Publicidad

Actualizado hace 95 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:47 AM / 07/01/2019
La encrucijada, por Maryclen Stelling
Maryclen Stelling

Es prácticamente una obligación ¿moral? comenzar el año  presentando elaborados pronósticos supuestamente racionales, que compiten con  predicciones, profecías,  augurios, vaticinios, presentimientos e intuiciones sobre el destino del país durante el 2019.
 Tarea futurista en la que se funden y confunden razón, subjetividad y clarividencia.

En el clima nacional bullen las pasiones engendradas y cultivadas a la luz de la profunda crisis multidimensional con la que nos abrimos al nuevo año.  Tránsito en el que parece comandar la política del miedo y una fecha clave: el próximo 10 de enero…

Prisioneros y prisioneras de polaridades que se debaten entre la rabia y la esperanza, es difícil tomar distancia de la propia subjetividad de la vida diaria. En la situación actual es realmente complicado despojar la experiencia y la vivencia de las cargas afectivas y emocionales. Miedo, rabia, indignación, ansiedad, esperanza se hacen presentes en la cotidianidad ciudadana; aun cuando también juegan, “sin querer queriendo”, un importante  papel en planteamientos de analistas y pronósticos extrasensoriales de clarividentes.  

En la inmediatez -y a pesar de la crisis actual-  afrontamos el reto de construir, rescatar o potenciar la esperanza, la ilusión, el optimismo, la fe, la certeza, la seguridad, la certidumbre con miras a enfrentar el futuro del país y, muy especialmente,  las expectativas de la indefensa ciudadanía.  

Las pasiones son absolutamente necesarias y determinantes para cualquier proyecto político.    Ello plantea una suerte de pedagogía política de la esperanza en contraposición al generalizado uso político del miedo, que intencionalmente pretende reducir a la ciudadanía a una suerte de polaridad afectiva: pasividad y conflicto. 

¿Nos estamos convirtiendo en una sociedad presa del miedo, desesperanzada, pasiva, melancólica? ¿A la espera de que el conflicto se resuelva en otras instancias ya sean nacionales o internacionales?  Compartimos con estudiosos del tema el potencial revolucionario de las pasiones en un contexto de crisis y a pesar de la crisis.  

Durante el 2019 debemos transitar un difícil camino de la mano de la razón y la pasión, el miedo y la esperanza a la luz de un claro y consistente proyecto político/económico.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS