El petróleo y la recuperación / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Venezuela,desde hace 106 años, se convirtió en un país petrolero. Pasaron muchos años de explotación petrolera, desde los precursores descubridores en  el Táchira y luego en el Zulia. Las transnacionales explotaron nuestras riquezas por largos años. Fuimos miembros fundadores de la Opep, de las manos del ciudadano ejemplar ingeniero Perez Alfonso, quien hizo sus mejores esfuerzos en beneficio de nuestro país, tanto en la participación de nuestra Nación en el negocio petrolero, como en la proyección mundial de Venezuela. 

Nuestro país se convirtió en el primer productor y exportador de petróleo en el mundo, hasta que el Estado procuró mayor participación y los capitales migraron a los países Arabes. Cada día nuestro país fue perdiendo protagonismo en la Opep y como país petrolero.

Para irnos a nuestros días, se afirma que estamos viviendo una era post petrolera. Qué tal? Eso si, nos jactamos de ser el país con la mayor reserva de petróleo mundial. La producción de petróleo actual ronda los 700.000 barriles diarios, con una Pdvsa maltrecha, ineficiente, improductiva y no rentable. Bajo las actuales circunstancias de precios, lo que se produce, es a pérdida. No hay ingresos, en positivo. La Industria se mantiene a duras penas.

Relatar la historia de nuestro petróleo, en pocas líneas, es muy complicado. En el año 1.975 se “ venezolanizo” nuestra Industria Petrolera y en el 2001, se “nacionalizó”. Se garantizaron las reservas de nuestro subsuelo para la Nación, y todas las actividades  primarias. Exploración, producción, transporte, almacenamiento, distribución y comercialización. Se garantizó la mayoría accionaria en cualquier modalidad de explotación conjunta. De allí, las empresas Mixtas.

Ahora bien, tenemos una disminución sensible de  nuestra producción de petróleo, no hay combustibles, puesto que la actividad de refinación es prácticamente nula. Pdvsa no tiene caja, no tiene cómo invertir en su recuperación, no existen medios para atraer la inversión extranjera, ni nacional, los precios del petróleo en el suelo, aunque con tendencia a ir subiendo a topes máximo de $ 30 por barril el WTI, no el venezolano.

Tenemos unos escenarios muy comprometidos. Sin embargo, la única empresa diseñada para recuperarse es Pdvsa, por supuesto, con una reestructuración profunda y con cambios importantes en su rol. Hemos dicho, debe quedar reducida a una Operadora de petróleo, con eficiencia, productividad y rentabilidad.

Deben darle oportunidades al sector privado nacional e internacional , bajo condiciones favorables, que estimulen la migración de capitales a Venezuela.

Venezuela no puede hablar de la era “ postpetrolera”, es completamente contradictorio. Pdvsa y nuestro petróleo, fue muy mal manejado y administrado en los últimos tiempos. Caímos de 3 millones diarios a 700.000 barriles por día, en menos de 4 años.  

Nuestra tarea inmediata será recuperar a Pdvsa, sanearla y abrirle nuevos horizontes. La soberanía de nuestro petróleo y riquezas naturales debe preservarse, pero ajustando las leyes a la realidad que vivimos y la competencia mundial.

Venezuela está condenada a seguir siendo un país petrolero para su fortuna, pero bien administrado y manejado. Es una lección que debemos aprender y saber reclamar nuestros derechos.

La recuperación del país se ve muy comprometida, pero debemos luchar por lograr nuestra sobrevivencia.

Seguiremos siendo un país con mucho petróleo y por más que se empeñen, Venezuela dependerá de su petróleo para recuperarse.

Más Noticias