Publicidad

Actualizado hace 27 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:55 AM / 29/11/2018
Patriotas cooperantes que no están en el Sebin
Óscar Morales economista

En los últimos 15 años, uno ha perdido el registro de todos los rumores que se han convertido en chismes de ‘pasillos nacionales’ y que ahora se están convirtiendo en verdades irrebatibles.  Todos los rumores empiezan con un “parece que Carlos está metido en cosas malas”. Luego,  toma forma de chisme estruendoso y viene acompañado de una frase como esta: “están diciendo que Carlos se robó ese dinero, en cualquier momento lo ponen preso”.  Finalmente, sale en las primeras planas algo así: “Carlos se declara culpable por todos los cargos”. 
Desde hace varios años atrás, se nos ha repetido hasta el cansancio el nombre de Diego Salazar, Alejandro Andrade, Samark López, Nervis Villalobos, Álex Saab, Rafael Isea, Walid Makled, Claudia Díaz, Adrián Velásquez Figueroa, Gabriel Jiménez, Alejandro Ruiz, Elías Koury, Luis Rodríguez Cabello, José Sánchez Rodríguez, Francisco Convit, Gustavo Hernández Frieri, Mathias Krull, Abraham Ortega, Efraín Campo Flores, Francisco Flores y pare usted de contar. Todos ellos tienen una cosa en común: Aprovechadores del poder del Estado para delinquir. 
Varias personas se han dedicado a documentar y denunciar centenares de actos de corrupción por mucho tiempo. Se ha escrito abundantes páginas sobre el enriquecimiento ilícito y todas las inmoralidades que han hecho ciertos personajes con los fondos públicos. De hecho, han sido tantas las acusaciones sobre blanqueamiento de capitales, peculado doloso, financiamiento de terrorismo, sobornos, cohecho, narcotráfico y contrabando, que los venezolanos hemos perdido el interés y casi observamos estas noticias como si nos enteráramos de que en Maracaibo hace calor. 
Sin embargo, en la última semana más de uno está escondido y muy nervioso, porque ahora, buena parte de los arriba mencionados, para sobrevivir o reducir las penas, tienen una sola denominación: Patriotas cooperantes. Y no precisamente confiesan en el Sebin. Ironías de la vida.
En este momento, los que están fugitivos o calladitos por haber saqueado la hacienda pública (como lo reseñan muy bien Carlos Tablante y Marcos Tarre en su libro de investigación: “El gran saqueo: quiénes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos” o los periodistas Roberto Deniz y Maibort Petit, por citar sólo algunos) están viviendo el infierno en la tierra y le tienen un pavor a todo lo que puedan declarar los patriotas cooperantes que tiene a su disposición la justicia en Estados Unidos y Europa.  
Los casos recientes son la orilla del gran océano que ha significado la corruptela sufrida por el país. Pues, 1.000 millones de dólares en sobornos recibidos por Andrade no son nada al lado de los 400.000 millones que se estiman pudieron haberse malversado en las dos últimas décadas, según el diputado Freddy Superlano. El destrozo patrimonial de la República es insólito y el daño humanitario es infinito.
Para ponerlo en contexto, si se recupera los recursos que acumularon de forma ilegal Salazar, Andrade,   Villalobos, Saab y los sobrinos de la pareja presidencial, fácilmente alcanzaría para financiar más de la mitad de las importaciones proyectadas para el próximo año. ¡Escandaloso y demencial!
A veces pareciera que todos estos actos perversos e impúdicos quedarán sin castigos y los delincuentes podrán silbar felices indefinidamente.  Pero surgen estas revelaciones que nos recobra la esperanza y nos dice que la justicia sí llegará. Además, nos demuestra que no hay mafia eterna y de nada vale enriquecerse ilegítimamente, porque el dinero mal habido difícilmente puede ocultarse.  
Siempre háganle caso a la abuelita cuando le diga: “Mijo, cuando el río suena es porque piedras trae”. Entre tantas advertencias, diversos reportajes de investigación periodística, habladurías de unos y señales de otros, van a seguir revelándose más verdades que ya no serán fábulas fastidiosas. Falta mucha tela por cortar y habrá condena, no lo duden. Es lento y seguro. 
Por estos días, es cuando más aturde la siguiente pregunta: ¿A alguien le quedará alguna duda sobre la mafia que nos gobierna? 
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS