Publicidad

Actualizado hace 6 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:02 AM / 10/02/2019
La paz o la guerra, por Maryclen Stelling
Maryclen Stelling

Devenidos en contrarios irreconciliables, la apuesta a la guerra, la violencia y la destrucción podría tornarse  una realidad irreversible.  

En sectores radicales se ha impuesto la lógica de la violencia, la muerte y el exterminio del “otro”, en tanto salida salvacionista para el país y la crisis; con absoluto desprecio   a los efectos sobre  la población civil y el destino de nuestros recursos naturales.  Se saluda  y anhela  la intervención extranjera y, por ende,  las consecuencias que de allí devendrían tales como una guerra civil, la violencia contra y entre la población.  Se descarta la solución política pacífica al igual que la paz…Sólo con la eliminación del “odiado adversario” a cualquier costo el país será salvado. 

Según estudiosos del tema, las guerras civiles tienen tres rasgos fundamentales: la existencia de al menos dos proyectos de sociedad antagónicos, conducentes a  una “enconada polarización nacional”; en segundo término el   enfrentamiento armado  y, finalmente,  la existencia de una soberanía escindida.  Boaventura de Sousa Santos en  “La nueva Guerra Fría y Venezuela”, alerta   “Lo “que está pasando en Venezuela es una tragedia anunciada, y probablemente causará la muerte de mucha gente inocente. Venezuela está al borde de una intervención militar extranjera y el baño de sangre que resultará puede asumir proporciones dramáticas.”

Es incuestionable que estamos atrapados en una peligrosa escalada de violencia,  que se genera, diseña y nutre desde el exterior.  Un muy bien articulado proyecto  atenta contra la democracia, la constitución y las leyes.  Todo ello cuenta con el aval de la opositora peonada vasalla, sometida a  los alineamientos interesados que se producen entre grandes potencias. 

En ese orden de ideas, concordamos en que “Impera un profundo desconocimiento  y “subestimación de la propia "lógica política" de los pueblos, que piensan su democracia en función de su realidad, necesidad y particularidades nacionales (La Jornada: Venezuela: ¿por quiénes doblarán las campanas?).  

Los Gobiernos de  México y Uruguay convocan a  la Cumbre sobre Venezuela con miras al diálogo, la negociación como vías legítimas del derecho internacional para resolver los conflictos. Paralelamente el Grupo de Contacto de la UE sale con otra propuesta donde demandan elecciones presidenciales en Venezuela ¿Jugada inocente?
@maryclens

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DE Opinión
Ver más