Pdvsa y su destino / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

La recuperación de Pdvsa pasa por la recuperación del sector privado petrolero venezolano, de unas sanas inversiones extranjeras y nacionales, y sobre todo, de un cambio de actitud de quienes dirigen el Estado y Pdvsa. Los factores antes indicados, forman parte de la solución y no de los problemas.

Insisto, es cuestión de confianza y de proponerse tareas conjuntas, con libertad operacional que permita la mayor eficiencia, transparencia  y productividad. Habría que lograr los objetivos convenidos, siempre con apoyo y solidaridad entre las partes.

Recientemente, hubo una convocatoria para algunas empresas que conforman la Camara Petrolera de Venezuela, de un día para el otro, donde asistieron algunas empresas ubicadas en la capital, ignorando a todas las empresas del interior, que es donde se produce y se maneja el negocio petrolero.

En esa convocatoria “ deberán” estar presentes, nos indica, que se trata de seguir “ imponiendo la prepotencia y la obligatoriedad en las relaciones con el sector privado”. Las empresas privadas del sector petrolero, si estamos dispuestos a apoyar a la Industria Petrolera, en un marco de respeto y equidad. Por más venidas a menos las empresas, la recuperación y rehabilitación, serían inmediatas, aún cuando el mayor problema, sería la mano de obra calificada, el equipamiento y el financiamiento. Pero todo ello, tiene que ser. cómo dije antes, en un marco de respeto y equidad.

Los inversionistas extranjeros que vengan a nuestro país serán exigentes en cuanto a las condiciones que solicitarán a Pdvsa y al Estado.  Los antecedentes ocurridos en nuestra industria petrolera, donde se produjeron expropiaciones y acciones unilaterales, poco contribuyen para un ambiente de “ confianza”.

El sector petrolero privado venezolano, instalado en nuestras tierras, es el mayor aportador  en la generación de bienes y servicios para la Industria Petrolera. Tiene la experticia y capacidades instaladas, que permitirían una rápida atención en las áreas productivas, generando la estabilización y recuperación petrolera.

Vuelvo a insistir, el desastre en que se encuentra nuestra Industria, implica un cambio de paradigma, de visión y misión. Cambios de actitud de prepotencia y de autoridad en el manejo de las relaciones con el sector petrolero privado venezolano. Exigir eficiencia, responsabilidad, transferencia e idoneidad, para ambas partes, debía ser el camino a seguir. Hay que dejar espacios para que el sector petrolero privado funcione adecuadamente. Pdvsa debe convertirse en un aliado y beneficiado en los objetivos y tareas convenidas. Sin camisas de fuerzas, ni hechos fraudulentos y dolosos, que tanto daño le han hecho a nuestro país.

Ojalá en Pdvsa entiendan. de una vez y para siempre, que ellos solos no podrán recuperar a Pdvsa, necesitan del sector petrolero privado venezolano, que está dispuesto hacerlo, siempre y cuando se produzcan cambios”sustanciales” en las relaciones contractuales.

Más Noticias