Publicidad

Actualizado hace 351 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:54 PM / 20/08/2019
Los servicios no sirven
Víctor Ruz

La vida de todos los ciudadanos se ha vuelto un karma doméstico. No hay agua para lavar, cocinar, hidratarse o bañarse; el gas doméstico presenta serias deficiencias en la presión por tubería y las bombonas –reguladas también por el Gobierno- pasaron a engrosar la lista de los bienes escasos en la ciudad; las fallas en el servicio eléctrico se reflejan en los rostros de cansancio de los zulianos que a diario padecen por continuos bajones, explosiones, apagones, cortes o el mal llamado “plan de administración de carga”; y no podemos olvidar el tema de la gasolina y las largas colas que los usuarios deben hacer para surtir de combustible sus vehículos. De toda esta situación nace la pregunta ¿Los servicios básicos en verdad funcionan de manera efectiva? 

 

Hay proyectos hídricos engavetados, entre ellos “Planta Norte”; falta mantenimiento a las tuberías y proliferan las tomas ilegales, que nacen ante el desespero y la viveza criolla del ciudadano que busca surtirse como sea. Hoy todos nos vemos con galones, botellones, baldes, pipas y hasta potes, cualquier recipiente que podamos usar para trasladar agua hasta nuestros hogares desde cualquier “chorrito” que consigamos.

 

No es justo que teniendo uno de los reservorios de agua más grandes de América Latina y que en años anteriores contamos con las mejores plantas potabilizadoras y de bombeo, ahora regresamos a épocas primitivas en medio del silencio del gobierno y las instancias responsables, quienes ni siquiera reconocen la crisis que nos agobia. Solo se han dedicado a tapar el sol con un dedo y poner “pañitos de agua tibia”.

 

Es lamentable, además, que siendo un país petrolero con una de las mayores reservas energéticas del mundo, no contemos con el servicio de gas doméstico en la entidad y, para empeorar la situación, ahora son los concejos comunales quienes están encargados de distribuir las bombonas. Eso me trae las siguientes incógnitas: ¿Cómo será dicha distribución?, ¿incluirán en esta distribución a quienes no tengamos el carnet de la patria?, ¿cuál será el lapso para el suministro de cada bombona? –Entendiendo que su rendimiento depende del tamaño- Aquí nuevamente se evidencia la falta de planificación en los diferentes niveles de Gobierno, la ineficiencia estratégica y mala gestión en política energética; y en este punto quisiera resaltar la responsabilidad del Gobierno en la actual crisis eléctrica, ya que teniendo a su resguardo todas las instalaciones del país aún hablan de saboteo. Y es que son tan ineficientes, que aún teniendo todo un despliegue de funcionarios militares, policiales y hasta de inteligencia, una iguana o unos niños con sus petacas pueden burlar la seguridad y atentar contra estas instalaciones. Lo cierto es que el Gobierno y las diferentes instituciones a su cargo son los únicos culpables de la inoperancia, ineficiencia, falta de inversión y mantenimiento de tan delicado e importante servicio.

 

Hubiera sido mejor comenzar reconociendo las fallas, aplicar ingeniería y dejar de improvisar con el que en otrora fuera uno de los más avanzados sistemas eléctricos en Latinoamérica. Me permito, y no por regionalista sino por protagonista, hablar de Maracaibo, la ciudad pionera, que en 1808 fue la primera en Venezuela y la segunda en Latinoamérica en contar con el servicio; hoy en día tenemos un “cronograma de administración de cargas” de 6x6, dejando claro que es la mitad del día que padecemos sin electricidad. ¿Qué pasó con nuestra autogeneración? ¿cuántas petacas fueron las culpables? ¿cuántas iguanas electrocutadas? O simplemente ¿quién es el funcionario responsable?

Ahora, para hablar del combustible hay que aclarar que a pesar de que escasea en las distintas estaciones de servicio, en algunos sectores se ve la comercialización informal de la gasolina ante la mirada inerte de los mismos funcionarios que se supone deben resguardar este sector. Me pregunto ¿es normal?, ¿no merecemos al menos una explicación?  Lo peor es que es el mismo funcionario el que te grita, humilla y falta el respeto cuando estas en la cola –de al menos tres horas- ves como pasan al denominado “enchufado”, “amigo” o al que “se baja de la mula” y paga con comida o moneda extranjera .

 

Tenemos chip, resguardo fronterizo y hasta quisieron implementar un control biométrico, y para qué, si nada ha funcionado. El bachaqueo continua, y a medida que la escasez se agudiza, más atractivo es el “negocio”. Nuevamente, la falta de planificación, organización y abandono de nuestra industria petrolera podrían ser las causantes de la escasez del combustible que hasta ahora, ninguna autoridad o nivel de gobierno ha sabido explicar, más que señalar e inculpar “una guerra” -que al parecer están perdiendo- ya que no presentan solución.

 

Ahora bien, ¿se podría hablar de una crisis energética? ¿Sería posible reconocer las fallas para ponerse a trabajar en soluciones? Creo que ya basta de endosar los problemas a otros y, peor aún, no presentar soluciones, motivos por los cuales los ciudadanos exclamamos diariamente que ¡los servicios no sirven!

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DE Opinión
Ver más