Venezuela primero / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Hoy en día el Estado Venezolano tiene la necesidad imperiosa de abrirle espacios al sector privado venezolano e internacional. El bloqueo hacia Venezuela y la imposibilidad de llevar a cabo las operaciones financieras, comerciales, políticas y hasta las sociales y han repercutido negativamente en la población venezolana. 

En materia petrolera se abrirán oportunidades para el sector privado petrolero venezolano, tanto en la actividad primaria como en la de servicios. Esta situación será inédita. Los empresarios venezolanos, los que quedan, deberán asumir responsabilidades y compromiso, con el fin de evitar el continuo deterioro de nuestra industria petrolera. La rehabilitación y confianza del sector privado petrolero venezolano, dependerá de la posición que asuma el Gobierno Nacional. Los privados nacionales, deberán constituirse en la punta de lanza para la búsqueda de financiamientos nacionales e internacionales, socios internacionales con experticia en las diferentes actividades productivas, con interés en transferir tecnologías  logrando sinergias con la empresa nacional plenamente conocedoras de la realidad venezolana.

Hay áreas prioritarias que deberán atacarse de inmediato. Evitar que la producción siga decayendo. Que se estabilice y aumente, en el corto,mediano y largo plazo, la producción de petróleo. Para ello, serán necesario cuantiosas inversiones, tecnologías, recursos humanos conocedoras del negocio. Pero, lo más importante, será el cambio de orientación y de actitud del Gobierno y de Pdvsa. El tema de confianza es “vital”.

Quienes han manejado a Pdvsa en los últimos años, han asumido posiciones  tan estadistas y prepotentes, que han ahuyentado la inversión  nacional y extranjera. Han hecho del negocio petrolero un desastre e inviable. Los privados venezolanos, asumirían responsabilidades operacionales y comerciales, que permitan buscar los espacios para avanzar en la recuperación de la Industria.

Hay quienes pregonan cambios en la Ley Orgánica de Hidrocarburos liquida. Lo más importante no es eso. Lo más importante es la intervención y respaldo a nuestra Industria. La Ley se adecuará a las circunstancias, en la medida que se requiera. Hay pregoneros de posiciones, donde plantean que la Nación, pierda  la mayoría accionaria, como elemento “ perturbador”. Esos son venezolanos. Que Venezuela renuncie a su soberanía e independencia de sus recursos naturales. Son los mismos que se han aprovechado de nuestro país, sin que aporten beneficios al mismo.i

Hay que recordar que cuando se promulgó la LOH, Venezuela recibió múltiples inversiones extranjeras y nacionales, muchas de ellas en la Faja Petrolífera del Orinoco y en otras partes del país. Todas se adecuaron a la nueva LOH. Luego vinieron las expropiaciones y se modificaron. aún más, la LOH para estrangular el negocio y de esta manera frenar la inversión extranjera. El Estado Venezolano, se convirtió en el verdugo de los sectores productivos, asumiendo roles para los  cuáles nunca estuvieron en condiciones de asumir. Por eso, el desastre actual de nuestra principal industria.

Ojalá, la necesidad y la asfixia de nuestra Pdvsa, permita hacer reaccionar al Gobierno a entablar relaciones más sanas. transparentes y productivas con el sector privado petrolero venezolano, que permitan mejorar y rehabilitar a Pdvsa, en esta nueva etapa que se avecina.

Más Noticias