Publicidad

Actualizado hace 4 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 28/01/2019
La decadencia del chavismo
Félix Cordero Peraza

En los acontecimientos del 23E, el gobierno y sus voceros parecieron disminuidos. Menguados. Débiles y confundidos. Los sucesos superaron la acción del gobierno. Han perdido la otrora prepotencia y superioridad. Dieron la impresión de estar rebasados por los hechos y las manifestaciones. La población dio una muestra contundente de superioridad. El gobierno se sintió contra las cuerdas. La hegemonía pasada se disipó. Los desbordó el mayoritario rechazo de la población. Ahora la agenda la impuso la oposición. ¡El gobierno bailó al son que le tocaron los ciudadanos! La pauta la marco el mundo opositor. A partir de ahora las cosas serán distintas. Hasta ahora en el corral solo había un gallo… ahora hay dos. Comenzó la debacle del Chavismo. Rodando a bajo y sin freno. Empezó la decadencia. 

La determinación de los ciudadanos de protestar y condenar la conducta general del gobierno, sorprendió al régimen.  La multitudinaria manifestación de repudio rebasó los cálculos más conservadores. Se unieron todas las clases sociales en un interés común… derrotar a quienes gobiernan.  Sacarlos del poder. Se equivocaron los oficialistas. Ya no hay cansancio ni desaliento. Apatía. Decepción ni desesperanza. Estamos en un proceso de cambio. Que comenzó con los cabildos y continuó con la protesta del 23E. La gente está animada y motivada. Se cansó de lo arbitrario. Despótico. Abusivo. Además de  Ilegitimo. Fraudulento. Pareciera que a este movimiento libertario no lo para nadie. Se montó en el tren del cambio y de allí no lo sacara nadie. Hasta no lograr la transición de un gobierno a otro. Una fuerza repotenciada impulsa la maquinaria humana, que retumba con el grito de victoria, en la vida política, institucional y moral.

El timón de potencia de la multitudinaria asistencia opositora a los cabildos fue, sin lugar a dudas, la grave situación económica por la que atraviesa la familia. La crisis terrible de gobernabilidad mantiene en el desespero a la gente y su paciencia se agotó llegando al extremo de aceptar que pase lo que tiene que pasar pero que sea ya. Hay alto grado de desconfianza e impaciencia. Y mucha gente prefiere hasta que invadan los marines pero que venga el cambio. Para la mayoría el foco está puesto en la transición hacia un nuevo gobierno y hay tanta irracionalidad aquí que nada importa quién sea o quienes sean los nuevos gobernantes. La experiencia de veinte años del chavismo ha sido fatal. Se empobreció la familia. La diáspora la dividió y la dependencia al gobierno eclipsó la libertad

Dos presidentes, uno “usurpador”, el otro “interino”. El reconocimiento internacional al segundo no se hizo esperar. Esto estaba sincronizado. Un plan internacional se ejecutó y ejecuta con precisión. Ahora, la dinámica política será diferente. Cómo evolucionará esto se verá de acuerdo a los hechos. Se necesita ser pitonisa para adivinar que pasará. La incertidumbre recorre al país con su secuela de confusión, madeja y ofuscación. 
En el tablero del juego político varias jugadas en mesa y su ejecución dependerán de la estrategia de uno o del otro. La próxima jugada que se espera es la acción del Ministerio Público exhortado por el TSJ para que actuara con rapidez. Tres piezas serán fundamentales en la presente situación. La FAN, las acciones de los Estados Unidos y la masiva movilización en la calle de los venezolanos. 

Esta es una coyuntura decisiva y las oportunidades las pintan calvas. La responsabilidad del liderazgo opositor se ha agigantado en esta hora aciaga. El chavismo parece derrotado. La presión internacional ha sido bestial. Aunque controla el poder y las masas vinculadas a los programas sociales; hoy reducidos. Clientelismo del más burdo. Como dicen en el argot  beisbolero la hora de los caballos. El desenlace lo veremos en los próximos días. 
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DE Opinión
Ver más