Por el bien de la humanidad / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

La caída de los precios del petróleo, era previsible. Después de la decisión de la Opep, Rusia, Estados Unidos, Canadá y Mexico, en reducir 9.7 millones de barriles diarios, su implementación a partir del mes de mayo, era previsible tomar en cuenta los grandes inventarios tanto de petróleo como de productos, así como una sustancial causa del mercado, en virtud de una disminución importante en el consumo, producto de la confinación es la que ha sido sometido todos los países del planeta.

Ahora bien, no hay duda de la gravedad de la caída  del precio del petróleo ( histórico 1999) y la disminución sustancial del consumo, a causa del Coronavirus.

Venezuela, en este contexto, nos pone en una situación muy precaria. La capacidad de reacción de Pdvsa, es casi nula. No hay recursos, ni financiamientos, ni el personal adecuado, ni el marco legal para hacerlo. Atraer capitales e inversionistas extranjeros, será una.tarea imposible. Mientras Pdvsa no garantice la transparencia y seguridad jurídica, tanto a los inversionistas extranjeros o nacionales, será inviable la recuperación.

Hoy se está planteando recuperar el Parque Refinador en Venezuela, una vez que teniendo una gran capacidad instalada, pero el franco deterioro, con mala gerencia y sin sentido de pertenencia, pretende vincular a empresas venezolanas para hacer unos trabajos para los cuales no tienen ni la capacidad técnica y menos financiera. Hay que tener mucho cuidado con ello. Esperemos que no sea “ un guiso” entre “ maletineros vivos” y gente interna de Pdvsa. Esos trabajos deben hacerlos las empresas internacionales. junto a empresas venezolanas, especializadas en esos  tipos de trabajo.

Dios quiera que la Refineria de El Palito, se ponga en funcionamiento, al igual  que la de Puerto La Cruz y el Parque Refinador Paraguana. Nadie entiende ni puede aceptar que teniendo mas de 1.200.000 millones de barriles de capacidad instalada, no tengamos gasolina en Venezuela. Lo más grave es que ante la escasez, el litro de gasolina cuesta entre $ 2 y $ 3. El beneficio no es para Pdvsa. Es para los militares, policías, intermediarios, bomberos y dueños de las estaciones de servicio. Que tristeza. No hay gasolina pero el beneficio es para gente que deshonran sus investiduras.

En Maracaibo, hay centros de acopio en las narices de las autoridades. Ya no hace falta bachaquearlas a Colombia. la venden más cara en Maracaibo. 

El ajuste del precio de la gasolina no lo ha hecho el Gobierno, han sido el círculo perverso que actúa con la mayor impunidad . Todo el mundo sabe lo que está pasando. Sin embargo. Nada pasa. Reína la impunidad. Es un negocio más lucrativo que la droga 

Para el ciudadano común no hay combustibles y que por confinamiento. pero todo sigue sucediendo.

El precio del petróleo se recuperará. en la medida que los actuales inventarios se vayan agotando y que el consumo se vaya normalizando.

Dios ilumine a nuestros gobernantes mundiales para combatir el Coronavirus y lograr preservar la raza humana.

Más Noticias