La contratación con Pdvsa y el sector privado venezolano / Por: Hugo Hernández

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Por fin, estamos llegando al término del año 2020. Han sido tiempos de pandemia mundial del Covid-19, con todas sus  secuelas. Buena parte de la humanidad, se ha contagiado de este peligroso virus. La demanda mundial de los bienes y servicio, se han desplomado, de manera significativa.

La manifestación más clara de esta situación, la vemos en el consumo de petróleo  Antes de la pandemia, el consumo diario, era de casi 100 millones diarios . Hoy en día, el consumo es de cerca de 70 millones diarios. Se presume que cuando las vacunas se le coloquen a la población, el consumo de energía y de bienes y servicios aumentará. se podrá pensar en la estabilidad económica y social, la normalización de nuestras vidas.

En Venezuela, la producción de petróleo sigue estancada, sin signos de estabilización. Nadie sabe qué medidas están tomando. Se siguen  deteriorando la infraestructura instalada, por falta de mantenimiento y gerencia adecuada.

Pdvsa, supuestamente, le presentará al sector privado petrolero. a través de la Camada Petrolera de Venezuela, un modelo de contrato para las contrataciones que “ vendrán”. Nos preguntamos, en vez de seguir actuando, unilateralmente, se sientan a discutir las condiciones de contratación con el sector privado petrolero, en un marco de respeto y de apertura, a nuevas relaciones justas y equitativas, se vuelve a repetir el error. Se impondrán “ con prepotencia e injusticia” las condiciones y términos o “leoninas” a favor de Pdvsa. Bajo esas condiciones, ninguna empresa sería, contratará con Pdvsa. Se presentarán empresas de maletín y de nuevos e improvisados empresarios.

Estamos seguros que con los inversionistas extranjeros, se sentarán a discutir las condiciones y términos de contratación. De lo contrario no invertirán en nuestro país .

El sector petrolero privado venezolano, está al igual que Pdvsa, en el suelo. Muchas empresas han desaparecido y las que quedan, están muy venidas a menos. Sin embargo  la capacidad para recomponerse y actualizarse, la empresa privada, es inmediata, aunque habrá que invertir en equipos, materiales, infraestructura y financieramente. La contratación deberá contemplar mecanismos o instrumentos  de  pago seguro y confiable. Pdvsa no tiene recursos ni instrumentos que garanticen el pago, que no sea “ crudo o productos” no comprometidos con los compradores internacionales y obligaciones contraídas con anterioridad.

Es muy complicado el tema de la recuperación de la producción. Sin embargo, es obligación que la empresa privada petrolera venezolana, apoyar  a Pdvsa, en estos momentos cruciales para Venezuela. Todo en un nuevo marco de contrataciones, basado en el respeto, justicia y equidad. Es un nuevo orden de cosas que deben entenderse y sin prejuicios.

Ojalá, se logre entender y lograr la estabilización de Pdvsa. Es la única manera de recuperarnos como país. Las exportaciones petroleras, han caído a récord históricos. Por tanto, los ingresos se han desplomado a cifras nunca antes vistas. De tener ingresos de más de $ 50.000 millones anuales apenas hemos logrado menos de $ 500 hasta octubre. Pdvsa, representaba el 97% de nuestros ingresos en divisas. De qué manera estamos sobreviviendo como país. Qué pasa con nuestra deuda externa de plazo vencido. Con la deuda interna desatendida y cómo se atiende las necesidades del Estado en su funcionamiento, sobre todo en salud y educación y de las necesidades primarias de la población. Aquí, las sanciones impuestas, golpean directamente a la población que vivimos en Venezuela. Ojalá el nuevo gobierno americano, entienda eso y levante algunas medidas en contra de Pdvsa y en él sustenta financiero, para poder adquirir los alimentos y medicinas para la población.

Más Noticias