Los precios del petróleo, el coronavirus y la baja producción / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

En medio de lo que ha venido sucediendo con el Coronavirus, su llegada para quedarse, la propagación del virus a nivel mundial y la gran especulación periodística e informativa, se han producido varios efectos que han incidido en la economía mundial. Uno ha sido, el desplome en los mercados de valores en las diferentes bolsas del mundo entero.

Se han producido pérdidas muy importantes en el valor de las acciones de las diferentes empresas que participan en el mercado de valores, fundamentalmente, por una disminución sensible en el consumo impactado por los efectos del coronavirus. Por otra parte, en la recién concluida reunión de la Opep y no Opep, el resultado no ha podido ser peor. Rusia ( no Opep) decide no convenir en hacer un recorte de producción adicional de 1,5 millones de barriles diarios, en virtud de haber disminuido el consumo.

El efecto ha sido devastador. Los precios han caído estrepitosamente, esperando que podrían llegar cerca de los $ 20 por barril. Los efectos serán muy negativos para aquellos países que dependen, en buena parte, de las exportaciones de petróleo, como el caso de Venezuela, que depende del ingreso en divisas en un 97%.

Venezuela, por otra parte, tiene problemas adicionales, como la falta de producción y los altos costos para producir el petróleo, con lo cual, el diferencial entre los costos de producción y los precios de venta, reducirán los ingresos al tesoro nacional.

Rusia en su estrategia de manejar volúmenes de producción para posesionarse en los mercados, logra antagonismo con Estados Unidos, que es el mayor productor de petróleo en el mundo. Los productores y exportadores de petróleo estarán a merced de las dos potencias mundiales. La relación entre países productores y consumidores estará sujeta a la posición de Rusia y Estados Unidos. Nos convertiremos en aliados de los países líderes o seremos un apéndices de ellos.

Mientras tanto, Arabia Saudita, principal productor y exportador de petróleo y con las reservas más importante de petróleo liviano y mediano. cómo de costumbre, aprovechará para producir más petróleo y hacerse de nuevos mercados alineados con su aliado Estados Unidos.

La fragilidad de la Opep, en virtud de los últimos acontecimientos, se pone de manifiesto. Sin embargo. la organización y sus miembros hará todo lo posible para mantener la unidad y el equilibrio del mercado.

Ante todas estas adversidades, debemos decir que el sector privado petrolero, está diezmado, venido a menos, con pérdidas del recurso humano, equipos y capacidad financiera. Pdvsa, bajo las circunstancias actuales sigue sin corregir errores repetitivos, en la contratación y en los pagos. No puede ser que a Pdvsa se financie con la quiebra del sector privado venezolano. De hecho, hay muchas compañías de servicios extranjeros que no están participando por las mismas razones.

En conclusión, tenemos lo peor de todos los mundos. Falta de producción petrolera, costos altísimos de producción y ahora la causa estrepitosa de los precios del petróleo, en medio de la crisis generada por el coronavirus.

Más Noticias