Publicidad

Actualizado hace 12 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:20 AM / 06/12/2018
La hiperinflación y el rescate de Venezuela
Hugo Hernández Raffalli

Estamos llegando al último mes del año. Los resultados económicos no son los mejores.

 La hiperinflacion, es quizás el impacto más desbastador en la vida cotidiana de la población. No hay salarios que compensen la hiperinflacion. Un país como Venezuela, debería tener una situación económica y social en otras condiciones. 
Venezuela, país petrolero, con las reservas certificadas más grande del Planeta, resulta contradictorio la situación actual. Un país rico pero con una población venida a menos.
Venezuela, debería estar produciendo cerca de 5.000.000 de barriles diarios. Estamos, apenas produciendo cerca de 1.300.000 b/d. La producción se ha caído en más de 1.500.000 b:d, en los últimos cinco años. En cualquier país que ocurriera, constituiría una catástrofe nacional. Se produjo una desinversion en la Industria Petrolera Nacional. Los presupuestos de inversiones y gastos de Pdvsa, fueron trastocados y disminuidos abruptamente. Sumándose a ese actuar, los precios del petróleo se ajustaron hacia la baja, llegando a casi rozar los $ 20 x barril. Venezuela casi no cubría los vistos de producción. Las reservas internacionales disminuidas a cifras escandalosas. La economía se contrajo sensiblemente. Se iniciaron las sanciones económicas y financieras, que fueron cercando la economía del país. Hoy estamos muy comprometidos con nuestros ingresos para poder la demanda interna y los compromisos internacionales. Venezuela ha cumplido con los mismos religiosamente.
La riqueza de nuestro país, con sus recursos naturales, como compensación nos han colocado a los venezolanos. Hemos dejado atrás los valores del trabajo, de la solidaridad y la honestidad. Pareciera qué hay 15 millones de venezolanos actuando en contra de los otros 15 millones. La costumbre  y el actuar de ser más vivos que los demás, nos ha llevado a un país sin sensibilidad social. Las ayudas sociales del Gobierno a la población, no pueden ser un regalo a cambio de nada. Largas colas para cobrar un efectivo, que en la mayoría de los casos lo venden, por más del triple de su valor, a los mercaderes de nuestro signo monetario. En fin, distorsiones que han venido ocurriendo, donde la población pierde el norte de los valores básicos de comportamiento.
La hiperinflacion, es el flagelo económico con efectos sociales desbastadores.
Hemos insistido, hasta la saciedad, que la única manera de salir de esta coyuntura, es aumentar la producción de petróleo, de manera consistente. Somos capaces de rescatar, en el corto, mediano y largo plazo más de 1.500.000 de b/d, siempre y cuando se hagan las inversiones necesarias en nuestra Industria Petrolera y se reestructure su funcionamiento. Las condiciones están dadas. Hay que tomar las decisiones pertinentes para llevarla a cabo. Errar por acción  es menos 
doloroso que errar  por omisión.
De nada servirá rescatar la producción de petróleo y tener más ingresos, si no asumimos como pueblo la responsabilidad de utilizar correctamente los recursos y su utilización para recomponer a Venezuela.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS