Panorama.com.ve Noticias del Zulia, Venezuela y el mundo. Períodico electrónico de actualización diaria. http://www.panorama.com.ve/ spa Copyright (c) 2017 Wed, 20 Nov 2019 11:32:00 -0400 hourly 1 http://www.cms-medios.com/ Panorama.com.ve http://www.panorama.com.ve//arte/lg_panoramadigital.png http://www.panorama.com.ve/ <![CDATA[Lecciones de Bolivia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lecciones-de-Bolivia-20191120-0035.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lecciones-de-Bolivia-20191120-0035.html  En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado muy violento, cruel y racista en pleno siglo XXI

Escribo estas líneas en las horas en que el pueblo humilde de Bolivia libra una tremenda batalla por su existencia, por su dignidad. Se ha consumado un golpe de Estado, cívico militar, muy violento, cruel y racista en pleno siglo XXI. El alto mando militar cometió la felonía bajo el argumento de no querer reprimir a las bandas fascistas de Luis Fernando Camacho que venían quemando y linchando desde la ciudad de Santa Cruz hacia La Paz para derrocar al Presidente constitucional Evo Morales, quien más  allá de los resultados electorales del pasado mes de octubre de este año 2019, tiene un mandato legal y legítimo desde el año 2015 hasta enero de 2020, resultado de las validadas elecciones del año 2014.

Consumado el golpe, tras la renuncia forzada de nuestro hermano Evo Morales y la autoproclamación inconstitucional de la senadora Jeanine Áñez, actual Dictadora de Bolivia, las  fuerzas armadas y policiales han desatado una masacre de proporciones no vistas, en tan corto tiempo, desde el golpe de Estado contra el Presidente mártir Salvador Allende, por parte de Augusto Pinochet, en 1973, contra el pueblo Chileno y del Gobierno de Carlos Andrés Pérez contra nuestro pueblo en febrero y marzo de 1989.

No es tiempo de señalar errores, ni de lamentos, pero sí de aprender las lecciones que en tiempo real nos está brindando el caso boliviano, a saber:

Como decía el Che, “Del Imperialismo no se puede confiar un tantico así”. No hay lobbies que valgan, cuando la Casa Blanca está decidida a truncar procesos de transformación democrática, sus enemigos históricos. A la sombra es más peligroso.

Las dirigencia revolucionaria siempre debe tener oído en tierra, para escuchar los movimientos telúricos. Estos procesos golpistas no se producen de la noche a la mañana.  Poco útiles son los autoconvencimientos de que  “Todo está bajo control”.

Los y las incondicionales, no siempre son los y las más leales. Una verdad dicha y escuchada a tiempo puede salvar un proceso revolucionario.

Las obras y las políticas de gobierno son necesarias pero no suficientes. Sin ideología, sin apego a los principios programáticos se pierde el rumbo cierto a la victoria.  Con Bolívar decimos “Vacilar es perdernos”.

Una vez más se comprueba la frase de Augusto Sandino “Solo los trabajadores y los campesinos llegaran hasta el fin”. En las calles de Bolivia, abriéndose el pecho y derramando su sangre para izar sus banderas, la tricolor de la Independencia y la Wiphala multicolor de la diversidad cultural, están los indios, las indias, los campesinos, las campesinas, los trabajadores y las trabajadoras, los mineros y mineras, el pueblo humilde. En esas calles no hay empresarios, ni banqueros, ni artistas fulgurantes, ni enchufados. No están, son los oportunistas de todos los tiempos. ¡Solo el pueblo salva al pueblo!

Las revoluciones tienen que ser pacíficas, democráticas, electorales, pero como decía nuestro Comandante Chávez “no desarmadas”.

Con el pueblo siempre habrá mañana. Las instituciones pueden ser una circunstancia. Son los pueblos lo que hacen revolución. Los pueblos siempre van a luchar, los pueblos no se rinden.

Vaya nuestra admiración por los pobres de Bolivia, por su conciencia, por su dignidad, por su valentía.  La victoria les pertenece. El fascismo no pasará. ¡Venceremos!   

]]>
<![CDATA[Bolivia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolivia-20191120-0025.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolivia-20191120-0025.html  El amor de los Grancolombianos al pueblo, a la nación boliviana, tiene que ver con afectos que sembró con su accionar el Libertador y fundador de nuestras Patrias. Chávez levantó ese mismo amor por los indios y desde el Alianza Bolivariana para América Latina (ALBA), amarró acuerdos y relaciones productivas entre nuestras patrias. Lo que ahora está pasando en Bolivia, no tiene justificación ni explicación. El pueblo boliviano se expresó, eligió dentro de la ley y la constitución del país a Evo Morales como su mandatario.

Dice el Presidente Evo Morales que su delito para ser amenazado y agredido  es ser indio y ser antiimperialista, pero además no le perdonan los racistas que sea exitoso. Que haya levantado a miles de indios, mestizos y blancos de la pobreza. Que haya estado impulsando la economía de Bolivia de manera estable y sostenida, convirtiéndolo en el país con mayor crecimiento de Sudamérica y  con la mayor expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de la región.

Desde la Patria del Libertador, pedimos a Dios por la paz de Bolivia. Porque se imponga la razón y la constitución. Porque cese la violencia, la agresión e irracionalidad de los adversarios y sus aliados extranjeros, que quitan a la fuerza a un presidente electo por su pueblo. El discurso y la acción intervencionista, desentona totalmente con la historia, con la realidad de nuestras naciones.

Recordamos de las guardias de hace muchos años en el Panteón Nacional, la placa de Bolivia a la posteridad:" De América al gigante, veis dormido, Dios y la Libertad guardan su lecho...Se inclinarán los hombres ante el Hombre; Que dióme vida y me legó su nombre.”

Que Dios proteja a Bolivia, que le de paz, que cese el racismo y que sea ejemplo para América Latina, en la resolución de las diferencias a través la convivencia y el respeto.   Que se escuche el  llamado de su presidente  a un diálogo nacional para encontrar una solución no violenta a la crisis política en su país.

]]>
<![CDATA[La sociedad de la servidumbre]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sociedad-de-la-servidumbre-20191119-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sociedad-de-la-servidumbre-20191119-0045.html  

 Las estadísticas en Venezuela son cada vez más dantescas y espeluznantes. Poco más del 80% de la población se encuentra en situación de pobreza, de ella habría que agregar cerca del 60% de niños en desnutrición. Se suma ahora una peregrinación de refugiados que se acerca a los 5 millones de desesperados y hambrientos migrantes y exiliados.

   Ahora las organizaciones internacionales dedicadas al estudio económico-financiero nos están advirtiendo que Venezuela se encontrará, a partir del 2020, con una inflación del 500000% y una tasa de desocupación del 50% en su población económicamente activa.

   Agregaríamos a todo esto lo que indican las organizaciones humanitarias, como Cáritas y la Fundación Bengoa, quienes han señalado que el venezolano ha disminuido su ingesta alimentaria, sea de proteínas como carbohidratos, a niveles extremos. Eso ha significado una pérdida de poco más de 16 kilos en promedio.

   No podemos dejar de señalar la presencia de enfermedades infecto contagiosas, como tuberculosis, difteria, malaria, y las carencias acentuadas de los servicios básicos, como agua, electricidad, gas doméstico, medios de comunicación, entre otros.

   Todo ello está dibujando un cuadro humano de un nuevo venezolano cadavérico, que, agregándole las restricciones y carencias afectivas, de inseguridad y ausencia de protección del Estado, presenta a un individuo en la absoluta y total desnudez, sea material, psicológica y espiritual. Es acá donde se presentan las oportunidades de las grandes corporaciones que utilizan a estos desechos humanos como simples “objetos” de uso corporativo.

   Estamos hablando del nacimiento en Venezuela de la sociedad de la servidumbre. Individuos que serán –ya existen espacios donde ello se practica- incorporados a lugares donde se les colocará en puestos de trabajo en líneas de producción, sea a cambio de alimentación, servicios sanitarios, espacio para pernoctar y posiblemente una retribución monetaria ínfima.

   Recuerdo que en los años ‘60s., en el sur del lago de Maracaibo, los latifundistas y hacendados vieron en los desplazados colombianos –familias enteras- la gran oportunidad de usar esa mano de obra barata –les llamaban braceros- la que ubicaban en sus espacios, dándoles casa y una paga mínima que era cambiada por productos, que a su vez eran obligados a comprarles a los mismos hacendados. La documentación personal era retenida para garantizar la permanencia en el sitio donde además, se encontraban los lugares de diversión, como prostíbulos y parques para los niños.

   Ahora aquella antigua y feudal estructura socioeconómica ha sido mejorada y acompañada por los desarrollos de la cibertecnología, para adecuarla a los nuevos tiempos. Tiempos que vienen marcados por el oscurantismo más ortodoxo y fanático que se pueda conocer. Este ocaso de las ideologías está haciendo aparecer formas de relaciones sociales y laborales medievales pero con rasgos modernistas.

   Los antecedentes ya tienen décadas funcionando, en países como China, Korea del Norte, Cuba. En estos y otros sitios, unos más rígidos que otros, los espacios de las relaciones laborales están determinados por formas específicas de trabajo, pero todas llevan al uso y tratamiento del ser humano como “objeto” y no como sujeto, que puede ser desechado en cualquier momento. Jamás el individuo interviene en la calificación ni evaluación de su relación de trabajo. Simplemente asume su labor donde no existe organismo alguno que lo proteja ni defienda frente al patrono-Estado.

   La Venezuela actual, en la práctica, aparece con una secuencia cada vez mayor de transgresiones del Estado, sea del cumplimiento de sus obligaciones contractuales como la persecución y desaparición, tanto del liderazgo sindical, gremial, como de las mismas estructuras de las organizaciones de los trabajadores. Situación que se presenta atractiva para una eventual imposición de una forma de trabajo neo esclavizante.

   Quien desee conocer sobre el tema que abordamos puede ver la actual realidad que se presenta en el denominado Arco Minero de Guayana, donde en poco más de 100 mil kilómetros cuadrados existen grupos de personas que son organizadas bajo el amparo de organizaciones paramilitares que sirven, tanto de protección para ciertos espacios que se han delimitado, como también hacer cumplir las órdenes de “jefes” que rigen la vida y muerte de aquellos que viven/trabajan en las minas extrayendo los minerales, como oro, diamante, coltán, esmeraldas.

   Quien vive en esos espacios dominados por los grupos paramilitares debe su servidumbre a los intereses específicos de quien le contrata. Así también debe hacerlo la cocinera, la prostituta, el transportista. Nada se discute y todo se obedece y cumple. La ley y el orden vienen determinados por quien o quienes ostentan el poder de fuego.

   La realidad que se avecina para Venezuela, sea esta que existe en la actualidad, de organización criminal en forma de red de redes, especie de pequeños feudos, reinos o colonias, sea que cambie y se instaure un sistema democrático. También se enfrentará al uso de mano de obra que sobrará, barata y a bajo costo, que muy posiblemente será “contratada” a cambio de alimentación, casa y seguridad personal.

   Contrario a como el común de las personas cree, pienso que el escenario de la sociedad venezolana de estos y los próximos 10-15 años, será muy parecido a esto que medianamente describo. Al menos quisiera equivocarme y estos grupos que devoran a estos hambrientos y desamparados seres humanos, se les ocurra inventar especie de Juego de Tronos y entre ellos terminen desintegrándose en la fantasía de este horror de estética dantesca medieval que ya es una realidad. 

 

]]>
<![CDATA[Chinita de Maracaibo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Chinita-de-Maracaibo-20191119-0021.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Chinita-de-Maracaibo-20191119-0021.html    La mujer más famosa y querida en todo el Zulia es la Virgen de Chiquinquirá, que la devoción popular rebautizó como su Chinita o Guajirita, dado que en Maracaibo a los guajiros se les llama chinos. La Chinita llegó a Maracaibo sobre las ondas del lago como el mejor regalo de Dios. La historia ha sido contada muchas veces y de diferentes formas. El núcleo del relato se mantiene, sin embargo, idéntico. Un día del año 1749, una sencilla mujer estaba lavando su ropa en las orillas del lago, cuando vio una tablita de madera fina que la recogió por pensar que le serviría para tapar la tinaja de agua de su casa. A la mañana siguiente, cuando se disponía a colar el café, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Fue a ver qué sucedía y quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba y que aparecía en ella la imagen, perfectamente destacada, de Nuestra Señora de Chiquinquirá. La mujer empezó a gritar ¡Milagro! ¡Milagro! , y desde entonces, la calle, hoy avenida, donde estaba la casita, se habría de llamar Avenida El  Milagro.

La gente acudió a presenciar el prodigio y, desde ese día, la casa de la humilde lavandera se transformó en un lugar de veneración de la Virgen donde acudían numerosos devotos. Tanto creció la fama de ese santuario popular, que las autoridades eclesiásticas y civiles decidieron trasladar la imagen de la Virgen, en solemne procesión, a la Iglesia Matriz de Maracaibo, hoy Catedral, lugar donde solían asistir las personas más influyentes y adineradas de la ciudad. La Virgen era llevada por dos caballeros elegidos por el propio Gobernador. Prácticamente, todo el pueblo de Maracaibo, presidido por sus autoridades, asistió a la procesión. Al doblar una esquina, el cuadro se puso tan pesado que no podían moverlo. Después de muchos ruegos al cielo y súplicas a la Virgen, y como ya se hacía tarde, uno de los presentes exclamó en voz alta: “Tal vez la Virgen prefiera  ir a la Iglesia de San Juan de Dios, y no a la Iglesia matriz donde estamos empeñados en llevarla”.  

Esto se tomó como inspiración divina. La procesión cambió de rumbo hacia la iglesia de los pobres y humildes de Maracaibo y el cuadro recuperó su peso normal. Desde ese día, la Virgen de Chiquinquirá, la querida Chinita, protege desde su templo, hoy basílica, al pueblo zuliano que la ama y venera con especial devoción.

Pero no podemos olvidar un rasgo esencial en el que  se  insiste en este relato tan lleno de candor: la predilección de la Virgen por los pobres y sencillos: primero se manifestó a una humilde lavandera y luego quiso ser venerada en la Iglesia de los pobres. La Chinita, la Virgen María,   como Madre bondadosa, nos ama a todos, pero tiene especial predilección por los más necesitados, porque así son las madres, que siempre prefieren a los hijos más débiles y con problemas.

Ojalá que la celebración de La Chinita nos haga más compasivos y  solidarios;  nos ayude a reconciliarnos y  reencontrarnos como hermanos a pesar de la diversidad y las diferencias.  Eso es lo que quiere ella: que trabajemos por un Estado, un país y un mundo donde nadie sea maltratado o excluido por motivos políticos, económicos, culturales o religiosos. Que mostremos todos una conducta coherente con nuestra condición de hijos y de hermanos, y trabajemos con dedicación y constancia por la reconciliación, y para garantizar a todos, en especial a nuestros hermanos más necesitados, una vida digna. Este es el principal homenaje que podemos hacerle a la Chinita.

]]>
<![CDATA[Venezuela 2030]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-2030-20191118-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Venezuela-2030-20191118-0041.html El título de esta columna identifica el encuentro que sostuvimos con los estudiantes de SciencesPo, en París, auspiciado por Plan País, el originario, nacido en USA hace una década. Les manifiesto que los venezolanos hicimos entrada al siglo XIX en 1830 y al siglo XX, pasadas sus primeras tres décadas. Y que, en 1989, casualmente, se cierra el ciclo de nuestra república democrática formal inaugurada 30 años antes, en 1959; construida en los 30 años previos, a partir de 1928, por su generación universitaria.

En 1989, mientras cae el Muro de Berlín todos celebramos la muerte de las ideologías y la victoria del capitalismo liberal. No nos ocupamos, empero, de los síntomas más gravosos y desafiantes que acompañan a dicha caída. Emerge entre nosotros la logia bolivariana, que fractura nuestra identidad histórica alrededor de los cuarteles y después en los partidos. Y en Alemania, distante de La Habana, toma cuerpo, paralelamente, otra logia, la de los verdes ecologistas, feministas, defensores de las minorías sexuales, que renuncian a la corbata y acuden al parlamento con pantalones vaqueros y zapatos deportivos.

Mientras en Venezuela ocurre El Caracazo y la violencia se traga a un millar de compatriotas, en la Plaza de Tiananmén es masacrado otro millar. Y ambas manifestaciones se hacen de narrativas unitarias: Aquélla, la de la lucha contra la corrupción, ésta, por las libertades.

Pues bien, 30 años después, en 2019, el fundamentalismo de las localidades humanas sobrevenidas se hace violencia en Hong Kong, en Barcelona, en Santiago de Chile, en Ecuador, pero es colcha de retazos, unida sólo por la indignación, por cualquier cosa.

¿A qué viene todo esto?

En 1989, agotada república civil, Carlos Andrés Pérez entiende que, dada la gran ruptura en marcha, ha lugar al Gran Viraje. Rafael Caldera se empeña en pegar el rompecabezas social. Y Hugo Chávez opta, como solución, por devolvernos hasta Génesis republicano. Todos entienden, no obstante, que algo ha pasado y rompe los cánones.

Pasados 30 años, los venezolanos aún no reparamos sobre esta compleja cuestión de fondo. Sus consecuencias se las atribuimos a la anti-política, a una malhadada conjura de las izquierdas, que las hay, o a un fallo de las políticas.

Hasta el cierre de este ciclo treintañero, en 2019, lo cierto es que Venezuela ha sido objeto de todas las terapéuticas posibles. Ninguna logra repararla.

Se apuesta a la resurrección del cesarismo, en 1999. En 2002 se apela a la Fuerza Armada. En 2004 se acude a las urnas referendarias. Diez años más tarde se ejercita La Salida, con sus consecuencias de muertos y encarcelados. Antes, en 2005, después, en 2018, se renuncia al voto. Se apelamos a la comunidad internacional, a Carter, a Gaviria, a Zapatero, a Samper, y nada. El desafío de los escuderos de calle es legendario, superior al boliviano.

Se copian los modelos de concertación a la chilena – con la Coordinadora Democrática, la Mesa de la Unidad, el Frente Amplio, y se regresa a las urnas. Gana la mayoría parlamentaria en 2015 la oposición, y ahora busca convencerse, en otra jornada electoral, que sí es mayoría. Se copia, para unir partes, el mantra “cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”. Es la estrategia textual que la OEA le fija a Nicaragua en 1979, hace 40 años.

Hoy, eso sí, somos “virtualidad”, en Miraflores y en la Asamblea. Y he aquí la clave, la que desvela el asunto que pasamos por alto en 1989, a saber, el ingreso del mundo a la Era de la Inteligencia Artificial, destructoria de espacios y geografías políticas. A la ciudadanía fronteriza la sustituye la ciudadanía de redes, el valor del tiempo y su vértigo, la imaginación o realidad virtual, la de las verdades relativas.

A la democracia formal se le sobrepone la de usa y tire, la de descarte. A la sociedad de la confianza le sobreviene la de la desconfianza total. A la sociedad de masas con cultura que armoniza se la cambia por la individualización colectiva de los ánimos, que hace de las intimidades y el enojo un hecho público, mientras se rechazan las ideas abstractas de bien común o interés general.

Quienes con empeño y sacrificio trabajan para aliviarnos de penalidades, desde adentro y desde afuera, o se miran en el Homo Sapiens y viven atados a la racionalidad normativa de la política y la democracia, o prefieren comportarse como el Homo Videns sartoriano: hijos de la televisión, atrapados por el impacto de las imágenes, y apenas mascullan.

Esta vez domina el Homo Twitter cansiniano, que combina a los dos mundos anteriores con 140 caracteres y el Instagram. Sufre de narcisismo digital, de entropía, y construye realidades a cuotas a partir de sus sensaciones, de sus emociones inmediatas. Esa es su naturaleza. Vino para quedarse, enfrentado a los poderes declinantes.

En este un cosmos inédito donde se brega con neologismos: posdemocracia, posverdad, posliberalismo, pospolitica, posmodernidad. El contacto es instantáneo con las audiencias y segmentado, sin partidos ni parlamentos. Se hace la guerra, pero con narrativas apropiadas a la Era de la Inteligencia Artificial, sin ejércitos ni tribunales ideológicos.

Lo revelador, a todas estas, es que el Socialismo del siglo XXI, perspicaz, al ponderar su experiencia de 30 años, en 2019 cambia de vestido y se hace progresista, para seguir simulando. Entretanto, los demás miramos al retrovisor de la democracia formal, y aquél se hace de una Tecnología de Eliminación, un TEC a la manera del sistema UBER o el de AMAZON. No le interesa competir, como a estos no les interesa hacerlo con taxistas o retails, sino acabarlos.

La enseñanza no se hace esperar.

Perderemos el Tren de la Historia si no somos capaces de crear una Tecnología de la Libertad (TDL), y un soporte teórico que la apoye con narrativas distintas, más propias del siglo en avance. Se trata de instituir, antes que maquillar instituciones o políticas públicas. Chile anuncia ser el próximo laboratorio constitucional, luego de la tragedia venezolana.

 

]]>
<![CDATA[Retorne por siempre la luz del diálogo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Retorne-por-siempre-la-luz-del-dialogo-20191118-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Retorne-por-siempre-la-luz-del-dialogo-20191118-0039.html              

 Vuelva la luz a los caminos de la vida, jamás la violencia, entronquemos el mundo de color transparente, sin muros que nos ensombrezcan y sin espacios que nos esclavicen. Quizás, por ello, necesitemos gobiernos que activen naciones más acogedoras e inclusivas. Pongamos corazón en cada paso que demos. Coexistamos en  referencia para que nuestros hijos, y también los descendientes de nuestra prole, vean en nosotros ese legado de concordia que nos fraternice, y nos haga sentirnos parte de ese corazón humano, que es lo que realmente nos da quietud. No hay mejor lección que la de aprenderse a donarse y a revivirse, a dar vida y entusiasmo a ese encuentro y acompañamiento de unos hacia otros. Resulta absurdo actuar por interés egoísta, por despecho, hay otros modos de actuación y de pensar que pueden hacernos cambiar de rumbo. Seamos humanos, ¿o queremos ser lobos? Quizás deberíamos preguntárnoslo. Lo armónico es una sensatez que sustenta el movimiento, desplegando constantes energías confluentes entre la acción y la reacción, entre la fortaleza de un espíritu inteligente y la constancia reiterativa del ser.

Por eso, a punto de finalizar el 2019, vuelvo a decir una vez más, que contra el resentimiento que envenena la atmosfera, el antídoto del aguante. La resistencia del corazón nos hace persistir en la búsqueda de nuevos caminos, cuyas dificultades a menudo se ven agrandadas por las condiciones de marginalidad e inestabilidad social, por la propaganda ideológica y doctrinaria del odio que nos vuelve tan intolerantes como necios. Sin duda, es fundamental reflexionar sobre lo vivido, rectificar en aquello que nos hubiésemos confundido, perseverando en el buen obrar y transformando esa hipocresía que nos domina, en una naciente claridad de sentimientos, que nos hagan trabajar al servicio de la gente. Por tanto, más que declarar estados de emergencia, nos conviene evaluar situaciones y restablecer los derechos humanos siempre. La cuestión, en ocasiones, no es tanto la de sumarse a las protestas, alzar barricadas y enhebrar venganzas inútiles, como ir a la raíz del problema para poder solventarlo. Y si el asunto de la contrariedad radica en abordar el tema de las desigualdades y los factores sociales, económicos y ambientales que los alientan y alimentan, no hay más remedio que impulsar valores de justicia y remover los corazones para ponernos en la situación de nuestro análogo, que sin duda necesitará de otro espíritu también más compasivo, por parte de sus semejantes.

En cualquier caso, a los sembradores de cizaña por las redes sociales, yo les diría, que la siembra del terror  no corrige nada el mal, lo que hace es derrotarnos y degradarnos como seres pensantes. No seamos antisociales, sino gentes con otro espíritu más humano. Tampoco deformemos la realidad y fomentemos revueltas que  nos restan libertad y nos apartan de esa atmósfera racional que da subsistencia al diálogo. Opongámonos por principio a toda contienda. Las cosas no se resuelven así, sino con otro entusiasmo que nos dignifique a los de un lado y otro. Incrementando la lucha todo el mundo perdemos. Se destruyen bienes que son colectivos, en vez de construir espacios de coloquio, que nos afanen en restablecer los derechos humanos. Utilizar el uso excesivo de la fuerza acaba por torturarnos universalmente. Sin embargo, considero vital la importancia de la mediación en conflictos, para que los gobiernos, cuando menos protejan a las personas, contra actos fanáticos. Quizás, la ciudadanía en su conjunto, deba escuchar las protestas; pero los violentos, esa misma ciudadanía, tiene que aislarlos. Es una contradicción entre lo que se dice y se hace. Por medios pacíficos se puede y se debe reivindicar, ya sea cada cual consigo o en masa. Además, las diferentes representaciones del mundo, han de asegurar la integridad de las personas que protestan.

Lo importante de esa vitalista aurora, que uno por uno nos merecemos, consiste en desactivar tensiones, en ser más cooperantes y colaboradores, ajustándonos a las circunstancias de cada país, pues lo transcendente es el capital humano más allá de cualquier frontera o frente. Indudablemente, son los esfuerzos conjuntos, los que han logrado y seguirán haciéndolo, que todas las personas puedan crecer humanamente. A propósito, siempre he admirado el compromiso de aquellos seres humanos, dispuestos a tender su mano, a consensuar posturas desde el enriquecimiento de la diversidad, sabiendo que nada es imposible, que el cambio es imparable, y que únicamente entre todos los moradores es cómo podemos construir un entorno más justo, fortaleciendo esa innata conexión moral entre las políticas y las personas. Por cierto, los líderes democráticos suelen reafirmarse en la participación política, en ese espacio cívico de diálogo social que personalmente reivindico a todas horas; aunque a veces, esas idénticas gobernaciones, establecen una brecha entre lo que se dice y lo que se aplica. Tal vez sea un buen momento, dada la cantidad de hostilidades que nos abordan y no se resuelven, de instarles a que no queden impunes las injusticias, puesto que reducen horizontes de quietud y nos hacen perder la confianza en las instituciones. La fortaleza de la sociedad civil, apiñada alrededor del estado de Derecho, con liderazgos éticos, siempre va a caminar por sí misma, porque lleva consigo la voz de la ciudadanía, permitiéndole participar en sus avances, en la creación de ese fraterno mundo que por propia naturaleza deseamos, sin exclusiones y con ademán tolerante.

]]>
<![CDATA[El Pueblo, El Gran Ausente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Pueblo-El-Gran-Ausente-20191117-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Pueblo-El-Gran-Ausente-20191117-0014.html Ayer sábado culminó otro día de marchas y expectativas, amenazas y rumores, sin que nada pasara, más allá del ya acostumbrado pulso de calle, cada vez más frío y débil, de los dos extremos que asfixian al país. No pasó nada, no pasará nada, porque allí no está el pueblo, el gran ausente en todo ésto.

De un lado, un guaidó desgastado, sin credibilidad, llama a su público cautivo a salir a la calle, “sin retorno”, otra vez, en lo que se ha convertido ya en un estribillo que se quedó pegado, tratando de morderse la cola. Desde enero de este año, el sector dominante de la variopinta oposición insiste en una “ruta”, con objetivos que no ha podido cumplir, ni siquiera uno de ellos, una ruta al pasado que no emociona a nadie, que nadie cree.

Del otro lado, el madurismo, cada vez más distante de Chávez y del pueblo, a duras penas concentra empleados de la administración pública, milicianos que dan para todo, muchachos de chamba juvenil y liceos, junto a los restos del psuv, en unas movilizaciones forzadas, con abundantes banderas blancas y azules que, más que un propósito de mostrarse “diversos”, lo que refleja es la desfiguración o transformación de sus dirigentes y su movimiento en otra cosa, algo que nadie tiene claro que es, pero que no es Chavismo. 

El madurismo se dejó ver, más que nunca antes, preocupado, temeroso, amenazante. El estado de sospecha generalizada en el segmento militar, los coroneles, fuera de sus comandos, ahora al mando de las alcabalas, el tuiter bloqueado, cerrado el transporte público y la distribución del ya escaso combustible, las amenazas en los programas de odio, los discursos de maduro advirtiendo que nadie se puede mover en este país sin “su” permiso, todo refleja la inseguridad del madurismo, pues saben que sólo se sostienen por la represión y el miedo, que no son capaces de ir al seno del pueblo a defender su estruendoso fracaso. Ya se les acabaron los chivos expiatorios, las excusas, cada vez le es más difícil al gobierno ocultar su responsabilidad en este desastre.

Sectores de la oposición prometen que ésta sí será una jornada definitiva, lunes, martes, etc… hasta que “cese la usurpación”, nadie puede decir lo contrario. Se le ocurrió a un opositor, con bastante valor por cierto, irse para Plaza Altamira con un cartel, cuestionando la estrategia  y tuvo que abandonar el lugar entre improperios e insultos de los grupos intolerantes que allí abundan.

En sus instrucciones “WhatsApp” la oposición plantea como objetivo de su movilización, hacer lo que los golpistas “hicieron en Bolivia”. Le siguen hablando a un segmento minoritario de la población, ese segmento intolerante, lleno de odio. Al reivindicar lo lo que está sucediendo en Bolivia, un golpe de Estado contra un gobierno legítimo, popular, donde las élites arremeten contra el pueblo pobre, los asesina en las calles, por un lado, se ponen del lado de la inconstitucionalidad, del golpismo; y, por el otro, lejos del corazón de los humildes, de las mayorías en nuestro país.

Al mismo tiempo, el madurismo, experto en manipulación, trata de capitalizar a su favor el sentimiento de indignación de nuestro pueblo ante lo que está sucediendo en Bolivia. Pretenden que el apoyo y simpatía del venezolano hacia Evo y el pueblo boliviano se traslade a su propio gobierno, cuando realmente no tienen nada que ver.

El gobierno de Evo Morales, su democracia popular, protagónica, su programa económico y el estado de  bienestar del que disfrutaba su pueblo es lo contrario a lo que ha hecho maduro en nuestro país. Polos opuestos de dos programas políticos y económicos distintos.

Evo fue capaz de mantener en alto sus propuestas socialistas, beneficiando a su pueblo de los avances económicos, derivados fundamentalmente del correcto uso dado a los ingresos provenientes del manejo soberano de sus recursos naturales, petróleo y gas, protegiendo el medio ambiente, la Pachamama. Evo sacó a su pueblo de la pobreza (se redujo del 75% al 15%) y de la pobreza crítica (la redujo del 47% al 17%), con una inflación de apenas 5,5% y un crecimiento del PIB del 72%, en un país donde existen plenas garantías políticas y amplia participación popular.

El gobierno de maduro, en cambio, ha echado por tierra el programa de Chávez y su propuesta socialista: ha claudicado en el manejo soberano de nuestros recursos naturales, ha entregado el petróleo y el gas, ha privatizado de facto PDVSA, ha destruido el ambiente en el Arco Minero y entregado los minerales estratégicos arrancados de sus entrañas.

Maduro ha llevado la pobreza al 83% de la población, el salario mínimo mensual es apenas de aproximadamente $5 o 150.000 Bolívares, la devaluación es de 97% solo en lo que va de 2019, sufrimos una hiperinflación de 135.379%, la más alta y sostenida de la historia, la caída acumulada del PIB alcanza el 60% en un quinquenio, se han ido del país 4,7 millones venezolanos en apenas 5 años, ha instaurado un gobierno autoritario, violador de los derechos humanos, donde no existen libertades políticas y mucho menos,  democracia participativa y protagónica, la democracia popular.

La pugna inútil entre el madurismo y la oposición, la retórica, las manipulaciones y las promesas de salidas mágicas a este caos pueden mantenerse como una forma de vida de las elites políticas, mientras el pueblo siga ausente, indiferente, ignorado, nada cambiará en el país. La gran mayoría de la población está cansada, harta, de los políticos con “p” minúscula, que toman decisiones por ella, empeñados en su refriega de grupos, en el charco de sus intereses, donde sucumbe la patria.

Las grandes mayorías del país deben ver hacia arriba, levantar la mirada, movilizarse por sus propias consignas, por sus grandes objetivos, más allá de los estribillos de ambos grupos de poder, que son las dos caras de una misma moneda.

El chavismo es una inmensa fuerza que está neutralizada y desmovilizada por el madurismo. Se sigue cometiendo el error de endilgar a Chávez los errores de maduro. Se comete el error de considerar que son lo mismo, que el madurismo tiene algo que ver con Chávez y su gobierno.

Insisto, el madurismo NO es chavismo, por el contrario es una degradación del mismo, un grupo pleno de ambiciones, corrupto y entreguista que asaltó el poder, traicionaron la confianza del pueblo bolivariano y se ha dedicado a “malandrear” al país y sus instituciones, trastocando y destruyendo todo a su paso.

Al madurismo le interesa ponerse la sotanilla de monaguillo, decirse chavista, utilizar y manipular la imagen del presidente Chávez para confundir a incautos y “ganar favores con escapulario ajeno”.

Cuando el odio de la oposición, en su discurso intolerante, para atacar a maduro, se enfila contra Chávez y el pueblo Chavista, le hace un gran favor al madurismo, al generar una reacción simple y pura de preservación de amplios sectores del chavismo, más aún cuando se reivindica lo sucedido en Bolivia.

Probablemente la cultura del odio está tan arraigada en la naturaleza y génesis de los sectores que hegemonizan o conducen a la oposición que no habrá manera de enmendar esa cultura política, muy parecida a la del exilio cubano en Miami. Por lo que la oposición se tiene que repensar y abrir espacios si es que quiere tener una participación constructiva en el futuro político del país.

En este país no va a pasar nada hasta que el chavismo despierte, se de cuenta que ni maduro ni el madurismo lo representa, que somos gobernados por una élite corrupta e indolente, que hace lo que le da la gana: que destruyeron y entregaron PDVSA a las transnacionales rusas y chinas, una empresa rematada entre ellos y sus “panas”, que entregan el petróleo y el gas de la patria, que no hay gasolina porque acabaron con las refinerías, que no hay gas, que el Arco Minero se convirtió en el crimen ambiental más grande de la historia, que ellos se roban el oro y el Coltán.

Hasta que el chavismo no se de cuenta que si hoy la gran mayoría del país es pobre, no es por ninguna “guerra económica”, ni “conspiración”, ni “corrupción”, sino porque maduro entregó la economía al mercado salvaje, a una nueva burguesía, conformada por ellos mismos, sus amigos, los “empresarios revolucionarios”, que barrieron con las conquistas laborales, haciendo el trabajo sucio para los nuevos empresarios; que la hiperinflación y la devaluación han sido provocadas para favorecer las grandes fortunas hechas con el diferencial cambiario y una economía especulativa y sus muy emblemáticos “bodegones”; hasta que no se percate que la caída del 60% del PIB significa que el país está paralizado, que se destruye el valor del trabajo, que no hay oportunidades para los profesionales, los jóvenes y que por eso se van, porque no hay cómo vivir en Venezuela si no estás “enchufado” al gobierno o negocios del madurismo.

Hasta que el chavismo no se sacuda a una dirigencia que sigue manipulando y utilizando el nombre del presidente Chávez, mientras lo matan una y mil veces. Una dirigencia obesa, autoritaria, traidora, que seguirá entregando el país al mejor postor para beneficiarse, que está dispuesta a todo para salvar su cabeza.

El madurismo mantiene paralizado al chavismo por el miedo y la manipulación. Arremete con especial violencia contra quienes les llevamos la contraria, por lo que muchos prefieren guardar silencio, y por otra parte, se han especializado en utilizar y manipular el nombre y la imagen del Presidente Chávez con la maquinaria propagandística que se han comprado con dineros públicos.

Se han especializado en la manipulación del Chavismo, en una operación que ataca el alma y neutraliza la razón con mecanismos de “lobotización” por la propaganda y el miedo. Hay incluso, un segmento de intelectuales, políticos, antiguos dirigentes populares, obreros, estudiantiles, gremiales, militares, antiguos comunistas, animadores de televisión, hasta músicos,  que crecieron bajo el ala del chavismo y sus instituciones donde tenían la oportunidad de expresarse y crear, pero que hoy se han convertido en agentes políticos del madurismo, especializados en perseguir y señalar, sosteniendo con argumentos de twitter a un gobierno que no tiene nada que ver ni con Chávez, ni con la revolución, ni con el socialismo, ni siquiera con un gobierno medianamente decente. 

Ha emergido una fauna increíble de oportunistas que quieren creer todo lo que dice maduro, sin pensar, sin ni siquiera discutir o razonar: que si la guerra económica, que si la corrupción, que si la mafia en PDVSA, que si la conspiración, etc.

Para estos, resulta muy costoso, reconocer el fracaso de maduro, no solo porque pierden su pequeña cuota de poder o beneficios, sino porque, con su silencio, se han hecho cómplices y  responsables de la extinción del chavismo.

Para el madurismo resulta más fácil echarle la culpa a otros que asumir su fracaso: a Chávez que está muerto y ya no puede hacer nada; a mí que estoy exiliado y no me puedo defender;  a los de PDVSA que están presos y no pueden hablar, a Rodríguez Torres y a más de 150 oficiales bolivarianos que están enterrados en vida.

Le hago un llamado a los Chavistas, a los que se consideren bolivarianos, de izquierda, patriotas, civiles y militares, al ciudadano que está cansado, el de a pie, al maestro, al obrero petrolero, al que se fue del país, al profesional, al opositor, al que tiene rabia, al que está desmoralizado: hay que sacudirse el polvo de esta refriega sin sentido, levantarse, ver más allá del tumulto, de la desesperanza y que cada quien reclame sus derechos políticos, económicos, su derecho a decidir su propio destino, el de sus hijos, del que se fue, del que queda, del que está por nacer, de los niños, de todos. 

Dejar a un lado el odio y la intolerancia, azuzadas por los mismos grupos de poder que mantienen todo igual. Ellos se entienden entre sí, negocian entre ellos, aprendieron a convivir haciendo el “aguaje” de que se pelean a muerte. Van a unas elecciones pactadas por ellos mismos, para que todo siga igual. maduro gana y gana tiempo, el tiempo pasa y no pasa nada. guaidó le da y da vueltas al mismo ritornello, se siguen tropezando con la misma piedra.

Nosotros todos, la mayoría del país, tenemos que levantar nuestras propias banderas, nuestras propias consignas: por reconquistar la normalidad, la Constitución, la democracia participativa y protagónica, recuperar la economía, los salarios, los derechos políticos y económicos, por el vivir bien, por la Plena Soberanía Petrolera, por la comida, medicinas, gasolina, gas, medicamentos, transporte, por la vida, contra la entrega del país, de PDVSA, del petróleo, del gas, del oro, contra la destrucción del Arco Minero.

Construir todas las formas de organización posible que permita dar la batalla a los obreros, profesionales, Consejos Comunales, campesinos, a todos, con una agenda de problemas reales, que afectan a todos, pero siempre apuntando a lo nacional, lo estratégico. Necesitamos de manera urgente una Junta Patriótica de Gobierno para conducir el país hasta el restablecimiento de la soberanía popular, con un acuerdo nacional, una sola plataforma de lucha, más allá de los intereses grupales, donde no se amenace a la otra mitad, donde todos podamos contribuir y participar en la reconstrucción de nuestra amada patria.

De lo contrario, todo será en vano, seguiremos en manos de aventureros e irresponsables, nuestros muchachos saliendo como pueden, el gobierno entregando el país a un grupete cada vez más rico e indecente, inmoral, indolente, la oposición mordiéndose la cola en un eterno “sin retorno”, mientras la inmensa mayoría seguirá rumiando su frustración y mala suerte, y los que pudieron hacer algo y no lo hicieron, andarán por allí, con dólares, pero sin alma, atormentados como anduvo Iscariote.

]]>
<![CDATA[Y llegó el fundamentalismo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-llego-el-fundamentalismo--20191117-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Y-llego-el-fundamentalismo--20191117-0016.html Cual terremoto,  la región, sufre una suerte de movimiento político-telúrico de poderosa intensidad y amplia magnitud, que se manifiesta de manera importante  en Ecuador, Chile y Bolivia. 

Analistas coinciden en señalar que “arde América Latina”, mientras para otros  “arde el neoliberalismo en Nuestramérica”. Lo cierto es que se ha liberado una potente energía, que, cual espada de Bolívar, recorre América Latina.

En Bolivia el golpe de estado -teñido de fundamentalismo-  incluye una presidenta  auto designada y una poderosa energía emanada del pueblo;  una OEA cómplice abocada a la construcción de narrativas favorables a la oposición golpista  y  un eje México-Argentina,  llamado a jugar un importante papel regional, con el apoyo del “Grupo Progresivamente de Puebla”.

El intento de restauración conservadora a la boliviana, ha devenido en una suerte de cruzada religiosa empeñada en construir un enemigo peligroso,  a derrotar con un fundamentalismo posprogresista.  El golpe revestido de un carácter fundamentalista, suerte de  postura religiosa en combinación con  un conjunto de objetivos y estrategias políticas golpistas. Fundamentalismo provisto de una  furia vengadora que se sustenta en una confrontación simbólica  entre Biblia y  Constitución, entre Biblia y Pachamama.  Desprendiéndose  dos consignas golpistas: “la Biblia por la Constitución”  y  “Nunca más volverá la Pachamama”.

Desde el fundamentalismo religioso, líderes opositores afirman que  “este gobierno renunció sin una bala por parte del pueblo, renunció solo con la fe puesta en Dios”…“Bolivia es para Cristo y nunca más volverá la Pachamama”… “Dios y la Biblia están volviendo al palacio”…” A quienes no creyeron en esta lucha, les digo que Dios existe y ahora va a gobernar Bolivia para todos los bolivianos.”

La política deviene entonces en una cruzada religiosa, apoyada en símbolos como la biblia,  el rosario y, además,  en actos contra la identidad y símbolos de los pueblos originarios.    Un golpe de estado disfrazado de estrategia política emancipadora  y liberadora,  que no puede deslastrarse o disimular el fundamentalismo que la impulsa y supuestamente justifica ante Dios, el mundo y el pueblo  boliviano.

De acuerdo al fundamentalismo golpista no es odio ni venganza, es simplemente justicia divina.

]]>
<![CDATA[Refugiados exprés]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Refugiados-expres-20191114-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Refugiados-expres-20191114-0055.html El tema de los migrantes es serio, y el de los refugiados además es triste, sin embargo cada vez vemos a gobiernos que se empeñan en caricaturizarlo y peor aún, ponerlo al servicio de sus intereses. En relación a los migrantes y los refugiados venezolanos han hecho un festín, comenzando con tratamiento indistinto de los dos términos, para ajustarlo al discurso de la crisis humanitaria que se adecua a la política de agresión del gobierno norteamericano.

El canciller colombiano Holmes Trujillo, ahora ministro de Defensa; anuncio en un debate en el senado de ese país, que estudian declarar a todos los venezolanos en su territorio como refugiados. De acuerdo al derecho internacional humanitario, un refugiado es aquella persona que ha cruzado una frontera internacional, con un temor fundado de ser perseguido por “motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas” en su país de origen y que no quiere o no puede acogerse a la protección de ese Estado.

En este particular enfoque de ejecutivo colombiano, todo el que sale de Venezuela tiene un temor fundado de persecución y de ninguna manera es un migrante por razones económicas, que dicho sea de paso se han agravado por el creciente bloqueo a nuestro país.

Es justo reconocer que existen personas que han invocado el derecho al refugio y que seguro tienen fundamentos, pero es desproporcionado considerar que sean todos los que salen. Y tal es así que la realidad lo confirma, pues muchos de los migrantes regresan al país, retomando su vida donde la dejaron, pues las expectativas que tenían donde llegaron no se cumplieron. Por otro lado en esta época de fin de año son muchos los migrantes venezolanos, los que regresan al país para pasar las fiestas con sus familia y muy particularmente desde Colombia, que el transporte es accesible; y luego retornaran a sus actividades laborales en los distintos países donde se encuentran. De tal manera que es impostergable que el gobierno bolivariano ofrezca cifras sobre la movilidad humana, que contrasten con algunas cifras especulativas.

Se le ve la costura de lejos al oportunista gobierno colombiano, al final lo que demanda es más dinero, supuestamente para atender a nuestros compatriotas en su territorio. No deja de fastidiar que vengan con una actitud de superioridad moral a darnos lecciones, cuando ocultan de manera deliberada su situación interna que por más de cinco décadas que ha hecho que sus connacionales estén regados por el mundo.

Ahora no está solo el gobierno colombiano, le hacen coro la Unión Europea, en conjunto con Acnur y la OIM, que convocaron hace poco a la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de Refugiados y Migrantes de Venezuela, cuyo objetivo era visibilizar el impacto en región de estos desplazamientos y curiosamente llegaron a la misma conclusión hace falta más plata. Algunos se convierten en traficantes de las desgracias y otros en sus cómplices, con su silencio ante sus causas y otras situaciones análogas o más graves.

]]>
<![CDATA[El exterminio: ni hoy ni mañana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-exterminio-ni-hoy-ni-manana-20191114-0061.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-exterminio-ni-hoy-ni-manana-20191114-0061.html  

Los factores del  deterioro nacional son innumerables, pero están tejidos con el mismo hilo. En simple: Nos enrumbamos -sin escalas- a la destrucción cuando unos quisieron imponer sus dogmas y el  pensamiento único a toda la nación. Desde ese momento, nos fuimos en caída libre, porque no existían garantías de nada, el poder del Gobierno no fue limitado como lo exigen nuestras leyes y la confianza institucional –valor preponderante para la prosperidad de los países- se desmenuzo en mil partículas por millón.

Ahora bien, estamos viviendo una crisis política y una emergencia humanitaria compleja, así lo dicen diversos analistas, existen amplio consenso y sobrada evidencia. La pregunta es: ¿Cómo salimos de este atolladero? La única –perdonen el absolutismo- solución son unas elecciones libres, justas, competitivas y llenas de garantías para todos. Porque la otra alternativa sería la fuerza, y creo que solamente traería más inestabilidad, caos e incertidumbre. ¿Más de lo que estamos ahora? Sí, siempre se puede estar peor, el foso de las tragedias no tienen límites. Basta recibir la experiencia internacional.

En nuestro país se ha roto el valor del trabajo, la convivencia nacional, las formas de producción, las relaciones familiares, la confianza en la moneda oficial, el orden económico y la mayoría –para no decir todas- las reglas democráticas. Sin embargo, recobrar los niveles de la sensatez que nos permitan acercarnos a las sanas legitimidades, a la eficacia y eficiencia institucional, y al reordenamiento de la vida nacional no será logrará por caminos alternos a la democracia.

Los que enaltecen la vía de la fuerza (ej. intervención extranjera o golpe de Estado) como la solución mágica a la crisis, comprendan que, en caso de que tengan éxito, eso durará menos que nuestro sueldo mínimo.  El sufrimiento y la destrucción se profundizará, es decir, la anarquía probablemente  se apoderará de nosotros (como referencia, pregunten por la guerra civil actual de Libia).

Por el contrario, si todos los actores políticos logran acuerdos fundamentales, sería más factible restablecer el funcionamiento democrático y recuperar mucho de lo que llaman “normalidad” institucional. Sin embargo, si el primer día que se rescaten las normas democráticas, despuntan algunos eventos que sospechen un comportamiento vengativo o alguna tendencia que implique minimizar la participación de la disidencia, no duden que retrocederemos nuevamente al primitivismo. Por lo tanto, para que nos dure el orden, por favor, no caigamos en la vocación de exterminio del otro que nos trajo hasta aquí, y que no ha costado tanta sangre inocente, un rezago económico como pocos en la historia mundial, un horror humano repulsivo y una desnutrición infantil irreparable.

]]>
<![CDATA[La caja negra de Pdvsa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-caja-negra-de-Pdvsa-20191114-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-caja-negra-de-Pdvsa-20191114-0034.html La caja negra de Pdvsa cada día es más crítica y oscura.  No se sabe cuáles son los ingresos reales de Pdvsa, lo cierto del caso es que dichos ingresos se han visto disminuido por varias razones. Sería muy simple achacarle toda la responsabilidades a las sanciones dictadas por los Estados Unidos. Sin duda, han profundizado y comprometido  la operatividad normal de Pdvsa, bajo el entendido del bloqueo financiero y comercial. Sin embargo, los manejos internos y gerenciales dejan mucho que desear. Es la combinación de la impericia, la improvisación y la falta de transparencia, en la visión del negocio petrolero que se desarrolla en un mercado completamente globalizado y competitivo.

Los cuellos de botella más significativos de Pdvsa tienen que ver, por una parte, con la recuperación de la producción, la falta de comercialización del crudo o productos almacenados por varias semanas, que han impedido normalizar los ingresos por venta de petróleo en los mercados atendidos por la industria.

Los venezolanos requerimos saber cuánto se está produciendo, qué cantidad de petróleo o productos serán almacenados en el país y en otros lugares utilizados para este fin.

Por otra parte, el sector privado petrolero venezolano ha venido explorando las oportunidades para participar en la recuperación de la producción. Las experiencias no han sido buenas, han salido con las tablas en la cabeza. Pdvsa no ha cancelado sus compromisos y no hay confianza en la seriedad de la empresa para cumplir con sus obligaciones. Imponen criterios y condiciones leoninas a los privados que impiden su inserción.

Una cosa propone el Ejecutivo Nacional, en el marco de la Ley Orgánica de Hidrocarburos y otra es lo que deciden en Pdvsa. 

Mientras el país no conozca lo que hará Pdvsa, sus planes y acciones, será imposible prever qué sucederá con nuestra principal  industria, que es de todos los venezolanos y no de un puñado de gente.

Hay empresas internacionales petroleras y de servicios que trabajan con Pdvsa bajo condiciones precarias e inseguras, pero las mismas son discutidas en forma unilateral. La necesidad de contar con ellas, permite la discusión de las condiciones y términos contractuales, que guarden suficiente equilibrio.

La venta de crudo con descuento, es una práctica muy vieja en el mundo de la comercialización, esto depende del tipo de crudo, de las mezclas del mismo. Venezuela produce crudo liviano, medianos, pesados y extra pesados. Para darle mayor valor, se mezclan y se comercializan, de acuerdo a los precios del mercado 

Los pagos a la empresa rusa Rosneft han sido hechos con petróleo almacenado por falta de comercialización. Los préstamos anticipados son cancelados con barriles de petróleo de la producción donde estas empresas participan en su explotación.

En definitiva, Pdvsa debe abrirse e informar al pueblo venezolano e internacional cuáles son sus planes y cuáles son los términos para el crecimiento de la producción. Las inversiones multimillonarias que se necesitan no vendrán al país hasta tanto se tome la iniciativa de exponer el Plan y sus etapas de recuperación de la producción de petróleo y del parque refinador.

 

]]>
<![CDATA[Lula libre]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lula-libre-20191113-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lula-libre-20191113-0082.html El fascismo solo se detiene y retrocede frente a la valentía y la dignidad de los hombres, de las mujeres, en lo individual, y de los pueblos, en lo colectivo. La terca dignidad de Luiz Inácio Lula da Silva comienza a vencer a un sistema de injusticia tramado por el núcleo fascista más peligroso, junto al que gobierna Colombia, de nuestra América.

Lula fue encarcelado por más de año y medio para evitar su participación en las elecciones del año 2018 y su casi segura elección como Presidente del Brasil. Acusado de haber aceptado sobornos, un apartamento del cual nunca se comprobó su propiedad, mediante un juicio amañado, como quedó evidenciado en las filtraciones de conversaciones donde un alto magistrado, actual Ministro de Justicia del Brasil, daba instrucciones a jueces y fiscales para forzar la privación de libertad de Lula, meses antes de iniciarse el proceso electoral, dado que éste punteaba las encuestas.

Esta maniobra en primer tiempo logró el objetivo, Lula no fue candidato y el impresentable candidato del fascismo ganó aquellas elecciones, para mal de las grandes mayorías brasileñas, hoy más excluidas que nunca,  y de la humanidad, esto último dado el nivel de depredación del Amazonas que ha autorizado y promueve ese gobierno.

Por cierto ni la OEA, ni la Unión Europea, ni el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados consideraron que esa elección no fuera justa, ni la declararon inexistente porque al candidato favorito, Lula, se le impidió participar. Digo esto porque la excusa principal por la cual estos actores internacionales, incluyendo al propio gobierno brasileño, desconocen al gobierno del Presidente Nicolas Maduro se basa en que el proceso electoral en Venezuela del año 2018 no fue justo, porque un dirigente político de la derecha, quien de manera pública y notoria planificó, organizó, convocó y ejecutó un proceso de lucha violenta y armada con el fin de derrocar a las instituciones democráticas en el año 2014, no pudo participar por estar sentenciado judicialmente y privado de libertad, 4 años antes de las elecciones presidenciales celebradas el año pasado en nuestro país. Es un doble rasero descarado el de los poderes mundiales.

En fin, en un contexto de rebelión general en nuestra América contra todas esas élites fascistas, celebramos este primer paso hacia la justicia en el caso del incansable e histórico luchador por las causas de los trabajadores, de los campesinos, de los indios del Brasil y un entusiasta promotor, junto al Comandante Chávez, de la unión de los pueblos de nuestra América y del África.

Lula, el mejor Presidente que ha tenido el Brasil, Lula el que redujo el hambre y la exclusión social y racial en ese pueblo hermano. Lula está en la calle y no lo para nadie, nuestros pueblos están en la calle y no los para nadie. ¡Venceremos! 

]]>
<![CDATA[Ecología integral]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecologia-integral-20191113-0078.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecologia-integral-20191113-0078.html Del 6 al 27 del pasado mes de octubre se celebró en Roma el Sínodo para la Amazonía, dedicado a la procura de un futuro sereno para las personas que la habitan, en especial pero no exclusivamente los pueblos indígenas y en reconocimiento a la capital importancia para todos que tiene esa región del planeta de la cual forman parte nuestros estados Bolívar, Amazonas, Delta Amacuro y parte de Apure. La presidencia delegada de la asamblea recayó en nuestro cardenal Baltazar Porras, junto a los cardenales Pedro Ricardo Barreto peruano y el brasileño Joao Braz de Aviz.

El interés de S.S. Francisco en el medio ambiente no es nuevo ni circunstancial. Forma parte importante de su visión de los desafíos que la humanidad y por lo mismo la Iglesia Católica tienen ante sí, en la procura incesante de lo que su antecesor Pablo VI, a quien canonizó en 2018, proclamó en Populorum Progressio como el desarrollo integral de toda la persona y de todos las personas, ese humanismo pleno a promoverse. La segunda encíclica de Francisco, Laudato Si’, título sacado del poema El cántico de las criaturas de San Francisco de Asís, cuyo nombre escogió Bergoglio para su pontificado, está referida al “cuidado de la casa común”. Ecología y humanidad íntimamente ligadas, en sentido de desarrollo integral.

En ella leemos: “Pero hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero plateo ecológico se concierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. Un grito que nuevamente nos llama a escuchar el documento final del Sínodo desde esa “hermosura herida y deformada (…) lugar de dolor y violencia” que es la Amazonía.

La sinodalidad trata de caminar juntos, de una ruta común, corresponsable y participativa. Se ha escuchado el clamor de la tierra y de los hombres y mujeres que la pueblan, en especial de los más pobres. No es posible separar el destino de la humanidad. No sólo hay una injusticia radical en las acciones u omisiones que nos separan, sino una radical falta de realismo. Y si el destino es común, común ha de ser el camino.
Lo importante viene ahora. El camino continúa. En verdad apenas comienza. A los venezolanos nos concierne, no sólo como parte de la humanidad sino de los pueblos amazónicos. Hoy, con el Arco Minero, su drama de riesgo ecológico e injusticia nos interpela directamente.

 

]]>
<![CDATA[El muro de Berlin desapareció: Existen otros por demoler]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-muro-de-Berlin-desaparecio-Existen-otros-por-demoler-20191112-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-muro-de-Berlin-desaparecio-Existen-otros-por-demoler-20191112-0018.html Los medios de información occidental, sin excepción, conmemoran en estos días, lo que denomina los 30 años de “la caída del muro de Berlín” situándolo como un hecho histórico de la mayor importancia pero…sin dar cuenta que en tema muros son muchos los que deberían ser demolidos precisamente por aquellos que celebran alborozados la caída de aquel construido en Berlín.

Efectivamente, este tipo de construcciones, destinadas a separar, dividir, segregar y hacer más injustas las relaciones entre nuestras sociedades, las encontramos en América, África y Medio Oriente en forma principal, mostrando incluso que estos muros superan en mucho al derruido Muro de Berlín ya sea en longitud, metros de altura, número de muertos y la represión ejercida sobre la población a la cual está dirigido este tipo de edificación.

Recordar hechos como la caída del muro de Berlín es un acontecimiento de importancia, que marcó simbólicamente el fin de un sistema político que se conoció como socialismo real. Hace un lustro, cuando la fecha daba cuenta del cuarto siglo del fin de ese muro, que separaba el mundo socialista del capitalismo señalé que resultaba adecuado y valioso recordar este hito. Hoy, en otro 9 de noviembre creo necesario reflotar lo escrito, sobre todo porque nada de lo signado, nada de lo descrito ha variado positivamente, sino que se ha incrementado la segregación, la separación, división y violación de los derechos humanos de las personas afectadas por estos muros.

El Muro de Berlín era una construcción de hormigón, que se extendía por 160 kilómetros, cuarenta y cinco de ellos dividiendo la ciudad de Berlín en dos y el resto que circundaba su parte oeste separándola de la República Democrática Alemana (RDA), comenzó su construcción el día 13 de agosto del año 1961. 28 años después, en la noche del 9 al 10 de noviembre del año 1989 el mundo, en vivo y en directo, en una catarsis colectiva, fue testigo del desmoronamiento, no sólo de tres décadas de un Muro divisorio, sino que un modelo político-económico que venía en franca caída desde la decisión de la nomenclatura soviética de encauzar sus pasos a otro modelo de desarrollo. Esto, tras una agotadora lucha contra Estados Unidos y sus aliados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, en lo que se denominó la Guerra Fría.

El Muro de Protección Antifascista (Antifaschistischer Schutzwall) como lo denominaban los dirigentes de la RDA, el Muro del Vergüenza como lo llamaban en el oeste (Schandmauer) significó la muerte, en cifras en la cual aún no hay acuerdo pero que la Fiscalía de Berlín signa en 270 personas que trataron de cruzar hacia la parte occidental, de las cuales treinta de ellas murieron como consecuencia de la explosión de minas. Diez muertos por año, en un promedio trágico y vergonzoso para cualquier modelo político pero, en especial para aquellos que sostenían que la libertad del hombre es un derecho irrenunciable y que se trabajaba por la construcción de una sociedad más justa.

La justificación para la dirigencia de la RDA en construir el Muro se fundamentaba en la sangría de ciudadanos, personal calificado y la huida de otros ciudadanos de países del este que cruzaban a occidente desde Berlín Oriental. Entre el año 1949 y 1961, unos 3 millones de personas abandonaron la RDA desde Berlín Oriental. Cifra que en la primera quincena del mes de agosto del año 1961 significó la salida de 50 mil personas. Bajo la aprobación de Moscú la clase dirigente de la RDA decidió la construcción, primero de un muro provisional consistente en una alambrada de 165 kilómetros de largo y cinco metros de alto. Decidiendo además el cierre de 69 de los 81 checkpoint de la ciudad. Esta resolución, no sólo tenía el sentido de evitar la sangría de personal calificado y población deseosa de huir a occidente, sino también mostrar una determinación de fuerza ante el mundo occidental en momentos que el combate ideológico, industrial, militar, aeroespacial y político entre el este y el oeste estaba en su apogeo.

Este año 2019, a tres décadas de la caída de ese muro, constatamos la continuación, desarrollo y creación de muros tan vergonzosos como el de Berlín. Muros que se han erigido bajo los más disímiles argumentos: otorgar seguridad a los habitantes del país o territorio que se desea proteger. Aislar un territorio y ejercer allí medidas y acciones de represión, invisibilizando a esa sociedad. Impedir que “indeseables” “extranjeros” “indocumentados” “ilegales” “violadores y narcotraficantes” como calificó el presidente estadounidense Donald Trump a aquellos mexicanos que buscan mejores oportunidades de vida allende el Rio Bravo. O hablamos, simplemente, de personas de otras nacionalidades, que buscan oportunidades laborales en países más desarrollados. Como también muros destinados a separar social y económicamente a miembros de una misma sociedad.

Frente a esas creaciones, violatorias de los derechos de millones de seres humanos, los mismos que conmemoran hoy la caída del Muro de Berlín y criticaron con fuerza su edificación, callan, enmudecen y hasta justifican que se construyan nuevas separaciones, nuevas divisiones, nuevas formas de tener seres humanos de primera y segunda categoría. A la par del viejo muro berlinés, esos muros de la vergüenza siguen siendo ocultados, minimizados y hasta justificados, por gran parte de los medios de comunicación del mundo.

Esos muros no merecen la preocupación de medios como The Washington Post, The New York Times, las cadenas CBS, Fox News o CNN. The Times, Le Fígaro, El País, Il Corriere della Sera. La televisoras españolas, francesas, alemanas transmitieron con detalle cada homenaje a los caídos por el Muro de Berlín, editoriales, columnas, opiniones, reportajes y documentales han dado cuenta de la importancia de la caída del Muro de la Vergüenza en el corazón de Europa y el triunfo de la libertad pero…más allá de cierta enumeración de los otros muros que pueblan nuestro mundo, no se ha levantado la voz para exigir el derrumbe de esa construcciones, ignominiosas, vergonzosas, pues indudablemente significaría morderse la cola.

El muro de la vergüenza marroquí

En 2.735 kilómetros de recorrido, sujeto a una férrea y permanente presencia militar de la Monarquía marroquí, esta barrera, denominada por el pueblo saharaui como el “Muro de la Vergüenza” tiene enormes similitudes a la ocupación y construcciones implementadas por Israel con los territorios palestinos, que sufren la presencia de una potencia ocupante como es Israel. Uno de esos paralelismos y amplificada a niveles dramáticos, es la construcción de esta creación que se extiende a lo largo del Sahara Occidental y que separa a los territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática de aquellos territorios ocupados por Marruecos. Inspirada en la Línea Bar Lev, que Israel construyó a lo largo del canal de Suez y cuya experiencia, con sus técnicos y la ayuda financiera de la monarquía saudí permitió a la Monarquía Alauita construir este esperpento represivo en varias fases.

Son 2.735 kilómetros de muro, con una altura de 3 metros, dotado de fosos, muros de piedra, alambradas, campos minados, fortificaciones militares, 160 mil miembros del ejército marroquí, armamento y tecnología de última generación, que divide a los legítimos dueños de esas tierras de sus hermanos, que habitan los territorios liberados y los campamentos en Tindouf, en territorio argelino. Cada cinco kilómetros este muro tiene acuartelada una compañía de infantería y cada 15 kilómetros un radar y baterías de artillería (definidos desde radares del tipo rasura hasta aquellos artilugios como el AN/PPS-15 que detecta movimientos hasta un alcance de 60 kilómetros). Dotados de armamento vendidos por la propia España – potencia que debía garantizar el referéndum crónicamente postergado – a contrapelo de las decisiones judiciales al respecto.

El muro mencionado no es una única construcción, sino que está conformado por ocho segmentos, que se han ido erigiendo entre los años 1982 a 1987. Una barrera militar, que a un costo diario de 4 millones de dólares – financiados con los recursos naturales extraídos y robados al pueblo saharaui: Fosfato, caladeros pesqueros– da muestra que la Monarquía Alauita sigue empeñada en cercenar los derechos a todo un pueblo, a contrapelo de la legislación internacional y del legítimo derecho de un pueblo de retornar a lo que le pertenece y defender el denominado triángulo útil, que comprende la zona de explotación de fosfatos, las ciudades saharauis y la frontera con los territorios liberados por la RASD.

El muro de la infamia israelí

El pueblo saharaui se une en esta política de ocupación, al que sufre el pueblo palestino. Allí, en Oriente Medio, en los territorios ocupados trs la guerra del año 1967, otro muro, infame y cruel, es parte de un complejo sistema represivo puesto en práctica por los gobiernos israelíes desde el año 2002 (cuando comenzó su construcción bajo el gobierno del fallecido ex primer ministro Ariel Sharon) compuesto por un sistema de unos 550 controles y bloqueos, levantados para controlar a la población de 2 millones de palestinos dentro de los territorios ocupados en Cisjordania. Una creación de segregación racial, condenada por gobiernos, organismos internacionales y organizaciones defensoras de los derechos humanos. Condenas, que para Israel y una sociedad ciega en consideraciones humanas no significan nada. Y esto seguirá siendo así, mientras siga contando con el aval, el apoyo y financiamiento de su aliado principal: Estados Unidos.

El Muro de la infamia, se adentra en la Ribera Occidental y fragmenta la geografía de Cisjordania, siendo parte de una geografía donde cientos de check Points y carreteras exclusivas para colonos que ocupan ilegalmente tierras palestinas. Este es una estructura dotada de tecnología de última generación en materia de vigilancia: sensores infrarrojos, difusores de gas lacrimógeno entre otros artilugios. Incluye alambradas de púas de acero, zanjas, zonas dotadas de arena fina para detectar huellas, torres de vigilancia con guardias permanentes, caminos asfaltados a cada lado para permitir patrullar a los tanques y otros vehículos de seguridad, así como zonas adicionales de defensa y áreas restringidas de diversa profundidad. Puntos de control y vigilancia que se adentran, en gran parte de su construcción por territorio palestino.

El diseño del trazado no sigue el sentido definido tras el armisticio firmado entre Israel y los países árabes el año 1949 – la denominada Línea Verde – sino que se construye, según lo han señalado los propios israelíes “allí donde tenga una mayor efectividad”. Y esto es, teniendo como objetivo primordial el rodear con un sistema de seguridad los 50 asentamientos israelíes ilegales donde habita un 80% de colonos judíos que incluye, además extensas áreas cultivables confiscadas a los palestinos. Se ha creado así, en territorio palestino una continuidad de los asentamientos ilegales con Israel mientras separa dicha zona del resto de Cisjordania. Muro, que a su vez está teniendo su símil frente a la franja de gaza de tal modo de seguir teniendo a este territorio palestino convertida en la cárcel a cielo abierto más grande del mundo.

Aunque aún no se concluye – cerca de un 80% de este adefesio de hormigón está terminado – cien mil palestinos residentes en 42 pueblos de Cisjordania vivirán entre el muro y la línea verde con Israel. Una docena de estos pueblos y 50 mil palestinos quedarán completamente cercados por el muro. Más del 10% de la tierra palestina de Cisjordania, unas 57.518 hectáreas, quedarán al otro lado del muro. Más de medio millón de palestinos vivirán dentro de una franja de un kilómetro impuesto por esta infame separación. En Al Quds - Jerusalén Este - 200 mil palestinos se verán afectados Así como también el hecho que extensas áreas agrícolas, decenas de miles de olivos y extensas áreas de tierras agrícolas han sido confiscadas y destruidas, como también se ha concretado la demolición de centenares de viviendas.

El tema del muro fue remitido a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJH) que en una opinión consultiva de julio de 2004, determinó que este Muro violaba el derecho internacional humanitario y de derechos humanos. La CIJH determinó que Israel debía detener la construcción del muro dentro de los Territorios Ocupados, desmantelar las secciones ya construidas allí y reparar el daño causado. Hasta ahora esa decisión, así como las emanadas de los propios tribunales israelíes han sido desechadas por Israel, sin que ello signifique condena alguna del Consejo de Seguridad de la ONU, sanciones por el incumplimiento de resoluciones internacionales, decisiones de boicot o sanciones. Israel, así como Marruecos, han violado la legislación internacional y han intensificado su política de ocupación y represión contra las sociedades a las cuales someten. Los gobiernos callan, los organismos internacionales no ejecutan las labores que deben realizar y el juego macabro continúa su marcha de dolor y muerte para millones de seres humanos.

Junto a este muro construido en Cisjordania debemos sumar aquel que se está construyendo en la Franja de Gaza, desde el año 2018, con características aún más monstruosas del que es una realidad en Cisjordania. El nuevo muro está siendo erigido con cemento, de seis metros de altura y reemplaza a la actual valla fronteriza que separa a la Palestina histórica ocupada por el sionismo con el enclave costero, sujeto a un severo bloqueo desde el año 2006 a la fecha. Los medios sionistas han revelado que el muro de separación terrestre con Gaza, Israel cuenta con otras dos: una marítima de unos 200 metros de largo, 50 de ancho y seis de alto que está construyendo y otra subterránea de algunas docenas de metros, formado por cemento y una sustancia denominada Bantonite, para evitar la construcción de túneles ocupados por aquellos que desean burlar el bloqueo o realizar acciones de resistencia.

El muro de la segregación estadounidense

Estados Unidos, quien fue uno de los principales enemigos del Muro de Berlín, quien trabajó por la caída de esa creación y del modelo político que lo sustentaba, es uno de los que ha creado, en su territorio fronterizo con México, una de las vallas y muros con más víctimas fatales desde que se iniciará su construcción bajo el gobierno del demócrata Bill Clinton. Más de diez mil seres humanos han muerto desde el año 1994 cuando se dio comienzo a la denominada Operación Guardián (Operation Gatekeeper) con el objetivo declarado de detener la ola migratoria que venía desde el sur. Esa política ha significado, que 500 vidas humanas de inmigrantes, principalmente mexicanos y centroamericanos han sido cercenadas año a año desde 1994. Ya sea por abusos de los guardias fronterizos, deshidratación al cruzar el desierto entre ambos países, ahogados en los cursos de ríos o asfixiados durante el cruce en vehículos abarrotados de hombres mujeres y niños.

Hasta el momento, las muertes por un Muro que separa el sueño americano de millones de hombres y mujeres inmigrantes han generado en 25 años de existencia 40 veces más muertes que los 28 años del Muro de Berlín. Se une a ello las denuncias de Amnistía internacional que en un informe de agosto del 2014 consignó que “un número sorprendentemente alto de mujeres migrantes sufren abusos sexuales durante su paso clandestino por México hacia los Estados Unidos. Seis de cada diez mujeres que pasan por México en busca del sueño americano, en vez de lograrlo solo son objeto de abusos por parte de traficantes y policías”. Sin embargo, ni siquiera esta constatación numérica acalla las voces que siguen denominando a la sociedad estadounidense como la más democrática del mundo. Informe que año tras año repite argumentos y situaciones similares, sin que las autoridades estadounidenses, que suelen criticar a todo el mundo en temas de derechos humanos, hayan hecho algo por evitar sus propias violaciones.

La Operation Gatekeeper, se propuso crear, bajo la administración del ex presidente Bill Clinton un cerco que recorriera toda la frontera sur del país. Hasta hoy los sectores construidos son aquellos que dividen a California del estado mexicano de Tijuana. Arizona de Sonora, Nuevo México de Baja California y Texas de Chihuahua y Coahuila. Este muro segregacionista está compuesto por tres secciones de tapias sucesivas a las cuales se le ha dotado de la más alta tecnología en materia de vigilancia electrónica: luces de altísima potencia, radares, sensores electrónicos, cámaras de visión nocturna, detectores de movimiento. Todo ello conectado a la denominada Border Patrol (Patrulla fronteriza). Se une a ello un cuerpo de elite militar, entrenados en materias de combate a la inmigración y a los cuales se les ha dotado de patrullas todoterreno, helicópteros y facultades legales que han merecido la repulsa de organizaciones de defensa de los derechos humanos.

El año 2011, bajo la primera administración del ex presidente Barack Obama, se habían construido 1.044 kilómetros del Muro Fronterizo, ampliado durante estos años a los 1.120 kilómetros. La idea de la administración estadounidense, en acuerdo con el Senado el año 2013 fue levantar unos mil kilómetros más de muro en la frontera con México, que se extiende por 3.240 kilómetros. La disposición incluyó también duplicar el número de agentes fronterizos (hasta llegar a los diez mil). Además se adquirieron drones de vigilancia fronteriza por más de 10 mil millones de dólares. Gastos en represión, gastos en más armas pero cero dólares para generar ideas de desarrollo en los países de los cuales provienen estos inmigrantes.

Tras la llegada al poder del multimillonario Donald Trump el tema del muro, su ampliación y mejoramiento en temas de sistemas de vigilancia en lugar de atenuarse adquirió mayor protagonismo, con la idea de Trump que las mejoras en este adefesio represor debían ser pagados por México: la víctima pagando al verdugo. El día 27 de septiembre del año 2017 comenzaron los trabajos en una zona deshabitada cerca del paso fronterizo de Otay Mesa, al este de Tijuana. La promesa de Trump a sus electores se ha ido cumpliendo a pesar de los reclamos internacionales.

La propia Cámara de Representantes aprobó en el mes de julio del año 2017 la primera partida consistente en 1.600 millones de dólares. En octubre de este año dicha cifra se elevó hasta los 10 mil millones de dólares cuando el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de EE. UU. aprobó un proyecto de ley de seguridad fronteriza  que incluye los mencionados 10 mil millones de dólares para la construcción de un muro fronterizo con México. “La propuesta denominada Ley de Seguridad Fronteriza para EE.UU., planteada por el presidente del comité, Michael McCaul, se aprobó en una votación totalmente dividida, por 18 votos a favor, de los republicanos y 12 en contra, de los demócratas. El proyecto contempla que la cifra millonaria de los 10.000 millones de dólares se divida en partes iguales para diferentes partidas presupuestarias, el primero de los 5000 millones de dólares se destinará a mejorar los puertos de entrada y el segundo se irá para los agentes de la Patrulla Fronteriza y Aduanas de Estados Unidos”.

En septiembre del año 2019 según declaraciones del portavoz del Departamento de Defensa de EE. UU. Jonathan Hoffman, se aprobaron 3.600 millones de dólares, que serían sacados de fondos —destinados en principio a la construcción y modernización de recintos militares en Estados Unidos y en el extranjero— a fin de levantar 280 kilómetros de muro fronterizo con México. Para Nancy Pelosi, furibunda opositora de Trump, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, ha calificado de “irresponsable” la decisión de la Administración Trump de transferir fondos dedicados a construcciones militares. “no sólo porque restaría fondos destinados al siempre presente argumento de la seguridad nacional, la calidad de vida y la moral de las tropas estadounidenses haciendo de Estados Unidos un país menos seguro. “Designar los fondos del Pentágono para la construcción del muro fronterizo con México es una medida “sin sentido”, y no o hará sino empeorar las causas principales de la migración.

Estas iniciativas están muy lejos de resolver el problema de la inmigración y sólo benefician a las empresas que producen equipos para vigilar la frontera y a los políticos que hacen de la xenofobia, la segregación y el desprecio por los derechos de los inmigrantes su base de votos. Mientras no se vaya al fondo de las razones, que inducen a millones de seres humanos a emigrar, a buscar mejores perspectivas de vida allende sus países, el Rio Bravo del Norte seguirá siendo cruzado por millones de espaldas mojadas.

Resulta paradójico, que en el marco de la globalización, que suponía ampliaría las relaciones entre los países, abrir las fronteras, permitir el libre flujo de seres humanos, lo único que tiene esa libertad en este tercer lustro del siglo XXI sean los capitales financieros. Ellos se mueven sin restricciones. Viajan de país en país sin pedir permiso, sin mostrar pasaportes y sin que se considere que color de piel, que raza, que ideología o que religión posee.

El Muro que separa al pueblo saharaui, concretando el dominio de la totalitaria monarquía marroquí de un territorio abandonado indignamente por España el año 1975. Como también el muro que el sionismo ha construido para mantener su ocupación y colonización de los territorios palestinos ocupados desde el año 1967, así como el muro que pretende impedir la entrada de inmigrantes a Estados Unidos, son muestra de creaciones atentatorias a los derechos humanos de millones de personas, que deben ser denunciados y hacer realidad una política que permita demolerlos y concretar la autodeterminación saharaui y palestina y el libre tránsito de aquellos seres humanos que aspiran a mejores perspectivas de vida allende sus países de origen.

Los muros cumplen su papel de puntas de lanza del dominio, separando en materias religiosas, económicas, sociales, políticas y militares. Se apagan los ecos de la conmemoración por los 30 años de la caída del Muro de Berlín, celebraciones, documentales, charlas, programas especiales y sin embargo, los otros muros, las otras barreras continúan allí en el marco de una cosmovisión cuyo objetivo es consolidar el objetivo del pensamiento único, que es construir también un mercado único. En ese plano, derribar esos muros se convierte en un imperativo moral, político y vital.

]]>
<![CDATA[Cuestiones prioritarias]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Cuestiones-prioritarias-20191112-0017.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Cuestiones-prioritarias-20191112-0017.html     En todas las épocas, el ser humano ha tenido que hacer frente a este camuflaje mundano, pero ha sido la sensatez unas veces y otras el espíritu vigilante, quienes nos han aliviado la carga  y nos han permitido seguir ilusionados, renaciendo incluso de cenizas, pues lo trascendente es poder liberarse y resistir ante tantas opresiones vertidas en nuestro histórico existencial. A mi juicio, en ocasiones hemos de activar la calma y no responder a ese diluvio de provocaciones persistentes, que ciertamente rompen nuestra armonía, de ahí lo fructífero que suele ser pararse a examinar cada cual su propia vida. Sabemos que la violencia nunca puede ser la respuesta a las demandas sociales y políticas; sin embargo, en muchos países hay una fuerza excesiva en las protestas que ha de cesar de inmediato. A este respecto, todos formamos, en mayor o en menor medida, parte de la solución.

Perseverantemente, hemos de ser ciudadanos de paz, tolerantes en todo momento con la gente que es naturalmente diversa, comprensivos siempre. Por desgracia, el mundo ha crecido en injusticias, la discriminación nos desborda y cada día se acrecientan realidades que marginan, cuestiones que han de ser atajadas con decisión. En este sentido, considero que algunos gobiernos se muestran demasiado pasivos, obviando que han de aplicar las leyes sobre derechos humanos, prohibir los crímenes y cualquier vínculo que discrimine, garantizando un acceso igualitario a los tribunales de justicia, y jamás permitiendo la impunidad. No podemos entrar en ese círculo vicioso de “dejar hacer”, de “consentir” con argumentos embaucadores. Estas atmósferas de falsedades, que suelen manipular la realidad, al fin nos llevan a la desconfianza; lo que nos exige una mayor toma de conciencia individual, y también de los líderes de los Estados, cuando menos para promover leyes que protejan el derecho a una información veraz y a ser coherentes con nuestro modo de obrar.

                Este espíritu guerrero, muchas veces intolerante a más no poder, requiere de sistemas educativos, que nos insten a desarrollar actitudes independientes y comportamientos éticos. Esta es otra de las cuestiones prioritarias. En 1995, los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) adoptaron la Declaración de Principios sobre la Tolerancia. Dicha Declaración apunta, entre otras cosas, que el aguante no es condescendencia o desgana, sino que es el respeto y el saber apreciar la riqueza y variedad de las culturas del mundo y las distintas formas de expresión de los seres humanos.

Indudablemente, tan importante como el pan de cada día es la consideración hacia toda vida humana. No lo olvidemos nunca. A propósito, el filósofo y estadista británico, Sir Francis Bacon (1561-1626), ya en su etapa de caminante, nos recordaba que “el respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios”; y, ciertamente, este mundo enviciado hace tiempo que ha dejado de quererse como humanidad. Sin duda, de un tiempo a esta parte, una riada de necedades, condimentadas con la perversión de la maldad, ha tomado posiciones privilegiadas que no puede persistir por más tiempo. Vivimos el momento del instante preciso para la acción, no sólo como un deber moral, sino como un requerimiento natural de subsistencia del linaje. La primacía hacia la concordia debe ser de todas las religiones, culturas, lenguas y etnias. Han de dejar de ser motivo de conflicto para ser impulso de conciliación. Nos hemos globalizado y ahora, sin más demora, necesitamos fraternizarnos; lejos de ese aliento corrupto dominador, que no atiende ni entiende de levantar muros y de hacer piña.  

                En consecuencia, es prioritario a mi humilde opinar reconstruir esas vidas destruidas, rehacer esas familias destrozadas, rotas por una sociedad envilecida, que no entiende de unión ni de unidad. “Las personas no nacen con odio; la intolerancia se aprende y, por tanto, se puede prevenir y desaprender”, decía hace unos días el titular de Naciones Unidas, António Guterres. Sin duda, la importancia de la educación en el tratamiento y la capacidad de recuperación frente al discurso del odio, es vital para tomar un cambio de rumbo y renacer como seres en disposición siempre de servicio, despojados de ese afán aplastante de poder que incluso tienen algunos líderes que nos gobiernan.  Olvidan que la saludable política es aquella que trata de que todos los seres humanos puedan florecer, a pesar de los muchas piedras que nos ponemos los humanos entre sí.

Por eso, es importante que cada cual tome en consideración su paso por esta vida con profunda conciencia de su misión, que ha de ser coherente con la aportación a ese bien colectivo con el que todos hemos de cooperar, más allá de nuestro propio mezquino interés, que es lo que verdaderamente nos divide. Desde luego, la prelación  es que perdamos el miedo a escucharnos mutuamente. Sólo así podremos comprometernos a un cambio radical, diciendo no a la guerra y a la estrategia de los sembradores del terror, promoviendo la confianza en uno mismo y, como aconsejaba san Francisco de Sales, teniendo “un poco de dulzura consigo mismo”, para ofrecer “un poco de dulzura a los demás”. Atrevámonos a reencontrarnos a pesar de los martirios vividos. Pasemos página. Renazcamos de ese ánimo destructivo tan avasallador. La prioridad son los cuidados rehabilitadores que nos demos unos a otros. A la par que se ama, se dispensa, y el espejo de esa acción; es lo que efectivamente nos hace caminar gozosos, sin recelo a nada.

 

]]>
<![CDATA[El odio de las élites no podrá con Evo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-odio-de-las-elites-no-podra-con-Evo-20191111-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-odio-de-las-elites-no-podra-con-Evo-20191111-0090.html  El golpe de Estado consumado en contra del presidente Evo Morales, marca un retroceso político tremendo en nuestra región y en la lucha por construir una sociedad justa, democrática e inclusiva. 

Las élites bolivianas, la derecha agrupada en torno al ex candidato Carlos Mesa y al presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, desataron la violencia en el país. En una primera instancia, desconociendo los resultados electorales de las pasadas elecciones, y luego pidiendo abiertamente el derrocamiento del presidente Evo

De inmediato, los grandes medios de desinformación internacional y las redes sociales se activaron en una campaña desestabilizadora, que cabalgaba sobre los mensajes llenos de racismo y desprecio hacia los humildes, ésto es, el pueblo indígena que es mayoría en el país. 

Los acontecimientos se precipitaron, acelerados seguro por la urgencia de derrocar a Evo antes de la toma de posesión de Alberto Fernández en Argentina e impedir un reagrupamiento de gobiernos progresistas en la región. 

Los llamados “Comités Cívicos” de la “Media Luna” boliviana ya habían ensayado su violencia fascista por allá en 2008, sin embargo, la movilización popular y la acción decidida de los gobiernos de la región evitaron el derrocamiento de Evo. Hoy día, Camacho, presidente del “Comité Cívico de Santa Cruz”, es el agente más violento e intolerante de los factores golpistas en Bolivia.

La violencia se desató luego de las pasadas elecciones del 20 de octubre, con la excusa de un supuesto fraude electoral que le daba a Evo una ventaja de 10% sobre Carlos Mesa, lo que le daba a Evo la victoria, sin necesidad de una segunda vuelta.

Carlos Mesa desconoció los resultados; y, junto a Camacho pidieron a sus partidarios lanzarse a la calle. Los grandes medios internacionales y las redes sociales insistieron en atizar la violencia. Nadie propuso soluciones, nadie quería diálogo. Ya la operación desestabilizadora estaba en marcha.

Evo invita a la OEA a realizar una auditoría al proceso electoral, dando, en lo que sería un grave error, preeminencia a un organismo muy desprestigiado en la región, y que ha actuado siempre con un doble rasero e interés injerencista. 

En su informe preliminar, la OEA no habla de 33% de actas irregulares, se refiere a 23% de muestra de 333 actas, de un total de 34.555; lo cual representa solo el 0,22% de las actas, es decir, la muestra no es representativa para determinar irregularidades en todo el proceso.  

Sin embargo, como es lógico suponer y producto de la manipulación tanto mediática como de la misma OEA, el informe preliminar solo arrojó más elementos de dudas al proceso electoral, cuestionándolo como un todo, dando argumentos a la oposición y debilitando aún más la posición del presidente.

Cuando la policía en La Paz y otras ciudades importantes se suma al golpe en marcha, la violencia se desató. Ante la ausencia de la autoridad, los grupos proto fascistas incendiaron casas de los partidarios de Evo, de su hermana, de dirigentes sociales, políticos, funcionarios del gobierno. Las golpizas, secuestros de familiares, quema de las sedes de gobernaciones, la toma de medios de comunicación y las imágenes de torturas y humillaciones de dirigentes indígenas ampliamente difundidas en las redes sociales, exacerbaron la violencia fascista y el miedo.

La respuesta de los movimientos sociales y de los factores políticos que apoyaban al gobierno de Evo fueron tímidas, se desarrolló una marcha a favor de la paz, concentraciones en El Alto y esporádicas expresiones de apoyo en la calle. La violencia fascista estaba golpeando la base social del movimiento indígena de apoyo a Evo.

La posición de las FFAA, de no involucrarse para preservar el orden constitucional, para detener la violencia y  preservar la paz del país, le dio el golpe de gracia al gobierno. Se plegaron al plan golpista y luego conminaron al presidente a renunciar. 

A pesar de que Evo llamó a nuevas elecciones y a renovar al órgano electoral del país, ya la derecha estaba envalentonada y en la calle, imponiendo el terror. Carlos Mesa declara que no tiene nada que negociar con Evo, que este debe apartarse de la presidencia; y que, ni siquiera, debe participar como candidato para un nuevo proceso electoral.

Es, en ese marco de esta situación  de asedio, que el presidente Evo y su vicepresidente García Linera anuncian la renuncia a sus cargos y su disposición a mantenerse en lucha. Se replegaron a las zonas tropicales, campesinas del país. El golpe de Estado se había consumado  

De inmediato, se reciben noticias del fascismo desatado, la quema de casas, el ataque a las embajadas de México, Cuba y Venezuela, las golpizas, humillaciones y  persecuciones contra líderes sociales y del gobierno. La amenaza sobre el mismo Evo y García Linera, la detención de las autoridades del Organismo Electoral, hace prever una oleada de violencia fascista, que nos recuerda lo que pasó en nuestro país, aquel infausto 11 y 12 de abril de 2002.

El presidente Evo Morales y el vicepresidente García Linera merecen todo mi respeto y aprecio. Con Evo tuvimos una relación más estrecha, cercana, porque nos conocimos desde antes de él ser presidente y porque luego nos tocó trabajar junto al presidente Chávez, en tantos temas de cooperación bilateral, sobre todo, en el proceso de fortalecimiento de su recién nacionalizada industria del gas y petróleo, y en los programas sociales que se desarrollaron en ese país. 

Largas conversaciones, donde fui testigo de excepción, entre Evo, el presidente Chávez y el Comandante Fidel, me permitió conocer en Evo a un hombre profundamente honesto, de convicciones, un revolucionario a carta cabal, socialista, de una calidad humana extraordinaria, a veces, rayando en la ingenuidad. 

Evo es un leal y genuino representante de las mayorías humildes, campesinas, indígenas de su país, estaba decidido a restablecer los derechos y la justicia a favor de su pueblo que, durante siglos, ha sido humillado, maltratado y despojado por una élite blanca, criolla, que era dueña del país y que mantuvo a Bolivia como el más pobre del hemisferio occidental.

Por otra parte, el vicepresidente García Linera, aunque de un talante personal distinto, fue un factor fundamental del éxito del gobierno de Evo. Igualmente, un hombre de convicciones y revolucionario, íntegro, trabajó siempre de manera incansable para lograr una gestión eficaz en la conquista de la soberanía y la construcción del socialismo. 

Evo cumplió su palabra empeñada al pueblo boliviano, lo hizo, y lo hizo con valor. Impulsó profundas transformaciones políticas, económicas y sociales en el país, a pesar de la oposición virulenta de la derecha, las élites privilegiadas, dueñas hasta ese momento de Bolivia, de sus recursos naturales, de los hidrocarburos, de los servicios públicos, del agua, del transporte, del campo, de todo.

Los éxitos del gobierno de Evo Morales son innegables, irrefutables, muestran la eficacia del socialismo para lograr el desarrollo de nuestros países con justicia social, un buen ejemplo, veamos: 

En términos de soberanía, nacionalizó con éxito la industria de los hidrocarburos, el petróleo y el gas, la Estatal YPFB asumió el control de las operaciones, renegociaron los contratos de suministro de gas con Brasil y Argentina para ponerlos en términos de justicia para Bolivia. Desarrolló grandes proyectos de industrialización del gas, la petroquímica, grandes centrales termoeléctricas.

Según la CELAG, en su “Radiografía de la situación económica boliviana”:

“El Producto Interno Bruto de Bolivia (PIB) creció durante el gobierno de Evo Morales (período 2006-2017), un 78% a precios constantes, un 27% más que los doce años previos”.

La inversión pública alcanzó 12,6% del PIB del país, frente a otros países vecinos como Brasil o Chile, que solo alcanzan niveles del 1,6% y el 2,6%, respectivamente.

La Inversión Extranjera Directa (IED) neta recibida, que pasó de 335 millones de dólares en el año 2016, a 725 millones en el año 2017, un incremento del 116%.

Las reservas internacionales alcanzan un 27% del PIB, otorgando robustez al sistema y mostrando una baja vulnerabilidad externa. A nivel regional, Bolivia sigue ocupando el primer lugar en cuanto al peso de las reservas internacionales con respecto al PIB, lo que le permite contar con una importante fuente de recursos en caso de necesidades de financiación, y la plena capacidad de controlar la política cambiaria que le ha llevado a tener, prácticamente, una nula variación con el tipo de cambio respecto al dólar estadounidense.

Uno de los mayores éxitos de la economía boliviana ha sido, sin duda, el proceso de desdolarización, permitiéndole alcanzar la soberanía de la política monetaria debido a la estabilidad y buenos resultados macroeconómicos de los últimos años. 

En cuanto a los índices sociales, el éxito es también contundente.

En la población económicamente activa, las tasas de desocupación en Bolivia son solo del 2,9% para los hombres y del 4,1% para las mujeres.

El salario mínimo aumentó de 500 a 2.060 Bolivianos, un aumento de 312%. Si se considera una inflación anual de 5,5%, se evidencia un fuerte crecimiento del salario real. El índice de salario nominal aumentó un 85%, durante el período analizado, para el total de los grupos ocupacionales.

La pobreza extrema en Bolivia, gran flagelo que afectaba casi a la mitad de la población finalizando el siglo XX, ha pasado de afectar al 45,2% de la población en el año 2000 al 17,1% en el año 2017. Estos números llevan a Bolivia a ser el país de la región suramericana que más ha reducido la pobreza extrema en el período 2005-2016.

¿Qué reflexiones o enseñanzas nos deja este triste episodio del derrocamiento de Evo?

América Latina arrastra como un peso que no la deja avanzar, que la mantiene en el fondo y a la cola del mundo: la prepotencia y el poder de las élites económicas de nuestros propios países.

Éstas han demostrado, en múltiples ocasiones, en trágicos episodios que han plagado nuestro hemisferio de violencia y golpes de Estado, que son élites atrasadas políticamente, violentas, que no están dispuestas a ceder en sus privilegios, así los mismos signifiquen mantener a todo el país en el atraso.

Las élites económicas de nuestra región han construido grandes fortunas basadas en el despojo de nuestros países, de la riqueza social, de la explotación de la mano de obra sub pagada, casi esclava, actúan como agentes de intereses transnacionales.

Pueden haber en la región gobiernos exitosos y que traigan avances a nuestros países, como el de Evo Morales, pero sin embargo, a las élites no les importa, prefieren acabarlo todo, retroceder, mantener sus groseros privilegios. 

No se puede construir el socialismo, o al menos una sociedad progresista, si los avances económicos no van acompañados en avances en la conciencia de los ciudadanos, sobre todo, en el seno de las clases medias. Si las relaciones de producción, los valores y objetivos hegemónicos en la sociedad apuntan hacia el egoísmo, se están apuntalando siempre salidas individuales, fraccionadores de la unidad nacional, de los intereses colectivos

La solidaridad, el bien común, el deber social, el vivir bien de todos los ciudadanos, la democracia participativa y protagónica, el empoderamiento del pueblo en las decisiones y estructuras de poder, el trabajo y la honestidad, deben ser valores asumidos por toda la sociedad.

Se debe resolver el dilema de cómo sostener la continuidad de un proceso de transformaciones políticas, económicas y sociales, más allá de un liderazgo, de una persona. Cómo fortalecer una institucionalidad, los poderes del Estado, que actúen apegados a la Constitución, a las leyes, al interés general, que preserve las conquistas políticas, sociales y económicas del país, para no ser tan vulnerables a la acción violenta de las élites, de la derecha.

El rol de las FFAA es fundamental. Deben ser el factor decisivo para preservar las conquistas sociales, la Constitución, no plegarse a los intereses de las élites, que su espada solo sea empuñada para defender la soberanía del pueblo y las garantías sociales.

Hay que empoderar al pueblo, construir una poderosa vanguardia, con un fuerte tejido de movimientos políticos y sociales, con la diversidad de posiciones y posturas necesarias para que su crítica y acción hagan avanzar al país, que proteja a toda la sociedad de la acción violenta y desestabilizadora de cualquier grupo de poder. 

Una democracia plena, protagónica, participativa, que abra el debate de las ideas, que cuide el rumbo del proceso transformador, que se retroalimente de la crítica, de las necesidades espirituales de toda la sociedad, que no sea sectaria, donde exista la rendición de cuentas. Este elemento, profundamente democrático, lejos de debilitar, fortalece en el tiempo la conciencia de toda la sociedad.

Desarrollar una fuerte conciencia nacional, soberana, integrada al resto de la región, en una comunión de intereses y objetivos que nos protejan frente a la injerencia extranjera y la acción desestabilizadora de los grandes intereses transnacionales, que nos movamos en nuestra propia estrategia y no subordinados a poder extranjero alguno. Mirar hacia el Sur, no a la OEA. Nuestra referencia, nuestras instancias naturales, propias, son la UNASUR, la CELAC.

Evo, cada 11, tiene su 13

Aunque un sentimiento de pesar y tristeza recorre a nuestra región, por lo sucedido en Bolivia, confío plenamente en que el liderazgo de Evo sabrá accionar de manera decidida para restablecer el orden constitucional y la democracia en Bolivia.

De nuestra propia experiencia cuando sufrimos el golpe de Estado el 11 de abril de 2002, y luego de la desesperanza y la confusión inicial, nuestro pueblo supo reaccionar de forma masiva, nuestros oficiales patriotas cumplieron con su responsabilidad y lograron restablecer el orden constitucional. En aquel momento, obtuvimos una importante enseñanza: cuando un pueblo tiene esperanza, pasión y un liderazgo, es capaz de sobreponerse a la acción violenta de las élites. Todo tiene su tiempo, sus circunstancias, sus características propias. 

El pueblo boliviano, los pueblos originarios, las mayorías humildes del país, saldrán del aturdimiento provocado por la violencia fascista. El Alto y Cochabamba marcarán el rumbo, los campesinos, los cocaleros, los movimientos sociales, sabrán responder al fascismo.

Evo y la dirigencia popular boliviana necesitan preservarse de la violencia fascista, que el repliegue táctico, permita reorganizar al movimiento popular y retomar la movilización en todo el país, exigir el cese de la violencia, restablecer el orden constitucional y retomar la posibilidad de mantener al pueblo boliviano en el camino de la esperanza, del vivir bien, del camino trazado por nuestro hermano, el presidente Evo Morales ¡Venceremos! 

 

 

]]>
<![CDATA[La traición de la confianza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-traicion-de-la-confianza-20191111-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-traicion-de-la-confianza-20191111-0040.html Hasta el siglo XX, desde mucho antes de que se produjese el gran quiebre de la historia en 1989, cuando se derrumba la Cortina de Hierro y emerge con fuerza inusitada la inteligencia artificial, los Estados territoriales – ahora piezas de museo – si eran democráticos se organizaban sobre la base de la división del poder, del ejercicio de contrapesos entre sus distintas manifestaciones: la legislativa, la judicial, la administrativa o de gobierno. La elección de sus titulares, por ende, si bien implicaba el otorgamiento de un voto de confianza, se dispensa a beneficio de inventario, no es total. En las cabezas de la política y de la Ciudad se confía, por ende, pero no tanto como para dejar de vigilarlas. 

La democracia, siendo sustancialmente representativa, expresa así un modelo o sistema de desconfianza constante. Para mantenerla, dentro de límites razonables y a fin de asegurar la gobernabilidad, se predica la participación en las tareas de control, sea por los propios ciudadanos, sea, en nombre de éstos, por los demás poderes del Estado distintos del controlado. 

El espacio público, en suma, es una casa de cristal cuyo interior lo observan todos, las 24 horas del día.

¿A qué viene todo esto?

Más allá de las conjuras – que las hay y toman cuerpo desde el Foro de São Paulo y la sede de su casa matriz, La Habana – la violencia popular destructiva y sin destino que se aprecia en la región, no solo en la América Hispano-Lusa sino igualmente en el Occidente, cuyas raíces culturales y cristianas están siendo vapuleadas por la onda de relativismo y amoralidad que ahora se expande como pólvora encendida, refleja desconfianza, un estado de incredulidad suma por parte de la gente hacia el poder político. Lo hace precario.

No se trata, como lo afirman los reduccionistas, de un quehacer irresponsable por la supuestamente anti-política sociedad civil, pues, así como nuestras sociedades se están parcelando y pierden sus texturas, la idea de la política, en lo adelante incluye al mundo de la intimidad, el de los enojos personales, ahora transformados en cuestión pública. Esto es así, así resulte absurdo. Cabe entenderlo, si el propósito es reconducir ese fenómeno con sabiduría y espíritu abierto, en procura de renovar el sentido de la política, afirmado en raíces y el servicio a la verdad.

La cuestión es que quienes, asumiéndose como líderes y además considerándose con derecho a usufructuar, a su arbitrio, del Internet y las redes “sociales” para su oficio y la práctica cotidiana del narcisismo digital, parecen no digerir las reglas de este cosmos. Luego se rasgan las vestiduras cuando al quedar al descubierto sus abusos de confianza o su falta de pudor ante la orfandad existencial de los internautas, estos se vuelven en su contra.

César Cansino, lucido teórico del tema de la posverdad – que deja de lado los hechos objetivos al momento de incidirse sobre la opinión pública, apelando más a las creencias y sentimientos personales – destaca, entre otros, dos efectos de este inédito panorama que presenciamos: Uno, el paso de las sociedad de masas – con una cultura unitaria, atada a visiones compartidas – a la individualización de la sociedad, que hace reparo difuso y diversificado contra todas las versiones oficiales de quienes se consideran detentadores del poder. El otro, el tránsito desde una sociedad de confianza hasta otra de desconfianza.

Si bien en la confianza, incluso relativa, ayer radica la unidad social bajo un orden político dado y compartido, ahora, mediante la inevitable práctica de la ciudadanía digital y mientras logra educarse ella para atajar las irrealidades que se construyan como verdades, por lo pronto rige una “sociedad de distanciamientos”, de seres aislados, prevenidos. Unidos todos, eso sí, al momento de expresar sus indignaciones y drenar sus desconfianzas, no sólo entre ellos mismos sino fundamentalmente contra quienes no reparan en los ánimos predominantes en las redes y los desafían con desparpajo.

Cabe, pues, separar la paja del trigo. El problema no radica tanto en la práctica del periodismo digital que trabaja en línea inversa, por lo explicado, al periodismo profesional. Cada internauta parte de su estado de ánimo o aspiración y va en búsqueda sólo de aquel pedazo de la realidad que le serena y le valida su convicción personal; así no muestre toda la realidad, pues no le importa. La cuestión es que quienes usan las redes para las Fake News y a tal propósito disponen de Bots para hacerlas correr con destino a centenares de miles de internautas, creando hechos falsos para estimular la crispación o para dividir y sembrar mayor desconfianza entre la gente, son esencialmente los actores políticos; quienes se han corrompido al medrar en las aguas cenagosas de la mendacidad, tanto a la derecha como a la izquierda, y los grupos que los financian, para beneficiarse, unos y otros, del caos constitucional de transición.

Cabe estar conscientes que, si al Homo Videns de Sartori se le podía acusar de estúpido y pasivo, el Homo Twitter de Cansino racionaliza el discurso con aguda inteligencia. Es capaz de crear metáforas de la realidad con apenas 140 caracteres, y de atarlas a lo que ve, evitando que las imágenes hablen por sí solas o confundan.  

 

]]>
<![CDATA[Espolear el caballo de la esperanza]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Espolear-el-caballo-de-la-esperanza-20191111-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Espolear-el-caballo-de-la-esperanza-20191111-0028.html En el liderazgo opositor está la solución de los males de la nación. De ellos depende el cambio de este nefasto gobierno. Si se unieran, el camino sería más corto. La alternativa se pudiera ver a la vuelta de la esquina. Y todos empujaríamos en una sola dirección. Crecería el ánimo y el coraje se elevaría a la endécima potencia. Pero en todo caso hay que respaldarlos. Con sus aciertos y desaciertos. Debemos entender que la situación no es fácil. Vivimos en una trama y maniobra política permanente y compleja. La estratagema constante y brutal oficial no da tiempo sino para el contraataque defensivo. En la defensa se va la fuerza y también la reserva. El gobierno controla todos los poderes y a él nadie lo fiscaliza ni investiga. Escenificamos una lucha desigual donde las ventajas están del lado gubernamental. Sabe que la mayoría de las personas están contra ellos y por eso les mantienen en un encierro psicológico y comunicacional, con el objeto de dominar la conducta de quienes dependen de los programas estatales. Un inflexible control social. ¡Cambian comida por sumisión política!

Convicción y vocación de poder

          Sin embargo, no hay que desvanecer tenemos que  espolear el caballo de la esperanza y la confianza en nosotros mismos. La guerra es dura pero podemos ganarla. La libertad y la democracia se bregan todos los días. Es la civilización contra la barbarie. La sabiduría contra la ignorancia. Los pueblos que han prosperado son aquellos cuya historia está llena de heroísmos, sueños de titanes y ejemplos de hidalguía y dignidad. De todo eso tenemos bastante en nuestras raíces antropológicas e históricas. Así que a batallar, dar ejemplo de convicción democrática y vocación de poder. Tenemos la razón y el mundo civilizado está con nosotros. En nuestras manos el destino de la república. Y en las acciones descansa la suerte del país. Luchemos con la frente en alto, la visión de un futuro promisor y la seguridad de triunfar porque tenemos la fuerza suficiente y la decisión de salvar a Venezuela. Como ha sido convocado, el 16 de los corrientes, todos salgamos a la calle y demostremos que la popularidad de Maduro ha mermado sustantivamente. Y la fuerza de Guaidó continúa organizada y combativa.

El repudio al gobierno ronda el 80%

       No es tiempo de rivalidades ni de pase de factura, es la hora de cerrar filas contra la tiranía instaurada. El cambio que requiere la nación solo se lo podemos dar los venezolanos. Cada quien en su trinchera cada uno haciendo un todo único e indivisible. El sábado 16 hay que demostrar fuerza no solo cuantitativa sino también cualitativa. Deberá reinar la esperanza, el optimismo y la decisión colectiva de derrocar al gobierno. Que sé encuentra en su más bajo nivel de popularidad; históricamente hablando. El repudio al gobierno ronda el 80% de la población. Ocho de cada diez personas lo rechazan. Refutan el modelo, impugnan los nefastos resultados de su gestión pública y  contradicen sus políticas, enfoque y alianzas internacionales. El desbarajuste de los servicios públicos (electricidad, agua, teléfonos, internet, aseo urbano e inseguridad); nunca antes visto, tiene a la población en una verdadera circunstancia de guerra y anarquía social. Una sociedad caótica, enmarañada en sus necesidades y deberes más simples.

Terror, hambruna y desesperanza

      Como si eso fuera poco, la población vive una economía de guerra, que hace recordar a Hungría, en 1946, con una inflación diaria de 207% y unos precios duplicados cada 25 horas: Zimbabue, en 2008, una tasa inflacionaria diaria de 98% y unos precios duplicados cada 15 días. Yugoslavia, 1994, inflación diaria del 65% y precios duplicados cada 34 horas. Alemania, 1923, inflación diaria del 21% y precios duplicados cada 3 días. Grecia, 1944, inflación diaria 18% y precios duplicados cada 4 días. Mientras, el FMI, calcula que para finales del 2019, la inflación en Venezuela podría llegar a  10.000.000%. Según la AN, la inflación acumulada durante 2019 se ubica en 3.326%. Y varias fuentes acreditadas estiman que la inflación diaria es del 4%. Casi el 80% de la población no cubre el costo de la canasta básica de alimentos y medicinas. Como se observa, vivimos momentos de terror, hambruna y desesperanza. Pero es necesario cargarse de valor y actitud proactiva para luchar y derrotar por la vía que sea a este gobierno, tiránico, incompetente y corrupto. 

]]>
<![CDATA[¿De mesita a mesota?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/De-mesita-a-mesota-20191110-0006.html http://www.panorama.com.ve//opinion/De-mesita-a-mesota-20191110-0006.html El lunes 16S el país se sorprende ante el anuncio de  la instalación de una “Mesa de Diálogo Nacional”,  con representantes de partidos minoritarios de la oposición: MAS, Avanzada Progresista, Soluciones y Cambiemos.

Asombran los primeros acuerdos: reincorporación del PSUV a una AN en desacato cuyos actos “son nulos y carentes de legalidad”; la designación de las nuevas autoridades del CNE;  el rechazo a las sanciones económicas impuestas por EEUU y un  deslinde del G4.  Acuerdos, cuyo cumplimiento y celeridad afectarán indudablemente los procesos de negociación,  el equilibrio político interno y el juego geopolítico internacional. Plantea igualmente  una redefinición del discurso político, tanto de Gobierno como de oposición.

En la inmediatez, sectores radicales de oposición pretenden descalificarla denominándola “Acuerdo de la Casa Amarilla” o  “mesita”...  La definen como un  “acto desesperado, una carta bajo la manga, una jugada que venían cocinando para chantajear a la oposición”.  Para algunos se trató de un simple golpe mediático. Otros afirman que la estrategia de participar en el comité de postulaciones de la AN para la renovación del poder electoral, no es más  que una medida para boicotear el proceso. Hay quien alerta que esta estrategia electoral del “régimen” solo busca boicotear el proceso. Otros aseveran que  “la mesita es la negociación que el régimen quería”, dado que la mesita lo único que tiene para negociar es “la foto”.  Hay quien concluye  que “el Gobierno se entrampó”.

La “mesita” sin duda  plantea un nuevo panorama político.  Incidirá en escenarios de ruptura y violencia con apoyo externo.  Innegable el impacto en el juego democrático  y la confianza en la política;   en el proceso despolarizador, el dialogo, la negociación y en el aislamiento de factores violentos. Concordamos en que el  “aspecto medular del acercamiento entre los factores sigue siendo la posibilidad de convocar un evento comicial que destranque el juego político del país”.

La acertada conducción de la Mesa de Dialogo Nacional, influirá en la credibilidad y apoyo al nuevo CNE y, por ende,  la participación electoral.  Sin duda afectará  el equilibrio interno del G4, su estrategia radical y un liderazgo en declive.  En suma, redefinirá el juego político.

]]>
<![CDATA[Lula derrota el "Lawfare", Evo derrotará el odio]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lula-derrota-el-Lawfare-Evo-derrotara-el-odio-20191110-0005.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lula-derrota-el-Lawfare-Evo-derrotara-el-odio-20191110-0005.html La liberación del presidente Lula Da Silva ha sido una noticia que nos llenó a todos de júbilo, una buena nueva que recorrió toda América Latina en segundos, y ha ocupado los titulares más importantes en el exterior.

Se pone fin así a una injusticia, que mantuvo en prisión por más de 586 días a un hombre honesto, del pueblo, pero que además permitió la llegada al poder de la extrema derecha encabezada por Jair Bolsonaro. Lula fue una de las víctimas más visibles del “Lawfare” o “judicialización de la política”, un nuevo mecanismo de persecución en nuestra región.

La “judicialización de la política” siempre ha existido, tenemos casos emblemáticos como el de “Sacco y Vanzetti” en los Estados Unidos, que llevó a estos obreros a la silla eléctrica por allá en 1927; las purgas de Stalin en la extinta Unión Soviética; los juicios en los tribunales del Führer; o la prisión y muerte de Antonio Gramsci condenado por los tribunales de Benito Mussolini. 

Los sistemas políticos autoritarios, sean del signo que sea, siempre buscan en la justicia algún sustento ético, moral, para actuar en favor de sus intereses políticos o de poder.

En nuestra región los juicios y encarcelamientos arbitrarios, detenciones y persecuciones contra dirigentes políticos, militares, sociales, siempre han existido de la mano de las más espantosas dictaduras o regímenes políticos autoritarios. 

En nuestra América Latina, la violencia de  las élites, siempre se ha enmascarado en la institucionalidad judicial, pero ni siquiera este barniz jurídico ha podido ocultar la naturaleza antipopular y arbitraria de sus actuaciones. El historial de persecución y violencia política en nuestra región, ha rebasado siempre las formas legales, se actúa con saña, porque hay mucho odio y desprecio de las élites tradicionales en contra de los humildes.

Pero los tiempos cambian

Las sociedades en un mundo globalizado exigen nuevas formas de actuación a sus gobiernos. Ya no se toleran las dictaduras como las del siglo XX en el Cono Sur, todo cambia, la comunidad internacional mira como en un segundo una noticia le da la vuelta al mundo. Ésto no quiere decir que el sistema de dominación, si le resulta necesario, no recurrirá nuevamente a la violencia abierta contra sus pueblos para luego de arrasar a la dirigencia popular, volver a ensayar posturas democráticas. Es el péndulo político del capitalismo.

También cambian los actores políticos a escala mundial, al igual que el tipo de confrontación. Ya no existe más la “Guerra Fría”, ni la Internacional Comunista, ni una disputa entre socialismo y capitalismo. Se trata, fundamentalmente, de conflictos entre variaciones del capitalismo, por la economía, por los mercados, por la conquista de espacios militares, por lo que, ante la ausencia de un posicionamiento ideológico, se instigan los nacionalismos, el extremismo religioso, y el fundamentalismo, como factores desencadenantes para la confrontación política entre los factores mundiales de poder.

Es aquí donde aparece el “Lawfare” como mecanismo de persecución en la actualidad, crea nuevos códigos de represión y hace un uso extensivo de las redes sociales. Para la persecución política ya no sirve la acusación de “comunista”, tampoco de “subversivo”, no, ahora las acusaciones son de “corrupto”. 

Esta acusación, tan genérica como sea posible, es lanzada en contra del objetivo político y de allí en adelante actúan las redes sociales, coordinadas y manejadas por los mismos factores de poder que convierten la acusación en una sentencia, un linchamiento moral que prepara las condiciones subjetivas para cualquier acción violenta o judicial en contra del objetivo.

Una vez que se activa la inquisición 2.0, entonces actúa el fiscal, el juez y viene la acusación e inmediatamente la persecución y captura del oponente político. Por supuesto que jamás habrá pruebas, ni el debido proceso, ni el derecho a la defensa. El “Lawfare” articula todas las acciones y viola los procedimientos para garantizar el cumplimiento del objetivo político: neutralizar al oponente.

Ésto ha sucedido en Argentina contra la ex-presidenta Cristina y su familia, contra el ex ministro Julio de Vido, contra el ex-vicepresidente Boudou. El poder judicial, comprometido con los factores políticos de derecha para judicializar la política. Igual ha sucedido en Ecuador contra el ex-presidente Correa, hoy exiliado, así como, contra el ex vicepresidente Jorge Glass, que lleva dos años en prisión.

Ha pasado en Brasil, primero contra la ex-presidenta Dilma, razón por la cual fue desalojada de la presidencia, abriendo el paso a la derecha en el poder y luego con la prisión del ex presidente Lula, quien ya encanado, estuvo imposibilitado de participar en las pasadas elecciones presidenciales, en las cuales todos los sondeos lo daban como ganador. Para que ganara Bolsonaro, tuvieron que meter preso a Lula. 

Así ha pasado en Venezuela, donde, utilizando los mismos métodos y procedimientos del Lawfare, maduro se ha ensañado en una persecución política en contra del chavismo y la oposición. 

En mi contra se ha desatado una persecución política que raya en una obsesión, con base en absurdas acusaciones esgrimidas por su fiscal, violando mis derechos, la presunción de la inocencia, el debido proceso, y el derecho a la defensa. 

Igual ha sucedido con el ex ministro mayor general Rodríguez Torres, sepultado en las cárceles maduristas, al igual que el  ex ministro Raúl Isaías Baduel, preso aunque ya cumplió su condena. Lo mismo sucede con más de 100 trabajadores y gerentes de PDVSA sepultados, secuestrados políticos, sin ningún tipo de derecho a la defensa y el debido proceso, todos acusados genéricamente de “corrupción”.

La oposición también ha sufrido los rigores de esta práctica de “Lawfare”, ya que el madurismo ha encarcelado a sus líderes, inhabilitado candidatos, y perseguido y mantenido en prisión a cientos de sus militantes o sospechosos de serlo.

Una reflexión necesaria

En una entrevista que le hace el ex-presidente Correa (todavía espero mi derecho a réplica a las acusaciones e insultos que vertió maduro en mi contra en su programa) al presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, se hace una clara descripción de lo que significa y cómo actúa el “Lawfare” en nuestros países.  

Aquí hay algunos conceptos y posiciones de principios interesantes en la entrevista que transcribo para, a partir de ellas, hacer una reflexión: 

Alberto Fernández: “…para mí en el estado de derecho, el respeto a las libertades, el respeto al debido proceso y una justicia independiente son reglas absolutas. ¿Qué le pasó a nuestro continente? Las tres cosas fracasaron, la justicia dejó de ser independiente y empezó a ser manipulada por el poder. El proceso legal, el debido proceso legal que es el que exige que uno tenga un juicio transparente donde se pueda probar la inocencia en libertad, también fue vulnerado, y las prisiones preventivas se convirtieron en reglas y finalmente la justicia, por todo ésto, dejó de ser independiente, empezó a servir al poder de turno.”

“Lo que pasa contigo -refiriéndose a Correa- es un hecho vergonzoso. Lo que pasa con Glass es un hecho vergonzoso. Porque en verdad vos ni siquiera pudiste ser sometido a un proceso legal suficiente. Lula, para que todos entiendan, ha sido acusado de tener un departamento que supuestamente le dio una empresa constructora subsidiaria de Odebrecht. Pero lo más llamativo es que no hay ningún papel que diga que efectivamente Lula compró ese inmueble. No hay un boleto de compraventa. No hay nada”.

“La verdad es que en Argentina tuvimos un primer caso que es el de una dirigente social, Milagro Sala, que apenas empezó el gobierno de Macri, el gobierno de Jujuy la detuvo. Milagro Sala durante años me trató muy mal, francamente, tuvimos muchas diferencias políticas pero no merece estar detenida. Y qué voy a hacer yo, porque tenía diferencias conmigo voy a validar una detención ilegal. Eso no se puede hacer, eso es falta de ética. Eso no es vivir en un estado de derecho. Por eso, es no vivir en un estado de derecho”. 

Rafael Correa: “No por vencer a mi adversario político, decir que es ladrón y ladrón. Por favor”.

Alberto Fernández. “… en Brasil además ha sido tan escandaloso lo que han hecho, que el juez que condena a Lula diciendo que aunque no tiene pruebas fidedignas tiene la íntima convicción de que Lula era el dueño, así lo condenan, (y) ese juez hoy es Ministro de Justicia, el asunto es descarado.”

Importante reflexión tanto de Alberto Fernández como de Rafael Correa, invito a ver la entrevista, pero un asunto interesante aquí es que, lo que ambos describen y denuncian en esta conversación como “Lawfare”, es exactamente lo que ha hecho maduro en Venezuela, lo mismo que han hecho Lenín Moreno en Ecuador, Macri en Argentina y Bolsonaro en Brasil.

La reflexión que hay que hacer, sobre todo para los sectores de izquierda en la región, es ¿por qué se denuncia y critica el Lawfare de Bolsonaro, Moreno y Macri, pero se calla o se evade, ni siquiera se comenta, el Lawfare de maduro? ¿Los principios son principios siempre, o se ajustan a conveniencia?

Lo que sucede en Venezuela, en términos de política, economía y violación de los derechos de sus ciudadanos, incluyendo la violación de los derechos humanos y políticos, incluyendo la práctica del Lawfare, colocan al gobierno de maduro fuera del ámbito de la izquierda, del chavismo, del Grupo de Puebla, del movimiento progresista en la región. maduro ya no tiene nada que ver con la esperanza y el ejemplo que alguna vez irradió nuestro país en la región con las banderas de Chávez y Bolívar. 

El silencio de algunos sectores y líderes de la izquierda en la región, en torno a la tragedia que vivimos en Venezuela y el giro hacia la derecha que dio el gobierno de maduro, le hace un gran daño a la cultura y  conciencia de nuestros pueblos, y deja mucho que desear de las posiciones políticas basadas en el cálculo y la conveniencia porque tienen acceso, por distintas razones, al círculo de poder que oprime a nuestro pueblo venezolano. Es como para pensarlo.

Evo bajo asedio

Mientras escribo estas líneas, llegan informaciones preocupantes sobre la situación en Bolivia. Nuevamente, la Media Luna, agrupada en torno a las élites de derecha y cabalgando sobre el odio y el racismo contra los humildes, el pueblo originario del país, arremete contra el presidente Evo Morales y estimula un golpe de Estado contra el gobierno legítimo, electo en las pasadas elecciones.

A pesar de que el presidente Evo ha manifestado estar dispuesto a auditar el proceso eleccionario y mantenerse en el cauce de la Constitución, la derecha ha tomado las calles de Santa Cruz y otras ciudades de la Media Luna boliviana. 

La presidencia de Evo Morales, junto a su vicepresidente Álvaro García Linera, ha sido de las más exitosas en los últimos 100 años en el país. Evo no sólo ha reivindicado al pueblo indígena, originario y mayoritario del país, sino que lo ha incluido a la sociedad, ha hecho valer sus derechos políticos y sociales como nunca antes en la historia de Bolivia. Su manejo económico ha sido una de los más exitosos y estables de la región.

Pudimos conocer al presidente Evo cuando era un dirigente de los movimientos sociales, un dirigente político que, viniendo desde abajo y sufriendo cárcel y persecución, fue capaz de ponerse al frente de los humildes, interpretar su espiritualidad y convertirse en el primer presidente indígena del país.

Siendo un hombre humilde, pero de fuertes convicciones, le prestamos toda la ayuda en su gestión gubernamental, fundamentalmente en la conquista de la plena soberanía en el manejo del gas, el principal recurso natural de Bolivia.

Evo se ha conducido de manera acertada en el manejo de los recursos provenientes de la venta del gas, una vez nacionalizada toda la industria boliviana de petróleo y gas. Ha utilizado la renta para equilibrar las profundas y centenarias diferencias sociales y raciales en Bolivia. Ha construido un país democrático, plurinacional y participativo. 

Evo siempre ha estado con su pueblo, sus problemas, sus necesidades, sus anhelos. La Pachamama y la cultura ancestral de su pueblo, le ha dado un marco espiritual único a su gobierno y a los sectores más humildes de la sociedad boliviana, los campesinos, los mineros, los movimientos sociales.

Sin embargo, la derecha cabalga sobre el odio, sobre la operación mediática montada en contra de Evo a partir de los resultados electorales. El rol del candidato, el expresidente Mesa, ha sido deplorable, siendo un hombre de equilibrio, no ha querido reconocer su derrota y ha instigado a los factores violentos en su país.

Querido Evo, compañeros Linera y demás dirigentes del gobierno de Bolivia, dirigentes de los movimientos políticos y sociales que apoyan el profundo proceso de democratización y transformaciones sociales emprendidos por el gobierno desde 2006: 

la única manera de parar la ofensiva fascista y el golpe de Estado es con el pueblo en la calle. Con la unidad de las Fuerzas Armadas, de todos los sectores políticos revolucionarios y los movimientos sociales.

Los mineros y los campesinos deben ir a la calle a expresar de manera firme y contundente su respaldo al gobierno. Que la oligarquía y las élites sepan que están dispuestos a bajar del Alto y tomar La Paz, bloquear los caminos y paralizar las empresas si la derecha le da un zarpazo a la democracia y a la Constitución.

Los cuerpos policiales de Bolivia siempre han estado cuestionados por su actuación, como elementos que han respondido a intereses extranjeros. Su irrupción en el escenario político es una muestra de la debilidad de los golpistas, pero, al mismo tiempo, de la injerencia extranjera.

Las Fuerzas Armadas Bolivianas deben mantenerse leales a la Constitución y al gobierno legítimo. No prestarse a una aventura que retroceda al país a la violencia y la inestabilidad que lo azotaron  durante tantos años antes del triunfo y el gobierno de Evo Morales.

A Evo, Linera, a todo el gobierno, la dirigencia popular, junto al pueblo y los movimientos sociales, les toca batirse solos en defensa de sus conquistas políticas y sociales. El movimiento popular boliviano ha madurado y crecido. Ya Evo no es aquel dirigente social de los campesinos, ahora es un dirigente de toda la región, una referencia, un ejemplo de cambios políticos, económicos y sociales, una figura conocida y estimada en el ámbito internacional. Su voz es la voz de los humildes del mundo, del socialismo, de la Pachamama.  

Bolivia debe frenar la arremetida fascista con el pueblo en la calle, con el país unido y movilizado, aguantar al arribo de la presidencia de Argentina de Alberto Fernández, que se traduce en un cambio en la correlación política en la región; ya Lula está libre, Chile está encendida exigiendo cambiarlo todo, el pueblo ecuatoriano mostró su fuerza; y, en cualquier momento, el pùeblo venezolano reaccionará contra maduro para volver al camino de Chávez. Evo, siempre firme con el pueblo. ¡Venceremos!

]]>
<![CDATA[La Venezuela post petrolera]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Venezuela-post-petrolera-20191107-0065.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Venezuela-post-petrolera-20191107-0065.html Es evidente que será muy difícil, más no imposible, escapar de este asedio donde nos encontramos los venezolanos. Sobre todo negados a reconocer que hemos sido derrotados, circunstancialmente, por un régimen totalitario como el socialista-chavizta de tendencia castrista. Nunca más seremos ni estaremos viviendo en un país como era Venezuela hace 20-25 años atrás.

El rostro del venezolano de estos tiempos es de quien lo perdió absolutamente todo y no encuentra en ningún ángulo que mire, referencias que lo sujeten a sus principios ni valores que le daban protección.

La Venezuela que se avecina es una nación que se perfila como resultado de un sostenido empobrecimiento, una devastación bélica donde su parque industrial ha sido destruido, comenzando por su principal industria petrolera: Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima-PDVSA. La industria petrolera venezolana en la práctica es una empresa que está en bancarrota, total y absolutamente desmembrada, donde su principal activo, los profesionales, fueron despedidos y sustituidos por miembros de los círculos político-partidistas afectos al régimen totalitario.

Hoy, la industria petrolera venezolana es un inmenso y parasitario depósito de empleados públicos que realizan actividades ajenas a la naturaleza de la cultura petrolera. Eso ha llevado a la quiebra de la industria y a la producción de menos de 700 mil barriles/día de petróleo que no cubre las necesidades internas del país. Los años que vendrán encontrarán a una sociedad que necesariamente se verá obligada a privatizar la empresa petrolera nacional para poder reactivarla. Usando su mayor producción de derivados, gasolina, gasoil y lubricantes, para consumo interno. Ya los especialistas lo han advertido. No existe posibilidad alguna, en los próximos 3-5 años de recuperar la producción petrolera.

Esto porque los costos para adecuarla a las nuevas exigencias del mercado internacional hacen imposible que el Estado, empobrecido y sin recursos, pueda intervenir para sustituir viejos modelos tecnológicos de producción, reactivar pozos, comprar maquinaria y equipos, y contratar personal, entre otras grandes inversiones, que imposibilitan recuperar esta industria que alguna vez estuvo entre las 5 más grandes e importantes petroleras del mundo.

Sobre todo la imposibilidad a mediano plazo de recuperar los mercados perdidos, como los de la costa este norteamericana. Además, sanear internamente esta industria que cuenta con poco más de 140 mil activistas político-partidistas que medran en sus instalaciones como los propios parásitos sociales al servicio de jefes de pandillas. La Venezuela de los próximos 5-10 años va a tener un rostro industrial un tanto diferente a la tradición que la cultura petrolera marcó en la sociedad venezolana.

Lo inmediato y para salvar lo poco que se pueda de esta industria petrolera será incentivar, una vez saneada la administración del Estado, el desarrollo minero al sur del río Orinoco. La Guayana venezolana con su potencial minero (bauxita, hierro, oro, diamante, cobre, coltán), en un área que sobrepasa los 100 mil kilómetros cuadrados, podría darnos la posibilidad de salir en el mediano plazo de la pobreza, la emergencia humanitaria y el atraso tecnológico donde nos encontramos. Sólo en oro Venezuela posee, con reservas probadas, poco más de 7 mil toneladas de mineral aurífero.

Agregaríamos, además, el potencial desarrollo turístico con la recuperación de la infraestructura hotelera y de posadas que existen a lo largo del territorio nacional. Devolver las empresas expropiadas a sus legítimos dueños y otorgar a consorcios privados la administración de gran parte de las edificaciones públicas mal administradas. Para ello, sin embargo, será necesario contar con fuentes energéticas que muevan este músculo industrial. Eso lo tenemos al norte venezolano. La costa caribeña venezolana es, en casi todo el frente costero, sobre todo en el noreste, fuente de nuevas energías de bajo costo y ecológicas, solar y eólica, que brindarían la base para este nuevo desarrollo industrial venezolano.

Las nuevas fronteras de desarrollo industrial que se avizoran para el país no son fantasiosas. Están soportadas en estudios desde hace varios años por especialistas que han venido advirtiendo del modelo equivocado para un país con poco más de 30 millones de habitantes, con un desarrollo monoproductor de tanto riesgo. Diversificar el desarrollo industrial, avanzar en su privatización como una economía de libre mercado, y sobre todo, desaparecer la nociva influencia del Estado en la economía y disminuir su presencia, dejando que los mercados internacionales y nacionales, privados, sean quienes participen con sus emprendimientos.

Que el Estado-gobierno sólo participe estableciendo leyes que fijen las reglas claras en la economía, será la única posibilidad de construir una nación próspera, sin prejuicios, sólida y solvente, ajena a la parasitaria visión populista, sea de izquierda o derecha, de amparar a políticos, corruptos, pandilleros y demás holgazanes y malvivientes que andan por las calles promocionando la pobreza como propaganda política que en su locura, usan las instituciones, industrias, fábricas y demás entes del Estado, para destruir el patrimonio económico de todos.

 

]]>
<![CDATA[Líderes creativos y responsables]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Lideres-creativos-y-responsables-20191107-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Lideres-creativos-y-responsables-20191107-0024.html                

El mundo de la sabiduría, ya sean los cultivadores del mundo científico o del arte, han de mostrar su liderazgo responsable y creativo, sobre todo para hacernos más llevadera la vida. Subsiguientemente, más allá de avivar el conocimiento, también se requieren activistas del bien común, personas con una visión equitativa, ejemplarizante con el bienestar colectivo. Hoy más que nunca se demanda de esos quijotes, siempre en guardia y con apertura universal, dispuestos siempre a cooperar y a compartir recursos con todos, y a fomentar contextos armónicos en una casa que ha de ser común a toda vida humana. Por ello, es menester que renazcan otros guías, con otras voces más éticas en su obrar, para que podamos reorientarnos hacia rumbos más honestos y naturales con la estética viviente. De nada sirve formarse si luego uno es incapaz de armonizar entre lo que siente y hace, entre lo que dice y piensa, pues lo importante no es saber más, sino vivir mejor; de ahí la importancia, de activar la mente, pero también de proyectar el corazón en un sentido de hacer familia, de promocionar en suma un espíritu fraternal, orientado a mejorar nuestro transito por el planeta, y por ende, la también supervivencia de los territorios.

La creatividad de un liderazgo tiene que partir de su capacidad de servicio, de entrega incondicional y de escucha permanente. Desde luego, para reconducir un pueblo, un país, un continente, la primera tarea consiste en  desapegarse de cualquier vínculo mercantilista. El camino del dinero no es la solución para nada. El auténtico dirigente  ha de ser puente de unión y unidad. Se me ocurre pensar en los progresos conseguidos en los últimos años, tanto en el mundo de la ciencia como en el del arte, sin embargo, no todo el mundo puede disfrutar de ese avance. Ahora se habla de “la ciencia abierta”, de que puede ser un paso fundamental para abordar estas disparidades y cerrar las brechas existentes, entre los diversos países, cuando hablamos de acceso a esa tecnología e innovación y del disfrute de sus beneficios.  Lo mismo sucede con el rico tesoro del arte, con esa caligrafía intimista que nos invita al diálogo con nosotros mismos, a esa exploración con la estética que es lo que realmente nos trasciende y alienta. Además, tanto la ciencia como el arte, tienen un papel fundamental en la construcción de la paz al fomentar la cooperación entre espacios y moradores diversos. Ahora bien, como apuntó en su tiempo el filósofo y científico alemán Hermann Keyserling (1880-1946), “la multitud por si sola nunca llega a nada si no tiene un líder que la guíe”, máxime en una época en el que el escándalo de los hipócritas nos ha dejado sin alma; aunque bien es verdad que, tras los infortunios, suele salir un nuevo amanecer.

El mundo de la hipocresía, cima de todas las maldades, nos impide encontrarnos con el amor, pues cada día más gentes caminan con un corazón cerrado, ensimismados en su mundo, en sus propios sentimientos, en sus exclusivas ideas. Por eso, es fundamental tomar otros liderazgos más auténticos, que rehúyan de la intolerancia y del sectarismo, promoviendo actitudes de respeto y de diálogo constructivo. No podemos dejar de criticar la intolerancia de algunos líderes políticos, e inclusive religiosos, que desgraciadamente hoy se están manifestando en diversas naciones. La religión, como la verdadera política, ha de ser fuente de asistencia, de comprensión, de paz en suma. Lo que suele comenzar como una mera crisis suele llegar a ser una emergencia humanitaria. Pienso en tantos enfrentamientos inútiles, separatistas, cuyos responsables hay que llevarlos ante la justicia. Desde luego, hay que combatir la impunidad si en verdad queremos un mundo más seguro para todos.

Urge, por tanto, revisar los liderazgos. Fomentar otros propósitos. Tengamos presente que más de una vez acabamos engañándonos a nosotros mismos. Sin duda, hay que poner más coraje en el cambio, sobre todo con aquellas personas que trazan horizontes y tejen caminos de esperanza, pues millones de personas en todo el mundo aún viven sin techo o en casas inadecuadas, aparte de que todavía existe la posición de que cuando una persona deja de ser productiva, se le puede apartar, y por ende, excluirla y someterla a todo tipo de abusos y desprecios. Confiemos en que los nuevos mentores, piensen más en esa población mundial envejecida, que requiere de los Estados el apoyo necesario para el bienestar de su ocaso, y no se les ofrece. No podemos ocultar esta triste realidad. Realmente, confieso que el ingenio no me conmueve, a mí lo que verdaderamente me asombra es la bondad de esa gente entregada a los demás, a cambio de nada. Esto sí que lo admiro y lo aplaudo a corazón abierto. Extiéndase entre todos el manjar de esta virtud. Ojalá nos enamore este semblante de donación, porque en realidad también aprenderemos a ser felices, haciendo humanidad.

]]>
<![CDATA[Tortura]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tortura-20191107-0073.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tortura-20191107-0073.html  Hacia las siete de la tarde, mi esposa empieza a manifestar su angustia: “¿A qué hora nos quitarán hoy la luz?”. Yo levanto los hombros y le respondo con un gesto de duda e ignorancia.  Pero ella parece animarse: “Puede ser que hoy no nos la quiten en la noche, pues nos la quitaron en la mañana cinco horas”. Yo sonrío y trato de animar su ilusión y hasta me atrevo a añadir: “Sí,  tal vez hoy  tengamos electricidad toda la noche como el día 23 que no nos la quitaron”.    No me atrevo a añadir que posiblemente   se debió a que estaban programadas marchas al día siguiente, día de Rafael Urdaneta, hacia corpoelec en protesta por el pésimo servicio, y quisieron quitarle fuerza a la razón de la protesta.   

A las 8,03 cuando estábamos viendo una serie de televisión, llegó el   apagón.   Previendo la situación, habíamos dejado el aire del cuarto prendido para que se enfriara y nos apresuramos a irnos a acostar. Puede ser que logremos dormir una hora, mientras se mantenga el fresquito.  En efecto, consigo dormirme un rato, me despierto sudando, miro el reloj y son las 9,38. Abro las ventanas para ver   si entra un poco de brisa, pero no hay brisa y quienes entran son los zancudos y las voces de los vecinos que suelen pasar la noche conversando  bajo mi ventana, pues  no se acuestan  hasta que regrese la luz.

Empieza la larga tortura de intentar dormir un rato, dar vueltas en la cama, procurar poner la mente en blanco, pararme a beber agua que todavía está fresca, tumbarme un rato en el mueble de la sala, orar, revisar el celular, prender la laptop e intentar trabajar un rato,  volverme a acostar… El calor resulta asfixiante y la noche se va alargando  con una lentitud espantosa: 11,05, 11,34, 12,08… A partir de esta hora, el mayor tormento es la duda de cuándo volverá. Uno se aferra a la ilusión de que, por un tiempo, solía volver a las cuatro horas, y por eso, uno no descansa chequeando el reloj, contando los minutos que faltan para que vuelva,  viviendo el estrés de que no vuelve, y hasta temiendo que sea un nuevo apagón general que dure muchas horas y hasta días.

Por fin, a las 3.15 de la mañana, siete horas después de que nos la quitaran, vuelve la electricidad. Si sumamos las cinco de la mañana, estuvimos doce horas sin electricidad. A cerrar las ventanas, prender el aire e intentar dormir un rato pues hay que madrugar ya que en la oficina por las mañanas suele haber electricidad, y con suerte, hasta internet (en mi casa llevo años sin internet y teléfono pues se robaron los cables de la zona y nos dicen que no hay presupuesto para reponerlos).

Me levanto a las seis, me baño con medio tobito de agua pues  no hay agua por tubería,  desayuno algo apresuradamente y me dirijo al trabajo. En el camino presencio con angustia las colas kilométricas de carros frente a las bombas. Veo que sólo me queda un cuarto de tanque y empiezo a preocuparme: Las últimas dos veces mi hijo hizo por mi colas de hasta ocho horas…

En la oficina hay luz pero no hay internet. Llega un rato pero con una lentitud  estresante y se vuelve a ir. Así se me va la mañana intentando bajar unos archivos y enviar unos correos. Cuando al mediodía se va la luz, tengo la impresión de haber perdido la mañana.

Un día más de tortura en esta Maracaibo “martirizada y sin un real”. ¿Hasta cuándo durará la tortura? ¿Qué hemos hecho para ser tan maltratados? El gobernador ha dicho que a partir de Noviembre el problema eléctrico en el Zulia estará resuelto. ¿Será verdad? Lo ha anunciado ya tantas veces….!         

]]>
<![CDATA[Frodo: el heroísmo de la humildad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Frodo-el-heroismo-de-la-humildad-20191107-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Frodo-el-heroismo-de-la-humildad-20191107-0071.html Érase una vez un niño que amaba las palabras, los árboles y los cuentos de hadas. Perdió a su padre con cuatro años y a su madre con doce. Se refugió en las leyendas y las lenguas, que le ofrecían nuevos hogares que habitar. Llegaría a comprender una docena de idiomas y a crear sus propias lenguas. Con treinta y tres años, este lingüista prodigioso, J. R. R. Tolkien, era catedrático de Anglosajón en la Universidad de Oxford. Allí enseñaría durante décadas las lenguas germánicas y sus cantares de gesta: el Beowulf, el Cantar de los Nibelungos, las Eddas, el Kalevala, etc.

Los héroes grecolatinos habían destacado por su orgullo y sus cualidades excepcionales: Aquiles, que “rompe filas de guerreros y tiene el ánimo de un león”, es el “más valiente” y el “mejor de los aqueos”. Hércules posee una fuerza y un arrojo sobrehumanos. Lo mismo observamos en los héroes de la épica medieval. En Beowulf, el héroe se vanagloria de sus cualidades: “desde muy joven el valor me deparó la fama”; “mi fuerza en el mar es insuperable”; “solo al furor de mis manos deberá la bestia someterse”; “mío será el deber de una gesta”.

Nietzsche propondrá un nuevo modelo de heroísmo, el “superhombre”, que hinca sus raíces en los héroes griegos y germánicos paganos. Afirma: “¿Qué es bueno? – Todo lo que eleva el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo en el hombre”. Por ello, desprecia la compasión cristiana (“los débiles y malogrados deben perecer”) y ensalza−como luego harán el futurismo y el fascismo− la guerra, la virilidad y el poder.

Tolkien luchó en la Primera Guerra Mundial. Allí, en “el horror animal de la guerra de trincheras”, perdió a muchos amigos. Frente a las glorificaciones falaces de la guerra, sabía que “las guerras siempre se pierden y la guerra siempre continúa”. En las trincheras había sido testigo de incontables héroes humildes, frágiles, desconocidos, que vencían sus miedos y desafiaban los mayores peligros para realizar su misión.

Tolkien compone en el Señor de los Anillos (1955) una oda al heroísmo de la humildad: el heroísmo del hombre y la mujer corrientes. Es cierto que desfilan en la obra guerreros portentosos. Pero será una chica (Éowyn) quien venza al mortífero Señor de los Nazgûl. Y serán dos “hobbits” pequeños y hogareños (Frodo y Sam), sin ninguna cualidad extraordinaria, quienes cumplan la misión esencial (destruir el Anillo Único, que enloquece a todos con su poder). Frodo confiesa: “No estoy hecho para misiones peligrosas. ¡Ojalá nunca hubiera visto el anillo! ¿Por qué vino a mí? ¿Por qué fui elegido?”. Y, cuando logre su misión, reconoce que “no hubiera llegado lejos sin Sam”, su jardinero y amigo fiel. El nuevo heroísmo que dibuja Tolkien no se basa en lo extraordinario, en el poder solitario y dominador, sino en la amistad y el servicio a los demás. Como afirma en la obra el hada Galadriel, “incluso la persona más pequeña puede cambiar el curso del futuro”.

]]>
<![CDATA[Hechos no lengüeteo reclama el pueblo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Hechos-no-lengueteo-reclama-el-pueblo-20191107-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Hechos-no-lengueteo-reclama-el-pueblo-20191107-0041.html A pesar de lo difícil de nuestra situación país la política o, mejor dicho, los políticos y las políticas, se han vuelto cada vez más aburridos, fastidiosos, predecibles y pesados como los malos contadores de chistes que en vez de risas arrancan bostezos.

Quizás lo que en lo personal más me irrita es que nos quieran engañar a estas alturas de la tragedia que se ha tornado en comedia. Por ejemplo, los diputados de oposición que niegan el diálogo y la negociación con el Gobierno y se las dan de radicales irreductibles cuando todo el país sabe que las oposiciones, porque ya no es una sola, aquella de “la manito”, no solo dialoga y negocia con el presidente Nicolás Maduro en “secreto” sino que hasta “comadrean”.

O esa gafedad, como dicen los caraqueños, que ante el descalabro del grupete de Lima el presidente de El Salvador y el presidente electo de Guatemala expulsen a los diplomáticos venezolanos en un alarde soberanista y democrático cuando es evidente que no son más que araguatos ante el organillero.

Los venezolanos estamos hartos de esas retóricas lengüeteras que ni dicen nada nuevo y menos crean salidas o alternativas cuando la política es precisamente lo contrario, un hacer, un verbo. Es verdad que requiere de mucho sustantivo y hay a quienes les gusta bien adjetivada, pero al final, sin acción, sin hacer, sin verbo, la política deja de ser y se convierte en otra cosa. Esta “cosiata” de la decadencia que ahora padecemos.

La tragedia de Juan “el terror de los usurpadores” es precisamente esa, mucha lengua, nada de hechos, nada de verbo. Y es la misma tragedia que padecieron los que le antecedieron cuya lista es demasiado fatigosa para repetir aquí.

¡Por favor ya! Hay que dejar de darle tanto a la lengua y hacer más porque muchos la estamos pasando mal. Hay un país que se exaspera, que no entiende demoras y exige soluciones, caminos, alternativas a la crisis.

Y no hay mucho que inventar. Es evidente que para comenzar a resolver nuestro principal problema, la economía, el país tiene que transitar por uno o varios procesos electorales porque lo otro sería un acuerdo nacional amplio que postergue o subordine lo político a atender lo económico, por ejemplo, un acuerdo para lograr el cese inmediato de las sanciones y bloqueos a nuestra economía y la recuperación de nuestros activos en el extranjero, acuerdo que, por lo visto, no es ahora posible. Lo otro es una guerra propiamente dicha con participación de fuerzas extranjeras porque la oposición no tiene apoyo militar propio.

Es evidente entonces que comenzar a caminar hacia una salida pasa por procesos electorales, pero éstos por sí solos no pueden crear, ni siquiera podrán ser, si antes no resolvemos un asunto umbilical: el lengüeteo sin verbos, que la oposición tenga el coraje de asumir abiertamente el diálogo con el Gobierno, que sus dirigentes, si es que pueden o se atreven, se paren ante el país y digan éste es el camino, el diálogo, un acuerdo, y asuman las consecuencias.

Entiendo que eso no les resulte fácil porque en ese batiburrillo que llamamos oposición y que es algo así como esos mercados de los corotos que se han puesto de modas y en los que usted consigue cualquier vaina, hay un factor terrible, que no se sienta a la mesa, que no tiene que asumir las consecuencias de los errores, pero que es como un revolver en la cabeza de muchos de los dirigentes de la extinta MUD.

Me refiero a los periodistas y medios de oposición que, puestos a ver, son el ala radical, la que quiere golpe, vía rápida, la que estigmatizó el diálogo como un perversión antropófaga pero que no puede liderar la oposición, ni tiene que lidiar realmente con el hecho político sino que se concentra en el lengüeteo extremo.

Como es de esperar, en una sociedad en la que los medios, como escenario de la política, han sustituido al partido, al sindicato, a la plaza pública, al parlamento, los supuestos “radicales” están a tiro de teléfono o a un tuit para asegurarse sus cinco minutos de pantalla.

De verdad que los dirigentes de oposición que quieran construir una salida no la tienen fácil, pero créanme que no tienen de otra: o se llenan de coraje, o reúnen entre varios o le piden prestadas a su “comunidad internacional” y le ponen ellos la pauta a los medios y no al revés o nos tocará ver a Juan Guaidó parte II con final idéntico al anterior.

Fíjate bien. La Asamblea Nacional, en su relato particular de la situación del país y su interpretación de la Constitución puede designar un nuevo CNE y ¿qué va a pasar? Pues lo mismo que pasó con el TSJ en el exilio y el procurador que negocio Citgo que son todos prófugos de la justicia.

Además, ¿Quién les va a aceptar un cargo de rector del CNE en esas condiciones? Tendrán que juramentarlos en el avión que los va a llevar al exilio pues el Gobierno actuara en consecuencia con su también particular relato de la situación del país y su interpretación de la Constitución y el TSJ que despacha desde el TSJ declarará írrito, nulo, ese nuevo acto ilegítimo de la AN en desacato (es que ya los puedo hasta escuchar) y una vez más todo será pura lengua primo.

El Gobierno necesita resolver esta situación pero no por eso se va a entregar ¡bájense de esa mata de coco! Y ha demostrado tener más capacidad de resistencia de la que, incluso, el mismo gobierno creía y el gobierno de los EEUU esperaba. Maduro esta duro.

Aun así, si el Gobierno le pide al TSJ que dado el desacato de la AN designen ellos, los jueces de la República, al nuevo CNE quedamos en las mismas y sólo se complica más la ya enredada situación porque la mayoría de la oposición no lo va a aceptar ni a reconocer.

Ahora bien ¿Qué necesita el país? No qué le conviene al Gobierno o a la oposición sino qué esperamos los venezolanos que padecemos la crisis, pues ¡coraje! y menos lengüeteo para asumir públicamente, con un compromiso ante el país y testigos de la comunidad internacional, un acuerdo político nacional, estrictamente venezolano, al que se subordinen los relatos que desde la exclusión del otro han creado unos y otros y que podemos resumir en el relato de la usurpación y en el relato del desacato de la AN.

Con base a ese acuerdo entre venezolanos por Venezuela la AN puede designar al nuevo CNE, el TSJ no tendría que declarar ese acto nulo si los nuevos rectores se juramentan también ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), reconocen su autoridad y la legitimidad del resto de los Poderes Públicos empezando por el presidente de la República en funciones en Miraflores.

La AN puede mantener a trocha y mocha su relato de la usurpación, designar un nuevo CNE sin acuerdo con el Gobierno que llame unas elecciones presidenciales ya ¿Y? En los hechos, ¿Qué va a cambiar? ¿Qué tanto va a avanzar en su propósito si ese CNE no tendría posibilidades reales de hacer unas elecciones, ni de condominio?

Es preferible flexibilizar la retórica, es decir, sacrificar lengüeteo, y acordar con el Gobierno la creación de un nuevo CNE que todos reconozcan si al final del día eso te pone más cerca de tus propósitos, hacer unas elecciones presidenciales. Es posible que primero tengas que hacer unas parlamentarias, que están previstas para el año próximo, pero aun así te mueves, avanzas y salimos de esta anomia insufrible que no va bien porque simplemente no va para ninguna parte. Ni si quiera han caminado en círculo como los perdidos, están en el mismo sitio.

]]>
<![CDATA[Neoliberalismo para principiantes]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Neoliberalismo-para-principiantes-20191107-0040.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Neoliberalismo-para-principiantes-20191107-0040.html  Por estos días todos hablamos de la rebelión que protagonizan los pueblos del continente contra el neoliberalismo. Necesario es saber cuáles son las principales políticas de este modelo y sus consecuencias en los pueblos que los llevan a  insurgir de manera explosiva.

El modelo neoliberal tiene su sustento teórico en las tesis monetaristas del economista norteamericano Milton Friedman, a partir del cual se desarrollan políticas en materia de disciplina fiscal con el objetivo de lograr estabilizar los indicadores macroeconómicos (déficit, inflación, etc);  de desregulación estatal para favorecer la liberación del mercado, especialmente del mercado financiero y comercial; de transferencia de activos y competencias públicas al sector privado; de la reducción de la inversión social y productiva, así como de la eliminación de cualquier tipo de subsidio a los sectores más vulnerados.

El fin último es reducir la masa monetaria en manos de la gente para lograr la estabilidad macroeconómica y la expansión de los sectores financieros y comerciales en el contexto de una economía globalizadora. Tal fin se traduce  para la mayoría de la población en despidos masivos de los empleos formales y su paso hacia ocupaciones informales precarias; disminución del poder adquisitivo y  exclusión del consumo necesario de las grandes mayorías trabajadoras y la limitación de acceso al goce de derechos fundamentales como la educación y la salud.

La población sometida a este tipo de políticas se ve obligada a trabajar en condiciones de sobreexplotación y endeudarse sistemáticamente para sostener unas condiciones mínimas de vida, a la vez que, mediante procesos de alienación,  acepta que la exclusión social es parte de la naturaleza.

Sin embargo, en la medida que el modelo avanza en la privatización de todos los aspectos de la vida social, los diques de contención se resquebrajan y se produce el parto de los pueblos, como lo estamos viendo con admiración en las calles de nuestra hermana República de Chile y en la votación del pueblo argentino el pasado domingo 27 de octubre de este año 2019.

Frente a ese modelo, nosotros los bolivarianos y bolivarianas bajo el liderazgo de nuestro Comandante Chávez, con el fin de encauzar programáticamente las rebeliones populares y militares,  antineoliberales, que protagonizamos entre 1989 y 1992, enarbolamos la Agenda Alternativa Bolivariana como modelo para frenar la consolidación neoliberal en Venezuela.

Las bases programáticas del modelo planteado por Chávez en 1997, establecen que el propósito de nuestras  políticas económicas persigue la satisfacción de las necesidades básicas de los seres humanos, alimentación, salud, educación, vivienda, vestido, recreación. En tal propósito avanzamos, como nunca antes en nuestra historia,  en la primera década de este siglo XXI. Nuestro pueblo lo sabe porque lo vivió. 

¿De qué manera se logró? Recuperando el rol del Estado para que, conjuntamente con el sector privado tradicional y los sujetos de la naciente economía popular, y en el marco de una planificación estratégica, se elevara la producción nacional,  a partir de la democratización de las políticas crediticias y otros apoyos, y el consumo nacional, mediante la recuperación sostenida del poder adquisitivo del pueblo trabajador y la inclusión de los sectores históricamente marginados. Producción y consumo fueron las palancas fundamentales para el periodo de mayor crecimiento económico con los más altos niveles de inclusión social registrados en Venezuela.

Hoy, frente a la ofensiva popular antineoliberal, necesario es revisar nuestros fundamentos programáticos e identificar las claves, en este ahora, para que nuestro pueblo y los pueblos de Nuestra América puedan retornar el camino de la construcción de una sociedad humanamente gratificante. Ese es el mayor y más urgente desafío de las corrientes democráticas populares que estamos en batalla en nuestra región. Con Cristina Fernández, decimos ¡Neoliberalismo, nunca más

]]>
<![CDATA[Rescate de Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Rescate-de-Venezuela-20191107-0028.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Rescate-de-Venezuela-20191107-0028.html Venezuela está sumergida en una confrontación política entre el gobierno y una oposición realizada en el exterior por venezolanos que han solicitado sanciones económicas, financieras y políticas en contra de la gran mayoría de los venezolanos que hacemos vida en nuestro país.

Finalmente, ¿cuáles han sido los resultados? Han sido nefastos para los venezolanos que vivimos en Venezuela. Los solicitantes viven fuera del país. No sufren las consecuencias de sus actos. Se demuestra su incompetencia para ejercer las acciones correctivas en nuestra economía y la política.

El bloqueo financiero, económico y político ha sido feroz, sin precedentes en Venezuela. En el mundo occidental y la Unión Europea, estamos aislados. No se pueden realizar transacciones financieras, ni comerciales con los a Estados Unidos ni Europa y con sus aliados en el resto del mundo. Eso afecta al Gobierno, pero también a todos los venezolanos que aquí vivimos.

Que se impone en este momento. DIÁLOGO, NEGOCIACIÓN Y ACUERDOS entre las partes. GOBIERNO Y OPOSICIÓN ( como un todo) deben ponerse de acuerdo en rescatar a nuestra querida Venezuela. No es posible que un puñado de personas, con intereses creados e individuales, se sobrepongan a los más de 30 millones de venezolanos que queremos paz y tranquilidad. Necesitamos y demandamos acuerdos que garanticen la gobernabilidad y funcionamiento de las instituciones, en bien de todos.

Entre esos acuerdos debe ser, primero, el rescate y fortalecimiento de nuestras industria Petrolera, eje fundamental de la economía de Venezuela. Ella representa más de 95% de los ingresos en divisas. El levantamiento de las sanciones hacia Pdvsa, el libre comercio de nuestro petróleo y la liberación del bloqueo financiero y comercial. Todo ello, para que redunde en beneficio del país.

El regreso de Citgo a manos de Pdvsa. Evidente acción en contra de los intereses de la Nación.

Solo los venezolanos salvaremos o terminaremos de hundir a Venezuela.

La producción de petróleo, ha caído a niveles increíbles, se trata de impericia, falta de transparencia, malos manejos, corrupción (sin sanciones, los corruptos en el exterior gozando de buena salud, a la espera que caiga el gobierno para ponerle las manos nuevamente a Pdvsa).

Hay que ponerle fin a los desastres en Pdvsa. Hay ponerle cara al país, para hablarle claro y conciso, quÉ se hará con Pdvsa. Su plan de recuperación y la revisión de sus estructuras actuales.

 

 

]]>
<![CDATA[Dentro de la Constitución]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dentro-de-la-Constitucion-20191107-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dentro-de-la-Constitucion-20191107-0023.html El diálogo para la paz continúa con el sector racional de la oposición, donde integrantes de otras tendencias, conscientes de la política nacional van sumándose. Los acuerdos, son garantía visible de que el Presidente Maduro es demócrata convencido y practica el contenido de la Constitución que nos dimos en 1999.

Chávez se dedicó personalmente como un constitucionalista más, por la vía de nuestros delegados, a darle plenitud a los sueños y discusiones de muchos años al documento de acuerdos básicos de la patria Bolivariana.

De algún lugar de su esencia, que ni debe ser la mente ni el corazón, los sectores extremistas de la oposición han sacado la idea de que solo entregamos el poder político por la fuerza. Recién salidos de las cárceles, anunciábamos un camino distinto al de la rebelión cívica militar: elección popular, que fue posible en el Zulia al ganar como gobernador en el 96 y con Chávez en 1998.

Nuestra presencia en el mando del gobierno la garantiza la voluntad mayoritaria de nuestra gente. Es por ello  que la Fuerza Armada se mantiene fiel al Presidente elegido constitucionalmente. Aún en el supuesto negado, que regresaran al gobierno, solo por la vía electoral, sería imposible que revirtieran el camino que emprendimos de construir una república libre e independiente.

Es bueno que los reductos de la oposición lo entendieran, dejaran de recorrer el mundo con dinero producto de la venta a futuro de nuestra nación. Que asumieran la vía del diálogo, la constitución por la paz y la convivencia. Que los sectores extremistas sacarán solamente las armas que están en la letra de la carta magna y allí pudiéramos saldar diferencias, respetando la decisión de las mayorías y no anhelando que tropas y presiones extranjeras les hagan el trabajo que deben hacer ellos en las calles de nuestro pueblo.

El camino de la Constitución está abierto, todo es posible, Bienvenidos los opositores racionales que defienden sus ideas y posturas con las armas acordadas en la ley.

]]>
<![CDATA[La política inteligente]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-politica-inteligente-20191104-0058.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-politica-inteligente-20191104-0058.html  

El concepto “política” es entendido de varias maneras: algunos lo asocian al poder, otros al servicio, lo real es que la política está presente en nuestras vidas y determina en gran medida nuestra decisiones. Para poner un ejemplo fácil de entender basta tomar como referencia la emigración forzada de millones de venezolanos por consecuencia de la situación política, algunos dirán que las razones no son políticas sino económicas y/o sociales, pero hay que entender que estas dos últimas se encuentran íntimamente ligadas a la primera; la inexistencia de un equilibrio entre economía y política desencadena una inevitable crisis social, de allí la importancia de conseguir una estabilidad política lo antes posible.

Soy un convencido de que la política es, ante todo, un ejercicio intelectual. Las acciones políticas y sus resultados son consecuencias de este discernimiento o razonamiento que hacemos frente a una situación específica. Actuar sin este paso previo nos dará como resultado cualquier cosa menos lo que realmente esperamos. Aquí me detengo para analizar lo que a mi modo de ver puede ser una de las causas de los fracasos reiterados de la oposición venezolana frente a un gobierno sin respaldo popular pero que sigue manteniendo el poder.

En mi opinión la oposición venezolana ha descuidado el paso previo al que hago referencia en este artículo, el cual identifico como “política inteligente”, cuyos únicos requisitos son la formación intelectual del político y el debate inclusivo de todos los actores políticos para generar una estrategia. La oposición venezolana ha navegado entre múltiples estrategias que terminan golpeándose entre ellas para terminar fracasando, mientras en el otro lado tenemos a un gobierno con pésimos resultados y sin apoyo popular pero con una clara y definida estrategia de poder que cumplen rigurosamente generándole resultados favorables.

La oposición venezolana necesita romper el esquema de las múltiples agendas y abrir un debate intelectual, serio, honesto e inclusivo que derive en una única estrategia que canalice el descontento mayoritario presente en Venezuela, no importa el tiempo que pueda tomar, es preferible retrasar las acciones desordenadas y obtener una estrategia exitosa. Otro tema importante es el de la intolerancia opositora: hay que tener claramente definido que opositor es aquel que manifieste estar en contra del gobierno y sus acciones así lo demuestren; las etiquetas de "colaboracionista", blando, conservador, moderado, radical, extremista o cualquier otro calificativo que se les ocurra debe ser eliminada, en una estrategia exitosa todos los opositores son necesarios.

Venezuela tiene un futuro por delante y este depende únicamente de los venezolanos. Asumir la política con inteligencia es uno de los grandes retos que tenemos en el presente. Seguimos teniendo oportunidades para detener la triste realidad que nos tocó, para ello será necesario usar la inteligencia colectiva, nadie es mejor que nadie, todos son importantes, todos tienen algo que aportar, la oposición es una sola y para trascender las individualidades dañinas hace falta tener una estrategia colectiva inteligente.

]]>
<![CDATA[La sabiduría digital]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sabiduria-digital-20191104-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-sabiduria-digital-20191104-0062.html  

La ciencia, desde siempre, escruta hasta en sus profundidades a la naturaleza que nos rodea: a la madre tierra, para desentrañarla, para comprenderla mejor, tanto como persiste en su empeño milenario de ampliar la temporalidad de la vida humana.

De manos de las nuevas tecnologías ingresamos en una Era que, además de conocer nuestro mapa genético, pone en entredicho el valor de los espacios territoriales y la misma materialidad, haciendo privar al imaginario humano, a la virtualidad, asumiendo como su paradigma  la velocidad de vértigo.

No se trata del esfuerzo por dejar a la tierra y conquistar el espacio, que cristaliza con la llegada del hombre a la luna hace 60 años ni de la posibilidad que se hace cierta, 60 años después, de viajar desde Pekín hasta Nueva York en dos horas con el IPlane chino. Se trata de lo dicho, de una Era nueva, no de una simple estación o edad dentro de un ciclo histórico continuo, centrada aquella en la inteligencia artificial.

Hace 30 años, en 1989, se cae el muro de Berlín y predica el final de las ideologías – del comunismo y la sobrevivencia del capitalismo liberal – sin que se repare en lo dicho; salvo para repetir lo cosmético, como el renacimiento marxista bajo el socialismo del siglo XXI o el progresismo a ritmo de Twitter,  para engaño de incautos mientras otros anuncian la llegada del posliberalismo: No habrían más piedras filosofales y aceptan que son recónditos los caminos por los que recorre la naturaleza del hombre.

Lo esencial, insisto, es que, el agotamiento de las repúblicas y la insurgencia de los fundamentalismos sociales o la vuelta a los enclaves primitivos es la consecuencia de la quinta revolución industrial, una de cuyas manifestaciones más populares es el mundo fragmentario de las redes sociales y el Internet. En la medida en que diluyen los viejos lazos de la ciudadanía estatal fronteriza favorecen los nichos entre semejantes, excluyentes de los diferentes, quienes se relacionan entre sí dentro de cavernas virtuales y de corte platónico.

Las violentas manifestaciones en Cataluña, París, Hong Kong, Santiago, nada tienen que ver con las de hace 30 años, como El Caracazo o la masacre de Tiananmén, coincidentes, estas sí, en sus motivaciones: rechazo de la corrupción, rezago en el bienestar, agotamiento de los partidos políticos.

Las primeras proceden de una insatisfacción innominada, aguas abajo del fenómeno de desarticulación social señalado, del sentimiento de orfandad que sigue a la ruptura de la “amistad social” - fundamento de la confianza y de la política - entre los individuos. Se reacciona, entonces, contra los poderes más preocupados por lo abstracto del interés colectivo e indiferentes ante el enojo íntimo de cada internauta. Y así cada protesta se direcciona contra el único foco visible del Estado en agonía, su gobernante, sea de izquierda, sea de derecha, al que se le lapida por razones incidentales.

La cuestión es compleja. Hace relación, entre otros elementos, con ese cosmos que ha sido propio de la ciencia-ficción y ahora es realidad cruda y muda. El Parlamento Europeo nos la describe:

“Desde el monstruo de Frankenstein creado por Mary Shelley al mito clásico de Pigmalión, pasando por el Golem de Praga o el robot de Karel Čapek —que fue quien acuñó el término, los seres humanos han fantaseado siempre con la posibilidad de construir máquinas inteligentes, sobre todo androides con características humanas”; y “existe la posibilidad de que a largo plazo [¿?] la inteligencia artificial llegue a superar la capacidad intelectual humana”.

Las redes y su uso exponencial son, sin cortapisas, un logro civilizador que profundiza la experiencia de la libertad. Para su comprensión de nada sirven los símbolos y conceptos del siglo XX, menos los del XVIII y XIX, cuando tienen lugar las revoluciones que les dan textura a nuestros sistemas constitucionales.

Esta es mi apreciación y quizás la única, por lo pronto. Es bastante, si al menos sirve para aproximarnos, con humildad y sabiduría, a ese entorno inteligente y artificial ya instalado de modo terminante en el Occidente de las leyes y en el Oriente de las luces.

Que las nuevas relaciones y los actores emergentes dentro de este teatro novedoso de la ciudadanía digital se muestren con predominio y hasta desplacen a los rezagados, por carentes de sabiduría digital – por vivir en estado de vacuidad y como renegados hasta de sus propias raíces culturales, como los europeos – es lo inevitable, pero no son fatales sus amenazas.

Al cabo, el hombre – antes de que se vea sustituido por la robótica y la industria 4.0, es aún el mismo. Está a tiempo de servirse de estas y no de servirlas como esclavo, superando a la posverdad, es decir, rescatando a la razón y su relación con lo objetivo, sin que  signifique el abandono de su sensibilidad emocional, a fin de discernir sobre la manipulación de las realidades, mirando fuera de la cueva.

Hay, en suma, invertebración social, indignación, e inmediatez conductual, que siguen al debilitamiento del espacio público como armonizador entre las personas, como proyectos unos y únicos. En la incertidumbre media el instinto de la supervivencia, el preferir creer en lo que sosiega, por irreal que se le considere. Vivimos el desbordamiento de un río sin cauce que exacerba el pluralismo e infla los derechos de los dispersos, sin posibilidades de cabal garantía. A la inteligencia artificial debe acompañarla la prudencia digital del hombre, varón o mujer.

 

]]>
<![CDATA[¿Dictadura con reglas democráticas?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dictadura-con-reglas-democraticas-20191104-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dictadura-con-reglas-democraticas-20191104-0054.html ¿Indefinida la situación política? Bueno, creo que no… más bien es todo lo contrario. Las cosas se ven muy claras. El gobierno imponiendo las condiciones y la fracturada oposición recibiendo el garrotazo. Vamos para las elecciones en enero de la Asamblea Nacional y ya se incorporaron al cuerpo los diputados del Psuv. ¡Se salieron a su capricho y entran a su capricho! Cuando les dio la gana… ¿Irrespeto institucional o burla democrática? Hasta ahora les han suspendido la inmunidad parlamentaria a 32 diputados. Casi un tercio de sus miembros. Por diversas y disparatadas causas. Para eso, cuentan con el obediente y  disciplinado TSJ. Consecuentemente borrego y subyugado. Ni en los cuarteles hay tanta disciplina… Fichas del gobierno elaboran las sentencias. Y la arbitraria y anodina ANC, la ejecuta haciendo caso omiso de la constitución vigente. Tal como han actuado los grandes dictadores de la historia. Adolf Hitler, José Stalin, Francisco Franco, Benito Mussolini, Saddam Hussein, Augusto Pinochet o cualquiera de los de la Antigua Roma. Vivimos en la dictadura del socialismo del siglo XXI. Como lo pronosticó y planificó Chávez y lo aplica a raja tabla Maduro.

        Allí, no hay originalidad. Todo es copiado del modelo Castro Cubano. Y de muchos de esos grandes dictadores de la historia. Aquí lo que hay es un proyecto de corte totalitario… autócrata. El poder de un solo hombre que somete a su voluntad a los otros poderes y al pueblo. Fantoches de una comparsa política para enriquecerse con los dineros públicos. ¡El poder por el poder mismo! Cohorte que se deleita con privilegios y franquicias de una administración pública sin control político (AN) ni Contralor Interno o Externo. Funcionan, al empeño del inmediato superior o al calor del llamado “Plan de la Patría”; que hacen aplicar, desde Caracas, en forma improvisada y carente de evaluación y seguimiento. Una administración al garete sin rumbo de grandeza ni desarrollo. Las metas las define la capacidad que logran con el control de la voluntad colectiva. En eso, son maestros y para lo cual instalan laboratorios con ayuda internacional. Esté proyecto no es autóctono, sacado de las raices antropológicas o sociológicas del pueblo venezolano. Ha sido producto de un pensamiento resentido cargado de odio y fobia.

          Ahora nos ponen a mirar las musarañas con eso de las elecciones para la Asamblea Nacional y el nombramiento del nuevo Consejo Nacional Electoral. ¿Qué buscan con esto? Si en veinte años poco les ha importado la institucionalidad y la independencia de los poderes. Desde que perdieron la mayoría de la AN, la han declarado en “desacato”, con lo cual le quitaron sus facultades de legislar y controlar. Tirándose a la torera las libres y democráticas elecciones que les eligieron y la voluntad del soberano. Les suspendieron el presupuesto en un  acto de neto corte despótico, persiguen a sus miembros, les hacen preso y torturan. Hay que entender que este tipo de gobierno, fuera de los estándares internacionales democráticos, no puede funcionar con la independencia de los poderes. Donde exista control político, legal, presupuestario y de la opinión pública. Son absolutistas y grandes dictadores. Todas las barbaridades y tracalerías constitucionales y legales que han cometido han tenido como objeto impedir el control de su gestión. Quitar las piedras en el camino para implantar un gobierno de clara factura autocrática y  opresora. Donde juega papel importante el terror, el conformismo y la pasividad.

     Lo que es muy ostensible es el hecho de que un gobierno con estas características, rasgos y particularidades, en su comportamiento político y anti democrático, no puede ser cambatido con las reglas de la democracia occidental. Que ha sido basada en los principios de la soberanía popular de los griegos, la separación y equilibrio de los poderes, de Roma y las ideas de la libertad y dignidad del pensamiento de las personas, como derecho humano. En donde sobresalen el diálogo, la negociación y los pactos entre los diferentes sectores de la sociedad, para la resolución de sus conflictos. Se respetan las minorías y se acatan las decisiones de los diferentes poderes; especialmente el parlamentario, que siempre ha sido un centro de discusión, consenso y disensión. Entonces, allí esta el reto, la opción efectiva que dé con el trasto a este régimen ignominioso y vergonzoso.

]]>
<![CDATA[Guerra de relatos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Guerra-de-relatos-20191104-0052.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Guerra-de-relatos-20191104-0052.html Diversas son las interpretaciones de lo que acontece en la convulsionada región latinoamericana, en búsqueda de cambios a través de diversas vías, según sea el terreno en disputa y las tensiones inherentes a cada país.

En un marco de confrontaciones internas y presiones geopolíticas,  las interpretaciones varían desde una  lucha contra el neoliberalismo, la certeza de la derrota y  fin del modelo,  hasta predicciones de  un retorno triunfante del progresismo por diversas vías.

América Latina -bajo el fuego cruzado de una guerra de relatos-  se ha convertido en un laboratorio comunicacional, donde se confronta la información emanada de los medios tradicionales con las narrativas transmediáticas construidas colectivamente.  

Sin disimulo,  los medios tradicionales -devenidos  en espacios bélicos y al servicio de causas políticas- visibilizan, ocultan y/o legitiman razones,  estrategias y políticas. Un nefasto pacto político-mediático deteriora la función informativa y  afecta la capacidad crítica de las audiencias;  criminaliza la protesta ciudadana, deslegitima las razones de los pueblos y desconoce resultados electorales.  Ante el imperio del periodismo  bélico,  se  pretende silenciar o distorsionar  la compleja realidad de la región. 

A su vez, las narrativas transmediáticas construyen relatos de carácter testimonial de los movimientos colectivos, protestas, manifestaciones y elecciones que tienen lugar en la región. Narrativas, caracterizadas por una navegabilidad profundamente interactiva, que circulan por las redes gritando las razones de la ciudadanía. 

Los pueblos hacen valer el poder de la comunicación para ejercer su ciudadanía, a través de una creciente circulación de informaciones por espacios participativos.  Narrativas transmediáticas donde la interactividad atrae e involucra al receptor en la interpretación participativa del mensaje.  Un activo papel de las audiencias que, desde sus razones y vivencias,  pasan a producir y a distribuir información que relata su realidad y denuncia el juego político de medios tradicionales.

Una América Latina devenida en  laboratorio comunicacional, gracias  a las  nuevas dinámicas de participación de la sociedad en la circulación y alimentación transmedia de informaciones y contenidos.

Una narrativa inspiradora que motiva a la acción y estaría generando un novedoso liderazgo colectivo transmediático.

 

]]>
<![CDATA[La diáspora]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-diaspora-20191103-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-diaspora-20191103-0023.html Los pasados 28 y 29 de Octubre tuvo lugar en Bruselas la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de Refugiados y Migrantes de Venezuela, auspiciada por la Unión Europea, el Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) y la Organización Internacional para Migrantes (OMI), todas instituciones reconocidas a nivel mundial, representadas en la Conferencia por sus máximas autoridades, junto con 120 delegaciones de Instituciones especializadas y estados miembros de América Latina y el Caribe.

Las organizaciones en migraciones y refugiados de la ONU, la OIM y la ACNUR revelan una realidad abrumadora: 4,5 millones de venezolanos, mujeres, hombres, niños y niñas, han abandonado el país como pudieron, a un ritmo de 5.000 personas diariamente. Nuestra diáspora es una tragedia. 

De acuerdo con las indicadas organizaciones de la ONU, “la Crisis de refugiados y migrantes venezolanos es la de mayores dimensiones en la historia de América Latina y una de las mayores crisis de desplazamiento en todo el mundo”. 

En sus palabras de apertura Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la ACNUR, señaló que los 4,5 millones de Venezolanos que se han visto forzados a abandonar el país por la “inestabilidad política, la creciente inseguridad y violaciones de los derechos humanos, además del colapso de la economía”, podrían llegar, de acuerdo con las estimaciones de los organismos especializados, a 6,5 millones de migrantes para el año 2020, es decir, el 20% de nuestra población. 

Aquí hay que considerar que estos 6,5 millones de migrantes son fundamentalmente jóvenes, trabajadores y profesionales, es decir, el impacto de su salida del país es mucho mayor, por tratarse del segmento activo, en crecimiento y desarrollo, es el efecto de un país en guerra, que pierde su juventud. Es difícil que estos jóvenes, una vez asentados en sus países de acogida, vuelvan a la Patria. 

No existe estadística sobre el número de niños, que se mueven con sus padres migrantes, se quedan solos en el país, o se quedan en el camino. Sin embargo, hay historias aterradoras e informaciones de niños abandonados, abusados, traumatizados. Es un crimen.

El 80% de los migrantes y refugiados venezolanos se ha desplazado a países de la región, una gran cantidad de ellos lo hace a pie, o de manera irregular. Los grupos vulnerables: mujeres, niños y niñas, están expuestos a grandes riesgos de explotación y abusos.

 

A pesar de la solidaridad y medidas de protección que han tomado los países aledaños, los migrantes venezolanos han estado expuestos a graves agresiones xenófobas, producto del discurso de odio y la instigación a la violencia contra los venezolanos, por parte de sectores políticos de derecha y algunos gobiernos de la región. 

Esta Conferencia Internacional, se suma a pronunciamientos previos que han hecho tanto la ACNUR como la OIM, en sus informes sobre el alarmante fenómeno de la diáspora venezolana, la situación desesperada y el sufrimiento de los ciudadanos venezolanos que tratan de salir del país.

La diáspora venezolana se inicia fundamentalmente a partir de 2014 y se acelera de manera extraordinaria desde 2015. Es obvio inferir que ésta es producto del fracaso de maduro: la hiperinflación acumulada de 282.972 %, la mega devaluación, el salario más bajo de la región, 15 dólares al mes, es decir, 0,5 dólares diarios, muy por debajo del ingreso diario de 1,9 dólares, establecido por la ONU como el umbral de la pobreza, el 81,9 % de la población en pobreza, la caída acumulada del PIB de 54%, la destrucción de PDVSA, la escasez, la violencia, la violación de los DDHH y la desesperanza.

Nunca, en nuestros más de 200 años de historia, tuvimos una situación como la señalada. Al contrario, nuestro país siempre fue receptor: árabes, sirios-libaneses; españoles, portugueses e italianos; colombianos, peruanos, ecuatorianos, bolivianos, caribeños; argentinos, chilenos y uruguayos. A todos, los recibimos con los brazos abiertos, se unieron, se integraron, aportaron al país.

El gobierno del presidente Chávez regularizó la situación de los migrantes y refugiados que residían junto a nosotros en la patria. La Constitución de 1999 estableció, por primera vez, la doble nacionalidad; luego, se daría residencia y nacionalidad a millones de inmigrantes y refugiados que estaban en situación irregular en el país, la mayoría de ellos, pobres, vulnerables. 

En esos años, teníamos un gobierno verdaderamente humanista y Bolivariano. Ahora solo esperamos reciprocidad de nuestros hermanos. Los venezolanos, los hijos de Bolívar, los mismos que los recibieron con los brazos abiertos cuando tenían problemas, necesitan de la solidaridad y hermandad, el calor, afecto y comprensión de los pueblos hermanos de la región. 

La diáspora es una realidad que ha golpeado profundamente a nuestra sociedad. Nuestro pueblo está desgarrado; las familias separadas, los viejos se quedaron en el país; las madres y los padres solos, ancianos, vulnerables en esta tragedia del madurismo. Los muchachos, los jóvenes, de todas las clases y colores, tuvieron que abandonar un país donde no se puede vivir, donde el ciudadano está asfixiado por un gobierno incapaz y totalitario, donde la vida diaria es una proeza, un país empobrecido, arruinado, sin instituciones, sin esperanza, ni posibilidades de avanzar.

Este gobierno infame y miserable, no solo niega esta realidad, tan cruenta y dura, sino que ignora y desconoce a nuestros muchachos que se van, a los jóvenes, la otrora “generación de oro”, la de los niños de las Escuelas Bolivarianas, los muchachos de las Misiones, los estudiantes, los trabajadores, los profesionales, los muchachos del Sistema de Orquesta, los médicos, ingenieros, profesores, científicos, la Juventud Vinotinto, hombres y mujeres que, solos o acompañados, con sus hijos a cuesta, salen como pueden. Unos lo hacen por avión; otros por autobús; muchos a pie, cruzando Los Andes; otros mueren ahogados en El Caribe; nuestra diáspora es la de un pueblo en desbandada. Un pueblo que lo deja todo atrás, sus afectos, arraigos, profesiones, su vida, su futuro, para ir a donde sea, donde deberán hacer lo que puedan, todo para comenzar de nuevo.

Los más pobres y vulnerables: hombres y mujeres, niños y niñas, están expuestos a cualquier cosa, no solo la violencia de las mafias que abusan de ellos, los explota, se aprovechan de la pobreza en la que se encuentran, sino de los ataques xenófobos y la violencia promovida por sectores políticos y gobiernos de derecha, que desprecian a nuestros muchachos en una especie de retaliación o venganza por lo que el pueblo venezolano representó con Chávez: un pueblo dueño de su destino, en lucha por sus derechos. 

El gobierno de maduro no es capaz de proteger a nuestro pueblo, de garantizar sus más mínimos derechos, ni dentro del país, mucho menos, fuera de él. En primer lugar, porque su indolencia no le permite reconocer esta realidad; en segundo, porque la élite que controla al país puso hace tiempo a su familia a buen resguardo en el exterior, no les importa lo que sucede con el pueblo Venezolano, son insensibles e indolentes al dolor de los millones de madres solas o hijos lejos de la patria. No reconocen la existencia de la diáspora porque sería aceptar su estrepitoso fracaso, no están dispuestos a asumir su responsabilidad. 

Los venezolanos de la diáspora están solos en su tragedia; el gobierno no acciona ningún mecanismo diplomático para protegerlos en el exterior, ni los ayuda, ni los atiende, nada. Al contrario, el gobierno y el mismo maduro los desconocen, los insultan, los desprecian por “ir a lavar pocetas”, se burlan de lo que tienen que hacer los venezolanos de la diáspora para sobrevivir. Yo los he visto, ingenieros haciendo de mesoneros; profesionales de computación, trabajando en “Uber”; gerentes arreglando cajas en supermercados; violinistas tocando en los metros; soldados lavando pocetas. Me da dolor, pero a la vez, reconozco en ellos la gallardía y la determinación para comenzar de nuevo, salir adelante.

El gobierno de maduro, a la vez que pretende desconocer la realidad de la diáspora, los explota, les exprime hasta el último ahorro, el mínimo dólar, para darle un documento antes de salir, para “apostillar”, para renovar documentos en el exterior. 

maduro quiere controlar las “remesas”, el dinero que la diáspora manda a sus familias que quedaron en la patria entre comisiones y tasas. El gobierno no solo les arrebató el futuro, sino que les roba los recursos que envían a sus casas, producto de tanto esfuerzo y trabajo. 

Lo más absurdo y miserable del madurismo, es que, incluso les quita a los que tuvieron que irse, las casas de la Gran Misión Vivienda Venezuela que les dimos con Chávez. Amenazan al que tuvo que salir, con “expropiar” su vivienda, el producto de su trabajo, la única conexión que le queda con el país.

El hecho de que nuestros ciudadanos tengan que irse desesperados, que lo dejen todo sencillamente porque en Venezuela no se puede vivir, debería sacudir nuestras conciencias, la de todos los venezolanos, sacudir el alma de la República. Aquí, ya no importa el credo o la posición política, lo que ha sucedido durante el período del madurismo, compromete el futuro de nuestra patria, nuestra propia integridad como Nación.

El impacto que esta pérdida masiva de población tiene sobre nuestras posibilidades de reconstruir el país, es equivalente a una guerra. Hemos perdido cientos de miles, millones, de profesionales, formados, educados y preparados en nuestro país, para trabajar y vivir en él, para engrandecerlo: médicos, ingenieros, constructores, técnicos, profesores universitarios, maestros, investigadores, científicos, gerentes, emprendedores; trabajadores calificados, del sector petrolero, del sector eléctrico, de telecomunicaciones, de las empresas básicas. El costo es altísimo ¿cómo podremos recuperar todo ese capital humano para reconstruir al país?

La diáspora venezolana proyectada al 2020, es equivalente a la de Siria, luego de 8 años de guerra cruenta, solo que la tragedia venezolana ha sucedido en apenas 4 años, sin que hayamos enfrentado ninguna guerra, solo los efectos de un pésimo gobierno. maduro ha provocado una diáspora mayor que la que produce la guerra en Siria.

Por otra parte, el país ha sufrido una tremenda pérdida en términos espirituales, un desgarramiento, una fractura del núcleo familiar, de la sociedad. En medio de la miseria material causada por el madurismo, aflora lo peor de la mezquindad individual, la conducta asocial, el individualismo, el miedo, la incomunicación, expresada de mil maneras, en el “hombre, lobo del hombre”.

Hay que trabajar para recomponer la unidad del pueblo, de la sociedad como un todo. Ésto significa superar el impulso individual del “sálvese quien pueda”, y pensar en el “cómo resolvemos todos este problema”, recomponer su espiritualidad.

El venezolano de la diáspora, hay que decirlo, está solo, triste; algunos viven con vergüenza, señalados, con la autoestima por el piso, maltratados, desencantados de todo. Hace falta más solidaridad, agruparse, protegerse, organizarse para volver, porque tenemos que volver. No podemos seguir evadiendo esta situación. 

La diáspora es una cachetada en el rostro de la conciencia nacional, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de la Asamblea Nacional Constituyente, de la Asamblea Nacional, del PSUV, de los partidos del extinto Polo Patriótico, del Poder Popular, de los partidos de la oposición. Es un fracaso de la política y de la incapacidad para articular esfuerzos para salir de este gobierno.  

En su ejercicio cotidiano de cinismo, maduro decreta el “inicio de la Navidad”, enciende la Cruz del Ávila, en un país de familias separadas, de hijos lejanos, de enfermos que mueren, de hambre, de pobreza, de tristeza, de desesperanza, un país destrozado justamente por su gobierno, por la traición al legado del Presidente Chávez. Herodes decreta la Navidad luego de pasar a cuchillo a la Revolución Bolivariana. Para los venezolanos, la Navidad es sinónimo de encuentro, de celebración en familia. No es una Fiesta individual. ¿Cómo se decreta la Navidad? Ella solo se siente, se celebra juntos. 

La diáspora venezolana es una de las expresiones trágicas del fracaso de maduro y su gobierno, el peor gobierno de nuestra historia Republicana. Esa es la razón, la causa, aquí no valen excusas, ni los argumentos de los que les encanta dar vueltas mordiéndose la cola. Esta situación absurda e insostenible hay que resolverla, hay que salir de maduro y su gobierno. 

No podemos dejar que el madurismo siga destruyendo al país, cada día que el madurismo siga en el poder será un día de destrucción y entrega de lo queda de patria. Cada día que pasa, tenemos 5.000 venezolanos menos en el país, la Patria se vacía de esperanza. 

Ahora maduro está sostenido por las armas de una élite militar que está faltando a sus responsabilidades Constitucionales, y al juramento que alguna vez hizo de empuñar su espada para defender las garantías sociales del pueblo Venezolano. Sostenido por la injerencia extranjera inaceptable de las potencias e intereses que saquean al país. Se sostiene sobre la claudicación del PSUV y el silencio de los dirigentes, que alguna vez se dijeron Chavistas. Se sostiene sobre la desmovilización y fractura de la unidad de los patriotas. Se sostiene sobre el empeño injerencista de cúpulas, que tratan de imponer una visión sectaria del futuro y que desmovilizan y fracturan las posibilidades de derrotar a maduro.

En algún momento, toda esta tragedia volará en pedazos por la reacción del pueblo que será necesariamente violenta. No será suficiente el FAES, ni las cajas Clap, no será efectivo ningún programa de odio, ni las astucias extranjeras. Será el momento de la tormenta. 

Allí debemos estar los patriotas, junto al pueblo, organizados con el pueblo, con Chávez. Ese día tendrá que decidir el cuerpo militar, como un todo, si sus armas seguirán sosteniendo este orden inconstitucional, si son Bolivarianos o no, si seguirán sosteniendo a esta élite corrupta y entreguista que ha destrozado al país.

La diáspora tiene que acabar, los venezolanos tenemos que reencontrarnos en la patria, volver al país, volver a las calles junto al pueblo, poner piedra sobre piedra, para volver a ser una gran Nación, orgullosa, con todos sus hijos en casa, trabajando por el vivir bien, como una familia, un pueblo alegre, con un futuro para todos ¡Volveremos a casa!

 

]]>
<![CDATA[Un solo país]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-solo-pais-20191101-0030.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Un-solo-pais-20191101-0030.html  

A pesar de que somos una mezcla de razas, etnias, lenguas, costumbres y religiones que habitamos  916 mil km2, al final tenemos unos objetivos comunes tan universales como los puntos cardinales.  Ciertamente, existen diferentes expresiones culturales y distintos pensamientos ideológicos, pero respiramos una historia común que nos debería impulsar a lograr la mayor prosperidad nacional.

Sabemos que la voluntad de unión es la herramienta más poderosa para alcanzar la mayor suma de bienestar en el país. En otras palabras, no existe país que progrese si la sociedad está fragmentada, no hay evidencia de que una nación genere avances colectivos si cada cual quiere establecer sus normas por caprichos ideológicos. Más aún, hasta el momento no se conoce alguna república que haya logrado el desarrollo económico alentando la segregación y el nacionalismo destructivo.

Los grandes éxitos nacionales se conquistan gracias a las metas conciliadas y los acuerdos consensuados, donde se aparta el falso patriotismo y los fanatismos obstructivos. Los triunfos como nación se alcanzan con espíritu integrador y empuje colaborativo, en el cual se desechan las posturas intolerantes y las miradas intransigentes.

Me atrevería a decir que ningún venezolano apuesta por el fracaso del país, pero la terquedad nociva, los dogmas paralizantes y los sellos ideológicos nos han empujado al resentimiento, el odio y la división y, en consecuencia, hoy vivimos bajo un modelo autoritario cercano a su extremo final: el totalitarismo.

En este largo maratón que implica conquistar el mayor bienestar nacional, se necesita la gran disposición de todos. Francamente, nadie sobra en el gran esfuerzo que significa construir un país con envidiable prácticas de gobernanza democrática, un máximo respeto a las minorías, una enérgica defensa a las libertades y un pleno cumplimiento de la igualdad ante la ley. Por ello, forjemos la espina dorsal de la nación respetando los principios básicos de convivencia civilizatoria y comprendamos que la unidad nacional está por encima de todos.

Seamos capaces de alimentar el entendimiento para combatir la exclusión que oprime y la discriminación que humilla. Evitemos las etiquetas y los encasillamientos retrógrados que solo sirven para separarnos, y que terminan limitando el despliegue de las capacidades humanas. Resaltemos el valor de la democracia con la fuerza del pluralismo, la participación y la transparencia para convivir con un solo rostro llamado Venezuela.

Por estos días, vale la pena recordar que el país trasciende más allá nosotros, y pretender avivar los extremismos no es apostar al mejor porvenir de los venezolanos.  El país es uno solo y los éxitos se  fabrican con las buenas ideas y los nervios de todos: ¡Por un solo país!

]]>
<![CDATA[Respirar y reorganizarnos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Respirar-y-reorganizarnos-20191031-0054.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Respirar-y-reorganizarnos-20191031-0054.html  

Las manifestaciones sociales que reflejan crisis en países del llamado "Grupo de Lima", el proceso judicial y político contra el Presidente Donald Trump, nos da al menos un respiro en Venezuela. Una oportunidad para atender con mayor delicadeza aún, la dramática condición de nuestro pueblo, afectado duramente por la batalla.

Nos impone la lógica de la guerra aprovechar este respiro en el frente interno, sin descuidar el internacional, este tiempo, debe ser para volver los ojos con  mayor ternura, mayor presencia y apoyo a nuestros combatientes, nuestro pueblo sacrificado y lleno de amor a lo propio resistiendo en dura oposición a las imposiciones imperiales.

Las acciones firmes y prudentes frente a los cómplices internos de la agresión extranjera, los que han negociado la venta de las riquezas nuestras para obtener el poder, los movimientos audaces para ordenar frenar los ataques y evitar que recrudezcan.

Pero también el análisis de lo interno, de nuestras actuaciones, para aplicar los correctivos, revisar y actuar frente a quienes en medio de la guerra han visto una oportunidad para beneficios personales, agravando la crisis en lugar de solucionar, sin dolor del padecimiento de los hermanos.

El viejo refrán tiene sentido aquí. "Mal de muchos, consuelo de tontos", aunque está claro que nos da un alivio que el pueblo le responda a un presidente patiquín, en la calle o en las urnas electorales.

Dios, la vida, el amor de Chávez nos da un chance para replantear. La guerra para el objetivo de la paz, de la vida digna de nuestro pueblo, con respeto entre todos, con una visión clara de lo que nos corresponde hacer en cada espacio y en cada momento.

Dar gracias a Dios y a su madre María del Rosario de Chiquinquirà que ya está con su grey en el inicio de su fiesta, y aprovechar esta coyuntura para evaluar, corregir y relanzar la marcha hacia la economía productiva que nos dé estabilidad, y felicidad para los venezolanos todos.

]]>
<![CDATA[A propósito del Día de los Muertos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-A-proposito-del-Dia-de-los-Muertos-20191031-0055.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-A-proposito-del-Dia-de-los-Muertos-20191031-0055.html  La celebración el  2 de noviembre del “Día de los Muertos” me brinda una excelente oportunidad para ofrecer algunas reflexiones sobre la muerte. Los seres humanos somos los únicos que sabemos que vamos a morir. En cierto sentido, podríamos decir que el hombre, como lo definió el filósofo alemán Heidegger, es un “ser-para-la-muerte”. Venimos a la vida para abandonarla y desde que nacemos empezamos a morir.  Por lo general, la muerte crea una gran angustia al que va a morir, y un inmenso dolor a los seres queridos. De ahí la necesidad de enfrentar la muerte propia y la de los demás con serenidad. Necesitamos aprender a morir y aceptar la muerte de los demás de un modo digno, sin convertirla en espectáculo o pretender ignorarla, ya que la muerte es inevitable. Hay que saber vivir y hay que saber morir.

Si a vivir se aprende durante toda la vida, toda la vida debería ser un aprendizaje de la muerte.  Confucio decía “Aprende a vivir y sabrás morir bien” y Montaigne escribió: “quien le enseña al hombre a vivir, le enseña a morir”.  Porque nos sabemos mortales, la muerte tiene importancia en la medida que nos hace reflexionar sobre la vida. Reconocer que vamos a morir debería potenciar la vida, hacernos más auténticos y amables, más solidarios y humanos, más pacíficos y menos violentos, más misericordiosos y menos rencorosos.

En realidad, sólo los que no han vivido en serio, los que se esclavizaron a sus pasiones o ambiciones, los que sembraron dolor a su alrededor, tienen miedo a morir. Los que se atrevieron a vivir la vida con sencillez y honestidad,  los que la vivieron como don que se entrega, aceptan su muerte y la esperan de un modo sereno, como el debido descanso después de una jornada trabajosa y fecunda. Porque la vida mereció la pena, también vale la pena morir.

Todos deberíamos esforzarnos por hacer de la vida un aprendizaje de la muerte, y de la muerte una lección de vida.  Hay muchas formas de vivir y de morir. Hay muertes que más allá del dolor que causan a familiares y amigos, provocan paz, agradecimiento, ganas de vivir en serio, de levantarse de la superficialidad y el individualismo, de superar el rencor y la venganza. Algunos, como Jesús, los mártires y numerosas  personas, fueron capaces de elegir con serenidad la muerte, incluso una muerte dolorosa, en defensa de sus ideales que, para ellos, valían  más que la vida. Vivieron para dar vida y murieron para defenderla. Vivieron la vida como entrega y su muerte fue una consecuencia  de su modo de vivir. El recuerdo de sus vidas y sus muertes sigue germinando ganas de vivir con autenticidad, de gastar la vida en defensa de la vida.

Amar la vida no significa aferrarse a ella a toda costa, reduciéndola a un mero vegetar o a un alargamiento artificial que imposibilita un mínimo de calidad de vida y alarga sus sufrimientos y los de los familiares y amigos.  El que ama la vida desea morir con dignidad, cuando le llegue su hora.

Para los creyentes, la muerte es paso a la Vida. Nuestra vida, creada por amor, no se pierde en la muerte. Si Jesús es la Resurrección y la Vida, la fe nos lleva a afirmar que los que nosotros enterramos, siguen más vivos que nunca, pues disfrutan de una vida plena. Morir no es perderse en el vacío, lejos del Creador. Es entrar en la salvación de Dios, compartir su vida, vivir transformados por su amor. Por ello, la vida no termina en la nada, sino en unos brazos amorosos que nos esperan para adentrarnos en la dimensión profunda del amor

]]>
<![CDATA[El Mercado Petrolero]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Mercado-Petrolero-20191030-0097.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-Mercado-Petrolero-20191030-0097.html El mercado petrolero ha estado en calma en los últimos días. Sin embargo, hay amenazas que están presentes cada día, que podrían cambiar la situación actual. Lo que se vive en el Medio Oriente, entre Siria, Arabia Saudita, Irak, Irán, Israel, Palestina y los otros países árabes, demuestra la inestabilidad del mercado y la desconfianza en el suministro de petróleo al mundo occidental y al asiático y ruso.

Por otra parte, los productores y exportadores occidentales, como el caso de Venezuela, con un potencial de producción de más de 3 millones de barriles diarios, es atacado y sancionado con medidas que conllevan cierre de su mercado natural, donde se vendía no solamente petróleo y derivados. sino hasta las refinerías de su propiedad, para llegar al consumidor final, fueron confiscadas. Venezuela se quedó sin sus refinerías y sin el mercado americano.

Debemos afirmar, que el negocio refinador nunca ha sido un negocio rentable. Hoy en día administrada Citgo por algunos venezolanos espurios. Con pasivos, entre tenedores de bonos y acrecencias de una empresa rusa con garantía del 49% de sus acciones. Es muy lamentable lo que está sucediendo. No hay titularidad ni administración del Estado Venezolano, legítimo propietario de Citgo . Es una situación irregular.

En el espectro petrolero mundial, Venezuela está perdiendo la gran oportunidad de crecer en producción de petróleo y el aprovechamiento de los precios actuales. Venezuela en el mercado petrolero mundial, ya no tiene la influencia del pasado. Apenas su producción actual puede dar para atender el mercado interno ( con dificultades) y pocos volúmenes de exportación para atender los convenios con los chinos y rusos.

Reitero, Pdvsa debe hablarle claro al país. Cuál y cómo es el Plan de recuperación de la producción, si es que lo hay. El Gobierno, cómo representante del Estado, tiene que explicar cuál es la verdadera situación de nuestra principal industria. La única manera que hay para recuperar nuestra economía, es a través de nuestra industria petrolera.

Tenemos la esperanza que se logre el mejoramiento de Pdvsa. Se necesitarán de todas las partes involucradas. Todos hacen falta por el bien del país.

Ojalá no se produzca una guerra en el Medio Oriente. Sería muy negativo para los países productores y exportadores y para la economía mundial. La estabilidad en la producción y los precios, representada estabilidad en el crecimiento de mundo consumidor.

 

 

]]>
<![CDATA[Brisa de peste bolivariana]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Brisa-de-peste-bolivariana-20191030-0095.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Brisa-de-peste-bolivariana-20191030-0095.html   Chile, 2019, es la Venezuela de 1989. Para aquel entonces se afirmaba que el país sudamericano estaba por entrar en su plenitud democrática y se perfilaba como la primera economía de América Latina, con una moneda lo suficientemente fuerte para competir en los mercados internacionales.

   Pero el “Caracazo” de repente mostró que ello no era tan cierto. El país se fue disolviendo en una ola de reclamos y protestas, inicialmente justos, hasta terminar en un rechazo absoluto contra las normas de convivencia, los políticos y la política. Una secuencia de acontecimientos que terminaron, nueve años después, en un despertar de esperanza, con la asunción al poder de Chávez y el chavizmo. Lo demás es historia, tumulto y eslóganes llenos de populismo y demagogia ahogado en hambre, sangre y muerte.

   No entraré a indicar índices estadísticos para demostrar nada. Nos interesa resaltar algo que está siendo, ahora, visto como una terrible realidad para asombro de quienes, de buena fe, creen en las ofertas populistas de quienes engañan a incautos. Nada ha sido espontáneo ni tampoco han sido dirigidos por benefactores de las mayorías empobrecidas.

   Lo anterior quiere decir que el histórico Caracazo, de 1989, fue un plan preconcebido para justificar la avalancha de frustración de una parte de la población venezolana insatisfecha y sin asistencia efectiva del Estado venezolano. Sobre esto protagonistas de esos sucesos lo han indicado en varias entrevistas, quienes supieron montarse sobre la ola de inconformidad social dirigiendo, coordinadamente, el descontento social de los estratos más pobres.

   Esto es lo que ahora estamos presenciando en Chile con una distancia de 30 años de experiencia. Indica esto que se han mejorado las estrategias, logística y justificación de dichos actos asociales de los llamados “internacionalistas” de extrema izquierda. Toda vez que ahora existe una coordinación internacional, que, estructurada a la manera de gigantesca red de redes que funciona de manera autónoma en cada escenario donde se llevan a cabo acciones para desestabilizar gobiernos democráticamente electos, toman de sus sociedades aquellas banderas de reclamos sociales que más afectan a esos países.

   El centro, el cerebro puede estar en La Habana, pero también en Caracas, Managua o Moscú. Como también se desplaza por escenarios menores, sean pueblos, selvas u oficinas filantrópicas. Además, los líderes históricos son eso, históricos. Hoy no importa quién esté a la cabeza del régimen del país. Es lo de menos. Importa sólo hacer la revolución.

   Los internacionalistas de la izquierda radical se desplazan por el mundo, y muy especialmente por Latinoamérica, disfrazados de asesores de todo tipo. Son, desde sanitaristas, fisioterapistas, miembros de grupos culturales y deportivos, hasta choferes de taxis y componentes de organizaciones paramilitares.

   Esto que indico no es para nada “teoría de conspiración” ni fantasía tercermundista. Está soportado, con otras palabras y también declarado por parte de su liderazgo internacional, tanto en documentos internos de grupos, partidos y movimientos de izquierda, como en discursos a los que asisten estos líderes. Pueden revisar los documentos del denominado Foro de Sao Paulo, así como el Plan de la Patria venezolano, o el reciente movimiento formado y denominado Grupo de Puebla, México-julio del presente año.

   En estos y otros movimientos creados por la izquierda radical, puede apreciarse la intencionalidad marcada e “inducida” como estrategia política para acceder al poder, sea de manera violenta o usando los mismos procedimientos democráticos, para, una vez accedido al poder, proceder al desmantelamiento del Estado, la república, y crear sus propias estructuras político-administrativas totalitarias para instalarse en el poder de manera absoluta y permanente. Por ello, una de las características que muestran, una vez accedido al poder, es cambiar la constitución en cada país.

   El movimiento de izquierda radical internacional, socialista-comunista, agrupado sea en el Foro de Sao Paulo, sea ahora en el Grupo de Puebla, se estructura también en forma de partido político, grupo de opinión, ONGs., ambientalistas, defensores de los derechos de minorías, feminismo, nacionalismo y hasta grupos étnicos, sexuales o religiosos. Por si fuera poco, aparecen en los escenarios más sanguinarios, como agrupaciones terroristas y narcotraficantes. Es una constante mutación para encontrar alianzas, sean permanentes o tácticas, pero siempre su objetivo final es el acceso al poder del Estado.

]]>
<![CDATA[¡Renuncia Piñera!El “octubre” chileno]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Renuncia-PineraEl-octubre-chileno-20191030-0094.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Renuncia-PineraEl-octubre-chileno-20191030-0094.html Desde el 18 de octubre se desencadena la rebelión social más profunda y extensa que Chile haya conocido en su historia; caracterizada por la desobediencia civil, protesta social, manifestaciones, marchas, barricadas y saqueos. Todas y cada una de ellas es como una manifestación clara de la rabia y frustración contenida, por decenas de años soportando la tiranía del Modelo Neoliberal. Modelo que se ha expresado y expresa en la explotación del trabajador por el empresariado, encarecimiento de la vida, precarización del empleo, endeudamiento desbocado de millones de chilenos, una falta de atención digna de salud, una educación segregada, un robo organizado de las AFP, etc.

La rebelión popular que se hizo transversal en la sociedad, es una respuesta espontanea y emocional, no ideologizada ni organizada por grupo político alguno, ante la injusticia y la opresión de un modelo económico que le ha dado manga ancha al empresariado burgués para transformar a los trabajadores en explotado y oprimidos, tanto laboral como ideológico-culturalmente.

Pero sin duda, emocional o consciente, este formidable levantamiento popular desde los estudiantes hasta los trabajadores y pobladores, ha remecido hasta los cimientos un sistema político, que fue diseñado para que la burguesía tuviera representantes permanentes que cuidarán sus intereses no sólo en el aparato político, sino también en el sistema económico y en los medios de comunicaciones de masas y dejaran a las grandes mayorías fuera de toda posibilidad intervención política. Sometida a una opresión agobiante y vergonzosa, la clase trabajadora ha hecho escuchar su voz; primero, por sus hijos-estudiantes y luego, rompiendo las cadenas de la opresión ideológica, uniéndose en las calles, a la protesta y a la barricada, los trabajadores.

El Gobierno de Piñera

Cuál es la situación política?

No es de extrañar, que el gobierno de Piñera fuera lento e inoperante ante esta movilización social. El gobierno es un grupo de políticos incompetentes, que rodean a los dos personajes con poder de decisión; Piñera-Chadwick. Su incompetencia obedece a su desconexión de las masas y los trabajadores, lo que los obliga a gobernar obteniendo su información a través de encuestas, que definen sus resultados, incluso antes que se realicen. Incompetencia que fue fomentada por décadas de aplastamiento de las clases trabajadora, luego de la contrarrevolución pinochetista, provino la reacción democrática concertacionista que mientras cedía migajas, usurpaba para sus patrones el agua, el cobre, el litio y pretendía que podía entregar la dignidad de los trabajadores.

El gobierno actúa tarde y de forma errática. Pretendió que apostar al desgaste podía ser una estrategia política adecuada, la que pronto entendió que no sólo, no resultaba, sino que lo desprestigiaba a nivel internacional por sus cumbres (APEC-COP25) que lo obsesionan.

Pero Piñera no sólo arrastró el poncho durante la semana, sino que se fue quedando aislado, quedando sólo con Chadwick, su primo y ministro del interior. Este aspiraba a una represión desenfrenada y era el primero en adoptar la política del Estado de Emergencia y la salida de las fuerzas armadas a la calle, para detener la movilización social. Pero estas FFAA tampoco le siguieron el juego de forma dócil, porque no estaban de acuerdo con asumir las consecuencias políticas del errático actuar del presidente. El “No estoy en guerra con nadie” del general Iturriaga, descolocó al equipo político y a Piñera, comprendiendo que el ejército no iba a ser un animal sumiso, sino que cuestionaría la conducción política de la crisis, incluso en público. Sutilezas menos, sutilezas más, esto generaría problemas, por lo cual se adoptó el censurarlo y que terminó sólo leyendo lo que le preparaban el equipo político.

Esta actitud de las FF.AA., le permite a la burguesía quitarle el piso a Piñera, cuando Andrónico Lucksic, señala que en sus empresas el sueldo mínimo sería de 500 mil pesos. Esto como respuesta a que Piñera recurriera a elevar el impuesto de 35% a 40%, para poder financiar las tardías políticas planteadas el martes. Dicha situación provoca que el gobierno y Chile Vamos, se declaren independientes y la segunda se desmarque, autorizando a los políticos como Ossandon y a otros, a opinar abiertamente en contra de la política del gobierno, calificándolas como insuficientes o alejadas de la realidad.

Sin duda, no sólo el gobierno estaba tambaleante, sino que la oposición, que se ubicaba en la galería, para evitar pagar los costos políticos, con los sucesos de Valparaíso del día viernes, quedó claro que la gente los ve como parte del problema.

La duración del movimiento y el gran abanico de demandas en contra del modelo neoliberal y el gobierno de Piñera, atrajo no sólo a los estudiantes y trabajadores, sino que a la pequeña burguesía económica que se adhiere y protesta en sus comunas más emblemáticas (Las Condes). Esto provocó que la crítica de parte de la burguesía y sus políticos se hiciera “subversiva”. Pensando incluso, aunque no lo dijeran en público, qué si debían permitir la caída de Piñera, lo iban a hacer, para poder salvar el modelo. Esto es lo que explica que tanto político de derecha tuviera la “independencia” de pedirle a Piñera, el cambio de gabinete que se traducía en cambiar a Chadwick. Qué en sentido estricto, es una crítica directa a Piñera. Debido a que es, su brazo derecho y participa en un verdadero cogobierno. La burguesía y sus partidos de derecha tenían la lectura de que sería el mal menor, hasta ahora. Pero, en su acostumbrada política tardía ante los hechos que se suceden con mucha rapidez, se le ocurría hacerlo después de la concentración más grande de la historia en número (1 millón y medio) y la movilización nacional que reunió más personas en la historia de Chile

Sin embargo, hizo todo lo posible para que esto coincidiera con dos elementos; primero, con el proceso de normalización del país, que había focalizado en el toque de queda y no en las movilizaciones, para lo cual los canales de tv hicieron una gran tarea. Luego, por supuesto, de la reunión con los directores de los noticiarios, para virar el eje a la normalidad, quitándole espacio televisivo, ya que esto estaba radicalizando incluso a más de un opinólogo o animador oportunista. Segundo, con el levantamiento del toque de queda y la presencia de militares, que servía para poder convencer a la opinión pública que había la movilización había alcanzado su punto máximo con la gran concentración.

 Una nueva etapa de la movilización

Sin embargo, las movilizaciones continúan y todo indica que el impulso de la gran movilización del viernes, seguirá el lunes y entraremos a una nueva etapa, iniciada el sábado. Esta ya no estará coronada por la bandera que acompaña este documento, sino que comprenderá la petición explicita de que ¡Piñera Renuncie!, no obstante que las concentraciones, cabildos, reuniones, etc., del fin de semana, hallan logrado ir precisando y concientizando el programa o petitorio entre la clase trabajadoras y los manifestantes.

Esta etapa que comienza hoy y que el gobierno pretende opacar con el cambio de gabinete, confía en que se desinfle el impulso movilizador. Esto, porque sí el día lunes continúa el país funcionando a un 30% como la última semana, con la llegada de los enviados de la Alta comisionada de los Derechos Humanos, será otro mazazo en contra de Piñera y su imagen internacional. Más cuando hay organizaciones gremiales y de trabajadores que esperan con ansias, ver el nivel de movilización del fin de semana para levantar sus propias peticiones; colectivero, camioneros, etc.

Toda esta expectación se centra en la pretendida normalización de las actividades escolares y universitarias, sobre todo en las grandes ciudades. Apuesta arriesgada del gobierno, ya que con esto se está institucionalizando la manifestación social e internalizando en las instituciones educativas las manifestaciones generando efervescencia. Si hasta el domingo o viernes, era individual la participación en las movilizaciones, ahora sería institucional, y las calles se llenarán de estudiantes. Al parecer, en el gobierno están confiando en la intimidación militar en las estaciones del metro, para que los estudiantes no retomen la iniciativa, pero se exponen a que termine con un nivel de violencia mayor o un incidente de gravedad.

Sin duda, la confianza de Piñera en que las movilizaciones no pasen del fin de semana, especialmente luego del incidente del congreso donde se abrieron vínculos privados entre el centro político (DC-PPD-PRSD) con el gobierno, para institucionalizar la crisis. Es decir, focalizarla en proyectos de leyes y debates en el congreso, como forma de legitimar la institucionalidad democrática, aunque se caiga a pedazos.

 Cambio de Gabinete

Por qué Piñera se demora tanto en el cambio de gabinete?. Junto con lo imprescindible de Andrés Chadwick para Piñera, es la escasez de políticos que logren copar las necesidades del gobierno en entablar y mantener lazos con la oposición. El único que podría ocupar este cargo es Andrés Allamand, pero Piñera no le dará a su enemigo político el poder, menos la legitimidad de ser su vocero oficial. Por ello, tendrá que ubicar un personaje “afable y manipulable” que permita que Chadwick y Piñera lo manejen a su antojo. Esto será la segunda apuesta arriesgada de Piñera, que podría pagar con su renuncia si no resulta.

Pero Piñera está, tan sólo, que es imprescindible no deshacerse de Chadwick, su cogobierno, le permite confiar en alguien. Su relación es horizontal, de igual a igual. Sin su primo no tendría una opinión política buena o mala, sólo condescendencia servil, que podría hacer que su estilo personalista lo terminaría desgastando más aún. Es tan importante para él, que tuvo que pedir la renuncia a todos los ministros, para evitar que Chadwick cargara con toda la culpa de la crisis. Sin embargo, el mantenerlo directa o indirectamente, será un error político que no podrá soslayar.

 Una semana compleja y decisiva para el gobierno

Piñera sabe que no podrá sortear esta semana de movilizaciones, sin el apoyo de la oposición. Aunque manipule los medios de prensa y matinales, cualquier ventana que abre, se le introduce el aire fresco de la protesta nacional. El lunes no será normal (las movilizaciones seguirán siendo masivas), por lo menos desde las 11 horas hacía adelante, lo que obligará a acortar la jornada. Si esto sucede, el martes se sumarán gremios y sectores en contra del gobierno que lo harán tambalear, porque tendrá que recurrir a la represión abierta, como lo ha hecho hasta hoy. Lo que significará que la DC-PPD-PRSD se verán obligadas a separarse definitivamente del gobierno. Y toda la presión de José Inzulza para que el PS busque acuerdo con el gobierno, se desvanecerán.

Otra consecuencia, será que sus socios incondicionales, de los que le quedan pocos, seguirán abandonando el barco y pretenderán resolver la crisis con un plebiscito o simplemente la renuncia, no importando cuantos políticos repitan en los matinales que la solución no es su renuncia.

 El Octubre chileno

La movilización social no puede confiar en los proyectos ni migajas del gobierno ni de la oposición, los 17 muertos, los millones movilizados ni los cientos kilómetros marchados, no han sido para poder ser embaucados por discursos sentimentales ni menos maniobras políticas burdas. Las masas a la calle, trabajadores, estudiantes y profesionales, pobladores y marginados, deben seguir hasta lograr que Chile sea transformado de raíz.

Arrebatándoles los privilegios a los explotadores, logrando que las riquezas de nuestro país sean para beneficios de todos, traducidos en una mejor salud y mejor educación. Que el agua, el cobre y el litio, sirvan para mejorar las condiciones de vida de toda la población. Que el océano vuelva a ser del estado para beneficio de cientos de miles de familias que viven de él y no de siete familias. Que las AFP sean eliminadas y tengamos un sistema solidario estatal, cuyos fondos sirvan para construir escuelas, hospitales y mejores condiciones de vida. Que el sueldo mínimo de $500.000 permita vivir y pagar una casa digna, no durante toda tu vida, sino en un máximo de 10 años.

Adelante estudiante, trabajador, profesional, comerciante, poblador, minero y pescador, que para lograrlo debemos cambiar el gobierno de Piñera; cambiar la constitución y cambiar el modelo neoliberal, por un gobierno que represente los intereses de la clase trabajadora; una constitución basada en un Estado responsable; la estatización de las riquezas nacionales y un modelo económico solidario donde se piense en las personas y su vida y no en quién debo hacer trabajar para lograr ser millonario. Ilusorio sueño neoliberal, que por décadas nos han vendido.

Para ello, debemos golpear y luchar todos juntos y al mismo tiempo. Una sola voz contra la injusticia y los causantes de los asesinatos, los golpeados, los torturados, los despreciados y los reprimidos.

Que se una todo el país en un sólo grito;

 ¡Renuncia Piñera!

]]>
<![CDATA[Los pueblos avisan]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-pueblos-avisan-20191030-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Los-pueblos-avisan-20191030-0090.html Decía Salvador Allende que «los procesos sociales no se detienen».

A propósito de los recientes estallidos sociales en Ecuador y Chile, en el primer caso contra el intento de imponer un paquete neoliberal y en el segundo como consecuencia de la exclusión estructural que ha causado la aplicación sistemática y continuada de esas políticas neoliberales a lo largo de cuatro décadas, las elites dominantes, los medios y hasta muchos académicos se preguntan: “¿Cómo ocurrió?, si el día anterior nada indicaba que una explosión popular pudiera suceder”. “¿Cómo es que no nos dimos cuenta?”, se excusan los dirigentes políticos.

Al respecto, considero que las rebeliones sociales no son sorpresivas, son absolutamente previsibles, bajo el principio de tales acciones tales consecuencias,  y además los pueblos avisan.

La aplicación de modelos de exclusión política, económica, social y cultural; las profundas brechas de desigualdad social; la impudicia en el ejercicio del poder y en el disfrute de las riquezas, la mayoría mal habidas, por parte de las élites políticas y empresariales; el control social a través de la alienación, el clientelismo y la represión policial y la impunidad de los que tienen poder son los ingredientes principales para un hervidero social.  El que siembra vientos, cosecha tempestades, reza el dicho de los pueblos sabios y libres.

Los pueblos van avisando, mandan señales que arriba nadie oye, ni ve, o simplemente ignoran.  Veamos algunos de esos avisos que los pueblos envían  a las cúpulas dirigentes, a lo largos de años, a veces  de décadas:

Abstención electoral creciente en los procesos de consulta popular para la elección de las autoridades, lo que expresa que el grueso de la población ha dejado de legitimar el sistema político. No se siente expresado, ni representando por nadie.

Desafiliación de las organizaciones públicas, políticas y sociales. Partidos, gremios, sindicatos, organizaciones sociales, de cualquier signo ideológico, se van vaciando de pueblo, hasta quedar convertidas en cascarones vacíos u ocupadas por un pequeño grupo de “irreductibles” que asumen, equivocadamente, que representan a la mayoría.

Aparente pasividad, la gente deja de protestar, de demandar ante las autoridades no porque estén felices, sino porque saben que no obtendrán de estas ninguna respuesta o solución. El calvario va por dentro.

Anomia social expresada a través de la resolución ilegal de los problemas; recurrentes episodios de violencia social, pequeños, en distintas partes, en tiempos diferentes; incremento de la criminalidad, pérdida de mediación de las dirigencias políticas y sociales y la relación Estado-Sociedad queda reducida a una interlocución represiva con la policía.

El comentario popular en las calles, en las reuniones familiares, en las actividades recreativas, deportivas, entre otras, hecho en tercera persona: “Más temprano que tarde, aquí va a pasar algo, la gente se va a cansar”. El pueblo, siempre sabe lo que va hacer y lo anuncia.

Como bien decía el Presidente mártir Salvador Allende, en su última alocución, aquel fatídico 11 de septiembre de 1973, en Chile: “Los procesos sociales no se detienen…” La rebelión de los pueblos contra la exclusión y en la búsqueda de un modelo donde puedan vivir bien, con justicia, con igualdad con dignidad podrá ser dilatada, contenida pero al final, si no hay rectificaciones profundas y sinceras en el plano ético, político, económico, social y cultural, éstos se van a manifestar ejerciendo el supremo derecho humano a la rebelión.

Decía el General Ezequiel Zamora: “Hay que escuchar al pueblo, siempre escuchar al pueblo”; nos los recordaba el Comandante Chávez, en la alocución del 8 de diciembre de 2012: “Escuchando al pueblo, siempre escuchando al pueblo”. Escuchemos siempre, rectifiquemos a tiempo y avancemos con nuestro pueblo en la recuperación y consolidación de un modo de vida humanamente gratificante.

]]>
<![CDATA[La América desnuda]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-America-desnuda-20191029-0047.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-America-desnuda-20191029-0047.html El ciclo de gobiernos progresistas en América Latina promovió la reivindicación soberanía como un elemento clave, lo que permitió aportar a la configuración de un mundo más multipolar, por otro lado dejo como saldo una importante disminución de la desigualdad social en las sociedades en la cuales les toco desempeñarse, claro está que con índices variados, pues cada uno tuvo que enfrentar los obstáculos de su contexto.

El retorno de algunos gobiernos de derecha se hizo bajo la idea de retomar la senda del progreso. Según ellos, ahora estos pueblos elegían bien, pues habían reflexionado, rechazando el populismo, que solo trae atraso. Además venían patrocinados por el gigante del norte, que ha tenido la mano tendida para todos aquellos que rectifican y claro, un mazo para los que se resisten.

Desde la Patagonia hasta México parecía extinguirse la llama del cambio. Quedaban aislados países como Cuba, Bolivia y Venezuela, solo era cuestión de tiempo el cambio de régimen. Para ayudar a los venezolanos y venezolanas se conformó el grupo de Lima, que con un guion y financiamiento foráneo, respaldaba a la oposición venezolana en su lucha por la vuelta de la democracia, sin importar cuan violentos e ilegales podían ser sus métodos. Mediáticamente el grave asunto venezolano copó la programación de las corporaciones de comunicación durante meses, mientras se contraponía la idílica imagen de progreso en los países que los querían ayudar.

El panorama luce diferente ahora, los pueblos de nuestra América se movilizan en las calles y desnudan la realidad que experimentan en esas democracias de referencia, exponiendo el discurso hipócrita de la derecha regional. Las corporaciones mundiales de la comunicación buscan censurar la cobertura e los acontecimientos y los ministerios de información limitar el derecho a la información. Hoy en América Latina los pueblos denuncian las acciones gubernamentales que buscan minar otra vez sus condiciones de vida, es decir hacerlos más desiguales.

Es justo referirse ver la realidad en perspectiva y apuntar que primero vimos a los argentinos movilizados contra las medidas de Macri, a los brasileños contra las reformas laborales luego del golpe de Estado judicial contra Russeff. Este año asistimos a eventos casi simultáneos y de gran impacto (tanto que los medios aunque traten, no los pueden invisibilizar), en Ecuador se rechaza el recetario del FMI, que busca rebajar impuestos a los ricos y eliminar subsidios a los trabajadores y trabajadoras, así como afectar derechos laborales. Luego en Chile sus estudiantes en principio rechazan el aumento de la tarifa del Metro, ahora junto con otros y otras ponen sobre la mesas otros aspecto problemáticos para la sociedad chilena. A pesar de la represión brutal en estos dos países, mucho más en Chile que en Ecuador, se han derogado las medidas, pero los problemas estructurales continúan.

Podemos preguntarnos si estas acciones son un signo de cambio inminente y debemos ser cautelosos al respondernos, ya que las movilizaciones de calle pueden afectar gobiernos, pero es claro que para sustituirlos deben expresarse en un movimiento orgánico, que articule un proyecto y se proponga hacerlo viable. Y esto es una construcción socialmente conflictiva, de la cual no siempre se sale airoso. Además la derecha no escatimará utilizar los recursos que tenga a mano para conservar su posición y para ello cuenta con el respaldo del gobierno norteamericano.

Ahora mismo recuerdo, solo por referencia y a pesar no ser en nuestra América; las expectativas que se generaron en 2013, con los acontecimientos relacionados con el 11M en España, los cuales en su conjunto fueron una gran campanada para la clase política de centro derecha, pero que luego de un tiempo tuvo que traducirse en formulas organizativas para participar en la vida política y de estas fórmulas la más destacada ha sido Unidas Podemos hasta el momento. Hoy podemos observar sus desempeños, no exentos de contradicciones, pero en una dirección alterna al estado de cosas convenido en el Reino Español.

Volviendo a nuestro hemisferio, las movilizaciones de personas que se generan el Chile o Ecuador deben traducirse en formulas organizativas políticas que le permitan abordar los problemas estructurales que denuncian, que está claro que los actores de la sociedad política actual en ambos países, ni quieren, ni tienen condiciones para abordarlos. Así pues podemos ver lo que ocurre en la Argentina, donde las movilizaciones se han capitalizado organizativamente, lo que permite que Alberto Fernández, tenga altas posibilidades de ganarle a Macri en las próximas elecciones. Y también es necesario ver la contraparte, como en Brasil, donde el Partido de los Trabajadores no se logra recuperarse, a pesar de las movilizaciones, para convertirse en la plataforma que enfrente de manera contundente a los intereses que llevaron a Bolsonaro a la presidencia.

]]>
<![CDATA[Dos modelos en conflicto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Dos-modelos-en-conflicto-20191029-0045.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Dos-modelos-en-conflicto-20191029-0045.html  América Latina se encuentra hoy en una encrucijada entre la decadencia y el progreso. La disyuntiva es desarrollo, libertad y democracia o pobreza, sumisión, dictadura o despotismo. Partido único por un lado y por el otro la pluralidad o la lucha democrática entre ideologías, doctrinas, propuestas y proyectos. En síntesis, el régimen de Maduro, quiere emplear un modelo que ni siquiera Rusia y China aplican: Como se conoce, el capitalismo y el mundo empresarial es quien mantiene la economía y el actual nivel de evolución social y cultural de esos países. Hay que recordar las palabras del líder Chino Deng Xiaoping, “No importa el color del gato lo importante es que cace ratones”. Y abrió la milenaria China a la inversión extranjera para generar trabajo al pueblo. Mientras en Rusia, las grandes corporaciones y gigantes empresariales trabajan libremente. Pasó de una economía centralizada y planificada, en tiempos de la Unión Sovietica, a una economía de libre mercado.

      Mientras, esto avanza en Venezuela y no vemos cambios, las personas y las familias haciendo de tripas corazones. Batallando en el día a día. Poco importa la política, maniobras y tramas de la guerra entre un lado y otro. La gente viendo pasar el vendaval y el correr de las aguas por las calles que empantana todo y daña casas, enseres y equipos. Después de la tormenta viene la calma. Y así pasan los días, semanas y meses. En el centro de la preocupación la comida y las medicinas… Entre el 60% de la población y el 70%, vive hoy de las remesas, bolsas clap, bonos, pensiones e ingresos básicos, en misiones y programas oficiales. Esté es el mercado principal de quienes gobiernan. A ellos van sus políticas públicas. Están organizados en comunas donde impera la propiedad comunal. La meta del gobierno es darle poder político. Para tomar decisiones y ejecutar proyectos. Es el principal fin del llamado “Plan de la Patria”, que dejó Chávez. Perderán facultades las juntas y asociaciones de vecinos, sociedades civiles y todas las organizaciones de base. El gobierno dirige al país hacia el poder comunal. Lo hará subordinando el pueblo al gobierno central.

     Como se observa, la lucha no esta focalizada en lo esencial. Andamos por las ramas. Desatendemos el tronco o el tallo. No escuchamos los latidos del corazón. Concentrados en las necesidades primarías. La situación es muy dura, económicamente hablando, y la sobrevivencia monopoliza. Pero no hay que perder el foco. La médula del problema es la orientación ideológica. El pensamiento que está detrás de las acciones y prácticas. El país sometido a un ensayo internacional donde se juegan la vida intereses políticos y económicos, en la presente guerra de la geopolítica mundial. Es una confrontación de potencias militares, científicas, técnicas y financieras. Venezuela, solo es un modelo de laboratorio. Con la patria de bolívar se esta jugando la suerte del continente hispanoamericano. Somos simplemente una cabeza de playa en la discrepancia entre las grandes potencias. Las protestas y violencias en Ecuador, Perú, Chile y Bolivia tienen la misma factura ideológica. Hacer frente al modelo neoliberal norteamericano. Lo que pudiera venir es la seguidilla de golpes de Estado retrógrados militares.

         Un momento crucial para la historia del continente. Cuando se agigantan o empequeñecen los hombres. Nunca antes el desafío había sido tan colosal. ¡Es ahora o nunca! La unidad opositora es fundamental. El oxígeno del gobierno lo esta suministrando la fractura opositora. Divide y reinarás. Para eso simula, crea artificios, confabula y hace pactos debajo de la mesa. La estratagema divisionista siempre ha estado en la agenda principal.  Va a elecciones de la Asamblea Nacional, el próximo año, pero primero concertó con un grupo de dirigentes opositores descarriados. Así, como Diógenes con su lampara buscaba un honesto, ahora hay que usarla para escoger la contrafigura de Maduro. ¡El primer chance lo tiene Guaidó! 

]]>
<![CDATA[Sinceramente ¡es la hora de Argentina!]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Sinceramente-es-la-hora-de-Argentina-20191029-0041.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Sinceramente-es-la-hora-de-Argentina-20191029-0041.html Hoy son las elecciones en Argentina y en Uruguay , momentos estelares para el destino político de ambos pueblos hermanos y para marcar una corriente de renovación de la Esperanza en nuestra región.

Aunque tenemos igual respeto y afecto por ambos pueblos, los conocemos y hemos aprendido a trabajar con ellos durante el esfuerzo Bolivariano para estrechar nuestra hermandad trabajo con los pueblos del Sur, sin embargo, en estas líneas nos vamos a referir en particular al caso de Argentina, seguros de que la derecha de la región sufrirá una aplastante derrota con la derrota de Macri. 

Porque, aunque los hermanos uruguayos también van hoy a las urnas, el pueblo de Artigas sigue apostando por la alternativa democrática progresista del Frente Amplio, encabezada por Daniel Martínez, antiguo compañero de trabajo al frente de la ANCAP, durante el primer periodo del presidente Tabaré Vásquez. Aunque se espera una segunda vuelta, la opción de Martínez luce con una clara posibilidad de triunfo. Uruguay ha resistido la ola de derecha de la región y se ha mantenido apegado al programa progresista y de izquierda de Tabaré y del Pepe Mujica, seguro estamos que el pueblo Uruguayo se mantendrá en el poder votando por el triunfo del Frente Amplio.

El pueblo argentino merece todo nuestro respeto por su historia y la gesta de San Martín; por Perón y la construcción de un gran país; por su juventud y pueblo trabajador martirizado por el horror de la dictadura; por su jóvenes inmolados en Las Malvinas; por su retorno a la democracia; por el testimonio del informe “Nunca Más”; por las Madres de la Plaza de Mayo; por José Ingenieros, Ernesto Sábato, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges; por Gardel, Maradona, por su fútbol, su gente, su densa cultura, su pasión. 

Tuve la oportunidad de trabajar y conocer su Buenos Aires, junto al presidente Chávez, en el período de gobierno de Néstor Kirchner, y luego con Cristina Fernández de Kirchner. La primera vez que visité Buenos Aires, ya como Ministro de Petróleo, fue en 2004, para garantizar la llegada al puerto de nuestro buque “Ezequiel Zamora”, con el primer cargamento de “Fuel oil” que enviamos a la Argentina. 

Respondíamos así a la solicitud hecha por el Presidente Néstor Kirchner al  Presidente Chávez de ayuda con el suministro de combustible de calefacción durante el invierno, ante la negativa de las petroleras locales a bajar los precios del combustible. Era primera vez que PDVSA hacía envíos a la Argentina, era la primera vez que veíamos al Sur. 

A partir de allí participamos de una intensa relación bilateral. Argentina venía de la inestabilidad política y el caos económico del neoliberalismo en su país, las privatizaciones, “los corralitos” y el empobrecimiento del pueblo. Nadie le prestaba un dólar al país, estaba en manos de los tenedores de deuda, luego aparecieron los “Fondos Buitres”. 

Le brindamos todo nuestro apoyo, estrechamos lazos de hermandad y solidaridad, como nunca antes. Argentina salió del abismo económico y del caos social. Logró estabilidad y soberanía.

Se comenzó a prefigurar un estrecho nivel de cooperación entre los países del Sur, apalancados en los gobiernos de los presidentes Lula, Tabaré, Néstor y Chávez. Luego vendrían Evo, Correa y el Pepe Mujica.

Fueron condiciones excepcionales que abrieron la posibilidad a un nivel de relacionamiento como nunca antes se vivió en la región. La derrota del ALCA en la Cumbre de Mar del Plata, en noviembre de 2005, permitió el nacimiento de la UNASUR, en la Cumbre Energética de Suramérica, que realizamos en Margarita, el 16 y 17 de abril de 2007 y que el Presidente Chávez llamó, “La Cumbre Perfecta”. 

La UNASUR, de tan efectiva actuación, dirigida por la presidenta Michelle Bachelet frenó el intento de golpe de Estado contra el presidente Correa, y dio pie al nacimiento en Caracas, el 2 y 3 de diciembre de 2011, de la CELAC, incluyendo al gigante México, Centro América y todo el Caribe. 

Más allá de las tonalidades e intensidades en la postura política de cada gobierno, fue un momento de excepción en nuestra región, que reflejaba una elevación de la conciencia política de los pueblos latinoamericanos y del Caribe, donde, por primera vez en su historia, nos veíamos unos a otros y comenzamos a trabajar juntos en defensa de nuestros derechos como pueblos, aceptando nuestras diferencias y enfoques, pero definitivamente, con una postura propia, soberana, independiente y progresista ante el mundo globalizado.

Los factores internos y los poderes hegemónicos siempre conspiraron contra nuestra unión, contra nuestros pueblos. La muerte del Presidente Chávez marcó un proceso de restauración de posiciones y gobiernos de derecha en nuestra región: Macri en Argentina, Piñera en Chile, maduro en Venezuela, Lenín Moreno en Ecuador y Bolsonaro en Brasil. 

Con distintos discursos y orígenes, Lenín Moreno y maduro con la traición a la plataforma política que los llevó al poder, mientras que Macri, Piñera y Bolsonaro, abiertamente de la derecha en sus países, todos han marcado un retroceso en la región, la fractura de su unidad y la restauración de privilegios y la dependencia. 

Macri es el caso que nos ocupa. Hoy será, sin lugar a dudas, derrotado por la dupla de los Fernández en las elecciones presidenciales de Argentina. Luego de los resultados de las PASO en agosto pasado, donde Alberto Fernández sacó 47% de los votos, contra 32% de Macri, una diferencia de 15 puntos que resulta insalvable para el macrismo, como dicen en Buenos Aires, “la RETA ya fue”.

Macri, lleno de odio y revanchismo, llegó al poder con la promesa de arrasar al Peronismo y al Kirchnerismo, ensañándose en perseguir a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, su hija Florencia y sus principales colaboradores, los más emblemáticos de ellos: el vicepresidente Amado Budú y el ministro Julio de Vido, ambos en prisión, así como en contra del canciller Héctor Timmerman, ya fallecido.

Macri utilizó el “lawfare”, así como lo hacen Bolsonaro, Lenín Moreno y maduro para perseguir a sus oponentes políticos.  La “judicialización de la política” se ha convertido en el nuevo instrumento de persecución en la región, junto con los linchamientos mediáticos, la inquisición 2.0.

Macri ha impuesto al país un paquetazo neoliberal, que bien podría llamarse “Programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica”, pero de efectos menos devastadores que el paquetazo de maduro. Veamos.

Macri estableció como meta el “déficit cero”; se ha negado a discutir las Paritarias con los trabajadores, escamotea sus derechos; ha endeudado al país de manera brutal. De acuerdo con datos del INDEC de Argentina, los pasivos externos alcanzan a 283.567 millones de dólares, el 54% de estos, adquiridos durante el gobierno de Macri. 

La inflación ha alcanzado el 57%; se han dolarizado los precios de los servicios públicos; la devaluación ha sido de 577%; han cerrado miles de pequeñas y medianas empresas, han salido miles de millones de dólares del país.

La derrota de Macri será la derrota del neoliberalismo, la derrota de maduro, de Piñera, Moreno, Bolsonaro. Sin duda alguna, será una victoria para el pueblo argentino, la capacidad unitaria de Alberto Fernández, el valor y la grandeza de Cristina Fernández de Kirchner, la victoria de los trabajadores, del Movimiento Barrios de Pie, de las Abuelas de la Plaza de mayo, los estudiantes, la juventud y de todo el país. Argentina sabrá hacer las cosas bien. 

Al momento de escribir estas líneas, siguen llegando noticias alarmantes de la represión y militarización en Chile, a pesar de los más de 16 muertos y cientos de tiroteados, el pueblo sigue en las calles, está cansado. La victoria de Alberto Fernández también le da fuerzas al pueblo chileno, asfixiado por la Constitución pinochetista, donde al “milagro económico” de la derecha, se le ha quitado la careta y descubre al país con más desigualdad del planeta.

La victoria de la dupla de los Fernández será buena para desenmascarar a los traidores Lenín Moreno y maduro, quienes, presentándose inicialmente como gobiernos de izquierda, han impuesto a nuestros pueblos un programa de derecha, un retroceso de sus conquistas políticas y sociales. 

Argentina hará contrapeso al fascismo en Brasil, a Bolsonaro. Junto a Uruguay, Bolivia y México podrá insuflar nueva fuerza a la posibilidad de la izquierda en la región, hacer contrapeso y detener la oleada de derechización y subordinación. Con la victoria de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, la Argentina ¡volverá a ponerse de pie!

]]>
<![CDATA[La renovación de la licencia de Chevron]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-renovacion-de-la-licencia-de-Chevron-20191025-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-renovacion-de-la-licencia-de-Chevron-20191025-0023.html Ha sido una bendición la renovación de la licencia que permite a Chevron operar en territorio venezolano hasta enero del 2020. Las renovaciones trimestrales son inconvenientes por el tiempo tan corto con lo cual no permite llevar a cabo lo planificado para la exploración, explotación, transporte, almacenamiento y comercialización, estos planes se ven amenazados, igualmente que las inversiones que deben ser hechas en las empresas mixtas de Petroboscán Y Petroquiriquire, tanto en Occidente y Oriente. Destacando que el crudo obtenido por Chevron interviene en las mezclas de crudos como mejoradores, para darle mayor valor al producto final, tanto en el mercado americano y otros mercados.

Chevron tiene una experiencia histórica sobre el manejo y explotación de crudos pesados y extra pesados. Esta experiencia y fortaleza financiera y comercial, garantizan un apoyo para Pdvsa y Venezuela. Con su permiso renovado no estaría sometido a las sanciones del gobierno americano permitiendo comercializar petróleo y derivados en territorio americano. Chevron podría hacer la refinación de crudo venezolano, en las diferentes refinerías instaladas en USA.

Además de Chevron, hay varias compañías americanas exceptuadas de las sanciones, Halliburtion, Schlumberger, Baker Hugues y Weaterfordl International. Todas estas empresas, son especializadas en el manejo de los pozos, subsuelo y superficie. Tienen las tecnologías más avanzadas, con músculos financiero y comercial en el mundo entero.

Pdvsa si en sus planes está el aumento de la producción de petróleo tiene que contar con estas empresas. Estructurar mecanismos financieros y comerciales que permitan una mayor eficiencia y racionalidad en la explotación petrolera. Hay que garantizar la operación y los pagos que correspondan.

En definitiva, en el negocio petrolero todos nos necesitamos, Pdvsa, las empresas explotadoras de petróleo, como Chevron, Shell, BP, ENI, ExxonMobil, CNPC, Total y otras, las empresas privadas venezolanas como soporte y respaldo de las obras y servicio que se demanden. De esta manera creceremos en volúmenes producidos y fortaleceremos los mercados internacionales y las empresas nacionales, generadoras de empleo y bienestar de las regiones donde se explote el petróleo.

Celebramos la renovación de las empresas americanas hasta enero del 2020. Tanto la oposición como el Gobierno deberían ponerse de acuerdo, por el bien del país. Dejar sin efecto las sanciones debe ser un fin y no un medio para forzar la democracia. Al fin y al cabo, quienes sufren los rigores de ellas, son todos los venezolanos. Los que se encuentran fuera del país son extraños a todos los problemas internos.

Cada quien debe asumir sus responsabilidades haciendo la política con altura y honradez, en beneficio del bien común.

]]>
<![CDATA[Responsabilidad y realismo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Responsabilidad-y-realismo-20191025-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Responsabilidad-y-realismo-20191025-0020.html  

Se van a cumplir dos años de hiperinflación y se va a experimentar una contracción del 40% del PIB, según proyecciones de Consecomercio. ¿Existirá un escenario más calamitoso? Desgraciadamente, desde hace mucho tiempo la depresión económica permeó toda la estructura productiva nacional, y no se prevé ningún gesto de reanimación por ninguna parte; al contrario se persiste en un modelo económico que no entrega certeza jurídica, no cree en la responsabilidad fiscal, mucho menos en el respeto a la política monetaria y ni hablar de equilibrios macroeconómicos que le saben a tomillo.

Hemos sufrido un paquete de políticas económicas que han empobrecido –generalizadamente- a nuestro país, quién lo dudaría. Todas las decisiones en dicha materia han sido erráticas. La única precisión que han tenido las medidas ha sido el desplome impactante en todos los sectores productivos. Hoy tenemos empresas de tradición derrumbadas –sobre todo en sectores de la construcción, banca y manufactura- y sobreviviendo casi que por sentimentalismo de sus dueños o porque ya la edad no les permite arriesgarse a emprender fuera de nuestras fronteras.

Ciertamente, el autoritarismo que sufrimos no permite conciliar las diferencias que nos separan o fabricar esos acuerdos necesarios para retomar una senda de  crecimiento económico sostenido. Sin embargo, debemos insistir en construir ese puente que nos una, porque la alternativa de la confrontación no desgasta a quienes tiene  las armas y están bien dotados para el choque violento.

En nuestra emergencia humanitaria compleja –aparentemente- cuesta repensar la construcción de la nueva sociedad con sus nuevas reglas, objetivos, principios, definiciones y sentido de ser. No obstante, producto de tantos mitos derrumbados en este tiempo, no hay dudas de que una nueva administración tendrá la obligación de emprender varias reformas que impliquen nuevos esquemas de relación; un nuevo reconocimiento del otro; un nuevo respeto por el otro.

En los últimos años, lo bueno de todo lo malo, es que esta experiencia nos ha marcado a todos de cualquier manera, y me atrevería a decir que la mayoría de la población aprendió la lección; millones de venezolanos se han cuestionado lo que somos; y ahora estará más preocupado por lo que seremos. El nuevo pacto de sociedad que fabriquemos estará cargado de mucha tragedia presente para no repetirla.

Por lo pronto, si por buena ventura hay pan de jamón en su casa el próximo diciembre, no dude que será acompañado(a) con Nicolás Maduro en Miraflores. Aunque duela, tiene que decirse, pues, una de las actitudes que nos ayudarán a solucionar la crisis política es –definitivamente- realismo y más realismo, con altas dosis de responsabilidad en todos los ámbitos.

]]>
<![CDATA[Golpe de timón]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-timon-20191025-0014.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Golpe-de-timon-20191025-0014.html Hace 7 años nuestro Comandante Chávez realizó una alocución televisada, desde una reunión con sus ministros y ministras,  reunión ésta reseñada  y titulada por un medio impreso como “Golpe de Timón”. Y así quedó nombrada para la posteridad.

En ella el recién reelecto Presidente Chávez,  para el periodo 2013-2019, expuso con claridad ideológica el camino del Socialismo Bolivariano.

Nos insistía allí en el carácter democrático de nuestra revolución:

“Una de las cosas esencialmente nuevas en nuestro modelo es su carácter democrático, democrático, una nueva hegemonía democrática y por tanto eso nos obliga a nosotros a qué; no a imponer sino a convencer, a convencer”.

Hugo Chávez nos recalcaba en la referida alocución, entre muchas otras cosas, los principios  de nuestro modelo económico:

“Un Estado que produce riqueza, un país que produce riqueza, un Estado que lleva parte de las riendas de la producción de la riqueza (…) constituye la base de la acumulación, que luego se conecta con un modelo de distribución igualitario, o que busca la igualdad, que promueve la igualdad, que genera la igualdad diría Bolívar, “establecida y practicada” en Venezuela”.

Como idea central de las orientaciones de aquel día, el Comandante insistía, más allá de un cambio en las condiciones materiales, en la trasformación cultural del modo de convivencia entre nosotros y nosotras:

“… el espíritu de la Comuna que es mucho más importante que la misma Comuna, la cultura comunal… es parte del alma de este proyecto”.

Rescato estos tres aspectos centrales del llamado Golpe de Timón: la democracia, el papel del Estado en la producción y distribución de riqueza y la conformación de un nuevo modo solidario de relaciones sociales.

La limitación, condicionamiento o conculcación del protagonismo democrático del pueblo; el fraccionamiento y debilitamiento del rol del Estado en la gobernabilidad económica; el establecimiento de relaciones clientelares e individualizadas, siempre comprenderán un rumbo distinto al trazado por Hugo Chávez.

Al respecto, creo que siempre debemos estar atentos a las desviaciones que las circunstancias pueden imponer, a las confusiones ideológicas que genera un momento tan complejo como el que nos toca vivir y que nos pueden hacer perder el rumbo, para poder rectificar a tiempo en el sentido que Chávez nos demandaba aquel 20 de octubre de 2012:

“La autocrítica, es para rectificar, no para seguirla haciendo al vacío, o lanzando como al vacío, es para actuar ya”.

Esas rectificaciones son las que hoy demanda el pueblo que sufre, resiste y lucha contra la agresión extranjera y la afrenta de todos los días contra su derecho a vivir con tranquilidad.

Hoy más que nunca: ¡Democracia protagónica; producción y gobernabilidad económica; construcción solidaria y popular de soluciones!, para recuperar el rumbo en la construcción de una sociedad donde quepamos  todos y todas con Independencia, igualdad, justicia y dignidad. Ese es el rumbo trazado, ese es el camino de Chávez.

]]>
<![CDATA[Zulia: Razones para protestar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-Razones-para-protestar-20191023-0092.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Zulia-Razones-para-protestar-20191023-0092.html No existe memoria histórica que recuerde un tiempo tan aciago por el sufrimiento que estamos viviendo los zulianos. 

El colapso de los servicios públicos humilla a cada uno de los que acá vivimos, nos afecta en la dignidad como seres humanos.  

El agua potable llega cada 3 o 6 meses cuando llega, hay zonas con más de un año sin ver una gota del vital liquido; el racionamiento eléctrico desde hace dos años golpea a enfermos, ancianos y niños; la escasez de gasolina nos hace perder horas/trabajo y madrugadas en colas de 6 y 10 horas; vivimos temerosos de enfermarnos por la tremenda crisis del sistema de salud regional, no hay un solo hospital en el zulia donde no se tenga que llevar todos los insumos para que los médicos atiendan al paciente.

La sensación de parálisis y abandono domina la vida cotidiana mientras vemos recrudecer la recesión y la hiperinflacion que ha traído desnutrición, hambre, pobreza y estrés en los trabajadores del campo y la ciudad y en las familias. La industria petrolera se desplomó, apenas produce 180 mbd. Los espacios de la educación, la ciencia y la tecnología se han vaciado de niños, jóvenes, educadores, científicos y artistas. El 75% de semáforos están inutilizados, la señal de Internet es intermitente, la basura no se recoge eficientemente.

Nuestra tragedia se acompaña de unos gobernantes totalmente de espaldas al ciudadano y con una capacidad asombrosa de mentir y manipular que les ha llevado a ser en nuestra historia los más rechados y descalificados por el 95% del ZULIA.

Cuando nos preguntan sobre soluciones a esta, la tragedia humana que vivimos, debo decir que la única apuesta que tenemos es que permitan al ZULIA, junto a toda Venezuela, votar en  libertad para producir un cambio político, civilizada, pacífica y electoralmente.

]]>
<![CDATA[Revolucionarios]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Revolucionarios-20191023-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Revolucionarios-20191023-0015.html La semana que pasó fue muy positiva en la búsqueda de consolidar la paz, de trabajo y de tranquilidad que merece y necesita  nuestra patria. El logro, contra el mandato del gobierno norteamericano, para que Costa Rica impidiera el ingreso de la vocería de nuestro país al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, es un triunfo y un compromiso para nosotros.

Las circunstancias violentas que sacuden social, jurídica y políticamente a gobiernos que se habían puesto a la orden del plan elaborado desde sectores del Departamento de Estado Americano, apoyado por venezolanos sin amor a lo propio, y cimentado en la complicidad fratricida de esos mandatarios, nos obliga a un esfuerzo mucho más orgánico y coherente hacia la eficacia, la eficiencia y la entrega absoluta a dar solución al sufrimiento  de nuestra gente.

La realidad que se devela en pueblos de países hermanos, no debe alegrarnos ni darnos cómoda tranquilidad. Debemos acelerar y relanzar el trabajo constructivo, luchar contra alcabalas y grupos con intereses particulares o sectoriales, remar en la dirección que espera nuestra gente sufriente.

La producción de alimentos, la generación de empleos estables, la solución a los servicios públicos y la convivencia con respeto a nuestros principios  frente  a los Estados Unidos y entre nosotros mismos. Negociación y trabajo con todos los sectores. Eso nos urge y debemos hacerlo ahora. En este breve respiro. Frente a nuestro pueblo sufriente y esperanzado.

Toda la fe de los venezolanos está puesta en el liderazgo del Presidente Maduro para que cada uno saqué la tarea asignada que nos garantice lo que comprometimos desde nuestros inicios: "Pan, Ciencia y Dignidad".

Dormirnos, pensar que vencimos, que lo estamos haciendo todo bien, puede llevar a la desesperanza y la frustración de nuestro pueblo que es en el fondo  CARIBE.

Es momento para revisar y relanzar, junto a la patria de Bolívar, con el líder del proceso, todo y todas sus expresiones que quieran ayudarnos, para lograr la paz, la convivencia y la estabilidad económica de la patria

]]>
<![CDATA[Es la economía, estúpido (cuarta parte): ¿Cómo destruyeron Pdvsa (III)?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-cuarta-parte--Como-destruyeron-Pdvsa-III-20191021-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-cuarta-parte--Como-destruyeron-Pdvsa-III-20191021-0024.html  

Recapitulando: 

En el artículo anterior de esta serie “Es la economía, estúpido”, comentamos que los resultados de nuestra gestión al frente de PDVSA no sólo se reflejaron en la calidad de vida de nuestro pueblo durante el período 2004-2012, sino en la valoración financiera y operacional de la empresa, expresada en sus estados financieros auditados. Los números no mienten, como le gustaba repetir al presidente Chávez, “Dios habla por las matemáticas”. 

Igualmente, mencionamos los mecanismos de rendición de cuentas de PDVSA ante todas las instancias del Estado Venezolano y al público en general, reflejada en los informes de gestión, así como la atención a todos los requerimientos de información, explicaciones e interpelaciones, ante los organismos respectivos: Ejecutivo Nacional, Asamblea Nacional, Contraloría General de la República, entidades financieras, socios y trabajadores. 

Todo eso está allí, debidamente documentado y soportado, basta tomarse el tiempo para revisarlo, al menos en sus aspectos fundamentales: producción, exportaciones, suministro al mercado interno, aportes al Fisco, aportes a la Nación, activos, patrimonio, operaciones de la empresa; para echar por tierra, rebatir, la falacia esgrimida tanto por el madurismo, como por la oposición, de que nuestra gestión (2004-2013), es decir, la conducción de PDVSA durante el periodo Chavista, fue la causa de la situación de colapso y ruina en la que se encuentra actualmente nuestra empresa. 

“El que tenga ojos que vea”, como decía el Comandante Chávez, hay que estudiar el tema petrolero para no dejarse confundir por la avalancha de desinformación y mentiras que la maquinaria de propaganda del gobierno o la oposición hacen sobre PDVSA, cuyo propósito es, como siempre, evadir su responsabilidad; unos y otros, y, preparar las condiciones para su privatización. 

Al final de cuentas, la destrucción y debilitamiento de PDVSA es el paso previo, la condición necesaria, para rematarla y venderla a precio de gallina flaca. En esto coinciden, tanto el madurismo como la oposición, dos caras de la misma moneda; es por ello que sus maniobras y escándalos políticos buscan preparar al país para lo que será el peor despojo de nuestra historia contemporánea: privatizar PDVSA y entregar el petróleo.

El domingo pasado también conversamos sobre la complejidad de las operaciones petroleras, que deben ser continuas e ininterrumpidas, exigen dedicación, conocimiento, experiencia y una rigurosa estructura de control operacional y financiero. 

Igualmente, se requiere la experiencia gerencial para garantizar el funcionamiento de 393 empresas filiales, 100 mil contratos al año y todas las operaciones de procura, servicios, logística y suministro para atender las operaciones; dirigir el esfuerzo de más de 113 mil trabajadores, gerentes, ingenieros, técnicos, supervisores, operadores y obreros, con conocimiento especializado, patriotas, honestos, conscientes de su deber con el resto de la sociedad. Trabajadores incansables, probados en mil batallas en defensa de la soberanía, que hoy se encuentran perseguidos, encarcelados, maltratados por una dirección anti obrera, que se comporta en PDVSA como si fuese un ejército de ocupación. 

Decíamos que a estas complejidades propias de la actividad petrolera, en nuestro caso, se agregaron las adicionales, derivadas de las tareas propias de una empresa nacional petrolera, al servicio del pueblo, instrumento del Estado Venezolano, tanto para el ejercicio de la Plena Soberanía Petrolera, como de la lucha denodada en contra de la pobreza, la exclusión; empeñados en construir un modelo económico que superara al rentismo petrolero, capitalista, depredador y dependiente, para construir un modelo que, sin renunciar a los beneficios de la renta petrolera, se basara en el trabajo, la solidaridad y la justicia social para alcanzar los objetivos que están plasmados en el Plan de la Patria.

La ruta de la destrucción: maduro nunca entendió nada

maduro ha demostrado una absoluta incapacidad para gobernar el país, a seis años de gestión, los resultados catastróficos de su gobierno lo colocan como el peor presidente de nuestra historia Republicana. El manejo del sector petrolero y de PDVSA es la mayor evidencia de su incapacidad para entender y dirigir los aspectos claves del funcionamiento del Estado. A su increíble desorden orgánico hay que agregarle su falta de conocimiento y humildad, así como, su aversión al estudio, al trabajo. El país le quedó grande, PDVSA también.

Nosotros, en el equipo de gobierno del presidente Chávez, ya sabíamos de esta característica de maduro: tiene una amplia experiencia en la maniobra política, sindicalera, parlamentaria, pero nunca ha pegado un bloque sobre otro. Así es que, desde que fue nombrado vicepresidente del país, ya con el presidente Chávez muy enfermo, hicimos todos los esfuerzos para explicarle a maduro el tema petrolero, sin pretender que se hiciese un experto (no tiene porqué serlo), al menos, que entendiera los fundamentos de nuestra política petrolera, la Plena Soberanía Petrolera, en qué situación se manejaba PDVSA, cuáles eran sus fortalezas, sus debilidades, restricciones, el marco legal y constitucional que la rige, cómo era la nueva arquitectura financiera del país, los Fondos de los que disponía el Estado, cuáles eran las amenazas y debilidades sobre nuestro modelo económico, cómo todo dependía del ingreso petrolero. 

Lo hicimos con honestidad, para ayudar a la conducción del país. Pero no entendía nada, lo subestimaba todo, no prestaba atención, siempre era una chanza, una “jodedera”, una falta de rigurosidad y estudio.

Para mí eso resultaba un choque. No sólo por mi perfil profesional, técnico-político, sino por mi forma de trabajo estructurado, dedicado y muy serio. El trabajo al servicio del Estado requiere de la formalidad y la rigurosidad propia de la conciencia que se tiene de que un país depende de tu desempeño, asertividad, constancia. 

maduro trataba de suplir su imposibilidad de entender el tema petrolero, colocando a Erick Malpica como su interlocutor. Éste entendía menos. maduro nunca se dejó ayudar por el equipo de gobierno del presidente Chávez, no escuchó, prefirió rodearse de sus incondicionales, todos incapaces y sin experiencia, para tratar de descubrir la rueda o el agua tibia. Es allí, ante la debilidad de un presidente y su falta de conciencia política, donde aparecen los “asesores”.

maduro está rodeado de “asesores” representantes de intereses privados nacionales e internacionales, lobistas, aduladores, oportunistas, que se han hecho con las operaciones, activos y recursos de PDVSA. Pero, para darse algún piso “ideológico”, maduro se rodea de “expertos petroleros” que el Comandante Chávez nunca trajo al gobierno, mucho menos, al sector petrolero. Éstos, arremeten contra la política petrolera de Chávez, contra la Faja Petrolífera del Orinoco, el mayor proyecto estructurante del país; contra los proyectos Gasíferos costa afuera, el Mariscal Sucre; en contra del control Estatal de PDVSA, a favor de su privatización. Es increíble el nivel de coincidencia entre el madurismo y la oposición, ambos discursos coinciden con los mismos argumentos de la Apertura Petrolera.     

Los riesgos de intervenir en la complejidad de la industria petrolera y, en particular, en las exigencias en la conducción de PDVSA, la empresa que tenía sobre sus hombros el funcionamiento del país, se lo advertí a maduro en la primera ocasión en que me dijo que él quería el control de la empresa, luego lo hice a Diosdado, en agosto de 2014, cuando fue a comunicarme la decisión de ellos de que entregara PDVSA y el Ministerio de Petróleo. 

La realidad es que en el sector había muchos “zamuros” esperando que el Presidente Chávez muriera para entrar a cambiar nuestra política petrolera, controlar PDVSA, el petróleo. Sabían que conmigo no contarían para eso, ni para ninguna otra cosa. Tenían que sacarme de allí como fuera.  

Sobre el gobierno había mucha presión de las compañías petroleras e intereses económicos que, luego de la partida del Presidente Chávez, querían colocar en el Ministerio de Petróleo y en PDVSA una dirección más “flexible” a sus intereses. Es decir, no se trataba sólo de la oportunidad de negocios y poder para la élite madurista, sino de las exigencias de los socios: descuentos en las ventas de petróleo, las mejores áreas de la Faja Petrolífera, el gas, las refinerías del Caribe, la reversión de las áreas nacionalizadas, los contratos de servicio, las exenciones impositivas, de regalías, el control de las operaciones. 

Para ello, hay que decirlo con tristeza, a partir de nuestra salida y la “purga” de los sectores Chavistas de la dirección del sector, contaron con la participación de compañeros que nos acompañaron por diez años en la dirección de la empresa. No los juzgo, pero sin tener la experiencia política, ni conocimiento de los factores de poder en pugna, se dejaron llevar por la maniobra política del madurismo, quien siempre se aprovechó de la manipulación del concepto de “lealtad”; no supieron zafarse y éste les pagó con humillación, la cárcel y la muerte. El único que se ha mantenido protegido por maduro es Asdrúbal Chávez. Es el manejo que éste hace de lo que él considera una franquicia.

¿Cómo es posible destruir una empresa como PDVSA en tan poco tiempo?

En el país, muchas personas de buena fé, se preguntan: ¿qué pasó con PDVSA?, ¿cómo la pudieron destruir en tan poco tiempo? Los opositores y el madurismo le achacan la destrucción de PDVSA al Presidente Chávez, a nuestra gestión y al modelo de una empresa nacional de petróleo, subordinada al Estado. Claro, lo hacen para dar sustento a su tesis de privatización. 

Lo primero que quisiera decir es, que una empresa como PDVSA se puede destruir en tan sólo tres meses, ya tuvimos una experiencia: durante el criminal sabotaje petrolero, la “meritocracia” petrolera, entre diciembre de 2002 y enero de 2003, lograron paralizar nuestra empresa.

La producción de petróleo cayó a sólo 23 mil barriles día en enero de 2003, no había gasolina, ni gas; el Complejo Refinador Paraguaná (Cardón-Amuay), así como la Refinería de El Palito estaban paralizadas. Todo el sistema de automatización y control fueron saboteados, no había operaciones de ningún tipo; NO se exportaba petróleo, tuvimos que declarar “fuerza mayor”, perdimos 17 mil millones de dólares en la empresa. Es decir, PDVSA se puede destruir en cuestión de meses, como ya lo demostró la acción golpista de la oposición entre 2002-2003. 

Pero nosotros demostramos que todo ese desastre se puede resolver; ya para abril del 2003 pudimos levantar la producción a 3 millones de barriles día, reiniciamos exportación, reactivamos las refinerías, y pudimos reanudar el suministro de gas y gasolina al mercado interno. Teníamos capacidad y liderazgo, estábamos movilizados junto al pueblo, por todo el país, en todas las áreas, con una Junta Directiva y un cuadro gerencial patriota, cuadros técnico políticos de primera línea, con conocimiento y liderazgo. Teníamos a Chávez.

Sin embargo, la destrucción de la PDVSA a manos del madurismo es profunda. Me comentaba uno de aquellos gerentes patriotas de la derrota del Sabotaje que, si midieramos la gravedad del daño causado a la empresa del 1 al 10, el daño del sabotaje petrolero fue 3, en cambio, el daño que el madurismo ha hecho es 10. 

Todavía falta evaluar en su completa extensión el daño operacional, a los yacimientos, a las instalaciones, su capacidad productiva, su prestigio como empresa; y, sobre todo, el daño que han hecho a sus recursos humanos, su conocimiento, destrezas, su moral, autoestima, conciencia y compromiso. 

Esta evaluación es lo primero que tendremos que hacer para poder estructurar un plan efectivo de recuperación de la empresa. Tenemos que hacerlo, el petróleo está allí y lo necesitamos para reconstruir al país.

Vamos a tratar de agrupar los factores más importantes que han incidido en la destrucción de PDVSA a partir de agosto de 2014. Partimos de allí, pues los números del cierre de PDVSA a diciembre de 2013, muestran una empresa petrolera, la quinta a nivel mundial, con solidez financiera y sus capacidades productivas a niveles máximos, con alta moral y sus trabajadores movilizados para defender la industria y el país.

En cuatro largos años de la noche madurista, han sucedido graves hechos que condujeron a la destrucción y ruina de PDVSA. Veamos.  

1. La Junta Directiva

La Junta Directiva de PDVSA es el máximo órgano de dirección y administración de la empresa. Hasta 2014, estuvo conformada por un presidente, dos vicepresidentes, 5 directores internos y 3 directores externos. Todos, excepto los directores externos, teníamos responsabilidades operacionales o de funcionamiento de la empresa. Los directores externos no tenían responsabilidades en la operación, sólo emitían puntos de vista y observaciones. 

Éste era un organismo colegiado, cuyas decisiones eran de consenso, unanimidad, es decir, no existían “votos salvados”; si algún miembro de la Junta tenía alguna duda razonable sobre alguna cuestión, la misma era revisada y debatida hasta poder responder cualquier duda o cuestionamiento.

Históricamente, la Junta Directiva de PDVSA, por tener responsabilidades operacionales, aunque era designada por el presidente de la República, era conformada por lo mejor de la empresa, cuadros técnicos de amplios y profundos conocimientos en las distintas áreas de su competencia, con liderazgo y ascendencia sobre los cuadros gerenciales y trabajadores de cada sector de la empresa. Normalmente, cada director tiene responsabilidades de enlace sobre cada uno de los segmentos del negocio: Exploración y Producción, Refinación, Comercio y Suministro, Gas, Finanzas, etc.  

Luego de la derrota del Sabotaje Petrolero, a estas características técnicas y de niveles de experiencia, se le agregó la condición indispensable de compromiso con nuestra política de Plena Soberanía Petrolera y subordinación al Ejecutivo Nacional, por intermedio del Ministerio de Energía y Minas, hoy Ministerio de Petróleo, que representa al único accionista de la empresa: el Estado Venezolano.

En el 2003, cuando derrotamos el Sabotaje Petrolero, a nadie se le ocurrió, ni a nosotros desde el Ministerio, ni al presidente Chávez, incluir en la Junta Directiva a nadie ajeno a la industria. Asumimos la conducción de la empresa personas con conocimientos en el área y competencias para dirigir el negocio, lo que nos permitió, no sólo superar el Sabotaje y restablecer la operatividad de la empresa, sino mantenerla estable por un período de 12 años, hasta el 2014.

De allí en adelante, todas las Juntas Directivas de la Nueva PDVSA conjugan el conocimiento, la capacidad y experiencia en el sector petrolero y en PDVSA, con altos niveles de compromiso y conciencia sobre su responsabilidad y contribución al fortalecimiento de nuestra soberanía y el desarrollo del país, subordinados además, por primera vez efectivamente, al Estado venezolano. 

Esta característica la replicamos en todas las áreas, negocios y unidades operativas de la empresa. Era la única manera de conducir una empresa como PDVSA, una empresa nacional de petróleo, en un país en Revolución, una empresa nacional petrolera de altísimo desempeño técnico y profesional, consciente, popular, revolucionaria y actor fundamental del proceso de profundas transformaciones que se vivían en el país. 

En tantísimas ocasiones, de manera pública, el Presidente Chávez expresó su reconocimiento a nuestro trabajo y el profundo respeto que sentía hacia el equipo de hombres y mujeres que habíamos convertido a PDVSA, y al petróleo, en un instrumento de liberación de nuestro pueblo. 

Para el presidente Chávez, los trabajadores petroleros estaban a la vanguardia de la Revolución Bolivariana y sabía que siempre podía contar con la Nueva PDVSA para cualquier tarea de la Patria, no importaba ni el tamaño, ni la complejidad, él sabía que le cumpliríamos al pueblo; y, así lo hicimos. 

El presidente Chávez, a pesar de que hacía un seguimiento y marcaje diario del desempeño de PDVSA y solía ser muy estricto y exigente con nuestros equipos, me comentaba permanentemente que no podíamos permitir que la empresa fuese el terreno de disputa o luchas internas de los factores que apoyaban a la revolución, ni de cualquier otro factor político o económico del país. 

Él estaba convencido que PDVSA y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana eran estratégicas para el país, vitales para su soberanía y, por tanto, debían estar lejos de la diatriba y manipulaciones de grupos. Esa condición y orientación del Presidente Chávez era seguida por nosotros y por mí, como presidente de la empresa, de manera escrupulosa y firme. 

Aunque teníamos una clara posición a favor de la Revolución Bolivariana y del esfuerzo socialista, no permitimos que en la empresa se incubaran factores extraños, intereses particulares, como sucedió en tantos ministerios y empresas del Estado.

El presidente Chávez  estaba seguro de ello, todos los organismos de inteligencia del Estado seguían nuestros pasos y movimientos, además, de todos los factores políticos o militares que siempre le rendían informes sobre PDVSA a lo largo y ancho del país. Nuestra lealtad al Presidente Chávez y a nuestra posición revolucionaria nos la cobrarian bien caro después de la muerte del Comandante. 

A partir de 2014, el madurismo convirtió a la Junta Directiva de PDVSA en terreno de la pugna entre los grupos que se disputaban el control de la empresa, y del país. 

Nombraron directores con responsabilidades operacionales claves que no tenían ningún tipo de competencias técnicas, ni conocimiento, sino que eran las cuotas de poder de los distintos grupos. Los ministros incluidos en la Junta, sin saber nada de nada sobre la industria petrolera, se convirtieron en “jefes” operacionales, “aprendices de brujos”, tomaban decisiones claves sobre las operaciones y estrategias de la empresa. Esto constituyó un craso error.

En una empresa como PDVSA, o cualquier otra empresa petrolera, es imperativo que las decisiones operacionales sean tomadas por personas con las capacidades técnicas y el conocimiento necesario. No se puede pretender que actividades tan complejas sean desempeñadas por cualquiera.  El estudio y la experiencia no pueden ser puestas de lado en una empresa de estas características, que necesita operar de manera continua, no se pueden interrumpir procesos productivos que son interdependientes unos con otros.

Lo más grave de estas sucesivas Juntas Directivas del período madurista es que, no sólo se nombraron personas sin conocimiento y experiencia en puestos claves de dirección de la empresa, sino que éstas sólo actuaban como agentes de determinados intereses grupales. Fueron puestos allí para cumplir la tarea de penetrar la empresa, bloquear sus procesos, incidir a favor de sus intereses y, desde allí, cumplir las órdenes de los distintos “jefes” del madurismo: las de maduro, Tareck, Delcy, Diosdado, Cilia, los familiares de cualquiera de ellos, o los privados que fueron tomando control de los negocios. 

El madurismo ha actuado en PDVSA con saña y odio, con una conducta rapaz, marginal, derrochadora de los recursos y del prestigio de la empresa; pero a la vez, deslumbrados y subordinados por el interés transnacional que les toca la puerta para cobrar la factura por los favores recibidos y con la promesa de que ellos se harán “cargo” del negocio.

Al inicio, el madurismo se manejó con Asdrúbal Chávez en el Ministerio de Petróleo y Eulogio Del Pino en PDVSA. Asdrúbal llegó al cargo con hambre vieja, con mucha miseria humana, de la mano de los hermanos Rodríguez, desmantelaron las capacidades técnicas del Ministerio, botaron más de 200 trabajadores y los sustituyeron por igual número de empleados de la Alcaldía del municipio  Libertador. Borraron discursos, desaparecieron documentos, persiguieron hasta los almanaques y fotos, colocaron a su personal de confianza en los procesos claves para descabezar al Ministerio y sus capacidades de control y Fiscalización. 

En PDVSA, Del Pino abrió las puertas de la empresa al madurismo, la entregó a factores extraños a la misma, quienes iniciaron una persecución y un ensañamiento en contra de los trabajadores y gerentes de lo que el madurismo identificó como “ramiristas”; es decir, se inició una persecución contra los cuadros Chavistas de la empresa. 

Del Pino no fue capaz de proteger a sus trabajadores o compañeros de trabajo, evitar el atropello y que se vulneraran los procedimientos y normas, el marco legal que regulaba las relaciones y funcionamiento de la empresa. Se instaló el miedo y el silencio, muchos agachaban la cabeza, pensando que esa “razzia” no los tocaría a ellos. Del Pino cometió el peor error de su vida, pensó que el madurismo lo aceptaría como a uno de ellos. Caro pagaría ese error. 

Los Ministros de gobierno nombrados en la Junta Directiva como Directores externos, sin embargo, asumieron la conducción y el control de la empresa, de sus operaciones. Era una intervención velada de la empresa, por personas que no tenían idea de lo que estaban haciendo. Unos irresponsables.

En alguna ocasión, fueron sólo dos en todo el período, Eulogio del Pino me llamó para decirme que habían colocado una vicealmirante como vicepresidenta ejecutiva, figura que no existía y fue creada junto a una cantidad increíble de vicepresidencias, sólo para restarle a él autoridad y poder, cada uno de los personeros del madurismo quería tener su propia vicepresidencia. Es decir, a partir de ese momento, todas las decisiones ejecutivas pasaban por las manos de “la Almiranta”, y necesitaban su aprobación. Lo mismo pasaba en Finanzas, en Comercio y Suministro, en los asuntos internacionales, en RRHH, en las designaciones, se perdió la jefatura de la empresa. Eulogio sólo daba la cara, ya no controlaba nada.

En un momento determinado y a medida que se deterioraron las operaciones de la empresa, se desplazaron y encarcelaron a los últimos directores con competencias técnicas de la Junta Directiva y comenzaron a cambiar y colocar Directores internos sin la debida experiencia, ni liderazgo en el seno de los trabajadores.

La injerencia en las decisiones operacionales de los distintos personeros del gobierno paralizaron a la empresa y sus procesos. El Sebin y el DGCIM ocuparon todos los ámbitos de la empresa, se inició una campaña de represión y persecución, sospechas, encarcelamientos y extorsiones. Se instaló el miedo. 

Se inició una rotación de personal de dirección de muy poca experiencia, que respondía más al hecho de que ya no tenían gente calificada para asumir roles tan importantes: o los habían hecho presos, o se fueron de la empresa, o no gozaban de la confianza de “fulano o fulana” en el gobierno, todos los trabajadores y gerentes eran sospechosos. 

Así, entre 2014 y 2019,  se han nombrado 7 Juntas Directivas de PDVSA donde ha habido de todo: un presidente Mayor General General de la Guardia Nacional; una Vicepresidenta Ejecutiva, Almirante; un Jefe de Comercio y Suministro, especialista en tuiter, que llevaba la sala de twitter en Miraflores, luego un General; un Vicepresidente de Exploración y Producción que venía de ser jefe de un distrito en oriente; el actual, es arquitecto; un Vicepresidente de Refinación, militar; Vicepresidentes de Finanzas, personas que venían de administrar el edificio de Cancillería o llevar las minutas del Canciller; personal sin experiencia, sin capacidades.

Es en esas circunstancias cuando entra Nelson Martínez a la rotación de maduro. Entre Ministro y presidente de PDVSA, Del Pino y Martínez, los intercambiaban en sus responsabilidades, pero no se entendían, y no se percataron de que pagarían los platos rotos del fracaso de maduro. Eran perfectos para maduro, venían de la industria, habían estado en el período de Chávez-Ramírez, eran técnicos, y no tenían ningún tipo de apoyo político. 

Aunque los dos fueron leales a maduro, de lo cual este se aprovechó para imponer a la empresa sus planes o ideas, por más absurdas que fueran, al final, cuando se evidenció el fracaso, y los otros factores políticos pidieron sus cabezas, maduro los trató de una manera cruel y  humillante. Sus detenciones significan  una página oscura del país sobre cómo un presidente y un fiscal pueden abusar y hacer linchamientos morales de dos funcionarios, violar sus derechos, exhibirlos como delincuentes. Es triste e indignante, pero además una lección para los que piensan, en el gobierno, que el odio de maduro o de cualquiera de su círculo íntimo no los tocará a ellos. 

Del Pino sigue secuestrado, junto con más de 100 trabajadores y gerentes de PDVSA, Nelson Martínez pagó con su vida, una muerte absurda y repudiable, que no puede quedar impune. 

La llegada de Quevedo a la presidencia de PDVSA se produjo de la mano de Diosdado y manchada por los atropellos cometidos por el madurismo en la empresa. Su designación le dio la estocada final a la empresa; una compañía que está en venta y Quevedo es el gestor. 

PDVSA se militarizó. Oficiales de la Guardia Nacional, sus familiares y amigos ocupan los puestos claves de la empresa, especialistas en maltratar a los trabajadores y escamotear las conquistas obreras. 

Con el Decreto 3.368  Quevedo, actuando al margen de la ley, ha cedido la dirección y las operaciones de la empresa a factores económicos privados, a los socios de las empresas mixtas y a una amplia gama de irresponsables que se han apropiado de los distintos sectores del negocio para lucrarse, y obtener pingües beneficios. Las operaciones e instalaciones fueron abandonadas, o cedidas a los privados, bajo la figura de “contratos de servicios”. 

No hay jefes operacionales, líderes, a nadie que le duela PDVSA, una empresa sin una Junta Directiva petrolera, sin rumbo, se estrelló en el abismo madurista.

2. El control de las finanzas

Finanzas es una Vicepresidencia clave para el funcionamiento de la empresa. Es ella la que administra los ingresos, egresos, la ejecución presupuestaria y todos los procesos para garantizar los recursos para las operaciones, que estén disponibles y a tiempo. De ella dependen todos los procesos de pagos a proveedores de servicios indispensables para las operaciones, procura de todo tipo de equipamiento, repuestos, dirigir los comités de licitaciones, pagos de nómina, sistema de salud de los trabajadores, seguros, logística operacional, operaciones financieras, endeudamiento, instrumentos financieros, financiamiento de proyectos. 

Debe rendir cuenta semanalmente al Fisco, a través del Ministerio de Finanzas, del pago de regalías y aportes a todos los Fondos (Fonden, Fondo Chino, Fondo Independencia, etc) y al SENIAT de la recaudación de impuestos petroleros, además de coordinar las operaciones y ventas de divisas con el BCV.

Esta función tiene una robusta estructura central, corporativa, que se replica y extiende a todos los negocios, unidades operativas, empresas mixtas y filiales en Venezuela y el Exterior, con plataformas de control como el SAP que deben mantenerse al día. 

Finanzas debe garantizar el cobro de la factura petrolera en los términos establecidos en los contratos de suministro, de acuerdo con las fórmulas de precios. Todo su desempeño es permanentemente auditado por los distintos organismos de control de la empresa y del Estado; Auditoría Interna de la Empresa, la oficina de la Contraloría General de la República, los auditores externos, los socios y sector relacionado, así como las instituciones financieras nacionales e internacionales. 

Es una tarea vital que requiere de mucho conocimiento, capacidad de trabajo y dedicación a tiempo completo.

A partir de diciembre de 2014, el madurismo toma el control de esta función, colocando a Erick Malpica Flores al frente de ella, para luego convertirla en una Vicepresidencia. Este personaje sin ninguna experiencia previa en finanzas, venía de ser el administrador de la Cancillería y persona de la más absoluta confianza de maduro. Al mismo tiempo se desempeñaba como Tesorero Nacional, lo cual ya era un evidente conflicto de intereses (“se pagaba y daba el vuelto”). Además de su poca experiencia, nunca había estado vinculado al negocio petrolero. No lo conocía, cosa que me consta, pues al inicio del gobierno trataba de explicarle, sin éxito, de qué se trataba toda la gestión financiera de PDVSA. 

El nuevo Vicepresidente de Finanzas de PDVSA jamás había estado en una instalación petrolera, ni conocía sus procesos, ni su importancia, ni las prioridades operacionales. 

Con estos antecedentes, cualquiera se preguntaría, entonces, ¿Cómo podía saber de las necesidades y complejidades del negocio? ¿Con qué criterio tomaría las decisiones diarias que se requieren en su posición? ¿Cómo podía ser la contraparte de los socios extranjeros de PDVSA, de la banca internacional o del sector de servicios?, si no sabe la diferencia entre la regalía y el impuesto petrolero, Si el Vicepresidente de Finanzas no sabe cómo funcionan los Fondos petroleros, el Fonden, Fondo Chino, etc. ¿Cómo podía rendir cuentas al Fisco, al Estado, al país? 

Para ser vicepresidente de finanzas de una empresa petrolera como PDVSA, se debe ser capaz de estructurar y hacer seguimiento a un presupuesto anual de costos, gastos e inversiones de 40.000 millones de dólares, administrar ingresos por ventas de petróleos y productos de 114.000 millones de dólares al año, garantizar los aportes al Fisco y a la Nación por 60 mil millones de dólares cada año. Debe ser capaz de leer y entender un Estado de Ganancias y Pérdidas de una empresa como PDVSA, debe revisar sus Estados Financieros y estar al día con todas las operaciones de la empresa, para que nada se detenga, ser capaz de preparar y revisar reportes financieros, informes de gestión, los Estados Financieros Auditados de 193 empresas filiales y consolidar en un solo informe Corporativo .

La única razón por la cual maduro colocó allí a Malpica era la de desviar los recursos de PDVSA. Ya no tendrían que cumplir con ninguno de los mecanismos legales que ni entendían, ni les importaban mucho, para obtener los fondos de la industria, porque  ahora era directo, como una “caja chica”. Todas las necesidades del madurismo, del tipo que fueran, se resolvieron así con la empresa. Para eso necesitaban en esa posición a un incondicional. Lo mismo hicieron en la Tesorería Nacional, en el Ministerio de Finanzas, BCV, Cencoex, Fonden, Fondo Chino, son los mismos personajes, el mismo propósito, los mismos resultados.

La gestión de Malpica en la Vicepresidencia de Finanzas se caracterizó por el hecho de que nunca iba a su oficina, “trabajaba” a tiempo compartido entre la Tesorería y PDVSA, o sencillamente, no iba a PDVSA. Suponía que esta empresa se podría manejar a distancia, por intermedio de “asistentes”. Sólo se ocupaba de disponer de los recursos que maduro le indicaba. Las operaciones de PDVSA no estaban en sus prioridades, aunque era vicepresidente de la empresa. 

Luego vendría Simón Zerpa a desempeñar esta función, al mismo tiempo que se desempeñaba como Ministro de Finanzas. Además del conflicto de interés entre sus posiciones, al igual que su predecesor, Zerpa no tiene ni experiencia ni conocimiento sobre el sector petrolero. Su desempeño anterior era como ayudante del Canciller en sus giras. Su mérito, ser incondicional al madurismo.  

Su gestión estuvo signada por las mismas características que la gestión de Malpica: absoluto desconocimiento de los procesos productivos, de las prioridades de la empresa y de las necesidades operacionales. 

Es en este período que maduro utiliza a Citgo y PDVSA en operaciones financieras y de endeudamiento, que están muy cuestionadas por las condiciones y colaterales que se usaron y que comprometen la propiedad sobre importantes activos de la Corporación y del país. 

Son estas operaciones, autorizadas por estos Directores, quienes a la vez eran ministros de maduro, las que argumentó el madurismo para llevar a prisión a la Junta Directiva de Citgo y al Ministro Nelson Martínez. 

Si estos gerentes, que fueron invitados bajo engaño a una supuesta reunión en Caracas, en pleno Salón Simón Bolívar de La Campiña, para hacerlos presos, con espectáculo público incluido, por policías encapuchados, tuviesen algún día la oportunidad de ir a juicio, le dirían al país, la verdad de estas operaciones. Por eso, los mantienen secuestrados.

Esta conjunción de factores negativos, en un área vital para el funcionamiento de la empresa, como es la Vicepresidencia de  Finanzas de PDVSA, colocó un freno, o más bien, sabotearon una cantidad de procesos que afectaron las operaciones de distribución, mercado interno, refinación y producción de PDVSA. Veamos algunos ejemplos sencillos:

El suministro de combustible de a La Gran Caracas: gasolina, diesel y gas, depende  de las instalaciones de Carenero. La única manera de abastecer los tanques de almacenamiento de Carenero es con buques de cabotaje, éstos son buques que sólo hacen transporte de petróleo o productos entre nuestras instalaciones en el país. 

Normalmente, el combustible que producíamos en el CRP, El Palito o Puerto La Cruz, llegaban en buques de cabotaje a Carenero para abastecer a La Gran Caracas. Cuando Finanzas no hacía el “fletamento del buque”, es decir, contratar el buque para la operación, o se retrasaba en los pagos a sus dueños, y la deuda llegaba a un punto insostenible, el dueño del buque no entraba a Carenero, no buscaba más combustible y La Gran Caracas se quedaba sin gasolina. Así de sencillo. Era culpa de la gente de maduro en Finanzas, que estaban aprendiendo y desconfiaban de todo el mundo en la empresa, pero éste salía denunciando una “conspiración”, “mafias” o cualquier tipo de barbaridad y apresaban a los operadores. Ésta es una realidad que sucede permanentemente en el interior del país, tanto con El Palito, Yagua, así como, en Bajo Grande. 

En la Dirección Ejecutiva del Occidente, para la producción de petróleo y gas en el Lago de Maracaibo,  se necesitan más de 1.500 embarcaciones, entre lanchas, gabarras y remolcadores, para la logística de materiales, personal, trabajos de superficie y equipos requeridos para las operaciones. Eran 12.000 trabajadores, operadores, buzos, que había que movilizar todos los días, desde las 4 am, para atender las operaciones de 6.300 pozos activos, 1300 Kms de oleoductos principales y secundarios, 740 Km de gasoductos, más de 45 mil kms de tuberías a pozos en el lecho del Lago, más de 160 Estaciones de Flujo, más de 40 Plantas Compresoras. Si el vicepresidente de finanzas no sabe ésto, si nunca ha ido al Lago, si él decide que esos recursos no son importantes, entonces, se paraliza la flota de operaciones lacustres, Así se abandonaron los pozos, por eso la producción ha caído dramáticamente en el Lago, desde 800 MBD en 2013 a los menos de 200 MBD de hoy día; por eso los derrames no se atienden y, no hay gas. Sin embargo, el madurismo desmanteló la Dirección Ejecutiva de Occidente,  y sus directivos siguen presos-secuestrados para favorecer los intereses de la Empresa Mixta Petrozamora, sus socios rusos y bolichicos.

Ahora, le echan la culpa a Chávez por haber nacionalizado las operaciones del Lago de Maracaibo en 2009, operaciones que al ser saboteadas por factores privados durante el Sabotaje Petrolero en 2002-2003, tumbaron la producción de petróleo y gas en el Zulia. Hacen de todo, menos asumir su responsabilidad.

La Vicepresidencia de Refinación, junto a los Gerentes de cada refinería planifican, como cada unidad operativa, su presupuesto de costos y gastos, procura de materiales y equipos, paradas de plantas para cada año. Es en base a ese presupuesto aprobado por la Junta Directiva que ellos programan sus trabajos y operaciones. Pero, si la Vicepresidencia de Finanzas, desconoce el presupuesto, desvía los recursos, porque considera que eso no es vital, si no aprueba los fondos, si el “jefe” no está en su oficina; en fin, las mil y una situaciones caóticas del madurismo, entonces, las refinerías tienen que parar. 

No se puede comprometer la seguridad de los trabajadores, ni de las instalaciones, por el hecho de que no haya condiciones de operatividad o condiciones seguras para la operación, porque no aprobaron los recursos, las plantas no pueden producir si faltan repuestos o químicos. Hoy día no producimos combustibles en el país, se importa algo de gasolina y diesel, no hay gas. Es un caos. Al gobierno no le importa. Se ha llevado presos a los trabajadores del CRP, héroes en la derrota del Sabotaje Petrolero, como Jesús Luongo, uno de los ingenieros que más sabe de refinación a nivel mundial.

Pero, nuevamente evadiendo su responsabilidad, maduro ha anunciado una y cien veces que “desmanteló” otra organización “corrupta” que operaba con el contrabando de combustible. Mentiras. Barrieron con los gerentes, supervisores, trabajadores que conocían el funcionamiento de nuestro sistema refinador. Mientras las gandolas y buques siguen saliendo del país con combustible de contrabando, como nunca antes, pues ahora es la misma Guardia Nacional la que maneja PDVSA. Los trabajadores de oriente denuncian que los Militares tienen control absoluto del terminal de Jose, ya no hay fiscalización del Ministerio de Petróleo, ahora, los nuevos administradores y socios de PDVSA, sacan petroleo sin rendir cuentas a nadie, estan robando al país de manera descarada.

Mientras todos estos desmanes suceden en PDVSA y las refinerías están a un 10% de su capacidad operativa, técnicamente paradas, el pueblo sufre interminables colas, de días enteros, por falta de gasolina, como nunca antes sucedió en los 10 años de nuestra gestión, ni siquiera cuando el sabotaje petrolero.

Las Direcciones Ejecutivas de Producción, en Oriente, Occidente y Faja, necesitan todos los años, cada año, de tuberías de producción, de pequeño diámetro, lodos de perforación, químicos para desalación y tratamiento de crudo, bombas electrosumergibles, taladros, servicios de guaya fina, taladros para acondicionamiento de pozos, compresión de gas, reinyección, trabajos de subsuelo, etc. 

Es una larga lista de suministros y materiales que no se pueden detener, así ha sido durante más de 100 años de producción petrolera en el país. Cuando la Vicepresidencia de Finanzas no lleva a cabo los procesos de procura, las licitaciones, las contrataciones, porque maduro ordena que “todos” los contratos de PDVSA los revisará él mismo en Miraflores, o su vicepresidente en Carmelitas, o sencillamente, porque usan el dinero para otros propósitos, no solo están violando la Ley Orgánica de Administración Financiera del Sector Público, la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República, las leyes respectivas de contrataciones y todos los procedimientos y normativa de la empresa al respecto, sino que, como consecuencia directa de esta acción inútil, todos los procesos de asignación de recursos, contrataciones, servicios y procura, que se requieren para las operaciones de producción se detuvieron. No llegaron las municiones al frente de batalla operacional, la producción se para. No pueden producir y.al no producir, aumenta la declinación natural de los yacimientos, aumenta la producción diferida y cae la producción de petróleo y gas, esto sucede en muy corto plazo. 

Una empresa de petróleo se mide por su producción, más allá de cualquier discurso o excusa, “conspiración” o lo que sea. Una empresa petrolera se mide por cuánto crudo es capaz de producir. La caída de producción de petróleo en Venezuela, a partir de 2014, desde los 3,015 millones de barriles día del cierre de 2013, hasta los 600 mil barriles día de hoy dia, números acreditados en la OPEP y por distintas fuentes especializadas, es una denuncia, una muestra irrefutable de la pésima gestión del madurismo al frente de la industria, y de la paralización de procesos claves que afectan a todas las operaciones de la empresa. Además, de la “conspiración” y “corrupción”, “falsos positivos” y todas las infamias que ha esgrimido maduro para ocultar su fracaso rotundo en la conducción de PDVSA, ahora se esgrime el argumento de las sanciones. 

maduro ya lleva 6 años como presidente de la República, ha nombrado 7 Juntas Directivas, ha colocado a sus incondicionales en funciones claves, ha encarcelado más de cien trabajadores y gerentes, ha militarizado la empresa, ha hecho lo que quiere, entrega la empresa, el petróleo, el gas, a las empresas transnacionales rusas y chinas, a sus operadores privados, a través del Decreto 3.360 y los “contratos de servicio”, ha violado la Constitución y la Ley Orgánica de Hidrocarburos, y toda la normativa, ha destruído la moral y el prestigio de los trabajadores y la empresa. Ha hecho de todo con PDVSA y ha sido un desastre.

Si se observa la gráfica y se verifican los números, tomados de los informes de la OPEP, encontramos que, a pesar de que maduro ha tenido todo el control de la industria, como nunca antes en el país,  durante su gestión, la producción de PDVSA ha caído entre 2013 y 2019, en 2,371 millones de barriles día, hemos perdido un 78,6% de nuestra producción de petróleo. Al momento de las sanciones, en agosto de 2017, la producción ya estaba en 1,400 millones de barriles día, es decir, ya habíamos perdido 1,615 millones de barriles día de petróleo, el 53,5% de nuestra producción. Los últimos números reportados en la OPEP de producción de petróleo en Venezuela, nos colocan en sólo 644 mil barriles dia de petróleo, por debajo de la producción de Colombia y muy cerca de la producción de Ecuador, en una tendencia a la baja que no se detiene, sino que se acelera.

Pido excusas por lo extenso de estos artículos de la serie, espero que tengan la paciencia necesaria para extraer de acá los elementos para el debate y la movilización en defensa de PDVSA. Los elementos para comprender cómo ha sucedido la destrucción y ruina de nuestra principal industria son cruciales para poder emprender su necesaria y urgente recuperación.

Estos artículos, necesariamente, se convertirán en una publicación especial, vamos a tratar de aportar datos e información útil para nuestro pueblo, trabajadores, profesionales, estudiantes, al PSUV, a los partidos del Polo Patriótico, a los militares y a los sectores nacionalistas del país.

Vuelvo a alertar al país que, detrás de la destrucción de nuestra empresa, está el propósito deliberado de entregar nuestro petróleo.  Mantendrán a PDVSA como un cascarón vacío, un gestionador de contratos, como hace ahora Quevedo, una empresa incapaz de producir los inmensos recursos petroleros que están en nuestro subsuelo, y que pertenecen a nuestro pueblo.

El próximo domingo seguiremos abordando los elementos de la “ruta de la destrucción de PDVSA”, espero que me acompañes en este esfuerzo de discusión y debate, para dotar a todo el país de elementos para la movilización de los trabajadores y de toda la patria en defensa de PDVSA y de nuestra Plena Soberanía Petrolera.

]]>
<![CDATA[Ecuador, en clave transmedia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecuador-en-clave-transmedia-20191018-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Ecuador-en-clave-transmedia-20191018-0069.html Los recientes sucesos en Ecuador, que se disparan a raíz de las medidas acordadas por el Gobierno de Lenin Moreno con el FMI, concentraron el interés de la región y otras latitudes.

Ecuador se convirtió en un foco de atención de miradas múltiples y de poderosas dinámicas de participación   social, en cuanto a la alimentación y circulación mediática de informaciones y contenidos sobre lo que allí acontecía. Numerosas narrativas transmedias se desplegaron a través de diversos medios y plataformas comunicacionales, permitiendo que asumiéramos un papel activo en las vivencias y lucha del  pueblo indígena y mestizo.  En tanto actores del proceso comunicacional,  abandonamos el papel de meros emisores y/o receptores para convertirnos en interlocutores, productores de contenidos y consumidores de una narrativa compleja.  Así, en calidad de prosumidores, participamos creativa y activamente en la construcción y transformación de las narrativas propias del periodismo transmedia.  Relatos que representan el conocimiento tanto subjetivo como objetivo del pueblo ecuatoriano.  Conocimos sus valores, creencias, identidades… Vivimos sus luchas,  ofensivas, toma de edificios públicos, marchas y movilizaciones a las que se sumaron estudiantes, trabajadores, pobladores…  Sufrimos “transmediáticamente” la represión oficial y la violencia brutal; lloramos heridos y muertos;   vivimos el toque de queda,  el estado de excepción y el acuerdo entre la Conaie y Lenin Moreno. Al día siguiente compartimos sonidos que angustiosamente llamaban a no abandonar las calles y continuar en la lucha. En suma, una creativa oportunidad  histórica de participación en línea y, sobretodo,  de compromiso con la lucha de ese pueblo, que no finaliza con dicho acuerdo.

En razón de la interactividad y conectividad,  participamos en un dinámico proceso mediático,  donde circulaban nuevas informaciones,  puntos de  vista y diversas  interpretaciones de lo que sucedía. Proceso  alimentado y reconstruido constantemente por una ciudadanía conectada y devenida  en productora y consumidora de información. 

En suma vivimos la experiencia  de una activa comunidad transmedia  abocada a la constante reconstrucción informativa de la situación en Ecuador.

Gracias a la conectividad,  fuimos y somos Ecuador.

 

]]>
<![CDATA[Bolivia: lo que está en juego]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolivia-lo-que-esta-en-juego-20191018-0086.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Bolivia-lo-que-esta-en-juego-20191018-0086.html  

Este  domingo el pueblo de Bolivia deberá tomar una decisión trascendental, que excede el significado de una elección presidencial. Sin restarle valor a ésta, lo que está en juego es una opción histórica, un desafío para las naciones que componen el Estado Plurinacional: consolidar los formidables avances realizados durante la presidencia de Evo Morales -que convirtió a la otrora atrasada, estancada y siempre convulsa economía boliviana- en la más dinámica de Latinoamérica o, en cambio, optar por un melancólico retorno al pasado.

Arnold Toynbee tenía razón cuando decía que la evolución de las sociedades (y las civilizaciones, en su caso) dependía de la respuesta que fuesen capaces de dar ante los grandes desafíos que las de tiempo en tiempo las confrontan. Y el que hoy se le plantea a las naciones del Estado Plurinacional es saber si tienen la sabiduría y la valentía para proseguir por la senda que convirtió a ese país en el más luminoso ejemplo de progreso integral de la sociedad, no sólo en el ámbito de la vida económica sino también en el político y cultural; o si respondiendo a prejuicios ancestrales o temores atávicos se acobardan ante las implicaciones de las profundas transformaciones que tuvieron lugar en el país y retroceden, buscando refugio en un pasado borrosamente recordado y que la oligarquía mediática se encarga de idealizar. No sólo eso: también de ocultar el holocausto social y económico que produciría en Bolivia el retorno de sus antiguos gobernantes y sus gastadas políticas. Debería ser suficiente echar una mirada a la tragedia argentina o ecuatoriana para persuadir a la población de que la restauración de la hegemonía neoliberal que Bolivia padeció por décadas desataría una catástrofe de inconmensurables proporciones, más allá de ser en sí mismo un imperdonable error.
 

Los medios, punta de lanza del imperio en la guerra de quinta generación, obnubilan la visión de la realidad porque en esa “prehistoria” de Bolivia mal podrían esconder la crónica pobreza de la enorme mayoría de la población, el desprecio y maltrato a los pueblos originarios y los pobres en general, la absoluta debilidad de un estado incapaz siquiera de pagar a sus funcionarios, la indefensión popular ante la rapacidad de las oligarquías locales y el imperialismo, el saqueo de sus bienes comunes, la migración forzada de millones en busca de una vida mejor y la ferocidad con que los gobiernos de turno reprimían a quienes luchaban por una vida digna. Este maligno ejercicio de fomentar la desmemoria y ocultar los sufrimientos del pasado es una estrategia comunicacional cuyo es objeto adormecer las conciencias y fomentar la desconfianza o el temor ante la positiva evolución experimentada por Bolivia desde el 2006. Transformación que modificó arcaicas relaciones sociales, que puso fin al sometimiento y la humillación de las naciones originarias, que eliminó el analfabetismo, que sacó de la pobreza a millones de personas, que redistribuyó significativamente la riqueza, expandió la educación y la salud públicas y que recuperó las riquezas naturales para todos los bolivianos. Y que puso fin a lo que parecía ser la incurable maldición de la inestabilidad política con sus secuelas de violencia, caos social y estancamiento económico.

 

Estas positivas mutaciones fueron reconocidas inclusive por personas e instituciones poco amigables con el socialismo comunitario, como el Financial Times por ejemplo, que en su edición del 27 de Octubre del 2015 publicó un voluminoso suplemento dedicado a “La Nueva Bolivia” y en donde se dijo, entre otras cosas, que dada la excepcional importancia del litio en las nuevas tecnologías de la información y comunicación este país bien podría ser la Arabia Saudita del siglo veintiuno. Es obvio que cambios de esta magnitud modifican esclerotizadas relaciones de fuerza y es por eso que la oposición a Evo, en un esfuerzo desesperado, apela a cualquier recurso con tal de que bolivianas y bolivianos decidan retornar al pasado. Disponen de enormes recursos para ello: dinero, bancos, empresas, el apoyo de “la embajada”, medios de comunicación con los que pueden difamar y mentir con total impunidad. Pero ¿se habrá olvidado el pueblo boliviano de las matanzas ocurridas bajo el gobierno de Sánchez de Lozada, o de los que cayeron durante las heroicas “guerras del gas” y “del agua”? No creo. Es difícil tapar el sol con un dedo. Pude comprobar hace pocos días el carácter vivaz y vibrante de la sociedad civil en Bolivia. Estoy seguro que ante del desafío de Toynbee optará por seguir avanzando por el camino trazado por Evo y los movimientos sociales en lugar de caer en la ilusión de creer que la fórmula que tantas veces fracasó (a manos de Sánchez de Lozada, Banzer, Quiroga, Mesa) y que tantos sufrimientos y penurias le ocasionaran en el pasado sería ahora milagrosamente exitosa si esos mismos personajes, o sus amigos, ahora la volvieran a aplicar.

]]>
<![CDATA[Siria y Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Siria-y-Venezuela-20191018-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Siria-y-Venezuela-20191018-0079.html Cinco años de guerra civil lleva esa pobre nación del Medio Oriente. Incontables los muertos y los desplazados. Destruidas todas las ciudades y los campos. En Siria no fue posible la paz. Los dirigentes de aquella nación no fueron capaces de ponerse de acuerdo para resolver sus diferencias. Las potencias extranjeras convirtieron a Siria en un escenario para la lucha por imponer la hegemonía en aquella región. Por si fuera poco, se hizo presente el ingrediente religioso. ¡Cuánta sangre derramada en nombre de la religión! El fundamentalismo musulmán confrontado con un cristianismo percibido como invasor y opresor.

De pronto, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anuncia, sin previo aviso ni a lo interno de su gobierno ni tampoco con sus aliados de la Otan, que se retira del conflicto de Siria. Inmediatamente, el ejército turco siguiendo órdenes del dictador Erdogan invade la frontera norte de Siria y arrasa a las comunidades kurdas establecidas en aquella región.

“Ser enemigo de los Estados Unidos es muy peligroso; pero ser amigo de los Estados Unidos puede ser más peligroso todavía”. La frase, apócrifa, fue atribuida a la emperatriz de Irán Farah Diba después de que el gobierno de Jimmy Carter le retirara su apoyo a su esposo el Sha de Irán, en un intento fallido de forzar una transición a un régimen pluralista que al final acabó derivando en la República Islámica de los Ayatolas.

Ya lo había dicho muchos años antes Lord Palmerston, uno de los constructores del imperio británico, “las naciones no tienen enemigos ni aliados permanentes. Tienen intereses permanentes”. En el caso de Siria, la retirada de los EEUU ha ratificado lo correcto de la frase en lo relativo a “las amistades permanentes”.

Los venezolanos, mientras tanto, debemos sacar las conclusiones. Los problemas de Venezuela los debemos resolver los venezolanos. Es un reto a la inteligencia de nuestros líderes tanto del Gobierno como de la oposición. Es un reto al patriotismo de nuestros líderes.

Es importante contar con la amistad y con la solidaridad de la comunidad internacional. La vamos a necesitar más todavía después de que se logre el cambio de gobierno. Pero no olvidemos nunca la lección de Siria. No dependamos de factores externos. Los problemas de Venezuela podemos y debemos resolver los venezolanos.

]]>
<![CDATA[Arde Ecuador]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Arde-Ecuador-20191018-0083.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Arde-Ecuador-20191018-0083.html Los sucesos del Ecuador semejan los reactivos de la policía: Desnudan mentirosos. Quito arde pero Trump insiste en derrocar el gobierno venezolano como su meta. No está solo Trump: Duque se une usándonos de puching ball al avivar la guerra que en

Colombia lleva un siglo de luchas infructuosas. Solo aprende quien quiere… pero quien pende de un hilo es Lenín Moreno. Fotos y videos dejan a Moreno como violador de los derechos humanos. Pero, más allá de eso… ¿qué explicación hay para los sucesos del Ecuador?

Obvio que ni Venezuela o Cuba pueden enseñar a los ecuatorianos cómo derrocar gobiernos porque en eso ellos son maestros. Moreno, saltador de talanqueras, que en materia de traiciones podría enseñar al Judas Iscariote, es parte de la explicación de esas protestas.

Muchas de las medidas de Moreno sin embargo no deben ser adversadas. El populismo latinoamericano sembró entre las masas una mentalidad proclive a creer que nuestra pobreza se debe a quienes tienen el poder político.


Moreno recuerda a C. A. Pérez que de candidato prometió canonjías y que por el contrario acordó con el FMI un plan distinto. Ambos crecieron en partidos interventores de la economía, poco dispuestos a permitir la libre competencia. El partido de Moreno sin embargo enfrentó con Correa a los grupos económicos… que intentaron un golpe contra ese Presidente.

Tal vez eso explique que Moreno ya presidente derivó hacia posiciones liberales cómo eliminar subsidios onerosos. Pócima intragable para el elector ecuatoriano al que le quitaron subsidios al tiempo que en un país con 50 % de desempleo Moreno exoneró de impuestos a grandes grupos económicos.

Ahora Ecuador está en llamas y la politiquería del Grupo de Lima sigue pensando que es Maduro el primero en salir de su presidencia.Es pedirle peras al olmo… el que electores empobrecidos le permitan a grupos económicos hacerse de los bienes nacionales… a precios de regalo… y mediante subastas trucadas… sin nada a cambio.

Las reformas de Moreno tendrían que ir acompañadas de cambios por la libertad económica, política y social. Y esos cambios solo los pueden apoyar partidos de derecha, populares y liberales. Condición que no existe en Venezuela y en el Ecuador tampoco

]]>
<![CDATA[Fake news, ¿atentan contra la democracia?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Fake-news-atentan-contra-la-democracia-20191016-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Fake-news-atentan-contra-la-democracia-20191016-0036.html La Asamblea de la SIP, en Salta, adoptó el pasado año una declaración complementaria de su Declaración de Chapultepec, fijando los Principios de la Libertad de Expresión en la Era digital. Allí leo lo siguiente: “El ecosistema digital ha generado nuevos espacios que empoderan a los usuarios para crear, difundir y compartir información. Todo ello contribuye a alcanzar las aspiraciones de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para que la libertad de expresión se ejerza sin limitación de fronteras y exenta de amenazas y violencia”.

Dicho documento, a renglón seguido advierte que: “La diseminación maliciosa o deliberada de desinformación por parte de actores estatales o privados puede afectar la confianza pública. La desinformación no se debe combatir con mecanismos de censura ni sanciones penales, sino con la adopción de políticas de alfabetización noticiosa y digital. Los intermediarios tecnológicos deben adoptar medidas de autorregulación para prevenir la diseminación deliberada de desinformación”.

Durante la reciente Asamblea del órgano del periodismo hemisférico, en Coral Gables, junto a los expresidentes Laura Chinchilla, de Costa Rica, y Jamil Mahuad Witt, de Ecuador, debatimos sobre la incidencia de las redes sociales en la experiencia de la democracia. A finales del mes, en el IV Diálogo Presidencial de IDEA, habremos de responder a una pregunta tautológica: Fake News, ¿atentan contra la democracia?

La Carta Democrática Interamericana prescribe la transparencia, es decir, la realidad públicamente ventilada sobre las cuestiones que interesan a todos y forman a la cosa pública, como uno de sus estándares. La mentira, de suyo conspira contra toda elección informada y competitiva.

El nazismo y el fascismo, durante la Segunda Gran Guerra, se afirman sobre el régimen de la mentira. Un prestigioso profesor italiano, Piero Calamandrei, lo describe como “corrupción y degeneración en los regímenes políticos”. La mentira es el instrumento normal y fisiológico del gobierno, al punto que la legalidad se simula, y ocurre su adulteración, “el engaño legalmente organizado de la legalidad”.

El asunto es más acuciante ahora, a la luz de dos neologismos que se abren espacio generoso sobre las autopistas digitales: la posdemocracia y la posverdad.

Sobre la primera tengo presente lo que señala en 2000 la literatura británica y, antes, en 1995, le plantea Norberto Ceresole al exgolpista y gobernante venezolano fallecido, Hugo Chávez Frías. En mi libro sobre la Calidad de la democracia (MDC, 2018), prologado por la presidenta Chinchilla, refiero que la posdemocracia es “un anti-modelo o modelo de corte neofascista que diluye el entramado institucional y lo pone al servicio de hombres o líderes providenciales, quienes establecen una relación directa y paternal con el pueblo auxiliados por el mismo tejido mediático de la globalización”.

Ahora sabemos, hasta la saciedad, que los gobernantes del siglo XXI, como lo fuera hasta hace poco Silvio Berlusconi, en Italia, gobiernan más como periodistas, una vez como logran reducir o someter a los medios de comunicación social para imponer sus “verdades”, lejos de todo debate o escrutinio colectivo.

Sobre la posverdad, como concepto que se cruza y retroalimenta con el anterior, ocurre algo más insidioso. Plantea lo que con pertinencia destaca Henrique Salas Römer en El futuro tiene su historia (2019), a saber, la guerra entre narrativas.

No se trata, efecto, de la confrontación sana de opiniones sobre la realidad o su encuadre conceptual antes de trasladarla a conocimiento del público o en cuanto a las formas distintas de presentarla, como es propio de la prensa libre. Se trata, antes bien, de la narrativa que falsifica la realidad con fines aviesos o de competencia por el poder, apelando a los símbolos o sensaciones mineralizadas en la gente; y que al multiplicársela a través de las redes deriva en dogma de fe, asumido no por pocos sino por centenares de miles de internautas feligreses. En otras palabras, la mentira muta o muda en “verdad” o realidad virtual desde que recibe su santificación por la ciudadanía digital. Y quien así lo logra obtiene la victoria, incluso fugaz.

Vayamos al ejemplo.

En las Américas hay coincidencia en que el régimen de Venezuela medra bajo secuestro de estructuras criminales coludidas con el narcotráfico y el terrorismo, a la manera de un holding, gestionado desde Cuba, que organiza sus negocios tras los bastidores de la política y para influir en toda la región devastando a sus democracias. Mientras tanto, los países europeos, con sus excepciones, insisten en que allí ocurre otra cosa, una controversia entre políticos por deficiencias democráticas que han de resolverse electoralmente, con asistencia internacional.

¿Dónde se encuentra, entonces, el umbral que separa lo veraz de lo mendaz, el cinismo de la vergüenza?

La noticia engañosa siempre ha existido, como la apelación a las emociones antes que la objetividad, nutrientes de los populismos de toda laya. Mas hoy estamos en presencia de un “círculo vicioso de desinformación”, obra de un periodismo silvestre, sin editores. Quienes reciben la información, la producen y circulan expandiendo, es verdad, la participación democrática, desafiando al poder arbitrario. Otros, a través de Bots, promueven con mayor éxito “fake news”, y destruyen a la confianza, el tejido social, las alternativas políticas.

¿Será posible afirmar el derecho a la verdad, por encima del manido derecho a la diferencia?

 

]]>
<![CDATA[¿Quienes son los traidores?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quienes-son-los-traidores-20191017-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quienes-son-los-traidores-20191017-0071.html En el fragor de las causas y las luchas por nuestros derechos, vestido de rojo con el corazón prendido de ideales posibles, soñé y trabajé duro para alcanzarlo en mis proximidades, en mis limitaciones, en mis circunstancias, que me permitiera seguir luchando para poder construir una sociedad más justa e igualitaria.

Para el año 2013, se inicia una etapa en Venezuela difícil, compleja producto de la crisis económica que comienza a agudizarse entre otras cosas por la caída del precio y la producción petrolera; disminuyendo la capacidad de ingreso de nuestro país, debido a que somos una economía monoproductora. A partir de ese momento tuve la oportunidad de trabajar con compañeros zulianos quienes elaboraron varios documentos alertando la grave situación del porvenir en materia económica, tales documentos no fueron tomados en cuenta por la cúpula del gobierno nacional.

A lo interno del partido dábamos debates en el seno del Psuv, la pregunta era, porqué no se daban los cambios en materia económica para garantizar el bienestar del pueblo. Estaba negado a discutir, profundizar y polemizar abiertamente el tema económico. Era como un tabú o agujero negro que tragaba a todo aquel que se acercara y quien lo hiciera era tildado de liberal reformista o traidor.

De allí surgieron las primeras fracturas, diferencias y ambigüedades frente a quienes estamos decididos a cambiar lo que haya que cambiar. Esto me llevó a cuestionar el andar mismo del proceso revolucionario y preguntarnos ¿tendrán la intención de cambiar en este proceso, de dar un giro? Empezamos a darnos cuenta que no, y a  partir de ese momento comenzamos hacer grandes críticas a lo interno. Observamos además la disminución del poder adquisitivo de los venezolanos, trayendo como consecuencia una crisis humanitaria, más pobreza, miseria y hambre para el pueblo venezolano, la catástrofe económica y el deterioro en los servicios públicos, particularmente en el servicio eléctrico, que como meta al 2019 se tenía que íbamos a producir 5 mil megavatios de autogeneración en el Estado Zulia, con los grandes proyectos que no recibieron mantenimiento ni la inversión adecuada, lo que nos permitiría ser independiente del Gurí.

En el 2018, estábamos en el ejercicio parlamentario en el Consejo Legislativo del Estado Zulia; aprobamos la Ley para la Conservación de los Materiales Estratégicos y el Uso Racional y Eficiente de la Electricidad, instrumento que permitiría a los usuarios zulianos ser indemnizados por el Estado, por los daños causados a los artefactos eléctricos del hogar por las fallas eléctricas, siendo esto aprobado de manera unánime, por ello fui interpelado, por las molestias presentada por el ministro Motta Domínguez, ya que se negó a que esa Ley fuera publicada y darle el ejecútese por el gobernador del Zulia, razón por la cual, nos negamos, y enfrentamos la actitud de un Ministro que se creía todo poderoso. Le dije que se atreviera a decirle al pueblo que no iba a indemnizarlo por el mal servicio eléctrico.

Hoy en día, debo de decir que las críticas y las opiniones nos daban la razón en que estaban equivocados en la conducción de este proceso que deterioró la calidad de vida de los venezolanos. Nos dimos cuenta que no querían resolver los problemas del pueblo, no querían y no podían porque no tenían los recursos para seguir manteniendo la burocracia y derrochar los recursos del pueblo y además no saben cómo resolver la crisis macroeconómica que tenemos en Venezuela, porque desprecian el conocimiento en materia económica. En este artículo quiero dejar constancia de mi diferencia, de mi camino y mi opción por una política de progreso que algunos han utilizado y nos catalogan como traidores. Esta fue una de las diferencia de fondo con el Gobierno Nacional.

Otra diferencia es la corrupción desbordada de los que gobiernan en el Zulia, valientemente denuncie a jueces, fiscales del ministerio público, político y poderosos económico por hechos de corrupción, siempre en defensa del pueblo que nos eligió, eso marcó la diferencia con algunos compañero del gobierno regional. La primera gran diferencia es un valor significativo de la vida como es la gratitud; esos compañeros de ingratitud pretendieron obligarnos a dar una rueda de prensa contra un amigo, profesor universitario, que fue su mentor como lo es el economista Rodrigo Cabezas, me pareció que esa rueda de prensa sin argumentos, con improperios y descalificativos, no era de un dirigente de la talla o del nivel político que mereciera llevar la representación del pueblo del Zulia.

Entre otro aspecto tiene que ver con el principio fundamental del socialismo es el "humanismo", siendo esta mi segunda gran decepción de estos compañeros por las persecuciones a dirigentes políticos de la oposición y las violación de Derechos Humanos al pueblo zuliano, las detenciones arbitrarias y el abuso de poder cuando dieron la orden de detener al compañero Félix Bracho, para torturarlo durante 10 días violando con ello la Constitución, el estado de derecho y los derechos humanos.

Al final la lógica de la consciencia no se detiene, se establece y se guía por la profundas convicciones que vamos adoptando en la vida y como dice Humberto Maturana "los Derechos Humanos están incompletos". ¿Cuáles son los derechos humanos que necesitamos incorporar a nuestra vida? El derecho a equivocarse, el derecho a cambiar de opinión y el derecho a irse sin que nadie se ofenda. Por eso hoy le pedimos perdón al pueblo zuliano por habernos equivocado en apoyar a estos traidores al pueblo. En la profunda crisis política, económica y social que este gobierno sumergió al pueblo venezolano. Es una catástrofe inhumana con la cual le quitaron el sueño a un pueblo de tener una Venezuela de progreso. Nos preguntamos ¿Quiénes son los traidores? estos son los que traicionaron la esperanza del pueblo zuliano y venezolano....

]]>
<![CDATA[Envejecer en Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Envejecer-en-Venezuela-20191017-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Envejecer-en-Venezuela-20191017-0079.html Con entusiasmo había llegado a mis 60 años. Era un orgulloso jubilado universitario y también, merecido jubilado amparado por la seguridad social del Estado. Uno de mis derechos era ir a hacer la cola preferencial para ser atendido en las oficinas públicas y privadas.

Pero cierta vez, creo en una tumultuosa e interminable cola frente a un supermercado en Puerto Ordaz, me acerqué de lo más solemne y respetuoso adulto mayor para requerirle a un militar que daba órdenes, gesticulaba como orangután de bosque y amenazaba a diestra y siniestra, solicitándole mi derecho preferencial. –Aquí no hay preferencia para nadie. Vaya y haga su cola o se va de aquí. Hasta ese día llegaron mi orgullo y mis derechos como jubilado.

En los meses y años siguientes, y mientras recorría comercios, oficinas públicas, agencias bancarias y otros establecimientos, la tradicional preferencia y derechos de jubilados y adultos mayores, se fue desdibujando hasta quedar como un vago recuerdo. Hoy ser adulto mayor, jubilado y pensionado y en síntesis, anciano, es sinónimo de objeto inservible. Individuo que estorba y no tiene importancia social. Tan cierto es esta afirmación, que en días pasados escuché una entrevista por la radio a un miembro de una Ong que se encarga de estudiar este tema. Pues bien, el especialista indicaba que los asesinatos a los adultos mayores ha aumentado escandalosamente en Venezuela.

Indicaba historias espeluznantes. Una de ellas, el caso de un anciano que fue asesinado a golpes por su nieto para robarle un diente de oro. En otro, la de una anciana que fue dejada, engañada, por su hija en la puerta de un geriátrico. En múltiples casos, a los ancianos los sacan a pasear y mientras están en algún centro comercial, una plaza y hasta en los bancos de una iglesia, sus familiares aprovechan algún descuido, sea mientras están sentados medio adormecidos por el cansancio, o van a un baño, y los abandonan, los dejan solos.

La senilidad, el alzheimer, o simplemente la minusvalía física les impiden regresar a su casa o cuando regresan, no hay nadie. Venezuela ya no es un país de población joven. Muy por el contrario, las últimas investigaciones de centros especializados en el tema, indican que la población adulta y de adultos mayores es la que prevalece. Existen zonas residenciales donde viven únicamente personas mayores, y en la generalidad de los casos, solas. Edificios residenciales, urbanizaciones ocupadas únicamente por abandonados abuelos.

En la urbanización donde vive mi hijo todas las mañanas y por las tardes, se ve a una triste abuelita salir a pasear a su gran mascota. Un juguetón collie que tiene como única compañía. Duele ver tanto anciano abandonado a su suerte. Cada día aumentan los casos de ancianos abandonados, bien porque sus familiares han debido emigrar o simplemente porque son una carga que no pueden soportar. –Una boca que no podía llenar y debí decidir, entre mi bebé y mi mamá.

Leí que le declaró una mujer a un periodista. Alguna vez quise envejecer y tener una gran panza mientras mis nietos corrieran a mi alrededor llenándome con su bulliciosa alegría. Tal vez y después de leer la biografía de Georges Moustaki, donde afirmaba que los ancianos en Alejandría, en Osaka, en Fez y en Salonica eran los más felices del mundo porque eran tratados con reverencia y respetados y amados por saberlos recipiendarios de sabiduría y heredad, quise ser anciano.

Hoy, mientras transito esta experiencia de la vida en este espacio saqueado, este territorio arrasado llamado Venezuela, mis temores me asaltan. Tengo miedo a enfermar, miedo a quedarme sin alimentos, miedo a ser asaltado en la calle por ser un blanco fácil para cualquier criminal.

Temo ser extorsionado o engañado en mi buena fe. Hay temor a la autoridad mientras manejo y que en alguna alcabala, por cualquier pretexto me detengan. Envejecer en este país -¿o expaís?- es cosa terrible y dolorosa. Paulatinamente los ancianos se han estado quedando solos, desamparados y se van borrando, invisibilizando hasta afantasmarse y pasar a ser un número, una cifra estadística: 355 ancianos asesinados en 2018.

 

]]>
<![CDATA[La Recuperación de la Producción]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Recuperacion-de-la-Produccion-20191017-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-Recuperacion-de-la-Produccion-20191017-0023.html Deseo insistir en el tema de “ el manejo y orientación de Pdvsa y su incidencia en la economía de Venezuela”.

La fuente de recursos financieros en divisas de Venezuela son las exportaciones petroleras a los mercados internacionales. Dentro de esos mercados tenemos China, Rusia, India, islas del Caribe y otros menores. Los convenios entre China y Venezuela demandan pagos con petróleo y derivados que vayan amortizando los préstamos otorgados a nuestro país. Hay implicaciones de aumentos de producción de petróleo, en áreas manejadas por China en Venezuela, de los cuales se aplica un porcentaje por extraerlo y otra parte para amortizar el Fondo rotativo financiero. Hay una parte que queda a favor de Pdvsa. De igual manera sucede con los Rusos.

Hoy en día, para evitar las sanciones en contra de nuestro país se han buscado alternativas, muchas de ellas trianguladas financiera y económicamente, implicando costos adicionales.

Ahora bien, el centro de la atención es la producción de petróleo actual. Se han dejado de extraer  más de 2.000.000 de barriles diarios, en los últimos 4 años. ¿Cómo es posible que ello haya pasado?  Es inconcebible que a un país petrolero como Venezuela pretendan convertirlo en un país NO petrolero. ¿A quién se le ocurrió esa barbaridad? Somos y seremos un país petrolero. Venezuela ha vivido de su petróleo desde hace más de 100 años. Haber salido de un país rural a un país moderno se lo debemos al petróleo, aún cuando el saqueo de nuestros recursos mal administrados, ha incidido en retrasos en nuestro bienestar.

Nuestra producción de petróleo, supuestamente, y que aumentará. Señor Presidente, oír las mentiras de los que dirigen a Pdvsa: es imposible aumentar la producción con la prepotencia y falta de humildad, para reconocer las fallas y las inconsistencias. No hay ninguna razón para no haber aumentado la producción.

Si la producción de petróleo actual está alrededor de los 750.000 diarios. La cuenta es: 250.000 a 300.000 barriles día para el mercado interno ( aún cuando no hay ni gasolina, ni productos); quedarían entre 500.000 o 400.000 barriles para atender los Fondos Chinos y Rusos. No habrían excedentes para atender la deuda externa y la compra de bienes y servicios importados, ya que internamente se produce muy poco. De manera que tenemos una tragedia encima. Hay una hiperinflación establecida. Encarecimiento y Bachaqueo de los productos primarios. En fin. Una economía deteriorada.

Lo único que nos podría ayudar a salir adelante es el aumento de la producción de petróleo. Para ello necesitamos recursos. Por cada barril recuperado, necesitamos $ 5.000, es decir, que si recuperáramos 200.000 barriles día, necesitaríamos $ 10.000.000. ¿Donde están? Hay que abrirse en el mercado financiero mundial, a través de empresas venezolanas o internacionales, para que sirvan de facilitadoras y ejecutoras de la recuperación.

La gran pregunta es: ¿Que está haciendo Pdvsa y cuáles son sus planes? Nadie sabe nada.

 

 

]]>
<![CDATA[Por el camino]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-el-camino-20191016-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Por-el-camino-20191016-0038.html  Por encima de las desviaciones, me quedo con la madres cocineras cocinando a leña

Escribo este artículo, más bien una nota,  en la ruta. En los últimos días he realizado un recorrido desde Mérida, por el Sur y la Costa Oriental del Lago, hasta Maracaibo. Pasando por El Vigía, Caja Seca, La Ceiba, Mene Grande, Cabimas, entre otras poblaciones.  Hemos visto realidades, hemos escuchado a un pueblo que resiste en medio de grandes dificultades, hemos conversado y discutido con el poder popular organizado y también con el trabajador, el vendedor de carretera, el pequeño comerciante, las maestras y los estudiantes.

El propio pueblo se pregunta, cómo se aguanta una situación tan difícil como la actual. Las respuestas son múltiples: resignación, miedo, conciencia, confianza en que lograremos superar este momento, que Venezuela es grande y la vamos a sacar adelante.

Yo concluyo que la conciencia acerca de que la Independencia y la dignidad de la Patria no son negociables; que  una guerra es lo peor que nos puede pasar y la confianza, que viene de la profunda Fe de nuestro pueblo y su conocimiento de las potencialidades que tiene Venezuela, en que vamos a salir bien librados y  vamos a lograr un buen porvenir.

Por encima de las desviaciones, que las situaciones caóticas profundizan, como el contrabando, la corrupción, la explotación y la miseria humana, me quedo con las virtudes de las maestras que van caminando kilómetros a dar clases; con la madres cocineras cocinando a leña; con la alegría de los niños y niñas celebrando el Día de la Resistencia Indígena; con el Teniente de la Guardia combatiendo con firmeza las mafias en las colas para abastecer gasolina; con el mediano productor que está vendiendo un tractor, pero no para irse del país, sino para sembrar más; con la familia emprendedora que montó una taguarita para vender comida en la carretera;  con el pequeño comerciante que saquearon meses atrás y que volvió abrir con las vidrieras rotas; con el empresario que mantiene su empresa funcionando; con un grupo de nuevos bachilleres entusiasmados con su próximo ingreso a la Universidad de Los Andes; con los comuneros y comuneras que producen y auto gestionan en medio de la situación; con los comunicadores populares empeñados en explicar las causas de los problemas y defender el legado programático de la Revolución Bolivariana; con servidores públicos asqueados de la corrupción y con ganas de luchar contra ese flagelo; con académicos y técnicos que aportan propuestas de soluciones; con las bases del chavismo que perseveran por el camino de Chávez.

Todos ellos y ellas existen, los conocí, los abracé, les reconocí. Ellos y ellas son la semilla que se abrirá paso entre el lodazal, para que germine la Patria buena donde vamos a caber todas y todos con igualdad, justicia y dignidad.

Hay que reconocer los problemas que la confrontación y la agresión han generado, para poder evidenciar la grandeza del pueblo que la sufre y la resiste, pero no se corrompe, ni se entrega, ni se rinde. ¡Honor y gloria al digno pueblo de Venezuela!

Sigo por el camino, rumbo a Caracas, con la firme convicción de que el pueblo vencerá, la Patria vencerá. Dios mediante, así será. 

]]>
<![CDATA[Tregua para parlamentarias]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tregua-para-parlamentarias-20191016-0034.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tregua-para-parlamentarias-20191016-0034.html La crisis por la que atraviesan varios países del Grupo de Lima modifica el marco internacional de la situación venezolana. En Perú, cabeza del Grupo, ya no está el contrapeso institucional de un poder legislativo. En Ecuador se ha producido un levantamiento social por las medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional. En Estados Unidos, sostén de la iniciativa de Lima, se ha desencadenado una pugna que pudiera conducir a la destitución del Presidente. Y hasta en Honduras, los vínculos de su presidente con el narcotráfico han generado inestabilidad.

Sin embargo, estos acontecimientos no hacen que desaparezca el conflicto que enfrenta a los gobiernos de Estados Unidos y de Venezuela, que obedece a la decisión de Washington de reintegrar a Caracas en su “zona de influencia” geoestratégica. Un hecho que explica la dureza de las medidas de embargo financiero y petrolero que han sido tomadas.

Florida

El instrumento esencial adoptado para lograr el objetivo señalado ha sido el de las sanciones, que pueden durar meses o años, como lo sugirió ex embajador William Brownfield, dentro de la óptica de la llamada “paciencia estratégica”. El manejo puntual de éstas sanciones estará modulado por el proceso electoral estadounidense y las necesidades del marketing político, en particular en lo relativo al electorado de Florida.

El esquema de sanciones está dirigido a presionar el estamento militar venezolano para que acceda a la reinserción de Venezuela en el dispositivo geopolítico occidental y, en consecuencia, produzca un cambio de gobierno, bien sea por medio de un levantamiento militar o por la presión sutil de un golpe palaciego.

Parlamentarias

En el plano del conflicto interno, las fuerzas políticas de la oposición han estado supeditadas a esta estrategia, que no facilita acuerdos parciales. Estos sectores tienen conciencia de que no disponen de la fortaleza necesaria para obligar a Nicolás Maduro a abandonar la presidencia por otros medios que no sean los institucionales, pero esperan que el conflicto geopolítico haga la tarea.

De manera que no hay seguridad sobre la evolución que tendrán las iniciativas de diálogo, ni sobre el significado del acuerdo aprobado en la Asamblea Nacional para un convenio político. En un principio, se entendió que había una apertura para la organización de las elecciones parlamentarias del año entrante sin prelación del asunto presidencial, pero otras declaraciones hacen pensar que no hay una decisión definitiva sobre el camino a seguir.

Ahora bien, como el esquema de las sanciones puede durar “meses o años”, es razonable pensar que “entretanto” pueda acordarse una tregua interna que conduzca a cambios democráticos, al fortalecimiento institucional y a la mejora de las condiciones de vida de la población por medio de políticas acordadas. Las parlamentarias pudieran ser un primer paso.

]]>
<![CDATA[El abrazo de mundos diversos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-abrazo-de-mundos-diversos-20191015-0081.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-abrazo-de-mundos-diversos-20191015-0081.html “Construyamos espacios que nos activen la conciencia solidaria, cimentémonos en el desvelo por coordinarnos y cooperar, obremos con afán de aminorar tensiones”.

                 

                El encuentro entre mundos diversos siempre es un fructífero acontecimiento, puesto que activa la creatividad del diálogo, promoviendo ese abrazo que nos universaliza y hermana. Ese espíritu de caminantes, de exploradores de existencias, es innato a toda vida. Lo importante es mejorar cada día, ponernos en disposición de comprender, a fin de impulsar una cultura de integración, que es de lo que verdaderamente andamos necesitados. Ya está bien de tantas exclusiones. No cabe la cultura que margina, que descarta, e imprime el culto al dinero. Hay que pasar página. Uno debe de valer por lo que dona, jamás por lo que mercantiliza. Lo transcendente es valorizar la cercanía entre pobladores, poner buena disposición para entenderse, reconciliarse cada cual consigo mismo, y reconocer que nada somos por nosotros mismos. Preveo que ha llegado el momento de dedicar todas las fuerzas de cultivo a ese hermanamiento conducente a una radical novedad existencial, basada en adherirse a lo auténtico, empezando por dignificar a todo ser humano. No importan las razas, lo único que nos incumbe es tomar como propuesta la misión de abrir las puertas del corazón, como instrumento de cambio y avance. Tampoco podemos ser como piedras en el camino, somos gentes con alma, y por ende, con espíritu conciliador que ha de estar siempre dispuesto  a garantizar un acceso humanitario allá donde se solicite.

                Esos mundos diversos demandan, sin duda, de otra humanidad más compenetrada, máxime en esta época en el que proliferan multitud de avasallamientos. No podemos seguir instalados en la falsedad. Lo cierto es que la conflictividad crece y el desprecio hacia vidas también aumenta. A propósito, recientes estudios, destacan la necesidad de ampliar a escala mundial las actividades de prevención de la violencia. Por cierto, en algunos países de bajos ingresos, el maltrato durante el parto se ha convertido en un abuso común. Desde luego, este tipo de hechos crueles nos sobrepasan, como también nos supera este mundo fragmentado, interconectado al máximo, pero no armonizado. En consecuencia, debiéramos negarnos a que prevalezcan las armas, con su infernal potencial bélico, en vez de otro talante más racional y pacífico, que destierre de nuestra mirada esa energía ciega de venganza que nos degrada. Hace tiempo que la lluvia de rencores y odios nos deja sin palabras, pues reaccionemos como personas, no como lobos, con la fortaleza del único escudo protector que nos resguarda, el del amor de amar amor. Este es el verdadero signo apaciguador, aquel que conlleva respetarse los unos a los otros. Esto sí que sería un gran avance, ¡decir no a la siembra de terrores y sí a la plantación de la concordia!

                Ciertamente, cuesta entender que hablemos de mundos distintos, dentro de nuestro único mundo, que ha de tender a la unidad de la especie dentro de esa diversidad. De ahí, el urgente abrazo del género humano, que no puede permanecer por más tiempo indiferente al acontecer de su linaje. Derribemos los diversos muros que nos separan. Construyamos espacios que nos activen la conciencia solidaria, cimentémonos en el desvelo por coordinarnos y cooperar, obremos con afán de aminorar tensiones. No olvidemos que, en toda contienda perdemos todos, también en las comerciales, por eso necesitamos un cambio de actitud mundial, para que cese este calvario de incertidumbres que nos deja sin aliento a buena parte de los moradores. Quiero pensar de que, si actuamos de manera conjunta, teniendo presente la causa común que nos mueve, los desafíos e intereses mutuos, agilizaremos la revuelta para crear un mundo más fraterno, más de todos y de nadie en particular, impidiendo que se enquiste la pobreza y engorden las desigualdades. Devaluemos, de una vez por todas, la cultura del privilegio y, si acaso, fomentemos el laboreo a la imparcialidad. Al fin y al cabo, lo de ser honestos con nosotros mismos, nos exige otros pulsos más poéticos, o si quieren otras políticas más sincronizadas con ese aire global que nos hemos gestado.  En cualquier caso, no es cuestión de cruzarse de brazos, sino el propiciar alianzas entre naciones y el favorecer otros lenguajes más auténticos, que son los que nos hacen salir de este futuro incierto, que nos lo estamos ganando, por dejadez e irresponsabilidad mayormente.

 

]]>
<![CDATA[Tiempos de incertidumbre        ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempos-de-incertidumbre--20191015-0080.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Tiempos-de-incertidumbre--20191015-0080.html Resulta inexplicable cómo en estos años de chavismo-madurismo Venezuela, que era uno de los países más prósperos del mundo,   se ha convertido en uno de los  más miserables. De país de acogida y de oportunidades, es hoy un país de adioses donde millones son expulsados por el hambre y la inseguridad. Después de las guerras de independencia y federal, vivimos  los tiempos más negros en toda la historia de Venezuela. Hoy, sin haber sufrido guerra alguna, y sin ser azotada  por algún  terremoto o cataclismo, nada funciona en Venezuela y vivimos  en total incertidumbre. No sabemos si algún día nos llegará el agua y podremos volver a bañarnos en la ducha.

No sabemos cuándo volverá a irse la luz y por cuántas horas. No sabemos a qué precios amanecerán los huevos, el queso, la carne, las verduras. No sabemos si podremos ir al trabajo o si tendremos que viajar en un camión como animales. No sabemos si en el camino a la casa seremos robados o asaltados. No sabemos cuántas horas o días  de cola tendremos que soportar para  que nos surtan de gasolina, mientras presenciamos cómo los bomberos dejan pasar a quienes quieren porque les untan bien la mano mientras los militares miran para otro lado. No sabemos a qué precio amanecerá el dólar lo que supondrá una escalada indetenible de todos los productos, que ya no bajarán aunque baje el dólar.  No sabemos si habrá clases o si podrán llegar los maestros o profesores, si es que todavía no se han ido.  No sabemos si  la pensión, cobrada tras horas de colas humillantes, nos alcanzará al menos para comprar medio cartón de huevos o la mitad de las pastillas para  la tensión. No sabemos qué vamos a hacer si nos enfermamos o si se enferma algún familiar.

Mucho peor si por casualidad se muere. No sabemos si algún día volveremos  a tener teléfono e internet en casa. No sabemos si volveremos a leer periódicos  impresos y podremos ver los canales y noticias que queramos. No sabemos cuál será el próximo vecino, amigo o familiar que se despide porque se va del país. No sabemos si algún día podremos manifestar pacíficamente sin que nos caigan a palos, o nos asfixien con bombas lacrimógenas.  No sabemos cuándo llegará el clap después de meses de espera,   y qué productos traerá. No sabemos si podremos arreglar el carro, comprar  cauchos o cambiarle el aceite. No sabemos si podremos renovar el pasaporte, la cédula o la licencia de manejar. No sabemos  cuándo saldremos por fin de este caos y tormento y si habrá  pronto elecciones presidenciales libres y transparentes.

Cuando converso con algún chavista y le planteo que me diga una sola cosa que funcione bien, evade el tema y me empieza a repetir la cantaleta de la guerra económica o que los gobiernos de la cuarta república gobernaban para las minorías privilegiadas y habían olvidado al pueblo.

La incertidumbre genera miedo, paralización, derrotismo. Si no sabemos si tenemos futuro, para qué hacer planes. Por ello la gente trata de sobrevivir cada día mientras  otros  se aprovechan de la situación.

Pero no podemos resignarnos ni rendirnos. Son tiempos para personas valientes,  comprometidas, que no se acostumbran ni se rinden. Para ganar la batalla de la libertad, debemos estar convencidos de que podemos ganarla. Si piensas que estás vencido, lo estás. Si piensas que perderás, ya has perdido. Si piensas que no vale la pena el esfuerzo, nunca te esforzarás. Si piensas que puedes, que podemos, triunfaremos. Es la hora de la organización y la movilización.

]]>
<![CDATA[El valor de trabajar en lo público]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-valor-de-trabajar-en-lo-publico-20191014-0037.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-valor-de-trabajar-en-lo-publico-20191014-0037.html Fíjate, me dijo; que estos días vino una señora para una consulta médica y mientras esperaba, le escuche las quejas que hizo en voz alta sobre la situación del país: que si el problema de la luz, que si el precio de los pasajes y pare de contar. Remató preguntando ¿Cómo hacen para vivir los que trabajan en la administración pública con el salario miserable que les pagan?. Sin esperar respuesta se dijo: yo en su lugar ya me hubiera ido a la empresa privada que paga más.

Él, que la escuchaba se sintió indignado, no porque le recordará que gana poco menos de cuatro dólares mensuales, sino porque en el fondo desconocía el valor su trabajo. Así que le respondió lapidariamente, “Mire señora, si todos los que trabajamos aquí nos hubiéramos ido, aquí no habría nadie que la atendiera con su enfermedad ocupacional”. Luego solo quedo el silencio.

Esta experiencia se la escuche a un compañero de la oficina, cuyo trabajo es de vigilante; a propósito de una conversación que tuvimos una tardes de estas, cuando le comente que iniciaba un estudio sobre salarios e ingresos de los trabajadores en la empresa privada.

La pregunta de mi compañero pone en relieve un asunto muy importante sobre los que trabajamos en la administración pública, es decir: el valor de trabajar en lo público, interpretado de dos formas: como el coraje o como el resultante del trabajo.

Diariamente millones de estudiantes van a sus escuelas, liceos y universidades públicas y allí son atendidos por sus educadores, bedeles y personal administrativo. Otros van a los hospitales o ambulatorios y son atendidos por el personal de salud. Así podemos citar una larga lista de servicios públicos.

Ciertamente usted se puede encontrar con una mala cara o uno que le pide plata por un trámite o facilitarle las cosas, pero ¿Eso son la mayoría?. ¡Creo que no!. La mayoría son los que cada mañana se levantan, algunos caminan hoy kilómetros para llegar a donde trabajan y aun así llegan con la mejor disposición para hacer su trabajo (muchas veces en condiciones precarias). Son olvidados rápidamente porque no hacen escándalo.

Quizá haga falta que quienes trabajamos en lo público nos quedemos un día en casa, para recordar al resto de la sociedad venezolana que hay un valor en el trabajo diario y para recordar a quienes hoy administran lo público que también somos sujetos de derecho del artículo 91 de nuestra carta magna que establece el “derecho a un salario suficiente” que permita “vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales.”

]]>
<![CDATA[¿Cómo destruyeron Pdvsa (II)?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Como-destruyeron-Pdvsa-II-20191014-0036.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Como-destruyeron-Pdvsa-II-20191014-0036.html La verdad está en los números

En el artículo anterior “La destrucción de PDVSA”, mostramos números contundentes sobre el estado y fortalezas de la empresa, tal como la entregamos a maduro en agosto de 2014. Existe abundante información sobre la situación de la industria, luego de 10 años de nuestra conducción (2004-2014).

Estos datos son números incontestables, reales, auditados de acuerdo con la normativa internacional vigente para empresas petroleras, las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), por la prestigiosa firma internacional de Auditores Externos KPMG, reconocida en el mundo entero por su trabajo y transparencia. Estas cifras pueden ser objeto de análisis y verificación por cualquier ciudadano, institución o universidad del país. 

Desde que asumimos la conducción de la empresa, el 10 de octubre de 2004, hasta agosto de 2014, uno de nuestros principales empeños y objetivos fue siempre el de hacer una gestión transparente y de cara al país; sujeta siempre al escrutinio público y a las distintas instancias de control de la empresa establecidas por la ley. Por ello, de manera escrupulosa, nos subordinamos y sometimos a los procedimientos, normas, leyes y mecanismos de rendición de cuentas.  

Los ministros que me acompañaban en la Asamblea de Accionistas de la empresa eran testigos y pueden dar fe del proceso de revisión de los resultados de la misma, la rendición de cuentas que la Junta Directiva hacía, de su desempeño , donde se brindaba  información de la situación y desarrollo de la industria, además que hacían sus comentarios y observaciones, las cuales nunca faltaban y eran atendidas oportunamente.

Todos los sectores relacionados con la industria petrolera pueden dar fe, y seguro recuerdan, nuestros eventos anuales de rendición de cuentas de PDVSA en el Salón Simón Bolívar de La Campiña, donde yo mismo, como presidente, exponía de manera pública, con presencia de los medios de comunicación, las autoridades del Estado, nuestros socios privados, el sector financiero y los trabajadores, nuestros resultados correspondientes al año fiscal que culminaba. 

Estas exposiciones eran acompañadas con la presentación y publicación de los Estados Financieros de la Empresa, auditados por KPMG, incluyendo sus notas y observaciones, así como, su opinión general sobre el  estado financiero de la compañía .

También se escuchaba y hacía público el Informe del Comisario Mercantil, representante del ministerio de Petróleo. Estas presentaciones se hacían ante un público conocedor de la materia, nuestros socios internacionales, el sector financiero y autoridades de instituciones del Estado. 

Por otra parte, cada año se recibían observaciones emanadas de la Contraloría General de la República, producto de la actuación de su Oficina de Auditoría Fiscal, que operaba dentro de las propias instalaciones de PDVSA, y que tenía acceso a todas las actuaciones y procedimientos de ésta y de las leyes a las cuales está sujeta.

Finalmente, el periplo de rendición de cuentas también incluía la presentación de nuestros resultados e informes de gestión ante la Asamblea Nacional, que los  remitía a la Comisión de Energía y a la Comisión de Contraloría, para su aprobación. 

Como responsables de la administración de la empresa, acudíamos personalmente ante dichas comisiones, para aclarar cualquier duda del órgano legislador, que tiene dentro de sus facultades el control de la gestión gubernamental.

Nos empeñamos, yo personalmente insistía en ello, en que toda la información relativa a la gestión de PDVSA fuese del conocimiento de las autoridades, comenzando por el propio presidente Chávez, quien estaba informado al detalle y casi a diario, del desempeño de la empresa, al ministerio de Finanzas y al Banco Central, con los que, de manera semanal, revisábamos los aportes fiscales del sector petrolero, impuestos y regalías, nuestros socios y relacionados, los reportes a la OPEP, así como, y de manera fundamental, al público. 

Por ello, publicábamos nuestros Estados Financieros, nuestros Informes de Gestión y nuestros balances por todos los medios posibles: imprimíamos y distribuíamos miles de estas publicaciones, que además eran de acceso libre a través de nuestra página, así como, de la del ministerio de Petróleo. 

Siempre estábamos en contacto con los medios de comunicación nacionales e internacionales, medios especializados que siempre encontraban información o respuesta a sus dudas o inquietudes.  Era de nuestro mayor interés que nuestra gestión fuese conocida, y mostrar al país, al Estado y al sector petrolero internacional, el estado financiero, resultados y gestión de la empresa más importante de Venezuela. 

Yo los invito a revisarlos, más allá de cualquier posición política o lejos de los prejuicios que nublan el entendimiento; reto a maduro a que hagamos un debate sobre lo que ha sucedido en la industria petrolera, pero más allá de su disposición o no a discutir abiertamente y de cara al pueblo venezolano,  me parece de lo más importante, abrir un serio debate en el país de lo que ha pasado con nuestra principal empresa, nuestra punta de lanza, estandarte de nuestra economía e instrumento de soberanía nacional: PDVSA. 

En cualquier debate serio, donde prevalezca el respeto y el profesionalismo, se puede desmontar la burda patraña del madurismo y de algunos sectores irracionales de la oposición, que acusan a nuestra gestión (2004-2014), durante el gobierno del presidente Chávez, de la destrucción de PDVSA. 

En algún momento, cuando pongamos de un lado el odio y la manipulación mediática, podremos y debemos desenmascarar lo que ha sucedido en nuestra empresa, a partir de agosto de 2014, hasta nuestros días: cómo maduro y sus equipos al frente de la misma, la han destrozado, han degollado la gallina de los huevos de oro y la han conducido al colapso, con la subsecuente ruina y crisis económica de un país que, de la noche a la mañana, se quedó sin el 96% de sus ingresos en divisas: la renta petrolera.

Como señalaba en el artículo anterior de esta serie, si no entendemos o nos aproximamos a la cuestión petrolera, si no desciframos la verdad de lo que ha sucedido con PDVSA, si no nos reconocemos como un país petrolero, si nos resignamos a renunciar a la renta petrolera como pregona el madurismo, no seremos capaces de salir de la profunda crisis económica, del abismo en el que estamos todos.

Si no nos plantamos en defensa del petróleo y de PDVSA, los intereses transnacionales, junto con sus operadores políticos en el país, tendrán la excusa perfecta para privatizar el sector petrolero nacional, a PDVSA, entregar el petróleo y arrebatarnos la única posibilidad que tenemos de restablecer nuestra economía, el funcionamiento del país y de garantizar las conquistas sociales y la soberanía nacional. 

Sólo la política de la Plena Soberanía Petrolera y la recuperación de PDVSA será capaz de salvar a la V República, que agoniza en manos de maduro, el Herodes de nuestra Patria. 

Una operación compleja

La gestión y administración de una empresa de las dimensiones de PDVSA, resulta siempre una operación compleja. Su característica fundamental además de su extensión y dispersión en el territorio, es su necesaria continuidad. Son miles de operaciones diarias que no pueden detenerse bajo ninguna circunstancia, que requieren suministros, recursos, toma de decisiones, experiencia, conocimiento. Todos los procesos están interconectados, entrelazados, dependientes unos de otros.  

Los procesos fundamentales de producción de petróleo: exploración, perforación, producción, acondicionamiento, transporte, almacenamiento, refinación y exportación, conforman un sistema, donde si falla alguno de sus componentes, el resto se va parando, uno tras otro. 

Igual sucede con el gas, con la complicación adicional que la mayoría del gas en tierra firme está asociado al petróleo. Si no hay petróleo, no hay gas. Digamos que las operaciones petroleras son como un tren de alta velocidad, ningún vagón se puede detener, o descarrilar, sin afectar a todo el tren, detenerlo o sacarlo de los rieles. 

En este proceso, se requiere mantener operativa y en condiciones seguras una extensa infraestructura; disponer de medios físicos para operar, plataformas tecnológicas, “software”, insumos químicos, repuestos, medios de transporte, taladros, lanchas, gabarras, remolcadores, servicios especializados, y, lo mas importante: mas de 100 mil trabajadores, gerentes y obreros, ingenieros de petróleo, de yacimientos, de procesos, refinación, sistemas, geólogos, planificadores, especialistas, supervisores, operadores, mecánicos, electricistas, buzos, tripulaciones marinas, todos trabajando de manera coordinada y disciplinada para poder sostener la operación, bajo cualquier circunstancia. 

La característica fundamental del trabajador petrolero es: conciencia de su deber para con el país, con la sociedad; sumado a  altos conocimientos, mística de trabajo, entusiasmo, honradez y amor a la patria.

Estamos hablando de un personal altamente especializado para operar la que era la quinta empresa más importante del mundo hasta el 2013, con 231 mil millones de dólares en activos, 129,8 millones de dólares en plantas y equipos, con 134 mil millones de dólares de ingresos. Es decir, un “Sukhoi”, un portaaviones de la economía. 

Para garantizar el funcionamiento de manera oportuna y efectiva de toda esta estructura operacional y sus procesos asociados, el funcionamiento de más de 390 empresas filiales de PDVSA, se dispone para ello de una compleja estructura de administración tipo “holding”.

Desde la Junta Directiva hacia abajo, existe un complejo sistema de responsabilidades, donde cada Director Interno y Vicepresidentes, manejan los aspectos operacionales de los negocios asignados a sus responsabilidades. Así, cada negocio: producción, exploración, refinación, gas, comercio y suministro, o función de apoyo como finanzas, sistemas, logística, etc., tiene una compleja estructura de delegaciones financieras y de toma de decisiones, con base en un presupuesto asignado anualmente. Esta estructura se replica en cada una de las empresas filiales del “holding”.

Cada unidad operativa tiene su respectiva delegación financiera y autonomía para tomar decisiones al momento, con base en su asignación presupuestaria y sus metas pre-establecidas. Cada unidad operacional o de negocios tiene que desarrollar sus propios procesos de contratación, procura, suministro; los cuales, dependiendo de su complejidad o monto, van requiriendo la aprobación de las distintas unidades de contratación y licitación de la empresa y del visto bueno, autorización o rechazo de la línea supervisoria, tanto en sus respectivos comités operacionales, de finanzas, auditoría y control.

En PDVSA existían, hasta  2014, 12 grandes Comités Operacionales de la Empresa, ésto es, donde se toman las decisiones de cada negocio: Planificación y Control, Exploración, Producción y Gas, Órgano Superior de la Faja Petrolífera del Orinoco, Refinación, Comercio y Suministro, Automatización, Informática y Telecomunicaciones, Ambiente, Seguridad industrial e Higiene Ocupacional, Recursos Humanos, Sector no Petrolero, Dirección de Proyectos y Vivienda, Infraestructura de Suministro de combustible para las Plantas de Generación Eléctrica, Auditoría.

Además, 99 Comisiones de Contrataciones Públicas, 57 de PDVSA y sus filiales y 42 de las Empresas Mixtas, con la responsabilidad de garantizar los procesos de contrataciones, en el marco de la ley, y a tiempo. En PDVSA se suscribían cada año cerca de 100.000 contrataciones; de esos, hay 40.000 que NO se podían detener, para no parar las operaciones de producción y refinación de petróleo: Servicios a pozos, subsuelo y superficie, tuberías de producción, lodos de perforación, bombas electrosumergibles, servicios a pozos, servicios a taladros, materiales y consumibles  de taladros, insumos para la perforación, químicos (tratamiento de crudo y refinación), insumos de refinación, repuestos, maquinas y equipos, compresión de gas, Fletes, entre los más importantes. 

Estos procesos administrativos, de contratación y procura, se cumplían a cabalidad en la empresa, desde el nivel directo operacional, pasando por las respectivas líneas gerenciales y direcciones ejecutivas, hasta llegar a las distintas vicepresidencias o directores responsables de esa operación o función de apoyo. El conocimiento técnico, la experiencia  y la Dirección de la Empresa, a través de sus Directores Internos, daban las prioridades a las áreas, de acuerdo con las necesidades operacionales y las metas anuales de la misma.

Todos estos procesos administrativos y de toma de decisiones, de la naturaleza que fueran, quedaban debidamente registrados y documentados en la empresa, con la participación de las distintas unidades de finanzas, legal, contrataciones, auditoría y control, las cuales hacían control previo y el control posterior de todos y cada uno. 

De allí, la importancia de mantener al día los estados financieros auditados de la empresa, para luego hacer la respectiva rendición de cuentas o detectar cualquier desviación a los procedimientos, no sólo administrativos, sino también operacionales, sobre los cuales han de actuar los mecanismos internos de control de la misma. Pero además, también han de actuar en estos procesos de control, la Contraloría General de la República, la Asamblea Nacional, o, dependiendo del caso, el Ministerio Público. Ésto fue así hasta el año 2014. 

Estas actividades y procesos NO pueden ser interrumpidas, ni detenidas, por equipos de Dirección o Juntas Directivas, sin el conocimiento, sin la capacidad o sencillamente, sin importarle lo que pase con la empresa y su producción. Cuando maduro colocó en puestos claves como Exploracion y Produccion, a un arquitecto, en Refinación a un militar, en Comercio y Suministro a un experto en “tuiter”, en Finanzas a personas sin conocimiento ni capacidades, estaba matando a la empresa, actuando con una irresponsabilidad e improvisación que no tienen antecedente en el país. 

Cuando maduro anunció en uno de sus arrebatos  que “ahora los contratos de PDVSA se revisarán en la vicepresidencia y en MIraflores”, no sólo estaba actuando al margen de la Ley y “poniendo zamuro a cuidar carne”, sino que le metió una tranca a la rueda de los procesos de producción de PDVSA. Cuando maduro colocó como Vicepresidente de Finanzas a alguien como Malpica o Zerpa, que en su vida habían visto una gota de petróleo, ni entienden de las prioridades de la empresa, para torpedear los procesos y desviar los recursos, entonces todo comenzó a detenerse, no llegaron los insumos, los repuestos, las tuberías, los químicos, los equipos, se quedaron sin servicios especializados, se pararon los taladros, las lanchas, gabarras, refinerías. Dejaron a los muchachos en el frente de la batalla productiva, en los campos petroleros y las refinerías, sin insumos, no llegaron ni las botas para los trabajadores, quienes mueren por no tener, ni siquiera, agua potable, alimentos o atención médica en las áreas.

Una empresa al servicio del pueblo

Además de las complejidades propias de la actividad petrolera, para la correcta comprensión del desempeño de PDVSA hasta  2014, hay que agregarle las tareas especiales asignadas durante el periodo de gobierno del presidente Chávez a lo largo de  nuestra gestión.

Nuestro modelo de PDVSA era el de una empresa nacional de petróleo, capaz de producir y desarrollar nuestros inmensos recursos naturales, captar la renta petrolera para beneficio del país, ser un instrumento del ejercicio de la Plena Soberanía Petrolera del Estado venezolano, subordinado a sus directrices y orientaciones, pero además, tan importante como lo anterior, ser un actor fundamental en todos los planes de desarrollo social y nacional.

Nuestra empresa no podía ser indiferente a la situación de emergencia social que existía en el país a finales de los años noventa. La nueva PDVSA debía ser una empresa popular, capaz de disponer de todos sus conocimientos y capacidades al servicio de la batalla contra la pobreza, la exclusión y la opresión de nuestro pueblo.

Nuestros miles de trabajadores, gerentes, directivos y obreros, se harían mejores venezolanos, mejores seres humanos, más conscientes, en la medida que, teniendo mayores capacidades y conocimientos, los pusieran al servicio del pueblo, el dueño del petróleo, para saldar la terrible deuda histórica de la industria petrolera con el pueblo venezolano. 

Con humildad y grandeza, el trabajador de la Nueva PDVSA, se “bajó” de las cumbres meritocráticas de siempre, salió del perímetro de sus campos e instalaciones donde siempre estuvo de espaldas al pueblo, y fue a su encuentro, a la batalla por la nueva sociedad, por un país distinto, justo y soberano. Fue un proceso de aprendizaje. Al principio, nuestros gerentes lucían extraños, ajenos al pueblo, a la pobreza y miseria que los circundaba; y, poco a poco, en una tarea tras otra, fueron incorporándose de corazón y alma al seno del pueblo, volvieron a sus orígenes, su esencia y razón de ser. Se hicieron mejores seres humanos, más conscientes de su rol, de su responsabilidad al servicio del país, más venezolanos que nunca.  

Nuestros trabajadores, luego de la derrota del Sabotaje Petrolero, se convirtieron en un puntal de la conciencia nacional. Movilizados, motivados, alegres, y con una inyección de miles de jóvenes que entraron a la industria luego de su refundación. 

Al democratizar a la empresa, se puso al servicio en la primera línea del frente en la defensa de nuestra soberanía, y del derecho de nuestro pueblo a construir una sociedad de hombres y mujeres libres, con justicia social, entregados a servir a la sociedad, al pueblo.

El presidente Chávez comenzó asignando tareas a la Nueva PDVSA de manera gradual. La primera de ellas, la creación y conducción de la Misión Ribas; luego, la coordinación de la Misión Barrio Adentro; se crearon los distritos sociales de PDVSA, para atender las necesidades y problemas estructurales del pueblo que circundaba los distritos petroleros.

En ellos, se hicieron colegios, hospitales, universidades, carreteras, puentes, espacios públicos, parques, se crearon empresas locales para abastecer las necesidades de la propia industria. Todo eso está allí, quedó sembrado el petróleo, nada, ni nadie podrá negarlo, ni destruirlo. 

PDVSA se abrió al país, al pueblo, por primera vez en 100 años, superando de tal forma, las deformaciones de su génesis, durante el periodo concesionario, la cultura implantada por las transnacionales en el país desde 1914 y continuada por la meritocracia petrolera, de estar de espaldas a los problemas y necesidades del pueblo venezolano, el dueño, precisamente, del petróleo que se llevaban de la patria.

Luego, se nos asignaron muchas tareas más, se crearon los Fondos para el Desarrollo Social, los aportes a la agricultura, educación, salud, infraestructura, se creó el Fonden, Petrocaribe, el Fondo Chino. 

Eran tareas al servicio del Estado y del pueblo, que sólo PDVSA podría llevar a cabo y sostener, justamente por su capacidad de planificación, desempeño y conciencia. No era un asunto de disponer o no de recursos, puesto que a muchos ministerios y empresas del Estado se les asignaron miles de millones de dólares, provenientes de los distintos Fondos petroleros; y, sin embargo, no tenían ni la capacidad, ni la conciencia para desarrollar las tareas que requería el país, en medio de una revolución.

Luego vinieron las creaciones de las filiales no petroleras, originadas a partir de una directriz del Estado de impulsar la Soberanía Económica, sustituir importaciones, generar trabajo en el país, apuntalar el desarrollo industrial en torno a la actividad petrolera, romper la dependencia, diversificar nuestras fuentes tecnológicas. 

Es en ese marco que se crearon las filiales no petroleras: PDVSA Industrial, PDVSA Servicios Petroleros, PDVSA Gas Comunal, PDVSA La Estancia, entre tantas otras. Algunas de estas filiales fueron muy exitosas, como PDVSA La Estancia, PDVSA Industrial y PDVSA Servicios Petroleros, otras no. Pero era un proceso, que como siempre sucede, se va ajustando y optimizando, sin embargo, era una línea de acción estratégica del gobierno bolivariano: transferir de manera directa los beneficios del petróleo al pueblo, para su desarrollo económico y social; la industrialización de los hidrocarburos, del sector de servicios petroleros nacional, desarrollar nuevas formas de gestión productivas, nuevas relaciones de propiedad, de producción, aumentar los niveles de independencia y desarrollo económico en el país. 

La última tarea asignada por el presidente Chávez fue la Gran Misión Vivienda Venezuela, la cual fue un éxito rotundo, y significó un salto exponencial en la organización del pueblo para el trabajo, la gestión del Estado, la optimización de procesos. 

Hasta ese momento los ministerios y organismos encargados del desarrollo de planes de viviendas, habían fracasado, solo construían 27 mil viviendas al año. Nosotros, coordinando y dirigiendo el trabajo de la Gran Misión Vivienda Venezuela, en tan sólo dos años y medio (2010-2013), entregamos al pueblo venezolano 550.000 viviendas dignas, con sus urbanismos y servicios. Viviendas, el 65% de ellas, construidas por el pueblo, espacios dignos para el vivir bien.

Todo ésto se vino abajo con maduro. Ya nadie cree en los números de la Gran Misión Vivienda Venezuela: dicen que “llevan millones”, pero, cosa extraña,  éstas no se ven por ningún lado, en un país donde hay una caída acumulada de 64% del PIB, con las empresas básicas, las cementeras y PDVSA paralizadas, con el pueblo huyendo del país, no se puede avanzar en construir nada.

Así, PDVSA, y sus capacidades profesionales, técnicas, de planificación, su cultura de proyectos y su conciencia social, se convirtió en el brazo ejecutor de los proyectos más emblemáticos de la Revolución Bolivariana. Todo ello sin afectar su tarea fundamental de producir, procesar y refinar petróleo, abastecer el mercado interno y exportar al mercado internacional, para captar la renta petrolera en beneficio del pueblo. 

Nuevamente, allí están los números de diciembre de 2013; ese año, mi último año de gestión completa, tuvimos, entre otros resultados, los siguientes: 3.015 millones de barriles día de producción de petróleo; 2,425 millones de barriles día de exportaciones petroleras; 590 mil barriles día para el mercado interno; 4,6 millones de pies cúbicos de gas día para el mercado interno; 1,12 millones de barriles día de productos refinados (entre ellos, 302 mil barriles dia de gasolina y 270 mil barriles dia de Diesel/Gasóleo), 61,3 miles de millones de dólares de aportes a la Nación (Regalías, impuestos, desarrollo social, aportes especiales); 12 mil millones de dólares en ganancias netas; 12.5 mil millones de dólares de inversión en Exploración y Producción; 2.7 mil millones de dólares de inversión en Refinación; 4.3 mil millones de dólares de inversión en Gas. 

Esa matriz de que nosotros no invertíamos recursos en las actividades medulares, propias de PDVSA, para mantener sus capacidades operativas y expandir su actividad es falsa, una falacia que se desmiente si alguien se toma el trabajo de buscar los números de inversiones, costos y gastos en operaciones y mantenimiento, por cada negocio y unidad operacional de PDVSA, en nuestros Estados Financieros Auditados, los cuales los puede encontrar en la Web.

Durante nuestro periodo de gestión, a pesar de todas las tareas asignadas por el Estado, se trabajaba 24×24, con mucha mística y una conciencia elevada de nuestro deber con la sociedad, que comenzaba a irradiar más allá de nuestros espacios de operación. Las tareas no petroleras, nunca interfirieron con las actividades petroleras, nunca se desviaron recursos presupuestados para otras actividades. Se hacía, eso sí, un esfuerzo extraordinario para cumplir con nuestras responsabilidades como una empresa nacional de petróleo al servicio del pueblo. Nos convertimos en el mejor aliado del pueblo venezolano en la construcción de su futuro, en su acceso a las posibilidades de desarrollo del siglo XXI, del socialismo.

Por supuesto, también nos convertimos en el centro de los ataques de la derecha, que consideraba la distribución popular de la renta petrolera, es decir, distribuir el petróleo al servicio del pueblo, como una pérdida de dinero y clamaban por que PDVSA volviese a ser una empresa, “independiente” del Estado, al servicio de los intereses transnacionales, es decir, volver a la vieja PDVSA, aquella del Sabotaje Petrolero. Son dos posiciones irreconciliables con respecto al papel que debe jugar PDVSA y el petróleo en el país.

Cuando el madurismo tomó el control de PDVSA, acabaron con todas las filiales no petroleras, hubo una verdadera rebatiña entre ministerios y grupos de poder, todo lo que fue se acabó. 

Todas esas capacidades industriales en el país, toda esa soberanía tecnológica y ese esfuerzo de utilizar y ampliar nuestras capacidades nacionales de bienes y servicios, se vieron truncadas a partir de 2014. 

Por supuesto, la PDVSA de maduro se deshizo de cualquier Misión Social o apoyo al desarrollo nacional. Argumentaron para ello, tal como lo hace la derecha, que PDVSA sólo debe dedicarse a “extraer petróleo”, como lo haría cualquier petrolera privada. Lo lamentable de todo ésto es que la PDVSA de maduro, ni siquiera es capaz de producir petróleo, ni combustibles, ni recursos para el país.

La PDVSA de maduro le volvía a cerrar las puertas al pueblo, se encerraron en sus privilegios y su visión del país. Su actuación responde a la dirección de este gobierno, un gobierno de espaldas al pueblo, indolente ante sus problemas y entregado al interés transnacional.

Da dolor recorrer las áreas petroleras y ver, no sólo las instalaciones propias abandonadas y canibalizadas, sino al mismo pueblo pobre de siempre, sentado fuera de la cerca, resignado a la pérdida de un sueño, una esperanza, un futuro, que cada día se ve más lejano.

Para resolver un problema, debemos empezar por reconocerlo y entenderlo 

Conocer el funcionamiento de PDVSA, su complejidad operacional, las tareas especiales y Misiones que le fueron asignadas para el desarrollo nacional, así como, entender los procedimientos y normativa para la toma de decisiones operacionales, financieras y administrativas, y sus mecanismos de control, me parece de lo más importante, para luego valorar, en su justa dimensión, lo que han hecho los sucesivos administradores de la empresa a partir de agosto de 2014. 

Elo es importante,m para tener una correcta apreciación de las cosas, pues hay mucha confusión y desinformación con respecto al tema petrolero y PDVSA. Al escuchar los comentarios y las matrices de opinión impulsadas por los voceros del gobierno o de la oposición, en contra de PDVSA, queda claro que ambos sectores coinciden en un ataque frontal a lo que debería ser patrimonio de todos los venezolanos, la actividad y la empresa que siempre ha sostenido a toda la economía nacional. Su caída, ha significado la caída del país. 

Estos actores políticos, por sus propios intereses mezquinos, le han hecho un tremendo daño a la empresa más importante y emblemática de Venezuela. Al presentarla como una especie de “bodega”, una entidad sin procedimientos, ni normativa, ni sujeta al control y las leyes de la República, debilitan y disminuyen a la única que puede desarrollar nuestros inmensos recursos petroleros en beneficio de nuestro pueblo.  

Esta campaña sistemática en contra de nuestra empresa petrolera nacional, PDVSA, no es nueva, empezó impulsada por la oposición desde el mismo momento en que logramos recuperar y conducirla desde la derrota del Sabotaje Petrolero a inicios de 2013; lo inexplicable es que ha sido profundizada y llevada al extremo por el gobierno de maduro, desde que, en el mismo 2014, comenzó la persecución y purga de los trabajadores y gerentes que estuvieron con nosotros en la gestión de la empresa durante el gobierno del presidente Chávez, acusados de “ramiristas”. 

Desde que maduro se trazó como meta arrasar con PDVSA para lograr su control, se ha dedicado a denigrar de sus trabajadores, y de la empresa, calificándola incluso como una entidad “corrupta”. Ha arremetido en contra de ella, con un odio y ensañamiento sólo comparable con el tamaño de su estupidez. 

A partir de 2014, PDVSA no ha vuelto a rendir cuentas a nadie, ni a presentar sus informes auditados. Se violaron todos los mecanismos de control y supervisión, así como se fracturó su sistema de toma de decisiones y manejo presupuestario. 

Se ha actuado de la misma forma en que se ha hecho en el BCV, en el ministerio de Finanzas y todas las instituciones financieras y empresas del Estado: total opacidad y falta de transparencia. Han convertido al sector público en una inmensa olla podrida, que mantienen sellada para ocultar la situación real del país, y el profundo daño que han hecho a nuestra economía y a la  institucionalidad del Estado.

Para saber qué ha sucedido en la empresa en este periodo madurista, sería muy útil exigir a los actuales administradores que publiquen los estados financieros auditados de PDVSA, de acuerdo con las normas internacionales que aplican para empresas petroleras, las NIIF, avalados por una empresa auditora externa, de rango internacional.

Igualmente, la Asamblea Nacional, así como, la Asamblea Nacional Constituyente (nadie sabe si todavía existe, luego del reconocimiento a la AN), deberían exigir a los actuales administradores la rendición de cuentas y números de su gestión al frente de la empresa, el psuv debería tener el valor de, al menos, interpelar a Quevedo y que explique qué ha hecho en la empresa. 

Los trabajadores y el movimiento popular, los diferentes actores políticos, toda la sociedad, deberían exigir rendición de cuentas a las autoridades de la empresa, de manera que el país pueda debatir sobre las  causas reales de la debacle de PDVSA. 

Otra forma efectiva de saber el origen del desastre de PDVSA, sería permitiendo que los más de 100 gerentes y trabajadores de la empresa encarcelados-secuestrados por el gobierno, pudiesen dar su testimonio de qué sucedió. 

El gobierno no va a permitir nunca que hablen, van a dejar que se mueran en cautiverio, como sucedió con el ex-ministro Nelson Martínez, o los mantendrán sepultados en vida hasta que ellos quieran. maduro y su gobierno están aterrorizados con el testimonio que puedan dar estos gerentes y trabajadores presos. Por eso, nos persiguen, nos quieren silenciar para ocultar así su desastre y actuación criminal, matando a los testigos y conocedores de la verdad de PDVSA.

A pesar de la verborrea discursiva “anti imperialista” del madurismo, la realidad es que está debilitando y colapsando a PDVSA, denigrando del manejo del Estado sobre nuestro petróleo, ha preparado las condiciones objetivas y subjetivas para entregar su manejo a los intereses transnacionales y para privatizar a la empresa, como ya de hecho han comenzado a hacer, de manera subrepticia, violando la Ley Orgánica de Hidrocarburos, evadiendo los controles de la Asamblea Nacional, sin rendirle cuentas a nadie. 

A través de decretos y sentencias ilegales, el madurismo ha venido cediendo el manejo de nuestro petróleo y gas a empresas transnacionales extranjeras, entregando las operaciones, equipos, e instalaciones de PDVSA a entidades privadas, transnacionales, empresas de maletín y cualquier tipo de aventurero que cree que puede manejar nuestra industria. 

Lo trágico de todo ésto es que, con la arremetida del madurismo en contra de PDVSA, y la campaña de desprestigio hacia la conducción de la empresa durante nuestro periodo (2004-2012) junto con el  presidente Chávez, el madurismo ha abierto las puertas a los planes de la oposición para la privatización de la empresa y la entrega del petróleo a entidades extranjeras. 

Los promotores y beneficiarios de la nefasta Apertura Petrolera de los noventa, han encontrado un segundo aire con maduro y hoy introducen desde la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional, casi que como una consecuencia de la actuación del madurismo en PDVSA y la economía, un proyecto de reforma de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que, en concordancia con su “plan país” entregaría el control del petróleo a las transnacionales. 

Esta propuesta, que hubiese sido impensable apenas en  2012, hoy avanza, sin resistencia de nadie, con la complicidad implícita del gobierno, del psuv y de la Asamblea Nacional Constituyente, como una puñalada a la soberanía del país, una estocada a nuestras posibilidades de recuperar nuestro futuro y de reconstruir a Venezuela. 

Esta serie de artículos sobre la economía deben ser necesariamente extensos y continuarán. El énfasis en la comprensión del tema petrolero y de la suerte de PDVSA, nos dará elementos para comprender el resto de lo que pasa en el país, y definir mejor el signo y orientación de este gobierno.

El próximo domingo abordaremos lo que he llamado “La ruta de la destrucción”, donde a través de la discusión de varios aspectos y factores vinculados al funcionamiento de PDVSA: las sucesivas Juntas Directivas, el control de las finanzas, el desvío de recursos, la persecución de los trabajadores, la suspensión de los procesos y contrataciones, el terror, la militarización, las pugnas internas, la falta de dirección, la falta de confianza, la corrupción, el éxodo, el abandono de las operaciones, la privatización y las sanciones, han llevado a nuestra principal empresa, otrora baluarte de la soberanía y la patria al lamentable estado de colapso y ruina actual. 

Vamos a demostrar que #LoQueTocaMaduroSeSeca, de allí la urgencia de hacerlo a un lado para retomar el camino de Chávez, de nuestra Plena Soberanía Petrolera.

]]>
<![CDATA[“Mural Uracoa” de Mateo Manaure: Revestimiento vibrante de Caracas]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Mural-Uracoa-de-Mateo-Manaure-Revestimiento-vibrante-de-Caracas--20191013-0005.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Mural-Uracoa-de-Mateo-Manaure-Revestimiento-vibrante-de-Caracas--20191013-0005.html Hacer referencia a Caracas para quien sus paisajes se transforman en nostalgia y en sus últimos diez años en ella transcurridos se dedicó al cuido, decoro y rehabilitación de su patrimonio urbano, exige insistir en su reconocimiento como una de las ciudades con mayor presencia de arte público, por lo menos, de Latinoamérica.

Así, la construcción de la Ciudad Universitaria por parte del insigne arquitecto Carlos Raúl Villanueva, en el año 1954, que concretara su brillante ensayo de la “síntesis de las artes” y agrupara obras de artistas internacionales y nacionales de vanguardia para la época ( Alexander Calder, Jean Arp, Henry Moore, Omar Carreño, Mateo Manaure, respectivamente y entre tantos otros), impulsó por muchos años, una verdadera tendencia a favor de la apertura de los museos hacia las plazas, las calles, e incluso, las autopistas y vías de tránsito rápido en dicha capital.

Lo anterior nos alentó, al fundar y presidir PDVSA La Estancia con la misión de identificar el mayor aporte cultural posible para nuestra urbe, a dedicarnos en gran medida a la rehabilitación de las obras de arte público que, por el paso del tiempo y el flagelo del vandalismo, aunque también, de la ausencia de mantenimiento, se habían convertido paradójicamente en expresión citadina de la negligencia.

Ahora bien, en Venezuela, en la segunda mitad del siglo pasado, surgió un grupo de artistas, que habían compartido escuela en París, y creado el movimiento “Los Disidentes”, el cual, como su nombre indica, se oponía a las tendencias predominantes hasta el momento, en particular, al arte figurativo, con el fin de acabar con el pasado para transformar la historia de la plástica universal.

Quizás fue sin duda Mateo Manaure, uno de sus representantes más polifacéticos, maestro del volumen, de las sombras y el color, pionero en sus tendencias abstractas y geométricas; crítico de sí mismo y de su propia evolución artística, obsesivo buscador de lo interno y humano, por encima de lo racional; y, sobre todo, gran partidario de la integración del arte en el espacio. Porque la incorporación de su obra a la arquitectura fue primero con el hombre, a quien él se debía, y lo que lo llevaría a buscar en el arte, el cumplimiento de una misión, que no era otra que la del cambio en lo social.

Aplica el Maestro la abstracción, en dos grandes paredes de la Máxima Casa de Estudios. En una lo hace de forma lírica, al estilo de Vasily Kandinsky, ubicada frente a la escultura de Jean Arp (“Pastor de Nubes”); en otra, más geométrica, bajo la influencia de Piet Mondrian, detrás del Aula Magna. Esta última tendencia prevalece en él en lo adelante, pues Manaure a través de la verticalidad, insiste en incorporar y no simplemente en agregar sus creaciones a la arquitectura, donde el edificio se convierte en una obra integral.

De tal forma, su idea de la geometría vertical aplicada al muro, encuentra su mayor expresión en ambas escaleras aéreas (de incendio) de la sede de la principal empresa pública venezolana, PDVSA. Éstas en el año 2012 son integradas efectiva y físicamente a la ciudad de Caracas, a través de la colocación del Mural “Uracoa”, en el Eje Este-Oeste de la segunda etapa de una de las arterias viales más importantes de la capital, la Avenida Libertador. Se trata de una trinchera donde las Columnas Policromadas petroleras descienden para extenderse hacia más sus paredes, de forma serial, generando una sensación de movimiento por color, que podemos catalogar como cinética.

 

 

 

Mateo Manaure, autor de la obra que adorna
la avenida Libertador de Caracas. 

 

 

 

 

Es así como, con el Proyecto que denominamos “Vibra Caracas”, bajo la conducción directa del artista, que con su maestría en la gráfica y el diseño, transformó en horizontal las indicadas columnas aéreas de incendio, revestimos el andar del transeúnte a todo lo largo de la segunda etapa de la Avenida Libertador, configurando así el mural vítreo más largo en su género a nivel mundial.

La colocación de la obra implicó un trabajo previo de ingeniería civil y estructural de gran complejidad. Los muros no habían sido reforzados desde la construcción de la Avenida, y ello, a pesar del aumento del peso generado por los años, no sólo por la densidad ocasionada por el cada vez mayor número de vehículos, sino por las múltiples construcciones imprevisibles con anterioridad, como por ejemplo, el conjunto de grandes edificios de interés social, conformantes de la llamada “Misión Vivienda”, entre otros. Hubo que realizar entonces un reforzamiento de las junturas de las paredes, la determinación y corrección de patologías, limpieza y eliminación de residuos y pegamentos, y el posterior revestimiento de las mismas, para la colocación de las baldosas o teselas.

Procesos continuos de inspección y mantenimiento del Mural Uracoa y de sus áreas complementarias integrantes del “Proyecto Vibra Caracas”. Ésto durante el período de nuestra gestión.

Desde el año 2010 iniciamos los trabajos, específicamente, la prueba de aplicación de los murales, escogidos por el Maestro y bajo su total guiatura y dedicación. Se utilizaron en total 320 toneladas de recursos y se colocaron 20 millones de mosaicos vítreos provenientes del reciclaje de la industria automotriz, ésto es, obtenidos de forma ecológica y con bajas emisiones de CO2. Se revistieron 12 mil metros cuadrados, 6 mil por cada cara de la fosa de la parte baja de la segunda etapa de la Avenida Libertador, por parte de dos cuadrillas conformadas por 20 operadores expertos en muralismo. Las partículas o teselas fueron rejuntadas, cepilladas y pulidas para darle un acabado brillante sobre la superficie sometida previamente a la limpieza de sus impurezas a través del método del “sandblasting”.

Todo lo anterior fue además complementado con un trabajo de urbanismo vehicular y de transporte público, de paradas de autobuses, de pasarelas peatonales, etc., y con la ejecución de un importante proyecto de iluminación, que implicó la identificación de niveles lumínicos óptimos, sin deficiencias ni deslumbramientos, para un confort visual en la zona vehicular y en la peatonal. Ello, de manera uniforme, con el objeto de obtener una excelente reproducción cromática, según los estándares internacionales y en pro de la salud visual y seguridad vial de los 50.000 usuarios diarios, para la época. Esta instalación contentiva de 2.060 luminarias, debía respetar y resaltar a la vez el mural. Por otra parte, se iluminaron las escaleras peatonales y se realizó la ambientación estética del inicio de la Avenida mediante la iluminación de las vigas, todo de bajo mantenimiento técnico y rendimiento, y con tecnología “LED”.

Así, con motivo del Bicentenario de nuestra Independencia, la ciudad de Caracas fue engalanada el 29 de septiembre de 2012, con el Mural “Uracoa” de Mateo Manaure, cuyo nombre responde al pueblo de nacimiento del pintor, el cual, imbuido del color, las olas y el volumen del río Orinoco que lo baña, acompaña al caraqueño en su transitar cotidiano y hace alianza con el intenso deseo del Maestro de servir al ser humano que, con su presencia vital, lo ayudó en su búsqueda de tal creación.

]]>
<![CDATA[Despertares]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Despertares-20191013-0009.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Despertares-20191013-0009.html La conflictividad  y el descontento en la región se expresan a través de diferentes manifestaciones, protestas,  revueltas, conductas políticas y electorales, dependiendo de la realidad y las crisis que viven los diferentes países. 

Múltiples causas y variadas expresiones dan cuenta de norte a sur de una crisis política en combinación con otras manifestaciones críticas de carácter económico, institucional y de credibilidad, que ponen en cuestionamiento la legitimidad de la democracia  Independientemente de su propia realidad,  en cada país se fue imponiendo una desconexión de los Gobiernos con la sociedad en general. Suerte de brecha entre gobernantes y gobernados, que se perciben como “abandonados a su suerte”.  Situación que, desde una perspectiva más amplia,  convoca al cuestionamiento de las formas tradicionales e institucionales de hacer política.

Independientemente de las características específicas y la  realidad política de cada país, se observa en la región un despertar de los pueblos que tira por tierra cualquier  hipótesis sobre desafección política.  Condición emocional que alude a sentimientos difusos tales como decepción, desconfianza, desconexión, desinterés y  extrañamiento del sistema político. Sensación de falta de poder y privación de recursos políticos que influye directamente en la percepción de las capacidades para entender la política e incidir en ella. 

Hay quien se sorprende con el nivel de compromiso político y el  despertar de pueblos informados, impulsados por sus convicciones profundas e implicados con su propio destino.  Emerge con fuerza una ciudadanía responsable y comprometida en la búsqueda de soluciones, que pide cuentas a los Gobiernos y demanda participación, cambios, castigos…  Suerte de juicio público que anuncia el fortalecimiento y  consolidación de la democracia en la región. Democracias vivas y sometidas a un necesario debate público…que oscila entre el progresismo y el neoliberalismo, armado de  recetas fondomonetaristas.

Esa aparente conformidad y pasividad va dando paso a movimientos sociales, manifestaciones, expresiones de   resistencia y la construcción o fortalecimiento de una subjetividad regional desalienada.

Y de ello da cuenta el lema que legitima las demandas en Ecuador: “El movimiento indígena y el pueblo ecuatoriano somos uno solo”.

@maryclens

]]>
<![CDATA[El petróleo para el bienestar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-para-el-bienestar-20191010-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-petroleo-para-el-bienestar-20191010-0090.html Hemos insistido hasta la saciedad sobre la calamidad de los servicios públicos en nuestro estado Zulia. Cómo serán nuestros problemas que Maracaibo se ha ganado el título nacional de ser una ciudad más marginada y desasistida de toda Venezuela.

La electricidad, el agua, las calles, la telecomunicaciones, el suministros de alimentos, la especulación, el bachaqueo, la inseguridad y la libertad, son algunos de los quehaceres diarios sufridos por los zulianos Tal es el caso que será llevado a una discusión ante factores de poder en Caracas.

Los zulianos hemos sido dóciles, sumisos y tolerante, aceptando el deterioro de manera histoica. Todo cuanto ha pasado sería para condicionar a los gobernantes del estado: El Gobernador y el Alcalde de Maracaibo! ¿Qué es lo que estas dos autoridades han hecho en favor del pueblo? Los deseos no “ preñan”. Todo lo hablan es para el futuro como promesas de campaña políticas. No se trata de problemas irreales. Son problemas que nos agobian diariamente y que no tienen solución alguna .

La profundización de la crisis de los servicios públicos en Venezuela y en Maracaibo, se debe a la falta de recursos, de ingresos por concepto de las exportaciones petroleras. Evidentemente no hay suficientes ingresos. Nuestro presupuesto nacional está conformado por el aporte de los dividendos que pagan las personas naturales y jurídicas en el territorio nacional y por los ingresos petroleros. Hace varios años las exportaciones petroleras significaban el aporte más importante del presupuesto nacional. Entre 90.000 a 100.000 millones de dólares anuales. Hoy en día, gracias a la incapacidad para producir petróleo, y políticas petroleras fuera de la realidad de nuestra industria petrolera y de las circunstancias mundiales, han llevado a que se facture menos de 20.00 millones de dólares anuales.

El no producir petróleo no lleva a una disminución de casi $ 70.000. Es catastrófico para el país. Las sanciones económicas y financieras han acorralado a Venezuela. Sin embargo, el apoyo financiero y económico de Rusia y China le dan oxígeno al Gobierno, que resiste en medio de la adversidad.

Seguimos insistiendo ¿Cuál es Plan de Pdvsa?. Ahora salen diciendo que se aumentará la producción 1.000.000 de barriles diarios. Eso fue lo que prometieron hace un año y NO pudieron. Por el contrario, la producción bajó más 300.000 barriles por día. Por menos le arrancaban la cabeza a la gente, pero es que este país cambió para mal. "NO PASA NADA”.

De manera que sin recursos no se podrán atender los servicios públicos y Maracaibo seguirá sumergida en el caos y el desespero. Nadie precisará con el tema de la electricidad y el agua y demás problemas. Las calles seguirán rotas e inservibles. No les importa nada de nada. Somos la cola en todo, aún cuanto el estado territorial más poblado de país.

Venezuela pretenden que sea un país no dependiente del petróleo, pero aun cuando no lo quieran, es y será por muchos años un país petrolero. La riquezas de nuestro subsuelo deben ser administradas con responsabilidad, transparencia y en beneficio del bien común.

El petróleo es nuestra única salvación para recuperar la economía y nuestro mejor vivir.

 

 

]]>
<![CDATA[Las lecciones de Ecuador]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-lecciones-de-Ecuador--20191010-0089.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Las-lecciones-de-Ecuador--20191010-0089.html  Los últimos eventos políticos en la hermana República del Ecuador traen muchas lecciones y enseñanzas para Venezuela y el resto de nuestra región. Hemos visto imágenes de un pueblo volcado masivamente a las calles, haciendo frente a las medidas fondomonetaristas del gobierno de Lenín Moreno, de una manera  orgánica, propia, con un fuerte contenido popular. 

Hemos visto y repudiamos la arremetida brutal de las fuerzas represivas del gobierno ecuatoriano, que ha recurrido a la policía y al ejército para actuar violentamente contra su propio pueblo. 

Las imágenes de la policía en Quito lanzando desde el puente de San Roque  a tres jóvenes manifestantes, sus cuerpos inermes en la calle; las palizas y brutalidad de policías a caballo y motos contra jóvenes, caídos o ya capturados; los tanques patrullando las ciudades, como si fueran conducidos por un ejército de ocupación, son señales inequívocas de una represión ordenada y desatada por el gobierno. 

No se trata de hechos aislados, sino de una política represiva que implica una violación de los Derechos Humanos del pueblo ecuatoriano. Estos crímenes deben ser denunciados y repudiados, tanto por los países de la región, como por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

Esta situación política tiene muchas semejanzas con lo que sucede en nuestro propio país, lecciones que nos brinda para enfrentar nuestra propia crisis, pero a la vez, la valentía y combatividad del pueblo ecuatoriano refleja el sentimiento y la conciencia de los pueblos de Nuestra América Latina. Un cambio en la región que se ha venido gestando en un periodo excepcional de nuestra historia y que probablemente pasa inadvertido por unas élites, rancias y atrasadas, desconectadas de nuestra realidad y sentimientos.

Lenín Moreno asciende al poder producto de unas elecciones que gana sobre  la plataforma política y las banderas de la “Revolución Ciudadana” del presidente Rafael Correa. Moreno, siendo su vicepresidente de gobierno, fue el candidato de este movimiento para dar continuidad al programa y la obra del mismo. 

Pero no fue así. En una de esas piruetas de la política con “p” minúscula, Moreno, una vez en el poder, decidió que, ya que él era el presidente,“haría lo que él quisiera”. Se rodeó de su respectivo grupo de poder en una alianza con los factores de derecha del Ecuador, y comenzó a hacer su propio gobierno, traicionando así al movimiento que lo llevó al poder, a su plataforma política, a la “Revolución Ciudadana”, al presidente Correa y al pueblo ecuatoriano que lo escogió, esperanzado en que continuaría en una línea de gobierno que le había brindado al Ecuador estabilidad, soberanía y prosperidad económica. 

Moreno hizo lo mismo que ha hecho maduro con el chavismo. La gran diferencia es que el presidente Correa está vivo y puede denunciarlo; en cambio, el presidente Chávez está muerto, y no puede desenmascarar la traición de maduro. 

En Ecuador, Moreno ha encarcelado al vicepresidente Jorge Glas y perseguido judicialmente al presidente Correa. En nuestro país, maduro igualmente  persigue al chavismo, en mi caso, si me hubiese capturado, estaría sepultado en “La Tumba” o muerto. Ha encarcelado a prominentes ministros de Chávez, como el Mayor General Rodríguez Torres; cientos de oficiales chavistas de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana; dirigentes populares; trabajadores de PDVSA, de Corpoelec, de las Empresas Básicas; persigue y reprime al mismo chavismo, a la plataforma política que lo llevó al poder.

Moreno utiliza a la justicia ecuatoriana para perseguir y encarcelar a Glas y a Correa, de la misma forma que maduro utiliza al Fiscal y al poder judicial para perseguir a los chavistas o ex ministros del presidente Chávez. Los argumentos son los mismos: corrupción, traición, “lawfare”. Los métodos iguales: abuso de su condición de jefe de Estado, manipulación mediática, redes sociales, linchamientos morales, destrucción del nombre y reputación.

Las protestas en Ecuador se desataron tras el anuncio de las medidas económicas: el paquetazo de Moreno, el pasado 1º de octubre.  Las argumentaciones de Moreno para justificar su paquetazo, son las mismas que usa maduro para imponer el suyo: la mala gestión del gobierno anterior, la corrupción, el endeudamiento, etc. 

El factor común es que ninguno de estos dos personajes asume la responsabilidad por sus decisiones, o la mala conducción de la economía. Los dos tienen en común que recibieron países con economías estables, en crecimiento, en el marco de un programa progresista, socialista, a favor del pueblo; y sin embargo, producto de sus errores o su propia visión, han acabado con esas economías, y ahora imponen un paquetazo a sus pueblos, para favorecer a los intereses grupales que los mantienen en el poder.

Una diferencia sustancial es que el paquetazo de Moreno tiene el respaldo del Fondo Monetario Internacional, de la derecha y de los factores de poder de la región. Es un bandazo abierto, una entrega a los factores tradicionales de poder en la región. 

El paquetazo de maduro, aunque tiene las mismas o peores implicaciones que el de Moreno, no cuenta con apoyo de los factores tradicionales, son otros los factores, como resultado del esquema de alianzas que ha hecho maduro para mantenerse en el poder; pero, por otra parte, lo sustancial es que los factores tradicionales de poder, no están dispuestos a trabajar o a apoyar de ninguna manera a maduro, haga él lo que haga, a pesar de todas las propuestas de negociación o acuerdos (abiertos o secretos), ellos quieren el poder. Es decir, en nuestro país, como lo hemos denunciado de manera reiterada, se desarrolla una disputa por el poder de grupos, nuevas élites, con un programa de derecha, ambos de espaldas al pueblo y contrarios a los intereses de todos.

Los comunicados del gobierno venezolano y los comentarios de maduro, criticando las actuaciones de Moreno, además de un acostumbrado ejercicio de cinismo político, pretenden utilizar la situación de Ecuador para contrastar las movilizaciones del pueblo ecuatoriano con la aparente paz que existe en el país. 

Se ufana maduro del hecho de que  ha impuesto a nuestro país un paquetazo más brutal y regresivo que el de Moreno, sin que pase nada, pero oculta el hecho de que ha desarrollando una acción sistemática de represión, persecución y que ha impuesto el miedo en el país. 

Han salido 4.7 millones de venezolanos, el gobierno controla todos los medios de comunicación, tiene a las fuerzas policiales del  FAES, DGCIM, SEBIN y tantos otros grupos paramilitares controlando nuestras zonas populares, pero además, manipula y confunde al pueblo con el sentimiento chavista (Chávez no está para desenmascararlos), y tienen a la oposición venezolana, la que, entre errores sucesivos, se ha convertido en su mejor aliada. 

Las masivas movilizaciones del pueblo ecuatoriano tienen importantes lecciones: se ha movilizado el pueblo pobre e indígena, es una movilización orgánica, es decir, compuesta por  organizaciones sociales. No es un público de tuiter, no sufren del inmediatismo, ni tienen objetivos grupales. No son violentas, ni disparan a las fuerzas del orden público, ni matan a su contrario. 

Es un pueblo que lucha por sus derechos y conquistas económicas y sociales. No se convoca a la calle porque alguien se autoproclamó presidente, o un grupo quiere el poder, o pretende aprovechar la coyuntura para dar un golpe de salón. No, es el pueblo ecuatoriano, más allá de cualquier aspiración de cualquier dirigente o grupo político, el que se moviliza en defensa de su economía, su bienestar y en contra de la entrega del país. 

Moreno huye a Guayaquil, se refugia en las faldas de la oligarquía más rancia, no quiere repetir la salida vergonzosa de Lucio Gutiérrez en 2005, cuando tuvo que escapar del Palacio de Carondelet escondido en la maletera de un carro. 

La derecha ecuatoriana recurre a la manipulación y a la xenofobia contra los venezolanos para tratar de presentar a las movilizaciones en su contra como impulsadas por un agente extranjero, y no que nacen del seno de la sociedad ecuatoriana. 

Acusan a Correa de estar dirigiendo al pueblo ecuatoriano, o las movilizaciones populares desde Venezuela, acusan al gobierno de maduro de financiar las movilizaciones o enviar agentes encubiertos para incendiar el país. No es cierto. Le confieren a maduro una capacidad que no tiene, pero lo más peligroso es que, bajo ese argumento, iniciarán otra “razzia” xenófoba contra los venezolanos que han buscado refugio en tierras ecuatorianas, a las faldas del Pichincha, donde se forjó la gloria inmortal del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, venezolano, cuyos restos reposan en Quito y quien tanto dio por la independencia del Ecuador.

 Las movilizaciones del pueblo ecuatoriano son expresión de un elevado nivel de conciencia de los pueblos latinoamericanos. Conciencia adquirida en un periodo de grandes conquistas políticas, económicas y sociales obtenidas durante los gobiernos de Chávez, Lula, Dilma, Correa, Evo, Néstor y Cristina Kirchnner, Pepe Mujica, Tabaré Vásquez, Michelle Bachelet, Fernando Lugo. Gobiernos progresistas, de fuerte contenido social y popular, que han sido un factor determinante en la conformación de una conciencia y unidad de propósitos de nuestros pueblo. 

Luego de la contraofensiva de la derecha en la región y los gobiernos de derecha que han ocupado los espacios del pueblo, se perfila una nueva expresión de la izquierda, del movimiento popular en América Latina. 

Asimilada la experiencia, los errores y aciertos, luego de la muerte del presidente Chávez, la prisión de Lula y las persecuciones contra Correa, Dilma, la izquierda, el pensamiento progresista, el movimiento popular, se expresa y presenta, renovado en México, con López Obrador, en Argentina con Fernández, en Ecuador con la movilización popular y el liderazgo de Correa, en Brasil con un Lula que, de no estar secuestrado, ganaría fácilmente las elecciones. 

 Nos resta a nosotros en Venezuela, retomar el programa progresista, bolivariano que maduro ha abandonado y traicionado. En esta ola de movilizaciones populares y resurgimiento de gobiernos progresistas, de izquierda, el gran ausente, paradójicamente, es Venezuela. Nuestra patria, hoy día es víctima del Chantaje y opresión del madurismo, que nos mantiene desmovilizados, dispersos, mientras se vulneran los derechos de los trabajadores, del pueblo. 

En la medida que sepamos observar y entender lo que pasa en el Ecuador y en el resto de los países de nuestra región, nos daremos cuenta que maduro ha sido un accidente, una traición dentro de la larga historia de la infamia en nuestro país; pero que, el programa y las conquistas políticas, económicas y sociales alcanzadas en Venezuela durante el periodo de gobierno del presidente Chávez, están vigentes y anidan en el corazón de nuestros pueblos. 

A pesar del terrible daño que el madurismo ha hecho a la causa del socialismo, del bolivarianismo y de la izquierda en general, al final nuestros pueblos asumieron estas banderas como suyas y seguirán luchando por sus derechos, por la posibilidad del vivir bien, de la solidaridad, de la soberanía, de la unión. 

La República Bolivariana de Venezuela, una vez superada la tragedia del madurismo, regresará a  la vanguardia, al frente de las legítimas aspiraciones de nuestros pueblos. ¡Nosotros venceremos!

]]>
<![CDATA[La ruta está marcada]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-ruta-esta-marcada-20191010-0031.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-ruta-esta-marcada-20191010-0031.html  

La semana pasada se aprobó un acuerdo en la Asamblea Nacional que, a mi juicio, representa la solución medular de nuestra tragedia política, es decir, es el instrumento que dibuja la transición posible: elecciones presidenciales libres y transparentes. El resto son fatales deseos que no preñan. Ciertamente, en esas líneas no existen falsas pasiones o frases exaltadas, sino que, al contrario, muestran unas ganas sinceras de recuperar el voto como elemento crucial para resolver nuestras diferencias políticas.

Aparentemente, van confluyendo las fuerzas para alcanzar –como lo dice el documento- un “acuerdo político perdurable que ofrezca garantías para ambas partes”. De manera que, no podemos ser más optimista hoy. Dicho acuerdo, simboliza –para mi gusto- la mejor alternativa para restablecer confianzas; generar la estabilidad política futura que todo gobierno requiere; volver una senda de crecimiento económico sostenido; y lograr una atmósfera saludable de convivencia nacional necesaria y urgente.

Progresivamente, se está entiendo que no negociar solo servirá para fortalecer  el actual Estado fallido. Aunque uno quisiera que el entendimiento nacional llegue más rápido, de todos modos, se aplaude con entusiasmo que las partes están renunciando a intervenciones extranjeras o golpes de Estado. Gracias al cielo se está reconociendo que es más barato reconstruir mediante negociaciones que trayendo 50 mil militares con probabilidad incierta de que mantengan un orden.  Bien simple: Están quedando muy pocos que no terminan de comprender que, si no acordamos, perdemos todos.

Es irrefutable la inviabilidad del régimen de Nicolás Maduro. ¿Quién pudiera negar que su administración está llena de defectos y desequilibrios que solo llevan sufrimiento y agonía a todos los venezolanos? Sin embargo, aún resisten algunos porque se sostienen mediante una industria criminal bien alimentada que no quiere perder sus privilegios. Y aquí debemos hacer un énfasis especial: Estamos obligados a persuadir a esos pocos –pero fundamentales- de que a todos nos convienen la solución del conflicto y que de nada sirve seguir sobreviviendo en base a negocios ilícitos y a costa de la destrucción generalizada de la sociedad venezolana. Quiere decir: hoy te alimentas de un Estado fallido que mañana no es garantía de nada.

Insisto, lamentablemente, aún queda un sector que no le golpea la “ración de patria” que sí afecta a la mayoría ciudadana cuando no le llega el agua o la electricidad por varios días o no puede cumplir con su tratamiento oncológico; todavía existe un grupo que no le conviene que se resuelve este drama social por la vía electoral; y por ello, poco le importa la debacle porque consideran que se benefician a mayor escala manteniendo el estado actual de las cosas. No obstante, no podemos cansarnos de decir que sí hay remedio para corregir el comportamiento de estas minorías, pues, está demostrado que las mayorías organizadas tienden a triunfar; pero necesitan un arma valerosa: el voto. He ahí la ruta.

]]>
<![CDATA[Paguemos el combustible]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Paguemos-el-combustible-20191010-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Paguemos-el-combustible-20191010-0029.html  

Chávez dio el paso con la orientación del ingreso petrolero a la inversión social. Obligó al cambio de la Venezuela de la renta petrolera, que ahora debe terminar de llegar a su fin para dar paso a la construcción de la economía productora de riqueza, que se debe distribuir con equidad.

Recordamos siete años de la última campaña de Chávez. Su triunfo para el mandato del relanzamiento de la Patria a ese nuevo estadio de trabajo, progreso, paz y felicidad de sus hijos."Pan, ciencia y dignidad", en las palabras y escritos de Kléber Ramírez.

Los hechos nos fueron obligando a corregir errores dispendiosos y fuera de toda lógica. Lo que parecía imposible, regalar dólares preferenciales en "tarjetas de viajeros" que ahora necesitamos. Remesas para alimentar las marañas de quienes "cumplían requisitos" y desangraban las arcas públicas con complicidades internas. Suspendimos esas prácticas dilapidadoras suicidas, sin que se diera más que una vuelta a la realidad de los "vivos", siempre atracando, criticando y destruyendo como modo de vida.

El paso siguiente, el que estamos obligados a dar, la mayoría de la población de seguro va a entenderlo, es darle precio justo a la gasolina, al diesel y al gas. Está sufriendo nuestro pueblo en colas interminables, con un costo incomparable, especialmente en la frontera occidental.

"Operativos fingidos de captura de contrabando" cuando allí son un sistema que mantiene privilegios de mafias de frontera y algunas autoridades sin moral. Los controles (chip) que colocó Pdvsa terminaron por ser un negocio, violado por las complicidades internas. Pagar el combustible, con orientación inmediata de las divisas que nos ingresarán por la frontera a la activación de empresas privadas y públicas, a los servicios y a dar estímulos a la producción agrícola que nos urge en este momento.

Debemos quitar ese cañón que son los combustibles a las mafias neogranadinas en el gobierno y sus alianzas transnacionales ahora mismo. Nuestro pueblo lo agradecerá y lo entenderá.

]]>
<![CDATA[Maracaibo electrocutada y sin un real]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Maracaibo-electrocutada-y-sin-un-real-20191007-0062.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Maracaibo-electrocutada-y-sin-un-real-20191007-0062.html  

Desde hace varios años se ha venido señalando la necesidad de atender con eficiencia el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), el cual ha sido materialmente destruido por dos décadas de malos manejos, equivocado modelo de gestión, desprofesionalización y corrupción.

Durante los años que van desde la elección de Hugo Chávez. 1998, hasta el año 2007, las inversiones en el sector eléctrico fueron inexistentes. Al llegar HCH al poder el SEN contaba con un importante “colchón energético”, que fue construido en los años anteriores a través de un manejo adecuado del sistema. Diez años después este colchón había desaparecido y se presenta la primera crisis energética de este siglo, debido al déficit de la generación frente a la demanda de energía que venía creciendo.

Al darse cuenta de la emergencia, el gobierno nacional destinó grandes cantidades de recursos económicos, a tratar de revertirla, pero todo se hace mal y los recursos, por malos manejos, improvisación y corrupción, van a parar a un almacén de chatarra que es hoy el parque termoeléctrico del SEN y a los bolsillos de funcionarios y contratistas corruptos. Aunque nadie sabe la cantidad exacta, por la inexistencia de contraloría al respecto, se habla de 120 mil millones de dólares que fueron tirados a la cañería en este criminal acto del gobierno.

Adicionalmente, la Asamblea Nacional aprueba en 2010 una nueva Ley de Servicio Eléctrico que acaba con la descentralización en el sector, aniquila las experiencia regionales y crea el monstruo inmóvil y corrupto que es hoy CORPOELEC.

El Zulia y otros estados del país pierden sus empresas regionales que venían siendo ejemplo de eficiencia y de buena gestión. En el caso del Zulia, ENELVEN desaparece y con ella el buen servicio que prestaba. Se queda el servicio eléctrico del Zulia al garete. Se descuida el mantenimiento de las plantas termoeléctricas, se improvisa en su manejo y como resultado la generación local se pierde, generando una profunda e inconveniente dependencia de la energía generada por el Guri.

 Las subestaciones eléctricas sufren por la falta de su mantenimiento preventivo y correctivo, con lo cual las fallas en su funcionameinto, las sobrecargas, no se hacen esperar, por lo que la red de distribución de la antigua ENELVEN entra en colapso.

Igualmente ocurre con la interconexión eléctrica de nuestro sistema zuliano con el Guri. De los tres circuitos de interconexión solo uno está activo, construido sobre torres que cruzan el estrecho del Lago de Maracaibo, los otros dos irremediablemente fuera de servicio.

El resultado es lo que vivimos hoy y desde hace demasiado tiempo. Un sistema eléctrico que no brinda la energía que necesita el pueblo zuliano para vivir y para mantenerse y progresar. Una verdadera pesadilla para las familias, el comercio, la industria, para el trabajo productivo, para la educación y el bienestar.

Lo peor de todo esto es que el gobierno, escudándose en el efecto las llamadas sanciones internacionales, se ha quedado de brazos cruzados y no ha desarrollado un verdadero plan de ataque a este problema. Ya van 7 meses de que se iniciaran la serie de fallas catastróficas en el sistema de Guri, y no ha habido avance en la recuperación de esa planta hidroeléctrica, ni tampoco en la reparación de las termoeléctricas zulianas.

Varias veces se ha anunciado la reparación de Termozulia y lo que se han hecho son esfuerzos tímidos y sin ningún avance significativo. Varias veces el Gobernador Prieto ha anunciado el fin del racionamiento eléctrico y sin embargo este se mantiene azotando la paciencia del pueblo zuliano.

No podemos continuar así. Debemos construir un camino que nos permita recuperar nuestra calidad de vida, nuestro trabajo, nuestra productividad. Considero que la solución gira alrededor de un acuerdo de la clase política y de la sociedad zuliana dirigido a concretar varios elementos de gestión pública que acaben con esta situación:

1.            Construir un Mecanismo Humanitario, a través del consenso entre la Asamblea Nacional. La Gobernación del Zulia, las alcaldías, el Gobierno Nacional y la sociedad civil,  para atender la emergencia eléctrica del Zulia, que recoja un programa mínimo de obras públicas a ser desarrolladas en este marco. Este acuerdo debe contener también los elementos financieros necesarios, incluyendo la posibilidad de financiamiento externo a través de organismos como la CAF. Hasta ahora se han escuchado varias propuestas en este sentido.

a.            Incorporación de generación termoeléctrica de emergencia a través de la operación de Unidades de respuesta Rápida o de barcazas generadoras. Esta propuesta ha sido impulsada principalmente por nuestro partido Un Nuevo Tiempo y su líder Manuel Rosales.

b.            Incorporación de la interconexión eléctrica con la Republica de Colombia para la compra de energía al hermano país, en condiciones técnicas y económicas idóneas.

c.            Reparación de las unidades termoeléctricas de Termozulia, Planta Ramón Laguna, Planta Rafael Urdaneta y Planta de El Vigia.

d.            Continuación de la ingeniería y construcción de una nueva interconexión eléctrica con Guri a 400 KV.

e.            Mantenimiento y reparación de las subestaciones eléctricas de Maracaibo y del resto del Zulia.

2.            Exigir al gobierno nacional, para que en conjunto con la AN, procedan a entregar al estado Zulia y sus instituciones, la administración del sector eléctrico zuliano. De esta manera estaremos logrando la constitución de una empresa regional que se ocupe verdaderamente de atender este problema y nos de garantía de confiabilidad en el servicio.

3.            Preparar un plan agresivo de formación de los recursos humanos necesarios para el rescate del sector eléctrico zuliano, a través de la participación de la AN, el gobierno nacional, la Gobernación del estado, las universidades públicas y privadas del Zulia y las instituciones técnicas del estado,

4.            Preparar un plan de protección de las instalaciones del sistema eléctrico para evitar el hurto de componentes, cables y equipos que tanto daño le ha hecho al mismo.

Estoy consciente de que este camino del consenso para atender los problemas del Zulia es complicado. Hace falta mucha voluntad y abandonar la conflictividad política para atender el reclamo social. De la crisis el gobierno es el culpable, pero de la solución los responsables somos todos.

Cada zuliano, cada venezolano, tiene claro en su corazón y en su mente quien es el culpable de esta oscura tragedia. El tiempo de buscar al culpable ya paso porque ya todos sabemos quien es. Este es el tiempo de salvar vidas, y eso requiere acordarnos incluso con los culpables del desastre, no para aminorar su culpa, sino para entre todos resolver lo que ellos solos ni saben ni pueden resolver, y que es una materia tan urgente, de tan alto costo humanitario, que no puede esperar a que los tiempos de la política y la diplomacia resuelvan el problema del poder.

]]>
<![CDATA[“Es la economía, estúpido” (segunda parte) la destrucción de Pdvsa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-segunda-parte-la-destruccion-de-Pdvsa-20191005-0032.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-segunda-parte-la-destruccion-de-Pdvsa-20191005-0032.html En el artículo anterior de esta serie sobre economía, hablamos de los antecedentes y el nuevo cuadro de la situación política del país con el ascenso del madurismo al poder, cómo se fraguó el “golpe de timón” del gobierno hacia la derecha y cómo los ministros del área económica del gobierno del presidente Chávez fuimos apartados del gobierno y de la conducción económica del país.

A partir de allí maduro y su grupo de poder han arremetido contra el legado y la obra del presidente Chávez, producto de los nuevos intereses económicos en el poder y la posición política del madurismo de “diferir” la revolución bolivariana, lo que finalmente ha desembocado en una negación a los objetivos históricos del Plan de la Patria, una gigantesca traición al pueblo venezolano.

Aunque parezca extraño, muchas de las acciones económicas del madurismo, los terribles y costosisimos errores de sus decisiones u omisiones tienen su origen y causa en una gigantesca irresponsabilidad e incompetencia para el manejo de los asuntos de Estado, mientras en otros casos, como el petrolero, su profunda ignorancia en el tema y la prevalencia de intereses mezquinos, personales, económicos, por sobre los más sagrados intereses del país.

Degollaron la gallina de los huevos de oro, acabaron con PDVSA y, en consecuencia, al destruir la única fuente de ingresos de divisas en el país, hicieron colapsar la economía y nos llevaron a este abismo. Acabar con PDVSA es como darse un tiro en el pie. maduro, al perseguir  a los trabajadores, “purgar” a los dirigentes del periodo Chávez-Ramírez en la industria y destruir a PDVSA cometió su más grave error político, arrastrando a la economía y a todo el país a este desastre, haciendo inviable su modelo, lo que, finalmente, lo sacará del poder.

Este ha sido un tema que he abordado en muchos de mis artículos y reflexiones. La razón, está obviamente vinculada al hecho de que dediqué 12 años de mi vida a dirigir la empresa y el sector, pero, además, y más allá del afecto y el apego, del amor que siento por nuestra empresa, porque resulta obvio que PDVSA y la política petrolera es el centro, el corazón de nuestra economía. Eso lo entendía Chávez, lo entiende todo el mundo, … menos maduro.

Venezuela es un país petrolero, estúpido.

Somos un país petrolero por excelencia. Nuestra producción de petróleo se remonta a más de 100 años como lo recordamos en su oportunidad desde el pozo Zumaque, allá en Mene Grande, en nuestro golpeado Estado Zulia.

Hasta 1970, con el surgimiento de la explotación petrolera de los países del Golfo, fuimos el principal exportador de petróleo del mundo, miembro fundador de la OPEP junto con Arabia Saudita, Irak, Irán y Kuwait; el quinto productor de petróleo de la organización hasta el año 2012.

Aunque en el periodo de las transnacionales, estas se llevaron miles de millones de barriles de petróleo del país, hasta el año 2005, nuestras reservas remanentes eran de 80 mil millones de barriles de petróleo. Luego, con el inicio en el 2005 del proyecto “Magna Reserva” y la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, en 2007, logramos certificar con la Ryder Scott, hasta 297 mil millones de barriles de petróleo crudo, reservas que logramos que la OPEP y todo el mundo reconocieran en el año 2012. Es decir, por azares de la geología y del proceso de formación del planeta, nuestro país concentra las reservas de petróleo más grandes del planeta (303 mil millones de barriles) y la sexta reserva de gas (225 billones de pies cúbicos) del mundo.

El 25,5% de las reservas de petróleo de la OPEP y el 18,3% del mundo están en Venezuela.  Poseemos la mayor concentración del mundo de hidrocarburos, petróleo y gas, el recurso natural más importante para el desarrollo económico; el recurso natural fundamental para la seguridad energética y estratégica de la economía mundial.

Entonces ¿por qué o a cuenta de qué nuestro pueblo tiene que renunciar a esta extraordinaria posibilidad de desarrollo? ¿Por qué el madurismo proclama que “se acabó el modelo rentista petrolero”, mientras al mismo tiempo, arrasa con los minerales del Arco Minero, profundizando aún más el modelo extractivista que se suponía debíamos superar? 

La posición del madurismo de renunciar al petróleo es la misma posición de los promotores de la Apertura Petrolera, ahora reeditada en el “plan país” de la oposición. Haber destruido a PDVSA y arrasar con nuestra economía petrolera, reivindicar “acabar” con el ingreso petrolero, ha significado para nuestro pueblo, retroceder a la situación de los años 1937-1940, cuando producíamos entre 500 – 600 mil barriles día de petróleo, peor, porque, solo éramos menos de 4 millones de venezolanos (menos de los 4.3 millones que han salido del país) y, porque, en aquellos años, al menos producíamos comida. 

En términos políticos pretender acabar con el petróleo en Venezuela, es tan absurdo como aquella consigna de Pol Pot de volver al “año cero” en Cambodia, que ocasionó tanta destrucción y tragedia a su país. Por otra parte, se renuncia o se entrega un posicionamiento estratégico en el mundo, el objetivo de todas las agresiones imperialistas: el petróleo. Es como “tirar la toalla”

Ahora, según el madurismo, el pueblo venezolano debe renunciar a su principal riqueza: el petróleo, y a la inmensa renta petrolera que nos corresponde como dueños de este recurso natural que subyace en nuestro territorio.

La renuncia al ingreso petrolero trae como consecuencia un choque contra nuestro país, de la noche a la mañana se renuncia a un ingreso anual promedio de 73.508 millones de dólares (2004-2014), para luego imponer un paquetazo, el objetivo de “déficit fiscal cero”, tal cual hacen Macri en Argentina o Lenin Moreno en Ecuador: ajuste monetarista, devaluación, liberación del precio de combustibles, salarios de miseria. maduro critica a Lenin Moreno, pero le ha impuesto un paquetazo peor a los venezolanos, donde el pueblo pobre y trabajador, debe tratar de sobrevivir con 2 dólares al mes, convertirse en mano de obra semi-esclava, pagar más IVA, más impuestos.

Ante la renuncia que hace el madurismo a la economía petrolera y a la renta, estando nuestro petróleo allí, en nuestro subsuelo, (estoy seguro que las mayores reservas de petróleo del mundo no se quedarán allí abandonadas), entonces la gran pregunta es: ¿quién se llevará la riqueza petrolera?

Se la llevarán las transnacionales, sean del país que sea. Se llevan la producción, obtienen descuentos en el precio de nuestro petróleo, exenciones de impuestos petroleros, de regalías, controlan las operaciones, las exportaciones. Nos expropian (maduro) y nos expropiarán (guaidó) nuestras riquezas. Si no restablecemos nuestra política de Plena Soberanía Petrolera y no recuperamos PDVSA, no habrá manera de que el pueblo salga de la miseria, que superemos este desastre.

Si no nos reconocemos como un país petrolero, no entenderemos qué pasa en la economía nacional, qué intereses están en pugna, justo por controlar el petróleo, estaremos desarmados ideológicamente, no sabremos donde estamos parados en la geopolítica y economía mundial.

Si el pueblo renuncia a la regalía y los impuestos petroleros, entonces estaría renunciando a los inmensos beneficios sociales, económicos y de calidad de vida que le corresponden con una distribución popular y revolucionaria de la renta petrolera.

El problema no es la renta petrolera, así como no lo es el “sofá” del chiste, el problema es el uso que se le dé a la renta petrolera ¿Quién se apropia de ella? ¿Para qué se destina? ¿Cuáles intereses prevalecen, los nacionales, los transnacionales, los de la burguesía, los del pueblo? La respuesta a estas interrogantes ha marcado nuestra historia contemporánea y define el  tipo de gobiernos que hemos tenido y el que tenemos ahora. Esa debe ser la gran discusión.

Nuestra primera gran batalla por la Plena Soberanía Petrolera fue recuperar la renta petrolera, la riqueza del pueblo venezolano que se la llevaban las transnacionales que se apropiaron de nuestro petróleo durante la nefasta apertura petrolera.

Había que recuperar la renta, asegurarla, como requisito indispensable para poder avanzar en las profundas transformaciones económicas y sociales del país. Fue para recuperar la renta y el manejo soberano de nuestro petróleo que pasamos a la ofensiva, con toda la fuerza del Estado luego del derrotado el Sabotaje Petrolero. En una batalla en todo el frente petrolero, restablecimos la Constitución, nuestro marco legal petrolero y nuestra soberanía económica; recuperamos nuestras regalías, impuestos petroleros, operaciones, control del negocio.

Este esfuerzo tuvo sus frutos concretos, logró estabilidad y crecimiento económico, con justicia social, prosperidad para todo el país. Entre 2004-2014, logramos captar por concepto de ingresos por exportaciones petroleras un total de 735.076 millones de dólares, de los cuales, 530 mil millones de dólares ingresaron al Fisco, por concepto de impuestos y regalías petroleras, la renta petrolera.

Si bien es cierto que estratégicamente debemos superar el modelo rentista petrolero, debemos construir un modelo económico basado en el trabajo, el socialismo, este paso no podemos hacerlo con un programa de choque económico de derecha, pero además ese objetivo estratégico no implica abandonar la renta petrolera y el derecho que tenemos de explotar el petróleo en beneficio de nuestro pueblo. Así está establecido en el Plan de la Patria, allí está en nuestros objetivos históricos.

La renta petrolera debe ser utilizada en primera instancia para satisfacer las necesidades de nuestro pueblo: alimentación, educación, salud, cultura, infraestructura. Eso fue lo que hicimos en el gobierno del presidente Chávez, donde invertimos más de 216 mil millones de dólares para el desarrollo social: las Misiones, Grandes Misiones, escuelas, universidades, cultura, salud, medicamentos, alimentación y todo tipo de programas para derrotar la exclusión y pobreza; lo hicimos y lo hicimos bien, allí están las metas del milenio que nuestro país pudo alcanzar con éxito.

Se trataba de utilizar la renta petrolera para priorizar al pueblo, establecer un sistema de garantías sociales y un nivel de vida adecuado, el vivir bien, sacar a nuestro pueblo de la exclusión y la pobreza.

Es a partir de ese nivel de bienestar y conciencia del pueblo, con soberanía política y económica, que podemos expandir nuestras propias capacidades productivas, utilizar la renta petrolera como una tremenda herramienta para impulsar la agricultura, pesca, industrialización, manufactura, el trabajo.

Pero además la existencia del petróleo y el manejo adecuado de la renta petrolera, nos permite establecer un sistema económico soberano, propio, donde se garanticen las conquistas y el bienestar social de nuestro pueblo, donde la hegemonía estatal sobre la economía nos permita irradiar los valores y la práctica fundamentales de la sociedad: la solidaridad, la conciencia del deber social, la justicia social, la democracia participativa y protagónica.

Es solo con la renta petrolera, bien administrada, que se puede desarrollar un tejido productivo que nos permita satisfacer nuestras necesidades materiales y a la vez garantizar el disfrute de una nueva espiritualidad, insuflar y estimular en la población los valores más elevados, que nunca nadie se apropie del trabajo del otro, explote a su semejante, destruya la naturaleza. Es una visión de largo plazo, es un combate en el que debemos empeñarnos.

A pesar de lo que diga el madurismo, el petróleo está allí, la reserva más grande del mundo está en el subsuelo, a la espera de ser explotada, extraída. La gran pregunta es ¿a favor de quién? Somos un pueblo empobrecido, viviendo esta tragedia, en el país con las reservas de petróleo más grandes del planeta. ¿Cómo es posible esto?

PDVSA, la empresa nacional, instrumento de la soberanía petrolera

Sin empresas petroleras no se puede extraer el petróleo, esto parece una perogrullada, pero existen pueblos hermanos que, teniendo petróleo, no pueden explotarlo porque no tienen el conocimiento, ni las capacidades técnicas, ni el personal nacional, por lo que deben recurrir a las empresas transnacionales, que actúan con base en sus propios intereses.

Sin PDVSA el país no puede explotar el petróleo por sí mismo, sin la Política de Plena Soberanía Petrolera no podemos controlar esta compleja actividad para ponerla al servicio del pueblo. PDVSA es un gran activo de la nación.

La creación de PDVSA en 1976, fue un gran paso adelante y luego de su recuperación del Sabotaje Petrolero y con el nacimiento de la Nueva PDVSA, logramos colocar a nuestra empresa nacional, por primera vez desde su fundación, subordinada al Estado Venezolano y como instrumento del Pleno Ejercicio de la Plena Soberanía Petrolera.

A mi me toco estar en la primera línea del frente de su rescate durante el Sabotaje Petrolero del 2002-2003, siendo ya ministro de petróleo desde el 17 de julio de 2002, estuve junto a Alí Rodríguez y otros valiosos compañeros gerentes y trabajadores (por cierto, la mayoría ya no están, están fuera del gobierno, de la empresa, o están presos), en el equipo de patriotas que le hicimos frente a esta acción contra PDVSA y contra el país,  logrando recuperar sus niveles de producción y completa operatividad en cuestión de meses.

Luego, a partir del 10 octubre de 2004 hasta agosto de 2014, me correspondió refundar y dirigir la Nueva PDVSA, la Roja Rojita. Durante ese periodo nos echamos el país al hombro, su economía, mientras se producía la transición hacia un Estado Bolivariano y dábamos la batalla por el desarrollo social y la soberanía económica.

Convertimos a nuestra empresa, devastada por los efectos del Sabotaje Petrolero, cuando  perdimos 17 mil millones de dólares en daños directos, en una verdadera empresa petrolera nacional, la quinta empresa más importante del mundo. Fue un esfuerzo denodado de un equipo de miles de gerentes, obreros, técnicos, trabajadores todos del Estado Venezolano, que supimos conducir nuestra empresa en momentos duros, de combate y conflictos, ataques de todo tipo por defender nuestra soberanía y mantener el petróleo al servicio del pueblo. 

A pesar de estos logros, maduro, tan pronto asumió la presidencia, decidió tomar, a sangre y fuego, el control de PDVSA, “cambiar de caballo en medio del río”, en pleno inicio de la crisis económica.

Poco le importó el desempeño de la empresa, ni el hecho de que siempre contamos con el apoyo y respaldo del presidente Chávez, que éramos un baluarte de la soberanía, el sostén de la economía, la “pata de la mesa del país”, mesa que, en términos de economía, solo tenía una pata: PDVSA.

La realidad es que pudieron más los intereses del nuevo grupo que ascendía con maduro al poder, pudieron más que el sentido común y de responsabilidad con todo el país, sobre todo de cara a la desestabilización política y a las variables del mercado petrolero internacional que, como ya le había advertido, se complicaría para nosotros.  

Los factores de poder: maduro, diosdado, cilia, tareck, los hermanos rodríguez, los militares querían el control de PDVSA desde siempre: sus recursos, su poder, sus posibilidades. Chávez lo sabía y por eso los contenía y mantenía fuera de PDVSA. Trabajamos junto al presidente Chávez durante 12 años garantizando que todo el poder de PDVSA y todas las posibilidades que se abrían por el hecho de estar subordinada, por primera vez al Estado, al servicio del pueblo, nos permitiera cancelar la inmensa deuda social y reconstruir el país, devastado por la IV República, era poder para el pueblo, para el Estado Venezolano; esto fue así y seguiría siendo así mientras Chávez estuviese en el poder, como lo dijo él mismo a viva voz durante su última campaña electoral, pero Chávez murió y todo cambió.

La verdad es que el madurismo quería el control de PDVSA desde el mismo día en que maduro asumió la presidencia, era una revancha contra la empresa, entraron a sangre y fuego, por las paredes, por el techo, a saco roto y acabaron con PDVSA.

Desde el mismo día de su primer discurso a la nación, maduro me dijo que quería “refrescar” PDVSA, que le entregara la empresa. Le dije que no lo haría, y le recordé que él estaba haciendo lo mismo que decía la oposición que haría si derrotaban a Chávez en el 2012 y a lo cual el presidente le salió al paso, explicando las razones de este propósito de la oposición. Si ahora escuchamos el video y sustituimos la palabra de “opositor” por “maduro”, veremos como este hizo justo lo que el Comandante advirtió que pasaría con PDVSA si la oposición tomaba el poder.

Sabíamos que la decisión de maduro estaba ya tomada, era cuestión de tiempo, era parte de un plan. No voy a profundizar en este momento como fue de traumático y sin sentido ese asalto a nuestra principal empresa, lo cual solo fue posible por el acuerdo o alianza que hicieron maduro y diosdado, para controlar todo el país.

Pero no les salió bien, no podía salirles bien, no tenían el liderazgo, ni el conocimiento, ni la capacidad, no supieron, no pudieron, subestimaron a la empresa, al negocio petrolero, improvisaron, la empresa les quedó muy grande. Seguro que quienes  los estimularon a cometer el mayor error de su desgobierno les habrán dicho que “sería fácil”, “que no pasaría nada”. ¡Tremendo pelón!

En el próximo artículo de esta entrega sobre la economía “Es la economía, estúpido”, te explicaré, cómo destruyeron PDVSA ¿Cómo es posible convertir a la que en el 2013 era considerada la quinta empresa petrolera del mundo, en este triste amasijo de chatarra abandonada y herida de muerte por el madurismo? Te lo cuento el próximo domingo.

]]>
<![CDATA[Aporofobia]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Aporofobia-20191003-0023.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Aporofobia-20191003-0023.html    No creo que los actos de rechazo contra algunos venezolanos que se están registrando en países, como Perú, Ecuador, Panamá, entre otros, sea por su nacionalidad, o porque sean negros o blancos o por feos o bonitos.

   La razón es muy sencilla: son pobres. Los actos de rechazo, de existir realmente, por xenofobia, se habrían realizado años antes, en aquellos días cuando los venezolanos salían a esos y otros países con las manos colmadas de dinero para gastarlos en compras, turismo y propinas.

   Que sepa, no encuentro registros donde aparezcan manifestaciones de odio a venezolanos por llegar a gastar ni invertir en negocios ni cuentas bancarias en dólares. Por el contrario, esas sociedades estaban abiertas y dispuestas, con sus gobernantes incluidos, para recibir de muy buena gana, a los venezolanos de los tiempos del “ta barato, dame dos” de aquellas décadas pasadas.

   Me refiero a esto que titulo en mi artículo y que se denomina aporofobia o aversión, rechazo y miedo al pobre y la pobreza. Los venezolanos pobres y su pobreza están siendo rechazados progresivamente, como resultado de una visibilización de ese estigma social que marca a quién sale de su lugar de origen, con una mano adelante y otra atrás, a pie por esos caminos desolados del mundo, sin rumbo cierto ni tampoco nadie que lo espere.

   Porque este venezolano que vaga desnudo en lo material, espiritual, académico y psicológico, es la peladera ambulante, pura y simple, la propia escoria social que así es vista, definida y tratada en cualquier sitio del mundo.

   Lo afirmé hace tiempo en uno de mis escritos. La migración venezolana, que ya se acerca a los 5 millones de seres humanos, ha tenido cerca de 4 etapas u oleadas. La primera ocupó la salida de quienes nada tenían que perder y sí, mucho que ganar. Acaudalados herederos, empresarios, presidentes de transnacionales. Una segunda oleada la ocuparon los profesionales y técnicos calificados, y que en otros países eran disputados como verdaderos trofeos del saber, por su capacitación y experiencia en su área de conocimiento. Chile y Ecuador han salido adelante con este aporte en el área de las ciencias médicas. La tercera oleada ha estado compuesta por técnicos medios, artesanos, emprendedores y jóvenes recién graduados. En los dos anteriores casos, los países receptores ganan doble: no invierten en la formación académica y obtienen un profesional ya formado y con experiencia. La última oleada siempre es la indeseable. Son los históricos “pata en el suelo” o como los rebautizó el chavizmo, los “rodilla en tierra”. Ambos herederos del ancestral “Juan Bimba” del siglo antepasado venezolano.

   Exportar pobres y miserables es lo que está de moda en el mundo. Eso ya lo han advertido muy bien los especialistas, como la profesora Adela Cortinas, quien acuñó el término aporofobia, para diferenciarlo de xenofobia y chovinismo.

   Para muchos traficantes de la política y el control social los pobres huelen mal, son un estorbo para cualquier país en las circunstancias en que se plantea en la actualidad el desarrollo humano y la tan cacareada globalización. Por eso, y para perfumarla, a los pobres y miserables se les está buscando un valor, una rentabilidad que permita justificar invertir en ellos.

   Por eso las migraciones que en las dos últimas décadas se han visto en el mundo, sobre todo del África y ciertas regiones del Medioriente y Asia, y ahora de Centro y Sudamérica, se están vinculando, sea con realidades basadas en control de áreas geográficas estratégicas, religiosas o ideológico-políticas. Son las “puntas de lanza” para posicionar poderes.

   A los pobres se les “usa” para eso y más, porque con algo deben pagar su estancia en otro sitio. Atrás quedaron los días cuando los migrantes y refugiados, por las razones que fueran, eran usados como fuerza bruta para trabajos, como jornaleros en las plantaciones de frutas en EEUU, o los llamados braseros colombianos en las haciendas del sur del lago de Maracaibo, en Venezuela. En esos y otros países siempre, como ahora, en calidad de semiesclavitud.

   Pues bien, por estos tiempos los pobres y la pobreza revisten mayor importancia porque puede explotarse, bien como “mercancia” usada con fines políticos, religiosos, o para divertimento, como masa sexual o conejillos de indias para experimentos biotecnológicos.

   Por cierto, en el Perú de los años dorados de Fujimori, se ordenó “esterilizar” a cerca de 350000 peruanos, todos pobres, marginales e indeseables indígenas, de manera forzada, justificando un supuesto control de la natalidad. La verdad era otra, más tenebrosa e hipócrita.

   Hay que dudar de estos supuestos rechazos de venezolanos por razones xonófobas. Más bien parecen actos propagandísticos bien calculados. Creo que detrás de ello puede existir todo un plan para distraer la atención de otros focos, políticos, religiosos, económicos, mucho más serios y reales.

 

]]>
<![CDATA[¿Qué pasó con la Constituyente?     ]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-paso-con-la-Constituyente-20191003-0029.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Que-paso-con-la-Constituyente-20191003-0029.html  ¿Qué ha pasado con la Constituyente y los constituyentistas? ¿Todavía se siguen reuniendo? ¿Para qué? ¿Dónde está la nueva constitución que  iban a elaborar? ¿Cuál es el producto de todos esos  meses y años, en que supuestamente estuvieron reunidos, trabajando y produciendo?  ¿Han pagado ellos de su bolsillo  el alojamiento y las comidas? ¿Han recibido algún tipo de salario por ese trabajo cuyos frutos no hemos visto todavía?  Los ciudadanos tenemos derecho a saber si han utilizado apropiadamente los recursos del país que pertenecen a todos nosotros. ¿No resulta hoy evidente que con toda esa alharaca de la Constituyente solo pretendían crear una especie de  poder supraconstitucional para atornillar al gobierno en el poder y seguir frenando y debilitando a la Asamblea Nacional, único poder legítimo en Venezuela? ¿En algún momento creyeron  que la Constituyente iba a ser un lugar para el debate libre y la solución de los problemas como pretendieron hacernos creer?

 ¿Qué ha sido de todas esas personas  que, en las propagandas obligadas, nos pedían el voto y nos prometían soluciones a los problemas? ¿Dónde están las soluciones prometidas?  Se nos dijo y repitió hasta el cansancio que la primera tarea de la Constituyente era enfrentar el problema económico y mitigar el desabastecimiento, la inflación y la escasez. ¿Qué han hecho para ello?

Recuerdo cómo los constituyentistas   insistían, con una seriedad de neoconversos y como si estuvieran descubriendo el agua tibia,   en la necesidad de superar el modelo rentista y sustituirlo por un modelo productivo. Pero no parecen haber hecho nada por detener la destrucción del aparato productivo y por imponer un giro radical a la economía que acabe con el saqueo del país. En todos estos meses en que han estado dedicados a tiempo completo a salvar el país, no han sido capaces de señalarnos ni una sola medida eficaz para resolver alguno de los problemas esenciales, sino que más bien se han mantenido callados ante la  agudización de todos ellos. ¿Acaso no hay entre los constituyentistas algún espíritu libre y valiente que denuncie tanta incompetencia y tanto engaño? ¿Ninguno tiene el coraje suficiente para denunciar, por ejemplo, los crímenes ecológicos que se están realizando con el arco minero y la profundización de la economía rentista y extractivista que está destruyendo la cuenca del Orinoco y amenaza la propia vida de los pueblos indígenas que habitan allí?

Siempre me ha impresionado el silencio cómplice de ciertas izquierdas que,  por miedo a ser considerados  reaccionarios o de hacerle juego al imperio,  son incapaces de analizar críticamente la realidad, y se callan los abusos y errores que  cometen los gobiernos que se autodenominan de izquierda.  Su ideología es un cristal deformante que produce toda clase de aberraciones morales. Históricamente, siempre han sido muy rápidos en denunciar con fuerza  los crímenes de los fascismos  y los dictadores  latinoamericanos, pero ni una sola palabra para denunciar los crímenes en la Unión Soviética, Camboya, Corea, Europa Central y Cuba.  ¿Acaso, como pensaba Trostky,  hay una represión o incluso un exterminio   lícito  si favorece una supuesta revolución? ¿Acaso Stalin no ocasionó tantos o más muertos que Hitler? ¿No son acaso fascistas los procedimientos de los colectivos y grupos armados cuando cargan con fuerza contra manifestaciones pacíficas?

Es hora de mayor coherencia y valor para denunciar los abusos vengan de donde vengan.

]]>
<![CDATA[La deuda externa no es un show de TV]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-deuda-externa-no-es-un-show-de-TV-20191003-0015.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-deuda-externa-no-es-un-show-de-TV-20191003-0015.html  No existe ninguna posibilidad tecno-economica, legal y política que el gobierno de Maduro pueda resolver la  crisis de impago de deuda externa a la que nos llevo, por mal manejo de la economía, desde el año 2017, situación que forzó la expulsión de Venezuela del mercado mundial de las finanzas.

El segundo llamado que hace a los tenedores de títulos y bonos, fondos de inversión principalmente, a que se reunan con la sra Delcy Rodríguez se convierte en un show de TV, ya que deberían conocer perfectamente que la invitación  no será atendida hasta que se resuelva el tema de las sanciones financieras del departamento del tesoro estadounidense. Esto es prelante. 

El problema está colocado en la esfera  política y no en la económica. ¿ No lo saben?. ¿ A quién creen poder engañar?.

Por esta razón y por no tener equipos calificados profesionalmente,  dudo que el gobierno haya construido el necesario Programa de Reestructuración y Refinanciamiento de Deuda Externa que le sirva de guía a la República para negociar y acordar con nuestros acreedores externos, los de la República y los de Pdvsa, cuidando siempre los intereses superiores de nuestro país.

Nos preguntamos: ¿ Dónde está el programa de estabilización macroeconómica, con sus metas sobre PIB, precios y empleo?.¿ Quién conoce el plan petrolero, operacional y de financiamiento,  para detener la histórica caída de la producción?. ¿ Hay conversaciones o acuerdos mínimos con los organismos multilaterales, FMI, BM, BID, para apalancar las reservas internacionales del BCV y el programa de gasto de inversión pública y privada a corto y mediano plazo?.

Y tocando fondo: ¿las condiciones financieras del refinanciamiento como el plazo de amortización de largo plazo , los años de gracia a obtener, las tasas de interés a fijar, los canjes de títulos de vieja por nueva deuda, entre otros, quién los formuló ?, ¿quién los aprobó ?.

De cierto, nada de eso existe. Nada.

El anuncio de Maduro de refinanciamiento de la deuda externa de la República  es una nueva puesta en escena, como el "revolcón ", el "sacudón", los precios acordados, las areperas "socialistas", el yacimiento petrolero para BCV, el "déficit fiscal cero", el petro y un largo etcétera de delirante ignorancia en el terreno de la ciencia económica.

Esta es una élite política  que  no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad y seriedad con la NACIÓN que sufre y quiere un cambio democrático urgente, así como con el entorno económico externo, que superada la  crisis, se convierte en una oportunidad de cooperación para el progreso.

]]>
<![CDATA[El manejo de la gasolina]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-manejo-de-la-gasolina-20191003-0013.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-manejo-de-la-gasolina-20191003-0013.html Me recordaba las inmensas colas que se hicieron en el año 2003, para poder llenar el tanque de gasolina a nuestros vehículos. La causa que originaba ese hecho fue el sabotaje petrolero por parte de quienes operaban nuestra Industria Petrolera, responsables de atender al mercado nacional. En esa época, se produjo un atentado criminal contra nuestro país. Nuestra Industria Petrolera redujo de 3.000.000 de barriles diarios a 25.000 barriles por día. Dañaron infinidades de instalaciones, yacimientos y pozos activos.

Fue un hecho histórico en un país con más de 100 años de actividades petroleras.Como era de esperarse, al no haber producción de petróleo, el parque refinador no produjo absolutamente nada. El objetivo era tumbar el Gobierno .Hoy se repite la misma situación, en buena parte del país, muy especialmente en el Occidente de Venezuela. El estado Zulia, Táchira, Merida y Trujillo. La escasez en el suministro de productos terminados( gasolina, gasoil. fueloil etc) es evidente.

El pueblo demandante de los productos pasa hasta cuatro o cinco días para echar gasolina. Es una tragedia. Se generaron los negocios en las estaciones de servicios entre los dueños, policías, guardias, bachaqueros etc. Todo un negocio mafioso ante la mirada tolerante de las autoridades.

La comparación de los hechos del 2003 con los de hoy, son muy distintos. El primero fue un “sabotaje” para producir un hecho político. Hoy el hecho es producido por la incapacidad de Pdvsa para producir el petróleo suficiente y procesarlo y suministrárselo al mercado interno. Somos muy ricos en las reservas probadas de petróleo, pero somos incapaces de poder disfrutar de nuestras propias riquezas. Las largas colas y la desesperación no cesarán. El contrabando de extracción seguirá profundizándose.

El Zulia es víctima de ser la última área atendida. No hay refinerías instaladas. apenas San Lorenzo, abandonada. Dependemos del CRP, Centro de Refinador Paraguana, en el Estado Falcón, surtido de petróleo extraído de los estados occidentales. ¡Que ironía:Damos y no recibimos!

De esta misma forma está la Electricidad y el agua, para no sumarle las telecomunicaciones. En fin, al comparar lo sucedido en el 2003 con la gasolina, por motivos políticos, hoy la mala práctica de nuestra Industria Petrolera padecemos de la falta de gasolina y otros productos que hacen visualizar las largas colas para surtir la gasolina y las incomodidades de nuestra población.

¡Que Dios nos agarre confesados, ya que las soluciones a nuestras calamidades las veremos a largo plazo!

 

 

]]>
<![CDATA[Voto paritario en la Universidad]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Voto-paritario-en-la-Universidad-20190930-0070.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Voto-paritario-en-la-Universidad-20190930-0070.html  

En el marco de la reciente sentencia del TSJ que ordena la realización de elecciones de autoridades en las universidades autónomas bajo el esquema del voto paritario establecido en la Ley Orgánica de Educación, en su Artículo 34, Numeral 3, se reabre el debate sobre la gobernanza en la universidades.

Uno de los aspectos del debate se refiere a qué se entiende por voto paritario, porque una cosa es la concepción en la cual cada persona es un voto, sea profesor, empleado, obrero o estudiante; y otra muy distinta es otorgar derecho de voto a todos pero manteniendo paridad entre los sectores independientemente del universo de votantes que reúna. Puestos a escoger, me decanto por la segunda interpretación en aras, justamente, de la paridad; sin embargo, para efectos de este artículo, supondremos que la paridad referida en la ley obedece a la primera interpretación, donde cada persona es un voto.

Son muchos los argumentos que se han esgrimido a favor y en contra de esta propuesta. Por un lado está la visión, para algunos elitista, de que los profesores no deben igualarse al resto de los miembros de la Universidad. Por otro lado, están los argumentos, más pragmáticos, relacionados con la desproporción numérica entre los colectivos participantes, 10 a 1 en el caso de estudiantes-profesores, y 2 a 1 en el caso de los trabajadores-profesores. Y finalmente están los que arguyen que la paridad en cualquiera de sus acepciones es beneficiosa porque supone, por defecto, una profundización de la democracia universitaria. Yo voy a agregar una visión alternativa para complejizar aún más el debate, y es el cuestionamiento del modelo de gobernanza universitario basado en el electoralismo, a imagen y semejanza del modelo de gobernanza que se da una sociedad. Sostengo que es falso que homologar la gobernanza de una institución con la gobernanza de una sociedad profundice la democracia interna, y sostengo además que en ese modelo radican tanto la anomia interna de las universidades, como las razones que nos han traído hasta este punto en el que se pretende, vía voto paritario, profundizar un modelo fallido y obsoleto de autogobierno universitario.

Antes de entrar en esta materia, debo aclarar algunos aspectos que desde mi óptica explican la lucha por el voto paritario en las universidades. Esta exigencia de larga data es una consecuencia de las perversiones derivadas del electoralismo como modelo de gobernanza universitario. El proceso de escogencia de las autoridades por la vía del sufragio se ha traducido en un oscuro juego electoral donde brillan por su ausencia los perfiles y programas, y pululan las componendas políticas, las maquinarias electorales, las presiones, los pases de facturas, la repartición de prebendas, el clientelismo, el amiguismo y el nepotismo, todos vicios ineludibles de los modelos electoralistas. El voto no es una expresión de participación democrática, sino un instrumento de repartición de poder y de acceso a los que concentran el poder y, en consecuencia, un instrumento de exclusión de aquellos sin derecho a votar o con menos peso en su voto. Es por ello que en el modelo electoral de una sociedad democrática, todos los ciudadanos tienen el mismo derecho y el mismo peso en su voto, porque de lo contrario, se estaría condenando a los sectores con menor peso electoral a tener menor incidencia en la definición del poder, y por lo tanto, a tener menor importancia social de cara a los elegibles, como efectivamente ha ocurrido con colectivos menospreciados en su voto, como las mujeres y negros, en los momentos históricos en los que no tenían consagrado este derecho.

En este hilo de pensamiento, es fácil comprender que empleados, obreros y estudiantes, desde su óptica gremialista, no necesariamente institucionalista, interpreten la conquista del voto paritario como una reivindicación legítima y hasta progresista de cara a sus intereses como colectivo gremial.

Sin embargo, más allá del ejercicio de egoísmo grupal que suponen la mayoría de las luchas gremiales, sea el gremio que sea, lo que debe ser motivo de nuestra atención es si esta reforma contribuye al mejor funcionamiento de la Universidad, que debe ser el objetivo último y verdadero de cualquier reforma universitaria.

Sin duda, el ejercicio del voto por parte de sectores hasta ahora exentos del mismo produciría, en el corto plazo, una incertidumbre en los grupos de poder enquistados en la universidad. De allí su férrea resistencia a semejante propuesta. Sin embargo, nuevamente insisto, nuestra preocupación fundamental, más allá del circunstancial y deseable desbalance de poderes, debiera ser si esta reforma contribuiría a mejorar, a mediano y largo plazo, a la Universidad como institución.

El electoralismo universitario, concentrado en los profesores y con participación estudiantil en proporción minoritaria (25%), no ha contribuido al buen funcionamiento interno de las universidades. Las elecciones tienden a fragmentar la universidad en parcelas locales de poder que paraliza las instancias de decisión. Cada feudo exige sus prebendas a cambio del voto que administra y las negociaciones políticas por el voto allanan el camino para la flexibilización de las normas y el relajamiento de las exigencias académicas a los votantes. No logro imaginar cómo el voto paritario puede mejorar esta situación, sumando al negociado electoral nuevos sectores con intereses y apetencias de poder propios. Ya puedo imaginar la negociación, a expensas del voto, de convenciones colectivas impagables amparadas por la autonomía universitaria. Ni pensar en aquellos “dirigentes” estudiantiles que hoy controlan, gracias a su minoritaria participación electoral, ingentes recursos correspondientes a partidas de servicios para los estudiantes. Su voracidad crecería en la misma proporción en que aumente su capacidad para controlar votos.

La solución a la disfuncionalidad organizacional de las Universidades, desde mi punto de vista, no pasa por el voto y su universalización. A nadie se le ocurriría, por ejemplo, que la solución al problema de administración de justicia en Venezuela sea que el presidente del Tribunal Supremo de Justicia fuese electo por todos los abogados, jueces, escabinos y secretarios de tribunales. Ello lejos de adecentar la administración de justicia, incrementaría el ruido y la entropía alrededor de las decisiones judiciales.

Una institución con una misión específica, académica en el caso de las Universidades, no puede heredar los mismos instrumentos de escogencia de autoridades que una sociedad. Esto es un error originario en el modelo de autogobierno universitario.

Una sociedad se basta a sí misma y su misión es una abstracción, la de proveer la mayor suma de felicidad y bienestar posible a todos sus ciudadanos sin distingo entre ellos. Visto así, habrán tantas formas de entender la misión como  corrientes de pensamientos, algunas incluso antagónicas entre si, y todas ellas con idéntica validez de derecho. Esta igualdad consagrada entre los miembros de la sociedad, y por ende entre sus múltiples enfoques políticos, es lo que obliga a usar el electoralismo universal como instrumento de definición de la gobernanza de la sociedad, porque es el único mecanismo encontrado hasta ahora para legitimar la gobernabilidad por encima de la diversidad.

Ahora bien, no se puede extrapolar este esquema a una institución específica que si posee una misión taxativa y que no se basta a sí misma, sino que por el contrario se debe a la sociedad que la creó para un propósito específico. Es por ello que en una institución sus miembros no son, en el marco de la institución, individuos con iguales deberes y derechos, aún cuando lo siguen y seguirán siendo en el contexto de la sociedad. En el marco de la institución, los individuos tienen roles diferenciados y establecidos en función de la misión institucional, y ello los hace diferentes entre sí.

Si la extrapolación del modelo de gobernanza social al modelo de gobernanza institucional fuera lo adecuado, el sufragio universal como mecanismo de escogencia de autoridades fuera el denominador común en las fuerzas armadas, en las instituciones públicas y en consecuencia no podrían existir cadenas de mando, ni jerarquías que no derivaran de la voluntad popular de sus miembros expresada a través del voto en el seno de sus instituciones.

Considero más importante que el voto paritario la desconcentración de los poderes (ejecutivo, legislativo y disciplinario) a lo interno de la institución, actualmente concentrados en una única instancia, el Consejo Universitario. Démosle más responsabilidad a los órganos ejecutivos para que deban rendir cuenta de sus decisiones sin escudarse en sus respectivos Consejos (universitario, de facultad, de escuela). Mantengamos los Consejos como instancias esencialmente legislativas en el plano académico, y démosle competencias para auditar la gestión de sus órganos ejecutivos. Otorguemos a los empleados administrativos y obreros su propia estructura organizacional donde puedan hacer carrera y puedan ascender por sus propios méritos y competencias, evaluados por sus pares sin la desproporcionada injerencia de los docentes. Concentremos a los docentes en torno a las decisiones académicas y otorguemos a nuestros empleados la confianza para gestionar los aspectos administrativos de la institución. Si afinamos los roles y competencias de los diversos actores de la institución, quitaremos poder de exclusión al voto y, quizá, la participación paritaria de todos los sectores en las elecciones universitarias no será el centro del debate porque habremos eliminado de tajo la concentración de poder excesivo otorgado a través de ese mecanismo que engendra perversiones por su propia naturaleza.

Debemos establecer nuevas estrategias de selección de autoridades, no intentando imitar los mecanismos electorales de la sociedad, sino garantizando un mínimo de cohesión organizativa que permita el cabal cumplimiento de la misión universitaria ante una sociedad que se pretende cada día más solidaria, más justa y más equitativa.

 

]]>
<![CDATA[“Es la economía, estúpido” (primero)]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-primero-20190930-0069.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Es-la-economia-estupido-primero-20190930-0069.html  

Bajo este título, tomado de la ya famosa frase acuñada por James Carville, estratega de la campaña presidencial de Bill Clinton de 1992 que lo convertiría en presidente, vamos a iniciar una serie de escritos sobre el tema económico. Los voy a publicar semanalmente, todos corresponden a un extenso trabajo sobre lo que sucede en el ámbito económico, para luego poder abordar propuestas. 

Estos artículos serán acompañados de revelaciones, de hechos que ocurrieron y que no se conocen; y, de elementos que han conformado una situación que considero importante entender. Este trabajo y estas informaciones no pueden estar exentos de autocríticas y precisiones, necesarias, sobre todo, de cara al futuro del país. El tema económico lo abordaremos siempre acompañado de  reflexiones políticas puesto que, la economía, es el resultado de un pensamiento o una posición política determinada; no se puede entender la una sin la otra.

Tenemos que hablar de economía, abrir una gran discusión sobre qué ha sucedido en estos años de desastre madurista, entender cómo llegamos a esta situación de deterioro y destrucción; y, tal vez, lo más importante, cómo vamos a salir de este abismo en el que se encuentra el país. No permitamos que los factores políticos hegemónicos, desvíen la discusión con su propaganda e intolerancia, con el insulto o la provocación. 

Creo firmemente que todo el pueblo venezolano y sus distintas organizaciones políticas o sociales, debemos abrir un espacio para el debate del tema económico, conocer y entender qué fuerzas y factores están actuando, qué  tipo de economía tenemos y a qué modelo corresponde. Ésto ayudará a definir correctamente los elementos políticos en pugna y las posibilidades reales que tenemos de recuperar la conducción de la economía, preservar la soberanía, volver a la normalidad, tener un horizonte claro hacia el futuro. 

La economía, siendo una ciencia, con  reglas y características específicas, actúa en la dirección que le impriman los factores que la dirigen. Caso contrario, ella actuará de acuerdo con las fuerzas políticas o intereses que sean hegemónicos en la sociedad, en este caso, el sistema capitalista. Cuando el Estado renuncia o cede a la conducción o regulación de la economía, ésta queda bajo la dirección del mercado, que, aunque ha existido desde siempre, es a su vez manipulado por agentes y factores que se lucran de sus relaciones. Todo ello conforma un sistema interconectado con el mundo, que crea sus propias relaciones y mecanismos, y que actúa de manera precisa y brutal. 

En el capitalismo globalizado, las economías más desarrolladas y las grandes corporaciones multinacionales, son capaces de expropiar las riquezas de toda una Nación, sus recursos naturales, el trabajo de sus habitantes, y sumirla en la más absoluta pobreza. Sin control del Estado, sin conducción, ni nada que le haga contrapeso, la economía de mercado, convertida en una especie de vórtice, es capaz de llevar a países enteros al abismo y luego, una vez extraídas sus riquezas, desecharlos, dejándolos inmersos en el caos de la disfuncionalidad y la inestabilidad permanente, como ha sucedido a lo largo de la historia reciente del orden internacional, donde existen países del primer, segundo, tercero y hasta del cuarto mundo.

Por supuesto que la clase política, los gobiernos y las élites, tienen una altísima responsabilidad en el desarrollo económico de su propio país. Unos asumen el papel de convertir a sus países en un anexo o satélite de otra economía, abriendo la puerta al saqueo y al despojo, recibiendo a cambio prebendas y apoyo político; mientras otros se plantean seriamente conquistar un camino propio, independiente, soberano, de desarrollo y bienestar para sus pueblos, al costo de lo que sea.  

Siendo nuestra economía eminentemente petrolera, siendo el nuestro, un país productor de petróleo por más de cien años, con todas las deformaciones y mutaciones estructurales producto del modelo minero extractivo impuesto por las transnacionales desde principios del siglo pasado, el petróleo será eje central de este trabajo. El modelo petrolero, con sus ventajas y desventajas, tiene características y condiciones especiales, distintas, con derivaciones e impactos en las relaciones de trabajo y propiedad que, por supuesto, tienen sus expresiones económicas, sociales, espirituales, únicas, propias de nuestro país, y que ha marcado nuestra historia contemporánea, que será crucial para nuestro futuro. 

“…por mas que te tongonees se te vé el bojote”

Creo que una de las cosas en la que todos los venezolanos estamos de acuerdo, es en el colapso de la economía bajo el gobierno de maduro. Lo mal que está todo. Es evidente que estamos ante una crisis económica de dimensiones de tragedia. Para un país como el nuestro, un país “ocho cilindros”, este conjunto de privaciones y dificultades económicas, son únicas en nuestros cien años como Estado petróleo. De un solo golpe, en apenas cinco años del peor gobierno de nuestra historia republicana, retrocedimos a la situación de desamparo, pobreza, debilidad y desesperanza de los terribles años gomecistas, de inicios del siglo XX. 

Otro consenso que existe en el seno del pueblo, a lo largo de todo el país, es que el responsable de esta situación catastrófica que vivimos es nicolás maduro, sin mayúsculas. Un sentimiento de rechazo, indignación, frustración y desengaño hacia maduro, recorre todo el país. Estos sentimientos se transforman en repudio, no sólo porque todo el país lo identifica como culpable, sino por su falta de humildad; y, por la recurrente mentira, indolencia e incapacidad con la que “gobierna”. 

Este sentimiento de rechazo extendido se agrava por un rasgo o conducta, extraño a nuestra idiosincrasia, que maduro ha impuesto en su gobierno: la maldad y la violencia con la que habitualmente actúa o reacciona ante cualquiera que le contradiga o denuncie su desastre. Una persona que concentra todo el poder en el país, que actúa al margen de la ley, sin controles, sin rendir cuentas a nadie y que ordena directamente a sus esbirros y a su fiscal, actuar con violencia, enterrar y destrozar la vida de sus opositores, perseguir y matar las críticas o a quien las haga, es un dictador.

A maduro, encerrado en Miraflores, sin atreverse a ir al seno del pueblo, nacional o internacional (la ONU) sólo lo defienden las armas de la élite militar, los tres o cuatro socios internacionales que tienen grandes negocios o intereses en el país, los escombros del psuv y ese conjunto variopinto de personajes oportunistas o antiguos chavistas que se benefician de un puesto, un negocio o que tienen dólares y que se reparten los pedazos de país: eso que llaman el madurismo. No hay elementos de convicción, principios, razones sagradas, ni pasión, nada heroico en lo que hace maduro, nada por lo que merezca contar con el apoyo de ningún chavista, bolivariano o miembro de los sectores populares. Los que así lo hacen, se han transformado en otra cosa, muchas veces, sin ellos mismos darse cuenta.

A maduro, la ausencia de moral y ética en el ejercicio del poder, le impiden decir la verdad, siempre miente. No sólo tiene que ver con su práctica política de  andar permanentemente medrando entre pactos y negociaciones politiqueras, ni por el hecho de que quienes conforman su círculo más cercano saben que no tienen opciones fuera del poder, sino porque, además, su hegemonía comunicacional le ha permitido especializar los mecanismos de manipulación, para convertir la mentira en una práctica oficial. 

La versión madurista de Goebbels, conocedor de los mecanismos de manipulación y de las carencias, inseguridades y complejos de maduro y su círculo más cercano, ha sistematizado la mentira y el cinismo como una política de Estado. Así, el gobierno nunca ha asumido las consecuencias de sus actos o errores, siempre se la achacan a otro u otros factores: la “conspiración”, la “guerra económica”, la “corrupción”, la “traición” y ahora el llamado “bloqueo” o las sanciones. Mienten, confunden, enredan, todo es un show, un montaje para el tuiter, levantan el pecho como los palominos para alardear. 

Todo ésto sería una anécdota jocosa, si no fuera porque esta forma de actuación del gobierno, ha traído tan graves consecuencias para el país, y mantiene cierta capacidad de manipulación sobre algunos sectores, sobre todo, internacionales. 

maduro ganó las elecciones de 2013 con la sotana de Chávez, más bien, diríamos, con el “roquete” o “sotanilla” que usan los monaguillos. Nosotros votamos por Chávez, nó por maduro. Creo que así lo hizo el pueblo que le dio aquella estrecha victoria en las elecciones de 2013. El resultado mostró de manera contundente que una cosa era Chávez y otra maduro. A pesar de toda la campaña que hicimos para garantizar la victoria de maduro, y con ello, mantener la continuidad de la Revolución Bolivariana como había indicado el Comandante, la propia actuación de maduro, en esa corta campaña, nos hizo perder casi un millón de votos. Se ganó con un estrecho margen.

El pueblo es sabio, su instinto le indicaba que maduro no era la persona que podría continuar la obra de Chávez. Nosotros, en aquel momento, pensábamos de manera honesta que podría serlo, pero siempre con el acompañamiento del propio presidente Chávez y de su equipo de trabajo. Hablo por mí y el grueso de la dirigencia y el gobierno de Chávez, no pensamos, no sabíamos, que Chávez moriría.  Sin embargo, esa no era la situación del madurismo que se aprestaba para asaltar el poder. La información privilegiada en torno a la situación real de la salud del presidente, se manejó aparte. 

Desde que murió el presidente Chávez y maduro gana las elecciones montado sobre los hombros del chavismo, no se quita la “sotanilla” de monaguillo, hace con ella lo que le da la gana. Se ha proclamado “hijo de Chávez”, “leal a su legado”, cuando realmente ha acabado con su obra y destruido al país. 

Volviendo al origen del refrán popular que titula este segmento del artículo, podríamos decirle a nicolás, como, según el merengue del refrán, le dijo aquel cura de la iglesia de San Juan de Dios de Maracaibo a su monaguillo, cuando se percató de que se llevaba bajo la sotanilla el dinero de la misa: “el cura de San Juan de Dios, le dijo a su monigote, por más que te tongonees, siempre se te ve el bojote”. 

Este refrán popular le gustaba usarlo siempre al presidente Chávez, para desenmascarar las verdaderas intenciones de la derecha venezolana, cuando utilizaba cualquier tipo de patrañas para enmascarar sus verdaderos propósitos. Nosotros tenemos el deber de desenmascarar las  del madurismo, las verdaderas intenciones de lo que hace. Sólo entendiendo las causas, origen y dimensiones reales del problema que confrontamos, seremos capaces de enfrentarlo y resolverlo. Veamos.

El caos

El método de gobernar de maduro, tiene como epicentro el caos. Es en el medio del caos que el madurismo avanza entre el malandraje, la acción del pranato de la política, de escándalo en escándalo, va avanzando, en la pulverización del chavismo y su obra, reprimiendo y arrasando la patria, para, sobre sus ruinas, edificar su versión de país; algo parecido al período de Yeltsin en la Rusia post soviética, donde la nomenclatura del partido acabó con ese proyecto para repartirse ese país, su territorio, sus empresas, sus recursos naturales. Así se restableció en Rusia un capitalismo salvaje, depredador, donde la élite política de entonces, se convirtió en la nueva élite económica, la nueva burguesía que se repartió lo que quedó de la Unión Soviética.  Claro, allá fueron más honestos que maduro, no dijeron que lo que hacían era en nombre Lenin. Era el caos de Yeltsin.

Este es el caos de maduro. Le ha hecho el trabajo a la derecha y su programa. Le ha dado a la derecha venezolana y de la región, los argumentos que nunca tuvieron para arremeter contra el chavismo, el socialismo y contra la izquierda en general. Lo más grave es que, al llevar al país al extremo de la inoperancia y el colapso del Estado y la economía, ha instalado en el inconsciente colectivo la “inevitabilidad”, es más, “la necesidad”, de privatizar y entregar todo lo alcanzado en cuanto a soberanía económica en revolución: en PDVSA, Corpoelec, las Empresas Básicas, todo. maduro ha creado las condiciones para que el pueblo se “trague” el “plan país” de la derecha. Plan inviable e insostenible como el gobierno de maduro.  

Hago estas consideraciones políticas, porque de allí debe nacer la orientación del esfuerzo económico que tenemos por delante para salir de la tragedia. No se trata de un tema meramente técnico. Hay personas y grupos que se han aproximado para apoyar a maduro en el tema económico, a la vez que lo hacen mediáticamente prestando su nombre y espacios para que maduro diga lo que quiera. La mayoría ha salido o saldrán con las tablas en la cabeza, porque no van a la raíz del problema: la existencia del madurismo como expresión política de la “derecha endógena” o del “chavismo sin Chávez”, que trata de desarrollar un modelo económico regresivo, expoliador del trabajo de los venezolanos y las riquezas del país. 

La etapa del deslinde, los “palos de ciego” y el arrase de la economía.

Al inicio del gobierno, desde la Vicepresidencia Económica, octubre 2013-agosto 2014, en un esfuerzo importante que me tocó liderar, junto al equipo económico que acompañó exitosamente al Presidente Chávez durante su gobierno, hicimos a maduro un conjunto de propuestas de medidas y decisiones económicas impostergables, urgentes, cuando todavía estábamos a tiempo, siempre en el marco de la Constitución y de una línea de acción en el marco del Plan de la Patria, chavista, para hacer frente a las dificultades económicas que preveíamos, tanto por factores externos del mercado petrolero, como por nuestros propios problemas estructurales y decisiones económicas postergadas. 

Actuamos con responsabilidad y esperanza, hicimos lo que le juramos a Chávez y lo que era lo indicado en esos momentos de tanta confusión: apoyar al gobierno y ayudar a resolver los problemas que veíamos, trabajar por la unidad del país y evitar entrar en un periodo de desestabilización. Entregamos y discutimos con él directamente una agenda de trabajo conformada por más de 18 documentos que, junto con el equipo del BCV, habíamos logrado consensuar  sobre las medidas urgentes a tomar. Sin embargo, maduro no decidía nada, ni comentaba, ni siquiera leía las propuestas. Lo mismo había ocurrido con los informes, evaluaciones y propuestas que había hecho el ministro Giordani: maduro ni las leyó, se las devolvió sin ningún comentario, ninguna discusión.

Al final, maduro no nos escuchó en  la Vicepresidencia Económica, no entendió nuestras propuestas, las subestimó o, sencillamente, no les convenían. En toda la actuación de maduro hay un aspecto emocional extraño, lleno de complejos e inseguridades: le molestaba el hecho de que nosotros abordáramos el tema económico con el rigor que correspondía, que le habláramos al país, a los sectores económicos, incluso cuando nuestras propuestas comenzaron a  ganar credibilidad entre ellos. Una cosa extraña. Ha habido un celo permanente, que no es nuevo, lo viene arrastrando desde que él era canciller y veía siempre a PDVSA con recelo. Aunque yo me percataba de ello, sin embargo, jamás pensé que alguien, con tan altísima responsabilidad entre sus manos, fuese capaz de anteponer sus propios problemas psicológicos, o personales, a los intereses del país.

Consciente como estaba de que había que llevar la discusión económica al debate político, agarré mis medidas y propuestas y las llevé ante el Congreso del psuv, donde fueron aplaudidas y bien recibidas. A pesar de que arreaza, entonces vicepresidente, intentó detener mi exposición, los delegados del partido se levantaron masivamente pidiendo que se me permitiera continuar con la misma. Esa aceptación en el Congreso del psuv término de molestar al madurismo y precipitó mi salida.

Al final de una interminable campaña de descrédito en redes sociales y usando a los palangristas de siempre, entre chismes, pequeñeces y miserias, maduro nos hizo a un lado. Luego, supimos que el grupo encabezado por el mismo arreaza, al que maduro llamaba despectivamente los “teletubbies”, se posicionaron en Miraflores, medrando en la burocracia y en la rebatiña que había entre el madurismo por el poder. maduro escuchaba a “otros”, él tenía sus propios intereses grupales. Se deslindó del Plan de la Patria y los chavistas salimos de la conducción de PDVSA; y, uno a uno, de la dirección de la economía. Debo confesar que ese ha sido el periodo más desagradable en mi trabajo al servicio del Estado.

maduro se rodeó de los “suyos”, su grupo de intereses, les pagaba la cuenta. El chavismo sin Chávez, el madurismo en el poder, se apresuraba a capturar posiciones. Con sus “asesores” españoles, franceses, comenzó a fraguarse la idea de una alianza con nuevos factores de la burguesía venezolana: los “bolichicos”, los factores económicos de la oposición, la burguesía tradicional, los intereses transnacionales, todos aquellos que suspiraron de alivio cuando Chávez murió y maduro asumió. Sabían que era su momento de alcanzar el poder, tomar ventaja del apoyo a maduro para comenzar a hacer exigencias económicas y políticas. maduro era “el jefe”, haría lo que ellos querían.

Corría el tiempo y la economía se deterioraba aceleradamente a partir de nuestra salida de PDVSA y de la vicepresidencia Económica, era agosto de 2014, se aceleró el deterioro de la economía, se complicaba el panorama político y social, la violencia sacudía las calles. En vez de hablar de cara al país, de discutir los problemas en el seno de la sociedad, vino el silencio, se impuso la mentira como política. En lo económico, no se dieron más cifras, ni del BCV, ni de PDVSA, ni del resto del aparato productivo; como tampoco se publicaron más  estadísticas sobre los aspectos sociales: pobreza, mortalidad infantil, escolaridad, nada. 

Sin embargo, todavía en aquel momento, algunos creían ingenuamente que se trataba de hacer propuestas: economistas con buenas intenciones, pero sin experiencia, que no duraron nada. La UNASUR y la CEPAL hicieron propuestas que nunca fueron escuchadas; acuden economistas de experiencia, con un pensamiento progresista, pero probablemente, creyendo que se trata de un problema técnico, de falta de comprensión; nada, tampoco los escuchan, más bien se desprestigian. 

No hubo pensamiento crítico, ni discusión, no se permitió. El gobierno sólo le da tribuna y espacio en sus medios de comunicación a algunos economistas que prestan su nombre para justificar cualquiera de las barbaridades de maduro; u otros, que son como el perro tratando de morderse la cola, le dan y dan vueltas al asunto, sin atreverse a ir al fondo, ni criticar a maduro, únicamente,  lo excusan. Se ven patéticos. 

Todos esos esfuerzos son inútiles. El problema de la economía está en Miraflores. maduro, responsable de la Hacienda Pública según la Constitución, desperdició un tiempo precioso, dejó que se desmoronara cualquier expectativa positiva. Su actuación errática e inconsistente, terminó de alejar cualquier esperanza positiva con respecto a la economía del país. 

Permitió que avanzaran los demonios de la economía, optó por la violencia y la maniobra política y, en muy poco tiempo, fue capaz de dilapidar todo el capital político del chavismo, todos los recursos dispuestos en los distintos fondos y mecanismos, todas las capacidades productivas de la economía, del aparato estatal, todo lo que habíamos construido con el gobierno de Chávez. Se comieron los recursos, los ahorros, las reservas, los Fondos, malgastaron y se apropiaron del Tesoro Nacional. 

Los suyos, un grupo de personas ávidas de poder y dinero, salidos de la cancillería, de su  entorno más íntimo, sin capacidad, ni escrúpulos, se convirtieron en los operadores económicos del desastre. Los grupos económicos que apostaron a maduro se posicionaron detrás de la silla de Miraflores, cada quien, con su respectivo “padrino” de la élite madurista. Se dedicaron a asaltar y controlar todas las instancias económicas del país: PDVSA, el Ministerio de Finanzas, el BCV, la Banca, las empresas públicas, las importaciones, todo. Derrumbaron las posibilidades del Estado de conducir la economía, se entregaron al mercado.

En el próximo artículo hablaremos del gran error de maduro: destruir PDVSA y acabar con la única fuente de ingresos del país, te explicaré cómo, y con números, te mostraré el daño que han hecho a la Patria.

]]>
<![CDATA[“¡Nadie suelte la mano de nadie!"]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Nadie-suelte-la-mano-de-nadie-20190927-0051.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Nadie-suelte-la-mano-de-nadie-20190927-0051.html  

Gracias a las agresiones que experimentamos como pueblo por parte del gobierno de los Estados Unidos de América y sus secuaces, aunado a los errores que como revolución y gobierno bolivariano estamos incurriendo, además sin corregir; hoy somos millones quienes estamos experimentando diversas formas de sufrimiento.

Frente a esta situación muchos nos quedamos esperando un milagro o peor aún, comenzamos a practicar la ley del más fuerte y en la aplicación de esta, los débiles o quienes se resisten son victimizados doblemente, es decir por los otros y algunos de nosotros. ¿Qué futuro nos esperan con estas conductas?, solo uno: la sobrevivencia del más fuerte o del más vivo. ¿Es la única salida que nos queda?, ¡pues no!.

El padre Pedro Pierre, un militante que vive y acciona en Ecuador publicó una nota titulada: “¡Nadie suelte la mano de nadie!". Aludía a la necesidad de asumir la solidaridad en Ecuador frente a la creciente consolidación de la derecha. Sus palabras son una campanada también para nosotros como pueblo y por eso le he pedido que me permita utilizar el titulo su artículo, a lo que ha accedido amablemente.

No hablamos de una solidaridad pasiva y compasiva, que alivia el sufrimiento de quien espera un destino fatal. La solidaridad de la que hablamos promueve la acción organizada y tributa a un propósito, erradicar las causa de los problemas. Experimentar esta solidaridad no necesariamente tiene efectos inmediatos, pues todavía está en nosotros inoculada, la idea que promociona las salidas individuales, lo significa re-aprender y recuperar nuestro legado ancestral, pero desde la práctica concreta. Intentar una y otra vez, hasta que salga.

Contamos con múltiples organizaciones donde participar para promover y ser parte de un ejercicio permanente de solidaridad, como las comunas, los consejos comunales, los sindicatos, las cajas de ahorro y hasta los partidos políticos y las iglesias. Puede pensarse que en muchas de ellas ellos hay un escenario permanente donde se organizan conciertos para delinquir, pero también es cierto que esa realidad no cambiara si no participamos activamente con una lógica alternativa, la de la solidaridad.

Recuerda el padre Pierre que “¡Nadie suelte la mano de nadie!" era la consigna de quienes luchaban contra la dictadura en los sesenta en Brasil. Hoy está más vigente que nunca en los pueblos que insurgen y desafían la lógica del capital y que por lo tanto debemos resistir los efectos de las agresiones imperiales.

]]>
<![CDATA[Avatares]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Avatares-20190927-0050.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Avatares-20190927-0050.html La internacionalización del conflicto venezolano ha conducido indefectiblemente a la internacionalización del diálogo, sometido en consecuencia al influjo de  actores y factores externos.

Estamos en presencia de la internacionalización cuando, “explícita y conscientemente”, uno o más actores domésticos deciden incluir agentes externos en cualquier fase de un conflicto interno.   La  internacionalización, se refiere entonces al grado de exposición de un asunto interno a la comunidad de naciones y actores del sistema mundial.

La internacionalización puede ser política o de carácter militar.   La primera persigue obtener respaldo político para una causa, y para ello es fundamental el apoyo y legitimación de actores internacionales.    La militar pretende el apoyo logístico o militar  como vía para resolver el conflicto interno, tal como lo plantean  sectores radicalizados de la oposición.

En el caso venezolano, el Gobierno  busca legitimidad para obtener apoyo internacional a favor de su derecho a gobernar y atacar las amenazas internas y externas.  La oposición procura legitimidad para obtener apoyo internacional en su lucha contra lo que consideran un “Gobierno ilegítimo,  opresor y violador de los DDHH”.

La comunidad internacional, en concordancia con la polarización interna, se debate entre incrementar las sanciones o promover el diálogo, la paz y garantizar las decisiones que tomemos internamente. La mediación de Noruega - actor invitado a participar por las partes en conflicto- está oficialmente suspendida, aun cuando para otros espacios políticos  se encuentra definitivamente cancelada. Situación objeto de todo tipo de rumores y especulaciones catastróficas especialmente  en sectores radicalizados de oposición. Se afirma  “el fracaso de Barbados”,  se pronostica el recalentamiento de la conflictividad y el surgimiento de nuevos conflictos.  

Internacionalizados tanto el conflicto como la negociación,  el dialogo –en tanto víctima- transita por una suerte de calvario plagado de avatares, problemas,  vicisitudes, acusaciones y nuevos desacuerdos que obstaculizan “sin querer queriendo” su feliz término. 

A ello se añade el peloteo de la culpa entre los actores políticos,  con la consecuente   preocupación y el alto nivel de angustia en la población.

 

]]>
<![CDATA[Opositores colombianos]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Opositores-colombianos-20190926-0026.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Opositores-colombianos-20190926-0026.html  

Nuestra historia está llena de políticos reacios a interesarse por lo que sucede fuera de nuestras fronteras… incluso grandes del pasado se han mostrado idiotas en temas vitales para nuestros intereses… por ignorantes en materia internacional.

De hecho el Libertador fue el único de su generación que entendía la importancia de acabar con las líneas de abastecimiento que desde las minas de plata del Alto Perú le permitían al monarca español seguir guerreando.

Hoy día hay ignorancias peligrosas: Como la del diputado autoproclamado y su banda de amigos que a diario siembran la idea idiota de que para ser opositor en nuestro país… primero hay que convertirse en colombiano.

No lo dicen pero sus actos van en esa anti patriótica dirección… así hacen creer que es Venezuela quien busca invadir a Colombia. Que es el presidente Trump quien busca la guerra entre nosotros y el país vecino e incluso hacen creer que es el presidente Duque o el ex Uribe Vélez… quienes son empujados a la violencia por nosotros los venezolanos.
Pero esa es la agenda colombiana… no la nuestra.

Siguiendo ese vil camino la pandilla del autoproclamado hacen ver que la ONU avalará la aplicación del inútil Tiar como “la salvación de nuestro país”… siendo que en el peor de los casos este tratado obsoleto, inaplicable cuando la guerra de las Malvinas para ayudar a la Argentina… terminaría en el Consejo de Seguridad donde Rusia y la China aplicarían su poder de veto…. Y allí termina todo.

Pero la realidad es otra: A Trump lo empuja a guerrear Duque como títere no tanto de Uribe Vélez, que lo es… sino de Carlos Trujillo -embajador estadounidense en la OEA- quien tiene aspiraciones políticas y ahora es el jefe del lobby cubano en USA … y Marcos Rubio al que en el norte ya consideran un bate quebrado. Esos señores son parte del lobby armamentista internacional… y Guaidó es un financiado de ese grupillo.

Esta situación… unida a la brutalidad de ese chupóptero de 40 años en nuestro país y de 20 en los espacios internacionales… que es Tarre Briceño… para quien ahora ser opositor es ser colombiano… es peligrosa para nuestra integridad territorial y para una posible estabilización de Venezuela que de triunfar los intereses de Trujillo y Duque… terminaría en tragedia.Yo protesto.

]]>
<![CDATA[El mejor homenaje a los sufridos y sufrientes]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-mejor-homenaje-a-los-sufridos-y-sufrientes-20190926-0022.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-mejor-homenaje-a-los-sufridos-y-sufrientes-20190926-0022.html  

Llegamos al último trimestre y el juego está profundamente trabado. La proyección –pese a que duela decirlo- es la permanencia en el poder de Nicolás Maduro para este año, y muy probablemente se mantenga –aunque maltrecho- en el que se avecina. Pues, nos hemos llenado de torpezas y podredumbre. Desgraciadamente, está ganando –con amplia ventaja- los caprichos de unos pocos antes que la visión país. 

Hoy somos un bacanal surrealista incomprensible para nacionales y extranjeros. Entre tesis y suposiciones,  lo único cierto que se está imponiendo en la vida nacional es que desaparecimos del mercado energético mundial y ya solo nos está quedando –si acaso- comernos las arepas con petróleo.  Entre tantas teorías e hipótesis, la verdad que entristece  los hogares es que no hay papa sin varias caras de George Washington, Abraham Lincoln o Andrew Jackson. Entre otras figuraciones y esperanzas, la evidencia dice que no habrá inversión en ningún sector económico sin un cambio político. Y, lamentablemente, esto es una aterradora realidad.

Lo rescatable de todos nuestros errores es que cada día estamos más cerca de la negociación práctica, dura y funcional  que nos hará desenredar esta parálisis colectiva. Quisiera ser optimista y reconocer en cada uno de los fallos el acercamiento a la solución real de la crisis en todas las dimensiones.

Para destrabar la tragedia nacional es necesario agrupar a todos los actores y sentarse con la mirada puesta en Venezuela; reconociendo que el corazón es la salvación de la población; y que la única forma de terminar con la desgracia es que los enemigos irreconciliables de hoy negocien, conversen o pacten ser los amigos reconciliados mañana. En caso contrario, seguiremos mordiendo el polvo.

Difícilmente seremos un país medianamente normal si insistimos en buscar una justicia absoluta, pues, esa no existe (o es bastante inaccesible). De nada vale que nos sentemos a dialogar pidiendo el cielo; mejor sentémonos acercándonos a lo viable y lo realmente factible, porque si no, no avanzaremos ni un milímetro y el drama se prolongará. Lamentablemente, tenemos que renunciar a muchas cosas si –honestamente- queremos construir un país posible. Veamos el ejemplo de los españoles, ellos pactaron renunciar a utilizar políticamente el pasado para lograr la transición de la dictadura a la democracia; en definitiva, pactaron un silencio y olvido. En sentido estricto, no olvidaron, sino que simplemente prefirieron no agitar el pasado para no caer en lo mismo (guerra, represión, muerte y exilio) y no buscar sanar sus heridas con la sangre de más españoles, pues, hubiese sido vivir en la espiral infinita de la violencia vengativa.

Creo que el mejor honor que le podemos dar a los que fueron asesinados por luchar por la libertad es -precisamente- no sumar a ningún venezolano más en esas páginas dolorosas, gracias a que  finalmente logramos reconciliarnos. Pienso que el mejor homenaje que le podemos regalar a los que han sufrido torturas inimaginables es no engrosar esa lista tan sufrida, puesto que fuimos capaces de renunciar a lemas antipáticos y divisionistas. Creo que la mejor ofrenda para los caídos y sus dolientes más cercanos es conquistar el entendimiento nacional mirándonos con sinceridad y pactar no repetir esta fatal historia de veras.

]]>
<![CDATA[El camino electoral]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-camino-electoral-20190926-0024.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-camino-electoral-20190926-0024.html 6:00 AM

Es cierto que no bastan las elecciones para que pueda decirse que hay democracia, pero también lo es que sin elecciones libres no puede haber democracia.

Es verdad que dilucidar nuestras diferencias en una votación no significará que la crisis nacional, cada vez más profunda y ancha, haya sido resuelta pero ¿quién puede dudar que un proceso electoral respetuoso de los derechos de todos y respetable, abriría el camino para la reconstrucción de la comunidad política venezolana? Esta y no otra es la enorme y decisiva tarea, tan paciente como exigente, de elaborar en condiciones cada vez mejores el tejido de cultura cívica e instituciones que nos hace falta para vivir y progresar en paz y libertad, sin exclusiones, sin divisiones innecesarias y sin discriminaciones.

Tarde o temprano, antes, durante o después del cambio político que el país aguarda, necesitaremos unas elecciones libres, limpias, efectivamente competitivas y cuyos resultados sean reconocidos por todos los actores políticos del país y por la comunidad internacional.

Me cuento entre quienes depositaron grandes esperanzas en el proceso de Oslo-Barbados e insistí en que no debíamos desaprovechar la oportunidad que representaba. Mi argumentación pública iba dirigida tanto a quienes trabajan por un cambio, para que nunca desesperen ni cedan al griterío de un grupo pequeño y ruidoso, como al sector en el poder, para que no se engañaran con espejismos propagandísticos diseñados para disimular su situación, cuya gravedad no deja mucho margen para la exageración.

Una elección libre, respetuosa y respetable nacional e internacionalmente ofrece una ruta razonable. Se sabe que hablaron de eso en la negociación que acabó sin conclusiones, lo cual no celebro, pero al día siguiente desde la Casa Amarilla y en cadena nacional, el Gobierno junto a un grupo de partidos anunció un compromiso que nos dice que la esperanza de la salida política no está cancelada y que se concibe como escenario para ella a la Asamblea Nacional.

Sin representantes de la mayoría parlamentaria se afirmó la decisión de reincorporarse a la Asamblea los diputados del Psuv y aliados, así como “Atender con la prontitud y urgencia del caso, la nueva conformación del CNE y las garantías electorales que deben acompañar los procesos de votación”. Otros asuntos de importancia se incluyen en el documento suscrito. Juan Guaidó y la AN deben dar los pasos que les corresponden.

]]>
<![CDATA[Políticamente correcto]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicamente-correcto-20190926-0020.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Politicamente-correcto-20190926-0020.html  

   Hace muchos años en una clase de literatura, analizaba junto con mis estudiantes algunos cuentos venezolanos, entre ellos, los famosos Cuentos Grotescos, de Rafael Pocaterra. Por alguna razón, en su análisis surgieron discusiones sobre la pobreza, la desnutrición y el tipo de población marginada.

   Uno de mis estudiantes señaló que la pobreza era un estigma al igual que el color de la piel. –¡Negro! Enfatizó para indicar que ese término englobaba muchas restricciones y negaciones.

   Se me ocurrió hacer un ejercicio en la pizarra. A la izquierda –ex profeso- escribí la palabra negro, y a la derecha, blanco. Solicité la mayor honestidad, franqueza y neutralidad –en lo posible- para caracterizar los términos.

   Al analizar los resultados pudimos categorizar, sintetizar y concluir con algunas afirmaciones. Una de ellas era que, simplemente, tanto negro como blanco eran palabras contenidas en el diccionario. Además, que el significado, después de todo, está en las personas y no en las palabras.

   Esto último fue significativo porque, más allá de las connotaciones que pueda tener un término, siempre será la persona, el hablante, quien tendrá la última palabra. Recuerdo que hubo aportes, incluso, hasta de entonación de la palabra, lugar de enunciación y hasta su vinculación con otros términos.

   Al final, hubo un total rechazo por la nueva nomenclatura que se introducía en la sociedad, afroamericano. Indiqué que ello era el resultado de discusiones antropológicas, sociológicas, de psicólogos y demás especialistas para rechazar el estigma que esa ancestral palabra poseía. Era lo que se conocía por aquellos tiempos, como políticamente correcto. Pero a mis estudiantes nunca les resultó ese nuevo término y entre ellos, cuando se encontraban con algún compañero, de color negro, pues le decían negro, negrote, negrito, mi negrito y pare de contar.

   Creo que esta manera de abolir, por políticamente correcto, ciertos términos acuñados desde hace años, por uso y costumbre de grupos humanos, está llevando, por exceso de celo y reconocimiento a ciertas minorías, sean étnicas, sexuales, ambientales, religiosas, políticas, a una sesgada interpretación de la realidad.

   Lo políticamente correcto nos está llevando a una encrucijada –si ya no es que estamos en ella- donde esas minorías se están y están imponiendo sobre las grandes mayorías, destruyendo valores, principios y fundamentos que no necesariamente son cuestionables.

   Me refiero por ejemplo, a las minusvalías. Llamar a un niño mongólico no es, necesariamente una ofensa ni degradación. Es reconocer que semeja rasgos de esa étnia, que además posee deficiencias cognitivas. Esa es la realidad. Llamar a una persona, negra, por su color de piel, no tiene ninguna connotación ofensiva, lo mismo que decirle a otra, blanca. Es que el significado final, su connotación, está en la persona.

   Como estos existen muchos otros términos que han sido censurados y hasta prohibidos oficialmente. En ello huelo cierto tufo, entre quienes han intentado razonar, para establecer una nueva supremacía, la supremacía de los resentidos.

   Hoy nos enfrentamos a un ciclo de restricciones en el lenguaje, igual o peor que en los tiempos de la Inquisición. Lo políticamente correcto, sea de izquierda o derecha, sea progresista o conservador, está deformando el lenguaje e imponiendo nuevos eufemismos, esa hipócrita manera de nombrar, sesgadamente, el mundo y lo mundano.

   Colocarle el término de trabajadora sexual –que para mí, conceptualmente, éticamente, no es un trabajo- a una mujer, por no decirle, puta, es un contrasentido.

   Leí hace pocos días, que en España un grupo de defensoras de los derechos humanos estaba pidiendo no consumir huevos porque los gallos eran animales que violaban a las gallinas. Todo para preservar el medio ambiente y la defensa de los animales.

]]>
<![CDATA[Acuerdo con resultados]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-con-resultados-20190926-0019.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Acuerdo-con-resultados-20190926-0019.html La firma del acuerdo entre el gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros y representantes de grupos políticos de la oposición, es sin ninguna duda, un inicio esperanzador para toda la gente que anhela la paz, agotada de la confrontación. Que está sufriendo la situación de necesidades de todo tipo.

Los que desean la solución a sus problemas, incluso los que entre ellos son opositores al gobierno, ven la reunión con esperanza. El avance en la muestra eficaz, cercana de soluciones a la grave crisis nacional es muy urgente. Quitar la violencia del medio, el odio como único camino.

Estamos obligados a convivir en respeto a las diferencias. Propuestas de lo que debemos hacer de inmediato deben salir urgentemente de la nueva mesa de diálogo, son indispensables.

Los puntos que  se abordaron  como base para la firma del acuerdo, son todos importantes, pero fundamental va a ser la agenda inmediata de otros que se han venido convirtiendo en temas muy complejos por diversas circunstancias, pero que ahora afecta más gravemente que nunca a toda nuestra sociedad.

El tema de los combustibles y cómo actuar en conjunto para evitar la pérdida mil millonaria del contrabando hacia Colombia, el Caribe y otros países. Estamos manteniendo en la frontera el paramilitarismo y el gobierno que nos descalifica y nos destruye.

El contrabando de extracción no favorece al pueblo neogranadino que lo compra a precios arriba de los internacionales. El cañón contra nuestro país y nuestro pueblo, es lo que significa el dilapidar un recurso tan importante como lo es el combustible fósil.

Para los buscadores de poder todo se soluciona con que ellos le pongan mano "al coroto" como diría un expresidente. La solución a los problemas, incluido el bloqueo, debemos iniciarla ya y entre todos.

El tiempo apremia y la campaña presidencial del presidente de la Asamblea Nacional, en medio de la miseria que incuba con su súplica a Estados Unidos por mayores sanciones económicas al mismo pueblo que espera lo ponga en Miraflores, es una gran insensatez.  El Acuerdo debe caminar con todas y todos los venezolanos de bien.

]]>
<![CDATA[La caja negra de Pdvsa]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-caja-negra-de-Pdvsa-20190924-0101.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-caja-negra-de-Pdvsa-20190924-0101.html Voy a insistir en la producción de petróleo en Venezuela. La población en general debe estar informada sobre qué pasa con nuestra industria petrolera nacional.

La producción de petróleo para el año 2014, era de casi 3.000.000 de barriles diarios. Hoy la producción no llega al 1.000.000 barriles diarios. ¿Qué ha pasado para que se produjera una disminución de 2.000.000 barriles diarios? Es una combinación de factores que coincidieron en una caída tan abrupta: La falta de inversión oportuna, la impericia, la corrupción, el bloqueo económico y financiero, la desidia en atender la declinación de producción, su estabilización y el aumento de producción, la falta de planificación, el haber priorizado la explotación de la Faja de Orinoco y no haber priorizado la explotación de las reservas probadas de crudos livianos, medianos y pesados en el Zulia, Trujillo y las áreas tradicionales de los Estados Anzoátegui y Monagas.

Todos esos factores y otros, son determinantes para la caída de producción.

¿Cómo es posible que Pdvsa ante la imposibilidad de obtener crédito internacional y financiamientos para sus propias actividades, gracias a los bloqueos y el veto internacional, no hubiera planificado la explotación de petróleo en las áreas tradicionales de petróleo liviano y mediano, como en el Occidente y Oriente, con costos de producción altos pero con mayor valor en los mercados? Se han imposibilitado la relación con los privados nacionales e internacionales. La prepotencia de los administradores de Pdvsa ha impedido el relanzamiento de la producción de campos de áreas abandonadas, donde Pdvsa se mantiene sin producir nada. Se han presentado propuestas concretas para la reactivación de pozos categorías 1,2 y 3, con financiamientos internacionales a través de empresas venezolanas, pero que han sido propuestas fallidas ya que Pdvsa no cumple con los compromisos asumidos .

Con un Plan serio de recuperación, con financiamiento internacional, a través de empresas venezolanas e internacionales, con condiciones y términos claros, se podrían recuperar en 18 meses, más de 500.000 barriles por día. Esto tendría que contar con el respaldo de Pdvsa y toda su organización. De lo contrario, la producción seguirá mermando.

Hemos exigido a quienes dirigen Pdvsa que expliquen al país cuál es la estrategia. ¿Que harán? Nadie sabe qué harán con la producción de petrolero.

Ni hacen ni dejan hacer. La desconfianza se apodera de todo. Los privados no están en condiciones de participar en la actividad. Los proyectos de Pdvsa son en bolívares, bajo condiciones que son inviables. Los pagos no se hacen de manera normal. La hiperinflacion no permite que los contratos se ejecuten con normalidad.

Ojalá Chevron pueda continuar en Venezuela. Es uno de los pocos socios que quedan en Venezuela. Los chinos siguen en el pais al igual que los rusos, bajo acuerdos especiales de financiamientos con pago de petróleo.

Pdvsa tiene problemas graves con la comercialización de petróleo y productos terminados. El nivel muy alto de almacenamientos , están evitando su comercialización, el transporte a los mercados finales. El bloqueo financiero y logístico atentan contra Pdvsa y el país

El pais ha sufrido daños incalculables. Será muy complicado seguir así. Venezuela necesita el concurso de todos. No es posible que venezolanos, que no viven en el pais, vayan por el mundo solicitando más sanciones para Venezuela. Quienes sufrimos con eso son los venezolanos que vivimos en acá.

 

]]>
<![CDATA[El uso alternativo del derecho]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-uso-alternativo-del-derecho-20190924-0097.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-uso-alternativo-del-derecho-20190924-0097.html Derecho es el conjunto de principios y normas que pretenden establecer la Justicia y el Orden mediante la regulación de las relaciones humanas en toda Sociedad y cuya observancia viene a ser impuesta de forma coactiva por el Estado. Con ello se trata de evitar el desorden y la injusticia en esas relaciones y evitar también que impere “la ley del más fuerte” sustituyéndola por los acuerdos mayoritarios adoptados por los representantes del pueblo a través del Estado, en un conjunto de Leyes acordadas para conseguir esos fines.

Los conceptos básicos que persigue la ley: son la justicia que consiste en dar a cada uno lo suyo o lo que se merece, y en segundo lugar el orden que necesariamente se sigue de su plasmación en las realidades sociales, obligando a todos a acatar y cumplir las disposiciones acordadas en el seno de las Instituciones en las que se organizan los pueblos.

Pero en democracia ocurre que las leyes propias del Derecho, no siempre reflejan la justicia objetiva como primer valor o virtud que se trata de implantar en la sociedad, sino que, según la mentalidad de quienes compongan la mayoría del Parlamento de un país democrática-mente elegido, que es el encargado de aprobar y promulgar esas leyes, pueden determinar el modo de organizar esa sociedad, muchas veces alejado de la justicia aunque se produzca un cierto orden fruto de esa mentalidad.

Se produce así un fenómeno que consiste en que esas leyes acordadas por mayoría, no aseguran la justicia, sino que por el contrario, establecen la injusticia. Son lo que se llaman leyes injustas que el Estado obliga a cumplir a todos sus ciudadanos. Por ejemplo en España tenemos la denominada Ley contra la violencia de género que, so capa de afirmar que tratan de defender a las mujeres acosadas por la violencia masculina, elimina la presunción de inocencia que es fundamental en un Estado de Derecho, y provoca la indefensión de los hombres ante el juez, obligado a su vez a cumplir lo que la Ley establece.

Es lo que se llama “el uso alternativo del derecho” que consiste en usar el derecho y las leyes emanadas de él, para imponer una determinada ideología que sustituye a la justicia objetiva, lo cual produce un engaño, un gravísimo fraude en las relaciones humanas que deben estar siempre presididas por la justicia verdadera, porque las pervierte de raíz.

Un mismo hecho delictivo, no puede castigado o penalizado de modo distinto según quién sea la persona mayor de edad que lo cometa: hombre o mujer, anciano o joven, culto o inculto, campesino o intelectual, porque entonces queda marginada la justicia y lesionada la igualdad de todos ante la ley, que es una premisa ineludible del auténtico derecho.

Si esto sucede con una ley –que discrimina a las personas por su condición- esa ley es injusta por naturaleza y se le denomina también “derecho de autor” porque se origina en un autor o autores que desconocen o se olvidan por interés propio, de la necesidad de atenerse a la justicia real. Esa ley promulgada así, sin garantías objetivas de justicia, no obliga a cumplirla moralmente a los ciudadanos que la sufren, aunque si obliga a los jueces que, en su función judicial, están siempre obligados a dictar sentencias coherentes con ella.

En este caso, los diputados parlamentarios que la aprobasen, incurrirían en patente prevaricación por soslayar una exigencia básica del derecho como es la justicia, salvo que lo hicieran a propósito para imponer a los demás sus criterios ideológicos.


 

]]>
<![CDATA[Jamás perdamos el entusiasmo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Jamas-perdamos-el-entusiasmo-20190923-0070.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Jamas-perdamos-el-entusiasmo-20190923-0070.html           

                 El mundo requiere de más humanidad entre sus moradores. Nuestro gran tormento en el camino proviene muchas veces de ese sentimiento de soledad, pues somos seres que necesitamos compartir y vivir en compañía, mayormente a la hora de enfrentarnos a una realidad dolorosa. Quizás tengamos que aumentar la atención inmediata, apasionarnos mucho más por injertarnos esos primeros auxilios esenciales de vida, que provienen del aliento que nos traslademos unos a otros, universalizando además esa cobertura de salud que logramos como derecho, si cabe aún más, con aquellos seres humanos débiles y desprotegidos. No podemos eclipsar ninguna existencia. Cada cual, por muy lejano que nos parezca, forma parte de nosotros. De ahí la necesidad de ser más respetuosos con nuestros análogos, de superar comportamientos destructivos y de recuperar con urgencia ese sentido innato de cohabitar unidos. Haciendo humanidad nos conoceremos mejor y batallaremos por cada niño que nos nace, porque es nuestra continuidad en el linaje.

                Jamás perdamos, por tanto, el entusiasmo por vivir acogiéndonos y recogiendo ese cultivo que nos hermana, y que no debe ser otro, que la toma de conciencia por estar y ser, pues el tiempo de nuestras andanzas por aquí, nos exige de una gran lucha entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas. Por cierto, ya en su tiempo el inolvidable poeta español Antonio Machado (1875-1939), nos llamaba a poner atención, a pensar que “un corazón solitario no es un corazón”, es más bien una coraza que nos desespera y pervierte. Por ello, es menester activar los deseos de existir, máxime en una época en la que cada cuarenta segundos se suicida una persona. Es cierto que en algunos países han progresado en la prevención, pero aún no es suficiente, hacen falta incorporar nuevas estrategias y mayores controles, que fomenten las esperanzas de realización humana. Sin duda, el mejor protectorado nuestro es no resignarse nunca.

                Por eso, es vital la ilusión de hacer realidad tantos sueños vertidos únicamente en palabras. Sabemos que la salud es una singular obligación de la especie, pero algunos países hacen bien poco por priorizar la atención. Naciones Unidas nos indica que son cien millones de personas las que se arruinan cada año por los gastos médicos. Pero a esto, deberíamos añadir, que miles de millones de ciudadanos, también  requieren de nuestra  ayuda, y de que pasamos a su lado,  sin mostrar un mínimo de afecto, ni compasión alguna. Hay que cambiar de actitud. Nos merecemos un nivel de existencia adecuado. Mejoremos nuestra disposición para que así sea. Al fin, el mejor comienzo, siempre es el que se inicia desde uno mismo. En ocasiones necesitaremos atención médica, pero otras veces lo que requeriremos es una mera asistencia de compañía y apoyo. Lo pude comprobar hace unos días cuando acudí a un hospital psiquiátrico, dándome cuenta de lo importante que somos para que ese estado de bienestar completo se materialice en cada persona. Necesitamos que nos entiendan, sentirnos amados, porque somos seres en relación, y nuestra vida no se comprende de otro modo. En consecuencia, nada de lo que le ocurra a alguien, debe dejarnos fríos e indiferentes.

                Aunque los trastornos por depresión y por ansiedad son problemas habituales de salud mental que afectan cada día más a multitud de individuos, no podemos perder ese congénito frenesí de hacernos más llevaderos los días. Tomémoslo como tarea colectiva. Puede que la desigualdad también sea el gran enemigo de la salud en el mundo, pero cuando la humanidad pone en acción el empeño por lo que es un deber conjunto de colaboración entre semejantes, nuestra vida mejora, y por ende, también la de aquellos que van a nuestro lado. A propósito, la Organización Mundial de la Salud acaba de indicar a los gobiernos que deben aumentar la inversión en la atención primaria, y junto a esto, hay que exteriorizar alegría, pero también es menester activar como punto de partida esa experiencia de amor verdadero que nos acerque y nos humanice. Indudablemente, hace tiempo que debimos entusiasmarnos en construir una renovada cultura del hermanamiento, respetuosa con toda vida, vivencial en formación y en poner en práctica una gran estrategia inclusiva. La exclusión nos deshumaniza por completo. Ese espíritu humanístico, que personalmente tanto me afana desvela, no es prerrogativa única de algunos, ha de ser compromiso de todos. Impidamos más derrotas entre nosotros. Fuera guerras. Al destierro las armas y su bellaco negocio. Progrese la razón y actívese el entendimiento, de gozar al máximo, sin robar el bienestar de los demás.

 

]]>
<![CDATA[La niña que combatió el odio con su Diario]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-nina-que-combatio-el-odio-con-su-Diario-20190923-0090.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-nina-que-combatio-el-odio-con-su-Diario-20190923-0090.html  

Entre la literatura del Holocausto sobresalen obras tan punzantes y bellas como las de Primo Levi, Elie Wiesel, Imre Kertész, Jorge Semprún o Paul Celan. Ninguna de ellas, sin embargo, ha alcanzado tantos lectores como el Diario de Ana Frank. Ana, una adolescente alemana de origen judío, lo escribió entre 1942 y 1944, mientras se escondía en una casa de Ámsterdam, junto a su familia, de las garras de la Gestapo. Su destino sería trágico: serán delatados en 1944 y conducidos a campos de concentración y exterminio nazis. Todos morirán allí, salvo el padre de Ana, Otto, que sobrevivirá a Auschwitz y dedicará el resto su vida a la difusión del diario de su hija.

Lo más excepcional del diario es la clarividencia, la sensibilidad literaria y la riquísima vida interior que despliega su autora. Son muchos los temas que desfilan en sus páginas. Es constante el “miedo atroz” a los bombarderos, los proyectiles, las metralletas; el pánico a los robos, las inspecciones y la posibilidad de ser descubiertos. Lamenta Ana, ya en 1942, el destino que sufren los judíos en Holanda: “Todos sin excepción marchan camino de la muerte. […] Como si fueran ganado enfermo y abandonado, se llevan a esa pobre gente a sus inmundos mataderos”.

El diario muestra el viaje de la infancia a la madurez (acelerado por las circunstancias), a través de las aguas procelosas de la adolescencia. Ana cuenta, de modo inusual para su tiempo, el despertar de su sexualidad: la llegada de la regla, el interés por conocer su propio cuerpo y el de los demás. Como tantas adolescentes, se siente incomprendida, tiene conflictos con sus padres y fluctúa en un mar de contradicciones: “Tengo unos enormes deseos de… ¡de todo! Deseos de hablar, de ser libre, de ver a mis amigos, de estar sola. Tengo tantos deseos de… ¡de llorar!”. Se enamora de Peter, el chico de la otra familia que comparte con ellos escondrijo. Y reconoce, con perspicacia, que “mis opiniones, mis pareceres, mi visión crítica, mi aspecto, mi carácter: todo ha cambiado”.

Ana reitera su deseo de ser periodista, su amor por la literatura y su conciencia de tener talento para el oficio. En este sentido, alaba a la mujer que trabaja fuera de casa, como forma para “conseguir la valoración de la mujer”, “la igualdad de derechos” y “la independencia total”. Y, frente a la exaltación de los héroes masculinos, pregunta: “¿Qué parte de la humanidad en su conjunto también considera soldados a las mujeres?”. De hecho, fue ella misma, como Juana de Arco, ejemplo de mujer soldado. Aunque no combatió con la espada, sino con su pluma; oponiendo al racismo y el odio su confianza “en la bondad interna de los hombres”. Por eso J. F. Kennedy afirmaría de ella: “De entre los muchos que, a lo largo de la historia, han hablado en nombre de la dignidad humana en tiempos de sufrimiento y muerte, no hay ninguna voz que tenga más peso que la de Ana Frank”.

]]>
<![CDATA[La verdad sobre el Esequibo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-verdad-sobre-el-Esequibo-20190923-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-verdad-sobre-el-Esequibo-20190923-0071.html   

El despojo del Esequibo, la ocupación de facto de su territorio y la explotación de sus inmensos recursos naturales deben ser temas de debate nacional, más allá del escarceo entre las élites políticas. Lo que sucede es demasiado grave, las transnacionales petroleras, encabezadas por la Exxon Mobil, comenzarán a producir petróleo en aguas del Esequibo, consumando de esta manera el despojo de nuestro territorio y sus recursos, además de establecer como cierta la tesis de Guyana que bloquea nuestra salida al Atlántico. 

Antecedentes poco conocidos

La disputa sobre el Esequibo, desde la firma del Acuerdo de Ginebra, estuvo por muchos años en un lento proceso de discusión, en manos del buen oficiante de las Naciones Unidas, hasta que apareció el petróleo y tras él, las transnacionales petroleras. 

Ya en el año 1999, después del triunfo del presidente Chávez, las empresas petroleras comenzaron a presionar al gobierno de Guyana para que le otorgara concesiones o derechos de explotación en el área en disputa. Aquella era una estrategia global de las transnacionales para hacerse de los recursos de hidrocarburos en el extremo nororiental de nuestra región: Venezuela, Trinidad y Tobago y el Esequibo. 

Todos los movimientos y posicionamientos de estas grandes  petroleras se formulan con base en la información privilegiada que obtienen usando sus capacidades técnicas, influencia política y sus mecanismos de inteligencia para obtenerla. Por estos datos obtenidos por vías diversas  las transnacionales saben desde hace años sobre las inmensas reservas de petróleo en la Faja Petrolífera del Orinoco, de gas al norte del Estado Sucre, gas en el territorio de Trinidad y Tobago y nuestra Plataforma Deltana, así como los fuertes indicios de acumulaciones de hidrocarburos en las aguas del Territorio Esequibo. Las transnacionales no dan puntada sin dedal.

Ya estando nosotros en el ministerio de Energía y Minas, con el gobierno del presidente Chávez, desde el viceministerio de Hidrocarburos, dirigido por nuestro entrañable amigo, Bernardo Álvarez, nos movilizamos y actuamos de manera decidida, en coordinación con nuestra cancillería de entonces, para protestar ante el gobierno de la República Cooperativa de Guyana, por el otorgamiento de áreas (bloques Pomeroon y Stabroek) para exploración petrolera en aguas del territorio Esequibo. 

Así mismo, ejercimos presión sobre las empresas Exxon Mobil y Hess para que desistieran de sus intenciones, toda vez que sus pretensiones se encontraban ubicadas en aguas de un territorio en disputa, reclamado por Venezuela. Tuvimos éxito y se paralizó la actividad exploratoria.

A partir de allí, desde el ministerio de Petróleo iniciamos una campaña agresiva para demarcar bien nuestra soberanía sobre los inmensos recursos naturales en la región nororiental y extremo oriente de nuestro país, para que no quedara duda sobre nuestra propiedad y plenos derechos para desarrollarlos, lo cual está estrechamente ligado al ejercicio de nuestra soberanía. 

Lo primero que hicimos fue tomar control de las áreas prospectivas en la Plataforma Deltana, sobre todo iniciar el proceso de unificación del yacimiento Loran-Manatee con Trinidad y Tobago, el primer proceso de su tipo costa afuera en nuestro hemisferio. Este proceso  terminó de manera exitosa en 2007, y confirmaba nuestra propiedad sobre el 73.75% de las reservas de gas de dicho yacimiento compartido con Trinidad y Tobago. Al mismo tiempo que reafirmamos nuestra propiedad sobre los volúmenes de gas, estabamos delineando, sin lugar a dudas, nuestra salida al Atlántico, a lo largo de nuestros límites con Trinidad y Tobago, que, aunque no existe disputa sobre ellos, sin embargo nos permite establecer una posición soberana y firme en contra de las pretensiones de Guyana de bloquear nuestra salida al Atlántico.

Luego tomamos el control del antiguo proyecto Mariscal Sucre, no solo porque estaba en manos de las transnacionales, PDVSA ni siquiera participaba, sino porque su régimen fiscal, de 1% de regalía, era ilegal y su objetivo de exportación contrario a nuestro propósito de traer ese gas para el desarrollo nacional, especialmente para crear un polo petroquímico en el estado Sucre. 

Con la Nueva PDVSA iniciamos, tan pronto se presentaron las condiciones técnicas y económicas, la exploración al extremo norte de esos yacimientos porque temíamos que la transnacional que operaba del lado trinitario, a solo un kilómetro de nuestra línea fronteriza,  estuviese “drenando” gas de nuestra propiedad.

Con la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, y la certificación internacional de las más grandes reservas de petróleo del mundo en su subsuelo, se completaba el objetivo estratégico de obtener el control sobre nuestros inmensos recursos de petróleo y gas en la región oriental y nororiental del país, lo cual nos permitió garantizar una extraordinaria base de recursos de hidrocarburos para nuestro desarrollo nacional. 

Pero, por otra parte, desde el Estado, a través del ministerio de Petróleo, habíamos recuperado el respeto de las transnacionales petroleras y del sector petrolero internacional. Ahora sabían, a partir de nuestra ofensiva de la Plena Soberanía Petrolera, que éramos capaces de ejercer nuestra soberanía sobre los recursos naturales del país a cualquier costo y ante cualquiera. Para nosotros en el gobierno del presidente Chávez, la soberanía era innegociable. 

En el ámbito de la geopolítica, la estrategia del presidente Chávez combinaba una postura de firmeza en el respeto a nuestra soberanía, demostrada fehacientemente en el sector petrolero, con un acercamiento político con el presidente Jagdeo en Guyana, una aproximación al Caribe y al Caricom, tradicionalmente a favor de Guyana en su posición ante el esequibo. Para ello contábamos con Petrocaribe, un mecanismo de cooperación que nos permitió estrechar relaciones con nuestra fachada caribeña desde una perspectiva de solidaridad y amistad, distinta a la arrogante o agresiva presencia durante la IV República, cuando  Venezuela intervenía en los asuntos internos y amenazaba a países como Guyana. 

Estábamos allanando el camino hacia un acuerdo amistoso para resolver el  diferendo con Guyana. Se trataba de buscar una solución a un diferendo que estuvo trabado durante muchos años, dejando en el limbo las posibilidades de desarrollo de esa extensa y rica región en favor de ambos pueblos hermanos. Se disipaba así la posición tradicional de algunos sectores del país que favorecen una confrontación o enfrentamiento permanente con Guyana. 

Los sectores de derecha del país eran muy sensibles a cualquier acercamiento a una solución amistosa y muy críticos con  cualquier actividad en ese sentido. Se desgarraban las vestiduras nacionalistas, increpaban a las fuerzas armadas; en fin, era una postura que rayaba en  racismo y un desprecio subyacente hacia los hermanos pueblos del Caribe.

Esta posición de búsqueda de acuerdo con Guyana, en términos pacíficos y constructivos, a la vez de la férrea defensa de nuestra soberanía, avanzaba gracias al liderazgo del presidente Chávez tanto en el país, en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como en la región. Nos acercábamos a una solución.

Todo cambió…

Luego de la muerte del presidente Chávez, nuestra posición política se debilitó de manera extrema con maduro y nuestra política de defensa de la Plena Soberanía Petrolera dio paso al oportunismo y falta de visión estratégica del gobierno, cosa que de inmediato percibieron las transnacionales y los factores políticos en Guayana.

Recuerdo que en la visita oficial de maduro a Guyana en agosto del 2013, ya como presidente, y yo todavía como ministro de Petróleo, insistí estar en la reunión entre cancilleres, con maduro y el presidente Ramotar, para elevar al más alto nivel nuestra protesta ante el gobierno de Guyana, dado que  habían reactivado las concesiones petroleras a la Exxon Mobil y la CGX de Canadá en los bloques Pomeroon y Stabroek. LLevé los mapas, los mostré a los presidentes para que no hubiese duda alguna de nuestra postura al respecto. No pasó nada, para maduro no era un tema prioritario, él mismo no le prestó importancia, “eran cosas de PDVSA”. Los actores involucrados en Guyana con las transnacionales, de inmediato notaron la falta de interés que maduro prestó al tema, no dijo nada al respecto, guardó silencio.

En mi paso por la cancillería y luego como embajador ante la ONU, siempre me sorprendió el poco interés que tenía maduro en temas de Estado, asuntos además que, habiendo sido él durante 6 años canciller del presidente Chávez, debían ser su prioridad y de su manejo. Sin embargo, no era así. 

La cancillería que yo encontré era una institución en ruinas, en un estado deplorable de sus espacios e instalaciones. Una institución  golpeada, disminuida, con funcionarios de carrera relegados, maltratados. Sus empleados y obreros en condiciones deplorables, sin ningún tipo de beneficios o derechos. Era un ministerio dirigido de manera negligente, malandra, donde se impusieron grupos de interés, incapaces, por sobre la institucionalidad de un ministerio que resultaría estratégico para cualquier país.  maduro, despachando desde la Casa Amarilla, en vez de hacerlo desde el edificio donde estaban los funcionarios, demolió todos los equipos capacitados y con conocimiento del tema que siempre existieron en la Cancillería. 

Profesionales, civiles y militares, amplios conocedores del tema como Enrique Planchart y el Contralmirante Elías Daniels, eran dejados de lado porque resultaban incómodos al canciller o su grupo. El mismo grupo, por cierto, que llegó con maduro a Miraflores y que este impuso en la conducción del gobierno; personajes que tienen alta responsabilidad en la destrucción del país y sus instituciones. Lo que hizo maduro con la cancillería es lo mismo que ha hecho con el país: el desmantelamiento de la institucionalidad del Estado, la imposición de grupos sectarios intolerantes con otros intereses.

Las transnacionales avanzan…

En el 2015, asume la presidencia de Guayana David Granger, ex militar de carrera, ex comandante de las Fuerzas de Defensa de Guyana. Ganó las elecciones cabalgando sobre la promesa de tomar el Esequibo, dando por terminado el Acuerdo de Ginebra y poniendo fin a los buenos oficios de las Naciones Unidas. Prometió abrir el territorio Esequibo a las transnacionales petroleras y convertir a Guyana en un país petrolero, para traer desarrollo a su pueblo. Granger contó y cuenta con el total apoyo de los intereses transnacionales, en especial de la Exxon Mobil. 

Esta postura de Granger, hostil y poco amistosa, así como la aceleración de los trabajos exploratorios de la ExxonMobil en aguas del Esequibo, han debido generar una fuerte protesta del gobierno venezolano. Esto nunca sucedió.

El 16 de octubre del 2013 un buque de la Armada venezolana, en cumplimineto de sus responsabilidades, detuvo a un buque que hacía sísmica en aguas del Esequibo para la petrolera Anadarco que  operaba en el Bloque Roraima otorgado por Guyana, al frente al estado Delta Amacuro. Se retuvo y luego, por la presión de Guyana, fue liberado por instrucciones del gobierno. 

Mi posición, como vicepresidente territorial, era que se debería detener cualquier buque o plataforma que condujera operaciones exploratorias en aguas del Esequibo. Había que confiscar la data sísmica y ponerla a resguardo de la ONU, denunciar la actividad ante el buen oficiante o del mismo Secretario General Ban Ki-moon, e  impedir que los trabajos avanzaran antes que apareciera el petróleo, antes que fuese demasiado tarde. No se hizo nada.

El 30 de septiembre del 2015, se produce una reunión entre los presidentes de ambos países y el Secretario General de la ONU Ban Ki-moom en el marco de la Asamblea General. Me tocó presenciar este encuentro como embajador ante la ONU. 

Fue una reunión dura: Granger era muy agresivo. Sobrepasó con creces a maduro, quien lució esquivo, aferrado al nombramiento de un buen oficiante por el Secretario General, en el marco del acuerdo de Ginebra. No hizo mención alguna a la actividad de las transnacionales en aguas del Esequibo, lo cual obviamente violaba los términos del Acuerdo de Ginebra. Ban Ki-moom solo observaba y al final acordaron iniciar el proceso de postulación de otro buen oficiante. 

Mientas Granger no perdía oportunidad para exponer y defender sus supuestos derechos sobre el Esequibo ante las Naciones Unidas, maduro guardaba silencio. La única persona autorizada por el gobierno para hablar del caso era Delcy Rodríguez, su canciller, quien no confiaba en nuestro equipo de la ONU. Mientras la canciller, siempre rodeada de un estado general de sospecha paranoica contra todo y todos, estaba paralizada, el canciller Guyanés no dejaba de declarar y actuar en el ámbito internacional: ONU, Caricom, el Caribe. 

Guyana utilizaba a su favor el discurso agresivo de maduro y los innumerables errores que cometía el gobierno respecto al tema, tal como el Decreto de creación de las Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular, cuya demarcación incluía como propias todas las aguas del Atlántico frente al Esequibo; así como el deterioro creciente de las relaciones de venezuela con el caribe, debido fundamentalmente a la incapacidad de PDVSA de honrar los acuerdos de Petrocaribe.  

Se perdió un año entero de las gestiones del Secretario General Ban Ki-moom, tratando de que Venezuela aceptara alguno de los candidatos propuestos al cargo de  buen oficiante, como habían acordado en la reunión de 2015. Uno tras otro, los candidatos eran rechazados por maduro y su canciller, todos eran acusados de ser “agentes de la CIA”. En las Naciones Unidas, una institución seria, que trabaja con base en  acuerdos, esta actitud fue interpretada como una manera de sabotear o mostrar desinterés por parte de Venezuela en el mecanismo de los buenos oficios.

Cuando terminó el periodo de Ban Ki-moom y fue  electo el nuevo Secretario General, Antonio Guterres, lo convencimos, gracias a la confianza y respeto mutuo, y a su postura de buscar un entendimiento entre las partes y evitar conflictos, de no dar por finalizado el mecanismo de buenos oficios como reclamaba Guyana. Sin embargo, Guterres dio un plazo para tomar una decisión, otorgó todo el año 2017 para llegar a un acuerdo. 

Una vez que Venezuela finalmente aceptó, con los resquemores de siempre, a Nylander, un facilitador noruego de amplia experiencia en los acuerdos de paz en Colombia, como representante personal de Guterres, este intentó retomar un cauce de negociación que ya se había roto hace tiempo.

Ya no hubo tiempo, la canciller de entonces se consumió un tiempo precioso para la negociación en aprobar el buen oficiante propuesto por las Naciones Unidas. El 30 de enero de 2018, el secretario general Antonio Guterres, anunció  que, habiendo expirado el plazo para encontrar algún tipo de entendimiento entre las partes que permitiese reiniciar las negociaciones entre Guyana y Venezuela, en el marco del Acuerdo de Ginebra, la recomendación del secretario general de la ONU era que las partes acudieran a la Corte Internacional de Justicia, cancelando de hecho el mecanismo de los buenos oficios de la ONU. Guyana obtuvo así un rotundo éxito político y diplomático y se cumplió el objetivo de Grander: salir del Acuerdo de Ginebra.

En mayo del 2015, la Exxon Mobil informa al mundo del éxito de sus descubrimientos petrolíferos en aguas del Esequibo y en el 2018 anunció el desarrollo del Proyecto Liza Fase 1, que para el año 2020 producirá 120 mil barriles día y 750 mil barriles día para el año 2025 (más que la producción actual de la PDVSA de Quevedo) 

Mientras tanto delcy viajaba de manera permanente a Nueva York, ocupándose de asuntos personales encomendadas por maduro para atender los problemas legales de su entorno. Eran viajes con agendas secretas. La ONU era una excusa para estar en Nueva York.  Por intermedio de un abogado litigante en temas petroleros, amigo de Venezuela, me enteré de lo que ya se comentaba entre los sectores económicos y políticos de la ciudad: la canciller, solicitó una reunión con la Exxon Mobil para buscar un acuerdo de explotación conjunta de petróleo en aguas del Esequibo. Por supuesto la transnacional dijo que no tenía nada que negociar, los enviados de maduro fueron recibidos por la puerta de atrás, atendidos por funcionarios de bajo nivel. Yo quedé sorprendido e indignado por esta noticia, la cual me fue confirmada por el mismo compañero ministro del sector. 

Así, quedaba pulverizado el respeto y autoridad del Estado venezolano, conquistado en tantos años de lucha. Ahora una transnacional le tiraba la puerta en las narices a los altos jerarcas del gobierno de maduro y se jactaba de decirlo a todos sus relacionados.

Lo grave acá, es que el gobierno de maduro estaba dispuesto a abdicar de nuestra soberanía a cambio de congraciarse con la administración norteamericana, favoreciendo a la transnacional petrolera. El madurismo no entiende, en su debilidad y mar de contradicciones, que la única manera de preservar la soberanía y llevar a las transnacionales al marco de nuestra constitución y leyes, es mostrando coherencia entre el discurso y la acción, actuando en el marco de nuestra doctrina bolivariana de defensa irrestricta de nuestro territorio y de nuestra Plena Soberanía Petrolera, como hicimos nosotros en el gobierno del presidente Chávez.

La entrega

El gobierno de maduro ha faltado a su responsabilidad constitucional de defender nuestra integridad territorial y nuestra soberanía. No solo ha sido así con el Esequibo, también lo ha hecho con el gas y el petróleo.

maduro, para congraciarse con los rusos, les ha entregado el gas del proyecto Mariscal Sucre, aquel que recuperamos del proyecto Cristóbal Colón, al norte del Estado Sucre. Las empresas rusas obtuvieron exenciones fiscales y se llevarán el gas del país, de la patria. Ya no habrá ni Polo Petroquímico, ni proyecto Mariscal Sucre con el desarrollo gasífero en el Estado Sucre. También entregaron a las transnacionales que operan en Trinidad y Tobago el gas de los yacimientos que pudimos unificar con el país caribeño en Plataforma Deltana y que también estaba planificado para el mercado interno y  para el Polo Petroquímico del Estado Sucre.

maduro para congraciarse con los rusos y chinos, entregó las áreas petrolíferas de la Faja Petrolífera del Orinoco, las mejores, las mismas que habíamos nacionalizado y recuperado de la Exxon Mobil y Conoco Phillips y que nos llevaron a juicios y demandas arbitrales, que hasta el 2014 atendimos y ganamos en defensa de nuestra soberanía y hoy, producto de la negligencia del gobierno, han sido la excusa para demandar y embargar a CITGO.

Es decir, maduro entrega la patria, lo que no es suyo, actúa como si el país fuera su hacienda, hace lo que le da la gana, no respeta las leyes, ni la Constitución, no le rinde cuentas a nadie. maduro hace lo que sea para congraciarse con los poderes transnacionales, del país que sean, en búsqueda de oxigeno para que lo ayuden a mantenerse en el poder. 

El Esequibo se está perdiendo por negligencia del gobierno. El derecho internacional y la política castiga la negligencia y la inconsistencia, la falta de principios. Todos los sectores nacionales, comenzando por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, junto con todos los sectores políticos, incluyendo la Asamblea Nacional y la Asamblea Nacional Constituyente, deben decir y hacer algo. 

No permitamos que un asunto clave para nuestro futuro como país, como es la soberanía sobre el Esequibo, quede sepultado en las acusaciones y maniobras políticas entre el gobierno y la oposición. Son este tipo de temas y problemas los que deben concitar la unidad nacional en defensa de los intereses de la Patria. 

Mientras tanto la Exxon Mobil, junto con  la Hess y la china CNOOC anuncian, además del desarrollo inicial del Proyecto Liza-1, nuevos descubrimientos y la fase 2 del proyecto, llamado Liza-2, donde se producirán, adicional a los 750 mil barriles día ya indicados, 220 mil barriles días adicionales para el año 2023.

Solo una Junta Patriótica de Gobierno junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, será capaz de actuar de manera firme en defensa de nuestra soberanía y recursos naturales. Debemos actuar lejos del discurso estridente del nacionalismo de derecha, que es tan falso que guardan silencio porque la empresa involucrada es nada más y nada menos que la transnacional Exxon Mobil, y lejos de las maniobras guerreristas de maduro, que busca enemigos donde sea para jugar el peligroso juego de la guerra. 

Más allá de todo ese discurso en contra del pueblo hermano de Guyana, debemos actuar de forma firme y soberana para impedir el despojo de nuestro territorio y recursos naturales por parte de ninguna transnacional, sea de donde sea. 

En mi blog pueden encontrar  un video donde explicamos de manera sencilla, lo que sucede en el Esequibo. Es un aporte para la discusión y movilización de la conciencia nacional en torno a este tema. Ojalá la Asamblea Nacional, ahora con todos los factores políticos incluidos, sea capaz de fijar una posición al respecto, o la Constituyente tenga el valor de interpelar al gobierno sobre su negligencia en defensa de la soberanía. De no hacerlo, estaremos mostrando tanta debilidad como país, que las transnacionales nos arrancarán no solo la mano, sino el brazo entero.

ENTRADAS RECIENTES

]]>
<![CDATA[Salvar  la educación para salvar al país]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/-Salvar-la-educacion-para-salvar-al-pais-20190923-0039.html http://www.panorama.com.ve//opinion/-Salvar-la-educacion-para-salvar-al-pais-20190923-0039.html      

El gobierno ha sido muy exitoso en destruir las dos palancas para el progreso de los pueblos: el trabajo y la educación. El autodenominado Presidente Obrero ha logrado el milagro de que ningún trabajador  pueda vivir hoy con su salario, entre ellos los  educadores de todos los niveles, que hemos sido  condenados a llevar una vida de miseria e indigencia.   De este modo, el gobierno ha logrado imponer esa mentalidad perversa de  que no merece la pena estudiar o trabajar pues no son puertas  para el ascenso social. De ahí que  escuelas, liceos y universidades, no sólo se están quedando sin profesores que abandonan en masa la educación en busca de un trabajo o un lugar donde puedan vivir dignamente, sino también se están quedando sin alumnos, que no le ven sentido a estudiar y esforzarse pues bachaqueando cualquier producto pueden ganar un sueldo muchas veces superior al de sus profesores. ¡Y para qué estudiar una carrera de cinco años si con unos cursitos de unas pocas horas y voceando  la fidelidad al PSUV me van a permitir trabajar como Maestro!

El regreso a clases está siendo muy difícil no sólo para los maestros sino para los alumnos y sus familias.  Aterra enterarse de los precios ya no sólo de los uniformes, zapatos y libros, sino de cosas tan elementales como un sacapuntas,  un lápiz o un cuaderno. Y a las legítimas protestas, se responde con golpes. ¡Pobre país que manda a sus colectivos a golpear a las maestras!

Pero no podemos abandonar la educación si queremos que  el país resurja de sus cenizas. Es urgente que todos colaboremos en su salvación, condición para lograr  un país próspero y en paz. Estamos en la Sociedad del Conocimiento, y a nivel mundial, hay un consenso generalizado de que  la educación es el medio fundamental para combatir la violencia, construir ciudadanía y lograr un desarrollo sustentable. Por ello, si bien es cierto que el nuevo año escolar se  presenta lleno de problema y dificultades,  los genuinos educadores no podemos permitir  que los problemas nos agobien, nos desanimen y nos derroten. Necesitamos todos sacudirnos el pesimismo y los  miedos,  convertirnos en  personas corajudas, valientes, resilientes, creativas, capaces de asumir con entusiasmo nuestra misión de educadores  y entender y vivir nuestro    trabajo como un medio fundamental  para producir vida abundante para todos, empezando por nosotros que debemos exigir un salario y unas condiciones de vida coherentes con la importancia de nuestra labor.

Son tiempos para cultivar la pedagogía de la esperanza comprometida y del amor hecho servicio.  La decisión de los que hemos optado por quedarnos no puede convertirse en  un  acto de resignación y de lamentaciones,  sino que tiene que ser  una actitud  decidida  que se traduzca en trabajar por derrotar  la resignación y el miedo, y afianzar la resiliencia, el  compromiso  y  la solidaridad.

 Para la reconstrucción de Venezuela, los educadores somos más necesarios e  importantes que los economistas, los políticos y los militares. Por ello, si bien la crisis del país ha originado el colapso de la educación, debemos trabajar con firmeza por salvarla y trabajar  con dedicación y entrega  por una educación de calidad para todos que ponga  los cimientos  para una Venezuela próspera, productiva y en paz.  Eso va a exigir educadores de calidad, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos, que, a pesar de los problemas,  asumen su trabajo con   entusiasmo,  responsabilidad y creatividad.

]]>
<![CDATA[Quo Vadis, Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Quo-Vadis-Venezuela-20190923-0038.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Quo-Vadis-Venezuela-20190923-0038.html Así como es fácil observar que cada treinta años se cierra un ciclo político en Venezuela, destructor de paradigmas, podemos suponer que en el 2019 habrá de concluir el período de incertidumbre que se inicia en 1989. Allí fenece la república civil de partidos, forjada treinta años antes, en 1958.

Pero es audacia de ignorantes querer fijarle contenidos anticipados a lo que habrá de ocurrir. Más lo es intentar responder hacia dónde vamos los venezolanos, hasta que no hayamos definido un camino apropiado y compartido, de unidad en la pluralidad, y sobre todo eficaz para labrarnos el destino al que aspiramos todos.

Deambulamos por los caminos varios, en un ir y venir propio de desorientados o jugadores de azar, atrapados entre agentes de viajes, amos de casinos, comerciantes de baratijas, a los que sólo importan sus ventas e intereses.

Pedro, sobre la Via Appia, le pregunta al Mesías Quo Vadis, Domine. Este le responde con Verdad, pues es Ser y Esencia plenos y en plenitud: Roman vado iterum crucifigi, ¡voy hacia Roma para ser crucificado de nuevo!

Sabía bien el Maestro que, si Pedro no se daba la vuelta y retomaba su destino superando los miedos, quedaría crucificada la Iglesia naciente.

A la pregunta Quo Vadis, Venezuela, susceptible de formulársele a quienes tomaron la vía de Oslo-Barbados o ahora la de la Casa Amarilla con Pedros impostores y de circunstancia, mi respuesta sería, dudando: ¡Van hacia Miraflores, crucificando una vez más a los venezolanos ¡

Solo una falta de memoria imperdonable – aquí sí – explica que al término del primer recorrido – Oslo/Barbados – y al que sigue el otro, se digan algunos, para justificarse, que al menos quedó en evidencia la mala fe de Nicolás Maduro y su asociación criminal transnacional.

La pregunta, entonces, no sería Quo Vadis, sino ¿cuántas veces más debemos probarnos y probarle a los otros, el espíritu zorruno y ladino de interlocutores de tan amoral trayectoria?

José Ortega y Gasset, en sus Meditaciones del Quijote recuerda que “la misión de los árboles patentes es hacer latente el resto de ellos, y sólo cuando nos damos perfecta cuenta de que el paisaje visible está ocultando otros paisajes invisibles nos sentimos dentro del bosque”.

He optado, al efecto, por la metodología que describo en mi más reciente libro sobre Calidad de la democracia. Reza así: “Sólo el texto de una obra permite ordenar el reparto de los actores – en el caso, los actores de la democracia – para que, al margen de sus actuaciones respectivas [las individuales], todos a uno logren armonía de conjunto y un desenlace [exitoso] a la trama. Y para que, al término, ganen todos con la satisfacción emocionada del auditorio que los mira, que también es participe central de la obra”.

“El público que observa desde la galería – agrego – puede captar en los actores de escena discursos distintos e inconexos, que pueden corresponder o no a los niveles distintos y las variantes de los diálogos planteados; más lo cierto es que a lo largo de la obra y al término, no la pueden desconocer quienes ocupan las butacas del teatro y ya han pagado su abono con el sufrimiento o la expectativa. Luego del clímax de la obra, donde todo es aparente confusión, sucesivamente se han de resolver los conflictos entre los personajes de la trama”.

El caso es que varias obras se escenifican, juntas, en el «teatro de la democracia», domiciliado en Venezuela. Mientras, otra, la real, avanza oculta entre bastidores. Aquellas, las primeras, distraen y confunden, chocan entre sí y se neutralizan ante un público fastidiado, decepcionado, y la última hace de las suyas, empuja su actuación hacia un desenlace fatal.

Los títulos de las primeras son populares: “Cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”; otro, que lo debemos al genial dramaturgo José Ignacio Cabrujas, “Caja de gatos”, o encuentro entre socialistas en Barbados; el último y desdoroso, “La Casa Amarilla o aquí no pasa nada”.

En el escenario se empujan los actores de éstas queriendo mostrar cada uno su mejor talante, con narrativas improvisadas e imaginarias, y tras el telón se representa, en efecto, una tragedia con otro diálogo cerrado: “El señor de los cielos secuestra a Venezuela”.

Ella canibaliza al cuerpo de la nación y lo posee con violencia, lo deja sin territorio. Expulsa a sus hijos, huérfanos, y les anula la autonomía de la voluntad, les infesta con drogas y crímenes y adormece con sus dineros. En cada representación, durante cada noche, mata al Estado y al pueblo venezolano lo crucifica.

Hete aquí lo importante y la enseñanza.

Hace pocos días se presenta en el teatro un ilustre visitante, el embajador venezolano Gustavo Tarre Briceño, quien aprovecha el intermedio e invoca al TIAR gritando ¡Alerta! Advierte que se recrean dramas a la vez y hacen tráfico las ilusiones, cuando en la parte trasera “El señor de los cielos” prepara su culmen magistral, la voladura de todo el teatro con su audiencia.

Si me preguntasen y aquí termino, Quo vadis, respondería que voy a la parte oculta del escenario para reclamar se le clausure y con ella a la tragedia de muerte y traiciones que procura el Vellocino de Oro, emulando a la Medea de Eurípides.

Luego volveré a mi butaca, conjurado el peligro, y presenciaré, ahora sí, el drama de la libertad, con sus resoluciones varias y por hacer. No sé de su final, puede ser novedoso.  

correoaustral@gmail.com

]]>
<![CDATA[Amaneció de diálogo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Amanecio-de-dialogo-20190920-0076.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Amanecio-de-dialogo-20190920-0076.html  

A inicios de semana el país político se sorprende con la noticia de la instalación de una  “Mesa de Diálogo Nacional por la Convivencia”, suscrita entre Gobierno y sectores de la oposición “con seis históricos acuerdos”.

Bajo el asombro  inicial,  desde el espectro político surgen una serie de  interrogantes en torno a la oposición que participa en dicha mesa.  Suerte de disección de las posibles razones en torno al madrugonazo,  que se resumen en dos vertientes:   imperativo ético-moral o meras razones pragmáticas.   Se alude a  una demarcación de los sectores radicales y polarizados, además de  una  necesaria renovación profunda  y fortalecimiento del sector nacionalista de la oposición, en aras de la  defensa del dialogo, la convivencia y la democracia.   Emanan desde las otras oposiciones críticas y satanización de los partidos que osan plantear un dialogo social en alianza con el gobierno de Maduro.

A los fines del fortalecimiento de la democracia, la  Mesa de Diálogo Nacional constituye una acertada y  oportuna decisión  política, aunada a un necesario deslinde ético-político de la actual oposición.   Coincide además con  la pérdida de credibilidad,  legitimidad y apoyo a Juan Guaidó en tanto líder “designado”.  Suerte de construcción ficticia y  producto de un marketing político dirigido a clientes y consumidores, que -pese a gozar  inicialmente del  apoyo internacional y del poder transmedia-  se ha ido desgastando como actor político y cabeza de la oposición.    Tutelaje extranjero, ausencia de proyectos más allá de la confrontación y la intolerancia en detrimento del dialogo y de la convivencia;  marchas sin destino,  promesas incumplidas han terminado de rematar la ilusión de esa  oposición vacía de contenido.

La irrupción de esta Mesa de Diálogo Nacional debe fortalecer y legitimar el debate público en torno a proyectos colectivos, antagónicos y supuestamente inconciliables entre sí.  Llamada a reconocer el conflicto, las relaciones desiguales de poder y aceptar el antagonismo en democracia.  Oposición nacionalista que podría devenir en un importante instrumento de cambio.  Ámbito idóneo para la revalorización  y recuperación de  la confianza en la  política en tanto herramienta dirigida a promover la praxis.

Una mesa con competencia para  contribuir a generar un proyecto colectivo nacional.

@maryclens

]]>
<![CDATA[¿El retorno a la política y el ocaso de Guaidó?]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-retorno-a-la-politica-y-el-ocaso-de-Guaido-20190920-0082.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-retorno-a-la-politica-y-el-ocaso-de-Guaido-20190920-0082.html El acuerdo entre el gobierno y parte de la oposición parece ser un paso realista en la búsqueda de soluciones a la crisis venezolana, en paralelo a la mediación de Noruega, y rompe el imaginario colectivo instalado por Estados Unidos y los medios hegemónicos sobre una polarización entre el gobierno constitucional y un universo opositor que se suponía lideraba Juan Guaidó, alegando supuestas mayorías.

La decisión envuelve el regreso del chavismo a la Asamblea Nacional, planteando una interrogante acerca de la futura correlación de fuerzas. Y también la liberación de alrededor de seis decenas de dirigentes opositores presos por diferentes causas.

Con este acuerdo el gobierno ha logrado reconocimiento por parte del universo opositor, lo que le saca validez a los alegatos de ilegalidad disparados desde Estados Unidos, Colombia y la Organización de Estados Americanos. Lo que ha quedado cuestionada es precisamente, la legalidad de Guaidó y su presunto liderazgo. Y su credibilidad, tras las fotos con narcotraficantes y paramilitares colombianos que, rápidamente, los cartelizados medios hegemónicos se esforzaron en invisibilizar.

La negociación del acuerdo se realizó en el marco "informal" del Grupo de Boston, de amistad parlamentaria venezolano-estadounidense constituido después del golpe de 2002, del que también formó parte el hoy presidente Nicolás Maduro, por lo que es de descontar que el gobierno estadounidense estaba al tanto de lo que pasaba o estaba por pasar.

Este acuerdo fue apuntalado por los distintos foros que vienen realizando intelectuales, trabajadores, campesinos partidarios del gobierno y opositores, juntos, en respaldo al diálogo y también a la defensa de la soberanía nacional y contra la injerencia extranjera, como lo explicaran por televisión la socióloga Maryclén Stelling y el exdiplomático Pedro Nikken..

Más allá de sus amistades narcotraficantes y paramilitares, uno de los temas que preocupa a los sostenedores de Juan Guaidó es su fragilidad política: incapaz de hilvanar un discurso, lento para interpretar la realidad, sin preparación, dependiente de los guiones cortitos –generalmente ajenos- al estilo tuit, contradicciones infantiles como de niño atrapado infraganti en busca de una respuesta que lo saque del apuro.

Pero quizá lo peor no sea el personaje, sino los libretistas con los que cuenta, del estilo de Alberto Federico Ravell y sus explicaciones sobre las fotos y videos con una banda de narcotraficantes paramilitares, entre los que se esconden –dicen en Cúcuta- dos agentes de la DEA estadounidense.

Es difícil vivir en una verdad virtual, sobre todo cuando debe despertar día a día con la realidad real. Durante varios días tanto Guaidó como su escudero Stalin González, declararon muerto el diálogo que entre dirigentes del gobierno y la oposición se llevaba a cabo en Barbados, con mediación noruega. Lo consideraron “agotado”, coincidiendo con la destitución de John Bollton, asesor de seguridad del presidente estadounidense Donald Trump, y las contradictorias declaraciones de éste sobre el tema.

Trump llegó a decir que en lo que a Venezuela respectaba, Bolton “se había pasado de la raya”. Pero ante la incomodidad del congresista ultramontano Marco Rubio, debió manifestar que él era más radical que el destituido, aún cuando hoy tuitea que privilegia un acuerdo con Irán y no una guerra, exactamente lo mismo que dice sobre Corea del Norte.

Es claro que con Bolton y sin Bolton, Estados Unidos no quiere diálogo. Eso no está en su libreto. Y por eso, la mediática María Corina Machado repitió de inmediato que el cierre definitivo de las negociaciones entre la oposición y el gobierno en Barbados era una buena noticia para el país. A propósito, Trump informó que nombrará a Robert C. O´Brien, hasta ahora enviado especial para asuntos de rehenes, como el nuevo asesor de Seguridad Nacional.

Y la “patriota” fue más lejos: pidió la intervención directa de tropas estadounidenses. “Los aliados le quieren hacer creer al régimen que no va a pasar nada y eso es falso, sí va a pasar y está pasando. La fuerza debe venir de afuera y de adentro”. Obviamente “olvida” en su desesperada oda a los marines, que de cada 10 venezolanos, siete quieren el diálogo, la paz y alcanzar una solución que involucre a todos y los aleje del peligro de terminar siendo atrapados por la violencia e intereses ajenos.

Y mientras Guaidó, Stalin y Maricori ocupaban espacios en la prensa hegemónica nacional e internacional, se produjo un acuerdo entre el gobierno y sectores de la oposición. Y debieron callar, posiblemente sorprendidos. El imaginario colectivo de que Guaidó representaba a toda la oposición venezolana se hacía añicos. Y, de repente, Guaidó quedaba fuera del juego.

Ante esta posibilidad que sus asesores estadounidenses pareciera que no habían previsto, intentó meterse en el juego, abrir el diálogo e hizo la misma propuesta que había llevado a Barbados: crear un consejo de gobierno con todos los sectores, excluyéndose él y Nicolás Maduro. Él quiere ser presidente: eso le prometieron sus guionistas y financistas.

Ante la demostración fáctica de que Guaidó no dirige a toda la oposición, fue la Unión Europea la que comenzó la tarea de control de daños: “para tener éxito y generar la confianza necesaria, es importante que cualquier proceso de negociación sea representativo, cuente con el respaldo de la Asamblea Nacional y tenga el objetivo de organizar elecciones presidenciales creíbles”, señaló, enviando la pelota a las gradas.

“La UE reitera su apoyo a un proceso serio e inclusivo como el auspiciado por Noruega y evaluará las medidas a su alcance para restablecer la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos en Venezuela”, añadió, sacándole tarjeta amarilla a Guaidó (que obviamente no representa a toda la Asamblea Nacional) y sus secuaces.

Es explícito el apoyo al diálogo auspiciado por Noruega, ese que Stalin González y Guaidó habían descartado porque “se agotó”, dándole validez, pertinencia y hasta sustentación a los anuncios del gobierno y un sector muy importante de la oposición.

En su reacción, el sector guaidoísta volvió a la guerra de los micrófonos y los despachos de las agencias internacionales de noticias no solo atacando al gobierno, sino también a los grupos opositores que firmaron el acuerdo con el gobierno, a los que calificaron de irrepresentativos.

Lo curioso es que las encuestas muestran un bajo porcentaje de adhesión a los partidos opositores como VP, PJ y AD, mientras que Henry Falcón y su jefe de campaña Claudio Fermín lograron más de dos millones de votos en las últimas elecciones presidenciales, pese a la presión de la prensa hegemónica y los seudodirigentes opositores, a la abstención.

La oposición piensa en elecciones

Enrique Ochoa Antich, dirigente de la Alianza por el Referendo Consultivo, propuso que luego de las elecciones parlamentarias y en consenso con la Asamblea Nacional, se debe conformar un gobierno de emergencia que enfrente desde la unidad nacional los graves problemas que afectan al país. Las elecciones parlamentarias pueden ser acompañadas de un referendo consultivo a través del pueblo soberano, añadió.

Ochoa respaldó los acuerdos suscritos entre el gobierno y los partidos Soluciones, MAS, Cambiemos y Avanzada Progresista porque a su juicio se abre una nueva oportunidad para la solución pacífica y democrática de la crisis de gobernabilidad en Venezuela. “Está haciendo acto de presencia una nueva oposición, una tercera opción deslindada del gobierno y de la oposición extremista que hegemoniza por ahora la AN..

La oposición ya no parece un archipiélago donde un bando ejerce la representación del otro como en un ejercicio ilegal y abusivo de la representación, sobre la base del poder y el chantaje. La representación de Guaidó fue disminuida sustancialmente, y abrió la posibilidad de que otros grupos opositores se puedan sumar al diálogo de Barbados.

Pero hablando de mayorías, los números dicen que ella, de manera aplastante, está por un acuerdo que garantice la paz y resuelva los problemas que nos afectan, lo que significa que no apuesta por ninguna de las tendencias en pugna.

Mientras recitan la abstención como consigna, distintos partidos políticos de oposición, han realizado reuniones internas con un objetivo electoral, aunque la prensa se haya abstenido de reseñarlas. La otrora socialdemócrata Acción Democrática reunió en Maracay a un millar de dirigentes del país, Avanzada Progresista, Un Nuevo Tiempo y el Movimiento al Socialismo hicieron sus plenarios. Y, como era de esperarse reapareció el pastor Javier Bertucci, con su reparto de sopas. La plana que acompaña a Guaidó tuvo una discreta reunión en el diario El Nacional.

Aún queda por explicar cómo se produciría la reincorporación de los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional, si se encuentra todavía en desacato, según sentencia del Tribunal Supremo de Justicia. Tampoco se sabe qué ocurrirá con las decisiones tomadas por la AN mientras estuvo en desacato.

A Guaidó le gustó que le digan “presidente” y anunció que seguiría siendo Presidente encargado aunque no fuere designado presidente de la AN a instalarse en enero próximo. Sólo el realismo mágico puede explicar cómo puede seguir siendo Presidente encargado si esa situación está prevista sólo por 30 días y llevaría para ese momento un año completo. (Aquí se abre un enorme libro de especulaciones que usted puede ir llenando).

]]>
<![CDATA[Uribe, Guaidó y el narcoterrorismo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Uribe-Guaido-y-el-narcoterrorismo-20190920-0081.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Uribe-Guaido-y-el-narcoterrorismo-20190920-0081.html La revelación por el gobierno de Venezuela de fotos del autoproclamado Juan Guaidó en pose amistosa con líderes de Los Rastrojos, grupo notoriamente multihomicida de los narcoparamilitares colombianos, colmó la copa. El asunto trascendió rápidamente a los medios colombianos, donde ha causado doble revuelo debido a la evidente complicidad con el hecho al más alto nivel de ese país, y se agravó cuando los servicios de inteligencia de Venezuela divulgaron un video donde se podían apreciar aun mayores muestras de afecto del “presidente encargado” hacia los criminales. Ya no podía seguir alegando que esas fotos formaban parte de las muchas que se había tomado el 23 de febrero, durante el fracasado concierto celebrado en Cúcuta previo al frustrado intento de paso ilegal a Venezuela de la “ayuda humanitaria”.

Pero en medio de las dudas y cuestionamientos por las fotos cayó una verdadera bomba. Wilfredo Cañizares, director de la reconocida ONG colombiana Progresa, con 30 años de trabajo en defensa de los derechos humanos en la zona de la frontera común por dónde presuntamente Guaidó entró a Colombia, hizo a numerosos medios una denuncia demoledora. A riesgo de su vida, afirmó: d el ingreso del señor Guaidó, obviamente tenemos las pruebas y los testimonios de que fue facilitado y coordinado por Los Rastrojos. Asegura que 24 horas, antes del ingreso del autoproclamado, Los Rastrojos decretaron un toque de queda en la zona para protegerlo y para que nadie se percatara de su paso. "Nada se mueve en la frontera, sin que lo controlen "Los Rastrojos"… venimos años advirtiéndolo (...) lo que estamos haciendo evidente es que hubo una coordinación porque no permitieron(los paramilitares) que nadie saliera, ni se movilizaran carros o motocicletas hasta cuando el señor Guaidó pasó por el territorio". Añadió que el político debe haber sido entregado a autoridades colombianas por los paramilitares. Enviamos un escrito al canciller Carlos Holmes Trujillo, “para que nos diga cuál fue la participación de la cancillería   que estaba coordinando todo el tema del 23 de febrero,  cuál fue la participación de la policía metropolitana de Cúcuta en esto, porque es un acto realmente grave".

El presidente Iván Duque y no se diga su patrón Álvaro Uribe, creador y promotor del narcoparamilitarismo, odian ferozmente a Venezuela y junto a sectores de la oligarquía santanderiana se empeñan en ahogar en sangre al chavismo. No hay prácticamente una actividad terrorista contra la Revolución Bolivariana donde no aparezca la mano de Bogotá. El atentado con drones contra Maduro y otras muchas acciones subversivas antivenezolanas desde la presidencia de Chávez, se organizaron en Colombia. De hecho, es Colombia la carta principal que juega Estados Unidos contra el chavismo habida cuenta del fracaso monumental del títere Guaidó. Acompañado del gobierno de Uribe-Duque, Estados Unidos invocó ilegal y canallescamente en la OEA la activación contra Venezuela del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca(TIAR). Al parecer una medida desesperada al ver que el Grupo de Lima se desmorona, como se veía venir desde que el nuevo gobierno de México rescató la digna postura de no intervención, favorable a la paz y a la solución pacífica de los conflictos; confirmado al abandonar Costa Rica, Panamá, Perú y Trinidad-Tobago el barco de la guerra. Diez países que votaron a favor del TIAR no constituyen ni la tercera parte de los 35 gobiernos de las dos Américas. Además, es una gravísima violación trumpiana del derecho internacional y un chiste de mal gusto contar como gobierno a los payasos de Guaidó.

El autoproclamado depende totalmente del apoyo de Washington pues no tiene ningún otro. Existen pruebas de que sus colaboradores gastaron a manos llenas fondos de la “ayuda humanitaria” en cantinas, prostíbulos y hoteles de Colombia. La entrega de Citgo la filial de PDVSA en Estados Unidos al gobierno de ese país, fue pactada desde antes de autoproclamarse, no se sabe dónde está el dinero del concierto de febrero, ni están claras las cuentas de los fondos venezolanos transferidos por Washington a su “gobierno”. Con la mayor desvergüenza, el títere aprueba la entrega del territorio en disputa de la Guyana Esequiba a Guyana, apoyando así un antiguo despojo imperialista a Venezuela.

Para colmo, al dar a conocer Maduro y partidos opositores venezolanos no guerreristas los acuerdos parciales pero muy importantes a que llegaron con Caracas bajo el patrocinio de Noruega, el sector ultraderechista, proyanqui y guerrerista de la oposición y sus bases han tronado contra Guaidó. Maduro tiene la iniciativa política y ese sector corre el riesgo de quedar en la orilla si no se sienta a dialogar con el gobierno. Fuera del poco factible camino de la guerra y el bloqueo genocida, Washington no tiene nada que ofrecer a Venezuela. Sin embargo, conversa con Caracas aunque dice no reconocer a Maduro. ¿No es que el presidente era Guaidó?

]]>
<![CDATA[Humillar al venezolano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Humillar-al-venezolano-20190920-0079.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Humillar-al-venezolano-20190920-0079.html    Mi sobrino Pedro publica por las redes sociales su listín de pago quincenal que le depositan por ser, tanto profesor de pregrado como de postgrado, en el hospital de San Fernando de Apure, allá en el llano venezolano.

   Por ser médico-docente de pregrado le han cancelado esta quincena, poco más de 6 mil bolívares. Mientras que por ser docente de postgrado, algo más de 3 mil bolívares. En total, no llega a 10 mil bolívares su quincena. Que al cambio oficial se traduce en 0,47 centavos de dólares americanos.

   Hoy también he leído por las redes sociales lo escrito por un usuario y académico universitario: “He ido a mi universidad. Todo está desolado y en ruinas. Pero lo más terrible es que he visto gente caminando descalza”

   También he visto un video de la manifestación de docentes de educación media. En él, un profesor muestra sus rústicos zapatos, hechos con caucho de llantas de automóvil porque no tiene cómo comprar zapatos.

   Escribo a esta hora de la madrugada (12:34am.) porque antes la electricidad la habían suspendido por cerca de 6 horas. Eso ocurre todos los días en la ciudad donde vivo, Barquisimeto. En ocasiones hasta dos veces al día.

   Mientras escribo pienso en la cantidad de tragedias que cada día, hora tras hora, vivimos quienes quedamos en este campo de exterminio sistemático que llaman república bolivariana de venezuela (así todo en minúsculas), tan marginalizado, humillado y corrompido.

   Paso los días como casi la gran mayoría buscando alimentos, junto con mi esposa, quien esta semana se quebró y entró en crisis depresiva. Vivió de niña con su familia el horror de la tragedia de la revolución cubana. Con un padre a quien metieron preso y casi lo fusilan. Teniendo que volver a vivir, cual déjà vu tropical, la misma historia, pero ahora como profesora universitaria teniendo que sobrevivir como repostera y correctora de libros de matemáticas especiales.

   Creo que es hora de declarar que hemos perdido esta guerra. Es bueno admitirlo para tomar consciencia de semejante hecatombe social. La marginalidad, la mentalidad parasitaria hecha Estado y régimen, han dominado y controlado todo. Porque aunque superemos este dantesco horror las estadísticas nos indican, profesionalmente, que toda una sociedad ha sido controlada a sangre y fuego. Cerca de 5 millones de ciudadanos han huido de este horror chavizta-socialista del siglo XXI. Más del 22% de la población infantil se encuentra en situación de desnutrición severa-crónica. Más del 75% del parque industrial está desmantelado, en obsolescencia o funciona en precarias condiciones. Más de 30 mil médicos se han ido del país. La producción petrolera ha descendido a niveles históricos, menos de 1 millón de barriles al día. Extensas áreas de bosque tropical en la amazonía venezolana, poco más extenso que el territorio de Portugal, está siendo deforestado por bandas de delincuentes y grupos paramilitares extranjeros, buscando oro, diamantes y metales estratégicos.

   Pienso en mí, en mi familia, en mis amigos. En todos los años pasados, cerca de 30 años de trabajo, la mayoría como docente universitario. ¿Qué me sostiene en este momento? ¿Por qué sigo aquí? Viendo este inmenso y siniestro derrumbe social. Escribiendo semanalmente para documentar esta guerra del hambre. Esta hecatombe de destrucción sistemática de una sociedad, de todo un país.

   Tomar consciencia de esta derrota es saludable y necesaria para saber sobrevivir. Salir a flote y aprender a valorar lo poco o mucho que hemos obtenido en la vida. Porque en esta guerra nadie ha salido vencedor definitivamente. De hecho, no lo habrá. Todos hemos perdido.

   La nueva sociedad que resulte de esta destrucción masiva deberá cargar, arrastrando tras de sí a millones de sobrevivientes minusválidos. Cuerpos enfermos, esqueletos andantes que no podrán sanar jamás sus heridas. Ni físicas, ni mentales, ni espirituales.

  Esa carga social de unos seres humanos que tendrán que ser asistidos por un Estado y un gobierno, también empobrecido, que deberá clamar al mundo por ayuda humanitaria mientras sus connacionales en el extranjero, mantendrán la otra carga a fuerza de remesas a sus familiares. Una sociedad que llegó a poco más de 30 millones de habitantes y que estadísticamente se reducirá a menos de 22 millones de empobrecidos venezolanos.

   Una fuerza laboral enferma, debilitada, temerosa y llena de incertidumbre. Que no cuenta en la actualidad con seguridad social de ningún tipo, aislada del resto del mundo, sometida al absoluto acoso gubernamental. Mientras su cuerpo académico, reducido al mínimo, lucha por mantener funcionando, precariamente, el Alma Mater.

   Lo he repetido una y otra vez. Esta sociedad ya no puede sola salir de esta dominación internacional a la que ha sido sometida. No vale la pena especificar ni seguir reflexionando sobre ello. Necesitamos ayuda militar externa, urgente, para proteger a la sociedad civil de esta dantesca, sistemática y criminal matanza, por hambre, que se ejecuta en Venezuela.

 

]]>
<![CDATA[La verdadera negociación tarde o temprano]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/La-verdadera-negociacion-tarde-o-temprano-20190920-0077.html http://www.panorama.com.ve//opinion/La-verdadera-negociacion-tarde-o-temprano-20190920-0077.html  

No hay estrategia del oficialismo más usada y eficaz para golpear a la oposición que promover acciones para su división. En otras palabras, no hay estrategia oficial que haga más vulnerable a la oposición que soltar los demonios para su fragmentación. Maduro sigue al pie la frase de estrategia política más antigua: divide y vencerás. Y la ejecuta a la perfección.

Otra vez los votantes opositores están confundidos porque no saben a quién escuchar. Unos seguidores opositores reconocen que un sector logró la liberación de Edgar Zambrano y busca negociar mejores condiciones para conformar un nuevo CNE;  otros seguidores perciben que existe otro sector opositor que permanece en un eslogan inflexible y lo apoyan a nivel internacional;  y –digo yo- a los dos sectores los necesitamos.

A veces quisiera creer que ese sector de la oposición que firmó el reciente acuerdo de diálogo con el oficialismo también forma parte de una estrategia encubierta que se enlaza con toda la oposición, y simplemente están fingiendo un acercamiento para generar esas nuevas condiciones y volver a la contienda electoral cuando le pongan fecha, es decir, un anzuelo para que el oficialismo convoque a elecciones y posteriormente toda la oposición diga “sí vamos a participar”; pero luego detengo el análisis porque me cae un balde de agua fría de infinita realidad, pues, definitivamente las estrategias no conversan, y si así fuera, el oficialismo evitará que participen todas “las oposiciones” y haría unas elecciones solamente con los partidos que firmaron ese acuerdo de diálogo.

Es tan compleja la cohesión de la sociedad democrática. Es tan difícil unificar los criterios y remar juntos hacia el mismo objetivo. Hay tanta mezquindad, egoísmo e intereses personales malsanos. La transición está lejos de ocurrir bajo este contexto. Son tiempos de confabulaciones que nada o poco suman a la reconstrucción democrática.

Mientras tanto, Maduro seguirá comprando tiempo sin importar el precio. Sabe que su supervivencia es la constante búsqueda de tiempo. Sin embargo,  esa treta también tiene sus límites, y con todo el tiempo que pueda ganar, desgraciadamente para él y los suyos: la verdadera negociación entre la oposición y el oficialismo se va a concretar tarde o temprano, porque el régimen si quiere sobrevivir tiene que cambiar, pues, ya el tiempo no le sirve de ardid frente a la avalancha de angustia, sufrimiento y desesperación nacional.

Vale el intento por arreglar este caos por la vía democrática, esa es la ruta; pero faltan más firmas en ese acuerdo. Aplaudo el gesto para llegar a un consenso nacional; no obstante, se requiere la participación de más actores. Me anima el método; empero, es necesario la concertación y el entendimiento de más integrantes.

]]>
<![CDATA[Detrás del circo]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Detras-del-circo-20190919-0071.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Detras-del-circo-20190919-0071.html Detrás del circo que han montado maduro y guaidó lo que viene es confrontación. Los dos grupos que se disputan el poder han recurrido a un circo que oculta sus verdaderas intenciones. 

Las negociaciones impulsadas por el gobierno de Noruega naufragan entre la intolerancia y falta de voluntad política de las partes. Los que han negociado no representan al país, carecen de legitimidad, unidad de propósitos y ni siquiera son soberanos en sus decisiones. 

Esta loable iniciativa del país nórdico fue saboteada desde el principio y corre la misma suerte de la iniciativa del Papa Francisco y de las negociaciones en República Dominicana. Todas ellas han sido utilizadas por las partes para ganar tiempo y coger aire, en ese eterno “guanteo”, donde la única víctima es el país.

Ahora cada parte recurre a sus acostumbradas maniobras para distraer la atención de sus fracasos y sus verdaderas intenciones. El madurismo pretende ocultar su manifiesta incapacidad para conducir al país y la economía;   y la oposición de ultraderecha quiere disfrazar su intolerancia y la inviabilidad política de entregar lo que queda de patria a los intereses extranjeros.

El madurismo montó un parapeto de “acuerdo nacional”. Ha reclutado facciones y personalidades dispersas de la oposición tradicional y anuncia con los fuegos artificiales de siempre, que “ahora sí” ha alcanzado un acuerdo con la oposición. El acuerdo en si mismo es una sola contradicción: 

El psuv anuncia que se incorpora a la Asamblea Nacional (al día siguiente del anuncio no había ni un solo diputado del psuv en su curul. Uno ya no sabe si es desorden puro y simple, o si es que en el madurismo no hay unidad de mando). Esta decisión significa que ahora el gobierno si reconoce a la Asamblea Nacional y que, por ende, no está en desacato.

Ahora no está claro si los diputados electos a la Asamblea Nacional Constituyente podrán volver a ocupar su curul en la Asamblea Nacional o si tendrán los dos cargos, lo cual resulta contradictorio en sí mismo. 

Tampoco se sabe si en su acuerdo, seguirá existiendo la única Asamblea Nacional Constituyente que es eterna, lo cual en sí mismo es una contradicción y una violación al carácter temporal de la misma que establece la Constitución. Para no hablar de su objeto.

Tampoco está claro si el reconocimiento a la Asamblea Nacional, significa que se le restituyen sus facultades constitucionales en cuanto a la elección de los poderes del Estado: Tribunal Supremo de Justicia, Fiscal General y Consejo Nacional Electoral.

Se renovará el Consejo Nacional Electoral. Después de tanto tiempo, ¿quién lo hará? ¿en base a qué criterios? ¿se respetara la Constitución, al menos en este aspecto?

Se liberarán presos políticos. ¿Cuáles?, ¿en base a qué criterios? ¿y los presos políticos del Chavismo? Los trabajadores de PDVSA y de otras empresas del Estado, los militares y dirigentes sociales secuestrados por el SEBIN ¿cómo quedan?

El madurismo, a través de la comisión de “su verdad” , libera algunos rehenes políticos. Liberaron a Zambrano, me alegro por el vicepresidente de la Asamblea Nacional, yo denuncié su prisión, nunca ha debido estar preso-secuestrado, espero que ahora abogue por los cientos de rehenes o secuestrados como él que siguen en prisión. 

Pero es solo eso, un rehén liberado. Habría que exigir la libertad de todos los detenidos por razones políticas, incluyendo los vinculados al chavismo, trabajadores y militares. No podemos aceptar que maduro actúe como lo hacía Juan Vicente Gómez, que liberaba a quien le daba la gana y solo porque él quería, o bien para que se murieran fuera de la cárcel, o porque ya no le importaba políticamente. En este momento en el país no hay estado de derecho, ni debido proceso, tal como lo denuncia valientemente la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

Por el lado de la oposición de extrema derecha, luego del papelazo de guaidó en su abrazo con los narco-paramilitares de los “Rastrojos”, tiene que distraer la atención, decir cualquier cosa para desviar la mirada de la opinión pública. “Revela secretos” de sus escarceos con el madurismo, en Barbados o Noruega que a nadie le importan, incluso ahora dice que se aparta de sus aspiraciones, hasta convoca un “gobierno de transición” basado en la experiencia de 1958, ni siquiera la llama patriótica.

No se atreve guaidó a pronunciarse a favor de nuestra propuesta de la Junta Patriótica. No se atreve porque no puede. En la Junta Patriótica no caben los que claman por una invasión o intervención extranjera, ni los que tienen el “Plan” de entregar el país. 

Los asesores de imagen y sponsors de guaidó lo llevarán a la Asamblea General de las Naciones Unidas, a un recorrido para que se tome fotos y estreche manos, deben lavarle la cara luego de las fotos paramilitares. De allí la nueva ola de anuncios y agitación. 

Por cierto que guaidó ocupará un espacio cedido por maduro, quien no se atreve a ir a Nueva York, a la ONU, porque no tiene nada que decir, no puede dar la cara, además del terror que tiene por su seguridad. Maduro mandó a sus “carritos chocones” a la ONU. Seguirá el circo, pero ahora en la sede de las Naciones Unidas. ¡Qué papelazo el de estos señores!

Detrás de este circo en que se ha convertido la política venezolana, se mueven de manera peligrosa poderosas fuerzas e intereses que se siguen aproximando a nuestra realidad, lo hacen como el tiburón se aproxima a su presa.

La Asamblea Nacional, lo que queda de ella, aprobó y abrió las puertas al TIAR. Tratado de “asistencia recíproca”, una entelequia de la época de la postguerra, de la guerra fría; instrumento de injerencia e intervencionismo en la región que quedó pulverizado cuando en la guerra de las Malvinas, Argentina lo invocó para evitar la agresión inglesa y la respuesta de EEUU fue que, por encima del TIAR, estaban los acuerdos de la OTAN, razón por la cual prestaron todo el apoyo militar para la operación militar inglesa de retoma de las islas.  

El TIAR, mecanismo que fue denunciado y abandonado por países como México, Perú, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela, se vuelve a invocar y se cierne amenazante sobre nuestro país. Cada vez nos aproximamos más al escenario de la Panamá de Noriega.  

Los sectores políticos del país están jugando con fuego y todos vamos a quedar achicharrados. El madurismo reta, clama por una guerra, busca una confrontación, moviliza tropas, amenaza, juega a la guerra. La oposición de maduro, la extrema derecha, llama a una invasión, invocan el TIAR, promete a las fuerzas invasoras “limpieza” y saqueo. Irresponsables, no son ninguno de esas élites los que pongan los muertos.

Un fenómeno que nos permite medir el nivel de envilecimiento de la sociedad o de un sector de ella, del deterioro de nuestra conciencia nacional, es que existe en el país un segmento de la población, afortunadamente minoritario, que por primera vez en nuestra historia, clama por una invasión. Así, la hipotética fuerza invasora tiene en el país lo que resulta más difícil para ellos: nacionales, cipayos entreguistas que les abran las puertas para que mancillen el suelo patrio.  

La debilidad de la patria, su desgaste y deterioro, la destrucción de su economía, sus instituciones y violación de su marco Constitucional, la salida de más de 4,3 millones de venezolanos, aunado a la torpe y débil conducción de maduro nos colocan, como nunca antes, vulnerables a cualquier agresión. Una derecha entreguista y antinacional, funciona como base de apoyo para legitimar una invasión.  

Insistimos que una Junta Patriótica de Gobierno es la única capaz de restablecer la Constitución y defender nuestra soberanía e integridad territorial. No es una Junta Boba, es Patriótica. Reagrupar a los sectores chavistas, militares patriotas, bolivarianos, movimientos sociales, partidos del extinto Polo Patriótico, a los sectores populares, trabajadores, profesionales, intelectuales, llamar a los sectores nacionales, más allá de nuestras propias filas, a esa inmensa mayoría del país que está cansada de conflicto y disputas estériles. Llamar a todos los sectores, incluso de la oposición, no la extrema derecha, hablo de los sectores del país que les duele lo que está pasando y que están dispuestos a zafarse del chantaje y dejar el odio atrás. Debemos detener este desastre y circo, antes de que sea demasiado tarde.

La Fuerza Armada  Nacional Bolivariana tiene en sus manos la gran responsabilidad de restablecer la Constitución y la soberanía del pueblo. En sus manos está el futuro del país. Hasta ahora han cedido y se han subordinado a este desastre, sus armas han sostenido este gobierno tiránico, conducido por una élite que actúa al margen de la Constitución y los intereses del pueblo. Del otro lado, se han mantenido firmes en defensa de la soberanía, de la patria ante las amenazas externas, y no han cedido a las presiones de la extrema derecha para entregarle el poder a los enemigos de nuestro pueblo; han hecho bien.

Pero ante sus ojos se entrega el Esequibo, el petróleo, el gas, PDVSA, el Arco Minero, se viola la Constitución y las leyes, se vulneran las garantías y derechos sociales, la soberanía nacional.

Ustedes están presos  de un falso dilema. Ustedes se deben al pueblo y a la Constitución, no a maduro, ni guaidó, ellos son dos caras de la misma moneda. Aquí de lo que se trata es de volver a la Constitución y al Plan de la Patria que nuestro pueblo apoyó mayoritariamente en las elecciones del 2012, antes de la muerte del presidente Chávez, antes del caos de maduro. 

Ustedes soldados y oficiales de la Patria, bolivarianos, deben asumir, tomar en sus manos la propuesta de la Junta Patriótica de Gobierno, esta resulta la última oportunidad de hacer algo por el futuro del país, por restablecer la paz, los derechos y garantías del pueblo. 

Ustedes tienen el liderazgo y los principios, resultan ser la única institución que queda de pie y tiene la responsabilidad y capacidad de restablecer el orden Constitucional y salvar al país de este circo de la muerte.

]]>
<![CDATA[El conflicto petrolero y Venezuela]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/El-conflicto-petrolero-y-Venezuela-20190919-0070.html http://www.panorama.com.ve//opinion/El-conflicto-petrolero-y-Venezuela-20190919-0070.html Finalmente se desató la furia de los enfrentamientos ideológicos, geopolíticos, culturales y dogmáticos entre Arabia Saudita. Yemen, Irán, Palestina e Israel. mediante el bombardeo a dos refinerías Sauditas. El respaldo incondicional de Estados Unidos a Arabia Saudita y el respaldo de Rusia ,Palestina y Turquia a Irán, pone en evidencia una conflagración que podría presentarse en el Medio Oriente entre las grandes potencias mundiales y que podría repercutir en el globo terráqueo .

Los efectos inmediatos de este atentado a las refinerías han implicado una disminución sensible en las exportaciones de Arabia Saudita en más de 5.500.000 barriles diarios . Estados Unidos contribuirá a la normalidad del mercado, con la utilización parcial de sus reservas estratégicas. Sin embargo, el Mercado ha reaccionado, ante la desconfianza del suministro, con una subida en los precios del 14% en dos días.

Serán los próximos días, de acuerdo con la reacción de Arabia Saudita y de las potencias mundiales que intervienen en el conflicto, para reasumir la normalización del precio del petróleo a nivel mundial.

Para el caso de desatarse una guerra entre países del Golfo Pérsico, el precio del petróleo subirá escandalosamente, repercutiendo en el planeta entero y desatará una inestabilidad en el mundo petrolero, sin precedentes.

Mientras todo ellos ocurre, Venezuela sigue sin aprovechar las oportunidades respecto a su petróleo. La producción sigue cayendo. Entre el mes de Julio y agosto, la producción ha caído más de 40.000 barriles diarios. Entonces no seguimos preguntando. ¿Cómo puede consentirse esa situación por parte del Gobierno Nacional? Ello va en detrimento de nuestros ingresos y del bienestar del pueblo.

Hay planteamientos concretos de empresarios venezolanos comprometidos con el pais, con experiencias de más de 90 años, así como nuestra institución la Cámara Petrolera de Venezuela, que solicitamos ser oídos por el Gobierno, con humildad y transparencia. En Pdvsa, quienes la dirigen no tienen oídos para escuchar y menos ojos para ver. Hay una prepotencia avasallante e intimidatoria. Es un coto cerrado. Cada día están más solos.

Es necesario que el Presidente Maduro reaccione respecto a nuestros planteamientos.

 

 

]]>
<![CDATA[Territorios energéticamente sustentables]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Territorios-energeticamente-sustentables-20190918-0018.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Territorios-energeticamente-sustentables-20190918-0018.html  

La situación del sistema eléctrico nacional (SEN) es delicada, a pesar de la contracción de la demanda eléctrica y que el gobierno bolivariano emprende acciones para estabilizarlo, siendo un síntoma los racionamientos que se mantienen en algunas zonas, en particular en el occidente del país.

Nuestra principal fuente de energía tiene dos características: es hídrica y concentrada, (en el Complejo Hidroeléctrico Simón Bolívar). Consiente de este hecho el Comandante Chávez incorporó en el Plan de la Patria, las pautas para comenzar un proceso que permitiera diversificar las fuentes de energías que aportan al SEN o dicho de otro modo la matriz energética del país.

En este marco se comenzó la instalación de los parques eólicos, con objeto de aprovechar nuestro potencial eólico (estimado en 3.353 Tw y ubicado cerca de zonas urbanas). Igualmente se adquirió la tecnología para instalar plantas termoeléctricas con alimentación dual (gas y gasoil).

Cuando ocurrió el colapso eléctrico a principios de año, nos encontramos con los parques eólicos abandonados y las plantas termoeléctricas aportando ínfimamente y en un estado deplorable.

Afrontar la situación del SEN exige retomar el enfoque del Plan de la Patria, que algunos denominan promover los Territorios Energéticamente Sustentables, y que se adecua a la condiciones de agresión en la cual se encuentra nuestra patria hoy. En este reimpulso los proyectos bandera son los Parques Eólicos en la Guajira, Paraguaná y el oriente de país, para generar un equilibrio en el SEN y lograr estabilizarlo, y así el occidente no sería la cola dependiente, sino un extremo que aporta. Igualmente implica el aprovechamiento de la energía solar en instalaciones claves, como por ejemplo en el sector salud, educación o defensa, así como en zonas urbanas estratégicas o alejadas de las rutas de distribución.

Finalmente dentro del enfoque de los Territorios Energéticamente Sustentables es necesaria la recuperación de las capacidades de las plantas termoeléctricas, para contar con un respaldo en caso de contingencia. Solo que en particular esta debería operar teniendo como combustible el gas y liberarse de la dependencia del gasoil, que supone un gasto inmenso para la nación.

Podría pensarse inicialmente que las soluciones al problema eléctrico en el país convoca solo a los especialistas, lo cual es errado. Todos los venezolanos debemos comprender la situación y aportar en el debate social y organizativo de las alternativas. No basta con quejarse, hay que participar.

]]>
<![CDATA[Producir y controlar]]> http://www.panorama.com.ve//opinion/Producir-y-controlar-20190918-0016.html http://www.panorama.com.ve//opinion/Producir-y-controlar-20190918-0016.html  

En medio del boicot y el bloqueo declarado por el poder que mueven los intereses de sectores norteamericanos, sumados a las alianzas perversas con los viejos y nuevos aspirantes al poder político y económico de Venezuela, está más presente que nunca la urgencia para producir, transformar y construir riqueza con un sentido de justicia social, superando los vicios y todas las marañas del rentismo petrolero.

Son múltiples los problemas que afectan al Estado como promotor, orientador y propiciador para el surgimiento urgente de la nueva economía. Uno importante es la creencia de que la solución está únicamente en el control.

El control sin clara consciencia de ética y de sentido realista de su papel, fácilmente se convierte en una traba a la producción, al comercio justo y en una vía para la corrupción con efectos nefastos sobre el común de la gente.

Sin duda que tenemos urgencia de importar, mientras activamos la producción interna, rubros de diversos tipos que no podemos producir ahora por múltiples razones. Requerimos establecer control de los controladores de aduanas y alcabalas, aéreas, marítimas y terrestres es urgente trabajo revolucionario.

Los productos de todo tipo terminan costando el doble y más del precio internacional en divisas, el argumento de los importadores, sumado a la "comprensión" de los controladores, (que han recibido su beneficio por controlar) es que a las dificultades para evadir el bloqueo deben pagar impuestos "extras".

Así lo justifican los que traen bienes de "contrabando" de Colombia o de Brasil, igual que los que vienen por los puertos o aeropuertos. Un compañero que transportaba quesos de Yaracal a Coro en su propia camioneta desistió por los "impuestos" de alcabalas.

Es sin duda una revisión y acción inmediata que nos corresponde en este momento tan duro de la guerra económica declarada. Controlar eficazmente, éticamente, sin comisiones extras, lo que producimos y lo que importamos como una manera de recuperar el abastecimiento seguro para nuestro pueblo.

 

]]>