas elecciones en las que ellos prefirieron no participar que manda a decir el Grupo de Lima, que le dijo Mike Pompeo que le manda a decir Donald Trump que Maduro no se juramente y le “ceda” el poder a ellos, a los “muchachos del mandao”.

La prueba madre de que ni la oposición misma cree que eso va a pasar, ni los llamados radicales, es que eligieron por unanimidad a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea, quien, en el escenario de que Nicolás no se juramente, por mandato de la Constitución nacional sería el Presidente del país hasta que se convoquen unas nuevas elecciones ¿Y usted cree que Allup, Henrique Capriles, Manuel Rosales, Henry Falcón y el mismo Leopoldo López le van a dar ese regalito a Juancito si hubiera la más remota posibilidad de que el “usurpador” no “usurpe”? ni que fueran los Reyes Magos.

Es otra burla, sobre todo para los venezolanos que esperan que esa oposición haga realmente algo para cambiar la situación política del país. 

En los años 70 los venezolanos vieron 300 capítulos de la telenovela La Usurpadora con Marina Baura y Raúl Amundaray, por los vientos que soplan la oposición se propone montar ahora 365 capítulos de otro serpenteante culembrón: El Usurpador. ¡Un poquito de por favor!

]]>
<![CDATA[El miedo a la libertad, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-miedo-a-la-libertad-por-Asdrubal-Aguiar-20190108-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-miedo-a-la-libertad-por-Asdrubal-Aguiar-20190108-0013.html Al concluir el año he reunido, como obra de pedacerías: Diálogo con el miedo en Venezuela, la suma de mis crónicas durante el período que apaga sus ojos o apenas los cierra para que la luz del nuevo amanecer no deslumbre mientras se acostumbran. 

Escribiendo acerca de los desafíos del tiempo de esperanzas que se nos abre a los venezolanos, refiero, justamente, que el miedo que rige bajo la dictadura disgrega y para dominarlo reclama se le pongan rostros. 

Señalo la infertilidad de la unidad que se forja para cubrirnos los unos a los otros dado el mismo miedo y por ser el efecto de un agrupamiento signado por el instinto de la supervivencia o para superar el rigor del tiempo adverso; o para preservar un espacio de poder y dar rienda suelta a impulsos reflejos, como si la citada supervivencia fuese lo esencial a lo humano; que solo lo es en el reino animalia. 

Alguna vez dije que, durante los años previos a nuestra emancipación e independencia, en estos predios, nuestros ilustrados ponen de lado a Maquiavelo y prefieren leer a su enemigo, a Juan Botero, autor de La razón de Estado. Botero recordaba y se complacía en el rey que en tiempos de hambruna da ejemplo en sí y en su persona, y muestra pena y dolor sinceros por los sufrimientos de su pueblo. Lo que de suyo  implica ingenio, pero sobre todo juicio y rechazo cabal a quienes usurpan la virtud.  

No por azar, cuando nos llega la idea del partido, léase la necesidad de la opinión disonante que forma el juicio, la palabra partido es un “crimen en el diccionario de la servidumbre”. Espanta a los tiranos “y llena de pavor a los esclavos”. Así lo cuenta Francisco González Guinan en su Historia contemporánea de Venezuela, al comentar la Memoria que prepara la Sociedad Liberal de Caracas el año de 1845 y en la que trabajan José Manuel García, Manuel María Echandía y Antonio Leocadio Guzmán, por pedido de José de Iribarren y Manuel Larrazábal, cabezas del primer grupo opositor que conoce nuestra recién constituida República.

Se trata de un documento crucial, suerte de partida de nacimiento de nuestra modernidad política, explicativo del dilema inaugural que intenta resolverse una centuria después, en 1945, pero que aún hoy, de modo insólito, pasados casi 175 años, retrasa nuestra madurez democrática: “Los poseedores de la autoridad, queriendo perpetuarse en su ejercicio; y los gobernados, ansiando sustituirlos o cambiarlos… y los nuevos, a la vez, han propendido a la misma usurpación”. 

Así se explica, no de otra manera, la tendencia pendular y viciosa que nos atrapa hasta el momento. O vivimos bajo esclavitud los unos o nos mantenemos en permanente rebelión los otros. Nos resignamos a ser dominados, mientras acopiamos coraje para echar mano de la lanza o del fusil. Le tenemos miedo a la libertad, en pocas palabras, por no saber o no querer convivir con las disidencias.
Peleamos por el principio de la alternabilidad, ciertamente, pero por la alternabilidad dictatorial, no nos engañemos.

Y ¿por qué tantas dificultades para el goce de la libertad política entre nosotros?, se pregunta González Guinan: “Porque ella no puede existir sino como producto de la libertad de todo pensamiento y de toda voluntad legítima”. El respeto de los unos por los otros es su lapidaria respuesta. 

He celebrado, pues, que, en este momento crucial para Venezuela, mientras en lo interno aún abrimos y al momento cerramos los ojos para que la luz de la libertad anhelada no nos encandile, el Grupo de Lima, con ojos muy abiertos, nos aporta una agenda para resolver sobre la cuestión que nos mantiene en agonía, la dictadura criminal imperante. Mayor claridad, mejor precisión, más concreción, es imposible demandárselas a sus autores, quienes en lo adelante nos escrutan. 

No abundo sobre el contenido de la declaración. Es deber de todo venezolano leerla y hacerla decálogo propio, pues nos ayudará a superar el miedo a la libertad. 

Para que no haya miedo, como lo veo, precisa el Grupo que el gobierno y la administración del Estado los asuma transitoriamente el parlamento. A este debe transferirlo – si posible voluntariamente o forzado por la soberanía popular en acción o por la Fuerza Armada – quien lo ha confiscado al margen de la Constitución, Nicolás Maduro Moros. 

Mas, para asegurar que la Asamblea quede protegida y como defensa ante las persecuciones de las que puedan ser víctimas sus diputados, queriéndoseles doblegar ante el poder usurpado cuya existencia es constitucionalmente nula a partir del 10 de enero, el Grupo de Lima reconoce la legitimidad del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio. Su integridad, su independencia, su autonomía serán claves al efecto, según la opinión de los gobiernos, como consta en la declaración.

“Sólo a través del pleno restablecimiento de la democracia… se podrán atender las causas de la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa” Venezuela, reza la misma.

La unidad de ánimos diversos y en distintos grados, tantos como son necesarios y los reclama la conquista de la democracia, tiene un armador del juego, Juan Guaidó, nuevo presidente de la Asamblea Nacional. A tenor de sus primeras palabras, demuestra saber que el programa no es un hombre como lo ha sido hasta ahora. 
Que Dios y la patria velen por todos y para el bien de Venezuela, para que cese entre todos, finalmente, el miedo a la libertad.

]]>
<![CDATA[Análisis histórico de un desdichado “trino” del presidente Iván Duque]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-historico-de-un-desdichado-trino-del-presidente-Ivan-Duque-20190106-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Analisis-historico-de-un-desdichado-trino-del-presidente-Ivan-Duque-20190106-0039.html En Cartagena, emocionado por la visita del exjefe de la CIA, hoy canciller, Mike Pompeo, el presidente de Colombia Iván Duque, escribió en sus redes sociales: “Hace 200 años el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial, por lo que recibir hoy su visita nos llena de alegría y de honor, precisamente este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”.

El breve texto provocó una prolongada controversia en redes y medios digitales, con el autor como epicentro de críticas y burlas de una ciudadanía sorprendida más por los errores que por el enfoque subyacente en el mensaje.

Antes de pasar al análisis de la temática histórica en cuestión, necesito hacer dos aclaraciones previas: a) por un profundo respeto a todo cuanto implique nuestra gesta independentista, intentaré en todo momento alejarme de cualquier sarcasmo, aunque luzca tentador echar una chanza a semejante adversario; b) por las mismas razones éticas, tampoco entraré en calificar el nivel de los comentarios que he visto en el ciberespacio. Mi aporte en este debate se centrará en diseccionar el contenido del texto presidencial y ofrecer información documentada y verificada sobre la verdad histórica.

  1. Primera afirmación: “este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”. Se conmemoran 200 años del glorioso 1819, aquél primer Gobierno Bolivariano de Venezuela con sede en Angostura, a orillas del río Orinoco, desde el cual Simón Bolívar, visualizó, diseño, organizó y ejecutó con su directa dirección político-militar el paso de los Llanos, el salto de los Andes, las victorias de Pantano de Vargas y Boyacá, y la independencia de la Nueva Granada. Ciertamente, es El Libertador, en su condición de Presidente de la República de Venezuela, quien fue con sus tropas y sus recursos a libertar aquella amplia franja de territorio que había sido reconquistada por la bota colonial.

Este es el Bolívar que en 1815, luego de pacificar y liberar Bogotá, no fue apoyado por los generales de Cartagena para completar la misión libertadora. Es el Bolívar refugiado en el archipiélago caribeño, en el que sigue amasando con telúrica fuerza su máxima creación, su Colombia, y así lo anuncia con quenas y zampoñas en la Carta de Jamaica.

Es el Simón Bolívar que recibe —dos veces— el apoyo incondicional del General (¿padre fundador?) Petion. El 15 de febrero de aquel inmortal 1819, El Libertador pronuncia su Discurso de Angostura en el acto de instalación del Congreso de la República de Venezuela, síntesis de su ideario político hasta el momento, donde manifiesta sus grandes preocupaciones sobre la necesidad de constituir instituciones para una nueva sociedad basada en la igualdad, la estabilidad y la felicidad social.

Allí reafirma la estrategia emancipadora según la cual, mientras persista la presencia del ejército enemigo en el territorio, la prioridad fundamental es la victoria militar sobre el invasor. No dudó en reiterar su convicción más anhelada, que la unión de Venezuela y la Nueva Granada —“el voto (o deseo) de los ciudadanos de ambos países”— dieran origen a un nuevo Estado llamado Colombia, que sería “la garantía de la libertad de la América del Sur”.

  1. así quedó plasmado en la segunda Carta Magna de Venezuela, sancionada en diciembre de 1819. Tal es el parto de la Colombia original, la de Bolívar y su pueblo.2) Segunda afirmación: “el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial”. Esta afirmación pudiera adolecer de dos extremismos: exceso de ignorancia de la historia y/o exceso de (es difícil decirlo sin calificar) obsequiosidad pro estadounidense (¿o servilismo, pitiyanquismo, malinchismo, santanderismo?).

Hace doscientos años el único Padre Fundador crucial para “nuestra independencia” fue Simón Bolívar, y en su nombre van implícitos los de Antonio Nariño y Rafael Urdaneta, Antonio José de Sucre y Camilo Torres, Lara y Zea, Silva y Girardot, Manuela Sáenz y Josefa Camejo, Ana María Campos y la señora que recibió al Libertador en Bogotá tras el triunfo de Boyacá: “¿Volviste? Bendito seas fantasma”; y miles anónimos que se sembraron en la inmensa trepidación de las luchas por un mundo mejor. Los presidentes y el pueblo deberíamos saber que la Independencia de Nuestra América se logró a pesar de Estados Unidos.

Thomas Jefferson señalaba por allá por 1786: “Nuestra Confederación debe ser como el nido desde el cual toda América, así como la del Norte como la del Sur, habrá de ser poblada. Mas cuidémonos (…) de creer que interesa a este gran Continente expulsar a los españoles. Por el momento aquellos países se encuentran en las mejores manos, y sólo temo que éstas resulten demasiado débiles para mantenerlos sujetos hasta que nuestra población haya crecido lo suficiente para írselos arrebatando pedazo a pedazo”.

Ese es el mismo Thomas Jefferson, que en 1806 negó el apoyo al venezolano Francisco de Miranda, quien sirvió con las armas a la independencia de Estados Unidos y es el autor de la original Colombeia como denominación genérica del continente una vez liberado del yugo colonial hispano. Desde 1804, las fauces del “destino manifiesto” se asomaban en John Adams: “La gente de Kentucky está llena de ansias de empresa y aunque no es pobre, siente la misma avidez de saqueo que dominó a los romanos en sus mejores tiempos. México centellea ante nuestros ojos. Lo único que esperamos es ser dueños del mundo”.

Ya el 10 de diciembre de 1810, los Estados Unidos esbozaron el cinismo como estrategia hacia las repúblicas nacientes en doloroso parto de guerra. En resolución conjunta del Congreso yanqui, queda demostrada su hipocresía utilitarista: “los revolucionarios de Hispanoamérica enfrentarían solos el poderío español y cuando hubieran alcanzado la independencia, si la alcanzaban, los Estados Unidos concurrirían entonces a exigirles lo que debía corresponderles. Como pago, accederían al reconocimiento”.

Tempranamente, en junio de 1810, Juan Vicente Bolívar, hermano del Libertador, está en Baltimore al frente de una delegación especial que busca el reconocimiento de Venezuela. Igual gestión fue a realizar por Cartagena, Manuel Palacio Fajardo; ambas fracasaron.El 29 de octubre de 1812, James Monroe, siendo Canciller, sostuvo: “Los Estados Unidos se encuentran en paz con España y no pueden, con ocasión de la lucha que ésta mantiene con sus diferentes posesiones, dar ningún paso que comprometa su neutralidad”.En 1813 Manuel García de Sena intentó lograr de las autoridades de Washington colaboración con Venezuela y Nueva Granada, con el argumento de tener “no sólo comunes principios ideológicos y sentimentales de filantropía, sino también el interés bien entendido”.

La respuesta fue una bofetada con guante de nieve: “Estamos en paz con España”. El 20 de agosto de 1815, Pedro Gual, en un intento más de diplomacia de altura, escribe a William Thornton: “nuestros intereses como americanos son los mismos. Vemos a este país como aun no corrompido por las intrigas de los Gabinetes europeos, los vemos como hermanos. Declarad al mundo que vosotros abiertamente protegéis nuestra independencia”.

La actitud fue igual de sangre fría a la manifestada en 1813.Bolívar escribía con ingenuo dolor en 1815 en la Carta de Jamaica: “¡Cuán frustradas esperanzas! No sólo los europeos, sino hasta nuestros hermanos del Norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda que por su esencia es la más justa, y por sus resultados la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos”.Pero la dirigencia estadounidense está muy clara en sus intereses, que en casi nada coinciden con los Libertadores de Hispanoamérica. El 3 de marzo de 1817, el presidente James Madison, consigue del Congreso la aprobación de una nueva ley de “neutralidad”, que vino a reforzar la más artera conspiración contra la “contienda más justa” que libraban las huestes bolivarianas. La máscara se develó cuando corsarios yanquis violaron flagrantemente la tal “neutralidad”, contrabandeando armas, municiones y bastimentos para el ejército colonialista español; el gobierno estadounidense acudió presuroso y amenazante a protegerlos de las justificadas quejas patrióticas.“El conflicto no presenta el aspecto de una rebelión o insurrección, sino más bien el de una guerra civil entre partidos o bandos cuyas fuerzas están equilibradas y que son mirados sin preferencia”, afirmaba el Mensaje al Congreso del 2-12-1817.

Pero la verdad histórica persigue a los farsantes: “Cuando el gobierno republicano de Venezuela dispuso —por decreto del 6 de enero de 1817, publicado incluso en los Estados Unidos— el bloqueo de Guayana y Angostura, los buques mercantes norteamericanos hicieron caso omiso y burlaron sistemáticamente el bloqueo. En ese mismo año fueron capturadas por las fuerzas marítimas de Venezuela las goletas norteamericanas Tigre y Libertad, cuando llevaban recursos bélicos a los realistas”.

Este hecho dio pie a un duelo epistolar de antología. El 20 de agosto de 1818, El Libertador Simón Bolívar escribe al agente gringo Bautista Irvine: “Si es libre el comercio de los neutros para suministrar a ambas partes los medios de hacer guerra, ¿por qué se prohíbe en el Norte? ¿Por qué a la prohibición se le añade la severidad de la pena, sin ejemplo en los anales de la república del Norte? ¿No es declararse contra los independientes negarles lo que el derecho de neutralidad les permite exigir? La prohibición no debe entenderse sino directamente contra nosotros que éramos los únicos que necesitábamos protección. Los españoles tenían todo cuanto necesitaban o podían proveerse en otras partes… Mr. Cobbett ha declarado en su semanario la parcialidad de los Estados Unidos a favor de la España en nuestra contienda. Negar a una parte los elementos que no tiene y sin los cuales no puede sostener su pretensión cuando la contraria abunda en ellos, es lo mismo que condenarla a que se someta, y en nuestra guerra con España es destinarnos al suplicio, mandarnos a exterminar”. Tal fue la conducta de Estados Unidos con el Gobierno de Venezuela, en momentos que se preparaba para ir a libertar a nuestros hermanos de la Nueva Granada.

Bolívar, que es con la pluma tan certero como con la espada, y ante las groseras insistencias del norteño, descarga su viril patriotismo al agente Irvine: “protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie el Gobierno y los derechos de Venezuela.

Defendiéndonos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.Como se puede constatar, si hubo un Padre Fundador crucial que defendió hasta lo indecible el honor y la libertad de nuestras naciones. Este Padre Libertador previó todos los detalles: desde los mil fusiles con que armó la vanguardia en el Casanare, hasta la carne con que se alimentaba la tropa; desde el diseño en secreto del plan “Boyacá”, hasta las instrucciones más minuciosas a sus subalternos. Así llegó, hace dos siglos, el Presidente de Venezuela desde las postrimerías del Orinoco a las andinas ondulaciones de Cundinamarca a darle vida a su sueño. Así nació Colombia.

El suceso con las goletas Tigre y Libertad, dio luces a Bolívar sobre las verdaderas intenciones de Estados Unidos. El 25 de mayo de 1820, escribe a José Tomás Revenga: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros: ya ven decidida la suerte de las cosas y con protestas y ofertas, quien sabe si falsas, nos quieren lisonjear para intimar a los españoles y hacerles entrar en sus intereses…no nos dejemos alucinar con apariencias vanas; sepamos bien lo que debemos hacer y lo que debemos parecer”.

Sobre su otra gran creación, el Congreso de Panamá, le advirtió a Santander el 21 de octubre de 1825: “No creo que los americanos deban estar en el Congreso del Istmo. Jamás seré de opinión que los convidemos a nuestros arreglos americanos”.El vicepresidente burló esas instrucciones y se frustró aquel plan genial de equilibrio geopolítico y emancipación.La parcialización antibolivariana de la elite de Estados Unidos, seguía permitiendo aún en 1826, que los barcos norteamericanos introdujeran contrabando de armas para los realistas; y Bolívar se lo comunicó el 13 de junio de ese año a Santander: “yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos (norte) americanos que frecuentan las costas; son capaces de vender Colombia por un real”.

Pudiéramos afirmar que, antes que El Libertador vislumbrara esa amenaza para nuestros pueblos, ya las elites políticas de Estados Unidos tenían claro que debían combatir —en las sombras— a Bolívar. Los gringos no descuidaron un minuto la gesta bolivariana, ni menos ahorraron artimañas entorpeciéndola para impedir su éxito total.Es uno de los hallazgos más complicados de mi investigación sobre la Doctrina Bolivariana. Los Estados Unidos convirtieron en política de Estado al más alto nivel, los planes encubiertos contra la gesta de Simón Bolívar y sus camaradas. No en vano se involucraron los secretarios de Estado y los propios presidentes de aquel peligroso país, haciéndole seguimiento minucioso a nivel continental, para lo cual inauguraron su sistema de inteligencia integrado por ministros plenipotenciarios, cónsules y otros funcionarios, comerciantes, y los infiltrados que lograban captar entre criollos envidiosos y avaros.

Dos asuntos claves que confrontan la posición gringa al proyecto de Bolívar: la ambición expansionista de USA sobre territorios antes españoles, frente a la doctrina bolivariana de la independencia y unión; el otro, la abolición de la esclavitud, frente al interés gringo de mantenerla.En términos coloquiales, podríamos afirmar que Estados Unidos dedicó su “batería pesada” contra Bolívar; nombres como John Quincy Adams, Henry Clay, James Monroe, Willian Harrison, Joel Poinsett, Willian Tudor, entre otros, todos de la alcurnia de la nación norteña, aparecen involucrados en la trama dirigida a hacer fracasar el plan bolivariano, único que garantizaba la verdadera independencia y fortalecimiento de las nacientes repúblicas latinoamericanas.

Las causas de ese odio, se pueden leer en parte en la carta de 1827 del agente de EU en España, Alexander H. Everett: “Difícilmente podría ser la intención de EU alentar el establecimiento de un despotismo militar en Colombia y Perú, cuyo primer movimiento sería establecer un puesto de avanzada en la isla de Cuba. Si Bolívar realiza su proyecto, será casi completamente con la ayuda de las clases de color; las que naturalmente, bajo esas circunstancias, constituirían las dominantes del país. Un déspota militar de talento y experiencia al frente de un ejército de negros no es ciertamente la clase de vecinos que naturalmente quisiéramos tener”.

Otro de estos “diplomáticos” con funciones conspirativas, el coronel Willian Henry Harrison, quien en 1829 era el representante de los Estados Unidos en Bogotá, fue tan injerencista en los asuntos internos de Colombia, con sus descaradas intrigas antibolivarianas, que hubo de ser declarado persona no grata; a su regreso a Washington, lo premiaron con ascenso a general, y luego fue electo presidente de los Estados Unidos. ¿Cuáles serían esos servicios tan preciados que había prestado a los gestantes intereses imperialistas? Habría que ahondar en los preparativos de la “Noche Septembrina” y el “Crimen de Berruecos”.

Ese año de 1829, en Guayaquil respondiendo cartas a sus subalternos y amigos, Bolívar, angustiado por la situación de ingobernabilidad que acecha las nacientes repúblicas, le dice a Patricio Campbell el 5 de agosto: “y qué no harán los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad…”.

Predicción consumada que se ha pretendido borrar de los archivos. “Durante algún tiempo han fermentado en la imaginación de muchos estadistas teóricos los propósitos flotantes e indigestos de esa Gran Confederación Americana”, decían en instrucciones que el 27 de mayo de 1823 impartieron a Richard C. Anderson, ministro de Estados Unidos en Bogotá. Recordemos que fue apenas el 8 de marzo de 1822, tras doce años de enviar agentes diplomáticos y tenaces esfuerzos, que los EU reconocieron la independencia de Colombia (la original); mientras que Texas fue reconocida al año, y Panamá a los tres días.

Pero con nuestras repúblicas soberanas nacidas de la revolución que condujo El Libertador Simón Bolívar, todavía se dieron el tupé de expresar en carta de John Quincy Adams al ministro español ante el gobierno de Estados Unidos: “Por el hecho del reconocimiento, no se ha de entender que hemos de impedir a España que haga cuanto esté de su parte por restablecer en las colonias el imperio de su autoridad”.

Espero que estos apuntes sean útiles al hermano pueblo colombiano, y que alguna mano amiga los acerque al Presidente Duque, que nunca está demás un esfuerzo adicional por rescatar la historia más admirable que se haya escrito en todos los tiempos.

]]>
<![CDATA[Vida o muerte, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vida-o-muerte-por-Luis-Britto-Garcia-20190108-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vida-o-muerte-por-Luis-Britto-Garcia-20190108-0022.html La vida no puede resolver su propio enigma, pero es la única capaz de plantearlo. En catorce mil millones de años, la docena de partículas elementales que constituyen los 127 elementos de la Tabla Periódica forman algunas combinaciones estables; en un cosmos que tiende al desorden de la entropía se articulan combinaciones que autoregulan  su orden, en un mundo donde todo es efímero algunas combinaciones tienden a propagarse.

Misterio mayor que el de la mezcla interactiva de los elementos que componen la vida es  su instinto de conservación. Las combinaciones que propenden a permanecer estables perduran, las que no, desaparecen. Las que tienden a propagarse subsisten, las que no, se desvanecen.¿Quién explicará el reloj biológico? ¿Por qué ese suicidio que llamamos vejez ocurre en cada especie en un tiempo determinado y según una agenda? ¿Depende el reloj biológico, como tantas cosas, de una mutación? ¿Por qué no se ha producido la mutación de la eternidad? Nada más inviable que una criatura inmortal. El cambio incesante del entorno terminaría por descartarla. Sólo la transformación sostiene la vida; la renovación continua  procede al precio de la muerte constante de esos ropajes que llamamos cuerpos. 

Quizá no somos más que ramificaciones perecederas de un único organismo inmortal, el árbol filogenético, que se multiplica, muta, se entredevora y parcialmente se extingue a lo largo del tiempo en un proceso que no sabemos si tendrá fin. 

Sin embargo, la combinatoria incansable parecería preparar seres inmunes al envejecimiento. Langostas, elefantes, cotorras sobrepasan largamente el siglo. Erizos rojos del Pacífico y galápagos exceden los doscientos años. La ballena de Groenlandia puede sobrevivir dos centurias; el tiburón de la misma zona, el doble. La almeja Ming llega al medio milenio. Los pinos longevos superan los 5.000 años. La esponja del Antártico excede el milenio y medio de vida. Las hidras permanecen jóvenes por siempre. 

Las medusas  Turritopsis Nutrícola revierten  el envejecimiento y reconvierten los adultos maduros en pólipos jóvenes indefinidamente. Mientras la naturaleza juega a la inmortalidad, se afilan cuchillos para hacer pasar por las puertas de la muerte a nuestro efímero ser, nuestro vulnerable país, nuestra perdurable especie. 
Defendamos la vida que es, según Gabriel García Márquez, lo mejor que se ha inventado.

]]>
<![CDATA[La encrucijada, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-encrucijada-por-Maryclen-Stelling-20190108-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-encrucijada-por-Maryclen-Stelling-20190108-0019.html Es prácticamente una obligación ¿moral? comenzar el año  presentando elaborados pronósticos supuestamente racionales, que compiten con  predicciones, profecías,  augurios, vaticinios, presentimientos e intuiciones sobre el destino del país durante el 2019.
 Tarea futurista en la que se funden y confunden razón, subjetividad y clarividencia.

En el clima nacional bullen las pasiones engendradas y cultivadas a la luz de la profunda crisis multidimensional con la que nos abrimos al nuevo año.  Tránsito en el que parece comandar la política del miedo y una fecha clave: el próximo 10 de enero…

Prisioneros y prisioneras de polaridades que se debaten entre la rabia y la esperanza, es difícil tomar distancia de la propia subjetividad de la vida diaria. En la situación actual es realmente complicado despojar la experiencia y la vivencia de las cargas afectivas y emocionales. Miedo, rabia, indignación, ansiedad, esperanza se hacen presentes en la cotidianidad ciudadana; aun cuando también juegan, “sin querer queriendo”, un importante  papel en planteamientos de analistas y pronósticos extrasensoriales de clarividentes.  

En la inmediatez -y a pesar de la crisis actual-  afrontamos el reto de construir, rescatar o potenciar la esperanza, la ilusión, el optimismo, la fe, la certeza, la seguridad, la certidumbre con miras a enfrentar el futuro del país y, muy especialmente,  las expectativas de la indefensa ciudadanía.  

Las pasiones son absolutamente necesarias y determinantes para cualquier proyecto político.    Ello plantea una suerte de pedagogía política de la esperanza en contraposición al generalizado uso político del miedo, que intencionalmente pretende reducir a la ciudadanía a una suerte de polaridad afectiva: pasividad y conflicto. 

¿Nos estamos convirtiendo en una sociedad presa del miedo, desesperanzada, pasiva, melancólica? ¿A la espera de que el conflicto se resuelva en otras instancias ya sean nacionales o internacionales?  Compartimos con estudiosos del tema el potencial revolucionario de las pasiones en un contexto de crisis y a pesar de la crisis.  

Durante el 2019 debemos transitar un difícil camino de la mano de la razón y la pasión, el miedo y la esperanza a la luz de un claro y consistente proyecto político/económico.
 

]]>
<![CDATA[10 de Enero:La Patria Exhausta]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-EneroLa-Patria-Exhausta-20190105-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/10-de-EneroLa-Patria-Exhausta-20190105-0040.html  

 

Este 10 de enero se consumará un acto más en el camino de la deslegitimación de nuestro sistema político, y la entrega de las riquezas fundamentales de nuestro país.

 

Luego de estos seis años de retroceso sin precedentes, la Patria está exhausta, debilitada, desmoralizada, desmovilizada. Sus fuerzas morales callan, el miedo es la norma, las otrora fuerzas progresistas se escabullen, esbozan una mueca de sonrisa y aplauden, desde su pequeña parcela de confort, cualquier astucia de su nuevo “jefe”.

 

Como están las cosas y después de la devastación de este período de gobierno infame, al ciudadano de a pie poco le importa la política en el país, como se reflejó claramente en los altísimos niveles de abstención de la última parodia electoral.

 

Nuestro pueblo volvió, derrotado y decepcionado, a sus “ghettos”, a sobrevivir en sus barrios, en los campos abandonados, en la selva violentada, cruzan Los Andes desterrados por el hambre y la violencia. Vuelve al silencio que impone la nueva oligarquía al mando en el país.

 

Atrás, muy atrás, quedó sepultado el sueño de la posibilidad de una revolución bolivariana, chavista, que fuese capaz de transformar el destino de nuestra atribulada patria.

 

De este período, el madurismo solo puede mostrar algo concreto: cual Herodes, ha liquidado el proceso bolivariano y retrogradado el país a niveles de pobreza, exclusión, desigualdad y dependencia impensables hace tan solo seis años, los peores de nuestra historia republicana.

 

Decía el profesor Giordani en su último escrito, que hemos retrocedido a niveles de 1830. Le creo, y es un elemento más por los que tendrá que responder la dirección de este gobierno, ante el tribunal del pueblo y de la historia.

 

En el camino han quedado, sacrificados en el altar de la nueva élite que se erige como dueña del país, la propia Constitución de 1999, sus conceptos de Democracia Participativa y Protagónica; la Plena Soberanía Petrolera, los Artículos 302 y 303 que la consagran; los objetivos históricos del Plan de la Patria; los objetivos de justicia social; desarrollo social, político y económico del país; las Misiones Sociales; la defensa de nuestra soberanía económica, territorial, jurisdiccional; en fin, ha quedado en el camino el sueño y el futuro de todo un pueblo.

 

Las caras de Judas son varias, la traición tiene diversos rostros, de los que han ejercido el poder o incidido en la acción del gobierno. Los que han actuado directamente, saben lo que hacen, han actuado con alevosía, con saña, con hambre vieja, con rencores y complejos. Han desmantelado, de la manera más brutal y artera, todo el legado que nos dejara el Comandante Chávez, el proyecto que movilizó y emocionó a todo el país.

 

Se aprovecharon de la tragedia de su muerte para hacerse del poder, utilizando su nombre, usurparon el poder originario del pueblo y descargaron contra nuestro país lo peor de sí mismos: la ética del pranato se ha impuesto como conducta política y con ella, el atropello, la violación de los derechos humanos, de los derechos fundamentales del ciudadano, la pérdida del Estado de Derecho y de cualquier atisbo de decencia y escrúpulos, en el manejo de los asuntos del Estado.

 

En lo personal, ya no me importa cómo catalogar a este gobierno, ni tratar de seguir convenciendo a los insensatos que apoyan o excusan este estado de cosas. Ellos, tal como Mephisto, tendrán que salir de su propio infierno, donde están condenados por haber abdicado en su responsabilidad de defender los intereses del pueblo por encima de cualquier cosa.

 

Suficientes elementos existen para demostrar que Maduro es el responsable de este desastre. La realidad es apabullante, solo alguien que haya perdido los escrúpulos puede seguir diciendo al pueblo que esta situación es producto de una “guerra económica” y pedirle que siga aguantando, mientras es evidente que entregan la Patria y que imponen el paquetazo más antipopular y antinacional de nuestra historia.

 

El madurismo cuenta con un coro de aduladores, oportunistas y personajes de lo más bajo de la política: un aparato proto fascista, con la estructura mental del pranato, que se encarga de perseguir, señalar, atacar, desprestigiar y hasta cambiar la historia y los hechos, con tal de extinguir, apagar, perseguir cualquier posición de cuestionamiento al desastre actual; sobre todo, si el mismo proviene o se hace desde el campo bolivariano. Esto y el uso de la violencia y persecución es lo único que explica el silencio de tantos patriotas honestos, pero que están entrampados en este mar de contradicciones.

 

El madurismo cuenta con el silencio y complacencia de intelectuales, periodistas, otrora voces combativas, defensores valientes de los derechos humanos, de fina pluma que hablaban de revolución y socialismo, y hoy callan con una indiferencia que espanta y que le hace un daño tremendo a los ideales que alguna vez defendieron, al pueblo que está aturdido y busca orientación en sus referentes de siempre.

 

Nuestro pueblo no puede seguir condenado a la tragedia de Sísifo, sólo porque los dirigentes no están a la altura de su nobleza, de su historia heroica.

 

Por eso le hablo al pueblo, a todos los ciudadanos, al que apoyó a Chávez y al que apoyó a la oposición, al humilde, trabajador, profesional, estudiante, ama de casa, campesino, soldado, ex combatiente guerrillero, Misionero, al de la Comuna, al de la Asociación de Vecinos, al profesor, maestro, jubilado, productor del campo, industrial, funcionario de la Administración Pública, le hablo a esos millones de muchachos que no encuentran explicación al estado de calamidad que se vive en el país, a la situación deplorable en la que se encuentra la Patria, a los que han tenido que abandonar a sus seres queridos, los que han perdido algún familiar o amigo en medio de la violencia social, la violencia política o por no conseguir el medicamento a tiempo. Te hablo a ti.

 

La clase política, la nueva y la vieja, la que ha pactado o no, carece de credibilidad, ha perdido toda capacidad de movilizar a sus bases sociales y políticas. No hay argumentos, no hay diferencias sustanciales. Todos estamos cansados de su corta visión política, que no va más allá de sus propios intereses personales o grupales.

 

Existe en el país un grave problema de liderazgo y credibilidad. El país está exhausto, harto de tanta vagabundería, trampa, incapacidad, de los pactos y componendas. La clase política solo promueve el odio, la intolerancia, es más de lo mismo. Es la cloaca de la política y el fascismo, la que se ha instalado como forma de actuación política en el país.

 

Se ha impuesto el escenario de la aniquilación del contrario, solo que es una disputa entre factores o, más bien, facciones del mismo capitalismo atrasado, dependiente, expropiador del trabajo y de las riquezas de la Patria.

 

Unos pujan por seguir con este desastre, en un nuevo pacto con factores de la oposición tradicional, en cuanto que, los más violentos, no aceptan pacto con la élite del madurismo, sino que propugnan una intervención extranjera.

 

Ambos grupos en pugna, saben que únicamente los Chavistas-Chavistas, los Chavistas-Bolivarianos, seremos capaces de rescatar a nuestro país de este abismo, que somos los que tenemos la posibilidad y fuerza moral para reunificar a nuestro pueblo y conducirlo para pasar esta tormenta.

 

Por eso nos persiguen, nos exilian, nos encarcelan, es algo en lo que se han puesto todos de acuerdo: extirpar al Chavismo del ideario popular, por eso la saña con la que han actuado en contra nuestra, en contra de los trabajadores de PDVSA, de los militares Patriotas, en contra de los programas, Misiones e instituciones creadas durante el gobierno Revolucionario del Presidente Chávez.

 

Nuestra Patria está exhausta, no puede más. Nos encontramos en un momento de debilidad tan peligroso que podemos estar al borde de una guerra, bien sea por una agresión externa o por una confrontación militar con Colombia, provocada por el gobierno en busca de una válvula de escape-muerte a la crisis creada por ellos mismos.

 

Pero la debilidad de la Patria, su colapso institucional, político, económico y militar, también nos hace presa fácil de los intereses transnacionales, sean del país que sea. No hay transnacionales ni imperialismos buenos o malos.

 

Ellos siempre tendrán el interés de expropiarnos nuestras riquezas, nuestros recursos naturales. No les importa nuestro desarrollo, más que no sea el de un modelo dependiente, periférico, que facilite su trabajo de expropiación de nuestras riquezas.

 

De ésto ya tuvimos más de setenta años de experiencia transnacional cuando saquearon nuestro petróleo durante todo el siglo XX y nos dejaron instalado el modelo rentista petrolero, con una economía atrofiada y la inmensa pobreza y exclusión de nuestro pueblo.

 

Lo he advertido con los medios de los que dispongo, mi conocimiento, palabra y escritos. Están entregando al país, están entregando nuestra riqueza fundamental: el petróleo y el gas, las únicas que podrán sacarnos de esta crisis.

 

Han tratado de descalificar mis advertencias, mis alertas. Me han acusado, ofendido, vilipendiado, me persiguen. Han tratado de sepultar mi palabra en una andanada de mentiras, sin éxito. A pesar de este linchamiento, tengo mi moral y mis fuerzas intactas, no les temo ¡prepárense los enemigos de la patria, que no me callarán!

 

Todas las mañanas me levanto, muy temprano, lavo mi rostro, veo mis cicatrices de batalla, reviso mi alma, organizo mis pensamientos, sonrío, me mueve mi compromiso con el país, con el pueblo, con mis principios, estoy vivo para cumplir con mi deber: continuar luchando.

 

He ocupado las más altas responsabilidades en la conducción del Estado Venezolano, en el Gobierno del Presidente Chávez, de su política petrolera, he participado de tantas batallas junto al pueblo, los trabajadores, con un equipo de patriotas, hombres y mujeres comprometidos en la conquista de nuestra Plena Soberanía Petrolera, para derrotar la exclusión social, la injusticia, para defender los intereses de la Patria y nuestras conquistas políticas, económicas y sociales, que no podemos rendirnos.

 

Conozco tanto al país y sus fuerzas activas, transformadoras, tenemos un equipo con ideas claras de cómo salir de este desastre, qué hacer, cómo hacerlo, con quién hacerlo, un equipo de experiencia en la conducción exitosa del sector petrolero, el factor clave en la recuperación del país, que no podemos cansarnos, nadie puede rendirse.

 

En comunicación permanente con el país, recibo cientos de mensajes por todas las vías, reviso los medios especializados y constato con indignación que todo lo que he advertido se ha venido cumpliendo. Entre la indolencia y el caos creado por el madurismo, entregan la Patria y nuestra posibilidad de recuperarla. Entregan el futuro.

 

Hoy nuestra soberanía está siendo violada de hecho por las transnacionales petroleras que operan a sus anchas en las aguas territoriales del Esequibo en disputa con Guyana.

 

Entregaron el Gas de la Patria que recuperamos para nuestro país, que logramos explorar, perforar, probar sus inmensos volúmenes, hicimos grandes inversiones y construimos cientos de kilómetros de tuberías y costosas infraestructuras marinas. Ahora se entregó a las transnacionales. No habrá gas para el país.

 

Entregaron el manejo de todo el gas del Oriente del país a las transnacionales. Entregan nuestra infraestructura de procesamiento, manejo y despacho de petróleo. Maduro invita a las transnacionales a que “vengan a salvar el país”. Se llevaron presos a los muchachos de PDVSA en oriente, para que ahora vengan las transnacionales.

 

Advertí que entregaban la Faja Petrolífera del Orinoco. Ello ha sucedido sin que nadie diga o haga algo. Para ello utilizaron la Sentencia 153 del TSJ y a la ANC. El petróleo que tanto sacrificio nos costó recuperar, años de juicios internacionales con la Exxon Mobil y con la Conoco Phillips, juicios que ganamos después de años de trabajo. Entregaron las “joyas de la corona” a las transnacionales petroleras Chinas y Rusas. Nada de ésto era necesario, sólo conveniente para sus propios y mezquinos intereses.

 

Advertí que el Decreto 3.368 era ilegal y sería utilizado para violentar la Ley Orgánica de Hidrocarburos. Han entregado los mejores campos petroleros, otrora operados por PDVSA, a contratistas privados de “servicios petroleros”. Son las empresas del madurismo, de los mismos que les manejan todos los negocios a la nueva élite. Se han firmado, que se sepa, al menos 14 “contratos de servicios”, en una mala copia de la apertura petrolera.

 

Ahora nos sorprendemos con otra noticia más, la de una agencia de prensa internacional que publica la nota de prensa de una nueva empresa: “EREPLA Services”, nueva socia de PDVSA, empresa desconocida a la que Quevedo le ha entregado, de forma privada, nada más y nada menos que por 25 años, renovables por 15 años más, los campos Rosa Mediano y Tía Juana, que eran operados directamente por PDVSA.

 

Esta nueva empresa, creada únicamente para este “negocio”, registrada en Delaware, EEUU, de capital nigeriano y norteamericano, donde entre sus socios está Sargeant Marine, empresa transnacional que tenía el monopolio del manejo de nuestro asfalto con la vieja PDVSA, habla con toda la autoridad del que lo han hecho sentir jefe o dueño del país.

 

El acuerdo otorga a EREPLA Service “la administración diaria de la producción, comercialización y explotación del petróleo producido bajo este acuerdo”... PDVSA mantiene el control sobre el “Plan” de la transnacional y “supervisa” a la misma. Qué eufemismo!

 

Según el despacho de prensa, “EREPLA Service” no sólo se atreve a calificar los contratos petroleros del período Chavista, léase de nuestra Plena Soberanía Petrolera, como un modelo “corrupto” (lo cual no hace sino repetir el discurso de maduro), sino que indica que la sociedad cumple con las leyes norteamericanas y solicitará la autorización a las agencias de ese país para su contrato (obsérvese que no solicita la autorización de ninguna autoridad del Estado venezolano).

 

Por otra parte, asegura que dichos contratos están hechos “de acuerdo a los estándares de los contratos norteamericanos de petróleo” (pareciera que el gobierno renunció completamente a su soberanía), indican que las regalías del 33.33% serán canceladas por PDVSA y que sus operaciones están exentas de cumplir con las leyes laborales y de contenido nacional venezolano. Es decir, que ni siquiera pagarán las regalías, que es lo mínimo que se les exige en su propio país.

 

Otro contrato suscrito por Quevedo con otra empresa del mismo grupo, llamada “EREPLA Trading”, garantiza que ellos comercializarán la producción de petróleo (en clara violación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos que establece que solo PDVSA puede vender nuestro petróleo) por 25 años, nuevamente prorrogables por 15 años más, y que, además, ellos garantizan el manejo de los ingresos de esa venta de “manera transparente”, sin injerencias del Estado venezolano, cumpliendo con los términos de las sanciones impuestas al país.

 

La nefasta Apertura Petrolera quedó en pañales, ésta es la peor entrega en la historia petrolera de nuestro país, Maduro y Quevedo tendrán que rendir cuentas por entregar activos de todos los venezolanos y ceder nuestra soberanía sobre el manejo de nuestro petróleo, en violación de nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos y de la Constitución en sus artículos 302 y 303. ¿Qué dirá ahora la ANC, tan sensible a lo que se denuncie de Quevedo?

 

Del madurismo se puede esperar cualquier cosa, pero sinceramente, no entiendo cómo, un oficial de nuestra Fuerza Armada Bolivariana puede incurrir en tal acto de violación a nuestra soberanía y nuestras leyes, de traición a la Patria. Ésto habla por sí mismo, de la descomposición de nuestra institución, antes baluarte del pensamiento bolivariano.

 

Pero es bueno que sepan todos los que están comprometiendo la Patria y los que se aprovechan de estas “gangas” del madurismo, que éstos son contratos NULOS DE TODA NULIDAD, están VICIADOS DE NULIDAD ABSOLUTA, por lo que, ningún tribunal nacional o extranjero podrá nunca considerar que produzcan efecto alguno.

 

Un acto, un contrato nulo no es convalidable, no es corregible, no es solucionable. No tendrá nunca efectos ni hacia el pasado, ni hacia el futuro. Así lo establece no solo nuestra Constitución, sino el Derecho todo, el de cualquier país, también el de esas empresas. Además cuando tengamos un gobierno decente, estos contratos se cancelarán y se resarcirán los daños causados a la Patria.

 

En mi artículo la gallina degollada, hacía referencia a un hecho que hoy está claro: para derogar nuestra política de Plena Soberanía Petrolera y entregar el petróleo, maduro necesitaba destruir a PDVSA, extirpar de su seno el pensamiento Chavista, los dirigentes petroleros y cualquier vestigio de nuestra política revolucionaria en el manejo soberano de nuestros recursos.

 

Cayó PDVSA y la política petrolera del Comandante Chávez sin que nadie hiciese nada por defenderla. He allí la razón de la debacle económica del país. No me vengan ahora con la pendejada de la “guerra económica”.

 

Por eso es que a maduro no le importa tener secuestrados a más de cien gerentes y trabajadores petroleros, ni le importa que se mueran, porque cuando ellos o los que estamos exiliados, podamos hablar al país, se podrá saber la verdad del crimen y la entrega de Maduro.

 

Se persigue y encarcela a los trabajadores de PDVSA, secuestrados políticos, acusados de cualquier cosa que se le ocurra al fiscal, con el propósito deliberado de descabezar a los cuadros técnico-políticos que condujimos la empresa durante el gobierno del Presidente Chávez.

Los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares.

 

Pero es que a Maduro no le importa que los muchachos mueran en la cárcel, ni que tengan un juicio, porque el día que ellos puedan hablar, le dirán a todo el país, cómo destruyó PDVSA, qué cosas les obligaron a hacer, para favorecer a sus grupos de poder, a sus grupos económicos.

Ésto entre muchas más cosas que Maduro no quiere, no le interesa, que salgan a la luz pública.

 

La supuesta lucha de Maduro y su fiscal pantallero contra la “corrupción”, es una farsa, un Falso Positivo que solo creen los sectores interesados en tomar PDVSA y sus medios de comunicación. La descalificación y el linchamiento moral contra los trabajadores petroleros ha sido una manera cruel, la única que podían utilizar para descabezar a PDVSA, la otrora “Roja Rojita” y ahora entregarla a sus socios privados. PDVSA, la empresa que alguna vez fue del pueblo, está siendo rematada.

 

Este contrato firmado en secreto con “EREPLA Services” y “EREPLA Trading”, no es más que la punta del iceberg de lo que está sucediendo con nuestra política Petrolera y nuestra empresa nacional PDVSA. La destrucción de PDVSA es responsabilidad directa de Maduro, el problema de PDVSA está en Miraflores porque lo que siempre ha estado en disputa en el país es la “cuestión petrolera”

 

Existen mil razones sagradas para luchar contra este gobierno infame. Hoy el madurismo ríe y “no pierde ninguna oportunidad” de aprovecharse del poder que han usurpado al Pueblo. Pero resulta que no es más que una mueca, un accidente, el peor gobierno de nuestra historia, una desgracia para el país, que sabremos superar.

 

Este gobierno, que pretende perpetuarse en el poder, no solo debe renunciar, sino que deberá rendir cuentas por el terrible daño que ha provocado, algunos irreversibles, al pueblo, al patrimonio e integridad de la Patria.

 

Solo el Pueblo salva al Pueblo, el 10 debe ser el inicio de la unidad de los patriotas, en la calle y con una movilización cívico-militar para frenar la entrega y la destrucción del país. ¡Venceremos!












 

 

 

]]>
<![CDATA[Eterna transición, por Earle Herrera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Eterna-transicion-por-Earle-Herrera-20190103-0048.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Eterna-transicion-por-Earle-Herrera-20190103-0048.html La transición es una ola que va y viene, un puente, una necesidad y, a veces un comodín. La derecha la invoca cuando le conviene y, con los mismos argumentos,  la desecha. Después del golpe de 2002 no solo fue una posibilidad, sino una imposición.


 Quienes financiaron la conjura, una vez abortada ésta, pusieron sobre la mesa la carta transitoria. Incluso la Usaid, mampara sin máscara del imperio, instaló en Caracas una oficina para la emperrada transición.  Bonito se batía el cobre allí.

La izquierda y los disfrazados de tal también muerden en la palabreja. Cuando su modelo no da pie con bola, arguyen que no “estamos en socialismo, sino en una transición hacia el socialismo”. Esta frase sublima a los burócratas y la tienen siempre al alcance de la mano, como una pistola. El socialismo viene a ser algo así como el horizonte, ese espacio hacia el que siempre se camina y nunca se llega. Esta imagen me permite definir la transición.

La derecha antichavista se desgaja entre fracciones transitivas y facciones anti-transición. Este es un factor más de división, entre otros 200. Incluso, los que apoyan la opción de tirar puentes o de caminar un trecho juntos (aunque no revueltos), barajan varios tipos de transiciones y condicionantes. Unos piden olvidar el pase de facturas. Otros exigen castigos ejemplarizantes, previa penitencia, contrición y arrepentimientos en plazas públicas de los chavistas, como si estos estuvieran clamando un vía crucis a cambio de entregar el poder. Tú me jodes y yo te empodero.

La oficina para la transición la instaló el imperio hace 16 años, creo que por Los Palos Grandes. La impaciente derecha ya no quiere nada de transitoriedad, sino un vuelo sin escala desde el distribuidor Altamira hasta Miraflores. Ha empleado como combustible las guarimbas, alimentadas con sangre inocente y dólares cómplices. Últimamente una facción se sale de ruta y en lugar del palacio presidencial, aterriza en Washington, Miami,  Bogotá o Madrid. El gusto por ese itinerario la distrae –a algunos para siempre- del objetivo estratégico. Es por estos onerosos y mundanos extravíos que la anhelada transición se ha hecho perpetua, como una  tesis de grado.

P.S: Les deseo una feliz Navidad y un 2019 que los haga olvidar el año viejo.

]]>
<![CDATA[La desacelaración económica, por Hugo Hernández Raffalli]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-desacelaracion-economica-por-Hugo-Hernandez-Raffalli--20190103-0046.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-desacelaracion-economica-por-Hugo-Hernandez-Raffalli--20190103-0046.html El año que inicia traerá una serie de efectos impredecibles. Se anuncia una desaceleración de las economías mundiales, repercutiendo en el consumo y los mercados de valores. de cuya actividad dependen millones de personas. Los planes expansivos de las diferentes grandes economías, se verán constreñidas por el efecto de las inestabilidades y decisiones erradas y confrontadas. Tendrán incidencias muy determinantes las posiciones de Estados Unidos y China, respecto al comercio bilateral.  La salida de Inglaterra de la Unión Europea tendrá efectos económicos no sólo para Europa, sino para el resto del mundo.

En medio de todo ello, el petróleo jugará un papel preponderante. De dominio en el sector energético. Las grandes potencias seguirán consumiendo el vital producto, pero buscarán tumbar el precio, no sólo para obtenerlo más barato, sino para dominar con sus posiciones el mundo.

Venezuela urgentemente debe iniciar la recuperación de la producción, para poder recuperarse como país productor y exportador. Recuperar los espacios perdidos en la Opep y en el mercado petrolero. Venezuela está asumiendo compromisos financieros, de alta cuantía, basados en una recuperación de la producción.

Necesitamos aumentar la producción. Los medios para realizarla sin esfuerzo propio. Se trata de que Pdvsa, con sus propios recursos, invierta lo necesario en diferentes áreas productivas. 

Empresas mixtas, la alianza que Pdvsa mantiene con empresas extranjeras y muy pocas nacionales, para que a través de ellas, se invierta lo necesario para lograr el fin. Hay que revisar aquellas empresas extranjeras que no han cumplido con sus compromisos. Empresas venezolanas y extranjeras, mediante alianzas para realizar trabajos, a través de " Esfuerzo Compartido" en áreas de producción de campos maduros.

Mediante esas tres alternativas conjuntas, Venezuela podrá recuperar su producción de petróleo, en el corto, mediano y largo plazo.

Para ello es menester dedicarse, de manera intensiva, al logro de los acuerdos de las partes involucradas. Hay mucha burocracia y mucha falta de decisión oportuna y conveniente.

Instamos a las autoridades de Pdvsa a abocarse a la toma de decisiones, siempre tomando en cuenta los altos intereses de la nación.

Ante las turbulencias de las economías mundiales, nuestro antídoto tiene que ser el aumento de la produccion de los hidrocarburos. De ello depende el 95% del ingresos de divisas. Las importaciones de alimentos, medicinas, materias primas y productos terminados dependerán de nuestro petróleo.

El Ejecutivo Nacional debe hacer un esfuerzo sobrehumano para resolver el tema de la recuperación de la producción petrolera. Hay que explicarle al país los planes para poder exigir resultados de gestión a quienes dirigen Pdvsa. Invocaremos a Dios para que proteja a Venezuela este año 2019, muy complicado por la situación internacional y nacional.

]]>
<![CDATA[Aunque no lo crean: Fueron sus mejores años, por Óscar Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aunque-no-lo-crean-Fueron-sus-mejores-anos-por-Oscar-Morales-20190103-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aunque-no-lo-crean-Fueron-sus-mejores-anos-por-Oscar-Morales-20190103-0045.html Muchos opinan que estos fueron los mejores años de la presidencia de Nicolás Maduro, y yo estoy de acuerdo por muchas razones. En primer lugar, si nos remontamos al año 2013, confirmamos que el país producía 2.7 millones de barriles diarios de petróleo y los precios se cotizaban muy cercanos a los 100 dólares, por lo cual se supone que había oxígeno financiero para solventar inversión, ahorro, consumo y gasto nacional. Ahora, produciendo 1.1 millones de barriles y el precio entre 50-60 dólares, no son buenos fundamentos para creer que saldaremos las necesidades de la economía nacional. 

Adicionalmente, podemos recordar que en el año 2013, Venezuela cerró con 56% de inflación y se estima que para el próximo año se profundice la hiperinflación y toquemos los 10.000.000%. Con ese ritmo de aceleración de los precios nadie podría pensar que lo venidero es mejor. 

 Por otra parte, en aquella ocasión se escuchaban rumores de corrupción y seis historias de posibles funcionarios públicos que se aprovechaban de sus posiciones para asaltar la hacienda pública y otros se dedicaban al narcotráfico. Pero sólo eran relatos lejanos y se tomaban como habladurías de tres envidiosos. Hoy en día, esto ya no es chisme ni cotilleo, al contrario, ya existen centenares de pruebas con personas sentenciadas, y lo mejor: muchos siguen hablando y están cooperando con la justicia. Vendrán nuevas revelaciones que los harán tambalear aún más. 

A principio de esta década, no se experimentaba la huida desaforada del capital humano y tampoco se tenía conviviendo dos asambleas dirimiendo la legislación nacional. Además, la nación no presentaba la cantidad de demandas internacionales y el riesgo de perder buena parte de sus activos en el extranjero por causa de estos litigios. 

 En el mandato anterior, al presidente Maduro lo recibían sus colegas con respeto a la investidura. Actualmente, sobran los dedos de las manos para contar quién quiere tomarse una foto con él, o bien dedicarle 15 minutos para escuchar sus comentarios. 
En resumen, 6 años atrás teníamos una mejor posición económica, menor crispación política y  menos drama humanitario. En este momento, estamos sin buenas perspectivas y sólo la esperanza nos anima. 

Un año más para confirmar el fracaso del modelo, un año más para asegurarnos de no repetir la lección y un año más para convencernos de que un país no puede funcionar con calidad si todas las tareas las quiere asumir el Estado.

Si revisamos la historia y nos detenemos en los segundos períodos presidenciales, es notable lo perjudicial que fueron en su momento. Dice el refrán: Nunca las segundas partes fueron buenas. Y por aquí parece que se reválida la frase. 

]]>
<![CDATA[¡Feliz 2019!, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-2019-por-Antonio-Perez-Esclarin--20190103-0044.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-2019-por-Antonio-Perez-Esclarin--20190103-0044.html Hemos comenzado  un nuevo año que se presenta   muy difícil y problemático. A pesar de ello, en los abrazos de fin de año, todos nos deseamos  que el 2019 fuera un año feliz. ¿Fue  eso  meramente un saludo  rutinario, o verdaderamente creemos que es posible hoy la felicidad en Venezuela a pesar de que impera  el caos y  los problemas nos aplastan cada día más?  

En primer lugar, no debemos  confundir la felicidad con  pretender  pasar  la vida en un estado de euforia, sin problemas y sin sombras de tristeza, amargura, dolor e incluso rabia.  Eso sería una ingenuidad y  algo inalcanzable. 

No será posible la felicidad si uno vive amargado,  atemorizado, derrotado;  si pasa hambre o no consigue  medicinas y siente que se   le ha robado el futuro para él y para sus hijos. Tampoco será posible la felicidad con una vida descomprometida y vana. Porque la  felicidad  no depende tanto de lo que tenemos, sino de lo que somos.  No proviene  de lo que nos sucede,  sino del modo en que asumimos lo que nos sucede. Para ser felices, hay que tener el coraje de  plantearse una meta o un ideal que le dé sentido a la vida, lo que supone hacerse una serie de preguntas fundamentales y responderlas con  valor: ¿Cómo me propongo vivir el 2019? ¿Qué estoy dispuesto a hacer por Venezuela? ¿Qué actitudes de mi conducta  ocasionan daño a otros o generan pesimismo y, en consecuencia, debo corregir?  ¿Voy a seguir quejándome y lamentándome por todo lo que no funciona, o voy a dedicar  mi vida a transformar esta situación que nos agobia y trabajar con coraje  para que el 2019 sea el comienzo de la reconstrucción de Venezuela?

Los seres humanos somos los únicos que podemos elegir el destino de nuestras vidas.  Podemos vivir amargados y amargando a los demás, o vivir felices para hacer felices a los demás. Podemos ser agresivos o amables, violentos o pacificadores,  destruir las vidas de otros o vivir para dar vida. 

Yo cada mañana  doy gracias a Dios por la vida y por las oportunidades que me brinda el nuevo día para crecer hacia adentro, para servir y trabajar por Venezuela y me repito con convicción: “Hoy no voy a permitir que los amargados me amarguen; que los pesimistas me contagien su miedo;  que los violentos me quiten la paz; que los derrotados me hagan claudicar. Hoy,  voy a tratar de vivir como un regalo para los demás. Todas las personas con las que  converse, que de mis palabras salgan animadas, comprometidas a trabajar por Venezuela. Si muchos se dedican a sembrar desánimo y división,  yo voy a sembrar esperanza, compromiso  y unión”.

Y cuando trata de abatirme el pesimismo,   hago mío este texto  de Eduardo Galeano: “Nosotros tenemos la alegría de nuestras alegrías y también tenemos la alegría de nuestros dolores y estamos orgullosos del precio de tanto dolor que por tanto amor pagamos. Nosotros tenemos la alegría de nuestros errores, tropezones que muestran la pasión de andar y el amor al camino: tenemos la alegría de nuestras derrotas porque la lucha por la justicia y la belleza valen la pena también cuando se pierden. Y sobre todo, tenemos la alegría de nuestras esperanzas, cuando el desencanto se ha convertido en un  artículo de consumo masivo”.

]]>
<![CDATA[Seis años de retrocesos. La pérdida de la V República, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Seis-anos-de-retrocesos.-La-perdida-de-la-V-Republica-por-Rafael-Ramirez-20181229-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Seis-anos-de-retrocesos.-La-perdida-de-la-V-Republica-por-Rafael-Ramirez-20181229-0055.html Finaliza este año 2018 y con él llega a sus últimos estertores el período de gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Llega, “rampando” con los codos, el fin de este período de gobierno que, sin duda alguna, puede catalogarse como el peor gobierno que hemos tenido en nuestra historia republicana.

Éste culmina sin ningún logro que mostrar, ningún avance, un fracaso en toda la línea como diría el comandante Chávez. Un gobierno profundamente impopular que pasará a la historia como una época de destrucción y caos, el gobierno donde se entregó la V República iniciada en el proceso Constituyente de 1999, luego del ascenso al poder del Presidente Chávez.

No hay nada que celebrar, probablemente sólo aplaudan los enemigos de la Patria, por el flaco favor que ha hecho el madurismo en destrozar la obra del período revolucionario de gobierno entre 1999-2012.

Parecía increíble que la nueva institucionalidad y los extraordinarios avances políticos, sociales y económicos alcanzados a costa de tanto trabajo y sacrifico de todo el país durante el gobierno Bolivariano, hayan sido destruidos por este gobierno, cuyo presidente ha actuado como el verdugo del chavismo, como Herodes: implacable contra los débiles, le pasó cuchillo a la aún joven revolución Bolivariana.

Está claro para nosotros que este gobierno no es un gobierno chavista y ni siquiera un gobierno progresista, tal vez es peor, que el peor gobierno adeco de la IV República. Lo mejor que podría sucederle a la Patria, es que el pueblo vuelva a tomar el poder usurpado por esta camarilla infame y restablezca la plena vigencia de nuestra Constitución Bolivariana, asumiendo una Junta Patriótica de Gobierno.

Si las fuerzas progresistas del país, civiles y militares, salieran de su parálisis y su silencio, y se dieran cuenta de que ésta es una necesidad impostergable, estaríamos evitando un daño aún mayor al futuro del país y todavía a tiempo de atajar las poderosas fuerzas antinacionales que avanzan soterradamente, en medio del caos, en un nuevo pacto con el madurismo, que pretende darle algún piso de estabilidad o legitimidad a este gobierno del despojo, que, increíblemente, asume un nuevo período el próximo 10 de enero.

El madurismo se ha impuesto, haciendo todas las trampas y manipulaciones posibles a nuestro vulnerado sistema electoral, y a nuestras maltrechas instituciones para mantenerse aferrado en el poder. Lo hace soportado sobre la trampa y la violencia, la ilegalidad, sobre el miedo y la triquiñuela en que han convertido el ejercicio de la política en el país.

Los patriotas del campo Bolivariano, parecen estar atrapados en el eterno chantaje de apoyar este desastre, o abrir las puertas a las fuerzas de la derecha tradicional que acechan la patria. Sin darse cuenta que hace tiempo la derecha en el gobierno, copó la escena, habiendo derrotado a los factores revolucionarios, que, debemos decirlo autocríticamente, no supimos entender, sumidos como estábamos en la parálisis del chantaje de la lealtad mal entendida que, con la muerte del Comandante Chávez, se agudizó la lucha interna por el poder, prevaleciendo lo que siempre se llamó “la derecha endógena” agazapada tras el madurismo.

Este entregó la conducción del país a la derecha, sólo que, con otro rostro, enmascarado en un populismo ramplón y un capitalismo salvaje que nos ha retrogradado a etapas ya superadas por la revolución Bolivariana, que nos ponen a la cola del mundo.

La situación de los Chavistas que aún apoyan a Maduro, se parece un poco a la tragedia de los Aztecas cuando seguían esperando que Moctezuma hiciese algo para detener a Hernán Cortés. Les costó la vida y la libertad de su pueblo, darse cuenta que hacía tiempo que éste había pactado con el conquistador y trataba de lograr, inútilmente, algún tipo de convivencia que le permitiera mantener sus privilegios.

Es lo que busca desesperadamente el madurismo: tener un pacto, un reconocimiento de los factores internacionales que le permita mantenerse en el poder, ser aceptados, a costa de lo que sea, entregando todas las conquistas populares, barriendo con la posibilidad revolucionaria, desmontandola de raíz y entregando al capital transnacional las “joyas de la corona”: PDVSA, el petróleo y el gas de la Patria.

Los más patriota y revolucionario que debe hacerse en este momento, es hacer a un lado a Maduro, reagrupar a todas las fuerzas populares, tal como hizo Cuauhtémoc ante la traición de Moctezuma, y dar la batalla por defender y reconstruir la Patria, antes de que sea demasiado tarde.

Por otra parte, cometen un grave error, aquellos dirigentes o políticos progresistas, contrarios al madurismo, que se pliegan al discurso y el plan de la extrema derecha, en su repudio al gobierno. Es un error que confunde aún más al pueblo y le da argumentos a la manipulación del miedo que hace permanentemente maduro.

Los líderes populares, chavistas, bolivarianos, progresistas, deben entender que hay que ofrecerle al país una opción verdaderamente patriótica y revolucionaria, que de esta crisis podemos salir sólo con la activa participación y dirección del bloque histórico-popular del chavismo, salir del chantaje reduccionista de: maduro o la extrema derecha.

El chavismo-chavista tiene la oportunidad de renacer: tenemos las ideas, el proyecto, el amor del pueblo por Chávez. Los usurpadores han quedado al descubierto.

La posición debe ser Patria o barbarie, entendiendo que maduro y ramos allup, son sólo caras de una misma moneda. La amenaza externa y de la extrema derecha, sólo se puede derrotar con un fuerte bloque popular, progresista, capaz de dirigir al país con éxito, unificarlo para salir de este abismo al que nos ha conducido este gobierno incapaz que ha hecho naufragar nuestra patria, no sin antes tirar todo por la borda.

Entiendo perfectamente que la opinión pública esté cansada de los balances de la situación, sólo quieren salir de ella y ya. Pero ojo, he aquí el peligro. Se trata de salir de esta pesadilla, pero nó por la puerta de otro abismo: de una guerra, de una intervención extranjera o de quedar en manos de una nueva clase política, que, entre payasadas y amenazas, ante el desprestigio y el fracaso de la clase política tradicional, nos lleve al fascismo.

Tal como en el “huevo de la serpiente”, el madurismo ha incubado al fascismo en su seno y en la extrema derecha. Existen peligrosas muestras de intolerancia, odio, revancha que están latentes, allí. Los enemigos del pueblo han hecho su trabajo: la ética del desastre, el discurso del “pranato”, el abuso del poder, la actuación criminal, el haberse saltado toda la legalidad existente, la indolencia del gobierno y sus más connotados líderes, que se reparten el gobierno como si se tratara de un asunto de familia, propio, personal, sólo ha contribuido para llevar al país al escenario de la aniquilación del contrario.

Para saber qué cosas tenemos que hacer, para reconquistar el futuro, habría que hacer un profundo análisis del daño infringido por el madurismo al país. Es como hacer una evaluación estructural a un edificio que ha estado bajo fuego, para saber qué cosas hacer y cómo hacerlas para poderlo habitarlo nuevamente.

Partamos del caso base, condición indispensable, de que se ha desplazado al madurismo del poder, que, por cierto, no le gana una elección a nadie, si estuviesen dadas las condiciones para una abierta participación popular.

Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país:

Tenemos un severo problema con la institucionalidad del Estado. Fue desmontado el andamiaje institucional del Estado de la V República. Debemos decir con dolor que, con maduro, se perdió la V República, ya nada volverá a ser como antes.

Ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo tienen legitimidad, ambos poderes se han desviado de sus funciones, de sus atribuciones, han sido deslegitimadas por los factores políticos en sus propias aspiraciones e intereses grupales.

La Asamblea Nacional Constituyente, de ser “un órgano transitorio” como establece la Constitución, se ha convertido en un órgano permanente, que ni siquiera debate, ni legisla, ha sido el instrumento de violación de la Constitución y las leyes que ha utilizado el gobierno. No es un poder supraconstitucional, ni originario, es un apéndice del gobierno, que hace tiempo traspasó la línea roja de Chávez. No tiene sentido que siga existiendo.

El Poder Judicial, incluyendo el TSJ, ha sido ocupado por factores grupales político-económicos, que han vulnerado el Estado de Derecho en el país. Los Magistrados han faltado a su deber constitucional de impartir justicia, proteger al ciudadano y salvaguardar el funcionamiento e integridad del Estado.

El Fiscal General y el Ministerio Público como un todo, es una entelequia, corrupta, asaltada por grupos de extorsionadores político-económicos, otro apéndice del gobierno. Se debe revisar el marco legal de su creación y lo que ha sido su desempeño, incluyendo una profunda investigación y rendición de cuentas por las terribles violaciones a los Derechos Humanos y a los Derechos Constitucionales de los ciudadanos, que han sido afectados por su accionar.

La Defensoría del Pueblo, no existe. Hay que refundarla.

El Consejo Nacional Electoral, ha sucumbido a las manipulaciones de la voluntad del pueblo, ha cedido a la presión de los factores políticos del gobierno. No garantiza la transparencia de los procesos de elección popular. Deben restablecerse los sofisticados mecanismos que garantizaban el secreto y el ejercicio del voto de cada ciudadano.

La Institución Militar, ha sido vulnerada por el madurismo, afectando sus ascensos y grados por las manipulaciones que han hecho elementos del gobierno. Han descuidado de manera peligrosa la operatividad de los distintos componentes, la protección social y el mantenimiento de oficiales y tropa. Igualmente, han permitido un nivel de intromisión de otros países y potencias en las áreas de seguridad e inteligencia, que vulnera nuestra soberanía. Existen oficiales y profesionales que han sido degradados, hechos prisioneros y sometidos a maltratos, aislamiento y secuestro, sin el debido proceso, violando sus derechos constitucionales.

Hay que restablecer los mecanismos de ascenso y funcionamiento de todos los componentes militares, así como, todas las capacidades operacionales y condiciones de vida de los oficiales, profesionales y tropa. Liberar y restablecer los derechos a los oficiales y tropas secuestrados por razones políticas. Las Fuerzas Armadas deben garantizar con sus armas, la soberanía nacional y las garantías sociales.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ha sido vulnerada por el Ejecutivo, así como, por los otros Poderes del Estado, incluyendo la Asamblea Nacional Constituyente. Su Preámbulo, parte integral de la misma, sus artículos y leyes, han sido vulneradas sistemáticamente. La actuación gubernamental, del TSJ y del Ministerio Público, en este período de retroceso ha sido ilegal e inconstitucional.

Los principios de Democracia Participativa y Protagónica, Soberanía Jurisdiccional, así como, la Soberanía del Estado sobre la industria de Hidrocarburos, petróleo y gas, y sobre sus minerales estratégicos, ha sido vulnerada por la acción entreguista del gobierno, y la complicidad del TSJ y de la Asamblea Nacional Constituyente.

El Estado ha incurrido en una falta grave, al no velar por la integridad territorial y la soberanía del país sobre el Territorio Esequibo y su mar territorial, al permitir que empresas transnacionales, exploren y realicen operaciones de extracción de petróleo y de oro en el territorio en disputa con Guyana.

La Soberanía del Estado sobre el Petróleo y el Gas, así como, el control de PDVSA y sus operaciones primarias de exploración, producción, procesamiento y comercialización, han sido cedidas a entidades privadas y transnacionales, en abierta contravención a los artículos 302 y 303 de la Constitución y de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

La destrucción de PDVSA ha sido profunda y deliberada. Nuestros enemigos, han obrado con violencia, desde las transnacionales hasta los privados del entorno madurista, puesto que son inmensos los intereses en disputa. Todo el proceder en materia petrolera ha sido negligente, irregular, ilegal, desde la sentencia 156 del TSJ, pasando por el Decreto 3368, la creación de “CAMIMPEG”, hasta la supuesta lucha contra la corrupción.

Se persigue y encarcela a los trabajadores de PDVSA, más de cien secuestrados políticos, acusados de cualquier cosa que se le ocurra al Fiscal, con el propósito deliberado de descabezar a los cuadros técnico-políticos que condujimos la empresa durante el gobierno del Presidente Chávez.

Los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares.

Pero vuelvo a alertar que existe otra cantidad de trabajadores presos en delicadas condiciones de salud, o secuestrados en cárceles para presos comunes, como es el caso de Eulogio Delpino, Pedro León, Orlando Chacín, Gladys Parada, Diannaly Muñoz y Jesús Luongo, entre otros.

A todos, se nos violan nuestros derechos, el de la presunción de inocencia, a la defensa, al debido proceso. No somos nosotros los que tenemos que demostrar que somos inocentes, son ellos los que tienen que demostrar que somos culpables. Yo espero el momento en que se puedan dar las condiciones de seguridad para volver al país, y explicarle a todo el pueblo la mentira y la trampa de Maduro y su Fiscal.

Pero es que a maduro no le importa que los muchachos se mueran en la cárcel, mejor para él, ni que tengan un juicio, porque el día que ellos puedan hablar, le dirán a todo el país, cómo maduro destruyó PDVSA, qué cosas les obligaron a hacer, para favorecer a sus grupos de poder, a sus grupos económicos.

Nelson no pudo hablar, explicar cómo maduro autorizó la firma de un poder a favor una entidad privada, de su entorno empresarial de “traiders” para demandar a nombre de PDVSA a otros empresarios. Ni explicar que el financiamiento obtenido a través de CITGO, poniendo como garantía sus acciones, a favor de tenedores de bonos y de Rosneft, no sólo fue autorizado por el gobierno de maduro, sino que allí estuvieron presentes y eran parte de esa Junta Directiva de PDVSA su hoy vicepresidenta, su ex Ministro de Finanzas y su Ministro de Planificación.

Eulogio podría explicar cómo maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno.

Eulogio podría explicar el interés del gobierno en favorecer a los socios privados de PetroZamora en el occidente del país, y cuál de los intocables, “bolichicos” y nuevos empresarios dueños del país, están detrás de esa y otras Empresas Mixtas, representando y participando de manera ilegal en estos y otros millonarios negocios. Que haberse opuesto a esta actuación desencadenó la persecución en su contra, así como por la que se llevaron presos a los gerentes de la División Occidente acusados de “sabotear” a los socios privados.

Pedro León podría contar la cantidad de dinero de PDVSA que, producto de la extorsión política, le hacía desembolsar el hoy flamante Fiscal cuando era Gobernador de Anzoátegui, así como los empresarios que este personaje enviaba a la División Faja, a los “mejoradores de crudo”, a PDVSA GAS, a la Refinería de Puerto La Cruz para obtener contratos petroleros aprovechando y abusando del poder político, podría contar sobre la actuación y negocios del entorno de maduro en el Estado y su relación con los negocios petroleros. También podría explicar “el trato” que le ofreció el madurismo para volver al país y tener “al menos” un juicio justo. “Trato” que, por supuesto, incumplieron, pero que lo utilizaron para sus maniobras políticas.

Gladys Parada podría explicar la verdad sobre el contrabando de combustible hacia Colombia y el Caribe, que involucra a militares y a los que la acusaron de un delito que no cometió, nada más y nada menos que los responsables durante diez años de Comercio y Suministro, en especial, el Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA, el presidente de Deltaven y el Jefe de seguridad de PDVSA en la frontera, funcionario del Sebin, que actuó de manera cobarde y con saña contra esta funcionaria, incluso robándole su casa.

Si el Dr. Mommer tuviese alguna oportunidad de defenderse de las falsas imputaciones que ha hecho el Fiscal, se haría evidente, que éstas sólo tenían como propósito acabar con la fiscalización que hacía el Ministerio del Petróleo, de los precios de venta a los cuales la Dirección de Comercio y suministro de PDVSA, (otra vez, el mismo Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA), vendía el petróleo. Al cerrar la Oficina de Viena, el madurismo eliminó la posibilidad de identificar y registrar los enormes descuentos que se están dando ahora en la venta de nuestro petróleo, con los cuales siguen haciendo enormes fortunas en detrimento de los intereses de la Nación.

Jesús Luongo, héroe en la derrota del sabotaje petrolero y pieza clave en la recuperación y las operaciones del Complejo Refinador de Paraguaná, hoy secuestrado en una cárcel para presos comunes, podría contar porqué se negó a firmar el escandaloso contrato que maduro ordenó darle en el norte del Estado Anzoátegui, para el manejo y comercialización del coque al empresario que paga la defensa de los sobrinos Flores en Nueva York.

Ésto entre muchas más cosas que nosotros sabemos, y que maduro no quiere, no le interesa, que salgan a la luz pública. La supuesta lucha de maduro y su fiscal pantallero contra la “corrupción”, es una farsa, ha sido una manera cruel, la única que podían utilizar para descabezar a PDVSA, la otrora “Roja Rojita” y ahora entregarla a los privados. Pero, nó a cualquier privado: sus privados, su entorno, sus adeptos, sus transnacionales, a las que maduro invita de manera desesperada a participar del festín. PDVSA, la empresa que alguna vez fue del pueblo, está siendo rematada.

La economía está destrozada, no hay precedentes de un paquetazo más brutal en el mundo, un paquetazo contra el pueblo, que nos ha hecho ahora un país mucho más desigual que nunca, más injusto, con más de trece millones de pobres, con más de tres millones y medio de venezolanos que han abandonado la Patria, con un aparato productivo desmantelado, ahora más dependiente, mas periférico.

Todos los programas sociales, las “Misiones”, que eran un territorio de la solidaridad y el amor al pueblo, fueron abandonadas, suprimidas, las rellenaron de cemento, se burocratizaron, el madurismo controla cualquier espacio del otrora vibrante Poder Popular y del sistema de Misiones. Ahora convirtieron a nuestro pueblo, ese que conocía sus derechos y su Constitución, ese pueblo luchador, en un pueblo humillado que se transporta en “perreras”, al que lo hacen pelear por medio pernil, por una caja de miserias o un carnet de la vergüenza.

La consecuencia de todo este desastre, ha sido un retroceso en todos los índices sociales, todos los avances que fueron nuestra razón de ser, nuestro principal orgullo, el que mostramos al mundo como un resultado lógico de una revolución social. Ahora el gobierno no se atreve a dar números, los esconde, lo silencian dentro de las estrategias de sus “expertos” en manipulación de la realidad, como si los organismos multinacionales no estuvieran más que claros de este retroceso, es un secreto a voces el retroceso del país.

El gobierno no es capaz de garantizar la alimentación, ni los medicamentos, ni la seguridad, ni el transporte, ni el agua, ni la luz. Es un gobierno muy incapaz. Solo la élite madurista, vive un país de fantasía, de “Narnia”, indolentes y traidores al pueblo, a todo el país.

Lo vuelvo a decir, les quedó grande, muy grande nuestro país. Han abusado de la credibilidad y paciencia de un pueblo que no merece esta situación y que, tarde o temprano, saldrá de ella.

Saldremos de ésto todos juntos, nuestro pueblo es noble, pero no pendejo. Es un pueblo de lucha. No hay pueblo que pueda resistir tanto maltrato. Han sido seis años de retroceso, ha caído la V República. No hay nada que celebrar por este período del desastre. La orientación de la opción que prevalezca entre la Patria o la Barbarie, el desenlace dependerá de la claridad, valor y coraje de las fuerzas en pugna.

Este último día del año, que nos permita estar con nuestros seres queridos, así sea desde la distancia, reconquistar la Esperanza y prepararse para la lucha que apenas comienza, si todos trabajamos por el futuro de la Patria, con determinación y conciencia de nuestro deber histórico, entonces podremos hacer realidad ese deseo de todos, porque somos un pueblo único, somos el pueblo de las dificultades ¡Feliz Año Nuevo para todos! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Nuevo paisaje político, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuevo-paisaje-politico-por-Maryclen-Stelling-20181228-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuevo-paisaje-politico-por-Maryclen-Stelling-20181228-0034.html Y llegó la Navidad, época supuestamente de amar, reencontrarse,  perdonar, reconciliarse, dialogar, prometer, evaluar, planificar… y atreverse. Ante lo cual, es necesario un análisis crudo, rudo y duro.

Como señalamos en escrito anterior,  el paisaje político venezolano ha cambiado y comienza a enraizarse el desapego político, la desafección institucional, la desconfianza, el desinterés y el extrañamiento político-partidista-electoral. Ello pone en entredicho  la legitimidad, en tanto “creencia de que las instituciones políticas existentes, a pesar de sus defectos y fallos, son mejores que otras que pudieran haber sido establecidas”. Paisaje aliñado con una dosis de cinismo, ironía, sarcasmo y burla a la venezolana, que, peligrosamente,  ayuda a sobrellevar y, a la vez, solapar el peso de la nueva cultura política. 

Una  ciudadanía  desafecta,  crítica  o  simplemente cínica  puede  aparentar ser  gran  defensora  de la democracia, aun cuando esté convencida  de que el funcionamiento del sistema no está a la altura de sus expectativas. Suerte de inercia política.  O puede retirar sus energías del sistema, distanciarse de la política, recluirse en sus espacios privados a rumiar su desinterés, impotencia y, concluir que no es un actor político eficaz.  

Lentamente van cambiando las actitudes y pautas culturales a través de las cuales  nos relacionamos con el sistema político.  Cobra cuerpo un nuevo paisaje político  -caracterizado por un enfriamiento de las actitudes de la ciudadanía ante la política y un debilitamiento de la  participación- que podría conducir a cambios en el comportamiento político. Estudiosos del fenómeno alertan sobre diferentes peligros. En primer lugar, el distanciamiento de la política señalado anteriormente.  Una posible  personalización y racionalización de la política, que conduciría a una situación de volatilidad del voto. Y el efecto más radical, una suerte de divorcio de la ciudadanía del sistema político, por la vía de la dramática reducción de la participación electoral. 

Es momento de reflexionar y repensarnos descarnadamente; es tiempo de oír la voz del pueblo y atender  las posiciones críticas que denuncian y, a la vez, abren caminos.   Es tiempo de atreverse, de correr riesgos y tomar decisiones con grandeza y valentía, más allá del miedo y  de intereses políticos pequeños y mezquinos.

]]>
<![CDATA[San Pernil, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181228-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181228-0033.html En el mes de diciembre el tema de moda ha sido el famoso pernil prometido, por segundo año consecutivo a la población venezolana, por parte del gobierno nacional, el cual una vez más falló la promesa, pues el famoso pernil solo llegó a un pequeño grupo de la población. El pernil es un alimento consumido por la población rica y pobre lo que significa que es deseado por las diferentes clases sociales. 


Al observar el comportamiento de muchos ciudadanos reclamando su cuota de pernil visualizamos el daño profundo que sufre la sociedad venezolana en la que el respeto y la dignidad se ha perdido. No deja de sorprender que un pedazo de pernil es capaz de desviar la atención de los verdaderos problemas que sufre la sociedad, el pernil transforma conductas de muchos ciudadanos que se la mantienen hablando mal del gobierno, pero cuando se trata de cobrar la pensión, bonos, Clap, carnet de la patria se callan la boca para recibir el beneficio. Por lo que, el gobierno con sus dadivas logra controlar a una gran parte de la población, que a pesar que manifiesta estar muy molesta sale como borregos a retirar su parte de patria. 


San pernil se convirtió en el niño Jesús de la población, es el “Juguete” que todos quisieran tener, pero solo unos pocos lo lograran obtener, al menos que el gobierno no solo lo parta en varios pedazos si no que lo ralle para que alcance. Mientras la sociedad se comporte con signos de desesperación el gobierno seguirá jugando a la manipulación. Es la razón por la cual los sectores políticos opositores se encuentran desesperados e intentan vender la sensación de que ahora al gobierno le queda poco tiempo, que solo hay que esperar que llegue el 10 de enero de 2019 para que la comunidad internacional ejecute su plan de desconocer a Maduro y eso será suficiente para la salida eminente del gobierno. Pero, lo más seguro es que para enero lo único que ocurrirá son anuncios de mas divisiones a lo interno del gobierno y la oposición. 


Por su parte, Maduro dirá que lo quieren derrocar y que hay que salir con una contra ofensiva para derrotar a los fascistas del imperio, algunos gobiernos dirán que no reconocen el nuevo período constitucional  y Maduro repetirá que quien no lo reconozca el tampoco lo reconoce; y esa será la agenda de enero, entre dimes y diretes, mientras la economía seguirá sufriendo un profundo retroceso y  más venezolanos seguirán huyendo del país en señal de desesperación,  a pesar de todos los obstáculos que pone el SAIME para otorgar nuevos pasaportes o asignar las prórrogas a los pasaportes cerca de vencerse o vencidos, pero los venezolanos se las ingenian para  salir del país. 


San pernil es la demostración clara de los serios problemas de identidad y lucha que tienen los venezolanos en los actuales momentos, una sociedad que sea silenciada e ilusionada por un pernil será una sociedad arrodillada y sentenciada.  Como lo dijo Jennifer Leal “En Navidad los gobernantes y políticos suelen comportarse como unos ángeles cuando realmente siguen siendo   unos demonios”.  Les deseo una agradable y bendecida navidad para todos.

]]>
<![CDATA[Enero civilizado, la economía primero, por Rodrigo Cabezas Morales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Enero-civilizado-la-economia-primero-por-Rodrigo-Cabezas-Morales--20181228-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Enero-civilizado-la-economia-primero-por-Rodrigo-Cabezas-Morales--20181228-0028.html Los eventos de clara naturaleza política que deben realizarse en enero de 2019, referidos a la instalación y elección de la junta directiva de la Asamblea Nacional, 4 de enero, y la juramentación como Presidente de Nicolás Maduro, 10 de enero, han generado una expectativa en el mundo de los políticos que no se corresponde con las preocupaciones y angustias que dominan la vida de la inmensa mayoría de los venezolanos. 


Esos eventos, sin quitarle ninguna carga por la crisis política que sobrellevamos, deberían transcurrir normalmente, nada debería pasar, lo único extraordinario a suceder, y con sentido de nación, es que confluyeran a la búsqueda de un dialogo nacional responsable entre los actores políticos, económicos y sociales para darle salida civilizada, pacífica y democrática a nuestra actual controversia política. Es fácil recurrir a la retórica incendiaria para plantearse opciones alejadas de los preceptos constitucionales. Dirimir las diferencias convocando a la violencia entre nacionales es de una gran irresponsabilidad; los golpes de estados, guerras civiles e insurrecciones populares, dejan una estela de muertes, crímenes, heridos, destrucción de infraestructura y lo más grave, el sentimiento de odio y venganza instalado por largo tiempo en las sociedades. De igual manera es contrario a la paz, la seguridad y soberanía de la nación apostar por la injerencia de ejércitos extranjeros en nuestro suelo patrio. Como hombre de izquierda y amante de mi país lo rechazo sin ambigüedades.


Los millones de venezolanos reclaman que su liderazgo político de luces en el campo de la economía, devastada por una recesión profunda y prolongada, por un sorprendente deterioro operacional y financiero de nuestra industria petrolera, por una salida no ordenada del sistema de deuda externa, por el bloqueo económico-financiero externo y la destrucción del sistema de precios que nos arrojó a la hiperinflación. A esta altura, ninguna salida política puede evadir la crisis económica social que vivimos los venezolanos, es la prioridad principal que está en el alma de la nación. Es el reclamo de los más pobres y humildes. 


Las dificultades de la estructura económica rentística es lógico que repercutan en lo político-social pero la crisis en sus dos dimensiones debe resolverse en paz, civilizada y democráticamente.  Es la única opción.

]]>
<![CDATA[Corpozulia, por Francisco Arias Cárdenas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Corpozulia-por-Francisco-Arias-Cardenas-20181228-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Corpozulia-por-Francisco-Arias-Cardenas-20181228-0025.html Este año que viene Corpozulia cumple 50 años. Medio siglo de existencia de una corporación que nace para concretar lo  que el Comandante Chávez llamaría después el “Eje de desarrollo de Occidente”.


El Zulia con su ubicación geográfica en el centro norte del continente suramericano, con el cuerpo de agua que le da acceso al Corazón de Colombia La Grande, que por los cauces de los ríos que llegan por el sur al lago tiene facilidades naturales para ser puerto  multimodal para el oriente neogranadino, para los Andes venezolanos, para comunicarse con el “Eje Orinoco-Apure. Vocación de integración la del Zulia. 


Lo capto así Bolívar cuando en la carta de Jamaica, estableció: “La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse en formar una república central, cuya capital sea Maracaibo o una nueva ciudad”. Y es que esta región posee el cuerpo de agua en el corazón del territorio, el petróleo, las tierras de vocación agrícola y pecuaria, el carbón y la esencia trabajadora de su gente. Los brazos abiertos y la alegría que contagia y vivifica.


Planificar y promover. Esa es la tarea de Corpozulia. Cohesionarnos en contacto permanente con el gobierno central parar hacer concreto  lo que debe hacerse en conjunto. Este año 2018 ha sido gratificante, ha sido de logros en espacios que nos corresponde en el 2019 expandir. 


Hemos impulsado proyectos de desarrollo que enaltecen la esencia de esta corporación, avanzamos en el rescate de una raza independentista como lo es el criollo limonero, concretamos acciones para seguir impulsando la producción de plátano, cacao, uva, café, miel de abeja, pulpas de frutas, mermeladas, entre otros. 


Somos una institución  que promueve, impulsa y afianza el desarrollo de la región.

Este 2019 se asoma como un año para el éxito y para el desarrollo un estado que da pasos agigantados en la consolidación de una nueva economía diversificada.


El mejor de los slogans que ha tenido Corpozulia, sin duda es de los primeros que se posesionaron: “la mayor riqueza del Zulia son los Zulianos” Es con esa condición que la corporación se adentra en el Año 2019, llenos sus servidores  públicos de fe y de confianza en convertir en acto las potencialidades de la región.

]]>
<![CDATA[El acuerdo nacional]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-acuerdo-nacional--20181226-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-acuerdo-nacional--20181226-0017.html El año 2019 será decisivo para Venezuela. O nos unimos todos para salvar a nuestro país o pasaremos muchas penurias sociales, políticas y económicas. 

Venezuela y sus pobladores no podremos soportar las inclemencias de una hiperinflación como la acontecida en el 2018.

Es necesaria la revisión de la estructura del Estado. El Estado. debe ser el diseñador   de las políticas públicas, en el marco de nuestra máxima Ley, la Constitución Nacional, donde están establecidos los roles del Estado, de los sector privado y los trabajadores.

Todo ello debe suceder en el marco de un ACUERDO NACIONAL. Con todas las partes involucradas, reconociéndose unas y otras. Sin complejos y sin condiciones. El bien nacional debe estar por encima de todo.

Los problemas de Venezuela, deben ser atendidos y resueltos por los Venezolanos.. No puede ningún  país o personas, imponernos una agenda.

Venezuela, aún siendo un país pequeño, de escasa población, tiene en sus entrañas las reservas de petróleo más grande del Planeta. Unas de las reservas de gas más grandes del mundo. Reservas importantes de hierro, oro, diamantes y coltran, así como de otros minerales. Es una tierra privilegiada. Somos y seremos siempre asechados por las grandes potencias mundiales. Si Venezuela no tuviera toda esa riqueza, nunca hubiéramos sido atacados o intervenidos 

Sobrevivir al cerco económico y financiero al que ha sido sometido Venezuela, no ha sido nada fácil. El pueblo de Venezuela.  ha sufrido los embates de la falta de alimentos y medicinas. Se trata de que el Gobierno ceda ante la presión. Sin darse cuenta que esa política ha sido perniciosa, ya que ha unido a las fuerzas revolucionarias alrededor del proyecto del nuevo socialismo. Con una Oposición destruida y sin liderazgo alguno. En un estado de postración. Deben surgir nuevos líderes que aporten soluciones a los agudos problemas.

Ahora bien, es tiempo de trabajar duro y en forma consistente. Promover una intervención armada sería suicida y muy inconveniente para Venezuela.

Me recuerdo de Chavez, en el año 1996. Nadie daba nada por el. Sin embargo? Pasado el tiempo, se convirtió en el lider del pueblo desatendido y menospreciado por los gobiernos de la IV Republica. Se erige líder indiscutible de las mayorías populares. De esta manera y con un CNE no favorable, es juramentarlo en 1988 Presidente Constitucional de Venezuela. Contra todas los escollos presentados por los partidos políticos tradicionales. Así llego. Entonces, la Oposicion pretende, sin tener liderazgo alguno, llega a tomar el Gobierno por las vías no constitucionales.

Llegar a un acuerdo entre el Gobierno y la Oposición, es la única opción viable. La insensatez, el odio, la exclusión, serán sentimientos negativos que evitarían los acuerdos deseados.

]]>
<![CDATA[En vísperas de la Pascua, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-visperas-de-la-Pascua-por-Asdrubal-Aguiar-20181224-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-visperas-de-la-Pascua-por-Asdrubal-Aguiar-20181224-0006.html Se inicia otro tiempo para los cristianos, otro paso, de allí el nombre, pascua.Lo usan los judíos – como pésaj - para significar su tránsito desde Egipto hasta la tierra prometida,y luego los cristianos, paraseñalar el paso de Jesús desde su muerte hastala resurrección.

El huevo de pascua mundano indica inicio de la vida, fertilidad.Y en una suerte de trasposición cultural, se habla por ello,quizás, de la pascua de Navidad a partir de la Edad Media. Es el tiempo, el paso que ocurre desde el 25 de diciembre, signado como la fecha de nacimiento del Niño Dios hasta su adoración por los Reyes Magos, la Epifanía, la del 6 de enero, su manifestación ante el mundo.

Uno y otro significado, o ambos a la vez, ilustran lo esencial a la experiencia de quienes somos venezolanos y aser compartido con los otros pueblos que nos son próximosen la vecindad, por andadura cultural, o como punto de destino obligado y en esta hora compleja.

Interpreta cabalmente a las diásporas. Identifica las rasgaduras del alma y de la piel – que evocan la crucifixión y posterior resurrección, la pascua florida – sufridas por todos nuestros compatriotas y otros seres humanos, que se resumen, como paso, en la ideade la esperanza.

Es el tránsito, es el anhelo por la vuelta y a la manera agonal de Ulises en la tragedia griega, pasados 20 años, anheloso de su reingreso a Ítaca.

Sufre este la guerra, transita avatares sumos luego de su paso, hasta que, finalmente, vuelve y no vuelve a manos de su amada Penélope.

Pascua interpreta, para nuestros adentros, inevitablemente, la soñada transición en Venezuela; léase, superar el tiempo en el que a todos los hijos de esta tierra común se nos ha aproximado una esponja de hiel a la boca, que exacerba el íntimo deseo colectivo por el renacer.

La historia nuestra no es miel sobre hojuelas.

Vivimos períodos de oscuridad inenarrables, que hemos desterrado de la memoria para no hacernos más gravoso el presente. O acaso por ello. Pero cabe desenterrarlos en sus ejemplaridades, para readquirir, observándolos, confianza en las realidades de concordia y logros útiles que hemos sido capaces de darnos, a costa, incluso, del beneficio propio.

La falta de esta perspectiva, como lo creo, es lo que nos lleva a maldecir tiempos duros vividos pero fructíferos en construcción, bendiciendo épocas de negación de libertad, apreciadas como un bien o como un mal menorante el mal absoluto que nos carcome ahora. Es lo que nos impide apuntar a lo mejor conformándonos conel amainar de los dolores, transando nuestras vidas y dignidades en el altar de losverdugos.

Horas de infamia vive Cristóbal Colón desde cuando nos descubre en 1498.

Su obra la plagia el italiano Amerigo Vespucci.De ella se apropia Alonso de Ojeda, quien le traicionadespués de servirle.El Comendador Bobadilla, que se reparte el oro de la Corona entre sí y los suyos,le hace preso y con hierros lo envía a Cádiz. Otro tanto le ocurre, 300 años después, a Francisco de Miranda, infamado por Simón Bolívar, su servidor: “Que mayor daño me ha hecho el mal decir de las gentes, que no me ha aprovechado el mucho servir y guardar”, escribe compungido el Almirante a Sus Altezas, en la pascua de navidad del 1500. Les exige, como única gracia, restituirlela honra.

Horas lúgubres vive nuestro segundo Arzobispo de Caracas y de Venezuela, Narciso Coll y Prat, al momento en que, tocados por el luto y la sangre los venezolanos, entre 1812 y 1813, cuando la hora se nos hace fratricidio y la guerra a muerte lleva hasta Caracas al mismo Bolívar, aquélno logra convencerlo de que revoque el fusilamientoque ordena de los 800 presos: “Uno menos que exista de tales monstruos, es uno menos que ha inmolado o inmolaría centenares de víctimas”, es su respuesta al Prelado.

Coll apuesta a lo trascendente, en la hora de la perfidia y las persecuciones: “El imperio de una parte, el sacerdocio de la otra”.Por ende, a la caída la Primera República cuida del corazón del patriota Atanasio Girardot, enterrado en la Iglesia y quepretenden profanar los realistas. Y al enjuiciarlo éstos y luego morir en España, habiendo renunciado a la Silla Episcopal, es su última voluntad se remita su corazón a Caracas. El Iris de Venezuela, el pasquín de época, no obstante, ofende su memoria.Han de pasar 30 años más, para que, sosegados los ánimos, la Municipalidad le rinda homenaje de gratitud a quien fue nuestro “nuncio de la paz”.

“La nueva Venezuela – dice González Guinán – surge de un volcán encendido por el demonio de la ingratitud”.

Recuerda que antes de volver a perderse la república en el vendaval de las guerras fratricidas y la generosidad hasta para los odios, en buena hora la calma invade al campo de la política sólo cuando la iluminan “los espíritus de la razón”.

A partir de 1830, mirándonos en los ejemplos de 1810 y 1811, haciendo ceder a las espadas y permitiéndosele a las luces dibujar la esperanza,construimosun primer paso, una pascua: “En el campo de los comicios coronó la victoria una candidatura civil, que por desgracia no pudo perdurar”. Mas la ley adquirió prestigio, las instituciones republicanas fueron cumplidas, y el ciudadano fue dueño de su personalidad.

Otra aurora, pues, sobre el sacrificio y el desprendimiento, habrá alcanzarnos a partir de este tiempo propicio, en el que abrazo a todos mis hermanos en la patria. Feliz Pascua donde quiera que nos encontremos.

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[Desafección, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desafeccion-por-Maryclen-Stelling-20181222-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desafeccion-por-Maryclen-Stelling-20181222-0026.html La crisis multidimensional que aqueja al país, especialmente la creciente y grave situación económica, está empujando peligrosamente hacia un nuevo panorama político, que tiende al enfriamiento de las actitudes  frente  a la política.

 

En el contexto político venezolano, observamos un debilitamiento de la capacidad de debate ante las arengas y consignas políticas. Y ello nos lleva a demandarnos: ¿Qué pasa con la capacidad de disentir y de criticar?  ¿Qué sucede con la tolerancia ante la crítica constructiva? ¿Qué acontece con la capacidad de revisión y corrección?   ¿Cómo estamos manejando nuestras orientaciones afectivas y evaluativas?  ¿La confianza en la gestión? ¿Nuestra propia capacidad para influir en los resultados del proceso político? ¿Vence el desinterés y la resignación? ¿Está en juego el apoyo político?  

 

El momento requiere de una ciudadanía crítica defensora de la democracia y, a la vez, cuestionadora del funcionamiento del sistema; exige ciudadanos y ciudadanas que se perciban y actúen como actores políticos eficaces. Recientemente tuvieron lugar dos oportunas y críticas intervenciones de grandes defensores de la democracia -la del Embajador Isaías Rodríguez y del Constituyentista  Julio Escalona-  que llaman a la reflexión, la crítica y a la acción urgente e inmediata.

 

El necesario apoyo político descansa en  tres grandes dimensiones: legitimidad del sistema democrático, descontento o  satisfacción con su funcionamiento y la afección o desafección hacia la política y los objetos políticos.  Nos ocupa la desafección política, que se refiere al «sentimiento subjetivo de impotencia, cinismo y falta de confianza en el proceso político, los políticos y las instituciones democráticas, pero sin un cuestionamiento del régimen político».  Es un sentimiento de extrañamiento respecto a las instituciones, valores y líderes políticos, causando que los ciudadanos se consideren a sí mismos ajenos, forasteros o intrusos.  Se expresa en la desconfianza, el desinterés, la no participación y el abstencionismo.

 

La democracia venezolana demanda colaboración y participación en la búsqueda de soluciones a través del diálogo, fundamentado en el compromiso mutuo, la ejecución y el respeto a las decisiones.  Requiere de una comunidad política crítica y democrática que confíe en su propia capacidad para influir en los resultados del proceso político.

]]>
<![CDATA[Una Navidad para reconquistar la Esperanza, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-Navidad-para-reconquistar-la-Esperanza-por-Rafael-Ramirez--20181222-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-Navidad-para-reconquistar-la-Esperanza-por-Rafael-Ramirez--20181222-0024.html  

 

 

Para muchos estas Navidades serán duras, difíciles: Para quien perdió a un ser querido a manos de la violencia de las calles, de la ceguera política, de la injusticia social o, de la impunidad.

 

Para las múltiples familias que están separadas, desgarradas, cuyos hijos se encuentren lejos, para la madre que sufre la angustia de no tener a sus seres queridos cerca, para el anciano abandonado al final de su vida, para quienes nos hemos visto obligados a dejar nuestra patria y nuestras familias, por razones políticas o económicas; para el joven, hombre o mujer, que están solos, lejos, en otros países, sobreviviendo, en situaciones duras, de incertidumbre.

 

Para quien padece o tiene algún familiar o ser querido sufriendo de alguna enfermedad de alto riesgo, para el anciano, condenado al deterioro creciente de su salud, o a sufrir de minusvalía o muerte por la imposibilidad de conseguir el medicamento vital, único, imprescindible.

 

Para los niños de la calle, los que volvieron a pulular entre la basura, la violencia y el maltrato y están expuestos a la violencia social, sólo porque no pueden ser sostenidos en su propio hogar, sin medios para obtener alimentación adecuad y la seguridad. Para esos rostros inocentes, endurecidos por la calle y las carencias.

 

Para el que lo ha perdido todo y ha quedado arruinado, por el cierre de sus fábricas, fincas, negocios, el trabajo de toda una vida.

 

Para los presos, secuestrados por razones políticas, los que están sufriendo el maltrato del aislamiento, de la prisión injusta, de la violación de sus derechos fundamentales, de la incertidumbre del futuro, de la impotencia de no poder ni siquiera defenderse.  

 

Para el venezolano “de a pié”; el profesional; el ama de casa; el que sobrevive en el barrio, en el campo; a la familia, que a duras penas sobrelleva la tragedia de la vida diaria en que han convertido a nuestro país caracterizado por la impotencia de no poder, ni tener nada como celebrar, cómo llevar alegría a sus hijos, a sus seres queridos.

 

Todos estamos ante una situación terrible, insospechada hace apenas cinco años. Nos han arrebatado el país, nuestra normalidad de vida, la esperanza de un futuro que teníamos por delante, de trabajo, de avance, de justicia, de solidaridad, de convivencia.

 

Todo se ha trastocado en un ambiente de miedo, desesperanza, tristeza. Han arrebatado la identidad del pueblo venezolano, lo han convertido en un pueblo desesperado, degradado, dispuesto a hacer cualquier cosa para sobrevivir. En efecto, viven una vida de privaciones, de situaciones absolutamente denigrantes que se han convertido en la “normalidad” de un país en caos, deteriorado, violento, intolerante, egoísta.

 

Han abusado de la bondad y credibilidad de nuestro pueblo. Un pueblo esencialmente pacifico, que no puede someterse a la crueldad de un gobierno indolente, con una ética de pranato. Un pueblo que luce desorientado, confundido, abandonado por sus líderes políticos y sociales naturales, quienes abandonaron el barrio, la comunidad, el autobús, la rebeldía, para convertirse en la nueva élite de burócratas o empresarios, han conformado el nuevo grupo económico que sostiene este estado de cosas, dándole la espalda a su origen, traicionando las ideas que alguna vez emocionaron a los humildes.

 

La Navidad es una oportunidad para reflexionar, recordar el origen, la normalidad, recuperar la esperanza, retomar fuerzas. Fue San Francisco de Asís, quien nos legó la práctica del pesebre, nacimiento o belén, el establo, con los pobres, para recordar el origen humilde de Jesús y el Cristianismo, lejos de los Palacios, del egoísmo, de la opulencia.

 

Nuestro pueblo, en su inmensa riqueza cultural y artística, ha convertido al pesebre y la Navidad en una explosión de espiritualidad, sincretismo e identidad. De manera que, donde sea que estemos, en la circunstancia mas dura, poseemos suficientes elementos para tener una Navidad venezolana.

 

Porque sólo desde allí, desde lo mas auténtico de nuestra identidad, podremos darnos cuenta de que tenemos suficientes argumentos y fuerza para recuperar la Patria, nos daremos cuenta, con claridad, que no existe razón alguna para que estemos secuestrados, en manos de insensatos que entregan nuestro futuro y el de nuestros hijos, para ellos mantenerse en el poder.

 

Donde sea que estemos, dentro o fuera de la patria, no nos dejemos abatir mas por la tristeza y la desesperanza. Hay que recuperar el equilibrio espiritual que nos permitió movilizarnos por un futuro mejor. Desde donde estemos, recordemos a los seres queridos, a los que están pasando por los infortunios que hemos enunciado. Dejemos a un lado el miedo, la intolerancia, la desesperación, el egoísmo y reagrupemos la esperanza de todos, para que ello se convierta en una poderosa fuerza popular que dé al traste con este desastre.

 

Ahora pretenden ahogar a nuestro pueblo en la aventura de la guerra con Colombia, un pueblo hermano, tratando de insuflar el corazón de nuestros jóvenes con la intolerancia, la persecución. Así mismo, movilizan a todo el aparato burocrático y represivo del Estado, para acallar y reprimir a los obreros, trabajadores, a quienes les han arrebatado sus conquistas de tantos años de lucha sindical. En efecto, les han sido escamoteados los salarios y beneficios, mientras entregan la Patria.

 

 Igualmente, persiguen, encarcelan y matan a los trabajadores de PDVSA, cientos de prisioneros políticos, sepultados en vida, mientras guardan silencio y protegen a los “empresarios” que han hecho fortunas bajo su amparo y resguardan sus intereses. Tienen secuestrados por razones políticas a Generales, patriotas, héroes del 4 de Febrero y del 13 de Abril, como Rodríguez Torres y Baduel, violándoles sus derechos, así como, hacen con otros cientos de oficiales y profesionales de todos los rangos, Bolivarianos, patriotas, mientras permiten que cuerpos de inteligencia extranjeros, se inmiscuyan en nuestros asuntos internos e incluso, hagan planes a costa de nuestra soberanía.

 

Desde lo mas profundo de mi corazón, en verdad os digo que todo ésto lo vamos a cambiar, porque nuestro pueblo, el pueblo de Bolívar, el que cruzó Los Andes, páramos y sabanas para dar libertad y dignidad a todo un continente, el pueblo de las dificultades, del 13 de abril, de la derrota del Sabotaje Petrolero; ese pueblo, esa muchachada que, en una diáspora injusta, ahora sorprende al mundo, con su formación, su sensibilidad, su trabajo. Esos jóvenes, hombres y mujeres, que se resisten a dejar la patria, que luchan todos los días por sobrellevar la situación, mantener un espacio de vida; la mujer, la madre, jefa de hogar, en su lucha cotidiana para alimentar y proteger a sus hijos, a los abuelos; el pueblo que estudia, que trabaja, que lucha todos los días, al soldado y al campesino; ese pueblo noble, bueno, no tiene razón alguna para seguir sufriendo los desmanes de un pranato al que no le importa destrozar la Patria. 

 

Por la vida, por la paz, por el pueblo, por el futuro, por la Patria, recuperemos la Esperanza, estamos a tiempo de salir de este desastre, no tenemos porqué sucumbir en el escenario de la aniquilación de nuestros valores. Cuento con ustedes, ustedes cuentan conmigo. Vamos a contar todos juntos. Una Feliz Navidad, mis mejores deseos para todos y todas, ¡arriba los corazones! ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[San Pernil]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-20181226-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/San-Pernil-20181226-0016.html En el mes de diciembre el tema de moda ha sido el famoso pernil prometido, por segundo año consecutivo a la población venezolana, por parte del gobierno nacional, el cual una vez más falló la promesa, pues el famoso pernil solo llegó a un pequeño grupo de la población. El pernil es un alimento consumido por la población rica y pobre lo que significa que es deseado por las diferentes clases sociales.

Al observar el comportamiento de muchos ciudadanos reclamando su cuota de pernil visualizamos el daño profundo que sufre la sociedad venezolana en la que el respeto y la dignidad se ha perdido. No deja de sorprender que un pedazo de pernil es capaz de desviar la atención de los verdaderos problemas que sufre la sociedad, el pernil transforma conductas de muchos ciudadanos que se la mantienen hablando mal del gobierno, pero cuando se trata de cobrar la pensión, bonos, Clap, carnet de la patria se callan la boca para recibir el beneficio. Por lo que, el gobierno con sus dadivas logra controlar a una gran parte de la población, que a pesar que manifiesta estar muy molesta sale como borregos a retirar su parte de patria.

San pernil se convirtió en el niño Jesús de la población, es el “Juguete” que todos quisieran tener, pero solo unos pocos lo lograran obtener, al menos que el gobierno no solo lo parta en varios pedazos si no que lo ralle para que alcance. Mientras la sociedad se comporte con signos de desesperación el gobierno seguirá jugando a la manipulación. Es la razón por la cual los sectores políticos opositores se encuentran desesperados e intentan vender la sensación de que ahora al gobierno le queda poco tiempo, que solo hay que esperar que llegue el 10 de enero de 2019 para que la comunidad internacional ejecute su plan de desconocer a Maduro y eso será suficiente para la salida eminente del gobierno. Pero, lo más seguro es que para enero lo único que ocurrirá son anuncios de mas divisiones a lo interno del gobierno y la oposición.

Por su parte, Maduro dirá que lo quieren derrocar y que hay que salir con una contra ofensiva para derrotar a los fascistas del imperio, algunos gobiernos dirán que no reconocen el nuevo período constitucional  y Maduro repetirá que quien no lo reconozca el tampoco lo reconoce; y esa será la agenda de enero, entre dimes y diretes, mientras la economía seguirá sufriendo un profundo retroceso y  más venezolanos seguirán huyendo del país en señal de desesperación,  a pesar de todos los obstáculos que pone el SAIME para otorgar nuevos pasaportes o asignar las prórrogas a los pasaportes cerca de vencerse o vencidos, pero los venezolanos se las ingenian para  salir del país.

San pernil es la demostración clara de los serios problemas de identidad y lucha que tienen los venezolanos en los actuales momentos, una sociedad que sea silenciada e ilusionada por un pernil será una sociedad arrodillada y sentenciada.  Como lo dijo Jennifer Leal “En Navidad los gobernantes y políticos suelen comportarse como unos ángeles cuando realmente siguen siendo   unos demonios”.  Les deseo una agradable y bendecida navidad para todos.

]]>
<![CDATA[Jesús sigue naciendo entre las víctimas, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Jesus-sigue-naciendo-entre-las-victimas-por-Antonio-Perez-Esclarin--20181222-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Jesus-sigue-naciendo-entre-las-victimas-por-Antonio-Perez-Esclarin--20181222-0032.html  El evangelio es de una dulzura  y sencillez increíbles. Jesús nace entre nosotros para traernos la Buena Noticia de un Dios Padre-Madre que nos ama entrañablemente y quiere que vivamos como hermanos.


Jesús,  alegría de los pobres y necesitados,  nos vino a traer la libertad, la esperanza,  el amor. Esta es una extraordinaria Buena Noticia, que no terminamos de creerla. Hemos convertido  la Navidad en una rutina o añoranza de hallacas, aguinaldos,  regalos, arbolitos, pesebres,   pero muy pocos tienen el coraje para sumergirse en el insondable misterio de un Dios  que se acerca a nosotros con su radical propuesta de cambio de corazón y de valores. 


Por ello, la mayoría en Navidad, pendientes tan solo  de los bonos y los perniles,  olvida lo más importante y la razón de la fiesta: al Niño que sigue naciendo entre los más pobres y necesitados y nos convoca en su silencio de niño desvalido  a cambiar de vida y empezar a preocuparnos y ocuparnos por todos, en especial por quienes  están siendo golpeados por el hambre,   la miseria o la desesperanza. 

 

La Navidad es una excelente oportunidad para convertirnos al Dios  de Jesús,  que está siempre con quienes sufren las desgracias y no con los que la causan. Es un Dios amigo de víctimas y no de victimarios. Dios está en el dolor de los que  sufren la humillación de las colas, en el llanto de la madre que no tiene que dar de comer a los hijos, en la tristeza de esos niños porque sus padres se marcharon del país;  está en las dudas y gritos rebeldes de los que no entienden cómo es posible que hayamos llegado a esta situación de caos, penuria e incertidumbre. 


Es urgente que nos libremos de la imagen de ese Dios insensible ante el sufrimiento de las víctimas. Dios no causa las tragedias, sino que las sufre. Dios se  esconde y se manifiesta en ese niño que no tiene dónde nacer, que tiembla de frío sobre pajas de un pesebre, que enseguida tiene que huir al destierro para salvar la vida pues los poderosos lo persiguen para matarle y durante años deberá vivir como un indocumentado en un país extraño. 


 Navidad: tiempo para convertirnos al estilo de vida y  valores de Jesús: Para el mundo, lo importante es triunfar; para Jesús,  es servir. Para el mundo es primero el que más tiene; para Jesús, el que más sirve con lo que tiene. 


Celebrar la Navidad debe ser una excelente oportunidad  para releer nuestras vidas  a la luz de la humildad y ternura  del pesebre y reflexionar  con sinceridad si somos seguidores de ese Dios humilde, tierno y amoroso, o seguimos a los prepotentes, egoístas y violentos. Para preguntarnos si somos sembradores de encuentro, paz y hermandad, o de división, violencia e intolerancia;  si trabajamos por una Venezuela donde los niños puedan nacer y vivir de un modo digno, o si solo nos preocupamos por nosotros y los nuestros.  Para aclararnos si nuestra conducta y vida celebra a Jesús, la ternura  y el amor, la verdadera Navidad;   o a Herodes , la violencia y la opresión,  la antinavidad.

]]>
<![CDATA[Mi deseo: Transparencia del Banco Central]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mi-deseo-Transparencia-del-Banco-Central-20181222-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mi-deseo-Transparencia-del-Banco-Central-20181222-0031.html Por estos tiempos no hay mucho ánimo —ni fuerza monetaria— para pedir bienes materiales. Por esta razón, quisiera desempolvar un deseo que todos los días cobra más vigencia. Este artículo se publicó a principios del 2015, cuando el Banco Central empezaba a omitir la publicación de sus estadísticas básicas. Actualmente, se ha profundizado esa disposición negativa de silencio absoluto. Mi deseo de Navidad lo contiene este escrito:


En términos generales, el Banco Central persigue como objetivo fundamental lograr  la estabilidad de precios y proteger el valor de la moneda. Con miras a materializar este propósito, la comunicación de la autoridad monetaria es una herramienta útil e irremplazable. Por ello, los términos de “comprensión”, “credibilidad” y “confianza” en las actuaciones del órgano rector, son elementales y exige que los mensajes sean expresados de tal manera que generen señales objetivas, ecuánimes y creíbles.

 
Básicamente, la comunicación de los bancos centrales están orientadas a clarificar la operación de la política monetaria, debido a que tiene implicancia directa  en las decisiones de gasto, ahorro, empleo, inversión y  fijación de precios de los agentes económicos, lo cual significa que declaraciones revestidas con mayores niveles de transparencia,  permiten que las guías de ejecución sean más efectiva, produciendo esta conducta muestras de credibilidad que reduzca el grado de incertidumbre y malformaciones de expectativas en la economía. Por lo tanto, la transparencia apunta a la eficacia de la política monetaria, y esta a su vez, es imprescindible para alcanzar las metas que se propongan transmitir a los mercados.


Es necesario realizar comparaciones internacionales para conocer las prácticas comunicacionales adecuadas y ejemplarizantes de otros países, extrayendo de este modo lecciones que contribuyan a proyectar actuaciones orientadas al logro de un mejor  posicionamiento de nuestro país en esta materia.


En concreto, es necesario que el Banco Central divulgue informes o reportes regulares sobre las principales variables macroeconómicas (inflación, actividad, tasas de interés, desempleo, tipo de cambio, etc.), además que detalle información pública relacionada con la conducción de la política monetaria (permanentes comunicados, minutas, actas informativas, ruedas de prensa) y continuamente entregue indicativos responsables.

En suma, adoptar estilos comunicacionales que promocionen comprensión y señalen el sentido de las acciones de política monetaria, tal como lo hacen  habitualmente sus pares en el mundo (casos como Colombia, Perú, Nueva Zelanda y Suecia valen la pena revisarlos) son meritorios aplicarlos.


La transparencia revela franqueza sobre la forma en que se toman las decisiones y proveen señales a valorar para responder con mayor precisión a la dinámica de la  economía en su conjunto.

Hoy, cuando los sectores económicos del país ruegan claridad en la información y luces precisas acerca de las perspectivas económicas a corto y mediano plazo, el cambio en el comportamiento del Instituto Emisor, tendente a las comunicaciones transparentes, podría ser un importante indicador que renueve la confianza destruida, promueve expectativas más saludables y convoque esfuerzos reanimadores de la economía. 


Son mis deseos, mis deseos son…

]]>
<![CDATA[Peones o sujeto histórico]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Peones-o-sujeto-historico-20181222-0030.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Peones-o-sujeto-historico-20181222-0030.html Las demandas de la clase trabajadora y sus organizaciones hoy se centran fundamentalmente en dos aspectos: salarios dignos y control de precios. Las medidas anunciadas por el presidente Maduro responden parcialmente a lo primero.

¿Y qué pasa con la segunda demanda?, pues seguimos igual, el gobierno bolivariano ha demostrado que a través de los mecanismos del Estado tiene pocas capacidades para mantener una política sostenida de control efectivo de los precios. Y de hecho el presidente Maduro lo reconoció al afirmar que los precios acordados solo se habían mantenido cuarenta de los cien días que ocupó su balance.  La dirección escogida en el Plan es hoy es seguir dialogando con los empresarios y empresarias y brindarle beneficios (acceso a divisas, pago se salarios, dispensas fiscales, entre otros).  

Ahora bien ¿Qué explica el rol de la clase trabajadora y sus organizaciones en este estado de cosas?.


En el ejercicio de derecho se afirma que no se puede alegar la torpeza propia en la defensa propia.  Digo esto porque nuestro rol en este estado de cosas se explica porque nuestras organizaciones no han logrado la fuerza necesaria para tener una condición beligerante y en consecuencia capacidades de incidir. Otros actores sí que tiene influencia, uno de ellos es un sector que se ha vendido como burguesía bolivariana, en palabras de nuestro ilustre Wilmer Castro Soteldo.   


En los últimos meses en las calles se han desarrollado una serie de manifestaciones de trabajadores y trabajadoras espontáneos u organizados en varias coaliciones (Alianza Nacional Intersindical, Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora, entre otros). Hoy podemos decir que existe un sector emergente que pretende acumular fuerzas, calentar la calle y sumar, pero esta reducido a aquellos trabajadores y trabajadoras del sector público que se movilizan debido al irrespeto de las convenciones colectivas por parte del patrón y en consecuencia dejaron de percibir beneficios que los colocaba sustancialmente por encima de la media de los demás trabajadores y trabajadoras en el país.

Por otro lado, están quienes promueven la resignación y que nos dejemos en manos del gobierno bolivariano. Dicho de otro modo, estamos entrampados en el dilema del “peón” de la hacienda: sumiso o contestatario. El primero espera que por gracia de algo divino “el señor” se conmueva de su situación y haga algo y el segundo clama para que “el señor” le mejore la ración y lo trate mejor. 


Ser sujeto histórico implica en primera instancia requiere construir la unidad en el seno de las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, para estar en condiciones de afectar la correlación de fuerzas vigentes, es decir ser sujetos en este estado de cosas.  Esta unidad solo es posible construirla conflictivamente. La unidad de los sindicatos, delegados y delegadas de prevención, cajas de ahorros y cooperativas es esencial para lograr ser un interlocutor firme que permita afectar las tomas de decisiones. Tan importante como lo anterior es la construcción de un proyecto en función de los intereses de clase.


No se observan deliberaciones en torno a la construcción de un proyecto alternativo al estado de cosas que se critica. Sin ánimos de descalificar los discursos que, en las distintas manifestaciones existentes, estos fácilmente pueden constituir una lista de deseos o necesidades. La construcción de un proyecto alternativo supone no solo definir claramente el estado de cosas conveniente para la clase trabajadora, sino también definir los roles de los actores de la sociedad venezolana, así como las relaciones oportunas para el cumplimiento del proyecto. Esta falencia puede que tenga su causa en el grado de conciencia que tenemos como clase en Venezuela, que quizás nos permite articularnos hoy hasta la defensa de la capacidad de consumo.
Se puede terminar estas líneas con arengas de una victoria pronta, sencilla y obra de un milagro posible gracias al grito de nuestras consignas, solo que me parece, aquí presento dos problemas presentes en el movimiento de trabajadores y trabajadoras y se requiere examinar otros. 

]]>
<![CDATA[Un “Vrexit” provocado desde el exterior]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Vrexit-provocado-desde-el-exterior-20181222-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Vrexit-provocado-desde-el-exterior-20181222-0029.html Dice un refrán popular que muchas manos en la sopa ponen el caldo morado. Y, efectivamente, muy poco ha contribuido a la evolución positiva de la situación venezolana la manera en que distintos países se han involucrado en el acontecer interno nacional. Seguramente porque la experiencia histórica así lo indica, la no intervención es un principio básico consagrado: no sólo resguarda la paz sino que preserva las condiciones para que cada país decida lo que hace.


A principios de año, los distintos factores nacionales adelantaron conversaciones que estuvieron a punto de concretarse en un acuerdo. Posteriormente, se convocaron las elecciones presidenciales del 20 de mayo y varios de los más importantes partidos de oposición manifestaron su disposición a participar. 


Sin embargo, desde el exterior se ejerció presión en el sentido contrario. De una parte, los países del grupo de Lima anunciaron que no reconocerían a quien resultara electo. Lo mismo se dio a entender desde la Unión Europea. Varios embajadores hablaron de cierre de embajadas. Y estos anuncios se convirtieron en argumento básico para el llamado a la abstención. “Cómo se va a participar, si la comunidad internacional no reconoce las elecciones”, se decía. 


Al meter las manos, más allá de lo que la prudencia aconseja, contribuyeron a que “el caldo” de la política venezolana se enrareciera más. Ahora están en un aprieto. No saben si cerrar o no las embajadas y buscan qué hacer para no desdecirse. Si antes llamaban a la oposición para que no participara en las elecciones, ahora la conminan a que firme documentos a favor de “una solución política”. En el fondo, el mismo error, la injerencia en asuntos internos de otro país como si fueran propios, y con pasión partidista.


Cada día, el caldo se vuelve más morado. A las sanciones de bloqueo financiero se le suman ahora los anuncios del Vicepresidente electo de Brasil, el general Hamilton Mourao, quien sostiene que al ejército de su país le correspondería dirigir las tropas que ingresarían a Venezuela luego de un golpe de Estado.


Si entre estos peculiares actores internacionales se impone la idea de aislar a Venezuela, nos encaminaríamos hacia una suerte de “Vrexit” forzado, es decir, el país sería empujado a salir de parte importante de su actual esfera de relaciones. 


Y como el mundo es multipolar y no hay vacío que no se llene, Venezuela se desplazaría completamente, y no solo de forma parcial como ahora, hacia otro espacio de interrelaciones: China, Rusia, Irán, Turquía, India, mientras que en el hemisferio se afianzarían los vínculos con México, Cuba. Uruguay, Nicaragua, El Salvador, países del Caribe. La presencia de los aviones de Rusia en Maiquetía es una imagen que ilustra bien como pudieran evolucionar los acontecimientos.


El aislamiento económico y diplomático pondrá necesariamente a Venezuela en un camino inesperado, el de un “Vrexit”. La sopa tendrá nuevos sabores.

]]>
<![CDATA[Mentiras Verdaderas, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-Verdaderas-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181219-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentiras-Verdaderas-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181219-0019.html  A solo dos semanas de culminar el año 2018 los escenarios políticos y económicos en Venezuela no son nada alentadores para el primer trimestre del año 2019 dado a la permanente confrontación política, la cual, una vez más estará por encima de la grave crisis económica agudizando los escenarios en el país.


Durante el año 2018 la oposición política venezolana se empeñó en no participar en ningún proceso electoral lo cual solo permitió seguir perdiendo espacios de poder y que el gobierno, siendo minoría, avanzara sin obstáculos en el logro de sus objetivos. Este hecho motivó a la confrontación interna dentro de los aliados del gobierno como si estuvieran construyendo una oposición interna que les permita hacerle creer a la población su carácter amplio y democrático. 


Ninguna de las propuestas económicas que ha implementado el presidente Maduro ha dado resultados positivos, por el contrario empeora, lo que pone en alerta a los equipos de choque ante cualquier evento de manifestaciones y protestas para ejercer control desde su inicio. En caso de que el 10 de enero de 2019 ocurriera, lo que se está diciendo una parte de la oposición venezolana, que cuarenta embajadores se retiran de Caracas en un desconocimiento a la envestidura presidencial del periodo 2019 – 2025 podría verse como un triunfo para ésta oposición política internacional en la búsqueda de aliados para enfrentar al Gobierno. 


Ante este posible escenario, el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Jorge Arreaza el pasado jueves 13 de diciembre de 2018 en una reunión con el cuerpo diplomático que hace vida en Venezuela les informó que quien quiera irse es su decisión porque el gobierno venezolano no los está expulsando, y dejó claro cuál sería la estrategia del gobierno para los días posteriores al 10 de enero de 2019, al asegurar que gobierno que no los reconozca, gobierno que ellos no reconocerán.

 

Hasta este momento los gobiernos que han manifestado abiertamente su  apoyo y reconocimiento al presidente Maduro son China, Rusia, Turquía, Los Países Arabes, Nicaragua, Bolivia, Cuba, y en el caso de Uruguay hay una discusión sobre el reconocimiento al gobierno venezolano en el debate el partido de gobierno “Frente Amplio”, el cual expulsó al secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) Almagro por su posición hacia el gobierno de Nicolás Maduro, lo mismo está ocurriendo en Ecuador, Honduras y el Salvador en donde los gobiernos están recibiendo presiones para que reconozcan a Maduro en su nuevo periodo.


Las expectativas están en lo que va a hacer el gobierno de los Estados Unidos, lo cual podría poner fin a las relaciones comerciales entre los dos Estados o al final Trump seguirá con el juego diplomático por sus intereses comerciales con el petróleo venezolano. Sin duda la política venezolana estará muy tensa para esa fecha en la expectativa de lo que pueda ocurrir internacionalmente, mientras nacionalmente los grupos políticos que adversan al gobierno se encuentran confrontados en qué hacer ese día. 


Por su parte, los sectores empresariales del país congregados en Fedecamaras, Conindustria, afirman que de mantenerse el incremento acelerado del valor del dólar paralelo se presiona la estabilidad de las empresas generando, en muchos casos, el quiebre ante la imposibilidad de mantenerse con la hiperinflación.

 

Las ventas registradas para el mes de diciembre de las empresas de tecnología, línea blanca, juguetes son alarmantes debido al alto costo que los productos los cuales no permiten que el 90% de los venezolanos puedan adquirirlos. Lo mismo está ocurriendo en el sector panadero, en el que la venta de panes de jamón se encuentra en niveles críticos por sus altos costos de producción y venta.


Mientras todo esto ocurre el gobierno afirma que el país se encuentra en una mejoría económica visible y la oposición asegurando que al gobierno le quedan pocos días. Como lo dijo Canfield Mitchell “Los gobernantes que mienten tan seguido y  tantas veces al pueblo llega un momento que se creen sus propias mentiras que trae como consecuencia a un fracaso rotundo de sus políticas económicas y sociales”.

]]>
<![CDATA[Conocernos es defendernos, por Luis Britto García]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Conocernos-es-defendernos-por-Luis-Britto-Garcia-20181219-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Conocernos-es-defendernos-por-Luis-Britto-Garcia-20181219-0021.html 1.- Informa el Presidente Nicolás Maduro sobre la inminencia de una agresión a Venezuela. Lo confirman documentadas advertencias de Carlos Lanz y Juan Martorano. El enemigo nos escruta con miles de instrumentos de espionaje y tanques de pensamiento. ¿Qué sabemos sobre nosotros mismos? Debemos investigar nuestras debilidades y fortalezas. Conocernos es defendernos.


2.- Refirámonos primero a nuestras fronteras. Venezuela durante su existencia republicana perdió una tercera parte de su territorio. ¿Por cuáles causas? A veces, por laudos arbitrales influidos por potencias extranjeras ni amigas ni partidarias nuestras. A veces, por falta de iniciativa en poblar regiones fronterizas con venezolanos autóctonos, facilitando así que nos fueran arrebatadas, como sucedió con la Guayana Esequiba.

3.- Tenemos fronteras muy extensas, casi todas difíciles de controlar.. Debemos investigar cómo imponer un efectivo dominio del desplazamiento de personas y bienes a través de ellas. Debemos identificar los objetivos estratégicos que podrían tener potencias extrañas en nuestro país, y los objetivos tácticos que deben ocupar para dominar los primeros. Pues las fronteras no se toman únicamente con irrupciones militares. Hay formas demográficas, económicas, jurídicas, políticas y culturales de ir ocupando una zona limítrofe, para facilitar su desgajamiento del cuerpo de la Nación.

4.- Refiriéndose a incidentes en nuestra Amazonia, denuncia Juan Martorano que “Es evidente la infiltración dentro de esas comunidades indígenas, de factores externos a las mismas, interesadas en el desmembramiento de la República. Declaraciones dadas en su momento por el General de Brigada en situación de reserva activa, Roberto González Cárdenas, sobre la constitución de una nación independiente pemona en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro”. Llevo décadas advirtiendo que el régimen constitucional que pareciera admitir la existencia dentro de Venezuela de “pueblos”, “territorios” y “autoridades”supuestamente distintos de los nacionales puede ser maliciosamente utilizado para secesionar nuestro país, pues esas tres categorías son las condiciones existenciales para la creación de Estados. A defender esa frontera, señores de la ANC.

]]>
<![CDATA[El pesebre gigante del bulevar de Sabana Grande, ícono de la Navidad caraqueña]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pesebre-gigante-del-bulevar-de-Sabana-Grande-icono-de-la-Navidad-caraquena-20181219-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pesebre-gigante-del-bulevar-de-Sabana-Grande-icono-de-la-Navidad-caraquena-20181219-0018.html Nuestro país es Caribe, Selva Amazónica, Andes, Desierto, Urbe. Su gente es el resultado de la mezcla de los más variados orígenes: europeo, indígena, africano. Todo ésto, unido a la majestuosidad de su historia patria, y a su estratégica ubicación geográfica, al norte de Suramérica, (que la hace receptora privilegiada de los primeros intercambios continentales con otros países), se expresa en nuestra gran diversidad de culturas y tradiciones.

 

En Venezuela, los saberes están por ¨doquier¨ y los artistas surgen incluso instintivamente.

 

Así, se ha desarrollado tanto formal como de forma más simple, un vasto mundo cultural, con el que los venezolanos y venezolanas se han acostumbrado a vivir en forma cotidiana.

 

Por eso, nuestra Constitución recoge en forma expresa el derecho a la cultura y de los creadores para garantizar su protección, entendiendo que los mismos son manifestación de nuestra identidad y soberanía.

 

Heredada de los españoles, quienes las utilizaban como íconos eclesiásticos, en Venezuela existe una gran Escuela de Tallistas de la madera.

 

Se trata de ¨hacedores¨ que, dependiendo de su ubicación geográfica, utilizan diversos tipos de dicho recurso natural, el cual adornan o pintan, en virtud de la costumbre del lugar.

 

Los más representativos, se encuentran sobre todo en la zona andina, aunque también son considerados de extraordinaria calidad, los del centro (Yaracuy, Falcón, Lara), y los indígenas.

 

La temática es muy rica: Bolívar y Manuelita, el Dictador Juan Vicente Gómez, imágenes religiosas y de la santería; y, utilitarias, como las flechas y lanzas amazónicas.

 

La religión católica se hizo presente en las colonias y en el mundo entero, a través del uso de los símbolos religiosos, generalmente tallados en madera. Los retablos e imágenes de la Virgen, por ejemplo, salen a pasear de las iglesias en procesiones durante la Semana Santa.

 

También, coloca en ¨Tiempos de Navidad¨, el ¨Pesebre, Nacimiento o Belén¨, para representar la llegada del Niño Dios a la vida de los católicos.

 

Esta usanza originaria del siglo XIII, en el pueblo de Greccio en la localidad de Asís en Italia, fue concebida por San Francisco de Asís, para representar la escena del nacimiento de Cristo, lo cual se escenificaba con un portal de paja donde se colocaba un ¨pesebre ¨o cajón de comida para animales, con personas y bestias que reproducían la escena de adoración e los pastores. Se trataba de lo que hoy conocemos como ¨Nacimiento Viviente y que aún se desarrolla en muchos pueblos del mundo.

 

A partir del siglo XIV la población italiana lo empieza a adquirir como costumbre, utilizando imágenes de terracota o madera, hasta que Carlos VII de Napoles la lleva en el siglo XVIII a España, donde existe gran tradición de tallistas, lo cual traslada a Latinoamérica como vía de evangelización a los americanos por parte de los franciscanos, quienes agregaban para mayor efecto vegetación y animales locales.

 

Esta representación ha sido desde entonces plasmada por los artistas del mundo entero, y nuestros creadores populares, la ejecutan mayormente a través del trabajo en madera.

 

En particular, en el Estado Mérida de Los Andes Venezolanos, hay una vasta comunidad de tallistas, entre los que destacan en la Finca El Escorial del Valle de San Javier, entrada La Carbonera, los Hermanos Orlando y Gonzalo Erazo, y el joven Reinaldo, los dos primeros con más de 45 años trabajando la madera, ¨dándole a los palos¨. Pintan con resina de árboles, ¨guaba¨ y pigmentos cien por ciento naturales, sin taladros eléctricos, sólo hierros que hacen ellos mismos. La pieza va tallada ¨desde la punta de las uñas hasta el pelo¨, no hay cortes. ¨La elaboración es algo hermoso¨, indican, ¨no se piensa en más nada¨, ¨menos, en algo malo¨ y se busca ¨que nunca termine el día para poder trabajar más¨. La clave del éxito está en la unión familiar y la ausencia de envidia entre ellos. El pelo, la barba y los detalles de la vestimenta, se marcan primero con el lápiz para realzar los canales.  A la par siembran, y aprovechan para hacer un llamado a los campesinos para que regresen al campo, ¨no se pasa necesidades, si hay tierra¨, alegan.

 

Gracias a las manos de Los Erazo, en nuestro proyecto más completo, el Bulevar de Sabana Grande, conformado por kilómetro y medio y 27 transversales de zona peatonal, del que hablaremos en otra oportunidad, hemos convertido en una tradición para los caraqueños y caraqueñas, visitar el ¨Pesebre Gigante¨, conformado por 13 piezas de madera tallada, María, José, el Buey, la Vaca, los Reyes Magos, el Ángel Gabriel  y Jesús que, a la usanza venezolana, se deja tapado hasta el 24 en la noche, cuando se destapa en familia.

 

La descripción misma de nuestro Belén, la cual se coloca a un lado del mismo, deja atónitos a los transeúntes, pues de allí pueden desprender el trabajo y el detalle que el mismo implica. Ésto al igual que la certeza de que ese ha sido un trabajo realizado para ellos, para sus Fiestas, ha permitido que lo respeten, que lo quieran. Porque lo contrario, equivaldría a la destrucción de nuestra utopía posible.

 

Así, las piezas, fueron talladas en un solo tronco de madera, sin corteza, el cual, para ser curado o sellado, se sumerge en formol por un lapso largo de un año, y se colorea con pigmentos naturales provenientes de flores, arbustos y frutos. Los tamaños de cada una son de 3 metros, salvo la Virgen y el Ángel Gabriel, de 3, 25 metros.

 

Las familias con los niños y niñas, las comunidades, los pasantes, los comerciantes, quienes vienen del interior, y los que hacen sus compras navideñas, desde 2007 dedican tiempo para la foto decembrina en el ¨Pesebre Gigante¨, el cual colocamos alternativamente por año en cada una de las denominadas plazas del corredor peatonal, en donde las mismas quedan amparadas de los factores del medio ambiente.

 

En paralelo, en PDVSA LA ESTANCIA, otros tallistas como María Yolanda de Yaracuy, de imágenes mas populares y con colores mas fuertes, adornan el ingreso de la Casa, y lo hacen también en Plaza Venezuela, para acompañar los colores de la Fuente.

 

En cada espacio recuperado por nosotros y en cada sede de PDVSA y de la Guardería La Alquitrana, se colocan Nacimientos en tallas de madera, de los Rangel de Mérida, así como, de artesanos de Guadalupe, estado Lara, donde la madera en sus distintos tipos se hace arte, y del estado Falcón, entre otros.

 

Los Nacimientos se colocan al unísono del canto de voces venezolanas, música de gaita o aguinaldos navideños, y de música académica siempre interpretada por los niños del Sistema de Orquestas de las comunidades aledañas.  

 

El 2 de febrero, Día de La Candelaria, hicimos costumbre realizar la ¨Paradura del Niño¨, esconderlo en los alrededores del ¨Pesebre Gigante¨ y, nuevamente acompañado de los miembros de la colectividad y de los niños y niñas de La Alquitrana y escuelas circundantes, también con las piezas de la Orquesta Infantil de la zona y los Aguinaldos de ¨Las Voces Risueñas de Carayaca¨, buscarlo puerta por puerta de los negocios, hasta encontrarlo para cantar y bailar con él.

 

Con el ¨Pesebre Gigante¨ quisimos revalorizar nuestras tradiciones decembrinas, recordar, en medio del ¨corri corri¨ navideño, el origen de nuestras Fiestas, su riqueza y, sobre todo, darle la oportunidad a los niños y niñas venezolanos y venezolanas, que se encuentren con sus costumbres, con sus raíces, de que tengan el sentido de la identidad, que, conforma en definitiva, el instrumento que nos permite dar saltos hacia adelante ante las situaciones mas complejas.

 

Un país con identidad es un país soberano, y es en eso que debemos trabajar para construir un futuro para los niños y niñas de la patria.

 

La Navidad es un espacio con el que contamos para el disfrute, para la unión. Es el período en el que nos toca detener la marcha para la reflexión, para el perdón, para el encuentro con nuestros seres queridos y amigos, pero también con nosotros mismos.

 

Los invito en estos Tiempos de Paz y reunión, a que vayan a visitar ¨EL Pesebre Gigante¨ del Bulevar de Sabana Grande, y admiren lo que la mano trabajadora es capaz de hacer, se deleiten con la expresión del espíritu campesino concretado en el hecho creativo, que ha sido logrado para maravillar al espectador y encontrarlo con sus orígenes y valores.

 

Los convoco a que dén un paseo por nuestras costumbres, y acerquen a sus hijos e hijas a nuestra cultura, hermosa, densa, porque cada pieza allí mostrada es un pedacito de los Erazo, de María Yolanda, de los Rangel, de quienes dejan sus años en el esfuerzo de la creación para entregarnos su espíritu, sus sueños, y buena parte de su vida. Es un trozo de Venezuela.

 

En unión de los suyos, con el ícono caraqueño de nuestra Navidad, el ¨Pesebre Gigante¨ de Sabana Grande, siéntanse estas líneas como la expresión de los Mejores Deseos para esta Navidad y para el  Nuevo Año 2019 que inicia, lleno de Paz, amor y alegría.

]]>
<![CDATA[¡Vienen los rusos!, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vienen-los-rusos-por-Carola-Chavez-20181219-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vienen-los-rusos-por-Carola-Chavez-20181219-0016.html  “¡Ay, papá!” celebraron voceros del antichavismo cuando Trump dijo, refiriéndose a Venezuela, que todas las opciones estaban sobre la mesa, incluyendo la militar. Por las redes, frente a los micrófonos, en cualquier tarima llevan años pidiendo una intervención internacional para nuestro país. Peones de una guerra que nos quieren imponer, cipayos que anticipan la destrucción de su país y salivan al imaginar a los marines pisoteando nuestra tierra, bañándola de sangre y uranio empobrecido. “Como a Gadafi” han expresado, en voz alta y sin una pizca de vergüenza, sus deseos para Chávez, entonces y hoy para Maduro.

Durante años han soñado con el día de la venganza. Por las redes han descrito lo que harían a todo el que alguna vez apoyó al chavismo. Tienen hasta un psicólogo tuitero que hace proclamas de exterminio total en nombre de la arrechera. Hay gente que le da retuit, esperando que llegue el día de ir a buscar a su vecino. “¿Dónde te vas a meter?”

Sociópatas entrenados en Paracolandia son paseados por ese club del saqueo que llaman “la comunidad internacional, primero como presos políticos y luego, como adalides de los derechos humanos. ¡Fuego, fuego, fuego! Y son defensores de la democracia los que sabotean elecciones, los que se abstienen, los que desconocen los resultados y prometen traer las pruebas mañana.

“La testigo Betzy no se presentó”. Y son valientes patriotas la sifrinas que pagaron el lobby, una para mostrarle las rodillas al genocida George W. Bush, y la otra para pelarle el diente a Donald Trump a ver si embrujados por sus encantos nos invaden de una vez. “¡Fuerza es fuerza!” y “¡Fuerza y fe!”

Y en cada agenda de agresión a Venezuela están sus firmas suplicantes. Y le ruegan a Duque que tenga los cojones que a Uribe le faltaron. Y le piden al Dios de Pare de sufrir que ilumine a Bolsonaro, a Macri al que sea, pero que nos invadan ya.

Y se devela la proximidad de sus planes asesinos y la sifrina, en tono de malvada loca de telenovela mala, tuitea: “Quién está chorreado?”. Y, para disuadir la locura, llegan unos aviones Rusos, porque no solo nosotros queremos la paz. Entonces, los peones de la guerra gringa, al ver que en su tablero soñado no solo juegan las blancas, chillan: “¡Maduro quiere guerra!”. Chillan porque saben que la hemos vuelto a frenar.

]]>
<![CDATA[¿El México con Amlo y la izquierda será distinto?, por Rodrigo Cabezas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Mexico-con-Amlo-y-la-izquierda-sera-distinto-por-Rodrigo-Cabezas-20181219-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Mexico-con-Amlo-y-la-izquierda-sera-distinto-por-Rodrigo-Cabezas-20181219-0015.html El pueblo de México decidió en elecciones masivas, libres y transparentes que Andrés Manuel López Obrador, un dirigente nacionalista, progresista y de izquierda, sea su Presidente por los próximos seis años. Su dignidad, honestidad, constancia y verticalidad frente a poderosas mafias políticas y económicas le dio la victoria con un sorprendente 53% de respaldo popular, superaba así dos derrotas previas originadas en descarados fraudes del viejo establecimiento político. 


Es el primer Presidente en setenta años que no forma parte de esa elite. Por ello, y por lo que significa esa nación, ha generado la expectativa en relación al destino de su gestión. 


México es un gran país, con larga tradición de luchas populares, con una economía que está entre las 15 más grandes del planeta y la segunda de Latinoamérica y el Caribe, 1.2 billones es su PIB. Desde hace más de tres décadas ensaya un proceso económico sustentado en el ensamblaje de piezas importadas de libre arancel (maquila), que si bien instaló una base industrial importante no significó el salto al desarrollo dada la alta transferencia de valor a la economía norteamericana.

Estructura económica sustentada en el mercado direccionado a las exportaciones, con un comercio exterior arbitrado por los tratados de libre comercio con más de 40 países, el más relevante el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, renegociado con Canadá y EE UU este mismo año, con una exacerbada dependencia con respecto a este: 85% de sus exportaciones y 50% de sus importaciones.

De hecho, desde su firma en 1992 hasta el presente su comercio con los EE UU se triplicó, al mismo tiempo se produce el ocaso de su condición de potencia petrolera, al reducir sus exportaciones de hidrocarburos del total de 67% en 1980, a 5.8 % en 2017, espacio ganado por las exportaciones de automóviles, piezas y repuestos, camiones, computadoras, teléfonos, instrumentos médicos. En 2017 las exportaciones mexicanas alcanzaron una cifra récord, nada despreciable, de 409 mil millones de dólares.

Para que se tenga idea comparativa obsérvese qué las exportaciones de computadoras desde México  ese año, representaron 22 mil millones de dólares, literalmente el monto de las exportaciones petroleras de Venezuela.  


Los problemas que asumirá Amlo tienen un alto grado de complejidad. México es muy desigual, el 43% de su población está en situación de pobreza, su PIB per cápita de 9.600 US$ no se corresponde con el tamaño de su economía; la exclusión educativa es estructural, la matrícula escolar, en términos absolutos, se ha reducido dramáticamente de 116 mil en 1980 a 103 mil en 2017; en ese año ocurrieron 32 mil homicidios explicados, en su mayoría, en la inseguridad generada por las mafias del narcotráfico; cerca de 13 millones de mexicanos han salido de su país como migrantes, el 90% hacia EE UU; la corrupción es un cáncer generalizado que copo las principales instituciones del Estado.


Tres compromisos resaltan en el nuevo Presidente, confrontarse con la corrupción y la impunidad, afirmando que México será un “país modelo que demostrará al mundo que acabar con la corrupción es posible”, reactivar la economía y la pacificación del país. Ambiciosas metas cuya base de sustentación es que la economía mantenga su estabilidad macroeconómica y pueda crecer sostenidamente.


Tengo confianza que así será; de una parte, por el excelente equipo de profesionales del área económica financiera que responsablemente ha nombrado, entre otros, Carlos Urzúa Macías, profesor universitario, doctor en economía,  matemático y con obra escrita, su Ministro de Finanzas;  Graciela Márquez, doctora en economía, especialista en políticas industrial y comercial, Ministra de Economía e Industria; Roció García, ingeniera química, experta en el área petrolera y petroquímica, Ministra de Energía; Víctor Villalobos, ingeniero agrónomo y doctor en ciencias genéticas vegetal, Ministro de agricultura y alimentación.


De la otra, porque al anunciar una política fiscal responsable, no dispendiosa, sin financiamiento del Banco Central, intenta garantizar que la economía mexicana no destruya su sistema de precios y se sumerja en procesos inflacionarios donde los más débiles se hacen más débiles.

 

 Observo que su apuesta principal económica está en la reindustrialización del país: “Desde el primero de enero próximo entrará en vigor la zona libre a lo largo de los 3 mil 180 kilómetros de frontera con EE UU. Esta franja de 25 km de ancho se convertirá en la zona libre más grande del mundo. Allí se cobrará lo mismo de impuestos y costara igual los energéticos que en California, Arizona, Nuevo México y Texas, de la Unión Americana. En otras palabras, se reducirá el IVA de 16 a 8%. El Islr bajara al 20%. La gasolina, el gas y la electricidad costaran menos que en el resto del país y se aumentara al doble el salario mínimo”. El impacto de esta medida, de las nuevas refinerías que construirán y la otra zona económica libre en el sur del país,  son augurio de prosperidad.


Al no errar en el manejo profesional y científico de la economía y, no dejarse atrapar por la corrupción, podrá demostrar la izquierda mexicana que si es posibles gobiernos progresistas, anti neoliberales, exitosos.

 

Tengo la convicción que México, en el periodo de Amlo, creando un clima amigable y de seguridad jurídica, recibirá un importante flujo de inversión privada, este es el principal combustible para que crezca la economía y se genere la riqueza material que cierre las brechas de la desigualdad y reduzca la pobreza.

 

Esta tarea de dimensión humana requiere un gobierno popular, que no denegué la responsabilidad del estado en su tarea de distribuir justamente el ingreso nacional desde políticas publicas efectivas y alejadas de la corrupción. El Presidente Mexicano, desde su anhelo de justicia, igualdad y progreso, lo ha repetido hasta el cansancio; “POR EL BIEN DE TODOS, PRIMERO LOS POBRES”. Éxito MÉXICO, Éxito Presidente Amlo.

]]>
<![CDATA[Reprenda al Gobierno y oposición, por Félix Cordero Peraza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Reprenda-al-Gobierno-y-oposicion-por-Felix-Cordero-Peraza--20181217-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Reprenda-al-Gobierno-y-oposicion-por-Felix-Cordero-Peraza--20181217-0035.html A la luz de los resultados de la elección del 9D la población despacha claro mensaje a la dirigencia política. La crisis extiende, el rechazo al campo electoral. Sus alcances son consecuencia de las políticas de quienes gobiernan y de quienes “lideran” la oposición. Alrededor del 80% de los electores piensa que la oposición no ha estado a la altura de las circunstancias y que el gobierno ha fracasado. 

Las derivaciones del 9D son evidentemente un mensaje-castigo para el gobierno como para la oposición. Quien no lo entienda así está jugando carrito. No deducirlo pudiera ser irresponsable. El gobierno ha creado su propio rechazo por sus políticas e ineficacias, cuyos frutos los está padeciendo una población sin líder. Que se siente defraudada por un liderazgo opositor mirándose el ombligo. 

    El fenómeno electoral es la abstención. Que por supuesto se veía venir. De cada 10 electores votaron 2 y media. Según el CNE se abstuvo el 72,6 % del patrón electoral; unos 20 millones 700 mil individuos.  O sea, más de siete de cada tres. Resultados que necesitaran análisis críticos tanto del gobierno como de la oposición. En cuanto a quienes gobiernan votó solo la maquinaria. Aquella que se cobija a la sombre de los programas públicos sociales. Misiones y grandes misiones. Financiadas por el erario público, el dinero de la nación, que ahora son egresos de las finanzas del estado. Una verdadera inmoralidad y carencia de ética administrativa; además violatoria de la norma Constitucional. Tema para el control y supervisión de la Asamblea Nacional. Informe, para la distribución nacional e internacional. La gente medrando en los recursos del estado fueron quienes votaron por el gobierno. 

     En cuanto a la oposición la derrota es significativa. Pierden casi el total o más de las tres cuartas partes de las cámaras municipales. Los que participaron salen esmirriados y tambaleantes. Una verdadera tragedia estratégica. Los sacaron de los municipios.

 Su anclaje directo con los ciudadanos. El punto de apoyo para mayor actividad de calle y su conexión directa con las parroquias, comunidades y barrios marginales. Quedaron sin pisos populares y carentes del fundamental liderazgo político de barrios, caseríos y zonas residenciales.  La formación de cuadros municipales es una tarea difícil y costosa, exige experiencia, independencia económica y vínculo directo con los problemas ciudadanos. Hoy, no es como antes, se forman en la lucha día a día, en el batallar constante por agua, gas, electricidad, vigilancia, aseo, salud pública y educación.

      ¿Cuáles son las causas y consecuencias de esta alta abstención? Veamos.  El descredito y desconfianza con el CNE. El llamado a no votar de los partidos más fuertes opositores. El estimulo directo e indirecto del gobierno para fortalecer la abstención. El descontento general de la población por los efectos de sus políticas públicas. La poca importancia que para la gente tiene un concejal, en relación con los principales problemas de los ciudadanos. 

     La gente está concentrada en la solución de sus principales problemas. No tiene ni tiempo ni actitud para enfrentar un asunto como lo es la elección de concejales.

 Atrapada, como conejo en jaula, en los efectos de las políticas de empobrecimiento progresivo, con sus secuelas en la hiperinflación y la pérdida de capacidad adquisitiva de la moneda, la escasez de alimentos y medicinas, la recesión económica, caída del PIB, la paralización del aparato empresarial, la baja del consumo, la disminución de la demanda, el aumento del desempleo y la dolarización (“dólartoday”) de las actividades comerciales. 
 

]]>
<![CDATA[Ética, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Etica-por-Eduardo-Fernandez-20181217-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Etica-por-Eduardo-Fernandez-20181217-0034.html El próximo gobierno tendrá que promover y liderizar una gran revolución moral en Venezuela. Siempre hemos tenido corrupción en nuestro país. Sin embargo, en los últimos veinte años la corrupción ha alcanzado niveles escandalosos. Nunca había habido tanta corrupción en Venezuela como la que se ha hecho presente desde que irrumpió el llamado socialismo del siglo XXI.

No se trata solo del bochornoso enriquecimiento de los altos niveles del gobierno es que la corrupción  ha permeado por todo el cuerpo social. Hoy tenemos un país en el que prevalecen las trampas, las comisiones, los abusos, las arbitrariedades, el enriquecimiento ilícito, los atropellos contra la propiedad ajena, la delincuencia y el hamponato.

Venezuela merece otro destino. Los venezolanos merecemos tener gobernantes honestos, líderes correctos, dirigentes respetuosos de los principios morales y figuras públicas ejemplares que se conviertan en ejemplo para las nuevas generaciones. El problema hay que atacarlo desde tres puntos de vista: en primer lugar, la educación. Hay que educar contra la corrupción. Más importante todavía es que hay que educar a favor de la honestidad, de la rectitud, del respeto al derecho de los demás.

En segundo lugar, hay que ponerle las cosas difíciles a los ladrones. Es importante una reforma de la administración pública para hacer desaparecer todas las instancias que facilitan la corrupción. Podríamos decir que una de las razones por las cuales no hay corrupción en los países escandinavos es que allá la educación enseña a ser correctos y en la administración pública es muy difícil robar. En cambio en Venezuela es muy fácil encontrar mecanismos que facilitan la corrupción, como por ejemplo el control de cambios. Finalmente, hay que castigar a la corrupción y a los corruptos. En Venezuela no hay sanciones para los corruptos. Al contrario, hay reconocimiento público a los que todos sabemos que son corruptos. En Finlandia no hay corrupción porque la educación enseña desde niños a los ciudadanos que robar es malo. Además porque es muy difícil robar y además, porque si se le ocurre a alguien robar, será descubierto y será sancionado ejemplarmente.

Yo sueño con una Venezuela en la que los ciudadanos y, sobre todo, los gobernantes y los líderes sean honestos, respetuosos de las reglas del juego y conscientes de que los dineros de la nación son sagrados.

]]>
<![CDATA[Lectura del 09/12, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lectura-del-0912-por-Jose-Vicente-Rangel-20181217-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lectura-del-0912-por-Jose-Vicente-Rangel-20181217-0033.html La capacidad de un liderazgo político se prueba en los momentos de adversidad y no en los de éxito. Sin necesidad de remontarnos, exageradamente, en el análisis de lo que ocurre en Venezuela contamos con dos reacciones definitorias de situaciones en las cuales se expresa la manera de actuar de aquellos que dirigen. Me refiero, concretamente, a lo sucedido con motivo de las elecciones parlamentarias del año 2.015, y lo que acaba de ocurrir, el pasado 9 de diciembre, en las elecciones municipales.

    2) En las parlamentarias del año 2.015 el chavismo fue derrotado por la oposición en un episodio que provocó un fuerte impacto en la dirección del movimiento. Perder el control del Poder Legislativo —que cuenta con amplias facultades constitucionales—, en medio de un proceso de cambios radicales que requiere de sólido apoyo institucional, se puede afirmar que tiene efectos desoladores para cualquier movimiento político. ¿Pero qué ocurrió? Que la dirección, tanto la del Gobierno como la del Partido Socialista Unido de Venezuela, no se hundió en la desolación ni el desconcierto. Si no que, de inmediato aceptó el veredicto del pueblo en las urnas electorales y asumió la responsabilidad en la derrota. En ningún momento la atribuyó a factores ajenos.

     3) ¿Cuál ha sido, ahora,  la reacción del liderazgo opositor con motivo de la aplastante derrota del 9/D? Por una parte, la misma que siempre ha tenido en las 24 derrotas sufridas desde el año 99 hasta hoy. Descalificar el resultado adverso a priori. Denunciar fraude sin aportar una sola prueba. Atribuir el fracaso a la supuesta parcialización del ente rector, el Consejo Nacional Electoral. Refugiarse en la cómoda posición de atribuir el fracaso a otros y silenciar, con increíble irresponsabilidad, las fallas propias.

      4) El gran argumento utilizado por los dirigentes de la oposición para disfrazar el desastre en las elecciones municipales del 9/D, es que el pueblo no votó. Es decir, que los ciudadanos son los únicos culpables de que los líderes fundamentales de la oposición, responsables de que ésta participara fracturada, carcomida por el personalismo, sin programa, sin capacidad de movilización, se hundiera en el fracaso más estrepitoso. 

        5) Otro argumento de los dirigentes opositores, expuesto con impudicia, es que el gobierno y el chavismo fueron derrotados por la abstención, cuando lo cierto es que ésta (la abstención) terminó derrotando a la propia oposición, como acertadamente lo confiesan los candidatos a concejales del sector, a los cuales hay que reconocerles coraje cívico por haber encarado el desafío en solitario, aislados, lanzados al sacrificio por unos jefes que dieron una patética demostración de cobardía.

        6) Si en los círculos opositores del país —y en el ámbito internacional— no se reconoce que el gobierno de Nicolás Maduro y la alianza PSUV/Gran Polo Patriótico obtuvieron una contundente y limpia victoria en una elección como la municipal, y recurren a falsedades, a la distorsión mediática de lo que sucedió el 9/D, persistiendo en los errores que siempre los acompañan, propios de una inefable manera de hacer oposición que, por desgracia, padece Venezuela.  Esa oposición, prisionera del odio y tutelada desde el exterior, no puede hacer política exitosa, y si insiste en hacerla no le queda otra opción que abrazarse a la violencia, al magnicidio --ya lo intentó--, o a la última carta que el imperio y la derecha fascista tienen en la manga: la invasión militar. Con planes que ya están elaborados y listos para ser ejecutados a partir del próximo 10 de enero, fecha mítica escogida por la antipatria para consumar una nueva aventura.

Claves secretas

• UN SECTOR de la oposición que quiere integrarse al juego democrático participó en la elección del 9/D. El cogollo, el que tiene los recursos y los contactos con centros de poder, lo abandonó. Pero hay que reconocerle a los candidatos que postularon e  hicieron campaña en medio de muchas dificultades, demostraron coraje y voluntad de tomar distancia de la política suicida del cogollo y que dieron la cara y se fajaron…

• SI ESTE sector que desafió la intriga, la agresión diaria, la descalificación, que no cedió a chantajes, persiste en participar en la actividad democrática y se aleja de las políticas aventureras, terminará ocupando el espacio que le corresponde a una verdadera oposición, la del debate ideológico y principista y el respeto a las instituciones…

• TAN SOLO tiene que perseverar y no dejarse avasallar por aquellos que hasta ahora han demostrado incapacidad y torpeza. ¿No ha llegado acaso el momento para que una dirección errática, obsoleta, distante de la realidad, como la que ha llevado a la oposición al estado de coma en que se encuentra, se aparte e insurja? ¿Que el puesto lo ocupe la que tiene una visión distinta del acto de conducir y asuma la responsabilidad de dotar a Venezuela de una auténtica oposición que bastante la necesita?...

• LA RESTAURACIÓN neoliberal en Argentina, con la elección de Mauricio Macri presidente, y como respuesta al proceso bolivariano venezolano, arribó a su tercer año en la Casa Rosada, en medio de un fracaso colosal: económico, financiero, político, institucional, ético, moral y de todo orden. Con el país endeudado hasta la coronilla, en manos del Fondo Monetario Internacional; con la nación más dividida que nunca; con una represión que revive las prácticas más abyectas de las dictaduras militares; con el padre y el hermano del presidente sometidos a una investigación judicial por el pago de sobornos en concesiones asignadas a empresas del holding familiar de los Macri, en fin, todo un desastre que pronostica la segura derrota en la próxima elección presidencial y el final del ensayo engañoso de la derecha…

• EN CONCRETO, un clima de descomposición general que el brillante escritor y periodista argentino, Mempo Giardinelli, tomó la determinación de escribirle al presidente Macri una carta —publicada en el Diario Página 12 de Buenos Aires, el 10-12-18— que comienza de la siguiente manera:  “Señor Presidente: hoy cumple usted tres años en el máximo cargo republicano y aunque seguramente no leerá estas líneas (es fácil decir que usted no lee)), quiero decirle que en mi opinión es usted un traidor a la Patria y un inepto absoluto”. Más claro no canta un gallo…

• DESDE QUE Iván Duque ocupa la presidencia de Colombia hace pocos meses asesinan, en distintos lugares del país, a decenas de dirigentes sociales. Se puede decir que la cuenta macabra revela que se cometen, al menos, dos crímenes por día. La masacre de líderes humildes no tiene respuesta institucional. No actúa la Fiscalía, ni los jueces y, mucho menos, el presidente Duque, quien está muy preocupado por lo que pasa en Venezuela. 

Porque para el mandatario vecino lo que cuenta es que Venezuela es, supuestamente, una dictadura. ¿Por qué no se ocupará, más bien, de los terribles problemas que aquejan al pueblo colombiano? Las masacres, el auge del narcotráfico, la corrupción en general, ya que hasta los aires de Odebrecht tocaron a las puertas de su bufete en el pasado reciente…

• ALARMA Y ESCÁNDALO por la visita al país de aviones rusos, pero silencio total ante las 9 Bases norteamericanas en Colombia. No creo que por ahora haya enfrentamientos que pudieran afectarnos, pero de todas maneras hay que estar mosca. De mis lecturas sobre a guerra civil española recuerdo el apoyo descarado de la fuerza aérea alemana e italiana a los ejércitos de Franco, y como las democracias abandonaron a los leales a la República. Resultado: la victoria del fascismo y 40 años de dictadura…
 

]]>
<![CDATA[Entre la impunidad y el odioocurre la absurda muerte de Nelson Martínez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-impunidad-y-el-odioocurre-la-absurda-muerte-de-Nelson-Martinez-20181215-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-la-impunidad-y-el-odioocurre-la-absurda-muerte-de-Nelson-Martinez-20181215-0038.html El pasado 12 de diciembre murió Nelson Martínez, trabajador de PDVSA, compañero de luchas durante diez años, ex mnistro de Petróleo, presidente de PDVSA y de Citgo. Su deceso ocurrió mientras estaba en cautiverio, retenido desde hacía un año por el gobierno, secuestrado sin que se supiera de qué delito se le acusaba. Su partida es un hecho triste y que lamentamos profundamente.

 

Lo primero que quiero es expresar mis más sentidas condolencias a su esposa, hijas, hijo y a todos sus amigos y seres queridos por tan irreparable e injusta pérdida.

Aunque la muerte de un ser humano siempre es lamentable, en esta ocasión se trata, además, de un hecho injusto, producto de la crueldad y ensañamiento con que actuaron sus captores.

 

Desde el mismo momento de su detención, rodeada de un operativo policial desmedido hecho para las cámaras de la televisora del Estado, expuesto al escarnio público, por el fiscal general que juzgó y condenó a Nelson sin siquiera presumir su inocencia, ni tener un mínimo de consideración o equilibrio en su actuación.

A partir de allí, vino el linchamiento en los medios y redes sociales que controla el gobierno, donde se vilipendió su nombre y reputación. Convirtieron así a, Nelson en uno de los “trofeos” más preciados de Maduro y su fiscal, cuya vendetta irracional de ambos en contra de PDVSA, tiene más de 100 trabajadores secuestrados en las prisiones del gobierno sin derecho a la defensa y con sus derechos constitucionales conculcados al permanecer recluidos en una situación de aislamiento y maltrato que nadie merece. Otros muchos hemos sido perseguidos con saña, cuya consecuencia ha sido la destrucción de la empresa.

Conocí a Nelson Martínez hace un poco más de 16 años cuando, como miembro de la Junta Directiva de PDVSA presidida por el profesor Gastón Parra, nos reuníamos clandestinamente en el hotel El Conde, junto con otros trabajadores patriotas, para planificar acciones en defensa de la industria ante el desconocimiento de dicha Junta Directiva nombrada por el gobierno bolivariano por la “meritocracia” petrolera. Era 2002, año de intolerancia y violencia, del Golpe de Estado y del Sabotaje Petrolero.

Cuando comenzó el Sabotaje Petrolero en diciembre de 2002, y ya nosotros iniciábamos la contra ofensiva ordenada por el presidente Chávez, Nelson fue uno de los pocos que estaba allí, con nosotros, dispuesto a asumir la posición que le correspondiera para derrotar este artero ataque contra la patria.

 

Eran momentos de grandeza y heroísmo, donde cada uno se movilizaba, junto con los trabajadores y el pueblo, para defender el frente que le correspondiera sorteando la violencia, la intimidación y el accionar de los saboteadores para llevar dirección, conocimiento y acompañar a los trabajadores y al pueblo que, finalmente, derrotaron a la autoproclamada y soberbia “meritocracia” petrolera para, de esa manera, crear la Nueva PDVSA y poner el petróleo al servicio del pueblo.

Siempre lo conocí como un hombre de origen humilde, con una sólida formación técnica y credenciales académicas, que lo convertían en un profesional con densidad, una amplia experiencia y capacidad de trabajo. Así eran nuestros gerentes patriotas, hombres de conocimiento técnico y firmes principios éticos-políticos.

Establecimos una buena amistad desarrollada en el trabajo en conjunto, basada en el compañerismo y respeto, la solidaridad y el profundo sentimiento patrio que nos movilizaba. A pesar de todos sus grados y títulos, era un hombre de trato humano, sencillo, quien, con facilidad natural, era capaz de tomar decisiones complejas e interactuar con nuestros trabajadores y el pueblo sin prepotencia ni maltratos de ningún tipo.

Ocupó en esos momentos de consolidación de la Nueva PDVSA importantes posiciones de dirección de la empresa en el oriente del país, presidió nuestra filial PDVSA Gas, lo postulé y fue nombrado por el presidente Chávez miembro de la Junta Directiva de PDVSA, ocupó diversos cargos de dirección de la empresa y en el exterior, responsable de PDVSA América, con sede en Argentina, hasta que lo nombramos presidente de CITGO.

Teníamos una buena amistad y suficiente confianza para abordar cualquier tema, pudimos actuar de manera precisa. Cuando conocimos de sus problemas cardíacos, lo apoyamos solidariamente para realizar su operación del corazón, una intervención compleja, de la que quedó muy bien y con la cual podría haber sobrevivido muchos más años, siempre que tuviese los cuidados y medicamentos correspondientes, como es normal en esa situación. Era un hombre joven.

Luego de la muerte del Comandante Chávez, Maduro inició las maniobras para cambiar la conducción de PDVSA con el objetivo de tenerla bajo su control, con otro equipo, otra orientación. Me enteré de estas maniobras por el mismo Nelson, quien me llamó para informarme que desde la Dirección del Despacho de Maduro lo llamaban a CITGO para que viniera a reunirse a Miraflores, por supuesto a mis espaldas.

Me dí cuenta que el madurismo conspiraba contra mi posición como presidente de PDVSA, cosa que me parecía insólita e irresponsable, no sólo porque el presidente Chávez no se había planteado para nada asignarme un destino diferente, como lo dijo a viva voz, tres veces durante su campaña electoral, sino porque era evidente que, desde el mismo 2013, el país enfrentaba un proceso de desestabilización política, pero, a la vez, había advertido que nuestra economía entraba en un período de inestabilidad, básicamente por la desaparición física del presidente Chávez. De manera que era necesario decidir un conjunto de medidas económicas que era impostergable asumir y un mercado petrolero marcado a la baja de los precios.

El mismo día de su primer mensaje al país, horas antes de su alocución, tuve una reunión con Maduro en su residencia, donde me manifestó su intención de “refrescar PDVSA”, es decir, que le entregara la conducción de la empresa y del Ministerio.

 

Era una meta que tenía fija hacía tiempo, eran sus planes de controlar todos los espacios del gobierno y del Estado. Yo le dije que no lo aceptaba. Le recordé que esa era la agenda del candidato de la oposición y le advertí sobre los severos problemas económicos que ya se comenzaban a manifestar. Le insistí en que la estabilidad de PDVSA era clave para salir de la coyuntura.

Ya avanzada la conversación, me confiesa que había pensado en Nelson para presidente de PDVSA y en Asdrúbal Chávez como ministro de Petróleo. Recuerdo que le dije “vas a matar a Nelson”, aunque tenía todos los créditos técnicos y gerenciales para dirigir la empresa, se necesitaba además un peso político específico y una intensa actividad, muy exigente, que acabaría con la salud de cualquiera.

Yo sabía que era cuestión de tiempo que Maduro materializara su decisión, por lo cual lo comuniqué a los miembros de la Junta Directiva para que estuviesen preparados. Se desató una campaña muy fuerte en mi contra, donde los factores del madurismo y sus agentes económicos hicieron guerra sucia y de rumores en las redes y, valiéndose de palangristas, trataban de dividirnos, lo cual lograron finalmente. Nos distanciaron.

Cuando se produce el llamado “sacudón”, invento de Maduro para intervenir PDVSA, se designa a Eulogio Del Pino como presidente y a Asdrúbal Chávez como ministro. Era evidente que Nelson no contaba con el apoyo de los otros factores políticos del madurismo.

Cuando ya estaba en Nueva York como embajador ante la ONU, tuvimos la oportunidad de reunirme con Nelsonen mi despacho. Fue una conversación sincera, entre amigos, aclaramos nuestras diferencias, desentrañamos juntos toda la trama de manipulaciones y , mentiras, y las presiones que hizo el madurismo para utilizar a Nelson como cabeza de una conspiración que él nunca tuvo en sus intenciones, ni en su mente, sino en la de Maduro. Éste, después, ni siquiera lo promovió como presidente de la empresa.

 

A partir de allí, Nelson y yo restablecimos nuestros contactos y siempre conté con su apoyo. De hecho, era el único que me apoyaba. Cuando lo nombraron ministro de Petróleo, tuvimos una larga conversación telefónica donde, además de felicitarlo y ponerme a su orden, le daba datos importantes de los problemas de la empresa, los problemas de producción, los retos en la OPEP. Teníamos un número para conversar hasta que lo hicieron preso.

Cuando nombraron al General Quevedo como ministro y presidente de PDVSA, era claro para mí que finalmente se había impuesto un poderoso grupo de poder y que, tanto Nelson como Eulogio, estaban en inminente peligro de sufrir una agresión.

 

Obviamente Maduro, después de interferir e intervenir todos los procesos de PDVSA, colocar sus piezas políticas en puestos claves, nombrar sucesivas Juntas Directivas compuestas por factores del madurismo, sin formación ni preparación alguna, con el colapso de la empresa, tendría que buscar unos “chivos expiatorios” a quienes culpar de su propia incompetencia, a quienes responsabilizar por su propio fracaso en la conducción de PDVSA.

Estos chivos expiatorios serían Nelson y Eulogio. Los enemigos perfectos, sin apoyo político de ningún tipo, hombres de trabajo, técnicos que nunca supieron cómo moverse en ese “nido de alacranes” del madurismo, de la política con “p” minúscula.

Maduro ordenó ambos arrestos y que los cuerpos de inteligencia actuaran de manera desproporcionada; ordenó que las detenciones injustas se transmitieran por televisión para que Nelson y Eulogio aparecieran esposados y expuestos, y el locutor oficial ya tenía un libreto de linchamiento.

 

Maduro ordenó al Fiscal que hiciese sus infelices declaraciones, en su despliegue teatral y patético de siempre. Maduro necesitaba verter su odio contra ellos y lo hizo con saña. Ningunos de los actores involucrados en ese día de la vergüenza actuaría así por su cuenta.

Maduro utiliza el argumento de la lucha contra la corrupción, enloda y vilipendia el nombre y reputación de sus trabajadores, sin mostrar una sola prueba. Nelson murió sin saber de qué se le acusaba, no hubo juicio, no hubo derecho a la defensa, nunca se le dió la oportunidad de aclarar nada. De manera absolutamente arbitraria e ilegal, , Maduro actúa como un dictador al que aplauden sólo sus cómplices.

Como siempre, nadie del gobierno ni del PSUV dijo nada. Nadie levantó la mano, nadie intercedió. Sólo murmuran, todos actuaron cobardemente, incluyendo los trabajadores petroleros, desmovilizados, aterrorizados ante las imágenes.

Para mí fue muy triste ver a estos dos compañeros, héroes de la derrota del Sabotaje Petrolero, humillados y vilipendiados de esa manera, y recordar que se los había dicho tantas veces: la saña de Maduro no es sólo en mi contra, es en contra de todos ustedes, en contra de los trabajadores de PDVSA: él necesita barrer al chavismo de la empresa, aterrorizarla, para luego hacer con ella lo que le dé la gana. Ellos tienen una visión distinta a la nuestra, con Maduro en el poder, no puede existir la PDVSA de Chávez, la del pueblo.

Tal vez el error de ambos compañeros fue aceptar responsabilidades de organizaciones que no controlaban, sino que controla directamente Maduro o cualquiera de su entorno; incluso, que controlan los grupos económicos que se han favorecido con la entrega, la rebatiña que hay en PDVSA.

Siempre nuestros trabajadores son manipulados con el llamado a la debida “lealtad” al gobierno. Ésto es así, en la medida que el gobierno sea leal al Pueblo y a los objetivos del Plan de la Patria. Esta crisis es una lección para todos: a este gobierno no le interesa para nada la suerte de PDVSA, sus trabajadores, ni los más sagrados intereses de la Patria. El Plan de ellos es entregar el petróleo y, para hacerlo, necesitan destruir a PDVSA.

El ensañamiento contra Nelson fue brutal, cruel. Ocurre exactamente lo mismo contra el resto de trabajadores de PDVSA. Sufren maltratos, aislamiento, se violan sus derechos constitucionales, no les importa que mueran en cautiverio, no son capaces de obtener ningún beneficio procesal, así tengan enfermedades crónicas o críticas, así intenten suicidarse, son secuestrados políticos, presos políticos Chavistas, acusados de corrupción, porque el madurismo no puede admitir que existe un chavismo chavista que le hace frente, que no está dispuesto a cumplir su programa de entrega. Maduro usa el argumento de la corrupción, así como usa otros, como la conspiración, guerra económica o invasión, porque jamás va a reconocer que ha fracasado, porque también PDVSA le quedó grande.

A Nelson lo dejaron morir en cautiverio. Lo mataron: sabiendo que era un hombre con una condición cardíaca compleja, tal y como lo alertaron sus familiares y abogados una y otra vez a la Fiscalía, no “le dio la gana” a Maduro darle casa por cárcel, como ha hecho con decenas de opositores en sus negociaciones políticas.

 

A Nelson lo MATARON porque una vez que se infectó su dispositivo cardíaco y le colapsaron sus órganos vitales, fue sólo entonces que lo trasladaron al Hospital Militar. No le suministraron antibióticos, ni permitieron que sus médicos lo vieran, a pesar de los ruegos de la familia, ni le completaron las sesiones dediálisis. Cuando entró en coma, los familiares pidieron llevarlo a casa a que muriera allí y no quisieron. Actuaron inhumanamente, cruelmente.

Una vez que Nelson falleció, vino el silencio de la impunidad. El fiscal, en un acto de cinismo, emitió un comunicado afirmando que Nelson recibió todas las atenciones debidas. Mentirosos. El fiscal, si le quedase algo de vergüenza debería renunciar.

 

Con Nelson ya son cinco prisioneros políticos que mueren bajo custodia del gobierno que,de acuerdo a la Constitución, es responsable de sus vidas e integridad física. Pero también murieron más de 67 presos comunes quemados vivos; volaron con un cohete a un grupo de hombres rendidos; lanzaron desde el piso 10 del Sebin a un prisionero, verdad que fiscal niega y hasta amenaza a quien contradiga su tesis del suicidio. No sólo debe renunciar sino que es responsable, igual que Maduro, de estas muertes y ensañamientos, de estas violaciones gravísimas de los derechos humanos.

Los defensores de los derechos humanos guardan silencio cuando se trata de presos o muertos del chavismo. Es como si no existieran los más de 100 trabajadores petroleros secuestrados por el gobierno, o los oficiales militares en prisión, o los políticos chavistas disidentes de Maduro en prisión. Así es la intolerancia y sectarismo de la oposición, no les importan. Pero al PSUV tampoco, ni a los dirigentes del gobierno, ni a las otrora voces valientes en contra de la violación de los derechos humanos. No entienden que su silencio, su miedo a decir nada, abre las puertas de la impunidad; permite y estimula que se sigan violando los derechos humanos de esta forma.

 

Yo lamento profundamente el dolor de los familiares y seres queridos de Nelson. Mi respeto y solidaridad a todos. Si estuviese en Venezuela, hubiese corrido su misma suerte como secuestrado político de este gobierno igual que tantos compañeros. Por eso, debo mantener mi voz en alto, denunciar este crimen, es mi deber hacerlo, por él, por nuestra amistad, su trayectoria, sus aportes a este difícil proceso de construir una sociedad más justa. Y también lo hago por todos los que están secuestrados, sus familias, sus vidas. Quien no se indigne ante este crimen y esta terrible injusticia cometida contra Nelson, entonces debe revisarse el alma. Paz a sus restos.

]]>
<![CDATA[Feliz Navidad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-Navidad-20181214-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Feliz-Navidad-20181214-0001.html Internet es una maravilla y aún cuando su uso es adictivo diría que fomenta la libertad individual que es la más valiosa. Desde la red se accede a viejas películas que nadie pasa en los cines que tercos siguen en pie. También se consiguen en internet filmes recientes.

Una de estas películas recientes la vi en una modesta sala improvisada donde obreros que militaron en Causa R organizan interesantes cine foros bajo el nombre de Nirvana. La sede es una vieja casa de El Conde en Caracas. Los techos muestran goteras que con la noche fungen de observatorio cuando a través se ven cuerpos celestiales. Las sillitas son donación póstuma, proveniente de una escuelita fallecida por falta de alumnos y maestra. Y la pantalla es una sábana que algún día fue blanca.

La película me la perdí hace unos años cuando la pasaron en nuestro país. Y tenía interés en verla más por el tema que por los premios que se ganó Angelina Jolie como Directora. El título dice mucho sin augurar un final de oro: “1970, hechos sangrientos, dictadura de Pol Pot en Camboya”.

 

La historia comienza con el ingreso triunfal de la guerrilla de los Jemeres Rojos a la capital, quienes a nombre de un comunismo primitivo vaciaron las ciudades deportando los habitantes a zonas selváticas. No narro el filme… que lo vea quién quiera. Comento que al final y para desdecir a quienes en todo ven paralelismos con nuestra realidad… aparece un bello e inesperado acto de perdón cuando la víctima inocente, una niña, deja libre y con vida al asesino de su padre.


Una película fuerte que reivindica a Angelina Jolie como equilibrada yanqui capaz de criticar a su gobierno… y narrar las barbaridades del totalitarismo rojo. Autora que por equilibrada y subjetiva no fue premiada en grandes festivales donde la política correcta es dejar intactos los hechos abominables del pasado… cuando los asesinos tienen grandes gobiernos dolientes.

]]>
<![CDATA[La Unidad y defensa de la Opep]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Unidad-y-defensa-de-la-Opep-20181212-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Unidad-y-defensa-de-la-Opep-20181212-0055.html La unidad monolítica de la OPEP es necesaria, indispensable y estratégica, para poder medir la fuerza del mercado petrolero mundial. Solo pensar que cada productor y exportador de pudieran, unilateralmente,  determinar los volúmenes de producción y los precios.


  El mundo entero sufriría un colapso en sus economías. Los productores y exportadores de petróleo, no generarían recursos suficientes para contener, mantener y aumentar la producción de petróleo, con consecuencias impredecibles.
La unidad de la OPEP, es condición de sobrevivencia, así como los productores no OPEP. Entre ellos, se produce más del 70% de la producción mundial. Más del 90% de las reservas de petróleo del Planeta. 
Venezuela,como socio fundador de la OPEP, debe  mantener su posición original, defender la integridad de la Organización y fortalecer la atención y el equilibrio del mercado.


Venezuela en el seno de la OPEP, debe defender y mantener los espacios logrados hasta la fecha. La cuota de producción, aunque no ha sido cubierta en los últimos tiempos, no pueden ser cedidas o asumidas por otros países. Hemos insistido,reiteradamente, que Venezuela ha presentado una disminución sensible de producción, pero que puede recuperarse en el corto, mediano y largo plazo, siempre y cuando se utilicen estrategias, no sólo de inversiones, sino también decisiones oportunas y eficaces, para que el rebote de la producción  sea consistente, se logren más y mejores ingresos y podamos salir adelante ante la difícil crisis que vivimos.
Al Mayor GeneralQuevedo,estamos dispuestos a ayudarlo en sus gestiones. Son momentos muy difíciles. Todos y cada uno de los venezolanos debemos poner nuestro esfuerzo en rescatar nuestra Industria Petrolera. De ello depende nuestro futuro inmediato.
Ojalá Dios quiera,que podamos vivir en paz y en progreso. Hacemos votos para que ello suceda, por el bien de los que vivimos en Venezuela.
 

]]>
<![CDATA[El discurso que no me permitieron leer en mi acto de grado]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-discurso-que-no-me-permitieron-leer-en-mi-acto-de-grado-20181214-0003.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-discurso-que-no-me-permitieron-leer-en-mi-acto-de-grado-20181214-0003.html  

 

Por haber alcanzado “el mejor índice académico del segundo grupo de graduandos” de la XX promoción Batalla Naval del Lago, la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Unefanb), Núcleo Zulia, me notificó que yo tendría el honor de ofrecer el discurso en la ceremonia de grado, que se realizó la tarde de este miércoles 12 de diciembre.

 

Para mi sorpresa, durante el ensayo previo al acto, las autoridades académicas aseguraron que “el vicerrector había seleccionado las palabras de otra compañera”, pero, hasta ese momento, ella no había preparado ni una sola línea de las que leyó en el acto.

 

Aunque faltaron explicaciones más creíbles y coherentes con la rigurosidad que imparte la casa de estudios de la que egresé como licenciado en Administración y Gestión Municipal, no quise pasar por alto uno de los pocos derechos por los que no se paga en nuestro país: la libertad de expresión. A continuación, el mensaje que preparé:

 

Seguramente, todos tenemos un listado de fechas especiales. Sin duda, este día queda incluido en esos recuerdos memorables, pues Dios nos da la bendición de materializar una de las metas más importantes de nuestro proyecto de vida, muy anhelada, pero que solo representa el punto de partida de los grandes pasos que estamos capacitados para dar y de la reinvención que exige el ejercicio profesional, que nunca debe prescindir de la búsqueda incesante de las maneras honradas de practicar nuestras carreras.

 

Esta es una de las formas para lograr la verdadera autorrealización de la que habló Abraham Maslow: ese nivel ideal al que cada persona aspira. Esto implica aprovechar las oportunidades para desarrollar el talento y el potencial al máximo. Es el estado en el que se pueden expresar genuinamente las ideas y los conocimientos, mientras se crece y se desarrolla la personalidad. Nos permite estar en condiciones de obtener logros y diferenciarnos de manera positiva del resto.

 

Citando algunas ideas de este psicólogo estadounidense, pionero de la psicología humanista, quiero rescatar algunas paradas en este camino de la autorrealización:

 

1.- Empieza con ser consciente de la vivencia; hay que vivirla y sentirla plenamente, sin la timidez de un adolescente.

 

2.- Elegir el crecimiento, en lugar del miedo en cada circunstancia.

 

3.- Actualizar el “sí mismo” de cada uno, escuchando las voces que emergen de adentro y dejando atrás la bulla externa del entorno que se ha colado en el interior.

 

4.- Ser sincero, mirando dentro, en busca de respuestas y asumiendo la responsabilidad de aquello que ocultamos.

 

5.- Aprender a reconocer las experiencias cumbres que nos suceden y que son momentos transitorios de la autorrealización. Se trata de instantes de gozo o éxtasis que no pueden compararse, garantizarse, ni siquiera buscarse. Dejemos que vengan por sí solos.

 

6.- Descubrir quiénes somos, significa “abrirse para uno mismo": identificar las flaquezas para luego asumir el valor de renunciar a ellas. Estar dispuesto a esto puede crear mejores condiciones para solucionar los problemas.

 

Tal vez, pensemos que todo parezca más idealismo motivacional que realismo pragmático. ¿Para qué nos sirve en la práctica y cómo podemos alcanzar este estadio en medio de la crisis económica, política y social que vive Venezuela? Estoy convencido de que serviría para no dejarnos robar el presente, pues nos pertenece y tenemos el poder de transformarlo.

 

Es necesario seguir apostando a la reinvención personal y a la autoestimulación para que la felicidad no sea un destino solo posible en otros senderos, sino una trayectoria que podemos emprender desde ahora. Que las ganas de reír, compartir, vivir y hasta de amar sean decisiones propias, no ‘títeres’ de terceros.

 

Como profesionales, estamos llamados a enfrentar con rebeldía todas las injusticias de las que seamos testigos. A alzar la voz crítica y subversiva ante las acciones de otros, partiendo desde nuestro propio núcleo familiar, pasando por el ambiente laboral, las instituciones públicas, hasta llegar a las altas esferas del poder político.

 

Hoy somos muestra de superación frente al desafío que representa estudiar en este tiempo, en esta Venezuela. Si nos tocó elegir entre comer o estudiar, entre el camino fácil y pasajero o el más difícil, pero permanente, sin dudas, nos fuimos por el segundo. Lo hicimos en compañía de aquellos pilares que nos sostuvieron, incluso, en los escenarios en los que pensamos desistir: nuestros padres, esposos, hijos, hermanos, tíos, abuelos y amigos. Esos testigos que con palabras o pequeños gestos nos aplaudieron en el andar.

 

La enseñanza de los profesores de esta insigne institución fue fundamental. De cada uno conservaremos algo y eso merece gratitud.  Además, con mucho orgullo, reconocemos la oportunidad que tuvimos de estudiar de manera gratuita y esto no solo implica no haber pagado la matrícula y los semestres, también hace referencia a los programas que contemplan la alimentación, las becas estudiantiles por estrato socioeconómico, rendimiento académico, por prestar apoyo como preparador de otros estudiantes, el empleo de tiempo parcial y todo lo relacionado con la educación, ya que es un privilegio que pocos países en Suramérica pueden ofrecer.

 

Al mismo tiempo, recibimos valores estandartes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, entre los cuales me gustaría resaltar la disciplina, que nos permitió consolidar hábitos positivos para reforzar los objetivos trazados en cualquier área y finalmente convertirnos en fuente de inspiración para las nuevas generaciones. 

 

Ni esto y ni nada de lo que vendrá sería posible sin aquel que nos amó primero, quien canjeó su vida por la salvación de sus amigos: Dios. En medio de una realidad empañada por los conflictos, la desidia, las carencias, el sufrimiento, la inmoralidad… Él sigue siendo el norte y nos insta, una y otra vez, a ser humanos: a ver con ojos de misericordia las cruces que carga el prójimo.

 

No permitamos que esta época dura, pero transitoria, nos deshumanice, que nos haga ver lo insólito como normal. No nos incluyamos en ese penoso grupo que se dedica a ‘legalizar’ la indecencia y a ‘enmarañar’ el día a día de los desesperados.

 

Algunos estarán convencidos de que ya no merece el esfuerzo estudiar, pero hemos comprobado, en el paso por las aulas, que la educación es la única vía para reedificar esta sociedad. Desde cualquier carrera es ineludible reconocer que todo el saber debe estar orientado al bien común. A través del abordaje comunitario, aportaremos herramientas valiosas que optimicen la calidad de vida de la gente. Por su puesto que es posible contribuir para encaminarla reorganización de Venezuela y la aplicación de estilos de vida equitativos y dignos, en los que los méritos tengan valor.

 

San Agustín nos dijo: “La raíz se halla profundamente afianzada en tierra; en donde está nuestra raíz, allí está nuestra vida, allí está nuestro amor”. Pues sigamos regando las raíces con la convicción de estar haciendo lo correcto y atesorando la identidad como venezolanos, desde cualquier lugar donde nos encontremos, para enfrentar las pruebas, luchar por aquello que más deseamos y seducir el mañana que nos pertenece.

 

Entonces, hagamos eco del Libertador Simón Bolívar cuando expresó: “Cualquiera que sea mi suerte en lo adelante, mi último suspiro será por mi país”.

 

 

]]>
<![CDATA[Campos de entrenamiento en Colombia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Campos-de-entrenamiento-en-Colombia-20181211-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Campos-de-entrenamiento-en-Colombia-20181211-0090.html  De acuerdo con informaciones provenientes de agencias especializadas, por lo general confiables, en Colombia se habrían instalado campos en los que venezolanos reciben entrenamiento militar. El contingente sería de varias centenas de efectivos y contaría con instructores tanto venezolanos como colombianos. Un asunto muy delicado. De modo que sería conveniente que la situación fuese verificada, sin alarmismos, por las instancias correspondientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuya misión esencial es preservar la paz.
Esta información viene al caso, y reviste importancia su evaluación para quienes analizan o se interesan por la situación venezolana, en razón de los peligros potenciales de una deriva bélica de los acontecimientos, algo que no luce inminente pero que es difícil descartar de los escenarios prospectivos. Es más conveniente detenerse a tiempo a considerar los datos de la realidad, que ignorarlos por estimar muy poco probable que en el mundo actual las disputas geopolíticas se diriman en los terrenos acostumbrados del pasado siglo XX.
El presidente de Colombia, Iván Duque ha señalado en varias oportunidades que no tiene planteado adoptar “una actitud bélica ni belicista con Venezuela”. Del mismo modo, su ministro de relaciones exteriores, Carlos Holmes Trujillo, ha dicho que descarta cualquier tipo de “intervención militar” porque “Colombia no es amiga de las soluciones militares en esta materia”. 
Sin embargo la tensión entre las dos naciones cada día se acrecienta e incluso el mismo ministro Trujillo ha recibido instrucciones de suspender cualquier tipo de contacto con las autoridades venezolanas, a pesar de que, siendo naciones fronterizas, son innumerables los asuntos grandes y pequeños que día a día deban tratarse entre las cancillerías.
En declaraciones recientes el presidente Iván Duque ha señalado que es necesario “acorralar diplomáticamente” al gobierno venezolano y ha expresado que Colombia no va a “hacer la pantomima de seguir manteniendo relaciones diplomáticas con Venezuela”. Pero también ha expresado que continuarían las relaciones comerciales. Habría que ver si se mantendría una misión diplomática para ese fin, o si se piensa solo en relaciones consulares.
De producirse a partir del 10 de enero de 2019 una verdadera ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países, cobraría mayor importancia prestarle atención a la información que se ha dado a conocer sobre el entrenamiento militar de venezolanos en el territorio del país vecino. La experiencia latinoamericana en esta materia es amplia, ya que han sido numerosos los casos en los que ese tipo de contingentes, de mayor o menor envergadura, han formado parte de las fichas que se mueven en el tablero de las zonas calientes. De manera que, en cualquier circunstancia, habría que buscar vías de comunicación entre los dos países, haya o no ruptura de relaciones, porque estaríamos sentados sobre un polvorín.

]]>
<![CDATA[Se busca un líder]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-busca-un-lider-20181211-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-busca-un-lider-20181211-0089.html John F Kennedy dijo: “es hora de una nueva generación de liderazgo”, en Venezuela todo parece indicar que estamos en búsqueda de esos nuevos líderes.

Cuando las sociedades llegan al punto de hastío y saturación de la política, comienza la hora cero para que los partidos reflexionen y la oposición, en este caso, se siente a pensar y  a tomar medidas drásticas para cambiar el rumbo de cómo están llevando las cosas.  
Sin duda, la abstención en las elecciones de concejos municipales celebradas el domingo 9 de diciembre marca un hito en la historia electoral del país, primero, por el desconocimiento total sobre quiénes eran los candidatos; y segundo, por la bajísima participación en el proceso, prácticamente ocho de cada diez venezolanos inscritos en el Registro Electoral Permanente no fue a votar.
Quienes salieron a decir que no convalidaron el “fraude electoral”, no ganaron; y los que llamaron a participar tampoco obtuvieron el triunfo, optaron por un saludo a la bandera. Ambos bandos al final se equivocaron pues mientras no exista unidad los resultados serán los mismos: una derrota implacable.
¿Qué dice la gente en la calle? La respuesta es sencilla: están cansados del gobierno y cansados de la oposición, no ven un liderazgo que esté por encima de las dificultades, no hay alguien que los enamore, que les diga para dónde ir, que los defienda y que dé la cara por todos. Visto esto, prácticamente estamos a las puertas de la anti política.
Se busca un líder desesperadamente, no sé si rencauchado o nuevo. El más reciente estudio de la encuestadora Delphos  presentado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), da cuenta de la necesidad de definir un líder que dirija la lucha por el cambio político en Venezuela,  60% de los consultados en una muestra de 1.200 casos piden que surja un nuevo líder fuera del chavismo, eso refleja que los que están no son aceptados.
¿Cómo elegirlo? La oposición sabe cómo hacerlo, y también tiene experiencia en eso, pues recordemos que en el 2012 se realizaron unas Primarias presidenciales donde resultó electo Henrique Capriles para enfrentar al ahora fallecido Hugo Chávez. Hoy ese mismo estudio señala que 58% de los entrevistados opinan que ese nuevo líder debe escogerse pronto y que el método debe ser por medio del voto.
Aunque un gran porcentaje de los venezolanos no salió a sufragar el 9 de diciembre, recordemos que el voto es la herramienta que la mayoría considera necesario para salir de este desastre de gobierno, la cuestión es que hay que inspirar nuevamente esa forma de lucha, por eso cuando se les pregunta ¿cuáles acciones deben tomar los ciudadanos para cambiar su situación? El 61.3% opina que votando. En un minúsculo grupo quedan las pretensiones de golpe de Estado o intervenciones extranjeras.
Vistos estos números, creo que a los partidos les toca dar un paso al frente, dejar los egoísmos, poner de un lado las posiciones personales y autoritarias y recordar a Winston Churchill cuando decía: “nunca llegarás a tu destino si te detienes para arrojar piedras a cada perro que te ladre”.

]]>
<![CDATA[Pesebre decembrino]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pesebre-decembrino-20181212-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pesebre-decembrino-20181212-0013.html Los días de este mes de Diciembre transcurren en una suerte de alegría contagiosa que nos hermana y nos ayuda para celebrar por encima y a pesar de las dificultades. Es una característica de pueblo de Venezuela, caribe, emprendedor, audaz, siempre optimista.

Bendición de Dios es ese carácter de nuestra gente que en las más duras condiciones se levanta empinado en su potencial extraordinario para ver construir el porvenir.

Días de reflexión y de propósitos nuevos para todos. Para gobernantes y gobernados, el tiempo de adviento, preparando el corazón para la celebración del cumpleaños de nacimiento de Jesús de Nazareth. En cada casa el pesebre, hecho con lo guardado cuidadosamente desde hace un año, igual que la tradición del arbolito y los regalos.

Son días de encuentro en familia, de contacto amoroso, por las vías de la modernidad, con los que no están en la casa, con los que salieron buscando mejorar su situación.

Reflexión y peticiones a Jesús Niño, a su madre, por el cuidado y la unidad de la familia, por la gente nuestra, por la vida nuestra.

Dios Niño, Dios humanado, ha de oír nuestras plegarias, nos va a ayudar para construir en paz, para crecer en paz. Para entendernos como personas, como venezolanos sobre todas las diferencias.

Que nos animemos todo en estos días de aguinaldos y natividad para construir juntos, aquí en esta patria el reino de paz, de amor, el único posible que vino a predicar y mostrarnos  El Niño Jesús, que es el mismo hijo del carpintero, el de los Milagros, el de la Cruz. Pero sobre todo el de la resurrección gloriosa.

El portal de Belén debe convertirse, màs que en un espacio geográfico o una referencia histórica  para  el cristianismo, en un estado del ser humano, vamos a prepararnos con entusiasmo y alegría para recibir a Jesús hijo de María, un ejemplo de fidelidad, que sea la familia de Nazaret la que llegue a cada uno de los hogares.  

Son muchos los pensamientos y propósitos que nos orienta el pesebre y la Navidad.

]]>
<![CDATA[El rumbo victorioso]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rumbo-victorioso-20181211-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-rumbo-victorioso-20181211-0088.html Hace 20 años, el 6 de diciembre del año1998, el pueblo venezolano tuvo el encuentro con una auténtica victoria bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez. La victoria siempre luchada, cien veces postergada, a veces lograda y después traicionada por dirigentes débiles y corruptos, al fin la conquistamos aquel bendito día.

Más allá del anecdotario, en estos días es necesario rescatar de la historia contada por el propio Chávez, las claves del proceso de acumulación de fuerza que nos permitió despejar el horizonte de la Patria, aquel diciembre, para que esa etapa sea fuente de pedagogía política permanente para las presentes y futuras generaciones de revolucionarios y revolucionarias.

En libro autobiográfico “Hugo Chávez, Mi Primera Vida. Conversaciones con Ignacio Ramonet”, el Comandante nos va describiendo cómo, durante una parte de la década de los 90, se van sentando las bases para garantizar aquella victoria popular, veamos:

La esperanza: “En la mentalidad colectiva de la sociedad venezolana de los años 1992 a 1998, radicaba en el renacimiento de la esperanza. El pueblo volvía a reclamar su derecho a soñar y, más aún su obligación de luchar por ese sueño”. (Pág. 625).

El papel del líder: “Una voz interior me decía de cumplir con mi deber y asumir esa misión. Me convencí que debía liderar el país si quería cambiarlo” (Pág. 688).

El proceso organizativo: “Me puse a recorrer Venezuela de punta a punta (…) Conseguimos organizar el Movimiento en todas partes (…) Día tras día, casi sin descanso, durante los años 1994, 1995, 1996”. (Pág. 623).

La estrategia de poder: “En Valencia, el 19 de abril de 1997, se tomaron dos decisiones: primero, crear un instrumento político electoral; y segundo: lanzar mi precandidatura” “Ahí decidimos crear el partido Movimiento V República, y definimos su basamento, su programa y la candidatura”. (Pág. 690).

El programa: La Agenda Alternativa Bolivariana para superar los ejes problemáticos nacionales: “Pobreza: Crisis social y desigualdad en el ingreso. Desnacionalización: Deuda externa, apertura petrolera y privatizaciones”. Objetivos: “Elevar en el corto plazo el nivel y calidad de vida de la población venezolana, por encima del umbral básico, constituido por el conjunto de sus necesidades físicas, sociales, culturales y políticas”. "Contribuir a la reivindicación de nuestra independencia nacional y a la reafirmación de nuestra soberanía”.

Necesario es decir que bajo ese programa alternativo Hugo Chávez logró aglutinar una de las más amplias alianzas patrióticas y populares que haya conocido nuestra historia política, construida desde las bases de nuestro pueblo. Esa alianza fue el Polo Patriótico de 1998.

Compatriotas, los proceso descritos por el propio Chávez, en los textos referidos, fueron las claves para la histórica victoria popular. Es una obligación moral, reivindicar siempre que el Comandante cumplió a cabalidad su compromiso con el pueblo: Lideró una apertura democrática en lo político, social, económico y cultural a través del proceso constituyente, iniciado en 1999.

A partir del año 2004, una vez superado el desconocimiento y la arremetida golpista ocurrida entre 2001 y 2003, Chávez logra consolidar uno de los periodos históricos de mayor crecimiento económico, con inclusión social; con garantías del pleno ejercicio de todos los derechos; con un modelo de producción y distribución de alimentos, que convirtió el flagelo del hambre en una excepción, durante esa primera década de este siglo XXI; con la reivindicación plena de nuestra Independencia política y de la soberanía petrolera y económica y dejó como legado una conciencia de poder en el pueblo, para defender la Patria y seguir el rumbo victorioso de la Revolución.

Por primera vez un líder no traiciona la esperanza de un pueblo. Gracias por eso, Comandante Chávez.

Ahora nos toca a nosotros evitar un retroceso histórico, no podemos permitir que se instale de nuevo la lógica del capitalismo neoliberal entre los venezolanos y venezolanas, que justifique la expoliación de nuestras riquezas nacionales y la exclusión social, política, económica y cultural para las grandes mayorías populares. Eso fue lo que nos demandó Hugo Chávez, el 8 de diciembre de 2012, en su último mensaje público a la Nación:

"No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria".

Aquel día, Chávez también nos indicó sobre que valores y principios político ideológicos debíamos mantener el camino victorioso, que con él al frente habíamos construido:

"Y en cualquier circunstancia nosotros debemos garantizar la marcha de la Revolución Bolivariana, la marcha victoriosa de esta Revolución, construyendo la democracia nueva, que aquí está ordenada por el pueblo en Constituyente; construyendo la vía venezolana al socialismo, con amplia participación, en amplias libertades".

Con lealtad a ese rumbo político ideológico, seguimos luchando por el camino de Chávez. ¡Hasta la victoria siempre, Comandante Chávez!

]]>
<![CDATA[No son veinte, son treinta años, por Asdrúbal Aguiar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/No-son-veinte-son-treinta-anos-por-Asdrubal-Aguiar-20181211-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/No-son-veinte-son-treinta-anos-por-Asdrubal-Aguiar-20181211-0045.html El pasado 6 de diciembre es noticia. Es fecha para casi nadie buena y mal de males para la mayoría de los venezolanos. Han transcurrido veinte años desde la elección de Hugo Chávez Frías con 3.673.685 votos y una participación del 63,45% de los sufragantes registrados. Algo palmario.

Serviría de algo si el propósito fuese la reflexión madura sobre lo ocurrido.

Hay quienes se limitan a repetir que el padre escogido antes, en 1993, nos traicionó; pues pudo habilitar a los candidatos presidenciales convenientes e inhabilitar al inconveniente para 1998, y no lo hizo. O acaso debió decirnos por quién votar o no, y amarrarnos las manos si era necesario. Eso creen, a pie juntillas, quienes son víctimas de nuestra historia.

Simón Bolívar, en Cartagena, en 1812, sostiene que “el pueblo no está preparado para el bien supremo de la libertad”. Se ocupa de encarnar al gendarme necesario y predica, de tal modo, la conveniencia del padre bueno y fuerte, que por todos piense y a nombre de todos haga y decida. Es la premisa que cede en 1959 y, luego reverbera, con fuerza inaudita, en 1999.

Consecuente con su credo, en 1826 se declara el Libertador presidente vitalicio de Bolivia. Señala al vicepresidente como su sucesor a dedo. Chávez apenas lo imita, en 2012, designando a Nicolás Maduro y exigiéndonos votar por él.

Cuando la crónica histórica refiere la aclamación de Antonio Guzmán Blanco (1886-1887) deja un trazo ilustrativo al respecto y un cierre lapidario: “Temiendo que en lo porvenir se reprodujesen las escenas de lo pasado, dirigió el General Guzmán Blanco sus influencias políticas en el sentido de que lo sustituyese en el Gobierno un ciudadano civil inteligente, práctico en los negocios públicos y abonado por una lealtad no desmentida (...)”. “No habrá de motejársele esa intervención - ajusta Francisco González Guinán - si se toman en cuenta nuestras costumbres públicas”.

El gendarme ha de ser capaz de otear el futuro como capitán o chamán de su tribu. Es quien perdona o no perdona a los enemigos, sean felones, revolucionarios o simples alborotadores. Es quien sitúa, en la práctica, su herencia política. Y esa es la constante de nuestro siglo XIX y parte del XX, que recrea el siglo en curso.

Piénsese que en la Venezuela de 1957 los venezolanos vivimos un promedio de 53 años y en 1998 sube dicha cota a 73,5 años. ¡Éramos una república de letrinas! El general Marcos Pérez Jiménez nos construye unas 450.000 en “su” década militar, luego de lo cual, en democracia, recibimos servicios de aguas blancas y aguas negras. Pero se preserva, todavía hoy, la memoria de nuestro penúltimo dictador militar.

No es que hacía obras, obraba milagros, según se dice. Sabía mandar. Habilitaba a su gusto e inhabilitaba políticamente. Escogía a sus adversarios y también a sus acólitos, según su estado de ánimo, como lo hacen Chávez y Maduro, y no pocos opositores.

En 1835, cabe recordarlo, se alzan contra José María Vargas los miembros del partido militar – entre otros el célebre coronel Pedro Carujo. Los perdona el Congreso con el aplauso del país. José María Vargas, en soledad, se molesta, pero no su protector, el León de Payara, José Antonio Páez.

Rómulo Betancourt, sin embargo, no perdona las felonías. Lo hace Raúl Leoni para avanzar hacia la pacificación que realiza Caldera durante su primer gobierno. Tanto como en 1993, sobre los perdones decididos por la misma víctima del 4F, Carlos Andrés Pérez, los candidatos presidenciales, salvo Caldera, prometen una ley de amnistía para los complotados. El proyecto ingresa al Congreso en 1994.

Lo que importa subrayar es que no ha de hablarse de veinte años transcurridos – que no son nada, según Alfredo Le Pera – sino de treinta, que se cierran en 2019.

Es un período que dice algo más de fondo. Y no se olvide que la historia venezolana, por un sino – aquí sí - o como una constante fatal, da sus giros cada treinta años. En 1989, en efecto, sufre su quiebre la república civil de partidos, inaugurada en 1959.

Carlos Andrés Pérez es electo el año anterior, en 1988, enemistado con su partido, que lo tumba, cuando la calle ya muestra su descontento con los partidos.

Ningún “notable” tiene poder real alguno para cambiar el curso a la historia. Lo cambia Acción Democrática. Después, Caldera es electo por una masa informe y minoritaria, separado de su partido, el COPEI. Aquél y éste, pasada la primera década desde El Caracazo, apenas evidencian una realidad incontestable: Desde la calle no pueden hacer lo que hacen desde los escritorios del Estado. Y, sobre tal vacío Chávez se inserta en la historia corriente, pero para reivindicar los fueros militares – es lo esencial – que ceden al inaugurarse la experiencia de la democracia civil, con el Pacto de Puntofijo.

Las páginas de la historia se dan vuelta hasta el Bolívar de 1812, quien prosterna y vilipendia a los repúblicos de levita de 1810 y 1811. Sus seguidores son quienes encarnan la “carujada”, casi tres décadas más tarde.

En vísperas del siglo XXI la gente abandona el odre de la ciudadanía. Opta por vaciar su vino nuevo en odres viejos, y nosotros, los venezolanos, en el molde de los cuarteles, en una vuelta instintiva hacia las raíces. Es lo que corresponde analizar, el regreso al fundamento a riesgo de degenerar en fundamentalismo, que se hace epidemia. No por azar, en las antípodas y más allá, por las mismas razones, emergen Donald Trump y Jair Bolsonaro.

Como lo pide don Andrés Bello, “es la hora de la conciencia y del pensar profundo”.

   

 

]]>
<![CDATA[Pequeñas inmensidades, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pequenas-inmensidades-por-Carola-Chavez-20181211-0042.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pequenas-inmensidades-por-Carola-Chavez-20181211-0042.html

 

Hay una historia que no se está contando, que no quieren que contemos, el pan nuestro de cada día, la de millones de venezolanos que nos levantamos cada cada mañana a enfrentar y superar los desafíos que la guerra nos impone. La historia del firme empeño de seguir adelante, de vencer la adversidad, de imponer nuestra alegría, nuestro ingenio, nuestra solidaridad, nuestra esencia. Historias que no se cuentan por cotidianas, enmudecidas por otras terribles, que sacuden, que venden, que convienen, que deprimen, que derrotan. 

 

Nadie va a escribir la historia de Carmelo, el muchacho que decidió montar una pescadería modesta y pequeñita en La Asunción. No hay grandes emociones, más allá de las que él y su familia viven intensamente cada día en su pequeño negocio, montado humildemente en medio del más cruel el acoso económico. No es noticia que el negocio florece y en cuestión de seis semanas, se desbordó del pequeño local hacia afuera, donde dos mesones de frutas y verduras nos sirven para redondear el almuerzo. Y ahora, un poquito más allá, puso casabe, panes y tortas caceras, por si acaso alguien quiere postre.

 

No tiene valor noticioso ni literario la pescadería de Carmelo, como no la tiene el nacimiento viviente que hacen todos los años en El Guayabal, ni los niños que ya empezaron a ensayar sus aguinaldos y sus papeles de pastorcitos. Tampoco es noticia que, más allá, en la calle Aguamiel están armando un pesebre tamaño real. Ignorar a los vecinos martillando la estructura que dará cobijo al Niño Jesús, mientras un montón de niños corren alrededor, alborotados por la expectativa con nerviecitos que les produce la navidad, es perderse de una linda historia que dice mucho.

 

Nadie va a contar cómo los vecinos intercambian ingredientes para las hallacas: “Yo te doy pasas, tú me das harina, yo tengo encurtidos, si tú no tienes, yo te doy”. Nadie escribe de las lucecitas en las ventanas, ni del guayacán disfrazado de arbolito de navidad.

 

No serán noticia, ni poéticos relatos, las millones de historias pequeñas que se van tejiendo en cada calle, en cada pueblo, en cada rincón de Venezuela. No dan para tanto, dicen, creen y quieren hacernos creer. Yo insisto en que es precisamente ahí, en lo cotidiano, en lo pequeño, donde estamos escribiendo una inmensa historia victoriosa.

]]>
<![CDATA[Nicolás: ¿se va o se queda el 10 de enero?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nicolas-se-va-o-se-queda-el-10-de-enero-20181210-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nicolas-se-va-o-se-queda-el-10-de-enero-20181210-0103.html  

De nuevo se ha orquestado una matriz de opinión, desde sectores de la oposición política venezolana, que asegura que el gobierno del presidente Nicolás Maduro se va el 10 de enero de 2019 una vez que asuma el nuevo período constitucional 2019 – 2025, afirmando que la mayoría de los países del mundo no lo reconocerán a excepción de los países Arabes, Turquía, China, Rusia, Salvador, Cuba, Nicaragua, México entre otros.

El presidente Maduro recibió en el palacio de Miraflores al presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, quien venía de participar en la cumbre del G-20 en Argentina, y el presidente turco ratificó su respaldo total a su homólogo venezolano.

Luego el presidente Maduro emprendió una visita a la toma de posesión del presidente de México López Obrador, en la que el recién juramentado presidente expresó sus lazos de amistad con Maduro, al salir de México emprende una visita oficial  por Rusia para ratificar la alianza y firmar nuevos acuerdos económicos en los que el presidente Vladimir Putin manifestó que el gobierno del presidente Maduro contaba con todo el respaldo del gobierno Ruso, lo que ratifica que el 10 de enero de 2019 el presidente Nicolás Maduro asistirá al hemiciclo de la Asamblea Nacional Constituyente a tomar juramento y seguro a los gobiernos del mundo que manifiesten no reconocerlo el presidente le dirá lo mismo: “quien no me reconozca yo tampoco lo reconozco”,  y se iniciará una nueva etapa de relaciones internacionales para Venezuela, que a raíz de la crisis económica ha tenido que construir nuevas alianzas internacionales para lograr sobrevivir asumiendo que controlan el 98% del poder político del Estado venezolano.

No es estratégico para la vocería opositora que inicien a vender falsas expectativas sobre el 10 de enero, porque no es cierto que ese día el gobierno termina, al contrario inicia un nuevo período constitucional de 6 años, si los sectores opositores de verdad quisieran enfrentar al gobierno con éxito tendrían que dar demostraciones serias reunificando fuerzas y diseñando una ruta clara que les permita ponerse de acuerdo en cómo iniciar la recuperación de todos los espacios perdidos a raíz de los continuos errores cometidos y haber abandonado la ruta electoral.

Es posible que para mediados del año 2019 el gobierno se anime a convocar una consulta popular (Referéndum) para someter a consideración de la población la aprobación o no de la nueva constitución, lo cual sería una gran oportunidad (de aprovecharse) para unificar a la tan dividida oposición que cada día se divide más, demostración de ello es que la diputada a la Asamblea Nacional Delsa Solórzano anunció el pasado 4 de diciembre su separación al movimiento político Un Nuevo Tiempo para crear un nuevo movimiento que ella presidirá, de esta manera se hace más complejo unificar criterios para lograr la verdadera UNIDAD.

Seguramente para el 10 de enero de 2019 muchos de los opositores radicales sufrirán una nueva frustración al ver que seguramente los llamados a paro general, marchas, desconocimiento, aplicación del artículo 350 de la Constitución, intervención internacional, no serán exitosos y eso desanimara aún más a los pocos seguidores que le quedan a la dirigencia política opositora actual. Como lo dijo Robinson Pascual “Muchos políticos son como Caperucita, gritan que el lobo se los quiere comer y al final se hacen amigos del lobo y engañan a sus seguidores”.

 

]]>
<![CDATA[La pobreza, por Eduardo Fernández]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-pobreza-por-Eduardo-Fernandez-20181210-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-pobreza-por-Eduardo-Fernandez-20181210-0021.html En cualquier circunstancia y en cualquier país la pobreza es una tragedia. En el caso de Venezuela la pobreza es un escándalo. Fue un escándalo en los años finales del siglo pasado y es un escándalo todavía mucho más grande en los años iniciales de este siglo XXI. No hay manera de explicar que un país que ha contado con tantos recursos no haya sido capaz de resolver satisfactoriamente la cuestión de la injusta distribución de la riqueza y, sobre todo, de las oportunidades.

Las investigaciones más recientes indican que una abrumadora mayoría de venezolanos vive en condiciones de pobreza. Y un porcentaje muy elevado en situación de pobreza extrema y de miseria. Es decir, familias enteras cuyos ingresos no alcanzan para comprar la cesta alimentaria. Mientras tanto, una minoría opulenta integrada en su mayor parte por gente enriquecida al amparo del poder político, exhibe niveles de riqueza insolentes.

La superación de la pobreza es una tarea urgente por tres razones: en primer lugar, porque es intolerable desde el punto de vista moral. Es un pecado que clama al cielo que tengamos tanta gente pobre en este país con tantos recursos. En segundo lugar, porque la pobreza es un obstáculo para el desarrollo económico. El progreso económico supone un mercado consumidor muy amplio y los pobres, por definición, están excluidos de ese mercado consumidor.

En tercer lugar, porque la pobreza conspira contra la estabilidad democrática. La democracia es el gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Es un gobierno de ciudadanos y los pobres, por definición, están excluidos de la ciudadanía. La pobreza no se resuelve con dádivas del gobierno o de los particulares. Los subsidios directos y las obras de misericordia son bienvenidos. Pero la solución radical del problema de la pobreza está en garantizar educación de calidad a todos los ciudadanos pero, particularmente, a los hijos de las familias más pobres.

El reto de un próximo gobierno en Venezuela es el de lograr crecimiento económico que vendrá acompañado con la generación de oportunidades de empleo con más y mejor educación para que los hijos de los pobres puedan estar capacitados para acceder a empleos modernos, bien remunerados y estables. Está en juego la dignidad de la Persona Humana. La Justicia Social consiste en garantizar igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos.

]]>
<![CDATA[Donde digo digo, digo Diego]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Donde-digo-digo-digo-Diego-20181210-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Donde-digo-digo-digo-Diego-20181210-0022.html El trabajo para recomponer las fuerzas democráticas debe olvidar sortilegios y volver a las bases populares abandonadas, reconstituir los partidos, regresar al voto, la vía democrática.

Sobre el 10 de enero, olas de imaginación van y vienen, pertinaces, y el último conejo del sombrero, el nuevo traje pret-a- porter, es que ese día mágico el Estado colapsará ante el repudio universal por ilegítimo. Un gobierno es legítimo únicamente cuando cumple el pacto sagrado de respetar la Constitución. Las fuerzas democráticas están obligadas a competir, gobernar y oponerse con reglas del juego inviolables. Pero ocurre que para los revolucionarios esta es una tramoya burguesa y la legitimidad revolucionaria emana del caudillo que encarna al pueblo y no de un librito demoliberal. A Stalin, Mao, Castro o Hitler al parecer no les inquietó mucho el asunto. 

Los nuevos estrategos primero dijeron que el 10E era el día dramático. Se les pidió no crear ilusiones como el R.R, elecciones ya, el 16J, el 350 o la hora cero, pero con la acotación que no todo era pérdida porque ellos mismos fijaban la fecha de prueba para la verdad o falsedad de su hipótesis. Alertados sobre el ganso muerto, rápido lo lanzaron a la A.N: el gobierno se caería sí y solo sí ésta obedecía las instrucciones de los estrategos, que de acertar, serán héroes, y si fallan, será culpa de la A.N. Señalada la jiribilla, hicieron un nuevo borrón: el 10E no es la cosa, pero comienza un proceso y en el que todos los gatos son pardos y nadie víctima de su lengua. 

En síntesis donde digo digo, digo Diego y volvemos a lo resabido: falta poco, Maduro vete ya y gente desarmada a las calles contra la Guardia Nacional. El nuevo Lenin llama a un golpe militar, pero luego corrige y pide fineza a los golpistas y entregar la junta de gobierno a civiles de la transición ¿Habrá retiro masivo de embajadas a partir de esa fecha? No parece que Europa ni EE UU harían ese gran favor al Gobierno, al que le conviene el mayor aislamiento para que el país termine de convertirse en un preso incomunicado en Cayena. Mientras más extranjeros se vayan, más solos quedamos.

Retiro ma non troppo
El Presidente de Colombia anunció un aporte simbólico, retirar su embajador, pero dejó claro que permanecería en Venezuela gran parte de la delegación. La historia del repliegue de embajadores merecería estudiarse porque no conocemos precedentes modernos de algo así. En la extrema Camboya cuando el triunfo de los jemeres rojos, muchos países lo hicieron, no en tanto respuesta política sino para preservar la vida de sus funcionarios en el terreno. Tal vez habría algo similar en la Guerra de los Bóxer en 1899, también por temor a la cacería de extranjeros. 

Un déspota paraguayo del siglo XIX, Gaspar Rodríguez de Francia, se auto aisló para, al contrario, instalarse en el poder por tres décadas. Surgen muchas dudas sobre un elemento aparejado al retiro de las embajadas: las sanciones económicas a instituciones o personas del gobierno, porque hasta ahora no hay un solo tirano al que hayan forzado a un cambio de régimen, léase Hussein, Kim Jon-un (antes su padre y su abuelo), Fidel Castro, Al Assad, Gadafi. En ninguna de estas naciones tuvo resultados tal política. 

Veamos: Corea del Norte (desde 1950), Cuba (desde 1960), Irán (1979), Irak (1990), Yugoeslavia, Birmania (1997), Zimbabue (2002) Bielorusia, (2004) Siria (2004), Congo (2006), Sudán (2007), Sudán del Sur (2014) Somalia (2010), Libia (2011) Costa de Marfil (2011), Líbano (2012), Yemen (2012) Ucrania (2014), Rusia y Venezuela (2014). En Irán hay sin angustias, miles de personas sometidas a esa penalidad. Queda en evidencia que no vulneran la estabilidad del régimen y que los momentos en los que surgió alguna esperanza democrática, no se debió a eso sino a triunfos electorales de la oposición. 

Sancióname
Las sanciones han empobrecido pavorosamente a la mayoría de los iraníes,-y a las de los otros países mencionados-, y destruido sus infraestructuras de servicios. La política sancionatoria aherrojó la alianza Rusia, Venezuela, Turquía e Irán (por ahí anda China con cuidado). Y ante la amenaza de un embargo al petróleo iraní, el presidente Rohani amenazó ocupar y cerrar del estrecho de Ormuz, bloquear las exportaciones petroleras desde el Medio Oriente y, en síntesis, una nueva guerra en el Golfo Pérsico. 

Europa ya manifestó su reticencia a las acciones norteamericanas que lanzaron a Irán al bloque anti occidental, mientras fuerzas internas bregaban, torpemente como aquí, por una liberalización de los ayatolas. Por desgracia la oposición venezolana tomó el camino de la iraní al renunciar a la presencia en los mecanismos de poder a cambio de alternativas, lo que precisamente condujo al fracaso de la izquierda en el continente durante los sesenta, cuando Rómulo Betancourt limpió el piso hemisférico con ella. 

Vico introdujo el término revolución en idioma italiano aplicado a la ciencia fáctica y la definía como un inútil giro de 360 grados que conducía al mismo sitio de partida. La insurrección civil de la posmodernidad coincide en el punto cero con el “Gran rechazo” de los marxistas en los 60. Alguien decía que estudiar la historia no sirve para nada porque estamos condenados a cometer los mismos errores. El trabajo para recomponer las fuerzas democráticas debe olvidar sortilegios y volver a las bases populares abandonadas, reconstituir los partidos, regresar al voto, la vía democrática, y enfriar los espíritus recalentados.

]]>
<![CDATA[Concejales y realidad política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Concejales-y-realidad-politica-20181210-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Concejales-y-realidad-politica-20181210-0023.html El elector está decepcionado de la política y de los políticos. Y su repuesta es ahora no ir mayoritariamente a votar. En verdad, no será una fiesta electoral, alegre y bulliciosa.

Una inmensa protesta apacible de la ciudadanía recorre al país, como demostración de su consciente y generalizado descontento. Por lo menos, eso es lo percibido en los cortos días preelectorales. Pronósticos personales y estudios sociales dan cuenta de la probable alta tasa de abstención. El elector está decepcionado de la política y de los políticos. Y su repuesta es ahora no ir mayoritariamente a votar. En verdad, no será una fiesta electoral, alegre y bulliciosa. Porque el descontento y la inconformidad con la política crece análoga a la crisis económica que sufre Venezuela. Correlativa a la repuesta ineficaz del gobierno a la demanda de los ciudadanos. La insatisfacción colectiva no distingue hoy si se es gobierno u oposición. La gran mayoría de los venezolanos viven momentos de incertidumbre y perplejidad. 


      Muchas son las causas de este lamentable trance. El país ha regresado a etapas superadas y pareciera que no hay signos que indiquen avances cuantificables. Vamos para atrás mirando por el retrovisor y el angosto y zigzagueante camino presagia eventos de especial complejidad política. La gente de pocos recursos y tapa ojos, sigue la ruta por dadivas que medio cubren las necesidades básicas y les mantienen dependientes y clientelares. Alcanzan a medias sus carestías existenciales y cumplen trabajos comunales planeados por quienes gobiernan. Un férreo control social es el objetivo principal y sus efectos maniatan cualquier intento de sublevación o revuelta. A ellos están  dirigidos los programas y medidas del gobierno. A ellos dedican sus políticas y misiones. El populismo campea y la exclusión de la clase media y alta es el norte del presente régimen. Los pobres, atrapados por el poder del estado deambulan estoicos y conformistas tras la búsqueda de sus requerimientos de alimentación y medicinas. Semejan robots humanos y aparentan resignación. 


    Pero no están satisfechos de la política. He conversado con algunos de ellos y les percibo disconformes y amotinados. Muchos saben a perfección que les usan como “conejillos de indias”, de un proyecto diseñado para usurpar derechos y aniquilar antagonismos. Aguantan esperanzados porque algún día mejorara su situación y podrán salir de la rémora en que se encuentran. Irán a votar no por deber sino por compromiso. Les buscaran en sus casa y luego les regresarán. Algunos hasta les pagaran. Compra de votos. Conquista de conciencias. La institución del voto prostituida y la práctica democrática en el mercado de la impudicia y del cinismo a la “N” potencia. Una estructura partidista medrando en la administración pública y soportada en las misiones y programas sociales asistenciales e inmediatistas. Uso ilegal del erario público.  


     El gigantesco drama de la gente es el hecho de mirar para todos los lados, en busca de un guía o un orientador, y conseguir parcelas de “pigmeos” desprestigiados labrando en su propia parcela; sin mensaje inspirador ni idea convincente. La gente de clase D y E huérfana de un hermano mayor prefieren impasiblemente ser arrastrados por quienes resuelven los pequeños asuntos internos e individuales de una comunidad. No habrá esperanza de cambio mientras la oposición se mantenga fracturada en mil pedazos, desprestigiada y obsoleta. Y sus estrategias choquen débiles e inofensivas. La mayoría opositora (AD –PJ -VP y UNT) no cree en elecciones con un CNE brazo ejecutor de los objetivos del gobierno. Fraude y ventajismo. 
    Mientras no haya pacto que unifique a la oposición no habrá posibilidades de derrotar al gobierno. Esto es así de sencillo. Y la responsabilidad recaerá en el liderazgo que hoy luce egocéntrico y desbaratado. Contra las cuerdas, por un contendor que golpea tácticamente sin compasión. 
 

]]>
<![CDATA[¿Qué pasó el 8 de diciembre de 2012?, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-paso-el-8-de-diciembre-de-2012-por-Rafael-Ramirez-20181208-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-paso-el-8-de-diciembre-de-2012-por-Rafael-Ramirez-20181208-0039.html Es necesario conocer el contexto y los hechos que antecedieron la alocución de esta fecha, en la que el presidente Chávez se dirigió al país en virtud de su viaje a La Habana, para ser sometido a la segunda operación relacionada con la enfermedad que le aquejaba. Resulta de vital importancia, ya que la manera cómo han sido abordadas o manipuladas sus palabras, ha marcado el presente y futuro de nuestro país.

Lo primero que habría que decir, es que, para aquel momento, no había en el presidente Chávez, ni siquiera remotamente, la posibilidad de morir en el corto plazo. No tenía porqué, no sólo porque era un hombre fuerte en su contextura y carácter, sino que además, era un hombre sano.

Las únicas precauciones que tomaba eran las relativas a su seguridad ante un atentado, esa sí era una posibilidad siempre presente, a la cual, de todas maneras, no prestaba atención excesiva.

La premisa de su fortaleza física y su determinación a vencer, influyó mucho en su planteamiento estratégico en el desarrollo de la revolución: tendríamos tiempo para ir avanzando en la transformación de nuestra sociedad y economía, con la urgencia de la acción impostergable y la emergencia del hacer, pero a la vez, la seguridad y el paso firme del que sabe que sus fuerzas no le fallarán, y estará allí para derrotar todas las embestidas del enemigo. Y así fue, por doce años.

El presidente Chávez, un hombre de profunda condición humana, adoptó la vía de la revolución pacífica para lograr las transformaciones político-sociales del país, insistió en derrotar a sus violentos oponentes siempre en el marco de la Constitución y las Leyes.

Ése era Chávez, era su grandeza y seguridad en su liderazgo, era la fuerza espiritual que movilizó al pueblo el 13 de abril, a los trabajadores para derrotar al Sabotaje Petrolero, a todo el país para resistir las “guarimbas”. Distinto hubiese sido, si hubiese optado por ensangrentarlo, realizar miles de detenciones o conculcar las libertades políticas, individuales, o derechos consagrados en la Constitución. Ése no era él y no sería nuestra revolución, por el contrario, sería un gobierno autoritario más.

No hay que confundir para nada esa posición política del comandante Chávez, con la de la mayoría de la izquierda reformista, en el sentido del “etapismo”, que termina siendo una excusa para, al final, nunca cambiar nada.

El Comandante Chávez retomó una vía Bolivariana, propia Venezolana, donde un país con un modelo rentista petrolero, atrofiado en el desarrollo de sus fuerzas productivas y con un pueblo excluido, arrinconado en los barrios y cordones de miseria, como el nuestro, es capaz de dar un salto gigantesco en la conciencia, basado en la conexión amorosa, mágica, casi religiosa, con un líder que lo conduzca a etapas superiores de la sociedad, a pasos agigantados, sin esperar que se den “las condiciones” o etapas de los clásicos, que insisten en “desarrollar el capitalismo” antes de llegar al verdadero socialismo.

Sin considerar que en un país como el nuestro, rentista petrolero, dependiente y periférico, jamás se desarrollará ninguna burguesía nacional de importancia, sencillamente porque no lo permite el gobierno corporativo transnacional; pero además, en esta era de la globalización, el capitalismo se reproduce con una capacidad y dinámica en la conciencia que luego estrangula cualquier posibilidad de socialismo. Las revoluciones, en países como el nuestro, las hacen los humildes y patriotas con un líder revolucionario al frente.

Estas características únicas de nuestra revolución, la conexión del pueblo con el Comandante Chávez, eran su fortaleza y le conferían su extraordinaria capacidad de movilización por objetivos estratégicos, dando saltos agigantados, como lo hicimos, hacia el futuro. Pero por otra parte, era una tremenda debilidad, porque todo dependía de la existencia misma del Comandante.

Por ello, pienso que, en la medida que el presidente Chávez fue evolucionando y avanzando en su pensamiento político: desde el “capitalismo con rostro humano”, hasta el socialismo; y, en la medida que se libraban batallas definitivas por la conquista de nuestra Plena Soberanía Petrolera, con la recuperación de PDVSA, del petróleo y el gas, lo cual nos enfrentó a las transnacionales más poderosas del planeta, pero al mismo tiempo permitió, desarrollar nuestros programas sociales y alcanzar un posicionamiento geopolítico propio, se dió cuenta de la necesidad de darle sustento a nuestro material planteamiento político, y dotar al pueblo de instrumentos politico-ideologicos para defender la Patria.

Por ello trabajaba incansablemente, hablaba permanentemente al pueblo, educaba, explicaba, siempre rendía cuentas de sus acciones, corregía, criticaba, combatía los grupos de poder, las desviaciones, era severo con su equipo, con nosotros en particular, los que teníamos más responsabilidades.

Estudiaba y leía mucho, promovió y estimuló el estudio de todo el pueblo, de los jóvenes, el acceso al conocimiento, el fortalecimiento del Poder Popular, del PSUV, para que fuese un instrumento de protección y lucha por los intereses del pueblo, fuera garante de la revolución.

Finalmente, durante su campaña, escribió, de su puño y letra los objetivos estratégicos del Plan de la Patria, los cuales fueron desarrollados para cada sector del país. Por primera vez, en mas de 200 años, nuestro país tenía un Plan propio, que no era tutorado por ninguna potencia extranjera. Y el Comandante Chávez estaba decidido a llevarlo a la práctica.

Es en esta etapa que aparece la enfermedad del comandante Chávez. Fue una triste sorpresa. Tengo elementos de convicción para repetir lo que dije hace ya cinco años: el presidente Chávez fue asesinado. Fue un acto cruel, que debe ser investigado, cuando existan las capacidades y sobre todo, la voluntad política para ello.

Habrá muchas cosas que decir al respecto. Debe ser una investigación muy seria. Todavía recuerdo con dolor, su sorpresa, al momento que, en una reunión donde estuvimos un grupo muy reducido de compañeros, convocados por él, para evaluar sus molestias físicas, que ya eran evidentes y le impedían desenvolverse, se asomó la posibilidad, por primera vez, de que sus dolencias fueran producto de una lesión cancerígena.

Nadie de su equipo médico directo se había percatado de este hecho tan grave, mucho menos de una lesión difícil de obviar por sus características y gran tamaño, los cuales después pudimos confirmar en La Habana en su primera intervención quirúrgica de urgencia en junio del 2011.

Cuando el presidente comunica al país la enfermedad, una vez que ésta estuvo confirmada, entramos a otra dinámica. Se comenzaron a desatar los demonios o “los alacranes”, como los llamó el General Müller Rojas.

En ese período de su convalecencia y tratamiento, el presidente trabajaba mucho, jamás tuvo un momento de debilidad, ni de flaqueza, al contrario, estaba convencido de derrotar esta emboscada, así como, habíamos salido de tantas juntos. Sería un esfuerzo colectivo.

Nuestro papel era ayudarlo, con la máxima eficacia revolucionaria en nuestra gestión. Hicimos esfuerzos extraordinarios para superar todas las metas planteadas: en la producción de petróleo, en el desarrollo de la Faja Petrolífera del Orinoco, que era su sueño, en garantizar los ingresos a la Nación, impulsar la Gran Misión Vivienda Venezuela y cumplir con todas las tareas asignadas a nuestro equipo en PDVSA y el Ministerio de Petróleo. El presidente sanaría.

Sin embargo, no nos percatamos, porque no pensábamos en ello y tal vez pecamos de ingenuos, que los factores políticos de la oposición, el imperialismo, aliados internacionales y factores agrupados en el chavismo, hicieron sus escenarios y estrategias para moverse en esta situación, para acceder al poder en caso de una ausencia del presidente.

Nosotros, junto a otros compañeros muy cercanos al presidente, nos movimos desde y con el corazón, nuestra lealtad sería hasta el final. Estábamos desconcertados, jamás nos pasó por la mente la posibilidad de que el presidente no estuviese entre nosotros, jamás hicimos cálculos de ningún tipo, no tengo estómago para eso.

Eran constantes los viajes que hacíamos a La Habana para llevarle las “cuentas”, o proyectos para su revisión y aprobación, discutir con él los aspectos relativos al petroleo, la OPEP, PDVSA, a la situación del país, que él seguía permanentemente mientras estuvo convaleciente. Tomaba decisiones de gobierno. El volvería.

Pero, allí me percaté personalmente, y por primera vez, que mientras algunos “nos echamos el gobierno al hombro”, otros se habían instalado casi permanentemente en La Habana; el núcleo de lo que hoy llamamos madurismo, tenía “copado” al presidente, lo tenían cercado, un cerco que se cerraba.

Con ocasión de las elecciones presidenciales de 2012, ya el presidente, según lo que indicó su equipo médico en La Habana, había salido de la parte crítica del duro tratamiento, en medio de las cuales, él mismo seguía trabajando, nunca dejó de hacerlo, de tomar decisiones, de dar instrucciones. Estábamos seguros de que todo iría bien.

Aquí hay un elemento muy importante. El presidente no se presentaría como candidato, si tuviese la certeza o incluso la duda, de que moriría durante el nuevo período presidencial, no podría hacerle eso al pueblo, era su honestidad a toda prueba.

En una conversación privada, muy cercana, muy honesta, como siempre le comentaba mis puntos de vista. Le planteé porqué no consideraba lanzar a otro compañero de candidato. Le dije que preservara su salud, su vida. A mí me interesaba era la vida del presidente, del ser humano, del Jefe de la revolución; estaba convencido, y así se lo señalé, que él, recuperándose, seguiría al frente de la revolución, del pueblo chavista, guiaría al gobierno Bolivariano y luego podría volver a asumir la presidencia para el siguiente período, plenamente recuperado. Lo seguiría apoyando con todas mis fuerzas para que ello fuese así, para mi él era el único Jefe de nuestra Revolución, todo nuestro equipo estaba resteado con Chávez, con el Comandante.

Él me respondió con una frase que jamás olvidaré, además de agradecer la preocupación en su suerte personal (seguro que era aún mayor entre sus seres queridos), pero me indicó que sólo él garantizaba la unidad de todos los factores que lo acompañaban, que vendrían momentos muy difíciles y que él debía estar al frente para mantener los objetivos estratégicos de nuestra revolución.

El Comandante estaba consciente de la existencia de grupos internos, de intereses que estaban contenidos sólo por él y la fuerza del pueblo, la de los “pilares”, como él los llamaba, de la revolución.

Estaba consciente de las debilidades de nuestra revolución, del desarrollo incipiente de nuestro modelo económico, nuestro partido y que no existía una verdadera dirección revolucionaria. Por eso, pensando en retrospectiva, creo firmemente que nuestro Presidente Chávez se inmoló en la contienda electoral, lo hizo por el Pueblo, por la revolución y por el socialismo.

Fue una campaña dura, donde ya asomaban la conformación de grupos que trataban de excluirnos de la participación, cosa que no fue posible, sólo porque el presidente Chávez estaba al frente efectivamente, interviniendo y poniendo las cosas en su sitio. Se molestaba con esos incipientes episodios de división.

En esa campaña, el presidente se apoyó mucho en PDVSA, sus trabajadores y nuestra gestión, porque teníamos muchas cosas que mostrar. Era un territorio liberado para el pueblo, donde se sentía a gusto, donde percibía el desarrollo de sus propios proyectos.

Recuerdo que luego de un desagradable incidente en Guyana, en un acto político que fue verdaderamente un desastre, en las instalaciones de Edelca, me llamó muy molesto, para que nos fuéramos de una vez a la Faja. Quería estar con los trabajadores petroleros.

Lo llevamos a Morichal, y desde allí, hizo una presentación de la Faja Petrolífera del Orinoco y la primera ratificación en mis responsabilidades para su próximo período de gobierno. Ésto para mi fue un gran honor, pues el presidente le salía al frente, a cualquier maniobra interna y a la campaña infame del candidato opositor que había ofrecido sacarme de PDVSA, al llegar al poder, tal como al año de su gobierno, paradójicamente lo hiciera Maduro.

La segunda defensa la hizo desde Falcón con motivo de los trágicos sucesos de Amuay, y la última desde un mítin en La Guaira. Siempre le agradeceré al Comandante su confianza y apoyo.

Luego vino la extraordinaria victoria electoral e inmediatamente los síntomas de que algo estaba mal. Aunque ya los sentía desde su última intervención en La Avenida Bolívar en el Cierre de Campaña con aquella movilización histórica de “las cuatro avenidas”, del 4 de octubre de 2012; sólo después me confesaría por teléfono que sentía fuertes dolores y que debía volver a La Habana, me llamó para que lo acompañara. Luego de 12 años juntos de trabajo intenso y continuo, el Comandante me llamó a que lo acompañara en ese tramo tan duro de su vida. Lo hice hasta el final.

 

Es en este contexto que, luego de la victoria electoral y de la noticia recibida en La Habana de la reaparición de la lesión cancerígena, que decide volver a Venezuela a dirigirse al país, antes de regresar a Cuba a otra intervención quirúrgica, que era impostergable. Es en esta situación, cuando se produce la alocución del 8 de diciembre de 2012.

 

El escenario de esa alocución, era más amplio que la foto oficial de ahora. Nos llamó a que lo acompañáramos un grupo de compañeros ministros de su gobierno. El presidente tenía dudas en hacerla. Al final, la realizó, y de allí partió a una operación compleja que casi le cuesta la vida, pero que, sin embargo, pudo superarla y comenzar un proceso de estabilización.

 

Nosotros, muy pocos, lo acompañamos junto al Comandante Fidel Castro, que asumió como un padre la enfermedad y padecimiento de “Hugo”, como él lo llamaba. Luego vino todo el proceso de convalecencia, hasta que volvió a Caracas para su partida. No llegó a estar en condiciones apropiadas para dirigirse al país, para decir mas nada al pueblo.

 

Lo que quiero resaltar, y así lo creo firmemente, es que la alocución y decisiones del 8 de diciembre, corresponden a las de un hombre preocupado, pero convencido de que volverá, de que saldría, una vez más victorioso de ese compromiso de salud. No era la despedida del Comandante, ni las palabras de un hombre derrotado, que entonces proclamaba quién sería su “sucesor”, ante su partida definitiva.

 

En primer lugar, el Presidente Chávez no decidiría un tema tan delicado como ese sin tener una mínima discusión con su equipo político, incluso para dar instrucciones después de su partida física, si es que estuviese seguro de ella. Pero, en segundo lugar, y como después lo demostró, Chávez siguió convencido, aferrado a la vida como estaba, de que sobreviviría a la enfermedad, al punto que, incluso el jueves antes de su muerte, y es éste un elemento contundente, hizo una reunión continua de trabajo de 5 horas donde giró instrucciones, y en la que afirmaba que estaría al frente de las decisiones tomadas y de las batallas que vendrían “La Tormenta” de la que alguna vez conversamos.

La preocupación que, probablemente el presidente Chávez abrigaba en su interior, es que no podría estar en condiciones para asumir de inmediato el nuevo período presidencial que, de acuerdo con la Constitución, tendría que suceder los primeros diez días de 2013. Ese era el riesgo mayor.

 

Además, entendía bien de nuestras dinámicas internas y que no habría tiempo ni para peleas de grupos, ni para divisiones, típicas de todos los procesos electorales del país, que dejaban siempre un saldo de fracturas que luego él reconstruía a fuerza de liderazgo.

 

Por otra parte, la oposición sentiría que era su momento, el que tanto tiempo esperaron, y tenían además, un candidato que recién acababa de recorrer el país y que había sacado una importante votación. No daría tiempo al campo Bolivariano para lidiar con pugnas internas y escoger un candidato que tendría pocos días para ir por el país y captar el voto popular.

 

Él presidente Chávez tenía su gobierno, su Plan de la Patria, entendía, siempre lo tuvo presente, la importancia estratégica de PDVSA y las Fuerzas Armadas. Tenía hombres de su entera confianza al frente de los puestos claves: Ya me había ratificado durante la campaña en tres oportunidades, al frente de PDVSA, la cual funcionaba bien y garantizaba los ingresos. En la institución militar, estaba el ministro de la defensa, a quien, incluso, ascendió el día siguiente a Almirante en Jefe. Teníamos control del PSUV y la Asamblea Nacional. Nombró vicepresidente al canciller, la cara visible en el exterior. El ministro de planificación haría seguimiento estricto al Plan de la Patria. Tenía un gabinete conformado por hombres y mujeres fogueados a su lado; la mayoría de gobernadores electos eran del PSUV.

 

Siempre pensó en volver, seguro como estaba y le habían dicho, que superararía esta etapa de la enfermedad. Él estaría entre nosotros, manteniendo el pulso y la orientación del gobierno Bolivariano, como alguna vez se lo propuse, hasta lograr su plena recuperación. El honraría, como siempre lo hizo, la palabra empeñada al pueblo: cumpliría con El Plan de la Patria y consolidaría la vía venezolana al socialismo.

 

Lamentablemente, las cosas no salieron como todos esperábamos, ni siquiera el propio comandante Chávez, y sobrevino el desastre: se fue el Comandante, aquel trágico 5 de marzo de 2013.

 

Toda la historia posterior a su partida la estamos viviendo y sufriendo. De esa mesa del 8 de diciembre, no quedan en el gobierno sino sólo dos personajes, en complicidad para mantenerse en el poder. En el gobierno quedan muy pocos ministros del gobierno del presidente Chávez, es otro gobierno.

La Revolución Bolivariana y el proceso de transformaciones políticas, económicas y sociales, no sólo se estancaron en este gobierno, sino que sus objetivos estratégicos, plasmados en el Plan de la Patria, han sido dejados de lado por la élite que gobierna y el país está inmerso, como nunca antes, en una profunda crisis, de la que Maduro asegura que saldremos de la mano de las transnacionales, entregando nuestros recursos naturales y afincando todo el peso de la misma sobre el pueblo venezolano.

 

Lo grave de todo ésto, es que el madurismo busca legitimar todos sus actos en la intervención del presidente Chávez, ese fatídico 8 de diciembre de 2012.

 

Ya el Comandante Chávez no está entre nosotros, ni para aclarar sus intenciones, ni para enmendar decisiones, como demostró innumerables veces que era capaz de hacer cuando alguien o algo se desviaba de sus orientaciones. De lo que todos estamos seguros es que no le dio un “cheque en blanco” a Maduro para que hiciera lo que le da la gana, que acabara con el país. Que si el presidente Chávez estuviese entre nosotros, ya le hubiese dado un parao a este gobierno y “hubiese sacado a los mercaderes del templo”, a los farsantes que han utilizado su nombre y manipulado el amor del pueblo.

Llegará el momento de la rendición de cuentas ante la historia y el pueblo, a seis años del 8 de diciembre fatídico: no hay Patria, se entrega PDVSA, el petróleo, el gas, los recursos naturales. Se ha detenido la marcha de la Revolución, hay hambre, pobreza, exclusión, millones emigran del país, las necesidades merman al pueblo.

 

Ahora cambiarán la Constitución de la mano de la derecha oportunista. No vamos hacia el socialismo, se ha retrocedido a un estado de economía salvaje, un país injusto, depredado, del que huyen sus jóvenes. Se acabó la democracia participativa y protagónica, el pueblo vuelve al silencio de doscientos años, prevalece el país del miedo y la violencia.

 

“El que tenga ojos”, que vea, que mire alrededor, que levante la mirada y se dé cuenta de que ésto es una ESTAFA al pueblo, lo han manipulado con base en una interpretación conveniente de las circunstancias, se han aprovechado de la nobleza del pueblo humilde.

 

Los Chavistas Chavistas debemos unirnos, dejar atrás pequeñeces y mezquindades, actuar juntos antes que Maduro siga negociando y entregando la Patria, antes del advenimiento del fascismo que arrasará con todo, no habrá otra oportunidad de enmendar este desastre. Con Chávez siempre ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Sea cuidadoso, por José Grasso Vecchio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sea-cuidadoso-por-Jose-Grasso-Vecchio-20181207-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sea-cuidadoso-por-Jose-Grasso-Vecchio-20181207-0087.html  

Sea cuidadoso con el manejo de su dinero para evitar estafas y malos ratos. Por ejemplo, muchos piensan que un cheque de gerencia es dinero efectivo; en verdad si está bien emitido no tendrá problemas, ya que se trata de una obligación de un banco, pero debemos alertar que existen estafas mediante la falsificación de cheques de gerencia, por lo que se recomienda ser cuidadosos también en estos casos.

Otro aspecto que hemos tratado en variadas ocasiones es el de las estafas que ocurren por la vía electrónica. Aquí debo señalar que las operaciones bancarias en Venezuela son muy seguras, pero eso no significa que no estemos pendientes.

No crea en correos electrónicos en los que le piden información de su cuenta, y mucho menos si le solicitan claves aunque le prometan un premio o le digan que usted puede recibir una transferencia importante; usualmente son estafas.

La principal medida de seguridad que podemos compartir con ustedes es la de darle cumplimiento a todas las indicaciones que dan las entidades financieras, entre las que destaca el no facilitar los datos personales (usuario y contraseña) absolutamente a nadie por Internet ni por teléfono por mucho que insistan y que aseguren ser empleados de su banco.

La técnica del phishing es utilizar el correo electrónico para ponerse en contacto con los usuarios utilizando mensajes que imitan, casi a la perfección, el formato y la imagen de las entidades financieras; el correo viene adecuado a solicitar datos personales alegando distintos motivos: problemas técnicos, cambio de política de seguridad, posible fraude, etc.

Estos mensajes de correo electrónico siempre incluyen enlaces que conducen a supuestas páginas web oficiales de un banco, pero que, en realidad, remiten a páginas web falsas que imitan casi a la perfección la página web de la entidad financiera, siendo su finalidad principal captar datos de los usuarios.

Algunas personas, por desconocimiento, acceden a dichas páginas web piratas, donde el que va a realizar la estafa obtiene los datos personales o claves de acceso. Sospeche de cualquier correo electrónico con solicitudes urgentes de información personal que utilice argumentos como: Problemas de carácter técnico; Detecciones de posibles fraudes; Cambio de política de seguridad; Promoción de nuevos productos; Actualización de datos; Premios, regalos, concursos, etc.

Para comunicarse con su banco no lo haga por enlaces, diríjase directamente, a través de su navegador, a la página web de la entidad. Una forma de protegerse, es comprobar regularmente los saldos y movimientos de las cuentas bancarias.

]]>
<![CDATA[A buen entendedor]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/A-buen-entendedor-20181207-0083.html http://www.panorama.com.ve//opinion/A-buen-entendedor-20181207-0083.html Ramón Guillermo Aveledo.- Fue a la comida pero no a la toma de posesión en la Cámara de Diputados. Afuera lo esperaban con protestas y adentro, en la sesión, los diputados panistas corearon “Dictador, dictador” al oír su nombre y los demás no mostraron disconformidad. “Gritos de apoyo y rechazo” dice el siempre cuidadoso Excelsior. Plantón en la calle bajo la consigna “Maduro no eres bienvenido” cubre Reforma. “Rechazan intelectuales visita de Nicolás Maduro a México” según El Mañanero que publica documento encabezado por Mariclaire Acosa, Héctor Aguilar Camín, Sabina Bergman, Jorge Castañeda, Jacqueline Peschard, Francisco Reyes Heroles y veintidós figuras del pensamiento y el periodismo azteca.

El portal Zocalo.com.mx hace una escueta nota: “recibe AMLO a Maduro en Palacio Nacional”. El medio oficioso Telesur reseña como un éxito la bienvenida del Sindicato de Electricistas, a cuyo acto fueron los ministros Arreaza y Villegas. Que sean los trabajadores eléctricos es irónico ¿sabrán lo que piensan sus compañeros venezolanos de Corpoelec? Estaban los presidentes de Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Perú y el Vicepresidente norteamericano y la hija de Trump, pero la única foto que he visto de Maduro es con Evo y el cubano Díaz Canel.

La embarazosa escena en el Congreso mexicano; los titulares, editoriales y artículos en los medios y las protestas de calle son una señal de la realidad que el Presidente y su equipo deberían leer y analizar. La mala reputación internacional del gobierno no sólo es una predecible fuente de incomodidad para él, sino un problema serio para nuestro país y un aviso político muy fuerte para el nuevo Presidente de México, una parte de cuyo respaldo viene de la izquierda, y para cualquier gobernante de cualquier país: se trata de una amistad peligrosa, radioactiva. Eso resulta particularmente nocivo para Venezuela que necesita relaciones, generar confianza y procurarse apoyos para vencer la gravísima crisis que nos afecta a todos. Ver cómo logramos salir de la calle ciega económica en que estamos atrapados, para eso es indispensable autoridades con credibilidad interna e internacional, es decir distintas a quienes nos han metido en ellas con sus políticas, sus decisiones y sus indecisiones cuando han tenido la responsabilidad de gobernarnos y representarnos.

Son síntomas demasiado elocuentes como para ser ignorados. Hay que bajarse de la nube. Regresar del sueño propagandístico.

]]>
<![CDATA[En opinión: Adherirse al bien]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Adherirse-al-bien-20181207-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-Adherirse-al-bien-20181207-0084.html Los moradores de este mundo actual han cerrado todos los horizontes, inclusive también los trascendentes del sentimiento poético del alma, para vivir un presente egoísta y alocado, con el olvido o la censura al pasado, y sin importarles la construcción de un futuro más hermanado.

Los efectos de esta falta de sensibilidad, de comunión entre culturas, de apoyo a toda vida humana, hacen que la pasividad se haya instalado entre las gentes, y se les niegue los derechos sociales y económicos a las personas, sin apenas hacer nada por ellos. Ojalá cambiemos de actitud y aprendamos a cultivar el bien; sólo de este modo, nos nutrimos interiormente y esparcimos esa alegría que todos nos merecemos por vivir. Qué lástima de aquellas gentes que han pasado por la vida sin saber sonreír, porque la tristeza les ha robado el deleite del camino y no encuentran esa paz consigo mismo. 

¡Cuánto pan amargo se nos sirve a diario! La desigualdad en los ingresos está en aumento, tal y como reconoce un grupo de expertos de la ONU, ya que el 10 por ciento más rico de la población mundial gana hasta el 40 por ciento del ingreso total. Algunos informes sugieren que el 82 por ciento de toda la riqueza creada en 2017 fue al 1 por ciento de la población más privilegiada económicamente, mientras que el 50 por ciento en los estratos sociales más bajos no vio ningún aumento en absoluto.

Así no podemos seguir, discriminándonos unos a otros. Estamos llamados a ser una ecuménica unidad en la que nadie puede permanecer marginado. Cada cual, mal que nos pese, tiene una misión de colaboración y cooperación sobre una base justa y equitativa, de hacer camino y de activar la esperanza humana como parte inherente del caminar. 

 En efecto, el  presente por tanto no puede despojarse del significado último del ser que somos, ni de las raíces de las que provenimos, pues tan importante como estar alimentados es estar satisfechos de la aportación de nuestra vida diaria al acontecer de los días. Hemos de saber que toda nuestra historia, precisamente, está irrumpida por una tremenda lucha de intereses, movidos a merced de la corrupción y que la hemos hecho un modo de relación. En consecuencia, es significativo, adherirse al bien; puesto que un espíritu corrompido, es capaz de destruirnos. 

Por desgracia, para todos, multitud de esencias humanas andan hambrientas de dignidad.  Hemos caído tan bajo, que nos costará levantar cabeza y armonizar ese mundo en el que todos caben y nadie sobra. Los datos ahí están. Conviene que los tengamos en cuenta.

Cada año se paga un billón de dólares en sobornos y se calcula que se roban 2,6 billones de dólares anuales mediante la corrupción, suma que equivale a más del 5% del producto interior bruto mundial. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se calcula que en los países en crecimiento se pierde, debido a esta podredumbre, una cantidad de dinero diez veces mayor que la dedicada a la asistencia oficial para el bienestar. 

Se nos olvida, que un ropaje de pensamiento bondadoso, alienta un proceder estético, porque todo se embellece en la autenticidad y en el servicio incondicional al análogo; al contrario, de ese espíritu ambicioso que suele hermanarse con la crueldad y la astucia, con el endiosamiento y el orgullo.

Al final tenemos que encontrarnos todos juntos, pues somos de un mismo linaje pensante, y hemos de hallarnos haciendo familia, forjando humanidad con nuestro corazón inquieto, concibiendo el amor, como aquella Madre Inmaculada, siempre dispuesta a donarse porque sí, a ese bien que nos entusiasma y derroca a la ingrata soberbia que nos vierte tanta maldad. Pensemos que son estas realidades interiores de codicia, vanidad y arrogancia, las que nos impiden sanar el ánimo, teniendo que maquillar muchas veces hasta nuestra propia existencia. ¡No caigamos tan bajo!

]]>
<![CDATA[Tiempos de cambio: ¿Votar o botar el voto?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempos-de-cambio-Votar-o-botar-el-voto-20181206-0084.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempos-de-cambio-Votar-o-botar-el-voto-20181206-0084.html No es coherente reivindicar el voto solo en los municipios donde se tienen alcaldes. ¿Entonces la política para aquellos municipios donde el alcalde es oficialista es la de dejar al electorado sin opciones, sin poder elegir siquiera un solo concejal?.

El próximo domingo tendrán lugar las elecciones para escoger concejales en todo el territorio nacional y, por los vientos que soplan, habrá un altísimo porcentaje de abstención, producto de diversos factores, uno de ellos de carácter histórico, porque los comicios municipales siempre han generado muy poco interés en el electorado. Y el otro tiene que ver con el claro deterioro de la vía electoral en Venezuela, gracias a la conjunción entre las políticas que promueve el gobierno para estimular la abstención y las que la mayoría de la oposición ha asumido en la misma dirección.

Es lógico que un gobierno con altísimos niveles de rechazo promueva la abstención. Es la única vía para garantizar con una probabilidad casi cercana al cien por ciento sus triunfos en las elecciones que convoque el Poder Electoral , hoy bajo estricto control político por parte del oficialismo. La angustia del gobierno frente a cualquier elección es directamente proporcional al nivel de participación. Por eso se explica que cuando sus niveles de apoyo descienden dramáticamente o se suspende la elección prevista o se hace todo lo que esté a su alcance para desestimular el voto opositor .

Lo que no tiene lógica es la incoherencia en la línea política opositora frente al tema de la participación electoral. Un sector no mayoritario de la oposición ha optado por participar en todas y cada una de las elecciones. Otro sector definitivamente ve cerrada la ruta electoral y, sin mayores disimulos, le coloca también numerosos obstáculos, con lo cual a la larga, queriéndolo o no, termina favoreciendo el objetivo política electoral del gobierno. La política se mide por resultados. No por otra cosa .

Pero un tercer sector opositor, que a simple vista agrupa la mayoría de los factores, no termina de definir su posición ,y por eso hay muchas incoherencias en su accionar.
 Por ejemplo, de cara a estas elecciones municipales respalda,como quien no quiere la cosa , la política de los alcaldes opositores, quienes ha decidido postular candidatos a las elecciones de concejales, con el objeto de impedir que el oficialismo gane los escaños de concejales en esos municipios y logre a la postre designar nuevos alcaldes con esa mayoría . Salvar el municipio es la consigna principal. Y es políticamente correcta. Pero deja ver las costuras de la incoherencia .

No es coherente reivindicar el voto solo en los municipios donde se tienen alcaldes. ¿Entonces la política para aquellos municipios donde el alcalde es oficialista es la de dejar al electorado sin opciones, sin poder elegir siquiera un solo concejal? ¿Es tan baja la autoestima político electoral de este sector ? ¿O es que sigue siendo rehén de los factores extremistas que a punta de chantajes políticos le imponen una línea que es la que durante varias oportunidades se ha traducido en estruendosos fracasos para la oposición?

Este doble mensaje de votar aquí pero no votar allá genera confusión y siembra desesperanza, porque busca preservar espacios donde se es gobierno pero a la vez renuncia a la representación que seguramente se obtendría en caso de promover una política coherente que contribuya a algo que es esencial en estos días, el rescate de la ruta electoral, algo que el gobierno viene bloqueando con el apoyo ¿involuntario? De factores extremistas.

No soy optimista con respecto a lo que ocurra el domingo. Seguramente será un día electoralmente desolado. No obstante, iré a votar, no renunciaré a mi derecho de expresar mi opinión a través del voto. Mas allá del resultado de esos comicios, una inaplazable tarea democrática en estos tiempos es el rescate de la ruta electoral. Seguramente no podrá ser emprendida con éxito hasta tanto la mayoría de las fuerzas opositoras no lo asuman con el coraje político que se requiere para dejar de lado líneas y acciones que hasta ahora han resultado en una sumatoria de fracasos.

Pero el rescate de la ruta electoral no es una tarea sencilla. Estamos sumergidos en medio de un clima de decepción, desesperanza y desconfianza hacia el liderazgo político, lo cual se traduce en un aparente y circunstancial fortalecimiento de posturas extremas que vienen ofreciendo desde hace tiempo soluciones "fast track " que ni se han concretado ni van a concretarse .

]]>
<![CDATA[Se reparte por lotes la nación]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-reparte-por-lotes-la-nacion-20181206-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Se-reparte-por-lotes-la-nacion-20181206-0087.html as hojas del calendario ya nos dicen que estamos en el ocaso del año 2018. Y por este pedacito del mundo se sufre las horas con nerviosismo, desesperación y frustración. 


Este año nos ha servido para comprender lo que significa vivir en hiperinflación y convencernos de que los “planes económicos” que anuncian cada cierto tiempo sólo han incendiado más la pradera. Los últimos 12 meses, han reafirmado la incapacidad del Gobierno de revitalizar las actividades económicas.
Ya nos toca la puerta el año 2019 y todo apunta a que este período –si no hay cambios- será el de la consolidación de la debacle económica. Pasaremos de la emergencia a la muerte económica, si se persiste en repudiar al emprendimiento, a la iniciativa privada y a los inversionistas interesados en sumar propuestas de negocios. 
Existe un amplio consenso entre los economistas sobre la respuesta a la depresión económica. Se ha declarado –hasta el aburrimiento- que la nación debe acudir a un financiamiento que provenga de los organismos multilaterales, bien sea bajo la figura de préstamos e incluso donaciones; acordar una renegociación de la deuda que nos oxigene las finanzas; revocar el control de cambio y esquivar la emisión de dinero sin respaldo que inunda nuestras calles. 
En ningún lugar del planeta  se ha superado a una crisis similar a la nuestra rechazando al sector privado y estrangulando las alternativas productivas. Todavía la historia no ha registrado un país que haya reducido la pobreza anulando los derechos económicos del ciudadano y minimizando el parque industrial. Cuando el Estado insiste en hacerlo todo, finalmente se encarga de nada y propaga la miseria generalizada.
Y ahí va camino a Moscú a hipotecar otro pedazo de la patria por la soberana deuda que ostentamos. Y ahí viene con cuatros regaños, dos vergüenzas y la misma receta fracasada. Próximamente tendremos un país alquilado, donde los rusos, chinos y turcos serán nuestros arrendadores. Quizás ya esté cedido el este para Erdogan, el norte y el sur tenga el nombre de Putin y el oeste se lo asignaron a Xi Jinping. No les extrañe, todos quieren su lote.
Estrellaron al país con todos sus sueños y desmembraron la esperanza de conformar una sociedad libre y con mínimas reglas de convivencia. Nos empujaron a las tinieblas y nos revocaron todos nuestros derechos humanos.   Hoy nos tienen en el estómago del tiburón.  Pero esto es temporal. No les va a servir de nada esa necedad de aferrarse al poder a costa del hambre de inocentes. 
 

]]>
<![CDATA[Natalicio del fundador de Fe y Alegría]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Natalicio-del-fundador-de-Fe-y-Alegria-20181206-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Natalicio-del-fundador-de-Fe-y-Alegria-20181206-0082.html Hay hombres que sembraron sus vidas en  tierra fértil y la abonaron con   servicio y entrega.  Por ello, fueron capaces de levantar grandes cosechas en el corazón de multitudes. Uno de esos hombres fue el Padre José María  Vélaz, el Fundador de Fe y Alegría, que el  4 de Diciembre hubiera cumplido los 108 años. Vélaz fue durante toda su vida un soñador, un constructor de sueños y un sembrador de sueños. Fe y Alegría  fue su sueño más importante que lo sembró en el corazón de muchas personas generosas y hoy es una realidad que ha llevado  sus banderas educativas de esperanza y amor a los rincones más apartados y necesitados  de Venezuela, América, África y pronto de Asia.
Fe y Alegría nació el 5 de marzo de 1955 en un rancho cedido por sus dueños, Abrahán Reyes y su esposa Patricia,  en lo que hoy es el 23 de enero de Caracas. Cien alumnos sentados sobre el piso, pues no tenían ni pupitres, ni mesas fueron sus primeros alumnos. Dos muchachas del barrio que sólo tenían  quince años y el sexto grado de primaria, las primeras maestras. Hoy, Fe y Alegría es un Movimiento de Educación Popular y Promoción Social  presente en  23 países, y con más de millón y medio de alumnos. . 
Desde los inicios, el  Padre José María Vélaz   optó  por la educación  por considerarla el medio más idóneo para combatir la exclusión, la violencia  y la miseria,  y hacer de las personas sujetos dignos, productivos, fraternales. Pero tenía que ser una educación de calidad, pues no se podía aceptar que la educación de los pobres fuera una pobre educación. Si la educación no es de calidad para todos, en vez de contribuir a democratizar la sociedad, contribuye a agigantar las diferencias.
Hombre siempre en búsqueda, apóstol incansable de la educación popular,  el Padre José María Vélaz, nunca se contentaba con los logros alcanzados.   Pronto descubrió el inmenso potencial de los medios de comunicación y soñó una red de emisoras educativas que llevaran educación a las zonas más apartadas del país y del continente, y fueran voz del pueblo sin voz. Si la primera escuela había nacido en un rancho, la radio permitiría convertir cada rancho en una escuela. Luego, temiendo que Fe y Alegría se  contentara con una serie de escuelas tradicionales,  desgajadas del mundo del trabajo y de la producción, cultivó el sueño de impulsar la educación técnica y  productiva que culminara en buenos institutos universitarios, donde  los muchachos y muchachas aprendieran a trabajar, a valorar el trabajo y al trabajador, y salieran con  un corazón bien fogueado para el emprendimiento y el servicio. 
Una vez que consideró que el proyecto de la educación técnica y productiva estaba consolidándose,  sus sueños indomables lo empujaron llano adentro y se estableció a orillas del  río Masparro, en el corazón de Barinas, a soñar toda una red de escuelas agropecuarias y forestales,  que rescataran de la miseria a los campesinos, los más pobres entre los pobres. Tenía ya 75 años, varios infartos encima, una operación a corazón abierto, y la recomendación de los médicos de que volviera a operarse pues tenía las venas tapadas. Vivió sus últimos años  en un cuartucho entre herramientas y sacos de cemento, alejado de todo rastro de civilización, pues no tenía electricidad y el teléfono más cercano quedaba a 90 kilómetros. Allí también murió
 

]]>
<![CDATA[Votar, por Roberto Malaver]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Votar-por-Roberto-Malaver-20181206-0086.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Votar-por-Roberto-Malaver-20181206-0086.html ¡Votar o no votar! Esa es la cuestión. La dictadura nos llama otra vez a votar y a elegir, y nosotros no sabemos a quién carajo hacerle caso. Ya por allí el Pedro Pablo —Exgobernador del Zulia— Guanipa sacó un comunicado amenazando a los compañeros de Primero Justicia que se les ocurra participar en las elecciones diciéndoles que se quedarán sin saludar a Julio —Matemático— Borges por mucho tiempo. Ese carajo que no se juramentó y perdió ese chance de gobernar a ese montón de maracuchos, y los que se dejaron de pendejadas fueron los adecos, y salieron a juramentarse ante a la Asamblea Nacional Constituyente, el de Margarita dijo que se juramentaba ante quién sea, porque él no quería morirse sin cometer todos los errores del mundo, y allí está cumpliendo con su palabra. 
En cambio Guanipa cometió ese error y ahora anda arrecho con todo aquel que vote, sin embargo por allí andan unos carajos que se dejaron de pendejas y están participando para cuidar a sus alcaldes, no sea vaina de que ese montón de concejales chavistas se pongan de acuerdo y los saquen de sus cargos y ahora sí, a guarimbear otra vez, y que venga la intervención y más sanciones que están enriqueciendo a Julio –Matemático- Borges.
Parece que Antonio –Pensionado- Ledezma y Matemático- Borges se ponen de acuerdo para salir a pedir sanciones, “tú las pides en España y yo las pido desde Colombia”, dice Matemático, y así pasan todo los días, en cambio nosotros aquí bien jodidos, porque ellos están gozando una bola, mientras una le echa bola pareja a esta vaina.
 También está el Frente Amplio por una Venezuela libre y por puesto esperando el 10 de enero como quien espera el premio gordo del Quino Táchira. Y en la Asamblea en Desacato se están matando porque el 5 de enero hay que nombrar un tipo ahí que se encargue de ese desacato, y por lo visto la vaina le toca a la gente de Voluntad Popular, y como que los quieren apartar del cargo y poner allí a Timoteo —Juguetes— Zambrano, y si no somos capaces de ponernos de acuerdo en esa vaina, cómo nos vamos a poner de acuerdo el día 10, a menos que los medios, que les debemos tanto, y nuestros países amigos, nos ayuden, pero nosotros en ese peo que tenemos con nosotros mismos, que no nos podemos ni ver y estamos rezando porque Ramos —Espoleta— Allup siga enfermo y sin declarar para ver si cogemos el camino que va a la ermita.
Así que la vaina está en votar o no votar... Claudio y Falcón Crest están de acuerdo en votar y ocupar espacios, pero por lo visto ya nadie les hace caso. Luis  Vicente —Piratadatos— León dice que no hay líderes en ninguna parte, ni aquí ni allá ni más allá. Así que salga sapo o salga rana, uno irá o no irá a votar.
El papá de Margot estaba viendo un noticiero donde anunciaban la jornada cívica y democrática y la fiesta de la democracia para el 9 de diciembre y se puso de pie y dijo: “Carajo, esta dictadura se quiere democratizar a como dé lugar, ya perdí la cuenta de las elecciones que han hecho. Margot, busca en internet dónde me toca votar, que yo me dejo de vainas y salgo a fortalecer la dictadura”. 
Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan fuerte, que un vecino gritó: “Emigra, desgraciado”.
- Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.- Me canta Margot.
 

]]>
<![CDATA[Encrucijada política, por Leopoldo Puchi]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Encrucijada-politica-por-Leopoldo-Puchi-20181205-0102.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Encrucijada-politica-por-Leopoldo-Puchi-20181205-0102.html El Banco Central de Venezuela ha comenzado a suministrar datos sobre la economía nacional al Fondo Monetario Internacional. Independientemente de la discusión que pueda abrirse en torno a la fidelidad de esas cifras, es indudable que ellas revelan la dramática caída del Producto Interno Bruto y las severas dificultades económicas por las que atraviesa el país.


A su vez, el FMI ha hecho sus propias estimaciones y considera que a la caída del Producto Interno Bruto del 15 por ciento en 2017 le sucederá una contracción de 18 por ciento en 2018. Se calcula que el PIB por habitante cayó un 35 por ciento entre 2013 y 2017 y que podría llegar a 60 por ciento en 2023.  

 
Las políticas económicas del Gobierno no han podido detener el deterioro que se evidencia en las cifras y se siente en las calles y la vida cotidiana. El Programa de Recuperación, luego de tres meses de haber sido anunciado no ha logrado alcanzar sus objetivos, aunque apuntaba en una dirección acertada de apertura económica.
Esto ha ocurrido, en una buena medida, porque parte importante de las decisiones que hacían parte del plan no fueron ejecutadas: no se implementó realmente un nuevo sistema cambiario que se basara en un precio creado por la oferta y la demanda, ni se instrumentó el incremento del precio de la gasolina por la falta de un sistema de cobro adecuado.


Ahora bien, más allá de estas consideraciones, el destino de cualquier programa económico será incierto sin una financiación internacional que permita incrementar la producción petrolera y liberar el sistema cambiario. Entramos así al terreno de las decisiones políticas, entendidas en una doble dimensión: de una parte, la necesidad de recurrir a organismos como el FMI para tener acceso al financiamiento requerido; y de otra parte, la necesidad del levantamiento de las sanciones financieras de las que es objeto el país. 
En síntesis, para obtener financiamiento internacional habría necesidad tanto de una decisión política del Gobierno venezolano de acudir a instituciones internacionales y hacer reformas en la economía, como de una decisión del gobierno de Estados Unidos de levantar las sanciones.


La consideración de los caminos para que esas dos decisiones políticas puedan tener lugar nos conducen a una encrucijada: de un lado estaría la opción de un cambio abrupto, por la fuerza, del Gobierno, lo que contemplaría el impulso desde el exterior de un colapso; del otro, la opción de un proceso de negociaciones y acuerdos que apunte hacia la construcción de un modelo de cohabitación de las fuerzas en pugna, tanto internas como internacionales.


El sentido común indica que debe tomarse el camino de las negociaciones, que permitiría en primer término superar las dificultades económicas y las penurias sociales, y a mediano y largo plazo relanzar las potencialidades del país.
 

]]>
<![CDATA[Venezuela: Tareas Pendientes]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-Tareas-Pendientes-20181205-0108.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-Tareas-Pendientes-20181205-0108.html Entender lo que ocurre hoy en Venezuela es complejo sin embargo tratare en este breve artículo de explicar un fenómeno político, económico y social que seguramente será estudiado por décadas y servirá, o así lo espero para que situaciones parecidas a esta no vuelvan a repetirse en la historia de la humanidad, la tragedia venezolana debe ser un testimonio negativo en la cadena evolutiva de la civilización, un atentado contra la modernidad y el ser humano, lo más parecido a una guerra.


El primer aspecto para entender nuestra tragedia común tiene que ver con la entrega de Venezuela a manos de un régimen antidemocrático y atrasado como es el cubano, cuyo único interés es la permanencia del poder a cambio del sufrimiento de un pueblo dominado por el hambre y la represión, 60 anos han transcurrido de un proyecto convertido en sistema con pretensiones de ser ejemplo para el mundo, apoyado por naciones comunistas fracasadas que hoy gracias al capitalismo vuelven a ser potencias mundiales, una paradoja que de alguna manera exige revisar las debilidades de la Democracia, hoy a mi modo de ver puesta en peligro.


A este primer aspecto le debemos agregar una sociedad venezolana que demostró tener debilidades estructurales en su formación democrática, habiendo sido ejemplo para el mundo apenas hace unos 50 años atrás hoy ha sido incapaz de sacudirse un sistema antidemocrático, cuando a Octavio Lepage en una de las últimas entrevistas que le hicieron le preguntaron: “¿En qué falló la generación a la que usted pertenece? Creo que fallamos al olvidarnos de que, para arraigar y dar frutos, la democracia necesita una tierra abonada.


 Venezuela era un país muy atrasado económicamente, con un alto porcentaje de analfabetismo, azotado por el hambre y las enfermedades, y nosotros actuamos tácitamente como si Venezuela fuese un país con un mayor desarrollo educativo, cultural y ciudadano. Olvidamos que, además de construir obras materiales, había que fortalecer la capacidad y la conciencia de la gente para que fuese sustento poderoso de la democracia.”


A la cubanización y debilidad democrática, hay que agregarle la inserción de Venezuela en un contexto geopolítico mundial complejo y dividido, algo similar a la experiencia Siria de estos últimos tiempos, presas disputadas por los poderosos depredadores que dominan el mundo para satisfacer sus pretensiones de dominación, con consecuencias devastadoras para estos pueblos oprimidos cuyas elites incapaces de ponerse de acuerdo lo hipotecan a cambio de apoyo por mantener o alcanzar el poder, todo un accionar reprochable y vergonzoso.


En esta elite fracasada y vanidosa, emerge el factor militar que junto al económico actúa detrás del político para que en las sombras saqueen las riquezas de la nación, sin importar la necesidad de los mas pobres quienes representan el grueso de la población, herederos de la cultura del aprovechamiento de lo público, lo que los venezolanos conocemos como “pónganme donde haiga” herencia maldita que pasa de generación en generación, obstruyendo el libre desarrollo ciudadano y democrático que debe tener cualquier nación, acumulación de vicios que dan como resultado una estructura de pecados difícil de romper.


Aquí he tratado de sintetizar los males que aquejan nuestra sociedad que al mismo tiempo se convierten en objetivos por derrotar, el transitar hacia la democracia y la ciudadanía siguen pendientes, no sé cuántas generaciones tendrán que pasar para lograrlo pero como promotor de esperanza me niego y resigno a pensar que nunca llegará, más temprano que tarde surgirán las condiciones que nos brinden la oportunidad de acceder a las bondades de la civilización del presente y ser actores en la construcción de un mejor futuro.

]]>
<![CDATA[La hiperinflación y el rescate de Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hiperinflacion-y-el-rescate-de-Venezuela-20181205-0099.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-hiperinflacion-y-el-rescate-de-Venezuela-20181205-0099.html Estamos llegando al último mes del año. Los resultados económicos no son los mejores.

 La hiperinflacion, es quizás el impacto más desbastador en la vida cotidiana de la población. No hay salarios que compensen la hiperinflacion. Un país como Venezuela, debería tener una situación económica y social en otras condiciones. 
Venezuela, país petrolero, con las reservas certificadas más grande del Planeta, resulta contradictorio la situación actual. Un país rico pero con una población venida a menos.
Venezuela, debería estar produciendo cerca de 5.000.000 de barriles diarios. Estamos, apenas produciendo cerca de 1.300.000 b/d. La producción se ha caído en más de 1.500.000 b:d, en los últimos cinco años. En cualquier país que ocurriera, constituiría una catástrofe nacional. Se produjo una desinversion en la Industria Petrolera Nacional. Los presupuestos de inversiones y gastos de Pdvsa, fueron trastocados y disminuidos abruptamente. Sumándose a ese actuar, los precios del petróleo se ajustaron hacia la baja, llegando a casi rozar los $ 20 x barril. Venezuela casi no cubría los vistos de producción. Las reservas internacionales disminuidas a cifras escandalosas. La economía se contrajo sensiblemente. Se iniciaron las sanciones económicas y financieras, que fueron cercando la economía del país. Hoy estamos muy comprometidos con nuestros ingresos para poder la demanda interna y los compromisos internacionales. Venezuela ha cumplido con los mismos religiosamente.
La riqueza de nuestro país, con sus recursos naturales, como compensación nos han colocado a los venezolanos. Hemos dejado atrás los valores del trabajo, de la solidaridad y la honestidad. Pareciera qué hay 15 millones de venezolanos actuando en contra de los otros 15 millones. La costumbre  y el actuar de ser más vivos que los demás, nos ha llevado a un país sin sensibilidad social. Las ayudas sociales del Gobierno a la población, no pueden ser un regalo a cambio de nada. Largas colas para cobrar un efectivo, que en la mayoría de los casos lo venden, por más del triple de su valor, a los mercaderes de nuestro signo monetario. En fin, distorsiones que han venido ocurriendo, donde la población pierde el norte de los valores básicos de comportamiento.
La hiperinflacion, es el flagelo económico con efectos sociales desbastadores.
Hemos insistido, hasta la saciedad, que la única manera de salir de esta coyuntura, es aumentar la producción de petróleo, de manera consistente. Somos capaces de rescatar, en el corto, mediano y largo plazo más de 1.500.000 de b/d, siempre y cuando se hagan las inversiones necesarias en nuestra Industria Petrolera y se reestructure su funcionamiento. Las condiciones están dadas. Hay que tomar las decisiones pertinentes para llevarla a cabo. Errar por acción  es menos 
doloroso que errar  por omisión.
De nada servirá rescatar la producción de petróleo y tener más ingresos, si no asumimos como pueblo la responsabilidad de utilizar correctamente los recursos y su utilización para recomponer a Venezuela.

]]>
<![CDATA[Vamos a votar este 9D]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vamos-a-votar-este-9D-20181205-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vamos-a-votar-este-9D-20181205-0106.html El pueblo Venezolano está férreamente forjado con el espíritu democrático y libertario que nos han legado nuestros héroes patrios. Son valores inculcados por generaciones, por décadas de luchas y sacrificios que han permitido consagrar derechos políticos de avanzada en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Mediante el voto, nuestro pueblo elige de manera directa a sus autoridades. Desde el presidente, pasando por diputados, gobernadores, alcaldes y concejales. El pueblo siempre elige bajo el espíritu participativo y protagónico, sin intermediario alguno. La mayoría de sus candidatos provienen del propio seno del pueblo, destacando en tiempos recientes, la extraordinaria experiencia de la igualdad paritaria que propicia el acceso a los cargos de elección popular a un elevado número de aguerridas mujeres. Esto es justicia. Una conquista de la Revolución Bolivariana.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), creado por el Comandante Chávez, es el mayor partido político de Venezuela, con más de 6.400.000 militantes organizados y desplegados hasta en el último rincón de la patria. Destaca además que todas las alianzas que realiza el Psuv, en el marco de Gran Polo Patriótico, siempre han sido en llave con otros partidos, organizaciones y movimientos manifiestamente revolucionarios y progresistas. Nuestro partido jamás ha hecho convite o pacto alguno con partidos de la extrema derecha venezolana o alguna de sus nefastas franquicias tarifadas. Es imposible para la Revolución Bolivariana negociar con apátridas, con la burguesía expoliadora de la clase trabajadora. En muchos países de la región sí se observa claramente la subordinación de los partidos de derecha a los intereses de los grandes capitales nacionales y las corporaciones trasnacionales. Nunca han estado junto al pueblo humilde, viven de rodillas ante la burguesía parasitaria.

El Psuv es un partido de alta moral, con una perfecta organización y disciplina, preparada para la movilización en defensa del voto y también para garantizar la defensa e integridad de la patria. A través de años de experiencia, ha desarrollado mecanismos milimétricos de chequeo y despliegue sobre el territorio, lo que le permite una máxima eficiencia en la búsqueda y movilización del voto. La Red de Articulación y Acción Sociopolítica (RAAS) es la última de sus experiencias, donde logramos la articulación y unificación de todos los actores que trabajan y viven sobre cada territorio, en cada comunidad. Equipos políticos y actores sociales se articulan en las distintas instancias (regionales, municipales, parroquiales) con los jefes de UBCH, los jefes de comunidad, los jefes de calle, hasta llegar al jefe de familia, célula primordial de la motivación para la movilización del voto. En todas estas instancias, en todo el territorio, sus distintos responsables están organizados por tareas para la procura y defensa del voto. Desde el jefe de UBCH hasta los testigos de mesa, están todos prestos para la batalla electoral.

Está inmensa maquinaria Chavista está ya desplegada de cara a las elecciones municipales del 9 de diciembre, donde elegiremos a nuestros candidatos para los concejos municipales de todo el país. Esta es una instancia prioritaria del poder local, porque es la más cercana al pueblo, a sus necesidades.

El Psuv acumula décadas de experiencia, de extraordinarios éxitos. Desde aquella primera elección del 6 diciembre de 1998 (con las siglas del MVR), donde millones de hombres y mujeres salimos a votar y a defender en cada centro electoral los votos del Comandante Chávez y de la Revolución Bolivariana. En total sacamos 3.673.685 votos, para un contundente 56,20%.

De esta gesta han pasado 20 años de luchas, de sacrificios. Son años de una elevada preferencia por el estudio y la formación permanente, forjadores de la alta conciencia que tiene nuestro pueblo, que sigue incólume enfrentando con disciplina todas las tareas asignadas. Siempre superando las dificultades, las amenazas y los rastreros ataques del enemigo.

Como en otros procesos electorales, para este 9 de diciembre nuestra militancia ya está activa. Nuestros Candidatos de la Patria están en la calle, junto a la gente, en la movilización cotidiana del pueblo.

Tenemos en nuestro partido no solo la paridad de hombres y mujeres, una unión perfecta, también hemos incluido un mecanismo de avanzada para garantizar la presencia activa de jóvenes en todas las fórmulas electorales. Con la avasallante energía de la juventud, consagramos nuestra consigna: "Experiencia y juventud es la fuerza del PSUV".

Nada de esto ocurre en la mayoría de las organizaciones opositoras, donde los dinosaurios parecen que tuvieran siglos en rígidas y monolíticas organizaciones donde nunca se hacen elecciones internas y jamás se habla del espinoso tema de la renovación de sus eternas directivas. Algunos de estos roñosos personajes se rasgan las vestiduras gritándole a los otros: "democracia, democracia". Son unos farsantes.

Este 9 de diciembre los patriotas estamos claros, vamos con alegría y con fuerza, a ejercer nuestro derecho al voto. Por la paz, por nuestra independencia y por nuestra soberanía.

]]>
<![CDATA[Inversiones sí, despojo no]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Inversiones-si-despojo-no-20181204-0064.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Inversiones-si-despojo-no-20181204-0064.html Los agentes financieros del sistema capitalista global afilan sus garras para caer sobre Venezuela y sus recursos naturales, mientras la burguesía criolla y de maletín, la de todas las horas aciagas de nuestra Patria, se prepara para comer de las migajas del festín carroñero. El despojo absoluto tiene fecha anunciada, el año 2019.

La Patria está primero. Venezuela si tiene posibilidad de recuperación económica, sin renunciar a su soberanía.
Solo hay que leer y escuchar a analistas políticos y económicos, nacionales e internacionales, decir que para recuperar “la arruinada y postrada economía venezolana” tenemos que hacer una apertura total en todas las áreas y sin condiciones, es decir eliminar el régimen constitucional en materia petrolera, minera, de las telecomunicaciones y pare Ud. de contar, así como subastar todos nuestros activos. 

Hay que abrir las piernas exclaman de manera soez y sin un dejo de dignidad Patria, quienes desde Venezuela les hacen el coro a los buitres financieros. Afirman que hay que modificar la Constitución Bolivariana por estatista; que hay que aceptar las inversiones extranjeras sin ningún tipo de regulación soberana. Lamentablemente ese discurso permea hasta en algunas filas chavistas, lo cual evidencia grados peligrosos de confusión ideológica y de una concepción pragmática del poder, que lo asume como un fin en sí mismo, a costa de lo que sea. 

Todos esos sectores y sus corifeos desde ya abren nuevas cuentas en el exterior, para recibir las respectivas comisiones como contraprestación por argumentar, facilitar y consumar el despojo a una Nación sometida a una criminal y sostenida agresión económica y financiera desde el exterior, agravada por el latrocinio cometido por un grupo de funcionarios traidores a Chávez y a nuestro pueblo, en concierto con empresarios corruptos y  corruptores, la mayoría de todos ellos residentes y protegidos en los países cuyas élites políticas y económicas pretenden ocupar nuestras riquezas. Otros y otras todavía campean de manera impune en nuestro país. Cada quien deberá asumir su responsabilidad ante la ley y sobre todo ante la historia.

Trabajadores petroleros, como #PuebloSabioYLibre están llamados a la defensa de la Patria.
Compatriotas, no nos dejemos engañar con espejitos con brillo. No es cierto que nuestro marco constitucional, legal y el modelo del Socialismo Bolivariano no permitan las inversiones extranjeras y nacionales. Es aviesa la conseja sobre el imperativo de desmontar el andamiaje constitucional y las leyes fundamentales para la preservación de la soberanía, como única forma de recuperar nuestra economía. 

Por supuesto que necesitamos inversiones privadas y nuestro actual marco constitucional y legal lo permite; el Proyecto Nacional Simón Bolívar nunca ha negado su importancia, porque desde siempre hemos comprendido la lógica del mercado capitalista internacional, en el cual nos toca desenvolvernos. Estamos convencidos de que, con algunas decisiones políticas y administrativas, podríamos lograr acuerdos que nos permitan acceso al capital nacional e internacional, sin renunciar a nuestra Independencia, ni a nuestra dignidad nacional. 

Compatriotas, Venezuela si tiene posibilidad de recuperación económica desde una perspectiva soberana. Es necesario actuar con premura, pero con firmeza y trasparencia, para lograr romper el cerco diplomático y financiero, como condición para acceder a las fuentes de capital que nos permitan el reimpulso de nuestro aparato productivo y retomar la senda del crecimiento económico, con superación de la pobreza e inclusión social, política y cultural que logramos bajo el liderazgo del Comandante Chávez, en la primera década de este siglo XXI, la primera década de la Revolución Bolivariana.   
 
En tal sentido, me atrevo a proponer para el debate las siguientes acciones que pueden facilitar, sin ser sometidos a un saqueo de nuestros recursos y activos nacionales, el retorno de la estabilidad política, económica y social en Venezuela, en el mediano plazo:

1. Llegar a un arreglo en materia de la deuda externa de la República y de PDVSA. En tal sentido, es necesario resolver el asunto del funcionamiento la Asamblea Nacional (Poder Legislativo), teniendo como referencia el mecanismo acordado en la mesa de diálogo y negociación, de principios de este año, en República Dominicana; o mediante la convocatoria a la soberanía popular para la elección de un nuevo parlamento.
 
2. Plena activación de un mercado cambiario entre privados, donde éstos, particulares nacionales y extranjeros, oferten y demanden sus divisas para el funcionamiento de sus empresas, al valor real que genere ese intercambio. Ejerciendo el Estado el papel regulador en los ámbitos que le corresponde.
 
3. Elaborar y desarrollar un plan de inversión en divisas, por parte del Estado, para la recuperación de la industria petrolera y petroquímica, el sistema eléctrico nacional, el sector agrícola, la agroindustria nacional y la industria siderúrgica, de manera prioritaria para las empresas de propiedad estatal, social y comunal.
 
4. Convocar a un proceso público y transparente de inversiones, en el marco de lo previsto en nuestra Constitución Bolivariana de 1999, en los artículos 1, de los principios fundamentales; 129, de los derechos ambientales y en el titulo VI, sobre el sistema socio económico, especialmente en los artículos 299, 301, 302 y 303.   Sin en que ningún caso eso implique la privatización del reducido número de activos que posee la Nación, ni la desregulación de la protección ecológica. El sector privado, nacional o internacional, debe fundar, construir o reactivar sus propias empresas en los ámbitos donde deseen invertir, bajo los parámetros mundiales de desarrollo sustentable.
 
5. El Estado Venezolano debe crear y ejecutar, de manera definitiva, un sistema tributario progresivo para garantizar la justa distribución de la riqueza producida por todos los sectores de la vida económica, garantizando y expandiendo los niveles de igualdad social que habíamos logrado alcanzar, como condición indispensable para la consolidación de una sociedad auténticamente democrática.
 
6. La clase trabajadora venezolana debe asumir, desde la disciplina consciente, la tarea estratégica de contribuir a la recuperación de la producción nacional, como garantía de la Independencia Nacional y de la viabilidad de nuestra democracia socialista, sin menoscabo de sus derechos laborales fundamentales.
 
7. El Estado debe iniciar un proceso de desmantelamiento radical de cualquier tipo de mafias que incremente los costos y los precios, dificulte o impida la actividad económica en el territorio nacional.
 
Los actores del sistema capitalista internacional y nacional que con seriedad quieran invertir en Venezuela, inversión que necesitamos para apalancar proyectos productivos y de innovación científico técnica, deben estar consciente que aquí encontraran un pueblo digno, capacitado, con consciencia de la importancia de la soberanía económica para nuestro propio desarrollo. Encontraran un pueblo sabio y libre y un país con una real potencialidad de rápido crecimiento en todas las áreas productivas.

A los buitres del sistema capitalista mundializado tenemos que hacerles saber, que la inmensa mayoría de nosotros los venezolanos y las venezolanas no aceptaremos ser esclavos, ni mendigos de nadie y que no permitiremos el despojo de nuestros recursos y de nuestros activos. 

Compatriotas, los que de verdad sentimos y amamos profundamente a nuestra Patria, debemos trabajar por consolidar una sólida unidad nacional que nos permita encarar con dignidad y transparencia los desafíos que nos impone la sistemática agresión extranjera que persigue arrodillar a toda una Nación, ya no solo al gobierno del Presidente Nicolás Maduro, para que aceptemos pasivamente la entrega de nuestra soberanía económica y en consecuencia de nuestra Independencia.

A 20 años de nuestra patriótica victoria, liderada por el Comandante Chávez, el 6 de diciembre de 1998, ratificamos las banderas de lucha contra la desnacionalización, la exclusión social y la corrupción, es decir a favor de la Independencia, la igualdad social, la democracia protagónica y una sociedad productiva y honesta. Bajo esas banderas conformamos una gran alianza patriótica, bajo esas banderas logramos nuestra primera victoria estratégica.

Hoy, es necesario que todos los actores de la dirigencia nacional asumamos que la Patria está primero, y en consecuencia crear las condiciones políticas para que Venezuela emerja digna, soberana, productiva y próspera de las actuales circunstancias. Que así sea.

]]>
<![CDATA[El morbo de la narco-corrupción]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-morbo-de-la-narco-corrupcion-20181203-0081.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-morbo-de-la-narco-corrupcion-20181203-0081.html El andamiaje nacional, que es material de utilería y soporta la que fuera una república y una sociedad con textura, se tambalea por todos los lados en Venezuela. Se comen las uñas, gritan a los lados, o se esconden en sus madrigueras los marqueses de Casa León contemporáneos. 
Cada uno y cada cual, la mayoría de los responsables y los beneficiarios de la rampante corrupción como sus víctimas, por su cuenta - para eso son efectivas las redes, pero por pocas horas - asume su monólogo de circunstancia. Grita su hastío, verte sus humores, ajusta cuentas, o apela a la manida frase del carterista: ¡Al ladrón, al ladrón! 
El propio Fiscal ilegítimo anuncia, como Pilatos, que traerá a los ahora señalados como emblemas de la orgía dineraria obra del peculado cambiario y petrolero revolucionario, para lapidarlos. Han pasado 20 años de complicidad suya con el mismo régimen que los pare. Al caso, de ocurrir lo que pide, pasará otra década, la de reclusión que le espera al Tuerto y a sus cómplices en las mazmorras del norte.
Ni siquiera un oficio de esperanza, un holocausto como el que se hace para abrir caminos y conjurar la fetidez, el Congreso de la Venezuela Libre, sosiega la vergüenza colectiva y el ruido de los albañales. Es protuberante. En sus conclusiones, por lo demás, hace del tema algo incidental, a pesar de que ser el que todo lo frustra, en lo político y en lo económico. No hace posible solución real, liberal o socialista, democrática o autocrática, a no ser conjurando mediante la sanción social y un cambio de cultura al morbo de la narco-corrupción.
El purgante del Socialismo del siglo XXI es tan fuerte que ¡he aquí los resultados!
Una vez superados los dolores de estómago y soportados los vómitos, que hay que sufrirlos y todos hemos de padecerlos si hay propósito de enmienda, cabrá la enmienda, de todos. 
Ahora sabemos, pues nos rasga la piel y la dignidad, el origen de nuestros males, disimulado a lo largo de nuestra historia republicana y anestesiado con la bonanza. 
¿O acaso olvidamos que la más grosera y generalizada corrupción arranca en 1999 cuando Hugo Chávez pacta sus negocios con las Farc, hacia el mes de agosto, mediando la gestión del burdel cubano, y cuando luego crea el Plan Bolívar 2000 para hacer de la Fuerza Armada la gestora cómplice de sus miasmas? 
Yendo atrás, si revisamos los hechos previos a nuestro 19 de abril de 1810 y los limpiamos de la épica encubridora, veremos que el maestro don Andrés Bello, ícono de nuestra primera diáspora, observa que la civilidad que está adquiriendo Venezuela ocurre al malograrse las minas. Mas otra crónica, que se oculta y olvida pues denuncia que de los sobrantes de las rentas públicas toman “préstamos” el Marqués de Casa León, comprador de carnes y zapatos para las tropas del Estado - predecesor de los actuales Clap – y quien se queda con 50.000 pesos. José Joaquín de Argos y hasta Simón Bolívar se hacen cada uno de 30.000 pesos. El marqués de Mijares de 20.000 pesos y el marqués de Ustáriz de 16.000 pesos. Y la repartición la extienden, para que todos estén contentos.
La emancipación nos agarra, así, sin reales. Los miembros de la Junta que nos gobierna deciden pedir su devolución, pero se la imponen a quienes le son desafectos, no a sus camaradas.
Más tarde, Casa León, interesado en que Francisco de Miranda apure su capitulación – nuestro primer diálogo - con los realistas, luego del error militar de Bolívar en Puerto Cabello, se ocupa de convencerlo. El Precursor, sin dineros, señala que irá al exilio huérfano de soportes y debe buscarlos para regresar. Casa León, tentándolo, le promete dar unas 250 onzas de oro de las reservas públicas, al mejor estilo de los Maduro de actualidad. Y cuando al término viaja a La Guaira, aquél y Bolívar, mirándose en sus espejos, le acusan, uno de robar los dineros públicos y el otro de traidor a la causa patriota. Miranda viaja a la cárcel de La Carraca, hasta su muerte, a cambio de dos pasaportes.
De seguidas, desde Cartagena, Bolívar maldice a los Bellos, a los ilustrados civiles, a los ilusos dentro de éstos que forman el Congreso de 1811, soñadores de repúblicas aéreas quienes olvidan que el pueblo no está preparado para el bien supremo de la libertad. 
Cuando llega a Caracas, con su gesta de reconquista, se hace Libertador, y su General José Félix Ribas, como primera medida, pasa por las armas a 36 corianos que han apoyado al realismo. 
Para colmo, el primero le pide al realista y jugador en doble banda, otra vez Casa León, sea su director de rentas. No hay dineros para continuar la gesta. Deciden exigir de los ricos de Caracas, en total 19, que se niegan a hacerle liberalidades al español Domingo de Monteverde, hacer aportes hasta por 120.000 pesos bajo amenaza de fusilamiento en las 24 horas siguientes. 
“Aun me hace estremecer la memoria de aquella funesta noche. Todavía parece resonar en mis oídos los lamentos y alaridos de seis o siete mil personas, hombres, mujeres, viejos y niños, que a pie o caballo cubrían el camino, llevando por todos bienes lo que sus fuerzas les permitían. Yo llegué al amanecer a La Guaira. No existían en el puerto sino siete buques de 100 a 200 toneladas, e incapaces de contener la cuarta parte de la emigración”, cuenta el editor de la Semana de Caracas, el venezolano José Domingo Díaz, desde su exilio en Madrid.
Esas tenemos. 
De nada sirve creer que todo cambia teniendo un gobierno eficaz, que todo varía si liberamos a la economía de trabas como se quiso en 1989, o que todo pasa reactivando la industria petrolera, que siempre tapa el ruido de la corrupción incrementado los ingresos del país.
 

]]>
<![CDATA[Otro fracking, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Otro-fracking-por-Carola-Chavez-20181203-0078.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Otro-fracking-por-Carola-Chavez-20181203-0078.html Cuando secaron los pozos de petróleo, cuando ya no podían sacarles más, inventaron el fracking para chuparle a la tierra hasta la última gota, sin piedad, sin importar las consecuencias.

 Lo mismo que con los pozos petroleros pasó con nuestros bolsillos: cuando creímos que ya no nos podían quitar más, los ricos inventaron un fracking económico para chuparnos hasta el último centavo. La crisis del 2008, el sueño húmedo del neoliberalismo más despiadado.

De aquel goteo que nos aseguraron llovería sobre nosotros, si dejábamos que los ricos hicieran lo que saben hacer, vimos solo los densos nubarrones descargando el sudor de nuestra frente sobre un puñado de multimillonarios que hicieron, sí, lo que saben hacer: acumular más y más y más… Y aquella sequía nuestra…

Buchones, insaciables, reventaron una burbuja que ellos mismos crearon e inventaron una crisis alarmante, y cayeron las bolsas del mundo, y las personas, como bolsas, cayeron por inocentes. Endeudados, hipotecados para poder vivir dignamente con un salario que no da para tanto; entre la espada y la pared, aterrados porque todos los medios anunciaban el Apocalipsis si no rescataban a los bancos, a los ricos, se preguntaron si una pizca de imaginación ¿Cómo vamos a vivir sin bancos? Desolación y miedo fueron las respuestas. 

El terror permitió que mansamente se aceptara entregar el dinero público a los bancos que, ni por eso, dejaron lanzar vidas por la borda de los desahucios.Y como nunca es suficiente se hicieron recortes, muchos recortes, porque no se le puede dar a los bancos si gastamos en salud, educación, pensiones, ¡malditos viejitos que no dejan de vivir! 

Todo lo que supone gasto social es desmontado sin disimulo y con mucha saña. Y florecen nuevas aberraciones que solo son  posibles en un sistema donde los derechos son comodities. Y hay negocio más lucrativo que esta crisis, tanto que la banca, a la vez que presenta ganancias record, dice no poder pagar la millonada que les prestaron, y anuncia una nueva crisis para el 2020. 

Los que nos rebelamos, somos marginados, amenazados, bloqueados, asfixiados… Los que no se rebelan, también, aunque les harán creer están mejor que los que ejercemos nuestro derecho al pataleo, porque en el supermercado tienen 379 variedades de quesos que pueden ver y no comprar. 

]]>
<![CDATA[Elecciones a Concejales 9D]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-a-Concejales-9D-20181203-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-a-Concejales-9D-20181203-0082.html A solo una semana de realizarse las elecciones para elegir a los 4900 concejales del país el ambiente electoral se encuentra tímido debido a que en esta oportunidad solo en 27 municipios de Venezuela la alianza opositora presentó candidatos en bloque y abandonó el espacio de participación electoral en los otros 308 municipios del país, en los que el bloque conformado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv)  en alianza con el Polo Patriótico presentó sus candidatos, que al no existir contrincantes del lado opositor tendrán la oportunidad de ganar por estar solos en la contienda electoral. 


Aunque muchos ciudadanos no sientan interés por lo que pueda representar un Concejal, sus funciones estipuladas en la ley del Poder Público Municipal aclaran que muchas de las decisiones que tomen la mayoría de los concejales en el Concejo Municipal que representen podrían afectar económicamente al habitante debido a que los concejales aprueban o desaprueban ordenanzas fiscales. 

Para un alcalde le es muy importante contar con el respaldo de los concejales, que sean aliados y no un obstáculo para su gestión porque de lo contrario el alcalde tendría la debilidad de poder ser sancionado o destituido por el ente municipal. 

El gobierno una vez más para esta elección ha sido ayudado por gran parte de los voceros opositores que promovieron la abstención porque a mayor abstención el gobierno logra ganar elecciones siendo minoría. 
Muchos miembros de partidos y movimientos políticos opositores afirman que en Venezuela con el actual Consejo Nacional Electoral (CNE) es imposible ganar elecciones, esa tesis carece de fundamentos sólidos, porque en Venezuela hay 27 alcaldes y 4 gobernadores opositores que ganaron las elecciones con el actual CNE.

Otros afirman que no vale la pena competir porque siempre el gobierno busca la manera de sacarte del juego como lo ocurrido en las elecciones de la Universidad de Carabobo, en donde el TSJ anuló el proceso electoral y nombró a la candidata perdedora que representa al oficialismo como la nueva presidenta; esa decisión arbitraria solo deja claro que la mayoría la tiene los sectores opositores de la Universidad, que los espacios ganados no se regalan y ello  incentivó a los estudiantes a continuar con su ritmo de trabajo en defensa de los intereses de la gran mayoría universitaria, está evidenciado que el actual gobierno puede ser derrotado electoralmente cuando los sectores opositores deciden unificar sus fuerzas. 


Aquellos ciudadanos que no quieran perder los espacios de participación política electoral deben animarse y salir a votar este 9 de diciembre de 2018 y aquellos ciudadanos que sientan que el voto no es una solución deben considerar urgentemente cuáles beneficios le ha traído al país abandonar los escenarios electorales, en lo que por cierto la oposición política ha obtenido sus mayores triunfos al salir como Unidad.

]]>
<![CDATA[El imposible milagro, por Jorge Giordani]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-imposible-milagro-por-Jorge-Giordani-20181203-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-imposible-milagro-por-Jorge-Giordani-20181203-0015.html Oh, máquinas, pájaros, frondas, estrellas,
nuestra estéril madre pide a gritos parir.
Querido amigo, cariñoso amigo,
ya sea terrible o maravilloso,
no soy yo quien grita, es la tierra que ruge.
Attila József (1905-1937)

Un científico francés Sadi Carnot (1796-1832) analizó la naturaleza de la máquina ideal, una que no tuviera fricción ni pérdida de energía, lo cual logró obtener a través de la llamada máquina de Carnot, que de hecho resultó un imposible de alcanzar.

En el actual sistema capitalista, sus ideólogos más refinados han diseñado dicha máquina asumiendo que tales características ideales se logran a través del mecanismo del mercado, como aquella institución, suerte de Deus ex maquina, como la perfección para la asignación de recursos sin la más mínima intervención del Estado, pues bien, no debemos asombrar nuestra incredulidad e imaginación, porque el actual desgobierno que se ha instaurado en Venezuela desde abril del año 2013 ha superado cualquiera de las anteriores expectativas, inclusive las del parsimonioso e incrédulo científico francés.

Con el nombramiento de un personaje digno de una comparación con el ¨hombre mediocre¨ de José Ingenieros, como un impostor charlatán de indudable capacidad infinita de concebir, se ha logrado una máquina ideal de eficiencia destructiva, que en menos de un lustro ha sido capaz de convertirse en una suerte de Rey Midas al revés, todo lo que toca, todo lo que dice, ha logrado convertirlo en estiércol, en una suerte de infinito desperdicio humano, referido a las condiciones de vida de la mayoría de la población venezolana, alcanzando niveles increíbles en la gigainflación galopante, en una economía en recesión permanente, y un creciente nivel de desempleo a toda vela y sin viento a favor.

Esta perfeccionada máquina de generación de desperdicio humano, en tan poco tiempo lograda, no tiene nada que enviarle a la máquina de Carnot, ni necesita ser comparada con el ideal de funcionamiento del mercado como norma a seguir, se trata de un producto criollo vernáculo, que pretende continuar con sus ansias de poder hasta el infinito, sin que nunca se agote la paciencia de un pueblo, ni que oposición política y social alguna sea capaz de controlar ese mecanismo de mantenerse en el poder hasta que se le acaben las energías, las ganas, y explote por su propia indecencia la glotonería del poder que han manifestado hasta la saciedad en tan breve discurrir del tiempo.

Que viva el Carnot criollo, y larga vida a ese invento que no tiene comparación con la dedicación y la inventiva de un francés que nació en tiempos de la Revolución universal occidental, para ello no necesitamos ni la presencia de un cierto macron, ni las ocurrencias de un gringo con sus acostumbradas trumpadas, ni un macrin a lo sureño, ni menos aún a las barrabasadas de un capitán protofascista, que terminará con la paciencia y voluntad de los habitantes de ese inmenso continente sudamericano. Nada incomparable como este asqueroso e imposible milagro criollo… 
 

]]>
<![CDATA[¿Votos o balas?, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Votos-o-balas--por-Jose-Vicente-Rangel--20181203-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Votos-o-balas--por-Jose-Vicente-Rangel--20181203-0018.html  1) El dilema es obvio. Para las nueva elección que se realizará en el país  —la número 25 en los casi 20 años del proceso bolivariano—, el próximo 9 de diciembre, habrá una definición importante que ya los voceros de algunos sectores de la oposición han percibido con claridad.

2) ¿A qué me refiero? A que grupos de oposición que  participaron en anteriores elecciones, cuestionando severamente la manera como las mismas se realizaban —en particular el desconocimiento del Consejo Nacional Electoral por considerar que éste era un instrumento del Ejecutivo para amañar los resultados— adoptan ahora una actitud diferente. Omiten los ataques al ente rector, insisten en que la única salida es la opción electoral, convocan a  participar, y otras tantas iniciativas que fueron despreciadas. En la práctica, se trata de un viraje que conviene registrar. Que se produce en la perspectiva de los comicios municipales del próximo 9 de diciembre.
     3) ¿Qué peso tiene, en el conjunto de la oposición, esta posición que se anuncia? ¿Cómo interpretarla? ¿Como una efectiva rectificación? ¿Como la confirmación de que el ataque a la vía electoral constituye un grave error? ¿O, acaso, la admisión de que el camino de la violencia definitivamente fracasó? Todo ello es posible. Hay sectores opositores y dirigentes que participan del debate que de manera abierta o soterrada se viene dando.
     4) Pero tengo la impresión que en este debate cobra fuerza la tendencia favorable a la revaluación del sufragio, así como al rechazo a la opción violencia. En uno de los foros que congregó un buen número de  analistas, dirigentes y observadores, adscritos todos a la tendencia opuesta al gobierno y que defiende posiciones distintas a las del chavismo, se clarificó que el abstencionismo, lo mismo que el llamado a la violencia, habían fracasado.  Además, se precisó que lo determinante era conocer qué vía se escogía para participar en la actividad política actualmente, ya que si no era la electoral, la institucional, la otra que quedaba como alternativa era la lucha armada, el golpe en combinación con militares y la dictadura. Esto, por cierto, lo expresó sin ambigüedad uno de los más destacados analistas de la oposición.
       5) No es fácil lograr un cambio en la actitud de la oposición, así ahora en su seno se incremente el número de los que vienen de regreso de duras posiciones antielectorales. Lo demuestra el hecho de que pese a la situación alarmante de desorganización, de carencia de liderazgo y de proyecto, persistan factores internos en rechazar la alternativa institucional, cuestionen  la participación en las elecciones municipales del 9 de diciembre, y se preparen para algo aún más absurdo, como es el desconocimiento de la reelección del presidente Nicolás Maduro y la toma de posesión prevista para el próximo 10 de enero. Que exista toda una confabulación con gobiernos en el exterior para desconocer un evento electoral impecable, que se efectuó en el marco de la paz, la participación del pueblo y el ordenamiento legal. Quienes cuestionan la reelección de Maduro están haciendo lo mismo con los más de dos millones que votaron por Henry Falcón y con el millón que hizo otro tanto sufragando por Javier Bertucci. En el fondo, se trata  de otro  coletazo de la ultraderecha fascista que no renuncia a su vocación golpista y acata sumisamente los mandatos de la Casa Blanca. ¿Se prepara el montaje de otro espectáculo para el próximo 10 de enero, no importa su costo? La experiencia aconseja estar alertas. En concreto: para un sector opositor apuntalado por los gobiernos de EE.UU., la Unión Europea y los cipayos de la región latinoamericana, el dilema es Votos o Balas.-

 Claves secretas
•EL PRÓXIMO domingo 9 estaremos  votando una vez más. En esta oportunidad lo haremos para elegir concejales, es decir, las personas que están más cerca de los ciudadanos, de ahí la importancia del evento. Aparte de esta circunstancia que es de mucha significación por razones más que obvias, está la política. En el universo de los comicios venideros está presente una realidad que recoge fielmente la alineación del país. De acuerdo a las encuestas, una mayoría es partidaria de sufragar, en primer lugar el chavismo, a lo que se agregan sectores de la oposición que regresan de una posición abiertamente abstencionista. ¿Cuál es su volumen en la actualidad? Resulta difícil determinarlo, pero son unos cuantos votos. Está, por otra parte, el contingente de los irreductibles a no participar, cuyo porcentaje es impredecible. Y existe una amplia franja conformada por los que no le atribuyen importancia a votar en unas elecciones para integrar los Concejos Municipales y aquellos que están decepcionados de la política, desmotivados, y optan por hacer algo distinto a concurrir a los centros electorales…
•¿QUIE SE  impondrá en este panorama? Por ahora existe incertidumbre sobre la afluencia de votantes, pero hay que tomar en cuenta que el venezolano tiene debilidad por el voto y que todas las encuestas registran en sus resultados que los ciudadanos quieren salidas cívicas y democráticas…
•LA MUERTE de Alí Rodríguez Araque es un aldabonazo en la conciencia de los venezolanos. Transitó la política con honestidad, con lealtad a los principios, con coraje y patriotismo. Ocupó altas posiciones del Estado y salió de ellas ileso de acusaciones y sospechas. Con lo  cual demostró que es posible ejercer altos cargos públicos sin caer en la charca de la corrupción. Muchas veces expuso la vida por la causa en la cual creyó. Era un hombre de carácter y de firmes convicciones, y siempre se manejó con humildad. Alí Rodríguez Araque combinó la condición de hombre de acción con la del intelectual. Fue a cabalidad escritor, orador, teórico. Experto en el tema petrolero también volcó en libros y ensayos su conocimiento de la lucha armada, la política, los partidos, la vida en general. Pocas veces se da en un ser humano tanta dignidad, desprendimiento y lealtad a las mejores causas. Cultivé su amistad y tengo la sensación de que a través de ella estuve muy cerca del verdadero significado de esta palabra. Mi condolencia a sus familiares, amigos, y paz a su alma…
•EL ASESINATO en Chile del comunero mapuche de 26 años, Camilo Catrillarca, revela las contradicciones en que se debate la democracia de esa nación, presentada como modelo. El tema de la comunidad mapuche al sur del territorio, se complica día tras día por los poderosos intereses que allí se manejan, el poder de la oligarquía y la visión que al respecto tiene un Estado autoritario, pinochetista. Hasta ahora el problema se complica y por ninguna parte surge la respuesta racional. Al contrario, el gobierno actual de Piñera, que ofreció soluciones democráticas e institucionales, naufraga en medio de graves contradicciones. Una de ellas, pretender resolver mediante una política de fuerza una situación que reclama fórmulas políticas. Es lo que explica que una iniciativa del gobierno, consistente en entrenar a un equipo de carabineros --nada menos que en Colombia-- en lucha anti subversiva, creando el “Comando Jungla”, sea el autor del asesinato de Camilo Catrillarca, hecho que ha generado una explosión de protesta en todo el país, así como la consiguiente represión (brutal) en las calles de Santiago y de otras ciudades de Chile.-

]]>
<![CDATA[¿Bolsonaro romperá el MERCOSUR?, por Ulises Noyola Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolsonaro-rompera-el-MERCOSUR-por-Ulises-Noyola-Rodriguez-20181130-0072.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolsonaro-rompera-el-MERCOSUR-por-Ulises-Noyola-Rodriguez-20181130-0072.html El futuro presidente Jair Bolsonaro contempla la firma de acuerdos bilaterales de libre comercio con el propósito de aumentar el crecimiento económico y la productividad, y con ello, impulsar el desarrollo tecnológico. El comercio con los países avanzados tiene que liberalizarse para incrementar la competitividad en los sectores de alta tecnología, de acuerdo con el plan de gobierno.

Para el próximo ministro de Economía, Paulo Guedes, el Mercado Común del Sur (MERCOSUR, conformado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) ha sido una asociación ideologizada, que ha establecido únicamente relaciones con gobiernos afines a las ideas bolivarianas. Así, el presidente brasileño se enfocará en quitarse esa camisa de fuerza, pero eso amenazará con romper el bloque regional.

Por un lado, los mercados del MERCOSUR han perdido importancia, ya que representan solamente un 9% del comercio exterior de Brasil. El fracaso de la integración está reflejado en la paralización de varias iniciativas, que fueron olvidadas por los gobernantes. Entre las propuestas de mayor envergadura destacaron la adopción de una unidad de cuenta para facilitar los intercambios comerciales; la constitución de un fondo de reservas para fomentar la estabilidad de los tipos de cambio; y finalmente, la eliminación gradual de las asimetrías entre las economías. Todas estas iniciativas fueron postergadas hasta terminar en el rincón del olvido.

Por estar prohibido en la organización, Bolsonaro no podrá negociar convenios comerciales con autonomía. Hasta el momento, los países miembros han establecido de forma colectiva sus tratados de libre comercio con otros países (Israel, Egipto, Palestina y Sudáfrica). En el caso contrario, los miembros necesitan la aprobación de los demás países para firmar un acuerdo de forma independiente. Por lo tanto, el mandatario tendrá que negociar nuevas normas, o bien sacar a Brasil de la unión aduanera. Pero cualquier decisión que tome el presidente brasileño, el establecimiento de acuerdos que aporten beneficios sustantivos a la industria y la agricultura se vislumbra imposible.

En el plan nacional de exportaciones, la prioridad fue profundizar las relaciones comerciales con varios socios y bloques hace tres años-entre ellos Estados Unidos, China, la Alianza del Pacífico, la Unión Europea y los países de los BRICS. Por un lado, Brasil afectaría su base industrial si firma un TLC con países industrializados. Con sus socios del MERCOSUR, el gobierno brasileño lleva negociando un tratado de libre comercio con la Unión Europea durante más de veinte años; con el cual impulsaría la exportación de productos agrícolas hacia su principal mercado. Para terminar el contenido del acuerdo, el presidente Bolsonaro podría negociar por su cuenta con la Unión Europea, pero las conversaciones serían igual de complicadas por las demandas de los europeos.

Las diferencias entre las propuestas de los negociadores del MERCOSUR y la Unión Europea cubren varias cuestiones: el sector automotriz, las reglas de origen, los productos agrícolas, entre otros. Bajo la propuesta europea, los productos agrícolas de los países sudamericanos continuarían estando sujetos tanto a las restricciones de acceso a los mercados europeos como a la imposición de aranceles. Además, los europeos demandaron eliminar los aranceles sobre el sector de auto-partes en un corto plazo para posicionar sus mercancías en Sudamérica. Por su superioridad tecnológica, los productos europeos desplazarían a la producción nacional de vehículos, causando el cierre de fábricas y la pérdida de empleos en Brasil.

Ahora los problemas son bastante críticos para la industria automotriz, sector en donde están más integrados Brasil y Argentina. La integración tomó impulso cuando las empresas trasnacionales estadounidenses y europeas se instalaron en ambos países para vender en los mercados de Sudamérica en la posguerra. Pero la caída de ventas de automóviles provocó el recorte de salarios además del despido de trabajadores en la crisis actual; con lo cual las condiciones del mercado laboral se deterioraron. Por añadidura, las automotrices chinas se instalaron recientemente en Brasil y Argentina; situación que intensificará la competencia con las demás empresas.

En un comunicado, la Confederación Nacional de Industrias explicó que el MERCOSUR es importante para la industria brasileña, ya que el mercado argentino es el principal destino de las exportaciones manufactureras. A pesar de la imposición de un arancel común en los países miembros, la industria ha perdido mercados en el exterior. Ante una mayor liberalización comercial, el descalabro para la industria sería irreversible, quedando rezagada de forma definitiva con respecto a los centros industrializados. Y lo peor es que el relanzamiento de la integración industrial entre los países sudamericanos ya sería bastante complicado con la dominación de las empresas trasnacionales.

Podemos concluir que la política comercial de Bolsonaro es contradictoria. Por un lado, el mandatario brasileño pretende apoyar a la industria por medio de la firma de acuerdos comerciales; pero la realidad es que desmantelará la manufactura por la falta de una política industrial. La estrategia del gobierno será reducir el déficit fiscal a través del recorte de los subsidios y la ayuda financiera hacia el sector industrial. Ante la reducción del apoyo económico, los empleos en la manufactura se verán reducidos, golpeando duramente a la clase media que respaldó su candidatura en los estados industrializados como Sao Paulo, Minas Gerais, Rio de Janeiro, entre otros.

Además, el gobierno brasileño realizará privatizaciones, concesiones y venta de inmobiliario con el fin saldar un quinto de la deuda pública. En una entrevista, Paulo Guedes indicó que no se llevará a cabo un programa de privatización de forma cautelosa, sino que abarcará una gran cantidad de activos públicos. Por ende, el saldo de las finanzas públicas mejorará por la diminución del peso de la deuda, pero el gobierno perderá activos clave para el desarrollo económico. En el peor escenario, el proceso de privatización incluirá a los puertos, las carreteras, los aeropuertos, la energía eléctrica y el petróleo, profundizando la desindustrialización.

Por otra parte, las tensiones en el sector agropecuario podrían dar pie a la imposición de aranceles entre los países miembros. En un documento dirigido a Bolsonaro, la bancada rural pidió la aplicación de mecanismos para proteger a varios productos agrícolas (lácteos, arroz, trigo, entre otros) por la asimetría de las políticas macroeconómica, cambiaria, laboral y ambiental en el MERCOSUR. La aplicación de aranceles por parte del gobierno brasileño afectaría de forma significativa a los demás países, porque Brasil representa un comprador importante de sus productos agropecuarios.

Para los pequeños países como Uruguay y Paraguay, la relación sería más desbalanceada con la aplicación de aranceles, ya que reducirían sus exportaciones hacia Brasil. En un contexto donde China no podría suplir la pérdida de mercados para varios productos, estos países pasarían a tomar una postura ofensiva en contra de Brasil, planteando reclamaciones en organizaciones regionales y multilaterales como el MERCOSUR y la Organización Mundial de Comercio. El gobierno brasileño enfrentará dificultades para restaurar los aranceles en el MERCOSUR; lo cual implicaría abandonar el objetivo inicial de convertirse en un área de libre comercio.

Para empezar, el gobierno de Bolsonaro tendría que demostrar que los países miembros han aplicado una política de competencia desleal con el fin de justificar la imposición de aranceles. Cabe recordar que el gobierno brasileño ha bloqueado la venta de productos agrícolas, pero no ha podido demostrar sus acusaciones en contra de sus socios en varias ocasiones. Además, Bolsonaro no conseguiría la flexibilización del MERCOSUR para negociar tratados de libre comercio con esta guerra comercial. Por lo tanto, el gobierno brasileño quedaría aislado al no tener fuertes alianzas para consolidar su proyecto de liberalización comercial en Sudamérica.

Pero lo que es seguro es que la política comercial de Bolsonaro no favorecerá la integración de América Latina. Al apoyar principalmente el sector exportador, el gobierno de Bolsonaro terminará dándole la espalda a sus electores; con lo cual exacerbará el malestar de la sociedad brasileña. Para hacer frente a la crisis, los gobiernos tendrían que fortalecer la integración económica con la participación activa de movimientos y organizaciones sociales. De no ser así, los beneficios serán siempre para un puñado de empresas, quedando fuera la población latinoamericana.

]]>
<![CDATA[La conquista al revés, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-conquista-al-reves-por-Maryclen-Stelling-20181130-0058.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-conquista-al-reves-por-Maryclen-Stelling-20181130-0058.html La extensión, ramificación e internacionalización  del inconmensurable entramado corrupto entre lo público y lo privado que carcome al país,  se constituye en otra vitrina internacional.  

Hemos caído en una suerte de embrujo discursivo anticorrupción, flagrum taxillatum  mediante el cual nos flagelamos a manera de expiación de los pecados y en nombre de supuestos éticos, ideológicos, morales y hasta jurídicos.

Tal perversa autoflagelación discursiva,  distrae “sin querer queriendo” de la corrupción como problema y comportamiento desviado e ilegal; de la corrupción  naturalizada en tanto forma alternativa de influencia y ascenso social, económico y político; de la corrupción provista de su propio código de ética para corruptos; de la corrupción impune.

En el tratamiento mediático de la corrupción se produce un cambio importante cuando se desvela la internacionalización del entramado corrupto. Y -más allá de razones legales, económicas y hasta éticas-  se utiliza la corrupción como  una potente  arma geopolítica, que, aunada a la “diáspora”,  alimenta el cerco multidimensional en torno al país.  

Desde esa perspectiva geopolítica, los países receptores del capital “corrupto”, además de exponer las groseras cifras robadas y las monumentales inversiones realizadas, denuncian el entramado corrupto orquestado entre lo público y lo privado.  

Se reseñan abiertamente los casos de fortunas amasadas “en los años dorados del chavismo, con altos precios del petróleo y gigantescas obras públicas convertidas en máquinas de ganar dinero a golpe de sobrecostes y sobornos.”  

Se identifica a los   bolichicos que crecieron a la sombra del poder y  a “ex altos cargos del régimen que usaron su posición para cobrar mordidas millonarias”. Se revela una amplia red que se extiende por España, Miami, Suiza, Andorra y otras plazas financieras internacionales.  

El gobierno venezolano cuantifica en más de 10.000 millones de dólares las pérdidas por corrupción en el país.  

En la procura de soluciones cuasi mágicas a la aguda crisis, y con cierta inocencia, se levantan interrogantes sobre la posibilidad de  recuperar la totalidad del  capital vinculado a la corrupción y las vías para recobrar el dinero corrupto…

Desde España, los medios destacan  “el opulento desembarco de los millonarios venezolanos”,   suerte de conquista al revés vía corrupción.

]]>
<![CDATA[Un año en el exilio, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-ano-en-el-exilio-por-Rafael-Ramirez-20181201-0047.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-ano-en-el-exilio-por-Rafael-Ramirez-20181201-0047.html Hace ya un año, el pasado 4 de diciembre de 2017, que renuncié a mi posición como Embajador Representante Permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas. A partir de entonces, comenzó una situación, dura, para cualquiera que ame su patria: el exilio. Quien lo hubiese pensado, luego de 12 años años ininterrumpidos como ministro de petróleo del Comandante Chávez, ahora Nicolás Maduro me persigue y me exilia del país.

Dicen que “las revoluciones devoran a sus hijos”. Pero ésto hace ya un tiempo que dejo de ser una revolución. Me persigue un gobierno, el peor de nuestra historia republicana, autoritario, violento, improvisado  y muy incapaz, que ha destrozado nuestra patria.

Mi renuncia a la ONU, fue la culminación de los desacuerdos y confrontaciones con Nicolás Maduro, desde el mismo inicio de su gobierno, cuando me advertí a todos los niveles sobre el manejo desacertado que se estaba haciendo de la economía, del tema petrolero y en general, de la gestión del gobierno.

Mis críticas y observaciones jamás fueron consideradas ni por Maduro, ni por la cúpula que ahora se ha consolidado como un grupo de poder, con el control absoluto del país.

Cuando las diferencias con Maduro se hicieron evidentes, sobre todo al finalizar mi período como representante de Venezuela ante el Consejo de Seguridad, durante el 2015-2016, le exprese al vicepresidente de entonces, mi deseo de retornar al país. Me fue negado, al contrario, me ofrecieron enviarme a Ginebra, al frente de la Misión Venezolana ante la ONU, posibilidad que negué de plano.

Como señalé en mi carta de renuncia, siempre he actuado y actuaré de acuerdo con mis convicciones políticas, las de un hombre de izquierda, socialista, guiado por las ideas y principios de la revolución Bolivariana, comprometido hasta los huesos con el legado y la obra del Comandante Chávez.

Todavía en la ONU, recibí datos e informaciones irrefutables del proceso de destrucción de PDVSA, de la entrega del petróleo y el gas a las transnacionales, así como, de la profundización de la crisis económica, cuyo peso se cargaba sobre las espaldas del pueblo.

La aprobación de Leyes entreguistas en la ANC, violatorias de nuestra Constitución, la respuesta del gobierno ante los graves episodios del 2017, la violación de los Derechos Humanos, así como, la indolencia ante el sufrimiento del pueblo y el creciente autoritarismo del gobierno, aceleraron mi decisión y no me dejaron duda alguna de que este gobierno no era ni Chavista, ni Socialista, ni siquiera, un gobierno progresista.

Esta convicción y el acelerado proceso de desconocimiento de las Leyes y la Constitución, así como el evidente proceso de entrega de nuestra Plena Soberania Petrolera, me llevaron a un punto sin retorno: ya no me podía mantener vinculado, de ninguna manera a Nicolás Maduro y gobierno. Al contrario, sentí que era mi deber denunciarlo y combatirlo en defensa de los mas sagrados intereses de la patria.

Toda mi actuación al frente de las altas responsabilidades de Estado y Gobierno, han sido caracterizadas por la honestidad y las posiciones de principios. Nunca hice grupos, ni círculos de poder, me entregue por entero a mi trabajo a favor del Pueblo, siempre leal a Chávez y al país.

Hace ya un año que abandoné los Estados Unidos, sede de las Naciones Unidas, junto a mi familia hacia un destino incierto. Días antes, cuando ya era una certeza de que saldría del gobierno, recibí varias llamadas de oficiales, militares activos, chavistas, amigos, que me advirtieron que no volviera a Venezuela, porque la orden de Maduro ya estaba dada: tan pronto pusiera un pie en la patria, sería detenido, sin ningún tipo de derecho a la defensa, como luego hicieron con Rodríguez Torres y con cientos de oficiales, dirigentes políticos y trabajadores chavistas.

En mi carta de renuncia, ya advertía que se desataría en mi contra toda una campaña de desprestigio y persecución política. Se han aprovechado del inmenso poder que tienen y de su maquinaria propagandística para hacer una crucifixión de mi persona publica, mi nombre, mi reputación.

Han utilizado a la Fiscalía para arremeter contra mi gestión, acusándome de delitos inexistentes, sin presentar siquiera una prueba que respalde sus alegatos. Violando mi derecho a la defensa, a la presunción de inocencia, anuncian órdenes internacionales de captura que son falsas, ni la Interpol, ni ningún gobierno extranjero me persigue, a pesar de que el gobierno venezolano lo haya solicitado. Todos entienden que se trata de una persecución política.

Nicolás Maduro, personalmente, se ha ensañado en esta persecución y ha desatado una campaña de desprestigio en mi contra, un linchamiento moral, me ofende, me amenaza en sus alocuciones publicas,  me persigue … mientras en el seno del gobierno y del PSUV todos callan, tienen miedo.

Maduro ha vertido sobre mí, un odio inexplicable, enfermo, muy peligroso en una persona que tiene en sus manos todo el poder del Estado y abusa de él constantemente. Hago responsable directamente a Nicolás Maduro de cualquier acto contra mi integridad física o de mi familia.

Esta persecución y ensañamiento se ha extendido ahora a todo el campo Chavista. El madurismo persigue con saña, violando los Derechos Humanos y las garantías Constitucionales a los trabajadores petroleros, oficiales y efectivos de las Fuerzas Armadas, dirigentes, obreros y políticos del Chavismo.

Nadie aboga por los presos políticos Chavistas, son mas de 400 que en este momento están secuestrados, sin derecho a la defensa, conculcados sus derechos, maltratados física y moralmente, aislados, sometidos a vejámenes y todo tipo de ofensas.

Maduro y su Fiscal argumentan que combaten la corrupción, pero todos sabemos que es sólo una excusa para acallar cualquier oposición patriota. Al mismo tiempo que detienen y secuestran a quien ellos consideren corruptos, guardan silencio ante los escándalos que involucra a su entorno o a los empresarios que sostienen y financian al madurismo. Pero ante ellos el Fiscal tan dado a las persecuciones, no actúa, nadie los detiene, no se investiga, ni siquiera se mencionan. Son intocables, son de la corrupción madurista.

Es la falsa moral, la  justicia conveniente del madurismo.

A un año de mi exilio, cada año que pasa de este gobierno, nuestro país se sigue deteriorando aceleradamente, la crisis empeora con el paso del tiempo: el madurismo entrega nuestra soberanía, acaba con el futuro, con las Misiones que llevaron a millones educación, salud y mejor calidad de vida.

Ahora los niños y jóvenes que crecieron con Chávez, hoy son jóvenes y adultos que escapan como pueden del país, cruzan a pie, páramos y montañas, derrotados, decepcionados, buscando un porvenir fuera de la Patria, aunque el gobierno insista en negarlo.

Se ha impuesto en el país un paquetazo de efectos desvastadores, no existe nada en comparación al desastre de este gobierno. El pasado 29 de noviembre, Maduro insistía en mentir, evadiendo con cinismo su responsabilidad, y hacer nuevas promesa ante el fracaso evidente de sus sucesivos anuncios en materia económica, ahora impone nuevas devaluaciones y sigue alimentando la hiperinflación que paga el pueblo.

En este período de gobierno madurista, el producto interno bruto ha tenido una caída acumulada mayor al 50%, sólo países en guerra como Siria o Libia, muestran caídas de esas dimensiones. Han destruido las capacidades productivas del país y con ello la posibilidad de satisfacer la demanda interna, se han perdido cientos de miles de puestos de trabajo.

La hiperinflación crece exponencialmente en un ciclo infernal que se come el salario de los trabajadores en cuestión de horas, expropia el trabajo. Sin embargo, el gobierno insiste en imprimir dinero sin respaldo económico, que no hace mas que alimentar este ciclo destructivo. El país sufre la mayor inflación del mundo y una de las mas grandes de la historia.

La megadevaluacion, la pérdida de valor del bolívar, ha convertido en polvo la posibilidad de vivir del salario, el sueldo no vale nada. Hace 5 años Maduro no quiso atender las recomendaciones que le hicimos desde la vicepresidencia económica de eliminar el control de cambio: un control que no controla pero que ha permitido que los grupos económicos del madurismo hagan inmensas fortunas.

En tan sólo cinco años nuestro país se transformó en una tragedia, donde comer, vestir, estudiar y el derecho a la salud se han hecho inalcanzables. Hoy nuestro país es mucho mas desigual que nunca, con una minoría muy rica y una inmensa mayoría pobre, muy pobre.

Los pacientes con enfermedades crónicas o de alto riesgo, no pueden obtener, ni pagar los medicamentos, nadie resuelve, nadie está autorizado a publicar cifras, nadie dice nada, se esconde un crimen monstruoso contra el pueblo.

El centro de la debacle económica que sufrimos tiene su origen en el empeño del madurismo de controlar a sangre y fuego a PDVSA. Ahora nuestra empresa está destrozada. En sólo 4 años, nuestra producción ha caído desde los 3 millones de barriles día a 1 millón de barriles día. Hemos perdido 2 millones de barriles día de producción en tan sólo cuatro años que han sido de destrucción y paralización de la empresa. Igual sucede en el sector refinación, las refinerías están paralizadas, sólo opera el CRP a un 40% de capacidad, no hay gas, ni para la industria, ni el gas de bombonas para los hogares. Un desastre.

El problema de PDVSA no es la conspiración, ni la corrupción, ni es un problema técnico, el problema de PDVSA es político, es Maduro. Su irresponsabilidad, sumado a la incompetencia y desconocimiento de los que ha puesto al frente de la empresa la han paralizado.

Maduro insiste en culpar al gobierno del Presidente Chávez, a nuestra gestión del desastre de PDVSA, pero el país sabe, los trabajadores saben que, durante el Gobierno del Presidente Chávez, durante los diez años que estuvimos al frente de su conducción, la empresa era poderosa, extraía tres millones de barriles día de Petróleo, nuestras refinerías operaban a plena capacidad y teníamos control de toda la industria, generando los recursos, inmensos recursos, mas de 500 mil millones de dólares, que sostuvieron a todo el país, que mantuvieron a nuestra economía creciendo, nuestro pueblo avanzando, durante toda una década, en revolución.

PDVSA se puede destruir nó en cuatro años, se puede destruir en tan sólo un año o menos. La experiencia del sabotaje petrolero, en 2002-2003, demostró que la producción puede caer en cuestión de meses, como sucedió en aquella oportunidad, donde llegamos a producir sólo 23 mil barriles días de petróleo. Esta experiencia también demuestra que con la dirección adecuada y los trabajadores comprometidos y motivados, se puede recuperar la producción en tan solo meses, como hicimos en aquella oportunidad, cuando la llevamos desde 23 mil barriles día a tres millones de barriles día en tan sólo tres meses.

Ahora el madurismo privatiza PDVSA. Les entrega sus mejores campos a empresas privadas, remata las “joyas de la corona” en La Faja Petrolífera del Orinoco, a favor de transnacionales.

Que triste, tanto que nos costó conquistar la Plena Soberanía Petrolera y ahora Maduro, destruye y entrega el futuro de todos los Venezolanos y Venezolanas. No habrá salida sin recuperar PDVSA y sin soberanía petrolera, eso sólo podemos hacerlo los Chavistas Chavistas.

Del mismo modo Maduro entrego el Gas de la Patria, con la consecuencia que todos vemos, ahora no hay gas para Venezuela, ya no se cuenta con el para el desarrollo del país, sino que se lo llevan las transnacionales. 

Lo mismo sucede con el Arco Minero, han destrozado el ambiente, desplazado a los pueblos indígenas, para que las transnacionales se lleven nuestras riquezas, el futuro del país.

Existe un proceso de desnacionalización acelerado de nuestra economía, se prepara la privatización de las empresas del Estado, paralizadas por la incapacidad del gobierno. Este no es capaz de garantizar la producción de petróleo, ni combustibles, gas para las bombonas, ni alimentos, medicamentos, agua para las casas, energía eléctrica para el país, transporte para el ciudadano, ni comunicaciones, internet, nada.

No es capaz de garantizar seguridad, alimentación, salud, educación. Nuestro pueblo quiere volver a la normalidad, la normalidad de hace tan solo cinco años, la normalidad de Chávez.

El gobierno no asume su responsabilidad, siempre tiene una excusa: la fabula de la guerra económica y el bloqueo han sido las excusas preferidas para ocultar su incapacidad. Cuba, un país pequeño, verdaderamente bloqueado, sancionado, amenazado, sin embargo, es capaz de garantizar medicamentos, alimentos y salud para su pueblo. La guerra económica es solo una excusa de Maduro.

La caída de los precios del petróleo, es otra excusa de Maduro.

No es verdad que la revolución de Chávez haya sido una revolución a 100 dólares el barril. Es una afirmación miserable. La verdad es que cuando llegó el Comandante Chávez el precio estaba a 11 dólares el barril, después lo llevamos a la banda entre 22-28 y solo tuvimos entre el 2005-2008 el precio a 100 dólares el Barril, para luego caer en 2009-2010 a 35 dólares el barril. El mercado petrolero fluctúa periódicamente, pero el presidente Chávez tomaba decisiones acertadas y a tiempo.

Está claro que Maduro es incapaz de gobernar, el país les ha quedado grande. El balance de la economía es una exposición de un fracaso en toda la línea. La devaluación, la hiperinflación, la estafa del “petro”, la mentira del ahorro del pueblo, un pueblo al que ni siquiera le alcanza el dinero para comprar alimentos, la imposibilidad de controlar o regularizar los precios.

Maduro habla como si él no fuera el presidente, el responsable de la situación, como si acabara de llegar al gobierno. YA TIENE 6 AÑOS EN EL PODER, CASI LA MITAD DEL PERÍODO DE CHÁVEZ. Sin embargo, increpa a unos ministros, funcionarios, desencajados, desconocidos, por un fracaso que él dice “no aceptar”.

Mientras ésto sucede, el gobierno desconoce los derechos de los trabajadores, desarrolla una política anti obrera, que pretende borrar de un plumazo sus reivindicaciones, la progresividad de sus beneficios laborales, la defensa del trabajo y los trabajadores.

Persiguen y encarcelan a los trabajadores, a los obreros, los llevan ante tribunales militares, a centros de detención para delitos comunes, para lo cual utilizan a los cuerpos de seguridad y a oficiales o funcionarios de derecha, que Maduro los ha puesto al frente de las empresas del Estado, justamente, para golpear a los trabajadores, como si se tratara de un cuartel.

Desde la Asamblea Nacional Constituyente, se aprueba todo lo que Maduro dice y se prepara, de espaldas al país, una nueva Constitución, que redactan personajes de la derecha, oportunistas, que en su momento adversaron y ofendieron al Comandante Chávez y al proceso Bolivariano.

El gobierno esgrime las banderas del anti imperialismo y alerta sobre una invasión extranjera, azuza una confrontación con Colombia, mientras al mismo tiempo, busca una negociación por la puerta trasera con la Casa Blanca, manda a personajes extraños, interlocutores de derecha a negociar y ofrecer todo para ser aceptados por la administración Trump.

Maduro ha pactado con la derecha y sus partidos tradicionales, quienes han conformado un nuevo sistema corrupto y entreguista, han establecido una forma de convivencia, con acuerdos políticos y económicos, que se sellan en círculos cerrados, donde se ofrecen negocios petroleros, de importaciones, contratos, se pagan a voceros, palangristas, diputados y personajes de “la oposición”, medios de comunicación, para adelantar campañas contra los dirigentes Chavistas, de acuerdo a la conveniencia del nuevo pacto, tal como se ha venido demostrando en actuaciones y declaraciones políticas y como esta saliendo a la luz publica en la ya famosa nomina de uno de los mas connotados empresarios maduristas. Y lo que falta es aun peor y mas escandaloso.

Este pacto se ha puesto de acuerdo en el desmantelamiento y entrega de los avances y conquistas de la revolución y por supuesto en la entrega de los dirigentes Chavistas Chavistas. En este pacto, los enemigos somos nosotros.

Me cuentan compañeros que, en el país, a los ex ministros Chavistas que no son maduristas, se les persigue y hostiga permanentemente. A cada uno le va llegando su momento independientemente de su silencio. Igual que nos sucede a los ex ministros Chavistas que estamos en el exilio. Es que el problema para este pacto es Chávez y todo lo que lo represente.

Lo que para mí está claro en lo personal, es que, pase lo que pase, así me persigan, me difamen o me mantengan exiliado, nosotros, los dirigentes Chavistas revolucionarios, tenemos que estar al lado del pueblo, en su lucha, para acompañarlos a salir de esta trampa, de esta gigantesca manipulación, de este fraude inmenso, salir de este gobierno entreguista, que liquidará todas las conquistas políticas, económicas y sociales del proceso Bolivariano y que ha abierto  las puertas al advenimiento del fascismo.

La responsabilidad, de los que estuvimos al lado del Comandante Chávez, es vencer el miedo, romper el silencio, denunciar y combatir a este gobierno, para mostrar al pueblo una alternativa revolucionaria, Chavista, Patriota, Bolivariana.

Ni el madurismo incapaz y entreguista, ni la derecha derecha que clama por una intervención extranjera, ¡la opción es la revolución Bolivariana, chavista chavista, resteados con Chávez!

Es el momento de reagruparnos y movilizarnos en defensa de nuestros derechos, de nuestra revolución, de nuestra patria. Yo siempre he estado, estoy y estaré con el Pueblo, leal a Chávez, pase lo que pase, siempre estaré con ustedes.

Vamos a organizarnos y movilizar al país, conformar una Junta Patriótica de Gobierno capaz de retomar el camino de Chávez, porque, solo así, PDVSA es recuperable, la del pueblo, nuestras Misiones son recuperables, la economía es recuperable, el desarrollo social, el vivir bien y el bienestar del Pueblo. Solo así será posible rescatar y reconstruir la Patria. A un año de exilio y de distancia, sigo irreductible, con mi corazón en la Patria. ¡Viva Chávez! ¡Venceremos!

 

 

]]>
<![CDATA[Nuestro Editorial a propósito de los 104 años de PANORAMA: La hora de la economía]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-Editorial-a-proposito-de-los-104-anos-de-PANORAMA-La-hora-de-la-economia-20181130-0050.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nuestro-Editorial-a-proposito-de-los-104-anos-de-PANORAMA-La-hora-de-la-economia-20181130-0050.html La hora de la economía

PANORAMA cumple 104 años… ¡y vaya que lo decimos con orgullo! porque continuar circulando es un ejercicio de fe en el país y de suprema constancia, además de una prueba de absoluta resistencia. La escasez de divisas para garantizar los insumos básicos, la hiperinflación y la continua fuga de talentos podrían desanimar a cualquiera, pero definitivamente no a nosotros que hemos asumido estos retos como una forma de reinventarnos.

Por eso en esta ocasión, en nuestro acostumbrado editorial, luego de más de una década dedicándolo al diálogo y al entendimiento nacional (que seguimos considerando neurálgico e indispensable para Venezuela) hacemos un pedido urgente para el rescate de nuestra economía.

Señalar culpables, acusar o excusar, es lo más fácil. Lo difícil, lo realmente complicado, es hacer los correctivos necesarios para lograr que los pobres números que hoy exhibe nuestra economía mejoren un poco. No hay “Guerra económica” que resista la batalla diaria de 4% de inflación, ni hay pueblo que pueda ser feliz en medio de una pérdida sostenida del PIB que ya supera, en cinco años, el 50%.

No es posible una Industria petrolera que no solo pierda dramáticamente (75%) su capacidad para producir crudo, sino que además sufra la pérdida de su personal cualificado sin el cual es aún más cuesta arriba recuperar la producción. No se entiende un país que literalmente “regala” la gasolina a expensas de los daños al erario público que esto pueda ocasionar o, peor todavía, que la regala a pesar de los muchos problemas que se podrían solventar con un precio justo del combustible.

Venezuela, la nación toda, los venezolanos de a pie, necesitan que se resuelvan sus problemas. Sabemos, claro, que aún con las medidas adecuadas eso no ocurrirá de la noche a la mañana, pero lo que sí puede ocurrir de un minuto a otro, si no se toman los correctivos necesarios, es que las cosas empeoren, lo cual resultaría una tremenda injusticia para quienes están cargando con el peso de la crisis económica: la clase trabajadora.

Si el momento del diálogo y del entendimiento ha sido pospuesto irresponsablemente por las partes en cuestión (léase gobierno y oposición) por razones menos justificables y lógicas (dogmas y radicalismos), el momento de la economía no puede sufrir la misma suerte. Es urgente hacer algo, es necesario comprender que la ciencia económica tiene sus tiempos y sus ritmos, que hay medicinas amargas que realmente “curan” y que no hay buena intención o consigna que valga cuando la economía se enferma. 

Y la nuestra, sin duda, es una economía que está saturada de vicios. De decisiones demoradas, de medidas postergadas, de controles excesivos y prolongados por más de 15 años, de diseños infructuosos que ameritan una inmediata revisión. 

Habría que decir que algunos avances, al menos en el terreno del reconocimiento público de errores (como el de la emisión inorgánica de dinero) hemos tenido. También en el terreno de las declaraciones y las intenciones se han enunciado acciones que lucen acertadas (la libre convertibilidad, por ejemplo), pero que luego no se cumplen, generando un daño más grave que la omisión misma, porque insinuar soluciones y no vigilar su cumplimiento o hacerse luego la vista gorda genera la mayor de las pérdidas: la de la esperanza colectiva.

Es necesario frenar esa desesperanza que alimenta el desarraigo de los jóvenes profesionales de este país, y devolverle la confianza en Venezuela a su clase media y a sus trabajadores que no consiguen mejor salida a sus muchos problemas que abandonar el territorio y probar suerte donde sea, haciendo lo que fuere.

Venezuela no solo los necesita, Venezuela los reclama de vuelta para que  la ayuden a recuperarse, pero ninguno acudirá al llamado si antes no les devuelven un poco de fe en el país, y para rescatar un poco de fe hay que tomar unas cuantas medidas que hoy lucen duras en el papel,  pero que en los hechos resultan menos dolorosas que la realidad que padecemos. 

También, por desfasada, arcaica e injusta habría que censurar la errada política internacional de la oposición y de las naciones vecinas que han considerado, casi que por consenso, que las sanciones resultan la mejor forma de hacer entrar en razón (o por el carril que ellos aspiran) al gobierno nacional. Las sanciones resultan el peor remedio a la enfermedad y son una muestra soberbia de quienes no pretenden solución alguna sino una a la medida de sus intereses. Equivocada estrategia que posa sobre los hombros de la población toda la carga de la crisis solo por la obsesión política que históricamente el conservadurismo global ha derrochado hacia los gobiernos progresistas en la región.

Las sanciones solo sirven para traer sufrimiento a la población de los países que las padecen, y se convierten en la mejor de las excusas para victimizar a los gobiernos que las reciben. Esa es también una ciencia casi tan exacta como la económica.

Sentarse y ponerse de acuerdo ha sido imposible, lo sabemos. Pues déjennos decirles que ahora no se trata de si quiero o no,  de si me gusta o me “rayan” en las redes sociales por el delito virtual que en este país significa dialogar; ahora, señores, se trata un tema de vida o muerte, esa es la pequeña diferencia entre seguir existiendo y coexistiendo o enterrar para siempre los sueños de una patria grande, feliz, próspera...

Para las circunstancias que atraviesa el país, la única conclusión posible es que los venezolanos debemos encabezar los índices de paciencia y tolerancia global, que no existe nación más optimista que esta, pues todavía consigue espacio para el humor, la solidaridad y la alegría. Eso es un aval que no debemos desaprovechar. 

Señores, es la hora de la economía, como ha sido la hora del diálogo y el entendimiento nacional desde hace ya bastante tiempo. Ojalá a todos cuantos competa el urgido llamado sepan atenderlo y no le den las mismas largas que le han dado a ponerse de acuerdo. Porque algo nos dice que no serán “etiquetas virtuales” las que perturbarán a aquellos que se nieguen a escucharlo… 

]]>
<![CDATA[En opinión: La economía digital]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-economia-digital-20181130-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/En-opinion-La-economia-digital-20181130-0053.html La creación de las primeras redes cibernéticas en principio para uso militar supuso un gran avance. A mediados de los 80 había unas 200 computadoras centrales a principios de los 90 unos 300.000 y actualmente se cree que unos 100.000.000, estas computadoras, pertenecen a grandes corporaciones, gobiernos y universidades que proporcionan información para quien desea conocerla accediendo a sus portales o sitios web.

 

Esto significó para la economía que cada uno desde su casa por ejemplo pudiera ver el precio del barril de petróleo en Wall Street, Las últimas tendencias y modas, o algo tan cotidiano para algunos como estudiar o comprar. Estas facilidades han permitido que Internet haya sufrido una gran revolución de crecimiento en los últimos años. Por supuesto, a la par de tantos avances, también han proliferado usos indebidos de estas facilidades y hasta plagios de trabajos de investigación.

 

Pero manteniendo el enfoque en aspectos positivos, por estos rápido avances de las tecnologías, la economía se ha visto muy repercutida, el mercado ha cambiado por la web, los oferentes y demandantes son ahora cibernautas y cada día más, muchas transacciones se realizan sin papeles. Esto a su vez, revoluciona aspectos de mercadeo y atención al cliente.

 

Además la utilización de nuevas tecnologías cada vez más cotidianas ya que casi todo el mundo tiene acceso directo o indirecto a internet y nuevas tecnologías, hace que las grandes corporaciones aprovechen para investigar sin escatimar gastos para conseguir más protagonismo y beneficios en este importante mercado. Una de las aplicaciones de los avances de la tecnología más importante, es la de poder tener un banco en la casa o donde quiera que uno se encuentre, las 24 horas del día durante todo el año. No importa un feriado bancario, usted siempre va a tener la posibilidad de acceder a la banca electrónica, con el ahorro de tiempo que puede significar trasladarse a una agencia bancaria, los tiempos de espera y las ventajas que obtiene en cuanto a seguridad de sus transacciones. La economía digital, el comercio electrónico y la banca por internet, va cobrando una importancia vital en el comercio y transacciones de hoy.

]]>
<![CDATA[Visión antropológica de PANORAMA]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Vision-antropologica-de-PANORAMA-20181130-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Vision-antropologica-de-PANORAMA-20181130-0054.html Hoy sábado primero de diciembre, cumple 104 años el diario PANORAMA con una edición periodística, antropológica, de devoción y fe que trasciende el occidente del país con su dimensión holística, cobertura diversa, espacial y múltiple.


Ya dije en la celebración de su centenario, el año 2014, que todas las investigaciones, estudios y mediciones multidisciplinarios que se han hecho sobre el Zulia, su gente y la zulianidad; concluyen en que PANORAMA es parte de su historia, tradición vivir, sentir, soñar, cantar, pensar, crear, inventar, recordar, sufrir, luchar, protestar, denunciar, resistir, saber y exteriorizar las alegrías, emociones, aspiraciones y expectativas. La confianza sentida e histórica en un medio impreso que se identifica con su pueblo y lectores, generando información y noticias que siempre son esperadas con confianza y asumidas con seguridad, “como lo dijo PANORAMA”, según el decir tradicional  de los zulianos.


La concepción comunicacional, vocación por el trabajo periodístico, formación profesional, experiencia acumulada, mantener el prestigio ganado y el compromiso militante con quienes creen en PANORAMA; hacen que cada día las ediciones sean mejores en el marco del cumplimiento de hacer buena prensa y cumplir con las exigencias de la ley y reglamentos. Siempre hay buenas sorpresas. Los archivos nos sorprenden con sus novedades.


Un periódico con 104 años de creación, tiene todas las condiciones, autoridad, ética, moral y altura científica para insertarse en los criterios objetivos de la modernidad e universalidad, por eso digo que tiene una dimensión y una visión antropológico por cuanto integra una aprehensión global sobre el hombre que cubre lo arqueológico, histórico, social, religioso, étnico, económico, cultural, deportivo, existencial y cotidiano. Un diario zuliano que asume la etnohistoria, diversidad e interculturalidad.

Es un rotativo comprometido con las justas aspiraciones de las colectividades que se plantean una sociedad más humana y fraterna donde la justicia social, derechos humanos y solidaridad sean valores fundamentales. Polooshikii Pienchimüin juya—Ciento cuatro (104) años. Felicitaciones y adelante siempre porque Somos enraizada  tradición.

]]>
<![CDATA[Libres para liberar, por Antonio Pérez Esclarín]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Libres-para-liberar-por-Antonio-Perez-Esclarin-20181130-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Libres-para-liberar-por-Antonio-Perez-Esclarin-20181130-0008.html Hace ya unos cuantos años,  Erich Fromm escribió un libro que tituló    El miedo a la libertad,  en el que mantenía que la mayor  parte de las personas, por tenerle un gran miedo a la libertad, la confunden con la esclavitud.  Dicen que son libres porque hacen lo que quieren, lo que les apetece o les da la gana, porque  se han liberado de normas, leyes y principios éticos  y así terminan esclavizándose al capricho, al egoísmo, a la ambición, a los vicios, al ansia de poder o de tener.

 Olvidan que la  libertad y  responsabilidad se implican mutuamente y vienen a ser las dos caras de una misma moneda. El que en nombre de su libertad no asume su responsabilidad como padre o madre, como esposo o esposa, como hijo, como ciudadano, como gobernante,  es un esclavo que termina esclavizando  a los demás.   

Víctor Frankl señaló una vez que la excelente obra iniciada con la Estatua de la Libertad en Nueva York debía completarse con la Estatua de la Responsabilidad en Los Ángeles, con lo que pretendía subrayar la necesidad de no desligar nunca la libertad de la responsabilidad. Una acción libre es siempre una acción responsable. Libertad sin responsabilidad es libertinaje, capricho, dependencia, dominación. Son bien evidentes los estragos en todos los ámbitos que ocasiona un mal uso de la libertad. 

El libre respeta, se responsabiliza de sus palabras y sus actos, actúa con coherencia, trabaja por la libertad de todos. La libertad responsable surge precisamente  cuando descubrimos  al otro como sujeto de derechos, que tiene una dignidad inviolable que debemos respetar y garantizar. En consecuencia, la libertad supone superar el egoísmo y la violencia,  pertenecer a la vida y apostar por la convivencia. Nos deshumanizamos cuando renunciamos a nuestra condición de persona con el otro, cuando vivimos esclavos de nuestros caprichos o de nuestro egoísmo sin importarnos los demás.   Por ello, el que es auténticamente libre ni ofende ni teme, y se opone a todas las formas de dominación o de opresión 

Una vida sin libertad no merece ser vivida. Pero una supuesta libertad que no respeta la vida y llena al mundo de cadenas es opresión y barbarie. No es concebible una  supuesta libertad que no respeta los derechos del otro, que engaña, ofende   y causa sufrimiento.  La libertad se ejerce, en consecuencia como liberación, como lucha tenaz contra cualquier tipo de dominación o de opresión. 

 Para ser hoy libres, hace falta mucho valor, sacudirse los miedos y levantarse con decisión a la conquista de la libertad liberadora,  lo que implica coraje para recorrer un camino de esfuerzo y vencimiento, en  contra del egoísmo,  el acomodo y todo tipo de opresión.  Hoy, cuando quieren acallar con amenazas las voces disidentes, hace falta  mucho valor para expresar con libertad el propio pensamiento, para actuar según los dictados de la propia conciencia, cuando la mayoría a nuestro alrededor se acomoda, calla o se abstiene por miedo. 

En definitiva, libre es aquella persona que nadie ni nada tiene poder sobre ella. Y sólo los libres podrán liberar. Con corazones aferrados al poder, nunca construiremos participación o democracia. Con corazones esclavos de  la ambición y el afán de acumular, nunca acabaremos con la corrupción. Con corazones llenos de odio y de violencia, nunca construiremos la paz.  
 

]]>
<![CDATA[Adviento]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Adviento-20181130-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Adviento-20181130-0007.html El adviento marca el inicio del año litúrgico cristiano y es el tiempo de preparación para el nacimiento del Niño Jesús. Desde mi perspectiva, los momentos más importantes de la fe cristiana son este, el nacimiento de Jesús, porque refleja que el amor de Dios por los hombres lo llevó a encarnarse; la muerte de Cristo, porque constituye un acto de entrega sublime, murió por nosotros; y su resurrección, que es la demostración de que sólo Dios vence la muerte. Entonces el adviento es tiempo de esperanza, de alegría, de ilusión, es momento de preparación para recibir con todos los sentidos, la buena noticia.


Estoy seguro de que muchos dirán que la situación que vive Venezuela nos dificultará concentrarnos en la Natividad del Señor. Y tienen razón. Los venezolanos vivimos una tragedia sin precedentes signada por lo que todos sabemos: ineficiencia, corrupción, desastre de la economía, de la política, de la sociedad.

Estamos en manos de un estado que no cumple con los mínimos asuntos de su competencia. Es este un estado que se desintegra y en el que lo único que funciona es la represión que busca contener el legítimo reclamo de una sociedad que está cansada de vivir sin libertad, con hambre, en la miseria, sin protección de la salud, sin servicios públicos, sin trabajo, sin poder adquisitivo, sin oportunidades, sin presente.


Ahora, sin dejar de afirmar que todo lo descrito es cierto y constituye no un análisis exhaustivo sino una pequeña muestra de las calamidades que vivimos, es necesario que en este tiempo de espera, asumamos que todo mal tiene su fin y que nuestra lucha debe concentrarse en lograr que esta tragedia se acabe y que se abra paso al renacimiento de esa patria que todos queremos: la Venezuela de las oportunidades, en la que cada uno de los ciudadanos, con responsabilidades de gobierno o no, debe aportar su concurso en la construcción de un país de progreso y bienestar, en el que todos tengamos la convicción de que con nuestro estudio, nuestro trabajo y nuestro emprendimiento podremos sacar a nuestra familia adelante y, al hacerlo, estaremos aportando nuestro grano de arena para que pase lo mismo en toda la nación. 


Quizá la palabra clave en este tiempo de adviento es la palabra esperanza. La esperanza no es desconocimiento de una realidad, esa que vivimos y sufrimos todos los venezolanos. La esperanza es una actitud signada por el optimismo, por la sana expectativa de que vendrán tiempos mejores, por la convicción de que siempre el bien triunfa sobre el mal. En mi caso, estoy convencido de que saldremos de esta situación y que debemos estar preparados para seguir luchando y para –en el momento en que logremos el cambio político– trabajar dando cada uno el aporte que corresponda, para lograr la Venezuela que todos tenemos en nuestra mente y en nuestro corazón.

Nunca jamás podemos perder esa esperanza que está basada en la certeza de que nuestras fuerzas y las de quienes en la comunidad internacional nos acompañan, tendrán la capacidad de producir el cambio y la reconstrucción.


En este momento, quienes tenemos un rol dirigencial estamos concentrados en tres asuntos sumamente importantes pero que tienen orden de precedencia. En primer lugar la liberación, que es nuestro objetivo crucial en estos tiempos: sacar del poder a Nicolás Maduro y a todo el modelo que representa.

 

Es el fin de la dictadura, anhelo de la gran mayoría de los venezolanos. En segundo lugar, la transición a través de la cual buscaremos la restitución del orden constitucional y el rescate económico y social del país. Y en tercer lugar la construcción de un gran plan de gestión, consensuado, para aprovechar cada minuto de la gestión que suceda a esta desgracia en la lucha por la reconstrucción de nuestra Venezuela. Que Dios nos acompañe a todos en esos momentos cruciales de la historia de nuestro país.
 

]]>
<![CDATA[La farsa del G-20 y ...la del anti G-20]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-farsa-del-G-20-y-...la-del-anti-G-20-20181130-0011.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-farsa-del-G-20-y-...la-del-anti-G-20-20181130-0011.html “Aunque el G-20 fue fundado en 1999, no adquirió su actual envergadura hasta 2008, cuando frente al colapso de la economía mundial capitalista”.

 

Converge por estas horas en Buenos Aires el gran capital internacional. Un derroche sideral de dinero para escenificar una farsa y ocultar con ella la realidad de la disputa interimperialista, cada día más grave, más riesgosa para la humanidad.

No habrá un acuerdo de los 20 en torno a los temas que oficialmente se tratarán. Se trata de una lucha por alineamientos y posicionamientos en torno a los cinco principales actores del escenario mundial: China, Estados Unidos, Alemania, Rusia, Japón. La naturaleza singular de los sistemas chino y ruso no niegan el hecho principal de un feroz combate geopolítico.

Como espejado, es igualmente farsesco el papel de un inopinado "pensamiento crítico" que días atrás se presentó como contrafigura del G-20. Nombres conocidos de este cónclave fueron las ex presidentes de Argentina y Brasil. Atribuir a Cristina Fernández y Dilma Rousseff un pensamiento crítico es una fantochada. Y no sólo por el registro intelectual de ambas, sobre todo la primera, sino porque fueron ellas las responsables de que el G-20 adquiriera el protagonismo que hoy tiene.

Es inaceptable que personas y agrupamientos que se presentan como "progresistas" –algunos incluso "revolucionarios"- hayan callado en ese encuentro la responsabilidad de Fernández y Roussef frente al hecho de que la cumbre se realice este año en Buenos Aires, factor indisolublemente asociado a la regresión política que ha sufrido buena parte de América Latina en los últimos años.

Aunque el G-20 fue fundado en 1999, no adquirió su actual envergadura hasta 2008, cuando frente al colapso de la economía mundial capitalista, desde Washington articularon un agresiva intervención para aunar diferentes fracciones de la burguesía e implementar una táctica contraofensiva.

Téngase en cuenta que en aquel momento Hugo Chávez convocaba desde Caracas a una reunión del Alba con el objetivo inverso al de Washington: aunar a los explotados y oprimidos del continente, crear una moneda virtual latinoamericana (el Sucre) e iniciar una fase nueva y superior de la unión regional por un camino opuesto al saneamiento del capital, punto de partida para una transición regional al socialismo.

¿Qué hicieron Fernández y Rousseff, con total respaldo del llamado kirchnerismo y del Partido de los Trabajadores? Es por demás sabido: dieron la espalda al Alba y acudieron al llamado de George Bush. ¿Puede ser que tantos intelectuales y políticos hayan omitido este dato fundamental a la hora de iniciar un nuevo capítulo en la historia del pensamiento? ¿Es pensable la afirmación de un genuino pensamiento crítico basado en el ocultamiento y la mentira?

Pues es justamente eso lo que ocurrió en un miniestadio en la Capital argentina, con la participación de una dos mil personas para aplaudir los discursos inaugurales de las ex presidentes, quienes obviamente con respaldo intelectual muy diferentes, expusieron su condena a la reunión del G-20, al FMI y a los gobiernos que los sostienen. Al igual que intelectuales y políticos que las acompañaron, ni una ni otra pareció comprender la conexión entre aquella decisión de atar a Brasil y Argentina al tanque de guerra imperialista en 2008 y la penosa suerte sufrida por ambas, con una derrota electoral en un caso y un golpe blanco en el otro.

Pero no fue sólo la suerte política del kirchnerismo y el PT la que rifaron con tal opción estratégica en un momento crucial. El salto al último vagón imperialista era a la vez abandonar el Alba, condenar al aislamiento regional a la Revolución Bolivariana, optar por el dólar frente al Sucre. Es inaceptable que se calle esto cuando se llama a la población a movilizarse contra el G-20. ¡Suena a hueco ahora, en vísperas de otro gran estallido de la economía mundial, el lamento por el lugar hegemónico recuperado por el gran capital!

En numerosas y muy diferentes ocasiones he defendido la política de frente único antimperialista, basada en el acervo teórico y práctico de la IIIª Internacional. Con más premura que nunca es hoy necesario concretar una política de esa naturaleza a escala regional y global. ¿Pero han de ser quienes en un momento decisivo de la historia reciente optaron por subordinarse al imperialismo la cabeza y símbolo de un frente antimperialista? ¿Se estructurará un frente único antimperialista en torno a una candidatura presidencial? Proponerlo es mucho más que un error. Utilizar el sentimiento antiyanqui de las masas para posicionarse frente a una elección es, también, más que equivocarse: es contribuir al triunfo del enemigo.

]]>
<![CDATA[Patriotas cooperantes que no están en el Sebin]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Patriotas-cooperantes-que-no-estan-en-el-Sebin-20181128-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Patriotas-cooperantes-que-no-estan-en-el-Sebin-20181128-0095.html En los últimos 15 años, uno ha perdido el registro de todos los rumores que se han convertido en chismes de ‘pasillos nacionales’ y que ahora se están convirtiendo en verdades irrebatibles.  Todos los rumores empiezan con un “parece que Carlos está metido en cosas malas”. Luego,  toma forma de chisme estruendoso y viene acompañado de una frase como esta: “están diciendo que Carlos se robó ese dinero, en cualquier momento lo ponen preso”.  Finalmente, sale en las primeras planas algo así: “Carlos se declara culpable por todos los cargos”. 
Desde hace varios años atrás, se nos ha repetido hasta el cansancio el nombre de Diego Salazar, Alejandro Andrade, Samark López, Nervis Villalobos, Álex Saab, Rafael Isea, Walid Makled, Claudia Díaz, Adrián Velásquez Figueroa, Gabriel Jiménez, Alejandro Ruiz, Elías Koury, Luis Rodríguez Cabello, José Sánchez Rodríguez, Francisco Convit, Gustavo Hernández Frieri, Mathias Krull, Abraham Ortega, Efraín Campo Flores, Francisco Flores y pare usted de contar. Todos ellos tienen una cosa en común: Aprovechadores del poder del Estado para delinquir. 
Varias personas se han dedicado a documentar y denunciar centenares de actos de corrupción por mucho tiempo. Se ha escrito abundantes páginas sobre el enriquecimiento ilícito y todas las inmoralidades que han hecho ciertos personajes con los fondos públicos. De hecho, han sido tantas las acusaciones sobre blanqueamiento de capitales, peculado doloso, financiamiento de terrorismo, sobornos, cohecho, narcotráfico y contrabando, que los venezolanos hemos perdido el interés y casi observamos estas noticias como si nos enteráramos de que en Maracaibo hace calor. 
Sin embargo, en la última semana más de uno está escondido y muy nervioso, porque ahora, buena parte de los arriba mencionados, para sobrevivir o reducir las penas, tienen una sola denominación: Patriotas cooperantes. Y no precisamente confiesan en el Sebin. Ironías de la vida.
En este momento, los que están fugitivos o calladitos por haber saqueado la hacienda pública (como lo reseñan muy bien Carlos Tablante y Marcos Tarre en su libro de investigación: “El gran saqueo: quiénes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos” o los periodistas Roberto Deniz y Maibort Petit, por citar sólo algunos) están viviendo el infierno en la tierra y le tienen un pavor a todo lo que puedan declarar los patriotas cooperantes que tiene a su disposición la justicia en Estados Unidos y Europa.  
Los casos recientes son la orilla del gran océano que ha significado la corruptela sufrida por el país. Pues, 1.000 millones de dólares en sobornos recibidos por Andrade no son nada al lado de los 400.000 millones que se estiman pudieron haberse malversado en las dos últimas décadas, según el diputado Freddy Superlano. El destrozo patrimonial de la República es insólito y el daño humanitario es infinito.
Para ponerlo en contexto, si se recupera los recursos que acumularon de forma ilegal Salazar, Andrade,   Villalobos, Saab y los sobrinos de la pareja presidencial, fácilmente alcanzaría para financiar más de la mitad de las importaciones proyectadas para el próximo año. ¡Escandaloso y demencial!
A veces pareciera que todos estos actos perversos e impúdicos quedarán sin castigos y los delincuentes podrán silbar felices indefinidamente.  Pero surgen estas revelaciones que nos recobra la esperanza y nos dice que la justicia sí llegará. Además, nos demuestra que no hay mafia eterna y de nada vale enriquecerse ilegítimamente, porque el dinero mal habido difícilmente puede ocultarse.  
Siempre háganle caso a la abuelita cuando le diga: “Mijo, cuando el río suena es porque piedras trae”. Entre tantas advertencias, diversos reportajes de investigación periodística, habladurías de unos y señales de otros, van a seguir revelándose más verdades que ya no serán fábulas fastidiosas. Falta mucha tela por cortar y habrá condena, no lo duden. Es lento y seguro. 
Por estos días, es cuando más aturde la siguiente pregunta: ¿A alguien le quedará alguna duda sobre la mafia que nos gobierna? 
 

]]>
<![CDATA[La necesidad de aumentar la producción de hidrocarburos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-necesidad-de-aumentar-la-produccion-de-hidrocarburos-20181128-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-necesidad-de-aumentar-la-produccion-de-hidrocarburos-20181128-0092.html Venezuela resiste a las sanciones económicas y financieras impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea. Sigue exportando petróleo al país del Norte.
 Exporta a China y Rusia. Profundiza sus relaciones con Rusia y China. Recibe financiamientos de ambos países, recobrando con volúmenes de petróleo diario. Se han cancelado los intereses de los bonos emitidos por Pdvsa. Logran acuerdo con la empresa Crystallex, luego de un laudo  arbitral. Los bloqueos a las operaciones financieras han sido evidentes y muy perjudicial, tanto para las actividades financieras, como para la compra de alimentos y medicinas.
Ahora bien, para que se pueda atender  y mejorar la situación en Venezuela, el aumento de producción petrolera es indispensable y necesaria. En la medida que Venezuela aumente la producción, se generarán más ingresos a la nación. Si estimamos que para el año 2019 se logrará aumentar la producción en 1.000.000 de barriles diarios, podríamos  ingresar cerca de $ 20.000 millones de dólares. Podríamos amortizar los compromisos adquiridos y mejoraría en PIB.
Hoy hay campañas en contra de Pdvsa tendientes a sembrar dudas de su solvencia e integridad. Atacar a Pdvsa es atacar al país.Tenemos que exigir mayor eficiencia, transparencia y eficacia en el manejo de nuestra Industria, pero nunca procurar su destruccion. Los apátridas disfrutarían con asaltar a Pdvsa para sus propios beneficios.
Hay inestabilidad en los precios del petróleo inducida por las grandes transnacionales, aduciendo mayor volumen de producción, con el fin de alterar el comportamiento de los consumidores. 
Sin embargo, los países de la Opep, como algunos de los no Opep, bajarán su producción de petróleo y se equilibrará el mercado, manteniendo los precios.
Una caída de los precios del petróleo, unido a la causa de los volúmenes de producción en Venezuela, pueden constituir factores de una gran crisis interna sin precedentes.
Finalmente, tenemos que exigir resultados de las decisiones que está tomando  Pdvsa para incrementar la producción. De qué manera se está atacando la falta de mantenimiento a la infraestructura instalada y de qué manera de están haciendo las inversiones.

]]>
<![CDATA[Un plan maestro para la Gran Caracas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-plan-maestro-para-la-Gran-Caracas-20181128-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-plan-maestro-para-la-Gran-Caracas-20181128-0088.html Las ciudades venezolanas, al igual que el conjunto latinoamericano presentan notables inequidades sociales y territoriales. Tenemos por delante muchas reflexiones y debates por librar, pero sobretodo un indispensable trabajo colectivo a fin de edificar un hábitat digno y humanamente gratificante que, de poseer un mapa de navegación derivado de consensos sociales, no detendría la continuidad de la travesía aún en medio de adversidades y cruentas tempestades.

 
Las grandes aglomeraciones que constituyen áreas metropolitanas: Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Maracay, Puerto La Cruz-Barcelona, Puerto Ordaz- San Félix, y la Gran Caracas, no solo concentran la mayor parte de la población del país, sino los principales ingresos per cápita, las principales inversiones públicas y privadas, el asiento de los poderes y grandes mercados, los mejores prospectos inmobiliarios y, en términos de la accesibilidad de recursos y servicios, las mejores condiciones de vida.

 
En oposición, se halla una inmensa cantidad de pequeñas ciudades y centros poblados con mayores déficits de servicios, en general con menores condiciones de vida en comparación a la población de las grandes urbes, por lo que mucha de su población tiende a emigrar cautivada por promesas de prosperidad que manan de las metrópolis ubicadas en la franja norte costera del país.

 
Tal migración interna ha ejercido presión sobre los modelos de ocupación de estos grandes polos urbanos, y continúa haciéndolo, agudizando persistentemente los desequilibrios y asimetrías, a lo que se le suma la ausencia de planeación territorial que ha caracterizado la conformación de los tejidos urbanos a lo largo de nuestra historia republicana.

 
En una disposición diferente se haya un amplio número de ciudades intermedias: Valera, Acarigua-Araure, el Vigía, Maturín, Punta de Mata, San Carlos, El Tigre, Carúpano, Charallave, Santa Teresa del Tuy, Cagua, La Victoria, San Juan de los Morros, Puerto Cabello, San Fernando, Calabozo, Barinas, Socopó, Guanare, San Felipe, San Cristóbal, La Fría, Mérida, Santa Bárbara del Zulia, Machiques, Cabimas, Ciudad Bolívar, Anaco, y un largo etcétera, que deben ser objeto de ordenamiento y fortalecimiento con miras a fundar un sistema interconectado, capaz de atraer población y ofrecer mejores condiciones de vida, lejos de la aglomeración y convulsión característica de las grandes urbes.

 

En tanto, la principal región venezolana, la Gran Caracas, no puede dejar al libre albedrío su futuro, por lo que su desarrollo urbano-espacial, comunal-patrimonial y productivo-social ha de ser dominio de los intereses colectivos de la ciudadanía, precisando administrar su crecimiento y reorganización con base en un plan rector con vocación humanista y ecológico, que contrarreste la segregación social, así como la especulación y anarquía inmobiliaria.

 

Caracas es en esencia una región metropolitana que posee características propias. Dicha región la conforman el Distrito Capital (quien a su vez comparte la integridad de su territorio con el Municipio Libertador), los municipios conurbados de la Gran Caracas (Baruta, Chacao, Sucre y El Hatillo), los altos mirandinos (Municipios Guaicaipuro, Carrizal y Los Salias), la conurbación Guarenas-Guatire y su interconexión con el eje Barlovento, y el estado Vargas. La madeja de gobiernos locales, distritales, regionales, e instituciones nacionales coexisten y se intersectan, pero escasamente dialogan entre sí y menos se articulan.

 


 

La Gran Caracas no posee un plan maestro. Tampoco tiene en la práctica una autoridad administrativa-gubernamental capaz de coordinar su preparación y aplicación. Los municipios que integran el territorio capitalino tienen lineamientos de planificación territorial que colidan entre sí, y los proyectos urbanos en su mayoría, no cumplen con los parámetros básicos de capacidad de cobertura de servicio que proyectan los entes prestadores.

 

Prima en el imaginario urbano de todos sus habitantes y gobernantes una noción de “gueto autoimpuesto”, y a lo largo de su historia reciente se han venido trazando líneas divisorias imaginarias y reales, bien por predisposición social o racial, por intereses económicos o por arreglos políticos.

 

Una suerte de incomprensión de su metabolismo y de lo que ocurre en su seno, impregna la agenda de decisiones que se han adoptado con arreglo a los ensayos de ordenación política territorial administrativa: gobernación de Caracas, gobernación de Miranda, gobernación de Vargas, división de municipios, Alcaldía Mayor, Alcaldía Metropolitana, Jefatura de Gobierno del Distrito Capital, etc.

 

Como consecuencia de tal desarticulación, existen áreas y ámbitos de actuación pública sin disposiciones normativas, se entrecruzan atribuciones, se conculca la necesaria colaboración y complementación interinstitucional, proliferan proyectos sin organización espacial, muchos sin pertinencia social, incluso sin factibilidad técnica.

 

Las instituciones del gobierno central, cuyo asiento se ubica en la capital de la República, precariamente gobiernan determinadas áreas de interés como los sistemas de transporte masivo, la dotación eléctrica, parcialmente el suministro de agua potable y los emprendimientos masivos de viviendas. Los gobiernos regionales y locales apenas medran de su presupuesto para sostener los compromisos burocráticos, mientras que las exiguas comunidades realmente organizadas en torno a los atributos del poder popular, exhiben pocos adelantos en términos de gestión de gobiernos comunales y casi no se relacionan entre sí.

 

Respecto de la impostergable necesidad de delimitar una morfología territorial para Caracas, con un régimen de autoridad claramente definido y acotado, está pendiente un descarnado y público debate en el que todas las fuerzas vivas de la región capital participen. Las decisiones por adoptar deben contar con un consenso entusiasta a nivel de la formulación colectiva y un mayoritario respaldo, en términos de su consulta y aprobación popular mediante referéndum.

 

En tanto ello ocurre, urge la conformación de una instancia de articulación institucional y apremia la designación de un alto comisionado para la elaboración y posterior implementación del Plan Maestro de la Gran Caracas. Todos los municipios capitalinos (Libertador, Sucre, Chacao, Baruta y el Hatillo) y sus alcaldías deben participar en dicha instancia, también las gobernaciones de Miranda y Vargas, el gobierno del Distrito Capital, los ministerios del gobierno central con competencias relacionadas con la gestión de ciudades, y por tratarse de una región capital, deben adicionalmente participar los municipios aledaños: los tres de los altos mirandinos, el eje Plaza y Zamora y el municipio Vargas.

 


 

Del mismo modo han de incorporarse las empresas públicas prestadoras de servicio, el poder popular, las casas de estudio, los centros de profesionales, los movimientos medioambientalistas y demás ONG´s con vinculaciones a la ciudad, en fin, deben asegurarse una amplia base social participante, con lo cual el instrumento de política urbana resultante sea objeto de una amplia anuencia, para posibilitar que, finalmente, sus lineamientos logren ser vinculantes y de obligatorio cumplimiento.

 

La no participación de algunos actores sociales o institucionales por motivaciones políticas debe interpretarse como un infantilismo ciudadano y cultural, pues existen, como en esto caso, temas y asuntos de orden ciudadano que no reparan de posturas partidistas y cuyo abordaje supone un compromiso ineludible, habida cuenta que propios y extraños, habitaremos y compartiremos irrenunciablemente este territorio, al igual que lo harán nuestros hijos porque nos une un pasado y una bandera común. Quienes impregnan de politiquería todos los asuntos de la vida cotidiana, peligrosamente hacen malabares al borde del abismo de la intolerancia xenofóbica cuyo derrotero es la aniquilación de todo quien discrepe de sus posturas, esto es, la barbarie.

 

¿Por qué oponerse a buscar consensos en temas donde indudablemente el deseo de bienestar prima en todos?, ¿Cómo negar el acercamiento y el diálogo entre habitantes de una misma ciudad que demanda transformaciones para instaurar una vida digna y satisfactoria para todos y superar la desorganización?

 

Por ello, la acción en conjunto habrá de fijar como norte el desarrollo de la región metropolitana de Caracas asumida como sistema dinámico y holístico, más allá de la simple suma y agregación de municipios que la componen.

 

Como producto esperado de la articulación institucional-ciudadana se debería obtener un plan rector y programas desencadenantes, a saber:

 

el Plan Maestro de la Región Metropolitana de Caracas;
el Programa de Movilidad Urbana;
el Programa de Desarrollo Económico Productivo;
el Programa de Ordenamiento y Ocupación Territorial;
el Programa de Servicios Públicos;
el Programa de Preservación y Manejo Medioambiental;
el Programa de Recreación y Espacios Públicos;
el Programa de Eficiencia y Soberanía Energética, y de Energías Renovables;
el Programa de Reciclaje, Reutilización, Manejo y Disposición de Desechos Sólidos;
el Programa de Preservación Patrimonial, Cultural y de Identidad;
el Programa de las Comunas y el Poder Popular.
 

De forma trasversal al plan y sus programas, debe promoverse el ‘Derecho a la Ciudad’ de todos sus habitantes por igual, y se debe afrontar las crecientes desigualdades con políticas sociales que garanticen un acceso de todos a los servicios básicos, a la sanidad y a la educación, tanto como asegurar el acceso universal y la participación de todos en la vida cultural.

 

Del mismo modo ha de fomentarse una colaboración estrecha entre Caracas, sus zonas de influencia y su entorno rural; y como idea fuerza medular, definir y promover el fortalecimiento del poli-centrismo dentro del área metropolitana, al tiempo que se obre en función de hacer la metrópolis lo más compacta posible.

 

La resultante del enfoque estratégico de la planificación abordada, ha de superar las fragmentaciones de las distintas visiones sectoriales y tener presente con valoración positiva, las tensiones presentes dado los criterios disímiles en cuanto a maximizar la inclusión social, apuntalar la sostenibilidad ambiental y las necesidades de crecimiento económico con justicia social.

 

La Gran Caracas ha de disponer sin dilaciones de un plan maestro que establezca el conjunto de directrices para el desarrollo de la ciudad, a lo sumo, durante los próximos veinte años, y a la postre, se logre empoderar a toda su ciudadanía de sentido de pertenencia e identidad común.

 

Le corresponde a los gobiernos locales y regionales, al Ejecutivo nacional y a las comunidades organizadas romper con la visión mercantil del ordenamiento de las ciudades que produce un territorio compartimentado, disfuncional y socialmente segregado, ecológicamente degradado y sin cohesión social, para promover un modelo de ciudad sustentable, equitativo, respetuoso del equilibrio ambiental, auspiciante de una cultura de urbanismo democrático, promotor de la descentralización y desconcentración para la equidad, socialmente integrado, justo e incluyente.

 



 

]]>
<![CDATA[Ozark, made in Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ozark-made-in-Venezuela-20181127-0110.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ozark-made-in-Venezuela-20181127-0110.html Semanas atrás terminé de ver una  serie en Netflix, de la que quedé enganchado, pues la trama consistía en cómo un contador lavaba el dinero de  un cartel de la droga mexicana con operaciones en los Estados Unidos;  un negocio rudo y riesgoso al que el protagonista involucró a su familia (esposa e hijos menores de edad) y del que no pudieron salir, por lo menos en las dos temporadas de la serie en cuestión.
Quizás en la tercera temporada salgan de escena, mueran o sigan creciendo en el “negocio familiar”, de lo que no me cabe duda es que al final la justicia los alcanzará y los malos perderán la batalla para que ganen los buenos entre comillas.
Así parece ser la historia que se desarrolla en este momento con el tema de la corrupción venezolana. Las reiteradas detenciones de ex funcionarios del gobierno en países como España y Estados Unidos, testigos protegidos que violaron las reglas y ahora se les incauta propiedades de lujos, caballos, relojes, autos, aviones, yates y pare de contar. Todo, producto de la bonanza petrolera y el descontrol de un gobierno que permitió que se enriquecieran a costilla de los pobres que sólo piensan en la caja Clap y en el Carnet de la Patria y no en el daño que produjo la corrupción.
Seguramente algún director con buena pluma e imaginación pudiera escribir unas cuantas temporadas con diversos actores y familias para los Ozark de corrupción venezolana como por ejemplo  el guión de la historia de un exescolta de Chávez que tuvo de “mérito” para llegar a la tesorería de la república haber sido golpeado accidentalmente en el ojo derecho por Hugo en un tradicional juego de fichitas, y tener por siempre ese remordimiento de haber sido el responsable de la pérdida del ojo. 
Aquel escolta de nombre Alejandro Andrade, le declaró a la fiscalía norteamericana que llegó a manejar mil millones de dólares en soborno;  políticos del gobierno y oposición  recibieron dádivas de ese “magnate”, hasta baratos salieron algunos que se conformaron con pasajes aéreos y apartamentos para vacacionar. Más temprano que tarde se conocerán todos los nombres de los “incautos y nobles” voceros de la patria.
Siguiendo los pasos los Byrder, el protagonista de Ozark, pero al estilo venezolano, también tocaría hacerle la historia  a  la enfermera de Chávez, casada con otro ex escolta. La pareja obtuvo tantos “méritos” que llegaron a ocupar cargos en la tesorería de la república y acumularon tanto capital producto de la corrupción que salieron mencionados en los “Panamá papers”.
Adrián y Claudia del combo de Andrade y del primer círculo del hoy fallecido Hugo Chávez, ahora piden clemencia para no ser extraditados a Venezuela porque temen por sus vidas, seguro tienen muchas cuentas pendientes.
Rincón, el petrolero de las bodas fastuosas; Villalobos el de la electricidad con chequera para opositores, Aguilera, Salazar, Ramírez, Farías y Rondón son algunos, de la larga lista, sobre los que los escritores y guionistas se deleitarían llevando sus historias a la pantalla chica internacional.  
En conclusión, estamos en presencia de tsunami de corrupción donde el que menos puja, puja una lombriz; hoy más que nunca ni la Cuarta, ni la Quinta son ejemplos de gobiernos transparentes, sin duda alguna tenemos que ir a un adecentamiento de la administración pública con principios, valores y controles. 
El país reclama, necesita, funcionarios honestos para superar esta tragedia. El Ozark made in Venezuela pica y se extiende.

]]>
<![CDATA[El 10 de enero no es definitorio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-10-de-enero-no-es-definitorio-20181127-0109.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-10-de-enero-no-es-definitorio-20181127-0109.html Hasta hace pocas semanas, importantes sectores de la oposición consideraban que la respuesta a los problemas por los que atraviesa el país se encontraría en una intervención extranjera o un levantamiento militar. Esto ha cambiado, y ahora son numerosos los voceros que se pronuncian a favor de una solución política, lo que se entiende como búsqueda de acuerdos entre las partes en conflicto para conciliar sus intereses.
Ahora bien, las soluciones a los problemas políticos y sociales no responden a un recetario, sino que tienen que resultar de un acto de construcción que requiere del uso de los mecanismos de la negociación para que las necesidades y expectativas de los diferentes factores puedan complementarse. De modo que una solución política no puede entenderse como la capitulación de una de las partes, sino que responde a un proceso de mutuas concesiones y de búsqueda de puntos de encuentro.
En la actualidad, en Venezuela, las nociones de “transición” y de “salida” corresponden a las propuestas de una de las partes en el proceso de negociación y, por lo tanto, no pueden ser consideradas como “la solución política” previamente determinada, que solo puede resultar de un proceso de conversaciones y de exploración de diferentes caminos y opciones.
En las condiciones de hoy, ninguno de los factores en pugna dispone de la fuerza necesaria para hacer prevalecer en una negociación su visión y modelo país, por lo que habría que proceder a la creación de compromisos de mediano y largo plazo en el que se compartan las estructuras de poder y se acuerde con sentido práctico la adopción de un sistema que sea aceptable, en lo básico, por los distintos sectores. Se debería entonces descartar el blanco y el negro, el todo o nada.
La toma de posesión presidencial pautada para el 10 de enero debe abordarse desde la perspectiva del proceso de construcción de una solución política y no como una fecha cataclísmica o definitoria. Recordemos que apenas se ha comenzado a retomar el proceso de negociaciones interrumpido en varias oportunidades, por lo que no puede esperarse que para ese momento ya se haya construido una solución.
La actitud de algunos países que anuncian la ruptura de relaciones diplomáticas para esa fecha va en el sentido contrario a la búsqueda de una solución política y sólo sirve para alimentar expectativas sobre soluciones de fuerza. El horizonte no serían los acuerdos de convivencia sino un supuesto derrumbe como consecuencia del aislamiento diplomático. El pronunciamiento de varios países de la Unión Europea ha generado un espejismo que luego traerá nuevas frustraciones. 
El aislamiento no es una solución política ni de ningún tipo. Es un problema. En este momento lo importante es reforzar las posibilidades de negociación y redimensionar este esfuerzo en una perspectiva de acuerdos de mediano y largo plazo. Una visión coyuntural no permite una “solución política”.
 

]]>
<![CDATA[PDVSA La Estancia: Brazo social y cultural de Petróleos de Venezuela. La utopía de lo posible]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/PDVSA-La-Estancia-Brazo-social-y-cultural-de-Petroleos-de-Venezuela.-La-utopia-de-lo-posible-20181128-0003.html http://www.panorama.com.ve//opinion/PDVSA-La-Estancia-Brazo-social-y-cultural-de-Petroleos-de-Venezuela.-La-utopia-de-lo-posible-20181128-0003.html Quiero relatar esta historia de una forma que permita captar lo que significó lograr ¨PDVSA LA ESTANCIA¨. No es fácil. Vamos a hacerlo desde el espíritu. El resto, lo encontrarán en los videos y fotos que aún quedan por ahí, pero sobre todo, lo constatarán a diario en las obras, que hoy los rodean a todos y todas.

Soy abogado por verdadera vocación, muy cercana al medio académico, por años, ejecutiva de Escritorios Jurídicos de prestigio, con dos cátedras universitarias. Ahora bien, en virtud del nombramiento de mi esposo, el Ingeniero Rafael Ramírez, como Presidente de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), en octubre 2004, luego de discutirlo entre ambos, concluimos que era necesario que me separase del ejercicio privado, pues podrían eventualmente en adelante surgir motivos de conflicto de interés, por ser la industria petrolera el mayor contratante de servicios en Venezuela.

No fue nada sencillo, después de tantos años y ya con una carrera andada, encontrarme ante una situación incierta.

Sin embargo, las mujeres tenemos una gran capacidad de adaptación a los cambios. Somos luchadoras y vamos hacia adelante. Quizás se trate de un instinto de supervivencia apegado a la defensa de nuestros hijos o hijas, pero era sobre todo, un acto de amor. Por eso, la situación planteada, mas que una angustia, debía convertirla en un reto, en una oportunidad extraordinaria de participar y de hacer cosas cualitativas por los demás.

Quise conocer a la empresa y sobre todo, a sus trabajadores y trabajadoras. Apoyar los eventos, las actividades organizadas para su ¨vivir bien¨. Ya estaba encargada del Centro de Educación Inicial ¨Fundación Guardería La Alquitrana¨destinado a los niños y niñas del personal del Ministerio, pero sabía que, ¡podíamos hacer mucho mas!

No soy el tipo de mujer ( y ésto no es una crítica para aquella que prefiera trabajar así), que hubiera querido participar a título de asistente en el Despacho de su esposo, él tampoco lo consideraba conveniente, así es que, buscamos un espacio distinto desde donde poder efectivamente ayudar a la gente.

Para ese momento, la empresa, había iniciado un proceso de descentralización de sus oficinas hacia las áreas petroleras, con la intención de entregar para fines educativos (universidades, escuelas técnicas), algunos de los edificios liberados. PDVSA se abría al pueblo.

En plena ciudad capital, que es una metrópolis, con su Valle engalanado por el cerro ¨El ÁVILA¨o, en nombre indígena Caribe ¨Waraira Repano¨ (¨Sierra Grande¨o ¨Tierra de Dantas¨), en la que confluyen autopistas en forma de ¨pulpo y arañas¨, altos rascacielos, y que hoy se extiende hacia las colinas y zonas de la periferia, hasta formar ¨La Gran Caracas¨, hay una Casa de origen colonial, complementada por quizás uno de los jardines tropicales mas hermosos que haya visto, que ha perdurado a pesar de estar circundada de intenso tráfico, altas torres de oficina y aceras abarrotadas de peatones.

Se trata de 3 hectáreas y media de terreno que se salvaron de la vorágine urbana, gracias a la lucha vecinal contra la decisión de entonces, de construir allí la sede de la industria petrolera PDVSA, que la había adquirido para tales fines.

Ésta, era ¨La Estancia¨, un sitio de protocolo, pocas veces había sido abierta al público, era destinada por la empresa a reuniones, eventos corporativos, relaciones interinstitucionales, exposiciones de diseño y a un pequeño ¨café¨. No tenía estructura organizativa de soporte de actividad permanente.

No había oficinas, sólo contaba con un personal exiguo y aislado. Aunque destacaba su jardinero, el señor José, campesino de origen, autodidacta y amante de la botánica, a la que cuidaba, sembrando y resembrando disciplinadamente, con extraordinarios resultados, gracias al abono que producía con sus gallinas y conejos, y al riego del agua de manantial proveniente de la ¨Quebrada Quintero¨de la montaña, cuyo tanque también mantenía con esmero.

Según señala su historia, la casa perteneció al Padre Sojo, tío de Simón Bolívar. Allí se formó la famosa ¨Escuela de Música de Chacao¨, que practicaba en el hoy ¨Jardín de las Flores¨, y de donde surgieron músicos de la talla de Vicente Emilio Sojo, a quien mas tarde, con otros, le hiciéramos un hermoso homenaje.

Se dice también que allí se tomó la primera taza de café en Caracas, lo cual explica que mas de 1500 plantas de ¨arábigo¨, aún la vistan. Luego, cuando hicimos el estudio histórico arqueológico para su rehabilitación, identificamos que ésta no sólo estuvo destinada a la producción de tan preciado elixir, sino también a la de la caña de azúcar.

Así, decidimos que me pusiera al frente de ese espacio para transformarlo, y convertirlo en ¨la utopía de lo posible¨, una institución al servicio del pueblo, abierta de par en par para el disfrute de todos y todas, ese fue mi reto.

La Casa, declarada Patimonio por el Instituto de Patrimonio Cultural, tenía que convertirse en uno de los pocos casos que, a nivel mundial, un bien de esa índole, se utilice de forma activa y no sólamente para visitas en masa, que al estilo juego de ¨baseball¨, dejan al estadio lleno de vasos, papeles y rayas. Nada les ata a ese lugar, salvo el momento de adrenalina y emoción que el partido brinde.

Para ello trabajamos muy duro, muchas horas diarias y todos los días de la semana. Ante todo, sería un espacio público, en el sentido de promover el uso del mismo de forma inclusiva. Se realizarían actividades culturales , para compartir sin discriminación la belleza de la creación venezolana, siempre desde nuestra diversidad.

Tales actividades se basarían en tres principios, en adelante siempre presentes en nuestro trabajo: la continuidad, la gratuidad y la altísima calidad. Lo primero, respondía al indicado carácter de servicio público y no sólo de ¨servicio al público¨que le dimos al espacio; por tanto, debía ser ininterrumpido y constante. Gratuito, porque se trataba de destinar efectivamente y gracias al nuevo régimen petrolero, parte de los ingresos de los hidrocarburos a la calidad de vida del pueblo. Y de muy alta calidad, pues consideramos que la cultura no podía estar circunscrita a las élites, sino a todos los venezolanos y venezolanas sin discriminación.

Al mismo tiempo, entendimos que teníamos en mano una fuerte responsabilidad. Un público, que acudía expectante a nuestros espacios, al cual nos debíamos. Para atenderlo, nuestra labor debía ser muy seria y respetuosa. No podíamos improvisar. Por tanto, no escatimamos esfuerzos en realizar investigaciones de fondo sobre nuestras expresiones culturales, apoyándonos en los expertos, e identificando a todo lo largo y ancho del país, las distintas manifestaciones patrimoniales venezolanas, sus peculiaridades y el por qué de cada una.

Por eso, trabajamos mayormente a través de ¨Festivales¨, que era una forma de democratizar la participación de los artistas, sobre todo, dando cabida a los de Origen popular, que no habrían nunca de otra forma, tenido manera de asistir a estas presentaciones. Cada uno de ellos se desarrollaba durante un mes, extendiendo la temática escogida a presentaciones, exhibiciones, talleres de baile, actividades infantiles, coloquios.

Nuestros artistas, ¨Premios Nacionales de Artes Plásticas¨, mucho de ellos muy mayores, y olvidados de la euforia cultural cotidiana, expondrían en nuestras salas (rehabilitadas para tales efectos), una retrospectiva de sus creaciones, para homenajarlos, a ellos, y al público, con un recorrido artístico formativo del espíritu. Así, pudimos presentar a Maestros de la talla de Jesús Soto, Alejandro Otero, Mateo Manaure, Omar Carreño, Manuel Quintana, Régulo Pérez, Mercedes Pardo, Luisa Ritcher, Alirio Oramas, Juan Calzadilla, Ramón Vásquez Brito, Lía Bermúdez, José Antonio Dávila. Otros, hoy también premiados, como Saúl Huerta y Ender Cepeda. Y otros Maestros como Francisco Hung y Gabriel Bracho.

Igualmente, los jóvenes y artistas menos conocidos tendrían dedicada la ¨Sala La Trilla¨, para colectivas o muestras unipersonales. Y la temática de contenido, nacional o mundial, así como, los trabajos manuales, experimentación, la fotografía, el arte conceptual; y, por supuesto, las costumbres venezolanas y muy en especial, la artesanía indígena y los juguestes de madera, también tenían su espacio, incluso al aire libre.

Tener una tarima con un público atento es una extraordinaria oportunidad para formar, así lo entendimos, de allí, la explicación detallada de cada presentación en los programas de mano y la presencia de personal guía impecable, excelentemente preparado en las áreas de competencia, con gran sentido cívico y capacidad de manejo educado del público. Con ello, logramos que un batallón de muchachos y muchachas, a la par que obtenían ingresos para continuar sus estudios, se formaran y divulgaran hacia sus compañeros, el apego a nuestros espacios, y a la cultura.

Nos contactamos con los Consejos Comunales, escuelas y liceos, para llevar en autobuses a las comunidades y grupos, que llegarían entusiasmados, ¨vestidos de domingo¨, para encontrarse con un recibimiento afectuoso, visitas guiadas e intercambio cultural.

En poco tiempo, la Casa estaba llena de gente, juntos, de todos los colores y estratos sociales. Fuimos ampliando la oferta. Los sábados y domingos en la tarde, lo dedicaríamos a los mas pequeños. Teníamos una lucha contra la exclusión social y la vida de los ¨mall¨, el abuso del celular por los infantes, que buscábamos fueran sustituidos por teatro infantil, como el tan querido¨Grupo Tilingo¨, circo, cine al aire libre, magos, cuentacuentos, bailes tradicionales, en un lugar seguro y al aire libre.

Decirles que en un año sólo en Caracas, porque luego nos expandimos hacia las comunidades y espacios rehabilitados, y hacia áreas petroleras en el interior, llegamos a realizar hasta 2300 actividades al año y a recibir casi 800 mil personas, era una señal inequívoca del éxito de la gestión.

Generamos un comportamiento ejemplar en nuestros visistantes. Los llamaban ¨los ciudadanos PDVSA La Estancia¨. Nunca encontramos un papel en la grama, nunca un rayón. Yo misma me encargaba de supervisar las áreas. Lo increíble, es que esta actitud se extendió hacia todos los espacios donde mas tarde incidiríamos.

Llegado un punto, y ante la inminencia de nuestra expansión, mas allá de los muros de nuestro jardín, hacia la rehabilitación de obras de arte público, como la Esfera Caracas, del Maestro Jesús Soto, el Abra Solar de Alejandro Otero, la Fisicromía de Carlos Cruz Diez, la Fuente de Santos Michelena y la construcción de ¨Pariata 57¨de Omar Carreño, todas en la Plaza Venezuela, y mas adelante, el Boulevard de Sabana Grande, entre tantos otros, era mas que indispensable definir teóricamente la Misión y Visión de la institución y generar una estructura que, por una parte, respondiera a la organización corporativa de su empresa de adscripción (PDVSA); y por la otra, a las nuevas funciones que estábamos asumiendo. Sería uno de los pocos casos en que la institucionalidad nacería de la experiencia, y nó viceversa, por lo que, su acción, además de adecuada a las leyes, sería sobre todo, legítima, o lo que es lo mismo, dotada de ¨autorictas¨ (autoridad, en virtud de sus resultados), que es lo que no se decreta, sino que se gana.

Así, delimitamos nuestros tres ejes de acción: el cultural, el de revalorización patrimonial y el social. Este último entendido como transversal, por ser el acompañamiento de los factores sociales, indispensable de cada una de nuestras actividades y proyectos, como garantía de sustentabilidad.

Lo mas importante fue el auspicio de mas de 800 grupos culturales en todo el país, los cuales, como contraprestación de nuestro apoyo, debían replicar sus actuaciones gratuitamente en las comunidades, así como, la creación de decenas de nuevos grupos culturales. Presentarse en nuestros espacios, era una plataforma para ellos.

Igualmente, inspiramos el surgimiento de nuevos sitios que, siguiéndonos, buscaban satisfacer las expectativas de sus comunidades. Apoyamos iniciativas de todo tipo. Promovimos proyectos culturales a lo largo y ancho del país.

En definitiva, hubo un ¨boom¨cultural en nuestras ciudades, hasta el punto que, desde el interior y en especial, de las áreas petroleras, se esperaba con ansias la apertura de nuestras sedes.

Así, abrimos en la otrora casa del gerente del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), (la Refinería mas grande del mundo), una hermosa sede de vista al mar y espacios aptos para la actividad de talleres, y para la inspiración. Mas tarde, otra en la Casa ¨Las Laras¨, antigua sede de la ¨Shell¨, en la avenida 5 de mayo de Maracaibo, para invitar al trabajador petrolero y a la colectividad, a difrutar de sus espacios de estilo antillano y verdes con énfasis en lo regional desde lo diverso venezolano.

PDVSA LA ESTANCIA, ¨Brazo Social y Cultural¨de Petróleos de Venezuela, oasis cultural, educativo, alegre, colorido y variado, logró sobre todo el apego humano, y al referirme a ello, estoy aludiendo al amor de su público, así como, de su personal, a quien, desde el principio transmití y acogieron como una regla de vida, lo que me enseñara mi madre, ¨trabajar se logra trabajando¨, por eso, no hacían mas que eso, y lo hacían con entrega. Sin ellos, sin su entrega, sin su participación cariñosa, no habríamos logrado la construcción de ¨la utopía de lo posible¨.

Porque, no era pensable que una Casa, propiedad de una corporación petrolera, se convirtiera en una institución pública, abierta, en una gestión inédita mundialmente, de la que todos los venezolanos y venezolanas nos debemos sentir orgullosos. Esta historia, nuestra historia la seguiré llevando a todos, para que quede plasmada esta experiencia de inclusión y democratización de los espacios y de la cultura.

]]>
<![CDATA[Elecciones otra vez, por Elías Jaua]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-otra-vez-por-Elias-Jaua-20181127-0106.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Elecciones-otra-vez-por-Elias-Jaua-20181127-0106.html Comenzó la campaña para elegir a los concejales y las concejalas en todo el país, en medio de esta gran batalla que estamos librando, como pueblo venezolano, por nuestro derecho a la paz, a la autodeterminación nacional y al ejercicio de la democracia protagónica establecida en nuestra Constitución Bolivariana de 1999.

Esta es la cuarta elección que se realiza desde la instalación de la actual Asamblea Nacional Constituyente. Recordemos aquel segundo trimestre de 2017 cuando, en el contexto de la violencia terrorista que amenazaba con llevarnos a una guerra civil, el compañero Presidente Nicolás Maduro Moros tomó la iniciativa constitucional de convocar al Poder Constituyente para salvar a la República del fratricidio.

El 30 de julio de 2017, la voz de millones venezolanos y venezolanas se alzó a favor de la paz, la estabilidad institucional y la ratificación del camino democrático electoral como única forma de decidir el destino de nuestra Patria, objetivos fundamentales de la convocatoria a Constituyente.

Con la próxima elección municipal del 9 de diciembre de 2018, se cumple todo el cronograma electoral que había sido alterado producto de la desestabilización política e institucional generada por las acciones inconstitucionales, ejecutadas por la mayoría parlamentaria opositora, desde el Poder Legislativo Nacional.

Pero más allá de este breve recuento histórico acerca de cómo hemos ido retomando el camino pacífico, democrático y electoral, considero necesario destacar el papel positivo que pueden cumplir las y los miembros de esta histórica institución, el Cabildo o Concejo Municipal, en pro de la construcción de nuevas relaciones de vida comunitaria, en medio de las dificultades actuales.

El Municipio es la unidad política primaria de la organización nacional, así lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 168, en tanto que es en las comunidades que integran esa unidad político territorial donde se desarrolla la vida cotidiana del pueblo venezolano.

Por lo tanto, si queremos promover la emergencia de una sociedad auténticamente humana, una sociedad socialista, es allí en el territorio de lo concreto donde se debe fundar las bases de esa nueva sociedad, es allí donde el pueblo debe construir las condiciones para vivir una vida humanamente gratificante, una vida bien vivida, como lo concibió nuestro Comandante Chávez.

Más allá de la discusión sobre su pertinencia o no, los Concejos Municipales están consagrados en el artículo 175 de nuestra Constitución Bolivariana de 1999 y por lo tanto sus miembros deben ser elegidos o elegidas por el pueblo. Aprovechemos la ocasión de esta campaña electoral municipal, para dimensionar la función de estas servidoras y de estos servidores públicos.

En tal sentido, me atrevo hacer las siguientes recomendaciones a los actuales candidatos y candidatas a las concejalías, sobre cuál debe ser el rol que deben jugar en este momento histórico:

Promover la emergencia del gobierno directo en las comunidades, a través de la conformación de las Comunas, como única manera de poder construir desde cada calle, cada barrio, cada urbanización las soluciones que faciliten la vida cotidiana y permitan el ejercicio protagónico del Poder Popular en los asuntos comunitarios.
Facilitar los procedimientos administrativos y organizativos para que las alcaldías cumplan su función básica de mantenimiento, limpieza, alumbrado y seguridad de calles, plazas, mercados, terminales, instituciones educativas, cementerios, parques, balnearios y otros espacios públicos permitiendo así que el pueblo pueda ejercer sus derechos al hábitat, al libre tránsito, a la recreación, al trabajo, al estudio, en fin, a la Ciudad.
Promover una cultura de la convivencia pacífica en la comunidad y en la familia, dedicando esfuerzos especialmente a las políticas de prevención contra toda forma de violencia contra la Mujer, los niños y las niñas. Garantizando los sistemas de protección oportunos y adecuados para ellas y ellos.
Promover las políticas preventivas contra el uso indebido de las drogas y gestionar los servicios de salud para el tratamiento de cualquier tipo de adicción y a las víctimas de la violencia.
Estimular y acompañar la organización de las comunidades para la producción de alimentos y otros bienes esenciales y orientar acerca de los mecanismos de apoyo y financiamiento que el Gobierno Bolivariano ha creado para tal fin.
Activar la contraloría social, junto al pueblo organizado, para garantizar la correcta distribución y funcionamiento de los servicios de agua, gas, electricidad, recolección de desechos sólidos y transporte.
Promocionar el patrimonio histórico cultural y religioso del municipio; la práctica deportiva; la sana recreación; la cultura del trabajo productivo y la honestidad. En fin, impulsar una nueva espiritualidad que nos permita reconstituir los tejidos de nuestra unidad nacional.
Futuros concejales y futuras concejalas, más allá de las funciones legislativas, de administración y control que están obligados a cumplir según el mandato constitucional, Uds. deben ser promotores y promotoras, desde abajo, de un nuevo modo de vida democrático, solidario, comunitario, socialista.

A mis camaradas de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela y del Gran Polo Patriótico, vaya nuestro reconocimiento por el coraje de asumir la defensa de las banderas de la Revolución Bolivariana en medio de la compleja situación económica y social. No se olviden de hablarle al pueblo de los problemas de la vida cotidiana y como junto a él podemos construir soluciones.

Nuestro pueblo necesita saber que sus dirigentes tienen conciencia de las dificultades que todos los días atraviesa la familia venezolana; demanda ser acompañado en su lucha diaria; quiere que escuchen sus propuestas para corregir errores y construir soluciones. Somos partes de un pueblo sabio y libre, confiemos en nosotros mismos.

Vamos pues candidatos y candidatas de la Revolución, vamos por el camino de Chávez a construir Poder Popular para despejar el horizonte de Venezuela. Así será.

]]>
<![CDATA[El Grupo de Lima o el Síndrome de la Cenicienta]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Grupo-de-Lima-o-el-Sindrome-de-la-Cenicienta-20181126-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Grupo-de-Lima-o-el-Sindrome-de-la-Cenicienta-20181126-0089.html Dos recientes declaraciones de gobiernos miembros del Grupo de Lima llaman a severa reflexión. 
Uno de ellos, el de Colombia, por voz de su embajador en Washington, afirma que no habrá salida posible en Venezuela sin la unidad de la oposición, mientras que el reciente vicepresidente electo de Brasil sostiene que el régimen de Nicolás Maduro Moros caerá por sí solo.
Lo insólito es la suerte de prórroga de legitimidad que el mismo gobierno colombiano, al que se le anticipa el presidente de Panamá, Juan Carlos Valera, le da a Maduro. En la práctica le consideran un demócrata hasta el venidero 10 de enero. Por lo visto y en un tris la magia democrática le dejará desnudo y en la calle, como a la Cenicienta, cuando las manecillas del reloj se junten a las 12 de la noche del día precedente, que será un miércoles.
El espectáculo no puede resultar más bochornoso. Si cabe – que si cabe – la imagen de un secuestro para describir la tragedia de los venezolanos, lo protuberante es que las agencias policiales que acuden al sitio del delito y lo constatan, ante la imposibilidad de avenirse para resolverlo, culpan a las víctimas. Tachan a los secuestrados por hacerles más gravosa la tarea, por no saber cómo burlar a quien los mantiene como tales y con uso de la violencia suma.
Así, han vuelto a sus andanzas, en terreno abonado, la comandita de rufianes que integran lo que queda en pie del Foro de Sao Paulo, en primer término, los impresentables expresidentes Ernesto Samper, de Colombia, Cristina Kirchner, de Argentina, y Dilma Roussef, de Brasil. Y entretanto Pedro Sánchez, de España, se apresura a visitar la Meca de la Paz en el Caribe, la sanguinaria Cuba de los Castro. 
Su canciller, Josep Borrell, no por azar insiste en que “la salida es política”, es decir y según sus palabras, “lo que salga tiene que salir de un proceso de diálogo entre los venezolanos”. 
¡En fin, que vean cómo se las arreglan!
Que cada uno cargue con sus problemas y no fastidie, parece ser la máxima de la diplomacia iberoamericana actual, sólo preocupada por los efectos de la diáspora que le incomoda en sus hogares. Nada más.  
Es eso lo que marca a este tiempo en el que hemos dado a Dios por muerto: Todo vale, todo cabe, hasta cambiar de sexo cada vez que se nos ocurra. Y en ese mar de incoherencias, el propio Borrell se permite criticar a Donald Trump, por querer arreglar los asuntos de su casa sin mirar a los terceros. No dice lo mismo, sin embargo, tratándose de AMLO, quien postula otro tanto para México. 
Lo del Grupo de Lima es de antología. Dará que hablar a quienes escriban su historia. 
Al inaugurar sus sesiones el 8 de agosto de 2017 sostiene de manera firme la existencia de una “ruptura del orden democrático en Venezuela”. Asume el compromiso de accionar para su “restablecimiento”. Y el 23 de septiembre considera que “su gobierno – el de Maduro - quebranta las normas constitucionales, la voluntad del pueblo y los valores interamericanos”. Más claro imposible.
Desde ese tiempo, en consecuencia, el dictador venezolano pierde toda su legitimidad democrática ante los demás gobiernos de la región. Les incomoda, con razón y derecho, que éste haya tirado por la borda el voto universal, directo y secreto, puerta de entrada a la experiencia de la democracia, una vez como forja a dedo su Asamblea Nacional Constituyente.
Luego vino el frenazo, el galimatías. ¿Quién hizo de gestor o de lleva y trae? Vaya Usted a saberlo.
El Grupo, llegado el 26 de octubre, pide ahora un acuerdo negociado entre las partes – entre el secuestrador y sus secuestrados – y “exhorta a las diferentes fuerzas de oposición a mantener su unidad”.  Al punto que el 23 de enero de este año, se desdice, ahora sí, palmariamente.  Al igual que Maduro, quien se burla de la Constitución, a los gobiernos reunidos en Lima les resultan exquisitas las categorías de la Carta Democrática Interamericana. Declaran, de suyo, tácitamente, que no hay más “ruptura” en Venezuela y tampoco que Maduro “quebranta las normas constitucionales”. 
Lo planteado, para lo sucesivo, es “el retorno a la normalidad democrática” luego del período de anormalidad existente. Todo queda en manos de Danilo Medina, presidente dominicano y del gran celestino de la narco-dictadura venezolana, José Luis Rodríguez Zapatero.
O la memoria del Grupo es corta o su fragilidad de principios es tanta que se revela incapaz de fijarle un norte a nuestras sociedades, un punto mínimo de discernimiento que las ayude a separar la paja del heno – no hablemos de distinguir las democracias de las dictaduras – o cuando menos a distinguir entre la decencia y la indecencia. 
¿No le basta, acaso, el deslave de impudicias para el que se juntan la ODEBRECHT, Lula da Silva y sus camaradas, y los cárteles colombo-venezolanos del narcoterrorismo? 
Han contaminado con sus crímenes y corruptelas a una parte importante de las élites en el hemisferio. Mas algunos observadores respetables - leo días atrás - prefieren pastorear nubes. Atribuyen a la crisis de bienestar el desencanto democrático y la amenaza de los Bolsonaro. No se dan por enterados del resto, del hartazgo, que es lo esencial. Nada les escandaliza que se negocie “políticamente” con los jefes del narcotráfico.  
 

]]>
<![CDATA[Veo, veo, por Carola Chávez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Veo-veo-por-Carola-Chavez-20181126-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Veo-veo-por-Carola-Chavez-20181126-0092.html Mediodía, salen los niños del cole. Como bandadas de periquitos llenan las calles del tricolor con sus morrales, de la alharaca de sus vocecitas repasando los cuentos del día.

 Me detengo cada día a verlos. Ellos me centran, me impiden ceder al desgaste que la guerra impone.

Hay cuatro liceos en un cruce de cuatro esquinas. Montones de muchachos salen y la calle se vuelve un bululú de empujones y risas, y no hay semáforo que valga, siempre sale un atolondrado que cruza corriendo, mirando al amigo que se queda en la otra acera, al que le grita el último cuento que no le pudo contar en clases. Una señora los espera cerca del semáforo, a la sombra de un roble enorme, con su mesita portátil llena de dulces caseros. A su lado el chichero, y más allá un señor que vende jobitos, ciruelas y mamones; cuando hay. Cuando no, siempre hay cocos para vender.

Dos niñas con moños de colores van dando brinquitos de la mano de su papá. Más allá, dos varoncitos de franela amarilla, con unas gorras de beisbol que les quedan enormes y les bailan en la cabeza. Siempre hay abuelas y abuelos haciéndole el quite a sus hijos ocupados, niños sortarios que salen del cole al delicioso abrazo de una abuela que huele a ají margariteño y cilantro, a sopita que espera en una casa donde si comen dos, comen tres y cuatro… Andando, pasan de largo por la parada llena de gente. Desde hace tiempo decidieron caminar las cuadras que antes recorrían en autobús. Los autobuses ahora son para los que van lejos. 

En la parada, profes y estudiantes esperan cruzando los dedos para que llegue primero un Yutong. Nada le gana a uno de esos autobusotes rojos que dan un buen servicio y son más baratos, pero antes del Yutong llegó un camión y dio la cola a un grupo de profes que se morían de risa cuando sus alumnos les hicieron la pata gallina para sus profes pudieran subir y al más gordo de ellos lo tuvieron que ayudar entre tres.

Una señora que miraba lo mismo que yo, me comentó indignada: “¡Qué desastre, a dónde hemos llegado! No sé de qué se ríe esa gente… conformistas… por eso estamos como estamos”. Yo, en cambio, en ese bululú veo vida, fortaleza, resistencia, inventiva, solidaridad. Veo un pueblo venciendo dificultades, pueblo que no se deja robar su esencia, que no se deja doblegar… Por eso estamos como estamos.

]]>
<![CDATA[Soborno político, por Jesús Castillo Molleda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Soborno-politico-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181126-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Soborno-politico-por-Jesus-Castillo-Molleda-20181126-0079.html La política venezolana esta tentada a la compra de conciencia desde los niveles más populares hasta los grandes magnates de los negocios. Un nuevo escándalo de manejo de recursos públicos exorbitantes vuelve a ocupar a la opinión pública, ahora le tocó al propietario del canal de televisión Globovisión y de la Compañía de seguros La Vitalicia, acusado por una corte federal de los Estados Unidos en la que además se involucra al ex tesorero del gobierno nacional Alejandro Andrade por manejo ilícito de recursos y compra de inmuebles. 
Ya es rutinario escuchar noticias de corrupción y compra de conciencia y al respecto muchos ciudadanos muestran poco interés por no comprender que la corrupción es una mala práctica que se debe enfrentar en todos los niveles desde el manejo de recursos de un consejo comunal, así como los recursos que se puedan administrar desde un Ministerio, Alcaldía, Gobernación, entes Descentralizados, entre otros. 

La corrupción está devorando a la sociedad civil y política y ya está presente en todas las instancias tanto públicas como privadas, se puede observar a diario en notarías, registros, hospitales, bancos, aeropuertos, terminales, intendencias, oficinas de catastro, cuerpos de seguridad, universidades, agencias de viajes, oficinas de ventas de timbres fiscales, en las oficinas de tramites de cédulas de identidad, pasaportes, permisos, para el trámite de solvencias, inclusive hasta para la compra de una línea telefónica, y es una práctica que se expande como una epidemia en la cual no existe  voluntad para frenarla o erradicarla.

El soborno político ha servido para que muchos políticos emigren de un partido político a otro como una especie de subasta pública en la que se van al partido o movimiento que oferte mejor y asegure mejores beneficios, es la razón por la cual se ven a políticos que hoy pertenecen a una tolda política, luego aparecen apoyando otra y de repente están en otra y al final terminan estando con el mejor postor, tipo subastas públicas de la venta de inmuebles, joyas, acciones, lo que ha traído como consecuencia un declive de las ideologías partidistas que han sido sustituidas por las ideologías financieras. 


El soborno político ha sido una práctica en la política venezolana para conseguir un cargo o un beneficio de las instituciones públicas en las que se exige un grado de fidelidad partidista o intercambio de data electoral no solo para para obtener un cargo sino para permanecer en éste, el sobornado termina aceptando porque se justifica en que si no lo hace no logra concretar el trámite que inició, y que no le queda otra que ser parte del soborno para lograr avanzar, lo que complica aún más vencer la corrupción en Venezuela. 


A solo dos semanas de realizarse las elecciones a concejales en Venezuela ya se observa por parte del gobierno nacional como usan el CLAP, carnet de la patria, pensiones, ferias de comidas y el esperado bono navideño como mecanismos de soborno muy bien practicado en procesos electorales. El soborno seguirá agarrando fuerzas mientras la crisis económica se siga agudizando y puede formar parte de la vida cotidiana de los venezolanos que sientan que sin soborno no lograrán solucionar nada. Como lo dijo Morelba Monsalve “Los sobornos existen desde la época Romana y los sobornados son más antiguos”
 

]]>
<![CDATA[El polo de los corruptos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-polo-de-los-corruptos-20181126-0087.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-polo-de-los-corruptos-20181126-0087.html La afamada periodista venezolana Angie Pérez, radicada en los EEUU y ganadora de un premio Emmy, publicó el domingo pasado a través de una red social el estado de una cuenta corriente del dirigente opositor Julio Borges en un banco internacional de acuerdo con el cual el ex presidente de la Asamblea Nacional posee mil millones de euros sólo en esa cuenta.


El monto es realmente sorprendente: ¡mil millones de euros! por lo que uno puede sospechar que a la galardonada fablistana le pudieron haber metido un “paquete chileno” ¿Se le paga tanto dinero a un cipayo por vender a su país? Pero el silencio en torno a la noticia que, para cuando escribo, no había sido ni siquiera negada, resulta aún más sospechoso en un país en el que la corrupción sigue siendo tolerada, dispensada y en ocasiones premiada. 


Los venezolanos nos preguntamos cómo paga Julio Borges su permanente tour por el mundo para que se mantenga el bloqueo económico y financiero a nuestro país e incluso se piense en una posible invasión militar extranjera, pero con mil millones de euros en una sola cuenta podrían no sólo pagarse los gastos personales de Borges sino atender las necesidades humanas más apremiantes de la militancia opositora.

Esta nueva revelación de Angie Pérez, que es algo así como la peor pesadilla de la farándula venezolana por los escándalos que deja a su paso por las redes, se suma al hecho cierto de que el yerno de Antonio Ledezma fue acusado y detenido en España por el lavado de millones de euros provenientes de la corrupción.
¡A ver! Julio Borges y Antonio Ledezma, la dirigencia opositora en el exilio, la misma que pide sacrificios a los venezolanos, que resistan la pesada crisis económica propiciada por ellos mismos para tumbar al Gobierno, se han forrado en euros en nombre de la lucha contra la dictadura castrochavista.
Esta misma semana se informó, además, que la Fiscalía española está a favor de que ex funcionarios venezolanos, que prestaron servicios durante la presidencia de Hugo Chávez, y que se encuentran presos en ese país acusados por casos de corrupción, sean traídos a Venezuela para que sigan lo juicios en el territorio de la República.
El daño patrimonial, los montos de los casos de corrupción por los que son señalados varios ex funcionarios chavistas, algunos de ellos radicados ahora en Europa y en los EEUU, así como las denuncias por los robos a Pdvsa y otras dependencias son realmente obscenos.
En EEUU se han abierto juicios a varios políticos y empresarios venezolanos por investigaciones fiscales que los vinculan con el lavado de millones de dólares provenientes de la corrupción, de los robos al patrimonio de todos nosotros que hoy no tenemos para llegar al fin de mes.
Si bien es cierto que nuestro país está siendo sometido a una guerra económica que se expresa en la manipulación grosera del precio del dólar en bolívares y el bloqueo a las actividades financieras y comerciales de la República, no es menos cierto que, parafraseando al Chino Valera Mora, los mil veces malditos corruptos nos hacen más daño y se vuelven los cooperadores necesarios en la guerra contra Venezuela.
Ya sea azul o roja, amarilla, blanca o anaranjada, la corrupción y la incompetencia e ineficacia que suelen estar asociadas a ella es el cáncer de la República y se alimenta de silencios cómplices, de solidaridades automáticas por razones partidistas, de impunidad y de cierta toleración que la estimula y la hace pasar como “normal”, como “inevitable”.
Antes los nuevos gobiernos por lo menos se ocupaban en denunciar la corrupción de los anteriores, aunque fuera para salvar sus responsabilidades, pero cada vez son más frecuentes los comentarios y denuncias sobre dirigentes del chavismo y la oposición que se niegan hablar entre ellos de los problemas de los venezolanos, que se suponen en polos antagónicos e irreconciliables, enemigos declarados, se entienden de maravillas en los negocios con la cosa pública ¿Hasta cuándo? 
 

]]>
<![CDATA[La fuerza de la Revolución, por José Vicente Rangel]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fuerza-de-la-Revolucion-por-Jose-Vicente-Rangel-20181123-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-fuerza-de-la-Revolucion-por-Jose-Vicente-Rangel-20181123-0069.html  1) ¿Por qué se mantiene en pie el proceso revolucionario que se inicia en Venezuela --por la vía del voto popular--, con el ascenso al poder de Hugo Chávez en el año 1.999? En casi 20 años de ejercicio continuado, en medio de todo tipo de dificultades, del acecho de múltiples enemigos y en un contexto de debilidades económicas e institucionales, el proceso bolivariano ha logrado sobrevivir, e, inclusive, plasmar logros impresionantes en materia social y de participación ciudadana.
 Un proceso que ha sabido hacer frente a las múltiples agresiones de los gobiernos norteamericanos, a las conspiraciones internas apoyadas por los organismos de inteligencia internacionales, a la conjura de factores internos, tanto la vieja partidocracia como el sector empresarial, y que, igualmente, desafió una cúpula militar pentagonizada que operaba como escudo de un oprobioso sistema económico-político, sin duda responde a las características un hecho histórico proveniente de su estrecha relación con los ciudadanos.
     2) Otro proceso no hubiera soportado el feroz ataque del enemigo --o de los enemigos. En la región el caso solo es comparable al de la Revolución Cubana, que pudo encarar, exitosamente, el desafío de poderosos intereses. La revolución bolivariana hasta ahora lo ha conseguido pasando por las pruebas más exigentes. Ejemplo: el golpe del 11 de abril de 2002, liderizado por el gobierno norteamericano, que contó con el apoyo de la cúpula  militar de la época, de signo puntofijista, que controlaba a la Fuerza Armada a través de la Misión  Militar de USA, instalada en el propio Fuerte Tiuna; la huelga que paralizó la industria petrolera y afectó severamente sus instalaciones; las acciones terroristas contra instalaciones  públicas y misiones diplomáticas; las guarimbas que mantuvieron en estado de zozobra  a la colectividad nacional, y el más reciente evento terrorista, preparado con amplia colaboración de gobiernos extranjeros. Me refiero al magnicidio en grado de frustración contra el presidente Nicolás Maduro, y, prácticamente, contra toda la dirección política del Estado y el Alto Mando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
     3) ¿Por qué ha salido airoso el proceso revolucionario, su gobierno, ante semejantes desafíos? ¿Cuál es la razón de que hasta ahora haya sorteado el peligro y derrotado a los inspiradores? ¿Por qué la crisis económica y la guerra desatada por el bloqueo que desata el costo de la vida y priva a los ciudadanos de recursos vitales, no ha desencadenado una protesta popular, una insurrección nacional? ¿Cuál es el motivo por el que la mala situación económica, la escasez, la inflación desbordada, no se convierten en rechazo electoral y en beneficio para la oposición cada día más disminuida?
      4) ¿Qué determina que los propios errores del proceso, aquellos en los que incurren sus dirigentes no repercutan negativamente como suele ocurrir en otros países? ¿Que lo inmuniza? ¿Acaso las banales explicaciones de los adversarios que achacan el fenómeno, al ventajismo oficial, y a otros tantos argumentos con igual formato? Los que quieran engañarse con este tipo de explicación balurda, que lo hagan. 
Pero creo que la explicación está en esta frase de André Malraux: “La esperanza es la fuerza de la revolución”. No son las armas, ni los recursos financieros, ni las lucubraciones teóricas, ni las maquinarias. Es la esperanza lo que despierta en el ser humano la voluntad de cambiar el sentido de la vida, el reencuentro con la realización plena de las aspiraciones más elementales. Por eso la importancia de no defraudar que corresponde al liderazgo. De alentar --incurriendo en torpes errores-- la frustración del ser humano y acabar con la esperanza que, como dice el refrán popular, es lo último que se pierde…
  Claves secretas
• *LOS CONTRASTES en la manera de reaccionar ante “la planta insolente del extranjero”, son evidentes. Contraste entre la reacción de  la nación venezolana, de su pueblo y de las figuras más representativas de la sociedad respecto al bloqueo de las potencias coloniales de que fue objeto Venezuela, a comienzos del siglo 20 --durante el gobierno de Cipriano Castro--, y la actitud que hoy mantienen dirigentes políticos connotados…

*NADA MÁS y nada menos que dos personajes emblemáticos de la época pusieron de lado sus diferencias políticas con el gobierno, el médico José Gregorio Hernández y el opositor impenitente, el “Mocho” Hernández --preso en el momento de los acontecimientos--, para repudiar la agresión y participar en una magna manifestación de cien mil personas, dispuestas a sacrificarse en defensa de la patria…

*ELEAZAR DÍAS RANGEL --director de este diario--, aludía en su columna dominical en este diario, a lo sucedido y lo comparaba con lo que hoy ocurre. Al contraste deprimente entre una oposición reblandecida, postrada ahora ante la “planta insolente”, y la digna actitud en el pasado de los Hernández --y de miles y miles de venezolanos dispuestos a todo-- para defender la patria…

*¿QUÉ HA pasado? ¿CÓMO EXPLICAR tan notable diferencia?...

*¿QUÉ RESORTE ético y moral se relajó para que ese sector nacional, coludido con poderes internacionales, haya llegado a los extremos deplorables que hoy exhibe? Habrá que investigar a fondo a la hora de fijar responsabilidades a fondo…

*MISTER TRUMP se pasea por el mundo como un guapo de barrio. Arrogante. Despreciativo. Ofendiendo a diestra y siniestra. Por igual insulta a gobernantes de otras naciones. A instituciones religiones. A organizaciones políticas y sociales, mientras California es devorada por el fuego…*EL OBJETIVO de sus descargas consiste en atemorizar a presuntos o reales adversarios. Pero entre éstos los hay que sucumben ante la agresión del supremo policía del mundo y los hay que reaccionan con dignidad. En todo caso, la línea adoptada por el huésped de la Casa Blanca tiene efectos que se vuelven en contra del personaje. Comenzando por el creciente repudio que genera su actitud, su lenguaje escatológico, su concepción cloacal de la política, entre sus compatriotas. Al extremo de que ha logrado la hazaña de dividir, tajantemente, a los norteamericanos, como lo revela la elección de mitad de período del Congreso…

*EN EL programa de televisión (Canal 8), “Como ustedes pueden ver”, de los Robertos, se hacía una observación a la que atribuyo absoluta pertinencia. Se trata de la denuncia sobre el tratamiento de los problemas que encaran los ciudadanos de a pie. Que tienen que ver, particularmente, con la especulación y el costo de vida. Está claro para todos que los mecanismos creados por ley para  hacer frente a la dramática situación, generada por la guerra económica, han fracasado. Que, pese a los esfuerzos del gobierno, la situación de indefensión de la gente sigue vivita y coleando…

*HAY QUE reconocerlo, y el primero que tiene que hacerlo es el propio gobierno. Ya no es que semanal, o mensualmente, los precios de los artículos de primera necesidad se disparan. Ahora es a diario, hora tras hora, lo cual genera un estado de desesperación en el pueblo que no encuentra qué hacer. Y lo más grave del problema es que la colectividad se siente desamparada por el gobierno, por las autoridades competentes…*¿QUIÉN LE pone el cascabel  al gato? Tiene que ser  el gobierno, todos los organismos de Estado: presidencia de la República, ministerios, Asamblea Constituyente, Gobernaciones, Alcaldías, FANB, etc. Todo el poder del Estado que, en forma rotunda, aplaste a las mafias, al Estado delincuente que se ha estructurado bajo el paraguas de la corrupción y la impunidad.-


 

]]>
<![CDATA[La región al desnudo, por Maryclen Stelling]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-region-al-desnudo-por-Maryclen-Stelling-20181123-0078.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-region-al-desnudo-por-Maryclen-Stelling-20181123-0078.html En Buenos Aires tuvo lugar recientemente  la 8ª Conferencia Latinoamericana de Ciencias Sociales y el Primer Foro mundial del pensamiento crítico.”  

Se acometió el  análisis de la coyuntura actual, con especial atención a la situación de Brasil y Argentina, abordando “Democracia, ciudadanía y estado de excepción”, en el primer caso; y “Capitalismo, neoliberalismo y crisis de la  democracia, en el segundo.  Se sintió la ausencia ¿casual? de Venezuela, un caso central para la región.

Academia  y política caminaron de la mano en un intento de dar respuesta al crítico momento histórico que vive la región.  
Sin pretensión de   exhaustividad, destacaremos algunas de las discusiones que abordó Clacso 2018. Gobiernos progresistas y pensamiento crítico,  Progresismo y libertad.  Descolonizar el mundo y El futuro de la izquierda y de la dignidad humana.  
Construir un mundo de iguales,    Un mundo sin excluidos ni desplazados y La igualdad explicada al 1% más rico de la humanidad.   ¿Puede sobrevivir la democracia a tanta desigualdad?,  La lucha por la paz y la justicia: un imperativo ético;  Actualidad de las luchas sociales y políticas en América latina y el Caribe,  Movimientos emancipadores de América latina.  Medios, poder y disputas por las hegemonías, Comunicación política y democracia y Comunicación política digital.  América latina: miedo, esperanza, utopía. 

El miedo es el sentimiento que recorre la región de la mano de la frustración,  la desesperanza y la desmesura.  Es innegable un  fuerte marco de conflictividad, crisis y disputa ante el modelo progresista y la emergencia del mesianismo de derecha con fuerte apoyo popular.  
Como se destacó en el Foro,  la dinámica política, galopando a un ritmo muy acelerado, da cuenta de una suerte de declive del progresismo. Se levantaron importantes interrogantes. ¿Repliegue del progresismo latinoamericano?  ¿Enfrentamos una  oleada conservadora neoliberal?  ¿Se movilizan el odio, y el resentimiento,  fundado en la negatividad y rechazo emotivo a corto plazo?

Las y los intelectuales  latinoamericanos están obligados a dar  cuenta de tal fenómeno y, además,  deben  abordar la construcción de un marco de referencia crítico de la realidad que vive la región. 
Igualmente es imperante la elaboración de una narrativa desde una perspectiva latinoamericana  y de un sentido desde nuestros espacios, historias y vivencias.


 

]]>
<![CDATA[Mapeando la microeconomía]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mapeando-la-microeconomia-20181123-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mapeando-la-microeconomia-20181123-0079.html Una lectura a la realidad económica de la nación nos da cuenta de lo compleja y difícil que está la situación. El estado de ingobernabilidad es severo y el descontento de la población crece exponencial al paso perverso de la hiperinflación. 
Quienes gobiernan no muestran capacidad oportuna para dar repuesta a los ciudadanos y la demanda de estos se diluye entre la carencia de equipos, experticia y recursos. Es la repuesta de un aparato burocrático montado principalmente para mantenerse en el poder. ¡La mantenencia es su consigna! A costa incluso del  martirio de la desconcertada población. 
Quien carga con el sacrificio a sus espaldas… resignada y perturbada. Puesta siempre su pensamiento en la esperanza que algún día se resolverán los problemas. 
Piensan que alguien pondrá coto a esta tragedia griega de la cual no tienen la culpa ni siquiera sus antepasados. Sienten que es un karma budista o una maldición  china milenaria. 
 O son las siete plagas de Egipto. En fin, muchos creen que es un castigo del más allá. Y que la intervención de otros superará el drama que hoy vive.

     Una terrible dicotomía entre el discurso de gobierno que apunta a beneficiar a la clase D y E y sus escalofriantes efectos y resultados. Alrededor del 75% de la población es hoy más pobre de lo que era hace 20 años. 
Aquí están los barrios marginales, los asalariados, empleados, trabajadores, educadores, jubilados-pensionados  y la economía informal. Los buhoneros y los mendigos. Salario mínimo 1800 bolívares mensuales. O sea, casi 7$. Quienes estoicamente aguantan el inhumano chaparrón de daños, penurias y calamidades. 
 No escampa, y cada vez llueve más fuerte. El aguacero se ha convertido en tempestad y la gente corre a refugiarse en la migración de hijos y familiares, reduce alimentos, disminuye los medicamentos y muchos solo hacen una o dos comidas. 
De la clase media solo queda la alta que junto a la clase “A” vive de los negocios de compra y venta, la comercialización de divisas y de sus rentas, bienes y ganancias bancarías. Industriales y comerciantes de alimentos, medicinas, los banqueros y los importadores en general.

          Me comentaba hace días un comerciante amigo “la cosa esta difícil pero estoy ganado buen dinero.  Trabajo más… pero no me puedo quejar”. Importa aceites, cauchos y repuestos. 
Como se conoce el comerciante venezolano es vivo, trabajador y supera riesgos. ¡Sabe de su negocio! Los que están pasando las de Caín son los propietarios de negocios de calzados, vestidos, regalos, joyerías, librerías, bisuterías, telas, pinturas y cosméticos. 
Los constructores, productores del campo, la cadena cárnica y otros. ¿Cómo voltear esta situación hiperinflacionaria que reduce el consumo y polvoriza el bolívar sin compasión ni disimulo? Una población asalariada que usa sus aguinaldos y utilidades de fin de año para completar los costos de la comida y la medicina. 
A ojo de buen cubero,  un 20% de la población mantiene la economía de la nación. Ellos son los que llenan los restaurantes, hacen fiestas, venden  y compran vehículos, asisten a los clubes y siguen un ritmo de consumo tradicional. ¿Les ha pegado la crisis? ¡Claro que sí! pero sus recursos y negocios les hacen aguantar esta honda crisis económica.

      Por otro lado, el gobierno no tiene control sobre la economía. No obstante, el modelo lo proclama. Cuya dinámica y comportamiento funciona a ritmo de la iniciativa y acciones del sector productivo. 
Posee un aparato burocrático donde reina la corrupción, la malversación de recursos y la desidia.  La matraca, el bájate de la mula y la mordida prevalecen  sobre las metas oficiales. 
Actitud corrupta y bandolera de militares y empleados públicos que derogan los efectos de la fiscalización e inspección. 
¡Anulan las funciones de la SUNDDE! Además, los ciudadanos carecen de una cultura del consumo consciente que reclame, proteste y provoque la no compra colectiva de un determinado producto; tal como lo hacen en los Estados Unidos. 
Esta realidad, obliga al gobierno a concretar un pacto de dando y dando con el sector productivo. Si quiere bajar la hiperinflación y acabar con esta dislocada economía.  

 

]]>