Publicidad

Actualizado hace 75 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
10:55 AM / 18/07/2019
Gobierno de sordos y poseídos
Oscar Morales

 

Desde Putin hasta compañeros de lucha política se lo han dicho de mil maneras: apliquen un plan integral de ajuste económico para reactivar la producción nacional y corregir todos los desequilibrios que nos tienen sumergidos en una tragedia sin precedentes. Ahora le sugieren: conversen, escuchen y negocien, porque si no, viviremos ad infinitum con debates estériles que seguirán retrasando al país en todos los ámbitos.

La dictadura solo escucha las expresiones “guerra económica”, “intervención imperialista” y “sabotaje”, como explicación del desmadre colectivo que sufre la nación. De hecho, la suerte de quienes intentan razonar con equilibrio, es la expulsión de sus filas. Existen una hilera de exclusiones y ajusticiamiento por estos motivos. Están los casos de Giordani, Cabezas, Rodríguez Torres, Navarro, Osorio, Figuera, Ortega Díaz o Gabriela Ramírez.

El gobierno no trabaja por la recuperación del país. Los cierres de empresas es el pan diario. Hasta sus camaradas cubanos y chinos le han dicho que promuevan reformas que alienten inversiones nacionales y extranjeras; que no le tengan miedo al sector privado y que le agreguen “mercado” a sus políticas económicas, al menos paulatinamente. Pero no se conmueven y actúan como sordos, aún con sus amigos que le desean todo lo bueno y lindo de este mundo. ¡Incomprensible!

La ruina extendida del país nos puede llevar a superar la migración en los tiempos de la disolución de la Unión Soviética,  donde más de 20 millones de soviéticos huyeron de ese régimen político. Por su parte, los venezolanos, si siguen las condiciones actuales, a finales del año 2020 seremos 8 millones esparcidos por todo el mundo.

Uno no sabe cómo explicar nuestros tiempos oscuros,  tenebrosos y opacos. Con tanta evidencia de la tragedia humanitaria, parece inaudito que permanezcan en el poder. Con tantos elementos probatorios, es muy insólito que aún tengan ánimo de gobernar. Con tantas señales de lo errático de sus políticas económicas, cuesta creer cómo insisten en medidas probadas –sobradamente- inútiles y contraproducentes. Definitivamente, aquí debe haber algo más que ni la ciencia, ni la racionalidad elemental puede aclarar. Aparentemente, quienes dirigen el país hicieron algunos pactos con el mal, y puede que sus acciones son ordenadas por fuerzas inmateriales malignas. No lo digo yo, lo dice David Placer en sus libros con sólidos fundamentos (Los Brujos de Chávez y El dictador y sus demonios).

Lo que ocurre en Venezuela no es común, normal o natural, por lo tanto, caben todas las explicaciones inusuales, extraordinarias y sobrenaturales. Al final, nos pusieron a pensar mil hipótesis para intentar darle una interpretación a todo el caos nacional. Ciertamente, el razonamiento lógico no nos alcanzó. Ahora estamos convenciéndonos de que saldremos de esto únicamente con un exorcismo, pues, en Barbados ya quieren patear la mesa nuevamente, por lo cual no será difícil suponer que se agudizará la crisis política y, con ello, el estancamiento general por otros años más.

No escuchan a sus amigos, no quieren llegar a acuerdos políticos, actúan con maldad y ensañamiento, persisten en políticas reaccionarias y comprobadamente inservibles, compran velones y sacrifican animales en rituales malignos. Conclusión: gobierno de sordos y servidores del mal. ¡Qué duda cabe!

 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS