Publicidad

Actualizado hace 20 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 02/12/2018
La conquista al revés, por Maryclen Stelling
Maryclen Stelling @maryclens

La extensión, ramificación e internacionalización  del inconmensurable entramado corrupto entre lo público y lo privado que carcome al país,  se constituye en otra vitrina internacional.  

Hemos caído en una suerte de embrujo discursivo anticorrupción, flagrum taxillatum  mediante el cual nos flagelamos a manera de expiación de los pecados y en nombre de supuestos éticos, ideológicos, morales y hasta jurídicos.

Tal perversa autoflagelación discursiva,  distrae “sin querer queriendo” de la corrupción como problema y comportamiento desviado e ilegal; de la corrupción  naturalizada en tanto forma alternativa de influencia y ascenso social, económico y político; de la corrupción provista de su propio código de ética para corruptos; de la corrupción impune.

En el tratamiento mediático de la corrupción se produce un cambio importante cuando se desvela la internacionalización del entramado corrupto. Y -más allá de razones legales, económicas y hasta éticas-  se utiliza la corrupción como  una potente  arma geopolítica, que, aunada a la “diáspora”,  alimenta el cerco multidimensional en torno al país.  

Desde esa perspectiva geopolítica, los países receptores del capital “corrupto”, además de exponer las groseras cifras robadas y las monumentales inversiones realizadas, denuncian el entramado corrupto orquestado entre lo público y lo privado.  

Se reseñan abiertamente los casos de fortunas amasadas “en los años dorados del chavismo, con altos precios del petróleo y gigantescas obras públicas convertidas en máquinas de ganar dinero a golpe de sobrecostes y sobornos.”  

Se identifica a los   bolichicos que crecieron a la sombra del poder y  a “ex altos cargos del régimen que usaron su posición para cobrar mordidas millonarias”. Se revela una amplia red que se extiende por España, Miami, Suiza, Andorra y otras plazas financieras internacionales.  

El gobierno venezolano cuantifica en más de 10.000 millones de dólares las pérdidas por corrupción en el país.  

En la procura de soluciones cuasi mágicas a la aguda crisis, y con cierta inocencia, se levantan interrogantes sobre la posibilidad de  recuperar la totalidad del  capital vinculado a la corrupción y las vías para recobrar el dinero corrupto…

Desde España, los medios destacan  “el opulento desembarco de los millonarios venezolanos”,   suerte de conquista al revés vía corrupción.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS