Publicidad

Actualizado hace 6 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Opinión
06:00 AM / 07/02/2019
El petróleo y el poder
Hugo Hernández Raffalli Exdirector de Pdvsa

El petróleo, nuevamente, es el epicentro de la razón de ser de nuestra querida Venezuela. La mayor reserva de petróleo de nuestro planeta es objeto de ataques por los cuatro puntos cardinales.


 Existe un bloqueo económico, financiero, comercial, con repercusiones políticas y sociales internas en Venezuela. 
Se trata de aumentar el poderío en el mundo. Quien detente las mayores reservas de petróleo, será el más poderoso. Hay una guerra de supremacías entre las potencias mundiales para apoderarse de dichas reservas. Lo importante, geopolíticamente, es que Venezuela esta en el continente americano, estratégicamente a tres días de navegación del gigante del norte.
En Venezuela, durante los últimos 15 años, se han fomentado negocios con Rusia, China e India, que han conllevado grandes inversiones en materia de hidrocarburos. Buena parte de la producción actual de petróleo en Venezuela, depende de esas inversiones. De manera, que la defensa de sus intereses hay que tomarlas en cuenta a la hora de una injerencia o despojo que pueda potencia alguna hacer en el territorio nacional.
En nuestra humilde opinión la situación actual con la presión internacional y la legitimidad del gobierno, se imponen reuniones de trabajo entre las partes, con el aconpañamiento internacional, tal como lo promueve México y Uruguay, así como las propias Naciones Unidas.
Tenemos que evitar una confrontación bélica a cómo dé lugar. Es la peor opción para nosotros los venezolanos. Es muy cierto que el Gobierno insiste en un programa económico agotado y que es necesario adecuarlo a la realidad actual. La hiperinflación, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la especulación , han atentado contra la calidad de vida del pueblo.
Tenemos un país donde las servicios públicos no funcionan, son deficientes, sin señales de tener la intención de solucionarlos.
Todo ello pasa por un acuerdo nacional para evitar una guerra interna. O ponemos por delante los intereses colectivos o nos matamos entre nosotros, con el solo fin de que vengan las potencias extranjeras por nuestro petróleo. 
Tenemos la obligación de no dejarnos llevar por las pasiones políticas y personales. El enfrentamiento entre las partes debe conllevar a un reconocimiento entre sí. Un acompañamiento internacional, en términos vinculantes, será una  garantía de lograr las soluciones que requiere el país
Ojalá Dios quiera que prevalezca la sensatez, la cordura y la ponderación entre las partes. Que piensen en los venezolanos que demandamos soluciones de los graves problemas por los que atraviesa nuestra querida Venezuela.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DE Opinión
Ver más