El nuevo orden mundial / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

El año 2020, ha sido catastrófico para el mundo entero. El coronavirus ha impactado negativamente, en las grandes economías mundiales. El nivel de deterioro ha sido de tal magnitud que en todos los países desarrollados o no, se han arbitrado mecanismos financieros, para evitar un colapso colectivo. El nivel de desempleo ha sido desproporcionado.

El consumo de bienes y servicios, así como la producción de los mismos, ha impactado en el Producto Interno Bruto. Es una crisis global que llegó para quedarse. Unos países, los mejores organizados y desarrollados, saldrán adelante y se normalizarán. Los Estados Unidos y la Unión Europea han fondeados sus economía para evitar males mayores.

En medio de esta terrible pandemia, se debaten liderazgos políticos en los países desarrollados. La confrontación por la hegemonía del nuevo poder mundial, está presente hoy en día, con las consecuencias del caso.

Venezuela, aislada por Estados Unidos y la Unión Europea, además del impacto del Coronavirus, viendo una paralización de las fuerzas productivas de bienes y servicios, con una a industria Petrolera paralizada y sin perspectivas de reactivación, con grandes limitaciones en cuanto ingresos en divisas.

Ha sido bien recibida la renegociación de la deuda con Rusia. Esperemos que se produzca una reestructuración del resto de la deuda externa. Eso aliviaría la precaria situación de disponibilidad del Estado Venezolano..

Desearía referirme a Citgo. El Gobierno  perdió el control de Citgo. La administración actual, esta en manos de     personas de la oposición y bajo la protección del gobierno americano, hasta el mes de noviembre. La empresa presenta obligaciones con acreedores de plazo vencido, además de sentencias judiciales en contra de la República. En definitiva, la administracion entregará a los acreedores la propiedad de Citgo. 

Para finalizar, el futuro inmediato de nuestro país, será muy severo, muy angustioso, sin una perspectiva de unión nacional para poder emprender el rescate de nuestro país. Es hora de entender que solamente los venezolanos seremos capaces de resolver la problemática muy compleja que nos ocupa, en toda la historia.

El país entero debe exigir y participar en la elaboración de los cambios e iniciativas que debemos asumir ante la difícil crisis.

Esperamos poder atender con eficiencia y responsabilidad la crisis sanitaria que vivimos en Venezuela. 

Más Noticias