Publicidad

Actualizado hace 316 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
11:06 AM / 18/08/2019
Entre dos fuerzas
Maryclen Stelling

La actual coyuntura internacional y nacional producto de las recientes medidas tomadas por la administración Trump, la decisión del Gobierno de “no asistir a las reuniones pautadas para los días jueves 8 y viernes 9 de Agosto”, más la reacción celebratoria de ciertos sectores de oposición, afectan indudablemente al dialogo en su más amplia expresión. 

Situación coyuntural que incide no solo en el proceso formal que se lleva a cabo en Barbados, sino en el dialogo en tanto poderosa fuerza social emergente, que, sin distingo de tolda política, se ha ido apoderando y empoderando a importantes sectores poblacionales.    Una amplia expresión de la ciudadanía concuerda en apoyar e impulsar el dialogo y las negociaciones políticas en Barbados,  como respuesta concertada ante las sanciones de EEUU. Sin embargo, un posible  efecto a contemplar es la perdida de legitimidad de las negociaciones y el consecuente debilitamiento del apoyo ciudadano al  dialogo Gobierno-oposición.

La actual coyuntura alimenta la polarización y, paralelamente, refuerza  la necesidad urgente de dialogar y negociar.  El amplio apoyo social al dialogo  se topa con fuerzas repotenciadas, como son la polarización y radicalización política.  Además de afectar el dialogo en las bases sociales, se observan otros efectos inmediatos en las dinámicas internas de los factores políticos, que alertan sobre el peligro de una posible escalada de violencia, producto de la radicalización de sectores extremistas.    La polarización, que  supone el máximo de distancia posible entre rivales políticos, se potencia en situaciones políticas de ausencia de consenso básico, o en condiciones de baja legitimidad. La radicalización, en tanto proceso, conduce a posiciones extremas de intransigencia o fanatismo. Y, cuando en ambos lados se fortalecen  tales posturas,  disminuyen las probabilidades de alcanzar una salida negociada.

Es imperante anteponerse y atacar estos procesos negativos que conducen peligrosamente a la radicalización política violenta  y que,  sin duda alguna,  generarán graves consecuencias negativas de carácter  político, económico, psicosocial…

Suerte de retroceso, que conduciría a un punto de no retorno en lo que se refiere a cualquier posibilidad de pacto social entre las parcialidades  políticas, sobre dialogo, paz y democracia.  

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS