Jallalla Bolivia!!! / Por: Francisco Arias Cárdenas

Por:  Francisco Arias Cárdenas

El desvelo del Libertador por la patria boliviana tiene de seguro su razón, su motivación en su propia capacidad para captar lo inaudible para los ojos y los oídos del común. No hay duda de razones de estrategia y lo que después llamamos Geopolíticas, para afianzar la existencia de esa patria con mayoría de Aymaras, Quechuas y Guaraníes.

Pero lo inaudible para el común está precisamente en la especificidad de la cultura y la cosmovisión de sus habitantes originarios. Un centro histórico, cultural, casi podría decirse el corazón de la América morena. Por su territorio y por su gente.

Con el Presidente Evo Morales, sin duda se dio un vuelco hacia esa esencia. Un indio gobernando, hablando del respeto a la Pachamama, de la armonía con la naturaleza y de las enseñanzas de la vida en colectivo, anteriores también a las tesis socialistas del siglo XIX.

Las ambiciones de los viejos dueños del poder colonial, cruz y virgen en la mano, arremetieron violentamente, con justificaciones indefendibles contra la experiencia de crecimiento económico sostenido, de avances en los indicadores de Naciones Unidas, de estabilidad en todos los términos, medibles por nuestra cultura occidental.

Arremetieron contra lo que los mismos norteamericanos y europeos, llaman "un gobierno exitoso". Seguramente la autonomía, la libre determinación, la visión integracionista latinoamericana, les molestaba más que todo lo demás.

Tiene ya fecha, el próximo 3 de mayo, la posibilidad para que el pueblo boliviano se exprese. Un Académico exitoso y exministro de Economía, Luis Arce, y David Choquehuanca, líder aimara, exministro de Exteriores,  tratarán de recuperar el gobierno de Bolivia desde las urnas,  conscientes de su esencia trascendente y de su tarea, son el instrumento con que cuentan sus ciudadanos para derrotar el golpe de Estado y retomar el sendero de la democracia, de la vida digna, de la paz y de marcar el rumbo, desde el templo del Sol a las patrias latinoamericanas. ¡Jallalla Bolivia!

Más Noticias