Publicidad

Actualizado hace 0 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
02:23 PM / 03/09/2019
Las Pulgas resiliente
Jesús A. Rondón.
Copyright 1999 Adobe Systems Incorporated

Es la tercera vez este año que escribo sobre este asunto y es necesario puesto que es un tema constante en el debate social de nuestra ciudad. En mercado de Las Pulgas sigue estando el marcador no oficial de precios de nuestra economía local, aunque la orientación provenga del otro lado de la frontera; se sigue modelando los patrones para el ejercicio de la actividad comercial de la ciudad.

Se ha incorporado recientemente al paisaje de Las Pulgas el cambista de bolívares en efectivo por divisas extranjeras. Antes se los debía buscar en el corazón de este mercado, ahora ellos pueden venir a tu vehículo en plena Avenida Libertador, si deseas hacer una transacción. Quienes circulamos en el transporte público observamos a múltiples personas blandiendo fajos de billetes de quinientos, dispuestos a brindárselo a quienes estén dispuestos a aceptar la tasa más baja de cambio.

Ante esta realidad el Secretario de Gobierno del Zulia Lisandro Cabello anuncio el combate de esta práctica y amenazo con detener a estas personas mediante la fuerza pública. Nuevamente estamos ante una acción gubernamental epiléptica y fraccionada. Además ser una medida sin sustento legal, puesto que se abolieron las normas que tipificaban los ilícitos cambiaros; y en contravía con la orientación de la intervención del centro de la ciudad, que se caracteriza por priorizar lo arquitectónico y ubicarse en las fronteras del mismo. Para muestra un botón, la zona que está siendo intervenida con mas fuerza es la que está alrededor de la plaza Bolívar, que luce con algunos cambios, entre los que se encuentran la pintura de la estatua ecuestre del Libertador, que de acuerdo a especialista en conservación, constituye una práctica nociva para la pieza.

El mercado de Las Pulgas ocupa más o menos un kilómetro cuadrado, con límites imaginario que comprenden desde el lado sur de la avenida Libertador hasta el lago de Maracaibo y desde el lado este del comienzo de la avenida Los Haticos hasta el muelle de Bolipuerto. Un territorio donde el Estado se resiste a actuar, salvo que medien pactos, que parece que son de beneficios para las partes.

Incorporo de esta manera un término de reciente data, o lo que denominan neologismos; la resiliencia. Es decir esa capacidad de las personas o grupos de personas para recuperarse de situaciones que les son desfavorables. Hoy podemos afirmar que las personas y las organizaciones que operan en Las Pulgas son recilientes, ya que han logrado adaptarse al entorno, que les proporcionan situaciones que comprometen el logro de sus intereses.

La permanencia de Las Pulgas en los términos actuales es un peligro para la ciudad y los comportamientos que eluden cualquier acción que amenazan los interés que allí coexisten, deben ser afectados para contribuir al saneamiento de nuestra economía local.

Una vez más se demanda acción una acción integral, integrada, multidisciplinaria, adecuada y constructiva. Una vez más se constata que la correlación de fuerzas para esta idea sigue en minusvalía. Una vez más seguiremos esperando, mientras no participemos en acciones para cambiar las maneras como están organizadas las cosas.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS