Hablar con Trump / Por: Francisco Arias Cárdenas

Por:  Francisco Arias Cárdenas

El presidente Maduro ha venido insistiendo en la disposición para conversar directamente con el presidente de los Estados Unidos. Una conversación sin intermediarios, directa, respetuosa, que dé lugar a una nueva etapa de relaciones entre el gobierno norteamericano y la República Bolivariana de Venezuela. Esto es una necesidad apremiante.

Frente a la agresión militar, si llegara a materializarse, no nos quedaría más remedio que defendernos, resistir. Pero el costo para todos, para nuestro pueblo que padece y espera, es inimaginable. No va ser menos para el mismo  pueblo de los Estados Unidos ni para las naciones hermanas de América Latina.

Amenaza y negociación bajo presión han sido la línea discursiva y las acciones  de las últimas semanas con relación a Venezuela por parte del gobierno estadounidense. La agresión va a encontrarnos unidos. La agresión va a abrir heridas que será difícil de cerrar en muchos años. Conversar antes de mil dolores los ahorraría, y resulta mucho mejor que hablar sobre miles de cadáveres.

No apelamos al corazón del presidente Trump. Apelamos a su lógica de empresario. Los halcones que están al frente de la agresión son funcionarios, vienen y se van. Queda, el jefe de gobierno, marcado por la historia según sus acciones.

Ya está hablando el presidente Trump con la parte entreguista de los venezolanos. No debe tener temor de hablar directamente con el presidente Maduro, la otra parte de los venezolanos, los que nos amarramos a la idea de ser libres y sin imposiciones, ejercer nuestra independencia y libertad en la línea de Benito Juárez "El respeto al derecho ajeno es la paz" y en la línea de Artigas "con la verdad ni ofendo ni temo".

Es el diálogo del Sur que persiste y exige respeto. Todos tenemos derecho para existir en este suelo de América, con sus modos los del norte, con nuestros modos y nuestras costumbres los del sur. Hablar, y no matarnos. Eso pide el presidente Maduro, en eso seguramente están de acuerdo la mayoría de nuestros pueblos.

Más Noticias