Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Sat, 24 Aug 2019 09:00:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Winnipeg]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Winnipeg--20190823-0091.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Winnipeg--20190823-0091.html España y Chile sufrieron mucho, muchísimo. Ojalá los venezolanos que tanto hemos sufrido en el inicio de este siglo XXI encontremos mejores maneras de superar nuestra crisis que los españoles en 1936 o los chilenos en 1973.

 

Termino de leer la última novela de Isabel Allende. Se llama: “Largo pétalo de Mar”. El título es tomado de una frase del gran poeta chileno, premio nobel de literatura, Pablo Neruda, que describió a Chile, su país, como un largo pétalo de mar y nieve”

Isabel Allende nació en Perú, creció en Chile. Después del golpe militar de 1973 que derrocó a Salvador Allende, se asiló en Venezuela como tantos de sus compatriotas. Hoy vive en California, Estados Unidos y es una de las más notables escritoras en lengua castellana, premiada con la medalla de honor del National Book Award en Estados Unidos por su gran aporte al mundo de las letras.

La novela tiene que ver con el terrible sufrimiento de una familia republicana española víctima de la guerra civil que ocurrió en España entre 1936 y 1939. Allí, en esa excelente novela, aparece descrito el horror de esa guerra fratricida que duró tres años, que causó un millón de muertos y que desembocó en una larga tiranía que se extendió por cuarenta años.

Cuenta Isabel Allende el sufrimiento causado por la guerra. También describe la tragedia que significó la derrota de las fuerzas leales a la República y el drama de la emigración a Francia, acribillados por aviones italianos y alemanes y recibidos con maltratos de toda índole en campos de concentración. Y, por si fuera poco, el inicio de la segunda guerra mundial.

El Poeta Neruda que para la época desempeñaba responsabilidades diplomáticas en Paris logró fletar un barco, el WINNIPEG que llevó a más de dos mil españoles rumbo a Valparaíso, Chile. Allí viajaron aquellos pobres exiliados a buscar la paz y la libertad que les negaba su país. Fueron recibidos con la proverbial hospitalidad chilena y se integraron en la vida social de Chile durante varias décadas hasta que vino el golpe de estado que derrocó al Presidente Allende. Volvieron a vivir la tragedia de la persecución, de los campos de concentración, de las torturas, de los fusilamientos sin formula de juicio.

“Un viaje a través de la historia del siglo XX de la mano de unos personajes inolvidables que descubrirán que en una sola vida caben muchas vidas y que, a veces, lo difícil no es huir sino volver”.

España y Chile sufrieron mucho, muchísimo. Ojalá los venezolanos que tanto hemos sufrido en el inicio de este siglo XXI encontremos mejores maneras de superar nuestra crisis que los españoles en 1936 o los chilenos en 1973.

Seguiremos conversando.

Ifedec
@EFernandezVE

]]>
<![CDATA[La salvación está en el amor]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-salvacion-esta-en-el-amor-20190824-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-salvacion-esta-en-el-amor-20190824-0001.html En una de las páginas más bellas de su libro, “El hombre en busca de destino”,  donde Viktor Frankl narra los tres años que vivió en Austwitz, posiblemente el más terrible de los campos de exterminio nazi,  cuenta cómo descubrió que la salvación del hombre está en el amor y a través del amor: “Mientras marchábamos a trompicones durante kilómetros, resbalando en el hielo, mi mente se aferraba a la imagen de mi mujer, a quien vislumbraba con extraña precisión.

La oía contestarme, la veía sonriéndome con su mirada franca y cordial. Real o no, su mirada era más luminosa que el sol del amanecer.

Por primera vez en mi vida entendí la verdad  de que el amor es la meta última y más alta a que puede aspirar el hombre.

Fue entonces cuando comprendí cómo el hombre, desposeído de todo en este mundo, todavía puede conocer la felicidad –aunque sea sólo momentáneamente- si contempla al ser querido.

Cuando el hombre se encuentra en una situación de total desolación, cuando su único objetivo es limitarse a soportar los sufrimientos correctamente –con dignidad- ese hombre puede, en fin, realizarse en la amorosa contemplación de la imagen del ser querido…No sabía si mi mujer estaba viva,  pero para entonces ya había dejado de importarme, no necesitaba saberlo, nada podía alterar la fuerza de mi amor, de mis pensamientos o de la imagen de mi amada.

Si entonces hubiera sabido que mi mujer estaba muerta, creo que hubiera seguido entregándome  a la contemplación de su imagen y que mi conversación mental con ella hubiera sido igualmente real y gratificante”.

El modo en que el hombre acepta el sufrimiento le brinda una oportunidad de dar a su vida un sentido más profundo.

Puede conservar su dignidad, su generosidad, o bien, en la dura lucha por la sobrevivencia, puede convertirse en un ser peor que el más cruel de los animales.

Frankl recuerda cómo había compañeros prisioneros, los “capos”   que mostraban una crueldad incluso superior a la de los guardias nazis, pero había otros “que iban de barracón en barracón consolando a los demás, dándoles el último trozo de pan que les quedaba.

 

Dostoyevski dijo: “sólo temo una cosa: no ser digno de mis sufrimientos”, y estas palabras – escribe Frankl- “retornaban una y otra vez a mi mente cuando conocí a aquellos mártires cuya conducta en el campo, cuyo sufrimiento y muerte, testimoniaban el hecho de que la libertad íntima nunca se pierde.

Los prisioneros  eran  hombres normales, pero algunos de ellos, al elegir ser dignos de su sufrimiento,  atestiguan la capacidad humana para elevarse por encima de su aparente destino”. 

 El mensaje de Frankl es claro y muy  necesario en esta Venezuela  tan atribulada: por muchas que sean las desgracias que se abatan sobre una persona, por muy cerrado que se presente el horizonte en un momento dado, siempre le queda al hombre la libertad  de actuar conforme a sus principios. Podrán arrebatarle todo, menos su dignidad y su libertad.

Además,  el amor siempre  ofrece  una razón para vivir y  soportar los sufrimientos. Por ello, en los momentos tan difíciles que vivimos, cultivemos el amor en la pareja, en la familia, con los amigos, propaguemos con pasión el amor a Venezuela, pues nos brindará un refugio para sobrevivir con dignidad y con alegría y hará que nuestros sufrimientos y trabajos por reconstruir el país tengan un sentido aunque se sigan postergando incomprensiblemente las anheladas soluciones.

De este modo también estaremos derrotando a los sembradores de crueldad y sufrimiento.

 

pesclarin@gmail.com

@pesclarin      

www.antonioperezesclarin.com

]]>
<![CDATA[Sigamos conversando]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sigamos-conversando-20190822-0047.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sigamos-conversando-20190822-0047.html Cualquiera que haga el ejercicio de diseñar un plan de recuperación económica, tiene que tener como variable fundamental el cambio de gobierno. Dicho de otro modo, todo es irrelevante si pensamos propuestas que implemente el gabinete Ejecutivo de Nicolás Maduro, pues, las medidas económicas que a ellos les agradan no son las que apuntan a restablecer la confianza y  reanimar la economía; sino que dirigen todo su esfuerzo en ordenar una política económica que simplemente los mantenga en el poder a toda costa.

 

Podríamos mencionar las medidas -dislate tras dislate-  que solamente han servido para confirmar que no comprenden ni respetan la ciencia económica, pero es llover sobre mojado. Los parapetos que instruyen como planes económicos nos han convertido en unos de los países más pobres de la región y el principal problema de la misma. 

 

Se siente una tensión en todo el país que no permite planificar ni siquiera por una semana. La política de la razón se extravió y poco sentido común nos acompaña por estos días. Pareciera que la perversión se apoderó de todos los espacios y el Ejecutivo no quiere revitalizar a la moribunda economía.

 

Sin embargo, fue esperanzador enterarnos de que se siguen haciendo esfuerzos para alentar el diálogo y, además, Estados Unidos ha tomado contactos al más alto nivel y probablemente pueda surgir una solución para destrabar la crisis política. Todos los esquemas de negociación gozan de buena salud y se debe seguir apostando a las conversaciones porque la ciudadanía está cansada del sufrimiento y la destrucción.

El país no resiste tanta división y odio, por ello, la alternativa democrática que representa la oposición no puede alimentar lo que pretende acabar.  Tenemos una situación extremadamente crítica que no soporta más violencia, confrontación y hostilidad. Promover iniciativas bruscas solamente traerá más tensiones paralizantes.

 

Ciertamente, si deseamos un país que restablezca su estado de derecho, separación de poderes, economía moderna, disminución de la pobreza, recuperación de la confianza, perspectiva saludable del futuro, estamos obligados a buscar la reconciliación, el perdón e inmensos sacrificios.

 

Para que midamos un poco cuánto empeño y trabajo que necesitamos les dejo un ejemplo: Mauricio Macri ganó las elecciones presidenciales en el 2015 y terminó con 12 años de kirchnerismo. Pero en unos meses tiene mucho riesgo de perder las elecciones presidenciales y que regrese el kirchnerismo. Aparentemente, no le alcanzaron 4 años para convencer de que su propuesta de país era más venturosa que la corrupción de Cristina y compañía. Por su parte, nosotros llevamos 20 años de chavismo, lo que ha significado mayor nivel de degradación y destrucción si nos comparamos con los argentinos. La pregunta es: ¿Una vez logrado el cambio de gobierno, nos alcanzará para demostrar lo malsano del chavismo-madurismo? Poco optimismo nos entrega el caso Argentina.

 

Sin embargo, considero que seguir dialogando, consensuar los puntos básicos de la futura gobernabilidad  y lograr la reconciliación nacional ayudaría a mejorar la experiencia de Macri. Empecemos por ahí, sigamos conversando.

 

]]>
<![CDATA[Prioridad en la explotación petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Prioridad-en-la-explotacion-petrolera-20190822-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Prioridad-en-la-explotacion-petrolera-20190822-0014.html La reunión con los trabajadores de Pdvsa y algunos exponentes, recientemente realizada en Caracas, pone de manifiesto las contradicciones y puntos diversos en el manejo de nuestra principal industria.

Los aportes de los trabajadores, sin duda, tienen un valor muy importante, pero no es el único. La Industria está sobrecargada, sin más de 150.000 trabajadores. cuando en realidad se necesitarán 40.000. Hemos señalado. Que nuestra Industria debe deshacerse de una serie de responsabilidades que no son de su incumbencia y que no firman parte de su razón de ser. Debe dedicarse a la producción eficiente y rentable para el beneficio de todos los venezolanos.

En la discusión. se habló de los mea culpa de lo que planificó, lo que se aprobó y lo que no se hizo, los desastres financieros, técnicos y operacionales. De todos los desmanes contra la cosa pública y la impunidad de los actores.

También en ese escenario, se volvió a presentar lo estratégico para el desarrollo de Pdvsa. Se afirmó, el conocedor Mendoza Potellá, la necesidad de rescatar la producción de petróleo. a partir de las reservas privadas de crudos livianos, medianos y pesados. Muchos de ellos, ubicados en el Lago de Maracaibo y en el Oriente del país. Esto lo hemos afirmado muchas veces. En Pdvsa hay oídos sordos y una autosuficiencia increíble, que no permite ningún tipo de inferencia de nadie.

La Faja Petrolífera del Orinoco, en efecto, es una gran reserva de petróleo, que en el pasado era considerada para competir con el carbón, por supuesto a precios incomparables con el petróleo.

La urgencia que tiene Venezuela en recuperar la producción de petróleo, tiene, obligatoriamente, que contar con los campos con reservas de los diferentes tipos de crudos, para abrirse al capital extranjero y nacional, que estén dispuestos traer al país recursos financieros, para emprender la recuperación, en condiciones favorables para ambas partes.

Pdvsa debe someterse a una serie de ajustes técnicos, gerenciales, laborales y operacionales, que tique cada una de las áreas que confirman la Corporación.

Sí, los trabajadores de Pdvsa son importantes, pero sin una alta, media y baja gerencial, conscientes de la responsabilidad y de sus resultados. Al igual que la participación de la empresa nacional, con más de 80 años respaldando la ejecución de las obras y servicios, será imposible recuperar la producción de petróleo.

Debe haber una discusión pública sobre el presente y futuro de Pdvsa. ¿Cuál es el Plan? Nadie sabe que tiene entre manos quienes administran nuestra Industria. Ha llegado el momento de decidir si la producción se recupera o no. Para fortuna de Venezuela, las reservas probadas tradicionales, no da para extraer nuestro petróleo por más de 100 años, sin contar con la Faja. De manera, que seremos un país petrolero, con la esperanza de que sea bien administrado y que sirva de locomotora para apuntalar a los otros sectores productivos del país.

Hay que priorizar la explotación de nuestro petróleo, aprovechando las oportunidades que nos brinda la naturaleza.

]]>
<![CDATA[Los servicios no sirven]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-servicios-no-sirven-20190820-0088.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-servicios-no-sirven-20190820-0088.html La vida de todos los ciudadanos se ha vuelto un karma doméstico. No hay agua para lavar, cocinar, hidratarse o bañarse; el gas doméstico presenta serias deficiencias en la presión por tubería y las bombonas –reguladas también por el Gobierno- pasaron a engrosar la lista de los bienes escasos en la ciudad; las fallas en el servicio eléctrico se reflejan en los rostros de cansancio de los zulianos que a diario padecen por continuos bajones, explosiones, apagones, cortes o el mal llamado “plan de administración de carga”; y no podemos olvidar el tema de la gasolina y las largas colas que los usuarios deben hacer para surtir de combustible sus vehículos. De toda esta situación nace la pregunta ¿Los servicios básicos en verdad funcionan de manera efectiva? 

 

Hay proyectos hídricos engavetados, entre ellos “Planta Norte”; falta mantenimiento a las tuberías y proliferan las tomas ilegales, que nacen ante el desespero y la viveza criolla del ciudadano que busca surtirse como sea. Hoy todos nos vemos con galones, botellones, baldes, pipas y hasta potes, cualquier recipiente que podamos usar para trasladar agua hasta nuestros hogares desde cualquier “chorrito” que consigamos.

 

No es justo que teniendo uno de los reservorios de agua más grandes de América Latina y que en años anteriores contamos con las mejores plantas potabilizadoras y de bombeo, ahora regresamos a épocas primitivas en medio del silencio del gobierno y las instancias responsables, quienes ni siquiera reconocen la crisis que nos agobia. Solo se han dedicado a tapar el sol con un dedo y poner “pañitos de agua tibia”.

 

Es lamentable, además, que siendo un país petrolero con una de las mayores reservas energéticas del mundo, no contemos con el servicio de gas doméstico en la entidad y, para empeorar la situación, ahora son los concejos comunales quienes están encargados de distribuir las bombonas. Eso me trae las siguientes incógnitas: ¿Cómo será dicha distribución?, ¿incluirán en esta distribución a quienes no tengamos el carnet de la patria?, ¿cuál será el lapso para el suministro de cada bombona? –Entendiendo que su rendimiento depende del tamaño- Aquí nuevamente se evidencia la falta de planificación en los diferentes niveles de Gobierno, la ineficiencia estratégica y mala gestión en política energética; y en este punto quisiera resaltar la responsabilidad del Gobierno en la actual crisis eléctrica, ya que teniendo a su resguardo todas las instalaciones del país aún hablan de saboteo. Y es que son tan ineficientes, que aún teniendo todo un despliegue de funcionarios militares, policiales y hasta de inteligencia, una iguana o unos niños con sus petacas pueden burlar la seguridad y atentar contra estas instalaciones. Lo cierto es que el Gobierno y las diferentes instituciones a su cargo son los únicos culpables de la inoperancia, ineficiencia, falta de inversión y mantenimiento de tan delicado e importante servicio.

 

Hubiera sido mejor comenzar reconociendo las fallas, aplicar ingeniería y dejar de improvisar con el que en otrora fuera uno de los más avanzados sistemas eléctricos en Latinoamérica. Me permito, y no por regionalista sino por protagonista, hablar de Maracaibo, la ciudad pionera, que en 1808 fue la primera en Venezuela y la segunda en Latinoamérica en contar con el servicio; hoy en día tenemos un “cronograma de administración de cargas” de 6x6, dejando claro que es la mitad del día que padecemos sin electricidad. ¿Qué pasó con nuestra autogeneración? ¿cuántas petacas fueron las culpables? ¿cuántas iguanas electrocutadas? O simplemente ¿quién es el funcionario responsable?

Ahora, para hablar del combustible hay que aclarar que a pesar de que escasea en las distintas estaciones de servicio, en algunos sectores se ve la comercialización informal de la gasolina ante la mirada inerte de los mismos funcionarios que se supone deben resguardar este sector. Me pregunto ¿es normal?, ¿no merecemos al menos una explicación?  Lo peor es que es el mismo funcionario el que te grita, humilla y falta el respeto cuando estas en la cola –de al menos tres horas- ves como pasan al denominado “enchufado”, “amigo” o al que “se baja de la mula” y paga con comida o moneda extranjera .

 

Tenemos chip, resguardo fronterizo y hasta quisieron implementar un control biométrico, y para qué, si nada ha funcionado. El bachaqueo continua, y a medida que la escasez se agudiza, más atractivo es el “negocio”. Nuevamente, la falta de planificación, organización y abandono de nuestra industria petrolera podrían ser las causantes de la escasez del combustible que hasta ahora, ninguna autoridad o nivel de gobierno ha sabido explicar, más que señalar e inculpar “una guerra” -que al parecer están perdiendo- ya que no presentan solución.

 

Ahora bien, ¿se podría hablar de una crisis energética? ¿Sería posible reconocer las fallas para ponerse a trabajar en soluciones? Creo que ya basta de endosar los problemas a otros y, peor aún, no presentar soluciones, motivos por los cuales los ciudadanos exclamamos diariamente que ¡los servicios no sirven!

]]>
<![CDATA[Sociedad ejemplar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-ejemplar-20190819-0053.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sociedad-ejemplar-20190819-0053.html En Venezuela las noticias negativas abundan en todos los estratos sociales, es muy difícil encontrarse con un ciudadano satisfecho con la calidad de vida que lleva. Esto es debido a que el día a día les consume intentando hacer frente a la crisis económica, surtir combustible al vehículo,

abastecerse con agua potable, tener servicio eléctrico, gas para cocinar, e incluso en cómo evitar ser atracado, robado, estafado o caer en manos de los especuladores que cada día se incrementan. Y es que, las noticias sobre la economía son devastadoras y pocas alentadoras, lo

que, acompañada de una situación política que no visualiza cambio, desespera a muchos ciudadanos en tomar decisiones de abandonar el país porque se le hace insostenible permanecer en las actuales condiciones.

 

A pesar de todo el escenario negativo existen unos ciudadanos ejemplares que están desarrollando actividades a través de las cuales ayudan a muchos ciudadanos a enfrentar la crisis.

 

Muchos líderes de las iglesias católicas, evangélicas, testigos de Jehová, mormona, adventistas, protestantes, judías, entre otras, se han organizado para crear grupos de apoyo para las personas de la tercera edad y niños, tienen grupos de oración, sanación, orientación, organizan comedores

populares y en muchos casos, cuentan con jóvenes estudiantes de medicina, enfermería, paramédicos, que ayudan a muchas personas con discapacidad.

 

Aunado a ello, diversas organizaciones promueven actividades recreativas y de ejercitación, muchas, se dedican a practicar yoga, caminatas, ejercicios, en espacios públicos, en Estados como el Zulia y Táchira miembros de la comunidad se han organizado para crear grupos vecinales (Chats) que permitan organizar la operatividad en estaciones de servicios, aguadas, centros de acopio de carga de bombonas de gas, para evitar pasar horas, y en muchos casos días, para lograr obtener el suministro.

 

Los continuos cortes del servicio de electricidad han motivado a la sociedad a constituir grupos de apoyo para atender emergencias y brindar ayuda a personas con discapacidad y ancianos que viven en edificios, quienes ante los largos cortes del servicio eléctrico diario quedan prácticamente

encerrados al no poder movilizarse por las escaleras. Asimismo, muchos estudiantes de psicología han creado grupo de apoyo para prestar orientación a una gran parte de la sociedad que se siente deprimida por experimentar ausencias de familiares y seres queridos que abandonan el país como

consecuencia de la crisis.

 

También existen grupos que se apoyan en la búsqueda de medicamentos, sillas de ruedas, bastones, andaderas, ropa usada, otros se organizan para apoyarse en la adquisición de útiles escolares usados o por intercambio, igual pasa con muchos transportistas, taxi, que crean sus

grupos de apoyo para la búsqueda de repuestos, aceite, cauchos, batería a mejor precio. Sin duda, la sociedad venezolana se niega a morir y busca diferentes maneras de organizarse para enfrentar la crisis. Queremos expresar desde estas líneas nuestro reconocimiento a todos aquellos

ciudadanos que con voluntad, dedicación y entrega demuestran la grandeza del ser venezolano; y que no hay crisis capaz de quebrantar la solidaridad y espíritu luchador de los hijos de esta tierra.

 

Desde acá, gracias a toda la sociedad ejemplar que pone lo mejor de sí para aliviar el dolor y la angustia de quienes siguen viviendo en Venezuela. Como lo dijo Marina Garcés: “Cuando una Sociedad se Organiza para Enfrentar los Múltiples Problemas que Generan los malos gobernantes es Capaz de Encontrar Soluciones Sorprendentes”.

 

]]>
<![CDATA[¿Las sanciones afectan a todo y a todos por igual?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-sanciones-afectan-a-todo-y-a-todos-por-igual--20190819-0052.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-sanciones-afectan-a-todo-y-a-todos-por-igual--20190819-0052.html Anticipar la magnitud de los efectos de las sanciones sobre la pobreza, la inflación, el desempleo y el PIB no es posible, a posteriori se podrán efectuar evaluaciones a partir de la reducción de los ingresos petroleros. 

Si la emisión irresponsable de dinero se mantiene la cadena de transmisión será la inflación, si se contiene el impacto será depresivo, en ambos casos el peso de las sanciones recaerá en mayor proporción sobre la población más vulnerable del país, ancianos, personas en estado de abandono, sector informal no especulativo y base laboral del sector formal. Si prevalece el estado de inflación sobre el depresivo el impacto será mayor porque los efectos aumentan la desigualdad de ingresos perjudicando más a la población vulnerable.

Los efectos de las sanciones se amplifican en el tiempo pues los escasos recursos financieros deben aplicarse a la alimentación y al sostenimiento corriente de las operaciones de las organizaciones. Es decir los fondos que deberían ser destinados al mantenimiento del patrimonio familiar, de las instalaciones e infraestructura se utilizan para sostener una precaria alimentación y una mermada actividad fabril, a la larga podría afectarse la capacidad de producción de bienes y servicios por reducción de la acumulación de capital.

]]>
<![CDATA[Trabajadores en visto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Trabajadores-en-visto-20190819-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Trabajadores-en-visto-20190819-0045.html Los neologismos son palabras de reciente data para definir una nueva realidad, en la actualidad surge del campo tecnológico, especialmente de las redes sociales. Como punto de partida para esta nota me referiré a uno, denominado en visto y se refiere al hecho de enviar un mensaje por whatsapp, el cual es efectivamente recibido y leído por el destinatario (evidencia de ello son las dos tildes marcadas en azul), pero no es respondido. Se entiende que el destinatario ignora el mensaje y no le importa contestar y a lo que emisor suele afirmar “me dejaste en visto”.

Los trabajadores venezolanos y nuestros voceros sindicales hemos estado enviando mensajes al gobierno bolivariano, en particular al ministro Piñate y al presidente Maduro sobre los bajos salarios que tenemos tanto en la administración pública y la privada. Se demanda la necesidad de construir una política salarial coherente, que recupere significativamente su capacidad adquisitiva, al igual que igual el control efectivo de los precios. Los que vivimos del trabajo utilizando el neologismo, hemos quedado en visto o en su sentido original ignorados.

El gobierno bolivariano por su parte mantiene la política de bonos para complementar el ingreso de las familias, sin que exista un escrutinio de la efectividad de la medida, aprueba el nefasto memorándum 2792, donde las convenciones colectivas se sujetan a un factor de cálculo, que es regresivo y por tanto inconstitucional, y permite que las Inspectorias del Trabajo se mueven lenta o discrecionalmente para dar respuesta a las demandas de restitución de derechos laborales. Algunos sostienen que el objetivo de tal comportamiento es mantener las fuentes de trabajo, asegurando a las empresas salarios bajos y con subsidio estatal, pues en un escenario como el que tenemos es peor que suba la tasa de desempleo.

Es este escenario los trabajadores y nuestras organizaciones no podemos quedarnos en visto y renunciar luchar por condiciones y salarios dignos, es necesario movilizarnos organizadamente para incidir políticamente en las decisiones de la política económica en lo macro, y en lo micro participar en los Consejos Productivos de Trabajadores. En el marco de cumplimiento del año del Plan de Recuperación y Prosperidad Económica, ratificamos la necesidad de un golpe de timón en relación a la política salarial, no solo orientada a recuperar la capacidad adquisitiva de los salarios, sino a dejar sin efecto el memorándum 2792 de manera inmediata y garantizar la protección efectiva del proceso social de trabajo.

]]>
<![CDATA[¡Dividida, ahora, la fase de destrucción!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividida-ahora-la-fase-de-destruccion-20190819-0042.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividida-ahora-la-fase-de-destruccion-20190819-0042.html Al compás del giro hacia adentro del torniquete aplicado por EE UU al Gobierno de Maduro, el ataque contra la oposición no se hace esperar. Como fiera enjaulada reacciona contra sus opositores e intenta liquidarles. No es una reacción emocional, es calculada y premeditada dentro de su estrategia de reducir al mínimo la acción interna opositora. De esa manera, piensan, se vengan de las últimas medidas de bloqueo. Le quieren quitar piso y base de soporte al respaldo internacional que ha alcanzado Guaidó y su alianza, cuya fuerza institucional y democrática se encuentra, sin duda alguna, en el funcionamiento de la Asamblea Nacional. La experiencia universal lo indica claramente, el éxito de una operación coaligada internacional requiere de una fuerza opositora interna poderosa. No creo, como lo dicen algunos opositores, que esto es consecuencia de su desespero o división interna. ¡Juegan fuera del tablero de ajedrez!

 

La división cantada de la oposición, con sus decenas de vertientes, en la cual el Gobierno tiene sus manos metidas, es un caldo de cultivo para la estrategia diseñada por el gobierno de perpetrarse, en el poder. Ya logró la división, ahora va por otra fase. Destruirlos y hacerles desaparecer. Lo demás son cantos de sirena, como aquello de “El país requiere una oposición seria y responsable”. O la cacareada llamada de Maduro al diálogo. Para el propósito hegemónico del modelo chavista es fundamental no tener contrincantes en el campo de la política. ¿Acaso, no ha sido ese el comportamiento desde el comienzo? Como en Cuba, Corea del Norte, China y en las dictaduras del planeta. Estos gobiernos totalitarios trabajan para imponer la paz de los sepulcros. ¡Aquí, andan tras el partido único!

 

En relación a la negociación en Barbados y las anteriores, es evidente que el gobierno juega con la oposición. Les crea expectativas y posibilidades de llegar a convenios sobre nuevas elecciones generales y justas, designar un nuevo CNE equilibrado (dos, dos y uno) y hasta cambiar algunas políticas económicas.

 

Hace correr por las redes sociales tal probabilidad y entonces mucha gente se engolosina. Y empiezan a construirse castillos en el aire; mientras el gobierno hace la pantomima. El régimen da imagen de democrático internacional y nacionalmente, entierra una estaca de división entre la oposición y gana simpatía en el mundo. Paralelo a dicho proceso proclama “Todo dentro de la Constitución fuera de ella nada”. Y resulta que allí estan los tiempos, los procedimientos y las normas para resolver los problemas de la crisis y de los cambios políticos e institucionales.

 

Le llaman usupador porque fue electo en unas elecciones sin garantías. Él sostiene, por otro lado, que fue electo en elecciones libres y democráticas.

 

La comedia política continúa, entreteniendo actores y galería, mientras el costo de vida amplía su brecha con los ingresos básicos. La hiperinflación, donde la especulación y el dólar juegan un papel importante, devora la capacidad adquisitiva del bolívar, reduciendo el valor del ingreso y contrae la compra de alimentos.

 

El hambre se expande y la desnutrición colectiva hace daño irreversible en las condiciones físicas y en la salud. Los anaqueles están repletos de productos alimenticios, hasta en farmacias y negocios de telas y calzados, pero las personas no tienen con que comprarlos. El consumo y el circulante han bajado drásticamente y la economía cruje tal como fue anunciado, desde el Norte, en tiempos de Nixon y Kissinger. Pero no hay que engañarse, esta es una muy definida política del modelo chavista. Que entre sus metas esta frenar la economía general y poner a depender de los programas sociales del gobierno.

]]>
<![CDATA[Falsedad profunda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Falsedad-profunda-20190818-0012.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Falsedad-profunda-20190818-0012.html La era de la cibernética y del uso de programas de alta tecnología están modificando aceleradamente la realidad de las sociedades, sus usos y costumbres. Acentúa y modifica constantemente los comportamientos, creencias, principios y valores de los usuarios, e implanta una nueva realidad –esta de la Internet y las redes sociales- donde estamos aprendiendo a convivir con robots y programas cibernéticos, que constantemente nos tocan la puerta, la ventana y se cuelan por las grietas de las paredes.

En sociedades total y absolutamente desarticuladas, controladas por el Estado y de información censurada, no sólo es posible encontrarnos diariamente con las fake news o noticia falsa, como información “veraz”, también es el espacio de la sociabilidad virtual donde las nuevas formas de la comunicación, como las llamadas deep news, se insertan fijando en el umbral de la posverdad las realidades cambiantes como formas extremas de la (in)certidumbre. Sociedades profundamente deprimidas, tanto por carencias materiales como por aquellas psicológicas, emocionales y espirituales.

Este fenómeno ocurre, básicamente, en grupos etarios con más de 65 años. Estos son los más propensos a consumir y asumir como ciertas, las deep news, falsedad profunda, contra los grupos de menor edad.

Nos estamos refiriendo a la generación de la posguerra y que llegan hasta mediados de los años 60’s., del siglo pasado, conocidos como los baby boomers. Ellos comparten más noticias falsas y de contenido complejo.

Posiblemente esto se deba a los principios, valores, creencias y certezas que a lo largo de su formación, fortalecidos por la crianza y educación formales, han adquirido estas personas.

Si bien el adulto puede reflexionar y categorizar, valorando a una fake news como una clásica mentira, le es completamente incomprensible racionalizar e interiorizar la naturaleza profunda de una deep news.

En los últimos 35 años han surgido otras realidades –aquellas de la virtualidad- que a través de las redes sociales, construyen no sólo verdades-virtuales. También fake/deep news, soportados en realidades múltiples, extremadamente cambiantes. Altamente cargadas de emocionalidad, muy subjetivas y poco soportadas en realidades tangibles. Porque no interesa mayormente la verdad y objetividad de la información como el deseo y la emoción de su certidumbre.

En sociedades cuyos miembros son sometidos a períodos extremos de incertidumbre, donde sus derechos básicos para sobrevivir les son alterados, vulnerados y constantemente violados, es posible encontrar muestras de un tipo de información donde la realidad-real ha sido sustituida por la virtualidad.

Pueden ser observados en regímenes dictatoriales y sobre manera, en aquellos totalitarismos donde el Estado toma como enemigo al ciudadano, lo controla, censura e impone de manera arbitraria, principios, valores y costumbres, ajenos a su tradición cultural. 

Es la verosimilitud que impone el Estado totalitario, haciendo uso de las nuevas formas de comunicación tecnológica, de noticias con afirmaciones/negaciones donde ya no es posible distinguir el horizonte de uno o de otro.

Incluso, es tan avanzada la tecnología de las deep news, que usa programas altamente sofisticados para alterar la imagen, modificando rostro, voz y otras características fenotípicas del sujeto.

Así las cosas no podemos darle la espalda a estas nuevas maneras de la comunicación de la era cibernética. Ellas día a día avanzan y se “autosuperan” modificando la misma realidad y estableciendo maneras de convivencia que es menester encarar para darle su justo valor.

Ya hemos visto como estos recursos tecnológicos se han puesto en práctica en el área política, económica y militar. Países como Rusia, Alemania, China y Estados Unidos están a la vanguardia de estas nuevas tecnologías con sus numerosas investigaciones en el campo de la comunicación. Sin embargo, esto no es dominio exclusivo de quienes generan, planifican y distribuyen la información.

Las fake/deep news se están extendiendo gradualmente a otros campos del conocimiento para modificar sus realidades. Por ello, no podemos más que advertir de su presencia y naturaleza altamente compleja en la modificación de la realidad, toda vez que viene adherida a la posverdad como espacio que se inserta entre verdad/mentira, modificando el comportamiento de los usuarios, sus creencias, valores y principios. Por lo tanto, una neo ética será necesaria para su existencia en nuestra sociedad.

Las nuevas generaciones podrán comprender mejor en los venideros años, la complejidad de estos fenómenos de la comunicación, una vez que interioricen y semanticen en su cotidianidad estas otras realidades y paradigmas.

]]>
<![CDATA[Entre dos fuerzas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-dos-fuerzas-20190818-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Entre-dos-fuerzas-20190818-0010.html La actual coyuntura internacional y nacional producto de las recientes medidas tomadas por la administración Trump, la decisión del Gobierno de “no asistir a las reuniones pautadas para los días jueves 8 y viernes 9 de Agosto”, más la reacción celebratoria de ciertos sectores de oposición, afectan indudablemente al dialogo en su más amplia expresión. 

Situación coyuntural que incide no solo en el proceso formal que se lleva a cabo en Barbados, sino en el dialogo en tanto poderosa fuerza social emergente, que, sin distingo de tolda política, se ha ido apoderando y empoderando a importantes sectores poblacionales.    Una amplia expresión de la ciudadanía concuerda en apoyar e impulsar el dialogo y las negociaciones políticas en Barbados,  como respuesta concertada ante las sanciones de EEUU. Sin embargo, un posible  efecto a contemplar es la perdida de legitimidad de las negociaciones y el consecuente debilitamiento del apoyo ciudadano al  dialogo Gobierno-oposición.

La actual coyuntura alimenta la polarización y, paralelamente, refuerza  la necesidad urgente de dialogar y negociar.  El amplio apoyo social al dialogo  se topa con fuerzas repotenciadas, como son la polarización y radicalización política.  Además de afectar el dialogo en las bases sociales, se observan otros efectos inmediatos en las dinámicas internas de los factores políticos, que alertan sobre el peligro de una posible escalada de violencia, producto de la radicalización de sectores extremistas.    La polarización, que  supone el máximo de distancia posible entre rivales políticos, se potencia en situaciones políticas de ausencia de consenso básico, o en condiciones de baja legitimidad. La radicalización, en tanto proceso, conduce a posiciones extremas de intransigencia o fanatismo. Y, cuando en ambos lados se fortalecen  tales posturas,  disminuyen las probabilidades de alcanzar una salida negociada.

Es imperante anteponerse y atacar estos procesos negativos que conducen peligrosamente a la radicalización política violenta  y que,  sin duda alguna,  generarán graves consecuencias negativas de carácter  político, económico, psicosocial…

Suerte de retroceso, que conduciría a un punto de no retorno en lo que se refiere a cualquier posibilidad de pacto social entre las parcialidades  políticas, sobre dialogo, paz y democracia.  

]]>
<![CDATA[Cantv, la entrega de la soberanía]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cantv-la-entrega-de-la-soberania-20190818-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cantv-la-entrega-de-la-soberania-20190818-0014.html Uno de los elementos más peligrosos de la gestión gubernamental es el fenómeno de la paulatina y constante entrega de nuestra soberanía, de nuestros recursos naturales y empresas Estatales.

El gobierno anuncia que una empresa transnacional china entrará a operar Cantv y Movilnet, las separará e intervendrá para “reflotarlas”. Así como si nada, ¡listo! maduro decide entregar, de espaldas al pueblo, dos empresas estratégicas para el país, que fueron nacionalizadas por el presidente Chávez en 2007.  

Nadie sabe nada, de qué se trata realmente, ni porqué, ni los términos y condiciones. No saben ni los obreros de la propia empresa, ni los antiguos directivos, tampoco la Asamblea Nacional Constituyente y mucho menos la Asamblea Nacional.

Se habla de un “holding”, de una empresa nueva, con esquemas confusos y maniobras semánticas para enredar y ocultar la verdad: Se ha entregado la operación de la empresas a una trasnacional. El gobierno hace lo que quiere, sin el más mínimo respeto, no solo por el vapuleado legado del gobierno del presidente Chávez, sino por las leyes, los mecanismos de funcionamiento y control de la Administración Pública o de la Constitución. 

El gobierno estaría entregando la operación de dos empresas emblemáticas para el país: Cantv y Movilnet a una empresa transnacional china, que podría ser de cualquier nacionalidad, turca, rusa o norteamericana, eso es indiferente, para que las “intervenga” y “reflote”. Se consuma así, otra entrega, otro retroceso en el ejercicio de nuestra soberanía, es decir, la capacidad de manejar asuntos estratégicos para el funcionamiento del país en favor de su independencia. En este caso estaría involucrado todo el sector de las telecomunicaciones. 

¿Quién controlará a los chinos, especialistas en vigilancia, escucha y control? ¿Quién tendrá el control de los servidores y bases de datos de las empresas del país, de PDVSA, del TSJ, de los Registros Públicos, del SAIME, del SENIAT, del CNE, de los sistemas automatizados del país? Será que  ahora con maduro repetimos el drama de Intesa en PDVSA (cuando se entregó el cerebro electrónico de la empresa a una empresa privada norteamericana), solo que ahora se privatiza el cerebro electrónico de todo el país, sin excepción. Preguntas que debemos hacernos, sobre todo porque si, en este momento, usted trata de acceder del piso 6 hacia arriba de la Torre Cantv de la Avenida Libertador, no lo puede hacer sin un carnet emitido directamente por la referida empresa china. 

Todos recordamos cuando en el año 1991, el gobierno de Carlos Andrés Pérez privatizó Cantv a favor de un consorcio liderado por la empresa norteamericana GTE, en medio de la ofensiva neo-liberal y privatizadora de los mismos que hoy proponen un “plan país”. La única diferencia con lo que sucede hoy día es que, en aquel momento, al menos se discutió en el antiguo Congreso. Recuerdo la férrea oposición de la fracción parlamentaria de la Causa R, en absoluta minoría, y específicamente al profesor Aristóbulo Istúriz, entonces combativo diputado, para tratar de impedir el acto de venta de la empresa, en un gesto desesperado pero digno, mientras que la oposición de entonces recurría en contra de la privatización ante la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la República. 

Los sectores revolucionarios de ese período tenían un discurso contra la privatización o entrega de empresas del Estado. ¿Y ahora? ¿Qué ha pasado con aquel discurso? ¿O será que hay transnacionales buenas y transnacionales malas, entregas buenas y entregas malas? 

¿El gobierno ha entregado Cantv y Movilnet? ¿Quién discutió ésto? ¿Dónde se decidió? ¿Por qué? ¿Cuáles son los términos y condiciones de esta entrega, de esta cesión absoluta de operaciones, de esta intervención? ¿Cuál es su alcance? Pero lo más grave, es que no hay órgano al que recurrir, nadie se atreve a decir nada, de facto no existe ya el control Contencioso Administrativo, el Constitucional, ni  siquiera la Acción de Amparo. No se puede acudir al tsj, mucho menos a la fiscalía. Quien diga algo corre el riesgo de ser acusado de conspirador y de ir preso, sea trabajador, sindicalista, gremialista o político. Será “juzgado” en cadena nacional y por tuiter directamente por maduro con el aplauso de su círculo íntimo. Se llamará a hacer una manifestación para defender nuestras “decisiones soberanas” antiimperialistas. Le tocará esperar audiencias diferidas decenas de veces, en La Tumba o El Helicoide y será calificado “ad perpetuam” de “corrupto”.

Ahora, en medio de la peor crisis de nuestra historia republicana, con un gobierno sin ningún tipo de control, que no le rinde cuentas a nadie, donde se hace “lo que maduro diga”, avanza un proceso, más grave que el de aquellos años, de ofensiva neoliberal. Ahora sin ningún respeto por la ley, sin instituciones del Estado que controlen la acción del gobierno, en secreto, en medio de la desestabilización y los efectos devastadores del paquetazo del desastre, entre la incapacidad y el miedo, se entrega el país. 

Así como la privatización de aquellos días era parte integral del paquetazo de CAP; la entrega de hoy es parte del paquetazo de maduro que justamente cumple un año marcado por otro fracaso en toda la línea, un paquetazo que solo sirvió para arrebatar los beneficios y conquistas laborales de los trabajadores venezolanos, además de dar la estocada final al salario y el valor de nuestra moneda.

Por supuesto que esta entrega ha sido antecedida por una pésima gestión gubernamental. A pesar de que al frente de Cantv ha estado un cuadro con suficientes credenciales técnicas, el gobierno estranguló a la empresa, se le restringieron los recursos, se postergaron las inversiones, decisiones, se deterioró el servicio, se creó un ambiente perfecto y propicio para “justificar” su privatización. El público está harto del pésimo servicio de Cantv, de Movilnet, de las fallas de internet. Quiere cualquier cosa, “siempre será menos malo de lo que hay ahora”. El madurismo sigue dando argumentos para promover el remate del país, es el madurismo el primer promotor del “plan país” de la oposición. 

Estamos ante una lógica desnacionalizadora: el gobierno destruye las empresas del Estado, no las sabe gestionar, no tiene capacidad, no le importan, abona el terreno para  que “otro” se encargue de ellas. Ésto ha sucedido con todo el sector público, desde PDVSA, pasando por la CVG, empresas básicas, Sidor, cementeras, Pequiven, aluminio, agrícolas, alimentos, transporte, eléctricas, agua, telecomunicaciones; sin mencionar a la educación, salud y en general, la prestación de servicios esenciales para la población.  

Todo el sector de la economía estatal ha sufrido las torpezas e incapacidades del madurismo: desde “sacudones” a “intervenciones”, pasando por la persecución y descalificación de sus trabajadores catalogados como “corruptos”, “conspiradores”, “falsos positivos”, y toda clase de epítetos y acusaciones que han sido la antesala de una violenta operación de intervención y toma de control de las empresas o  sectores. Hasta que el funcionario madurista de turno no se siente en su pequeño trono, no cesa el ataque y la aniquilación de la empresa. Ninguna empresa ni institución del Estado, pasando por ministerios, Tribunal Supremo, Banco Central de Venezuela, Fiscalía, nada ha escapado a esta lógica destructiva. Un gobierno de incapaces e improvisados ha convertido a nuestro país en una tragedia, y a nuestro sector público en un amasijo de activos paralizados e improductivos, listos para ser privatizados, por maduro o por guaidó. 

maduro hace el trabajo sucio que se suponía haría un gobierno de extrema derecha si llegaba al poder: desmontar el Estado, revertir la soberanía económica alcanzada durante el gobierno del presidente Chávez y crear las condiciones subjetivas, en la psiquis del venezolano, para privatizar las empresas públicas, entregar los recursos naturales y provocar un tremendo frenazo y retroceso al avance de nuestro país en sus posibilidades de alcanzar desarrollo económico-social, soberanía y el buen vivir de nuestros ciudadanos.  

Lo más paradójico e indignante de todo esto, es que lo ha hecho en nombre de Chávez y del socialismo, pero han plagado nuestra patria de miseria, injusticias y tristeza, traicionando el legado que se les entregara en 2013 y que juraron defenderían. Farsantes.

No es solo Cantv y Movilnet

Esta entrega tras bastidores ha sido antecedida de un proceso acelerado, e igualmente ilegal y secreto, de privatización del sector petrolero y gasífero del país. PDVSA se privatiza a favor de transnacionales rusas, chinas, de la Shell, de la Sargent Marine y a favor de los sectores económicos del círculo íntimo del madurismo. 

Todos los campos petroleros de los antiguos Convenios Operativos que fueron objeto de la migración al esquema de Empresas Mixtas, en el marco de la Ley Orgánica de Hidrocarburos y de la Plena Soberanía Petrolera entre 2004 y 2006, están siendo entregados a empresas privadas, rematadas en secreto. Se les ceden los equipos, taladros, infraestructura, hasta los ingenieros y trabajadores calificados. ¿Quiénes son los favorecidos? el madurismo, sus testaferros, socios privados, bolichicos y toda una fauna de oportunistas y aventureros.  

Las áreas de la Faja Petrolífera del Orinoco que fueron nacionalizadas en 2007, en el marco de la Plena Soberanía Petrolera, las que logramos recuperar del control de la ExxonMobil, de Conoco Phillips, de la Orimulsión, hoy día han sido entregadas a las empresas rusas y chinas. Así, sin más, sin rendirle cuentas a nadie, violando la ley y la Constitución que reserva estas actividades al Estado. maduro y quevedo firman y hacen lo que quieran con el petróleo, venden, ceden activos del país, adelantan negocios oscuros, sin rendir cuentas a nadie mientras que la producción sigue en picada y PDVSA se diluye como empresa operadora del Estado.  

Por medio de las agencias de noticias rusas se pudo enterar el país que el gobierno había entregado las reservas de gas, el Gas de la Patria, al norte del estado Sucre, a la misma empresa rusa de la Faja, la que hoy día controla nuestras exportaciones. Lo hizo, además, dándole exenciones fiscales, es decir que no paga  impuestos. Se llevan el gas de la patria, el gas del proyecto Mariscal Sucre, que se suponía apalancaría el desarrollo del Polo Gasífero de Güiria, del Complejo Industrial Gran Mariscal de Ayacucho, el CIGMA. Se quedará el pueblo de Güiria y del Estado Sucre esperando el Gas de Chávez, el del Cruz de Mayo. Ese gas, compatriotas, no llegará a nuestras tierras de oriente, se irá de la patria.

Así, el gas que hace falta para la industrialización, la petroquímica, el gas doméstico y el sector eléctrico, se lo llevan para la exportación. Tal como sucedió con el gas del Golfo de Venezuela, entregado a las empresas europeas para que lo exporten a través del gasoducto Antonio Ricaurte; como sucedió con el gas de oriente, entregado a la Shell; así como también sucedió con el gas de la Plataforma Deltana, entregado a las transnacionales del gas en Trinidad y Tobago. Se llevan nuestros recursos naturales, maduro los remata sin rendirle cuentas al pueblo, sin decir nada, en secreto. Mientras tanto nuestro pueblo no consigue gas, ni gasolina, ni tiene luz eléctrica.

Igual ha ocurrido con el Arco Minero, la entrega del oro y minerales estratégicos; como también con las empresas de alimentos, convertidas ahora en bodegones dolarizados para un país donde el sueldo mínimo es de apenas 5 dólares mensuales.

Esta relación del despojo, además de denunciar el verdadero carácter entreguista y anti-nacional de este gobierno, de descubrir y seguir desenmascarando al madurismo y sus verdaderas intenciones, pretende alertar a aquellos que todavía puedan estar confundidos, sobre todo desde el campo nacionalista, progresista o de izquierda, que el madurismo, más allá de su improvisación e incapacidad, avanza intencionalmente y con pasos claros en el desmontaje y entrega de nuestra soberanía económica para reinstalar un modelo profundamente minero extractivo y dependiente, aunque con nuevos actores e  intereses. 

Estamos ante el accionar de un gobierno que, valiéndose del miedo y el control que tienen del país, de los medios y las redes sociales, del hambre, actúa al margen de la Ley y la Constitución para mantenerse en el poder. Venden la patria y entregan los activos del Estado a nuevos actores internacionales en un gigantesco acto de corrupción que ocurre en secreto y sin que nadie se atreva a pedir cuentas, porque si no “se seca” y cuyo único propósito es comprar apoyo y tiempo.

Pero esta relación del despojo también nos ayuda a construir la agenda de lo que deberemos revertir y acomodar cuando salgamos de este desastre de gobierno. Si fuimos capaces de hacerlo con la nefasta apertura petrolera, montada entre artilugios legales con conocimiento y el propósito deliberado de confundir; será mucho más fácil desmontar esta entrega malandra, hecha al margen de la ley y violando los mínimos mecanismos de transparencia y cualquier vestigio ético en el ejercicio del gobierno. Todos los actos de maduro son nulos, están viciados de Nulidad Absoluta, son Inconstitucionales y no tienen efecto legales ni hacia atrás, ni a futuro.

Tomen nota los trabajadores, el país entero, son estas las cosas que habrá que enmendar, revertir, cuando el pueblo vuelva a tener el control de su destino, restablecer la Soberanía del país, será parte de la agenda de trabajo urgente de la Junta Patriótica de Gobierno.

]]>
<![CDATA[Hace un año, jugaron con la economía]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hace-un-ano-jugaron-con-la-economia-20190817-0010.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hace-un-ano-jugaron-con-la-economia-20190817-0010.html La noche del 17 de agosto del año pasado los venezolanos escuchamos con interés y perplejidad el anuncio presidencial del llamado “plan de recuperación, crecimiento y prosperidad económica”. Semejante título nos hizo suponer que el gobierno, ahora sí, presentaría una política económica sistémica para enfrentar la recesión de 5 años, la hiperinflación que llevaba 10 meses, el derrumbe operacional y financiero de PDVSA y la desnutrición y falta de medicamentos que laceraba la vida de los más pobres, niños y ancianos. No fue lo esperado. De nuevo la bucaneria en el manejo de lo económico se hacía presente, un año después el fracaso de ese “programa” lo pone en clara evidencia, a tal punto que ni siquiera los más obsecuentes defensores quieren acordarse de lo que ofrecieron y defendieron aquella noche oscura no por ausencia de luna, por mentirosa.

¿Dónde quedaron las 10 líneas estratégicas de acción que ofrecían un equilibrio fiscal y presupuestario, la defensa del salario y los ingresos anclados a El Petro, un nuevo sistema cambiario que “sepultaría el dólar criminal”, un nuevo sistema de precios y estabilidad de estos con el plan 50, la elevación de la producción nacional y una nueva política de transporte con precio internacional de la gasolina y subsidio directo a los usuarios y transportistas?  Al término de la cadena nacional de TV y radio ya sabíamos que al no presentar un programa de estabilización macroeconómica y social y, el de recuperación de PDVSA, la crisis económica no solo no sería contenida, se agravaría. Así lo advertimos públicamente un día después. Una política económica rigurosa responde a los ciudadanos de un país por tres metas: la del crecimiento del producto (PIB), del comportamiento de los precios y del empleo. De ellas, ni una palabra aquella noche.

Ocurre que algunos de los anuncios tenían tal carga rimbombante que permitió a los propagandistas del gobierno y algunos escribientes o desvergonzados mujiquitas, alardear  de las supuestas bondades e “innovaciones” del plan económico. Recordemos solo dos de ellos.

El primero: La “criptomoneda” Petro fijaría el valor del trabajo y de los bienes de consumo, así mismo sería responsable de un “anclaje cambiario revaluador”.  Ello supondría la permanencia de precios y salarios, es decir, la derrota final de la inflación pero, esencialmente, prometía una estabilidad del tipo de cambio entorno a los 60 bs por dólar. Aquello no era viable porque su fundamentación era una estafa. El Petro no tenía, ni tiene valor, no calificaba, ni califica como criptomoneda. La referencia o sustento a los yacimientos petroleros, hidrocarburos no extraídos,  carecía de sentido económico y de mercado. El timo era mayor en lo referido a la política cambiaria ya que un anclaje fija el tipo de cambio con el respaldo de las reservas internacionales, vinculando la moneda nacional a una divisa  importante o a una canasta de divisas de los principales socios comerciales y financieros. Esa noche “el anclaje revaluador” al Petro era argucia no era política económica. Un año después, la hiperinflación se acentuó, el salario real perdió más valor que en los últimos cuarenta años y el tipo de cambio, al momento de escribir, va por los 15.000 bs por dólar.

El segundo: Se adelantaría un programa de “déficit fiscal cero”, especie de disciplina férrea en el manejo presupuestario, que según Nicolás Maduro “eliminaría la emisión de dinero no orgánico”. Literalmente le anunciaba a Venezuela que suspenderían la monetización del déficit que venían haciendo escaladamente desde 2014 con el Banco Central de Venezuela. Para ello elevaron el IVA de 12 a 16%, crearon el impuesto a las grandes transacciones financieras y cobrarían los impuestos semanalmente!!!

Ocurre que en la misma cadena se informó del aumento del salario mínimo y de pensiones a 1.800 bolívares para la toda la administración pública, la entrega de un “bono de reconversión económica” de 600 bolívares para 10 millones de personas aproximadamente, y que el gobierno central asumiría el diferencial de la nómina salarial de toda la pequeña y mediana industria del sector privado por 3 meses. Recuerdo la voz altisonante que simulaba verdad: “Tengo los recursos”.  La verdad es que no los tenía. La sumatoria de aquel esfuerzo fiscal por gasto de nómina alcanzaban los 5.964 millones de dólares. El Banco Central de Venezuela continúo entregando los bolívares electrónicos de la nada a un ritmo desbordante de la razón, solo en 2018 la liquidez monetaria creció en más de 3.000%. Entre 1990 y 2012  el promedio anual fue 22%. Hoy, en 2019, el déficit fiscal no es cero, es 14% del PIB. Una de las raíces del descalabro económico sembrada por el gobierno continua, un manejo del presupuesto de la nación con total impericia y falta de transparencia. Nunca se hizo un anuncio de reducción del gasto burocrático, clientelar e improductivo. No era posible porque la programación financiera para manejo de déficit nunca ha existido.

¿Quién recuerda el censo nacional del parque automotor?, ¿El aumento del precio de la gasolina a precios internacionales? ¿El subsidio a la gasolina pagado a través del carnet de la patria en 8 mil estaciones de servicio? ¿El plan de 50 bienes del nuevo sistema de precios? ¿Quién recuerda los billetes y monedas de baja denominación cuyo cono monetario arrancó hace apenas un año? La asesoría exprés de ecuatorianos, bolivianos y chinos se perdió, no por su culpa. Un ex ministro de economía que vino me confeso algo como “no nos entendían”.

Esta experiencia del fracaso estruendoso de una supuesta política económica ya es objeto de análisis en nuestras escuelas de economía. Seguir sabiendo que con la economía no se juega porque al errar los que más sufren son los más débiles, los trabajadores, los pobres, los enfermos, los ancianos y los niños. Y ellos deberían importar cuando se dirige una nación.

]]>
<![CDATA[¡Dividida, ahora, la fase de destrucción!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividida-ahora-la-fase-de-destruccion--20190816-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividida-ahora-la-fase-de-destruccion--20190816-0095.html  Al compás del giro hacia adentro del torniquete aplicado por EEUU al gobierno de Maduro, el ataque contra la oposición no se hace esperar. Como fiera enjaulada reacciona contra sus opositores e intenta liquidarles. No es una reacción emocional, es calculada y preneditada dentro de su estrategía de reducir al minimo la acción interna opositora. De esa manera, piensan, se vengan de las últimas medidas de bloqueo. Le quieren quitar piso y base de soporte al respaldo internacional que ha alcanzado Guaidó y su alianza, cuya fuerza institucional y democrática se encuentra, sin duda alguna, en el funcionamiento de la Asamblea Nacional. La experiencia universal lo indica claramente, el éxito de una operación cualigada internacional requiere de una fuerza opositora interna poderosa. No creo, como lo dicen algunos opositores, que esto es consecuencia de su desespero o división interna. ¡Juegan fuera del tablero de ajedres!.

     La división cantada de la oposición, con sus decenas de vertientes, en la cual el gobierno tiene sus manos metidas, es un caldo de cultivo para la estrategía diseñada por el gobierno de perpertrarse, en el poder. Ya logró la división, ahora va por otra fase. Destruirlos y hacerles desaparecer. Lo demás son cantos de sirena, como aquello de “El país requiere una oposición sería y  responsable”. O la cacareada llamada de Maduro al diálogo. Para el propósito hegemonico del modelo chavista es fundamental no tener contrincantes en el campo de la política. ¿Acaso, no ha sido ese el comportamiento desde el comienzo? Como en Cuba, Corea del Norte, China y en las dictaduras del planeta. Estos gobiernos totalitarios trabajan para imponer la paz de los sepulcros. ¡Aquí, andan tras el partido unico!…

        En relación a la negociación en Barbados y las anteriores, es evidente que el gobierno juega con la oposición. Les crea espectativas y posibilidades de llegar a convenios sobre nuevas elecciones generalesy justas, designar un nuevo CNE equilibrado (dos, dos y uno) y hasta cambiar algunas políticas economicas. Hace correr por las redes sociales tal probabilidad y entonces mucha gente se engolosina. Y empiezan a construirse castillos en el aire; mientras el gobierno hace la pantomima. El regimen da imagen de democrático internacional y nacionalmente, entierra una estaca de división entre la oposición y gana simpatía en el mundo. Paralelo a dicho proceso proclama “Todo dentro de la Constitución fuera de ella nada”.  Y resulta que allí estan los tiempos, los procedimientso y las normas para resolver los problemas de la crisis y de los cambios políticos e institucionales. Le llaman ursupador porque fue electo en unas elecciones fraudulentas, sin garantias y violando la constitución. Él sostiene, por otro lado, que fue electo en elecciones libres y democráticas.

        La comedia política continua, entreteniendo actores y galería, mientras el costo de vida amplia su brecha con los ingresos basicos. La hiperinflacción, donde la especulación y el dólar juegan un papel importante, devora la capacidad adquisitiva del bolívar, reduciendo el valor del ingreso y contrae la compra de alimentos. El hambre se espande  y la desnutrición colectiva hace daño irreversible en las condiciones fisicas y en la salud. Los anaqueles estan repletos  de productos alimenticios, hasta en farmacias y negocios de telas y calzados, pero las personas no tienen con que comprarlos. El consumo y el circulante han bajado drasticamente y la economía cruje tal como fue anunciado, desde el norte, en tiempos de Nixon y Kissinger. Pero no hay que  engañarse, esta es una muy definida política del modelo chavista. Que entre sus metas esta frenar la economía general y poner a depender de los programas sociales del gobierno.

]]>
<![CDATA[Viaje en el túnel del tiempo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Viaje-en-el-tunel-del-tiempo-20190816-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Viaje-en-el-tunel-del-tiempo-20190816-0007.html En el conflicto por el que atraviesa Venezuela, ha terminado por imponerse la dimensión geopolítica del mismo, por encima de las tensiones internas, por lo que se ha agudizado la pugna y ha adquirido la dimensión pre-bélica que caracteriza la situación actual, con sanciones que se van a expandir hacia cualquier país que comercie con el Estado venezolano.

 

Las razones de este conflicto que enfrenta a Washington y Caracas tienen que ver con la progresiva separación de Venezuela del dispositivo geopolítico estadounidense, lo que ha generado una espiral de desencuentros, de presiones y rupturas, y el establecimiento de nuevas alianzas de Venezuela con China y Rusia, aunque la economía venezolana continuaba formado parte hasta hace poco del sistema occidental, y en lo militar se realizaron compras de armas a Rusia y China, pero no hubo integración a un nuevo bloque.

 

THEODORE ROOSEVELT

 

Sin embargo, Washington no ha aceptado ese desplazamiento de Venezuela fuera de su zona de influencia, sobre todo ahora, cuando la administración de Donald Trump ha asumido la doctrina Monroe como guía de sus relaciones con Latinoamérica, política que Barack Obama nunca invocó. John Kerry llegó a decir en la OEA en 2013: “La era de la doctrina Monroe ha sido superada”.

 

Ahora bien, para la dirigencia actual estadounidense, aquella vieja doctrina tiene vigencia hoy. En Lima, John Bolton utilizó como referencia a Theodore Roosevelt, el del “corolario Roosevelt”, la versión más extrema y dura de la doctrina Monroe, que justificaba a principios del siglo XX el derecho a intervenir en otros países. Desde entonces, a esa corriente diplomática se le conoce como política del Big Stick (Gran Garrote). La sola mención de ese Roosvelt es como viajar en un túnel del tiempo.

 

STATUS NEUTRAL

 

En una reciente entrevista con dos periodistas del Instituto Empresarial Americano (AEI), Elliott Abrams señalaba, al ser interrogado del porqué se le había dado tanta prioridad a Venezuela, que la primera razón era la desestabilización de la región; la segunda razón, la presencia de Cuba, Rusia y China; en tercer lugar mencionó al petróleo, “la más grande reserva del mundo”. Al ser interrogado sobre Irán o el narcotráfico, los consideró como problemas, pero minimizó su peso. “No hay muchos iraníes ahí” y “no exageraría la presencia de Hesbolá”, dijo. No hizo mención ni a democracia ni a derechos humanos como la razón del conflicto.

 

De manera que el eje de la pugna es el intento de reinserción de Venezuela en el dispositivo geoestratégico estadounidense y, en consecuencia, la idea de que ni China ni Rusia pueden tener presencia en el continente sin autorización previa de Washington.

 

Una solución pacífica para este conflicto tendría que transcurrir por una negociación que pudiera conducir a que Venezuela tuviera un status neutro, sin afiliación a ningún bloque y donde no se aplique la doctrina Monroe.

 

]]>
<![CDATA[La sociedad venezolana está cada vez más DES-polarizada]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sociedad-venezolana-esta-cada-vez-mas-DES-polarizada-20190816-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sociedad-venezolana-esta-cada-vez-mas-DES-polarizada-20190816-0006.html A la luz de las últimas encuestas de Datanalisis, Delphos y Datincorp, crece el porcentaje de los consultados que ve con buenos ojos la conformación de un gobierno mixto, incluyente, integrado por el oficialismo y la oposición. 

Este es un síntoma muy importante de despolarización y expresa la enorme fatiga y hastío que sufre y acusa el país nacional con la prolongación del conflicto entre las élites políticas.

Pero los partidos clave de la coalición gobernante y de la oposición pareciera que no registran esta obstinación de la población. 

Los principales protagonistas del país político siguen apostanto al todo o nada, al ganador se lo lleva todo, a la rendición incondicional y humillante del otro. 

A todas estas, la DES-polarización que registran las encuestas es tierra fértil para el surgimiento de opciones políticas de centro, capaces de transformar ese nuevo sentir nacional en una demanda política de cambio que interpele al liderazgo de los partidos dominantes que siguen apostanto a la polarización excluyente.

No es la sociedad venezolana la que está gravemente polarizada, sino las élites políticas que han monopolizado el proceso de negociación en Barbados. Por la estridencia que los ensordece en su propia  caja de resonancia, sus radares no detectan ni interpretan este nuevo clamor nacional que ya empieza a escucharse cada vez con mas fuerza en las encuestas. 

La mayoría de la ciudadanía consciente se está desplazando hacia el centro político, que es donde se puede construir el entendiniento nacional, el reencuentro y la reconciliación sin impunidad. 

Las fuerzas, movimientos y partidos políticos con visión suficiente para interpretar el creciente clamor popular son los que podrán capitalizar electoralmente este nuevo grito nacional.

La sociedad venezolana está cada vez mas DES-polarizada, organizarse políticamente es su gran asignatura pendiente y allí es donde reside el extraordinario aporte que pueden dar las iniciativas políticas de centro que no tienen que convencer a nadie para que abandonen sus posiciones extremistas porque ya asumieron una posición mas ponderada y equilibrada.  

La gran tarea ahora es organizarlos y movilizarlos electoralmente para que se conviertan en una verdadera opción de triunfo, de solución política, constitucional, electoral y pacífica que es lo que aspiramos la mayoría de los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Recuperación de la producción en el Lago de Maracaibo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Recuperacion-de-la-produccion-en-el-Lago-de-Maracaibo-20190813-0107.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Recuperacion-de-la-produccion-en-el-Lago-de-Maracaibo-20190813-0107.html La industria petrolera nacional es necesaria que sea rescatada dentro del marco constitucional y legal. Se trata de establecer los mecanismos establecidos para agilizar las inversiones necesarias, bien a través de los pocos socios con lo que cuenta Venezuela, como es el caso de Rusia, China, India, Turquía y otros más pequeños. También, a través de privados nacionales, en áreas pequeñas de exploración, pero con un potencial de producción importante.

En el caso de China, se anuncian incrementos de producción en el campo explotado Sinovensa, en el Oriente del país. Se puso en práctica una inversión importante de recursos, y se inició la recuperación progresiva de ese campo, cuya producción había disminuido. Hay casos patéticos de campos que producían 70.000 barriles diarios y que hoy no tienen producción alguna. Infraestructuras descuidadas, sin mantenimiento alguno. Así como ese caso hay varios, tanto en Oriente como en Occidente.

Quizás el caso más emblemático de la situación de descuido es el Lago de Maracaibo. La reserva de petróleo liviano, mediano y pesado de Latinoamérica, con más de 70.000.000 millones de barriles probados, sin incluir reservas no probadas. La producción actual es de 110.000 barriles día, en el mejor de los casos. Los operadores carecen de los elementos necesarios para atender las tareas de producción. Hay fallas eléctricas , carencias de materiales, de instalaciones, del apoyo logístico. Trabajar en el Lago requiere de condiciones muy especiales, además del personal calificado.

La rotación continua del personal gerencial hace mucho daño. La falta de liderazgo y la transparencia. 

Hemos insistido en conocer cuál es el Plan de recuperación de la producción, por lo menos, para el Zulia. No puede ser una caja negra llena de improvisaciones. Pdvsa necesita del concurso de todos los que podamos ayudar. Hay gente competente para ello. La Cámara Petrolera de Venezuela Zulia ha hecho planteamientos públicos. La gerencias regionales no los atiende, son autosuficiente. No oyen, no escuchan, son sordos y mudos. Es peor que en la IV. Es el sector privado nacional que toda la vida ha trabajado para nuestra principal industria, y sabe perfectamente qué se debe hacer. En conjunto Pdvsa y el sector privado pueden hacer una sinergia muy conveniente para la recuperación de la producción en Occidente. Tan solo hay que tener la voluntad de hacerlo.  

Con esas acciones el Zulia podría recuperar en el corto, mediano y largo plazo. Más de 1.000.000 de barriles día, su potencial está allí. Manos a la obra.

]]>
<![CDATA[Contextos sociales destructivos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Contextos-sociales-destructivos-20190813-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Contextos-sociales-destructivos-20190813-0080.html A poco que miremos a nuestro alrededor, veremos que todo se transforma, que nada permanece estático, lo que exige nuevas respuestas a los desafíos que traen los recientes y cambiantes contextos sociales. Lo que ayer era un deseo, hoy puede ser una realidad. De igual modo, una gavilla de ideas, de la noche a la mañana, pueden espigar y convertirse en hechos. Lo importante de este continuo innovar es no perder la orientación humanística, saber rectificar a tiempo, no degradarse y hacerlo de  manera conjunta, prestando especial consideración con los débiles y pobres. No olvidemos que, si en verdad queremos sociedades inclusivas, el contexto social tiene que repensarse, y los Estados deben de dirigir sus políticas sociales hacia esas gentes necesitadas. Es hora de que los desfavorecidos se despojen de esta etiqueta y reconstruyamos un planeta más de todos y de nadie en particular. Además, de todas estas incongruencias perversas, en el mundo tenemos una fuerte crisis global en el aprendizaje de nuestros adolescentes, que unida a esa falta de consideración hacia las personas mayores, nos deshumaniza totalmente.

 

Como consecuencia de esta inhumanidad, multitud de  moradores son obligados a huir de su tierra en busca de otros horizontes más justos: aspiración a la igualdad, a poder participar, a ser estimado en definitiva. Bien es verdad que la mayoría de los chavales asisten a la escuela, pero no pasan de esa mera asistencia, no avanzan, no saben leer o no entienden lo que leen, quizás por esa ausencia de motivación de introducirlos en la realidad, para que puedan crecer como personas y desarrollarse, pues lo trascendente es edificar una sociedad con un rostro más humano, que deje un rastro más auténticamente solidario. A mi juicio, es importante que estos fermentos y el impulso formador del educador, hallen el modo y la manera de instruir en los valores, aún cuando esto pueda comportar una quijotada e ir contracorriente. Actualmente, existen en el mundo mil ochocientos millones de jóvenes entre los 10 y 24 años de edad. Es la población juvenil más grande de la historia, pero apenas saben relacionarse entre sí, lo que dificulta ese avance integrador, tan necesario para poder construir con los semejantes algo en común.

 

Todos sabemos que la libertad es uno de los dones más preciosos, pero solemos entenderla equivocadamente y hacer un mal uso de ella. Nos hemos acostumbrado a movernos a nuestro antojo, sin importarnos nada ni nadie, a dejarnos adoctrinar por la falsedad y por la ausencia de referentes. El contexto social se ha destruido tanto, que lo significativo ya no es hacer familia, sino sentirse uno bien egoístamente, no respetando regla alguna, sin cultivar la acogida para con nadie y sin activar clemencia hacia los semejantes. ¡Cuántas barreras entre unos y otros! ¡Cuántas violencias absurdas y sin sentido! Sin duda, nos merecemos cultivar otro futuro más esperanzador, más aglutinador, menos horrible en suma. Quizás no sea cuestión de aprender, sino más bien de reprender actitudes, de prepararnos para la vida en común, de hacer autocrítica, de conjugar conocimientos con valías. Para empezar, si me lo permiten, la vida hay que tomársela en serio, al  menos para ser agentes transformadores de bien. En la medida que accionemos la paciencia y la constancia nos dejaremos enhebrar por ilusiones justas y verdaderas. Al fin y al cabo, vivir no es otra cosa que perdonarse y saber perdonar, obrar ecuánime y hacer recuento de lo experimentado, como si fueras a fenecer mañana o a caminar por siempre.

 

En ocasiones, ante estos contextos sociales demoledores, llama la atención la debilidad de la reacción humana. Nuestra pasividad es verdaderamente escandalosa. El sometimiento de la política a las finanzas también no deja de ser preocupante. El fracaso permanente de las cumbres internacionales, donde el interés económico suele prevalecer sobre el bien común, de igual forma nos deja perplejos, alimentando todos los vicios autodestructivos. Algunas situaciones son tan crueles, que no podemos seguir ciegos, postergando decisiones que nos requieren de la unidad de todos, viviendo como si nada ocurriera. Se requiere, tal vez hoy más que nunca, otras prácticas más sinceras de donación y un constante compromiso, ante los problemas de una sociedad en permanente división, para desgracia de todos. El potencial de los jóvenes, así como la cátedra vivencial de nuestros mayores, está ahí para que unos y otros nos apresuremos en socorrernos a pesar de nuestros cansancios. Nunca es tarde para con otro espíritu conciliar vínculos, compartir espacios e impulsar el gusto de soñar unidos. No cerremos las puertas de la vida, siempre han de estar abiertas para hacer mundo, sin hostilidades. Por ende, es de justicia garantizar el cumplimiento del derecho internacional humanitario, como es signo de amor, el respetarse entre vivos.

]]>
<![CDATA[Filven en tiempos de guerra]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Filven-en-tiempos-de-guerra-20190813-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Filven-en-tiempos-de-guerra-20190813-0079.html Maracaibo recibió un regalo este agosto: la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven). En las inmediaciones de la Plaza Baralt tuvimos la  oportunidad de participar  por cinco días en un espacio alternativo, abierto y poco común en nuestra ciudad.  Una parte de los que vivimos aquí siempre esperamos la llegada de la Filven.

La Filven de este año definió homenajear a dos personas significativas: Ana Enriqueta Teran por sus aportes en el campo literario y  Orlando Villalobos por sus contribuciones en la formación de no pocas generaciones de periodistas y a la comprensión del oficio, desde una perceptiva crítica.

Pudimos recorrer los estancos en medio del calor de esta época, cada vez más anormal. No era tantos como en otros tiempos, ni la variedad se aproximaba.  Destaco de ellos a la Librería del Sur, que  llevo el remanente de su existencia a precios accesibles la mayoría y otros solo para mirar, como por ejemplo los de la editorial Siglo XXI, que costaban casi cuatro salarios mínimos.  Observe una gran cantidad de  libreros de esta y otras ciudades, con ejemplares de segunda mano y  precios de acuerdo a tu cara, ya que ante la inexistencia de marcadores del costo, te miraban y soltaban una cantidad, algunas razonables y otras de locura. Entre los libros usados destacan los clásicos y de ellos uno raro llamo mi atención por sus ilustraciones combinadas con los textos y su presentación de tapa dura,  cuyo título es “Sandokan”, de Emilio Salgari.

De manera obligatoria hay que hacer referencia al programa, que logró tener durante el evento una oferta constante. Muy acertado resulto hacer las presentaciones diversos libros de mano de  compañeras  y compañeros zulianos vinculados al quehacer cultural.  Igualmente varias conferencias, de cuales resalto las disertaciones que  Orlando Villalobos, Nelson Muñoz y Alexis Romero hicieron sobre el periodismo y noticias falsas. Así la Filven se expresó como un encuentro de la comunidad de oficio cultural, en su más amplia expresión; un espacio de encuentro para la ciudad, donde se dieron otra vez, conexiones  que combaten la dispersión  que supone resolverse la vida en este momento.

Justo también es considerar como un  acierto que la  Filven se realizará en la Plaza Baralt, pues supone transcender de manera tímida de la visión de la recuperación del centro de la ciudad reducida a lo arquitectónico. Además que con los problemas de movilidad que persisten en la ciudad era el lugar ideal.

En suma ha  sido una Filven en  tiempos de guerra y esto tiene un mérito en sí mismo que  no podemos dejar de apuntar, pues en medio de la situación que vivimos hay grupos que promueven y concretan alternativas al Estado de cosas y sobretodo dentro de una búsqueda que busca superar el marco del rentismo. Seguro que hay cosas para mejorar y las identificarán los organizadores.  Merecen un reconocimiento público  quienes salieron en la foto y los que con su aporte hormiga se encargaron de los detalles.

Al final de los recorridos, saque mis cuentas (que no eran muchas), retorne y compré algunos libros para regalar, entre ellos “Sandokan”.

]]>
<![CDATA[La épica del Twitter]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-epica-del-Twitter-20190812-0049.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-epica-del-Twitter-20190812-0049.html Este gobierno carece de épica, no emociona a nadie, no tiene razones sagradas por las cuales luchar. Muy por el contrario, ha conducido a nuestro país a la peor crisis económica de su historia, imponiendo un paquetazo de derecha. Ha destruido a PDVSA y a todo el aparato productivo. Ha entregado nuestro petróleo, gas, el Esequibo y el Arco Minero a las transnacionales. Ha provocado el éxodo de 4 millones de venezolanos, mientras que 6,8 millones más de compatriotas padecen hambre. Al mismo tiempo, nos hemos convertido en un país donde se violan masivamente los Derechos Humanos de sus habitantes.

Nos gobierna un grupo intolerante con un programa de derecha que ha llevado ruina y desesperanza a nuestro pueblo, y que se sostiene por el autoritarismo, por medio de crueles mecanismos de control social, la violencia y el apoyo de la élite político-militar y de sectores privados que hoy día controlan todos los espacios institucionales y económicos del país.

No es una revolución. No representa nada nuevo, no ofrece bienestar, ni garantiza la vida, ni los Derechos Fundamentales de sus ciudadanos. Desmovilizó al pueblo, acabó con las Misiones Sociales y el Poder Popular, con la Democracia Participativa y Protagónica; acabó con la conciencia y la espiritualidad revolucionaria, con la solidaridad y el trabajo como valores fundamentales de la sociedad. Traicionó; y, cual Herodes, liquidó el sueño Bolivariano y Chavista que movilizó a millones de venezolanos durante 14 años. Extinguió la pasión y esperanza del pueblo del 13 de abril y de la derrota del Sabotaje Petrolero, para poner al pueblo a pelear por una caja de comida de mala calidad.

Se trata de un gobierno que viola permanentemente la Constitución y las Leyes; que ha transformado nuestra patria en un país del miedo, de la violencia, donde nada funciona, donde no se garantiza nada, donde hacen lo que les da la gana, donde todo es un caos, sin salarios, sin moneda, sin comida, ni medicinas, ni gasolina, ni gas, ni agua, ni electricidad, ni transporte, y mucho menos,  futuro.

Es el gobierno de un nuevo grupo de poder: el madurismo. Una mezcla de intereses mezquinos, oportunistas, una coalición de incapacidad y caos, que no tienen nada de revolucionarios, ni de izquierda. Es la “derecha endógena”, “el Chavismo sin Chávez” del que tanto se habló y que ahora busca, de manera desesperada, algún tipo de acuerdo con la extrema derecha que le permita sobrevivir; y, mantenerse cohabitando en el poder.

Sin embargo, para mantenerse, necesita algún tipo de apariencia revolucionaria. Por esta razón, los maduristas viven de abusar del nombre y la memoria del Comandante Chávez. A pesar de acabar con el país y con su obra, siguen aferrados a su nombre para mantener algún tipo de apoyo entre los humildes y los sectores de izquierda de la Región.

Utilizan a Chávez, su imagen, su nombre. Manipulan el sentimiento Chavista en el corazón del pueblo. Usan sus videos e imágenes a conveniencia, editados. Saben en su interior, que si el Comandante Chávez estuviese vivo, ya se habría levantado contra este gobierno. Por mucho menos de lo que hoy sucede, se rebeló el Comandante Chávez, el 4 de febrero de 1992.

No es primera vez en la historia que, luego de la muerte de su líder, una revolución es traicionada por la burocracia, el partido o los grupos de poder que crecieron a su sombra. No es primera vez que se traicionan los principios y se restablece el orden de dominación, se mata el ímpetu transformador y se desmoviliza al pueblo, para ser ellos los nuevos privilegiados, los verdugos de la revolución que se suponía tenían que defender.

El madurismo se encuentra ahora en la imperiosa necesidad de mantener una gran mentira, una gran estafa: proclamarse Chavistas, pero traicionar su legado y destruir su obra. Decirse revolucionarios, pero instaurar, por la violencia, un programa económico de choque, de derecha. Llamarse patriotas, pero privatizar PDVSA y entregar, el petróleo, el gas, el Arco Minero. Decirse obrero, pero robar las prestaciones y derechos laborales, encarcelar a los trabajadores y dirigentes sindicales. Llamarse anti imperialistas, pero buscar el acuerdo por la puerta trasera, cediendo la soberanía, entregando los recursos naturales y empresas estratégicas a las transnacionales rusas y chinas. Declararse en “lucha contra la corrupción”, pero su círculo íntimo, sus dirigentes, hombres y mujeres de confianza, metidos hasta el cuello en la corrupción en PDVSA, en la importación de alimentos, en las Cajas Clap, en la deuda, en el oro.

Necesitan decir algo al Foro de Sao Paulo, a los movimientos de izquierda, a los líderes de izquierda. Azuzar el miedo y el chantaje en el movimiento popular. Mantener desmovilizado al pueblo y los sectores Chavistas con el fatalismo de “aguantar a maduro”, “lo que maduro diga”, aunque le esté entregando el país en bandeja de plata a la extrema derecha y a la injerencia extranjera.

Estamos frente a un gobierno “fofo”, corrupto, de dirigentes obesos que piden sacrificios a su pueblo mientras hacen cenas fastuosas. Con un entorno podrido, aislado, que no tiene nada que mostrar, ni una obra, ni un índice social, económico, ninguna conquista, nada heroico, noble, bueno. Todo lo ocultan, guardan silencio, saben que no pueden mostrar nada. Recurren, con la técnica y conocimiento de sus “socios”, representantes de las empresas a las que le están rematando el país, a la mentira y la manipulación. En eso, sí son expertos.

Por ello, maduro trata de construirse una épica que no tiene, por ello recurre a la épica del tuiter, a la ficción y la manipulación 2.0. Es increíble la importancia que el gobierno da al tuiter, a las “tendencias”, “trending topics”, a los “hashtag”. La cantidad de horas y recursos que gastan revisando las redes sociales, gobernando de acuerdo a ellas.

Todo el gobierno vive del tuiter. Se crea una realidad virtual, sólo para los que tienen celulares inteligentes. Han convertido el tuiter en el campo de batalla de la diatriba, del odio, en el campo de confrontación de los “bots” del gobierno y la oposición. Han convertido a los “influencers”, animadores de televisión y cualquier desquiciado que recurre al tuiter para descargar sus frustraciones, en los nuevos actores políticos.

Pero, lamentablemente, son realmente exitosos con estos fuegos de artificio  con los que crean su política, esa de “tigre de papel digital”. Con la que son capaces de perseguir, promover una agresión contra cualquier oponente político, armar linchamientos morales, mentir y manipular. Mantener el odio, la descalificación y la falsedad como los argumentos del sin sentido.

Pueden engañar a más de un incauto a miles de kilómetros de distancia, o tranquilizar la conciencia de dirigentes que más nunca pisaron un barrio, que no se atreven a bajarse de la “caravana” para darle la cara al pueblo y sus problemas, o llevar el compromiso político al nivel de darle “RT”. Pero la mentira tiene patas cortas, la ficción se hace insostenible y la desconexión con la realidad los hace más débiles, más vulnerables. Un día de éstos, se enterarán que cayeron, porque serán tendencia mundial.

Mientras más avanza la “épica del tuiter”, el pueblo sigue sufriendo. Al burócrata poco le importa si los niños se mueren por no tener trasplante de médula, o un medicamento. El problema para ellos, es que la tragedia “no se haga tendencia”. Para el ministro, el problema no es que la producción de petróleo siga cayendo hacia los 600 mil barriles día. El verdadero problema para ellos, es que el desastre no se haga “trending topics”.

A maduro poco le importa que el país esté destrozado por su pésimo gobierno. Para él lo importante es mantenerse en el poder, por lo que necesita buscar más excusas, nuevas mentiras: la “conspiración”, la “corrupción”. Ahora le caen de maravilla “las sanciones”. Al ministro poco le importan los apagones, lo importante es insistir cínicamente, en la teoría del “ataque electromagnético” o la “iguana infame”. Igual, debe asumir poses estudiadas, de libreto, para anunciar cualquiera de las nuevas razzias contra cualquier dirigente político o militar, a quien el madurismo haya decidido perseguir, o encarcelar. También al fiscal, sin manera de contener sus propias contradicciones, le da por publicar “reflexiones filosóficas” sobre su “integridad”, al mismo tiempo que, de manera cínica, “lamenta” el asesinato del Capitán de Corbeta Rafael Arévalo, sin que su despacho haya dicho o hecho algo al respecto. Mientras, el opositor está pendiente de insultar o desacreditar a cualquiera que se le ocurra dar una opinión distinta a la “necesidad de una invasión” o “aplaudir las sanciones”, además del consabido odio, insultos y deseos de muerte del adversario, consumiéndose en el discurso del odio, la ofensa fácil.

Ejemplos hay de sobra. Es un fenómeno importante de observar, tanto en el ámbito del madurismo como de la extrema derecha. Están sucediendo cosas gravísimas en el país, que se “despachan” en un programa de animación-odio, o con un tuiter, posicionando un “hashtag” de alabanzas a maduro, convirtiendo en tendencia algún nuevo escándalo o en “trending topic”, cualquier efemérides por más insignificante que ésta sea.

Es el ejercicio extremo de la política con “p” minúscula. Un síntoma de la falta de legitimidad y argumentos, tanto del madurismo como de la extrema derecha, una de las razones del porqué nos encontramos en una situación política absurda que pareciera, lamentablemente,  sólo tendrá un desenlace violento.

Maduro, lo que digas es irrelevante, pero peligroso.

A través de una nota de prensa, dí respuesta a las declaraciones infames de maduro, donde, nuevamente, de manera obsesiva, me insulta, acusa-sentencia, al mismo tiempo que me amenaza. Demuestra nuevamente su odio desmedido en contra de PDVSA y de sus trabajadores.

Estoy realmente convencido de que maduro es un muerto que camina, que su tiempo se acabó y que quedará como el peor presidente que hayamos tenido en nuestra historia. Triste papel que le ha tocado desempeñar, ser el Herodes de la Revolución y de Chávez, traicionar su confianza, y llevar a nuestro pueblo a una situación de desesperanza y sufrimiento indescriptibles e inimaginables hace apenas seis años.

Pero aunque maduro carece de credibilidad y moral para hacer juicios de valor, y mucho menos acusarme de nada, sus declaraciones son peligrosas, porque provienen del jefe de un gobierno que hace lo que le da la gana en el país, donde se violan los Derechos Humanos, no existe el derecho a la defensa, ni al nombre y la reputación, ni se respeta el debido proceso, donde no hay separación de poderes. Donde el fiscal y el poder judicial actúan bajo las órdenes de maduro, donde los cuerpos de inteligencia y policiales, así como, los  grupos paramilitares, son capaces de hacer lo que sea.

Para más de cien trabajadores de PDVSA, las acusaciones-condena de maduro han significado un prolongado secuestro ilegal, que en algunos casos ya llegan a más de los cinco años, sin siquiera tener la primera audiencia. Para otros, ha significado la muerte en custodia, como el triste caso del ex ministro Nelson Martínez.

Los ataques y la obsesión de maduro en mi contra, no sólo son peligrosos, sino desproporcionados. Él tiene todo el poder y todos sus instrumentos, de los que además abusa y usa a su antojo. Yo me encuentro exiliado. maduro seguirá acusándome y mintiendo, diciendo cualquier cosa, desde que soy el responsable de su propio desastre en PDVSA, y de cualquier mal en el país, hasta la estupidez de que vivo en un palacio en Italia o Mónaco. La relación es absolutamente desproporcionada. La candidez de los que honestamente lo piden y la actitud cínica de los que me retan, es llamarme para que vaya al país a defenderme, “si no tengo nada que ocultar”, a sabiendas de que no existe Estado de Derecho, ni tribunal con moral para juzgar a nadie.  Siquiera permiten que se me entreviste y sabotean a cualquier medio que lo haga. Me parece que, para alguien que es el responsable de este desastre y de tantos crímenes, para quien se encuentra al frente de un gobierno sancionado y aislado, incapaz de conducir el país, tanta obsesión personal, es enfermiza y peligrosa.

La única defensa que tengo ante tanta desproporción, es poder utilizar este espacio para denunciar la persecución política del gobierno de maduro en mi contra, hacerlo, como lo estoy haciendo y seguiré insistentemente en ello, ante las instancias internacionales, además de hacerlo responsable de cualquier cosa que me suceda a mí o mi familia, amenazados constantemente por él.

Yo seguiré consecuente con mis ideas y principios y con la mayor lealtad hacia el presidente Chávez y al pueblo venezolano. Esta posición irreductible me han valido persecución y ofensas de la canalla, del madurismo y la extrema derecha. No me importa, seguiré diciendo la verdad, lo que tenga que decir, desenmascarando la infamia, contribuir con la liberación y reconstrucción de nuestra patria, siempre al lado de sus más sagrados intereses, siempre al lado del pueblo venezolano,  ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Las contramedidas de USA]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-contramedidas-de-USA-20190812-0051.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-contramedidas-de-USA-20190812-0051.html Las medidas de retorsión o contramedidas – según el Derecho internacional – adoptadas por la Casa Blanca contra la empresa criminal transnacional que mantiene bajo secuestro a Venezuela y destruye sus fundamentos como Estado, lleva a algunos políticos de medianía, más que a los afectados, a reaccionar con indignación. ¡Algo muy extraño!

Cada uno es libre de tener sus afectos o desafectos con el mundo exterior, que en el caso de las naciones iberoamericanas es lo propio frente a Estados Unidos – no ocurre con las de origen lusitano, como Brasil – por razones intestinas, que nos vienen desde las guerras fratricidas por la Independencia.

Con aquél opera una suerte de doble rasero intelectual – lo constato en el mismo epistolario de Simón Bolívar, quien afirma que plaga a América de “miseria en nombre de la libertad” y a la vez recomienda hablar ante los parlamentos copiando los discursos del “presidente de los Estados Unidos” – lo que bien me resume un antiguo colega de la Corte Interamericana: Ustedes mueren y no van al cielo sino a Miami.

Lo cierto es que, quienes más se rasgan las vestiduras para endosar otro traje como antiimperialistas de circunstancia o fingir vergüenza de admirar a esa gran nación del Norte, son los que sufren si el “Imperio” les reduce sus privilegios e impide disfrutar de sus mieles.

Corren los años ’70 del pasado siglo, cuando al concluir un conversatorio sobre Puerto Rico en la Universidad de Pittsburg dos dirigentes fundacionales comunistas venezolanos participantes me piden llevarlos a conocer Nueva York, antes de regresar a Caracas. No olvido sus caras, creían estar en la presencia del Dios humanado.

Al caso y en nuestro caso, la mala memoria o la ingratitud – ambas herencias europea y española – omite hechos desdorosos de nuestro recorrido y el auxilio norteamericano siempre presente para sacarnos las castañas del fuego, sin que a cambio nos invadan.

Nos tiende la mano ante un Cipriano Castro que no honra sus deudas con las potencias del Viejo Mundo por daños causados a sus nacionales durante nuestras revoluciones, por lo que media para ponerle fin al bloqueo armado europeo de nuestros puertos; o al Inglaterra intentar quitarnos nuestro costado oriental hasta más allá de las bocas del Orinoco, coludida con los rusos.

El memorándum póstumo de Severo Mallet Prevost, nuestro abogado gringo – “albino” le llamaría Bolívar –, es el que remienda, en efecto, la última situación, que permite al gobierno de Rómulo Betancourt denunciar la corrupción habida durante el dictado del Laudo de París de 1897 y al gobierno de Raúl Leoni firmar el Acuerdo de Ginebra, abriéndonos espacios para la reclamación del Esequibo a partir de 1966; logro que tiran por la borda los felones de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Rafael Caldera luego denuncia el Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Unidos – que lo viola este para restringir sus importaciones petroleras – sin que nos agreda el Departamento de Estado; sabiendo, incluso, que perdían los beneficios de nuestra expansión comercial hacia Latinoamérica y el mundo andino.  

Las contramedidas recién impuestas contra el usurpador Maduro y sus cómplices políticos y económicos – para impedirles vender, transar y robarse los bienes y dineros que hacen parte del patrimonio nacional de Venezuela – las protesta, con inenarrable cinismo, Europa. También Michel Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU, que ayer se escandaliza por los crímenes del primero. Olvidan que en su momento los europeos las adoptan contra Polonia (1980), suspendiéndole la ayuda alimentaria; también contra la Argentina (1982); así como Francia lo hace contra Suráfrica por el apartheid, en 1985.

USA suspende sus ayudas públicas a los Estados que expropian bienes de americanos sin indemnización, durante los años ’60, o que no respeten los derechos humanos, como lo decide Jimmy Carter entre 1977 y 1980; pues la retorsión es una medida nacional y territorial unilateral y legítima, según el Derecho internacional. La ejecuta todo Estado afectado como respuesta apropiada, provisional, y proporcional ante el comportamiento internacionalmente ilícito de otro Estado – en el caso el comportamiento criminal de lesa humanidad, más que ilícito, del régimen usurpador de Maduro – a fin de hacerlo respetar y acatar las reglas que impone el mismo Derecho internacional, y para que repare los daños causados.

Los límites que impone la doctrina jurídica internacional son precisos. Se cumplen esta vez. No pueden significar uso de la fuerza, o vulnerar derechos humanos y principios humanitarios.

Las contramedidas que comentamos tienen como propósito, justamente, ponerle coto al robo de los dineros públicos venezolanos y a las violaciones sistemáticas y generalizadas de derechos humanos que ejecutan el mismo Maduro y los suyos. Tampoco pueden – como lo dice el Instituto de Derecho Internacional – destruir la economía del país afectado, o poner en peligro su integridad territorial o independencia política.

Es palmario, es máxima de la experiencia silenciada a propósito por los europeos y la Bachelet, que la economía de Venezuela ha sido destruida de raíz por el régimen sancionado; que ha enajenado, además, la soberanía territorial e independencia política, entregándosela, para su canibalización, a grupos narcoguerrilleros y organizaciones criminales, a rusos, chinos y cubanos, y sometiendo sus decisiones al escrutinio previo de los gobernantes de La Habana. Extrañan, pues, tales protestas.  

]]>
<![CDATA[Red dialogante]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Red-dialogante--20190809-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Red-dialogante--20190809-0062.html Recientemente tuvo lugar una histórica reunión que  congregó diferentes expresiones de la sociedad civil,   convocadas y unidas en torno a dos temas centrales: el dialogo y la paz.

La reunión ocurre en un escenario de crisis de confianza política y de legitimidad, contexto  en donde destaca el papel que juegan los medios de comunicación peligrosamente devenidos en actores políticos.

En una suerte de despertar,  “la gente” se reconoce y se asume como un eje  importante en la reflexión política; como actor fundamental  en la resolución pacífica de la confrontación política, en la preservación de la democracia  y, además, como protagonista principal del diálogo y de la paz en el país. En una asamblea donde imperó el respeto, la confianza y la libertad de expresión se acordó configurar cuatro áreas de trabajo: Articulación: dirigida a identificar los  grupos que se encuentran haciendo esfuerzos similares y construir una  amplia red de contactos, promover el intercambio de experiencias y desarrollar actividades en conjunto. Microdiálogo y microacuerdos: con miras a  fortalecer un nuevo tejido social,   donde tiene lugar un proceso espontaneo de exploración y ejecución de acuerdos pragmáticos para enfrentar la crisis multidimensional. Comunicación para el dialogo: fortalecida la  relación con los medios, la sociedad civil  se convierte en actora y generadora de mensajes y  propuestas en torno a la necesidad de reencontrarnos, reconocernos y dialogar.  Se acordó  además apoyar el dialogo en Barbados y expresar la confianza en dicho mecanismo. 

A dos días de la reunión, cambia radicalmente el contexto. Trump firma una orden ejecutiva que congela todos los activos del Gobierno y prohíbe transacciones, lo que se interpreta como “acción radical” orientada hacia la imposición de “un embargo económico total”. Las reacciones de la  fracturada oposición se debaten entre el apoyo a tales medidas y el rechazo a  las mismas.  El Gobierno suspende su participación en el diálogo de Barbados, en  “razón de la grave y brutal agresión perpetrada de manera continuada y artera por parte de la administración Trump contra Venezuela”.

Hoy más que nunca es necesario la configuración, desde “la gente”,  de  una  red dialogante para la paz,  el dialogo y la democracia.

]]>
<![CDATA[Mentir]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentir-20190808-0067.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mentir-20190808-0067.html Mi nieto Sebastián dijo su primera mentira. Con apenas tres años y medio, y mientras su papá lo sacaba de ver televisión para que almorzara, el niño en un descuido del padre le echó la comida a Abril, y ésta de inmediato se la comió. Después, con una gran sonrisa fue a decirle que ya se había comido todo y que si podía seguir viendo sus comiquitas. A su papá no le dolió tanto que el niño no se comiera su almuerzo sino que le mintiera.

  Si bien esto no es para celebrarlo sí creo que vendría bien reflexionar sobre la mentira y por qué lo hacemos. Mentir es un acto de fe en la vida, siempre lo he tenido presente y cada tanto lo traigo a mi memoria para saber que la vida nos pone frente a experiencias donde traemos esta estrategia como posibilidad para ser utilizada.

  Este tiempo que nos toca vivir está cuestionando todo nuestro entorno. La realidad que vivimos niega nuestra naturaleza y la manera de vivirla de forma normal. Por lo tanto, la verdad misma de la realidad se ha vuelto un contrasentido, trayendo como consecuencia que entre verdad y mentira se instale una manera de ver y sentir la realidad desde esa óptica que ahora llamamos posverdad.

  Esta realidad que cada vez amplía su universo semántico, se asume desde la emocionalidad, desde las sensaciones y las ilusiones y aspiraciones de eso que deseamos ser. Por lo tanto, al no sentirnos satisfechos de la realidad real donde nos encontramos, tendemos a instalarnos en ese universo de las sensaciones que llamamos Redes Sociales, donde toda posibilidad de ser y hacer se encuentra a la vuelta de la esquina.

  Por eso la política y los comunicólogos han sido los primeros usuarios de esta nueva forma de la realidad que cada día toma más forma y se complejiza a medida que es sometida a la experiencia cotidiana entre el común de los usuarios.

  No estoy argumentando a favor o contra la mentira y sus múltiples maneras de uso. Me interesa la nueva concepción que se tiene de ella en función de una neo construcción a través de los usos por las redes sociales. Porque no es sencillo ni tampoco satisface calificar algunas afirmaciones que leemos a diario, como meras mentiras tradicionales.

  Porque la emocionalidad de la comunicación aparentemente instantánea, signada por las emociones, los intereses, gustos y deseos, hacen que el contenido de una información tenga menos peso e importancia que la intencionalidad, impacto y su deseo de realización.

  Deseamos ver realizados determinados deseos y antes que ellos ocurran, ya lo estamos dando como hecho cierto, por tanto celebramos y con ello, fortalecemos la posverdad que aumenta su certeza y muchas veces obliga a cambiar la ruta final del hecho, según el interés de una u otra persona o grupo, sea este político, económico, militar, religioso, entre otros.

  Porque la verosimilitud y tendencia a viralizarse que contiene a lo que entendemos como posverdad, es un ingrediente que motiva a la afirmación de una certeza que construimos semejante a nuestras aspiraciones. Creo que en esto, habría que indicar que dentro de esta afirmación: ¡Regálame una mentira! existe toda una fundamentación de enunciados que cubre en sus respuestas, la otra cara o verdadero rostro de la verdad.

  Mentiras piadosas, dirían unos. Por ejemplo esas que toda madre, familiares y amigos cercanos enunciamos cuando nace un bebé. ¡Qué bello!

  O las mentiras por conveniencia, por sobrevivencia que nos rescatan de los extremos entre vida/muerte.

  -Por la verdad murió Cristo. Es una afirmación que después de dos mil años se ha resquebrajado y dejado que surja la otra realidad, esa de la mentira sobre la cual se dice: -Debí mentir para salvar el pellejo.

  Todos hemos mentido, en mayor o menor grado. No es tanto la gravedad de ello como el hecho de haber usado esta estrategia. Es imposible apartarla, negarla y condenar a quien hace uso de ella. Obviamente, su uso trae consigo ulteriores consecuencias que desencadenan cambios en la realidad de quien lo lleva a cabo.

  Ya los psicólogos, antropólogos sociales y juristas tendrán, como los sacerdotes y moralistas, sus propias interpretaciones. Sin embargo, las nuevas tecnologías de las comunicaciones y redes sociales, están potenciando el discurso de la posverdad como la neo mentira que viene soportada por toda una argumentación de razonamientos, donde la línea entre verdad/mentira es demasiado frágil para separarlas.

]]>
<![CDATA[Roger y el Lago]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Roger-y-el-Lago-20190807-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Roger-y-el-Lago-20190807-0019.html Recibimos fuera del Zulia, de los afectos y buenos recuerdos, sufriente  y siempre esperanzado, la noticia de la partida del Ing. Roger Navas. Muchas personas con conocimiento de sus méritos académicos y ciudadanos de seguro escribirán de este marinero amante del Lago de Maracaibo.

Conocí a Roger en la última década del siglo XX. Promover el desarrollo productivo del Zulia,  y salvar las aguas del lago para la vida, fueron los temas que oí en aquella primera conversación. Desde entonces y los años siguientes fueron una lucha compartida, con logros para la region que se amarraban en gran parte a su condición de hombre de bien, de ser humano respetado, amado  por gente noble dentro y fuera de las fronteras del Zulia. Fue baluarte para lograr argumentar y concretar  la Ley de Asignaciones Económicas Especiales.

Con Adalberto Zambrano, Luis Soto, y otro grupo de profesionales fue autor importantísimo del plan de desarrollo regional “Zulia Tercer Milenio”. Recuerdo la alegría y la esperanza cuando firmamos en noviembre del año 99, el acuerdo con el Presidente Chávez, para desarrollar los estudios del Puerto Gabarrero de Encontrados y del Puerto aguas afuera del Lago.

Lo recuerdo animado en Rotterdam discutiendo con su argumentación científica y  los técnicos holandeses su sueño de Puerto múltimodal para el Zulia. En Cartagena de Indias, insistiendo en la explotación racional del Carbón y la salida para exportación fuera de las aguas interiores del lago.

En la pasada   gestión al frente de la gobernación lo vimos uniendo factores diversos, para hacer Zulia 2040 con el IGEZ. Realmente es un privilegio que nos permitió la vida y el amor  de l@s zulian@s conocer y admirar en el mejor sentido de la fraternidad a Roger Navas del Lago de los Manatíes, de las canoas, de la vida.

Enviamos el mejor afecto solidario para la  Esperanza de sus amores y su orgullo de padre bueno que es Fernando Navas. Paz a sus cenizas que estamos obligados a honrar con la salvación del Lago del amor de Roger.

]]>
<![CDATA[Superar el analfabetismo espiritual]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Superar-el-analfabetismo-espiritual-20190807-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Superar-el-analfabetismo-espiritual-20190807-0016.html El mundo está haciendo grandes esfuerzos para erradicar el analfabetismo pues existen  todavía  millones de personas que no saben leer y escribir lo que se considera esencial para un desarrollo autónomo y para insertarse adecuada y productivamente en la sociedad.  Desde hace algún tiempo,  hay una creciente preocupación por erradicar el analfabetismo emocional, pues son muchísimas las personas, que  incluso con altos grados académicos,  no saben dominar sus emociones ni controlar sus sentimientos. Pero existe hoy un gravísimo analfabetismo espiritual que se refiere a la incapacidad de enfrentarse a la pregunta del sentido de la existencia, para valorar sus actos y analizar su propio sistema de creencias, valores e ideales.  Por eso el mundo anda a la deriva y es cada vez más injusto e inhumano.

 

Una cosa es existir, otra muy diferente darse cuenta de que uno existe,  plantearse para qué existe y ser capaz de planificar la  existencia de un modo que merezca la pena. Pero la mayoría de las personas nacen, crecen, viven y mueren sin el valor de plantearse cuál es su misión en la vida y de vivirla con sentido  Los seres humanos somos los únicos en el mundo capaces de reflexionar sobre nosotros mismos.  Somos no solo autores y actores de nuestras vidas, sino también espectadores de ella, para observarla y recrearla. Reflexionar sobre uno mismo significa reflexionar sobre  la vida,  el sufrimiento, la muerte y la vida después de la muerte, cuestiones esenciales  para enrumbar la vida por caminos de  autenticidad.

 

Resulta evidente que, después de tantas promesas de plenitud y liberación,  ni la ciencia, ni la tecnocracia,  ni el marxismo o el neoliberalismo han logrado  convertir a las personas en  mejores seres, más compasivos, solidarios y felices. También la educación e incluso las religiones han fracasado en su objetivo esencial de lograr que las  personas sean  cada vez más humanas. Por ello, ya el Informe Delors, “La educación encierra un tesoro”, planteaba la necesidad de una educación que respete las espiritualidades y promueva un espíritu nuevo: “Se trata de aprender a vivir juntos conociendo mejor a los demás, su historia, sus tradiciones y su espiritualidad, y, a partir de ahí, crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos. Una utopía, pensarán, pero  una utopía esencial para salir del peligroso ciclo alimentado por el cinismo o la resignación…El mundo tiene sed de ideales y de valores que vamos a llamar morales para no ofender a nadie. ¡Qué noble tarea de la educación la de suscitar en cada persona, según sus tradiciones y sus convicciones y con pleno respeto del pluralismo, esta elevación del pensamiento y el  espíritu hasta lo universal y a una cierta superación de sí mismo! La supervivencia de la humanidad depende de ello”.

 

Ojalá que en estas vacaciones, donde la situación del país nos impide descansar y disfrutar como deberíamos, apartemos un tiempito para cultivar la Inteligencia Espiritual  y tengamos el valor de preguntarnos por el porqué y el para qué de la  existencia.  En medio de los gravísimos problemas que vivimos, ella nos permitirá   establecer vínculos  positivos con nosotros mismos, con  los demás y con Venezuela, superar el pesimismo y el miedo  y enrumbar la vida por caminos que le den sentido a nuestro sacrificio, esfuerzo y compromiso por lograr una Venezuela donde todos vivamos con dignidad.

]]>
<![CDATA[“Aquí comen todos”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aqui-comen-todos-20190805-0048.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aqui-comen-todos-20190805-0048.html Recientemente tuve que ir a buscar gasolina, en lo que alguna vez fue una estación de servicio, en Maracaibo; digo en lo que alguna vez fue, porque antes podías calibrar el aire de los cauchos o comprar lubricantes, hoy esos espacios solo son para colocar gasolina. No tenía elección ese día,  pues ya estaba en el mínimo y parecía tener suerte, solo había en la cola no más setenta vehículos, así que me incorporé a la fila con optimismo. Eran la tres de la tarde y el calor era el de siempre en esta época.

 

Al poco tiempo avanzó la fila, luego una hora sin que pasara nada. El calor seguía siendo el mismo, pero mi percepción era mayor. El cuerpo se comienza a deshidratar y la sed hace su debut. Los conductores empezamos a conversar y preguntarnos, por qué   si hay tan pocos en la fila, se estancó. Una curva antes de la estación de servicio impide ver qué ocurre al principio.

 

Pido a vecinos conductores que miren mi vehículo y me aventuro al principio de la fila a ver qué pasa. Nada que no haya visto antes, solo que entendí un poco más como opera.  Encontré que la estación estaba custodiada por efectivos del Ejército y la policía municipal conjuntamente, aunque al mando estaba en un coronel. Había además de la cola donde estaba incorporado dos colas adicionales  y los más especiales. Una de las colas eran de los funcionarios públicos, fundamentalmente policiales, su tiempo de espera dependía del rango y capacidad de fuego mejor tratamiento recibía.  La segunda cola adicional era la de los que pagaban, y su tiempo de espera dependía también del pago, con diez dólares no había quien te parara.  Los más especiales eran los pasaban los trabajadores de la estación de servicio y los amigos de los custodios, y son “cortesía”.

 

Los que estaban a principio de la cola oficial esperaban pacientemente y veían cómo frente a sus narices pasaban y pasaban para cargar gasolina. Los funcionarios  les decían tuvieran paciencia y sacaba una excusas increíbles para hacer pasar a las dos colas adicionales. De vez en cuando salía el coronel “a poner orden”, escuchaba los reclamos, gritaba que había una sola cola  y hacía pasar a algunos conductores de la misma. Así lentamente se movía la cola y la impaciencia disminuía, pues faltaba menos. Luego desaparecía y la guachafavolvía.

 

Tampoco se crean que son tan descarados los miembros del Ejército, los policías y los trabajadores de la estación. Hay cierto disimulo, los que cobran y facilitan el acceso (que no son ellos, van desde los vendedores ambulantes hasta los vigilantes que no están de servicio) gravitan libremente entre los custodios del orden y los que no tienen tiempo para hacer la cola, pero sí dinero para asegurarse de irse satisfechos.

 

Cada tanto regresaba a mi lugar en la cola oficial y les comentaba a mis vecinos conductores un poco de lo que veía y los animaba con la idea de que todavía era temprano y entraríamos antes de que cerraran la estación. A final casi a la siete de la noche reposté gasolina y salí velozmente a tomar agua y a almorzar, pues por cosas de ese mal día  no había podido hacerlo a la hora. Solo me queda rodar lo necesario para ahorrar combustible y prepararme para la próxima jornada de tortura. Recordé a una amiga que por decirlo cínicamente, tuvo menos suerte que yo, pues con un relato muy parecido al que acabo de contarles, al llegar a la estación, se acabó la gasolina. Imagínense su reacción  y la de los demás conductores. Solo les diré que “las autoridades” casi se la llevan presa “por alterar el orden público”.

 

Lo que les cuento no es extraño para miles de conductores y conductoras en la ciudad que habito. Tampoco es extraño ver en la prensa declaraciones de voceros gubernamentales afirmando que hay combustible suficiente para la demanda existente. Entonces ¿Qué pasa?  Me atrevo a ver dos causas, la primera es estructural: el racionamiento del servicio eléctrico en la ciudad sigue afectando la distribución de combustible, pues hay estaciones que no disponen de plantas eléctricas. La segunda es coyuntural, es decir que cuando funcionan las estaciones de servicio hay grupos interesados en no acabar con las colas y así la mezcla de estas dos causas, nos tienen en la situación que acabo de relatar. Explicaré la segunda.

 

Lo que me debía llevar poco más de media hora en el peor de los casos, se aumentó a cuatro horas de espera, cuando hubo gente que lo hizo en quince minutos. Si no hay cola, los trabajadores y trabajadoras de la estación de servicio, los miembros del Ejército, los funcionarios policiales y sus asociados y asociadas  no tendrían el ingreso adicional que supone administrar el caos para su beneficio particular. Tendrían que hacer lo que no hacen hoy, mirar su salario oficial. Como me dijo alguien, hay que buscar que todos coman, solo que aquí se hace en detrimento del otro. Así que puede llegar la gasolina necesaria, retornar la continuidad del servicio eléctrico y habrá grupos organizando las cosas para que la cola no se acabe y se genere la demanda de los servicios expresos.

 

Este razonamiento macabro que se da en las estaciones de servicio se está reproduciendo  en las organizaciones privadas y las instituciones públicas, a todos los niveles (desde los aseadores hasta las gerencias). Son grupos organizados para generar trabas que creen la demanda de buscar atajos. Son una respuesta social de no pocos para  asegurar la sobrevivencia y para otros garantizar el disfrute de un estilo de vida fuera sus posibilidades salariales.  Prolonga y profundiza esta situación la política salarial  vigente en nuestro país, pues  se constituye en la base argumental perfecta: ¿Quien vive con este salario?

 

Solo me queda una pregunta: ¿Cómo abandonar estas prácticas socialmente aceptadas, para la construcción de un proyecto de país?  Históricamente ha  habido dos vías, la de la fuerza y la de la concertación. La primera ha resultado fatal, pues no elimina las practicas, sino que las concentra en un pequeño grupo y segunda no es viable, sino se ataca la impunidad. Así que ¿Quién asume el desafío de proponer un acuerdo y promover justicia?. Hay pocos amigos de esta idea,  todavía..

]]>
<![CDATA[Citgo, un desastre anunciado]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Citgo-un-desastre-anunciado-20190805-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Citgo-un-desastre-anunciado-20190805-0029.html El circuito refinador Citgo fue el eslabón más acabado de la concepción antinacional de la “apertura petrolera” desarrollada entre mediados de los ochenta y finales de los noventa y que hoy, paradojas de la historia y de la política, vuelve por sus fueros al país con la privatización de Pdvsa y la entrega del petróleo.

 

Citgo, un circuito que inicialmente contaba con 8 refinerías, terminales y oleoductos, además de miles de estaciones de gasolina, fue adquirida por la vieja Pdvsa, en desarrollo de la “política de internacionalización” del sector, lo cual quería decir realmente, “sacar del control de Venezuela”, puesto que no hay nada más internacional, por su naturaleza, que el negocio petrolero.

 

Así, en 1986, en plena crisis económica del país, desatada desde el llamado “viernes negro” de 1983, la vieja Pdvsa sacaba del control del Estado venezolano activos de la industria petrolera nacional, adquiriéndolos en el exterior, es decir, fuera de nuestra soberanía jurisdiccional, de nuestro control y lejos de las necesidades del gobierno nacional, cualquiera que este fuese.

 

Su adquisición requirió la inversión de miles de millones de dólares de Venezuela en los EEUU. Aunque en aquellos años ya el país se estremecía por la grave crisis económica, la autoproclamada “meritocracia” petrolera, quienes controlaban las decisiones de política petrolera y Pdvsa, avanzaban en su propio plan, su propia visión. Además de las inversiones directas, y para hacer “atractivo” el negocio y sostenerlo económicamente, Pdvsa (asumiendo competencias cedidas por el ministerio de Petróleo de entonces) daba descuentos masivos al petróleo que vendía a Citgo.

 

De esta manera, la “apertura petrolera” y su “internacionalización” nos llevaron a la situación absurda de un país pobre, subdesarrollado, con severos problemas económicos y sociales, sufriendo de una gigantesca fuga de capitales, donde, sin embargo, su propia empresa petrolera, hacia inversiones mil millonarias en el exterior, pero que además vendía su petróleo con descuentos de hasta 40%, como después lo pudimos determinar en el “Informe del Comisario” del año 2000.

 

El argumento de la “meritocracia” petrolera para éste sin sentido, era que con Citgo tendríamos mayor presencia en el mercado norteamericano y “contendríamos a nuestros competidores canadienses”. Ambos eran argumentos falaces. La “internacionalización” comenzó con las adquisiciones del circuito de refinerías de la Ruhr Oel en Alemania. La idea de adquirir refinerías para colocar nuestro petróleo es, al menos, tan descabellada como comprar supermercados para colocar un producto. De hecho, los otros grandes suplidores de petróleo al mercado norteamericano: México, Arabia Saudita y Canadá, no adquirieron refinerías para colocar su petróleo. Además, el sistema de refinación de la costa del Golfo de México, está diseñado justamente para procesar crudos como los venezolanos.

 

Por otra parte resulta absurdo el argumento de “contener” a los canadienses adquiriendo su petróleo. Nuevamente, esto es como si para evitar que la competencia llegue con su producto al supermercado, entonces uno termine comprando precisamente “ese” producto. Esto fue lo que terminó haciendo Citgo, compraban volúmenes bajos de petróleo venezolano, solo una fracción de su capacidad instalada y gastaba miles de millones dólares comprando petróleo y productos de nuestros competidores. Citgo actuaba con un criterio comercial propio, distinto a la estrategia que supuestamente era su razón de ser.

 

Siempre fue así, solo que era uno de los secretos de la “caja negra de Pdvsa”. Luego, ya con la Nueva Pdvsa con acceso y control de las operaciones, pudimos determinar con exactitud varios de los verdaderos propósitos de la adquisición de Citgo: primero ocultar y transferir costos corporativos a Venezuela para no pagar impuestos en el país, donde eran más altos; segundo, tener activos de Pdvsa fuera del control y jurisdicción del Estado y leyes venezolanas; tercero, Citgo era un rehén de la “apertura petrolera”, porque, al adquirir activos en los EEUU, Pdvsa garantizaba a los inversionistas que de surgir cualquier disputa con el Estado venezolano, siempre podrían “cobrar”, o “recuperar” su inversión con los activos de Citgo.

 

Ya con los estados financieros auditados de Pdvsa, logramos precisar las dimensiones de estas operaciones. Por ejemplo, en el año 2005, Pdvsa gastó 32.000 millones de dólares en comprar petróleo y productos de nuestros competidores en los EEUU para abastecer las refinerías y estaciones de servicio de Citgo. Igualmente determinamos que estas refinerías en el exterior nunca dieron dividendos que justificaran ni los montos de inversiones, ni los descuentos en el precio del petróleo.

 

Fue solo luego de la derrota del Sabotaje Petrolero, cuando logramos tener el control de Pdvsa, que pudimos iniciar nuestra ofensiva de Plena Soberanía Petrolera y el desmontaje de la nefasta “apertura petrolera”, lo cual incluía la llamada “internacionalización” de Pdvsa: vender Ruhr Oel y Citgo para revertir esos recursos al país y que Pdvsa asumiera las tareas y responsabilidades de una empresa petrolera nacional, subordinada al Estado venezolano y al servicio del pueblo, único dueño del petróleo.

 

Fui designado ministro de Energía y Minas por el presidente Chávez el 17 de Julio del año 2002, después del golpe de Estado. Como ministro y miembro del “grupo Colina” estuve en la primera línea de combate en la derrota del Sabotaje Petrolero y la recuperación de Pdvsa. Pero no fue sino a partir de mi designación como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, el 10 de octubre de 2004, que pudimos avanzar en el desmontaje de la “apertura petrolera” y desarrollar nuestra propia política petrolera: la Plena Soberanía Petrolera.

 

El presidente Chávez, en el fragor de la derrota al sabotaje, identificó, gracias a su agudo instinto político, resistencias internas en Pdvsa, entre los mismos gerentes patriotas, al desmontaje de algunos elementos de la “apertura petrolera”, entre ellos la “internacionalización”.

 

A partir de finales del 2004, con el pleno apoyo del presidente Chávez y ahora como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, conformamos un equipo político de expertos en la cuestión petrolera, con juristas y técnicos de primera línea con los que fuimos a la batalla por la Plena Soberanía Petrolera.

 

Claro, teníamos prioridades: garantizar los aportes fiscales y petroleros al Estado; defender el precio con la Opep; restablecer la producción hasta 3,3 millones de barriles día de petróleo, controlar las operaciones, exportaciones y mercado interno: gasolina, diésel y gas; migrar los Convenios Operativos a Empresas Mixtas; restablecimos los valores de Regalías y otros impuestos petroleros; controlamos los precios de venta y fiscalización de petróleo, eliminamos los descuentos; nos incorporamos a la batalla contra la pobreza y la exclusión, el impulso a las Misiones Sociales; nacionalizamos la Faja Petrolífera del Orinoco y certificamos reservas de 316.000 millones de barriles de petróleo, las más altas del mundo. Asumimos el control del gas costa afuera; hicimos frente a los arbitrajes internacionales y comenzamos a revertir la política de internacionalización.

 

En el desarrollo de esta decisión, logramos vender el circuito refinador de Ruhr Oel en Alemania, y entregamos ese dinero al Ejecutivo como un aporte extraordinario. Igualmente logramos vender tres refinerías de Citgo: Lyondell, Paulsboro y Savannah, terminales y oleoductos, y al mismo tiempo, redujimos la cantidad de estaciones de servicio en la Costa Este de EEUU. De esta manera logramos disminuir sustancialmente las compras de crudo y productos, los costos corporativos, pagar más impuestos y retornar esos recursos al gobierno venezolano.

 

Vender Citgo siempre estuvo rodeada de mucha controversia y obstáculos, tanto legales como políticos. Dentro de Pdvsa y en la misma Citgo había grupos de interés, agrupados en torno a la vicepresidencia de Refinación y Comercio y Suministro que siempre se opusieron a la venta de estos activos. A pesar de ser una instrucción del presidente Chávez y mía como ministro, siempre buscaban la forma de torpedear las operaciones y entorpecer las diligencias debidas para cumplir con los extremos de ley. Eran, y son, muchos los intereses concentrados en esa vicepresidencia: el comercio de petróleo, el manejo de los combustibles en el mercado interno, el contrabando, los descuentos en las ventas de petróleo, la compra de nafta, el almacenamiento en el exterior, las refinerías, el manejo de Citgo, Curazao, Bahamas. No nos dimos cuenta que teníamos un grupo que “arrastraba los pies”: era la expresión petrolera del chavismo sin Chávez dentro de Pdvsa, hoy aliados naturales del madurismo.

 

Igualmente desde Cancillería se ejercía un lobby fuerte a favor de mantener Citgo, argumentaban que siempre sería estratégico estar “dentro” de EEUU y, en base a esta presencia, “influir en las decisiones de la administración norteamericana”. Eso nunca sucedió.

 

Para nosotros desde el ministerio de Petróleo las razones eran más claras y lógicas. Primero, Citgo era un mal negocio para Pdvsa y para el país. Un negocio que requirió ingentes recursos del Estado venezolano, de masivos descuentos del precio de petróleo que generaba altísimos costos por compra de petróleo y productos extranjeros. Por otra parte, somos un país productor de petróleo, y ese era nuestro centro, y si queríamos avanzar en refinación, debía ser en el territorio nacional, junto a la petroquímica y los mejoradores de crudo. Pero, por otro lado, no resultaba nada conveniente tener activos tan importantes fuera de nuestra jurisdicción nacional, al contrario, era sumamente vulnerable.

Esto resultó más evidente aún, luego de la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, cuando las empresas Exxon Mobil y Conoco-Phillips, las únicas de 33 empresas trasnacionales, incluyendo a Chevron, que no aceptaron nuestras leyes, recurrieron al arbitraje internacional ante el Ciadi y el CCI, como estaba contemplado en los acuerdos de la “apertura petrolera” y los distintos tratados de “protección de inversiones” suscritos por el Estado venezolano.

 

Era evidente que las transnacionales en los juicios arbitrales apuntaban a obtener la compensación exorbitante que ellos pretendían, tomando la propiedad de Citgo y cualquier activo que tuviésemos fuera del país. Sin embargo, con nosotros, siempre fracasaron en sus pretensiones.

Durante nuestra gestión al frente del ministerio de Petróleo y Pdvsa, enfrentamos juicios arbitrales y maniobras judiciales de todo tipo por parte, nada más y nada menos, que de la Exxon Mobil y la Conoco Phillips, que siempre supimos derrotar. Nuestro equipo, hoy perseguido y en desbandada, supo enfrentar estas pretensiones en tribunales internacionales y defender con éxito los más sagrados intereses del país.

Ya en el gobierno de maduro y siendo aún ministro de petróleo, presidente de Pdvsa y vicepresidente para el área económica, entre los más de 18 documentos con propuestas a maduro que hicimos para hacer frente a la crisis económica, que ya tomaba dimensiones preocupantes, fue la de urgentemente vender Citgo.

 

El razonamiento era sencillo: necesitábamos el dinero, establecer un fondo para hacer frente a los desajustes macroeconómicos, traer esos recursos al país. Era evidente que la relación con los EEUU sería cada vez más tensa y que éramos vulnerables a cualquier acción en contra de nuestros intereses.

 

Por otra parte, habíamos adelantado un proceso de consultas con potenciales compradores con la ayuda de una reconocida empresa europea, obteniendo, todavía entonces, ofertas por 15.000 millones de dólares con la condición de mantener contratos de suministro de petróleo venezolano de largo plazo a efectos de no afectar de ninguna manera nuestra posición de mercado, al contrario, mejorarla.

 

Para ese momento, todavía Citgo tenía tres refinerías: Lake Charles, Lemont y Corpus Christi, terminales, oleoductos y estaciones de servicio.

maduro decidió no hacer nada. A pesar de las evidencias de que todos los factores políticos y económicos apuntaban a confiscarnos Citgo, pudieron más los intereses y el lobby tanto del propio Citgo, como de la vicepresidencia de Pdvsa, quienes siempre torpedearon el proceso. Por otra parte, maduro mismo ha estado siempre convencido de que, en el espíritu del “grupo de Boston”, a pesar de lo que haga, siempre podrá llegar a un acuerdo con la administración norteamericana. Pero se equivocó, desestimó las recomendaciones que le hicimos desde el equipo que trabajó todos estos temas durante doce años con el presidente Chávez. Un error estratégico.

 

Lo que pasa hoy día es, lamentablemente, la confirmación de los escenarios que le advertimos a maduro: un gobierno extranjero, actuando por motivaciones políticas, nos confisca activos del Estado venezolano. Activos y recursos que, maduro, como jefe de Estado no supo defender por negligencia y falta de coraje en defensa de los intereses del país.

 

Por su parte lo que hace guaidó con Citgo no solo es ilegal, sino absolutamente opaco. Independientemente de lo que se diga, o de la posición que se tenga respecto a maduro, no se puede participar de la confiscación que hace un gobierno extranjero de los activos del Estado venezolano. Mucho menos se puede designar una junta directiva que administre bienes del Estado, de todos los venezolanos, sin ningún tipo de sustento legal, ni rendición de cuentas, ni control de los organismos establecidos por las leyes venezolanas. Todo lo que hacen allí es un ilícito desde su origen. Si la derecha de la burundanga no ha sido capaz de administrar ni siquiera los recursos de un concierto en Colombia, imaginemos qué pasará con la “administración” de Citgo.

 

El “procurador” designado por guaidó, efectivamente actuó como testigo en el juicio arbitral a favor de Crystallex, en contra de la República. Igual lo han hecho otros de los grandes “juristas” de la derecha más rancia del país en los juicios arbitrales de la Exxon Mobil y Conoco Phillips en contra de Pdvsa y la República. Es una conducta reprochable y que refleja el sentimiento profundamente antinacional de las élites de derecha en Venezuela, el mismo que inspira el llamado “plan país” que pretende terminar de dar el golpe de gracia a nuestra maltrecha industria petrolera, privatizar Pdvsa y entregar el petróleo.

 

El desastre de Citgo es un claro ejemplo de cómo dos sectores minoritarios están dispuestos a actuar en contra de los intereses más sagrados del país para favorecer sus propios intereses mezquinos y sus ansias de poder. Debilitan a la patria y la llevan a las puertas de la desaparición de sus instituciones, la entrega de sus recursos y el remate de sus activos. Lo que alguna vez constituyó garantía de un futuro posible para el pueblo venezolano, hoy se remata entre pillos e incapaces, aprovechándose de la desmovilización y desconcierto de un pueblo oprimido.

 

]]>
<![CDATA[Negociación prioritaria: entre opositores]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Negociacion-prioritaria-entre-opositores-20190802-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Negociacion-prioritaria-entre-opositores-20190802-0032.html El archipiélago opositor una incongruencia que subyuga las posibilidades de derrotar al gobierno de Maduro. Es como si cada quien remara para su lado en un naufragio. Girando, como pollo sin cabeza. Parecen no entender que más puede el todo que la suma de sus partes, en el pensamiento aristotélico. Pero, las rivalidades y ambiciones crean muros de incomunicación y desacuerdo, que hacen crecer las contradicciones y los antagonismos. No hay un solo camino y el número está acoplado a personalidades y organizaciones (generales sin ejército), que hacen vida en solitario. Cabalgan sin compañía, pero hacen ruido mediático y en las redes, aparentando fuerza que no tienen. En algunos casos estimulados por el gobierno. Ideas efectistas, oportunas y propuestas sesudas, se pieden en el laberinto de la trama inoficiosa.  Remos antigregarios… ermitaños. 

 

Pescando en río revuelto, pasan su tiempo negociando aquí, negociando allá. Son piezas furtivas nadando a un lado y otro. No coinciden con nadie y son como estrellas solas. Símbolos de una etapa paradójica e incomprensible, donde reina la incertidumbre. Satisfechos en sus afanes melodramáticos, andan, por el mundo político, tras un chance, para figurar y fantasear. Pareciera que no conviene la unidad, aunque sea para derrotar a Maduro. El liderazgo reconocido por la mayoría, capitaliza en forma íntegra. El objetivo de sacar a Maduro, con esfuerzo interno, demanda una acción unitaria. La situación minusválida de la actual participación de callle, reclama una estrategia unitaria, que eleve el optimismo, aliente la lucha y la movilización en la calle. La unidad total opositora es el timón y motor de la victoria.

 

Habida cuenta que el líder opositor, reconocido por la mayoría de los venezolanos y por el mundo occidental, es Juan Guaidó, a él corresponde un llamado a la unidad total, con propuestas de funcionamiento y liderazgo colectivo. Hay que integrar a todos en una plataforma política de dirección y lucha. Alrededor de un consensuado programa de gobierno y de unas líneas argumentales y propuestas centrales. A mi entender, este sería el principal esfuerzo de diálogo y negociación que se debe  desarrollar en el país. A la negociación promovida por el gobierno de Noruega asisten por primera vez “las oposiciones”, tal como lo dijo Maduro. ¡Buena esa, es un importante avance! No se debe ir a una guerra fraccionado, eso decreta la derrota. Era igual a presentarse al campo de batalla enclenque o disminuido. La imagen de vigoroso o corpulento se lo da su grado de unidad. Su representatividad cualitativa y cuantitativa.

 

Por conocer esa debilidad y raquitismo es por lo que el gobierno luce prepotente… amenazador. Ahora va por los diputados que aprobaron el Tiar, en la Asamblea Nacional. Desconociendo el fuero de la “irresponsabilidad”. Y el carácter que tiene la cámara de enjuiciar a sus miembros. Continúan las persecuciones y la violación de los DDHH. Violando la Constitución y las leyes. La Asamblea Nacional Constituyente se convirtió en un “Caballo de Troya”, para la oposición. Desde allí y desde el TSJ, tienen a raya por “desacato”, a la AN. Ni aprueba leyes ni controla la administración pública. Es centro de desahogo o calistenia. Que reconoce el mundo occidental, pero sin efecto práctico en la institucionalidad democrática y en el funcionamiento del estado de derecho. A mi entender, la prioridad es amalgamar en un solo proyecto a toda la oposición: líderes, cuadros medios, regionales, militantes y opositores al gobierno. Esta es la forma de levantar el espiritu de lucha y la confianza en el liderazgo. ¿Qué es una tematica compleja? Pero para eso hay especialistas de gran capacidad mediadora y facilitadora. Métodos y técnicas eficaces que desarrollan procesos con resultados garantizados. El objetivo es común, cambiar el gobierno e instaurar uno de transición. ¡Manos a la obra! 

]]>
<![CDATA[La violencia omnipresente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-violencia-omnipresente-20190802-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-violencia-omnipresente-20190802-0062.html Sin distingo de posición o afiliación política,  comienza a generalizarse en la ciudadanía  un estado psicológico de indefensión y desesperanza.

En diversos espacios políticos plurales, donde hemos estado trabajando el dialogo    ha surgido espontánea y dolorosamente la desesperanza o  indefensión aprendida, en relación con estímulos negativos o aversivos generalmente incontrolables, que se identifican con la violencia impregnada en diversos órdenes de la vida.

La cotidianidad se vive desde el fatalismo, la frustración y el pesimismo;   la tristeza, la impotencia  y una suerte de pasividad ciudadana producto de la habituación y resignación  a la violencia en sus diversas formas. Desde la indefensión, se denuncia una violencia que está en todas partes: en el tejido social,  en la afectividad y en el miedo al otro, al diferente,  al adversario político.   Se destaca la violencia presente   en el lenguaje,  la información, relatos transmediáticos   y en el discurso político.  Resalta la violencia que se desprende de la desinstitucionalización, la economía y aquella inherente a la   crisis de subsistencia.  Se señala la violencia política y en  el ejercicio de la autoridad.  Se alude a la violencia legítima y la anómica.  Sin menospreciar  la violencia  que caracteriza  las relaciones internacionales expresada en el cerco económico y geopolítico; en el  aislamiento del mundo exterior y el despojo petrolero. En este contexto ocurre recientemente el asesinato  de un grupo de campesinos en Barinas.

Se impone el miedo ante una  violencia presente en muchos lugares y situaciones.   En este paisaje emocional, el miedo- aun cuando varía en contenido y gradación de un polo político al otro-  desempeña indudablemente un papel fundamental.  En ambos espacios políticos, destaca el miedo al otro,  señalado por expertos como  la causa última de la violencia.

Estudiosos plantean una  suerte de triángulo de la violencia. constituido por la subjetiva que puede ser invisible;   la simbólica interiorizada y naturalizada y, finalmente,  la violencia sistémica, relacionada con el funcionamiento de la economía y la política. 

Violencia omnipresente que se  traduce indefectiblemente en  sentimientos de desesperanza e indefensión aprendida.

]]>
<![CDATA[Renacer desde adentro]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Renacer-desde-adentro-20190802-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Renacer-desde-adentro-20190802-0080.html Maracaibo comienza a entrar en una nueva etapa, una etapa de superación definitiva de sus problemas que en lo concreto ahora es posible gracias a los resultados obtenidos de las reformas al sistema de recaudación introducidas en diciembre de 2018. Y en esto debo detenerme, pues la nueva política fiscal local va más allá del aumento de impuestos y tarifas de los servicios públicos, es la expresión de un nuevo modelo de gestión, nacido desde la compleja situación económica del país, la cual nos obliga a desarrollar estrategias de sustentabilidad para nuestra ciudad. El capítulo de la “Venezuela Dubai” se cerró y la realidad nos exige mirarnos hacia adentro, reflexionar y reconstruir una sociedad distinta, que se relacione de manera diferente, que use los recursos de manera óptima, que sepa priorizar lo más importante y que logre políticas económicas y de servicios sustentables para mejorar la calidad de vida de nuestra gente.


Comienzo escribiendo esto, pues quiero introducir una de las políticas públicas más importante que está comenzando a desarrollar el municipio: el reciclaje. Como ya mencioné, la nueva política de recaudación nos ha permitido aumentar los ingresos de manera considerable y parte de estos recursos se han venido invirtiendo en el Sistema de Gestión Integral de Desechos Sólidos de la ciudad, ya tenemos 50% de la flota propiedad de la alcaldía (recordar que comenzamos en 0%).

Por ahora el sistema es suplementado con una flota alquilada y en conjunto nos está permitiendo restaurar la frecuencia domiciliaria en algunos urbanismos de la ciudad con los cuáles estamos comenzando a firmar convenios de pagos del servicio con sus condominios para garantizar mantener óptima la operación de recolección de desechos.

 Con estos mismos condominios iniciamos el plan de reciclaje que, en resumen, consiste en la clasificación en origen de los desechos no orgánicos (metales, vidrio, cartón, tela, papel y plástico principalmente) los cuáles son recibidos a cambio de incentivos económicos directos o indirectos (pagos o inversión en espacios públicos). En estos momentos somos la ciudad con el mayor nivel de reciclaje en el país, solo con el plástico estamos captando aproximadamente 120 toneladas mensuales que serán prontamente procesadas en la planta industrial de reciclaje de plástico propiedad de la alcaldía, una de las más grande del país, con una capacidad diaria de procesamiento de 12 toneladas.


Esta política de reciclaje no se circunscribe solamente a los residenciales, se ejecuta también en el ámbito escolar y en el comercial. En el caso de las escuelas, recientemente realizamos el primer canje de 300 kilogramos de botellas de plástico llevadas por los niños de la U.E. Fé y Alegría “La Chinita” por un aire acondicionado de 3 toneladas.
Sin embargo lo más importante de la política de reciclaje no es el hecho per se del aprovechamiento del material en cuestión, va mucho más allá, tiene que ver con la construcción de un nuevo ciudadano: un ciudadano que se relaciona de manera distinta con el resto de la sociedad, con el Estado y con la naturaleza; un ciudadano que asume preocupación por el cuidado de los espacios públicos y se encarga de mantener limpios los mismos; un ciudadano que asume responsabilidad del impacto negativo que como especie hemos marcado en la naturaleza y que se ocupa activamente de equilibrar esa relación; un ciudadano que trata a su vecino con respeto y solidaridad. Recuperar nuestra ciudad requiere una gran inversión y cantidad importante de obras, pero principalmente requiere una generación que tenga la voluntad de cambiar la manera como hemos convivido y comprometerse en construir en conjunto la Maracaibo que queremos.

 

Director de Gestión Urbana / Alcaldía de Maracaibo

]]>
<![CDATA[El delito de retrasar las soluciones]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-El-delito-de-retrasar-las-soluciones-20190802-0063.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-El-delito-de-retrasar-las-soluciones-20190802-0063.html De pocas palabras se ha abusado tanto como de la palabra diálogo. Su uso interesado ha vaciado a la palabra de significado y la ha convertido en un término ambiguo y problemático. Hoy, por lo general, los llamados al diálogo resultan sospechosos y no logran credibilidad alguna.

La primera condición para un diálogo verdadero es aceptar los gravísimos problemas que vivimos en todos los niveles y mostrar verdadera disposición a resolverlos. Llamar al diálogo sin asumir las propias responsabilidades, para ganar tiempo y  continuar con las políticas que han ocasionado y siguen agravando la crisis, demuestra cinismo, soberbia e insensibilidad. Cerrarse a un verdadero diálogo, adoptar posturas que impiden o retrasan resolver los problemas que están ocasionando tanto sufrimiento y tanta desesperanza  constituye un verdadero delito. Uno no es sólo responsable de los males que ha ocasionado en el pasado con su conducta o sus medidas, sino también de los que sigue y seguirá ocasionando en el futuro por la terquedad en negarse a  cambiar de rumbo. Y es criminal no evitar muertes y sufrimientos pudiendo hacerlo.

Nuestro gran pecado hoy es retrasar las soluciones. ¿Por qué tenemos que esperar más? ¿No es suficiente todo el sufrimiento que estamos ocasionando o padeciendo? ¿Por qué no nos duelen ya las próximas víctimas, que podrían evitarse?  Por supuesto, el primer y principal responsable de las víctimas del pasado, del presente y del futuro, es el gobierno que sigue culpando siempre a los demás, no acepta su responsabilidad  y no muestra disposición alguna a cambiar de rumbo, sin importarle la completa destrucción  del país  y las montañas de sufrimiento y dolor que han ocasionado sus políticas. Son responsables todos los que, civiles o militares, esclavos de sus  intereses o su  ideología antiimperialista que justifica su postura y les impide ver la realidad, siguen apoyando este desgobierno.   Pero también son responsables los que en la oposición torpedean la formación de una gran alianza opositora, y siguen jugando a obtener beneficios individualistas. Son responsables los guerrilleros del twiter que se la pasan sembrando desesperanza y criticando todo lo que están haciendo con  verdadero espíritu de entrega y compromiso los que  luchan con tesón  por sacar a Venezuela del abismo. Son responsables los fundamentalistas y dogmáticos que creen tener, solo ellos, la llave mágica de las soluciones y desdeñan lo que hacen y proponen los demás.  Son responsables los que juegan a que la crisis continúe porque se están aprovechando  para obtener beneficios personales. Y son responsables los que,   alejados de su compromiso ciudadano,   siguen esperando que otros resuelvan los problemas sin  hacer nada.

Es hora de que todos los que amamos a Venezuela y estamos comprometidos en lograr  el bienestar de todos, asumamos nuestras responsabilidades ciudadanas. No podemos seguir por el camino de la rivalidad y el enfrentamiento destructor. Necesitamos acercarnos a la vida y el sufrimiento de las personas con una actitud de respeto y compromiso. Es hora de empezar a pensar en los demás y comprometernos en aportar a Venezuela más bondad, reconciliación y amor. Necesitamos todos con urgencia recuperar nuestra humanidad. Cada palabra odiosa que se pronuncia, cada mentira que se dice, cada violencia que se comete, cada actitud que retrasa las soluciones y sólo alarga el sufrimiento,  nos está empujando  hacia una situación cada vez más destructiva e inhumana.

]]>
<![CDATA[Cultivar lazos para levantar cabeza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cultivar-lazos-para-levantar-cabeza-20190801-0050.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cultivar-lazos-para-levantar-cabeza-20190801-0050.html Me emocionan esas gentes siempre dispuestas a donarse, a luchar por el bien colectivo, renunciando a sus intereses personales, acogiendo en su existencia un proceder de encuentro y acogida. Confesaré también que me inquieta esa otra ciudadanía encerrada en sí misma, que no comparte el ejercicio generoso y responsable de su distintiva misión. Nuestro propio hábitat nos requiere a todos un cambio en nuestra manera de vivir. Cuidado con los golpes atmosféricos, con los garrotazos que nos damos unos a otros, con las contrariedades entre palabras y hechos, aparte de otros ademanes impropios de seres que han de armonizar, construir y trascender, lejos de ese afán dominador que nos viene dejando bloqueados.

 

Ciertamente, hemos de movilizarnos ante nuestras propias miserias humanas. Tan importante como ponernos en acción es no encogerse de hombros, para que cesen las hostilidades mundanas que nos están dejando sin nervio para batallar. No es de recibo proseguir combatiendo como salvajes, activando tragedias por doquier, en lugar de trazar otro espíritu más acorde con el crecimiento de cada cual. Por tanto, lo que más hay que cuidar es el corazón. Este clima de falsedades que nos inunda, junto a este oleaje de pensamientos vacíos, nos están haciendo retroceder como especie pensante. Efectivamente, lo que proliferan son las habladurías y los cotilleos, abecedario destructor a gusto de los poderosos que todo lo comercializan. No olvidemos que todo en su vida es puro interés y negocio. Casi como los actuales profesionales de la política que, en lugar de ser servidores, suelen servirse del pueblo.

 

Ante esta bochornosa realidad, en la que vamos de fracaso en fracaso; y, aún lo que es peor, sin dejarnos acompañar por gentes de principios y valores, al menos para poder incorporarnos, sin ser triturados por nuestras propias necedades. Desde luego, la experiencia de la frustración, vivencia incluyente en todos los humanos, ha de instarnos a esforzarnos mucho más en ese reencuentro con la vida en comunidad, sin desesperarse, trabajando arduamente y aprendiendo de los desengaños. Sea como fuere, hemos de levantar cabeza siempre. El venirse abajo no es algo fatídico, la cuestión está en tomar aliento y aglutinar valor para continuar el camino. Realmente no sé cuál puede ser la llave del éxito, lo que sí sé, que las cerraduras de los reveses que todos coleccionamos en nuestra historia, se solventan poniendo más alma en nuestros andares.

 

En efecto, tampoco podemos quedarnos paralizados por muy fuerte que sea la tragedia. Lo vital es continuar adelante, nada de abatirse, ni de tirar la toalla, mientras hay pulso tenemos una relación que elaborar, realizar y ejecutar. Ojalá comience como un benéfico sueño, como un proyecto de unión y unidad, como una confluencia de acceso a lo armónico. Al fin y al cabo, es cuestión de plantarle cara a esa legión de absurdos sembradores de conflictos, para los que quizás tengamos que ser mejores artesanos del verbo, pues se trata de conjugar desatinos con nuevos tinos, de poner buenos timbres a los tonos, y de activar el arte de lo auténtico, lo que requiere serenidad, constancia en lo creativo, sensibilidad en el moverse y destreza en la actuación. Cuántas más vidas se sumen a esto,  mejor será el ambiente.

 

A mi juicio, por ende, es fundamental elevar el ánimo en un mundo al que hemos de hacer frente a multitud de retos, escollos y fibras divisorias, que amenazan nuestra propia destrucción humana. Desde luego, urge cultivar lazos de afecto, al menos para fortalecer la confianza entre culturas. El apoyo social ha de estar ahí siempre, ya que para lograr un mundo más justo, hacen falta otras estéticas más verdaderas, más lúcidas e ingeniosas que contribuyan a que permanezcamos todos ensamblados en torno a las bondades que vierte el servicio en común.

 

El día que los seres humanos en su conjunto sean fuente de armonía, germinará esa atmósfera fraterna tan necesaria como imprescindible para todo avance. Por eso, a esas personas que se ocupan de propagar concordia en todas partes, ellos sí que son los grandes cultivadores de la palabra, hecha luz, revertida en verso, conjugada y embellecida para que se restauren unos sistemas económicos más justos, que no excluyan a nadie, y que únicamente nos hermanen y vivifiquen. Pongamos audacia y fervor, en consecuencia, al menos para seguir sorprendiéndonos de una dinámica positiva, aquella de la que siempre brota el verdadero encuentro de latidos. Lógicamente, la amistad entre linajes es nuestra salvación. Vale más que el talento, porque es el mejor talante, al ser un goce gratuito que nos gratifica con mejor savia para todos.

]]>
<![CDATA[Crímenes culturales]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Crimenes-culturales-20190801-0048.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Crimenes-culturales-20190801-0048.html El reciente fallecimiento del artista Carlos Cruz Diez trae a mi memoria un triste y doloroso suceso ocurrido en 2005, con una de sus emblemáticas obras, el Muro Cromático, de 2 kilómetros de largo, que se exhibía en La Guaira, en plena avenida Soublette.

 

Hubo un alcalde quien, junto con un militar, presidente de la empresa Puertos del Litoral, mandarria en mano, un buen día se les ocurrió destruir la obra de arte para instalar un portón. Semejante acto es propio de los regímenes totalitarios que odian el arte y la cultura, y sobremanera, la inteligencia.

 

No solo ha sido este maltrato con el artista universal del cinetismo, también han ocurrido otros actos vandálicos contra estatuas, monumentos, pinturas, esculturas, publicaciones y hasta cierre de librerías y editoriales del Estado, como Monte Ávila y Biblioteca Ayacucho. Peor aún, el despojo y destrucción de todo el arte funerario nacional, en cementerios históricos, como el de Bella Vista en Barquisimeto o el General del Sur, en Caracas.

 

Porque en los últimos 5 años el avance de los crímenes contra la cultura ya no se realiza en la oscuridad ni de manera anónima. La perversidad y maldad del chavizmo-socialismo está abiertamente dirigido a todo acto que intente elevar su voz, tomando a la creación, el arte y la cultura como defensa de la libertad y dignidad del ser venezolano.

 

Creo que es momento para comenzar a denunciar al Estado venezolano y su régimen, como agentes criminales que cometen actos de terrorismo contra los bienes culturales, artistas e intelectuales.

 

Porque destruir una obra de arte es un crimen que debe ser investigado y sus autores sometidos a juicio y sentenciados, como lo dictan las leyes en toda sociedad que se llame civilizada.

 

En la Venezuela del chavismo-socialismo se han cometido crímenes culturales tan graves y descarados, como el derribo de las estatuas de Cristóbal Colón, en Mérida, Puerto La Cruz y Caracas, la mutilación de la estatua de Francisco de Miranda, en Maracaibo o el cierre sin mayores explicaciones, de la gran mayoría de librerías Del Sur, a quien el tristemente célebre ministro de cultura, Farruco Sesto, le cambió el nombre tan emblemático y ancestral, Kuai-Mare. Así también, los atropellos contra los bienes culturales religiosos en varias iglesias venezolanas. La mutilación del monumento a la batalla de Ayacucho, en el parque que lleva su nombre, en Barquisimeto.

 

La quema de libros de varias bibliotecas públicas en ciudades, como Los Teques y Ciudad Bolívar. El despojo de colecciones de arte en varias instituciones, como las del Banco Central de Venezuela y el Museo de Arte Moderno de Caracas.

 

Sea por desidia, por desconocimiento o porque sencillamente lo han permitido, el Estado venezolano y el régimen que detenta el poder, son directamente responsables de estos crímenes culturales. Este despojo debe verse como una afrenta contra la tradición y la memoria histórica y cultural de la república y los venezolanos.

 

Claramente se observa una orientación a permitir que la identidad nacional sea lesionada, fracturada, para introducir nuevas imágenes que se identifiquen con el llamado modelo revolucionario. Porque no hay otra manera de entender semejante acto de barbarie que se viene cometiendo contra la cultura nacional, el arte y la literatura.

 

No son simples actos vandálicos ni tampoco robos cometidos por traficantes de arte o mutiladores de oficio para comerciar metales, como el bronce. Es más que desidia, ineficiencia, descuido y descontrol en la protección de los bienes culturales de la República.

 

Es un proceso de destrucción sistemática de la tradición cultural del ser venezolano. Borrar toda huella, todo símbolo y toda imagen que signifique progreso y civilidad. Como lo es, el cambio de nombre de una entidad federal, el tradicional y simbólico estado Vargas para llamarlo ahora, La Guaira. Curiosamente el único estado que rendía honor a uno de los prohombres, el Dr. José María Vargas, quien promovió con mayor vehemencia la educación cívica y la civilidad en Venezuela.

 

Así como se han denunciado las torturas, asesinatos, la desnutrición y falta de alimentos y medicinas, la censura y persecución a los medios de comunicación, como delitos contra la humanidad. De igual manera y contundencia, deben denunciarse, con meticulosa investigación y documentación, la serie de crímenes cometidos por los agentes de la administración del Estado en el área cultural, quienes han estado al frente de estas instituciones.

 

Callar un crimen cultural es cobardía y sumisión.

 

]]>
<![CDATA[Pdvsa y su rol]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Pdvsa-y-su-rol-20190801-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Pdvsa-y-su-rol-20190801-0045.html Tenemos una situación de nuestra Industria Petrolera Nacional, muy precaria y en pésimas condiciones. No se trata de privatizar a nuestra industria petrolera. Se trata de administrarla bien, con ética y responsabilidad. Con sentido de estado, donde entienda que los administradores actúen como un buen padre de familia. La industria nos pertenece a todos los venezolanos. Los administradores de turno, creen que la industria les pertenecen y no tienen que explicar nada a nadie. Están separados aislados de la realidad y de la responsabilidad de rendir cuentas al resto de los venezolanos. Nadie sabe lo que hacen con nuestra riquezas.

PDVSA, es una empresa productora y exportadora de petróleo, global, que actúa y se desarrolla en el mundo entero. Y que tiene que competir a nivel mundial con el resto de los productores y exportadores de petróleo. Es un negocio complejo y delicado.

PDVSA, fue cargada de una serie de responsabilidades extrañas a la operación del negocio petrolero. PDVSA  cuenta, hoy en día, con más de 150.000 trabajadores, cuando debería tener cerca de 40.000 personas entre empleados, obreros, técnicos, profesionales y ejecutivos. La sobrecarga impuesta, la hace extremadamente pesada y burocrática.

PDVSA  al ser descargada y centrada en la operación del negocio petrolero, sería más eficiente, productiva y rentable. De lo que se trata, es hacer el negocio petrolero altamente rentable, paea que produzca riqueza suficiente para satisfacer las necesidades de la nación.

La recuperación de la producción petrolera pasa por identificar las áreas, infraestructuras existentes. Las actividades necesarias para atacarlas y resolver cuellos de botellas, que han hecho disminuir la producción abruptamente a niveles inimaginables, junto a la falta de inversiones en mantenimiento y nuevas áreas de desarrollo.

Se debe deslastrar a PDVSA de tanta carga asumida. De exigir a los administradores cuál es el Plan de recuperación, si es que existe dicho plan. Bajo el esquema actual en Pdvsa, la producción de petróleo seguirá cerca de 1 millón diario, lo cual representará unos menguados ingresos a la hacienda nacional.

Hay mecanismos financieros internacionales, que podrían aprovecharse para insertarlos en Venezuela, para financiar la recuperación de la producción. conservando la nación la propiedad de los yacimientos y el control de la producción y la comercialización del crudo producido. En Pdvsa no hay,  hoy en día, ni gun interés que ello ocurra.

El destino de PDVSA, bajo las actuales circunstancias, está estancada y sumida en una burocracia muy peligrosa paea el buen común de los venezolanos.

PDVSA debe abrirse ante las oportunidades de crecimiento de la producción de petrolero. Solo basta con recuperar la infraestructura en el Lago de Maracaibo, mediante acuerdos de financiamientos internacionales. Es la reserva probada de crudos livianos. medianos y pesados más grande de Latinoamérica, con tradición petrolera y muchas empresas privadas conocedoras del trabajo por hacer, pero no hay ni vocación, ni responsabilidad,ni decisión para hacerlo.

La postración de la actividad petrolera, donde se han perdido más de 800.000 barriles día solo en el Occidente, más de1.200.00 entre Iriente y la Faja. Son los 2.000.000 de barriles Día perdidos en 5 años.

Hay que tomar acciones concretas, certeras, dinámicas y transparentes, para recuperar la producción de petróleo, para mejorar la calidad de vida de todos los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Sí vale la pena negociar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-vale-la-pena-negociar-20190731-0128.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Si-vale-la-pena-negociar-20190731-0128.html Desgraciadamente, se han consumido muchos años en un enfrentamiento inútil, estéril y completamente improductivo, pues, solo ha servido para desmembrar el país  y obstruir todo lo que pueda ser provechoso para el progreso nacional.

Sin embargo, afortunadamente, la comunidad internacional, la opinión pública y la ciudadanía en general, están enfilando su discurso hacia la necesidad de lograr una solución pacífica a la crisis política, lo cual convergería –finalmente- en unas negociaciones que lleguen a un proceso electoral con amplias garantías.

Aunque el proceso electoral no lo es todo, sí es condición necesaria para destrabar la crisis. No obstante, después de las elecciones debe pactarse un esquema de convivencia nacional, de manera que se deje establecido un marco de coexistencia. Incluso, me atrevería decir que, dicho esquema, debería firmarse en compañía de los acuerdos que se produzcan en el proceso de negociación en Barbados para darle mayor probabilidad de éxito al gobierno futuro, es decir, un mayor piso de gobernabilidad con una ruta clara, definida y previsible. Un ejemplo sobre el cuadro que intento explicar, lo resume muy bien la transición política chilena:

Después de que la oposición democrática chilena se unió para ganarle el plebiscito en 1988 al dictador Augusto Pinochet (en el cual le preguntaron a la población si querían que se extendiera la permanencia del dictador en el poder por 8 años más), esa misma oposición –junto al gobierno- convocaron otro plebiscito en julio del año 1989 para acordar 54 reformas a la Constitución de 1980 y, de esta forma, darle estabilidad democrática al próximo gobierno. Las mencionadas reformas fueron ratificadas con categórica mayoría. Finalmente, se organizaron unas elecciones presidenciales y parlamentarias en diciembre del año 1989, donde resultó electo Patricio Aylwin Azócar, candidato por la Concertación de Partidos por la Democracia.

Pero no todo quedó ahí. El dictador Pinochet, entregó la banda presidencial en marzo del año 1990, pero no fue removido como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas sino hasta el año 1998. Y, por si fuera poco, Pinochet  fue nombrado  Senador vitalicio después de dejar el mando de las Fuerzas Armadas. Lección, reflexión, moraleja o como quiera llamarle: Vea usted cuánto tuvo que ceder la oposición democrática de la época para superar la cruel dictadura (sin mencionar que también se aprobó una Ley de Amnistía).

Ahora bien, ¿vale la pena llegar a convenios y acuerdos políticos nacionales? El ejemplo chileno nos dice que sí. Negociemos con espíritu nacional, por favor.

]]>
<![CDATA[Luz del día]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Luz-del-dia-20190731-0127.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Luz-del-dia-20190731-0127.html Dentro de un plan integrado con la visión de desarrollo nacional, atendiendo lo que el presidente Chávez llamó Eje Occidental de Desarrollo, el Zulia recibió la mayor inversión en generación eléctrica. Razones de historia y de geografía orientaron decisiones y acciones con sentido del afecto y visión geopolítica, que hoy continúa el presidente Nicolás Maduro.

Primero la importancia geoestratégica de la región, por su ubicación y recursos, para Venezuela, para el sueño de integración del Libertador Simón Bolívar,  Gran Colombiano y para la América del Sur. Después la situación privilegiada del golfo de Venezuela y el Lago de Maracaibo como cuenca que irradia su energía por encima de Perijà  hacia el occidente, el centro, los llanos y los andes venezolanos, obligan  la atención a la tierra del relámpago y de la Luz.

Es así como se consolida un avance importantísimo de “Termozulia”, con sus ciclos combinados y posibilidades de generación con combustible liquido , se contrata y se ejecuta la primera etapa del complejo de energía eólica más ambicioso de Latinoamérica: el Parque Eólico de La Guajira, deuda pendiente,  que visitamos en el primer gobierno de calle, el ciclo combinado de Bachaquero y se contrata con crédito del BID el nuevo cable sublacuatre de cruce  del lago para alejar el riesgo del collar de “bolas criollas” (decir de algunos técnicos) que representó el negocio de finales de los 90s de las torres de transmisión  en el estrecho de Maracaibo.

Tenemos la base para la independencia energética desarrollada en su mayor parte por el gobierno Bolivariano. Pero se hace urgente manejar el sistema como empresa productiva, con sentido social y a su vez con independencia de intereses distintos a la generación de riqueza, para que el Zulia brille de verdad. La dirección centralizada, la ejecución desconcentrada, con supervisión de los ciudadanos, como corresponde a la democracia participativa, pero con técnicos y administradores  patriotas, amantes del Zulia y de su gente, como Bolívar, Chávez y Nicolás, de la tierra que le dio el nombre a la patria venezolana.

]]>
<![CDATA[Sobre los refugiados venezolanos en el mundo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sobre-los-refugiados-venezolanos-en-el-mundo-20190731-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sobre-los-refugiados-venezolanos-en-el-mundo-20190731-0035.html

Las ideas, reflexiones y referencias asociadas a refugio, refugiados y refugiadas han sido ajenas históricamente para los venezolanos y las venezolanas, hasta estos últimos años.

Nos han sido ajenas a pesar  que como país, se ha sido  receptor durante décadas, primero de los que llegaron desde Europa después de la segunda guerra mundial, seguidos por quienes desde distintas latitudes de América Latina han llegado para invocar este derecho, así podemos referirnos a los que  huyeron de las dictaduras del cono sur, en los setenta; pasando por lo que salieron de los países andinos, debido a los convulsos ochenta;  hasta los que sostenidamente siguen llegando desde Colombia, debido a la violenta situación que ya lleva más de cinco décadas.

Han sido ajenas las ideas de refugio, refugiados y refugiadas por que no existió una narrativa mediática que los abordará, más bien parece que hubo un consenso entre las empresas o medios de comunicación y la sociedad política para no abordar el tema socialmente. En consecuencia los solicitantes de refugio llegaron sin mayor escándalo, se integraron sin mayores complicaciones, mientras los trámites se hacían en términos muy discretos.

Hoy las ideas asociadas a refugio, refugiados y refugiadas se encuentra con más frecuencia en el imaginario de los venezolanos y las venezolanas, pues existen más personas que consideran tener razones para cruzar nuestras fronteras nacionales con el objeto de invocar este derecho y solicitar protección internacional. Sobre esta situación se ha construido una narrativa institucional y política, reflejada en las empresas y medios de comunicación;  que tributa al discurso orientado a sostener que en nuestro país existe una “emergencia humanitaria” y en función de ello la comunidad internacional debe actuar.

En razón de lo anterior se exponen un conjunto de elementos para aportar a la comprensión y problematización algunos aspectos de esta nueva situación. En primera instancia abordamos algunas consideraciones sobre el Derecho Internacional de los Refugiados y Refugiadas, seguidamente examinaremos algunos datos en relación a nuestro país, dentro del contexto global y finalizare con algunos comentarios sobre las instituciones globales y el Estado venezolano en relación a la situación actual.

Uno: Sobre el Derecho Internacional de Refugiados y Refugiadas.

El  refugio es un derecho humano, contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, específicamente en su artículo 14, donde se establece que En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”. En concordancia con este precepto se adopta la Convención sobre el Estatuto de Refugiados en 1951, que conjuntamente con el postulado anterior son los fundamentos de lo que se ha convenido en denominar el Derecho Internacional sobre Refugiados y quien elabora esta nota le incorpora el enfoque de género y agrega Refugiadas.

La Convención sobre el Estatuto de Refugiados  reconoce en su artículo 1 como refugiado o refugiada a toda persona quedebido a  fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales  acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él.”

 

El Protocolo sobre el Estatuto de Refugiados de 1967 libera a la definición anterior de las limitaciones temporales y geográficas, pasando a ser de carácter mundial y aplicable a cualquier tiempo.

 

En América se adopta en 1984 la Declaración de Cartagena sobre  Refugiados que recomienda a los países que forman parte de la Organización de Estados Americanos ampliar las razones por la cuales una persona puede ser considerado refugiado o refugiada, considerando también a aquellas  “que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”.

 

En el Derecho Internacional de Refugiados y Refugiadas está claramente definido que para ser sujeto de este derecho debe haber cruzado una frontera internacional, mientras no lo haga, pero priven “los temores” previstos en el articulo Nº 1 de laConvención sobre el Estatuto de Refugiados, será considerado una desplazada o desplazado interno y se encuentra bajo la jurisdicción de Estado donde se encuentra.

Asimismo el Derecho Internacional de Refugiados y Refugiadas se rige por una serie de principios entre los que encontramos el de no devolución, que supone la no expulsión al país de origen o a un tercer país, sin que medien circunstancias extraordinarias previstas en el cuerpo jurídico nacional o internacional. Seguidamente podemos aludir al principio de no sanción, en tanto el refugiado o refugiada puede haber entrado al país donde invoca el derecho de manera irregular.  El solicitante de refugio, refugiado o refugiada no debe ser detenida, salvo para la determinación de su identidad u origen, mientras tanto debe gozar de libertad plena y el Estado receptor debe garantizar al menos documentación, confidencialidad de su trámite (incluyendo la no notificación consular), la unidad familiar, asistencia administrativa y la no discriminación en su territorio.

Los refugiados y refugiadas son objeto de protección internacional y los Estados en los que se encuentran son los responsables principales, quedando para el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) una responsabilidad auxiliar, que se expresa en el mandato promover para ello la cooperación internacional y brindar asistencia técnica en diversas áreas a los Estados.

El Acnur  promueve tres soluciones duraderas para los refugiados o refugiadas, a saber: repatriación voluntaria, integración local o reasentamiento. La primera aplicará cuando la razones sustenta la invocación del derecho han desaparecido y la persona voluntariamente acepta retornar a su país de origen. La segunda implica la incorporación definitiva del refugiado o refugiada en el entorno local del Estado de acogida y finalmente la tercera es la ubicación del sujeto de derecho en una locación diferente a la de su punto de llegada, en condiciones dignas.

Hasta aquí dejaremos esta parte, ya que considero que se han expuesto las ideas centrales del marco jurídico-conceptual sobre el Derecho Internacional de Refugiados y Refugiadas. En todo caso queda claro lo fundamental en relación a la institución del refugio y las personas que en ella  se acogen. De manera deliberada no abordamos el asunto de los migrantes, aunque más adelante lo tratará en relación al contenido de este artículo. Ya tendrá el lector o lectora otros recursos para profundizar si le interesa algún aspecto en particular.

Dos: Sobre los refugiados y refugiadas venezolanos en el mundo.

En la víspera de la conmemoración del Día Internacional de los Refugiados y Refugiadas, que fue establecido el 20 de junio de cada año, por la Asamblea General de Naciones Unidas; el Acnur publicó un informe titulado “Tendencias globales. Desplazamientos forzados en 2018”. Los datos que se presentan son aportados por los Estados y en su conjunto nos brinda un panorama de la situación.  A continuación veremos cuál es la posición de Venezuela en sí misma y en el contexto global para tener elementos sobre la magnitud de este aspecto novedoso de nuestro país.

Solo para tener una comprensión general del documento “Tendencia globales. Desplazamientos forzados en 2018”, se expone la estructura de mismo. El capítulo 1 establece una introducción que nos presenta un paisaje preliminar, mientras que el capítulo 2 aborda el asunto de los refugiados y refugiadas. Seguidamente el capítulo 3 presenta un balance sobre las soluciones que se implementan para atender a estos sujetos de derecho, luego se esboza la información sobre los desplazados internos en el capítulo 4.  El capítulo 5 esgrime la información relacionada con los solicitantes de asilo, en tanto que en el capítulo 6 describe lo concerniente a la apatridía, el capítulo 7 se refiere a “Otros grupos o personas de interés” y se complementan con los capítulos 8 y 9 están relacionados a Datos demográficos y de emplazamiento y ¿A quiénes se refieren estas estadísticas? respectivamente.

El informe presenta un resumen donde estima la existencia de  70,8 millones de desplazados y desplazadas  de manera forzosa, que en detalle están compuestos por  “25,9 millones de refugiados: 20,4 millones bajo el mandato de ACNUR y 5,5 millones de palestinos registrados bajo la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA). Las cifras globales también incluyen a 41,3 millones de desplazados internamente y 3,5 millones de personas cuyas solicitudes de asilo no han sido falladas al cabo del periodo reportado” (pág. 4).

Sostiene el informe que existen para 2018 25,9 millones de refugiados y refugiadas en el planeta, lo significa un aumento del 2 % con respecto al año anterior (pág. 13). El 82 % de los refugiados provienen de diez países, los cuales son encabezados por Siria (6,7 millones), seguido por Afganistán (2,7 millones) y Sudan del Sur (2,3 millones). En contraposición los países con mayor recepción de refugiados y refugiadas son Turquía (3,7 millones), Pakistán (1,4 millones) y Uganda (1,1 millones) que en conjunto se ocupan del 24 % de la población en esta situación. En este aspecto Acnur subraya que 9 de los 10 países receptores están en regiones del desarrollo y estos se concentran el 84 % de la población refugiada.

Durante 2018 se reconocieron como refugiados y refugiadas aproximadamente 1,1 millones de personas, un significativo decrecimiento en relación al año inmediato anterior. Dentro de este grupo los sirios representan poco menos de la mitad de estos nuevos reconocimientos.

Hasta ahora las venezolanas y los venezolanos no están reflejados en las estadísticas globales sobre refugiados y refugiadas.  Sin embargo constatamos que en este informe se incorpora un caso de estudio que se titula “La situación de Venezuela” (Pág. 24-26), donde detalla algunos datos sobre las refugiadas y refugiados venezolanos el mundo, veamos. Acnur sostiene que existen 460.000 venezolanos y venezolanas que han invocado el derecho a refugio, de los cuales 350.000 lo hicieron en 2018, lo que a todas luces es un incremento vertiginoso. Del conjunto de solicitudes solo 21.000 se han resueltas a la fecha, es decir el  4,5 %.

En el capítulo 5 relacionado con las nuevas solicitudes de refugio se expone lo siguiente: en 2018 los Estados y Acnur recibieron 2,1 millones de nuevas solicitudes individuales de refugio. Se afirma en el informe que los venezolanos y las venezolanas son la primera nacionalidad de los nuevos solicitantes de refugio en el mundo, con aproximadamente 341.800 peticiones; seguido de los nacionales de Afganistán, la Republica Árabe Siria, Irán y el Congo (pág. 42).

Detalla el informe lo siguiente “Por mucho, las solicitudes de asilo de venezolanos han tenido lugar en Perú, con 190.500 nuevas solicitudes comparadas con las 33.100 de 2017, con lo cual se multiplicaron por cinco. A estas siguieron las cursadas en Brasil, 61.600, cuando en 2017 fueron registradas 17.900. Hubo 27.500 solicitudes presentadas en Estados Unidos de América. Y añade: “Otros países que recibieron solicitudes significativas son España (20.000), Ecuador (11.400), Trinidad y Tobago (7.100), México (6.300), Panamá (4.600), Costa Rica (2.900), Colombia (2.600), Chile (1.700) y Canadá (1.300)” (pág. 44).

En cuanto a los países receptores de estas nuevas solicitudes en el mundo, se constata en el informe que está a la cabeza los Estados Unidos de América, seguido por Perú, Alemania, Francia y Brasil. La posición de Perú y Brasil se explica gracias al  incremento de venezolanos y las venezolanas que invocan el derecho al refugio en esas naciones. Aunque no está dentro de los primeros cinco, en España se resalta que se duplico en número de venezolanos y venezolanas que solicitaron refugio en relación al año anterior.

En cuanto a las solicitudes pendientes el informe dice lo siguiente: “A final de 2018 hubo 3.503.300 solicitantes de asilo con solicitudes pendientes, un 13% más respecto a las 3.090.900 que esperaban una resolución a final del año previo y una continuación de la tendencia al alza de los últimos años.” (pág. 47). Las solicitudes pendientes se concentran en países como los Estados Unidos de América, Alemania, Turquía y Perú que en conjunto poseen el 46 % del total.

Nuevamente se destaca en el informe que “Los venezolanos tuvieron el mayor número de solicitudes de asilo pendientes en 2018, con 464.200 casos, frente a los 45.100 de 2016 y los 148.000 de 2017” (pág. 47).

En el capítulo que trata lo relacionado con “Otros grupos o personas de interés”, se afirma que  estos ascienden a 1,2 millones a nivel global, pero en el caso se Venezuela Acnur incorpora una definición que denomina “Ciudadanos de Venezuela desplazados en el extranjero” (pág. 54) que define más adelante como aquellas personas que podrían ser refugiadas de origen venezolano pero que no solicitaron asilo en el país en el que se encuentran. ACNUR considera que la mayoría de ciudadanos venezolanos o personas apátridas que residían habitualmente en Venezuela están en necesidad de protección internacional de acuerdo con los criterios de la Declaración de Cartagena sobre Refugiados, en razón de amenaza a sus vidas, a su seguridad o a su libertad como resultado de acontecimientos que están alterando seriamente el orden público en Venezuela” –Subrayado del autor- (pág. 63). En esta definición Acnur estima en América aproximadamente  2.592.948 de personas.

España y los refugiados y refugiadas venezolanas.

Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) citada en un reportaje del Huffington Post en febrero pasado, en España una de cuatro solicitudes de refugio fue resuelta afirmativamente, una tasa baja en comparación con otros países de la Unión Europea. Indica la Cear que para 2018 la cifra se solicitudes ascendió a 54.065 solicitudes, equivalente al 0,1 de la población del país ibérico. Los nacionales de Venezuela encabezaron la lista con 19.000  solicitudes (Acnur sostiene que son 20.000), pero también lideran las desestimaciones (aproximadamente 1.500 – según otra nota periodística de Publico.es), al punto que en el año solo 30 se resolvieron favorablemente. A febrero pasado quedaban pendientes 31.600 solicitudes de refugio de venezolanos y venezolanas, un poco más de 40 % del total de la solicitudes pendientes en el país.

Se afirma en el reportaje de Publico.es: “España no ha concedido a ningún venezolano la protección subsidiaria, una forma de protección quienes no reúnen los requisitos para ser reconocidos como refugiados, pero sobre quienes pesan motivos fundados para creer que, si regresasen a su país de origen, se enfrentarían a un riesgo real de sufrir daños graves como la muerte, tortura o amenazas contra la integridad.”

Tres: Sobre las cifras de refugiadas y refugiados venezolanos, la institucionalidad global y el Estado venezolano.

En primera instancia es saludable establecer como punto de partida que la cifras son ciertas  (En tanto son los Estados los que la proporcionan y entre ellos se encuentra el venezolano) y que lo que puede  y debe cuestionar es la narrativa que de forma especulativa se construye sobre ellas, por eso propongo un relato alterno. Dicho esto comencemos otra vez. Del total de desplazadas y desplazados forzado en el mundo, las venezolanas y los venezolanos ocupan estrictamente desde la perspectiva del Derecho Internacional del Refugiado y la Refugiada el 0,64 %. Pero reduzcamos el ámbito de análisis y concentremos en los refugiados y refugiadas como tal, para constatar que de los 25,9 millones de refugiados y refugiadas en el planeta, una ínfima parte son venezolanos y venezolanas. Ahora lo que sí es inquietante es el aumento de solicitantes de refugio con nacionalidad venezolana, que suponen el 16 % del total solicitudes, y que en este momento están se encuentran en proceso de consideración, es decir todavía los Estados receptores no han establecido si otorgan el estatus o no, qué y de reconocerse como tal aumentaría la participación en la cifras globales.

La narrativa de los órganos de sistema de Naciones Unidas se está alineando cada vez y es expresión de una silenciosa y diplomática confrontación para imponer el discurso de la emergencia humanitaria en Venezuela. Hasta ahora sus promotores, siendo la cabeza visible el ejecutivo de los Estados Unidos de América no han logrado votaciones coherentes con sus propósitos en los distintos foros del sistema de Naciones Unidas, pero está influyendo fuertemente en los voceros (Declaración de la Enviada Especial de ACNUR, Angelina JolieACNUR: la mayoría de las personas que huyen de Venezuela necesitan protección como refugiadas) y en los mensajes de la agencias especializadas, solo por mencionar dos del tema que nos ocupa: Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El discurso de la emergencia humanitaria es una condición necesaria para la acción conjunta de la comunidad internacional, que es un nombre bonito para reflejar una posible intervención que soslaye la soberanía nacional. En este relato el responsable de la supuesta emergencia humanitaria en el gobierno venezolano, encabezado por su presidente Nicolás Maduro Moros, ignorándose de manera deliberada las consecuencias de las medidas coercitivas unilaterales implementadas por el gobierno de los Estados Unidos de América.

En este marco podemos referir que después del informe de Acnur, se presento una declaración de la Alta Comisionada de Derechos Humanos Michel Bachelet, que luego de su breve visita a Venezuela; presento un informe que ignoro y trasgiverso hechos vitales relacionados con la situación venezolana. Y esta es la oportunidad para cuestionar algunos aspectos del relato de Acnur en el Informe Tendencias Globales. Primero,  desde el resumen inicial, pasando por la introducción hasta el cierre de observa un sesgo continuado, veamos dos ejemplos. Primero, tal como vimos, proporcionalmente las cifras de las venezolanas y los venezolanos desplazados y desplazadas forzosamente se incrementaron, pero en relación a otros países es pequeña, aun así se encuentra como caso de estudio.  Asimismo a lo largo del documento se da un tratamiento subrayado a Venezuela, aun cuando otros países presentan situaciones más graves. Segundo, el Informe incorpora una definición que carece de sustento jurídico, como lo es la de “Ciudadanos de Venezuela desplazados en el extranjero”, en la de qué manera maliciosa establece que “podrían ser refugiadas”, lo que se presta a especulación. Para soportar esta afirmación manipulan la recomendación de la Declaración de Cartagena, despojando el hecho de un elemento clave: un refugiado o refugiada para ser considerado como tal debe invocar expresamente el derecho.  Igual nos podríamos preguntar por qué no hay una definición que aluda a los ciudadanos de Guatemala u Honduras desplazados en el extranjero y que en este momento organizan su éxodo en forma de caravana en dirección a los Estados Unidos de América.

A propósito de la publicación del informe anual del Acnur a través de su cuenta en Twitter reprodujo la línea narrativa contenida en el mismo, lo que género en mi opinión una respuesta oportuna del gobierno venezolano, aunque insuficiente, pues no desmonta en detalle la narrativa aludida. En este sentido el Canciller de la República Bolivariana de Venezuela Jorge Arreaza declaro: "Mientras ACNUR manipula estadísticas para abultar los recursos que recibe por la migración y la ONU no se pronuncia contra el bloqueo que la origina, en Colombia, Ecuador y Perú, los migrantes venezolanos son blanco de precarización laboral y explotación".

Coincido en el hecho de que Acnur alude a tema venezolano para promover mayores contribuciones de los Estados a sus acciones globales y en Venezuela, de tal manera reduce su discurso a la instrumentalización del tema con objetivos propios, aunque útil a la estrategia global contra el gobierno bolivariano. Y ratifico que se deben tomar por ciertas las cifras, salvo prueba de lo contrario; con el objeto de diseñar políticas de Estado venezolano al respecto.

Es importante aludir al hecho de que las empresas y medios de comunicación tienden a utilizar de manera indiferente y hasta análoga los términos refugiados y migrantes. En el caso de los venezolanos y las venezolanas se está en presencia un aumento sostenido de migrantes por razones económicas, sin menoscabo del reconocimiento de aquellas personas que consideran que tienen razones para invocar el derecho al refugio. En este sentido conviene explicar que sobre un migrante no existe un temor fundado de retornar al país, por cual sería más responsable referirse al hecho de la movilidad de los venezolanos y las venezolanas hoy. De hecho aunque no conozco un estudio sobre este comportamiento, he escuchado testimonios de migrantes económicos que frente a la dificultades para regularizar su situación legal en los países donde de llegan, instrumentalizan el derecho al refugio para conseguir una vía expedita que le garantice su permanencia, sin que medien realmente las razones para invocar el derecho (Las cifras de desestimación en España pueden decirnos algo al respecto). En consecuencia tenemos socialmente una equivalencia entre refugio y migración, por un lado y por otro una posible instrumentalización del derecho al refugio para lograr un estatus de permanencia en el país donde se migra por razones económicas.

Es necesario no ignorar que en la severa crisis que se experimenta en Venezuela, el Estado está limitado para garantizar el respeto de  derechos a ciudadanos y ciudadanas venezolanas y que esta situación este dándoles razones para invocar el derecho al refugio en otros países, lo cual se constituye en un desafío clave para las autoridades de los cinco poderes públicos, es decir: garantizar la intervención de las causas para que no exista temor fundado de huir o regresar.

Finalmente los Estados receptores de las venezolanas y venezolanos que solicitan refugio deben actuar oportunamente en el marco del Derecho Internacional de los Refugiados y Refugiadas.

Jesús A. Rondón  es Sociólogo y recientemente finalizo un Diplomado sobre Derecho Internacional de Refugiados, auspiciado por la Defensoría del Pueblo de Venezuela y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

]]>
<![CDATA[Los rostros del sufrimiento]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-rostros-del-sufrimiento--20190731-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-rostros-del-sufrimiento--20190731-0034.html La pobreza y la miseria, la muerte por hambre o por falta de medicinas,  es un paisaje cotidiano al que no podemos ni debemos acostumbrarnos y  tiene que causarnos una indignación cada vez mayor, ya que la miseria en si misma supone una violación de numerosos derechos humanos básicos y esenciales.

Sólo si somos capaces de leer los números aterradores de los diagnósticos de la situación de Venezuela con los ojos del  corazón, lograrán conmovernos, indignarnos y comprometernos a trabajar con tesón para resolver los graves problemas que están ocasionando montañas de sufrimientos inútiles pues podría evitarse si en el corazón de los que nos gobiernan hubiera un destello de compasión. De ahí la necesidad de ponerle rostro a la miseria y el dolor, y ver en cada persona que sufre un hermano o una hermana nuestros, con un nombre propio y una historia concreta, con derecho a ser y vivir dignamente,  que sufre, sangra, grita, llora, muere… Habría por ello que hablar de las dentelladas del  hambre permanente y atroz, que embrutece las mentes, carcome y debilita los cuerpos y siembra un frenesí de rabia en la vida, hasta que va languideciendo y la existencia es ya tan sólo un débil respirar al lado de la muerte. Del desespero de tantísimas madres que no tienen qué darles de comer a los hijos,  o del dolor enroscado en su alma al no poder comprar las medicinas y calmar los sufrimientos de ese ser querido que se queja por horas y aguanta impotente los zarpazos de la muerte. De la angustia de millones de trabajadores y profesionales que ven cómo se evaporan sus sueldos sin poder remediar ninguna de las necesidades esenciales. Del llanto callado y el desprecio a sí mismas de tantas jóvenes y mujeres que se echan a la calle a vender su cuerpo a quien sea para llevar a la casa un pedazo de pan. De la humillación de los que hurgan en los pipotes de basura en busca de algún trozo putrefacto  de comida. Del calvario de los que llevan de hospital en hospital a su familiar enfermo y en ningún sitio lo reciben, y ven impotentes cómo sufre e incluso agoniza ante sus ojos.  De la humillación de miles de ancianos que deben aguantar larguísimas colas y hacer sus necesidades en la calle  para cobrar una pensión que no les alcanza para nada. De la angustia de tantísimos maestros y maestras que no pueden  llegar a la escuela porque no encuentran  transporte o el sueldo no les alcanza para pagarlo. Del dolor y angustia de los millones que han abandonado o piensan abandonar el país huyendo de la miseria y la falta de esperanza,  y enfrentan un futuro incierto en un país extraño y desconocido. Del llanto callado e inconsolable de tantos niños que sufren el desarraigo al haber quedado sin sus padres, De la rabia e impotencia de tantos presos políticos que no pueden aceptar que  el mero disentimiento o su decisión de trabajar por salvar a Venezuela sean motivos para ser apresados, maltratados  o incluso torturados.  De la angustia de millones que al abrir el grifo ven que por semanas y meses sigue sin salir una sola gota de agua o el miedo a pasar otra noche interminable  sin luz y vivir el desvelo no sólo por el calor, sino por estar pendiente que los zancudos no sigan destrozando las tiernas  carnes del  bebé de escasos días.

Por todo esto, si somos dignos debemos indignarnos y convertir nuestra indignación en trabajo constante y sostenido para acabar con tanto sufrmiento y lograr que en Venezuela todos podamos vivir con dignidad.

]]>
<![CDATA[Una LUZ para la democracia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-LUZ-para-la-democracia-20190731-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-LUZ-para-la-democracia-20190731-0026.html Es imposible creer que en un país donde se lucha por la democracia permitamos que en algunos espacios o instituciones, no se practique la misma para elegir, renovar y legitimar autoridades.

He visto con admiración cómo en varias oportunidades estudiantes, autoridades y la comisión electoral se restearon y unidos, organizaron y lograron sus procesos para la renovación de la representación estudiantil de gobierno y cogobierno en la Universidad Central de Venezuela (UCV), cuyo ejemplo fue seguido en la Universidad de Carabobo (UC).

Al ver que más allá de las suspensiones por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dictámenes por demás anticonstitucionales, son utilizados para evitar la legitimidad, renovación, y alternabilidad en las universidades. Sin embargo los jóvenes alzaron su voz realizando su proceso electoral con la clara legalidad que es el voto de sus estudiantes. Me pregunto, ¿Por qué no lograrlo en la universidad del Zulia? Y con esto recuerdo mis tiempos en la dirigencia estudiantil, cuando las suspensiones de las elecciones para la renovación de cargos de gobierno y cogobierno eran impulsadas a través de la sala electoral del TSJ. Más de cinco suspensiones, minutos antes de la inscripción de plancha, llegaban alguaciles y fiscales con órdenes de suspensión, pero existía una comunidad estudiantil, que anhelaba contarse; con sueños, y por demás irreverentes. Tras visitas, protestas, denuncias, pero lo más importante, acuerdos entre las partes, logramos el llamado a elecciones en la Alma Máter del Zulia, donde con orgullo y honor, logramos una victoria contundente, y fui electo presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) con una gestión y un equipo, de los que me siento orgulloso; con más de 38 unidades de transporte repotenciadas, rutas foráneas, y locales activadas; más de 11 centros de atención de salud dentro de las instalaciones de las distintas facultades y núcleos, donde se les prestaba atención médica y dotaba de medicamentos a los estudiantes, además a todo el personal obrero, administrativo y hasta docente; asimismo, la recuperación de espacios para la atención de estudiantes, convenios, para la inclusión de estudiantes en pasantías, con probabilidades de empleo, becas de incentivo al estudio, además, de lo que considero, fue una de las mayores demostraciones de participación y democracia como fue la solicitud de un referéndum consultivo, para aprobar o no, la implementación de un plan de seguridad que se alzó con una indiscutible victoria que permitió la implementación del mismo, con resultados que minimizaron al 5% las cifras de robo, hurto, y delitos dentro del campo universitario.

Todo esto se logró gracias al trabajo de todos los líderes que conformaron mi equipo, sin dejar de lado a aquellos que a pesar de tener una ideología distinta, estaban convencidos de que el cambio era necesario; sin embargo, hoy veo con tristeza que nada de esos logros, en la actualidad existen, ya que la universidad está en una situación cada vez más deplorable, no hay recursos, pero tampoco hay una representación estudiantil que luche y vele por sus reivindicaciones y por restablecer el camino democrático en nuestra casa de estudios.

Uno de los mayores aportes de la gestión que lideré fue el reglamento y estatuto que rige las funciones y elecciones para los cargos de gobierno estudiantil a la renovación de la representación que merece este importante sector. Dicha normativa sería la mejor herramienta para exigir que se realice este proceso tan necesario y además, dar un ejemplo de gallardía. Tomemos el ejemplo de la UCV, resaltando como dice nuestro preciado himno: “Seguid el ejemplo que Caracas dio”.

Estoy convencido de que se puede dar la mayor demostración de lucha, coraje, democracia y unidad que desprenda una sensación  de esperanza para el país entero, e impulsar desde las universidades, con la fe de la Iglesia, la organización popular y la participación masiva, los cambios necesarios para generar la paz que todos necesitamos. Mi reconocimiento a la ilustre Universidad del Zulia (LUZ), para que se convierta en el faro que necesita nuestro estado para ser pionero en la organización y orientación que tanto hace falta, y que no sea ejemplo de carencia de liderazgo y falta de unidad.

Mi consejo: ¡Atrévanse muchachos! logren sus elecciones, tomen las riendas e impulsen desde la universidad la fuerza del entendimiento y madurez política que esperan los zulianos para guiarse hacia el camino del cambio democrático. Mis respetos y admiración a los miembros de la comisión electoral, quienes junto a las autoridades sé que darán el todo por el todo para apoyarlos en el deseo de hacer cumplir sus derechos. Mi llamado es inclusive a aquellos estudiantes que se identifican con el gobierno o su ideología, ustedes como jóvenes, deben ser capaces de gritarle al país entero que las nuevas generaciones no repetirán los errores cometidos en el pasado. Los obstáculos se superan y con votos podemos demostrar que somos Una LUZ para la democracia.

]]>
<![CDATA[Puerto Rico, objetivo cubano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Puerto-Rico-objetivo-cubano-20190729-0007.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Puerto-Rico-objetivo-cubano-20190729-0007.html “Llegado el siglo XXI los venezolanos nos hemos vuelto un país de nómades – negado siquiera a lo reticular – similar al de nuestro más remoto tiempo precolombino cuando somos miríadas de naciones originarias dispersas, víctimas de la violencia y el desembozado espíritu bárbaro entonces dominante: Caribes esclavizan o asesinan a los pacíficos Arahuacos del sur del Orinoco y del norte, quienes deben huir desde Tierra Firme hacia las islas, alcanzando incluso a Puerto Rico”.

Así comienza mi narrativa sobre las tres primeras centurias de Venezuela, el libro que mantengo bajo reposo. Ellas han sido traspapeladas y malditas por las espadas que nos allegan la libertad, animadas por el encono contra nuestros padres fundadores, hombres de levita y de ideas, liberales que procuran “alcanzar la perfección política, presuponiendo la perfectibilidad del linaje humano”, dice Simón Bolívar.

Uno de estos ilustrados se salva de la ola fratricida que sobreviene, por olvidado y por viajar a Chile como pionero de una diáspora que hoy se hace corriente ante nuestros ojos. Es Andrés Bello, el prócer de las letras americanas, quien demuestra, con su caso, que el hombre no es perfecto por ser hombre, pero sí es perfectible, a diferencia de la predica de El Libertador.

Pues bien, quienes asolan a Venezuela en el presente, ya no sus víctimas, vuelven su mirada, con fauces ensalivadas, hacia la isla de Borinquen. Sus alegres habitantes celebran haber derrocado al gobernador, Ricardo Roselló. La democracia de calle lo ha logrado. Poco importan los sacramentos del Estado de Derecho y el término constitucional para la alternabilidad. Se olvida que ella misma, léase el pueblo, eligió a quien esta vez patea por el trasero y lo hace desocupar La Fortaleza.

Es Puerto Rico la escala obligada que se le impone a Francisco de Miranda, nuestro Precursor, por los españoles, una vez como el mismo Bolívar lo entrega a cambio de un salvoconducto; el que le lleva a Cartagena, destino al que aspiraba el primero para retomar su lucha por nuestra independencia y que la traición, no un azar, lo desvía hacia La Carraca, donde entierra sus huesos. Entre tanto el imberbe caraqueño, miembro de la Casa de los Bolívar, escribe su oración, el Manifiesto célebre que a todos nos sojuzga para justificarse como redentor y emprender su guerra a muerte: “pueblos estúpidos que desconocen el valor de sus derechos”.

La isla también es el punto de encuentro de los españoles que, en su momento, habrían de acompañar a Bartolomé de las Casas para fundar tres ciudades en Tierra Firme, en Venezuela, y quien al término levanta en soledad su fortín en las márgenes del río Cumaná. Tarda en la búsqueda de sus seguidores, que abandonan Borikén: punto de entrada y de salida, el extremo que cierra el diafragma que divide al norte del sur de las Américas.

Desde Caracas, Nicolás Maduro Moros, el represor, el procónsul, el sicario que sirve a todos los despropósitos de La Habana, afirma ser su éxito la caída de Rosello.

No por azar, un movimiento de mala estirpe – el de los Países No Alineados – que nace bajo aparente razón legítima, la defensa de la autodeterminación de los pueblos africanos y asiáticos – Egipto, Indonesia, la India al principio – y que es secuestrado por Moscú y sus emisarios cubanos, fija recién, como su propósito geopolítico inmediato, la independencia puertorriqueña. Maduro, es el secretario de esa cohorte diplomática, cuyo primer conductor, en 1961, es el general comunista, Josip Broz Tito, presidente de Yugoeslavia (1953-1980).

Me preocupan Puerto Rico y su destino.

Razones familiares y académicas, y las históricas mencionadas, me obligan, sea en los afectos, sea en la gratitud, con los puertorriqueños. Más me preocupan ahora, pues el camino hacia los infiernos lo pavimentan las buenas intenciones.

Tienen pátina democrática los habitantes de la isla, desde hace 207 años. Eligen, entonces, a Ramón Power y Giralt como diputado, para que los represente en las Cortes Generales y Extraordinarias de Cádiz, que adoptan la primera Constitución liberal española – la celebérrima Pepa, por aprobada el 19 de marzo, día de San José – e incidente en el constitucionalismo fundacional europeo y americano: “La soberanía reside esencialmente en la nación”, predica ésta, desafiando al Derecho divino de los reyes y a los gendarmes de nuevo cuño.

Esa “tierra de los valientes señores”, la de San Juan Bautista de Puerto Rico, descubierta el 10 de noviembre de 1493 y gobernada por Juan Ponce de León, desde tiempos remotos esta curada de las aventuras. Ojalá recuerde esta vez la amarga experiencia del Cacique al que luego apellidan Salazar. Los suyos, quienes viven en paz con los españoles y éstos con los naturales, deciden asesinar a uno de éstos para probar, por mera ocurrencia, que no eran inmortales los venidos del Viejo Mundo. Y así exponen el cuerpo de la víctima, que se desangra luego y vuelve putrefacto. Les sorprende, pero es tarde. Desatan a los demonios y la terca parca hace de las suyas hacia 1511, en la Villa de Sotomayor.

Venezuela está hecha cenizas, a manos de una satrapía de cubanos invasores: ¡Nosotros no somos Cuba! gritábamos los venezolanos, engolosinados con nuestro espíritu democrático y la emoción de calle, en 1998. Teníamos razón. Ahora sólo somos llanto y exilio, diáspora sin otra identidad que el dolor. Entre tanto, los boricuas, con desplante y talante dicen, ¡no somos Venezuela!

Que la Virgen de la Divina Providencia les proteja.

]]>
<![CDATA[Desaliento y resignación opositora]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Desaliento-y-resignacion-opositora-20190726-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Desaliento-y-resignacion-opositora-20190726-0021.html  

 

El desespero se expende como peste incontrolable entre la población (80%) que no recibe dólares. En la última semana subieron los precios entre el 25% y el 30%. ¡Sálvese quien pueda, dice el insensible gobierno! Preocupado por respaldo internacional de los no alineados y de organizaciones de izquierda regional. Asfixiado como está financieramente. La incompetencia en la gestión pública y en la aplicación de su modelo contrapuesto a la realidad. ¡No ha dado resultado positivo… ni lo dará! Continuará creciendo la pobreza. Reduciéndose la comida en la mesa, devaluando el ya débil bolívar, aumentando el valor del dólar, posicionándose como moneda de pago, disminuyendo el consumo y reduciéndose el circulante. A mi parecer, si no hay cambios estructurales en las políticas (económicas-monetarias-financieras-fiscales), vamos a una implosión sin precedente, una contracción del 35%, este año, tal como lo indica el FMI.

Se entiende, que el proceso de algunas de las opciones está en manos de variados factores, la mayoría de los cuales son independientes. Autónomos. Cuyos movimientos ni siquiera los conoce el liderazgo opositor. Por ejemplo, el golpe de estado y la intervención militar extranjera. Pueden estimularse o motivarse, pero hay que entender que ellos se desenvuelven con características propias de la dinámica que desarrollan. Siendo así, tan impredecible, cada opción, es insoslayable la puesta en práctica de una estrategia informativa y comunicacional que haga expandir la credibilidad y la fe en quien lideriza la oposición: Guaidó. Esto resulta vital en la política de mantener la cohesion y combatividad. La generación de confianza en sus actos y posturas (precisa, clara y convincente), constituye una gran herramienta para la formación de una alta y útil credibilidad. Condición sine cuan non, para la existencia de certidumbre y aliento inspirador.

Hoy, como consecuencia de la falta de información eficaz y sistemática e incertidumbre sobre opciones y perspectivas, observamos una peligrosa tendencia a la pasividad. A la espera que algo pase. ¡Que otros resuelvan la situación! Un grueso segmento se reparte entre quienes les agobia la desesperanza o desaliento y aquellos que les invaden la resignación y el conformismo. Dos fenómenos sociales retrógrados en la historia humana. Demoraron avances en la relación entre hombre, progreso, justicia y libertad. La desesperanza colectiva inhibe, quita el espíritu de lucha y no ve camino alternativo. El pesimismo le embarga. Sin confianza en nada y en nadie se aparta de la actividad transformadora. Por otro lado, el resignado se adecua a la situación. ¡Baila el son que le toquen! No viendo más opciones con posibilidades de triunfo escoge lo cómodo. Conformándose con lo que le den. En su papel parasitario. Uno es abstencionista y el otro cómplice del drama.

Por supuesto, que esta conducta colectiva no es espontánea. Ni originada únicamente por causas achacables a la dirigencia y circunstancia opositora. Es consecuencia principalmente de técnicas y recursos de naturaleza psicologica aplicada por especializados laboratorios del gobierno. La oposición necesita poner en uso una terapia psicológica. El uso de técnicas de persuasión e inducción que reanime y catapulte la fuerza que encierra el rechazo mayoritario al gobierno de Maduro. Es una especie de duelo de naturaleza fisica, emocional, cognitiva, conductual y social. Que hay que erradicar o disminuir al máximo. Con esa gruesa masa en expiación es dificil ganar una elección o simplemente llenar las calles y avenidas.. El drama de la desesperanza y la resignación es ahora el principal reto de la oposición.

 

]]>
<![CDATA[Al foro de Foro de Sào Paulo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Al-foro-de-Foro-de-So-Paulo-20190729-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Al-foro-de-Foro-de-So-Paulo-20190729-0041.html Se ha reunido en Caracas, el Foro de Sào Paulo (instancia de discusión política de los movimientos progresistas y de izquierda fundada en 1990). Hoy concluyen las deliberaciones en su XXV Encuentro, por lo que, queremos saludar su presencia en nuestro país, en circunstancias muy difíciles para nuestra región y en particular, para nuestro pueblo.

Me dirijo a ustedes desde el exilio, perseguido por el gobierno de maduro. Ésto ocurre luego de ocupar durante 14 años consecutivos las más altas responsabilidades en el Estado y la Revolución Bolivariana al lado del Presidente Chávez: Ministro de Petróleo, presidente de PDVSA, vicepresidente territorial, responsable de innumerables tareas en el ámbito político e internacional; y, de sus más preciados proyectos y Misiones. Miembro de la Dirección Nacional del PSUV y del equipo político que lo acompañamos hasta el día de su muerte. 

En el gobierno de maduro, salí del Ministerio de Petróleo y de PDVSA, por la intención que siempre tuvo el madurismo de controlar este sector estratégico para el país, y por las evidentes diferencias que teníamos en la conducción de la economía, donde advertí la tormenta que se nos venía encima, sin embargo, en aras de la “unidad y disciplina”, acepté ser Canciller y Embajador ante la ONU y miembro del Consejo de Seguridad.  

No me percaté que lo que estaba ocurriendo era un viraje a la derecha del gobierno y ésto pasaba por hacer a un lado a los exministros de Chávez, sobre todo, los del área económica, además de un sistemático alejamiento del camino trazado por el Comandante, de los objetivos históricos del Plan de la Patria. Una traición a Chávez. 

A partir de 2017, comencé a hacer públicas mis opiniones y diferencias con maduro, en ejercicio de mis derechos y responsabilidades históricas: los revolucionarios no podemos guardar silencio, tenemos que advertir, alertar, señalar, orientar, no podemos presenciar impávidos la destrucción de los sueños y las conquistas de todo un pueblo. 

El 4 de diciembre de 2017, habiendo previamente rechazado la propuesta de irme como embajador ante ONU en Ginebra, renuncié como Embajador ante la ONU y a cualquier vinculación con el gobierno. Lo hice, sin aprovechar mi posición como embajador para declarar o prestarme a cualquier maniobra en contra del país desde el seno de tan importante organismo. Lo hice desde el campo de la revolución. Sin embargo, inmediatamente se desató en mi contra, una feroz campaña de persecución política, dirigida por el mismo maduro y ejecutada por su fiscal. No pude volver al país, oficiales chavistas de nuestra Fuerza Armada Bolivariana me advirtieron, preocupados por mi integridad física, que maduro había dado la orden de capturarme y sepultarme en sus calabozos. 

Esta persecución iniciada por intencional y concordada omisión de acciones incluso antes de mi renuncia, no sólo ha sido acompañada de todo tipo de acusaciones e injurias con el propósito de destrozar mi nombre y quebrar mi moral, para propiciar cualquier agresión en mi contra; también han pretendido, de manera absurda, desvincularme, borrarme inútilmente, de la historia política y petrolera del país, y del corazón y afecto del chavismo y de los militantes del PSUV; en paralelo, han arremetido  en contra de PDVSA y sus trabajadores, con el encarcelamiento de trabajadores a quienes acusan de “ramiristas” y la destrucción de este otrora baluarte de nuestra soberanía y economía. Nos han utilizado de “chivos expiatorios” de sus propios errores y desaciertos en la conducción del país.

En la persecución en mi contra y la destrucción de PDVSA coinciden los intereses y la acción del madurismo y la extrema derecha del país, pues no sólo se trata de mí como persona, se trata de vilipendiar la obra de Chávez, y lo que el sector petrolero significó para nuestra Revolución. El madurismo ha cometido un grave error estratégico al arremeter contra el propio chavismo.

Dos países, dos realidades.

La última reunión del Foro de Sào Paulo en nuestro país, tuvo lugar en julio de 2012 y todavía contábamos con la presencia del Presidente Chávez. Estábamos en campaña para las elecciones de ese mismo año, sin embargo, ya había aparecido el cáncer que finalmente lo conduciría al sepulcro. 

Ustedes compañer@s pueden ver y comparar dos realidades absolutamente distintas: el país bajo la conducción del Presidente Chávez, donde la economía, la soberanía, el vivir bien del pueblo, su entusiasmo, participación, los avances políticos y sociales, eran una esperanza para el mundo; y, el país caótico bajo la conducción de maduro, donde la destrucción de la economía, el retroceso social, las carencias de todo tipo, la injusticia, la desmovilización del pueblo, la ausencia de libertades y el miedo que se ha instalado en la sociedad, deben dejarles la sensación de que se ha producido un retroceso en toda la línea.

Ustedes, políticos de experiencia, pensadores, revolucionarios, críticos por naturaleza y formación, honestos, si pudiesen ver un poco mas allá de “la feria” y el cerco protocolar, si se fueran al seno del pueblo, si tuviesen mas acceso a la información, a la realidad, no les costaría mucho esfuerzo llegar a la misma conclusión de lo que hemos venido denunciando, y que es una realidad inocultable: éste no es un gobierno Chavista y mucho menos socialista. maduro ha traicionado el legado político del Presidente Chávez y la destrucción de su obra nos ha conducido al abismo, donde nuestro pueblo ha visto, a escasos 7 años de aquella reunión de ustedes en nuestro país, truncado los avances conquistados con el Comandante Chávez. 

Esta realidad, además de ser un tema para reflexionar y tomar conciencia del papel de los revolucionarios ante ella, también pesa como una inmensa carga de profundidad para los movimientos progresistas, de izquierda, sobre todo, en América Latina y el Caribe, donde evidentemente hay un retroceso político, un viraje a la derecha. 

La ausencia de Lula, Dilma, Cristina y Correa, su desplazamiento del poder y la persecución de la que son objeto; la muerte del Comandante Fidel Castro y del Presidente Hugo Chávez, son factores concretos que han marcado el reflujo del movimiento popular y revolucionario en la región. 

Sin embargo, la tragedia venezolana, luego de la muerte del Comandante Chávez y el ascenso al poder del madurismo, ha sido un elemento determinante en el retroceso de la izquierda en la región; no sólo porque han extinguido la luz de la Revolución Bolivariana, el faro que irradiaba conciencia y ejemplo, sino porque la derrota del Chavismo, la destrucción de la obra del Presidente Chávez, ha convertido a Venezuela en el anti-ejemplo para nuestros pueblos. 

El mal gobierno de maduro ha dado, como nunca antes, argumentos a la derecha para arremeter contra el Chavismo y el Socialismo, como opciones o experiencias exitosas, alternativas al desastre del capitalismo en el mundo. 

Los gobiernos y partidos de derecha en la región, cabalgan, sobre las terribles consecuencias que ha tenido para nuestro pueblo y nuestra patria el gobierno de maduro y el desmantelamiento de la obra revolucionaria del Presidente Chávez. 

Todos los errores, desaciertos e inconsistencias de este gobierno, se lo adjudican al Presidente Chávez y maduro guarda silencio. Ni siquiera tienen la responsabilidad u honestidad de asumir que el problema es su gobierno, son sus decisiones, sus errores, en 7 años de poder absoluto, como nunca antes en el país. No le hablan con la verdad al pueblo, no son capaces de aceptar una crítica, siempre buscan una excusa, un culpable.

Ésto ni es revolución, ni es chavismo y mucho menos, socialismo.

Resulta difícil definir qué cosa es exactamente el madurismo, en que ha trastocado todo ésto: un gobierno autoritario, violento, con un programa económico de derecha, muy incapaz y entreguista, que sin embargo, usa una retórica de izquierda y manipula el sentimiento chavista, abusando del nombre y la imagen del Comandante Chávez, a conveniencia, como si fuese una franquicia.

Para mantenerse en el poder, además de la violencia y represión, necesita algún tipo de sustento emocional entre el pueblo, y de allí la manipulación que hacen de sentimientos profundamente arraigados en el corazón de los humildes: la figura del Comandante Chávez y su épica. Claro, es una historia editada por ellos, cortada y segmentada a conveniencia, truncada con artificios pirotécnicos para fabricar otra historia. La realidad es que, cual Herodes, han traicionado y arrasado la Revolución Bolivariana. Veamos sólo algunos aspectos.

La economía está destrozada.

El gobierno ha impulsado un paquetazo económico que en términos de sus objetivos y resultados, no son más que un programa de derecha, pero con una fuerte dosis de improvisación e ineficacia, producto de sus mismas contradicciones internas: un proceso hiperinflacionario que ha alcanzado niveles mayores a 1.000.000 % de inflación anual; una mega devaluación de nuestro signo monetario donde en 2014 1$=6,3 bolívares y hoy en 2019 1$=11.866 bolívares, que si le agregamos los 8 ceros que le han quitado artificialmente, significa que 1$=1.186.600.000.000 bolívares, un fracaso que ha expropiado el salario y el trabajo; un salario mínimo de 5,6 dólares al mes, el mas bajo de toda nuestra región; una escasez crónica de alimentos y medicamentos; un saqueo a nuestras reservas de oro, se han vendido en secreto toneladas de oro monetario extraídas de las bóvedas del BCV; una caída del PIB acumulada de -64%, es decir la paralización y destrucción de nuestro aparato productivo, del trabajo como valor de la sociedad.  

El gobierno ha destrozado PDVSA, entregado el petróleo y el gas de la patria.

El madurismo arremetió contra PDVSA, quería controlarla y extirpar de su seno a los trabajadores y cuadros  técnico-políticos que me acompañaron en la conducción del sector durante el gobierno de Chávez. La acusó y vilipendió, impuso en terror y el miedo, han salido mas de 30 mil trabajadores de la empresa y del país. 

La producción de petróleo cayó desde los 3,010 millones de barriles día en que la dejamos en 2013, hasta los escasos 600 mil barriles día que produce actualmente; el sistema de Refinación que en 2013 tenía una capacidad de 1,2 millones de barriles día en el circuito nacional y que abastecía al mercado interno y nos permitía exportar, hoy día está operando a sólo un 30% de su capacidad, sus mejores gerentes están presos y no se consigue ni gasolina, ni combustibles en buena parte del país; el gas de la Patria, que hasta 2013 abastecía a todo el país, al sector eléctrico y doméstico y cuyos desarrollos costa afuera nos permitiría su uso petroquímico y exportación, hoy día fue entregado a las antiguas transnacionales como la Shell y a las nuevas transnacionales rusas y europeas, para que lo saquen del país, no hay gas para el consumo doméstico, ni para el sector eléctrico, ni hay fertilizantes, ni para su industrialización.  

La destrucción de PDVSA abrió paso a su privatización. Se han firmado Decretos y la ANC ha aprobado leyes, inconstitucionales, con las que se está privatizando a la empresa. Con los llamados “Contratos de Servicio” se han revertido al sector privado afecto al madurismo, los campos petroleros que eran operados por PDVSA y que fueron recuperados por la Revolución; se han entregado a empresas rusas y chinas áreas y operaciones en la Faja Petrolífera del Orinoco, que fueron nacionalizadas por el Presidente Chávez en 2007. Se entregan los terminales, taladros, buques, instalaciones, operaciones. Se cede la soberanía, se entrega el petróleo y el gas. 

La profundización del modelo minero extractivo

Con El Arco Minero se ha consumado un crimen contra el ambiente y contra nuestros pueblos originarios, a quienes se ha desplazado de sus tierras ancestrales, al permitir la extracción descontrolada y masiva de nuestros minerales estratégicos: oro y coltán. Se han instalado mafias y grupos paramilitares de todo signo, que arrasan con nuestras riquezas y han llevado la violencia a toda la región. Hoy día los factores económicos del madurismo, se han convertido en los grandes traficantes de oro venezolano en el mundo. 

El Arco Minero y otras áreas abiertas a la actividad minera en todo el país, nos retrogradan al país de las transnacionales del siglo XX, la vuelta al modelo minero extractivo, profundamente dependiente.

El país del hambre, la pobreza, la desigualdad.

El último Informe de la FAO señala que en nuestro país, 6,8 millones de personas padecen hambre. El informe confirma de manera científica, lo que se observa en la calle: niños buscando entre la basura, un pueblo flaco, desnutrido, cuyo salario mínimo no alcanza ni para adquirir los alimentos de la canasta básica, ni comer más de dos veces al día. 

El gobierno ha desmantelado la Misión Alimentación y ha cedido sus activos al sector privado vinculado al madurismo para que instalen los “Bodegones”, donde se expenden productos en dólares. Se ha colocado al pueblo pobre venezolano a correr detrás de una caja “clap”, con productos importados por la burguesía madurista, de mala calidad. 

Con el hambre del pueblo se han establecido mecanismos de control social y grandes negocios de importación de alimentos. El país, no es capaz de producir alimentos.

Los índices de pobreza se han disparado a niveles peores que antes de la Revolución Bolivariana. La pobreza y la pobreza crítica, abatidas por el gobierno de Chávez, hoy son una dura realidad que alcanza al 80% de los venezolanos y que el madurismo trata de ocultar. La hiperinflación, la mega devaluación, la escasez, han devastado al pueblo venezolano, su salario, su ahorro, su seguridad social.

Algunos estudios hechos por universidades nacionales utilizando el Coeficiente de Gini, revelan que nuestro país, pasó de ser uno de los más igualitarios, sólo superado por Uruguay en 2012, a ser en 2018 el país más desigual de la región, más incluso que Haití; nuestro pueblo hermano asolado por la injusticia y calamidades de todo tipo. 

Allí contrasta la inmensa mayoría pobre con una minoría, la boliburguesía, los sectores que apoyan al madurismo, los que se han apoderado de los activos y de la economía nacional. 

El Éxodo.

El último informe de la ACNUR registra que más de 4 millones de venezolanos han salido del país, a partir de 2014. No se trata de una salida de la burguesía, ni de un sector involucrado en un conflicto armado. Se trata de todo el pueblo, los jóvenes, profesionales, médicos, ingenieros, músicos, trabajadores, los jóvenes de hoy que ayer eran los niños protegidos por el sistema educativo de la Revolución Bolivariana. 

La “Generación de Oro” de la que hablaba el Presidente Chávez, hoy sale desesperada, como puede del país. Algunos cruzan a pie Los Andes, cual ejército derrotado, otros mueren ahogados en las aguas del Caribe, la mayoría sufre el desprecio y escarnio de las oligarquías de la región, que le echan en cara su apoyo a Chávez, los maltratan.

Es triste y preocupante cuando la Juventud trata de abandonar su propio país, sus afectos, su patria. El gobierno, no sólo lo niega, sino que los ofende, denigra de ellos, los ignora. 

Para mí es un claro signo de que la situación del país está al borde de un colapso, y que este gobierno y el madurismo, no tienen razones, ni épica propia, no emociona a nadie, no hay pasión, no hay razones para hacer el sacrificio que una dirigencia obesa no hace, no hay esperanza.

La violación de los Derechos Humanos, la tortura y la violencia contra el pueblo.

El Informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, la ex Presidenta Michelle Bachelet, mujer de posiciones progresistas, respetada, desenmascara la naturaleza violenta, autoritaria e intolerante de este gobierno. 

El mismo, con base en entrevistas e información bien documentada, nuevamente expone lo que es una terrible realidad en nuestro país: la violación de los Derechos Humanos, incluyendo, los derechos económicos y sociales, los cuales son una responsabilidad ineludible del Estado, independientemente de la situación política o económica que exista. 

El informe constata el uso de la violencia y la represión como una política de Estado, donde están involucrados de manera sistemática, el Ejecutivo, por intermedio del mismo presidente, la fiscalía y el poder judicial. 

Se ha instalado en el país, la judicialización de la política como mecanismo para acallar la disidencia política; se revelan como prácticas habituales los secuestros, detenciones arbitrarias, los prisioneros sin juicio, ni presentaciones, ni derecho a la defensa; se denuncia la existencia de la tortura y castigos de todo tipo al preso y los familiares, así como, se han documentado crímenes políticos, tanto por represión en las calles, como por muerte por torturas, “suicidios”, voladuras, así como, la muerte de prisioneros en custodia. 

La represión alcanza a todo el espectro político, desde opositores de derecha, pasando por Chavistas opuestos a maduro, hasta la represión contra los trabajadores o personas que sencillamente expresan puntos de vista o criterios contrarios o que disgusten al gobierno. 

Con el agravante de que, el madurismo y su círculo íntimo tienen la capacidad de utilizar a los cuerpos de seguridad o policiales para cumplir sus propias revanchas políticas; o, incluso, disputas de negocios.

La represión contra los Chavistas se realiza con especial ensañamiento, el Informe así lo menciona, y se ha podido documentar la lista de trabajadores de PDVSA secuestrados por el gobierno, así como, oficiales militares, trabajadores y dirigentes populares presos por el gobierno, el cual parece tener terror al Chavismo. 

El informe revela y documenta la violencia en contra de los sectores populares, un elemento fundamental del “control social” que se ejerce sobre sectores otrora combativos, la base tradicional al Chavismo.

La actuación del FAES, un grupo parapolicial, creado por maduro, policías enmascarados que hacen “razzias” en los barrios y sectores populares, prefiguran una conducta fascista y criminal. El informa reporta, basado en testimonios de las familias de las víctimas y las propias cifras oficiales, la muerte de más de 5.800 ciudadanos por “oponerse a la autoridad” de los cuerpos policiales. Es decir, se ha instalado en el país, una pena de muerte ejecutada por los cuerpos policiales que actúan con total impunidad, y son estimulados en su accionar por el mismo maduro.

No hay nada que pueda justificar la tortura y las ejecuciones extrajudiciales. El respeto a la vida, a la dignidad humana deben ser elementos fundamentales, límites que no puede traspasar un movimiento revolucionario. No puede justificarse la tortura, ni los tratos crueles, denigrantes, ni los secuestros, ni retaliaciones contra familiares de perseguidos políticos, mucho menos, la voladura de un grupo armado rendido, ni dejar morir a un enfermo en prisión, ni torturar hasta matar a un ser humano. 

Los que justifican, aplauden o alimentan este tipo de conductas, están abriendo las puertas al fascismo, y no se han percatado que ya traspasaron el límite ético y moral de un revolucionario.  

El deber de un revolucionario.

Decía el Comandante Fidel Castro desde el campamento militar Columbia en 1959, que “Decir la verdad es el primer deber de todo revolucionario. Engañar al pueblo, despertarle engañosas ilusiones siempre traería las peores consecuencias, y estimo que al pueblo hay que alertarlo contra el exceso de optimismo”. 

Me permito agregar, que debe hacerlo a riesgo de lo que sea, sacrificándolo todo, incluso su tranquilidad o seguridad.

Estas reflexiones son formuladas, desde una perspectiva Chavista, revolucionaria, de un compromiso de vida con el socialismo y la necesidad de producir las transformaciones políticas, económicas y sociales, fundamentales para garantizar la armonía de nuestra sociedad, satisfacer las necesidades espirituales y materiales del ser humano, con justicia social, soberanía, independencia y el derecho de vivir en paz. 

Estimo que el Foro de Sào Paulo debe ser una plataforma para debatir de forma crítica, constructiva, la realidad y la verdadera naturaleza de la situación en Venezuela. En este escenario, no se deberían imponer consideraciones de “Estado”, “conveniencias diplomáticas”, o limitaciones propias de intereses particulares o de grupos de poder, no debería existir el temor al debate, ni el chantaje, ni el silencio.

Los partidos y movimientos revolucionarios, deberían ser el reservorio de la conciencia, la vanguardia que esté por encima de cualquier otro interés, que no sea el de preservar y mantener vigentes los principios e ideales del socialismo, siempre expuestos a distorsiones y desviaciones producto de la propia dinámica política, más aún en un mundo globalizado con una clara hegemonía del capitalismo. 

El partido revolucionario, cuya práctica, conducta y valores deberían prefigurar la sociedad que se quiere construir, debería ser capaz de atajar o combatir las desviaciones o vicios propios del poder, más aún cuando se tratan de procesos pacíficos que van a contracorriente de poderosos intereses que son capaces de mimetizarse en el proceso.

El partido debe ser el centro de la crítica y el debate por excelencia, una revolución se nutre y fortalece de la crítica y autocrítica, de la confrontación de la teoría con la práctica. Sólo así, anteponiendo los intereses supremos por encima de los particulares, puede mantenerse el pulso y el impulso revolucionario, las transformaciones permanentes de la sociedad, el avance del ser humano. 

Cuando un partido renuncia a su papel, como ha sido el caso de la dirección del PSUV, que han impuesto la consigna de “lo que maduro diga”, claudican en su papel de vanguardia, matan, esterilizan, su carácter revolucionario, crítico y transformador. Tanto arengó Chávez al PSUV para que lo que hoy sucede no pasara nunca: el partido subordinado al gobierno, a intereses particulares, a intereses de grupos. 

Éste ha sido un dilema de todas las revoluciones, como impedir que la otrora vanguardia, no se transformara en el nuevo factor de dominación, no sucumbiera a los mecanismos restauradores del sistema que se quiere superar. En “La Rebelión en la Granja” y “1984” George Orwell, plasmó de manera magistral este fenómeno. 

El Foro no puede, o no debe, guardar silencio ante lo que sucede en nuestro país; o, por lo menos, no, los partidos y movimientos que lo conforman, porque lejos de que su silencio pueda contribuir al socialismo, lo están destruyendo. 

La posición que asuma cada país, gobierno, partido o movimiento con respecto a lo que sucede en Venezuela, será definitivo para su propia lucha y para mantener su perfil y papel como partidos o movimientos revolucionarios. Lo que sucede en Venezuela afectará las posibilidades revolucionarias o transformadoras en América Latina y el Caribe. El debate de las ideas, amplio, constructivo, democrático, pero descarnado, crítico y autocrítico es una necesidad imperiosa, impostergable, para que este Foro siga teniendo vigencia. 

El falso dilema.

Hay una actitud extendida en algunos sectores de izquierda, por lo menos en nuestro país, donde las críticas que se hacen al gobierno o a la conducción del país, son acalladas con el chantaje de que “se le hace el juego al enemigo”, se impone el silencio y se acepta hasta lo inimaginable con el chantaje de no favorecer a la extrema derecha. O peor aún, a quien se le ocurra decir algo distinto a “lo que diga maduro”, se le acusa de inmediato, de “traidor”, de “hacer el juego al imperialismo”, o de apoyar una “intervención militar”. 

Colocan así al campo revolucionario o chavista en el falso dilema de sostener este desastre o perder la revolución, cuando la realidad es que ésto ya no es una revolución, y lo que queda de patria se perderá en manos de maduro. maduro le entrega el país a la extrema derecha, abre las puertas del fascismo. 

Aclaro (por si acaso), que nosotros no queremos que la oposición de extrema derecha llegue al poder en el país, ni creo que los chavistas debemos buscar en ella la solidaridad o receptividad que no conseguimos en el madurismo. Mucho menos soy partidario, ni apoyaría, al contrario, combatiría con todas mis fuerzas, cualquier agresión militar extranjera contra nuestra patria. 

En toda mi trayectoria política mi posición ha sido muy clara a este respecto, desde que era militante del PRV-Ruptura y luego en mi desempeño al frente de las altísimas responsabilidades en el gobierno Bolivariano y en el sector petrolero, en la primera línea de batalla, siempre al lado del Presidente Chávez y los intereses del pueblo. 

Pero como ahora, el madurismo insiste en truncar la historia y con sus habilidades tecnológicas compradas en botica stalinista, es capaz de borrar fotos, discursos, videos, todo, y tienen un ministro con una batería de palangristas y especialistas en “ollas” y falsos positivos; entonces, están mis escritos y entrevistas publicados, a pesar de todos los inconvenientes y obstáculos, la censura y las agresiones, para dejar sentada una posición clara en la coyuntura actual.  

Este falso dilema se utiliza o actúa, al menos, en tres esferas: los que lo esgrimen o utilizan para chantajear con el interés de silenciar cualquier crítica, que es lo que obviamente hace el gobierno y la cúpula del madurismo; los dirigentes o países que hacen una reducción simplista del problema, meten la cabeza debajo de la tierra, se auto convencen sobre el efecto de las sanciones, superadas con éxito por el Presidente Chávez o el supuestamente inédito bajo precio del petróleo, se repiten una y otra vez el argumento, para quedar tranquilos con el silencio que guardan con respecto a lo que está pasando, miran hacia otro lado, por cualquier tipo de “conveniencia táctica” o cálculo político; y, por supuesto, está el pueblo militante, el ciudadano de a pie, frente al que azuzan estos riesgos, reales por cierto, para que el miedo los paralice y no los deje pensar.

Los que acuden a este falso dilema para “callar y dejar pasar” lo que hace el madurismo, sea por cálculo político, interés táctico o porque así lo crean, están cometiendo un grave error. 

Es precisamente el madurismo, el desmantelamiento de la Revolución Bolivariana, de las instituciones del Estado, de la soberanía, de la económica y la desmovilización del pueblo, lo que ha colocado a nuestra patria en un nivel de vulnerabilidad y deterioro tal que tendrá graves consecuencias, ya no sólo para el chavismo como movimiento político, el cual está en riesgo de desaparecer o atomizarse, sino para todo el pueblo, al dejar el camino abierto para que la extrema derecha asuma el poder en el país. 

maduro ha cultivado tanto la intolerancia, la violencia, sumado a su incapacidad para gobernar y su absoluto desprecio por la Constitución y las leyes, que ha generado una ola de resentimiento, odio y hastío de la mayoría del país, de su población, de cualquier nivel social, tal como en “El huevo de la serpiente”, que en cualquier momento, habrá un desenlace cruento, donde cualquier cosa puede pasar.

Es la debilidad, incoherencia o actitud genuflexa de maduro ante los intereses de sus grupos económicos y los grandes poderes mundiales, los que provocarán, no sólo que las grandes potencias decidan nuestro futuro de acuerdo con sus propios intereses, sino que por tal vulnerabilidad abrirá la posibilidad de una agresión externa. Ya hoy día, la Exxon Mobil anuncia que producirá petróleo en aguas del territorio Esequibo, en las propias narices de maduro y con una especie de acuerdo tácito de dejar pasar esta violación flagrante a nuestra soberanía. maduro entrega todo lo que puede, negocia, para salvarse él y salvar a los suyos. 

Lo que se impone, tal como quedó en la historia el gesto de Cuauhtémoc en el México Azteca, rendida la élite ante el cruel conquistador, es desenmascarar la debilidad y contradicciones de la dirección del país, de los que han secuestrado la soberanía popular y están dispuestos a entregar la Patria. 

Una Junta Patriótica de Gobierno, es la última posibilidad, no sólo del Chavismo, sino de los sectores nacionalistas, patrióticos y honestos del país, de salir de esta trampa, este abismo, con nuestros propios piés, retomar la esperanza, los objetivos históricos de nuestro Plan de la Patria, las banderas de redención y justicia que movilizaron a nuestro pueblo. 

Volver a Chávez.

Hoy celebro el natalicio del Presidente Hugo Chávez Frías. Vaya todo mi afecto y respeto a la memoria del Presidente Comandante, hombre de bien, de justicia, al Jefe, al amigo. Mis respetos y recuerdos afectuosos al Maestro Reyes, a Doña Elena, a Adán, María Gabriela, Rosa y Huguito, a todos los familiares del Comandante. A todos los hombres y mujeres que estuvimos a su lado, en ese esfuerzo hermoso, colectivo, con los pobres de la tierra. 

No puedo estar en mi patria Comandante, no puedo estar allí en el Cuartel de la Montaña, pero te reitero el juramento que te hice en vida de trabajar con honestidad y sin descanso por alcanzar el país posible, el sueño colectivo, culminar tu obra, trabajar siempre por los derechos y anhelos de todo un pueblo, que esperanzado te siguió y te acompañó en todas las batallas detrás de las banderas del sueño de Bolívar.

]]>
<![CDATA[El desgaste]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-desgaste-20190726-0070.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-desgaste-20190726-0070.html El diálogo ocupa y copa espacios políticos, económicos, sociales, culturales y hasta domésticos. La anhelada salida política racional y calculada, ha pasado a ser un ámbito de dudas, desesperanza y desgaste.

El ansiado y cacareado diálogo ha sido sometido a un proceso de deterioro que se expresa en la erosión de las negociaciones cupulares; en el agotamiento del discurso culto y el reduccionismo argumental elitesco; en el desgaste de los relatos mediáticos bélicos polarizantes, aunado a la pérdida de legitimidad del discurso radical proveniente de los polos políticos. Aun cuando, en estos extremos impera una percepción diferencial de las causas de la crisis multidimensional, la profundización y duración de la misma, ha penalizado la gestión de Gobierno. La sumatoria de todas estas expresiones de desgaste es, a la vez, causa y efecto del progresivo declive que experimenta la radicalización y polarización política.

Curiosamente, de la desesperanza y desilusión; de la pasividad, impotencia y desamparo; de la resignación e indefensión emerge en la sociedad la creencia de que “sí hay salida”. Paradójicamente la propia crisis engendra un proceso gradual de transformación y cambio en las reglas de juego. Un proceso social que conduce o empuja hacia un “centro político” despolarizado más no despolitizado. Fenómeno político espontáneo de reencuentro en un centro de expulsados y expulsadas por la radicalización y polarización imperante. Espacio que no supone un destierro, desarraigo o extrañamiento. Allí, la solución no reside en la radicalización ni en la eliminación del adversario, tampoco en los partidos políticos. La solución descansa en el reencuentro y reconocimiento del otro; en la configuración de nuevas relaciones sociales y en la búsqueda de consensos; en la constitución de un nuevo tejido social y, especialmente, en un proceso de exploración de negociaciones pragmáticas a nivel local para enfrentar la crisis multidimensional. Emergen entonces nuevos actores sociales; brotan nuevas relaciones socio-económicas en la procura de solventar problemas tales como la producción, el desabastecimiento de alimentos, la crisis eléctrica…

Se construyen espacios despolarizados de micro diálogo, desde donde se inicia un largo camino hacia la consolidación de la democracia popular y protagónica.

]]>
<![CDATA[El desgaste]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-desgaste-20190727-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-desgaste-20190727-0008.html El diálogo ocupa y copa espacios políticos, económicos, sociales, culturales y hasta domésticos.  La anhelada salida política racional y calculada, ha pasado a ser un ámbito de dudas, desesperanza y desgaste.

El ansiado y cacareado diálogo ha sido sometido a un proceso de  deterioro que se expresa en la erosión de las negociaciones cupulares; en el agotamiento del discurso culto y el reduccionismo argumental elitesco; en el desgaste de los relatos mediáticos bélicos polarizantes, aunado  a la perdida de legitimidad del discurso radical proveniente de los polos políticos.  Aun cuando,  en  estos extremos impera una percepción diferencial de las causas de la crisis multidimensional, la profundización y duración de la misma, ha penalizado la gestión de Gobierno.  La sumatoria de todas estas expresiones de desgaste  es, a la vez,  causa y efecto  del progresivo declive que experimenta la radicalización y polarización política.

Curiosamente,  de la desesperanza y desilusión; de la pasividad,  impotencia y  desamparo; de la resignación e indefensión emerge en la sociedad la creencia de que “si hay salida”.  Paradójicamente  la propia crisis engendra un proceso gradual de transformación y cambio en las reglas de juego.  Un proceso social que conduce o empuja hacia un “centro  político” despolarizado más no despolitizado. Fenómeno político espontáneo de reencuentro en un centro de expulsados y expulsadas por la radicalización y polarización imperante.  Espacio que no supone un destierro, desarraigo o extrañamiento. Allí, la solución no reside en la radicalización ni en la eliminación del adversario, tampoco en los partidos políticos.  La solución descansa en   el reencuentro y reconocimiento del otro;   en la configuración de nuevas relaciones sociales y en la búsqueda de consensos;  en la constitución de un nuevo tejido social y, especialmente,  en un proceso de exploración de negociaciones pragmáticas a nivel local para enfrentar la crisis multidimensional. Emergen entonces nuevos actores sociales; brotan nuevas relaciones socio-económicas en la procura de solventar problemas tales como la producción, el desabastecimiento de alimentos, la crisis eléctrica…

Se construyen espacios despolarizados de micro diálogo,  desde donde se inicia un largo camino hacia  la consolidación de la democracia popular y protagónica.

]]>
<![CDATA[Avancemos por los 6,8 millones de hambritentos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Avancemos-por-los-68-millones-de-hambritentos-20190726-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Avancemos-por-los-68-millones-de-hambritentos-20190726-0019.html  

Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en nuestro país existen 6.8 millones de personas sufren por falta de alimentos, en otras palabras: pasan hambre. Es la miseria extendida por todo el país sin distingo de raza, ideologías, sexo o religión. Y este escenario, desgraciadamente, se profundizaría bajo las condiciones actuales.

Las fuerzas productivas están paralizadas. Los salarios son un mal nombre. Están ausentes las condiciones mínimas de salud, educación, trabajo, vivienda, seguridad  y el respeto a los derechos humanos en general. Y, por si fuera poco, nuestro régimen político se sigue posicionando como la dictadura más cruel de la región.

Definitivamente, para superar esta mala hora se requiere avanzar más que tres frases esperanzadoras. Detener el desangramiento del país pasa por escucharnos, reconciliarnos y avanzar juntos. Ninguna fuerza aplastando a la otra generará prosperidad nacional. Aún más, ninguna sociedad moderna crece promoviendo la destrucción de sus miembros.

Se percibe un aire optimista que va construyendo —paulatinamente— un camino para el restablecimiento de las confianzas, pero es muy frágil y poroso. Ciertamente, levantar arreglos políticos para desembocar en unas elecciones limpias es una ruta delicada y sensible, pues, no todos quedarán satisfechos si son presidenciales, si son parlamentarias, con Maduro o sin Guaidó, y por ahí se desatan los demonios que condenan el mínimo acuerdo. No se avanza ni un milímetro en esa eterna discusión del “huevo o la gallina”, mientras más personas engrosan las cifras desesperantes del hambre y las penurias.

Aparentemente, nadie apuesta al fracaso de las negociaciones (salvos los extremistas de ambos bandos), y todos concluyen en que el destino final debe ser una salida política por medio de elecciones. Lo dicen los aliados de ambas partes y lo claman los más necesitados.

 Cada vez más se apaciguan las voces que pedían una intervención militar extranjera, golpes de estado o el uso de la fuerza en cualquiera de sus modalidades. Gracias al cielo va tomando más fuerza la importancia de la negociación en Barbados, y los amigos de las partes en disputa están convenciendo a los más reacios para que conversen y lleguen al entendimiento que suplica el país (y también la comunidad internacional, porque somos un problema regional).

Ya basta de ser el hazmerreír del mundo por ser incapaces de acordar los puntos básicos para nuestra convivencia nacional. Ya basta de ser los primeros en la fila para todos los malos ejemplos y las malas referencias. Ya basta de postergar  los pactos esenciales que nos permitan reconstruir la República.

Lamentablemente, hoy por hoy, vamos a ritmo de récord para convertirnos en la economía más deprimida de la historia contemporánea. Por favor, detengamos este triste proceso por el bien de todos.

]]>
<![CDATA[FAO: 6,8 Millones padecen hambre en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/FAO-68-Millones-padecen-hambre-en-Venezuela-20190722-0096.html http://www.panorama.com.ve//opinion/FAO-68-Millones-padecen-hambre-en-Venezuela-20190722-0096.html La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha emitido su último Informe de la serie “Estado del Mundo”, titulado “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo. 2019”. Éste es el tercer año en que dicho informe se elabora en conjunto entre la FAO, el FIDA, la OMS, el PMA y el UNICEF, todas agencias de la ONU.

Este informe anual hace seguimiento a los problemas del “hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en el mundo”, empeñadas como están todas las agencias de la ONU, de trabajar en la “Agenda 2013 para el Desarrollo Sostenible”, aprobada por los países miembros, entre ellos el nuestro, para alcanzar los “Objetivos del Desarrollo” para el año 2030. En este caso en particular, las agencias trabajan por alcanzar el Objetivo de Desarrollo número Dos, “Hambre cero”, para el 2030.

Sin embargo, el Informe no es alentador. El mismo indica que “hoy en día, más de 820 millones de personas siguen padeciendo hambre en todo el mundo”. También señala que: “otro hecho alarmante es que cerca de 2.000 millones de personas padecen inseguridad alimentaria moderada o grave en el mundo. La falta de acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes que estas personas padecen las pone en un mayor riesgo de mal nutrición y mala salud”. 

Las agencias de la ONU reflejan la paradoja, de que este fenómeno sucede a la vez que la tecnología tiene un crecimiento vertiginoso en una economía cada vez más interconectada y globalizada. Sin embargo, es un crecimiento desequilibrado. Muchos países no experimentan ese grado de crecimiento: la economía, los conflictos, la inestabilidad; y, sobre todo, la desigualdad, comprometen seriamente las posibilidades de alcanzar los Objetivos del Desarrollo 2030, entre ellos, abatir el hambre y la pobreza.

Ahora bien, el Informe de la FAO es devastador para Venezuela. El mismo indica que existen 6,8 millones de Venezolanos que padecen hambre en el país. Es decir, que de cada 10 personas 2,2 tienen hambre, definidas como“personas que se hayan quedado sin alimentos, hayan experimentado hambre y, en las situaciones más extremas, hayan pasado varios días sin comer, lo cual pone su salud y bienestar en grave riesgo” (FAO Op.cit.)  

Un aumento del hambre en el período 2013-2018 (el primero de maduro en el gobierno) del 21,2%, es decir, un aumento de más de 17,2% de venezolanos con hambre en el país. 

En la gráfica se puede observar cómo hasta el año 2012 este indicador se mantenía por debajo del promedio de 5,3% de Sur américa y del 6,8% de América Latina y El Caribe. Comenta la FAO: “El aumento observado en los últimos años (en Sur América) se debe a la desaceleración económica experimentada por varios países, especialmente, la República Bolivariana de Venezuela, donde la prevalencia de la subalimentación casi se cuadruplicó, al pasar del 6,4% en 2012-14 al 21,2% en 2016-18”.

Entre el 2009-2011, nuestro índice era de apenas 3,1%. Si lo comparamos con el 21,2% actual, habría que preguntarse ¿Qué ha pasado en este período del madurismo? Veamos.

Lo primero que argumentará el madurismo es que este informe de la FAO es “parte de la guerra contra el país”; y, que el director de la FAO José Graziano da Silva lo “escribió en la oficina de Elliott Abrams”, como dicen de manera irrespetuosa con respecto al Informe de la Alta Comisionada Michelle Bachelet. Pero la realidad es que, este otro informe de la ONU, proviene de la misma agencia, la FAO, que reconoció en 2012 los logros del gobierno del presidente Chávez en “erradicar el hambre y la pobreza extrema en el país”. 

Probablemente argumenten que “que con maduro el precio del petróleo cayó a niveles nunca vistos en la historia del país”, y nó como Chávez  cuando “era muy fácil hacer una revolución con el petróleo a cien”, como dicen de manera grosera y desconsiderada con el trabajo del gobierno Bolivariano; y, además, mintiendo, pues obvian que, en 1999, cuando Chávez llega al poder, el precio de nuestra cesta estaba en 11 dólares el barril; que en enero de 2003 producíamos sólo 23 mil barriles días de petróleo, por efectos del sabotaje petrolero; y, que en enero de 2009 (cuando el nivel de hambre era de sólo 3,1, como muestra la gráfica), el precio del petróleo estaba en 30 dólares el barril, precio que después nosotros mismos recuperamos con un recorte dramático de producción de 4,5 millones de barriles día de la OPEP, del cual nos correspondió recortar 364 mil barriles día, por lo que, tuvimos que llevar nuestra producción de petróleo de 3,374 millones día a 3,010 millones día hasta 2013. 

Además, el madurismo en su propaganda siempre guarda silencio sobre las sanciones que ya sufrimos en 2010, cuando los EEUU sancionan a PDVSA, acusándonos de tener relaciones con la República Islámica de Irán. Sanciones ilegales y acusaciones absurdas siendo Irán país miembro fundador de la OPEP, con el cual nuestro país, como todos los miembros de la OPEP, tenían relaciones. Pero además, se omite mencionar que aunque eran sanciones duras contra PDVSA, tuvimos la capacidad de gerenciar esa crisis, buscar la soberanía tecnológica y acudir a nuestros mercados alternativos, todo producto de nuestra política de diversificación. Tales sanciones nunca se sintieron en el país, había gasolina, gas y producción de petróleo. No había hambre. 

Tal vez argumenten que estos números del hambre en el país, son producto de la “guerra económica” y de las “sanciones”. Pero si se observa la gráfica de arriba, es fácil darse cuenta que, es a partir del gobierno de maduro que se disparan los números del hambre en el país, mucho antes que las sanciones de 2017 ¿Por qué?

Por el mal manejo de la economía, la absoluta improvisación, la falta de planes económicos, la inexistencia de cifras oficiales, la hiperinflación, la mega devaluación, la inexistencia de una política cambiaria; el “golpe de timón” a la derecha del gobierno de maduro, el desmontaje de las Misiones, entre ellas, la Misión Alimentación, la destrucción de PDVSA, la caída en picada de la producción de petróleo y del ingreso Fiscal petrolero; el colapso de la economía no petrolera, incluyendo la agricultura, la ganadería, la importación y distribución de alimentos; el aumento de la pobreza, pobreza extrema, la exclusión, la desigualdad.

Dice la FAO: “Los acontecimientos económicos generalmente afectan la seguridad alimentaria y la nutrición, no sólo en función del nivel de pobreza extrema, sino también en función de la existencia de desigualdades en la distribución de los ingresos y en el acceso a servicios y activos básicos, muchas de las cuales son resultado de la exclusión social y la marginación de algunos grupos. Allí́ donde la desigualdad es mayor, la desaceleración y el debilitamiento de la economía tienen un efecto desproporcionado en la seguridad alimentaria y la nutrición de las poblaciones de ingresos más bajos. La desigualdad aumenta la probabilidad de sufrir inseguridad alimentaria grave…” (FAO Op.cit.)

Es que los efectos desastrosos para el país del paquetazo de maduro, de su pésimo gobierno, comienzan a sentirse; y, ahora son reflejados por las Agencias más serias del mundo. No estamos hablando de Ong’s financiadas por gobiernos extranjeros, estamos hablando nada más y nada menos que de las Naciones Unidas, el organismo multilateral por excelencia, las grandes ligas de la política internacional, donde están representados todos los países del Mundo, una organización respetada por todos, que cuenta con organismos y metodología que han ido desarrollando por más de 70 años, y que prestan un innegable servicio a los pueblos del mundo. Hoy día dirigida por su Secretario General António Guterres y con un equipo de trabajo de primera línea, como la ex-presidenta Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los DDHH y José Graziano Da Silva, Director General de la FAO, quienes en cumplimiento de sus funciones, levantan alertas y denuncian la situación deplorable que se vive en Venezuela. 

Los sectores políticos, incluyendo el gobierno, en vez de descalificar o tratar de ignorar estos contundentes informes, deberían accionar para corregir y retomar las políticas revolucionarias del presidente Chávez. Como resulta evidente que ni el madurismo, ni la extrema derecha, lo harán, entonces corresponde al pueblo y a los sectores progresistas y patriotas, reasumir estos programas y políticas, pues son ellas las herramientas fundamentales para revertir este crimen contra el pueblo, el hambre como la máxima expresión de una política anti popular, un retroceso grave para nuestro país.

Ahora, estas tareas revisten carácter de emergencia nacional, por lo que, habrá que reasumirlos con una estrategia de máxima participación popular, todo el poder del Estado para garantizar la alimentación de la población. Derrotar el hambre y la pobreza siempre fue una preocupación y una tarea de nuestro gobierno Bolivariano y se cumplió con éxito hasta 2012; de hecho, tal como lo señala el Informe de Bachelet, son responsabilidades del Estado y forman parte de los Derechos Humanos de la población, derechos, económicos y sociales, derechos que hoy día son violados en nuestro país.

Fue esa la prioridad en el destino de la renta Petrolera, es decir, el ingreso petrolero en nuestro período 2004-2012. Para eso fue nuestra ofensiva, a partir de la derrota del Sabotaje Petrolero, con la Plena Soberanía Petrolera, la recuperación de PDVSA, la Nueva PDVSA Roja Rojita, el Ingreso Fiscal Petrolero, Regalías e Impuestos petroleros, y mantener el control operacional del negocio, se trataba de poner el petróleo al servicio del pueblo, a favor del desarrollo nacional. Ello fue lo que hicimos en ese lapso, ingresamos al país 500 mil millones de dólares; 100 mil millones directos al desarrollo social, es decir, las Misiones, entre ellas, la de Alimentación. El resto de esta inmensa cantidad de recursos fueron al Fisco nacional y a los distintos Fondos creados por la nueva “Arquitectura Financiera del país. 

La ofensiva revolucionaria se inició a partir de 2003-2004, en paralelo a la ofensiva petrolera y a la ofensiva popular con las Misiones Barrio Adentro, Robinson, Ribas, Sucre y Alimentación. Allí fueron factores fundamentales, la Nueva PDVSA Roja Rojita, la Fuerza Armada Bolivariana, el naciente Poder Popular y la verdadera cooperación con Cuba.

Fueron años de movilización nacional, despliegue y transformación de las instituciones del Estado y de su carácter, transformándose en un Estado revolucionario al servicio del pueblo. Todos, bajo el liderazgo del Presidente Chávez, nos entregamos por completo a la batalla contra el hambre y la pobreza. Y fue un éxito, reconocido además por las Naciones Unidas, al resaltar nuestros avances sociales y el hecho de ser uno de los primeros países en alcanzar las metas del milenio de la ONU, abatimos la pobreza, la exclusión, con uno de los salarios mínimos más altos de la región, 450 dólares al mes, con un coeficiente de Gini (coeficiente que mide la desigualdad) envidiable, solo superados en la región por Uruguay.

La misión Alimentación inició en abril de 2003 convirtiéndose en la punta de lanza para la garantía de la seguridad alimentaria, usando como redes Mercal, PDVAL y Abastos Bicentenarios, conformada por más de 21.130 establecimientos a nivel nacional, distribuidos de la siguiente manera:13.455 establecimientos Mercal, 50 Establecimientos de Abastos Bicentenario, 942 establecimientos PDVAL, 6.000 Casas de Alimentación, 363 Establecimientos de la Red Venezuela, 81 farmacias populares, 127 unidades de producción, procesadoras empaquetadoras y distribución de alimentos (Mercal, Lácteos Los Andes, Industrias Diana), 65 plantas de silos, centros de acopio, depósitos, frigorífico CASA y plantas de refrigeración CEALCO.

La Misión Alimentación distribuyó entre el año 2003 hasta el 2013, más de 21 millones de toneladas de alimentos, beneficiando a más de 19 millones de personas, lo que representa un 64% de la población venezolana.

La gran pregunta al gobierno de maduro y la denuncia al pueblo es ¿Dónde están todos esos activos del Estado? maduro desmanteló a la Misión Alimentación acusándola de “corrupta”. Cerraron las “Casas de alimentación”, la red pública de distribución las cerró o peor aún, la transfirió, así como si nada, las privatizó a favor de sus amigos y testaferros. ¿Cómo fue que pasamos de la Misión Alimentación a los “Bodegones” de donde se expenden las nuevas exquisiteces para esa minoría que denuncia la FAO? ¿De quiénes son esos “Bodegones”?

¿Y el pueblo? Detrás de una Caja Clap, que no sólo es una vergüenza, sino que son productos de mala calidad, a veces descompuestos, nada de eso se produce en el país. Productos de mala calidad triangulados de Turquía u otros países “socios” del madurismo. Un mecanismo investigado en la Fiscalía Mexicana, mientras la oposición en la Comisión de Contraloría guarda un silencio conveniente. 

¿Dónde está la producción nacional de alimentos, las tierras nacionalizadas? ¿Cuántos campesinos han muerto a manos de los nuevos “señores de la tierra”? ¿Dónde están los fertilizantes de Pequiven? ¿Las nuevas Plantas de Urea y Amoníaco de Morón? 

Y por supuesto, ¿Dónde está PDVSA?, los obreros del Frente de Trabajadores denuncian un cierre técnico de áreas de producción y refinación. Con una producción cada vez más cerca de los 500 mil barriles días, sin gasolina, ni diesel, ni gas. ¿Dónde está el ingreso petrolero? Si lo poco que se produce y exporta es para pagar los préstamos que ha tomado el gobierno con sus socios extranjeros, si maduro decreta exenciones a los impuestos petroleros, si le ofrecen reducir las regalías a la Chevron Texaco para que no salga del país, si PDVSA no genera ingresos petroleros. 

Éste es el desastre de maduro, que ha hecho que se vayan 4 millones de venezolanos del país, que tengamos la hiperinflación más alta del mundo y de la historia del mundo, que el salario mínimo sea de apenas 7 dólares mensuales, el más bajo que el de Haití y Cuba, el más bajo de toda la región.

En Venezuela lo que hay es hambre y destrucción de un país, con un pueblo demasiado noble y paciente. ¿Hasta cuándo tanto silencio cómplice? ¿Tanta entrega y tanta miseria? Yo cumplo con mi papel histórico, yo soy leal a mis principios y convicciones, hablo con números, con hechos. El gobierno me busca, me persigue políticamente, sus testaferros pagan abogados y opositores para que me persigan, harán cualquier barbaridad para callar mi voz. Yo seguiré, con mis ideas, mis principios, siempre al lado del pueblo. En algún momento, estaré entre ustedes, en mi tierra, luchando por el futuro que todos merecemos, por la reconstrucción del país. ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[Reconciliación política]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Reconciliacion-politica-20190722-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Reconciliacion-politica-20190722-0037.html Los niveles de conflicto político que se viven en Venezuela desde hace 20 años lo único que ha logrado es desunir a familias, amigos, socios, acelerar el éxodo. El gobierno nacional implementó una política agresiva en la que, quienes no están a su favor son declarados “enemigos” y no acepta la posibilidad de entendimiento que facilite la gobernabilidad en el país. En los sectores de la oposición política venezolana también se fue gestando un sector radical que tampoco acepta ningún tipo de acercamiento con cualquier sector del oficialismo, por lo que, al igual que el gobierno, quien intente buscar entendimiento lo señalan de traidor.

La política en Venezuela debe intentar conseguir puntos de encuentro y entendimiento por el bien del país. En la actualidad, representantes del gobierno y la oposición están conversando, intentando lograr acuerdos que permitan avanzar en puntos coincidentes que le abran caminos a la política nacional para resolver las diferencias haciendo uso de mecanismos democráticos y evitar subirle el tono al conflicto, en niveles de confrontación como los vividos en los años 2014 y 2017.

Las informaciones no oficiales, en las cuales algunos voceros declaran sobre los avances de las conversaciones en Barbados indican que se intenta llegar a acuerdos en la realización de unas elecciones, unos hablan que se plantean elecciones parlamentarias y otros, sobre elecciones presidenciales para minimizar el conflicto y que las partes confrontadas logren desarrollar una etapa de entendimiento que le dé al país la oportunidad de salir de tantos problemas. En este sentido, es, sin duda, la realización de unas elecciones presidenciales bajo las condiciones que ambos sectores políticos acuerden. Al respecto la oposición hace hincapié en que se debe elegir una nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), depurar el Registro Electoral Permanente (REP) y evitar el traslado de electores a diferentes centros de votación fuera de la jurisdicción electoral natural de éstos; mientras que el gobierno plantea inicialmente la realización de unas elecciones parlamentarias, y en el punto de unas elecciones presidenciales las opiniones están enfrentadas entre aceptar o no.

Quienes apuestan al fracaso del diálogo, están apostando a no darle solución a ningún problema, lo que significaría un lamentable desenlace que obligaría a los representantes de la oposición política a pensar sobre que mecanismo implementar para lograr recobrar la confianza en sus seguidores y replantearse una ruta de acciones que le permitan conseguir los mecanismos ideales para vencer al gobierno, entendiendo que cada día que pasa sin soluciones se incentiva la huida de muchos venezolanos lo cual afecta en un 80% al padrón electoral opositor.

El gobierno seguramente se radicalizará aún más y no logrará solucionar la aguda crisis de los servicios públicos, la situación financiera del país seguirá decreciendo y el conflicto se agudizará tanto a lo interno como a lo externo. Los Gobiernos de los Estados Unidos, Cuba, Rusia y China  seguirán evaluando su rol en el conflicto. Como lo dijo Antonniela Baltazar “Si quienes mantienen diferencias no logran resolverlas por la vía del diálogo tendrán que elegir entre el conflicto y el entendimiento”.

]]>
<![CDATA[Los del medio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-del-medio-20190719-0057.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-del-medio-20190719-0057.html Superado el trauma social del fin de la inocencia mediática, hoy día cuestionamos el papel, nada inocuo,  que desempeñan los medios tanto en la representación de la realidad  como en la forma de percibir el mundo.

 

No se trata de  simples observadores pasivos de la realidad, muy por el contrario, los medios  son activos participantes de los procesos sociales.   

 

Se constituyen en el lugar de visibilidad o invisibilidad de hechos y actores; tienen el poder y la capacidad de instalar en la sociedad un tema, al igual que de minimizarlo o  desestimarlo; ocultarlo o ignorarlo.  La mediatización de ciertos asuntos –el reconocimiento, el reencuentro y el dialogo;  la polarización,  la radicalización y la confrontación;  la guerra y/o la paz–  constituyen decisiones de carácter político de unos medios que,  devenidos en actores políticos, intervienen e inciden intencionalmente en el debate público.

 

El momento político no es fácil de descifrar.  La ciudadanía comienza a reconocerse y reencontrarse en la crisis multidimensional en conjunción con el desgaste de la credibilidad y legitimidad de las elites políticas.   Un nuevo centro político tímidamente emerge  desde la desesperanza,   a partir de la tristeza y la sensación de abandono;  desde el cansancio,  el desgaste de la radicalización y del discurso político polarizante, aunado al foco en la destrucción del otro.

 

Curiosamente desde   las entrañas de la radicalización brota la necesidad de reencuentro, reconocimiento y de dialogo. 

En paralelo brota lentamente un clamor ciudadano que demanda un nuevo enfoque comunicacional, un  tratamiento mediático que promueva estrategias de paz, que fomente la reducción de los niveles de violencia promovidos por el periodismo de guerra dominante. La ciudadanía despolarizada reclama y requiere un periodismo comprometido con  los procesos de resolución del conflicto, con la reconstrucción de la convivencia y la reconciliación.

 

La ciudadanía crítica  emergente cuestiona el manejo mediático que promueve la radicalización y fortalece  bandos irreconciliables;  que fomenta comportamientos agresivos, demoniza y estereotipa al adversario político; que desconoce, descalifica  o invisibiliza los procesos de diálogo y propuestas de paz en desarrollo. 

Los del medio abogamos por unos medios que apuesten a la paz.

]]>
<![CDATA[Me niego a que me mutilen el corazón   ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Me-niego-a-que-me-mutilen-el-corazon--20190719-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Me-niego-a-que-me-mutilen-el-corazon--20190719-0022.html

“Unirse es un buen plan y un justo concebir. Trabajar juntos es el gran avance, el mayor progreso, pues lo que se hace corazón a corazón, revierte en humanidad.”

 

Reconozco que me entusiasma la gente de palabra, con mirada profunda y visión amplia, dispuesta siempre a conciliar lenguajes y a relativizar situaciones; pero si hay algo que también me decepciona, son aquellos que intentan mutilarnos el corazón ideológicamente. Me niego en rotundo a ello. Déjennos sentirnos libres, aunque nos equivoquemos. Tampoco nos amarguen la existencia. Quiero vivir, y quiero hacerlo con alegría. Porque la vida no es un combate, sino un discernimiento, que requiere fuerza y valentía para resistir nuestra propia fragilidad. Cada cual busca su personal espíritu y aviva sus talentos. El objetivo sí que ha de ser común, la reconstrucción de un mundo más justo y menos desigual. A mi juicio, lo significativo es activar la cultura del abrazo, una verdadera salida de nosotros mismos, que nos insta a un autoanálisis en nuestra forma de pensar y hacer.  Por ello, quizás tengamos que forjar un nuevo plan de acción, para que no nos quedemos únicamente en los buenos proyectos, sino que vayamos a ese cambio inclusivo que ha de transformarnos en un cultivo permanente de donación.

 

                Unirse es un buen plan y un justo concebir. Trabajar juntos es el gran avance, el mayor progreso, pues lo que se hace corazón a corazón, revierte en humanidad. Sin embargo, en todas partes, los países encaran el desafío del envejecimiento de la población, lo que se requiere promover la mano tendida para suscitar una vejez más saludable y activa, además de brindarle protección social adecuada. De igual modo, el mundo se encuentra desbordado por multitud de realidades violentas que han de cesar. Es una lástima que la corriente vivificante de la poética, de esa mística que mueve los esfuerzos, permanezca invisible. No seamos cómplices de opresiones, ni cobardes, nos merecemos respeto mutuo y más que pan, amor sin reservas, del auténtico, para encontrar una respuesta de cariño cada aurora.

 

Ojalá se nos despierte la voluntad y nuestras vidas demuestren su poder en acción conjunta y armónica, incluso en medio de la debilidad humana, para que tomemos otro rumbo más considerado, pues si importante en su momento fue vincular a la población con los derechos humanos, hoy también tiene que ser fundamental hermanar sentimientos, al menos para no dañar a los más vulnerables. No perdamos la esperanza de que dejemos hablar al alma, la esencia de lo que somos. Al fin y al cabo, el problema del ser humano no está en la carrera armamentística, sino en su espíritu, en que ningún poder terrestre violente el sagrario impenetrable de la libertad interior de cada ciudadano, pues la jerga de las entretelas es universal, solo se necesita sensibilidad para entenderlo y poder hablarlo.

 

                En efecto, pongamos constantemente corazón en lo que hacemos; máxime en un tiempo de tanta siembra de atrocidades, que requieren con urgencia, sobre todo los más vulnerables, ayuda humanitaria y protección. No podemos quedarnos encerrados en nosotros mismos, sin imaginación alguna, es necesario auxiliarnos, vencer definitivamente la desgana, la dureza del nervio y el odio. Son tantas las tentaciones diabólicas, que no podemos dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia. Desde luego, hemos de salir a verter consuelo, a través de un lenguaje de cercanía y un léxico de paz. Cuando la sociedad y la política no se comprometen a fortalecer el estado social, se priva de un recurso esencial a toda la familia humana, cuestión que ha de reconducirse y universalizarse. Será una buena manera de generar otras atmósferas más tolerantes y pacíficas. Para empezar, empleemos bien los días; vivamos en la palabra, pero también en la acción; coexistamos en el camino, pero también confiando abrazar horizontes de luz para todos.

 

Truncado el corazón de los moradores todo es posible, hasta justificar el terror. Por eso, cualquier gesto pacifista nos engrandece el ánimo, que buena falta nos hace, y hasta revierte en entusiasmo. El momento no es para decaerse. Necesitamos alentarnos unos a otros. Téngase en cuenta que el hambre está creciendo paulatinamente y se han perdido años de desarrollo a nivel mundial. Lo malo no es ya el debilitamiento de la economía, sino la falta de solidaridad hacia esas gentes que no tienen asegurada la comida o su propia salud. En el núcleo de esto están las comunidades y las tragedias individuales. A propósito, se me ocurre pensar en la declaración del brote de la enfermedad del virus del Ébola en la República Democrática del Congo, una emergencia de salud pública de interés internacional, que no debe utilizarse para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesitan nuestra asistencia, y también sentir nuestro sufrimiento. Al fin y al cabo, todos somos linaje, hermanos, o si quieren familia.

]]>
<![CDATA[El petróleo en el Zulia y los servicios públicos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-en-el-Zulia-y-los-servicios-publicos-20190718-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-en-el-Zulia-y-los-servicios-publicos-20190718-0094.html  

 

La inestabilidad del mercado petrolero mundial está demostrando los apetitos de las grandes potencias mundiales, en su afán de apoderarse o intervenir la producción de petróleo en aquellos paises subdesarrollados, tales como los paises que forman parte de la Opep y no Opep.

Desde el año pasado dichos países decidieron recortar la producción en más de 1 millón de barriles diarios. Esa decisión trajo como consecuencia, el aumento de producción 1 millón, por parte de los Estados Unidos. Sin embargo, el objetivo fundamental fue tratar de estabilizar los precios y atender los mercados adecuadamente.

Recientemente, en junio de este año, se ratifica la extensión de la medida de recorte. Esta vez ocurrieron unos hechos que han impactado en los precios. Amenazas de una potencial guerra entre Estados Unidos e Irán, gravitando en la estabilidad en los suministros de petróleo, tanto al mundo occidental como al mercado asiático. A ese estado de cosas, se suma Israel y Palestina. La desestabilizacion geopolítica es seria.

Los mercados consumidores al ponerse de manifiesto la posibilidad de estar en riesgos los suministros, hacen que los precios suban a valores importantes.

Deseo hablarles de la producción de petróleo en el Zulia. Tanto en El Lago de Maracaibo, en tierra y el área de Trujillo, se producían hace cinco años, 1.100.000 barriles diarios. Petróleo de alto valor en el mercado, al tratarse de crudos livianos y medianos.

Hoy en día la producción de petróleo es de 272.000 de barriles diarios. De los cuales Pdvsa apenas produjo 67.000 b/d y las empresas mixtas 204.000 b/d. La caída de la producción ha sido abismal. No hay ninguna justificación para semejante caída.

Es necesario revertir esta situación. Es necesario hacer un Plan de recuperación para el Zulia y Trujillo. El Zulia no merece el trato que está recibiendo. La caída de la producción petrolera, el cierre de la Petroquimica, el colapso del sistema eléctrico y la grave situación del agua.

 

 

]]>
<![CDATA[34 años de la muerte del P. Vélaz]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/34-anos-de-la-muerte-del-P.-Velaz-20190718-0049.html http://www.panorama.com.ve//opinion/34-anos-de-la-muerte-del-P.-Velaz-20190718-0049.html El 18 de julio de 1985, hace 34 años, el P. José María Vélaz,  fundador de Fe y Alegría, emprendía su viaje definitivo a los brazos del Padre en el cielo. Durante toda su vida, el P. Vélaz fue  un soñador, un constructor de sueños y un sembrador de sueños. Fe y Alegría  fue su sueño más importante que lo sembró en el corazón de muchas personas generosas y  ha llevado  sus banderas educativas de esperanza y amor a los rincones más apartados y necesitados  de Venezuela, América, África y pronto de Asia.

 

Fe y Alegría nació el 5 de marzo de 1955 en un rancho cedido por sus dueños, Abrahán Reyes y su esposa Patricia,  en lo que hoy es el 23 de enero de Caracas. Cien alumnos sentados sobre el piso, pues no tenían ni pupitres, ni sillas o mesas,  fueron sus primeros alumnos. Dos muchachas del barrio que sólo tenían  quince años y el sexto grado de primaria, las primeras maestras. Hoy, Fe y Alegría es un Movimiento de Educación Popular y Promoción Social  presente en  23 países, y con más de millón y medio de alumnos. 

 

Desde los inicios, el  Padre José María Vélaz   optó  por la educación  por considerarla el medio más idóneo para combatir la exclusión, la violencia  y la miseria,  y hacer de las personas sujetos dignos, productivos, fraternales. Pero tenía que ser una educación de calidad, pues no se podía aceptar que la educación de los pobres fuera una pobre educación. Si la educación no es de calidad  para todos, en vez de contribuir a democratizar la sociedad, contribuye a agigantar las diferencias: buena educación para los que cuentan con recursos y pobre educación para los pobres y excluidos. .

 

Hombre siempre en búsqueda, apóstol incansable de la educación popular,  el Padre José María Vélaz, nunca se contentaba con los logros alcanzados.   Pronto descubrió el inmenso potencial de los medios de comunicación y soñó una red de emisoras educativas que llevaran educación a las zonas más apartadas del país y del continente, y fueran voz del pueblo sin voz.. Luego, temiendo que Fe y Alegría se  contentara con una serie de escuelas tradicionales,  desgajadas del mundo del trabajo y de la producción, cultivó el sueño de impulsar la educación técnica y  productiva que culminara en buenos institutos universitarios, donde  los muchachos y muchachas aprendieran a trabajar, a valorar el trabajo y al trabajador, y salieran  bien capacitados y con  un corazón bien fogueado para el emprendimiento y el servicio.

Una vez que consideró que el proyecto de la educación técnica y productiva estaba consolidándose,  sus sueños indomables lo empujaron  llano adentro y se estableció a orillas del  río Masparro, en el corazón de Barinas, a soñar toda una red de escuelas agropecuarias y forestales,  que rescataran de la miseria a los campesinos e indígenas , los más pobres entre los pobres. Tenía ya 75 años, varios infartos encima, una operación a corazón abierto, y la recomendación de los médicos de que volviera a operarse pues tenía las venas tapadas. Vivió sus últimos años  en un cuartucho entre herramientas y sacos de cemento, alejado de todo rastro de civilización, pues no tenía electricidad  y el teléfono más cercano quedaba a 90 kilómetros. Y allí  murió.

 

Fe y Alegría, heredera del espíritu del Padre Vélaz,  renueva en estos tiempos  difíciles su compromiso por Venezuela y trabaja por asumir las dificultades como oportunidades para renovarse y cumplir  con  eficacia su misión de brindar  a las poblaciones más vulnerables  educación de calidad.

 

(pesclarin@gmail.com) / @ pesclarin 

]]>
<![CDATA[Gobierno de sordos y poseídos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobierno-de-sordos-y-poseidos-20190718-0030.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobierno-de-sordos-y-poseidos-20190718-0030.html  

 

 

Desde Putin hasta compañeros de lucha política se lo han dicho de mil maneras: apliquen un plan integral de ajuste económico para reactivar la producción nacional y corregir todos los desequilibrios que nos tienen sumergidos en una tragedia sin precedentes. Ahora le sugieren: conversen, escuchen y negocien, porque si no, viviremos ad infinitum con debates estériles que seguirán retrasando al país en todos los ámbitos.

La dictadura solo escucha las expresiones “guerra económica”, “intervención imperialista” y “sabotaje”, como explicación del desmadre colectivo que sufre la nación. De hecho, la suerte de quienes intentan razonar con equilibrio, es la expulsión de sus filas. Existen una hilera de exclusiones y ajusticiamiento por estos motivos. Están los casos de Giordani, Cabezas, Rodríguez Torres, Navarro, Osorio, Figuera, Ortega Díaz o Gabriela Ramírez.

El gobierno no trabaja por la recuperación del país. Los cierres de empresas es el pan diario. Hasta sus camaradas cubanos y chinos le han dicho que promuevan reformas que alienten inversiones nacionales y extranjeras; que no le tengan miedo al sector privado y que le agreguen “mercado” a sus políticas económicas, al menos paulatinamente. Pero no se conmueven y actúan como sordos, aún con sus amigos que le desean todo lo bueno y lindo de este mundo. ¡Incomprensible!

La ruina extendida del país nos puede llevar a superar la migración en los tiempos de la disolución de la Unión Soviética,  donde más de 20 millones de soviéticos huyeron de ese régimen político. Por su parte, los venezolanos, si siguen las condiciones actuales, a finales del año 2020 seremos 8 millones esparcidos por todo el mundo.

Uno no sabe cómo explicar nuestros tiempos oscuros,  tenebrosos y opacos. Con tanta evidencia de la tragedia humanitaria, parece inaudito que permanezcan en el poder. Con tantos elementos probatorios, es muy insólito que aún tengan ánimo de gobernar. Con tantas señales de lo errático de sus políticas económicas, cuesta creer cómo insisten en medidas probadas –sobradamente- inútiles y contraproducentes. Definitivamente, aquí debe haber algo más que ni la ciencia, ni la racionalidad elemental puede aclarar. Aparentemente, quienes dirigen el país hicieron algunos pactos con el mal, y puede que sus acciones son ordenadas por fuerzas inmateriales malignas. No lo digo yo, lo dice David Placer en sus libros con sólidos fundamentos (Los Brujos de Chávez y El dictador y sus demonios).

Lo que ocurre en Venezuela no es común, normal o natural, por lo tanto, caben todas las explicaciones inusuales, extraordinarias y sobrenaturales. Al final, nos pusieron a pensar mil hipótesis para intentar darle una interpretación a todo el caos nacional. Ciertamente, el razonamiento lógico no nos alcanzó. Ahora estamos convenciéndonos de que saldremos de esto únicamente con un exorcismo, pues, en Barbados ya quieren patear la mesa nuevamente, por lo cual no será difícil suponer que se agudizará la crisis política y, con ello, el estancamiento general por otros años más.

No escuchan a sus amigos, no quieren llegar a acuerdos políticos, actúan con maldad y ensañamiento, persisten en políticas reaccionarias y comprobadamente inservibles, compran velones y sacrifican animales en rituales malignos. Conclusión: gobierno de sordos y servidores del mal. ¡Qué duda cabe!

 

]]>
<![CDATA[Ecología del lenguaje]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecologia-del-lenguaje-20190718-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecologia-del-lenguaje-20190718-0024.html Por estos días leí un mensaje en las Redes Sociales (Rrss) donde un respetado sacerdote llamaba a moderar el lenguaje. Adecentarlo y no maldecir ni tampoco, usarlo para ofender ni transmitir amenazas ni obscenidades.

  Inicialmente podría incorporarme a esa cruzada de buenos ciudadanos. Sin embargo, pensando en el niño a quien unos policías le sacaron los dos ojos a punta de perdigonazos –más de 52 disparos a la cara- debo preguntarme: ¿Qué palabras uso para calificar semejante atrocidad?. Creo que me quedaría, o corto de palabras o mudo, como muchos de nosotros. O tendría que irme al tan manoseado uso del francés clásico, que tanto nos ha salvado y servido para amortiguar tanto dolor, tanta hambre y sufrimiento, como pueblo y nación.

  Es cierto que el uso del español venezolano se encuentra, posiblemente, en emergencia como en ningún otro momento de nuestra historia. Sin embargo, creo que ello es expresión exacta de la vida que los ciudadanos tenemos. Nuestro lenguaje expresa exactamente las vivencias y calamidades por las que estamos atravesando.

 Es reflejo de lo que somos y hacemos. Si el discurso del poder tiende a corromper el lenguaje, a llevarlo a la decadencia. Nosotros estamos siendo arrastrados hacia ese pozo donde la banalidad y la vida parasitaria nos aplastan.

  El venezolano de estos tiempos no habla mal. Habla el lenguaje de la desesperación, la incertidumbre absoluta, el dolor, la urgencia y sobrevivencia. Experiencias que jamás habíamos experimentado como sociedad, por ejemplo; todo lo que conlleva el lenguaje de la narcoguerrilla, narcotráfico, masacres y torturas, con sus respectivas imágenes. Así como la cotidiana humillación del poder representado, desde lo más complejo hasta la simplicidad de un burócrata en una oficina pública. No existen términos que expresen con exactitud lo que se está viviendo.

  De ahí que se escuchen y lean términos en aumentativos, superlativos y todo un neo lenguaje que se opone al que ha impuesto el poder. Un lenguaje marcado por la bota militar. De la grandilocuencia, la absoluta violencia y la clásica pedantería de quien se cree predestinado a imponer unos usos idiomáticos a través de la propaganda oficial.

  Las dictaduras y los regímenes totalitarios degradan el lenguaje. Por el contrario, los sistemas democráticos, bien con sus imperfecciones, construyen ciudadanía y mentalidades libres. Eso solo puede darse usando un lenguaje que sea cónsono y coherente con aquello que se práctica: la construcción de la libertad plena del ser humano.

  Por eso las dictaduras se apropian del lenguaje y con ello, generan su decadencia al corromper la base social. El hablante deviene habitante de un territorio que debe amoldarse al paso marcial de un sistema que lo niega como ser humano y le impone a sangre y fuego el lenguaje de la decadencia.

  En las dictaduras todo ciudadano es visto como potencial enemigo. Las dictaduras buscan adiestrar habitantes, pisatarios de un espacio geográfico donde se es parásito social de una vida sin progreso ni aspiración alguna de cambio. El lenguaje se empobrece, se anula y se vuelve repetitivo de consignas y arengas militares.

  La práctica idiomática del venezolano, luego de tantos años de banalización, está pasando por una fase de defensa, de resistencia de un lenguaje donde anida su base de sobrevivencia. En esta fase es lícito, lógico, coherente y cohesivo, el uso de ese lenguaje de la obscenidad, que sirve para amortiguar, que nos sale del alma y que en momentos de rebeldía, se hace imprescindible y se justifica.

  No creo que ante la tortura, mientras un joven huye de la persecución de los esbirros en una protesta, con gas lacrimógeno y disparos, o ante la impotencia de presenciar tanta injusticia por las calles, usemos términos decentes. O pregunten a quien a medianoche le cortan el suministro eléctrico y le urge dormir en aire acondicionado, si tiene palabras delicadas al reaccionar frente al zumbido de los zancudos, a 40 grados de desesperación.

  Sé que vendrán las reflexiones de quienes insisten en adecentar el lenguaje. Les comprendo y apoyaría. En esto de la Educación Idiomática llevo toda mi vida como profesor universitario. Pero si las obscenidades y el maldecir existen, por algo será. No son ni términos generados por pura chanza ni tampoco por locura. Ni tampoco por pronunciarlas te vas al infierno. En esto nos vendría bien una relectura de una de las obras donde el idioma español se presenta con mayor libertad, Don Quijote. Después que lo leas, quedarás absuelto de todo mal de hablar.

]]>
<![CDATA[Gobernar es hacer]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-es-hacer-20190717-0043.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Gobernar-es-hacer-20190717-0043.html  

Cada dificultad trae consigo oportunidades, eso nos motiva a tener un objetivo, propuestas y caminar para concretarlo. Por eso impulsamos los planes de desarrollo regional “Zulia Tercer Milenio” y “Zulia 2040”.

“Hacer” con determinación y con audacia, a pesar de los que critican y señalan, de los que juzgan a partir de su propia condición, por encima de las dificultades, de los obstáculos, con acciones concretas que vayan limpiando el camino hacia el objetivo previsto del Zulia que brille con su gente y con sus potencialidades en plenitud.

El trabajo de gobernar es construir con organización, además de sentar las bases físicas para el desarrollo con obras clara para la vida de los ciudadanos. Encima de las dificultades, sin justificarnos ni excusarnos, sin perder el tiempo en mirar hacia atrás.

Así, hicimos en el pasado periodo de gobierno la misma cantidad de autopista Lara Zulia que con dinero, los gobiernos tradicionales ejecutaron en tres periodos, construimos en un año el Distribuidor Maisanta, a pesar de las guarimbas, el saboteo y la falta de recursos. El distribuidor Antonio José de Sucre en la circunvalación tres y avanzamos en las obras de drenaje del Distribuidor Simón Bolívar, en el Kilómetro 4.

Construimos y recuperamos más de 150 centros de salud, entregamos el Oncológico  Dr. Humberto Fernández Moran. El terminal Lacustre Hugo Chávez en el Malecón de Maracaibo, el terminal fluvial de La Maroma en Santa Bárbara y el centro pesquero de Puerto Concha.

Recuperamos el terminal ferroviario de Encontrados, avanzamos casi 20 kilómetros en la ampliación de la Machiques Colón, aportamos 120 mil kilos de semilla de pastos de calidad para la recuperación del campo zulianos, construimos y recuperamos más de 250 centros de educación en todo el Estado.

Corresponde a quienes deben continuar las tareas no ocultarlas ni permitir que se destruya lo hecho sino avanzar con limpieza de corazón en hacer más y mejores cosas por la tierra de la magia y el lago.

Trabajar más y mejor por la gente que espera y cree. Servir, con humildad y sinceridad a favor el pueblo Zuliano que con nobleza, “todo lo tiene y todo lo da”.

]]>
<![CDATA[34 años de la muerte del P. Vélaz]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/34-anos-de-la-muerte-del-P.-Velaz-20190716-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/34-anos-de-la-muerte-del-P.-Velaz-20190716-0089.html El 18 de julio de 1985, hace 34 años, el P. José María Vélaz,  fundador de Fe y Alegría, emprendía su viaje definitivo a los brazos del Padre en el cielo. Durante toda su vida, el P. Vélaz fue  un soñador, un constructor de sueños y un sembrador de sueños. Fe y Alegría  fue su sueño más importante que lo sembró en el corazón de muchas personas generosas y  ha llevado  sus banderas educativas de esperanza y amor a los rincones más apartados y necesitados  de Venezuela, América, África y pronto de Asia.

Fe y Alegría nació el 5 de marzo de 1955 en un rancho cedido por sus dueños, Abrahán Reyes y su esposa Patricia,  en lo que hoy es el 23 de enero de Caracas. Cien alumnos sentados sobre el piso, pues no tenían ni pupitres, ni sillas o mesas,  fueron sus primeros alumnos. Dos muchachas del barrio que sólo tenían  quince años y el sexto grado de primaria, las primeras maestras. Hoy, Fe y Alegría es un Movimiento de Educación Popular y Promoción Social  presente en  23 países, y con más de millón y medio de alumnos. 

Desde los inicios, el  Padre José María Vélaz   optó  por la educación  por considerarla el medio más idóneo para combatir la exclusión, la violencia  y la miseria,  y hacer de las personas sujetos dignos, productivos, fraternales. Pero tenía que ser una educación de calidad, pues no se podía aceptar que la educación de los pobres fuera una pobre educación. Si la educación no es de calidad  para todos, en vez de contribuir a democratizar la sociedad, contribuye a agigantar las diferencias: buena educación para los que cuentan con recursos y pobre educación para los pobres y excluidos. .

Hombre siempre en búsqueda, apóstol incansable de la educación popular,  el Padre José María Vélaz, nunca se contentaba con los logros alcanzados.   Pronto descubrió el inmenso potencial de los medios de comunicación y soñó una red de emisoras educativas que llevaran educación a las zonas más apartadas del país y del continente, y fueran voz del pueblo sin voz.. Luego, temiendo que Fe y Alegría se  contentara con una serie de escuelas tradicionales,  desgajadas del mundo del trabajo y de la producción, cultivó el sueño de impulsar la educación técnica y  productiva que culminara en buenos institutos universitarios, donde  los muchachos y muchachas aprendieran a trabajar, a valorar el trabajo y al trabajador, y salieran  bien capacitados y con  un corazón bien fogueado para el emprendimiento y el servicio.

Una vez que consideró que el proyecto de la educación técnica y productiva estaba consolidándose,  sus sueños indomables lo empujaron  llano adentro y se estableció a orillas del  río Masparro, en el corazón de Barinas, a soñar toda una red de escuelas agropecuarias y forestales,  que rescataran de la miseria a los campesinos e indígenas , los más pobres entre los pobres. Tenía ya 75 años, varios infartos encima, una operación a corazón abierto, y la recomendación de los médicos de que volviera a operarse pues tenía las venas tapadas. Vivió sus últimos años  en un cuartucho entre herramientas y sacos de cemento, alejado de todo rastro de civilización, pues no tenía electricidad  y el teléfono más cercano quedaba a 90 kilómetros. Y allí  murió.

Fe y Alegría, heredera del espíritu del Padre Vélaz,  renueva en estos tiempos  difíciles su compromiso por Venezuela y trabaja por asumir las dificultades como oportunidades para renovarse y cumplir  con  eficacia su misión de brindar  a las poblaciones más vulnerables  educación de calidad.

]]>
<![CDATA[Venezuela: crack económico, sanciones y alternativas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-crack-economico-sanciones-y-alternativas-20190716-0060.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-crack-economico-sanciones-y-alternativas-20190716-0060.html En un escenario de crisis política, alta volatilidad macroeconómica, riesgos a nivel del sistema financiero, cultura de pago e institucionalidad, así como del gobierno per se, me pareció adecuado recurrir a la metodología de Riesgo-País para acercarnos a un análisis que nos permita comprender el origen, la naturaleza y desenvolvimiento de los desequilibrios económicos-sociales tan profundos a los que ha arribado Venezuela en 2019. Ese es el esfuerzo de lo que sigue.

Análisis riesgo-país: siete constataciones del crack 2014-2019

La recesión más prolongada, profunda, generalizada y devastadora socialmente de nuestra historia económica

El hecho económico de producir menos que el año anterior, destruir acervo de capital, tener menos oportunidades de empleo productivo y, por tanto, menor riqueza que distribuir socialmente, comenzó en el año 2014 (-3.9% del PIB) y no se ha detenido en lo que va de año. Son seis años de recesión, es la más prolongada.

Entre 2014 y 2018 se inutilizó el 52% del cuerpo económico venezolano. Nunca antes habíamos llegado a una cifra de esta magnitud, que es más propia de economías sometidas a guerras militares convencionales. Es la recesión más profunda.

Todos los sectores de la actividad económica se desplomaron. El sector de la construcción, telecomunicaciones y gobierno, con historial estadístico positivo, también se derrumbaron. Es la recesión más generalizada.

Entre 2013-2018 el ingreso per cápita venezolano se redujo – 40% y las importaciones cayeron en – 80%. Un país importador de alimentos, medicinas y equipos e insumos médicos se exponía a una crisis social devastadora en sentido humano desde 2014 con agravamiento en 2018-2019.

La inflación más alta, prolongada y destructora de riqueza de la historia

Desde el año 2013 en adelante se supera la inflación promedio moderada de 20% anual de los últimos treinta años, se registra ese año un crecimiento de precios de 56.2%.

En el último bimestre de 2017 escala a hiperinflación (862.6% en todo el año), hasta el presente, junio 2019. Ésta, la anomalía más grave del orden capitalista, al paralizar el mecanismo de los precios, destruye el salario real (reforzando la caída del consumo), la inversión privada (por la constante reposición de costos) y el gasto público (al eliminar su efecto reactivador).

El Gobierno Nacional creó la hiperinflación, reforzó sus causas en todos estos años y no sabe cómo tratarla. Sus dos raíces claras son: una política fiscal que extralimitó la monetización del déficit desde el Banco Central de Venezuela con un agigantado, irresponsable y, jamás observado, desborde de los agregados monetarios. Entre 1990 y 2012 la liquidez monetaria crecía en promedio anual de 22%; sólo en 2018 el BCV autorizó “dinero de la nada” en más de 3.000%. Este anómalo papel del BCV se registra claramente desde el año 2015.

La otra raíz, la política cambiaria, no corrigió el inexplicable diferencial cambiario, destruyendo la estructura de costos, manteniéndose una tasa preferencial que originó fuga de capital por corrupción con su impacto negativo en el sector externo (balanza de pagos).

Deterioro operacional y financiero de Pdvsa

En el 2012-2013 se constata una reducción de la producción petrolera desde 3.4 millones de barriles diarios (MBD) a 3.0; caída en barrena que no se detiene, llegando a 700 mil barriles en mayo de 2019. Durante 2018-2019 la reducción de producción y exportación de crudo y refinados se acelera por impacto de las sanciones de EEUU.

La política cambiaria afectó la rentabilidad de las empresas mixtas petroleras. Las refinerías en el presente registran una caída histórica de su capacidad utilizada en más de 40%.

El endeudamiento financiero total en divisas va de 3.5 mil millones de dólares en el año 2006 a 40 mil millones en 2017. Deuda de mala calidad en función operativa dado que en su mayoría se emitió en dólares, pero pagadera en bolívares.

La reducción del ingreso por exportaciones petroleras es de lejos el principal elemento que refuerza o reproduce el crack económico que vive la economía en seis años.

Salida no ordenada del mercado de deuda externa

Con posibilidades de optar por una reestructuración y refinanciamiento de la Deuda Externa de la República y de Pdvsa en los años 2015 y 2016, el gobierno procedió a agotar reservas para cumplir el servicio de aquella. La reducción de los precios del petróleo en esos años así lo aconsejaba.

En 2017 se entra en cesación de pagos unilateralmente y, por tanto, en la exclusión de los mercados de crédito global. Estamos expuestos a demandas contra activos de la República.

La convocatoria pública del presidente Maduro a una negociación con nuestros acreedores externos, con comisión presidencial de la que nadie se acuerda, fue tan aparatosa e improcedente que fuimos el hazme reír del mundo financiero.

Sistema bancario con rentabilidad sostenida en reducción de costos

Se ha producido desde 2015 una reducción en términos reales de la intermediación financiera, en ese año el crédito privado representaba el 54% del PIB, en 2016 el 26%.  El crédito bancario se concentró en el financiamiento del consumo en un promedio de 67% entre 2015 y 2018. El financiamiento industrial alcanzaba un 7%. Estamos frente a un cambio estructural que no favorece el crecimiento de la economía productiva.

La banca ha tendido a protegerse reduciendo costos operativos: cierre de agencias bancarias, eliminación de cajeros automáticos y reducción de personal.

Las imprecisas decisiones del BCV, entre 2018 y 2019, sobre el encaje legal normal y marginal, refuerzan a niveles históricos la caída de la intermediación que en última instancia mantienen el sentido de la existencia de las instituciones financieras.

Impactos sociales inéditos en un país petrolero exportador

Solo una crisis de proporciones demoledoras de expectativas de la vida humana explica que la Venezuela petrolera se haya convertido en país migrante, con registro superior a 3 millones de venezolanos en diáspora desde 2015, entre ellos, más de 500 mil profesionales y técnicos en su mayoría jóvenes, y con indicadores negativos de desnutrición y hambre, esto último, en las poblaciones más vulnerables: ancianos, niños y enfermos.

Se incrementan los escenarios de conflictividad social por deterioro del acceso a servicios básicos como salud, educación y transporte, así como al suministro estable de gasolina y electricidad.

Inédita situación de sufrimiento psicológico y desesperanza de las familias y de los migrantes. Se acrecienta la pobreza y la desigualdad.

Bloqueo económico-financiero internacional y aislamiento de América Latina y el Caribe

Por razones de la crisis de legitimidad política democrática se ha producido un aislamiento del país de la comunidad regional y, a partir de agosto de 2017, se han impuesto sanciones financieras de impacto sobre las importaciones de bienes, la inversión extranjera y el acceso a los mercados globales. A comienzo de 2019 los EEUU toman medidas restrictivas del comercio petrolero con Venezuela con limitadas excepciones que afectan a Pdvsa.

Sanciones y alternativas de recuperación económica

Las preguntas de una polémica: ¿Qué es lo primero, el origen del crack económico o sus consecuencias?, ¿las sanciones de EEUU son la causa o consecuencia del deterioro económico-social?

En varios episodios de la historia económica contemporánea de Venezuela se ha distorsionado el análisis de resultado desde el prisma interesado de la perspectiva política partidista.

En nuestras escuelas de economía se debate sobre el origen de la industrialización por sustitución de importaciones. Economistas y pensadores de la socialdemocracia la ubican a partir del gobierno de Rómulo Betancourt; otros, más conservadores y partidarios de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, se la adjudican a la década de los años cincuenta. En ninguno está la verdad. La producción nacional creciente es un proceso que se corresponde con nuestra acelerada transformación y conformación en un tipo de desarrollo capitalista rentístico. La tasa de crecimiento del PIB industrial de 7% y 4%, en los años cincuenta y los sesenta, así lo verifica.

Igual ocurre con datos referidos a la llamada “Cuarta República” y el periodo bolivariano liderado por Hugo Chávez. Acá la polarización casi que atropella los números de la realidad. Desde la izquierda se vendió la falsa idea de que todo el periodo de los años sesenta a los noventa fue una especie de hecatombe social. La realidad es que el crecimiento cíclico de la economía venezolana toma cuerpo en los años ochenta y noventa, ello se correspondía con el agotamiento del modelo de acumulación basado en la renta petrolera.

Tampoco es cierta la versión conservadora según la cual todos los años del gobierno de Chávez fueron una tragedia. En rigor, el crecimiento económico de 2004 a 2013 es uno de los más prolongados de nuestra historia, asociado a una reducción sustantiva de la pobreza y la desigualdad. Nada comparable a la tragedia económica y humana que se vive en los últimos, por lo menos, cinco años.

La polarización política acrecentada que se vive en nuestro país también nos ha llevado a un debate que busca eludir por parte del gobierno de Nicolás Maduro su absoluta y total responsabilidad en el origen y explicación de la crisis que hoy lacera la vida de todos los venezolanos, los que acá vivimos padeciendo su rigor y los que obligados se marcharon a otras tierras que siempre les serán extrañas.

Para mí, como profesional de la ciencia económica, esta postura gubernamental se puede comprender, pero es inadmisible que haya economistas extranjeros que pretendan demostrar que el origen y causa del crack venezolano se explica exclusivamente en las sanciones financieras de 2017 y las petroleras de enero 2019. Se deja de hacer ciencia también cuando se pretende negar que estas, en su contexto y tiempo, incuestionablemente han acelerado la recesión y la caída de la actividad petrolera durante 2018-2019.

El colapso económico venezolano es previo a las sanciones económicas y financieras. La reducción de la producción de crudos se comienza a registrar con rigor estadístico de 2013-2014 en 144 MBD. Previo a las sanciones, no estrictamente petroleras, hubo una reducción de 389 MBD entre enero de 2016 y agosto de 2017. Esto no tiene ninguna discusión. Un año después, agosto de 2018, con las sanciones en marcha, la pérdida de producción se aceleró a 700 MBD. Esto tampoco tiene discusión.

¿Cómo se puede obviar desde un análisis económico con alguna objetividad el impacto que ha tenido en las actividades de Pdvsa una alta gerencia absolutamente errática por incompetente, que llevó a militares y familiares de políticos del gobierno, sin ninguna experiencia técnica-económica-financiera, a dirigir la estratégica industria de los hidrocarburos venezolana?

¿Cómo soslayar que el principal rehén del sistema cambiario fueron las empresas mixtas petroleras impactadas en su rentabilidad por el diferencial cambiario y la sobrevaluación implícita en el 10 bs/$ insensatamente sostenido por años?  Recuerdo que a lo largo del año 2016 los representantes de la Asociación Venezolana de Hidrocarburos insistieron en más de una oportunidad, con documentos probatorios, ante el Consejo Nacional de Economía Productiva (CNEP), sobre la necesidad de un cambio urgente en la política cambiaria que reducía inversiones en el sector. Nunca les hicieron caso.

¿Cómo eludir que la progresiva y masiva política de endeudamiento de Pdvsa fue totalmente nociva, no solo por la cuantía, de 3.500 millones de dólares en 2006 a 40.000 mil millones de dólares en 2017, también porque comprometió el gasto operativo y de mantenimiento de la industria al ser deuda mayoritariamente recibida en bolívares, pero titularizando para los acreedores, su capital e intereses, en dólares?

¿Cómo ocultar el manejo burocrático-clientelar de Pdvsa que le llevó a tener una nómina en 2017 de 161 mil empleados y más de 120 empresas en su organigrama?

¿Hay alternativas para la recuperación económica y humana de Venezuela?

Pregunta esta de gran calado. Comencemos por decir que el actual gobierno venezolano está imposibilitado de hacerlo. No sabe cómo hacerlo por su impericia y desprecio por el conocimiento y la ciencia económica, no quiere hacerlo por el dogmatismo ignorante que les domina y, no puede hacerlo.

Nicolás Maduro y quienes con él han gobernado estos más de seis años perdieron la magnífica oportunidad de, recurriendo a los instrumentos de la política económica, dotarse de un programa de estabilización macroeconómica que incluyera el refinanciamiento y restructuración de la deuda externa. Eso era vital y urgente cuando se asomaron los primeros indicios de debilidad de los ingresos petroleros en 2014 y 2015. No lo hizo.

En junio de 2016 en sus manos tuvo el programa macroeconómico construido por Unasur, equipo que lideró el economista venezolano Francisco Rodríguez y, en diciembre de 2016 una comisión especial del Cnep que coordiné junto a empresarios y representantes del PSUV, le entregó al vicepresidente de la época, Aristóbulo Istúriz, un documento de Lineamientos Macroeconómicos para superar la Emergencia Económica. La única repuesta fue que aquellos documentos eran “neoliberales”. La ignorancia volvía a demostrar que era libre.

En este tiempo, es previo a la política económica el hecho político. Para instrumentar una política económica sistémica con sus metas de crecimiento del PIB, de los precios y el empleo se requiere resolver el tema del bloqueo económico-financiero. Concuerdo con quienes lo plantean y defienden que el programa de petróleo por alimento, como el implementado por Irak en 1996, es una alternativa paliativa frente a la creciente escasez de medicinas y alimentos que nos afecta a la inmensa mayoría de los venezolanos.

Dotarnos de un programa que incluya el Plan de Estabilización Macroeconómica y Crecimiento, el anti hiperinflacionario, de reestructuración y Refinanciamiento de Deuda Externa y el de recuperación operativa y financiera de la industria petrolera, requiere de un nuevo gobierno capaz de crear un clima político, económico y social que favorezca la confianza y el diálogo democrático. Quien afirme que será posible contener la hiperinflación y volver a la senda del crecimiento sin acceder de nuevo a los mercados globales y multilaterales miente a la nación. En definitiva, la economía requiere más democracia.

]]>
<![CDATA[Guaidó vs Rodríguez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-vs-Rodriguez-20190715-0008.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guaido-vs-Rodriguez-20190715-0008.html El conflicto político venezolano ha obligado a intentar buscar soluciones por la vía de las conversaciones entre los sectores políticos confrontados  en donde se debaten varios puntos propuestos intentando llegar a puntos coincidentes para lograr avanzar la oposición política presiona al gobierno nacional con las severas sanciones económicas y el apoyo de la comunidad internacional  en donde aspiran lograr unas elecciones presidenciales, con la elección de una nueva junta directica del Consejo Nacional Electoral (C.N.E) y una depuración del registro electoral permanente y permitir que los venezolanos que emigraron puedan votar en las sedes de las embajadas y consulados el gobierno nacional insiste en solo proponer la realización de las elecciones de la Asamblea Nacional, incorporar a los diputados del PSUV al parlamento de inmediato y que se elimine el bloqueo económico con esos puntos en el debate sigue la mesa de negociación su curso sin duda el país no se encuentra en condiciones de seguir esperando que el conflicto político se solucione el país necesita que se tomen medidas de inmediato para evitar el colapso total en la prestación de los servicios públicos y la economía lo que obliga al gobierno y a la oposición en acelerar en mostrar resultados de puntos de coincidencia porque de lo contrario ambos sufrirán deserciones en sus seguidores. Si llegase a terminar el año 2019 sin esperanza de soluciones en el 2020 el éxodo será sorprendente. De acodarse un evento electoral presidencial en la oposición se le debería dar la oportunidad en consenso a la candidatura de Juan Guaidó que es la figura política actual que representa a la oposición y goza de la confianza de más del 60% de los electores  que se identifican opositores inclusive se debería llegar a un acuerdo entre los grupos políticos que Guaidó debería repetir como presidente de la Asamblea Nacional para el periodo 2020 – 2021 en caso de no lograr un acuerdo con el  gobierno antes del 5 de enero de 2020, en los actuales momentos no existe una figura política opositora diferente a Guaidó capaz de  motivar el voto de forma masiva para enfrentar al candidato que decida el chavismo presentar que en el caso de que sea Nicolás Maduro las probabilidades de éxito de la oposición seria de 80 a 20 pero si el PSUV elige la figura del actual gobernador del Estado Miranda Héctor Rodríguez  las probabilidades de éxito de la oposición seria de 65 a 35  lo que obligaría a la oposición a diseñar una campaña motivadora al voto y a garantizar la organización de la estructura electoral de testigos  electorales, movilizadores y miembros de mesas en el 100% de los centros de votación del país. Una eventual elección presidencial para el año 2020 entre Guaidó y Rodríguez incentivaría el voto en ambos sectores en donde se podría estar hablando de una abstención del 15%  la oposición necesitaría para motivar mucho mas a sus electoras cambiar la actual directiva del C.N.E para elevar la mayor confianza en los electores que están convencidos que con el actual C.N.E es imposible ganar una elección presidencial. Guaidó y Rodríguez son figuras políticas jóvenes que  representan el perfil del político emergente  que aspira los venezolanos tener como presidente, ambos son profesionales, tienen apoyo político en los sectores que representan y sin duda se lograría tener a dos candidatos que elevarían el debate político. Los estudios de opinión pública apuntan a que las probabilidades de éxito en una futura elecciones presidenciales estarían a favor del candidato de la oposición y las probabilidades de triunfar un candidato del oficialismo dependerían principalmente del % de abstención que tendría el elector opositor.  Como lo dijo Anastasia Colmenares “En una elección no siempre gana el mejor, gana el que logre sacar más votos validos”.

]]>
<![CDATA[Las oposiciones y su laberinto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-oposiciones-y-su-laberinto-20190714-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-oposiciones-y-su-laberinto-20190714-0021.html Recientemente el representante del oficialismo Hector Rodriguez, afirmaba que las reuniones sostenidas con “las oposiciones” iban bien encaminadas, lo interesante de sus declaraciones más allá de los posibles acuerdos que se puedan estar negociando, en mi opinión irrelevantes porque estos han sido usado como estrategia de permanencia en el poder y no como voluntad de cambio, esta el hecho de que el oficialismo reconoce, así como lo hizo Estados Unidos de que en Venezuela cohabitan varias oposiciones.

Ante su incapacidad para gobernar, divide y vencerás es la mejor carta para mantenerse en el poder, el oficialismo sabe en detalle quien es quien en la oposición y juega con sus debilidades para chantajear y manipular cualquier acción que ponga en peligro el poder, a esto sumémosle los actores opositores que se prestan al juego y tendremos configurado un laberinto difícil de resolver.

Sin embargo, lo que luce complicado se vuelve simple cuando hay voluntad de resolución, muchos han afirmado, entre ellos mi persona, que uno de los problemas que hemos tenido para salir del gobierno es la división de la oposición, hoy en día mantengo esta tesis, es imposible derrotar a un enemigo si este esta unido y quien pretende derrotarlo no lo está.

Por un lado tenemos a “la oposiciones” que piensan que pueden derrotar al gobierno desde el exilio a través del apoyo internacional, olvidando que sin actores internos eso no será posible, otros piensan que cohabitando con el gobierno este algún día les dará espacio de poder para algún día desplazarlos, tesis a mi modo de ver ingenua porque esto solo es posible en democracia, por ultimo tenemos a la oposición que apuesta por el golpe militar y la fractura interna gubernamental, sin tomar en cuenta que estos seguramente los dejaran afuera cuando tengan el poder, más aun con una oposición dividida, de tal manera que las oposiciones venezolanas, representantes seguramente del 90% de la soberanía popular, no saben qué hacer con una victoria cantada pero no cobrada, un laberinto con una salida cercana que los egos alejan.

Volvemos a tener una oportunidad de oro, el informe Bachelet vuelve a generar unas condiciones favorables para que “las oposiciones” terminen fundiéndose en una sola y obliguen al gobierno junto a la comunidad internacional a someterse a un proceso electoral que termine de desnudar la ilegitimad de este, no hay que tener miedo al fraude o a las manipulaciones que este pueda hacer, lo importante es salir del laberinto, que no es otra cosa que la capacidad que tengan “las oposiciones” de unirse y convertirse en una sola a través de una sola estrategia, después de eso la caída del gobierno estará cantada y con los días contados.

 

]]>
<![CDATA[Los de abajo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-de-abajo-20190714-0027.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-de-abajo-20190714-0027.html El reciente dialogo cupular que tuvo lugar en Barbados, se ha desarrollado en un marco político de desgaste de la polarización, aunado a un   clima emocional de incredulidad, deslegitimación desesperanza  y frustración.

El momento político engendra una larga lista   de dudas e interrogantes.  ¿Quién o quienes capitalizarán tal desgaste? ¿Están dadas las condiciones para un ensanchamiento del centro político? ¿Cuál será el futuro del diálogo? ¿Se impondrá la violencia como salida a la crisis? ¿Se podrá incidir desde la sociedad en los procesos de dialogo?

De la observación ciudadana expectante, se pasa a una etapa de profunda reflexión por la resolución política de los conflictos y de  preocupación por la preservación de la paz, en un contexto democrático. La sociedad, principal víctima del conflicto político y de la crisis multidimensional, quiere influir en la orientación, en el contenido de los acuerdos  y hasta en los términos de la negociación.  Así, desde las bases sociales se despierta el interés por destrabar e incidir en la dinámica del diálogo.

Desde las entrañas de la  sociedad, emerge la necesidad de un diálogo “social” por oposición a un dialogo “cupular” entre actores políticos, que necesariamente no representan a “los de abajo”. 

Conscientes de que el dialogo no se decreta, toma cuerpo en la ciudadanía  la necesidad de asumir desde abajo el proceso con miras a  reconstruir la convivencia, reconocimiento del otro y lograr la paz. Construir desde el ámbito ciudadano una suerte de red dialogante, que sistematice la necesidad de dialogar y además  rescate el protagonismo popular. Desde un espacio ciudadano que denominamos  “microdiálogo”, brota entonces un reto en cuanto a la  apropiación, reconducción y redemocratización del dialogo. 

Expropiado por la ciudadanía el diálogo impuesto desde arriba, se fortalece una suerte de ámbito    local despolarizante abierto a nuevos actores,  desde donde se podrán   administrar disensos y dirimir conflictos.  Constituidos en foro del diálogo, la energía se dirigiría a promover un proceso de amplia participación social. Se rescataría el reencuentro y el reconocimiento;   la solidaridad,  el  respeto a las diferencias y la convivencia.

En resumen, se fortalecería la democracia participativa, protagónica y dialogante.

 

]]>
<![CDATA[Los hijos del derroche]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-hijos-del-derroche-20190714-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-hijos-del-derroche-20190714-0022.html I

Hace un poco más de un quinquenio este hemisferio recibió lo que podemos decir que fue la primera migración masiva y silenciosa de venezolanas y venezolanos. Una migración con fines económicos y con retorno asegurado. No hubo reproches, ni desprecios.

En el marco del sistema de control de cambios implementado por gobierno bolivariano desde 2003, llegó un momento en que prácticamente cualquier trabajador o trabajadora podía acceder a un cupo de dólares a un costo regulado. Así pues, se compraba un boleto de avión y a viajar por el mundo, especialmente en América Latina. Los viajeros y viajeras fundamentalmente realizaban compras o adquirían la divisa extranjera en efectivo, en ambos casos el propósito era para venderlos en el mercado informal a su regreso.

De esas andanzas nuestras por el orbe, recuerdo especialmente una anécdota que tuvo como escenario la ciudad de Quito, en Ecuador; y que me permite establecer el punto de partida de esta reflexión. Me contaban que cuando iban a comer en cualquier restaurante, les llamaba la atención a mis compatriotas que el mesero o mesera solo colocaba una delgada servilleta para cada comensal, cuando en Venezuela en un servicio similar tenías a disposición todas las servilletas que quisieran utilizar, incluso podías usar un paquete completo y nadie se sorprendería. Con este relato pretendo ilustrar un rasgo que forma parte de nuestra cultura, es decir nuestra tendencia al exceso en el consumo y que podemos decir que nos configura como hijos e hijas del derroche.

En la Venezuela contemporánea los hábitos de consumo de las mayorías en las urbes se   asociaron al exceso, al derroche. No había, ni se exponía ninguna razón para la mesura. El signo del progreso era que tanto derrochabas y el común aspiraba incorporarse a esa idea de progreso. Estar fuera de esta dinámica fue un símbolo de desgracia y pobreza, que te aislaba de los que habían conseguido la bendición de formar parte de un creciente grupo. Así pues, accedimos y usamos los recursos disponibles como si estos tuviesen una característica innata: infinitud. Esto nos llevó socialmente a embriagarnos y en este estado a insuflar la soberbia por encima de otros rasgos de la venezolanidad.

Solo para ilustrar a los lectores y lectoras que nunca visitaron Venezuela, a los que apenas toman conciencia o sencillamente a quienes prefieren olvidar, haré referencias a algunos hechos en la cotidianidad, de una larga letanía; que dan cuenta de este rasgo cultural de los y las habitantes de estas tierras. El uso de la gasolina es indiscriminado, un conductor o conductora puede detener su vehículo y mantenerlo encendido hasta una hora, solo para no sudar, mientras su acompañante hace las compras. En muchas familias no se apagan las luces de la vivienda o las hornillas de la cocina, para no molestarse en operar los interruptores. En la ciudad que hábito, en el occidental Estado Zulia; no se apagaban los aires acondicionados  y se mantenían a la temperatura mínima (16º) solo para que cuando llegara la familia tuviese a disposición una hielera.

II

¿Cómo se construyó este rasgo en las venezolanas y venezolanos?

El antropólogo Luis Pérez contaba en un intercambio de saberes que organizamos recientemente, que con el inicio de la explotación petrolera en Venezuela se comenzó a pasar de una sociedad rural con autonomía para garantizar su forma de vida a una sociedad con la dinámica de la mina. Este tránsito permitió contar con los recursos para adquirir lo que se necesitaba, ya no en nuestro espacio vital, sino en un mercado global, y de esta manera se inicia la relación con los referentes de la modernidad o progreso, que en estos ámbitos se utilizan indiferenciadamente. Nos incorporamos de esta manera al consumo de lo último de lo último en occidente.

Los trabajadores y las trabajadoras de la industria petrolera de principios del siglo XX fueron los primeros que comenzaron a relacionarse con quienes eran portadores de este rasgo, es decir el personal foráneo de las empresas extranjeras, especialmente las estadounidenses y británicos. Los novedosos para ese momento “campos petroleros”, fueron la vitrina que permitía mostrar el estilo de vida “americano”. Las demandas de quienes laboraban en este sector después de superar lo elemental (agua potable y saneamiento), fueron disfrutar de los beneficios de ese estilo de vida que se mercadeaba como lo que toda persona tenía y se merecía, si hacía lo adecuado dentro del sistema de relaciones de producción; y que se contraponía al estado generalizado de miseria en las cuales se encontraban.

Con los avances en el sistema democrático venezolano y las alzas en las contribuciones de las empresas petroleras al fisco nacional, se generaron una serie de condiciones desde mediados del siglo pasado para que se conformase lo que algunos han convenido en denominar “la clase media”, cuya aspiración fundamental fue emular los patrones de consumo en función del rasero de la sociedad estadounidense. De esta manera las empresas de ese país consiguieron un nicho seguro para sus productos y servicios.

Las propuestas de los aspirantes a dirigir los gobiernos durante el siglo XX se enmarcaron fundamentalmente en la idea de socializar el acceso al consumo, utilizando la renta petrolera como mecanismo a hacer posible este propósito. Se llegó a acuñar términos que en esencia subyacen en nuestro imaginario social, como “La gran Venezuela, y que se constituyeron en una  promesa recurrente de asegurar una parte más del pastel para que todos participáramos de la orgía del consumo. No fue posible mantener esta promesa, ya que al final la mayor parte del pastel se la llevaron otros y en la década de los setenta, se comenzó a gestar la crisis de los precios del petróleo, que comprometió el acceso al estilo de vida deseado.

A finales de los años noventa Chávez asume el gobierno en medio del peor momento de esta crisis y para ello asume discursivamente y legislativamente superar esta visión, pero institucionalmente y socialmente la revolución bolivariana actuó en la dirección contraria. Así pues, solo nos quedamos en la socialización de la renta, por distintas vías; lo que terminó recuperando el espíritu del consumo despiadado, haciendo que el socialismo se representará para la mayoría, más que un proyecto de cambio; la posibilidad de acceso a los productos que en el pasado no pudimos acceder y que el mercado global estaba a disposición para proporcionar.

III

Hoy la agresión a nuestro país se expresa en la afectación de la renta petrolera y establecimiento de cercos financieros que nos limitan el acceso a los mercados globales, para adquirir recursos esenciales o no para la vida cotidiana. Esta situación nos ha llevado forzosamente a asumir una lógica de contingencia, por lo cual estamos haciendo uso razonable de los pocos recursos a los que tenemos a disposición. Ahora que falta agua, tenemos más cuidado con cada gota. Ahora que el servicio eléctrico público no es constante, las personas comienzan a apagar las luces que no necesitan. Aún así anhelamos el pasado y cada vez que se estabiliza la provisión de un recurso volvemos a desarrollar los hábitos de derroche, de tal manera que ahora estamos en un modo dual.

Como sociedad hemos llegado a una situación donde otros pueblos han llegado antes por distintas razones, como la guerra o condiciones naturales. Condiciones que afectan la manera de asumir la vida. Ahora recuerdo que en la primera oportunidad que visité Palma de Mallorca, dentro del marco de la cooperación entre organizaciones sociales mallorquines y venezolanas, pude conocer parte de la historia de este pueblo insular a partir de los relatos de su gente. De todas las historias recuerdo especialmente las de una anciana, madre de un amigo; quien me habló durante muchas noches de los momentos difíciles en la Isla, de la pobreza en las que las familias estuvieron por décadas y sus causas, así como las formas que habían logrado para soportarlas y que formaban parte de su manera ser hoy. Estas situaciones generaron un aprendizaje clave en esta comunidad, como la necesidad incorporar la austeridad en los hábitos sociales y esto se expresó por ejemplo en la gastronomía (que hoy se publicita como especialidades). Hoy Mallorca es otra y habría que preguntarse si la generación en vigor sostiene este legado de sus antepasados.

IV

A esta altura surge una interrogante ¿Podemos deslastrarnos de la cultura del derroche, si vivimos en una mina? Una mina que ahora no tiene solo petróleo, sino oro, diamantes y otros elementos raros y valiosos para los mercados actuales.

El futuro en relación a lo expuesto depende de varias cosas, pero lo clave es entender que así como llevó tiempo configurarnos socialmente, así llevará tiempo comenzar a notar los cambios. Y serán las circunstancias y los liderazgos  los que modelarán el futuro.

La realidad del país está y estará marcada por la carencia, bien sea por que se mantengan los efectos de las medidas coercitivas unilaterales por parte del gobierno de los Estados Unidos de América hacia el gobierno bolivariano, o porque de asumir quienes se le oponen apliquen un conjunto de medidas de corte neoliberal. Así que todavía falta para el fondo.

Ante estas circunstancias los liderazgos mantienen la promesa de recuperar lo perdido, esa vuelta a la “Gran Venezuela”; como mecanismo de enganche de seguidores. En el caso de quienes estructuran en función de la revolución bolivariana, sus principales voceros y voceras han abandonado discursivamente las referencias a modelos alternativos, como el enfoque del “buen vivir” y asumen la ruta de todo vale para mantenerse. Quienes se le oponen no se diferencian, solo que la propuesta es restaurar en lo posible el modus operandi previo a la llegada de Hugo Chávez. En suma, en este aspecto mantienen la misma orientación.

La resistencia no hace conciencia, es decir que el comportamiento de las personas que experimentan carencias en Venezuela tenderá a ser el anterior si se restituye el estado de cosas previo, mientras esta sea individual. Solo las iniciativas colectivas comenzarán a horadar esta idea del derroche, pues en ellas se pueden experimentar maneras diferentes de asumir la satisfacción de las necesidades. En algunas organizaciones, en especial las comunas, se trabaja en esta dirección.

Por otro lado, el tránsito de los compatriotas por el planeta, seguro que están afectando nuestra manera de pensar y entre otras, cosas está modelando otras formar de relacionarnos con los recursos disponibles.

Estas reflexiones son parte de la necesidad de proponer otros temas sobre lo que somos y la necesidad de afectar nuestra identidad con elementos que nos permitan ser responsables con otros y con nuestro entorno.  Una invitación al debate entre nosotros y con otros.

]]>
<![CDATA[El pacto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pacto-20190714-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-pacto-20190714-0018.html Transcurridos seis años de gobierno madurista, es evidente la demolición de la obra del Presidente Chávez y con ella la destrucción del país. Recuerdo al inicio del primer período de maduro que los “inspiradores” del madurismo repetían que “nicolás no pude tener a nadie que le haga sombra”, que “ahora, él es el jefe”, que “necesita su propio espacio”, sus “propias decisiones”, “necesita controlarlo todo”, entre otras consejas del grupo que ascendía al poder. Necesitaban un gobierno de los suyos, un “circo de enanos”, donde pudiese sobresalir su dueño. 

Lo lograron, desplazaron a los chavistas del poder, por lo menos, a los ministros del gobierno de Chávez, uno a uno fuimos saliendo; no nos dimos cuenta en ese momento, leales como fuimos al juramento que le hicimos a Chávez de unidad, que se consumaba una inmensa traición al Comandante Chávez y al pueblo. Traición que se fraguó desde el mismo momento en que hubo señales evidentes de la enfermedad del presidente. 

Tal vez contaron con información privilegiada, con apoyo internacional de los que mas influyeron en esa última etapa del presidente, evidentemente afectado por la enfermedad que lo consumía. Sea como sea, se prepararon para la ausencia del Comandante. Mientras que los ministros de Chávez, y hablo por mí y unos pocos, trabajamos sin descanso para mantener funcionando el país, como lo hicimos, para ayudar al Comandante, esperanzados de que se recuperaría y volvería al frente del gobierno, otros avanzaban sus propios planes de poder, tomaban posiciones, hacían acuerdos con empresarios, “tendían puentes” para una transición.

Lo que siempre se mencionó como el “chavismo sin Chávez”, agazapado hasta entonces, refugiado en Casa Amarilla y otros espacios, entre empresarios y “guías espirituales”, entre resentidos a los que el propio Comandante había hecho a un lado, y tantos otros, vieron en maduro la inconsistencia de la que obtendrían todo sin mayores problemas; el instrumento para impulsar su propio modelo político-económico, un retroceso con respecto al socialismo y al Plan de la Patria de Chávez. 

Un aspecto que caracterizó el período del Presidente Chávez fue que siempre estuvo por delante del grupo humano que lo seguía, de su partido y su gobierno. Chávez era un revolucionario de profundas raíces nacionalistas. Desde el ámbito militar e imbuido del pensamiento Bolivariano, no pudo permanecer indiferente ante el sufrimiento del pueblo e insurgió el 4 de febrero de 1992.

Ya como Jefe de Estado, siendo un hombre estudioso y con la humildad de reconocer sus limitaciones, pero con una férrea voluntad de resolver los graves problemas del país, su pensamiento político fue avanzando a pasos agigantados. Pasó del gobierno miquelenista, al “capitalismo con rostro humano” y la “tercera vía”, sólo para darse cuenta que nuestro país era tan atrasado y dependiente, con unas élites tan intolerantes y violentas, que no estaban dispuestas a aceptar ni siquiera un gobierno reformista. 

Vino el Golpe de Estado, el Sabotaje Petrolero, la violencia de las élites y los factores internacionales. Todo ello, le hizo entender muchas cosas. La relación y largas conversaciones con el Comandante Fidel y otros líderes mundiales, le permitieron afinar su propia propuesta para el país.  Allí es cuando el Presidente comienza a hacer un conjunto de precisiones y definiciones que, finalmente, le dieron la posibilidad de definir bien sus objetivos y comenzar a resolver efectivamente los problemas de la nación.

Primero, entendió la importancia del petróleo, de PDVSA, reconoce a Venezuela como un país petrolero y fuimos a la conquista de esa colina, de la renta petrolera para ponerla al servicio del pueblo. Luego, definió nuestra revolución como anti imperialista y levantó las banderas del socialismo del siglo XXI, más tarde, vendría el Plan de la Patria y sus objetivos históricos, documento que constituye su legado mas acabado.

Pero no todos sus partidarios lo acompañaban en este pensamiento, él venía con los mismos tenientes o capitanes nacionalistas de derecha, los restos del miquilenismo; venía con los mismos sectores de la vieja izquierda y con lo “mejor” de la cuarta República. Por eso, el Presidente entendió que necesitaba transferir urgentemente el poder al pueblo, darle vida a las nuevas categorías políticas establecidas en la Constitución, como la Democracia Participativa y Protagónica, el Poder Popular; había que darle beligerancia al pueblo, abrir el debate político, la plena libertad de pensamiento, los medios alternativos, las 3R, creó el PSUV, el cual concebía como instrumento de transformación, interpelador del gobierno, vanguardia de la revolución. 

En el gobierno, por la misma razón de la diversidad de grupos y personajes con los que cargaba desde el inicio, el Presidente Chávez contaba con distintos grados de apoyo y compromiso político, y con distintos niveles de eficacia de gestión, y él lo sabía. 

En el petróleo, lo apoyamos irrestrictamente y conscientes de lo estratégico del sector, avanzamos en desatar los nudos de la dependencia y el atraso del país: desplegamos la Plena Soberanía Petrolera, desmontamos la nefasta “apertura petrolera”, que expropiaba nuestras riquezas, retomamos el control de nuestros recursos y empresa. Convertimos al petróleo en instrumento de liberación de nuestro pueblo, y a PDVSA, la Roja Rojita, como una empresa nacional y profundamente popular, la quinta empresa mas importante del mundo, capaz de explotar y desarrollar nuestros inmensos recursos petroleros y gasíferos, y ponerlos al servicio del pueblo, como lo hicimos y como lo sintió todo el país, durante más de 10 años de prosperidad y desarrollo social. 

Por ello, siempre conté con su apoyo y fui el ministro que duré más tiempo con él en el gobierno, 12 años exactamente, no porque yo fuese militar, o de Barinas o cualquier otra razón. Estuve 12 años a su lado, porque era de los pocos ministros que compartía sus ideas y planteamientos políticos; pero que además lo hacía de manera eficaz y precisa, con un éxito innegable en el sector más importante y estratégico del país: el petróleo y PDVSA. Sector que le abrió las posibilidades para desarrollar su planteamiento económico y social. De no ser así, no hubiese durado nada en su gobierno. Por ello, cuando ahora el madurismo insinúa lo contrario, no sólo miente de manera descarada, sino que dejan al presidente Chávez como si hubiese sido un pendejo.

El chavismo sin Chávez.

Pero en otros ministerios o sectores, no había tal compromiso político. Por eso, “arrastraban los pies”; por ello, el gobierno no avanzaba al mismo ritmo de Chávez, nunca lo hicieron, se agazapaban, “pasaban agachados”. Hay ministerios, instituciones y empresas del Estado, donde nunca hubo revolución, nunca se hizo nada para desatar los nudos de la dependencia, para ayudar a construir el socialismo; y, el Presidente también lo sabía, por eso, los hacía a un lado; o, sencillamente, los ignoraba, concentrado, como estaba, en lo grueso del problema.

Éstos eran los sectores que siempre trataban de “moderar a Chávez”; los que planteaban que había que ir “poco a poco”, que era “muy pronto” para hablar de socialismo, los que pretendían interpretar y atenuar el discurso revolucionario. Estaban relegados por Chávez, refugiados en la Asamblea Nacional o en el partido, pero siempre maniobrando, con la audacia del ambicioso, fuera de la visual del Comandante: el grupo de Boston, los intelectuales tarifados y pensadores “afrancesados” que colmaban Cancillería, los “ex” que rumiaban su resentimiento, los empresarios que siempre hicieron grandes negocios y estaban “allí” ayudando la vida y privilegios de los “cautelosos”, siempre con su “plan B”, su plan sin Chávez. 

Es este sector, el “chavismo sin Chávez”, la “derecha endógena”, la que asumió el poder con maduro. Son los que han desmontado, con saña, la obra del gobierno Chavista: la democracia participativa y protagónica, el Poder Popular, PDVSA, las Empresas del Estado, las Misiones, la economía, las instituciones, todo. No quedó nada, y en consecuencia, el país se vino a pique.

Este grupo de poder, además de tremendamente ambicioso, ha sido muy incapaz y corrupto; por ello, el país se les fue de las manos. Es que nunca pusieron un ladrillo sobre otro en su vida, ni trabajaron, ni tienen la preparación, ni la calidad política o humana. El país se les vino abajo. Todo lo que tocan “se seca”, como les gusta decir a los luceros. 

Por ello, han recurrido a la violencia. Primero abierta contra los sectores de oposición, que lanzaron a sus jóvenes a sacrificarse en las “guarimbas”, mientras ellos estaban a buen resguardo, pensando como siempre en el atajo de la violencia para tomar el poder. Casi 200 muertos por la violencia política en las calles, hecho sin precedentes en nuestra historia. Las conversaciones de República Dominicana, sellaron la impunidad, a cambio de salir de las calles. Las víctimas, todavía esperan justicia. 

Pero ahora es una violencia sistemática, estructurada, una política de Estado, diseñada para imponer el miedo y el control social. Violencia del Estado que se traduce en una violación de los Derechos Humanos de los venezolanos, que ha quedado registrada y documentada para el hoy y para la historia, por la Oficina de la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU; y, claramente plasmada en el Informe de Bachelet, emitido el pasado 4 de julio. Informe contra el que ha arremetido tanto la extrema derecha golpista como el madurismo.

Bachelet.

El madurismo, vocifera, insulta y arremete contra la figura de la ex Presidenta de Chile, contra la ONU. Organizan manifestaciones para repudiar a Bachelet. Es lo mismo que hizo Marruecos contra el ex Secretario General de la ONU, Banki-Mon, cuando éste mencionó los derechos del pueblo Saharaui, o lo que hace Israel contra la ONU cuando sus informes denuncian la represión contra los Palestinos. Aunque obviamente son casos distintos, se trata de la misma actuación.

Por qué, en vez de arremeter en contra de Bachelet y la ONU, el madurismo, la ANC, la fiscalía, el defensor del pueblo o los intelectuales que se dicen de izquierda y escriben a favor de maduro, no se detienen a pensar ¿Cómo es posible que existan, de acuerdo con los propios números del gobierno, 6.856 muertes por “resistencia a la autoridad” de los cuerpos policiales en los barrios?, ¿no les llama la atención un número tan alto de muertes?, ¿hace cuánto no van entre los barrios azotados por el FAES, para ver qué les dice el pueblo?, ¿a cuenta de qué, un cuerpo policial enmascarado, impune, merece credibilidad?. Son casos aislados un número tan impresionante, o responde ello a una política de Estado.

Por otra parte, en la cuarta República asesinaban en la tortura y era un crimen, al final entregaban los cuerpos de las víctimas a los familiares para que lo velaran o enterraran, a menos que fuese uno de los tantos desaparecidos. ¿Por qué guardar silencio ante la muerte por tortura del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, frente al hecho de que no entregaron el cuerpo a sus familiares, no permitieron que su familia lo velara y lo enterrara? 8 días mas tarde sus captores lo entierran. Así hicieron con el cadáver de Oscar Pérez y su grupo ¿Por qué se impone esta práctica tan cruel? ¿Qué se esconde?

El Informe arroja tantos datos y documenta tantas violaciones a los Derechos Humanos, que expone una duda más que razonable sobre la actuación del gobierno y sus cuerpos policiales, sobre la tortura y abusos de todo tipo, sobre la actuación cómplice de la fiscalía y el poder judicial.  Este Informe sería suficiente para que, en cualquier país normal, se abriera un debate sobre el tema, se tomaran acciones. Sin embargo, paradójicamente, los hijos de las víctimas de ayer, hoy ministros, confían mas en los cuerpos policiales, que en el informe Bachelet. Incomprensible. El informe de Bachelet, haga lo que haga el madurismo, está allí y seguirá siendo discutido en la ONU. Ojalá alguien en el gobierno le prestara atención. 

Barbados.

Este grupo humano, el madurismo, es el que negocia en Barbados. El otro grupo, voluntad popular, no es mejor que el madurismo. Es igual de intolerante y violento, sólo que no han tenido la posibilidad de tomar el poder. Existe un severo problema de legitimidad en estas negociaciones. Los sectores que negocian de espaldas al país no representan a la mayoría de los venezolanos, ni cuentan con la confianza de los ciudadanos.

Aunque la negociación política es el camino correcto para la solución de los problemas; en este caso, los negociadores no representan al país. Se han abrogado ese papel, unos porque tienen las fuerzas de las armas, otros porque tienen el apoyo internacional. Pero ninguno de los dos tiene el apoyo popular. La falta de participación de los venezolanos es el problema de fondo de estas negociaciones secretas. El esfuerzo de Noruega y los países de la iniciativa del grupo de amigos, entre ellos, Suecia, Italia, México y Uruguay, es loable. El problema no es ellos, como no lo es Bachelet, el problema es interno, entre los venezolanos. 

En Barbados se negocia un nuevo pacto. Ante el fracaso del madurismo por el colapso del país, éste busca desesperado una negociación que le permita mantenerse, co-existir con los factores de la derecha, en un futuro político impredecible, en un país destrozado por ellos mismos, al que le demolieron todas las columnas que le daban estabilidad y gobernabilidad: un estado de cosas caótico que han instalado, la economía, su psiquis y valores. Negocian entre capitalistas, allí no está representado el Chavismo, ni la oposición seria; ni se plantea, de ninguna manera, mantener las conquistas económicas y sociales del período bolivariano, ni la Plena Soberanía Petrolera, ni el control sobre PDVSA, ni la Constitución, ni el Plan de la Patria, mucho menos, el socialismo. 

Maduro negocia con el agua al cuello, busca una salida personal, para él y los suyos. Sabe que terminará muy mal, no puede ser de otra manera, y utiliza al chavismo y a la Fuerza Armada Bolivariana para lograr una salida, mantener en el país algún tipo de presencia política, algo que le permita sobrevivir.  La extrema derecha acude a Barbados, por su incapacidad y fracaso manifiesto en derrocar al gobierno, su intolerancia y sectarismo le impide entender a las FANB, y no logra articular ni la confianza ni la movilización popular suficiente para tomar el poder, como ellos querían y prometieron a sus mentores políticos y económicos.

Por otra parte, los EEUU y Rusia han conversado y respaldan los esfuerzos de Noruega. Han instruido a sus expresiones en el país, que deben sentarse. Así, como por arte de magia, los dos sectores, aparentemente enfrentados e irreconciliables se sientan, negocian, acuerdan. Lo hacen, además, porque en el fondo no tienen diferencias significativas.

Veamos, lo que maduro está haciendo en la práctica y lo que la derecha promete hacer en su “plan país”: entregar el petróleo y privatizar PDVSA, privatizar las empresas del Estado, las empresas básicas, las de servicios, todo. Revertir las nacionalizaciones e invitar al sector transnacional a tomar el control de nuestros sectores estratégicos, petróleo, gas, energía, comunicaciones, transporte, recursos naturales, oro, coltán y otros minerales. Para ello, tendrán que modificar la Constitución y las leyes. maduro lo hace en la práctica, a través de sus ilegales decretos y leyes aplaudidos por la ANC; la derecha lo hará en el nuevo pacto, desde el poder.

maduro ha pulverizado los programas sociales de la Revolución, sencillamente no existen ni las Misiones educativas, ni las de salud, ni la de alimentación, ni las Grandes Misiones. Sólo mantienen los mecanismos degradantes de control social, cajas Clap y los bonos de monopolio del carnet de la patria.  La derecha no tiene ningún interés en reanimarlas, las consideran dispendiosas y le temen a la organización popular. En el pacto, acordarán las medidas asistencialistas de rigor del capitalismo en las crisis económicas.

Sin embargo; hay elementos de conflicto en el aspecto económico. El primero de todos, es el de los intereses trasnacionales. Los Estados Unidos reclaman sus presencia y preminencia económica en el sector petrolero, en las empresas estratégicas, por eso, el jefe económico de la derecha, es el que fuera el jefe del paquetazo de CAP y los artífices de la apertura petrolera. En la delegación de la extrema derecha, siempre va alguien que representa estos intereses. Los rusos y chinos, reclaman mantener todo lo avanzado con maduro, el petróleo, gas, telecomunicaciones, oro, coltán y hasta la pesca. 

Otro elemento de conflicto, es el problema económico. maduro ya hizo el trabajo de imponer el paquetazo, barrió con las conquistas laborales y sociales, barrió con los “costos” de la mano de obra. La hiperinflación ha expropiado el trabajo y ahorro de los trabajadores. Es el mundo ideal para imponer un capitalismo rampante, brutal y dependiente. El problema es que la incapacidad del madurismo no le permite articular nada. Allí es donde entra la derecha. En el exterior hay una subasta de la patria. Ya cada sector ha identificado el sector de la economía de la que se apropiará. Pero no se ponen de acuerdo de cómo controlar los demonios desatados en este período: la hiperinflación, la dolarización, la política monetaria, la escasez.

Por eso, la negociación es secreta. Nadie sabe que se está acordando en el nuevo pacto. Todo es confuso. 

Diosdado.

Como que finalmente ha entendido que él es parte de la negociación. maduro lo ha llevado a avalar todo lo que él ha hecho, desde la ANC, desde el psuv, ha apoyado lo que ha hecho maduro con PDVSA, con la economía, con sus antiguos compañeros de gobierno, con sus propios compañeros de armas; uno de ellos, el Mayor General Rodríguez Torres, secuestrado por el gobierno, se declara en huelga de hambre y ni siquiera tiene el gesto de levantar su voz en defensa de la integridad física y derechos de su compañero del 4F. Ahora se resiste a la negociación, le da patadas a la mesa, desentona en su programa, dice que no habrá elecciones, contradice a maduro, pero a la vez, levanta los dos brazos por él, busca su propio espacio.

Cada quien puede tomar sus propias decisiones políticas y asumir las consecuencia ante la historia, y eso se respeta. Pero lo que no puede es mentir. Diosdado se fue a La Habana, los cubanos tampoco tienen muy claro cómo van a quedar en este pacto, y afirmó ante Prensa Latina que yo encabecé un “sabotaje económico” contra el país desde PDVSA, y que, durante mi gestión, la producción petrolera estaba en dos millones cien mil barriles día. Mientes descaradamente Diosdado.

Nunca he encabezado ningún tipo de sabotaje u agresión en contra de mi país, ni en este momento, ni durante el gobierno de maduro y mucho menos durante el período del Presidente Chávez. Otra vez lo subestiman.

Lo que dices Diosdado, no sólo es una mentira que se desmonta revisando los propios números de producción de la OPEP, cuya gráfica te anexo, donde está claro, así como también está expresado en los informes auditados de PDVSA y hechos públicos sólo durante mi gestión, porque ni antes, ni después, al cierre de diciembre de 2013, se hacía. Queda claro que entregamos la industria con una producción de 3 millones diez mil barriles días. Revisa la gráfica y revisa lo que tú mismo declarabas, revísate tu mismo, para que no sigas mintiendo.

Pero tu mentira, además, es infame, porque tú y todo el gobierno saben de los esfuerzos que hicimos desde PDVSA para sostener al país durante todo el período revolucionario. Hicimos esfuerzos extraordinarios para aportar al gobierno del Comandante Chávez 500 mil millones de dólares en un período de diez años. Si nó ¿de dónde crees tú que salieron los recursos para sostener todos los programas sociales del gobierno?, ¿de dónde salieron los recursos para los ministerios? Tú mismo fuiste ministro de infraestructura y recibiste cantidades enorme de ese dinero, fuíste gobernador de Miranda y ¿qué hiciste con todos los recursos que se te dieron? Tú mencionas al Comandante Chávez y mientes. Yo podría decir lo que me decía el Comandante Chávez de tí, después que perdiste la gobernación y te hizo a un lado. Pero no lo haré, por respeto a su confianza. En el mismo 2014, tal como le prometí a maduro, le entregamos 45 mil millones de dólares y lo entregué a fleming, malpica y zerpa, para que al final hiciesen no sé qué cosa con esa inmensa cantidad de dinero. Por eso comenzó la caída de la economía. Ya se inventaron lo de la corrupción, ya persiguieron y secuestraron a todo el que pueda hablar. Nadie les cree. 

Ojalá Prensa Latina me diese un derecho a réplica, es lo mínimo que merezco después de presidir con éxito la Comisión Mixta Cuba-Venezuela por más de 10 años. A veces me da la impresión que la Dirección de Cuba trata de darle algún tipo de épica o heroicidad al gobierno de maduro. No la tiene compañeros. El período de la Revolución Bolivariana que el pueblo cubano recuerda con afecto y solidaridad es el de Chávez. Ésto, con maduro no es una revolución que merezca el apoyo de vuestro noble pueblo.

El país sigue dando tumbos, nuestro país se hunde y las élites negocian de espaldas al pueblo. Hará falta convocar la opinión y participación del pueblo para salir de este abismo. Esta crisis sólo se puede afrontar con el pueblo, colocando los supremos intereses de la patria por encima de cualquier interés mezquino. Con nuestra Constitución, nuestra Plena Soberanía, nuestro Plan de la Patria, con Chávez.  

]]>
<![CDATA[Somos parte del cambio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Somos-parte-del-cambio-20190714-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Somos-parte-del-cambio-20190714-0013.html Los venezolanos tenemos gran responsabilidad en la reconstrucción de nuestro País, más allá de un cambio de Gobierno, presidente, modelo económico o cualquier ideología política, están los cambios que deberíamos generar desde cada uno de nosotros, y con esto hacemos énfasis a que las malas prácticas, los antivalores, los vicios y las denominadas “marañas” nos hacen parte –sin duda- de la corrupción, y ahí nos convertimos en una sociedad corrompida, donde se impone el fuerte sobre el débil; el uniforme sobre el ciudadano; el que tiene un “padrino” sobre nuestros derechos; el carnet sobre la persona; y lo peor de todo, es que nos hemos acostumbrado a ver esto como cotidiano, e inclusive se produjo una especie de mutación de cada una de estas prácticas, buscando superar esos monstruos, sacando lo peor de cada uno de nosotros -claro está con la excusa de “sobrevivir”- 

Hemos perdido valores, principios y ciudadanía; ahora es común ver a un trabajador de una estación de servicio, el llamado  “bombero” dando órdenes a quién se le surte o no la gasolina; policías y efectivos militares se convirtieron en los dueños del combustible, pero, para poder surtir gasolina… hay a quienes les pagan y enriquecen sus egos –además, de sus bolsillos- Asimismo, están los servidores públicos que para poder hacer su trabajo exigen “alguito” que generalmente son dólares; asegurando que es para gestionar de forma “más rápida” lo que sería, en otro tiempo y espacio un trámite completamente normal. Cualquier documento que sin las trabas que ellos mismos colocan, deberían obtenerse de manera eficiente y en un tiempo moderado, la premura y la celeridad genera que muchos caigamos y paguemos, convirtiéndose en un negocio “redondo” para los funcionarios y una trampa para el ciudadano.

Por otra parte, los trabajadores de las taquillas “cajeros“ de las distintas entidades bancarias, se han convertido en tesoreros a sueldos, el efectivo lo distribuyen según el mejor postor; Aún, cuando vemos a los abuelos y clientes en general padeciendo en largas colas por los billetes, y que en muchas ocasiones, el mismo efectivo se va a un mercado donde se cotiza en 100% o 150% más; determinando así los grandes consorcios comerciales de la actualidad, los llamados “bachaqueros” quienes terminan como los dueños de todo el mercado, fijando la oferta según su conveniencia; acciones que dejan como resultado distintos precios de un mismo producto en efectivo, por punto de venta, transferencia o divisas, con costos asombrosos de productos importados e inclusive, nacionales y regulados; juego en el que caemos debido a la necesidad de cubrir aspectos básicos de nuestra vida cotidiana.

Trabajadores de compañías de servicios, telefonía fija, CANTV, corporaciones de televisión por cable; empresas de energía eléctrica y agua potable; resaltando estas dos últimas ya que pertenecen al sector público y de lo que sería su real objetivo “atender y servir” una denuncia o solicitud, termina siendo para el usuario un pago extra, no incluido en el pago de sus servicios y lo que su contrato especifica; en ocasiones, por el apremio en solucionar para contar con el agua, tener electricidad, señal de cable o tono para realizar llamadas, caemos en la usura de pagar “rescate” como si fuera un secuestro de nuestros derechos sobre un servicio que nosotros cancelamos.

Entre colocar un transformador, la conexión de una tubería, mantenimiento a una red de telefonía o realizar ajustes a la señal del cable tienen tabuladores de precios que van desde productos de la cesta básica, que conocen como “el kilito”, bolívares soberanos en efectivo o hasta dólares, para que de esta manera podamos resolver nuestros problemas.

 Por supuesto, no puede faltar el vivo de la cola que busca al “conocido” y se va metiendo para pagar primero en la caja del mercado, sacar dinero del cajero –si es que logramos coincidir con el efectivo en el banco- o que sencillamente hace una seña y habilitan un espacio para atenderlo primero que a todos los otros que llevan horas esperando; también está el “apura´o” del semáforo que al encontrarse con la luz roja parece que se confundiera con el color y aceleran; otros que no les importa adelantarse la cola, aun cometiendo una infracción yendo en sentido contrario con el único objetivo de tomar una ventaja.

Esto va más allá de la viveza criolla, es la degeneración progresiva del ciudadano, del respeto, los valores, principios y ética; imposible así tener un país diferente, y la gran pregunta es ¿estamos dispuestos a cambiar? estoy seguro, que las condiciones políticas de nuestro país cambiarán, que se implementará un modelo económico avanzado, con la credibilidad y seguridad jurídica necesaria para promover la inversión en nuestra Venezuela, por tanto, vamos a superar esta crisis, seamos ciudadanos.

Tendremos dirigentes de avanzada con ideas nuevas y frescas, investidos con las ganas de cambiar nuestro país. Pero, debemos resaltar que si nosotros no cambiamos nada de esto tendrá la repercusión que se espera, debemos recuperar la ciudadanía y trabajar para modificar lo que nos llevó a corrompernos y la corrupción de la que también somos parte; para cambiar nuestro país debemos comenzar a pensar en mejorar nosotros, y aquí me tomo el derecho, de admitir -con mucha vergüenza- que también soy parte del problema, a pesar de eso, estoy convencido que si partimos desde el reconocimiento de nuestras fallas vamos a poder trabajar sobre ellas y cambiarlas. Por eso, vamos a mejorar desde lo interno para reconstruir a Venezuela.

]]>
<![CDATA[Oncológico Fernández Morán]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Oncologico-Fernandez-Moran-20190713-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Oncologico-Fernandez-Moran-20190713-0025.html El  próximo 12 de octubre se cumplirán dos años de haberse concluido e inaugurado por el Presidente Nicolás Maduro el Oncológico Dr. Humberto Fernández Morán, centro asistencial, con la más alta tecnología para brindar   tratamiento del cáncer de manera gratuita a nuestro pueblo.

Luego  intensos meses de trabajo y dedicación de todo el grupo del gobierno regional del Zulia, con el apoyo directo del Ejecutivo Nacional y con los estándares mundiales más avanzados se construyeron los tres búnkers para alojar dos aceleradores lineales de última generación y el equipo de braquiterapia. El sistema acoplado en sincronía a un tomógrafo de 64 cortes para lograr simulaciones impecables en la lucha contra el grave flagelo del cáncer en el Zulia.

Igual adecuamos minuciosamente los espacios interiores, próximos a los búnkers, para la aplicación de quimioterapia, con cómodos sillones y la campana de flujo laminar correspondiente. Los consultorios, los espacios de espera de los pacientes, todo con excelente calidad  y mucho mejor que la ofrecida en cualquier centro privado del país.

Al frente del proyecto los más connotados expertos en materia oncológica y los técnicos calificados para el manejo de los equipos. Hicimos mantenimiento y adecuación de los grupos de generación eléctrica alterna, como previsión ante posibles bajas de tensión.

Un trabajo que independientemente del gobernador que lo ejecutó debe mantenerse impecable y aprovecharse al máximo. El Zulia merece obras como el Oncológico, merece el trabajo duro y constante en medio de las dificultades, el de la entrega honesta y plena al servicio público.

Una persona de mis afectos me escribía diciéndome de su hermana muerta por el cáncer y el dolor de su familia. No puede dejarse decaer lo hecho para pretender que la colectividad olvide o desprecie una persona o un líder.

Solamente trabajando más y mejor, demostrando eficiencia mayor, haciendo más y mejores cosas por el pueblo es que alguien puede brillar y mostrar sus capacidades de entrega, de entereza y humildad para dirigir el estado de Urdaneta.

]]>
<![CDATA[La compleja cuestión venezolana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-compleja-cuestion-venezolana--20190714-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-compleja-cuestion-venezolana--20190714-0014.html La procesión va por dentro de cada venezolano, agónico, marchante pertinaz sobre el corazón de la patria o afuera, sin reconocerla y sin reconocerse en ella, por lo que se muestra irascible ante el panorama que observa. Somos almas en pena, desorientadas. Ese es el drama, la acabada expresión de un país que fallece como realidad de nación, sufre de severa anomia, ha perdido el 12% de su población desde cuando asalta el poder, cargándose a la Constitución y apalancado por un holding narco criminal transfronterizo, Nicolás Maduro Moros.

La soberanía moral de Venezuela – no ya la territorial, que a lo largo de los últimos 200 años se nos reduce por culpa propia, en tiempos de desencuentros fratricidas: ahora el Esequibo y el Sur amazónico – ha sido pisoteada, mancillada a manos de un sicariato cubano y venezolano que tortura, lapida, viola la integridad personal de hermanos y los ejecuta con “escuadrones de la muerte” de talante sádico. Así lo constata Michel Bachelet. Antes lo hace, sin ser escuchado, Luis Almagro. Se pensaba y decía ante terceros que eran exageraciones del secretario de la OEA, perturbadoras, un obstáculo para resolver sobre una cuestión compleja como el secuestro de todo un país y sus mismos dirigentes, hoy sin autonomía para zafarse por sí solos de sus secuestradores.

Esos son datos objetivos, duros dirían los economistas, que abonan, pero hay otros que no pueden obviarse si el propósito es conjurar al mal absoluto.

La regla de oro es que se le da tregua y ofrece beneficios sólo al represor arrepentido o derrotado, o cuando se doblega ante realidades que le son adversas, más gravosas que atrincherarse y sin tiempo adicional que le oxigene. De modo que, negociar con el régimen depredador y represor de Maduro, que es realidad impuesta al país, inútil cuestionarla, podrá satisfacer si sus resultados logran el objetivo deseado, su desalojo. ¿Son esas las premisas, las aceptan sus negociadores?

De no ser así, de entenderse tal esfuerzo – el que impulsa Noruega y acoge el Caribe angloparlante, que tanto malquiere a Venezuela – como la fragua de un Frankenstein político, obra de un sincretismo de laboratorio, a la vuelta los secuestrados podremos aliviar nuestras penas a cambio de seguir tras las rejas, bajo control de nuestros victimarios, huérfanos del afecto social y político que nos permita recomponernos.  

La vocería de la república constitucional la ostenta, de modo indiscutible, el actual presidente encargado, Juan Guaidó, con independencia de quienes influyan en sus decisiones. Este es otro dato de la realidad. De modo que, goza de un beneplácito consecuencia de las circunstancias, resultado de una población fracturada y desesperada, ahíta, por ello mismo, de un “mesías” que le saque de su marasmo. De modo que, esta espera silenciosa y tensa por los resultados de las negociaciones mediadas por Noruega. Luego hablará, después decidirá sobre el futuro político de quien y quienes la han llevado hasta este laberinto. No habrá excusas.

Las fortalezas con las que se sientan los representantes del encargado presidencial en la mesa de Barbados tiene como única materialidad – las declaraciones de buena voluntad de los gobiernos europeos son sólo eso, buenos deseos – a las sanciones impuestas por Estados Unidos y las iniciativas concretas del gobierno de Colombia para la persecución de los responsables dentro del régimen de Maduro de crímenes de trascendencia internacional, como el narcotráfico, el lavado de dineros, la violación sistemática de derechos humanos.

Cabe, pues, una pregunta, adicional a los datos: Pueden los talibanes de Maduro, los Rodríguez, y la honorable delegación de la Asamblea Nacional, ¿disponer a su arbitrio sobre el levantamiento o el fin del arsenal de sanciones internacionales que pesan sobre aquél y los suyos? ¿Pueden Noruega y las partes en la mesa obviar a Colombia y Estados Unidos, cuyas seguridades y la gobernabilidad de la primera pueden quedar comprometidas con lo que se decida en Barbados?

Lo único disponible es lo que está en manos venezolanas, más todavía en las manos de una sola de las partes, el régimen, el irse o aceptar lo procesal electoral, la cohabitación política, obviando los elementos sustantivos de la experiencia democrática y sus exigencias éticas sobre las que nunca alcanzarían un consenso con el país. Nada más.

En la distribución de las tareas, quienes junto al presidente Guaidó forman el gobierno encargado, han de entender que, a los demás actores del país, no solo a la oposición extraña a dicha apuesta, les corresponde, legítimamente, desde la opinión pública, la tarea del escrutinio. Es inexcusable, incluso siendo acre, entre quienes creen sinceramente en la democracia y las libertades; entre quienes, en buena lid y de buena fe, desean superar la visión autoritaria, de silencio impuesto y censura política – ¡prohibido hablar mal de Chávez! – que aún busca modelar al cuerpo social de los venezolanos, desde hace dos décadas.

Me preocupan, finalmente, la ausencia dentro de la mesa – sin mengua de los enviados de Guaidó – de negociadores verdaderamente representativos del país político, autorizados para aceptar o rechazar a todo riesgo los acuerdos, si los hay. Pienso en Julio A. Borges, que pudo ponerle fin, en seco, a las espurias negociaciones de República Dominicana, no aviniéndose a las exigencias del régimen y del expresidente español Zapatero, sufriendo luego las consecuencias y el exilio. La otra, fundada en mi experiencia de gobierno, es lo dañino de colaboradores o simpatizantes que sólo ofician el culto, lanzan flores sobre el camino del gobernante, obsecuentes que le ocultan el hueco que puede llevarlo a su desplome.   

correoaustral@gmail.com     

    

]]>
<![CDATA[Diálogo, elemento de la desesperanza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dialogo-elemento-de-la-desesperanza-20190714-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dialogo-elemento-de-la-desesperanza-20190714-0024.html En el análisis de la crisis del país hay que tocar fondo para evitar irse por las ramas, hablar del bosque o quedarse en los efectos. La crisis política actual es generada por el establecimiento de un gobierno de corte socialista, semejante al modelo cubano y alineado con Rusia y china, en la confrontación con EEUU. Todo tiene su origen en la filosofía y concepción política que el modelo chavista comporta. En su visión de país y en el concepto, muy bien desarrollado por Chávez, de que había que acabar con la oligarquía, porque “explota al venezolano y despoja a la mayoría de la riqueza del país”. Pero el ideólogo Chávez fue más allá. Sus políticas y acciones se llevaron por delante a la clase media, al empresario mediano, pequeño y profesionales. Estableció un gobierno excluyente, sectario y hegemónico. Trabaja para la clase pobre… El 70% de la población. ¡Factura a cuenta del puntofijismo!... Deuda, que este gobierno no ha honrado.

           Sin embargo, esa no es solo la causa. Hay que registrar también su manifiesta incompetencia para la gestión pública. La cual estimula la ingobernabilidad y el descontento social. Destaca el caos en los servicios (electricidad, agua, gas, transporte, teléfonos, internet, vialidad, salud, seguridad personal y de  bienes). Su política económica genera hiperinflación de precios y valores, introduce el dólar como moneda de circulación, reduce drásticamente la adquisición de alimentos y medicinas y mantiene los ingresos familiares por debajo del costo de la canasta básica. Además, el andamiaje legal montado y sus violatorias de loa DDHH, desdicen del sistema democrático, tal como lo señala el informe Bachelet “El SEBIN y la DGCIM, han sido responsables de detenciones arbitrarias, maltratos y tortura a opositores. Los colectivos armados ejercen control social y apoyan a las fuerzas de seguridad en la represión a manifestantes”.

       Frente a esta crisis política social la solución radica, según estudio reciente de la Universidad Católica, como lo espera el 70% de los electores, en un cambio de gobierno y prefiere que se haga en forma pacífica y consensuada. La percepción de cambio pasó de 39%, en noviembre al 51%, en mayo. Mientras, el 65% de los venezolanos votaría en una elección presidencial. Si hay elecciones el candidato opositor obtendría el 67% de los votos y el postulado por el Chavismo, el 33%. Frente a esta perspectiva electoral ostensible en la agenda de diálogo, promovido por Noruega, respaldada internacionalmente cuesta creer que el régimen de Maduro ceda y convenga ir a unas elecciones libres y transparentes, con nuevo CNE y observación internacional. ¡Complejo el desenlace de los diálogos e incierto los resultados!

      Esta incertidumbre es lo que potencia, como solución de la crisis, a las opciones de un golpe de Estado, una intervención militar o una explosión social. Expectativas cargadas de imponderables. Tales como, la aparente unidad monolítica de las FFAA, alrededor del proyecto chavista; la oposición internacional a una intervención extranjera; la actual situación interna electoral estadounidense; el terror general por la sistemática represión y uso de la fuerza en las protestas y manifestaciones pacificas. ¡El miedo colectivo a salir herido o muerto! Había señales de aceptación al diálogo en el comando nacional de Juan Guaidó y en él de Maduro. Presionaron EEUU, Rusia, China, Unión Europea y el Grupo Contacto. Pero, terminó el diálogo en Barbados y no hubo humo blanco. Mientras, Diosdado Cabello descarta las elecciones presidenciales y Rodríguez cataloga de exitosa la reunión. En definitiva, no veo perspectiva de elecciones presidenciales a corto plazo. Cuando las haya el candidato será Maduro. ¡El gobierno apuesta a la desesperanza opositora” .

]]>
<![CDATA[Acuerdo político para detener el sufrimiento]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-politico-para-detener-el-sufrimiento-20190710-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-politico-para-detener-el-sufrimiento-20190710-0029.html ¡Enhorabuena! Ha caído un polvito de cordura y sensatez en nuestra tierra vapuleada, por ello,  se reanudó la mesa de negociación entre gobierno y oposición en Barbados. Por lo que se ha podido filtrar, la conversación está girando en 6 puntos esenciales: 1) Cese de las funciones de la Asamblea Nacional Constituyente; 2) Regreso de Diputados del Psuv a sus curules de la Asamblea Nacional; 3) Elecciones con un nuevo Consejo Nacional Electoral; 4) Elecciones Presidenciales en un año o menos; 5) Levantamiento de las sanciones internacionales; 6) Elecciones con o sin Maduro.

Haciendo un ejercicio hipotético, el escenario ideal sería que se firmaran los 6 puntos, pues, existen garantías y está condensado buena parte de las demandas de ambos sectores. Sin embargo, por los antecedentes recientes, puede suponerse que existirán trabas que impedirán acordar dichos puntos, y más bien tendríamos que elegir 3 puntos hoy y otros más para mañana.

Afortunadamente, existen algunos puntos que ya están en proceso (ej. la reincorporación del chavismo a la Asamblea Nacional). Además, el informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha contribuido —sobremanera— a darle mayor visibilidad y validez a la crisis humanitaria que sufre la nación, por lo tanto, la dictadura está forzada y muy comprometida a ceder en ciertos aspectos y, más aún, se rumora que las Fuerzas Armadas prefiere salidas electorales que impulsar un golpe de estado o soluciones no constitucionales, por ello, están empujando a Maduro a negociar con la oposición.

Los últimos años han estado llenos de suposiciones y murmullos, porque las dictaduras funcionan en la opacidad y el secreto. No obstante, desde afuera,  puede sospecharse que el oxígeno en las salas de Miraflores es insuficiente y hediondo, pues, basta aplicar un “carómetro” en las principales figuras de la dictadura para deducir que su existencia es oscura e insoportable.

Por lo anterior, aparentemente el ambiente es favorable para un cambio, incluso los defensores del chavismo –paulatinamente- se convencen de que lo mejor para ellos es la salida de Maduro, dado que él es el rostro desastroso y sanguinario del socialismo del siglo XXI.

Soy muy optimista sobre el encuentro en Barbados, porque los dirigentes políticos cada vez más —de lado y lado— están afirmando la idea  de que tenemos que hablar para acabar con este conflicto político que se ha llevado millares de vidas. Últimamente, se han fortalecido las razones para que se encuentre una solución política al drama nacional y los extremistas se están quedando sin fanáticos.

La crudeza de la catástrofe humanitaria no necesita una invasión extranjera, golpes de estado o movimientos insurgentes, porque esto solamente traerá más inestabilidad y ruina. Solo basta mirar la fragilidad de nuestras instituciones y en qué han terminado los intentos de “liberación” en Siria, Libia o Sudán.

Definitivamente, apostar a las salidas no institucionales es patrocinar la desintegración nacional. No estimulemos un fanatismo para sumergirnos en otros. No supongamos que superaremos a la barbarie con un cambio de gobierno por la vía violenta. No destinemos todas nuestras energías en la táctica de la fuerza de las armas, porque esa no es la tarea de los civiles ni mucho menos lo que recuperará la paz nacional.

Ciertamente, si en Barbados se logra avanzar en —al menos— 3 puntos, podríamos llenarnos de mucha esperanza. Pero si se patea la mesa y no se alcanza la firma de ningún punto, estaríamos condenados a profundizar el estancamiento, la hambruna, el Estado fallido o simplemente un incierto futuro muy cerca de la anarquía.

¿Por qué es tan difícil consensuar? No se comprende el por qué se nos dificulta llegar a ciertos acuerdos básicos si hablamos el mismo idioma, la vida es insufrible para todos, mueren inocentes sin importar los colores políticos, la religión no nos separa, no tenemos problemas raciales y es irrebatible la cantidad de venezolanos que prefieren estar indocumentados en otros lugares que subsistir en el país.

Por favor, lleguemos a un acuerdo político. El país es uno solo y lo estamos destruyendo todos con las terquedades y la preservación de intereses personales.  No es socialismo, ni capitalismo, ni liberalismo, sino, sencillamente, es acordar por humanismo. ¿O esperamos que nos asesinemos los unos a los otros y finalmente no quede país para nadie?

]]>
<![CDATA[Acosta, Chacón y Zambrano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Acosta-Chacon-y-Zambrano--20190704-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Acosta-Chacon-y-Zambrano--20190704-0069.html Todo gobierno tiene sus atributos que le caracterizan. La historiografía lo indicará claramente en el transcurrir de los años. Son los rasgos principales de su gestión. La conducta que construye su imagen será consecuencia de su ideología y concepción política. El concepto de Estado y del ciudadano influirá en los valores republicanos, sus objetivos socioeconómicos y la visión estratégica de la nación. Por ejemplo, la pretensión totalitaria del gobierno de Maduro condiciona y desprecia aspectos básicos del sistema democrático. La libertad, por otro lado, es subordinada a su obsesión por el poder. ¡Todo es válido dentro de esta meta! Como es fácil entender, lo fundamental para ellos es su inmovilidad en el gobierno. ¡Es un compromiso geopolítico! Hoy, Venezuela es  ¡pieza, en la lucha  por el dominio del mundo! Cuadrada con China y Rusia. 

 

      ¿Es esta ideológica estrategia geopolítica beneficiosa para el país? No la considero ajustada a los grandes intereses de Venezuela. Solo somos exportadores de recursos naturales (materias primas) y mercado para las grandes corporaciones. Prevalecerán los intereses de las grandes potencias. ¡Decidirán por ellos, tal como le paso a Cuba, en el caso de los misiles, en la década de los sesenta! Ayer, decidieron Kennedy y Jrushchov.  Hoy, podrían decidir  Putin, Jinping y Trump. Para el desarrollo del país, prefiero, una postura independiente con una estrategia de fortalecimiento del aparato productivo interno, generador de empleo estable y creador de un consumo amplio y desahogado. Una variada inversión  para las exportaciones.  Que aproveche las ventajas competitivas y potencialidades de nuestra fortaleza geográfica y las oportunidades de un mercado mundial diverso…  múltiple y libre. ¡Generador de riqueza no de pobreza!

     Pero no solo estamos atados a unas políticas y estrategias de competencia extra continental, sino que el amarre nos confina a negociar nuestros productos en condiciones desfavorables (petróleo, gas, hierro, oro, diamante, bauxita, y otros). La dependencia nos ancla a la condición de subdesarrollo y nuestra evolución tardía dependerá de fuerzas y  circunstancias externas. Que avanzan, en muchos casos, en contrasentido a nuestros propios procesos evolutivos. Somos un país pequeño, débil e insignificante militarmente. Poseemos además unos prodigiosos recursos técnicos y profesionales, formados con sostenidos financiamientos del Estado, y que hoy, buen número de ellos, se han ido a construir futuro en otras latitudes. En desmedro, de nuestras necesidades de desarrollo sustentable y vigoroso.

 

      Un país con grandes posibilidades de desarrollo y crecimiento económico y social, dirigido por un gobierno cuya divisa es el despilfarro del erario público y la ineficacia administrativa. La corrupción, como acepción de poder y dividendo personal y grupal. La persecución política, la represión a toda protesta, el maltrato y la tortura física y psicológica. Violatorios de los Ddhh, consagrados en la Constitución, la ley de la materia y tratados internacionales. Cuyas estampas recientes son la muerte por tortura del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo; la pérdida de sus ojos, con un disparo de perdigones, del joven Rufo Chacón, de 16 años, al participar en una manifestación por escasez  de gas, en el Táchira y el secuestro y aislamiento ilegal del paisano Edgar Zambrano, primer vicepresidente de la AN, quien duro casi dos meses sin poder ser visto por familiares y abogados defensores. Tres prácticas, tres ignominias y tres historias.

 

La sagrada libertad de prensa y opinión, constreñida con precisas acciones intimidatorias y presión política. Símbolos dramáticos de una autocracia escondida en un andamiaje seudo democrático.

]]>
<![CDATA[Aportes del migrante]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aportes-del-migrante--20190704-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aportes-del-migrante--20190704-0041.html La dimensión de la tragedia venezolana de la emigración registra dos momentos esenciales de desplazamiento humano de grandes proporciones. A lo interno el denominado Deslave de Vargas (1999) con 30 mil muertos, generó un desplazamiento de miles de personas quienes se refugiaron en otras regiones del país.

Hasta el sur venezolano, Guri, La Paragua, Puerto Ayacucho, Upata, entre decenas de ciudades y pueblos, recibieron a los desplazados del estado Vargas. Familias enteras se vieron en la necesidad de buscar refugio y protección frente a un devastador fenómeno natural que sepultó con lodo y barro, decenas de pueblos y caseríos en el litoral venezolano.

El segundo momento de migración forzada más grande en la historia reciente, lo estamos viviendo con el desplazamiento de poco más de 4 millones de personas –según estimaciones de ACNUR- por razones socioeconómicas y políticas. Esto sobrepasa el 13% de una población estimada en cerca de 30 millones de habitantes. Las proyecciones indican que para fines de 2019 la migración de venezolanos estará sobrepasando los 7 millones, convirtiéndose Venezuela en el primer país del mundo con más desplazados, superando a Siria país que se encuentra en guerra civil desde hace poco más de 4 años.

La sociedad venezolana solo había registrado otro acontecimiento de semejantes proporciones, como consecuencia de las guerras de emancipación, en el siglo XIX. Fueron la llamada Emigración al oriente venezolano, el desplazamiento de Valencia a Cundinamarca –Colombia- y la huida a las Antillas –asedio a Angostura- por el río Orinoco. Esos movimientos migratorios dejaron desolación y trajeron miseria y muerte.

Parte de esa población se refugió en las islas del caribe, como Granada, San Vicente, Puerto Rico y Cuba. Inicialmente fueron recibidos de manera solidaria. Poco después debieron trasladarse a otras regiones por las manifestaciones de odio y rivalidades.

Indicamos esto porque en este nuevo movimiento migratorio se está experimentando la misma situación que por aquellos tiempos se vivieron con los venezolanos que se vieron forzados a irse del país.

No nos interesa referir las penurias que desde el mismo momento de partir vivieron aquellos connacionales y que viven éstos del siglo XXI. Los registros históricos describen escenas espeluznantes, dramáticas y muy dolorosas.

Sin embargo, quienes sobrevivieron continuaron con sus vidas, aportando en su cotidianidad la tradición de una cultura que más allá de las fronteras, ha sabido adaptarse e integrarse a las nuevas realidades.

Es eso lo que a fin de cuentas ha quedado y seguirá afianzándose. La fuerza de una cultura que a través de sus hacedores se hace infinita en la dura jornada de los días.

Entre los muchos aportes que el venezolano de siempre brinda al mundo, hay dos grandes experiencias que gradualmente resaltan. Me refiero a la gastronomía y el uso idiomático.

Poco conocida en el siglo XX es por estos tiempos que la cultura gastronómica comienza a rodar por el mundo con su plato bandera, la arepa. Ya es común relacionar al venezolano con la arepa, como en el pasado se le vinculó al petróleo. Esta exquisita tortilla de maíz, inicialmente combinada con la tradición de acompañantes que ha tenido, desde los diferentes tipos de quesos, carne, pollo, entre otros. Ahora encuentra nuevos acompañantes de acuerdo al país que visita.

He leído que en países escandinavos las rellenan con caviar. En Madrid existe una franquicia donde la arepa se rellena con queso manchego o jamón serrano, mientras que en Alemania y Polonia, son las salchichas que adornan el interior de la arepa.

Pero no solo es la majestuosa y ancestral arepa que nos sirve como carta de presentación. También el tequeño se está haciendo imprescindible en Chile, Argentina y México al momento de ir al cine para ver una película.

El pabellón criollo, la hallaca, el pan de jamón y las extraordinarias empanadas indisolublemente adheridas a la malta, son parte del nuevo paisaje culinario mundial. Porque el migrante venezolano, una vez que salió espantado de este infierno chavizta-socialista, ha ido a parar a los confines de la tierra. Como quienes se fueron a la misma Patagonia argentina. O el joven que se largó a fabricar quesos artesanales en Nueva Zelanda. Otros han ido a parar a China, Vietnam y hasta Corea del Sur.

También con la muy elaborada pastelería venezolana, como las jóvenes hermanas que están en Italia o las ya famosas y tradicionales pastelerías de Miami, Houston y Nueva York. Maestros y ayudantes de cocina venezolanos son buscados por restaurantes famosos para dar a conocer esta impresionante y multisápida gastronomía.

El otro extraordinario aporte está referido a nuestro español venezolano. No solo son los neologismos. Es la manera de pronunciar el español desde el centro del alma. A todo pulmón y con la sonrisa en el rostro. Salen las palabras del hablante venezolano para pronunciar el sentimiento de hermandad, solidaridad y reconocimiento del Otro, semejante o diferente.

Es que la alegría de vivir priva en la idiosincrasia y cotidianidad del venezolano. De quien se sabe heredero de una cultura y la practica a través de su lengua. Porque ella posee sabor y sabiduría ancestral.

Escuché hace poco un comentario según el cual en Santiago de Chile, mientras un venezolano esperaba el ascensor, se le acercó un vecino y le preguntó si era venezolano. –Sí, vengo de Venezuela, contestó. –¡Qué bueno! le respondió el chileno. No se vayan jamás, ustedes nos alegran la vida.

Ahora Venezuela está expandida en el mundo. Ahora el mundo es un poco más soportable, más grato y cordial.

]]>
<![CDATA[La recuperación de la producción petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-recuperacion-de-la-produccion-petrolera-20190704-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-recuperacion-de-la-produccion-petrolera-20190704-0038.html Luego de varios meses de ausencia, por razones de salud, regreso para seguirles escribiendo sobre petróleo y otros temas.

La circunstancia por la que atraviesa nuestra Industria Petrolera, es realmente preocupante.

Desde el año 2015 hasta la fecha, se han dejado de producir más de 
2 millones de barriles diarios, representando una merma de mucha consideración respecto a los ingresos por las exportaciones petroleras, lo cual ha impactado muy negativamente en nuestra economía y en las estructura del Estado y Nación.

Pero nos preguntamos, ¿cómo es posible que hayan dejado de producir más de 2.000.000 b/d? No solo se trata de impericias e improvisaciones, no solo de desinversiones oportunas, de faltas de mantenimiento. De verdad, no podría creer que se trata de un plan diseñado para lograr tal fin.

Disminuir la producción de petróleo, mermar los ingresos, con el fin de crear una dependencia, aún más profunda de la población sujeta a los aportes de los programas sociales impuestos por el Gobierno.

De esa manera, se beneficia a un segmento de la población y las otras capas sociales quedan sujetos a la hiperinflacion y a la especulación.

Hay que revisar las estructuras, el Plan de negocios de Pdvsa. Cuál es Plan y las estrategias para frenar la caída de la producción, su estabilización y aumento .Es necesario revisar las inversiones y las áreas a recuperar. Es necesario traer tecnologías, recursos humanos y  la dedicación a las áreas medulares del manejo de las actividades petroleras.

 Se deben producir las decisiones oportunas y transparentes. De ello dependerá, en buena parte, la recuperación de Pdvsa y de nuestra economía.

 Por otra parte, deseo comentar el estado de deterioro de nuestra querida Maracaibo. La han convertido en la peor ciudad de Venezuela. El servicio eléctrico no funciona. Se va la luz por periodos superiores a las 6 horas diarias, con bajones del 220 continuos. El agua, cuando llega, más de 10 días. La gasolina no es suministrada oportunamente. Colas de tres dias. Una verdadera calamidad. Se ha convertido en una ciudad invivible. El malestar es colectivo y generalizado. ¿Qué dice el gobernador? No hay claridad cómo se deben resolver los problemas primarios, ni el tiempo en resolverlos.

 El pueblo clama por la verdad del estado de cosas y sus soluciones. El pueblo bien informado podrá asumir los comportamientos adecuados.

Bueno, queridos lectores, espero poder seguir escribiendo en nuestro prestigioso periódico Panorama, si Dios me lo permite y mi salud. Muchas gracias.

]]>
<![CDATA[Un Metro adelante]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Metro-adelante-20190704-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-Metro-adelante-20190704-0032.html Caracas es un lugar asombroso y los que vivimos en lo sus habitantes han convenido en llamar “el interior”, cada vez que volvemos no podemos evitar sorprendernos una y otra vez hasta por las cosas mínimas. El sistema Metro de Caracas ha sido uno de aspectos de especial atención y desde sus inicios en la década de los ochenta es una experiencia obligada. En ese momento se erguía como con un paisaje moderno, en el que te imbuías y no querías pasar detalle alguno, para que luego formara parte del relato de tu transito en la ciudad.

 

Todo visitante era advertido de la llamada “cultura Metro” y al incorporarse el sistema no importaba de donde vinieras, hasta los comportamientos más elementales se alineaban.

 

Cuando se regresaba a cada rincón del país, el transito por el sistema Metro era uno de los mejores cuentos y se anhelaba el día en que llegase esta tecnología, símbolo del progreso a nuestras “pequeñas ciudades”.Y efectivamente llego a algunas como Valencia y Maracaibo, solo que son proyectos inconclusos.

 

Recientemente estuve en la capital y utilice el sistema Metro de Caracas,  justo cuando se comenzó nuevamente a cobrar una tarifa por el servicio. Compre mi boleto por Bs. 40, con un billete de Bs. 50 y no recibí el cambio, me pregunte: ¿Por qué colocar un costo que a todas luces implica quitarme de hecho dinero? .¿Qué sentido tiene cobrar si el costo de reposición del boleto seguro es muy superior a la tarifa?.  Al tratar de ingresar, el torniquete no funcionaba y en su lugar encontré a un miliciano que recibía los boletos y cada tanto los rompía manualmente. Aquí  ya suspendí las preguntas y decidí escribir esta nota.

 

El  Metro de Caracas  cambio el paisaje, hoy se caracteriza por las irregulares y retrasadas en las frecuencias, suciedad, escaleras eléctricas inoperantes, múltiples vendedores ambulantes, poca presencia de elementos de seguridad, la violencia entre los usuarios e usuarias y saturación del servicio, entre otros.

 

Las realidades en los Metros de Valencia y Maracaibo dan cuentan con situaciones similares, solo que agravadas, como en el caso de esta última ciudad donde las constantes fallas del Sistema Eléctrico Nacional hace que su funcionamiento sea intermitente por decir lo menos.

 

La gestión del  Metro de Caracas, así como los sistemas en Maracaibo y Valencia están afectados por factores externos, pero también está claro que existe un problema serio de dirección, organización del sistema y responsabilidad de sus usuarios y usuarias.

 

Los sistemas de Metro en Venezuela tienen en este contexto el desafío de movilizar a los ciudadanos y ciudadanas  dignamente, a tiempo, en condiciones  seguras y de higiene adecuadas.

 

Superar este desafío implica que los usuarios y usuarias se sumen, ya no a la vieja cultura Metro, como del sistema caraqueño, sino a una nueva cultura adaptada al momento político y social actual. En la primera línea de esta tarea deben estar las organizaciones sociales de las ciudades, en particular los Consejos Comunales y las Comunas, así como las instituciones de todos los niveles de gobierno. Hoy podemos decir tristemente que estamos unos Metros atrás, y necesario son  Metros renovados en dirección  adelante.

]]>
<![CDATA[Construir la tranquilidad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Construir-la-tranquilidad-20190703-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Construir-la-tranquilidad-20190703-0018.html  

El acuerdo indispensable, para convivir respetando diferencias, debe imponerse sobre la amenaza externa y la confrontación que los insensatos pregonan para Venezuela.

La insistencia del Presidente Maduro en el diálogo, la firmeza con que lo plantean voces serias de la comunidad internacional, la comprensión por parte de la mayoría del pueblo venezolano va empujando los acontecimientos en la dirección del acuerdo urgente para la sobrevivencia del país. El predominio de la razón sobre la fuerza es vital para la convivencia. El respeto al otro, a sus pensamientos es esencial.

Acuerdos que se basen en principios que son comunes al fin nacional establecido en la constitución, a las ideas universales de la humanidad y a su concreción en una patria latinoamericana, libre y solidaria con la historia nuestra. Acertadamente el presidente ha planteado colocar todos los temas sobre la mesa.

Nuevas realidades tiene Venezuela y tienen los países del mundo para estos años del final del siglo XX y los inicios del XXI. Los cartabones de finales del 1900 y las prácticas de entonces realizadas por el bipartidismo, la idea de retornar a ellas, son sueños del pasado.

Todos estamos obligados a trabajar y construir en la nueva realidad económica y política de Venezuela. El trabajo creativo, la producción de riquezas, la superación del rentismo petrolero inviable.

Los revolucionarios a su vez tenemos el compromiso de hacer válida y fuerte la vigencia de nuestros planteamientos de carácter social en el afecto de la mayoría de nuestro pueblo. Con vida digna, con convicción plena, con ejemplo de ética ciudadana, así es como construiremos la hegemonía que ha de manifestarse en la opinión libre y afectiva de los venezolanos.

Libre de amenazas de intervenciones y decisiones insensatas ha de ser el diálogo.

El objetivo del acuerdo es la vida, es el trabajo conjunto que nos permita al fin ser la patria fuerte y amada que nos cobije a todos, diferentes, en paz y tranquilidad. Sencillamente vale la pena que lo hagamos y que apostemos juntos a la Patria

]]>
<![CDATA[Medidas coercitivas unilaterales como armas modernas de guerra: el caso venezolano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Medidas-coercitivas-unilaterales-como-armas-modernas-de-guerra-el-caso-venezolano-20190702-0047.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Medidas-coercitivas-unilaterales-como-armas-modernas-de-guerra-el-caso-venezolano-20190702-0047.html  

 

 

Con el advenimiento del nuevo orden mundial luego de la segunda guerra mundial, se generaron mecanismos sofisticados de guerra cuyos efectos no se manifiestan en la destrucción y el derramamiento de sangre, sino en una agonía lenta y muchas veces más letal sobre poblaciones enteras. Los Estados Unidos y algunos aliados, ahora hacen uso de medidas coercitivas unilaterales (MCUs), las cuales se han traducido en grandes crímenes de nuestra era contemporánea. El dolor y muerte infligidos a poblaciones vulnerables de Cuba, Irak, Siria, Irán, Libia y ahora Venezuela a través MCUs ha sido catalogado por expertos, como crímenes de lesa humanidad. Como lo describiera el experto independiente de las Naciones Unidas, las sanciones y bloqueos actuales se asemejan a asedios a ciudades medievales con el objeto de doblegarlas (1).

El derecho internacional concibe sanciones contra Estados en el ámbito multilateral. La Carta de las Naciones Unidas en su capítulo VII, define que solo el Consejo de Seguridad podrá decidir acciones contra un determinado Estado con el fin de contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. En este sentido, una sanción de carácter unilateral con efectos extraterritoriales rebasa los límites de la legalidad. Se debe notar que una sanción toma forma y validez cuando se implementa en el ámbito de una determinada jurisdicción. Entre otros, los principios elementales de la jurisdicción son el territorio sobre el cual se imponen, la nacionalidad de las personas a las cuales se aplican, y los efectos que surten. La premisa es que estos principios convergen en la propia jurisdicción y no en terceras. Por lo tanto, como lo señala un reciente informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales (2), las sanciones extraterritoriales son ilícitas, ya que no cumplen con ninguno de los principios de la jurisdicción, más aún son una violación del Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra, que en su artículo 33 prohíbe los castigos colectivos.

Por otra parte, mediante un estudio la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha demostrado que las MCUs violan el marco legal que regula los derechos humanos. En Venezuela, la población experimenta un impacto sin precedentes, expertos del Consejo de Derechos Humanos aseveran que las sanciones no deberían ser la respuesta a la situación en Venezuela, ya que solo llevan a la hambruna y a la falta de medicamentos, habiéndose agravado la crisis económica y generado desempleo y emigración; en pocas palabras las sanciones económicas matan (3).

El intento de doblegar a Venezuela a través de MCUs

Desde el año 2014, el pueblo venezolano es víctima de un ataque escalado por parte de los Estados Unidos, al cual se han sumado sus aliados. Un reporte del Departamento de Estado norteamericano reconoce que solo en los últimos tres años se han impuesto, al menos 150 MCUs contra Venezuela. A través de éstas se busca asfixiar a la economía y generar un escenario de muerte y confrontación; lo cual según sus planes, debería desembocar en un cambio de gobierno. Estas medidas ilegales son abiertamente reconocidas y hasta celebradas por el gobierno de los EE UU El 24 de abril del presente, el Departamento de Estado publicó una lista con datos sobre las acciones llevadas adelante para derrocar al gobierno del Presidente Maduro; luego de darse cuenta de su naturaleza incriminadora, quitaron la información de su página web. Este documento llamado “Acciones de los Estados Unidos en Venezuela” (4) celebra el que se haya evitado que el gobierno venezolano participe en el mercado internacional, a la vez de no permitirle hacer uso de sus recursos. El documento enfatiza, entre otras la congelación de más de 3.2 billones de dólares (cifra que se viene incrementando), la caída de la producción de petróleo en 736.000 barriles por día, y el que un estimado de 25 buques transportadores de petróleo con 12 millones de barriles se encuentren varados por las dificultades de encontrar compradores. Esta sádica celebración del dolor humano, trae a la memoria la peor cara del fascismo, contra el cual los aliados lucharan en la segunda guerra mundial.     

Las sanciones se han enfocado en sectores clave para la vida de los venezolanos. Entre otras, se han congelado los bienes y cuentas en EE.UU. de la estatal de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y sus subsidiarias, generando a su vez castigos para empresas estadounidenses y de cualquier otro país que hagan tratos con la compañía. De acuerdo a una estimación del gobierno norteamericano, solamente las medidas impuestas contra PDVSA causarán una perdida en 2019, de 11 mil millones de Dólares en exportaciones, congelándose adicionalmente 7 mil millones de Dólares en activos (5). En el sector minero se han bloqueado las operaciones de la estatal Minerven, la cual explota las segundas reservas de oro más grandes del mundo. Se han impuesto sanciones a los bancos más importantes de Venezuela. Por otra parte, se ha procedido a congelar y confiscar fondos venezolanos en bancos extranjeros por un monto cercano a los 5.5 mil millones de dólares. Las sanciones alcanzan también a numerosos funcionarios del gobierno venezolano, los cuales se ven restringidos en la libre circulación internacional y en el uso del sistema financiero internacional.

Una de las mayores consecuencias de estas acciones ha sido la reducción del 36.4% en la producción de petróleo. En un reciente estudio, los investigadores norteamericanos Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs, proyectan que si esta reducción y las sanciones se mantienen, se experimentará una caída en los ingresos por exportaciones de petróleo en 2019 nunca antes vista del 67.2% desde 2018. Dado que casi la totalidad de las divisas necesarias para la importación de insumos básicos de subsistencia (alimentos, medicinas, equipos médicos, etc.) son generadas por la venta de petróleo, se observa un efecto devastador en la vida de los venezolanos. Una reciente encuesta nacional, demostró que hubo un incremento del 31% en la mortalidad general entre 2017 y 2018. Esto implicaría un aumento de más de 40.000 muertes. Asimismo, se viene incrementando el riesgo para la población más vulnerable. Los estimados muestran que más de cuatro millones de personas se encuentran en situación de alto riesgo. Esto incluye a 80.000 personas con VIH que no pueden tener acceso a tratamiento antirretroviral desde 2017; 16.000 personas que requieren diálisis, 16,000 personas con cáncer y 4 millones de personas con diabetes e hipertensión.

Las MCU’s pueden ser equiparadas con armas de destrucción masiva… la bomba nuclear lanzada en Nagasaki acabó con la vida de 75.000 personas; las medidas impuestas a Venezuela han matado ya a más de 40.000 personas en un par de años y millones se encuentran en alto riesgo

 

La muerte y desolación que las MCUs causan, hace posible que se las equiparen con armas de destrucción masiva. Por ejemplo, la bomba nuclear lanzada por los Estados Unidos en Nagasaki acabó con la vida de 75.000 personas; las medidas impuestas a Venezuela han matado ya a más de 40.000 personas en un par de años, y millones se encuentran en alto riesgo. Dadas las condiciones, pareciera ser que estas personas se encuentran bajo una sentencia de muerte, y todo esto a nombre de la democracia y la libertad.

La lucha y denuncia contra las MCUs

Desde hace varias décadas que el uso de MCUs son denunciadas en foros internacionales, basta con hacer una revisión de pronunciamientos de condena en el marco de las Naciones Unidas, pudiéndose observar a más de 50 resoluciones de la Asamblea General, del Consejo y de la Comisión de  Derechos Humanos. Lamentablemente, esta condena no parece tener efecto en los Estados Unidos, el mayor transgresor del derecho internacional. ¿Qué acciones se podrían tomarse para contrarrestar las acciones de abuso por parte de este Estado, el cual no responde a nadie y para el cual pareciera no existir el multilateralismo ni el ordenamiento jurídico internacional? Los pueblos víctimas de su acoso, deberían llevar la batalla a estrados internacionales, para que sobre el caso de la transgresión de los derechos humanos se pueda sentar precedentes legales. De igual manera, ahora más que nunca, la diplomacia deberá ser el instrumento que genere conciencia entre Estados que se hacen cómplices de estos crímenes. Se debe considerar, que las sanciones son parte de decisiones políticas tomadas por gobiernos y no por pueblos; hacemos un llamado para que un gran movimiento de pueblos que trascienda las fronteras haga frente al bloqueo, y que al unir sus voces hagan eco en las acciones de aquellos que vienen causando dolor y muerte.

 

1. Informe del Experto Independiente Alfred De Zayas.

2. Informe del Relator especial  Idriss Jazairy

3 Informe del Experto Independiente Alfred De Zayas.

4 Disponible en el portal del periodista Max Blumenthal (ver en links de interés)

5 Estas cifras fueron proporcionadas con gran pompa por John Bolton en una rueda de prensa 

]]>
<![CDATA[Avidez de poder y ciudadanía]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Avidez-de-poder-y-ciudadania--20190628-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Avidez-de-poder-y-ciudadania--20190628-0025.html Las ansias y avaricias que inspira la posibilidad de manejar el poder convierten a los hombres en esclavos de sus privilegios. Les inyecta una fuerza descomunal imposible de someter a los propósitos quijotescos del bien común y de los supremos intereses de la nación. Razón y ser de la epopeya admirable en la lucha por el prójimo y el florecimiento de la república. Los deberes se hacen agua en un conflicto existencial y ético de magnitudes paradójicas. Es la eterna batalla entre el bien y el mal. Entre las motivaciones nobles y sublimes y las ambiciones desmedidas y los afanes del egocentrismo y la soberbia. La avidez de poder retuerce los valores de una cultura ciudadana enmarcada en reglas de urbanismo y buenas costumbres. El “Manual de Carreño” es un pasaje de normas donde la decencia, la honestidad y las conductas justas palpitan como valores de la cultura del “buen ciudadano”, tal como lo dice la excelente campaña de Venevisión.

        La fuerza de poseer poder sobre las cosas, hombres y circunstancias se encuentra en el ADN del ser humano. Y es una exigencia esencial a la vida y evolución del hombre. Aparece en los primitivos momentos de su coexistencia. De su relación con la sociedad y a su entendimiento con los otros seres. Es producto de la experiencia vivida, de su percepción del entorno que le rodea y de la conducta de los otros seres humanos. Brota de su potencial de decidir su destino y el de los demás. Influenciando los comportamientos y actitudes de otros seres. El vicio del poder nace en los mismos ejes del cerebro humano. Allí se erigen y evolucionan hasta convertirse en una necesidad existencial. El pensamiento nietzscheano, filosófico alemán del siglo XIX, expuesto en su libro “La Voluntad de Poder”, establece que “Los seres vivientes están motivados por la necesidad de mantenerse vivos, y también  tienen la necesidad de ejercer y utilizar el poder para crecer y expandir su fortaleza y someter otras voluntades”.

           Lo que protagonizamos, hoy en día, es sencillamente una inalienable  lucha por la libertad y la democracia. Habida cuenta que en el poder se ha entronizado un gobierno arbitrario, absolutista y despótico. Que aplica interpretaciones manipuladas de normas constitucionales que garantizan su   sobrevivencia y hegemonía. Entre los casos más resaltantes tenemos la creación de la Asamblea Nacional Constituyente, que limita las funciones de la opositora Asamblea Nacional; el control con sus militantes de todos los poderes públicos; la férrea centralización de la administración pública nacional; somete a juicio allanándole la inmunidad parlamentaria a decenas de Diputados; un poder electoral que garantiza los resultados favorables al gobierno; adelanta o atrasa las elecciones pautadas por las leyes de acuerdo a su conveniencia y ha permitido el latrocinio del erario público por funcionarios (civiles y militares) del más alto nivel.

        En Venezuela, escenificamos una brutal lucha por el poder. Que parte de la premisa, mil veces expresada por ambos bandos (Y originada por Chávez), de que confrontamos a enemigos no a adversarios. Llevando al país a una insensata y fratricida  polarización política, donde los extremos marcan el paso. Por su puesto, que la lucha en estos extremos lo justifica la implantación, desde el gobierno, de un modelo que ha forjado con sus políticas un empobrecimiento generalizado de la sociedad, en nombre de su meta de hacer más pobres que ricos. Nivelar la población hacia los estratos más vulnerables y así convertirlos en dependientes de las políticas. En democracia hablamos de persuadir, convencer, incluso inducir. No “de la mano dura para imponer el orden”, tesis del “Gendarme Necesario” de Laureano Vallenilla Lanz, expuesta en su libro “Cesarismo Democrático”. Cuyo perfil político es un gobierno de líder carismático que concentra todo el poder. Una autocracia, que se legitima mediante el voto. Y se sostiene con el respaldo militarista. ¿Acaso, no vemos allí al gobierno Chávez-Maduro?

 

]]>
<![CDATA[La Muerte del Capitán]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Muerte-del-Capitan-20190630-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Muerte-del-Capitan-20190630-0015.html Escribiendo mi artículo semanal recibo la noticia de la muerte del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, hecho lamentable, repudiable y muy grave que sigue enlutando a las familias venezolanas. Quisiera expresar mis sentimientos de condolencia a su viuda, hijos y demás familiares y amigos. 

Aunque no conocía al Capitán, por su grado y fotografía, se evidencia que era un hombre joven, de semblante afirmativo, propio de un oficial de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Un venezolano al que se le conculcaron, violaron, todos sus derechos humanos, desde el mismo momento de su detención, tal como lo denunció su esposa el 22 de junio por las redes sociales. 

Su detención ocurrió el mismo dia que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, concluye su visita al país, declarando haber recibido el compromiso del gobierno de “permitir una evaluación de la comisión nacional para la prevención de la tortura y permitir el ingreso de relatores especiales de la ONU al país”.

Su muerte ocurre luego de el pasado 27 de junio fuese expuesto y condenado ante la opinión pública por el ministro de la desinformación y los programas de odio del madurismo, como involucrado en la última “conspiración” develada por el gobierno, en sus ya acostumbradas razias políticas. Este “súper ministro” del madurismo, pasará a la historia como el anunciador de la muerte, extrañas vueltas que da la vida.

Nueve horas después de conocerse la muerte del capitán, maduro y su gobierno, incluyendo su fiscal, anuncian “investigación” del caso. El cinismo se ha convertido en una categoría del madurismo. ¿Quién va a investigar?, ¿los mismos que “investigan” el brutal asesinato de Oscar Pérez y su grupo?, ¿la muerte en custodia del ex ministro Nelson Martínez?, ¿el lanzamiento desde el décimo piso del Sebin del Concejal Albán? Ellos no se pueden investigar a sí mismos. 

José Vicente Rangel y la Fiscal Luisa Ortega Díaz, u otras voces, deberán documentar y escribir otros capítulos de sus respectivos “Expediente Negro” e “Informe Final de la Violación de los DDHH entre 1958-1998 en el país”, testimonios de la violencia durante la cuarta República, para ahora incorporar la violencia del madurismo. Es el mismo patrón, los mismos métodos. NO pueden haber torturados buenos y torturados malos. Sobre todo si se trataba de hacer una revolución, no solo política, económica y social, sino y muy especialmente, espiritual.

Esto que conocemos como madurismo no tiene nada de revolucionario, ni chavista. Es cruel, violento. No emociona a nadie. Es la segunda muerte del Comandante Chávez. Para esto no fue que él entregó su vida, por esto no fue por lo que luchamos tanto, por lo que se movilizó el pueblo venezolano tras las banderas y el discurso de la Revolución Bolivariana. 

El madurismo no es más que un Estado policíaco, violento, intolerante. Que busca imponer por la fuerza un modelo atrasado, capitalista dependiente, inviable. Y que hará lo que sea para mantenerse en el poder. 

La muerte del Capitán y las circunstancias, nada claras aun, que rodearon su tragedia: su presentación ante la Corte Marcial en silla de ruedas porque no se podía mantener en pie, su pedido de ayuda en voz baja, su traslado urgente al hospital y posterior muerte en la madrugada, expone de manera inocultable la brutalidad del aparato represor del gobierno y el alto grado de compromiso y responsabilidad de los altos jerarcas del madurismo en estas violaciones a los DDHH. 

Esto mismo pasó en la cuarta República, cuando los prisioneros políticos morían víctimas de la tortura, de los golpes y patadas de sus captores. 

Igual de trágicas fueron las circunstancias del ajusticiamiento del grupo de Oscar Pérez, además transmitidas por él mismo en las redes sociales, su llamado desesperado a una fiscalía que jamás apareció, porque ya la decisión de matarlos estaba tomada. 

Esto también pasó en la cuarta República, la Digepol o el Dim, llegaban y rodeaban al guerrillero o grupo de guerrilleros, no con la intención de capturarlos, sino de matarlos, ajusticiarlos, como hicieron en tantos casos.

Las circunstancias de la muerte del ex ministro Nelson Martínez fueron trágicas y crueles, como lo denunció su esposa e hijos en una carta pública que debería estremecer la conciencia de todo el país. 

Así murieron tantos oficiales y dirigentes revolucionarios por allá en los violentos años sesenta, basta recordar el caso del Capitán Manuel Ponte Rodríguez muerto en 1963, prisionero en el Cuartel San Carlos, cuando sus captores le negaron de manera reiterada y a pesar de la solicitud de su esposa y la defensa, la asistencia médica crucial para salvar su vida.

Lo hemos venido denunciando de manera sistemática: las violaciones de los DDHH en el país no se pueden achacar a un “exceso” de uno que otro funcionario que luego es sometido a la justicia. No, cada vez queda más claro que la violación a los DDHH en el país es una política de Estado impuesta por nicolás maduro, dónde están involucrados todos los poderes: el ejecutivo, el ministerio público y el poder judicial.  

Una política que tiene su epicentro en el gobierno, quien desde la presidencia, el mismo maduro, decide y dirige, junto al grupo de cinco que tiene todo el poder del país, las acciones de represión abierta y brutal contra cualquier factor político que se les oponga sea este de la oposición tradicional o del chavismo.

Lo que ha decidido el madurismo es imponerse por la violencia de los que no tienen razones, contener el descontento y deterioro del país, imponiendo el miedo, violando la ley, persiguiendo, encarcelando y matando. Lo ha venido haciendo de manera sistemática, por sectores, con distintos grados de intensidad. Se han valido de la mentira y la manipulación, de la indiferencia que impone el miedo, de los que optan por meter la cabeza dentro de un balde.

Primero fueron las trabajadores petroleros, luego los manifestantes en la calle, los líderes políticos de la oposición, del chavismo y ahora, de manera especialmente cruenta, los militares.

He publicado y entregado a la oficina de la Alta Comisionada para los DDHH la lista de los más de cien trabajadores de PDVSA presos, o secuestrados políticos, en el Dgcim, Sebin, la tumba y el Helicoide. He pedido por el respeto a sus más elementales derecho humanos, incluyendo los míos, el derecho a la defensa, al debido proceso.

He entregado a la oficina de la Alta Comisionada las cartas de los familiares de los trabajadores secuestrados donde se describe, por ellos mismos, las condiciones de maltrato y violencia a los que están sometidos. Los casos que tienen más de cinco años presos sin ni siquiera una presentación, sin saber de que se les acusa, los que se han intentado suicidar, los que están entre presos comunes, los que están en recintos militares, los que están enfermos, la crueldad con la que han sido maltratados estos venezolanos. 

Pero resulta que, como son trabajadores chavistas, como somos los chavistas perseguidos por el gobierno, al otro lado de la intolerancia no le importa.

Hemos denunciado el caso del ex ministro Mayor General Rodríguez Torres, del ex ministro general Raúl Isaías Baduel y la ciudadana Rocío Ramírez ¿donde están?; igual los casos de más de 154 oficiales detenidos, secuestrados políticos, los casos del Tcnel. Igbert Marín Chaparro, Cnel. Ovidio Carrasco, Gral. Balza Liota, GD. Alejandro Pérez Gámez, entre otros. Están torturando a nuestros oficiales, a los de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Pero resulta que como son los oficiales militares del campo Bolivariano, claves en todas las batallas al lado del pueblo y la Constitución, los hombres y muchachos de Chávez que le han hecho frente al madurismo, entonces al otro lado de la intolerancia tampoco les importa. Solo los utilizan, los quieren solo apoyando sus aventuras, sino no les importa su suerte.

Resulta que entre 2014 y 2017 murieron casi 200 venezolanos en las calles, producto de la violencia política, opositores, Chavistas, funcionarios policiales y muchos inocentes. Pero no pasó nada. Esas muertes fueron negociadas entre el gobierno y la oposición. 

La Comisión de la “Verdad, justicia y paz”, fue creada por los expertos del cinismo para que no pasara nada, para ocultar todo, manipular a las víctimas. Tengo en mi memoria la conversación con un hombre humilde, padre de un muchacho trabajador, degollado por las “guayas” que el fascismo mandó a instalar en las calles de Caracas en contra de los motorizados. Recuerdo su impotencia ante las negociaciones del gobierno con la oposición. No pasó nada. Engañaron a los familiares de las víctimas. Se impuso la impunidad como norma del “constructor de victorias” 

Lo increíble de todo esto es que, para los más acérrimos maduristas, incluyendo animadores de programas de odio y algunos dirigentes del psuv, la violencia contra los que se opongan a maduro, sean opositores o seamos chavistas está justificada. Siempre hay una razón, una excusa, una “conspiración develada”, un peligro inminente. No se dan cuenta en qué se han transformado, han perdido cualquier rasgo revolucionario, bolivariano. En cualquier momento aparece el Comandante Chávez involucrado en una de estas “conspiraciones” del madurismo.  

En un país normal el fiscal y los responsables de los organismos de seguridad serian removidos y sometidos a la justicia, algunos ministros renunciaron por un asunto de ética y el pueblo estaría en la calle exigiendo la renuncia de maduro. Pero no pasa nada, Así es la vida en la Venezuela de maduro, el país del miedo.

Es que al ciudadano de a pie, al obrero, trabajador, joven, profesional, estudiante, dirigente popular, ama de casa, militante del psuv, campesino, jubilado, anciano, le tienen la cabeza metida dentro de un balde lleno, donde, por supuesto, no se puede respirar, ni hablar, ni ver, mucho menos pensar. La asfixia dentro mantiene al ciudadano, la víctima, en un estado permanente de angustia y miedo. 

Pero es hora de sobreponerse a esta situación de miedo e indiferencia. Hay suficientes evidencias de que este ha resultado ser un gobierno tiránico, despótico, al margen de las leyes, de espaldas al pueblo, Herodes de la obra del presidente Chávez.

Es hora de nuestros ciudadanos entiendan que este gobierno no solo ha secuestrado los sueños de todo un país, la soberanía del pueblo para decidir sus propios asuntos, sino que está dispuesto a sacrificar a todo un pueblo, sus instituciones, hombres y mujeres, su juventud militar, a nuestros obreros y capitanes para mantenerse en el poder, mantener sus privilegios.

Es hora de que entiendan, especialmente nuestros militares, que a pesar de la situación de asfixia, indignación y la angustia, no es detrás de las aventuras golpistas de la extrema derecha, entreguista y antinacional, que saldremos de maduro, al contrario, la extrema derecha es la excusa perfecta para que este se mantenga en el poder. 

Es solo junto al pueblo, volviendo a nuestra esencia bolivariana, revolucionaria, a nuestra Constitución, nuestras leyes, volviendo a Chávez, a la democracia participativa y protagónica, con una Junta Patriótica, la unidad cívico-militar como aquel 13 de abril de 2002, pueda restablecer la Constitución y poner punto final a la violencia de los dos grupos intolerantes que se disputan el poder de espaldas a los intereses de todo el país.

Nuestro país requiere, nuestro pueblo merece, un gesto de grandeza, levantar la mirada, vencer el miedo y el chantaje. Requerimos del esfuerzo de sus mejores ciudadanos, hombres y mujeres, que, en medio de la tristeza y la desesperanza, recuerde siempre que “soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

]]>
<![CDATA[El diálogo, un imperativo ético]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-un-imperativo-etico-20190628-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dialogo-un-imperativo-etico-20190628-0021.html Hassine Abassi uno de los miembros del Cuarteto para el Dialogo Nacional en Túnez y Premio Nobel de la Paz, estuvo recientemente en Caracas, invitado por organizaciones de la sociedad civil,  para compartir el caso tunecino.  Experiencia exitosa en la que destacó con especial énfasis  el papel fundamental que jugó precisamente la sociedad civil “como mediador y fuerza convocante” de la paz, el dialogo y el fortalecimiento de la democracia en su país.

Aun cuando ninguna realidad es exactamente igual a la otra- y con la advertencia de que la experiencia tunecina “no es aplicable a todos los países”- el proceso conducido por el Cuarteto de Túnez,  es de especial importancia para el país, más aun cuando el diálogo es asunto de interés tanto político como ciudadano.

Transformado  el diálogo en Venezuela en  factor importante de la confrontación política,  es absolutamente certero el consejo de Abassi en cuanto a colocar los intereses del país por encima de aquellos de carácter político y  personales.  Sin despreciar la recomendación de  evitar la injerencia de actores extranjeros durante las negociaciones.

Dialogo invoca otros procesos, tales como reencuentro, reconocimiento; negociación,  acuerdos y ética; información  y comunicación; independencia  y responsabilidad nacional;  democracia  y paz. 

Recordemos que la paz al igual que el dialogo es un proceso que  no se resume a un acuerdo formal o a un documento; a una firma o mero apretón de manos; tampoco a un pacto o foto. Es un lento proceso que toma tiempo para ser trasladado al ámbito societal y  serasumido por la ciudadanía. 

La construcción y consolidación de la paz, que va de la mano con el  diálogo, no se limita  a la ausencia de violencia. Ello nos conduce a la comunicación para la paz que debe imperar en todos los ámbitos societales y que, necesariamente, requiere  ser asumida de manera obligante por las fuerzas sociales convertidas en promotoras del cambio social, impulsoras  de la paz y del dialogo. Proceso en el que la comunicación y la información juegan  un papel fundamental en la construcción mediática del proceso de paz.

El diálogo impulsado por la sociedad civil es de vital importancia para la prevención y gestión de la crisis, los propios conflictos y el postconflicto. El dialogo debe ser asumido por la ciudadanía en tanto paradigma para el cambio social.

@maryclens

]]>
<![CDATA[Ahora todos quieren negociar (¿qué y para qué?)]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ahora-todos-quieren-negociar-que-y-para-que---20190628-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ahora-todos-quieren-negociar-que-y-para-que---20190628-0028.html Tras el fracaso del ingreso de tropas bajo el pretexto de la “ayuda humanitaria” (Operación Cúcuta) y el golpe de Estado, los estrategas de Washington reciclan temas y retoman la matriz migratoria que había desaparecido de los medios de comunicación desde enero, mientras insisten en destruir el sistema de asistencia alimentaria.

En las últimas semanas se multiplicaron reuniones y diálogos internacionales en busca de una solución negociada a la crisis venezolana, sobre todo desde que la oposición dejó en evidencia su falta de coherencia, cohesión y respaldo popular y muchos otrora aliados/cómplices de los planes injerencistas de EE.UU. tomaron prudente distancia de los mismos.

Aunque grupos opositores quisieron imponer el imaginario colectivo de que las conversaciones de Oslo fueron un fracaso, varias hojas de ruta circulan por las cancillerías, todas ellas basadas en soluciones negociadas que debieran terminar en elecciones generales. Pero no hay acuerdo en condiciones ni fechas. Mientras el gobierno exige el cese de las sanciones, bloqueos y pirateos de fondos para comenzar las negociaciones, la oposición insiste en que Nicolás Maduro deje la presidencia.

Un papel de trabajo habla de elecciones generales programadas para octubre, fecha para la cual debieran ser nombrados nuevos Tribunal Supremo de Justicia y Consejo Nacional Electoral, comicios en los que no podrían presentarse Maduro ni el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó.

El problema con el que se encuentran los mediadores es la dificultad de encontrar nuevos candidatos, aunque dentro del oficialismo va creciendo la figura del joven gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, uno de los negociadores en Oslo. Difícilmente Maduro quiera dar un paso al costado

Otra vez la migración

“En este reciclaje mediático ACNUR vuelve a su rol de instrumentalizar la migración venezolana: mienten e inflan cifras para pedir y recibir más recursos con destino incierto, en medio de una rebatiña parasitaria, a costa de la dignidad y los Derechos Humanos de los venezolanos”, señala el canciller venezolano Jorge Arreaza.

Tras las reuniones del Grupo de Contacto (básicamente europeo) con distintos actores de la geopolítica mundial y gobiernos latinoamericanos, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, se reunió el viernes 7 con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, Raúl Castro y José Ramón Machado Ventura en La Habana, donde descartó elecciones presidenciales fuera del cronograma electoral.

Casi simultáneamente, Elliott Abrams publicaba un artículo en el que se reprograma la línea estadounidense hacia Venezuela, lo que implica, la admisión de un esquema de negociaciones, lo que cayó mal en la oposición.

“Los venezolanos deben poder unirse y tomar las decisiones que enfrenta su país a través de elecciones libres”, dijo Abrams, quien se abstuvo de mencionar la salida de Nicolás Maduro de la presidencia como paso previo a cualquier proceso electoral. Para seguir mostrándose como el más halcón dentro de los halcones, señaló que se continuarán aplicando presiones, o sea que continuaría el embargo financiero y petrolero, lo que pudiera ser parte de las negociaciones.

“El chavismo tiene que tomar una decisión (…) El paso más importante que pueden tomar para revertir la crisis política en Venezuela es regresar a la Asamblea Nacional (en desacato, presidida por Guaidó) y tomar sus curules (…) La Asamblea Nacional, como el único cuerpo electo previsto en la Constitución, es quien puede manejar mejor este proceso”, añadió Abrams, conocido como «el genocida de Mozote» (por la masacre –por él programada- en El Salvador).

Matar de hambre

Fracasada una invasión y el farsesco golpe, y en la continua pérdida de aliados-cómplices para derrocar al gobierno constitucional, la estrategia de agresión a Venezuela, retoma otros carriles, como el de bombardear el abastecimiento de alimentos y medicinas a la población (oficialistas y opositores, claro).

"Washington castiga a las empresas que quieren invertir aquí y luego dice que hay crisis humanitaria", acusó Cabello, en la antesala de la demostración de una multitudinaria marcha bajo la lluvia en las calles de Caracas con la consigna: “Trump, con mi Clap no te metas”.

Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción, los “Claps” se constituyeron en abril de 2016, cuando el gobierno cambió de estrategia para enfrentar la crisis de abastecimiento y la -ya en ese momento- descontrolada inflación. En ese momento se decidió que los productos que se vendían a precios regulados en la red de abastos y supermercados del Estado se entregaran directamente casa por casa, previo censo de ocupantes de cada vivienda. Según cifras oficiales, en 2018 “el Clap” (cajas con alimentos básicos) se distribuyó en seis millones de hogares.

Más allá de la polémica en torno a su efectividad y su permanencia a mediano y largo plazo, está claro que “los Clap” son una de las respuestas a la pregunta del millón de estos tiempos en Venezuela: cómo se sostiene el gobierno de Maduro, a pesar de la crisis económica prolongada y el asedio interno.  

En las últimas semanas voceros de la administración de Donald Trump aseguraron que impondrán nuevas sanciones para entorpecer el abastecimiento a los Clap (la mayoría de los productos son comprados por el Estado a empresas privadas en América Latina, pero también en Europa).

Asimismo, miles de venezolanos cruzaron este fin de semana a Colombia para comprar medicinas y alimentos, después de que el gobierno bolivariano reabrió un cruce fronterizo, cerrado hace cuatro meses tras el fallido intento de Juan Guaidó, Washington y el Grupo de Lima de ingresar ayuda humanitaria y soldados al país, mientras las Fuerzas Armadas destruían un depósito clandestino (143 barriles plástico con 31.460 litros de gasolina) destinado al contrabando de extracción de combustible venezolano hacia Colombia, en la frontera común del Catatumbo.

Un estudio de la estadounidense Universidad John Hopkins señala que como resultado de las sanciones “la economía venezolana se reducirá en más de un tercio, con condiciones que probablemente empeorarán como resultado de la hiperinflación y la prolongada agitación política”.

A su regreso a Caracas, Cabello dijo que EE.UU. "practica un bloqueo para que no puedan entrar alimentos a Venezuela, sancionan organismos y empresas que pueden ayudar a ingresar alimentos y medicinas". Mientras, en un intento por bordear las sanciones, “la moneda rusa (el rublo) reemplazará al dólar en las transacciones entre los dos países”, dijo el dirigente oficialista Tareck El Aissami en el Foro Económico de San Petersburgo.

Oposición y EE.UU., sólo fracasos (por ahora)  

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo confesó que en la oposición de Venezuela hay más de cuarenta personas que se creen “legítimas” sucesoras del presidente Maduro, en un hipotético escenario de salida del poder del mandatario. «En el momento en que Maduro se vaya, todos levantarán la mano y [dirán]: ‘Llévame, soy el próximo presidente de Venezuela’, dijo en una reunión con líderes judíos. “Mantener unida a la oposición nos resultó diabólicamente difícil”, añadió.

Pompeo cargó la responsabilidad del fracaso de los planes subversivos solo en la oposición venezolana, sin admitir sus propios errores. Sus declaraciones demuestran el fracaso de sus decenas de agencias de inteligencia (tres en el terreno y el monitoreo del Comando Sur y la IV Flota).  

Es incomprensible que no supieran del personalismo, autoritarismo y la falta de credibilidad popular con quienes (o para quienes) diseñaron las estrategias para derrocar desde año 20 años el gobierno bolivariano. Y menos aún, elegir a un desconocido Juan Guaidó para comandar la “batalla final”, incapaz de presentar una idea o articular un discurso más allá del odio. Un “presidente” impuesto desde el exterior.  

En la variopinta oposición venezolana hay grupos radicales y moderados, con visiones diferenciadas, pero (en general) dispuestos a seguir el guión de Washington para no abdicar del financiamiento que reciben para su funcionamiento –unos- y para la desestabilización, otros. Otro punto resaltante es el de los egos y las rivalidades entre los múltiples autoproclamados líderes, con aspiraciones personales y delirios de controlar el poder y los recursos públicos.  

Los think tanks y publicitas de la oposición intentaron, con claro asesoramiento estadounidense, español y colombiano, imponer el imaginario colectivo de que era inminente la caída de un presidente constitucional, al que calificaron de “usurpador” y “narcoterrorista” , usando el terrorismo mediático de una cartelizada red de medios y las falsedades a través de las llamadas redes digitales. Y, sobre todo, hacer creer que el gobierno era repudiado por el pueblo.  

Siempre el límite de las mentiras virtuales, es la realidad, y ésta muestra las “escuálidas” (Chávez dixit) manifestaciones de apoyo a Guaidó en territorio venezolano, pese a que encuestadoras insisten que tiene el apoyo del 56% de la población. Esto “lo convierte en el líder fundamental de la oposición y le da una fuerza intrínseca que le permite articular a su grupo, incluso sin unidad y sin tener que someter cada decisión al escrutinio, ni la aprobación de la mayoría”, dice Luis Vicente León, director de Datanálisis y uno de los guionistas locales de la oposición.  

“Atacar a Guaidó en este momento es mucho más peligroso políticamente para el atacante que para el atacado, por lo tanto no diría que el problema de desunión es el factor fundamental que explica porque ha sido tan difícil lograr el objetivo de cambio”, sostiene León.  

La acción selectiva de las oficinas del gobierno estadounidense ha privilegiado unos grupos, grupúsculos, fundaciones, ONG y partidos sobre otros, en términos logísticos, financieros y de otorgamiento de representatividad. Asimismo, ha sido nociva la escogencia de dirigentes desde el exterior y la elaboración de estrategias que no se corresponden con la realidad venezolana.  

Entre ellas, destaca el politólogo Leopoldo Puchi, la abstención en los comicios de mayo de 2018, la juramentación y creación de una imagen de poder dual en enero último y el trabajo de fractura de los militares, desde Washington, Bogotá y Brasilia. La falla más aguda, dice, ha sido la de desnaturalizar a la oposición, que al perder su propia identidad de fuerza nacional autónoma se separa de su razón de ser y de sus raíces.  

Por otra parte, es normal que el sector militar presente divisiones internas, lo que no significa que los escasos disidentes estén dispuestos a separarse si no están seguros de conformar una clara mayoría interna. Terminan actuando en conjunto sobre todo cuando no hay oferta creíble sobre su participación futura y el mantenimiento de su poder: prefieren el statu quo.

En paralelo a las reuniones cupulares entre actores políticos, emerge desde la sociedad la necesidad de reencontrarse en espacios plurales dialogantes, con miras a ejercer el derecho a la reflexión, al debate y a la expresión formal de desacuerdos; el derecho a la evaluación tanto crítica como autocrítica y, por supuesto, a la participación activa y respetuosa en la búsqueda de soluciones, señala la socióloga Maryclén Stelling.

Deberá ser un espacio que se opone a la exclusión y marginalización del otro, del diferente, del adversario. Deberá ser un ejercicio de ciudadanía libre, democrática, responsable y critica; de promoción de valores tales como tolerancia, solidaridad, cooperación, justicia; de reconocimiento del otro y de respeto a las diferencias. En democracia y sin miedo, añade.

Golpe de timón II

Numerosos dirigentes y representantes de las comunas urbanas y campesinas exigen urgentes cambios en las políticas del gobierno, un golpe de timón como ya había reclamado el expresidente Hugo Chávez en su último mensaje de 2012. Elías Jaua, miembro de la dirección del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), señaló que el chavismo debe ir a un proceso de renovación y que "es necesario rectificar la independencia, la ética política, la igualdad social, y la democracia protagónica que existía desde el año 1999".

Jaua, exministro, afirmó que "los venezolanos han perdido los derechos de la primera década de la revolución y eso genera angustia, preocupación y sufrimiento" y enfatizó que se requiere llegar a un acuerdo para el diálogo y así "evitar el dolor al pueblo".

La pregunta que Chávez dejó sin repuesta en 2012 es cómo se trasciende a un orden diferente: el tránsito, la construcción del nuevo modelo económico, político y cultural, que dejó intrínseco su reconocimiento del rumbo equivocado que se venía transitando, y destacó dos instancias diferentes: planificación (instancia de programación del camino a seguir) y acción política, con un programa para avanzar hacia la utopía posible.

Dijo que la “revolución económica” no puede hacerse sin antes concretar la “revolución política”, asociada a la idea de “dejar de ser colonia”. En su mensaje hay temas claves como la crítica de gobierno (autocrítica), la eficiencia y eficacia del gobierno, la deuda en la construcción del Estado Comunal  y el papel de las Comunas Socialistas, y el problema cultural existente en el Estado, que reproduce las dinámicas del Estado colonial, burgués, centralizado, burocrático.

La política pública se ha implementado sin transformar las relaciones sociales, sin organizar las Comunas Socialistas.

Es sabido que hay un grupo de figuras del funcionariado político de gobierno que se han mantenido en el alto rango civil y/o militar de manera recurrente y permanente desde 1999 (coincidentemente se repiten en los cargos del partido político oficial). Si esta autocrítica fuera tal, las características de estas figuras y el proyecto en su integralidad serían sometidas a revisión, señala Ayelén Correa.

]]>
<![CDATA[Los desafíos del periodismo vistos por los propios actores]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-desafios-del-periodismo-vistos-por-los-propios-actores-20190628-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-desafios-del-periodismo-vistos-por-los-propios-actores-20190628-0031.html Mundo cambiante, la revolución digital en marcha, medios de comunicación tradicionales en crisis, profesión amenazada, periodistas en búsqueda de nuevos paradigmas. Temas comunes vitales para los informadores del mundo entero.

La segunda semana de junio del año en curso, Túnez congregó a 300 representantes de más de un centenar de sindicatos y asociaciones de prensa de un número similar de naciones de los cinco continentes.

“El futuro del periodismo en la era digital” definió el marco temático referencial del 30mo Congreso de la Federación Internacional de Periodistas (FIJ), *voz* de unos 600 mil comunicadores de todo el planeta – de los cuales casi 450 mil son afiliados a ésta, la mayor central de la rama.

Sin embargo, el debate de los delegados presentes entre el 11 y el 14 de junio en la capital tunecina desbordó cualquier “chaleco de fuerza” conceptual. Y se expresó con pasión en las discusiones de 63 mociones ordinarias y una docena de propuestas urgentes. Pretextos legítimos para que cada continente acudiera a este encuentro trianual con sus propias preocupaciones y prioridades. (www.ifj.org/es/quien/congreso-mundial-de-la-fip-2019.html)

Realidades diferentes, prioridades comunes

Reflexiones que, sin embargo, en la tierra globalizada, no distan demasiado entre una y otra región.

Aparecen así, hoy, en la gran agenda única del periodismo, las consecuencias nefastas que sobre la profesión produce la concentración monopólica de los medios. El desmantelamiento de redacciones enteras. La pérdida de empleos y la fragilidad de muchísimos informadores que trabajan para sitios de Internet “on line”. La primacía que toma la noticia-mercancía sobre la información-bien público. Los ataques contra la libertad de prensa y de los medios. La importancia de las convenciones colectivas de trabajo; la defensa de los medios independientes y del servicio público de información. Los riesgos crecientes de incontables mujeres y hombres de prensa que trabajan cotidianamente en zonas de guerra o en situaciones políticas complejas, desde Honduras y México, hasta India, pasando por Palestina, Italia, Polonia, Hungría, por citar apenas algunos ejemplos emblemáticos.

Un congreso mundial cada tres años no puede aportar soluciones mágicas a desafíos tan existenciales como los que se confrontan los constructores de la información. Pero aporta señales, propuestas e iniciativas valiosas para unificar conductas y comportamientos presentes y de futuro.

Seguridad y ética

En este caso, en Túnez, se aprobaron dos instrumentos que tendrán una importancia estratégica para el periodismo.

El primero, la Convención sobre Seguridad e Independencia de los periodistas. Un documento que desde hace más de un año recorre el camino del cabildeo internacional para encontrar adhesiones entre instituciones y gobiernos. Y que será presentado en octubre del corriente año a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York a la espera de un espaldarazo definitivo del sistema onusiano. Dicho convenio busca reforzar la protección de los actores de la profesión que trabajan tanto en realidades conflictivas como en situaciones de paz, por ejemplo, en la cobertura de procesos electorales. Y asegurar la fuerza obligatoria de aplicación por parte de los Estados que decidieran, en el futuro, asociarse y firmarlo.

El segundo, es una nueva Carta Ética Mundial para Periodistas, que los delegados presentes en Túnez ratificaron, con la convicción que en el planeta Tierra siglo XXI, es fundamental clarificar valores y actitudes deontológicas que enmarquen el ejercicio de la profesión.

De acuerdo con el deber primordial del comunicador, enfatiza la Carta, “el o la periodista defenderá, en todo momento, el doble principio de la libertad de investigar y de publicar con honestidad la información, la libertad de comentario y crítica, así como el derecho a comentar equitativamente y a criticar con lealtad. El/ella se asegurará de distinguir claramente la información de la opinión”.

El plagio, la distorsión mal intencionada, la calumnia, la difamación y las acusaciones sin fundamento serán consideradas faltas profesionales graves, señala el nuevo código ético. Recordando que el periodista se abstendrá de actuar como ayudante de la policía u otros cuerpos de seguridad.

La rapidez/inmediatez de la noticia, no debe impedir la verificación de las fuentes y el ofrecimiento de una respuesta a las personas implicadas, sostiene el documento aprobado en Túnez quien le asegura al comunicador el derecho de guardar el secreto profesional sobre las fuentes de información.

Solidaridad de género, activa

Representando a los tres sindicatos y asociaciones de periodistas que existen en Suiza, la delegación de syndicom llevó al congreso de la FIP una temática de extrema actualidad en el sector: la desigualdad salarial entre mujeres y hombres periodistas. En la jornada de la clausura del Congreso los delegados presentes en Túnez votaron una moción de solidaridad con la huelga de las mujeres helvéticas – que se realizaba ese mismo viernes 14 de junio-, subrayando en especial las reivindicaciones de las periodistas suizas. (https://syndicom.ch/it/attualita/articolo/sostegno-allo-sciopero-delle-donne-anche-da-tunisi/)

Más de 1’200 profesionales de la información (mujeres y hombres) habían suscrito un documento en línea (www.journalistinnen.ch) que señalaba “las discriminaciones sistemáticas que golpean a las mujeres en los medios”.

Tres de cada 4 puestos de dirección, explican las comunicadoras, están ocupados por hombres. El personal de las redacciones políticas, económicas y de opinión -claves en la formación de conciencia y por lo tanto de poder- es en un 70% masculino. En las empresas suizas de prensa, a pesar de la igualdad de experiencia profesional, las mujeres ganan actualmente un promedio de 700 francos (dólares USA) mensuales menos que los hombres. Diferencia que, a nivel de puestos jerárquicos, puede llegar incluso a los 1.400 francos.

Para la mayoría de las mujeres periodistas, insiste el documento, “la maternidad se convierte un obstáculo para la carrera”. Por lo cual exigen, entre otras reivindicaciones, formas de trabajo que permitan compatibilizar las responsabilidades profesionales y las necesidades familiares. A lo que se adjunta la exigencia esencial de la paridad salarial; la lucha contra el “sexismo en el periodismo” y contra toda forma de acoso, fenómeno que impacta redacciones y centros de trabajo según el documento helvético ratificado en el 30mo Congreso de la FIP.

Evento que marcó un hito en la defensa de la profesión. No solo por reiterar las reivindicaciones salariales-sociales esenciales para los comunicadores. Sino también por avanzar piezas en el complejo tablero de una profesión amenazada tanto por los poderes económicos monopólicos, como por las nuevas formas de autoritarismos institucionalizados así como por los mecanismos deconstructivos crecientes de las “fake news”. 

]]>
<![CDATA[Derechos Humanos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Derechos-Humanos-20190627-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Derechos-Humanos-20190627-0054.html La visita de la  Expresidenta de Chile, Michelle Bachelet,  como cabeza de la Comisión de Derechos Humanos de ONU, ha mostrado al mundo realidades que los medios han tergiversado de manera interesada. El contexto del país que sufre y padece necesidades, en razón fundamental del tipo de lucha “política” de destrucción que ha desarrollado de manera indiscriminada la oposición venezolana, amarrada a la guía de los tutores extranjeros.

 El desprecio de las vías constitucionales para acceder al poder, lanzando por la borda la posibilidad de legislar que el pueblo les otorgó en la elección del 2015 y adelantarse en la aventura guerrerista desde el discurso del primer presidente de la Asamblea Nacional.

Todo esto siguiendo sin análisis de la nueva situación, los planes desarrollados desde el 2014 con las guarimbas que llevaron mucha gente a la muerte y la destrucción de bienes públicos y privados.

La llamada sin sentido a la invasión militar yanqui, la captura cómplice de los depósitos bancarios que están orientados a la inversión social en alimentos y medicinas. La intervención, violando todas las normas del derecho internacional de Citgo y Monómeros del Caribe.

El juego a la destrucción y la entrega de los bienes de Venezuela a los poderes externos. Allí está una violación de los derechos humanos de nuestro pueblo. El contubernio perverso con fines de enriquecimiento de sátrapas internos y los planes de ocupación imperial.

Insistentemente el canciller Arreaza ha llevado la voz de Venezuela a instancias internacionales para que el mundo conozca los efectos devastadores del bloqueo unilateral, ilegal y arbitrario que el Gobierno de Estados Unidos ha impuesto sobre nuestro país. Las medidas de EE.UU. han tenido consecuencias humanas en vidas y en sufrimiento, especialmente por las sanciones económicas y financieras.

Esa realidad de seguro podrá verse en los análisis que vienen por parte de quienes deben ser objetivos en revisar la situación de los derechos humanos en Venezuela.

]]>
<![CDATA[El sable por una tarjeta electoral]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-sable-por-una-tarjeta-electoral-20190627-0074.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-sable-por-una-tarjeta-electoral-20190627-0074.html Sin agua y sin electricidad. Un domingo “cotidiano” en esta nueva Maracaibo, donde nos preguntamos a diario si nos alcanzara el dinero para comer, o cuánto tiempo estaremos en la cola de la gasolina. Pero este domingo era previo a la conmemoración de la Batalla de Carabobo, por lo que una pregunta me vino a la mente: ¿A esto se le puede llamar libertad?

 

Y hablo más allá de los derechos que nos otorga la Constitución, hablamos de la vida que día a día se nos pierde en una interminable lista de padecimientos. ¿Será que para esto fue por lo que tanto luchó el libertador? No creo, que después de librar tantas batallas para liberar varios países, se imaginaria a sus hijos cargando pipotes de agua, pimpinas de gasolina, velas y linternas;  seguro que no. Lo más difícil es que la respuesta está en nosotros los venezolanos. No creo que la solución la tenga el Gobierno o la oposición venezolana –dejando claro que me siento parte de ella, aunque no comparto, en ocasiones, su accionar- y por eso, me llaman “Irreverente” – y realmente lo soy -  aunque siento que ambos son responsables de lo que hoy vivimos, nosotros como ciudadanos también tenemos nuestra cuota de responsabilidad y no se trata de una gorra, color de franela o una consigna, debemos de asumir un rol donde todos seamos protagonistas, exijamos nuestra libertad, aquella por la que tanto luchó Bolívar, esa libertad que todos merecemos.

Más allá de una intervención extranjera, guerras, golpes de estado, planes de la patria, persecuciones, presos políticos, acuerdos de mesa o por debajo de ella; Nosotros somos el reflejo de lo que vivimos día a día, y por tanto debemos ser protagonistas del cambio que queremos; y con esto debo resaltar que desde mi perspectiva no se trata de seguir a uno sino que vamos todos. No se trata de generar una guerra, se trata de organizarnos para la lucha, no se trata de armas, sino de conciencia; sea cual sea el escenario todo terminará en un proceso de elecciones que tanto anhelamos. Entonces ¿Esperaremos que nos organicen? deberíamos tomar la iniciativa, y organizarnos desde ya, con esto no es que aceptamos las reglas del juego que quieren imponernos, el árbitro debe aceptar y respetar la constitución, este sería el primer pasó. Bolívar batalló por la libertad, y en nosotros queda defenderla. Convencido estoy, sería la mejor forma de honrar sus batallas y sacrificios, aunque estemos sin agua, sin electricidad y sin combustible, nos debe sobrar convicción para sumarnos al ideal de nuestro libertador.

Es un tema difícil, muchos, a favor de una intervención extranjera, otros anuncian y se preparan para guerra, unos llaman a procesos electorales a su conveniencia; otros exigiendo cambio total de autoridades del CNE, proponen “hay que sacarlos o que renuncien” a lo que responden “el pueblo no lo permitirá, vengan y nos sacan”; unos esperan a los militares, otros decepcionados de ellos. Lo cierto es que nadie puede predecir estos escenarios. Pero sea cual fuese debe existir un proceso electoral.

El cambio debe generarse para el gobierno y la oposición, aunque soy crítico y estoy en desacuerdo con algunas acciones de la oposición me siento responsable. Es tiempo de reflexionar, y enmendar errores. Invito a todos aquellos que sienten parte de esa responsabilidad a trabajar desde el espacio que hoy ocupan y no para ocupar un cargo. No es momento de individualidades, sino de trabajo colectivo, todos hacemos falta. Tan necesaria es la sociedad civil como los partidos políticos, aunque no invito a nadie a atacar una organización política, les digo que pueden cambiarlas desde adentro, no es un tema de “juventud” o “experiencia” se trata de ética, valores, no se trata de cambiar un gobierno, se trata de que todos cambiemos.

Al gobierno le exijo que cambie también, lo hago como ciudadano no como político, debe comenzar por reconocer sus errores. Quiero confiar en servidores públicos dispuestos a hacer las cosas bien, a hacer cosas distintas, para obtener resultados distintos, creo que los de abajo somos más; como también creo que todos deberíamos estar arriba; no bajando a los que están, sino trabajando duro para estar donde ellos están.

Estoy convencido que un cambio de gobierno, no significa la destrucción del Chavismo, debemos comenzar a respetarlos como fuerza; porque estoy seguro que en la medida que los reconozcamos, ellos nos reconocerán a nosotros. Allí comienza el respeto.

Hoy en día hay dos poderes enfrentados, el legislativo y el ejecutivo, ambos alegan su legitimidad, vamos a medirnos en ambos, comprobemos esa legitimidad con el voto;  pongan reglas claras, un árbitro justo, y ahí demostremos quien tiene más pueblo; el valiente, no es el que mata, sino el que asume y da un paso adelante. No hacen falta muertos, como todo el mundo cree para lograr la libertad en este siglo, ya bastante sangre corrió de nuestros libertadores, si hoy volviera Bolívar a la batalla, de seguro  cambiaría su sable por una tarjeta electoral.

 

5

]]>
<![CDATA[El político, un líder de servicio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-politico-un-lider-de-servicio-20190627-0012.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-politico-un-lider-de-servicio-20190627-0012.html Crece en el mundo la decepción y la desilusión ante los políticos y ante la política que, con demasiada frecuencia, se ha ido alejando  de la ética más elemental y ha sido  penetrada por la corrupción y la inmoralidad pues el ejercicio de la política  se fue entendiendo  ya no como un medio  para servir a los demás, como es su objetivo,  sino como ocasión de lucrarse y servir a sus intereses  y los de los suyos.  Esto permitió  la entrada a la política de personas ambiciosas, arribistas  e inescrupulosas, carentes por completo de principios éticos;   y el surgimiento de  líderes populistas que explotaron el miedo y  la rabia de los pueblos con propuestas seductoras de cambios irreales que terminaron agrandando los problemas en lugar de solucionarlos.      

Siempre he mantenido que debemos asumir la  profunda crisis que  vivimos en Venezuela como una ocasión de refundar por completo el país  y convertirlo en un modelo de eficiencia, productividad y equidad. Por ello, como suelo repetir, yo no quiero una Venezuela ni de la cuarta ni de la quinta república; quiero una Venezuela de primera.

La refundación del país tiene que pasar, entre otras cosas,  por entender la política como el ejercicio de un liderazgo de servicio.    Para el liderazgo de servicio la prioridad mayor es servir a otros.   Lo primero no es mandar o tener poder, sino servir.  Se trata de una opción personal de alguien que quiere dedicar su vida a hacer que otros se sientan y vivan mejor y deseen a su vez convertirse en servidores, es decir, en genuinos ciudadanos comprometidos con la reconciliación, la justicia y el  bien común.   El líder de servicio acepta que no está ahí para servirse a sí mismo o a los suyos, sino que su objetivo es atender las necesidades de todos. Porque conoce  sus fortalezas y también sus debilidades, el líder de servicio  se rodea de  personas competentes  y honestas, los mejores, único modo de lograr un servicio eficaz.  Por ello, prefiere  la competencia, la capacitación para el cargo,  la moralidad  y la autonomía a la fidelidad politiquera.  

 Ejemplo de vida, el líder de servicio, lidera e inspira, no vive de espaldas a los demás y comparte sus sacrificios y carencias.  Porque el líder se pregunta qué puede hacer por los demás, escucha y entiende a las personas, es capaz de oír los gritos de la miseria y el sufrimiento, y se dedica a enfrentar con valor las  necesidades prioritarias de la gente. Entiende que su papel es sumar voluntades y soluciones,  restar dificultades y problemas, multiplicar los bienes y servicios, y dividirlos entre todos por igual. Vive con serenidad los momentos difíciles y no pierde nunca el control ni ofende o amenaza a nadie. Se dedica por entero a la  solución de los problemas y asume con valor sus responsabilidades sin culpar a otros.  No tolera la menor sospecha de deshonestidad, y separa del cargo, sin titubeos,  a los incompetentes,  los soberbios,  los ambiciosos,  los  que empiezan a llevar una vida ostentosa, o  buscan ser admirados o temidos.  Como asume que su liderazgo de servicio se orienta a la mejora de la vida de las mayorías y a la búsqueda del bien común, busca dejar las cosas mejor  de lo que estaban antes. Y si no lo logra, reconoce con humildad su incompetencia y se retira del cargo.  La obcecación de seguir en el cargo y la negativa a reconocer que sus medidas ocasionan  problemas y sufrimientos, demuestra insensibilidad, espíritu de soberbia y dureza del corazón.

 

]]>
<![CDATA[Los turcos sí y nosotros no]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-turcos-si-y-nosotros-no-20190626-0103.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-turcos-si-y-nosotros-no-20190626-0103.html En marzo del presente año, se realizaron unas elecciones en Estambul, en las cuales Ekrem Imamoglu (candidato opositor) ganó por menos de 0,2% de los votos. Sin embargo, el candidato oficialista derrotado (pupilo de Recep Tayyip Erdoğan), Binali Yildirim, denunció fraude y la comisión electoral anuló dichas elecciones para repetirlas el pasado domingo. Imamoglu se acomodó las mangas y compitió nuevamente. Resultado: Otra vez ganó Imamoglu, pero esta vez con el 54% de los votos.

¿Cuál es la lección turca? Creyeron en la organización, la unidad y la vía electoral para manifestar su rechazo al candidato de Erdoğan.  Muchos podrán decir: “Bueno, pero nosotros somos un caso único y allá en Turquía no está el CNE”. Argumentos muy frágiles sabiendo lo despiadado que ha sido Erdoğan y, además, conociendo que dictaduras han existido por montones y estamos muy lejos de ser “exclusivos y singulares”. O es que ahora Erdoğan es más cándido y compasivo que Nicolás Maduro o que Pinochet es un alma caritativa y Lech Wałęsa fue un idiota con suerte.

En lo práctico, hoy la oposición turca ha ganado un espacio fundamental por no escuchar a los abstencionistas. Al contrario, se mantuvo por la vía electoral y no confió en una invasión extranjera para triunfar en Estambul.

La lección turca nos grita que debemos insistir en demostrar la mayoría política, electoral y social por medio de las papeletas, porque la fuerza de las armas no las tenemos, y en ese terreno lo perdemos todo. El aprendizaje que nos comparte Turquía, es que desistir de la ruta electoral es lo que más desean los regímenes dictatoriales. Es decir, su célebre estrategia es poner trabas para alimentar la desesperanza y evitar que la fuerza mayoritaria se imponga civilizadamente por los métodos democráticos. La dictadura sabe que no resisten una medición electoral, por lo tanto, apuntan sus tácticas para alejarnos de ese camino y acercarnos a su terreno bélico en donde nos aniquilan con facilidad.

Pocos podrían dudar que la única lucha que ha dado beneficios es la electoral. Si creen que no es así, entonces preguntémosle a Juan Guaidó si los países que lo reconocen lo hacen por caerle simpático o por ser el representante del único espacio elegido por el voto popular en el país (pese a los puntos rojos, al voto asistido, al uso de recursos del Estado y todo tipo de ventajismo oficialista). Reitero hasta el cansancio: no se puede desechar la ruta electoral sabiendo que eres una fuerza mayoritaria, y esto no se ejerce con cuatro gritos y dos tuits.

Mientras tanto, ya no hay mucho para repartir, y por ello siguen inyectando más terror en la médula de la sociedad. La catástrofe se acrecienta y solamente quedan fuerzas para sobrevivir día tras día. Así, el horror y el primitivismo penetran todo el tejido social, entre tanto, seguimos deshojando la margarita pidiendo a otros que se inmolen por nosotros o reclamando a terceros el por qué no toman un fusil.

Por ahí vienen más revelaciones que superarán a todo lo que hemos conocido hasta la fecha. El ex jefe del Sebin, Cristopher Figuera, seguramente soltará varias perlas y, quizás, otros colaboradores sientan ánimo para abandonar la dictadura y la “empresa criminal” que lidera Maduro (en palabras de Figuera). Definitivamente, la justicia es un proceso –desgraciadamente- muy largo y las piezas maléficas caen una por una. Se entiende la impaciencia y la angustia, pero el “vete ya” o el “sí o sí” –trágicamente- se ha llevado muchas vidas y la bestia cierra filas.

]]>
<![CDATA[Una llamada a entenderse]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-llamada-a-entenderse-20190625-0124.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Una-llamada-a-entenderse-20190625-0124.html  

                No hay civilización que perdure en el cuerpo a cuerpo, ojalá aprendamos a ser más corazón que hazaña, más existencia que irrealidad, más espíritu fraterno que necedad entre nosotros. Olvidamos que somos puro latido de verso, encaminados a entendernos, si en verdad queremos entrar en el auténtico reino de la poética, como ese viento que siempre permanece para darnos aliento y no fenecer en los propósitos. Desde luego, cada día es más complicado ser coherentes con nuestra actitud de entrega a los demás, y lo es, porque nosotros mismos nos negamos a esa cultura de acercamiento, y más bien mostramos indiferencia hacia el prójimo. El mundo se ha vuelto oscuro, porque sus moradores no son claros, ni en sus lenguajes, ni en sus miradas, ni tampoco en sus acciones. Somos una sociedad que todo lo incumple, irresponsables a más no poder, con el discurso del odio siempre en los labios, alimentando venganzas y nutriendo el planeta de un salvajismo que nos retrotrae a otras épocas ya pasadas, que debieran habernos servido para superar esta forma cruel de proceder entre nosotros.

 

                Lo cierto es que nada es lo que parece, el mundo de la falsedad nos ha dejado sin verbo, y lo que es peor, con un talante interesado, que nada tiene que ver con una verdadera actitud de amor hacia nuestros análogos. Ante esta situación de siembras inútiles, que en lugar de armonizarnos, lo que activa es el enfrentamiento entre semejantes, nos conviene cuanto antes ponernos de acuerdo, cuando menos para frenar contiendas inútiles, que nos llevan a la decadencia de ese espíritu humano, que ha de ser solidario en todo momento y para toda la gente. Pensemos que nuestra misión es constructora, jamás destructiva, pues quien desprecia la vida, se mata a sí mismo. Hemos venido para vivir amándonos. Con razón se dice, se comenta, que el amor es la llave maestra que abre las puertas del edén, las ventanas de la felicidad, los suspiros de la inspiración en suma. Al fin y al cabo, el amor siempre convence y vence nuestros interiores, que es donde germina esa visual que todo lo perdona y justifica.

 

                El orbe de los privilegiados tiene que ejercitarse a no negar una nacionalidad o un acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad del movimiento. También las poblaciones excluidas tienen que experimentar a cohesionarse más allá de su situación difícil, que suele ser temporal, pues lo prioritario de toda especie pensante, ha de ser luchar de manera certera contra todas las miserias humanas. Deshumanizarnos sería algo tremendo. En cualquier caso, la humanidad en su conjunto debe propiciar que ningún ser humano quede atrás, y ha de poner en primer lugar a los más desfavorecidos. Desde luego, tenemos que ir mejorando las políticas, para poder activar un crecimiento económico sostenible, inclusivo, sostenido y equitativo; lo que nos exige, un cambio de atmósferas más humanas, donde haya pleno empleo y trabajo decente para todos, la integración social sea algo más que un mero afán de buenas intenciones, pues lo cierto es que cada día son más las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares, como resultado de los conflictos y la persecución, de la falta de futuro y sosiego que todos requerimos.

 

                Entenderse, por tanto, requiere escuchar primero y comprender después. Tengamos, asimismo presente, que por mucho que nos pesen los sufrimientos, jamás se puede perder la esperanza. Todos tenemos derecho a disfrutar de la vida. Por ello, es importante la acción de esas gentes que no se limitan únicamente a acoger nuestras propias miserias humanas, sino que saben además proteger vidas, promover avances e integrar almas humanas. Desde luego, el número de desplazados a nivel mundial no para de crecer y ya alcanza un registro récord de casi setenta y un millones de personas. Ante este aumento se necesita más adhesión humana. Quizás tengamos que aprender a querernos como familia, a universalizar nuestras acciones para vivir mejor, más unidos, más en armonía en suma. La paz es el verso perfecto para cualquier espíritu andante. El día que dejemos de ser lobos entre sí, la reconciliación será un hecho, y la tierra se unirá al cielo en esa inolvidable loa, en ningún otro tiempo manifestado, pero que será modelo y palabra viva para toda la eternidad, de una civilización, que se ha dejado amar y que se ha amado, hasta fraternizarse y trascender en lírica. La incivil realidad habrá pasado entonces a ser historia pasada.

 

 

]]>
<![CDATA[El derecho al ocio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-al-ocio-20190625-0125.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-derecho-al-ocio-20190625-0125.html En un curso de fotografía que realicé hace poco más de un año, el profesor se presentó de manera muy jocosa e informal. Tanto fue su informalidad que en un momento de su presentación, de manera natural, nos afirmó: -Es que no existe nada más placentero que ¡cagar! Hubo un segundo de silencio. Uno que otro se ladeo para sonreírse mientras el profesor, sin inmutarse, continuó con su argumentación sobre el derecho de todo ciudadano a negarse al frenesí de una vida acelerada y truculenta.

   Es esta tragedia humana que nos lleva al extremo de una felicidad fingida. Que nos niega el derecho a la tristeza, al llanto y al estremecimiento por lo inevitable del fracaso y la derrota.

   Tanta alegría fingida y de utilería que existe en la fábrica del fetichismo que transita por las redes sociales (RRSS) hace que se convierta en una ilusión esta realidad-real de la cotidianidad por donde nos toca desenvolvernos. Nos transforma en seres de contradicciones permanentes, también obligadas a negarlas. Porque esta sociedad busca que seas perfecto y exacto para ser cuadriculadamente aceptado por todos.

   Siempre nos persiguen los sacerdotes de las alegrías de las buenas nuevas, exigiéndonos nuestra dosis diaria de sonrisas. En la sociedad de la tragedia continuada, la resistencia ante la debacle que otros realizaron y ahora se llama catástrofe humanitaria, te la están paulatinamente achacando a ti, cada vez que pueden, culpándote por no abrir la puerta de tu casa y gritar maldiciones o colocar ramas, troncos y cables en el semáforo para impedir el tránsito.

   Es que los políticos de cualquier color y siglas son bien parecidos a los vendedores de ilusiones religiosas. Esos cultores de la felicidad permanente con sonrisas de azafatas. No, no voy a claudicar a mi derecho a la tristeza ni menos al del fracaso ni al ocio. Tengo también derecho a la lentitud y la contemplación de la vida y del instante.

   Ya existe una multitud inmensa que busca generalizar y presentar la vida en serie, como una descomunal fábrica de alegres chorizos. Creo que la existencia humana también se trata de individuación. Personalizar y presentar con nombre y apellido la gracia de la existencia y la creación.

   Porque el arte está alejado de eso que llaman tumulto y muchedumbre. Eso tan feo y nocivo que han dado en llamar, masa. La masa sabe a mazamorra y no tiene identidad ni sentido de pertenencia ni de trascendencia, plenitud, ruta ni guía. Simplemente vaga y discurre sin pena ni gloria por cualquier parte. El hombre-masa habita la vida. El individuo, por el contrario, es ciudadano que civiliza y asume cívicamente el ser de su existencia. Tiene, por definición, derecho a un lenguaje que lo nombre. Es el lenguaje que en boca de este hombre-ciudadano, adquiere sentido y norma el verbo, lo conjuga y comulga (comulgar lo común es comunidad) para vivir y convivir en plena libertad de palabra y vida.

   Creo que la vida tiene momentos donde es indispensable, rigurosamente necesario, detenernos por momentos, para meditar sobre el sentido que tiene nuestra vida, nuestro devenir como individuo. Sentir cómo el aire entra por tu nariz y alimenta tu cuerpo. Te nutres mientras disfrutas la nadería de ese instante que ya no volverá. Esos pequeños instantes tan sagradamente indispensables. Esos momentos que solo pertenecen a ti y a nadie más.

   Sabes entonces que perteneces a ti. Tú eres el amo de tu mundo. De ti dependes y nadie más vendrá ni huirá de ti. Estás en ti y eso ya es suficiente para abrirte al mundo y a los demás.

   Porque el mundo del ocio es el instante que precede a la creación. Ocio niega al neg-ocio, que es contrario a creación y realización individual.

   El ocio de la creación es plenitud y luminosidad. Es lucidez del instante en la escritura y es ars poética (poiesis) que en su esencia, es producción, materialización de aquello que ha sido visualizado en potencia (potens) como esplendor de eso (Deus) que adviene a la vida desde su origen luminoso.

   Acercarse al ocio con la actitud de quien penetra un universo de creación es nutrirse de humanidad y trascenderse a sí mismo. Nutrirse de mundo teniendo la con-ciencia de vivir en la tristeza del aquí y el ahora de un tiempo y una realidad que nos niegan lo que siempre hemos sido y seremos: seres únicos, irrepetibles e infinitamente transformadores de nuestra realidad.

]]>
<![CDATA[La crisis del multilateralismo y la guerra contra Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crisis-del-multilateralismo-y-la-guerra-contra-Venezuela-20190625-0123.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-crisis-del-multilateralismo-y-la-guerra-contra-Venezuela-20190625-0123.html El nuevo orden internacional establecido luego de la catástrofe humanitaria generada por la segunda guerra mundial, trajo consigo un sentimiento de esperanza, de que una convivencia entre naciones basada en principios básicos de respeto era posible. Hasta hace poco, expertos identificaban dos grandes riesgos a la forma de vida organizada de la sociedad global: el calentamiento global y una posible confrontación nuclear. Hoy, y de manera unánime, le han sumado una tercera, el ultraje a la democracia y a las instituciones de derecho. Los recientes embates contra Venezuela, China, Cuba, Irán, Rusia y Siria son la prueba más clara de esta amenaza.

En 1945 se fundan las Naciones Unidas, constituyéndose en la máxima representación del multilateralismo. Sus bases fundamentales se encuentran plasmadas en su Carta, que define dos directrices básicas en las relaciones internacionales, a saber, la no-injerencia y el respeto a la auto-determinación de los Estados. Asimismo, este organismo ha impulsado y es custodio de numerosos tratados y resoluciones que condenan la agresión, las amenazas y las medidas coercitivas unilaterales. Estos fundamentos básicos vienen siendo socavados contra el gobierno constituido de Venezuela por parte de los Estados Unidos y sus aliados, teniendo como propósito final un cambio de gobierno de acuerdo a sus intereses.

La contravención del derecho internacional a través de un reconocimiento prematuro

El derecho y  la doctrina internacional, define que los requisitos para que un Estado pueda ser reconocido son territorio, poder, pueblo, y capacidad de entrar en relaciones con los demás estados. Los mismos se encuentran plasmados en la Convención de Montevideo de 1933. En enero del presente año en una plaza de Venezuela, el Diputado Juan Guaidó se autoproclamó como presidente, habiendo sido reconocido por algunos estados, mismos que han violado flagrantemente el principio de no-injerencia y de bases para el reconocimiento de Estados. Como es aceptado por toda la comunidad internacional (incluso los EE. UU. y sus aliados), la estatalidad en Venezuela no se ha derrumbado, existe un Presidente constitucional, cuatro órganos del poder constituido, además de la subordinación de las fuerzas del orden. En este entendido, como lo ha definido el Departamento de Investigación Científica del Parlamento alemán, se ha producido un reconocimiento prematuro, el cual constituye “una vulneración del poder estatal legítimo mediante la cual aquel que reconoce queda expuesto a responsabilidad delictiva de derecho internacional y queda además confrontado con serias dudas bajo el aspecto del mantenimiento de la paz”

La autoproclamación se ha hecho en base al artículo 233 de la Constitución venezolana relativo a la falta absoluta de Presidente. El mismo es muy claro en sus contenidos, definiendo que las causales de falta absoluta del Presidente electo son la muerte, renuncia, destitución, incapacidades, abandono y revocatoria. Es claro que ninguna de estas causales se ha producido. Una justificación es que las elecciones presidenciales de Mayo 2018 son nulas, por lo cual el puesto de Presidente se encuentra vacante. Se debe recalcar que el artículo 233 define claramente las causales de ausencia del Presidente electo, no encontrándose entre estas la ausencia por anulación de elecciones. Más aún, si alguna de las causales se diera, el artículo determina que se deberá proceder a una nueva elección en un periodo de 30 días. Cinco meses han transcurrido desde que el Sr. Guaidó se autodenominara presidente y hasta ahora no se ha tomado ninguna acción tendiente al llamado a elecciones en Venezuela.

“El reconocimiento prematuro constituye una vulneración del poder estatal legítimo mediante la cual aquel que reconoce queda expuesto a responsabilidad delictiva de derecho internacional y queda además confrontado con serias dudas bajo el aspecto del mantenimiento de la paz” (Departamento de Investigación – Bundestag Alemán)

 

Apoyo internacional a un intento de golpe de estado

El pasado 30 de abril, el diputado Guaidó, acompañado por un grupo de 20 militares, hizo uso de armas de guerra para disparar en las calles de Caracas, acompañando esta acción con llamados públicos a la toma de instalaciones militares y a la sublevación de las fuerzas del orden. De manera inmediata el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados brindaron su respaldo inequívoco al intento de golpe, además de instigar al ejército y a la sociedad a levantarse contra el Gobierno. Como es sabido, la iniciativa no prosperó, sin embargo es preocupante que el reconocimiento al auto-proclamado presidente ahora recaiga en el apoyo e incitación a la violencia y al derramamiento de sangre. Es deplorable la forma en la cual gobiernos extranjeros han hecho una apología del delito en su apoyo al golpe de estado en Venezuela, enmarcándose sus acciones en la tipología de crimen internacional.  

Violación a otros instrumentos del derecho internacional

El orden internacional erigido se basa en normas a las cuales los estados se adscriben de manera voluntaria, comprometiéndose a su respeto y cumplimiento. Lamentablemente, en muchas ocasiones este orden es transgredido por potencias cuando los instrumentos internacionales no se ajustan a sus intereses. En el caso de Venezuela, los ataques han sido perpetrados por varios países y en diversos frentes, todos ellos liderados por los Estados Unidos. Solo por mencionar algunos, se ha violado la Carta de las Naciones Unidas que define que “sus miembros, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma… (art. 2: 4)”. Con la reciente toma ilegal de la embajada venezolana[2] en los Estados Unidos se ha transgredido la Convención de Viena de 1961, que define la inviolabilidad de legaciones diplomáticas. Asimismo, las inhumanas medidas coercitivas unilaterales impuestas contra Venezuela, no permiten el normal acceso a medicinas y alimentos por parte de la población y se constituyen en crímenes de lesa humanidad de acuerdo al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Estas acciones han sido catalogadas también como castigos colectivos, de acuerdo al Convenio de Ginebra de 1949.

 

 

El gran bochorno internacional

El reconocimiento y apoyo al diputado opositor Juan Guaidó ha generado para los países que lo respaldan un bochorno internacional sin precedentes. Los países que lo reconocieron incurren en la contradicción de recibir embajadores “nominales” del Sr. Guaidó, llevando adelante a su vez relaciones internacionales con las legaciones legítimas designadas por el Presidente Maduro. En una entrevista reciente, el Canciller de España Josep Borrell ha tildado la situación de “atípica no pudiéndola encontrar en los manuales del derecho internacional”, admite que las relaciones entre países se hacen a través de la delegación venezolana establecida por el presidente Maduro. Reconoce también que el Sr. Guaidó al no tener control del territorio ni de la administración, su embajador es considerado como un representante personal… añadiendo que cuando se inició el proceso impulsado por los Estados Unidos no se pensó que el Sr. Maduro iba a mostrar tanta resiliencia. La misma situación se observa en la gran mayoría de países que hicieron el reconocimiento prematuro, no pudiendo considerar a estos enviados personales para actividades oficiales. Como lo analizara correctamente la miembro del parlamento alemán Heike Hansel, el gobierno (alemán) viene reconociendo lentamente que las contradicciones se están acrecentando y ahora trata de hacer un control de los daños.

La Lucha por el respeto al multilateralismo y al derecho internacional

Las bases para la convivencia pacífica entre estados se encuentran en una crisis sin precedentes, hoy somos testigos de que un imperialismo disfrazado de nacionalismo amenaza a los principios del multilateralismo. La violación de los elementos más fundamentales del derecho internacional cometida contra Venezuela es el ejemplo más claro. No obstante, ya son más las voces que repudian estos abusos y reconocen los esfuerzos del país en la lucha contra estos atropellos. Prueba de esto es el impulso que ha hecho Venezuela, presidiendo al Movimiento de Países No Alineados, para que en el seno de las Naciones Unidas se instituyera el Día Internacional del Multilateralismo. En la Declaración de la Asamblea General se “reconoce que el enfoque del multilateralismo y la diplomacia podría reforzar la promoción de los tres pilares de las Naciones Unidas, a saber, el desarrollo sostenible, la paz y la seguridad y los derechos humanos”.

Hoy cuando los Estados Unidos intentan socavar las bases del sistema del multilateralismo a través de medidas coercitivas unilaterales, se hace indispensable el accionar unido de la comunidad internacional para evitar que el mundo se desplace a un escenario de confrontación que relegue a las Naciones Unidas a un papel de simple espectador. Estos riesgos que acechan a una convivencia pacífica en la actual sociedad de naciones, nos llevan a reflexionar sobre las palabras de Hugo Chávez en su carta dirigida a los pueblos del mundo:

El futuro de un mundo multipolar en paz, reside en nosotros. En la articulación de los pueblos mayoritarios del planeta para defendernos del nuevo colonialismo y alcanzar el equilibrio del universo que neutralice al imperialismo y a la arrogancia.

Este llamado amplio, generoso, respetuoso, sin exclusiones, se dirige a todos los pueblos del mundo, pero muy especialmente a las potencias emergentes del Sur, que deben asumir con valentía el rol que están llamadas a desempeñar en lo inmediato”.

 

 

 

 

 

Enlaces de Interés:

Carta de las Naciones Unidas: https://www.un.org/es/charter-united-nations/

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: http://www.cne.gob.ve/web/normativa_electoral/constitucion/indice.php

Convención sobre Derechos y Deberes de los  Estados (Séptima Conferencia Internacional Americana –Montevideo 1933:                                                      https://www.dipublico.org/14602/convencion-sobre-derechos-y-deberes-de-los-estados-septima-conferencia-internacional-americana-montevideo-1933/

Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, 18 de abril de 1961:                             https://www.oas.org/legal/spanish/documentos/convencionviena.htm

Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional:                                                          https://www.un.org/spanish/law/icc/statute/spanish/rome_statute(s).pdf

Convenio de Ginebra Relativo a la Protección Debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra, 1949:                                                                                          https://www.icrc.org/es/doc/resources/documents/treaty/treaty-gc-4-5tdkyk.htm

Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 73/127. Día internacional del Multilateralismo y la Diplomacia para la Paz:                                            https://undocs.org/es/A/RES/73/127

Informe sobre el Reconocimiento de Jefes de Estado Extranjeros: Servicios Científicos del Bundestag Alemán:                                                                                                                               https://www.andrej-hunko.de/start-3/download/dokumente/1306-servicios-cientificos-sobre-el-reconocimiento-de-jefes-de-estado-extranjeros/file

 

[1]Embajador de Venezuela en Austria y Representante Permanente ante los Organismos Internacionales en Viena

[2] El 16 de mayo del presente, la policía metropolitana de Washington ingreso ilegalmente a las instalaciones de la Embajada de Venezuela para desalojar a activistas que se encontraban a invitación del Gobierno venezolano.

]]>
<![CDATA[Corrupción y la “Lámpara de Diógenes”]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Corrupcion-y-la-Lampara-de-Diogenes-20190625-0112.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Corrupcion-y-la-Lampara-de-Diogenes-20190625-0112.html La carrera en el juego eterno por el poder avanza inagotable. No hay tregua y en los tiempos de fuerte confrontación se usan todas las armas de guerra. Morales e inmorales. Porque la lucha por el poder alucina y seduce. Enceguece. Sin embargo, la política debe tener un mínimo código moral y ético. Lo exige la civilidad y la cultura de la conveniencia colectiva. En otras palabras, el bien o la felicidad, tal como lo consideraba Aristóteles: “Toda acción humana se realiza en vista de un fin y el fin de la acción es el bien que se busca”. Mientras, la ética de Kant le da valor a la manera de actuar. Ósea… por deber. “Una acción hecha por deber tiene su valor moral”. Los actores políticos tienen la obligación de poseer una conducta pública y privada, que sea ejemplo de honorabilidad y decencia.

 

Ellos son el retrato de la sociedad. Un paneo por América Latina nos indica  que la corrupción evoluciona vertiginosamente. Altos empleados de gobierno,  candidatos, partidos, dirigentes y presidentes han estado implicados por blanqueo de dinero, financiamiento ilegal y desviación de capitales.  Según Transparencia Internacional, Venezuela ocupa los primeros lugares entre los países más corruptos. Se ve su presencia desde los niveles más bajos hasta los más altos. Se ejerce arbitrariamente en las cajas CLAP, juntas comunales y servicios públicos, como el gas, electricidad, teléfonos, gasolina, migración e identificación, etc. Le siguen Perú, Brasil, Chile, Panamá, México y Colombia.  Siete de cada diez latinoamericanos percibe que todo político es corrupto.

          En la actividad política campea la improvisación de dirigentes en cuadros medios y altos, que se enrolan en partidos de forma improvisada y libertina. Ya no hay doctrina ni códigos éticos. Militancia producto de actos emocionales y donde el interés o beneficio personal ostenta su principal justificación. Aun cuando en doctrina, la política es considerada la más humana y dignificante actividad, cuyos ideales contienen preceptos y objetivos para impulsar el desarrollo integral de la patria. Una clásica definición de la política nos enseña que es el arte de gobernar una sociedad o nación.

       Durante la semana, Venezuela fue conmovida por la noticia del desfalco de tres millones de dólares, en la ciudad de Cúcuta, por políticos opositores. La francachela o jolgorio que rodea el hecho es digno de figurar en cualquier obra de teatro de la sátira. Y hace recordar a García Lorca, en el aspecto trágico de su teatro de farsa  y parodia. Pero la desfachatada especulación del gobierno, símbolo de cinismo extravagante, asombró aun más a la sociedad. ¿Con que autoridad moral actúa en esta materia el más corrupto gobierno republicano? Cuyas crónicas de corrupción y robo al Estado han atestado las páginas y espacios de los medios de comunicación nacional y mundial.

       La población mayoritaria atónica se expresaba sacudida ¿Qué es una raya más para un tigre? ¡Todos los políticos son iguales! Las crisis son oportunidades y es hora de escarmentar. Guaidó debe expulsar a los responsables y acusarlos ante los tribunales. Y como Diógenes en la antigua Atenas, buscar a los hombres honestos con la “Lámpara de Diógenes” y rodearse de los más capacitados. Aprovechar la moraleja de esta parábola para reafirmar su liderazgo humano, moral y ético. Exterminar la impunidad en la malversación de fondos públicos, es quizás la más sentida aspiración de los venezolanos.

      

]]>
<![CDATA[Bachelet y el fin de la impunidad, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Bachelet-y-el-fin-de-la-impunidad-por-Rafael-Ramirez-20190623-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Bachelet-y-el-fin-de-la-impunidad-por-Rafael-Ramirez-20190623-0006.html Ante todo quisiéramos agradecer a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la ex presidenta Michelle Bachelet, su visita al país y haber recibido las denuncias de violación de los Derechos Humanos: casos de persecución, exilio, detención, secuestro y tortura por razones políticas, los casos de muertes producto de la violencia política, y, muy particularmente, le agradecemos el haber recibido y escuchado a las esposas y familiares de los trabajadores de PDVSA y militares secuestrados por el gobierno.

Es la primera vez en 20 años, que se requiere la intervención del sistema de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos en el país; y, por primera vez, con su visita se visibiliza y reconoce un hecho que ha estado silenciado producto de la intolerancia política: el gobierno de maduro persigue, exilia, encarcela, secuestra, maltrata y tortura, con especial saña, a los chavistas que estamos en contra de su gobierno, sean éstos políticos, trabajadores, militares o ex ministros.

La visita de Bachelet descubre una gran verdad oculta en nuestro país; y es que este gobierno, que no tiene nada de chavista y mucho menos de revolucionario, ha impuesto el miedo y la represión hacia el campo chavista para mantener desmovilizadas y paralizadas por el miedo a lo que se supone debía ser la vanguardia y conciencia de la revolución: el psuv, los trabajadores, el movimiento popular y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la única fuerza capaz de removerlo del poder.

El madurismo sabe que solo el chavismo será capaz de ponerle punto final a este desastre. A eso le teme más que a nada y por ello actúa con especial violencia, reprimiendo a nuestros dirigentes, trabajadores y militantes  para mantenerlos callados y desmovilizados.

Al madurismo se le acabó el tiempo, la situación es insostenible, política, económica y socialmente. Las sociedades no se suicidan. La caída o salida del poder de maduro y del madurismo es cuestión de tiempo. Lamentablemente, y en la misma medida en que el madurismo ha cerrado todas las opciones constitucionales y políticas, parece que será por una acción violenta, cruenta, que puede tener signo de izquierda o derecha.

Más temprano que tarde, cuando menos lo imagine el madurismo, irrumpirá una fuerza o conmoción política que pondrá fin a su gobierno tiránico.

Ojalá que la salida del poder del madurismo suceda por la acción del chavismo y del campo bolivariano, bajo la conducción de una Junta Patriótica de Gobierno, inclusiva; porque de lo contrario, su salida será por un golpe de mano de la extrema derecha, haciéndose del poder para dar rienda suelta a la intolerancia y el odio, entregar lo que queda al capital transnacional, abdicando abierta y definitivamente de  nuestra soberanía. Bajo este escenario nuestro país entrará, irremediablemente, a un largo periodo de ingobernabilidad, con el chavismo en la calle y la imposibilidad de lograr la unidad necesaria para reconstruir el país.

Pareciera que la única manera de que el desenlace sea pacífico, será si los factores internacionales en pugna obliguen a un entendimiento entre las partes. Washington y Moscú están llegando a acuerdos respecto a Venezuela y ello ha permitido que avance la facilitación internacional en esa dirección, como lo evidencian  los esfuerzos diplomáticos adelantados por Noruega, en Oslo, y por el grupo de amigos liderados por Suecia, Italia, Uruguay, México entre otros. Todas estas opciones están andando, lamentablemente, de espaldas al país.

La más peligrosa de ellas es la salida violenta o intervención extranjera estimulada y promovida por la extrema derecha, cuyos dirigentes  están convencidos, y así lo han prometido a sus financistas, que tomarán el poder. No cesan en su empeño y están dispuestos a lo que sea. De allí mi llamado reiterado a las fuerzas patriotas y chavistas, sobre todo a los militares, a no actuar de manera desesperada, acompañando a la extrema derecha en cuanta aventura se le ocurra.

No se trata de sacar a maduro para entregar el poder a la rancia oligarquía, enemigos de lo que se ha construyó con tanto esfuerzo y que está consagrado en nuestra Constitución y los objetivos históricos del Plan de la Patria.

Se trata de instalar una Junta Patriótica de Gobierno para restablecer la soberanía popular. Una Junta que incluya a los sectores nacionales y patriotas que estén comprometidos con la Constitución, donde esté la Fuerza Armada Bolivariana como garante, para conducir al país, por un período no mayor de dos años, en un proceso de restablecimiento de la legitimidad de todos los poderes del Estado, atención a la crisis humanitaria, económica y social, restablecimiento de las garantías políticas y plenas libertades. Se trata de un esfuerzo colectivo, incorporar a todos, a los millones que han salido de la patria; consultar al pueblo a través del voto universal y secreto, en referéndum y elecciones para todos los órganos de elección popular y, de esta manera, comenzar a recuperar la gobernabilidad y normalidad del país.

La visita de Bachelet ha sido un logro de los familiares, organizaciones y sectores que nos hemos movilizado para denunciar la violación de los Derechos Humanos en el país y debe enmarcarse en un proceso que ya está en marcha, y que promete un cambio de la situación política.

Sin que la opinión pública lo pueda percibir, el madurismo está haciendo concesiones y cumpliendo exigencias de los mismos factores internacionales que hasta ahora lo han sostenido, pero que, viendo que sus propios intereses están al borde del abismo, se han distanciado o están llegando a acuerdos por encima de maduro.

El gobierno está dividido y se impone el grupo, encabezado por el propio maduro, que está cediendo, hace concesiones porque tiene el agua al cuello, porque, a pesar de que está parado sobre los hombros del pueblo venezolano, sabe que su posición es insostenible. Este grupo ahora trata de lavar su cara, en el ámbito económico y político, cede el Esequibo a la Exxon Mobil, publica tardíamente, y a la carrera, cifras del BCV, firma concesiones petroleras, gasíferas, de oro y entrega todos los activos del Estado, de la República, que pueda, mientras negocian una salida. El otro grupo, que será objeto de la negociación, sigue dando saltos grotescos de guerra.

El gobierno trata de manipular y capitalizar la visita de Bachelet. Se ha comprometido con la Alta Comisionada, de acuerdo a lo indicado por ella, a “llevar a cabo una evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura y para determinar los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país”. Igualmente se compromete a que el equipo de la ONU tenga “acceso a los centros de detención y hablar confidencialmente con los privados de libertad”, entre otras promesas.

En aras de ayudar al reducido equipo de la Alta Comisionada que fue autorizado a permanecer en el país, podríamos indicar las siguientes acciones para que el gobierno comience a cumplir sus promesas y cese la impunidad que lo caracteriza:

Fé de vida y levantamiento de información de todos los secuestrados en centros de detención, incluyendo a los trabajadores de PDVSA y los efectivos de la FANB. Precisar su ubicación.

Certificación por el equipo de la Alta Comisionada de la lista de presos políticos, civiles y militares, trabajadores de PDVSA, efectivos de la FANB.

Fé de vida del Mayor General Rodríguez Torres y del General Raúl Baduel.

Reconocer el carácter de presos políticos de los secuestrados por maduro por razones políticas y razzias en instituciones y empresas públicas, como PDVSA, Corpoelec y Ferrominera entre otras.

Exigir que se incluyan dentro de los censos y consideraciones aquí expuestas, a todos los presos de las mencionadas cárceles, evitando que, bajo el calificativo de “presos comunes”, acusaciones de “corrupción” o “traición” , se desvirtúe el carácter político de su reclusión. Éste es el caso de los trabajadores de PDVSA y de los militares.

Inspección a los centros de detención del Sebin, Dgcim, La Tumba, Fuerte Tiuna, El Helicoide. Entrevistas a los detenidos-secuestrados.  

Exigir un censo de cárceles y centros de reclusión de todo el país, con el número y la identificación, así como, el status de sus juicios y procedimientos penales, de presos y secuestrados por razones políticas y comunes así como, el estado físico de los mismos.

Identificar uno a uno el status de los procedimientos penales de cada uno de los imputados y privados de libertad en las cárceles antes indicada.

Debe exigirse que se proceda a otorgar las audiencias correspondientes a los imputados que han sido privados de libertad. (En este sentido, debe exigirse el cumplimiento de la Constitución y el Código Orgánico Procesal Penal cuyos artículos 9 y 229 son muy claros al señalar que la privación de libertad de un imputado es de carácter EXCEPCIONAL. Es decir, no es regla que un imputado sea privado de su libertad, todo lo contrario. Si no fuera así, no existiría el derecho a la presunción de inocencia.  La detención preventiva es excepcional, y la norma que la permite es de interpretación restrictiva. En consecuencia, según el artículo 132 ejusdem, a las 12 horas de la aprehensión de una persona, debe notificarse al Juez; a las 24 horas (art. 232) más 48 (art. 233), debe producirse la audiencia y la decisión del Juez, de lo contrario, el imputado ha de quedar automáticamente en libertad).

Debe garantizarse que ningún imputado se mantenga, tal como lo establece el artículo 230 del Código Orgánico Procesal Penal, más de dos años en custodia. Lo contrario, constituye un HECHO NOTORIO de violación por parte del gobierno, de los Derechos Humanos.

Debe garantizarse, tal como lo señala el artículo 231 ejusdem, que ningún imputado mayor de 70 años, sea detenido (privado de libertad) siquiera preventivamente.

Debe garantizarse que las actuaciones policiales cumplan las reglas establecidas en la ley para su intervención, durante la aprehensión y participación en todo el proceso penal (art. 119 ejusdem), so pena de incurrir en responsabilidades penales.

Debe garantizarse que se generen responsabilidades a los funcionarios que violen los Derechos Humanos de los imputados, tal como lo establece el artículo 123 ejusdem.

Debe garantizarse el respeto a la dignidad, debido proceso, defensa, contradictorio, presunción de inocencia, protección de la Constitución, Cosa Juzgada, de los imputados (artículos 10 y siguientes ejusdem).

Debe, sobre todo, garantizarse que la acción penal esté en manos del Estado a través del Ministerio Público debidamente restituido, y no de un órgano distinto, menos aún del presidente de la República ( art. 11 ejusdem).

Garantizar que cesen las torturas, secuestros, exilios, confiscaciones de bienes, tanto de los imputados, como de sus familiares.

Liberación inmediata de todos los detenidos y secuestrados, incluyendo a los trabajadores de PDVSA y efectivos de la FANB.

Facilidades al equipo de la Alta Comisionada para que se puedan recibir familiares y víctimas de violación de los DDHH en las oficinas de la ONU en Caracas y, dados los severos problemas de transporte existentes, abrir centros de atención en el oriente y occidente del país para el mismo propósito.

Crear una Comisión internacional de Juristas que revisen los juicios y procedimientos aplicados a los imputados por el Ministerio Público o bajo medidas judiciales.

Que se restablezcan el derecho a la dignidad, la reputación, la defensa, la presunción de la inocencia.

 Eliminar el uso de la justicia como instrumento de persecución política.

 Que el gobierno y una misión política de la ONU garantice los derechos y plena libertad de los exiliados políticos para que podamos retornar al país.

 Intervenir o disolver la “Comisión de la Verdad”. Crear un organismo de Juristas internacionales, con el apoyo de la ONU, que investigue todos los crímenes y hechos de violencia política ocurrida en el país, entre 2013-2019, incluyendo la muerte en custodia del ex ministro Nelson Martínez.

Solicitar la Intervención del Ministerio Público y que una comisión independiente de juristas pueda efectuar una revisión de todos los casos e imputaciones que ha formulado dicho organismo. Es Fiscal General debe renunciar.

Abrir un proceso acelerado y transparente para resolver y revisar los casos judiciales que estén en curso, sin sentencia firme.

Solicitar la intervención y desactivación del FAES. Investigar los crímenes y violaciones a los DDHH de este organismo.

Solicitar la intervención del SEBIN. Investigar los crímenes y violaciones a los DDHH de este organismo. Recibir e investigar las denuncias formuladas por el Mayor General Cristopher Figuera

Investigar los crímenes y violaciones a los DDHH cometidos por el Dgcim.

Anular las Órdenes de extradición y captura emitidas por el TSJ en fecha 17 de agosto de 2018.

 Permitir el acceso del equipo de la Alta Comisionada a los penales para presos comunes del país.

 Investigar los casos de muertes y matanzas en dichos penales, así como abrir una investigación sobre la muerte de más de 67 presos comunes quemados vivos en calabozos de la policía de Carabobo, el día 29 de marzo de 2018.

Exigir al gobierno, los ministerios respectivos y al Instituto Nacional de Estadística, la publicación de todas las estadísticas en relación a la salud, mortalidad infantil, educación y todos los indicadores de desarrollo social en el país.

Solicitar apoyo a la OPS, OMS, la UNICEF, la ACNUR, la FAO, la CEPAL, entre otros organismos de las Naciones Unidas, para restablecer el levantamiento y las estadísticas de los indicadores económicos y sociales en el país.

Hacer un levantamiento nacional, con el apoyo de la Cruz Roja, la OMS, OPS y otras organizaciones internacionales de las necesidades de medicamentos y tratamientos especiales para enfermedades crónicas y de alto riesgo, así como el estado de la infraestructura de salud en el país.

Hacer un levantamiento nacional, con apoyo de la FAO, UNICEF y otros organismos de la ONU, de las necesidades de alimentación y los niveles de desnutrición en el país, sobre todo en niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Verdaderamente, la oficina de la Alta Comisionada y demás organismos de las Naciones Unidas tendrían mucho que hacer en el país; todos los sectores nacionales tenemos que sumar esfuerzos y voluntades para prestar todo el apoyo a esta encomiable labor, así como para desenmascarar esta absurda e intolerable situación de violación de los DDHH que sufre nuestro pueblo.

Reconocer y entender que los DDHH deben tratarse sin politización, ni discriminación, son universales y para todos. Que no se puede tolerar ninguna muerte, ningún atropello, ningún gobierno, y menos uno que se proclama, al menos, progresista, puede sustentarse sobre el sufrimiento y la crueldad.

Reconocer a la otra mitad del país, que los Chavistas presos, torturados y perseguidos por el madurismo, somos ciudadanos, seres humanos que tenemos, por tanto, derechos y haremos que se respeten. Seamos todos, como una sola voz, los que exigimos el cese a la impunidad del gobierno, el respeto a los Derechos Humanos y la plena vigencia de nuestra Constitución.

]]>
<![CDATA[Ética de intervención]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Etica-de-intervencion-20190623-0004.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Etica-de-intervencion-20190623-0004.html De nuevo apostamos al éxito del diálogo y la paz a pesar de las voces agoreras que, empeñadas en mantener el conflicto,  decretan un nuevo fracaso.

 

En escritos anteriores hemos abordado el periodismo de trinchera en tanto ideal informativo para ciertos sectores; el frentismo mediático en cuanto extensión de la confrontación política; el periodismo militante, atrincherado en una plataforma político-partidista, abocado al ataque y demonización de todo aquello que se desvíe de sus marcos de referencia.   Hemos denunciado cierto periodismo leal a empresas mediáticas y a sus líneas editoriales pro conflicto, en detrimento del reencuentro y reconocimiento,  del diálogo y la paz. 

 

Cual certero golpe al conflicto y a los escenarios bélicos, de las entrañas de la confrontación y la violencia emerge  la necesidad de un periodismo legitimador de actitudes, comportamientos e imaginarios sociales promotores de la paz.  Gradualmente se  inicia un proceso político deliberativo y de debate en torno al consenso y al dialogo.  Tímidamente se  asoma al escenario político comunicacional el periodismo de paz.   Todo ello  supone un profundo cambio en la cobertura noticiosa que  los medios realizan tanto del conflicto como del propio proceso de paz. Lentamente la paz comienza a posicionarse como un valor político y comunicacional.

 

El Periodismo de paz, requiere que  los medios den el salto de  actores del conflicto a actores del diálogo, dado su papel fundamental  en la construcción de la opinión pública, en la legitimación y posicionamiento  de estrategias pro paz. Desde una perspectiva ética, el periodismo de paz implica aceptar el papel y la responsabilidad en procesos de resolución de conflictos.  Se trata de una opción ética fundamentada en la apuesta a un nuevo enfoque comunicacional que promueve, revaloriza y visibiliza estrategias pacíficas tendientes  a desescalar los niveles de violencia, promovidos por el periodismo de guerra.

 

El periodismo de paz pretende   una cobertura responsable del conflicto, igualmente incidir en las actitudes de propietarios, anunciantes, profesionales y audiencias de los medios, con miras a la construcción y mantenimiento de la paz.

 

El periodismo de paz se constituye, así, en una poderosa propuesta ética comunicacional para la transformación y el cambio social, tal como lo demanda el país.

@maryclens

]]>
<![CDATA[La manipulación de la opinión pública a tráves de los medios de comunicación: El ataque a Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-manipulacion-de-la-opinion-publica-a-traves-de-los-medios-de-comunicacion--El-ataque-a-Venezuela--20190620-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-manipulacion-de-la-opinion-publica-a-traves-de-los-medios-de-comunicacion--El-ataque-a-Venezuela--20190620-0036.html El poder de los medios de comunicación para moldear la opinión pública es formidable y pareciera que han asumido el rol de definir la verdad y los límites de la realidad. Un instrumento tan poderoso debería encontrarse al servicio de la sociedad, sin embargo estos obedecen a los intereses de unos pocos. En Latinoamérica, los principales medios son parte de grupos familiares o conglomerados empresariales y en el caso de los Estados Unidos solo seis corporaciones multimillonarias tienen el monopolio de la información[1].    

 

 

En los últimos años, Venezuela ha sido víctima de ataques sin precedentes en el ámbito económico y político, para lo cual los medios de comunicación han sido instrumentalizados. La guerra contra Venezuela liderada por los Estados Unidos se genera por dos razones principales. La primera es por el control de los recursos naturales. Venezuela cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo[2] y EE. UU. enfrenta grandes retos por la disminución de sus reservas. La segunda razón es de orden geopolítico. EE. UU. mantiene un principio de dominación e influencia sobre la región latinoamericana plasmada en la doctrina Monroe, a la cual Venezuela se ha enfrentado. La soberanía venezolana en el manejo de sus recursos y su liderazgo en la integración latinoamericana, son desafíos que han llevado a EE. UU. a intensificar sus esfuerzos para imponer sus condiciones de dominio geopolítico.

El rol de los medios de comunicación en el ataque a Venezuela

La guerra librada contra Venezuela busca un cambio de gobierno el cual es impulsado a través de una campaña mediática. En su informe sobre Venezuela, el Experto Independiente de las Naciones Unidas Alfred de Zayas recalcó que mediante una inquietante campaña mediática se procuró forzarlo a calificar la situación en Venezuela como una crisis humanitaria, lo cual, como es sabido, podría ser usado como excusa para una intervención militar. Asimismo recalcó que las sanciones del siglo XXI están asociadas a la manipulación de la opinión pública a través de “noticias falsas”… a fin de dar la impresión de que un “fin” en materia de derechos humanos justifica los medios criminales”.   

La utilización de noticias falsas para socavar al gobierno venezolano ha sido una constante desde el inicio de funciones del presidente Hugo Chávez. En su libro “Bad News from Venezuela” Alan McLeod demuestra con datos fehacientes los ataques mediáticos cometidos desde 1998. Su estudio incluye a los principales periódicos occidentales[3] tomando muestras de etapas e hitos relevantes. En total analizó para este fin más de 500 artículos.

El primer objeto de estudio fue el discurso de la prensa en cuanto al Gobierno del Presidente Chávez en contraste con anteriores periodos gubernamentales, a los cuales la prensa consideró como modelo democrático. Se observa una tendencia abierta durante su mandato a catalogar al modelo chavista como un retroceso en la institucionalidad. Periódicos como el Times y The Independent utilizaron de manera constante adjetivos para Chávez como bufón, narcisista con complejo de Cristo e impulsivo. En estos medios no se puede encontrar referencias a los logros de su gobierno, que  de acuerdo a datos de la CEPAL muestran que hasta 2012 la pobreza se redujo de 49.4% a 25.4% y la extrema pobreza de 17.9%  a 7.1%; que el desempleo cayó de 15% a 8%;  y que la Unesco declaró al país libre de analfabetismo.

Otro hito de análisis es el golpe de estado contra el Presidente Chávez en 2002. En Venezuela los medios de comunicación más grandes pertenecen a familias millonarias. La gran mayoría de medios hicieron público su apoyo al golpe y se involucraron directamente en su planificación y ejecución. Es posible afirmar que el golpe de estado de 2002, fue  el primer golpe de estado mediático en la historia. Por ejemplo El Nacional llamó a la gente a “tomar las calles y a no dar marcha atrás”. La prensa internacional no difirió, El New York Times dio su enfático apoyo al golpe, definiendo que el demagogo ruinoso había renunciado, acabándose de esta forma las amenazas para la democracia. The Guardian por su parte hacía hincapié en que Chávez había logrado alienar a casi todos los sectores de la sociedad.

El estudio también demuestra cómo la prensa local e internacional cubrió los sangrientos episodios protagonizados por las denominadas guarimbas en 2014. Estos grupos no tenían otro objeto que el de deponer al Presidente Maduro a través de demostraciones violentas que dejaron como saldo 43 muertos, más de 800 heridos, así como hospitales, universidades, unidades educativas y otra infraestructura pública destruida. La mayor parte de medios del estudio cubrió los hechos de forma marginal, describiéndolos como protestas y demostraciones de la sociedad civil que fueron reprimidas por el gobierno.

En meses recientes el rol de la prensa internacional se ha hecho aún más visible en su apoyo a un cambio forzado de gobierno en Venezuela. Un estudio realizado por el Observatorio de Medios FAIR (por sus siglas en inglés) con sede en Nueva York, asevera que la cobertura de medios sobre Venezuela puede ser descrita como una “campaña de marketing a gran escala para un cambio de gobierno”.  Su análisis realizado en un periodo de tres meses (15/01/19 – 15/04/19) sobre medios corporativos de élite muestra que no se publicó un solo editorial en contra de acciones tendientes a un cambio de gobierno en Venezuela. Asimismo, no hubo ni un solo comentarista en uno de los tres principales shows matutinos o principales noticieros, que emitiera un comentario favorable a que el Presidente Maduro se mantenga en el poder.

Factores para la fabricación de noticias sobre Venezuela

Cual es el motivo para que los medios en general cierren filas contra Venezuela? El modelo presentado por Herman y Chomsky en su libro Consenso Manufacturado es particularmente relevante. En este modelo se demuestra cómo los intereses de los estados y de elites corporativas generan un control y manipulación de la opinión pública. Alan McLeod usa este modelo y lo contrasta con el caso venezolano. Las causas de comportamiento de los medios en el caso de Venezuela pueden ser agrupadas en dos: naturaleza de medios corporativos y limitaciones en el ejercicio del periodismo (ver figura).

Los medios corporativos son generalmente parte de conglomerados empresariales que obedecen a intereses de élite del sector empresarial, debiendo la línea informativa obedecer a estos intereses. En medios corporativos es habitual promover una filosofía neoliberal que defienda los principios de mercado y se oponga férreamente a cualquier tipo de iniciativa en contra. En este escenario, un gobierno basado en principios de justicia social y de distribución de la riqueza puede ser considerado como autoritario y contrario a la libertad. Estos intereses corporativos requieren asimismo, del apoyo del aparato estatal, que a través de legislación y del establecimiento de condiciones favorables forma también parte del sistema de manipulación de la información. Es por lo tanto común ver en la prensa norteamericana una clara tendencia a descalificar a movimientos progresistas y de tinte social. Por otra parte, la financiación de estos medios depende de publicidad, la cual en su gran mayoría proviene de empresas; de esta forma se refuerzan los intereses corporativos. Consecuentemente estos intereses son canalizados a través de noticias producidas con un alto nivel de control y con la validación de datos oficiales, opiniones de expertos y de funcionarios.

 

En cuanto a las limitaciones en el trabajo periodístico, un primer factor a considerar en el caso de Venezuela es el trasfondo de los periodistas internacionales. Hay una tendencia a nivel global de que corresponsales internacionales provengan de un contexto privilegiado; como es de suponer estos tienden a compartir los valores de las elites, que tienen bajo su poder a los medios de comunicación. En muchos casos estos periodistas tienen relación de amistad con dirigentes opositores, los cuales han sido educados en el extranjero. Otra limitación es la falta de experiencia de reporteros, lo cual se suma a un limitado conocimiento del contexto venezolano y del idioma español. Es bien sabido que los corresponsales extranjeros tienden a quedarse en zonas privilegiadas de Caracas, perdiendo oportunidad de exponerse a la realidad de la mayoría de los venezolanos. Asimismo, su falta de conocimiento del contexto y del idioma los fuerza a buscar opiniones y notas con personas que puedan hablar en inglés, lo cual solo es posible para una minoría; en general, las notas sobre Venezuela provienen de este tipo de periodismo.

Una forma de sortear estas limitaciones es a través de un relacionamiento estrecho con la prensa local corporativa. Una gran parte del contenido de las notas en medios internacionales viene de periodistas venezolanos, por lo tanto la línea informativa opositora local es reconocible en la prensa internacional. Luego se enfrentan limitaciones en la redacción de artículos, los cuales tienen que pasar por la revisión de editores que generalmente tienen sus oficinas en grandes capitales (Nueva York, Londres, Sao Paulo) y los cuales no tienen un conocimiento del contexto venezolano. Los editores son los que deciden lo que será noticia y qué información reportar. A estos escollos se suman restricciones de tiempo y presupuesto. Con la era de la comunicación digital y la reducción de la audiencia de medios tradicionales, existe una gran presión por presentar artículos rápidos, lo cual va en detrimento de la calidad de las noticias. Adicionalmente, se observa una tendencia global de reducir el presupuesto en el sector de la prensa, lo cual hace más difícil enviar corresponsales que puedan hacer periodismo serio en Venezuela. Una estrategia para confrontar estos problemas es hacer uso de clickbait o civeranzuelos, que consiste en publicar contenidos sensacionalistas y en muchos casos fake news para atraer la atención de los lectores. Muchos periodistas se quejan de que son obligados a hacer uso de estas técnicas.   

Como navegar en un mar de noticias fabricadas?

El panorama en cuanto a la manipulación de la información sobre Venezuela puede ser desolador, no obstante hay formas de hacer frente en esta batalla. Aunque el monopolio de los medios bajo control de las grandes corporaciones tiene un efecto que incluso alcanza las redes sociales, debemos hacer un esfuerzo por contrastar esta información con medios alternativos para poder entender lo que hay detrás de la posverdad[4]. El internet, nos brinda un acceso instantáneo a numerosas fuentes y esto ha conllevado asimismo,  una mayor democratización de la información. Esta democratización nos ha generado la posibilidad de elevar nuestra voz; ahora tenemos la opción de denunciar la falsedad mediática a la que somos expuestos.

En este momento donde se pretende ejercer un control total sobre la información globalizada vale la pena retornar a los principios que ya fueran propuestos por el Movimiento de Países no Alineados y luego asumidos por la UNESCO, para alcanzar un Nuevo Orden Mundial de la Información y Comunicación. Estos principios buscan un balance en la información, evitando el monopolio en el flujo y contenidos por parte de países y actores poderosos. Lamentablemente, la férrea oposición de los Estados Unidos y de corporaciones mediáticas no permitió que prospere esta iniciativa.   

Un nuevo mundo de comunicación democrático que permita la libre circulación de la información y opinión, impedirá que se imponga el estado de control que  predijo George Orwell en su obra 1984. Solo un gran esfuerzo desde los sectores contra-hegemónicos nos permitirá avanzar en la democratización de la información.

 

Enlaces de Interés:

Informe del Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo acerca de su misión a la República Bolivariana de Venezuela y al Ecuador – Alfred De Zayas:

https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G18/239/34/PDF/G1823934.pdf?OpenElement

Información sobre el libro Bad News from Venezuela, Alan McLeod

https://www.amazon.co.uk/Bad-News-Venezuela-misreporting-Communication/dp/1138489239

Entrevista a Alan McLeod sobre Venezuela

https://www.youtube.com/watch?v=r0E_4uAdf9c

Video sobre el concepto de consenso manufacturado de Edward Herman y Noam Chomsky (original producido por Aljazeera)  

https://www.youtube.com/watch?v=v9wpo12iKiI

Articulo (en inglés) Cero por ciento de los comentaristas de élite se oponen al cambio de gobierno en Venezuela - Fairness & Accuracy in Reporting – FAIR :

https://fair.org/home/zero-percent-of-elite-commentators-oppose-regime-change-in-venezuela/

Informe MacBride, Un Solo Mundo, Voces Múltiples: Comunicación e Información en Nuestro Tiempo – UNESCO (Nuevo Orden Mundial de la Información y Comunicación):

https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000040066_spa

 

 

 

[1] Comcast, Disney, News Corporation, Time Warner (incluye CNN), Viacom y CBS.

[2] Según datos de la OPEP, Venezuela cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo.

[3] New York Times, Washington Post, Miami Herald, The Guardian, Times, Daily Telegraph y The Independent.

[4] Segun la RAE posverdad es la “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.

]]>
<![CDATA[Y pasó por aquí el huracán bolivariano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-paso-por-aqui-el-huracan-bolivariano-20190620-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-paso-por-aqui-el-huracan-bolivariano-20190620-0026.html Se vive el tiempo más oscuro de nuestro país, ¡qué duda cabe! Hemos convertido toda nuestra extensión territorial en un santuario de la corrupción y el exterminio de la dignidad humana. Somos el mejor ejemplo para la redacción de un decálogo titulado: “Cómo destruir un país en menos de 5 años en sencillos pasos”. Somos un carrusel de errores que nos empujaron a una tragedia humanitaria sin precedentes.

La miseria generalizada es conmovedora. Toda la nación pareciera una “zona cero”. Cualquier lugar de Maracaibo (o el estado Zulia) pudiera ser la imagen más representativa del colapso de una nación. Observar cómo se compra “efectivo”; asimilar la –casi- obligatoriedad de pagar en moneda extranjera cualquier bien o servicio básico; soportar más de 12 horas diarias sin energía eléctrica; conocer que tampoco los muertos pueden descansar en paz porque sufren profanaciones diarias o ver las filas gigantescas en los pueblos fronterizos, constituyen las mejores fotografías de nuestras fatalidades.

Por lo pronto, la indignación está contenida por una represión brutal y una política hambreadora. Ciertamente, persisten en establecer la dependencia estatal como estrategia eficaz de control y sumisión, pero ya queda poco para repartir. La misma mendicidad que están fabricando se les dará vuelta, porque lo que viene es una dolarización de facto donde pocos podrán sobrevivir ese proceso, pues, esa moneda extranjera no está al alcance de todos. Esa misma subordinación que intentan mantener, se revertirá cuando la famosa caja de alimentos desaparezca o el transporte de mercancías por las fronteras sea poco menos que imposible debido a la falta combustible. Esto está ocurriendo en menor escala, pero los grandes eventos penosos están floreciendo de a poco.

Todos los días brotan hechos que generan necesidad de adaptación rápida para sobrevivir. Tales son los casos de la compra de plantas eléctricas o la adquisición de internet satelital, pero esto lo pueden financiar algunos, mientras la mayoría resiste con una vida precaria y primitiva.  Esta brecha, entre quienes aún pudieran soportar los embates de la crisis y quienes apenas subsisten, gradualmente se va reduciendo y la vida es desesperante para todos.

Mucho tendrá que hacer el nuevo gobierno para restablecer el imperio de la ley y recobrar lo que llaman dignidad humana. Será un esfuerzo titánico y sobrehumano, porque el resurgimiento de la nación solamente será posible si se restablece la importancia de la institucionalidad y se  utiliza los abundantes recursos naturales como palanca principal de un proceso de industrialización planificado y juicioso.

Y sí, chico. La verdad es que pasó un huracán que llamaron bolivariano, llevándose todo lo bueno y profundizando todo lo malo…

]]>
<![CDATA[Plan Zulia 2040]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Plan-Zulia-2040-20190620-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Plan-Zulia-2040-20190620-0021.html El  nuevo periodo en que los zulianos nos dieron la confianza para servir al Estado, desde el año 2012, sentimos la misma carencia que señalábamos en el artículo anterior,  como era la falta de un plan, de una brújula que marcara dirección, para el quehacer del gobierno regional en armonía con los planes de desarrollo nacional.

De nuevo recurrimos a los equipos de planificación para tratar de unificar criterios de los diversos sectores de la vida pública regional, incluido ahora el poder popular, ya bastante fortalecido y comprometido con su papel de participación directa. Apelamos otra vez a la organización con la que anteriormente hicimos la experiencia de Zulia Tercer. Milenio.

Ahora, el Instituto de Gerencia  y Estrategia del Zulia, con Adalberto Zambrano y un equipo multidisciplinario de la misma gobernación iniciamos de nuevo un proceso unificador, tomando como base y  guía, el Plan de la Patria, convertido en Ley de la República.  Nos dimos a la tarea de concretar una propuesta que nos permitiera de nuevo remar en la misma dirección para convertir en realidades para la vida mejor de los zulianos, las potencialidades regionales para el desarrollo y crecimiento sostenido. Ese plan sigue incluyendo acciones que avanzaron con todas las dificultades en los veinte años anteriores.

En medio de las guarimbas, las locuras opositoras para tomar el poder destruyendo con la violencia todas las oportunidades que les daba la Constitución del 1.999, avanzamos para presentar al estado el plan de desarrollo regional Zulia 2040.

Estamos seguros de que vendrán al Estado momentos en que cómo decía Simón Rodríguez, maestro del Libertador, tendremos hijos de esta tierra bendita que mirarán su paisaje, su gente, su historia y su geografía para construirse con sentido de historia y de porvenir, sin distracciones, sin enfermedad de inmediatez.

Allí está el plan como una guía para que pueda leerse, criticarse y aplicarse en lo que tenga de útil para la vida mejor de los Zulianos y Zulianas.

]]>
<![CDATA[Adicción al poder]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Adiccion-al-poder-20190619-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Adiccion-al-poder-20190619-0019.html En su biografía “El Conde-Duque de Olivares, o la pasión de mandar”, el médico y escritor español, Gregorio Marañón sostiene que los poderosos se enamoran de tal manera del poder que “la pasión de mandar” los llega a dominar por completo, les nubla la visión objetiva de la realidad y el poder se transforma en adicción. Toda adicción implica un vacío afectivo. El vacío, reconocido o no, se transforma en una boca voraz  e insaciable, que convierte  a las personas en devoradoras, que tratan en vano de llenar su vacío interior con dosis cada vez mayores.

 

Amontonar más y más poder se convierte en obsesión.  La adicción al  poder tiene como primer síntoma la necesidad narcisista de ser  escuchado permanentemente. De ahí  la necesidad de ser  la única voz, que necesita fluir en interminables peroratas y no vacila en encadenar los medios para obligar  a todo el mundo a escuchar sus  ocurrencias, promesas y amenazas.  No soporta los medios críticos, por ello les niega el papel,  los cierra o saca del aire,  o los mantiene sumisos mediante amenazas o prebendas.  Su fantasía principal es lograr un país donde sólo se escuche su voz y el eco de los que la repiten, con unos  medios  que divulguen  todas sus promesas.  Los aduladores de oficio se apresurarán a repetir una y otra vez sus palabras y aplaudirán sus ocurrencias, sin importar que carezcan de sentido.

 

La adicción al poder necesita recurrir a trampas lingüísticas, donde las palabras sólo significan lo que  él decide.  Por ejemplo, con la palabra pueblo, expresión de totalidad,  se refiere  solamente a sus   seguidores, sin importar si han quedado reducidos a una minoría.  La palabra Patria se reduce a una palabra inflada de retórica, vacía de personas y de rostros. Por ello,  defender la Patria equivale a aceptar sus decisiones y principios, sin importar el dolor y sufrimiento que ocasionan;   los que no lo hacen son apátridas y traidores.

 

Como  ocupa la mayor parte del tiempo en hablar y no en gobernar, y  no tiene  éxitos  que mostrar, la  mayoría de sus  palabras son anuncios, promesas, declaraciones  de lo que va a hacer y  del futuro glorioso que nos espera, porque esta vez sí,  los nuevos proyectos, que suelen ser los viejos proyectos fracasados pero ahora maquillados con nuevas promesas, van a ser eficientes y nos van a traer grandes éxitos y glorias. 

 

La incapacidad de ver la realidad que ocasiona la adicción al  poder necesita ir  acompañada de ceguera voluntaria o interesada de  sus seguidores. Algunos  actúan de  buena voluntad, seducidos por el discurso antiimpearialista. Otros lo siguen por interés pues saben  que el disfrute de algunos privilegios  pende del hilo de la fidelidad absoluta. Hay también otros que la cercanía al poder les permitió y permite  enriquecerse ilícitamente y estos, al permanecer fieles al poder, defienden sus haberes mal habidos, pues saben que la caída del poder no sólo les impediría  seguir disfrutando de los privilegios, sino que podría ocasionar su enjuiciamiento e incluso  su condena.

 

La adicción al poder los deshumaniza y los vuelve insensibles   ante la miseria, la muerte por hambre o  falta de medicinas, la destrucción del país, el colapso de todos los  servicios, la estampida de millones de conciudadanos que se han marchado  por no ver aquí la posibilidad de vida digna. Y cuando resulta imposible ocultar la realidad, recurren a culpar del desastre siempre a otros: el imperio, los capitalistas, los empresarios sin corazón, los opositores…

 

]]>
<![CDATA[El día después]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dia-despues-20190619-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dia-despues-20190619-0013.html He escuchado decir que este país y esta sociedad no tienen remedio. Que esto que nos ocurre en la Venezuela del socialismo del siglo XXI es por nuestra flojera, por nuestra incapacidad para rebelarnos y reclamar nuestros derechos.

Pienso en quienes dieron su vida por reclamar sus derechos, o en aquellos que se encuentran secuestrados en los sótanos de ese infierno llamado La Tumba. Vuelvo otra vez a las estadísticas de las organizaciones que constantemente monitorean el fenómeno social venezolano. Indican que en los primeros 3 meses de este año hubo cerca de 6000 protestas, entre marchas, plantones, cierre de vías, manifestaciones y hasta huelgas de hambre.

El venezolano ha perdido, en promedio, entre 15-18 kilogramos de masa corporal. El año pasado se contabilizaron en los enfrentamientos contra el régimen, poco más de 140 asesinatos, y en lo que va de este año, supera los 80 ajusticiados.

No. No es verdad que el venezolano sea un ciudadano conformista ni cobarde, como irresponsablemente indican ciertos mensajes por las redes sociales. Ocurre que la barbarie de la anormalidad arropa la cotidianidad de quienes resistimos la férrea tortura de todos los días, impuesta por el carnicero de Miraflores y sus pandilleros.

El Estado venezolano nos tortura, persigue, humilla y veja diariamente. Las 24 horas del día. Usa todos los medios posibles para mantener a la población en constante incertidumbre y sosiego. Cuando en la cotidianidad no encuentras gas doméstico para cocinar, inicias la precaria ruta de la carga de las pesadas bombonas para adquirirlas. Si tienes suerte, pagas con sobreprecio y además, debes darle al vendedor un kilo de algún producto básico: azúcar, arroz, harina de maíz.

Con la mueca de felicidad y el cargo de consciencia por el acto cometido, vas a tu casa para instalarla y comenzar las labores de cocina. Pero entonces, no hay agua. Tienes que iniciar el calvario de vagar por el vecindario para obtener un poco de agua potable. Así pasas algunas horas del día.

De pronto te percatas que en esa búsqueda del gas y después del agua, agotaste tu tanque de gasolina. Debes buscar una estación de servicio que esté funcionando y además, que las casi infinitas colas te permitan llegar al surtidor.

Si tienes suerte, perderás en promedio cerca de 4-5 horas. Hay ciudades y pueblos, como Tabay, en Mérida o San Cristóbal, en Táchira -por no mencionar a Maracaibo- donde el promedio se contabiliza en 4-5 días.

Mientras estás en la cola con tu vehículo te asaltan la duda, la incertidumbre, ese pensamiento de la mala suerte que hace de esos momentos, instantes de tortura psicológica, espiritual. Al final, después de varias horas y con un sol propio de este trópico caribeño, la incertidumbre y la duda se revelan y zas!, la electricidad la cortaron y cierran la estación de servicio. O como me ha ocurrido cuando apenas faltan tres vehículos, al militar que administra el tiempo de funcionamiento de la estación de servicio, se le ocurre mandar a cerrar.

Entonces te bajas del vehículo, te acercas al oficial y comienzas a rogar pidiendo que te permitan 10, 15 litros de gasolina. Pero el hombre permanece inmutable. Ni los ruegos de tu mujer que le dice que es para llegar a la casa de su mamá para llevarle unas medicinas –yo le muestro la bolsa con los antibióticos- despiertan su sensibilidad. Le digo que es una abuelita de 93 años. Nada. -Venga mañana temprano.

Te vas derrotado. Son las 7 de la noche y todavía no has almorzado. Tienes sed. Enciendes tu vehículo para buscar otra estación de servicio pero sabes que a esa hora todas han cerrado. Llegas a tu casa con los hombros adoloridos y te das cuenta que todo está a oscuras. Lograste encontrar gas, un poco de agua. Pero tu vehículo está en rojo por falta de combustible, y no tienes electricidad en tu casa. Terminas comiendo cualquier cosa que logras encontrar en medio de la oscurana.

Todo el día vagando por la ciudad para lograr lo que en otros países es lo normal, lo común y se conoce como servicios básicos del Estado. En la Venezuela del socialismo del siglo XXI todos los días estás sometido a tortura, sea psicológica, espiritual o física por exigir tu derecho humano a esos servicios. Luchas, resistes, te enfrentas a los colmillos de la barbarie constantemente. Eres derrotado pero intuyes que la guerra sigue y respiras.

La miseria y el desamparo te persiguen permanentemente. Todas las mañanas cuando dejo a las chicas en su trabajo, porque hago transporte, -ahora le dicen uber- observo a una familia entera hurgando entre las bolsas negras para alimentarse. El señor, la señora, una niña y un joven. Doy marcha en mi vehículo medio “parapeteado” y me invento una historia. Una fábula que hilvano muy metódicamente.

Es el mismo deseo que encuentro cada vez con mayor certeza cuando converso con mi esposa, con mis seres queridos, con mis amigos. Cuando leo mensajes por las redes sociales. En la inmensa mayoría de mis hermanos venezolanos constato el ansías del cambio. La seguridad de una voluntad de reconstrucción. La fe de creer primero en nosotros mismos. En nuestras capacidades y fortalezas.

En todo profesional venezolano que se ha quedado anida un proyecto de vida, un plan para salir de la catástrofe humanitaria, un estudio para desarrollar un emprendimiento. Las organizaciones de solidaridad desde hace varios años han entrelazado sus objetivos y se han fortalecido. En todos los estados y ciudades existen organizaciones de ayuda humanitaria.

Cientos de ONG’s vigilan desde sus ámbitos de trabajo y realizan estudios, investigaciones y han diseñado modelos de gobernabilidad para nuevas estructuras de desarrollo en cada una de las áreas y atacar esta descomunal catástrofe humanitaria.

El pedazo de país que ha sido obligado a vagar por el mundo hoy se erige como un rostro cada vez más claro, que aporta su ayuda solidaria a este inmenso llanto. Más de 4 millones de venezolanos son una fuerza laboral y espiritual que bajo sus hombros sostiene a familias enteras en este campo de concentración nacional.

No. No nos derrotarán jamás. El país posible se construye en medio de esta guerra de tercera generación. Esta invasión de fuerzas militares, paramilitares, del narcotráfico y terrorismo internacional que se apropió del suelo patrio, será expulsada a fuerza de coraje, valentía, constancia y organización de sus ciudadanos.

]]>
<![CDATA[El día después]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dia-despues-20190618-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-dia-despues-20190618-0037.html He escuchado decir que este país y esta sociedad no tienen remedio. Que esto que nos ocurre en la Venezuela del socialismo del siglo XXI es por nuestra flojera, por nuestra incapacidad para rebelarnos y reclamar nuestros derechos.

Pienso en quienes dieron su vida por reclamar sus derechos, o en aquellos que se encuentran secuestrados en los sótanos de ese infierno llamado La Tumba. Vuelvo otra vez a las estadísticas de las organizaciones que constantemente monitorean el fenómeno social venezolano. Indican que en los primeros 3 meses de este año hubo cerca de 6000 protestas, entre marchas, plantones, cierre de vías, manifestaciones y hasta huelgas de hambre.

El venezolano ha perdido, en promedio, entre 15-18 kilogramos de masa corporal. El año pasado se contabilizaron en los enfrentamientos contra el régimen, poco más de 140 asesinatos, y en lo que va de este año, supera los 80 ajusticiados.

No. No es verdad que el venezolano sea un ciudadano conformista ni cobarde, como irresponsablemente indican ciertos mensajes por las redes sociales. Ocurre que la barbarie de la anormalidad arropa la cotidianidad de quienes resistimos la férrea tortura de todos los días, impuesta por el carnicero de Miraflores y sus pandilleros.

El Estado venezolano nos tortura, persigue, humilla y veja diariamente. Las 24 horas del día. Usa todos los medios posibles para mantener a la población en constante incertidumbre y sosiego. Cuando en la cotidianidad no encuentras gas doméstico para cocinar, inicias la precaria ruta de la carga de las pesadas bombonas para adquirirlas. Si tienes suerte, pagas con sobreprecio y además, debes darle al vendedor un kilo de algún producto básico: azúcar, arroz, harina de maíz.

Con la mueca de felicidad y el cargo de consciencia por el acto cometido, vas a tu casa para instalarla y comenzar las labores de cocina. Pero entonces, no hay agua. Tienes que iniciar el calvario de vagar por el vecindario para obtener un poco de agua potable. Así pasas algunas horas del día.

De pronto te percatas que en esa búsqueda del gas y después del agua, agotaste tu tanque de gasolina. Debes buscar una estación de servicio que esté funcionando y además, que las casi infinitas colas te permitan llegar al surtidor.

Si tienes suerte, perderás en promedio cerca de 4-5 horas. Hay ciudades y pueblos, como Tabay, en Mérida o San Cristóbal, en Táchira -por no mencionar a Maracaibo- donde el promedio se contabiliza en 4-5 días.

Mientras estás en la cola con tu vehículo te asaltan la duda, la incertidumbre, ese pensamiento de la mala suerte que hace de esos momentos, instantes de tortura psicológica, espiritual. Al final, después de varias horas y con un sol propio de este trópico caribeño, la incertidumbre y la duda se revelan y zas!, la electricidad la cortaron y cierran la estación de servicio. O como me ha ocurrido cuando apenas faltan tres vehículos, al militar que administra el tiempo de funcionamiento de la estación de servicio, se le ocurre mandar a cerrar.

Entonces te bajas del vehículo, te acercas al oficial y comienzas a rogar pidiendo que te permitan 10, 15 litros de gasolina. Pero el hombre permanece inmutable. Ni los ruegos de tu mujer que le dice que es para llegar a la casa de su mamá para llevarle unas medicinas –yo le muestro la bolsa con los antibióticos- despiertan su sensibilidad. Le digo que es una abuelita de 93 años. Nada. -Venga mañana temprano.

Te vas derrotado. Son las 7 de la noche y todavía no has almorzado. Tienes sed. Enciendes tu vehículo para buscar otra estación de servicio pero sabes que a esa hora todas han cerrado. Llegas a tu casa con los hombros adoloridos y te das cuenta que todo está a oscuras. Lograste encontrar gas, un poco de agua. Pero tu vehículo está en rojo por falta de combustible, y no tienes electricidad en tu casa. Terminas comiendo cualquier cosa que logras encontrar en medio de la oscurana.

Todo el día vagando por la ciudad para lograr lo que en otros países es lo normal, lo común y se conoce como servicios básicos del Estado. En la Venezuela del socialismo del siglo XXI todos los días estás sometido a tortura, sea psicológica, espiritual o física por exigir tu derecho humano a esos servicios. Luchas, resistes, te enfrentas a los colmillos de la barbarie constantemente. Eres derrotado pero intuyes que la guerra sigue y respiras.

La miseria y el desamparo te persiguen permanentemente. Todas las mañanas cuando dejo a las chicas en su trabajo, porque hago transporte, -ahora le dicen uber- observo a una familia entera hurgando entre las bolsas negras para alimentarse. El señor, la señora, una niña y un joven. Doy marcha en mi vehículo medio “parapeteado” y me invento una historia. Una fábula que hilvano muy metódicamente.

Es el mismo deseo que encuentro cada vez con mayor certeza cuando converso con mi esposa, con mis seres queridos, con mis amigos. Cuando leo mensajes por las redes sociales. En la inmensa mayoría de mis hermanos venezolanos constato el ansías del cambio. La seguridad de una voluntad de reconstrucción. La fe de creer primero en nosotros mismos. En nuestras capacidades y fortalezas.

En todo profesional venezolano que se ha quedado anida un proyecto de vida, un plan para salir de la catástrofe humanitaria, un estudio para desarrollar un emprendimiento. Las organizaciones de solidaridad desde hace varios años han entrelazado sus objetivos y se han fortalecido. En todos los estados y ciudades existen organizaciones de ayuda humanitaria.

Cientos de ONG’s vigilan desde sus ámbitos de trabajo y realizan estudios, investigaciones y han diseñado modelos de gobernabilidad para nuevas estructuras de desarrollo en cada una de las áreas y atacar esta descomunal catástrofe humanitaria.

El pedazo de país que ha sido obligado a vagar por el mundo hoy se erige como un rostro cada vez más claro, que aporta su ayuda solidaria a este inmenso llanto. Más de 4 millones de venezolanos son una fuerza laboral y espiritual que bajo sus hombros sostiene a familias enteras en este campo de concentración nacional.

No. No nos derrotarán jamás. El país posible se construye en medio de esta guerra de tercera generación. Esta invasión de fuerzas militares, paramilitares, del narcotráfico y terrorismo internacional que se apropió del suelo patrio, será expulsada a fuerza de coraje, valentía, constancia y organización de sus ciudadanos.

]]>
<![CDATA[Dividen: opciones y ambiciones]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividen-opciones-y-ambiciones-20190614-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dividen-opciones-y-ambiciones-20190614-0035.html Conversando con unos amigos, hace algunos días, coincidíamos en que la situación política continúa llena de incertidumbre y desconcierto. ¡Cualquier cosa puede pasar! Varios caminos para el desenlace están en la carretera y hoy cada quien escoge de acuerdo a su libre entender y anhelar. En pocas palabras, se han democratizado las opciones para el esperado cambio de gobierno. ¿Esto es bueno o es malo? Depende de cada perspectiva. Pero, sin embargo, la multi opción es un signo de inseguridad e inestabilidad. Que gasta recursos y grandes esfuerzos en acciones que se evaporan indefectiblemente en la maraña de decisiones infecundas. Es la clásica división que merma las resistencias a la hora de dar la batalla definitiva. Se bifurcan las energías y se enflaquecen  las fortalezas y ventajas comparativas. Es como si en la lucha por la independencia, la batalla de Carabobo hubiera tenido varias estrategias y tácticas de combate contra los realistas. O varios jefes supremos únicos y desarticulados y no uno solo: Bolívar.

        La otra gran pregunta es ¿Quien divide a quien? Las multi opciones generan variadas ambiciones o son estas las que generan muchas opciones? Como es lógico entender ambas son resultados de realidades de naturaleza diferente. Por ejemplo, las opciones obedecen más a condiciones objetivas paradigmáticas, que generan posibilidades y contingencias propensas a producir ciclos capaces de derrocar al gobierno de Maduro. En estas opciones sobresalen: las perspectiva militar de un golpe de estado; el escenario de una explosión social que encienda, saquee y pueda tumbar al gobierno; el entorno geopolítico en Washington y la  probabilidad de ordenar desde la Casa Blanca, una intervención militar en Venezuela. Finalmente, un proceso de diálogo y negociación que termine en un acuerdo a elecciones generales, con árbitro independiente y justo. Mientras, las ambiciones son consecuencia de factores culturales,  históricos, psicosociales. ¡Gajes del oficio, dirían los apolíticos! 

      En esta complicada coyuntura de juegos e ingenios influyen también, de manera importante, las maniobras y escaramuzas puestas en práctica por ambos contendores, para engañar y falsear situaciones que dislocan al adversario. Lo cual da como resultado equivocaciones y agotamientos que hacen actuar sin precisión ni pericia. La noticia falsa o Fake News, que se desplaza por las redes sociales y medios de comunicación, son dispositivos ordinarios para forjar actitudes erráticas que enmarañan el entramado político. Entonces, la política es una actividad del ser humano que se mueve entre la realidad y la fantasía. Siempre ha tenido significativos rasgos de utopía y delirio. Espejismo y presunción. No obstante, no hay nada más concreto que el poder. “El poder y la gloria los bienes más preciados del hombre”.

]]>
<![CDATA[El naufragio de los pobres, por Rafael Ramírez]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-naufragio-de-los-pobres-por-Rafael-Ramirez-20190616-0001.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-naufragio-de-los-pobres-por-Rafael-Ramirez-20190616-0001.html El Mar Caribe se ha convertido en la tumba de los venezolanos más pobres, que tratan de salir desesperados de la tragedia de la Patria. Ya no es aquel pueblo heroico que lo surcaba hace más de doscientos años, entre Haití, Los Cayos, Cartagena, Jamaica, Chacachacare y las costas de la Patria en la lucha por su independencia. No. Ahora, son los más pobres, los que no tienen otra opción que lanzarse al mismo mar Caribe para alcanzar una tierra segura, amiga, que les permita vivir; y, sobre todo, poner a resguardo a sus familias e hijos del desastre del madurismo.

 

Son parte de los 4 millones de venezolanos que , según el último reporte de la Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas, la UNHCR y la OIM, la Organización Internacional para la Migración, han abandonado el país desde finales del 2015 y que el gobierno insiste en negar e incluso anuncia que dos de sus más conspicuos representantes irán a la ONU a “refutar” a la organización más seria y reconocida por el mundo en esta materia, pensando tal vez que podrán “patotear”, como decía el presidente Néstor Kirchner, al resto de los países, o que van a una entrevista de VTV o Globovisión, donde pueden decir lo que quieran, sin contestación.

 

La diáspora de venezolanos, fenómeno que hemos alertado (“no te vayas”) y denunciado (“el paso de los Andes”), es una triste realidad que desgarra y separa a las familias y que ha vaciado de la alegría, y fuerza de sus jóvenes a nuestra Patria; tiene millones de historias tristes y situaciones lamentables que, muchas veces, ocurren en silencio, en el anonimato de la tragedia del pobre, que no le importa ni a las élites, ni al gobierno.

 

Una de estas tragedias, de las más crueles y más invisibilizadas o desconocidas, es la de los venezolanos, hombres, mujeres y niños, que mueren ahogados en aguas del Mar Caribe, tratando de salir del país. Venezolanos, sobre todo jóvenes, muchas veces con sus hijos, que mueren ahogados en el intento de cruzar el Caribe, principalmente, hacia Aruba, Curazao, Trinidad y Tobago, entre otros destinos.

 

Pocos casos de estas historias se conocen, a veces la información de algún sobreviviente o la aparición de cuerpos de infortunados, o restos de la embarcación que naufragó y que son arrastrados por la corriente hacia alguna playa, evidencian la tragedia. Otras, se conoce de algún caso por la búsqueda desesperada de los familiares, madres, esposos, esposas, que despidieron o esperaban a los suyos de una travesía de la cual no sobrevivieron. Existen muchos casos de grupos enteros de venezolanos, cuyos cuerpos se pierden en las profundidades de nuestro mar Caribe, donde están naufragando los sueños y las vidas de los más pobres.

 

El caso de la joven madre Maroly Bastardo Gil, embarazada de ocho meses, quien, el pasado mes de agosto, salió de El Tigre y se embarcó, junto a sus dos hijos en el peñero “Ana María”, junto a otras 31 personas, saliendo desde Güiria con destino a Trinidad, donde la esperaba su esposo Kennier Berra y a donde nunca llegaron, presumiendo su naufragio en el estrecho “Boca de Dragón” entre ambas líneas costeras. Quien fuera el piloto de la embarcación fue rescatado del mar al día siguiente, y trasladado a la isla de Granada. De los infortunados pasajeros, no se sabe nada.

 

El caso de 32 venezolanos, la mayoría mujeres, que salieron en el peñero Jhonnaly José, también desde Güiria hacia Trinidad, naufragando en el trayecto, como lo reporta la misma ACNUR desde Ginebra. Los pescadores solo lograron rescatar 9 hombres, el resto, se encuentran desaparecidos en el Mar Caribe.

 

Los casos de naufragios de peñeros hacia Aruba y Curazao, ha enlutado a las poblaciones de La Vela y otros pueblos del estado Falcón. Sucesivos incidentes de jóvenes que se lanzan en peñeros a las turbulentas aguas de nuestro mar, tratando de llegar a las Islas. Se han producido graves y tristes incidentes donde naufragan y mueren grupos de 32 y 20 pasajeros por embarcación, o de cuerpos de jóvenes venezolanos que aparecen en las playas de las islas, ahogados sus sueños y truncados sus futuros, como triste testimonio de esta tragedia.

 

Por supuesto que ninguna autoridad del gobierno informa, reporta o investiga qué está pasando con estos seres humanos, ¿cuántos son?, ¿por qué mueren?, ¿cómo sucede?, ¿por qué se lanzan al mar para salir del país?, ¿cómo ayudarlos? El gobierno no lo hace porque tiene la política cruel de negar también esta realidad; y, además, por la indolencia con respecto a las terribles consecuencias sociales de la crisis que ellos mismos han generado con la imposición de su paquetazo económico. Lo increíble es que la izquierda y lo que queda de PSUV guardan silencio.

 

Lo que está sucediendo en el Mar Caribe es análogo a lo que sucede en el Mar Mediterráneo, donde mueren y desaparecen miles de hijos e hijas de toda África que huyen desesperados de las dramáticas condiciones de vida de esos hermanos países azotados por el hambre, la pobreza y la guerra. El Caribe y el Mediterráneo se convierten así en la vergüenza de gobiernos y sistemas políticos y económicos, absolutamente injustos y violentos. Ésto que sucede es una bofetada a la conciencia del mundo.

Aunque el gobierno insista en negar la crisis migratoria y humanitaria que afecta al país, una de las más graves del mundo, el sistema de las Naciones Unidas está obligado a actuar para que el gobierno venezolano respete el Derecho Internacional y actúe para proteger y garantizar los Derechos Humanos de todos sus ciudadanos.

 

Como fue nuestra doctrina, durante nuestro desempeño en las Naciones Unidas, los Derechos Humanos son integrales: incluyen los factores económicos, sociales, culturales, políticos y jurídicos de las personas. Nuestra posición durante las discusiones en el Consejo de Seguridad, cuando se abordaba el tema de los migrantes africanos que cruzaban desesperados el Mediterráneo era que, en vez de abordar el problema desde una perspectiva militar, debía reconocerse la responsabilidad que han tenido las naciones y gobiernos causantes de las situaciones de inestabilidad y miseria en los países de origen, para atender las causas de base, “raigales” en el argot diplomático, de la diáspora.

 

Nuestra postura no puede ser distinta en este caso, más aún cuando se trata de nuestros nacionales. El gobierno de maduro es responsable de la terrible situación económica y social que aqueja a nuestro pueblo; y, en consecuencia, es el único que ha de responder por la salida del país de cerca de 4.000.000 millones de venezolanos, incluyendo la suerte de los que mueren en trayecto a pie, y los que desaparecen o se ahogan tratando de cruzar el Mar Caribe.

 

Éste es un gobierno que no solo viola sistemáticamente los Derechos Humanos de sus ciudadanos a través de la represión, la persecución y el encarcelamiento-secuestro por razones políticas, sino que viola los Derechos Fundamentales de toda la población, incluyendo los económicos y sociales, razón por la cual están dispuestos a correr todos los riesgos y sufrir todas las privaciones y maltratos para obtener fuera del país, lo que el Estado no es capaz de garantizarles.

 

La próxima visita de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la ex presidenta Michelle Bachelet, es una excelente oportunidad para que pueda constatar el estado de violación permanente de los Derechos Humanos en el país.

 

Lo es igualmente, para que pueda corroborar la violación continua del Estado de Derecho en el país practicado por maduro y los distintos órganos del gobierno, así como por la fiscalía general y el poder judicial. Todo aunado a la total inexistencia de separación de poderes y el debido proceso; la “judicialización de la política” como práctica sistemática del gobierno y la conducta intolerante y violenta de ambos grupos políticos que se disputan el poder por encima de los intereses del país.

 

Ojalá la Alta Comisionada, con la experiencia como Jefa de Estado, su agudeza política y profunda humanidad, pueda ver más allá del cerco que le montará el gobierno, el “maquillaje” de la realidad, los “falsos positivos” y los traslados apresurados de presos para ocultar su situación.

 

Ojalá tenga la posibilidad de escuchar y entrevistar a los familiares y víctimas de la violación de los Derechos Humanos por parte del Gobierno; pueda sobreponerse a la intolerancia de la extrema derecha y reconocer que los Chavistas que nos oponemos a maduro, tenemos también Derechos Humanos. Que haga valer el criterio universalmente aceptado de que los Derechos Humanos deben practicarse con imparcialidad, no selectividad y sin politización de los mismos.

 

Ojalá que pueda recibir y escuchar a las esposas de los más de cien trabajadores de PDVSA y de los oficiales militares Chavistas secuestrados; conocer los casos de los ex ministros Nelson Martínez, Mayor General Rodríguez Torres y General Raúl Baduel, así como los casos de tantos y tantos presos-secuestrados por órdenes directas de maduro, y cualquiera de su círculo de poder, a los cuales se les han violado todos sus derechos, se les maltrata y se llevan al borde de la muerte.

 

Ojalá la Alta Comisionada pudiese acceder a “La Tumba”, el “Helicoide”, el Sebin, Digecim y otros centros de detención, y hablar con los secuestrados, muchos de ellos, como los casos de Gladys Parada y Diagnaly Muñoz, que llevan allí más de cinco años, sin saber siquiera de qué se les acusa, sin haber tenido nunca posibilidad de asistir siquiera a una sola audiencia judicial. Ésto aunado a la ocupación o mejor, confiscación de sus respectivas viviendas.

 

Ojalá la Alta Comisionada pueda preguntar al fiscal general por la violación al debido proceso, el derecho a la defensa y la presunción de inocencia de los cientos de perseguidos, exiliados y encarcelados por instrucciones directas de maduro, o su círculo íntimo, y por su propia acción desenfrenada, donde ha utilizado al Ministerio Público para satisfacer sus propios intereses, rencores, “pases de factura” y perseguir a los que le hacemos frente a este desastre de gobierno.

 

Ojalá le pregunté al fiscal general sobre el asesinato de Óscar Pérez y sus acompañantes, la muerte en custodia del ex ministro Nelson Martínez y cómo fue que lanzaron del décimo piso del Sebin al concejal Albán.

 

Que pueda determinar el estado de terror permanente de la población, con sus teléfonos y correos electrónicos intervenidos, con inseguridad sobre el goce pacífico de sus bienes, la reserva en sus reuniones de trabajo e incluso entre amigos y familiares, en sus puestos de trabajo, en las carreteras y vías del país. Los despidos y persecución a los trabajadores y empleados de la administración publica que expresen sus reclamos, disconformidad o sencillamente no estén dispuestos a segundar los desafueros del gobierno.

 

Que se de cuenta de la violencia que reina en todo el país, en especial en las zonas populares, de cómo las personas se guardan muy temprano en su casa, dejando silente a la ciudad, por miedo a la inseguridad. Que sepa de las razias y asesinatos del FAES y otros grupos paramilitares en las barriadas populares.

 

Ojalá la Alta Comisionada, también pueda indagar y conocer de la situación infrahumana en la que están miles de presos comunes, sepultados en el infierno penitenciario donde mueren bajo la acción de los pranes, amos y señores de esos penales; o quemados vivos, como el caso de los 70 presos calcinados en la cárcel de Puerto Cabello, por haberles mantenido cerradas las salidas durante un incendio.

 

Seguramente la Alta Comisionada y su equipo, representantes de la ONU, la institución más seria y profesional en materia de Derechos Humanos, se sobrepondrá a los ataques de la intolerancia y la presión del gobierno, para darse cuenta de que Caracas es un espejismo, que el resto del país está sometido a una escasez permanente de comida, medicinas, trabajo, electricidad, transporte, gasolina. Que Venezuela hoy es un país en ruinas, regido por injusticias, pobre, del que sus jóvenes huyen como pueden, cruzan los páramos a pie, hacia Colombia, Ecuador, Perú; han llegado hasta Argentina y Chile; atraviesan la selva para llegar al Brasil y mueren en el Mar Caribe para tratar de alcanzar un sitio donde vivir.

 

Presidenta Bachelet, Alta Comisionada, bienvenida a nuestra maltrecha patria, la Patria de Bolívar, de Andrés Bello, de Chávez, donde tantos latinoamericanos consiguieron refugio de la violencia de las dictaduras o del horror económico, donde antes reinaba la solidaridad y prosperidad, el Buen Vivir. Hoy nuestro pueblo necesita de su voz, su valor. Hay mucha esperanza en el corazón de un pueblo noble y justo, hay que detener urgentemente el naufragio de los pobres de mi tierra.

]]>
<![CDATA[Apuesta a la protesta]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Apuesta-a-la-protesta-20190614-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Apuesta-a-la-protesta-20190614-0034.html La protesta social es un derecho ciudadano,  un medio para manifestar y una herramienta mediante la cual el pueblo hace ejercicio de su poder soberano.

Las diversas acciones políticas  de la fracturada oposición se han manejado estos últimos años en un continuo que va desde el juego democrático hasta  el golpismo, intento de magnicidio y la intervención extranjera, pasando por una autoproclamación  presidencial  que blande, a la vez  que se protege bajo la consigna “fin de la usurpación”.

Es indudable que la posibilidad de una mayor incidencia dependerá de la capacidad de la oposición de reorganizarse y de  proyectar a la sociedad tal reestructuración;  conjuntamente con  la necesaria convicción y  energía democrática, en desmedro de las apuestas por salidas violentas capitaneadas desde el extranjero. Dada  su desacertada lectura del momento político, la oposición ha sido  incapaz de comprender porque no se ha constituido en líder y portavoz de una profunda crisis e inconformidad nacional.

A lo largo de los años, la oposición ha acudido a la protesta en diversas modalidades, “masivas”,  “violentas”,  para “acorralar” y/o “desconocer” a Maduro”, etc.  Sin embargo,  parecería que esa estrategia pierde espacio  y la apuesta a la protesta social languidece ante otras maniobras no-ciudadanas.  El incremento del disenso y los conflictos de interés en el seno de la oposición, inciden profundamente en la pérdida de protagonismo y, además, en la errática estrategia política de ese sector en los últimos tiempos. Ello a pesar del incremento de la incertidumbre y del descontento como consecuencia de la profunda crisis multidimensional y, por ende,  del deterioro de  la calidad de vida. Ello en desmedro de las dificultades de la gestión gubernamental, enmarcada en un  contexto político donde, de acuerdo a ciertas encuestas,  es muy bajo el apoyo  a la figura de Maduro. 

Es indudable que la oposición-desde la crisis, el conflicto, la confrontación y la lucha por el poder- ha sido  incapaz de construir una épica y una identidad.  Igualmente, ha fracasado en despertar la calle, la resistencia y la lucha reivindicativa.  En  resumen, no ha logrado apropiarse del espacio público y erigir una narrativa que ondee la bandera de la protesta popular.

]]>
<![CDATA[El BCV afirma lo que se siente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-BCV-afirma-lo-que-se-siente-20190614-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-BCV-afirma-lo-que-se-siente-20190614-0029.html Semanas atrás, el Banco Central de Venezuela (BCV) sorpresivamente publicó algunos datos económicos que han servido para confirmar la catástrofe in crescendo. Todas las cifras nos gritan que perdimos 20 años llenos de oportunidades para crecer y progresar. Todos los indicadores económicos nos reclaman el haber desaprovechado la ocasión de montarnos en el tren de la revolución tecnológica y preferir un pequeño vagón que nos lleve a la revolución del Clap.

El BCV nos revela que, entre el 2016 y abril del presente año, la población sufre una hiperinflación acumulada de 53.798.500%. Por esta razón, usted puede notar el cambio de precios de todos los bienes y servicios diariamente, además, puede percatarse cómo la moneda nacional está siendo desplazada ampliamente por monedas extranjeras. Así, es fluido, corriente y natural observar cómo se transan los bienes en pesos colombianos, reales brasileños, euros y dólares, para proteger -aunque sea un poco- el patrimonio personal y familiar.

Por otra parte, se aprecia como el control de cambio decretado desde el 2003 no cumplió el objetivo que se planteó: evitar fuga de capitales. Pues, descubrir que se han ido 160 mil millones de dólares (casi nuestro PIB actual) entre el año 2003 y el 2018, no es una muestra de efectividad de la política cambiaria. La pregunta del millón: ¿Qué fue lo que controló el sistema cambiario que ha mutado en sistemas y más sistemas?

Adicionalmente, se muestra el desplome del sector construcción año tras año. Solo en el 2018 se contrajo en  89%, es decir, paralización casi absoluta. Sin embargo, hoy -descaradamente- Maduro y su camarilla nos dice que en 8 años se han construido 2.600.000 viviendas con la “Gran Misión Vivienda Venezuela”. La pregunta de las mil lochas: ¿Con cuáles insumos o fuerza financiera se logró esto?

Técnicamente, las estadísticas son fundamentales para los agentes económicos, puesto que serían los insumos esenciales para la formulación de políticas públicas, tomar decisiones de inversión o ahorro, brindar señales de transparencia y fortalecer la institucionalidad, pero en Venezuela no hacen falta para demostrarle al ciudadano que se empobrecen diariamente o que perdimos más de la mitad de nuestra economía en los últimos años.

Difícilmente el secretismo estadístico les sirva para enmascarar lo que se sufre en carne propia. Podrán seguir intentando ilusionar con sus discursos enlatados y fantasías propagandísticas, pero la realidad es muy necia e inocultable.

A pocos les cabe duda de la tragedia humanitaria. Sencillamente, la mayoría está de acuerdo de que se perdieron dos décadas de crecimiento económico y se derrocharon años de generar posibilidades de bienestar para todos. Y, desafortunadamente, seguimos contando los días malgastados, sin necesidad de que el BCV lo diga, solo están para confirmarlo.

 

]]>
<![CDATA[Tiananmen y Chernobyl, del silencio comunista al espectáculo capitalista]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiananmen-y-Chernobyl-del-silencio-comunista-al-espectaculo-capitalista-20190614-0033.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiananmen-y-Chernobyl-del-silencio-comunista-al-espectaculo-capitalista-20190614-0033.html  Se me ocurren muchas movilizaciones y protestas en el mundo donde las fuerzas del orden no respetaron a un manifestante similar y no han pasado a la historia por sangrientas represiones como sucede con la plaza china La frivolidad y el espectáculo imperante en occidente ha supuesto que un producto de ficción televisivo quiera darnos lecciones de historia y veracidad científica.

Estos días hemos asistido al remember de dos acontecimientos históricos sucedidos en el mundo comunista del siglo XX: las protestas de Tiananmen y el accidente de Chernobyl. No es objeto de mi reflexión discutir sobre la información que disponemos de aquellos acontecimientos, y la precisión o no de nuestro conocimiento. Lo que creo que sí vale la pena es observar la capacidad que tiene el mundo occidental y su maquinaria de información/entretenimiento/ideológica de convertir en actualidad acontecimientos pasados cuando le interesan, presentar el formato más atractivo de la historia y lograr que su versión desplace a cualquier discusión, debate o investigación sobre los hechos.

En el asunto Tiananmen, lo más destacable es cómo para el ciudadano occidental el nombre de una plaza va unido inevitablemente a unos acontecimientos de protesta contra el gobierno comunista chino. Directamente los medios hablan de 30 años de Tiananmen, el tiempo que ha pasado desde la protesta, a pesar de que la plaza tiene cuarenta años más. Nadie piensa en la masacre de 300 estudiantes en Tlatelolco cuando los medios citan ese complejo de la ciudad de México. De modo que Tiananmen es la plaza de una masacre pero la plaza de las Tres Culturas, donde se desarrolló la masacre mexicana, es un complejo arquitectónico.

Una de las paradojas de las protestas de Tiananmen es que la foto más emblemática de la represión es precisamente un tanque que se detiene para no aplastar a un manifestante. Se me ocurren muchas movilizaciones y protestas en el mundo donde las fuerzas del orden no respetaron a un manifestante similar y no han pasado a la historia por sangrientas represiones como sucede con la plaza china. Desde el caracazo venezolano a la masacre de El Mozote en El Salvador. Y, por supuesto, creo que hay muchos países donde no hay que desplazarse 30 años atrás para encontrar represión y masacres de sus ejércitos.

El otro tema traído a la actualidad ha sido el accidente de Chernobyl gracias a una serie de HBO, del mismo título. Al igual que los acontecimientos de Tiananmen, Chernobyl ha sufrido por parte de las autoridades comunistas un gran secretismo, lo que ha permitido a occidente hacer sus propias interpretaciones y manejar los datos que ha considerado oportunos. Para empezar, en lo referente al número de víctimas que, en ambos casos, se mueve en una horquilla amplísima. En el caso del accidente nuclear porque el cálculo supone no solo las muertes en el accidente, apenas unas decenas, sino los fallecidos como consecuencia de las radiaciones recibidas.

Lo que es evidente es que las lagunas respecto a lo sucedido, el secretismo que rodeó la tragedia, característico de una guerra fría que todavía coleaba, y la estigmatización del gobierno comunista de entonces eran ingredientes estupendos para un producto audiovisual con el formato de ficción en lugar del documental. No es mi intención justificar ni blanquear las responsabilidades de aquellos gobiernos, me limitaré a sospechar la oportunidad de tanta insistencia y en la forma en que se hace. Que una serie de ficción, con escenas dramatizadas, con algunos personajes creados especialmente para la serie (la física bielorrusa Ulana Khomyuk), sin ofrecer fuentes rigurosas, ni tampoco documentos sea la vía principal de conocimiento del accidente de Chernobyl para la población occidental de hoy no supone ningún avance de acercamiento a la verdad. No se puede comprender que la única persona que se molestase en investigar el motivo del desastre fuese una física de la república vecina de Bielorrusia que fuese a Chernobyl por su cuenta a entrevistar a los técnicos moribundos en el hospital. Y que, encima, terminase detenida por el KGB. Lo lógico es que el propio estado soviético, aunque no tuviese ninguna intención de transparencia, intentase saber lo ocurrido. Se me podría argumentar que solo es una serie, no pretenden presentarse como los investigadores y reveladores de una verdad, pero eso es irrelevante, la realidad es que la "documentación" que los ciudadanos tendrán de aquellos acontecimientos será la historia que han visto en HBO.

Uno de los principios éticos del periodismo televisivo es renunciar a la dramatización de las noticias, es decir, no contar una violación o un atraco a un banco mediante una teatralización de actores por lo que eso supone de manipulación de la emoción de las audiencias. Imaginen la reacción de unos espectadores ante un acusado de violación y asesinato si, en la información sobre el juicio, se exhibe la dramatización de ese crimen con todo tipo de detalles, sangre, terror en la víctima y maldad en los gestos del asesino. Pues eso es la serie de Chernobyl. En ella, la intencionalidad está cuidada al milímetro sin importar el rigor. Hasta la responsable de vestuario Odile Dicks-Mireaux reconoció que el director, Johan Renck, "dio la directriz de que quería un vestuario feo". Y reconoce tranquilamente que en la serie "han añadido algo de decadencia" y "la ropa es más de la URSS que la de entonces de Pripyat, donde se veían vaqueros, zapatos de colores y ropa que estaba llegando del extranjero". Si había que proyectar una imagen decrépita del comunismo pues se hacía. Pocos se dieron cuenta, y muchos menos recuerdan, que en la película La vida de los otros, el color se vuelve alegre y brillante o sórdido y apagado según las imágenes correspondan a los disidentes o a las autoridades, según se esté en la Alemania Occidental o en la Oriental.

En cualquiera de las películas norteamericanas a las que estamos acostumbrados, los que sacrifican su vida o la ponen en peligro por los demás se presentan como héroes, en cambio esos mismos en la serie de HBO los vemos llevados al matadero por la dirección soviética. Militares, policías, bomberos y médicos mueren todos los años en muchos países del mundo cumpliendo con su trabajo y por las órdenes de sus superiores y, en última instancia, sus gobiernos. Sin embargo, en Chernobyl son presentados engañados y empujados por el gobierno comunista. Muchos de ellos eran profesionales que conocían bien el riesgo, difícilmente pudieron ser engañados, sin duda fue su sentido de la solidaridad lo que les motivó, como se aprecia en algunos momentos de la serie. A pesar de ello, esas decisiones heroicas y voluntarias nos las escenifican precedidas de miserables intentos de engaño por el gobierno.

Si la alternativa al ocultismo soviético es el espectáculo occidental de una serie de ficción, lo único que se ha demostrado es una mayor inteligencia para pastorear a los ciudadanos de unos que de otros. Resulta paradójico que quienes en su desenlace final en el último capítulo de la serie, hacen del rigor científico y de la verdad un baluarte, son sencillamente los creadores de una serie de ficción audiovisual sin aval científico ni documental. La frivolidad y el espectáculo imperante en occidente ha supuesto que un producto de ficción televisivo quiera darnos lecciones de historia y veracidad científica. Si lo del gobierno soviético fue un burdo comportamiento de quienes creían que con el silencio y la mentira podían engañar a un pueblo, lo de occidente es una brillante actuación de espectacularidad que pretende sustituir aquel silencio y mentira por exhibición y entretenimiento recurriendo a todos los recursos narrativos necesarios y audiovisuales con tal de que el resultado sea atractivo para los espectadores. Y lo que es peor, sentando cátedra sobre el valor del rigor y verdad.

Por supuesto, una buena narrativa requiere eliminar las partes que no interesan. La URSS no dejó nunca de homenajear a los liquidadores, todas las personas que se expusieron para paliar los efectos del desastre. Los diferentes monumentos en pie muestran que no hubo intención en olvidar lo sucedido. Y tampoco se quedó en meros homenajes, hace unos años un bombero ucraniano denunciaba que "cuando existía la Unión Soviética, nos cuidaban, nos curaban, se ocupaban de nosotros. Ahora los gobiernos nos han olvidado". Hubiera sido un buen final de la serie, buscar cómo les va hoy a esos héroes, ya "liberados del yugo soviético".

También podrían haber investigado dónde fueron atendidos y asistidos durante años los afectados por la radiación y contar que, tras la caída de la URSS, 26.000 personas fueron a Cuba, un gobierno que seguía siendo comunista, a recibir tratamiento médico gratuito.

Pero contar todo eso hubiera supuesto visitar ahora los lugares, recoger testimonios y declaraciones y el resultado sería un riguroso documental en lugar de una atractiva serie de televisión con efectos especiales y dramas ficcionados. Demasiado aburrido para nuestra sociedad del espectáculo.

]]>
<![CDATA[Moral y luces para reconstruir a Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Moral-y-luces-para-reconstruir-a-Venezuela-20190613-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Moral-y-luces-para-reconstruir-a-Venezuela-20190613-0040.html “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, clamó Bolívar en Angostura; y para la reconstrucción de Venezuela y superar de una vez la cultura del egoísmo, la incapacidad, la ambición y la violencia, vamos a necesitar mucha moral  y mucha educación de calidad. Por ello, cuando estamos celebrando los  200 años del discurso de Bolívar en  Angostura,  Moral y Luces siguen siendo nuestras primeras y más urgentes necesidades. Resulta verdaderamente vergonzoso comprobar  que, después de  20  años de una supuesta revolución moral, que iba a sepultar  la corrupción,   aparecemos  como uno de los países más corruptos del mundo. La política se ha divorciado de la ética y la corrupción se ha instalado en Venezuela como una forma de vida. El acceso al poder se ha entendido  como acceso al botín, y los que nos gobiernan utilizan los bienes públicos a su antojo, como si fueran propios. De ahí que ya no  causa extrañeza escuchar cómo a exministros y gobernantes se les acusa de robos multimillonarios y de llevar una vida de epulones,  sin importarles la miseria de las mayorías a quienes  la mera sobrevivencia resulta una tragedia cada día más angustiante. Lo peor del caso es que ese ejemplo de los poderosos ha permeado las conductas de muchos  que viven de espaldas a la ley y de los más elementales  principios de la ética y la convivencia. Por ejemplo, resulta vergonzoso   comprobar, ante la nueva  crisis de la gasolina, cómo bomberos,  militares y policías, negocian en dólares abiertamente los cupos. La gente se pregunta sorprendida  por qué muchos militares mantienen una posición tan pasiva ante el caos que estamos viviendo. ¿No será porque son ellos los que más se benefician y lucran de la situación?  En Venezuela impera hoy la anarquía y se va imponiendo el  “sálvese quien pueda”. Por ello, más difícil que reconstruir la economía, va a ser reconstruir la moral. Y sin ella, nunca tendremos un país digno y próspero.

Espero que de la terrible crisis que sufrimos,   hayamos aprendido al menos a desoír los cantos de sirena de populistas, seudomesías y sinvergüenzas,  que niegan con sus actos lo que proclaman en sus discursos y que su amor a los pobres ha resultado  tan eficaz que nos ha convertido  a todos (menos a ellos, los suyos y los corruptos ) en pobres.  Por ello, para reconstruir a Venezuela y sepultar de una vez el pasado,  necesitamos políticos bien capacitados y de solvencia  ética,  humildes y austeros, muy cercanos al pueblo, capaces de anteponer el bien  de Venezuela a sus ansias de figurar o de poder. Resulta verdaderamente  escandaloso comprobar que el gobierno está fundamentalmente mantenido por los militares y por la incapacidad de la oposición de gestar  una verdadera unión

La reconstrucción de Venezuela va a exigir también de una  educación de calidad para todos, lo cual va a suponer otro enorme esfuerzo pues hoy la educación está completamente destruida. Necesitamos una educación que forme auténticas  personas  y ciudadanos productivos y solidarios, con capacidad de insertarse activamente en  el mundo del trabajo y de la producción, y realmente comprometidos con el bien común.  Educación que ayude  a cada uno a conocerse, quererse y emprender el camino de su propia realización con los demás, no contra los demás. Educación que despierte el gusto por aprender, por superarse permanentemente, que fomente la creatividad, la  libertad, el servicio y la solidaridad. Educación que enseñe a vivir, a convivir, a defender y dar la vida.

]]>
<![CDATA[Por la sensatez del mundo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-la-sensatez-del-mundo-20190613-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-la-sensatez-del-mundo-20190613-0035.html  La realidad nos muestra de forma significativa ciertos acontecimientos, que ponen en peligro la sensatez en el mundo, el equilibrio entre moradores, pues tanto la degradación humana como la ambiental es un hecho que está ahí, en cualquier esquina del planeta. Se me ocurre pensar en esa multitud de gentes que aún sufren inseguridad alimentaria aguda. Desde luego, las guerras son la principal causa del hambre extrema. No aprendemos. La ceguera es manifiesta. Proseguimos alimentando contiendas absurdas, en lugar de tender puentes y avivar la cultura del abrazo. Si el desgaste profesional y la adicción a los videojuegos se suman a la lista de trastornos de salud mental, es también público y notorio que el deterioro de los moradores en escenarios violentos, lo que hace es agravar este tipo de situaciones, y aunque la depresión y la ansiedad aumentan con la edad, lo cierto es que nadie puede ser equilibrado con el estómago vacío, o caminando de continuo por una atmósfera irrespirable y con el espíritu en vela permanente, ante la agitación que generan los combates.

 

                Hoy día, el hábito de la reflexión se ha vuelto particularmente imprescindible, porque la vida que nos ha tocado vivir ofrece enormes caminos, ya sean virtuales o reales, de distracción y adoctrinamiento, que nos impiden ser nosotros mismos. Y uno ha de ser lo que quiera ser. Para empezar, estimo, que la sociedad tiene que humanizarse, desde todas las culturas y desde lo más auténtico de sí misma. Necesitamos ser respetados, valorados y considerados, cuando menos para cerrar la brecha de la desigualdad. Sin justicia social, difícilmente vamos a poder armonizarnos, por muy interconectados que nos sintamos. A mi juicio, tenemos que hacer mucho más para convertir el crecimiento económico en un avance más humanístico y solidario. El hecho de que millones de ciudadanos vivan en la pobreza, a pesar de estar trabajando, cuando menos debe hacernos recapacitar, máxime en un momento en que la informalidad y la mala calidad del trabajo siguen siendo generalizadas en todo tipo de empleo, y afectando a todo el planeta. Por consiguiente, activar una buena capacidad de raciocinio o de sentido común, ha de ser algo prioritario en nuestras vidas.

 

De no producirse esa apuesta por el valor de la razón humana de la sensatez, difícilmente vamos a poder realzarnos en esa unidad como especie pensante.  El ejemplo lo tenemos en los nuevos modelos empresariales, que corren el riesgo de que minen los logros conseguidos en materia de formalidad y seguridad laboral, protección social y regulaciones laborales. Ojalá que la Organización Internacional del Trabajo pase de las promesas a las verdaderas acciones, ya que las condiciones laborales que son injustas, aparte de poner en peligro la quietud mundial, también se violan el derecho a perseguir el bienestar material y el desarrollo espiritual en libertad y dignidad, que todos nos merecemos por el simple hecho de haber nacido. Reaccionar con humilde reposo, esto es sembrar humanidad. No ignoremos las situaciones dolorosas, tampoco las escondamos, pongamos ejercicio en ese cambio.

 

                En cualquier caso, por muy complejo y difícil que sea el momento, hemos de actuar con esperanza y sensatez, tal vez para ello tengamos que transformar los corazones de piedra en corazones más sensibles, pues cuanta gente en su propio coexistir jamás ha experimentado una caricia, una atención de amor, un gesto de ternura; y son, precisamente estas prácticas, las que nos hacen ser mejores pobladores, siempre dispuestos a saber reír y llorar a la par de nuestros semejantes, pues lo trascendente no es poder subirse al carro vencedor, sino la de aquel que camina sereno, esperanzado en transformar y en disipar cualquier conflicto, por grande que nos parezca. Lo importante es no ignorarlo nunca, para plantarle entusiasmo en la resolución. Sembrar concordia a nuestro alrededor, esto es ya un gran avance.

 

 Confiemos en nuestra madurez, en nuestra firmeza interior de poner alegría y sentido del humor donde haya crispación, audacia y fervor en procurar andar siempre en conciliación, alejándonos de cualquier disputa que nos envenene, pues la mejor acometida no está en aletargarse, sino en reanimarse, tampoco en anestesiarse la conciencia, sino en tomar el pulso de la situación y luego poner empeño en actuar. Por cierto, dicen que la mejor sabiduría es conocerse a uno mismo, y luego el abrirse, el ponerse en acción, sabiendo cuál es el siguiente paso para no convertirnos en marionetas a merced de ningún poder mundano. Cada cual ha de ser dueño de sí mismo. No modelemos liberaciones que no son. Sin duda, será un buen modo de contribuir a las alianzas, el respeto a la autonomía de cada ser humano.

]]>